O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The twists and turns of life | 1D

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 4 Oct - 6:00


___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

1/2

Mensaje por Ariel. el Sáb 4 Oct - 8:08


Capitulo 5



Como dicen los viejos sabios... El que no arriesga no gana.

Daniella Fariaz


Es bastante divertido observar a Jenn intimidada por la mirada de los hombres en este lugar. ¿Quién no podría mirar en su dirección? No todos los días se aprecia a una chica, delgada y con una cara de que no parte ni un plato –cuando en realidad los parte todos-, haciendo guantes con otra chica con las mismas descripciones. La gran diferencia es que yo disfruto de la incomodidad de Jenn e ignoro la petulancia y el machismo destruido que hace comentarios tontos fuera de la pequeña plataforma de práctica.  No estábamos acostumbradas a eso en nuestro país. Si, son iguales o peor de machistas, pero tienen en claro que las mujeres son iguales o peor de machos que ellos. Hay sus excepciones claro, como Majo y Rey. Pero tienen presente que no deben pasarse de listos.

Me cubro la cara para evitar que los golpes de Jenn me lleguen al rostro. Es difícil mantenerle el paso, pero no imposible. Solo requiere más  esfuerzo del necesario. La morena tiene una fuerza brutal y sobre todo cuando tiene un propósito de por medio y nuestra apuesta lo es. La que pierda hoy tendrá que pagar las Coca Colas.

- ¿Por qué tan enojada, Lola?- me burlo entre dientes cuando la impulso hacia atrás. Me distraigo entre mi risa por lo afligido que se muestra su rostro ante la palabra “Lolita”, además que los tipos siguen murmurando soquetadas. Mi mente es traída al rin con un fuerte golpe en el costado derecho y caigo al suelo.-  Perra.- me quejo y ella sonríe victoriosa.
- No vuelvas a llamarme así.- puntualiza. Se saca el guante de box y extiende su mano para ayudarme a levantar.- Vamos, esta decide quién gana o si hay un empate. Es el round final para ti.
- Me saldrá un moradote- la ignoro llevando mi mano a la costilla. Me quejo cuando me toco.- Eres un animal, mujer. Si así de fuerte me diste en un simple amistoso, supongo que la nariz de Brenda no tiene remedio y tampoco una cirugía que lo valga.- La morena sonríe con autosuficiencia y se pone en posición.
- Le paso por zorra.- se encojo de hombros.- Ponte en guardia sirena. Tengo muchas ganas de una Coca Cola gratis.
- Que ridícula te pones.- me quejo. Me pongo en guardia y comenzamos de nuevo, entonce3s comienzo a provocarla.- Deberíamos competir en surf.
- Tienes ventaja en el agua.
- Tú tienes ventajas aquí.- esquivo.- podrías aprender.- logro atinarle al brazo. Me mira de mala gana.
- Tu también boxeas, es diferente.- me lanza un puño.- no intentes distraerme. Es tu fin, Ariel.

Mientras ella parlotea yo me le acerco y cuando reacciona, tanto ella como su ego, están en el suelo. Le doy una sonrisa desganada y una mirada como “¿Decías?” y me echa malos ojos. Yo hago una reverencia mientras ella se soba el estomago, por lo que asumo que he ganado el Raund. Cuando me doy la vuelta para acomodar mi trenza, el sonido de una garganta raspándose me hace voltear a mi derecha. Levanto la mirada y me cruzo con un castaño de cabellos alborotados, ojos marrones y piel blanca. Esta cruzado de brazos y mirando al techo como si le pidiera “por favor” a Dios.

- ¿Necesitas algo?- inquiero de mala gana.
- Sería muy amable de su parte, ya que tienen más del tiempo límite ahí paradas, que prestaran el Rin.- El chico DECIDE mirarme como, suponiendo, que debe tener buenos modales. Entonces lo reconozco. La expresión de petulancia y enojo desaparecen al cruzar sus ojos con los míos.
- ¿Qué? ¿Eres el dueño?- escupo cruzándome de brazos.- Supongo que estas acostumbrado a que te den lo que quieres.- si, su expresión cambio por completo y en lugar del enojo aparecen la sorpresa y picardía de un chico normal con hormonas a full.
- No, no estoy acostumbrado a eso.- niega con la cabeza- Solo quiero hacer guantes. Las demás plataformas de practica están ocupadas y ustedes son las únicas que ya llevan el tiempo excedido.- Su tono se transforma en palabras más amables y se le nota relajado y no arrogante y tenso como hace un segundo.

Cuando estoy a punto de responder soy tirada al suelo con un golpe en mi costado sano. Me quedo boca abierta por la impresión mientras Jenn celebra y canturrea que yo pagare. Le diría que es de mala educación atacar a tu oponente por la espalda, pero es Jenn, a todo le saca ventajas. Y no tengo aire para hablar, por lo que me quedo en el suelo.

- Puedo decir que eres el chico de esa Boy band.- Ella pregunta con toda confianza, como si fuese adivinado. Ruedo los ojos desde el suelo.
- No me digas.- ironizo entre dientes mientras aprieto el golpe en mi costilla, ya no tan sana, y tomo respiraciones forzosas.
- Si. Liam Payne- extiende su mano hacia Jenn y ella la aprieta con educación- lamento molestarlas pero tengo muy poco tiempo para mí y ya casi termina.- dice mientras rasca su cabeza intentando verse despreocupado. El muy lelo no me saca los ojos de encima.- No quería hacerte enojar, lo siento por eso.- se ríe. Hago mi mayor esfuerzo por no poner los ojos en blanco y sonrío sin mostrar los dientes solo para intentar ser cortes. Toma mi mano y me ayuda a ponerme de pie.
- Gracias.- murmuro alejándome de él. Jenn me da una mirada fea de esas que dicen “Se educada o te golpeo” entonces tomo aire y subo la mirada hasta él como una niña regañada. Como si ella fuera más decente que yo, No tiene vergüenza.- No te preocupes, también fui muy grosera.- dudo- Lo siento- pero logro soltarlo.
- ¿Puedo asumir que ustedes no son de aquí?- inquiere con esa mirada picara de nuevo y yo quiero matar a Jenn.

El tipo agarro confianza y yo no estoy de humor. Mi temperamento esta revuelto, cosa normal en mí, no sé si es por el tono acusador que el castaño utilizo hacia nosotras o porque tengo que pagarle la coca cola a Jenn. Creo que la ultima. Muy rara vez dejo que un chico me moleste, ocasionalmente me hacen sentir incomoda. Me acusan de ser fría pero eso me ha mantenido en pie durante mucho tiempo. Bueno, después de que todo se volviera un culo y antes de que yo bajara la guardia.

- Ella es Daniella.- señala hacia mí y luego hacia ella.- yo soy Jennifer. Venimos de Suramérica.
- Pues bienvenidas.- asiente y luego me mira. Otra vez.- debí asumir que eran latinas. Tu actitud arrebatadora debió darme una pista.- el y Jenn se ríen. Sé que, en realidad, Jenn se burla de mi incomodidad y el solo ríe con fascinación. Bueno, basta de eso, odio sentirme incomoda.
- Bueno si, ya te pedí disculpas.- Sonrío con apuro y comienzo a moverme.- Lola y yo tenemos que irnos. Disfruta de tus horas libres.- me afinco en el “lola” para que ella lo sienta y deje de burlarse de mí. Me gano una mala mirada de la morena, más que nada una advertencia, y un asentimiento de Liam.
- De acuerdo. Fue un placer conocerlas. Lamento el ridículo malentendido,- ¿Cuan malentendido? Aquí nadie mal entendió nada, es un incomodador de personas.- Espero verlas pronto.
- Vale, nos vemos por ahí.- Jenn toma su bolso y luego aprieta su mano.

Yo imito la acción de Jenn, porque tengo que ser educada, y el muy blanquito se queda pegado en mi mano. Sonrío algo tensa y logro zafar mi mano para darme la vuelta y marcharme antes de que sus hormonas lo hicieran acercarse demasiado. Camino al lado de Jenn hasta salir del gimnasio y entonces le doy un palmazo en la cabeza.

- ¡Hey! – se queja llevándose la mano a la cabeza- ¿y eso porque fue?
- Por burlarte de mí.
- Oye- se ríe- no tengo la culpa de que tengas tolerancia cero con los hombres, sirena.
- Mejor vamos por tu Coca cola- relincho entre dientes y sigo caminando.


(***)


Cuando llegamos a la casa ya no estoy tan enojada. Jenn me hizo pagarle, no una sino, dos Coca Colas. Se aprovecho de mí. Yo me comí un helado y la azúcar suavizo mi mal genio. Las chicas están poniendo la mesa y sirviendo la cena. Majo nos recibe con una sonrisa y el ánimo digno de ella que tanto saca de quicio a Jenn. La morena, como siempre, se tira en el sofá mientras todas hacen algo. Pussy no tarda en ponerse en sus piernas y mis perros llegan corriendo hacia mí para darme la bienvenida. Definitivamente ya no estoy de tan mal genio.

Tiro el bolso junto al de Jenn y me siento en el suelo para darles cariño a Afrodita y Aquiles. Unos segundos pasan cuando Reymar sale con el ceño fruncido desde la cocina. Ruedo los ojos. Aquí todas tenemos un aspecto que odiamos y amamos de la otra: yo tengo mal genio, Jenn es cínica, Majo es llorona, Nat es demasiado inteligente –cuando solo debe callar- y Reymar tiene una queja de todo.

- Y ahora ¿Qué te paso?
- Estoy preocupada por nuestros vecinos, esa gente tienen que ver con el narco trafico.- ¿mencione la paranoia? Bufo y me acuesto cansada.
- ¿Por qué lo dices?
- Tienen muchos autos. – se para por encima de mí y me da una mirada alterada- Hace rato había guarda espaldas por todo el lugar.
- Tal vez es una familia grande con mucho dinero.- me vuelvo a levantar para quedar sentada.- Estamos en Inglaterra. Deja Suramérica atrás, Rey.
- ¿Crees que no hay narcos aquí?- se cruza de brazos- No es el cielo, es la tierra hay narcos alrededor del mundo.
- No, tu paranoia le da la vuelta al mundo, negrita.- dice Jenn desde el sofá haciéndome reír.
- Si, y la tranquilidad de ustedes dos le hace competencia a ver quien la da primero.- me da un golpe en el brazo.- Esto es serio- farfulla.
- Solo relájate un poco.- Jenn llega ante nostras y le pone las manos en los hombros para moverla un poco- Estas tensa.
- Ustedes me ponen tensa.
- Ya, respira- murmuro tranquila y examino la sala de nuevo.- ¿Natasha?
- Aquí estoy.- aparece desde las escaleras con su pijama de short. Mis ojos van directo a su pierna.
- ¿Qué te paso?

Nat nos cuenta acerca de su encuentro con el rubio de One Direction y sobre la estampida de mocosas locas por toda la plaza. Jenn no tardo en decirles a las chicas lo que había pasado en el Gimnasio. Todas, sin excepción, se burlaron de mi incomodidad ante Liam. Al final llegamos a la conclusión de que esos vivían cerca.  Cuando nos sentamos para cenar aun platican sobre eso. Majo se queja de la poca importancia que le damos a lo que ocurrió hoy. La verdad si fue un choquecito, pero tampoco para volvernos locas. Francia nos había hecho ensayar solo una canción de ellos, no era como si fuésemos las más grandes fans del mundo. Casi ni teníamos tiempo para ser fans de alguien. Francia nos absorbía, al igual que nuestros trabajos familiares y la escuela. La diferencia es que si Majo se hubiese topado con Niall o Liam ella si fuese sido toda risita y aplausos.

Al final de la noche, luego de bañarnos y toda la pendejada. Nos acurrucamos en la sala. Bueno: Jenn y Rey en el suelo y las demás en el sofá. Vimos The Last Song y nos burlamos de majo mientras lloraba.  Hoy me di cuenta de algo. Ya no estábamos con nuestras familias, pero después de todo nosotras éramos una familia de puras chicas, pero familia después de todo. ¿Desearía que Jose estuviera aquí? Si. ¿Mis padres? Si. Pero a pesar de eso no cambiaria este momento. Estamos arriesgando muchas cosas con la esperanza de obtener nuestros sueños. Solo espero que de verdad lo consigamos y no tropecemos como lo hemos hecho muchas veces.


(***)


La última semana estuvo tranquila. Prácticamente lo pase con Jenn y Natasha en la casa, bañando a los perros y acomodando las últimas cosas de la mudanza. Rey paso demasiado tiempo en la terraza intentando averiguar quiénes eran nuestro vecinos. La gente nunca estaba así que no vio nada. Majo salía prácticamente todos los días a pasear a los perros luego de que, arduamente, los bañábamos y ella volvía a traerlos todos sucios. También se iba con Morgan a hacer las compras. Justo hoy se encontraba con Morgan y Max arreglando los papeles para traernos nuestros autos. Los autos ya estaban en aduana desde ayer, solo hacía falta irlos a buscar con sus respectivos papeles. Estaba desesperada porque mis motos llegaran y Jenn no dejaba de decir que los ingleses se iban a llevar nuestros autos para ellos mismos si no íbamos ayer a buscarlos. La desesperación por no andar en la parte trasera de un coche ya se le estaba notando.

Luego de que la barbie llegara con nuestros bebes, nos dispusimos a darle un puerto a todos nuestros juguetes con motor. Morgan nos informo que había implantado los dispositivos de GPS en los coches.

- Ya sé cómo podemos estrenar esos GPS nuevos.- murmura Jenn sin apartar los ojos de su BMW. Nada ostentoso.- Vamos al parque de diversiones que vimos la otra noche.
- Nunca volveré a decir esto, pero estoy de acuerdo con ella.- Rey señala a Jenn y esta la empuja amistosamente.
- Me amas.- alardea la morena. Rey niega con la cabeza y Jenn busca molestarla levantando el brazo y pegando su axila en la nariz de la morena. Esta chilla.- ¿No huele divino?
- Bien, nos hace falta dar un paseo.- agrega Natasha entre risas.- Arreglémonos entonces.
- Si, tal vez le encontramos un novio a Majo- la tomo de los hombros.- Estoy `preocupada por ti amiga, creo que mantienes una relación zoofilica con mi perro.
- Que asquerosa.- me da una mala mirada.- Pero si, demos una vuelta.
- ¡Decidido!- canturrea Jenn corriendo camino a la casa y las demás la seguimos fuera del sótano.




Última edición por Nirvana el Sáb 4 Oct - 11:08, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

2/2

Mensaje por Ariel. el Sáb 4 Oct - 11:06


Capitulo 6



Que sepa el mundo que en marcha estoy, con mucho que ver y vivir.

Jennifer Garibay


Salgo de mi habitación con una simple camisa color amarillo, unos jeans negros, chaqueta de cuero y unos botines del mismo color. Cojo mi bolso y bajo las escaleras dando saltos en cada escalón esperando molestar a Rey. Ese es un trabajo que se me da de maravilla. La amo, pero más amo joderle la paciencia. Escucho su quejido en la sala y me rio estruendosamente en victoria. Saco el teléfono de mi bolcillo y deslizo el dedo por la pantalla para comprobar la hora. Cuando llego a la sala subo mi brazo en los hombros de Nat con camaradería y les informo la hora a las demás. Como siempre, mi marida es la encargada de hacernos llegar tarde. Majo le pone comida a los animales en el jardín mientras nosotras le gritamos a Dan que se apure. Minutos después la cabellera de Daniella se asoma por la escalera y llega a tropezones junto a nosotras.

- Siempre tu.- me quejo cruzándome de brazos.
- Ya.- se acomoda el cabello.- ¿En qué auto nos vamos?
- En el mío, obvio.
- Perdona que te moleste, negrita.- intervengo- Pero tu auto es incomodo para que vayamos todas. Mejor el mío.
- ¿Por qué te gusta molestarme?
- Ella tiene razón.- dice Majo juntándose con nosotras.- A menos de que quieran ir en camioneta, es mas cómodo el auto de Jenn. – hago mi mejor gesto de “te lo dije!” y la morena rueda los ojos.
- De acuerdo, señoras.- aplaude Dan.- Saliendo, nos vamos.
- No vengas a estar apurando.- le regaña Natasha.- siempre te tardas un siglo. Deja de masturbarte en el baño cuando estamos apuradas por salir.
- Tu deja de espiarme.- la castaña la señala con burla curvando sus dos cejas.- Bueno, nos fuimos.
- ¿De verdad haces eso en el baño?- pregunta majo con los ojos abiertos de par en par.
- ¡Oh por Dios!- me mofo y las empujo- Nos vamos.

Mientras todas salen, Daniella le explica a la Barbie que se queda dormida siempre en el baño. Todas sabemos que eso siempre pasa. No entiendo como Majo lo ignora, vive en la luna. Cuando estoy por salir, Morgan me da un chiflido y me llama con su mano. Bufando, me devuelvo hacia el enorme gordito y me planto.

- Si, diga.- murmuro.
- Ya se lo dije a Daniella cuando fueron a bañarse.- levanta el dedo para señalarme.- Nada de cosas tontas. Cuídense, estén al pendiente de la otra, tengan cuidado con Natasha y su hipnosis por los juegos con premios, Reymar se distrae y se pierde, Daniella  se sube en las peores atracciones, asegúrate de que no se vuelva loca,  Estas pendiente de Majo, recuerda que se deja llevar por los vendedores ambulantes y termina siendo robada y en cuanto a ti, no comas ni bebas demasiadas cosas porque después te da dolor de estomago.
- ¿Hacemos todo eso?- pregunto con la boca abierta. No sabía que hacíamos todo eso.
- Si, entre otras cosas.- hace un gesto con la cabeza. Como toda una niñera.- Cuidado.
- Vale, vale.- sacudo mi mano tratando de brindarle tranquilidad. Pero ese gesto que uso es más desinteresado que otra cosa.- No te preocupes Nanny Mcphee. No te comas toda la casa.- le doy un golpecito en el hombro y salgo de la casa.

No es raro que Morgan nos conozca más que nosotras mismas, nos cuida desde pequeñas. Cuando a mi mama la transfirieron de México ya Morgan cuidaba de las demás. Estábamos bien chiquitas y nuestra niñera era un hombre de veinte tantos, de un metro noventa y una complexión musculosa. ¿Qué le paso a ese hombre? Nos lo cambiaron por un cuarentón con cauchos por todos lados.

- Al fin sales.- grita Dan desde el puesto de copiloto.- Después la que se tarda soy yo.
- Tú cállate,- la señalo y subo al auto- harías buena pareja con el ratón de reloj en Alicia en el país de las maravillas.
- Era un conejo.- me corrigen Rey y Nat.  
- Es un roedor al fin y al cabo.

Prendo el auto mientras ellas platican de no sé qué cosas y lo saco del aparcamiento. Mientras Dan le da al control para abrir el portón yo conecto mi teléfono al estéreo del carro. Todas murmuran un “awwg” al escuchar la canción que sale por las bocinas. Saco el carro de la urbe y  sigo las instrucciones del GPS mientras voy por las calles de Londres cantando con el montón de raras en mi auto.


-Que sepa el mundo que en marcha estoy, con mucho que
ver y vivir, con cielos azules andando voy, a un lugar así
soñaba con ir.-


Majo murmura y señala hacia muchos lugares con demasiada emoción. Rey se burla por la excitación de la rubia y no tarda Nat en meter sus narices para que no se jodan. Daniella se mantiene lejos de la conversación mientras tararea y observa los alrededores. Si hay alguien que esta mas emocionada que todas nosotras, esa es mi marida. Para mí –y supongo que para las demás- no era un secreto que ella soñaba con este lugar tan gris. Sobre todo desde que la urbe donde vivíamos se comenzó a poblar de problemas que no podíamos controlar.

Estiro la mano para templar uno de sus mechones y sacarla de sus pensamientos. Sean buenos o negativo, no me gusta cuando se pierde en ellos. Ella me da una sonrisa cariñosa y yo le hago un puchero.

- ¿Piensas en mi?- digo con voz chiqueada.
- Siempre.- hace un puchero y me responde en el mismo tono.
- Lesbianas.- farfulla rey haciéndonos reir. Doy un manotazo hacia atrás y la empujo.
- Deja tus celos.


(***)


No voy a negar que esté feliz de estar aquí, vivir en una enorme casa con las cuatro mejores amigas que cualquiera desearía tener, nuestras mascotas, Morgan y Max, ir a la universidad de nuestros sueños, toparnos con estrellas de música y toda esa bobada. Pero no me parece nada agradable que llevemos menos de cinco minutos en este lugar y ya Daniella me ha obligado a subir en unas montañas rusas que deberían llamarse “El Everest de la muerte” y “La vomitada más fea”.  Natasha ya está gastando dinero en juego de premios y tengo que vigilar que los muy asquerosos chicos ingleses- quienes pensé serian educados- estén intentando levantarle la falda. Reymar dijo que iría por un café y no ha vuelto, puedo oler que está perdida y si me la encuentro, de lo menos que tendrá que preocuparse es de estar perdida, voy a matarla. A penas y dice unas pocas cosas en ingles. Por algo Majo, Nat y Dan nos dieron intensivos de ingles antes del viaje. Solo que yo capto rápido y Rey es lenta como tortuga herida.  Hablando de la Barbie.

- ¿Qué se hiso la barbie?- le pregunto a la castaña a mi lado. Daniella le da un pellizco a su algodón de azúcar y se encoje de hombros.
- Que se yo. Estaba contigo.
- Morgan tenía razón. Somos un arma blanca.- ella se ríe.
- ¿Por qué lo dices?
- Ya estamos todas desordenadas.
- Ellas saben dónde está el auto.- vuelve a encogerse de hombros.- si se pierden, llegan allí.
- Siempre tan tranquila- le doy una mala mirad ay ella me la devuelve.
- Tú eres peor.

Niego con la cabeza exasperada. Pero ella tiene razón soy asquerosamente floja hasta para dar solución a un problema, solo opino al azar. Aun así siempre le atino, así que soy genial siendo floja.

La castaña se sobre salta y se tira enredando su brazo con el mío cuando una estampida la lleva por el medio y damos un salto rápido y nos apartamos. Ambas observamos con la misma expresión de confusión. Hay mocosas –y mariquitas- dando saltos de aquí para allá y gritando como si el mundo estuviera por caerse. Incluso lloran y se dicen unas a otras “yo lo vi”, “me saludo”, “me miro, oh por dios, me miro”, “son hermosos” entre otras sandeces.

- ¿Pero qué coño? Parecen antílopes huyendo de Mufasa y Simba.
- No creo que estén huyendo.- murmura la castaña arreglando los cabellos que se le desordenaron.- Mas bien están persiguiendo a alguien.

La idea de Dan parece ser la correcta cuando mis ojos dan con la pancartas de One Direction. Lo señalo y Daniella baja mi mano y me lleva a rastras a una de las colas para subir al “Salto del arcángel”. Comprendo que este tipo de cosas la ponen incomoda, pero a mí también me pone incomoda ese salto. Lloriqueo porque no quiero subir, hago un intento de berrinche pero nada funciona. Dan se sale con la suya cuando nos suben al carrito y nos ponen los seguros.

- ¡Yo no quería subir aquí!
- ¡Pues ya estamos aquí!- grita por encima del ruido que hace el carrito en los rieles. La cosa comienza a andar con más fuerza y me aprieto al seguro gritando tan fuerte como mi voz me lo permite.

No debí señalar esas pancartas, mala idea. Cuando abro los ojos me encuentro con la vuelta de cabeza. Grito horrorizada por lo larga que es y lo rápido que pasa por ella unas tres veces. A la cuarta me volteo e insulto a Dan. Acaba de arruinarme para las alturas, si antes les tenia respeto ahora les tengo terror.

- ¡Me las vas a pagar!


(***)


Los rayos del sol pegaron en mi ojos y el sueño se fue volando de mi. Pero cuando lance los ojos a la hora en mi teléfono y comprobé que eran las nueve de la mañana de un sabado me entro una flojera tremenda y me quede tirada. La paz no me duro mucho cuando dos toquesitos sonaron en mi puerta y la cabeza rubia de Nat se asomaba avisando que tengo que levantarme para el desayuno. A regaña dientes me pongo de pie y me meto en el baño para hacer lo matutino. Cuando estoy lista bajo las escaleras con Pussy en mis brazos. La dejo en el suelo una vez que llego a la sala y me vuelvo para la barra de desayuno. Cabe mencionar que pase la noche vomitando la vida en el baño, todo por culpa de Daniella y sus estúpidas montañas asesinas de felicidad. ¿Cómo a alguien puede gustarle subir a esas cosas? Son unas trampas mortales, cualquiera con cinco dedos de frente lo comprendería. La idea de ir al parque fue mía, yo quería salir de casa, pero debo hacer una nota mental de nunca más volver a sugerirlo, la pase bien porque entre todo me divertí. Pero este montón de perras lleva una sonrisa en su cara, a pesar de que se desaparecieron, mientras que yo solo llevo cara de trasnochada y las costillas adoloridas por la fuerza que implemente para vomitar lo poco que Daniella me dejo probar.

Las escaneo una a una. Reymar está perdida en las nubes, sabrá dios donde está justo ahora porque aquí en mesa no está. Ni siquiera creo que este en el continente. Majo esta alegre sirviendo el desayuno como siempre, Natasha está mirando su plato de cereal con la mirada confundida y la expresión afligida –supongo que extraña a la insoportable de Valerie- En cuanto a mi marida, ella esta como si no se hubiese subido a esas trampas mortales. La miro con la mejor de mis mirada venenosas y ella me pilla.

- ¿Por qué me vez así?- inquiere con los ojos abiertos del susto ante mi cara de pocos amigos.
- Me las vas a pagar.- le apunto con el dedo.- Caro, Faríaz, muy pero muy caro.

Antes de que Daniella se dejara de reir y pudiera responderme, Morgan y Max bajaron de la terraza con unas cajas enormes captando nuestra total atención. Majo se acerco a ellos y examino la caja que Max traía.

- Vienen de Venezuela.- murmura la rubia.- Es un regalo de Francia, ¿Qué es?
- Suban después de comer y compruébenlo.- el rubio nos da un guiño y se va detrás de Morgan a dejar las cajas fuera.
- ¿Qué puede ser?
- Terminemos y vayamos a ver.- le respondo a la Polly sentada a mi lado.

Luego de terminar de comer, sin cambiarnos, subimos a la terraza. No nos habíamos topado con nuestros vecinos desde que llegamos, tampoco creíamos que fuera a pasar justo un sábado a esta misma hora y cuando estábamos menos lo vestidas posible. Antes de llegar a la planta alta, tomo a Natasha del brazo y la arrastro cerca de mí para hablarle.

- ¿Por qué el rostro afligido, Polly?- ella se cruza de brazos y baja la mirada.
- Perdí mi teléfono anoche.
- Serás dormida.- ruedo los ojos- ¿Cómo lo perdiste?
- Supongo que cuando me caí.- el atisbo de algo diferente en su rostro capta mi atención.

Sin decir nada más la rubia me deja en la puerta de la terraza, dejándome no muy convencida de sus palabras. Es mi imaginación ¿o la vi sonrojarse? Daniella es la última en pararse a mi lado y le cuento que Natasha ha perdido su teléfono.

- Se sonrojo, yo lo vi.- aseguro de forma exagerada.
- Seguro es porque le dio pena.
- No señora.- niego con la cabeza y llevo las manos a mi cadera.- La Polly nos está ocultando algo, Sirena. Estoy segura, puedo olerlo y tiene que ve con la perdida de ese celular.- Ella se ríe con diversión y pasa por el frente de mi.
- De acuerdo Sherlok, cuéntame cuando lo descubras.


(***)


Estaba echa una fiera, quería matar a Morgan por dejar la puerta de la casa abierta ¿Qué no sabe que los gatos son gatos y les gusta escaparse? Joder, tenía como veinte minutos gritando por todo el lugar buscando a mi Pussy. Cuando dejamos de practicar para Francia y la competencia me di cuenta de que Pussy no estaba en ninguna parte de la casa y quería como morirme. No soy para nada paranoica, pero los gatos son violadores de primera y no quiero a mi pobre bebe siendo violada. No me importa si Majo me dice que sin la regla no se la montan, quiero a mi gata en casa lejos de esos violadores felinos. Voy a comprarme un perro, un chihuahua para que la cuide.
Mi atención se concentra en la jardinera lateral de la casa de nuestros vecinos. Una voz y unos maullidos salen de ahí así que me acerco rápido para verificar a mi bebe.

- Hola, linda gatita.- murmura el chico con algo peludo, blanco y peludo, entre sus brazos.- ¿Estás sola? Te llevare conmigo, no es justo que algo tan lindo ande solito.
- ¡Alto ahí, ladrón!- grito dando enormes zancadas hacia el ridículo rizado frente a mí.  El chico se voltea ante mi violento arrebato y lo reconozco de golpe. Otro estúpido One Direction, de inmediato siento que es un imbécil. Se lleva a mi gata.- ¡Entrégamela ya estrellucha!
- Oye, no me peles.- se defiende.- La vi sola y solo quise…
- ¿Robarla?- le interrumpo sarcasmo.
- No dejarla sola.- pone los ojos en blanco.- Que carácter, con razón se escapa de ti.
- Como sea, no me interesa. Solo dámela- me acerco a él y extiendo mis brazos.-  anda que no tengo todo el día, mandilón.- de mala gana me la entrega y antes de que diga algo hablo yo.- ¿No escuchaste mis grito? Podría jurar que se escucharon en china. Estaba preocupada. No vuelvas a acercártele, eres un abusador ladrón de gatas ajenas.- lo ataco sin parar. El pone mala cara y levanta las manos para hacer un “alto al fuego” y me mira feo.
- Tu estas completamente enferma.- escupe.- Deberías considerar ir a un psicólogo, ¿tienes problemas con el control de ira o algo así?
- Así es, le atinaste campeón.- digo con fingida sorpresa y alegría- y si no quieres que exprese mi problema psicológico contigo más te vale alejarte de ella. Ya veo que es cierto lo que dicen de ti por ahí, recoges cuanta gata vez sola por la calle.

Me di media vuelta dejándolo ahí con la palabra en la boca y entre en la casa. Natasha seguía al teléfono igual que cuando me fui a buscar a Pussy, no había nadie para quedarme en la sala así que me fui a mi habitación con mi gata. Entonces caí en cuenta. Acabo de pelear, o más bien insultar, a Harry Styles, en el jardín de enfrente. Los 1D no viven cerca de aquí. Me llevo la mano a la boca de pura impresión porque todo será una locura para asimilar. Esas cinco mamitas son nuestros vecinos. De pronto el mal humor se me pasa y el cansancio se hace presente. Algo me dice que la paz no va a durar mucho.

avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Sáb 4 Oct - 11:09

Ahi esta, estaré subiendo durante toda la semana
Besos
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Jue 6 Nov - 0:08

Ay deoh!!
Debo leer

___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 14 Feb - 21:20

Te mandé hacer estos:

here:







 

___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Miér 18 Feb - 4:44

LOS AMEEEE JENN!!!! ME INSPIRANNNN. ESCRIBIRE TODA LA NOCHEEE!!
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Miér 18 Feb - 5:32


___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Miér 18 Feb - 20:41


Capitulo 7



Lee esto todos los dias: "Rie hoy, llora mañana"

Majo Quintero




- ¡Tock, Tock!

Sueno dos golpecitos en la puerta de Reymar y la abro al instante encontrando a la morena tendida en su cama con la vista fija en el techo. Reymar no es el tipo de chica que se mantiene callada y pensativa durante el desayuno y tampoco durante una práctica, o está siempre discutiendo con Jenn o hablando de aquí para allá. Incluso cuando vimos el regalo de Francia y cantamos una de sus canciones favoritas se mantuvo centrada en la cosa y no muy comunicativa.

Me siento en la punta de la cama y cruzo mis piernas entre sí. Le empujo los pies de aquí para allá y no me da atención. Tiemplo sus dedos y entonces se queja y bate las piernas para librarse de mí. Me rio y levanto las manos.

- Vengo en son de paz.
- Pues no parece, Barbie.- Se sienta sobre sus rodillas y estira la espalda soltando quejidos- Me duele todo.
- ¿Pasaste mala noche?
- ¿Antes o después de dormir?
- Ahm, no lo sé.- me rio de su cara de póker- tu dime.

Duda durante unos segundos y luego suelta un sonidito que me divierte y la delata. Algo paso anoche y esta evitando contarlo. Pero es Reymar, no es de las que se queda callada. Además, no volvió con nosotras a casa, llamo para decir que ella hacia su camino de vuelta. Es normal que tenga curiosidad. Se levanta de la cama y corre a su closet. Cuando viene de regreso lleva un suéter verde Adidas. Es al menos tres tallas más grandes que ella, en realidad es de hombre a mil leguas de distancia.

- ¿Dónde la encontraste?- pregunto una vez que la tomo en mis manos y la reviso. La huelo y hasta huele a perfume caro. Dudo- ¿A quién le sacaste esto?
- Me la dieron anoche.- tintinea los dedos en sus brazos y mira sus pies. Me rio estruendosamente. Reymar es paranoica, no soy quien para juzgarla, pero cuando se pone así en ese son nervioso y misterioso es porque está ocultando alguna travesura o  atraída por algo.
- Me gustaría saber cómo llego a tus manos, o mejor dicho: ¿Quién te lo dio?
- ¡Yo, ciertamente, también muero por saberlo!- me sobre salto al escuchar la voz de Jenn desde la puerta.- No se asusten, no estoy tan fea.
- Eres peor que el Karma.
- Tu solo cuenta, negrita.- se sienta junto a mí y se recarga de sus codos dándole a Rey una mirada de aliento para que suelte la sopa. Yo me vuelvo con ánimo hacia la morena. Tengo igual o más curiosidad que Jenn.-  Alarga esa lengua, mija.

Reymar niega con la cabeza y busca uno de sus pufes para sentarse en el suelo frente a nosotras. Jenn me saca el suéter y se lo tira.

- Vale, pero no se emocionen mucho.
- Tú solo cuenta.
- Bien- murmura. Inquieta, zarandea de mano en mano la prenda y toma profunda boconada de aire.- Anoche en el parque, me perdí.
- Dime algo que no sepa.
- ¡No me interrumpas!- regaña la morena a la otra. Yo me rio y le arrojo un cojín a Jenn para que la deje en paz.- Bueno, Cuando me perdí por la zona de la comida, casi no entendía las direcciones que la gente me daba. Camine durante un rato hasta que una manada de locas me atropello y llegue al puesto de café. Seguí caminando y quejándome de los gritos, de no ser por esas mocosas la ciudad viviría en un silencio sepulcral, llegue a el puente junto al arrollo artificial…
- ¡Ayw, Si, yo también lo vi! ¡Era perfecto!- estallo y me gano una muy fea mirada de parte de ambas por lo que me encojo.- Lo siento, continua.
- Como seguía diciendo, Llegue al puente y entonces alguien más me llevo por en medio y el café cayó sobre mí.
- Tu cara sonrojada me lo dice todo.- interrumpe Jenn ahora riéndose.- Dime que al menos era lindo.
- Era Niall Horan.

Mientras Jenn bombardea a Rey de preguntas yo me quedo estupefacta. Cuando nos mudamos aquí lo hicimos con la esperanza de tener una estancia tranquila, ya era suficiente disturbio en Venezuela, aquí queríamos paz. Esos chicos están en todos lados. La mirada brillante, la tez ruborizada y la inquietud en su cuerpo son comunes cuando algo le atrae mucho. El chico rubio.

- Así que te dio su suéter para que pudieras sacarte la camisa manchada de café.- Jenn repite lentamente cada una de las palabras que Reymar suelta y esta asiente con la cabeza.- Encima pasaste la noche con él, huyendo de las fanáticas, y te trajo a casa.
- ¡¿Te trajo a caja?!- chillo horrorizada.
- ¡Hey! No piensen mal, no paso nada. Es un chico agradable, pero solo eso.
- ¡Te gusta!- escupimos a la vez.
- ¿No te diste ni un besito con nuestro vecino?
- ¡Obvio no!- exclama y luego retrocede. Yo me quedo pensando en las palabras de Jenn cuando el rostro de Reymar me dice que algo no encaja. ¿Vecino?
- ¿Cómo sabes que es nuestro vecino?
- ¿Es nuestro vecino?- sigo horrorizada.
- Tuve un breve encuentro con el chico de los rizos.
- ¿Harry/Harbin?- preguntamos ambas y yo me equivoco en el nombre al parecer.
- Ese mismo. – rueda los ojos.- y tú que pensabas que nuestros vecinos eran narcos. Creo que prefiero a Pablo Escobar de vecino.
- Bueno, Niall fue agradable- comenta la morena levantándose del puf.- Y no es un criminal- toma el cojín y vuelve a tirarlo en la cabeza de Jenn.
- Como sea, da igual quien sea nuestro vecino.- mueve su mano sin darle mucha importancia y se levanta para salir de la habitación.- Me daré un baño y luego iré a comprar unas cosas. Las veo en un rato.
- Chau.

Luego de que Jenn sale del cuarto nos quedamos en silencio una junto a la otra en su cama mirando la tv. No puedo evitar emocionarme, no todos los días se tiene una banda en ascenso de vecinos, pero también me preocupa, no es un secreto que esos chicos tiene lo suyo. Son lindos, carismáticos, talentosos y un problema para chicas como nosotras que no aguantamos dos peladas de diente para entregar el corazón. Daniella y Jenn no será problema, se retienen un montón. Nat está pendiente de sus estudios, no creo que se centre mucho en los famosos vecinos, Reymar ya parece estar en las nubes y en cuanto a mí, espero que todo vaya tranquilo estos días. Se supone que a eso vinimos, a estar en paz. Tal vez nos hagamos amigos. Quien sabe.




- Si nona, ya lo sé.
- Solo compórtate, Majo.- repite atreves del teléfono- Te criamos con amor y disciplina, nena. No le aceptes nada a los europeos, son demasiado liberales.
- ¿Y nosotros no?
- Ellos ven normales cosas que no lo son, Cero drogas Mariajose.
- De acuerdo, eso no será problema. . me rio- soy deportista, ¿Recuerdas?
- Confió en la disciplina de Francia y en la crianza que te dimos.
- Claro, solo confías en lo que ustedes me donaron, Mas no confías en mí.
- Confió en ti, corazón. – se sorbe la nariz. Solo es cuestión de tiempo para que yo llore con ella.-  de todas mis nietas tu siempre serás la mas especial e inocente, cariño.
- Bien, me alegra que confíes en mi.- sonrío nostálgica. El teléfono de la casa comienza a sonar y me levanto del sofá para atender rápidamente pero Daniella se me adelanta y le agradezco cuando asiente en mi dirección para que siga hablando. - ¿Cómo están las cosas con mis tías, abuela?
- Bueno, están compitiendo por ver quién se queda primero fuera de testamento.
- ¡Nona!- la reprendo y ella se ríe. Es como un niño.
- Son unas brujas, cariño. Van cabeza a cabeza en la lista de no herencia.
- No discutas tanto con ellas.- me rio y tapo mi oído libre cuando Dan grita a Nat que baje las escaleras para atender el teléfono.- Tenles paciencia. Sal con tus amigas al bingo, no te quedes tanto en casa.
- Eso intento, pero tus tías son pero que las serpientes.
- Son tus hijas.
- Eso no les quita lo víboras, se parecen a su abuela.
- Eres terrible.- de reojo checo a Nat sonrisitas en el teléfono y me invade la curiosidad.- ¿Con quién hablas?
- Pues contigo, no seas tan tarada, cariño.- mi abuela me responde por Natasha y yo simplemente bufo y me rio.
- No era contigo, Nona.- Me levanto del sofá y voy hacia la cocina.-  Te llamare mañana, tengo que terminar el formulario de la universidad, Jenn debe ir a entregarlos antes de que nos vayamos de viaje.
- Hablando del viaje, Majito ¿Estás segura que quieres ir a España a ver a tu mama?
- Ya lo hablamos, nona. Es mi mama y quiero verla.
- Sé que es tu mama y quieres verla, solo que no sé si es lo mejor.
- Ya veremos, nona. No te preocupes tanto.- me sirvo el vaso con agua y me siento frente a Daniella en la barra de desayuno. – Te llamo mañana. Te extraño un mundo.
- Yo también te extraño, majito. Ten cuidado ¿De acuerdo? No te dejes envolver por esas locas que están contigo. Te amo mucho, saludos a todos.
- No te preocupes.- me rio y empujo el vaso de agua hacia Daniella.- Morgan las controla. También te amo, nona.

Una vez que mi abuela susurra sus últimas palabras de afecto hacia mi cuelgo la llamada y hago lo que puedo por no llorar. Estoy susceptible la mayor parte del tiempo y no quiero que se burlen de mí. Aunque igual lo harán. Ya es una conducta normal. Tomo otro sorbo de agua y dejo el teléfono a un lado. Daniella inclina su cabeza hacia atrás y yo la sigo para ver a Nat echa sonrisas al teléfono de la casa.

- ¿Quién puede ser? Ese número no lo tiene nadie.
- De seguro es su familia.- doy una pequeña palmada en la mesa y me levanto al fregadero.
- Está hablando en ingles, Majo. – Me giro para encontrar la mirada de “Barbie, tonta” que me da la castaña. Yo solo sonrío inocente por mi tontería.
- Se le escucha bonitico.
- ¡No empieces con los diminutivos!- suena las uñas en la barra y rueda los ojos echándose para atrás.- Voy a subir un rato. – camina dos paso y luego se da vuelta.- Oye, Esta mañana cuando practicábamos ¿no sentiste que alguien nos miraba?
- Ahm, nopi.- me llevo la mano a la cabeza y sacudo mis cabellos. De verdad que no sentí nada.
- No se para que me esfuerzo en preguntarte.- se burla de mi y le da un zape en la cabeza.- nos vemos al rato.
- ¡¿Puedo llevar a Afrodita y Aquiles a comp0rar unas cosas?!
- ¡Yo voy contigo!- grita desde la cima de la escalera y luego oigo una puerta cerrarse.

Salgo de la cocina y me encuentro a Natasha sentada en el sofá con la mirada perdida en la televisión. Me debato entre sentarme con ella o subir a cambiarme. Daniella durara un montón vistiéndose. Una sonrisa picara juega en los labios de la rubia y entonces me decido. Me lanzo en el sofá cayendo casi encima de ella entonces se voltea y me empuja entre risas.  

- ¿Estás loca?
- Tal vez, ¿Quién te llamo?
- Un amigo.- responde como si estuviera probando las palabras o dudando en su respuesta. Solo le dejo la mirada fija unos segundos y ella se ríe a carcajadas nerviosas.- No me veas así- me tira uno de los cojines en la cara.- Dije que perdí mi teléfono y el chico que lo tiene consiguió desbloquearlo y ha llamado aquí para entregármelo. Eso es todo.
- ¿Un chico?
- ¡Sí! Un pene y dos bolas; chico.
- ¡Eres igual que Jenn, no contestes así!- la empujo reprendiéndola por su mal vocabulario – Las señoritas no hablan así, menos las que estudian medicina.
- Aspirante.- me corrige.
- En un mes ya no será así.
- Seguiré siendo aspirante a medicina hasta que me den el titulo. – se levanta y besa mi mejilla- No preguntes tanto y vete a pasear a los perros.
- No seas mala amiga.
- Sabes que soy tolerancia cero en cuanto a hablar mucho de mi.- se aleja de la sala y de nuevo estoy sola.


- Iré a la dulcería a comprar unos dulces para nuestra merienda.

Le entrego las cadenas de los perros a Daniella y me marcho a comprar. El perro de Natasha, Arturo, es un poco hiperactivo y esta de aquí para alla, es especialista en hacer que los demás perros se vuelvan locos y corran por todos lados. Pero Aquiles le hace caso a Daniella, hará que los demás perros se comporten. A veces creo que esos perros son incluso más inteligentes que nosotras. Cada una de nuestras mascotas se parecen a su dueño. Aquiles es tranquilo, le gusta estar echado y casi no molesta, en cambio Afrodita es una Daniella borracha. Arturo es hiperactivo igual que Natasha, bueno, en realidad es bastante flojo hasta que le ponen la cadena. Rocky es escandaloso lo que es igual a Reymar. En cuanto a Pussy, pues es tan escurridiza como su dueña. Las chicas se ríen de mi porque siquiera estoy gastando tiempo pensando en que las macotas son iguales a sus dueños. Pero para mí no es estúpido, es una linda señal de la vida.

Entro en la dulcería y de inmediato me intercepta una vendedora charlatana. Escojo los dulces para cada una y me siento en las mesitas a esperar a que los sirvan y me los entreguen. No es hasta que estoy bien cómoda con mi teléfono en mano para revisar los chats que me doy cuenta de el montón de chicas con pancartas y la cara rayada. Todas están aquí para seguir y atormentar a 1D, o mejor dicho, a nuestros vecinos. Me causa bastante gracia las locuras que escriben en las pancartas: “Louis, déjame ser el pan de tu salchicha”, “Niall, las rosas son rojas, las orquídeas son violetas y como no soy poeta te voy a chupar la paleta”, “Bad boy, hazme tuya”… Y pare de contar, el más feo es el de Harry, no quiero ni leerlo.

La vendedora me hace señas de que ya esta lista la caja con los dulces y tengo que ir a pagar. Me levanto para volver a ser sentada por un tropiezo. El causante de mi caída me sostiene y me ayuda a ponerme de pie.

- Lo siento, fue mi culpa.- habla rápido y me saca las manos de encima mientras yo peino mí vestido.- Señorita, mis más sinceras disculpas.
- No te preocupes, yo tampoco te vi.- levanto la mirada y me encuentro con un par de ojos verdes en una tez bronceada, casi perfecta. Nada puede ser perfecto. Por eso digo “Casi”. Incluso me siento una tonta por detallarlo. Rasgos finos, labios gordos y pestañas largas. Hombros anchos y brazos lindos, incluso encima de la chaqueta de gabardina se ve bastante fuerte. – ahm…- tomo la iniciativa de hablar para evitar la vergüenza que siento arder en mis mejillas.- Lo siento.- es lo único que logro decir.
- Fue mi culpa, no te disculpes.- sonríe todo dientes y me deslumbro por completo.- Federico Martin.- Se presenta extendiendo su mano hacia mí. La tomo y trago saliva. Me pone incomoda que sea tan lindo.
- Majo.- digo simplemente y me corrijo por tonta.- Mariajose Quintero.
- ¿Nombre hispano?
- Soy latina.
- Wow, eso suena bien.- se muerde el labio inferior y me guiña un ojo. No sé porque razón bajo la mirada hacia su cuello. De no haberme intimidado no habría visto la barrita de madera en forma de tótem. La he visto en otro cuello. En muchos.
- ¿Surfeas?- pregunto sacando mi mano de la suya. Sueno tan impresionada como estoy, aunque no entiendo porque, su tez lo dice muy claramente al igual que su cabello desteñido. El sonríe y guarda la tablilla debajo de su camisa.
- Si, compito de hecho. ¿sabes hacerlo?
- No, una de mis amigas si.- no se porque me causa gracia. Más que saber hacerlo esa familia nació con una tabla bajo el brazo.- Es muy buena, tanto que da miedo.
- Es difícil no dejarse llevar por el Surf, una vez que lo pruebas te atrapa.- Veo a la vendedora hacerme señas detrás del chico y entonces él se da cuenta y se voltea para verla llamarme.- Parece que tienes que irte.
- Si, necesitan que pague.- ruedo los ojos y lo escucho reír. Parece un muñeco- Fue un placer conocerte, Federico.
- Lo mismo digo, señorita.- toma mi mano y la rosa entre sus labios dejando un tierno beso. Cada centímetro de mi piel se pone de punta y quiero pegar una carrera. – Espero verte pronto.
- Ya veremos.- le sonrío, de alguna forma atrevida, y salgo a la caja para pagar.

La cajera me dice que el chico es un cliente bastante concurrido por estos lados y que además no tiene novia. Me resulta gracioso como ella me da toda esta información sin que yo se la pida. La única mujer que parece tener el chico rondándole es su hermanita. Parece que siempre la trae con el, eso me resulta bastante tierno. Jose no salía mucho con Daniella porque decía que le corría a las nenas y Daniella no lo sacaba porque decía que se metía en problemas con los chicos que se le acercaban.

Cancelo y salgo de la dulcería no sin antes echar una mirada hacia el final de la dulcería y despedirme con la mano de Federico. Cuando estoy afuera me llevo la mano a la boca para no escupir a carcajadas. Morgan está sentado en la mesa de afuera, con una bandeja llena de dulces.

- Alguien está huyendo de la dieta de Reymar.
- Oh mi niña, por favor, dame algo de paz.- señala los dulces arriba de la mesa y entonces no puedo para de reír y me siento junto a él.
- De acuerdo, no diré nada.

avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Vie 20 Feb - 3:28

OMG!!!!  
Me lo leí ayer pero no tenía teclado para postear hasta hoy
Lo sé, soy un tanto patética pero bueh
Amo a Majo, se me afigura un tanto a Cora pero Majo tiene algo "especial" xdd no sé, es como que... como... como más hfiljfdlñadjñsladkñsa
“Louis, déjame ser el pan de tu salchicha”, “Niall, las rosas son rojas, las orquídeas son violetas y como no soy poeta te voy a chupar la paleta”, “Bad boy, hazme tuya”

Eso me mató de risa   pero más lo de chupar la paleta  eso fue único
Hacía demasiado que quería leer otro de tus bellos caps, marida. Y al fin se me hizo el milagro(?)
Amo esta fic
Espero puedas seguirla pronto.
Chau  

___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Sáb 21 Feb - 2:17

voy
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Sáb 21 Feb - 3:47


___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Jue 26 Mar - 3:08

lo termino en un ratico te lo prometo
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Rumplestiltskin. el Vie 27 Mar - 21:55

Usted escriba tranquila

___________________________________________

avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Ariel. el Miér 16 Nov - 17:26

Editando y eso
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The twists and turns of life | 1D

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.