O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» mikrokosmos
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 9:26 pm por bwiyomi.

» Longwood University {nc
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 9:25 pm por Bart Simpson

» Nothing Last Forever [N.C]
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 9:04 pm por Bart Simpson

» how soon is now?
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 8:35 pm por Stark.

» Glendower conquisitor
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 6:13 pm por spellman.

» I write sins not tragedies
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 5:51 pm por Andy Belmar.

» Multiverse {i.a.
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 5:46 pm por Cornamenta.

» no dejes que esto acabe | a.a
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 5:44 pm por Andy Belmar.

» Se busca una o varias escritoras para hacer una novela basada en la serie The Umbrella Academy
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 EmptyHoy a las 5:43 pm por Andy Belmar.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Instituto Fénix | N. C.

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Lun 26 Nov 2018, 10:44 pm

JULES Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 77880782 :
Holi. Holi. Me devoré tu cap. Me  gustó mucho porque encuentro interesante que el profesor Philiphs y el consumo de drogas ya esten apareciendo más. 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
— ¿Por qué me ayudas? ¿no me odias por haberte golpeado? O ¿por el profesor Phillips? 

— claro que te odio — torcí mis labios molesta ante la posición en que me estaba poniendo — pero entiendo en la situación en que estas pasando en este momento

— ¿no me jodas que te cogiste al profesor Phillips y también estas embarazada? — jalé un mechón de su cabello — auch — se quejó rápidamente y solté su cabellera para levantarme

— no ha pasado nada con el profesor Phillips — sentí mis orejas calientes por el comentario de Blaire — y si pasara no seria tan descuidada como tu 

— claro — alargo con una sonrisa amarga interrumpiéndome — se me olvida que eres señorita perfección y eres intocable — Blaire tenía razón, no era intocable. Yo podría estar pasando por la misma situación. Al fin y al cabo, sigo siendo mujer y las mujeres siempre estamos más expuestas.

— Blaire — suspire agotada por su inmadurez. Me senté en el suelo junto a ella y tragué saliva — Si el perfecto no quiere hacer responsable de sus acciones y necesitas a alguien que sostenga tu mano para la decisión que quieras tomar con tu cucaracha yo estaré para ti — Blaire se me quedo mirando por unos instantes y como si le hubiera dicho el chiste más gracioso del mundo empezó a reírse a carcajadas. 
 Me sentí bien tonta porque yo si me reí cuando le dice "cucaracha" al bebe de Blaire. Y conociendo a mi personaje, te apuesto a que pensaría que no lo pudiste haber dicho mejor.badumtss  Además me pareció super tierno que ella se ofreciera a ayudarla, me suena a que se van a volver más unidas. 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— Lily — me interrumpió haciendo que me derritiera por la manera en que mi nombre sonaba con su encantador acento — para eso estoy aquí — puso su mano en mi hombro con delicadeza — para ayudar a mis estudiantes con sus problemas — mi corazón termino por explotar, pero no de la mejor manera. Sonreí amargamente y agarré mi bolso. 

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1054092304  ¿Por qué ninguno de mis boys es así de comprensible como él? JAJAJAJAAJ  No ma. Yo me imagine a Philiphs y siento pena por ella, es decir, se muere por un profesor y le pasan cosas con él pero él nada, necesito más acción entre ellos y ver que pasa. 


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— Richi nos separó una mesa V.I.P — grito una de las chicas del grupo mientras entrando al lugar. Era unos centímetros mas alta y una cabellera negra hasta la mitad de la espalda. Me miro con una gran sonrisa y me entrego una peluca ondulada de color lila 

— gracias — tome la peluca confundida. Sabia que Halloween era en una semana, pero no me esperaba que lo estuvieran celebrando tan temprano. Sin embargo, volviendo a aplicar la misma regla no lo pensé demasiado y con ayuda de otra chica me coloque la peluca, difume un poco las sobras de mis ojos como un estilo de mascara. 

Después de unos cuantos tragos y porque unos amigos del chico que estaba conmigo dijo su nombre puede recordar que era David. Era divertido poder dejar toda la mierda del internado atrás y embriagarme en la colonia de David mientras nos mordíamos los labios entre besos. 

OMAIGA. 
JAJAJAJA ¿Quién como Lily? Podra actuar muy mojigata pero la neta le pasan cosas súper cool que quiero que me pasen. Además que onda con lo de la peluca  baba baba Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 77880782 en perra.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1431322064

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— voy a pedir un trago mas y vamos a un lugar privado — mordí mi labio y le di un fugaz beso en los labios mientras acariciaba sus músculos. David respondió con un okay y me encamine hacia la barra pidiendo dos shots de vodka.

— pásame otro escoces — gire la mirada asustada por reconocer ese acento. El rostro apagado del profesor Phillips sentado en la barra con un vaso vacío hizo que el estómago se me contrajera. No sabia si correr para que no reconociera o simplemente quedarme ahí congelada como pendeja.

Esta parte fue mi favorita.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3136398239 óseaaaaaaaaaa ya está apunto de irse a comer al papi de David y no mames que se encuentra a su boy sentado derrotado en el bar.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3521255926


Morí. 
Me gusto mucho tu cap amiga. Como siempre creo que mantienes mucho tu estilo en escribir y que la personalidad de Lily resalta en las escenas donde se reta y hace cosas que no haría ella. Además me encanta cuando ve a su boy, porque así me siento yo cuando el mío siquiera entra al salón jajajaj Me identifico con ella. 


Pero tengo unas dudukis. 
¿Osea se supone que pasa un mes desde la pelea con Blaire?
¿Y entonces se cambia lo de halloween por navidad? Y es por eso que ella celebra en el antro? 






lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Andy Belmar. el Dom 30 Dic 2018, 6:32 pm

Hola chicas, desde hace tiempo soy lectora fantasma de esta novela, espero que la continúen :)
Andy Belmar.


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Dom 30 Dic 2018, 8:58 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Hola chicas, desde hace tiempo soy lectora fantasma de esta novela, espero que la continúen :)
Hola, Andy. En nombre de nosotras tres, gracias por leernos.  :posoie: Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1477071114 Sí, sigue en pie. Pronto subiremos.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1608199403
lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Jules el Jue 03 Ene 2019, 1:59 am

Capítulo 25
¿como podia odiarte? Parte 2 [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Liliana Sorrento Quintana


— pásame otro escoces — gire la mirada asustada por reconocer ese acento. El rostro apagado del profesor Phillips sentado en la barra con un vaso vacío hizo que el estómago se me contrajera. No sabía si correr para que no reconociera o simplemente quedarme para ahí congelada como pendeja. Mi respiración se volvió más pesada al tener al profesor Phillips a unos metros de distancia. Me mordí el labio inferior nerviosa mientras veía su perfil perfecto con la expresión desanimada. Respiré profundo y decidí en acercarme para probar mi suerte. Sim embargo, como una señal del destino David apareció enfrente de mi con una media sonrisa pícara.

— ¿Por qué demoras tanto? — tomo uno de los shots y se lo bebió en un segundo. Llevo su mano a mi cintura y me atrajo a él con fuerza. Sonreí amargamente sin poder articular palabra y volviendo nuestro apartado V.I.P. David me beso con intensidad, pero para ser sincera solo podía dejar escapar furtivas miradas en donde el profesor Phillips estaba

— ¿sabes? — interrumpí el beso abruptamente — debo volver a casa temprano. Mejor veamos en otra ocasión ¿te parece? — David empezó a reír sutilmente dándome besos en el cuello

— no voy a dejar que desaparezcas otra vez — sentía su respiración en mi cuello. Lo aleje de nuevo intentando expresar mi mejor cara de poker. David alzo la ceja derecha sorprendido — ¿estás de broma?

— no — sentencie fría a lo cual molesto a David. Se levanto de su sitio y se fue del antro sin decir palabra. Volví a mirar a la barra admirando su espalda. Tome una bocanada de aire, me levante de mi asiento y con el pensamiento decidido me encamine hacia él.

— dame algo más fuerte — en su tono de voz se notaba que algo lo molestaba. Sabia que si caminaba por las puertas de este antro sin hablar con él no podría dormir.

— quiero lo mismo — exclame al bartender. Phillips me mira de reojo sin perder su expresión nostálgica, para luego beber un poco más de su vaso — ¿puedo acerté compañía? — señalé la silla a su lado.

— creo que un poco de compañía no hará daño — parecía absorto en sus pensamientos. Lo mire por unos segundos intentando encontrar la causa de aquella extraña situación. Me senté a su lado con torpeza y lo miré de reojo.

— no deberías estar bebiendo solo — me mordí el labio inferior mientras mi rostro se calentaba. El bartender nos sirvió las bebidas.

— no me molesta estar solo — se tomó el trago de un solo tirón. Yo no tenia ni idea de que era, pero no quería parecer intimidada por mi impulsividad así que hice lo mismo. Grave error. La bebida quemo mi garganta, y lo único que puede hacer fue rascar mi lengua con la punta de mi uña por un falso intento por quitar el sabor.

— detesto el whisky — susurre intentando que fuera más para misma que para él. Sim embargo, escuche al profesor Phillips soltar una risa por lo bajo. Mi rostro se calentó mas de lo que ya estaba.

— tu querías acompañarme — su risa se intensifico, y no pude evitar contagiarme con esta. Escucharlo carcajear hizo que me relajara. Su risa era tan sensual, pensé a mis adentros viéndolo a los ojos celestes. No importaba si me reconociese, aceptaría millones de castigos con volver a vivir este momento.

— si hubiese sabido que era whisky, no me habría molestado en pedirlo — el negó sutilmente con su cabeza sin dejar de sonreír — me gustas más cuando sonríes — trago saliva volviendo a estar serio. Apretó su mano izquierda con fuerza haciéndome que me inquietara.

— no creo que tu novio le guste que andes coqueteado con otros — sus palabras me cayeron como un balde de agua fría y no puede evitar reírme para evitar que se diera cuenta.

— él no es mi novio — aclare irritada con su comentario mientras mis orejas se calentaban. Phillips hizo una mueca confusa para mí. Parecía juzgarme por mi comentario y juzgar a las personas no era algo que él hacía normalmente.

— mira niña — hizo una pausa dejando su bebida bruscamente en el bar y fijando su mirada celeste llena de ira hacia mi — las chicas como tu son un problema. Solo quieren acaparar la atención de tipos maduros para llenar ese cariño que su padre nunca les dio — mis mejillas se calentaron. Nunca lo había visto de esa manera tan agresiva — o eres una ramera que busca dinero fácil

— imbécil, no sabes nada de mi — solté al instante de golpear fuertemente su mejilla con mi palma. El profesor Phillips simplemente pago sus tragos y desapareció del antro con prisa. Yo pagué el whisky a medio tomar que había pedido lista para irme también cuando sentí algo debajo de mi zapato. Era un hermoso anillo de zafiro con pequeñas incrustaciones de diamante.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Abrí los ojos mirando el techo frustrada, me envolví toda y cerré los ojos con la esperanza de que la noche anterior simplemente hubiera sido un mal sueño, pero era más que obvio que todo había sido real. Mire el reloj de mi mesa de noche que marcaba más de las 8. Había dormido más de lo permitido y llegaba tarde a la clase de etiqueta.

— llega tarde señorita Sorrento — la maestra Harmon con toque de picardía — sabe el castigo por llegar tarde ¿verdad? — asentí tímida mordiendo mi labio inferior, para luego verla señalar la pared.

— cómo iba diciendo tendremos una celebración por la llegada de navidad y año nuevo. La familia Sorrento junto con la nuestra directora Fénix — abrí mis ojos confundida ante la noticia mientras la maestra me entrega los pesados libros. Las piernas me fallaron por unos instantes y recibí un golpe en cada gemelo con la regla que la maestra siempre cargaba consigo — algunas de ustedes serán honorablemente escogidas para representar a la institución con distinción y disciplina…

Sentí como la voz de la maestra se desvanecía y se convertía en un simple zumbido. Aun no me sentía preparada para ver la cara de mi padre después de la escena con la directora Fénix. Y no me consideraba con la suerte suficiente para no ser seleccionada en un evento que mi propia familia está siendo responsable. La mano de Adele frente a mi cara hizo que me despertara de mi dilema emocional.

— la clase ya termino retrasada — soltó irritada para luego girar su vista a una chica de cabello castaño que la esperaba en la puerta del salón — esta chica ya tiene el cerebro frito. Mejor vámonos Lena — Adele poso su mano sobre el hombro de la chica para obligarla a salir del aula junto a ella.

— gracias Adele — susurre dejando los libros en el escritorio vacío de la maestra Harmon. La chica castaña se despidió con una gran sonrisa siguiendo a mi compañera de cuarto. Perra. Pensé molesta al caer en cuenta que la maestra me dejo parada toda la clase, y luego irse sin siquiera relevarme de mi castigo. Tome mis cosas para la siguiente clase, y puede divisar encima de estas una nota de detención — tiene que ser una puta broma

Al final del día, me encontraba limpiando algunos de los vidrios exteriores del instituto. El clima estaba bastante frio, estaba aliviada de haber traído varios suéteres al internado. Sin embargo, mis manos empezaban a tornarse de un color morado por estar expuestas al frio y el agua helada.

— maldito frio de invierno — trate de calentar mis manos con mi aliento

— la estaba buscando desde hace unas horas señorita Sorrento — me sorprendió la presencia del perfecto a unos cuantos metros

— bueno, aquí estoy — escondí mis manos en mi suéter — ¿en que soy buena Sr. Klausen?

— la directora me envió para buscarla — chasquee la lengua incomoda con lo que se vendría encima. El perfecto me hizo una señal con la cabeza para que lo siguiera. Nos detuvimos en el salón de Ballet que estaba vacío a excepción de la maestra Tash y Blaire que por lo visto no parecía disfrutar su clase privada.

— Suficiente — la voz del Sr. Klausen resonó en el aula interrumpiendo el regaño la profesora Tash. Blaire intentaba recuperar el aliento sosteniendo parte del cuerpo en sus rodillas. — Señorita Fénix. Tome sus cosas y venga conmigo.

La maestra colocó molesta sus manos sobre su delgada cintura. Y a pesar de que el perfecto solo quería ayudar a Blaire, esta parecía más fastidiada que agradecida por la ayuda.

— Está a mitad de su sesión y para cómo está… — miro a Blaire con desprecio antes de volver a posar su mirada al perfecto Klausen — …desempeñándose. Debería tomarse esto con más seriedad señorita Fénix — argumentó la maestra Tash. Blaire fulmino al perfecto de nuevo. Parecía que le pedía con la mirada que se alejara. Decidí entrar al salón por lo cual Blaire miro asombrada por mí presencia.

—Señorita Fénix. Haga lo que le pedí. — volvió a ordenar el perfecto ya frustrado con la situación. Blaire no lo cuestiono enderezándose mientras pasaba enfrente del perfecto Klausen —Tash, un consejo para el futuro: no intente trasgredir mis órdenes, esto evitara malentendidos entre nosotros — Dicho simplemente comenzó a caminar. Blaire sonrió de la forma más picara posible, y como si tuviera cinco años le saco la lengua a la maestra

— el perfecto no te salvara la próxima vez pequeña puta — susurro para que solo Blaire la escuchara, pero mi oído era mejor que la maestra sabia. Empecé a caminar intentando desaparecer de aquella escena sin ser percibida, pero como buena cazadora de drama no pude dejar de verlas. Blaire le saco el dedo medio, y estaba segura de que la maestra Tash estaba a nada de golpearla.

— ¡Apúrense! La directora Fénix quiere verlas inmediatamente — grito el perfecto en la entrada interrumpiendo la tensiónate ambiente entre Blaire y la profesora. Blaire salió corriendo a mi lado sin dirigirme la mirada

— ¿en qué mierda nos metiste ahora mojigata? — dijo entre dientes mientras intentábamos seguirle el paso al perfecto

— ¿yo? — la mire sorprendida por su actitud tan cínica — tu eres la que se la pasa jodiendo mi vida en cada oportunidad. Incluso cuando intento ayudarte con…

— sh ya llegamos — las orejas se me calentaron con su impertinencia. La directora tan pulcra como siempre hablaba con la recepcionista y al notar nuestra presencia nos invito a su oficina. No pude evitar volver a recordar las imágenes de mi padre con ella, que lograron una arcada automáticamente que tuve que controlar poniendo mi mano en mi boca.

— querida Blaire — sonrió ampliamente — ¿Cómo van las clases privadas de Ballet? — apretó su mejilla derecha a lo cual Blaire quito su mano con brusquedad

— como una mierda madre — la directora dejo salir una carcajada intimidante. Al menos no era mi madre y en parte sentía pena por Blaire por tener una madre como ella.

— niñas, por favor tomen asiento — nos señaló las cómodas sillas enfrente de su escritorio. Hizo una señal al perfecto para que se retirara de la oficina — señorita Sorrento ¿Cómo siguen tus heridas? — pregunto sentándose en el borde del escritorio mientras entrelazaba sus dedos

— he estado peor — no pude ocultar mi desconformidad ante la situación.

— tsk — Blaire cruzo los brazos dirigiendo su mirada colérica hacia otro lado de la habitación

— bueno, lo importante es que has recuperado la movilidad a un 70% — sonrió un poco — y espero que hallas recibidos las apropiadas disculpas por parte de mi hija — miro a Blaire quien solo se encogió de hombros molesta

— si para eso querías que viniéramos…

— Blaire — la interrumpido de inmediato — las traje aquí para discutir el evento que tendremos para navidad. Como deben saber por la maestra Harmon la familia Sorrento va a cooperar con la institución para poder recaudar fondos — apreté mis puños con el pensamiento de ver a mi padre y a esa mujer intercambiado miradas en el evento mientras mi madre ayudaba a la organización de este.

— y ¿qué tiene que ver con nosotras? — pregunto Blaire cortante. Su pierna derecha se movía inquietamente. Tenía la sensación de que quería alejarse lo antes posible de aquí

— en realidad, tiene que ver todo con ustedes dos — hizo una pequeña pausa, se levantó de su sitio para posarse enfrente de su pequeña librería y admirar un portarretrato que había en esta — como mi hija estas obligada a dar la cara por el instituto, pero desafortunadamente prefieres siempre dar tu peor espectáculo frente a las demás personas que nos rodean y arrastrando algunas cuantas personas contigo, incluyendo a la señorita Sorrento aquí presente. Cualquier aspereza que tengas con la señorita Liliana debe acabar inmediatamente — nos lanzó una mirada fulminante, intimidante. Tragué saliva y me mordí la mejilla izquierda.

— Liliana tiene la misma culpa que yo — expreso exasperada Blaire intentando echarme al agua. No podía creerlo

— señorita Sorrento su padre espera que ayudaras con la organización de nuestro evento — fruncí el ceño al escucharla remarcar la palabra “nuestro”. No es tuyo perra, mi padre no te pertenece — aunque con la situación que se presentó con mi distintiva hija apreciaría mucho que las dos trabajaran para atender a los invitados juntas

— decidiré dependiendo de lo que mi padre vea conveniente — sentí un apretón ligero en el hombro izquierdo provocándome un pequeño escalofrió

— claro pequeña — su sonrisa me provocaba asco y miedo — solo consúltalo bien con la almohada antes de tomar tu decisión a la ligera. Solo digo que vendría muy bien convivir mas tiempo con mi adorada Blaire

— ¿acaso la convivencia diaria que tenemos ahora no es suficiente? ¿quieres que nos cosamos para ir al baño juntas? — la mierda que salía de Blaire en ese momento solo provocaba que se me pusieran los pelos de punta.

— debo terminar mis tareas de hoy ¿puedo retirarme? — mordí mi lengua colérica al saber que aun debía ser amable con la directora cuando por dentro me moría por mandarla a la mierda.

— claro que puedes — me acompaño hasta la salida de su oficina — de todas maneras, necesito hablar con Blaire de otros temas personales — poso su mano en mi espalda con firmeza — tal vez en un futuro puedan lograr verse como hermanas

Sentí como mi cuerpo se había puesto pesado por su comentario y solo pude verla con cara de terror. La directora carcajeo sin vergüenza alguna y la pobre Blaire que no había escuchado eso ultimo solo quedo con el rostro confundido sin saber lo que en realidad pasaba. Esta tipa tenía la intención de tener más que una relación fugaz con mi padre, pero estaba muy equivocada si creía que iba permitirlo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Aun no me decidía que debía hacer con lo del evento de navidad. Y mi padre, no había hablado conmigo sobre cual era la mejor opción. Sin embargo, me parecería que la idea de ayudar a organizar la fiesta no era tan desastrosa, y mantener un ojo encima a la directora.

— ¿Liliana? — la voz de Blaire interrumpió mis pensamientos. Era raro que me llamara por mi nombre y no por uno de sus estúpidos apodos. Además, que aduras penas nos habíamos hablado después del incidente en la oficina de su madre.

— ¿Qué quier…

— ya tomé una decisión — exclamó con los labios se tensaron y con los ojos rojos aguantando las ganas de llorar supe la respuesta — quiero abortar — trague saliva y como un gesto de solidaridad tome su mano apretándole con fuerza. No podía darle la espalda en una decisión tan delicada con esta.

— tu eres la que sabe todas las salidas de este lugar — encogí mis hombros sonriendo amargamente. Era una decisión difícil, pero era su cuerpo. Las dos nos carcajeamos un poco ante mi comentario — cuando quieras nos vamos

— hoy — exclamó segura Blaire. Así que saque mi celular y marque a la una persona que ponía ayudarme en ese momento. A la única persona que entendería por lo que estaba pasando Blaire.

— necesito tu ayuda ¿puedes venir lo antes posible?

Blaire y yo esperábamos en una cafetería del pueblo tomando un poco de chocolate caliente. Note como Blaire sacaba una petaca y vaciaba ligeramente un poco de alcohol en su taza de chocolate negro. La escena se parecía a una película de misión imposible con los nervios de punta a cada momento, y gafas oscuras para ocultar parte de nuestros rostros. El Lincoln de la familia se parqueo enfrente de la cafetería, para luego escuchar la bocina indicándonos que había llegado nuestro transporte.

— la clínica más cercana cierra a las siete — dije agarrando mi cartera y levantándome de mi asiento.

— ¿porque no podíamos comprar una pastilla abortiva? — Blaire me siguió mientras las dos salíamos de la cafetería — ¿no es más fácil?

— y ¿si no funciona? — chasque mi lengua molesta — debes informarte bien sobre tu situación

— si este es un plan para que me quede el bebé…

— no — la interrumpí de inmediato irritada — deja de pensar que todos conspiran en tu contra. Esto es para que tengas una buena idea de lo que viene y para eso necesitas un profesional para que te de la mejor opción para que no mueras en el intento.

Blaire abrió su boca para protestar, sin embargo, al ver mi expresión molesta decidió cerrar la boca. Nos subimos al auto sin decir palabra alguna y mi hermana quien solo sonrió al vernos entrar empezó camino a la clínica. Al llegar, Blaire parecía más ansiosa y estar intoxicada no ayudaba a calmar sus nervios mientras esperábamos.

— ¿te estas arrepintiendo? — le pregunto mi hermana quitándole la petaca que tenía en las manos

— no, no me importa esta cucaracha — mi hermana me miro extrañada — Benjamín de todas maneras no me quiere, así que mucho menos va a querer a la pequeña cucaracha — se le podían ver como sus ojos que se empezaron a humedecer mientras se toca el vientre

— Blaire tienes que calmarte — susurre tomado sus hombros. La guie a sentarse en la sala de espera mientras que Abigail le traía un vaso de agua — ¿estas seguras que esto es lo que quieres? — Blaire limpio su nariz y asintió con los labios fruncidos con el intento de no llorar

— señorita Fénix, acompáñeme por favor — una enfermera rubia con una amable sonrisa escolto a Blaire a uno de los consultorios. Fue inesperado que Blaire volteara a mirar donde estaba sentada como si esperara que saliera corriendo cuando me diera la espalda.

— te esperare cuando salgas

— no puedo creer que estés rompiendo las reglas — Abigail me entrego un vaso de Starbucks y le pegue un sorbo sin quiera mirarla

— es por una buena causa

— si papá se entera de esto va a estar super enojado — me quedé en silencio ante su comentario. Mi padre valía mierda. — te recuerda a Tessa ¿verdad?

— no quiero que termine suicidándose como lo hizo Tessa — Abigail poso su mano sobre mi hombro para reconfortarme mientras esperábamos

— Tessa se suicidó porque pensaba que nadie la apoyaría. No busco ayuda en las personas a su alrededor y asumió que nadie la escucharía

— también es culpa de nosotros Abby — mi hermana hizo una mueca de dolor — si hubiéramos visto las señales

— no es culpa de nadie — sentencio molesta. Sabía que Abigail se sentía igual o peor de culpable que yo, pero a ella se le dificultaba mas aceptar los errores.

— gracias — no quería pelear en este momento — gracias por acompañarme para ayudar a mi compañera. Pensé que me odiabas…

— no seas ridícula — Abigail empezó a reírse como si no hubiera un mañana para luego abrazarme — Se que hemos tenido un poco de competencia…

— ¿competencia?

— lo que quiero decir es ¿Cómo podría odiarte? no puedo odiar a mi hermana

Sin darnos cuenta Blaire apareció junto con la misma enfermera. Se veía algo pálida, pero parecía estar más calmada

— ¿Cómo te fue? — pregunte curiosa mientras íbamos a una pequeña farmacia dentro de la clínica

— como tengo pocas semanas. Así que me recomendó la píldora, no puedo hacer esfuerzo y probablemente tendré cólicos fuertes, náuseas y sangrado abundante. — sonaba algo doloroso por lo que tenia que pasar Blaire — también me darán antibióticos para evitar infecciones

— bueno en unos días todo acabara trate de animarla mientras reclamábamos los medicamentos

— el problema es ¿cómo voy a hacer para que mi madre no se entere y poder evitar clases por al menos 4 días?

— y ¿si dices que te encuentras enferma? — sugirió mi hermana

— no es tan fácil

— dejármelo a mi — trate de calmar a Blaire — yo pensare en algo, solo sigue las indicaciones de la enfermera. Nadie se va a enterar Blaire, te lo prometo.





oops i did it again/part 2:


Perdon la tardanza (again) ya me pongo al dia. Espero satisfaga sus expectativas novelísticas para poder seguir escribiendo. No lo tomen personal, normalmente llego tarde para todo. Cuídense seguimos en contacto

Besitos  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 2998878722  
Jules


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Jue 03 Ene 2019, 6:09 pm

Juli  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 77880782 me alegra que hayas subido, creo que necesitaba tu capitulo para no quedarme con la inquietud. Te dejo mi comentario. 
Juli <3:

— dame algo más fuerte — en su tono de voz se notaba que algo lo molestaba. Sabia que si caminaba por las puertas de este antro sin hablar con él no podría dormir.

— quiero lo mismo — exclame al bartender. Phillips me mira de reojo sin perder su expresión nostálgica, para luego beber un poco más de su vaso — ¿puedo acerté compañía? — señalé la silla a su lado.

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3136398239  Me encanta cuando Lily se vuelve más atrevida, siento que la situación se vuelve más realista, en esta parte me moría por saber si la reconocería. 


— detesto el whisky — susurre intentando que fuera más para misma que para él. Sim embargo, escuche al profesor Phillips soltar una risa por lo bajo. Mi rostro se calentó mas de lo que ya estaba. 

— tu querías acompañarme — su risa se intensifico, y no pude evitar contagiarme con esta. Escucharlo carcajear hizo que me relajara. Su risa era tan sensual, pensé a mis adentros viéndolo a los ojos celestes. No importaba si me reconociese, aceptaría millones de castigos con volver a vivir este momento.

— si hubiese sabido que era whisky, no me habría molestado en pedirlo — el negó sutilmente con su cabeza sin dejar de sonreír — me gustas más cuando sonríes — trago saliva volviendo a estar serio. Apretó su mano izquierda con fuerza haciéndome que me inquietara. 
 Ay ay ay, Philiphs.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 961472736 NOOOOOOOOOO. Jajaja está es una de las situaciones que amo, cuando escribes que él se ríe y ella se relaja o entra en trance.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3275125450 Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3275125450 O MG ¿Y esta Lily que toma valor cuando usa peluca? Goodbye David, u are not the only one. 



las chicas como tu son un problema. Solo quieren acaparar la atención de tipos maduros para llenar ese cariño que su padre nunca les dio — mis mejillas se calentaron. Nunca lo había visto de esa manera tan agresiva — o eres una ramera que busca dinero fácil 

— imbécil, no sabes nada de mi — solté al instante de golpear fuertemente su mejilla con mi palma. El profesor Phillips simplemente pago sus tragos y desapareció del antro con prisa. Yo pagué el whisky a medio tomar que había pedido lista para irme también cuando sentí algo debajo de mi zapato. Era un hermoso anillo de zafiro con pequeñas incrustaciones de diamante.
Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1054092304 Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 563750256 ¡no! yo esperaba que él se diera cuenta de que era Lily don't know why pero no supero que él dijera que era una ramera, independientemente de que no sabe que se trata de Liliana y me alegro que ella se haya defendido, de haberse tratado de mí le hubiera dado un puñetazo.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3258640905


como si tuviera cinco años le saco la lengua a la maestra

— el perfecto no te salvara la próxima vez pequeña puta — susurro para que solo Blaire la escuchara, pero mi oído era mejor que la maestra sabia. 

AAAA gracias por poner la parte en la que colaboré  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 2027361961 Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1700239099 me encantó como lo describes desde la perspectiva de Lily y amé mucho más esta parte no recuerdo  a ver escrito eso, but lo amé me encanta como Tash la insulta. 




— claro que puedes — me acompaño hasta la salida de su oficina — de todas maneras, necesito hablar con Blaire de otros temas personales — poso su mano en mi espalda con firmeza — tal vez en un futuro puedan lograr verse como hermanas
JAJAJAJAJ Shit. No lo veía venir.   Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 236970355  Bien jugado, directora F. Bien jugado. 



— no, no me importa esta cucaracha — mi hermana me miro extrañada — Benjamín de todas maneras no me quiere, así que mucho menos va a querer a la pequeña cucaracha — se le podían ver como sus ojos que se empezaron a humedecer mientras se toca el vientre

— Blaire tienes que calmarte — susurre tomado sus hombros. La guie a sentarse en la sala de espera mientras que Abigail le traía un vaso de agua — ¿estas seguras que esto es lo que quieres? — Blaire limpio su nariz y asintió con los labios fruncidos con el intento de no llorar

— señorita Fénix, acompáñeme por favor — una enfermera rubia con una amable sonrisa escolto a Blaire a uno de los consultorios. Fue inesperado que Blaire volteara a mirar donde estaba sentada como si esperara que saliera corriendo cuando me diera la espalda. 

— te esperare cuando salgas
En general esta fue mi escena fav. Me pareció adorable que B adoptará el apodo de cucaracha para el hijo no deseado es como su momento de vulnerabilidad y aceptación hacia Lily.   Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1477071114  Además me encanta como le dice que la esperará, porque en definitiva ella ni siquiera lo esperaba, al menos no de ella.  Much menos con un Benjamín molesto por terminarlo así porque sí y que no acepta o mejor dicho  cree  que ella está embarazada. Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1327349762 Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3514117543

lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Carstairs el Mar 08 Ene 2019, 8:40 pm

Juli:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— si tengo, pero si sigues así — la deje en sentada junto al inodoro. Me sorprendí de que se dejara ayudar por mi sin protestar, y sin quédarme mucho tiempo con ella me devolví a la habitación y bote el cesto en una de las basuras del pasillo dejemos que alguien mas se encargue de eso pensé asqueada. — Todo el instituto se va a enterar que tienes un pan en el horno — dije entrando de nuevo al baño y alzando su cabello marrón con uno de mis elásticos.

— ¿Por qué me ayudas? ¿no me odias por haberte golpeado? O ¿por el profesor Phillips? 

— claro que te odio — torcí mis labios molesta ante la posición en que me estaba poniendo — pero entiendo en la situación en que estas pasando en este momento

— ¿no me jodas que te cogiste al profesor Phillips y también estas embarazada? — jalé un mechón de su cabello — auch — se quejó rápidamente y solté su cabellera para levantarme
Esta relación amistad, odio, compañía y peleas es genial. Me causa mucha gracia y me encanta
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— Lily — Nunca había utilizado mi nombre tan informalmente y eso hizo que mis mejillas se calentaran al instante. Se sentó a mi lado sin dejar de sonreír y poniendo su palma en mi frente sin pensarlo dos veces. Mi corazón parecía salirse de su puesto por su contacto, o incluso explotar — ¿Cómo te sientes? 

— bien — la voz apenas salió de mi garganta por todo el procesamiento que hacia mi cerebro ante la situación. La expresión de su rostro cambio por uno de preocupación mientras yo tragaba saliva inquieta.

— no deberías estar corriendo, o haciendo algún tipo de ejercicio por dos semanas 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
— pásame otro escoces — gire la mirada asustada por reconocer ese acento. El rostro apagado del profesor Phillips sentado en la barra con un vaso vacío hizo que el estómago se me contrajera. No sabia si correr para que no reconociera o simplemente quedarme ahí congelada como pendeja.
Espero que sepas que me tenes super intrigada con estos dos, es como que estoy todo el tiempo esperando que se besen de una vez y nunca pasa jajajaja
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— pásame otro escoces — gire la mirada asustada por reconocer ese acento. El rostro apagado del profesor Phillips sentado en la barra con un vaso vacío hizo que el estómago se me contrajera. No sabía si correr para que no reconociera o simplemente quedarme para ahí congelada como pendeja. Mi respiración se volvió más pesada al tener al profesor Phillips a unos metros de distancia. Me mordí el labio inferior nerviosa mientras veía su perfil perfecto con la expresión desanimada. Respiré profundo y decidí en acercarme para probar mi suerte. Sim embargo, como una señal del destino David apareció enfrente de mi con una media sonrisa pícara.
Me causo mucha gracia esta parte porque realmente me lo puedo imaginar sentado tomando para ahogar sus penas
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— mira niña — hizo una pausa dejando su bebida bruscamente en el bar y fijando su mirada celeste llena de ira hacia mi — las chicas como tu son un problema. Solo quieren acaparar la atención de tipos maduros para llenar ese cariño que su padre nunca les dio — mis mejillas se calentaron. Nunca lo había visto de esa manera tan agresiva s de diamante.— o eres una ramera que busca dinero fácil 

— imbécil, no sabes nada de mi — solté al instante de golpear fuertemente su mejilla con mi palma. El profesor Phillips simplemente pago sus tragos y desapareció del antro con prisa. Yo pagué el whisky a medio tomar que había pedido lista para irme también cuando sentí algo debajo de mi zapato. Era un hermoso anillo de zafiro con pequeñas incrustacione
Tengo muchos sentimientos encontrados... osea me sigue cayendo bien phillips, pero esta como muy resentido con ella, sin cotar que prácticamente se quejo de ella sin saber con quien hablaba, encima que se deja seducir por sus alumnas les hecha la culpa a ellas, que se decida, si le gusta lily...
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— en realidad, tiene que ver todo con ustedes dos — hizo una pequeña pausa, se levantó de su sitio para posarse enfrente de su pequeña librería y admirar un portarretrato que había en esta — como mi hija estas obligada a dar la cara por el instituto, pero desafortunadamente prefieres siempre dar tu peor espectáculo frente a las demás personas que nos rodean y arrastrando algunas cuantas personas contigo, incluyendo a la señorita Sorrento aquí presente. Cualquier aspereza que tengas con la señorita Liliana debe acabar inmediatamente — nos lanzó una mirada fulminante, intimidante. Tragué saliva y me mordí la mejilla izquierda. 

— Liliana tiene la misma culpa que yo — expreso exasperada Blaire intentando echarme al agua. No podía creerlo

— señorita Sorrento su padre espera que ayudaras con la organización de nuestro evento — fruncí el ceño al escucharla remarcar la palabra “nuestro”. No es tuyo perra, mi padre no te pertenece — aunque con la situación que se presentó con mi distintiva hija apreciaría mucho que las dos trabajaran para atender a los invitados juntas
Odio a esa mujer, creo que no hay ninguna de las tres que la haga quedar al menos decente, si hay algo en lo que estamos todas muy de acuerdo, es que la directora es de lo peor
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:— ¿Cómo te fue? — pregunte curiosa mientras íbamos a una pequeña farmacia dentro de la clínica

— como tengo pocas semanas. Así que me recomendó la píldora, no puedo hacer esfuerzo y probablemente tendré cólicos fuertes, náuseas y sangrado abundante. — sonaba algo doloroso por lo que tenia que pasar Blaire — también me darán antibióticos para evitar infecciones

— bueno en unos días todo acabara trate de animarla mientras reclamábamos los medicamentos

— el problema es ¿cómo voy a hacer para que mi madre no se entere y poder evitar clases por al menos 4 días?

— y ¿si dices que te encuentras enferma? — sugirió mi hermana 

— no es tan fácil

— dejármelo a mi — trate de calmar a Blaire — yo pensare en algo, solo sigue las indicaciones de la enfermera. Nadie se va a enterar Blaire, te lo prometo.
Bueno todo el final del capitulo tambien me encanto, lily tiene su parte super tierna, me mori como la apoyo y estuvo para B en ese momento tan delicado y que le aclare al final que no la va dejar sola

Hola!! bueno como no habia comentado la primera parte comento tus dos geniales capítulos juntos, me encantaron, tuvieron de todo y me los lei en segundos!!
Carstairs


Ver perfil de usuario https://murodelapoesia.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Dom 03 Feb 2019, 11:44 pm


Especial P. 1
The night's calling us.[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


 

Doble cara:
El golpe de sus tacones resonaban contra el piso perfectamente limpio y  lustrado. Golpe tras golpe muy bien sincronizados como si marcara el tiempo de alguna canción, por supuesto una canción aburrida y con ritmo del tipo militar. 
Había interrumpido una clase y su discurso, aunque de manera más formal, no era nada nuevo para nosotras. Durante un mes todos los profesores nos habían dado charlas sobre el gran baile de navidad; nos habían estado dando clases de como se suponía que debíamos comportarnos en una fiesta tan importante como la iban a dar. Esta semana esas charlas se habían intensificado por lo que estaba segura de que ninguna en todo el salón estaba prestando atención al 100%, apenas si llegaba a un 30%. Yo por mi parte, solo podía pensar en cuánto deseaba que esos zapatos que sonaban con tanta fuerza fuesen nuevos y mantuvieran una suela intacta y completamente lisa; podía imaginarla resbalando con un simple mal paso pero para mi mala suerte  las arpías saben usar tacones hasta en el infierno, y esto se parecía mucho al infierno, estaba claro que su reina sabía caminar por el.
— Como ya estuvimos anunciando durante toda la semana, el día de hoy se celebrará la fiesta de Navidad, gracias a la cortesía del padre de una alumna, donde podremos recaudar dinero para los fondos de la escuela y caridad.  Mire a Liliana quien ya había mencionado muy por encima que su padre era quien organizaba la fiesta junto la directora, y podría jurar que la mirada que le lanzaba era más de asco que de odio.  Tuvieron sus clases intensivas de etiqueta y todos los entrenamientos necesarios para que esta velada salga perfecta. Así que por favor me gustaría que todas estén al nivel, y está de más decir que no quiero ninguna sorpresa de su parte. 
¿Soy yo o eso se parece más a una amenaza que a una petición?  Preguntó Maite en un susurro. 
— Por favor, ¿Cómo puedes decir eso? Sólo es una petición muy amable  Me burlé mientras sonreía. Aunque claro, seguro que si no cumplimos con su expectativa podrías desaparecer por un mes… como mínimo.
Ella rió.
— Bueno, estoy segura que de todas formas mis compañeras de cuarto me van a buscar por cielo y tierra si desaparezco.  dijo con sarcasmo.
 Seguro.
 Pero si somos realistas, las que encabezan la lista en ser las primeras castigadas está muy claro que son Blaire y la chica a mi lado.  Me señaló.
— En ese caso, me siento aliviada de que seas la encargada de dirigir nuestro rescate. Nunca desaprovecharía la oportunidad de estar al mando y de paso de ser la que descubra el gran misterio.  La tente.
Nuestra conversación fue interrumpida por la voz más irritante de la directora.
— Por supuesto que esperamos el mismo compromiso tanto de las que van a servir como de las que van a participar de la fiesta acompañando a los invitados. Es la oportunidad que tienen todas para demostrar lo que han aprendido y de hacer quedar bien a este Instituto.  Hizo una pausa mirándonos.  sin más que decir, las esperamos listas en dos horas para irnos. 
Giró su cuerpo con una molesta elegancia en su lugar y salió del salón. Al instante en el que traspasó las puertas un murmullo que cada vez fue subiendo el volumen llenando el mis oídos de conversaciones de gente
— Desde que entramos trato de encontrarle algún parecido con Blaire, pero son tan diferentes. Nunca pensaría que son madre e hija.
— Blaire me saca de quicio, pero la prefiero mil veces antes que a ella, esa mujer me da miedo. — aclare.
Lena se acercó a nosotras mientras salíamos.
 ¿Díganme que no soy la única que piensa que esto es un asco?
 Tan asqueroso que siento que voy a vomitar, “Dama, caballero ¿Necesitan algo?”  Repetí una de las frases que se suponía teníamos que decir.  Nunca chocar a los invitados, siempre todo por y con la derecha…
— Que alivio que yo esté con los invitados. — Me interrumpió mi rubia compañera de cuarto. 
 A nosotras nos enseñaron mayormente a no decir estupideces.
— Eso es tener suerte. Comentó Lena.
 Obvio linda, no hay forma en que yo me ponga esos uniformes que nos hacen ver a todas iguales en una fiesta, soy demasiado genial para eso, mientras ustedes sirven champaña yo voy a estar tomándolo.  Se dio media vuelta y se fue hacia el lado de los dormitorios. Me reí del hecho de que pensara que era más trágico usar uniforme en una fiesta que el tener que servir para otras personas.
 ¿Hay alguna forma en que esa chica no haga una salida dramática?  Preguntó.
— No, creo que es imposible.  Respondí
 De todas formas, una fiesta es una fiesta. Y por lo que veo ya mejoraste mucho desde la primera vez que nos vimos, lo que significa que siempre podemos robar un poco de alcohol mientras nadie esté mirando.
— Si, gracias a tu ayuda, voy a necesitar mucho alcohol en mis venas para poder resistir toda la noche sin querer matar a alguien.  Me lamente.
Todas lo vamos a necesitar. — Afirmó
Por suerte Lena se las había ingeniado para hablar con el profesor Cameron y convencerlo  para que se ofreciera a hacerse cargo del suministro de mis medicamentos como lo hacía con ella. Le dijo que me sentiría mas cómoda con alguien que me refleje confianza y para mi fortuna solo revisa que me tome mis dosis semanales y mi conducta. Por supuesto, no espera que ande por los pasillos como una zombie, así que mientras no tenga ningún escándalo no tenía porqué sospechar nada. Lena le había dicho también que me iba a apoyar en el tratamiento.
Es curioso que el profesor Cameron sea una persona tan agradable, pero a su vez trabaja en un lugar tan horrible. Y no hay manera que me crea que exista algún profesor que no sepa de todas las extorsiones y crueldades de la directora, y a su vez nadie mencione en voz alta los castigos más terribles que someten a algunas alumnas. Por suerte nunca me habían castigado de esa forma, pero se sabía de chicas a las que sí y ellas tampoco hablaban de eso.
Me dirigí a mi habitación, aunque por desgracia habría deseado haber esperado unos minutos más ya que en el camino me cruce a Blaire, y por supuesto, cómo no iba a ser incómodo, ambas íbamos al mismo lugar y solo nos miramos por dos segundos como si eso significaba algún tipo de saludo y recorrimos los pasillos en completo silencio salvo el ruido de conversaciones ajenas dentro de las otras habitaciones. Lo bueno era que al cruzar la puerta Maite estaba frustrada por su difícil decisión entre sombras y labiales que quedarán perfectos con su vestido y antifaz, sin dejarnos tiempo para ningún pensamiento antes de asaltarnos con veinte preguntas.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Abeja Reina:
—¿Sabes? Si dejas de moverte es muy seguro que no te saque un ojo. — Regañe a Blaire que se estaba dejando de maquillar. Tenía potencial incluso con el antifaz. ¡Qué desperdicio de ocasión!
¿Que no estabas saliendo con el bartender? Escuche a Adele luego de preguntarle a Blaire si alguien interesante vendría.
Nada oficial. dije como si fuera obvio. Que salga con alguien no significa que realmente salga con alguien. Además, necesito contactos para todo. Ya estás. Te ves estupenda. Digo sonriente, detestaría desperdiciar una gran oportunidad para maquillar a cualquiera. Llevamos  el vestido que queremos, sin mostrar demasiado porque somos alumnas destacadas. Excepto Blaire y Adele. - Además, necesito nuevos contactos. No se van a hacer solos.
Adele viene acompañada de Lena, Liliana se acerca a nosotras alisando su vestido Deberías tener cuidado. Hay muchas dealers en el Instituto a las que les molestaría tu comentario Enarco una ceja ante el comentario de Lena. A mí parecer era como cualquier otra, fingiendo que era una aunque en el fondo fuera otra.
¿Sabes? Eso suena a amenaza. Comentó B mientras se veía las uñas como Lena no le importara, mientras que yo simplemente veía las expresiones de Lena ante eso. Adele le lanzó una mirada feroz a Blaire antes de llevarse a Lena lejos.
—Puedo defenderme sola. — Me señalé a mi misma.
—Por supuesto que puedes, a ver cuando decides hacerlo. — Me regaña.
Varias camionetas negras aparecieron de pronto, en caravana. Parece que alguien se ha molestado con no ser Lena, la nueva novia de Adele. Dijo Liliana, B hace una cara de disgusto mientras yo enredo un mechon de su pelo entre mis dedos, B frunce la boca ante su comentario.
Sin embargo, le sonríe a la mojigata. — ¿Por qué querría ser Lena cuando soy Blaire Fénix? — Rió ante lo último, cualquiera diría que está celosa. Y sí lo pensaba mejor, me agradaba la idea de que Adele y Blaire terminaran juntas. 
—Vamos, señoritas. — Tome a Lily del brazo. — Subamos antes de que me toque con alguna perra más loca que ustedes.
...
La lluvia de las típicas  luces navideñas repartidas en todo en pasillo de la entrada me cegó los ojos en el instante que entre, seguramente se debía a la casi nula iluminación que tuvimos en todo el viaje. Pero tenía que admitir que el lugar se veía realmente hermoso y estaba bien decorado. A pesar de que nosotras éramos las primeras en llegar, se podía notar que iba a ser una gran fiesta. 
No tan asombrosa como las que solía hacer yo, pero casi igual de buena.
Toma tu antifaz. Le extendí su antifaz y me puse el mío. Si bien todas todas teníamos los mismos, el de nosotras tenía un toque de encaje que lo hacía más elegante.
Gracias. Dijo Lily, quien se lo había dejado en habitación y yo se lo había encontrado.
Lo tenía preparado pero cuando salí me olvidé completamente.
Es por que están en las nubes. Suspire frustrada. La única cosa realmente interesante que tenemos de parte del instituto y a ustedes les importa un carajo.
Soy consciente de que una parte mía está algo molesta porque todas mis compañeras de cuarto tienen sus secretos y yo no sé de qué se tratan. En mis tiempos dorados sabía los chismes de todo el mundo, pero ahora vivía con 3 chicas que andan siempre en modo sospechosas y no me puedo enterar de absolutamente nada. Es mucho más estresante el hecho de que viendo la guerra interna que existe entre ellas, mientras que yo prácticamente soy la amiga de todas.
De todas formas, la otra parte de mi me reta por ser un poco egoísta y pretender que mi vida acá sea igual que a la que tenía afuera, no podía esperar saber siempre todo y de todos, menos en un lugar donde hay secretos por todos lados. Por ahora era suficiente el respeto que me tenían el resto de mis compañeras.
Algunas de nosotras tenemos otras cosas en las que pensar aparte de las fiestas. Contestó.
Disculpala, estoy segura de que no está acostumbrada a preocuparse por los problemas reales que trae la vida REAL Se escuchó una voz bastante irritante.
Todo este tiempo dentro del instituto había hecho un buen trabajo evitando a Bridgette, mi antigua compañera de colegio. Pero está claro que no se puede escapar de alguien por toda la vida.
¿Ahora te dedicas a meterte en conversaciones ajenas? Querida, cada vez tenes menos modales. - Menos de una maldita estúpida.
Escuchen, si va a ver una especie de pelea de perras, creo que me voy a retirar. Ya tuve suficiente de peleas. Lily me miró con una ligera sonrisa antes de irse.
No me quiero imaginar que habrás hecho para venir como representante, todos sabemos que tu lugar original es la servidumbre.
Muy obvia Bridgette, muy obvia. ¿Acaso no se te ocurren insultos mejores? Cuestione amargada.
Las cosas como son. Se justificó.
Siempre fue muy típico de ella creer que era mejor que yo sólo porque ella sí había nacido en cuna de oro. Sin embargo lo que más le sacaba de quicio era que a pesar de eso, yo era mejor que ella en todo. Había que aceptarlo, me juntaba con mejor gente, tenía las mejores fiestas y en poco tiempo pude convertirme en la reina de nuestro colegio y sacarle su lugar. Tu rencor es muy entendible, Brid.
Lo que no era entendible que es que siga creyendo que soy su proyecto de venganza, después de todo yo gané porque si tengo carisma, un poco al estilo Regina George pero sin tantas puñaladas por la espalda. Ella sólo era una bully chillona como la copia barata o la segunda parte de Chicas pesadas, y yo nunca me dejaría intimidar por una bully.
Mirándote, está más que claro que cualquier zorra puede actuar como buena alumna. Dije y antes de que pudiera acotar algo más la Srita. Wilde interrumpió nuestra agradable charla.
Chicas, por favor, si no es mucha molestia dejen el chusmerio para después. Esta llegando mucha gente. Es su responsabilidad como representantes hacerlos sentir cómodos. Así que circulen. Ordeno y se fue a lo que yo supongo molestar a otras chicas que también estaban en grupo.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Mojigata:


El lugar en donde se estaba haciendo la recaudación era inmenso, al igual que deslumbrante. Me encanta el gran candelabro central iluminando todo el lugar, las decoraciones navideñas y cortinas de terciopelo me hacían recordar las navidades con mi familia. Toda la tensión que tenía en el cuerpo se fue aplacando poco a poco y me sentía como en casa.
Lily. la voz de mi madre me despertó de mis pequeños pensamientos.
— Madre. sonreí al verla junto al brazo de mi hermano —¡Chris!— dije emocionada y salí rápidamente hacia ellos para luego ser abrazada con fuerza por mi hermano.
Como me haces falta hermanita. sonrió Chris para luego darme un beso en la frente.
El lugar está precioso. sonrió sin dejar de apreciar cada detalle del lugar. Mi madre también me abrazó con delicadeza. Extrañaba sus abrazos y su calor maternal.
Tu padre junto con la directora se esmeraron para conseguirlo a tiempo para el evento cariño escuchar nombrar a mi padre y a la directora en la misma frase hizo que un nudo en el estómago apareciera.
Hablando de mi padre ¿Dónde está? — pregunte algo ansiosa pensando lo peor.
Está hablando con la directora. — sonrió ingenua — Arreglando los últimos detalles del evento. Para tener todo perfecto antes de que los invitados lleguen. — Vi el rostro de mi madre destilando ignorancia por la situación de mi padre y la directora me sentía tan impotente.
— ¿Estas bien, hermanita? — Christopher noto mi ansiedad inmediatamente. Puso su mano sobre mi hombre desnudo y note los ojos mi madre penetrándome. Sonreí amargamente y negué con la cabeza.   
— ¿Porque Abigail no los acompaña? — intente desviar su preocupación por mi.
— Mencionó que venía con Víctor como a las 10 de las noche — empecé a jugar con mis pulgares mientras me mordía el labio.
— Ya casi van hacer las 8. — exclamo mi madre emocionada — Voy a buscar a tu padre para estar al lado de él cuando lleguen los invitados. No se le olviden también estar presentes niños — beso mi mejilla delicadamente para luego retirarse.
— A mi no puedes engañarme, hermanita. — Christopher tomó mi mano impidiendo que me escapara y me llevó a una rincón para que nadie nos escuchara. — Sabes que puedes confiar en mí — me quedé en silencio por unos segundos para luego mirarlo con dolor.
— Creo que papá está engañando a mamá — Christopher sonrió primero para luego alargar una carcajada.
— ¿Eso es lo que te preocupa? — su voz sonaba arrogante y yo solo podía verlo confundida, no entendía porque la situación le provocaba risa.
— ¿porque crees que Carl no es duro conmigo? — abrí los ojos como platos — Conozco a todas sus amantes. Lo descubrí por primera vez cuando tenía doce, estaba tirándose a una de las empleadas de la casa, en el garage.
— ¿Todos estos años has sido consciente de la infidelidad de nuestro padre? — Lo interrumpí sorprendida. No podía creer que Christopher supiera de esto — ¿Porque no le dijiste a mamá?
— ¿Para qué? ¿Para que nos separaran? ¿Para que nuestros abuelos nos quitaran de todas las propiedades y dejarnos en la ruina? — Le di una cachetada en la mejilla desesperada por lo estaba diciendo me sentía con un arranque de ira incontrolado.
— ¿Sólo te importa eso? ¿Sólo te importa el dinero? — Christopher me miró sorprendido por mi acción tocándose la mejilla rojiza.
— No seas ingenua, Liliana. —  Con sus dedos me empujo con fuerza. — Mamá ya sabe de sus infidelidades y siempre se las perdonas por el mismo motivo. No quiere dejar los lujos de lado. Mamá es una perra sedienta de dinero, al igual que tu y Abigail.
Acaricie una de mis clavículas adolorida mientra el miedo me recorría en el cuerpo. Christopher sólo me miro con el ceño fruncido despidiendo odio, para luego irse sin decir palabra alguna. No sabia que acaba de pasar, pero no me sentía culpable. Estaba harta de que la familia siempre fuera una máscara social, pero en parte así habíamos sobrevivido todos estos años.
— Señorita Sorrento, los invitados están por aproximándose y sus padres piden su presencia en la entrada principal inmediatamente. — La voz de Carlos me hizo sentir inquieta. No esperaba que mi padre trajera a su guardaespaldas a la recaudación.
— Gracias, Carlos — El guardaespaldas me hizo una señal para que lo siguiera. — ¿Como te ha ido, Carlos? — pregunte algo apenada.
— Todo bien — respondió algo seco, lo cual me hizo sentir culpable. Por unos minutos el silencio se hizo presente y la ansiedad volvía a mi cuerpo. Carlos carraspeo su garganta un momento y se paró en seco haciendo que me estrellara con su espalda.
— Lo siento.
— Gracias por hablar con tu padre para que no me despidieran. — pude ver como apretó sus puños 
— Intente agradecer antes, pero no contestabas mis mensajes o llamadas.
— No agradezcas — interrumpí — Al final todo fue mi culpa. Si te hubiera hecho caso las cosas no se hubieran salido de control. No podía dejar que te despidieran por mis caprichos. — Él sonrió y mis mejillas se calentaron; era un sentimiento incontrolable que aun a pesar de los años seguía apareciendo
— Me alegra también que estés bien. — Sonreí tímidamente ante su preocupación.
— Me entere que te casaste y tienes un bebé. — Carlos se rió un poco llevándose la mano a la nuca.
— Cariño — escuche la voz de mi madre — Ya es hora — paró en seco al ver de reojo a Carlos. Frunció los labios molesta — Carlos.
— Sra. Sorrento, su marido me pidió el favor de escoltar a la señorita Liliana hasta la entrada.
— Vamos madre — la tome del brazo obligándola a caminar. No quería que hiciera una escena — No queremos hacer esperar a los invitados.
Nos alejamos de Carlos lo mas rápido posible. Entendía que mi madre se sintiera tensa cada vez que trataba con él, pero yo ya no era una niña y ya no existía más que vagos recuerdos entre los dos; que solo se quedaban en eso recuerdos. Entre las acompañantes podía ver a Maite con una gran sonrisa y tomando la mano de todo el mundo: maestros, padres, empresarios, accionistas y demás.  Y dentro de los invitados pude divisar a la familia de Cameron y esté incluido. Cameron no dudo en acercarse y yo no podía salir corriendo ya que las miradas de mis padres me penetraban intensamente esperando que me comportara con diplomacia.
— Exquisita y elegante como siempre. — Cameron exclamó con una sonrisa pícara mientras tomaba mi mano para besarla.
Tiene que ser una broma. — quite mi mano bruscamente antes de que pusiera tocarme con sus asquerosos labios — ¿Qué rayos haces aquí, Cameron?
— Cariño — dijo entre dientes mi madre para evitar levantar la voz.
— Tu padre invito a mi familia. — llevo sus manos a los bolsillos de su pantalón de Calvin Klein — Como una disculpa por la escena del último evento. Déjame decirte que el haber desaparecido te ha sentado muy bien. — examino mi cuerpo como un pedazo de carne. Las orejas se me calentaron de la rabia.
— Y es honor tenerlos en esta espléndida noche — habló mi padre apretando la mano del padre de Cameron con fuerza, para luego saludar de beso en la mejilla a su pareja. 
— Liliana no te veía desde... — hizo una pausa intentando encontrar la palabra adecuada.  
— Desde que su hijo intentó sobrepasarse conmigo. — corte su silencio mientras fruncía los labios. Mis padres y los padres de Cameron me quedaron viendo con la boca abierta.
— Cielo, pero que cosas dices — mi madre apretó mi brazo con fuerza lastimándome en el proceso — Estoy segura que Cameron solo intentaba bromear y lo mal interpretaste.
— Deberías disculparte ahora mismo. — ordenó mi padre. Cameron simplemente disfrutaba el espectáculo.  
— No lo voy hacer — me solté del agarre de mi madre con fuerza — Imbécil.— susurre alejándome lo antes posible de todos ellos. Sentía un nudo en la garganta ante tanta mierda en pocos minutos y aún no estábamos ni a mitad del evento.
Sentí la necesidad de esconderme en el baño, y estaba agradecida que pudiera sentarme en el pulcro piso para intentar contenerme y poder pasar la noche sin necesidad de peleas, pero con todo lo que sucedía no sabía si podía tragarme todos estos sentimientos. Mire el reloj que descansaba arriba del espejo. Solo había pasado unos pocos minutos y no podía esconderme aquí para siempre. Al menos podría tratar de ignorar a Cameron, o ir a pasar el resto de la velada con las chicas que estaban sirviendo. Después de casi una hora de analizar la situación en que  me enfrentaría, me levanté de un salto y salí del baño con paso firme.
...
— Es encantador verte colaborando con estas ...— hizo una mueca despectiva mirando a las chicas que servían a las personas del evento — Chicas tan problemáticas. — finjo sonreír mientras la señora tomaba de su copa de champán.
— Señorita Sorrento. — la voz del profesor Phillips me sorprendió, pero estaba agradecida de que llegara a mi rescate aunque él no lo supiera.
— Phillips pensé que no vendrías al evento — Me tense un poco mientras la señora apretaba el brazo de este con una gran sonrisa en la cara. vieja aprovechada pensé torciendo mi boca algo celosa.
— Quería revisar el estado de mis estudiantes. — Me miró con una sonrisa de medio lado, sonreí tímidamente aunque para ser sincera aun seguía molesta por lo del bar.
— ¿Qué hay de Mónica?¿Donde dejaste a tu prometida? — me tense al escuchar la palabra prometida. ¿que mierda estás hablando mujer? pensé casi en shock mientras me mordía el labio inferior.
— Creo que esto es algo personal — Dije con falsa cortesía.— Es mejor si me retiro atender otros invitados. Un gusto verlo profesor Philips, espero disfrute si velada.
— Liliana. — quería quedarme, pero debía pensar en el sentimiento de tristeza que me estaba abundando en este momento. Me molestaba tener estos sentimientos, y no poderlos expresar sin pensar en las consecuencias. Sonríe, y no te quejes. Debes ser perfecta.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Mala Hierba:


Debíamos estar en el clímax de la celebración, la mayoría se encontraba en el centro de la pista, otros bebiendo en las barras que se habían montado y los solteros codiciados a los que se pretendía impresionar se encontraban a lado de unas mesas compartiendo momentos con las adoradas hijas del Instituto Fénix.
Encontraba un poco estimulante el hecho de que todos tengamos antifaces e intentó descifrar quienes son, debía conocer a la mayoría, mi madre era una ciudadana involucrada con Lincoln City.
Mi madre quién no pasaba de desapercibida, merodeaba todo con la elegancia de una gacela; llevaba un precioso antifaz verde del mismo color que el vestido que la hacía lucir exquisita, ella lo sabía, yo lo sabía, debajo de esa fachada de “directora” se escondía una mujer de carácter fuerte lista para la adversidad.
Miró a mi alrededor mientras sostengo una charola vacía, y pasando de antifaz en antifaz me encuentro a unos ojos azul grisáceo inconfundibles que me hacen perder la respiración y quedarme quieta por la impresión, y aunque él no me mire siento como mis piernas luchan por no doblarse, él la mira con intensidad y le ve irse casi al mismo tiempo en el que él mueve un pie en dirección a la mía sin quitarle el ojo a mi madre.
Era inconfundible; su porte, las facciones debajo del antifaz.  Todo él y sus recuerdos son una ola inmensa, a pesar de eso me aparto de su camino esperando no llamar su atención pero la siguiente canción provoca que los invitados busquen a sus parejas y me vea envuelta entre empujones y pisotones discretos del baile perdiendo el rastro de un fantasma de mi vida. 
Mi padre.  
Me dedico a caminar lejos de la pista, intentando alejar ese impulso estúpido de buscarlo entre las personas por inercia, me enfoco en tomar las copas y acomodarlas en la charola para llevarlas a lavar. Liliana camina hacia mí en cuanto me ve, en su rostro se refleja un poco de alivio  por alguna extraña razón. — Estoy segura de que Maite tenía altas expectativas de este baile. — Dice aligerando el ambiente, bebo lo que queda de una copa rápidamente antes de ponerla en la charola.
— ¿Qué tal te va siendo la putita de todos? — Suelto en broma, ella lo capta pero se limita a darme un vaso de la mesa de a lado.
— Creo que prefiero el término acompañante. — Suelta un suspiro. —Tengo la ligera sospecha de que toda mi vida ha sido una mentira. — Le hago una señal para que me siga a la siguiente mesa. — Y que a la única a la que le mienten es a mí. 
— Superalo, princesa. La gente miente, sólo hay que saber mentir mejor que los demás. — Por encima de su hombro, logro ver a Adele quién también me ve de manera seria sin mucho afán (porque en este momento no soy su persona favorita) y sigue con lo suyo. 
— O no mentir.  — Asiento. — ¿Si supieras algo sobre alguien que me importa, me lo dirías?— Me pregunta de pronto, se juega un poco el cabello de manera nerviosa pero me mira directamente a los ojos.
Me lo pienso un poco aunque no tenga mucho que pensar. — Me ayudaste a pesar de lo que te he hecho. Así que sí. Te lo diría. — Relajo un poco mi mandíbula y le sonrió. — ¿A qué viene todo esto? Como puedes ver me encuentro ocupada siendo la servidumbre de los codiciados.
— Creo que he visto a … creo que he visto a … — Me cruzo de brazos esperando a que lo suelte.
— Oye tú. — Dice alguien a mis espaldas, la profesora Wilde, de etiqueta y protocolo apareció a mi lado, discretamente me tomó del brazo y sentí como me pellizcaba. — Querida, si te veo holgazaneando y distrayendo a las demás, haré que pases una semana en los solitarios. ¿Quedó claro? — Asentí sobandome antes de  mirar cómo se iba casi tan rápido como llegó. Tome las estúpidas copas y las lleve a la cocina para volver a salir, esta vez ofreciendo un poco de champaña. 
...
Maite me hace señas discretamente, dejó de servir antes de derramar un poco a la mujer de vestido dorado, que me recuerda mucho a Liliana. — Ya puedes retirarte, gracias. — Dice ella, moviendo su mano para que me vaya, me colocó tras de la abeja reina fingiendo que estoy buscando a quién servir. —¿Dime, has visto a tu Romeo? — Me pregunta por lo bajo.
—En primera, Romeo y Julieta está sobrevalorado. Segundo, creo que esperaba algo más estimulante de tu parte, sólo harás que me castiguen. — Maite me mira preocupada.
— Tengo la ligera sospecha de que la mojigata de Liliana está teniendo una leve discusión con él. — Sin ser consciente, me encuentro siguiéndola por mera curiosidad y una pequeña parte de mi preocupación.  
En efecto Liliana le dice algo a Benjamín, en una zona apartada y discreta pero no tanto para no llamar la atención, él quien sólo está cruzado de brazos escuchándola; se le nota molesto bajo ese antifaz negro que hace lucir su piel más pálida de lo que en verdad es. - Sostén esto. - Maite se queda muy atrás de mí como para escuchar pero lo suficientemente cerca para observar la escena. 
— No es de su interés. ¿Además si lo fuera porque no es ella la que me está reclamando? — Liliana coloca un dedo en el pecho de Benjamín.
— Eres un idiota si crees que me voy a tragar  lo de no es lo que parece porque lo que vi sí fue exactamente lo que pareció. — Reclama Lily, tan molesta como cuando me insulta y se deja llevar. Benjamín ya me tiene dentro de su campo visual, los reflectores de luces guinda hacen que no distinga su mirada esmeralda y que lo que sea que este a punto de presenciar no parezca real.— Eres un idiota ¿sabes por qué? — Lily tiene sus manos hechas puños, una punzada de pánico me invade el cuerpo que sólo comienzo a escuchar lo más importante.
No puedo dejar de mirar a Benjamín, asustada.
— Liliana, no. 
— Porque ella acaba de tener un maldito aborto.



:
¡Yei! Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3373640616 Al fin, está la primera parte del especial. Chicas, me alegra mucho haber escrito esto con ustedes, no me imagino haciendo está novela con alguien más. Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 2529252940  En lo personal, como ya se los dije, creo que nuestras partes y personalidades se complementaron muy bien, además creo que las ideas fluyeron demasiado para este Especial. Gracias de nuevo, y las leo pronto por todos lados. Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 4098373783


Última edición por lovesick el Vie 21 Jun 2019, 12:48 pm, editado 1 vez
lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Sáb 16 Feb 2019, 12:03 am


Especial P.2
Momento de partir [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]






Adele:

— JASMIN — Grite dos o tres veces a la chica que me daba la espalda hasta que se dio vuelta hacia mi. — Falta hielo en el barril de las botellas ¿Podrías ir a buscar un poco más por favor? — Pregunte con una simpática y suplicante sonrisa.

— ¿Te rompieron las piernas? —  Me miró de mala forma. — Anda a buscar vos.

En general, lograba que la gente hiciera lo que le pedía sin problemas y realmente no me llevaba mal con nadie del internado, excepto mis pesadas compañeras de cuarto. Pero el dia de hoy estaban todas revolucionadas porque la mayoría de los padres estaban presentes en la fiesta, y mientras que algunas querían pretender que eran las niñas perfectas para que las liberen de la prisión, otras esperan que sus familias hicieran como si ellas no existieran y evitarlos a toda costa. Así que en mi defensa esta abrupta y grosera respuesta no tenía nada que ver conmigo. Entonces lamentablemente tenía que recurrir a la extorsión.

— Mira linda, espero que empieces a bajar tu mal humor porque seamos realistas, la que tiene todas las de perder sos vos. — Comencé mi amenaza. No es que me gustara usar estas tácticas, normalmente prefería manipular a las personas para que crean que les parece bien hacer lo que yo quiere, asi podia mantener un buen trato, pero hoy no tenía ni tiempo ni ganas como para invertirlo es esta chica. — Sabemos que yo no voy a salir del internado en un buen tiempo, recién entro. Pero vos… Estoy segura de que serias la más perjudicada si hago un escándalo, seguro a tus papis les fascina la idea de que si hija tiene una pelea en la fiesta y estoy de humor para una pelea. — La desafíe.

— Toma esto. — Me dio con bronca su bandeja vacía antes de irse.

Durante gran parte de la noche me dediqué a levantar vasos, copas y restos de basura. Era mejor eso que interactuar con las personas ofreciéndoles cosas. Cada tanto insultaba a algún idiota que se pasaba a mi lado sin tener en cuenta mi bandeja repleta o a los que se amontonan y no dejaban pasar. No puedo llevar la cuenta de cuantas veces pedí permiso y cuantas veces me ignoraron, mi paciencia se agotaba. Pero lo peor de todo no eran las personas excesivamente elegantes, lo que mas me tenia alterada era que había visto a mi padre  y no me había dirigido la palabra por ahora, pero su gesto de sonreír y levantar la copa hacia mí sólo me advertía que en segundos se avecinaba su tormento. Tenía la esperanza de que con las máscaras no me reconociera, pero ¿porque tener esperanzas? Pensé en darme la vuelta y escapar entre la multitud, pero sabía que eso era inútil y a pesar de que estaba tentada mientras miraba todos los espacios por donde podría escapar, me quedé inmóvil mientras mi padre se acercaba.
—¡Hija mía! Que preciosa estas. — Me dio un abrazo que hubiera podido engañar a cualquiera. — Nos haces falta en la casa. — Otra vez, más mentiras.

Mi padre siempre fue muy bueno engañando y manipulando, era muy fácil creerle. Por suerte ya no caía en sus trampas.

— No creí que vinieras ¿No tenias eventos más importantes a los cuales asistir? — Termine con la actuación.

— Claro, pero la verdad es que tu hermana estaba demasiado insistente y me dijo que si no venía yo, iba a venir ella. — Explicó.

— Y por supuesto, es preferible venir y asegurarte que me tengan controlada por tu cuenta que arriesgarse a que venga Carol y tenga una conversación frente conmigo. — Agarré una copa de champaña de la bandeja y me la tomé de golpe. — Contra una de tus hijas es muy fácil enfrentarse, la tratas de loca y se acabó el problema, siempre hay una loca en las grandes familias, pero ¿Qué pasaría si tus dos hijas se ponen en tu contra? No creo que se te sea tan fácil.

Aún sonriente acercó su mano a mi rostro y me quito el antifaz.

— Cariño ¿No te viste al espejo estos días? Pareces muy enferma con esas ojeras. ¿Realmente crees que hay alguna oportunidad en la que tu hermana te crea? — Se estaba burlando de mi.

— Creo que la estás subestimado, si nos viéramos se pondría de mi lado y te podríamos enfrentar.

— Y ahí está mi gran ventaja en el asunto. Ustedes no se hablan hace años, o al menos una conversación decente. Con tu estado y después de todo lo que hiciste ella cree que esto es lo mejor. — Explico.

La ira se apoderaba de mi. Estaba segura de que él ya no tenia ningun poder sobre mí y en mi cabeza, pero estaba equivocada. Lo quiera o no todavía me veía afectada por sus palabras. Mi hermana y yo casi no hablamos, era cierto. Aunque pudiera comunicarme con ella nadie me podía asegurar que me crea o se ponga de mi lado, eso también era cierto.

Aleje mi vista de la suya por un segundo, quiza asi podria recuperar la valentía que poco a poco iba perdiendo. Entre la multitud pude divisar a Blaire no muy lejos mio, parecia que estaba teniendo una discusión muy acalorada con el perfecto. Aparentemente no era la única que estaba teniendo una noche de mierda. Cerca de ellos se encontraba Maite quien observaba también la situación de la ahora no tan pareja con cara de desaprobación. Intente inconscientemente encontrar a Lily sin tener éxito, no sabia por que pero por el dia de hoy ellas eran lo único real que tenía, saber que estaban en la misma habitación de daba un poco de fuerza.

— No vas a poder evitar que nos veamos toda la vida — Le advertí intentando sonar confiada.

— Tampoco es que tuviera que hacer demasiado ¿No te das cuenta? Miras en a tu hermana como la veías a tu madre: Una mujer noble y sensible cegadas por todo el amor que tienen. — Hizo una pequeña pausa para tomar un trago de su copa. —  Cuando en realidad ambas siempre fueron conscientes de la vida que tenían y de cómo eran las cosas, y siempre estuvieron muy conformes con eso.

— No te voy a permitir que hables mal de ellas — El odio había inundado todo mi ser.

— Digo las cosas como son, y en el fondo lo sabes… ¿Nunca pensaste que yo soy el único que se preocupa por vos? Al fin y al cabo, el único que esta soy yo, ni tu tonta noviecita de barrio.  

— Si le hiciste algo…

— ¡Deja ya las amenazas por favor! — Exclamó. — A esa chica no le costó mucho decidir entre vos y una gran cantidad de dinero que le va a servir por muchos años. Y no hace falta que grites. — Me callo antes de que pudiera decir algo. — No hace falta que me creas, solo hace falta que averigües que a esta altura ya ni siquiera está en el país, recuerdo haberle comprado un pasaje para este mes. — Informo.

— No puede ser. — Dije más para mi misma.

Una parte de mi sabía que era cierto, desde hacía mucho era consciente de que algo pasaba y de que ella prácticamente me había dejado, solo que me negaba creer que era a causa de plata.

— Linda, espero que pronto te hagas a la idea de que el único que esta soy yo. — Explico como si eso fuera un consuelo. — Y que aparte de mi estas sola.

Como si de un verdadero padre se tratara me dio un abrazo, aunque sin una pizca de cariño. Yo me quedé inmóvil inclusive hasta cuando se despidió y no pude moverme hasta perderlo de vista.  Me sentía una idiota por haber sido tan afectada por sus palabras, y por saber que a pesar de ser horribles eran ciertas. Mi hermana nunca había intentado hablar conmigo antes o después de que entrara al instituto y Emilia había ignorado todos los intentos de mi parte por comunicarme con ella. Tenía que dejar todo mi pasado atrás y comenzar de nuevo, solo que encerrada en el instituto no lo iba a lograr.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Blaire:


— ¡No!  — Ben quería gritar pero sólo arrastró los dientes. — ¿Cómo pudiste no decirme algo tan importante? — Se había levantado el antifaz manteniéndolo encima de su cabello, podía ver todas las expresiones de su rostro. Odio. Frustración. Ira. Tristeza.


— Oh, no. No quisiste escucharme y cuando lo hiciste no me creíste. ¡Estabas tan ocupado ignorandome e intentando cazarme! ¡Defendiendo a otros pero no a mí!  — Mantenía su expresión seria pero su mirada lo delataba. — Te lo dije, Ben. Explícitamente te dije que mi periodo no llegaba.


—¿Cómo podía creerte, Blaire? Estabas actuando de manera estúpida y sin escrúpulos, como si fueras imparable, llena de mentiras con tu pasado, como si yo no fuera suficiente. — Benjamín se mordió el interior de la mejilla antes de pasarse los dedos por uno de sus ojos. — Era mi bebé, también. Y tú fuíste increíblemente egoísta. Tú simplemente…


Evite mirarlo y fije mi vista buscando un punto para no llorar. — Dilo, Benjamín. Vamos, dilo. — Pedí nerviosamente.


— ¡Lo abortaste! Mierda, Blaire. Lo abortaste. — Su voz se fue apagando, carraspeo un poco para quitarse el nudo de la garganta. — Mirame cuando te hablo. — No quería hacerlo, no iba a sentir culpa por algo que al final de cuentas era lo mejor para todos, incluso para Ben aunque no quisiera aceptarlo en este momento. —¡ Que me mires cuando te hablo! — Puso su mano en mi barbilla obligándome a verlo. — Al menos dime que lo dudaste un poco.


Los ojos de Ben se veían cristalizados. — Por supuesto que sí. — Aparte su mano de mi barbilla de un manotazo.— En el mejor de los casos mi madre lo habría dado en adopción o te habría pagado para que te fueras con él… lejos de mí. — Se abstiene de dar un golpe en la pared.


— Ah, no lo sé. — Su tono era sarcástico y no pudo evitar poner los ojos en blanco mientras se cruzaba de brazos. — Tal vez eso hubiera sido lo mejor. — Su mirada se vuelve arisca, se acomoda de nuevo el antifaz y mete las manos en los bolsillos de sus pantalones de tela negros. — Liliana me vio besando a Mia en la pista. — Él era el hombre que me había salvado la vida y ahora … había besado a aquella que fornico con mi padre.


Me alejé de él. — Al menos lo sabes por mi. — Su voz se relaja antes de sonreír de manera amarga, por unos instantes me hace sentir intimidada y por supuesto, hecha mierda.


Tomó lo poco que quedaba en una copa de Borgoña y se lo lanzó directo a la cara. — ¡Vete a la mierda, Benjamín! — Las gotas del líquido escurren por sus mejillas,  Adele y Maite sólo sostienen la charola.


— ¿B?


— Ahora no, Maite.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Maite.

— Entonces si me lo permite, déjeme conseguirle un poco. — Sonreí, rogando con todo el corazón que dijera que sí y me dejara ir; hombre, más allá de los 50 y con poca actitud de fiesta me estaba aburriendo con su plática sobre la venta de su caballo. — Verá que le consigo ese vino que tanto le gusto o algo mejor.

Vamos, señor. Déjeme ir, por amor de Dios. — Está bien, querida. — Dicho eso no me costó nada alejarme de él y caminar hacia la cocina donde robe uno que otro aperitivo sin embargo mi disgusto fue evidente cuando vi que tiraban toda una charola de bocadillos únicamente porque tenían mostaza en vez de mayonesa.

¿La comida no debe desperdiciarse o sí? — Escuché la voz de Brid tras de mí,  no sabía si yo la odiaba más o Chloe a juzgar por su expresión, traía su charola del almuerzo lo cual era raro. Ella odiaba la comida de la cafetería.
—Bridgett ¿Por qué no te largas a vivir tu asombrosa vida llena de excesos a otro lado? — Señaló Chloe a la charola con una sonrisa. — Y maldecirnos sin tu presencia. Oh, no. Mi vida será tan miserable sin ti. — Ahogué una risa.

—Exactamente, Chlo. Ya que tengo demasiada comida, creí que debía… — Sentí como un poco de batido me caía sobre el cabello, incluso sentí como terminaba de derramar su jugo por dentro del cuello de mi blusa lo cual resultaba estúpido porque de todos modos me empaparia si lo derramara por encima.  — Hacer servicio comunitario. Buen provecho, perra.

Bueno, Bridgett. Lo que no te mata te hace más fuerte.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Adele no pudo evitar arrugar su rostro, molesta de que yo estuviera descansando tras una de la cortinas de las ventanales observando a lo lejos al señor que acompañaba hace un tiempo. Se acercó a mí mientras vigilaba que algún profesor la viera. — ¿Por qué a ti nunca te atrapan rompiendo las reglas?

— No lo sé. Soy grandiosa. — Conteste mirando como sobaba uno de sus pies, apostaba a que los tacones no eran sus mejores aliados. — Por cierto, si escuchas que están dando bocadillos de mostaza, no comas nada de eso. Creeme.  

— ¿Por qué? ¿Están envenenados o algo? — Dice recargándose en la pared mirando la fiesta con un poco de odio, mirá por detrás de la cortina e intenta abrir las ventanas pero no son de las que se abren.  

— Mejor aún, yo misma lo recogí del basurero.—  Adele giró a verme esperando a que en cualquier momento le dijera que es mentira. — Espero que Bridgett coma de mi mierda, porque la comida no debe desperdiciarse. Y si no lo hace, le envié a mi querido amigo un poco de su parte o ¿mi parte?, fingí ser Brid, me aseguraré de que ella pase una buena noche.

Blaire camina con paso decidido a algún lugar, sé que es ella por su manera de caminar. — Blaire. — Le hablo cuando pasa frente a nosotras. Ella se detiene y se acerca del mismo modo que Adele, se levanta el antifaz y se limpia las mejillas. — ¿A donde ibas?

— Es buen momento para largarme de aquí, ya no hay nada que me detenga. — Dijo bajando la voz. — A menos que quieras quedarte, ignora esto. — Adele se asomo por detrás de la cortina, ambas se quedaron calladas, hasta que Blaire suspiró pasándose una mano por el cabello.— Estoy saldando cuentas, así que llevaré a Liliana conmigo. — Un intento de sonrisa quería aparecer en su rostro pero parecía que su mente iba a mil por hora. —  ¿Vendrás, A?

—¿Eres tonta, ciega o ambas? Las entradas están llenas de guardias. ¿Cómo planeas hacer eso? — Adele estaba igual de interesada que yo,  aunque una parte de mi me decía que estaba preocupada por la estupidez que haría, B. “No lo hagas, confía en tus padres.” — Además te verán salir. — “Saldrás pronto”. Adele movió la cabeza en negación.— Buena suerte con tu castigo.


Escuchamos una serie de aplausos mientras veíamos a su madre y al padre de Lily subir a la tarima. Blaire no pudo evitar arrugar su frente mientras su entrecejo se frunció y se mordía los labios. — Voy a incendiar este lugar. —Señaló Blaire antes de volver a vernos.  Adele no confiaba en ella pero al igual que yo sabíamos que B ya lo había decidido, no iba a volver al instituto.

— Antes de eso deben de encontrar a Liliana. —A no sabía si ir, se sentía más tentada que yo.

— ¿Alguien la ha visto? — preguntó Blaire sería. Negué con mi cabeza mientras que Adele sólo frunció sus hombros indiferente ante la pregunta.

— ¿Qué pasa si Liliana no quiere venir? — Preguntó Adele vigilando por la cortina que nadie se acercara mientras platicabamos. No decía que sí pero tampoco decía que no.

— No creo que nos delate. — La defendí inmediatamente. Vamos, A. Hablamos de la mojigata.

— ¿Cómo sabes eso? — frunció la frente Adele aún escéptica de que Liliana se quedará callada en el dado caso que no quisiera ir con nosotras.

— Puede ser una estirada y aparentar ser miss perfection pero no nos va delatar — ahora Blaire era quien hablaba. Me sorprendía como Blaire hablaba de Liliana. Las amistades llegaban de lugares inesperados.

—Iré contigo. — ¿Qué acabas de decir?

— Me mandan un texto si  la encuentran, y nos vemos de nuevo aquí — Adele y yo asentimos decididas y nos separamos en búsqueda de Lily.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Blaire:


— ¿La encontraste? — Me pregunta Adele, quien trae una botella de whisky vacía. Niego — Mierda. Tengo la impresión de que entre más nos tardemos, es más posible que nos atrapen.

— ¿Así que vendrás? Creí que no estabas segura. — Le preguntó un poco interesada, dejando de mirar a los alrededores para mirarla a ella. Nos encontramos en un pequeño armario cerca de los baños, donde sólo había cajas con los vinos y la mayoría de las bebidas que no necesitaban refrigeración.

Enarca una ceja — No pienso morir incinerada. Además si sobrevivo no me apetece la idea de quedarme con la maldita… con la directora.

— La pobre Lena estará devastada — Suelto esperando ver su reacción, inclina un poco la cabeza.

— Te aseguro que tu madre lo estará aún más.  — Se encoge de hombros. No puedo evitar reír un poco, pero con todos los sentimientos encontrados, me detengo y cierro los ojos para tranquilizarme — La Blaire que yo conozco no dejaría que unas cuantas lágrimas le arruinen sus planes. — Lleva algunos de mis cabellos detrás de la oreja y roza mi mejilla suavemente.

— No lo harán — Afirmo, inhalo y exhalo para volver a ser yo.
—Bien — Comenta ella como si mi respuesta la hubiera tranquilizado, me iba a largar de aquí como diera lugar.  — Porque estoy segura de que podría haberse ganado mi libertad contando lo tuyo con el perfecto, y si que estuve tentada, pero en cambio, decidí apostar por vos, asi que espero que valgas la pena.

— Bien — Vuelvo a decir yo — Adele, lamento lo de las pastillas. Sé que parte de eso es mi culpa y que posiblemente me esté disculpando porque me acaba de pasar algo malo que tal vez me merecía.

Ella me da la botella para que la meta en la caja que está debajo de un estante y al mismo tiempo saco otra. — Si, sueles hacer cosas que lastiman a los demás…  — Suelta antes de que le ponga la botella contra su pecho con un poco de fuerza — Pero también otras que no. — Dicho eso, aparta la botella hacia un lado y simplemente se estira para llegar tan cerca de mi boca sin besarme, sólo lo necesario para que yo sienta casi el roce de sus labios, que por necesidad yo beso.

No puedo evitar buscar y sentir un poco de reconfortamiento en ella; en sus manos que están alrededor de mi cintura y las mías tocando su rostro, en sus labios tan delicados y suaves. Nuestro beso es sublime y cálido. Como la de dos amigas que se dan calma una a la otra, pero eso cálido simplemente se vuelve más intenso.

No sé qué es lo que le ha pasado a Adele, pero una parte de mí me dice que al igual que todas las demás, no lo ha disfrutado mucho. No tengo claro en qué momento soy yo la que comienza a besar su cuello, mientras ella baja sus manos a mis muslos sintiendo como mi corazón comienza a latir más fuerte. Quiero decirle que cierre la puerta. — Deberíamos seguir buscando a Liliana.  — Dice antes de que llegue a más. Se lo agradezco mientras respiro de manera pesada intentando recuperar el aire puesto que aún sigue siendo vital,  ahora sé porqué la gente recurre al sexo después de una ruptura.  

Asiento. Toma de nuevo la botella y simplemente me da un vistazo rápido antes de irse. Salgo unos minutos después de ella e intentó apresurar mi paso, vamos mojigata ¿en dónde mierda te metiste?

— Liliana. Dame una señal. — Susurro paseandome de nuevo entre las personas.

— ¿Por qué la Srita. Sorrento debería darle una señal? —  Pregunta una voz conocida tras de mí. Oh, maldición. — Ah, Srta. Fenix. Debí imaginarlo. — No parece feliz de verme y sé que no me va a dejar ir sin explicación alguna. — ¿Y bien?

— La directora Fénix me volvió su niñera. Y como puede ver apesto en mi trabajo. Si tiene duda alguna pregúntele a ella. —  Por favor, por favor.  Mientras el profesor Phillips intentaba descifrar si me creía o no, empezó a buscar algo con la mirada por todo el lugar y ahora su  expresión era más de preocupación.

— Algo no anda bien.— Soltó de golpe. Vi a lo lejos un chico estaba en una esquina mirando nerviosamente a todos lados por encima de las escaleras y de pronto dejó de hacerlo para dirigirse a lo que sea que estuviera allá arriba.

— ¿Qué carajos? — Espere unos cuantos segundos, pero no volvió a aparecer. El profesor Phillips miró hacia donde yo estaba mirando.

—Srta. Fénix ¿Qué vió?

—Un chico rubio... sospechoso y desapareciendo por allá.— Hice un gesto con mi cabeza señalando por donde el chico se había ido.

—¿Alto, robusto, con la cara ancha y nariz aguileña? — Asentí sintiéndome intimidada por la perfección con la que lo había descrito.

— No hay tiempo, puede que Liliana este en peligro. — Dijo emprendiendo camino con agilidad y rapidez. Yo lo seguí lo más rápido que podía hacia las escaleras que estaban en cada orilla de la sala. Al llegar arriba había más mesas y unas cuantas puertas en lo que seguía del pasillo, la estructura me recordaba más a un teatro que a un salón de eventos.

— ¿Lily? —  Dos puertas eran sanitarios vacíos. Así que me apresure a revisar las demás. Al igual que Phillips que revisaba el área de al lado cubriendo más terreno — ¿Liliana? — Volví a llamar, intentando abrir cada una de las puertas pero la mayoría estaban aseguradas. Hasta que llegue a la última. Intenté abrirla pero no cedió.

—Lily — Phillips se unió mis llamados. El lugar era tan grande que nuestras voces se perdían en este. Dudaba mucho que Liliana pudiera escucharnos a menos que la tuviéramos enfrente.

— ¡Lily! — Grité y golpeé la puerta, para después pegar mi oído esperando escuchar algo, pero no fue así, sin embargo cuando estaba a punto de rendirme la puerta se movió un poco como si la hubieran empujado por dentro — ¡Liliana! —  Volví a gritar.

— ¿Blaire? —  Philips estaba en el corredor, se apresuró para llegar a mí — ¿La encontraste?

—¡Philips! Está bloqueada y puede que Liliana este dentro — Con un brazo me empujo hacia atrás delicadamente para que le diera espacio porque este hombre iba a derribar la puerta.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Liliana:


Estaba a punto de decirle a Blaire que mi padre y su madre estaban teniendo un amorío cuando la maestra Wilde nos interrumpió de manera abrupta. Me sentí mal por de que no importa el motivo los profesores terminan regañando a Blaire por algo que no estaba haciendo. Sin embargo,  mientras esperaba que la profesora Wilde se alejará pude reconocer al perfecto besándose con la profesora Tash en la pista de baile. Oh, oh sólo pude pensar frunciendo el ceño molesta.


— Nos traeré dos martinis.— Dijo la maestra Tash, quien se dirigió hasta el bar que había el lugar. Camine hasta el perfecto, sintiéndome agradecida, porque podría hablar con el prefecto a solas.


— Eres un idiota si crees que me voy a tragar  lo de no es lo que parece porque lo que vi sí fue exactamente lo que pareció. — reclame enojada al perfecto haciendo que se le borrara la sonrisa de los labios.


— No es de su interés. ¿Además si lo fuera porque no es ella la que me está reclamando? — Coloqué un dedo en su pecho Benjamín molesta por su actitud. Pude ver que su mandíbula se tensaba mientras intentaba mantener la compostura. No me importaría si terminaba en ese internado hasta que muriera. No se la iba dejar pasar — Eres un idiota ¿Sabes por qué?


— ¿Por qué, señorita Sorrento? — Apreté mis puños controlando mis impulsos de golpearlo — Ilumine mi ignorancia por favor.


— Porque... — tomé una bocanada de aire antes de poder seguir hablando — Ella acaba de tener un maldito aborto — La quijada del perfecto se abrió, de golpe, que si no fuera porque la tenía pegada esta hubiera caído al suelo. Sin embargo, dejó salir una gran carcajada de prepotencia.


— Señorita Sorrento creo que estar con Blaire tanto tiempo está haciendo que adquiera sus malos hábitos — Abrí mis ojos sorprendida. Ahora entendía porque Blaire había tomado aquella decisión — Este tema del embarazo ha ido muy lejos. No creo que sea justo jugar con un tema de esos


— No estoy mintiendo, acompañe a Blaire hacerse un aborto unas semanas atrás — saque mi celular y le mostré la foto que había tomado a la lectura de prescripción para que mi hermana pudiera adquirir algunos antibióticos. El perfecto miro la pantalla del celular con el ceño fruncido.


— Esto no es verdad.— Murmuró atónito por lo  que estaba leyendo.


— Y ya entiendo porque tomó la decisión.


Blaire no tardó en llegar y los dos desaparecieron. Creo que en vez arreglar la situación, termine en cagarla por completo. Una chica con la bandeja de vinos pasó, cogí una copa y lo tomé de un solo para calmar los nervios y matar las malas decisiones.


— Lily — Esa voz conocida me hizo dar un escalofrío. Me di la vuelta, y vi a Brian con una gran sonrisa de lado. No estaba solo, Ryan estaba a su lado revolcándose el cabello.


— Hola chicos.— sonreí un poco para no hacerlos sentir despreciados.— Que raro verlos aquí. No pensé que les gustaba este tipo de eventos.


— Cameron nos dijo que iba ser emocionante


— Creo que se equivocó sobre la parte emocionante. Sólo hay adultos estirados aquí — Ryan hizo una mueca para luego acercarse lentamente a mi — A excepción de la servidumbre y las acompañantes.


— Y ¿Están buscando a Christopher? — Intenté cambiar el tema. Brian puso su brazo sobre mis hombros. Me sentí asqueada ante su tacto frío.


— En realidad estábamos esperando encontrarte — ahora Ryan hablaba acercándose más a mi — Alguien nos pidió el favor te buscáramos para hacerte una invitación


— Pues dígale a esa persona que no estoy interesada, estoy muy ocupada como para perder el tiempo con ustedes — quite su brazo, e intenté alejarme de ellos. No estaba para  bromas en este momento.


— Tal vez te diviertas — Ryan se interpuso en mi camino. Rodee mis ojos molesta, y me gire para escapar por el otro lado.


— ¿Por qué no van a molestar a otra chica? Tengo trabajo que hacer — Brian apretó mi mano con fuerza. Algo no me daba buena espina con ellos, y solo pensaba en tratar de alejarme sin hacer un escándalo y volver a tener todas las miradas de los invitados sobre mi. Me safe de su agarre nuevamente con fuerza, pero  Brian agarró mi brazo derecho bruscamente haciéndome daño mientras Ryan vigilaba que nadie se diera cuenta de la situación.


— Deja de ser tan arisca con nosotros — Susurró Ryan cerca que mi oído mientras acariciaba mi cuello con sus alargados dedos.


— Eres un cerdo, déjame en paz o…


— ¿Qué vas hacer? — Intenté resistirme, pero dos contra uno era algo injusto — No creo que nadie te crea. Eres solo una zorra caliente que le gusta que le rueguen — Me jalaron con fuerza para hacerme caminar a una parte más alejada. Las voces se hacían más pequeñas mientras nos adentramos a un pasillo con varias puertas. Nadie prestaba atención más que a ellos mismos.


— Chicos no hagan esto — Rogué finalmente con los ojos llenos de lágrimas — Ustedes son amigos de Christopher. Nos conocemos desde pequeños.


— No te preocupes nos vas a pedir más — Brian abrió una de las puertas y Ryan me tiro dentro de la habitación haciendo caer al suelo. Cameron  se encontraba en esta esperando. Trague saliva asustada de la situación en la que me encontraba.


— Chicos así no se trata una dama.— Cameron se acercó a mí para extenderme la mano. La rechace, y me levante por mi cuenta.


— Déjeme ir — Ordene con la voz quebradiza. Cameron sonrió de lado haciéndome sentir miedo. No sabia porque no trataba de gritar, tal vez porque la última vez que lo hice nadie, ni siquiera mi propia familia intentó ayudarme. Me culparon a mi, en vez de ayudarme.


Agarre fuerzas y golpee en la entrepierna a Cameron, para luego intentar encontrar una salida pero no había ni una sola ventana. Brian me agarró por la espalda aprisionando mis brazos mande mi cabeza con toda la fuerza que pude hacia atrás. Los dos caímos al suelo y por unos segundo me sentí mareada.


— ¡La muy maldita perra me rompió la nariz! — Chilló Brian tocándose la nariz ensangrentada. Me levanté rápidamente y corrí hasta la puerta


— ¡No la dejen ir! — Gritó Cameron quien aún no podía del dolor. Sentí un fuerte agarre en el cabello. Ryan me tiró al suelo con fuerza y aprisionó mis piernas con las suyas. Vi como rasgo parte de mi vestido con el afán de desnudarme. Enterré mis uñas en su rostro a lo cual hizo que me lanzara una cachetada. Mi vista se nubló por unos segundos por el golpe, pero pude divisar uno de mis tacones a unos cuantos centímetros. Agarre mi tacón y se lo lanze en la cabeza. Sin embargo, esto fue en vano ya que Brian tomó mis muñecas con una mano mientras la otra la metía dentro de mi sostén y manosear mi pecho.


— ¡NO!— Grité entre sollozos intentando patalear para liberarme. Cameron se puso a mi lado y me dio otra cachetada aún más fuerte.


— Maldita perra, ahora si me cobrare todas.


No pude contener las lágrimas sintiendo como sus manos manoseaban mi cuerpo. No podía liberarme de ningún modo, ni aunque pusiera todas mi fuerza el esfuerzo era en vano. Sin embargo, escuché como la puerta fue abierta de un solo golpe.


— ¡Maldito imbécil!— Phillips agarró de los hombros a Ryan y lo tiró aún lado con fuerza. Y sin mucho pensarlo soltó un puñetazo a Cameron en la mandíbula que lo dejó noqueado. Brian me soltó sin pensarlo y salió corriendo de la habitación no sin antes ser interceptado por Blaire, quien lo hizo caer atravesando su pierna. Brian cayó como un costal de papas y Blaire le dio una gran patada en la boca haciendo que rodará sobre sí mismo y quedar boca arriba.


— ¡Puto maniaco! Aprovechándose de chicas indefensas — Dejó caer su pie sobre el estómago del chico.


— Liliana — La voz de Phillips me hizo caer en cuenta que ya no había peligro. Me senté en el suelo tratando de tapar las partes descubiertas en donde mi vestido roto ya no cubría apropiadamente.


— ¿Cómo te encuentras? ¿Llegamos tarde? — Blaire se acercó a mí con rapidez intentando mantener la calma. Phillips tenso la mandíbula y negué rápidamente para relajarlos.


— Estoy bien — Phillips se quitó su saco y lo dejó sobre mis hombros para luego abotonar dos botones de este, y así cubrir mi cuerpo. Su colonia inundó mi nariz de paso y pude encontrar alivio. Tenía ganas de abrazarlo y que pedirle que no me dejara ir.


— Tenemos que llevarte a un lugar seguro — Habló Phillips ayudándome a levantar. Blaire hizo que me sentara en el pequeño sofá de la habitación.


— Espera — Lo detuvo Blaire a lo que Phillips la miró molesto. — No vamos a sacarla de aquí ahora, llamará la atención — Señaló la puerta.


— Blaire.


— Y únicamente lograras humillarla más. — Estaban mirándose fijamente como si se tratara de un debate. — ¿Por qué mejor no vas por un vaso de agua? Así ella se calmara un poco, antes de que la llevemos a algún lado.


— ¿Es lo que quieres, Lily? — me sonrojo por unos segundos. Asintiendo sin decir palabra alguna — Está bien — el suspiro indeciso y desapareció. Me tense viendo el cuerpo de Cameron aún en el suelo. No quería que Phillips se fuera no me sentía segura , en eso Blaire apretó mi mano.


— No tenemos tiempo — empezó hablar Blaire apresurada — No es el mejor momento y entenderé cualquier decisión, pero las chicas y yo vamos a escapar ¿Quieres venir?


— ¿Ahora? — fue lo mejor que pudo llegar a procesar mi cerebro. Blaire rodeó los ojos y se mordió el labio intentando de no decir algo ofensivo.


— ¿Quieres venir o no? Si te quedas lo más probable que que tengas que volver a lidiar con esta mierda — Me señaló a Cameron, antes de acercarse a él y revisar en sus bolsillos meticulosamente — Maite dijo que tenía una cabaña lejos de aquí. No más maltratos. No más mentiras. No más internado.


Era una idea maravillosa. Pensar que podría salir de toda esta tragedia me hacía sentir mariposas revoloteando en el estómago. Mire a Blaire quien estaba algo distraída sacándole el efectivo y las tarjetas de crédito que cargaba Cameron en los bolsillos.


— Blaire, no lo sé. — fue lo único que pude decir después de maravillarme con la idea. Blaire suspiró frustrada conmigo.


— Liliana, lo entiendo. Entiendo que acabas por pasar por algo traumático y no tengas claras tus ideas ahora — le quito el reloj bañado en oro a Cameron — si cambias de opinión antes de que nos vayamos escríbeme


— El perfecto se quedó con mi celular — Blaire sacó el suyo, y sin dudarlo me lo entregó — no creo que lo necesite — Phillips llegó con una botella de agua, y se sentó a mi lado. Guarde el celular en una de las bolsas del saco — tengo que irme, tratare de regresar


Blaire guiñó su ojo derecho, y se fue dejándonos solos. No iba regresar. Phillips se me quedó viendo sin decir palabra alguna. Me sentía incómoda por el silencio y creo que trataba de darme mi espacio para asimilar las cosas que habían pasado, pero lo unico que podia pensar era que el profesor Phillips estaba a mi lado.


— Gracias — apriete la botella un poco — si no fuera por ti…


— No lo digas — el color celeste de sus ojos se oscureció un poco y acuno mis manos entre las suyas — todo va estar bien — susurro dibujando una leve sonrisa en su rostro. Mire a Cameron que un estaba en el suelo inconsciente, y no pude evitar empezar a llorar. Sus brazos rodearon  mi cuerpo reconfortandome. Mi corazón palpitaba con intensidad intentando salir de mi pecho. Su aroma me embriagaba y su tacto hacía que el miedo se disipará. Me separé un poco de él, para luego mirarlo a los ojos.


— Lo siento — susurré mirando sus labios. Y sin darle tiempo a reaccionar me incliné hacia él para finalmente tocar sus labios con los míos.










Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3136398239 :
¡Hola, chicas! Como pueden ver ya publique la segunda parte del especial. Este fin les estaré comentando como quedamos para hacer la siguiente parte.
lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Andy Belmar. el Mar 18 Jun 2019, 7:17 pm

Hola! Aquí su lectora fantasma, espero que la sigan :)
Andy Belmar.


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por lovesick el Dom 23 Jun 2019, 9:22 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Hola! Aquí su lectora fantasma, espero que la sigan :)
Gracias, Andy. Pronto recibirás noticias nuestras.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3136398239
lovesick


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Andy Belmar. el Mar 25 Jun 2019, 8:48 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Hola! Aquí su lectora fantasma, espero que la sigan :)
Gracias, Andy. Pronto recibirás noticias nuestras.  Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 3136398239

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 1661743686
Andy Belmar.


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Instituto Fénix | N. C.  - Página 7 Empty Re: Instituto Fénix | N. C.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.