O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» how soon is now?
Hoy a las 6:50 pm por Stark.

» these are my real colors.
Hoy a las 6:48 pm por Toussaint

» trust the unknown
Hoy a las 6:38 pm por chihiro

» take it to the moon
Hoy a las 6:03 pm por jackson.

» Mover y Borrar Temas |12|
Hoy a las 5:38 pm por jackson.

» Shut up!
Hoy a las 4:28 pm por Hades.

» Reminders of reality
Hoy a las 3:16 pm por Stark.

» Diamonds in the sky
Hoy a las 2:42 pm por Andy Belmar.

» mango jelly
Hoy a las 2:23 pm por pera

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Dos Finales Felices.

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Mar 21 Nov 2017, 8:50 pm

A quien le toca subir capitulo?
avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por blackstairs el Miér 22 Nov 2017, 10:22 pm

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Vie 24 Nov 2017, 2:28 pm

avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Guanlin el Sáb 25 Nov 2017, 12:17 pm



avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por mieczyslaw el Sáb 25 Nov 2017, 12:42 pm


___________________________________________



Neil was always going to carry his past, but it did not have to be anchored with him.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Sáb 25 Nov 2017, 12:45 pm

avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Vie 08 Dic 2017, 11:08 pm

avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por mieczyslaw el Sáb 09 Dic 2017, 11:36 pm


___________________________________________



Neil was always going to carry his past, but it did not have to be anchored with him.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Sáb 09 Dic 2017, 11:39 pm

avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 007

Mensaje por mieczyslaw el Dom 10 Dic 2017, 3:49 pm

capítulo 007
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

—¡A desayunar!

Llevo mis manos a la barbilla y la rasco, confundido, porque ese grito no es mío; lo sé a la perfección porque todavía estoy en mi cama con los ojos cerrados.

¿Será que el espíritu que me atormenta cada que le apetece regresó? Desde que llegué escucho voces y pasos de vez en cuando sin motivo aparente.

Pienso eso, incluso me río entre dientes por la mala suerte que tengo al vivir solo, pero me incorporo de inmediato en cuanto se repite. Made mía, nunca fue tan insistente y por lo general su voz era más ronca, ese que grita no es el fantasma del departamento.

Retiro las sábanas de mi cama a patadas para lograr salir, tomo el bate de béisbol que yace al lado de la cama por si acaso y camino hacia la puerta de mi habitación, sea quien sea el que se adentró en mi departamento no es para nada gracioso y se llevará unos buenos golpes en la cabeza en caso de tratarse de un ladrón.

Salgo al pasillo con sigilo, viendo medio borroso por la precipitación con la cual me levanté, en la cocina escucho aceite friéndose al igual que el olor del tocino inundando el aire. Ese fantasma o ladrón, lo que sea, tiene buen sazón porque huele de maravilla a decir verdad. 
Una sombra se asoma al final del pasillo, aproximándose por que se agranda cada vez más, me pego a la pared por completo y espero a que aparezca el sujeto que me ha interrumpido la velada.

—Link... ¡auch!

No puedo evitar golpear en la cabeza a la persona que aparece sin antes haberme dado cuenta de que no es un desconocido. Jaysen se lleva las manos a la cabeza y me mira con ojos molestos.
Había olvidado por completo que se había quedado aquí anoche. Vaya memoria la mía.

—¿Por qué me golpeaste? 
—¿Por qué tomaste mi cocina sin permiso? —contraataco frunciendo el ceño—. Me despertaste y no recordé que estabas aquí, ¡creí que eras Ghose!
—¿Y quién es Ghose?
—Alguna clase de fantasma que viene de vez en cuando a molestarme.

Me encojo de hombros para restarle importancia, él me mira ahora con un gesto dudoso que no me pasa desapercibido, aunque generalmente tiene esa mirada con aires de grandeza y no sé si realmente me mira feo. No considero que deba hacerlo si le hablo con sinceridad, así se llama lo que sea que deambula por el edificio y aterroriza a todos, es bastante popular entre los vecinos a decir verdad.

—Sabía que eres raro, pero no estaba enterado de que estabas loco.
—Y yo no sabía que tú te crees dueño de todo.
—Ya, lo siento, estamos a mano. —Me da una última mirada antes de dirigirse a la cocina de nueva cuenta—. Aunque seguro se me hinchará la cabeza por tu culpa.

Miro con disimulo como se queja en voz baja por la zona golpeada y puedo afirmar sus suposiciones en silencio, se lleva una mano al inicio de su cabellera en la frente y la retira manchada de sangre. Me muerdo los labios para reprimir las ganas de disculparme con un pelmazo como Jaysen limitándome a seguirlo únicamente.

En cuanto entramos a la cocina mis ojos se abren de par en par.

Si bien, no muy seguido tengo tiempo para hacer uso de mi cocina por lo cual está como nueva, el tipo al que le ofrecí pasar la noche en el departamento hizo un buen uso de ella. Hay una gran variedad de comida esparcida en la mesa.
No tengo ni la más mínima idea de cuándo se levantó para preparar todo esto.

El pensamiento hace que mire al pequeño reloj que se encuentra bajo la alacena para darme cuenta de que son casi las nueve de la mañana.

—¡Tengo que ir a trabajar! 
—Pero...
—Alimenta tú a los niños en lo que me cambio. —Tomo un plato de la mesa y comienzo a comer de él dirigiéndome a mi habitación de vuelta—. Prometo que yo los arreglo después.

Y sin más me encierro en la comodidad del cuarto.
He interrumpido a Jaysen por segunda vez en veinticuatro horas con la palabra “pero”, sí, llevo la cuenta. Se siente increíble tener el poder cuando el afectado es menor y posiblemente no tenga que trabajar en su vida porque puede mantenerse de la herencia de sus padres; tiene todas las cartas sobre la mesa para poder ponerse por encima mío sin lugar a dudas. Tal vez por eso lo odio tanto.

A la velocidad de la luz me saco la pijama para reemplazarla por ropa casual con una chaqueta impermeable encima. El clima aquí es una locura y no quiero llegar mojado a mi primer día en el trabajo. Me lavo los dientes mirando en el espejo mi reflejo con galantería, no sé cómo no tuve más novias a parte de Cherise si tengo una buena imagen, el cabello castaño que comienzo a tenerlo largo lo cepillo con firmeza hacia atrás para que ningún mechón me caiga en la cara. También aplico loción por toda mi cara, cuello y manos en caso de que alguien se acerque lo suficiente a mí para olerme.

—¡Sal de ahí! —Tocan la puerta con fuerza y doy un respingo—. Athena quiere ir al baño y llevas ahí cinco minutos.
—¡Ya voy!

Sí, tal vez me cambié como Flash pero tardé más de la cuenta en el baño, como sea, salgo con una enorme sonrisa en el rostro para demostrarle a Jaysen y mis hijos que este será el mejor día de mi vida. Después de todo no siempre consigues un buen empleo y te enteras que tienes tres bendiciones idénticas a ti un día antes.

Los ojos grises de la rubia se achican cuando me ve y yo la imito, su estatura es tan diminuta que a penas si puede verme desde abajo con la cabeza echada hacia atrás, hago un ademan a la habitación.

—Todo tuyo.
—No sé. 
—¿Cómo dices? —pregunto frunciendo el ceño.
—Ella no sabe ir al baño sola todavía. —El irritante hermano de mi ex novia muerta aparece por el pasillo con Apolo de la mano—. Anda, llévala tú.
—Pero...
—Ahora.

Y se va. Me deja con las palabras en la boca ahora a mí. 

Miro como desaparece con el otro rubio por el pasillo con los labios apretados en una línea, ¿cómo se atreve?, ni siquiera sé cómo cambiar un pañal y ahora me pide que lleve a Athena al baño. ¿No es casi lo mismo? No estoy listo para esto.

Es cuando recién me doy cuenta del fracaso que sería de no ser porque el ojiazul se encuentra aquí también, él me dijo que los tres preferían dormir juntos y rodeados de almohadas antes que en camas separadas, les di la habitación de invitados —que ahora será la suya— por ello. Jaysen durmió en el sofá; fue la única parte buena.

Vuelco mis ojos a la pequeña que se encuentra impaciente por hacerme de lado y poder entrar al baño de una vez. 

—Así que... ¿tienes tres y aún no sabes sentarte en el inodoro?

═══════ °° ═══════
═══════ °° ═══════

A pesar de maldecir a Jaysen una infinidad de veces también le agradezco en silencio otra infinidad; realmente no sé qué haría sin él. 

Para empezar, solamente cumplí con la promesa de arreglar a los niños cuando él hizo el desayuno y junto todo en la cocina, no sé cómo ni a qué hora lo hizo pero cuando salimos del departamento todo estaba impecable. Odio a Jaysen sobre todas las cosas de esta vida porque me hace parecer un inútil bueno para nada.

¿O será que en verdad lo soy?

—Y salgo a las 3, ¿debo llegar aquí o a tu departamento?

Mi vista se aparta del ave que comía restos de comida en el césped afuera de la ventana para encarar al molesto Hicks. Él se encuentra en el asiento de copiloto con el cabello peinado hacia atrás tal cual yo lo tengo sólo que el suyo se me tiene en su lugar aparentemente, los tres niños van en la parte de atrás conmigo. Jaysen no tiene licencia todavía y debe de ser llevado a todas partes por un chofer que sus padres le han proporcionado; prefería viajar en el metro antes que en el lujoso auto del presuntuoso muchacho que ni siquiera puede conducirlo.

—En tu casa estás bien. —Pongo los ojos en blanco quitando mi cinturón de seguridad, el edificio de la editorial Melbourne se extiende a un costado del auto, la ventana me ofrece una vista perfecta de mi nuevo trabajo.
—Va en serio, no te hagas el gracioso, puedo rastrear tu teléfono con facilidad pero mejor dime, como toda persona educada, en dónde estarás a esa hora —sisea cansado, nuestras discusiones no pararon desde que salimos del edificio, veo un destello de molestia en el chofer al cual seguramente ya cansamos con nuestras charlas poco civilizadas. Y eso que es el primer día; no quiero imaginar los demás. Decido darle su respuesta con un sencillo "aquí" mientras abro la puerta del vehículo—. Gracias.

Sale de su asiento también para ayudarme a sacar la seguridad que mantiene a los niños en unas pequeñas sillas especiales para ellos. La precaución nunca está de más para él, supongo.

—Estarán con su papá y más tarde llegaré yo, ¿esta bien?
—Bien.

La contestación al unísono de los trillizos hace que una sonrisa de satisfacción se plante en mis labios, incluso Apolo se aferra a mis piernas con sus diminutas manos, no se exactamente qué he hecho para que me quieran. Tal vez su sentido de hijos se a sincronizado con el mi de padre para amarnos mutuamente. No lo sé, soy nuevo en esto de la paternidad.

—Estarán bien conmigo, Hicks, ve ahora que se te hace tarde para llegar a clases. —Hago un gesto con la cabeza indicando el auto.
—Si, está bien, ya voy. —Cabizbajo se adentra en el vehículo de nueva cuenta, me pregunto por qué parece tan triste pero la respuesta viene cuando abrocha su cinturón de seguridad y mira por el vidrio entreabierto de copiloto, está dejando a los tres conmigo, la persona que posiblemente se los arrebate frente a un jurado, así que decido no ser un zoquete con él por esta vez.
—Yo los cuido, te mantendré informado, ¿okay?
Okay.

El motor del auto negro se enciende y de pronto avanza por la calle, dejándonos atrás, precisamente ahí me doy cuenta de que hice otra referencia de película para nada agradable. Jaysen Hicks es mi Hazel Grace ahora. ¿Qué he hecho para decir todo mal y que las cosas no me salgan nunca bien?

Papá solía decir que la mala suerte me perseguía y no lo dudé nunca.

Tomando de la mano dificultosamente a los niños me adentro en el edificio, les hablo en voz baja mientras saludo a todo mundo mientras ellos me ignoran, como es mi primer día de trabajo nos tengo idea si puedo tenerlos conmigo mientras esté por aquí. Yo inferí que si y por eso mis tripas se contraen de nervios cuando el jefe aparece antes de que lleguemos a su oficina. Me mira con una sonrisa y después sus cejas se arquean cuando ve que no voy solo.

—Puntual, McQueen, eso me gusta. 
—Si, gracias, intento no demorarme nunca. 
—¡Linol! —Siento un tirón en la manga de mi chaqueta que me hace desviar la vista hacia abajo—. ¡Linol!
—Ya, Artemis. —Cargo en mis brazos al castaño que me jaloneaba hasta del pantalón, he memorizado ya los nombres de ellos y me es fácil diferenciarlos, me siento como un padre responsable al fin.
—No mencionó en la entrevista de ayer que era padre. —Señala en voz grave el señor Turner.
—Sí, lo siento, ni siquiera yo lo sabía. Resulta que tuve trillizos con mi ex novia muerta. —Me encojo de hombros para restarle importancia pero el semblante de mi jefe se endurece más—. No es una broma, lo juro, ella y yo dejamos las cosas cuando iba en la universidad y ayer después de la entrevista vino su hermano para dejármelos, él estudia, yo trabajo, no tengo dinero para dejarlos a una niñera o pagar la guardería así que los traje.
—Curioso, bastante, pero le creo. Parece un chico sincero. —Me muestra una hilera de blancos dientes—. Sólo cuida que no hagan nada malo.

Asiento con la cabeza, ignorando los balbuceos de mis otros dos hijos que reclaman la atención que le brindo al mayor, el jefe parece complacido y con un gesto de su mano me indica que me adentre. Cuadrando los hombros hago mi espectacular entrada a mi nuevo espacio de trabajo: un escritorio en la recepción de la oficina principal. Es algo de ensueño si has estado sin empleo por semanas.

Tomo asiento en la silla giratoria con los ojos cerrados, firme cuero se acopla a mis extremidades y me siento cómodo de inmediato, el sonido de las teclas siendo golpeadas por dedos en conjunto a las charlas animadas de los otros compañeros son exactamente la banda sonora de un ambiente laboral que ya comenzaba a extrañar. Incluso el aroma a café que desprende toda persona la cual está cerca parece el más caro de los perfumes para mi nariz.
Trabajo, dulce y extraño trabajo, lo había extrañado en serio.

—Y Linol, y pez, y Linol.

Vuelvo a abrir los ojos para encontrarme con los tres pares de ojos puestos en mí. Es incluso espeluznante como el mismo color de mis iris se proyectan en ese trío que parece aniquilarme inocentemente con su mirada.

—¿Qué dicen?
—Pez y Linol. —Athena señala la pecera que está a mi lado izquierdo para después pasar su dedo a mi rostro—. ¡Muchos!
—¿Quieres decir que somos dos? —sugiero con una ceja alzada, ella me mira sin comprender del todo, de repente recuerdo que solamente tiene tres años—. Un pez, un Lincoln y tres niños.
—Si.
—Bien, chica lista. —Acaricio la cabellera rubia oscura de la niña y ella ríe—. Mereces un premio por eso, saliendo de aquí, les prometo ir a McDonald's.

No puedo decir más porque los gritos que emiten me vuelven ligeramente sordo, ¿han escuchado de Canario Negro?, bueno, creo que mis hijos emiten un sonido similar. Soy consciente de que al mencionar el restaurante de comida chatarra suene como una súper oferta que no pueden negar. Punto para mí.

Mi pequeño espacio de trabajo está vacío a excepción de mi mueble y la pecera, ni siquiera hay una maceta que adorne el suelo de mármol o pinturas para las paredes blancas, mi vista no tiene otro punto de atención que no sean los niños en lo que me encargo de revisar el papeleo del señor Turner de vez en cuando.
A mis veintitrés años de edad había tratado con niños y tenía una idea muy errónea de la mayoría, creía que apenas dejara de mirarlos Apolo saltaría a la pecera para tomar el pez mientras Artemis y Athena se pondrían a llorar, lo cierto es que ellos no son así, una de las chicas de espectáculos llamada Julia entró a la oficina del jefe y al verlos conmigo les dejó hojas junto con un par de crayolas para dibujar. No sé de donde salió esa chica de buen corazón pero le debo la tranquilidad de los trillizos.

Las horas pasan mientras no hago nada que no haya hecho antes y en cuanto menos me doy cuenta el teléfono que descansa en el escritorio emite un horrible sonido que me saca de la lectura de las facturas.

—¿McQueen?
—Ajá. —Carraspeo cuando me doy cuenta de mi informalidad a la hora de responder—. Digo, claro, a sus órdenes.
—Alguien llamado Jaysen Hicks quiere subir hasta la oficina, él dice que lo conoce, es su pariente. ¿Es verdad?
—Sí, lo conozco, puede subir.

La recepción me cuelga y me quedo en silencio de nueva cuenta.

Canalla, de pariente no tenemos nada y preferiría lanzarme desde la ventana del señor Turner antes que compartir sangre con él, aunque debo admitir que es astuto para formular mentiras que le convengan. De no ser familia directa no podría subir hasta acá, son las reglas, no sé cómo se encargó de saberlo.
Pero, claro, es el señor perfecto que todo lo sabe y seguramente ya lo tenía planeado.

—Hey.
—¡Jay!
—Hurra, Jay, sí —festejo sin nada de emoción observando al castaño llegar y ser abrazado por los trillizos—. Que bueno que estas aquí.
—¿Me extrañaste, Link?
—Igual que Rose a Jack.

Mi sarcasmo hace que sonría divertido.
Son apenas las tres y media, me quedan sólo quince minutos para salir, pero he terminado todo por el día de hoy sin hacer nada animado como me habían prometido en el anuncio. Hasta ahora solamente he trabajo como asistente y no sé si realmente tolere otro empleo en el que no hago practica de mi carrera.
Jaysen parece notarlo, cuando los niños se alejan para volver a sentarse en el suelo y seguir con los dibujos se dirige a mi lado, evita hablar pero su mirada lo dice todo.

—Me han hecho hacer el papeleo y revisar las facturas.
—¿Eres un auxiliar administrativo? —pregunta curioso.
—No, se supone que iba a hacer asistente del jefe y miembro del área de animación, o eso dijeron.
—Creía que tú odiabas trabajar en algo que no tenía nada que ver con tu título.
—Las cosas en Melbourne son difíciles, Hicks. —Restriego las palmas de mi mano en la cara—. El diseño digital no es apreciado en ciudades tradicionales y artísticas como ésta.
—¿Y porque dejaste Sydney entonces?
—Asuntos personales. —Mi gruñido no lo intimida para nada e incluso se atreve a posar una mano en el escritorio.
—¿Cherise?
—Y mis padres. —Suelto un suspiro pesado—. No tener dinero nos limita la vida como no tienes una idea, aceptas el trabajo que sea, con tal de alcanzar para la renta. Y ahora... tengo que pensar en otras cuatro personas.
—¿Cuatro? —pregunta, confundido, yo me río por su cara.
—Eres un estorbo, Jayse, parece como si fueras mi hijo también. Después de todo... te quedas en mi departamento.
—Vete al demonio, McQueen.

La carcajada que brota de mi garganta se siente tan natural y ligera que me siento bien, me olvido del falso empleo que he tomado, mi ex novia mentirosa muerta, la futura pelea legal por mis hijos, un peso que no sabía que cargaba en mis hombros parece liberarse por ello. Jaysen es un dolor de cabeza pero hace bien en las personas a veces.

Sus ojos azules ruedan en sus órbitas, ese gesto hace que me sienta complacido y suelte otra carcajada, pensar que me causa gracia sus palabras parece sacarlo de su semblante imperturbable y mostrar al verdadero chiquillo que está ahí. Es apenas un chico que usa una máscara de madurez por todo lo que ha vivido.
Mi risa cesa en el acto pero no dejo mi aspecto risueño.

—¿Ya te dejan decir groserías? —Miro el reloj en mi muñeca y comienzo a guardar mis cosas, la puerta de la oficina principal se abre revelando al señor Turner que me hace un gesto con la cabeza que me indica que es la hora de irme, me pongo la chamarra impermeable.
—Soy mayor de edad. 
—¿Y no puedes conducir solo?
—Reprobé el examen de conducir. —Se encoge de hombros—. Dos veces,
—¿Papá y mamá no pueden pagar para que te lo den? —Tiento de manera peligrosa con una sonrisa maliciosa.
—Esos dos se encargan del depósito mensual, pero nada mas, siempre me han dado una patada en el culo porque Cherise era la favorita.

Detesto simpatizar con él pero me es imposible no hacerlo cuando su voz se tiñe de tristeza y es acompañada de una sonrisa melancólica, yo, después de todo, tampoco soy el favorito y sé de lo que se trata estar en la sombra de las hermanas.
Poso ambas manos en sus hombros, respinga alzando su mirada, el color de sus iris me trae una visión de mi ex en sus rasgos. Examino con precaución la manera en la que sus cejas se fruncen como ella hacía y la nariz fina que poseía. Ella amaba a su hermano mayor, tanto que intentaba hacernos socializar 24/7, me molestaba la manera en la cual siempre quería acercarme a Jaysen y las muchas veces en las que me hablaba de lo delicado que era.

Años después y aquí estamos. Cherise no está más para poder cuidarlo y protegerlo al igual que ya no es un enclenque muchacho que pasaba su tiempo viendo dibujos animados; Jaysen tiene veinte y fácilmente podría partirme en dos si se lo propone, también, dudo que siga siendo admirador de las caricaturas. Nadie seguramente lo habría visto venir pero es lo que hay; es lo que queda.

Él me mira expectante, su porte perfecto ya no se encuentra más, creo que me he quedado pensando de más mirándolo como un hongo que me apresuro a buscar las palabras adecuadas.

—No los necesitas, ahora eres un adulto, y me tienes a mí. —Presumo alzando mi barbilla con orgullo fingido—. Venga, le prometí a los niños ir a McDonald's para comer.
—Es comida chatarra.
—¿Y qué? Ellos la adoran.

Golpeo su hombro a modo de juego para encaminarme a recoger el desorden de los trillizos en el suelo. Apolo me extiende los brazos y lo cargo sin problema alguno.

—¿Me ayudas con los otros?

No obtengo respuesta inmediata pero detecto el movimiento del castaño a mis espaldas mientras me asomo por la puerta de cristal a la oficina del jefe y despedirme con la mano. La cómoda oficina del hombre tiene paredes de vidrio y me permite ver que afuera está nublado, no me sorprende porque el clima aquí es cambia tan rápido como yo de empleo, por buena fortuna vine preparado al igual que vestí a los niños con las más grandes chamarras térmicas que encontré entre sus pertenencias. Pero Hicks seguro no se salva de esa. 

Cuando me vuelvo hacia él se encuentra con Artemis y Athena en cada uno de sus brazos mirando el techo, no lleva una chamarra gruesa o un gorro que lo proteja como a nosotros, sé que posiblemente sabe el clima de afuera y se esta lamentando no haber traído algo más encima.

—Tu primera lluvia en Melbourne —susurró cuando paso a su lado en mi camino hacia la salida—. ¡Te empapará hasta la ropa interior!
—Quiero vivir la experiencia completa. —Le escucho farfullar detrás mío.
—Si que lo harás conmigo de guía.

Me permito una sonrisa cuando le escucho suspirar con pesadez dramática. Ambos sabemos que aquello no va en serio y que comenzamos a agradarnos mutuamente. 

Los niños hacen maravillas de verdad.

jeje:
hola, la ento mucho la demora, de verdad, pero espero que les guste el capítulo ya que me demoré en hacerlo porque no me convencía del todo pero a fin de cuentas me gustó como quedó y espero que lo disfruten tanto como yo    

___________________________________________



Neil was always going to carry his past, but it did not have to be anchored with him.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Andy Belmar. el Dom 10 Dic 2017, 6:13 pm

Capituloooooooo!!! En cuanto pueda leerlo comento!!!
avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por jackson. el Miér 13 Dic 2017, 1:41 pm

Leo todos en cuanto pueda y subo mi capítulo!
edit:
peraulata:
Me encanto por completo el capítulo, tendré que resaltar que Efren es el mejor y creo que todas opinamos lo mismo.
Ed es un hombre encantador, ¿Cómo demonios cabe tanto amor dentro de él?
No me puedes dejar con la duda, se viene una bomba nuclear entre ellos dos y mira que hay muchas cosas que saber por parte de esa mujer

Alec:
Alec, alec, alec… me has hecho el día, tu capítulo es más de lo que yo esperaba. Comenzare con todo lo que tengo que decir:
—¿Por qué me golpeaste?
—¿Por qué tomaste mi cocina sin permiso? —contraataco frunciendo el ceño—. Me despertaste y no recordé que estabas aquí, ¡creí que eras Ghose!
—¿Y quién es Ghose?
—Alguna clase de fantasma que viene de vez en cuando a molestarme.
Esto me mato de la risa, yo también me preguntaba quién era Ghose JAJAJA aunque tampoco recuerdo que él se quedara, tengo la memoria como la de Link.
Vuelco mis ojos a la pequeña que se encuentra impaciente por hacerme de lado y poder entrar al baño de una vez.

—Así que... ¿tienes tres y aún no sabes sentarte en el inodoro?
Lo amo, este tipo realmente es muy divertido. Simplemente me imagine el rostro de la niña como
Todo tu capitulo es increíble y entretenido, lo ame por completo.


Última edición por jackson. el Sáb 23 Dic 2017, 6:36 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Invitado el Miér 13 Dic 2017, 5:26 pm

La peor moderadora de la vida, here. I'm so sorry, but i'm in evaluations.
Je suis fatiguée.
Je n'ai pas lu le chapitre, mais Je promets de lire et de commenter.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por blackstairs el Vie 15 Dic 2017, 6:05 pm

Oh vaya. Repito lo que comente en el primer capitulo, Ana, amo a Efren y sigo sin confiar en June. Morí de ternura con Ed y sus niños. Y realmente creo que Efren sera el mejor tío que esos niños puedan tener   Me encanto.
Alec   Simplemente amo la forma en que escribes, y la relación que llevan Lincoln y Jaysen es genial. Realmente creo que son un dúo imparable y el como los trillizos los unen es tan lindo
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por jackson. el Sáb 23 Dic 2017, 7:59 pm

capítulo 008
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Solo dos días habían pasado desde que obtuve a mis hijas y ya sentía la fatiga golpear mi cuerpo por completo, las amaba, realmente lo hacía pero ellas preferían dormir de día y llorar de noche; había hecho de todo por tranquilizarlas pero nada funcionaba, incluso había pensado en llamarle a mi madre en busca de ayuda pero no quería que ella pensara que las niñas eran una carga para mí.
Mire nuevamente el reloj de mi muñeca, 3:40 pm y ellas apenas comenzaban a caer rendidas, deje salir un largo suspiro mientras las acomodaba en sus cunas y las observe detenidamente dormir, ahora entendía porque decían que todo bebé dormido era más encantador. Me dirigí a mi recamara, tenía poco menos de tres horas antes de levantarme e ir a trabajar, sin quitarme mi ropa me acomode en mi cómoda cama y me deje llevar por el cansancio.
El sonido de mi celular era demasiado molesto, no paraba de sonar continuamente y eso comenzaba a molestarme, tanteó la mesa de noche en busca de mi teléfono hasta que logro encontrarlo ajustando mi vista ente el brillo de este logro leer: “15 llamadas perdidas de Mamá”. Me froto nuevamente los ojos para visualizar la hora y son las 8:45 am, me levanto presurosamente como si mi vida dependiera de un hilo, una ducha rápida y todo mi esfuerzo por cambiarme lo más rápido antes de llamar a mi madre de regreso.

—¿Alex, aun continuabas durmiendo? —el tono de voz de mi madre suena sorprendido, ella me conoce tan bien que sabe que no duermo más allá de las 7:30 de la mañana.
—No, ya no —puntualizo mientras voy en busca de mis hijas—. Dormí hasta tarde, ya sabes a causa de que. Necesito que vengas, todavía no encuentro una guardería donde dejarlas.
—¿No será que aún no te sientes confiado como para dejarlas en una?

Odiaba que me conociera tan bien mi madre, había dado en el clavo. Termine la conversación y me apresure a cambiar a mis hijas, veinte minutos más tarde mi madre estaba tocando mi puerta, sin hacerla esperar la deje entrar y corrí, literal, hacia mi trabajo.
Dos cosas buenas de mi trabajo eran: que yo era mi jefe y que podía llegar a la hora que quisiera, pero terriblemente, hoy tenía una junta importantísima que atender.

Kayla, mi asistente estaba en la puerta de mi oficina esperándome con una carpeta y una sonrisa nerviosa.

—Aquí está toda la información sobre la junta —me entrego la carpeta y tomo mi maletín, continuo explicándome las cosas que íbamos a hablar mientras nos dirigíamos hacia la sala de juntas.

Tres horas después todo había salido increíblemente bien, comencé a terminar algunos trabajos pendientes y comencé a con algunos nuevos proyectos. Llame a mi madre para saber cómo se encontraba y si las niñas no le estaban dando muchos problemas, su respuesta no fue la que esperaba, cuando menciono que parecían dos angelitos me quise reír, ellas se comportaban como dos diablillos conmigo y con mi madre eran todo amor.

✺ ✺ ✺


Regrese a mi casa antes de las 8, no quería que mi madre me esperara hasta tarde. Cuando llegue a mi apartamento el olor a comida casera inundo mis fosas nasales, amaba la comida de mi madre y hoy más que nunca, llevaba días comiendo lo mismo ya que aún no encontraba tiempo para hacer las cosas que solía hacer anteriormente.

—Bienvenido a casa —la voz de mi madre salió de la cocina—, te estaba esperando para que comiéramos.

Sonreí mientras me acercaba a ella, le di un enorme abrazo y bese su sien antes de alejarme.

—Estoy tan cansado que podría dormir todo un día, tu presencia realmente me alegra la vida.
Mi madre solo me dio una palmada en el hombro antes de enviarme a duchar, el agua era una increíble compañía después de un largo día de trabajo. Minutos después salí de mi habitación duchado y cambiado.
—¿Las niñas continúan durmiendo? — me senté justo enfrente de mi madre para comenzar a comer.
—No, ellas están en su propio mundo imaginario —reí ante eso—. Quería hablar contigo sobre algo importante, sé que últimamente te encuentras demasiado cansado pero tienes que encontrar el equilibrio nuevamente en tu vida, las pequeñas están aquí para hacerte bien y siento que te estas exigiendo demasiado, quiero que tomes las cosas con calma y comiences de cero.
—¿Cero? Apenas si puedo comenzar —solté un suspiro frustrado—, sabía que eran una responsabilidad pero soy tan inexperto que todo esto me agobia. No quiero defraudar a nadie pero siento que a veces me consumo en presión.

Mi madre me miro cariñosamente y me tomo de la mano para darme apoyo moral, ella sabía que esto era nuevo para mí y trataba de ayudarme.

—Todo estará bien, piensa en esto como la bendición más grande de todas.

Asentí y comenzamos a comer, ella era mi gran apoyo y sabía que sus palabras siempre eran la salida de mis problemas.

hola...:
No quería hacerlas esperar y que esto se estancara por mi culpa, mi capítulo es corto, tan cooorto que siento que no tiene nada interesante en el
Me estreso yo sola con mi vida, espero que les guste y espero el próximo
¡Feliz Navidad adelantada!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Dos Finales Felices.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.