O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ♡ snow flower.
Hoy a las 12:55 pm por sagittarius

» ♡ contrail.
Hoy a las 12:31 pm por bwiyomi.

» i'll be there for you |muro interactivo.
Hoy a las 11:52 am por bxmbshell.

» Entrega la evidencia y nadie saldrá afectado. (One Direction y tú)
Hoy a las 11:35 am por Annnnndii

» The Cycle of Reincarnation
Hoy a las 11:35 am por Litten

» ✧ save me ✧
Hoy a las 11:27 am por slythxrin princxss.

» tropical night.
Hoy a las 10:25 am por changkyun.

» S E R E N D I P I T Y (Park Jimin) A.A
Hoy a las 10:03 am por Someone

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:28 am por AngelMalfoy

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Sáb 08 Feb 2014, 8:43 pm

belen0311 escribió:Ah casi lo olvido, mi canción favorita es Hermit the Frog de Marina and the diamonds (:
la mía es mmm yeah plz, ahq.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Sáb 08 Feb 2014, 8:45 pm

Mely Payne escribió:Ann, por quéhaces ideas tan buenas? Eh..
Me encanto, esta genial, y te digo que se me habia ocurrido una idea así pero para una novela de LS, que al final ni hice..
Bueno, enseguida te dejo mi ficha, y mi canción favorita por ahora es Save My Heart de Jasson Reeves..
bc ése es mi talento fue mi idea primero ahmínoteneridea. no conozco esa canción últimamente escucho demasiada electrónica. ahora acepto tu ficha<33.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Sáb 08 Feb 2014, 10:27 pm

Lilian. escribió:
omg, audicionaré  la idea es hermosa y creo que tiene un gran potencial :'c la amé. iré a por zayn, artista libre, harry o lou, ahq. con kaya scodelario de representante, como siempre :'c la verdad es que no tengo canción favorita —ya que cuento con una larga lista que no dejaría de escuchar por nada del mundo—, so, te diré algún nombre random. iris. la versión de sws me rompe el corazón :'c ay. la original lo repara, ahq. so, espera mi ficha, preciosa :p saludines<333.
lils ay, me alegro de que te guste, me sonrojas yo sé que irás por kaya y zayn, lo presiento plz. ellos son zaya o algo así no puedo pensar nada mejor. no conozco la canción... me siento extraña, escucho demasiada música como para no conocerla, espero tu ficha, hermosa.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 09 Feb 2014, 11:35 am

belen0311 escribió:

Tracy  Stevenson



Nombre del pj: Tracy Louise Stevenson.
Nombre del chico: Derek Fitzpatrick.
Representantes: Lucy Hale | Liam Payne
Rol: El que sufre bullying.
Escrito de tu autoría:
Forever yours {OS}:

Comenzó a nevar otra vez.
Dejo de lado el libro que llevaba leyendo hace un rato y me acerco, lentamente, hacia el gran ventanal del salón.
Observo con cautela como los copos caen con parsimonia, sin apuro. Al principio son unos pocos, pero luego empiezan a sumarse más y más. Algunos quedan atrapados en las ramas desnudas de los árboles; otros chocan con el vidrio en donde mi mano se encuentra apoyada o logran finalizar su camino hasta impactar contra el suelo frío. 
Dicen que cada copo de nieve es único, es imposible que existan dos exactamente iguales. Cada uno posee una forma singular, como si hubieran sido tallados minuciosamente por una mano experta.
Una sonrisa se forma en mi rostro porque me es imposible pensar aquello sin recordarte. Sin duda alguna, al igual que un copo, desde el momento en el que viniste a este mundo fuiste único y especial.
Mi mente sigue divagando, entonces recuerdo la primera vez que te vi.  ¿Cuántos años teníamos? Nueve, quizás. Sólo sé que fue hace mucho, mucho tiempo; y que tú no dejabas de tomar la mano de tu madre. Tenías miedo de hablar con una chica, o quizás conmigo particularmente, pero yo estaba muy ansiosa por conocerte. A esa edad lo que más deseaba era un amigo, después de tantas mudanzas me era imposible tener uno.
Me acerqué lentamente a ti, pero tú solo volteaste tu cara. Tu madre te retó y te obligó a que vinieras a jugar conmigo en la casa del árbol. Te resististe, pero no tuviste otra opción. Subimos a aquel lugar al que yo consideraba mi escondiste y un silencio se formó entre nosotros. Pero no era incómodo, era difícil sentirse de esa manera para mí. Te pregunté tu nombre.
Niall” respondiste tímidamente mientras bajabas tu mirada azul.
Yo te dije el mío y luego sonreí. Te pregunté a qué escuelas ibas y resultó que yo asistiría a la misma. Te pregunté si tenías hermanos y asentiste con tu cabeza. Te pregunté si, por favor, serías mi amigo. Acabaste diciendo que sí.
Pero nuestra amistad no duró ni siquiera seis meses porque tuve que marcharme, otra vez. Aunque debo admitir que en ese lapso te tomé mucho cariño, demasiado quizás. Sin embargo, tú te quedaste por siempre con algo que me pertenecía: mi primer beso. 
Los años pasaron y las cosas no iban bien conmigo. Ya no era la misma niña de antes. Me encontraba sola, sin ningún motivo aparente por el cual seguir. Aquellos pensamientos me atormentaban a todas horas: “¿El mundo tendría más sentido sin mí en él?”, “¿A caso hay alguien a quien le importe?”. Llegué a la posible solución de que la primera afirmación era verdadera y la segunda falsa.
¿Por qué había perdido por completo el rumbo de mi vida? Dicen que en la adolescencia es normal sentirse de esa manera, pero cuando mis dieciocho años llegaron decidí que eso no podía seguir así. Debía acabar con el dolor. Y sólo había un alivio para una persona como yo.
Me dirigí hasta el parque de mi antigua ciudad en una noche de diciembre. El frío calaba mis huesos a pesar de todo el abrigo que llevaba puesto. Sin embargo, eso ya no importaría en unos momentos. El lugar se encontraba iluminado por unas cuantas farolas y estaba totalmente desierto. Era la oportunidad ideal.
En aquel espacio verde había un puente, y debajo de este un lago considerablemente profundo cuyas aguas seguramente estarían heladas. Suspiré y recordé que no sabía nadar, eso haría las cosas más fáciles. Subí a la valla, mi respiración estaba agitada y podía notar el humo que salía por mi boca debido al clima frío. Miré el agua y me pregunté si esta era una buena forma de terminar. Pero eso no importó, de todas maneras ya era tarde para echarse atrás.
Cerré mis ojos e instintivamente recuerdos de toda mi vida comenzaron a invadir mi mente: mi cuarto cumpleaños; cuando terminé el jardín de niños; cuando me mudé por décima vez; cuando te conocí; cuando te besé; cuando te dejé; cuando mis padres se divorciaron; cuando mi padre se borró de la faz de la tierra; cuando casi repruebo todas las materias; cuando decepcioné a mi madre; cuando todos mis falsos amigos me abandonaron; cuando me quedé sola para siempre y rememoraba al único amigo verdadero que alguna vez tuve.
Inhalé por última vez y me impulsé hacia adelante, saltando hacia las profundidades. “Adiós” fue mi último pensamiento.
Pero mi plan no salió como lo había previsto. Dos fuertes y grandes manos se posicionaron en mi cintura y evitaron que cayera al agua. Me impulsaron hacia atrás y caí sobre aquella persona que había salvado mi vida, aunque no se lo hubiera pedido.
Me quejé en voz baja y pude notar como el individuo que frustró mi despedida del mundo mortal me tendía su mano. La miré, dudé y luego la tomé. Me puse de pie y vi su cara. A pesar de la oscuridad, pude distinguir dos enormes ojos azules y una reluciente cabellera rubia que le pertenecían a un hombre de aproximadamente mi edad.
Y me llevó como aproximadamente seis segundos reconocerte.
No habías cambiado en nada, tus facciones de niño y tu rostro sereno seguían siendo igual que antes.
“¿Estás loca? ¡No debes hacer eso! ¡Podrías haber muerto!” gritaste, intentando que entre en razón.
“Ese era el plan” respondí sin inmutarme y sonreí levemente. “Hola otra vez, Niall”
Me miraste con una expresión de duda y desconcierto. A ti te llevó más de un minuto saber que se trataba de mí.
“¿Eres tú?” fue lo único que atinaste a preguntar con un hilo de voz. Yo sólo asentí.
De pronto, pude sentir como tus brazos rodeaban mi frágil cuerpo. Con ese gesto me brindaste calor en aquella noche helada; tus lágrimas hicieron que mi corazón se achicara y tus palabras me hicieron darme cuenta de que era una idiota.
"¿En qué rayos estabas pensando?” preguntaste antes de quebrarte otra vez “Si algo te pasaba… jamás me lo hubiera perdonado. Es que, ¡demonios! ¿¡Cómo podría haber vivido luego de  saber que te habría perdido para siempre antes de poder encontrarte!?”
Pero eso no paso, mi querido Niall, porque tú siempre aparecías en el momento indicado como mi ángel de la guarda, sin duda alguna. Tú me salvaste de la soledad en mi niñez y de la muerte en mi adolescencia. ¿Es raro, verdad? Pero tan cierto como que te amé desde la primera que te vi tomando la mano de tu madre.
Y, desde ese día en el que te volví a ver, quise dejar de ser la rescatada para poder hacerte feliz como pudiera. Tú me diste la vida en dos ocasiones y yo quería entregarte la mía completamente puesto que, después de todo, siempre te perteneció.
No puedo evitar llorar al recordar cuando demostraste que mis sentimientos por ti eran correspondidos. Creo que ese día fue el más feliz de toda mi existencia. Junto a la orilla del mar me hiciste prometerte que jamás haría otra estupidez como la de aquella vez. Acepté totalmente de acuerdo e, inesperadamente, me besaste con una dulzura imposible de explicar. Los nervios hicieron que mis manos temblaran y las mariposas en mi vientre no tardaron en aparecer. Luego, te correspondí y rodee tu cuello con mis brazos, tu hiciste lo mismo con mi cintura. Ese era nuestro segundo beso que siempre había ansiado.
A partir de ese momento, ambos comenzamos a crecer juntos.
Luego, el compromiso y la boda no tardaron en llegar. Todos pensaban que estábamos locos, pero ellos no entendían cuánto nos amábamos en verdad. Al ser tan cerrados de mente jamás conseguirían nada en esta vida. Y pensar que yo era un poco como ellos, pero por suerte ya no.
Después llegaron Derek y Lucy, las luces de nuestras vidas. Hicimos lo mejor posible y formamos una hermosa familia de la cual siempre estaré orgullosa.
Los años pasaron rápido junto a ti. Por supuesto que no todo fue color de rosas, tuvimos nuestros altibajos y varios obstáculos se toparon en nuestros caminos. Sin embargo logramos sortear cada uno de ellos, porque juntos podíamos hacer cualquier cosa que nos proponíamos. Éramos un equipo que siempre estuvo destinado a ser y así fue.
De repente, Lucy impide que siga navegando por mis pensamientos y me avisa que la cena ya está servida. Le sonrió y le pregunto si Derek y los niños ya llegaron. Ella niega con la cabeza pero me dice que él la llamó avisando que está en camino. Le agradezco, le recuerdo que la amo y le digo que en un segundo voy a la mesa.
Es nuestra tercera navidad sin ti, Niall. Ya nada es igual desde que partiste, te tenemos presente en cada segundo de nuestras vidas; lloramos en ocasiones al recordarte, pero luego sonreímos al acordarnos tu risa contagiosa porque sabemos que te pondría triste vernos derramar lágrimas que no sean de felicidad.
Intenté salvarte, pero creo que nada puede hacerse cuando tu propio cuerpo dice ‘basta’ y decide tomar un descanso eterno. A pesar de todo, siempre rezo por ti y porque estés bien en donde sea que tu alma haya partido.
Por último, mi amor, quiero recordarte algo fundamental: te amo. Te amo infinitamente. 
Te amo, porque fuiste mi principio a los nueve años. Te amo, porque fuiste mi segundo comienzo a los dieciocho. Te amo, porque fuiste el único que me abrazó cuando hacía frío y me sentía perdida. Te amo, porque junto a ti pasé los mejores años de mi vida. Te amo, porque sé que siempre serás mi ángel de la guarda. Y aunque te extraño tanto que duele, me reconforta el saber que muy pronto volveremos a estar juntos en un nuevo lugar en donde nada ni nadie podrán dañarnos o separarnos.
Y recuerda: yo seré por siempre tuya.
Learning to be a dad {N.C}:

CAPITULO 5
Just twin fire signs, four blue eyes
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


No sabía dónde estaba, ni cómo había llegado a aquel lugar, pero no podía ignorar el hecho de que esa persona estaba de espaldas a él y que su corazón comenzó a acelerarse sin control. Era ella, de eso no había dudas, podría reconocer aquella ondulada y suave cabellera pelirroja en cualquier lado. Lentamente se giró sobre sus talones y Niall creyó que había dejado de respirar por unos momentos. Estaba exactamente igual que hacía más de siete meses cuando había decidido partir lejos de todo el mundo. Era bella, muy bella, y él pensó que jamás encontraría a una mujer así.

Había estado enamorado de esos ojos verdes desde la secundaria y por su mente se cruzó la idea de que tal vez moriría deseándolos por toda la eternidad. Pero había algo que no entendía: ¿Por qué ella había vuelto? ¿Acaso su vida en Atlanta era un asco, como la de él desde que ella había partido? Sea cual sea la respuesta, estaba decidido a perdonarla. Quería decirle que no importaba que se hubiera ido, porque al fin y al cabo había regresado y él continuaba amándola como siempre. Además, su pequeño hijo también la necesitaba.

Avanzó unos pasos hasta el encuentro con su primer y único amor, sin embargo pudo notar como ella comenzaba a desvanecerse. Su rostro se volvía cada vez más borroso, al igual que toda su silueta. Niall extendió sus brazos para intentar tocarla sin éxito alguno.
Ella se estaba yendo, otra vez. La misma situación volvía a repetirse.
De pronto, Niall comprendió que Pagie jamás volvería a su vida, porque la molesta alarma del despertador estaba sonando indicando que toda la situación anterior no era más que un producto de su gran imaginación. En esos momentos deseó tener un bate a su alcance para despedazar ese aparato y seguir durmiendo, pero después de todo era un nuevo día y él ya no era un adolescente como para permitirse esos gustos. Debía hacerse cargo de sus responsabilidades, por lo tanto comenzaría con la más importante: Dylan.
Eran las siete de la mañana y ya podía escucharse el sonido de los coches circulando por las calles. Para Niall los miércoles eran peores que los lunes porque la semana aún no acababa y el fin de semana estaba muy lejos. Se levantó de la cama con toda su fuerza de voluntad y caminó a tientas hasta la habitación de su pequeño hijo de cuatro años. Al entrar casi se patinó con un dinosaurio de juguete que yacía en el suelo, pero lo esquivó a tiempo y evitó una caída segura.
—Campeón, es hora de levantarse. —Dijo mientras sacudía suavemente a su hijo que aún dormía plácidamente— Debes ir con toda tus energías al jardín de infantes.
—Cinco minutos más, papi. —Pidió el pequeño y Niall no pudo evitar sonreír. Dylan era un calco a él, tanto físicamente como en su forma de ser.
—Lo siento, Dy, pero esto no puede esperar así que… ¡¡Arriba!! —Exclamó y comenzó a saltar sobre la cama de su hijo.
Sí, Niall Horan también era un niño en su interior.
Para cuando quisieron acordarse, se encontraban gritando y saltando en aquella pobre cama. Ambos no sólo eran padre e hijo, sino más bien mejores amigos. Desde la inesperada partida de Pagie se habían vuelto más y más cercanos, después de todo Niall tuvo que convertirse en la madre y el padre de Dylan. Por ello dejó de lado las fiestas, las mujeres y cualquier otra cosa para avocarse únicamente al pequeño, pero no se encontraba mal por criar a su hijo; al contrario, le gustaba proteger a esa personita que al fin y al cabo era una parte suya. Sin embargo, no podía negar que la ausencia de Pagie se notaba a horrores y que él aún no era un experto en el cuidado de infantes.
—Bien campeón, cámbiate y de mientras yo iré abajo a preparar el desayuno ¿de acuerdo?
— ¡De acuerdo! —Respondió Dylan y ambos chocaron los puños. Niall se dirigió a la puerta del cuarto— Papá… —Empezó a decir el pequeño pero su padre lo interrumpió.
—No te preocupes hijo, hoy te irá muy bien el jardín, ya lo verás.
— ¡Papá! —Advirtió el pequeño y cuando Niall quiso darse cuenta ya se encontraba en el piso por culpa de aquel dinosaurio de juguete de hacía unos minutos— Te lo dije, papi.
— ¡Auch! —Se quejó el rubio mientras se levantaba— No olvides recoger tus juguetes, Dy. Ahora ve a cambiarte que es tarde.

Aún le dolía un poco el trasero por la caída, pero de todas formas Niall se dirigió rápidamente a su habitación y se vistió con una camisa blanca, pantalones, saco y zapatos negros. Luego, bajó de prisa las escaleras y comenzó a tostar pan mientras oía el reporte del clima que daba la televisión.

—Ya estoy listo. —Avisó Dylan, que vestía pulcramente una remera roja adornada con dibujos infantiles y unos pantalones azules. Tomó asiento en la mesa de la cocina y Niall puso enfrente suyo un tazón de cereales y luego besó su cabecita— ¡Son los cereales que vi el otro día! ¡Gracias por comprarlos papá! —Niall sonrió.
—“Pronostico del día de hoy: cielo parcial a totalmente nublado, tormentas provenientes del sector norte…” —Informaba el presentador de las noticias.
—Campeón, parece que hoy tendremos algo de lluvia, pero no por eso será un día aburrido. Habrá mucha diversión en el jardín, te lo aseguro.
— ¡Estoy ansioso! —Dijo Dylan mientras su padre reía— Emm, Papá…
—No, no debes preocuparte, además jugarás con tus amiguitos…  —Contestó Niall interrumpiendo al pequeño.
—Pero papi…
—Y este año aprenderás otras cosas muy divertidas, también podrás usar los columpios que tanto te gustan. —Continuó diciendo el rubio, sin prestar atención.
—Papá, creo que las tostadas se te están pasando.
Niall dirigió su vista hacia la tostadora y comprobó que su hijo tenía razón: ¡La comida se estaba quemando! Rápidamente desenchufó el artefacto y trató  retirar las tostadas, no sin antes quemarse en el intento. Lo que antes parecían panes ahora sólo eran trozos negros nada comestibles.
—Vaya, lamento no haberte escuchado Dy. Tenías razón. —Se lamentó el rubio y reconoció que su hijo, por más de tener cuatro años, era aún más cuidadoso y atento que un adulto como él.
—Lamento que tu desayuno se haya quemado, papi.
—No te hagas problema, campeón. Aún hay tiempo para que pueda cocinar algo más… —Miró el reloj pulsera de su muñeca y se alarmó al darse cuenta que ya eran las 7:50. Dylan debía estar en el jardín a las 8:00— ¡Cambio de planes! ¡Dy, termina rápido tus cereales y ve a lavarte los dientes!
El niño hizo eso y mientras estaba en el baño Niall aprovechó para limpiar la cocina, guardar la leche en la heladera y apagar la TV. ¿Cómo era que la hora se había pasado tan rápido? No tenía idea.
— ¿Ya estás listo? —Preguntó Niall y su hijo asintió— Bien, vámonos —Dijo abriendo la puerta delantera, pero su hijo lo detuvo.
—Papá, mi mochila.
—Oh, ¡casi lo olvido! —El rubio tomó la mochila de su hijo que se encontraba encima del sillón y con toda rapidez salieron de la casa. Una fina pero persistente lluvia cubría a toda la ciudad, tal como había advertido el servicio meteorológico. Niall abrió su paraguas y dijo por último: — ¿Listo para correr, campeón?
 
(…)
 
—5 minutos con 13 segundos… ¡un nuevo récord para el equipo Horan!
— ¡Sí! —Festejó Dylan y chocó los puños con su padre. Luego de correr aproximadamente unas diez cuadras, habían llegado antes de que la campana sonara— Allá están Sam y Ted, ¿puedo ir a jugar con ellos?


—Claro que sí, pero recuerda portarte bien. —El niño asintió— Así me gusta, volveré a recogerte a la una.
—Papi, salgo a las doce.
— ¡Cierto! Hasta las doce, entonces. —Besó la mejilla de su hijo y lo abrazó— Te quiero Dylan.
—Y yo a ti, papá.
— ¡No olvides de demostrar quién es el que puede comer más pastelitos!
— ¡No lo haré! —Respondió el niño mientras corría hasta los juegos para encontrarse con sus amigos.
Niall rió y en ese momento se sintió muy bendecido por tener por a su hijo. Tal vez él no era el mejor padre, eso estaba claro, pero Dylan sin dudas era el mejor y el amor que sentía hacia él era mayor que cualquier otra cosa. Gracias al pequeño, Niall había podido continuar adelante a pesar de las diferentes piedras que la vida ponía en su camino.
—Crecen muy rápido. —Dijo una voz a su izquierda. Niall giró y se encontró con un hombre de aproximadamente su edad, cabello castaño con rulos y ojos verdes— Soy Harry Styles.
—Niall Horan. —Respondió el rubio y ambos estrecharon sus manos— Recuerdo como si fuera ayer cuando apenas había nacido y ahora ya está aquí, haciendo sus propias amistades.
—Te comprendo totalmente. —Concordó Harry— Por cierto, ¿dónde trabajas, Niall?
—En la empresa Harvey’s como contador. —Respondió.
—Yo debo ir hacia esa dirección, ¿quieres que te alcance? —Propuso el castaño.
—De acuerdo, gracias. —Agradeció Niall y, antes de marcharse al trabajo, observó por última vez cómo su pequeño ingresaba al jardín.
 
(…)
 
Aquella noche el temporal empeoró y una fuerte tormenta había empezado a la hora de la cena.
—Adivina que tenemos para cenar, campeón…
—Mmm… ¿Pizza?
— ¡Sí! ¿Cómo lo supiste? —Preguntó Niall incrédulo.
— Papi, últimamente comemos pizza todos los días. —Respondió Dylan mientras tomaba una porción y veía los dibujos que pasaban en la televisión— A mí me gustan mucho las galletas de canela y chocolate que hace la señorita Brown. —Dijo casualmente.
— ¿La señorita Brown?
—Sip, mi maestra. —Aclaró el niño— Es muy, muy hermosa, inteligente y joven. Todos mis amigos quieren casarse con ella.
— ¿Y tú quieres casarte con ella, Dy?
—No, sé que no se fijaría nunca en mí porque ella es más grande. —Contestó sabiamente para ser sólo un niño— Pero tú sí podrías papá. —Niall rió ante las ocurrencias de Dylan.
—Campeón, no creo que eso suceda.
Lo cierto es que Niall no se había fijado en ninguna otra mujer desde que Pagie se había marchado. Quizás debería comenzar a hacerlo, pero él estaba convencido que jamás podría amar a alguien tanto como amó –y aún amaba– a aquella pelirroja. Además, no quería acabar con el corazón completamente destrozado nuevamente.
 
(…)
 
—5 minutos y 57 segundos. No está mal pero debemos vencer el récord de ayer, después de todo ¿quiénes somos nosotros?
— ¡El equipo Horan!
— ¡Bien dicho! —Como siempre, los dos chocaron sus puños y en ese momento la campana sonó— Espero que te diviertas, nos vemos luego. —Niall se despidió de su hijo y vio como entraba a su clase.
—Disculpe, ¿es usted el señor Niall Horan? —Aquella voz pertenecía a una bella castaña de ojos completamente azules y profundos.
Vaya, sí que era linda.
—Sí, soy yo. —Respondió aún algo obnubilado por esa mujer.
—Un gusto, mi nombre es Skye Brown y soy la maestra de Dylan. —Explicó su suave y melodiosa voz. Así que ella era la maestra de su hijo… el pequeño no se había equivocado cuando dijo que era hermosa. Y joven— Debo felicitarlo, su hijo es uno de mis mejores alumnos. Es tan inteligente y dulce, sin dudas un gran niño. —Sonrió cálidamente y, luego de unos momentos, Niall cayó en la cuenta de que debía responder.
—Sí, es un hijo grandioso. Incluso en ocasiones él es quien me recuerda que ya no hay más leche en la heladera y que debo comprar más. —Respondió sin pensar, aunque todo lo que dijo era completamente cierto. Skye rió.
—Señor Horan necesito un favor de su parte, si no le molesta claro. —Pidió ella de forma armoniosa.
—Claro, ¿qué necesita?
—Verá, estoy organizando una clase para los niños sobre las profesiones y he escuchado que usted se evoca a la economía. ¿No le gustaría charlar con ellos sobre dónde y cómo trabaja? —Skye sonrió una vez más y Niall simplemente no pudo resistirse a su petición.
—Sí, sí, por supuesto. —Aceptó sin dejar de observar el bello rostro de la joven— Sería un placer.
— ¡Muchas gracias! Le aseguro que será un grato momento para todos. Bien, es mejor que entre ya. Gusto en conocerlo señor Horan y gracias otra vez. —Le tendió la mano y él la tomó en forma de saludo. Qué piel tan suave…— Espero que tenga un buen día.
—Igualmente.
Totalmente embobado la vio alejarse con su cabello castaño siendo despeinado por la brisa matutina y, por primera vez después de mucho tiempo, deseó poder conocer más a fondo a una mujer.


Aceptada

ay, tu guan shot me dio nostalgia, idk, me pareció súper tierno y hermoso. amé a niall, era tan lindo y amable con ella. me encanta tu forma de escribir, no sé si ya te lo había dicho (?) y si es así te lo repito. no tienes faltas de ortografía y eso es grandioso porque todas tenemos. ya estás audicionando, muchísima suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 09 Feb 2014, 11:40 am

Mely Payne escribió:

Emmeline Evans



Nombre del pj: Emmeline Danielle Evans.
Nombre del chico: Chad Christopher Taylor.
Representantes: Danielle Campbell | Liam Payne.
Rol: El que sufre de bullying.
Escrito de tu autoría:

las doce rosas rojas | nc:
Capítulo 01

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Melina Evans and Liam Payne.

Hoy era el día del baile, tanto habia esperado este día pero sin duda los nervios me carcomían por dentro. Después de tanto podría decirle a Liam, el chico que tanto me gustaba, lo sumamente enamorada que estaba de él.

Mamá me habia ayudado con el vestido uno sencillo pero hermoso, con corte corsé, dejado al descubierto mi pecho y espalda, y de un largo un poco más alto de mis rodillas de color rojo como toda damisela de las rosas rojas debía ser. Recogí mi pelo en un gran rodete alto con algunos mechones cayendo sobre mis hombros, un broche viejo de plata que mi madre uso cuando fue damisela recogía mi cabello. Unos pendientes de plata en forma de pequeñas flores para nada llamativo posaban en mis orejas, y por ultimo un collar que me habia comprando mi padre cuando cumplí dieciséis años adornaba mi cuello.

Me mire al espejo nerviosa, jamás habia sido una de las rosas rojas, jamás pensé en declarármele a un chico de esa manera, aunque siempre fracasaba en anteriores ocasiones esta vez no quería que fuera así.

—Te ves hermosa— Me alago mi madre apoyando su cabeza en mi hombro, un par de lagrimas brotaron de sus ojos.

— ¿Quién será el afortunado chico? — Hablo esta vez mi padre entrando a la habitación.

—Es un secreto— Reí avergonzada tapando mi rostro con ambas manos. —Pero prometo decírtelo.

Mi padre sonrió al igual que mi madre, recordaba cuando festeje mis dieciséis años y lleve un vestido, papá se habia aguantado las lagrimas durante todo el festejo pero cuando llego la hora de hablar no pudo evitar soltar lagrimas al igual que mamá. Todo en ese día fue tan perfecto.

—Mamá ya es tarde— Susurre.

—Oh, sí, lo siento cariño— Hablo rápidamente mi madre ocultando sus lagrimas. — ¿Tengo que llevarte o ellos vendrán por ti? — Pregunto.

—En la carta que decía que vendrían en limosina— Conteste sonriente. No podía creer que hicieron tanto gastadero por un baile, que digo, el mejor baile de toda la preparatoria, presentía que esta vez sería diferente.

—Entendido, también supongo que te traerán a casa— Yo asentí. —Iré en busca de tu bolso, te falta un poco de labial y ya está— Comento antes de salir de la habitación.

—Sabes que yo me enamore de tu madre en este baile, ella lucia tan bonita, que me enamoraron sus perfectos ojos color esmeralda. Espero que ese chico se fije en lo bonita que eres tú, pero ante todo en tu gran corazón— Mi padre me abrazo fuerte, y no pude evitar sollozar. —No llores cariño, el maquillaje se te correrá— Ambos reímos. Mamá llego anunciando que la limosina ya habia llegado.

Abracé fuerte a mis padres antes de salir, recibí un beso de parte de ambos, coloque mi antifaz cubriendo gran parte de mi rosto, y luego salí para poder subir a la limosina y partir hacia la preparatoria.



El silencio que rodeaba a las chicas que estaban allí era horrendo pero tranquilizador. Ninguna hablo, solo se ocupaban de arreglar su maquillaje, acomodar sus vestidos o mirar por la ventana tranquilizando su respiración. Aun faltaban recoger unas cinco chicas, y en la limosina éramos siete, por momentos presentí conocer a alguna, espera que ellas no me reconocieran a mí.



La larga espera habia llegado a su fin, la limosina paro en la preparatoria. Todas se miraron impacientes, mis manos comenzaron a sudar. Un joven se acerco y luego abrió la puerta de la limosina y de apoco todos comenzamos a salir de allí.

Una alfombre color roja encaminaba hacia el gimnasio de la preparatoria. Todas nos encaminamos en fila, guiadas por el mismo chico que nos habia recibido, fue una cuestión de segundos cuando nos entregaron las rosas a cada una y luego nos dieron el paso hacia el baile.

Una balada de fondo se escuchaba, de apoco cada una fue entrando hacia una de las mesas que se encontraban en la parte izquierda del gimnasio.

—Estamos muy orgullosos de que este baile se pueda volver a hacer, gracias a todos los que colaboraron con todos los pequeños detalles— La directora levanto su copa. —Disfruten el baile, y su nuevo año lectivo.

Un chico se acerco a mi lado y tomo de mi cintura, atrayéndome hacia él. Puse mis manos sobre sus hombros y ambos comenzaron a bailar siguiendo la canción, mire sus ojos color mieles y sabía perfectamente que estaba bailando con  uno de mis compañeros de física, él no era al que yo buscaba. Una chica se nos acerco pidió bailar con él y yo cedí, busque a Liam con la mirada, estaba allí. Portando un traje color negro, y su pelo revuelto.

Me acerque a él y deje salir un —Hola—. Él movió su mano aparatando sobre la barra su copa.
— ¿Bailas? — Pregunte sonriendo de lado. Liam asintió y paso sus manos por mis caderas, poco a poco nos perdimos entre las demás parejas que estaban en la pista.

— ¿Tu eres mi chica? — Pregunto confuso. —Lo siento, no sé muy bien que decir, es la primera vez.

—No tengas vergüenza, soy yo la que la tiene— Me sonroje un poco. —Déjate llevar— Me acerque a su oído y susurre.

—Trataré.

Una canción sonó de fondo, de una vieja banda que escuchaba mi madre cuando era joven.
You & I. Liam tomo de mi cintura y nos balanceamos siguiendo la canción, tan hermosa, las parejas nos rodeaban pero las únicas parejas que resaltaban entre la multitud eran las de las doce rosas rojas, un reflector apuntaba a cada pareja y bajando la densidad de la luz parecía nos encontrábamos solos en el baile.

Era tan perfecto el momento que quise que fuera único, que pude recordarlo por siempre.

Acerque mis labios a los de Liam, pero él se alejo, bajo la miraba. —Lo siento, pero tengo novia, y la amo— Susurro bajo.

Sin duda él sería el mejor novio que pudiese existir, pero no era para mí, sino para su novia.

—Lo entiendo— Susurre yo también, bajando la mirada.

Él me abrazo fuertemente atrayéndome a su pecho, y besando mi cabello. —Gracias— Murmuro entre beso y beso.

Mañana todo sería diferente, me gustaría que no fuera un tonto recuerdo para él.
nothing like us | escrito {carta}:
❝Nothing Like Us...

Querido Drew:

........................¿Cómo estás? Tanto tiempo de no escribirte, lo siento. Creo que era el momento de sacar la vieja caja del ático lleno de recuerdos. No estoy enojada contigo ni mucho menos te odio, solo de esta forma me desahogo, escribiéndote.No sé si recuerdas el piano negro que tenía en la sala de mi casa, bueno, ahora forma parte de la decoración del jardín, suelo tocar a veces, pero ya no como antes, estoy aquí sentada sobre el pequeño banquillo, escribiéndote a ti.

En la semana la pequeña bebe, mi pequeña hija se movió en mi vientre, si, lo hizo. Me invadieron los recuerdos de cuando le juramos a la luna que algún día seriamos padres, yo aun lo recuerdo, esa noche estaba fría y oscura, pero la luna brillaba como nunca antes, tomaste mi mano y me dijiste “Sé que soy joven, y un completo inmaduro pero sé que algún día nosotros estaremos juntos, haremos una familia y tendremos una hija” como no recordarlo, fue el momento más especial para mí, tú me hacías especial, pero después todo comenzó a empeorar, eras tú y yo, e íbamos contra la tormenta pero esa vez fue diferente. ¿Por qué comenzaste a beber? ¿Por qué te dejaste caer? Habíamos construido todo en tan poco tiempo, y todo se echo a perder.

Toda nuestra relación comenzó a decaer, me dejaste y no supe cómo reaccionar ¿Mi amor habia sido poco para ti? No lo sé, pero, ¿Por qué me dejaste? No habia una explicación, fue duro, lo sé. Simplemente me habia golpeado muy fuerte, no caía en la realidad, pero, te seguía amando, a pesar de los problemas, sabía que la tormenta algún día se iría, pero tú no lo sabías.

Todo era difícil, pero no entendía porque me rechazabas cuando yo solo quería darte mi amor y ayudarte, solo cariño necesitabas. “No habrá nada que pueda contra nosotros” ¿Recuerdas? Me lo dijiste cuando habían prohibido nuestro amor, sin embargo luchamos por ello. “No hay nada como nosotros, no hay nada como tú y yo. Juntos contra la tormenta” ¿Lo recuerdas? Yo sí, y ¿Por qué no fuimos contra esa vez? ¿Por qué Drew? ¿Por qué esa vez te dejaste vencer? Yo te amaba, te amo, lo hago, pero ¿Por qué? Acaso no era fuerte nuestro amor, no te di suficiente amor, no era lo suficiente para que podamos vencer ese momento y ser felices.

Te di todo mi cariño, y no estoy arrepentida de ello, aunque ¿Valió la pena tanto amor si luego saldría lastimada? No lo sé, estoy confundida, te amo pero luego te odio, me dejaste, lo hiciste y me dolió. Yo solo quería que veas lo bonito que era nuestro amor, pero nos dejamos vencer, yo también lo hice, y cada lágrima que derramo es por ese error, cada beso que extraño de ti, no sé porque ese error.

Duele decir que ahora todo está en el pasado, en una vieja caja que dice “Olvidado” yo lo siento, jamás te quise olvidar, jamás lo hice, jamás lo haré, sabes que te amo. Mamá me convenció en que comience a salir de casa, aun recuerdo lo que paso y lloro, no soy fuerte, siempre me pediste que lo fuera pero lo siento, sin ti no puedo serlo.

Comencé a salir con amigas, ellas me ayudaron mucho con todo esto, yo lo siento tanto Drew, jamás pensé que las cosas terminarían así, aun puedo saborear el último beso, y me lleno de recuerdos, solo quiero eliminar de mi mente las últimas horas, solo el accidente, solo quiero pensar que tú te fuiste por un tiempo, que no me dejaste, que ambos pudimos soportar la tormenta.

Tiempo después conocí a un joven, apenas empezaba con su carrera como abogado, es bueno y amable, siempre está pendiente a mí, pero creo que merece a una persona mejor, a otra que no le pertenezca a nadie, ya que yo te pertenezco a ti.

Él me enseño muchas cosas, retome la preparatoria, termine mis estudios y comencé a estudiar para llegar lejos, ¿Te acuerdas cuando te prometí llegar alto? Creo que lo estoy haciendo, doy clases en una gran academia de música, toco el piano aunque en casa no lo hago, todo me recuerda a ti.

A poco tiempo nos casamos, pero, él no es la persona con la que yo hubiese preferido casarme, yo te quería a ti. Nada podrá remplazarte, nada me hará volar como lo hacías tú, ¿Recuerdas esa tarde? Donde tú me elevaste al aire, me sentí ese día especial, feliz.

Nada podrá hacerme sentir como tú, ¿Por qué tuviste que irte? ¿Por qué tuviste que dejarme? Le juramos a la luna que jamás lo haríamos, que siempre permaneceríamos juntos, radiando nuestro amor, cantándole al mundo que el amor lo podía todo, ahora sé que no lo puede, si no hubiésemos podido atravesar esa tormenta. Hoy, ya no hay nada que cantar, ya no hay nada que radiar.



No hay nada como nosotros, tú y yo. Juntos.
Con amor, Marie.


Aceptada

amo con todo my heart tu ship al igual que tu forma de escribir, iba a audicionar para las doce rosas rojas pero la paja me ganó y después cerraste audiciones so no alcancé. casi no tienes faltas de ortografía pero los tildes de primera y tercera persona te fallan: "asintió", "murmuré", cosas como ésas. pero no es nada que no se pueda corregir. te deseo la mejor suerte del mundo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 09 Feb 2014, 11:44 am

.:.Vane~Love.:. escribió:

Vanessa Evans



Nombre del pj: Vanessa Jane Evans Keys.
Nombre del chico:Zayn Malik.
Representantes: Adriana Lima.
Rol: El suicida – La mejor amiga imaginaria
Escrito de tu autoría: Edito


In Love With A Ghost:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Capitulo 011  
Sentimientos encontrados



By Vane :love:
-Y entonces tu me llamaste y todo desapareció- termine de contarle a Rachel 
-Wow! No puedo creer que haya interrumpido eso tan emocionante -dijo agarrando el café en sus manos y llevándolo a sus labios -Me hubiera encantado saber que hubiera pasado si no llamo- dio un sorbo al café -A ti no?- 

-No! Aun estoy temblando del susto- le dije mostrando mis temblorosas manos que apenas si podían partir la torta de chocolate -Que tal me hubiera matado o no se, violado o algo asi- le dije mirándola aterrorizada, Rachel dejo soltar una leve risita divertida

-Si seguro un fantasma te violaría con su enorme pe.ne trasparente- no pude evitar atragantarme con la torta al oírla, ella solo reía alocadamente haciendo que todos en la cafetería la observaran -Ya Ok, me pase lo se- dijo aun riendo

-Agh! No pude evitar imaginarlo!- le dije aterrorizada mientras daba un sorbo a mi te helado tratando de recuperarme 

-Ahh!! Que cochina! Puag! Auto yo también lo imagine! Ahh- fijo horrorizada mientras se tapada la cabeza entre risas -Y yo soy la cochina?- me miro divertida, no pude evitar reírme igualmente, era verdad.



No recordaba la ultima vez que había reído asi con alguien que no fuera un personaje de un libro o un actor de cine. Siendo sincera esto era mejor a reír como antisocial sola en mi habitación. Rachel era tan parecida como diferente a mi, y tal vez esas diferencias eran lo que nos hacia congeniar tan bien. 



-Ok, creo que se que hacer, una de mis tias es una experta en esas cosas de lo paranormal y eso, le comentare, además te confieso que amo este tema- dijo alegre Rachel

-Bien, eso estaría genial- le conteste -Ahora empecemos a hacer el trabajo de Álgebra. Para eso me llamaste no?- le dije sacando mi libro

-Sip- dijo e imito mi acción -Los números son fáciles pero en el momento en que las estúpidas letras entrometidas se meten todo se vuelve jodida ente difícil- 

-No es tan difícil, de hecho es muy simple- Rachel me miro incrédula y enojada -Ok, Ok no tan fácil, pero ya veras que entenderás- 

-Si profesora- 



Despues de dos horas, tres boradores, dos lapices cuatro cafés para Rachel, dos tes helados para mi, y 20 hojas. Rachel entendió, de hecho el,a era muy inteligente, solo que le faltaba poner mas atención a las clases y menos a reír como loca. 



Me despedí de ella y me encamine a mi casa, al entrar vi a mi mama tocando el piano.



-Hola mama- dije vacilante, sabiendo la posibilidad que podría responderme a gritos o con una dulce sonrisa

-Hola cariño- me sonrió y detuvo la dulce melodía -Como te ha ido hoy?- se frío en la silla h me miro

-Bien- sonreí y me acerca a ella aprovechando su momento de buen animo, su enfermedad últimamente era mas agresiva y sus cambios de humor mas repentinos, mi mama aun se negaba a ir con un medico, decía que solo la medicarían o la encerrarían en un manicomio, y para ser sincera prefería agua tar sus cambios de animo a tener que saber que ella estaría lejos encerrada en un lugar como ese, además que tendría que irme a un orfanato o algo asi. 

-Por que has tardado?- 

-Estuve con una amiga- respondí orgullosa

-Oh! Que bien, me gustaría conocerla- dijo emocionada

-Si un dia de estos la traigo- dije consiente que eso no seria posible. No quería exponer a nadie -y menos a Rachel- a uno de lis ataques de mi madre.

-Me acompañas- pregunto acomodando se de nuevo en el piano. Antes de su enfermedad mi mama era una de las pianistas mas reconocidas de la ciudad, pero sus constante cambios de ánimos la encerró en la casa con un pensión del gobierno para discapacitados y enfermos mentales.

-Si me encantaría- dije y me senté a su lado. 



Pasamos la tarde recitando las piezas de millones de pianistas desde el famoso Mozart hasta las desconocidas composiciones de mi madre. 



Finalmente a,has nos fuimos a dormir. Pero no lograba conciliar el sueño asi que agarre mi libro y empece a leer un poco.

De repente empezó a sonar la melodía de "Fly" de Ludovico Einaudi ( 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

) Una de mis canciones favoritas. 



Confundida habría la puerta de mi habitación y me asome pero desde mi habitación no podía ver el piano, asi que camine por el pasillo hasta llegar al borde de la escalera, baje unos dos escalones y me agache para alcanzar a ver un poco, pero solo un par de pies descalzos haciendo uso de los pedales del piano como todo un profesional 



-Mama?- dije confundida y empece a bajar con cautela a sabiendas que esa no era mi madre. De repente la melodía cambio a la de Endless Love, ( [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

) no podía ni creer lo que oía, esa era mi canción favorita, la amaba, pero ni por mucho que la practicaba no podía lograr tocarla con tanto amor y pasión como lo hacia el, quien quiera que fuese 



-Quien esta hay?- cuando termine de bajar las escaleras y pesar el umbral de madera vi el mismo chico del parque tocar el piano con la pasión con la que alguien hace el amor. Quede helada del pánico. El chico tenia los ojos cerrados y movía sus manos con agilidad y delicadeza. Yo ni si quiera podía respirar.. Al escucharlo mi miedo se fue, irracionalmente me sentí casi confortante y en las nubes, lentamente me acerque cuidando de no hacer que el piso sonara  bajo mis pies, el chico parecía tan concentrado que no notaba mi presencia. Supe  que el no era humano cuando lo vi mas de cerca y me aterre, pero la verdad era que no quería que dejara de tocar, no quería dejar de escucharlo. 




Casi inconscientemente me senté a su lado y empece a tocar con el.




"Pero que demonios me pasa?" me pregunte aterrada, solo que no sabia porque me reconfortaba tanto estar hay. Entonces nuestras manos se cruzaron en un acorde, su mano era helada muy fria y casi inmediatamente el se detuvo y yo igual. 

En aquel momento el pánico y miedo invadieron mi cuerpo, haciéndome caer en cuanta que tenia un extraño -posiblemente no humano- en mi casa, que podía matarme o hacerme quien sabe que cosa. 

Me levante casi como un rayo y me pegue a la pared, el permaneció quieto. Casi como pensando que hacer. 




-Qui... Quien e..eres?- quice no tartamudear pero apenas si podía hablar 

-Tu peor pesadilla- dijo levantándose lentamente aun con la cabeza gacha. Con solo eso mi corazón se acelero. Y no pensé otra cosa que salír corriendo a mi habitacion, subí las escaleras como loca, tropezando en el ultimo escalón, me incorpore y corrí a mi habitación, 

-No puedes huir de mi!- grito entre risas macabras 

Justo  antes de entrar le puerta se cerro de golpe en mi cara dandome un susto que me tumbo al suelo de cola. Una sombra negra y fria creció ante mis pies con lentitud, no pude evitar empezar a llorar del miedo. Como pude me Levante y corrí a el cuarto de mi madre sabiendo y oyendo que algo me perseguía, pero no alcance a llegar cuando una mano se poso en mi hombro y me estampo con la pared del otro lado del pasillo. 

Cerré los ojos por el golpe pero al abrirlos me encontré con un par de ojos rojos observándome tan aterradoramente que no pude evitar soltar un sollozo, empece a llorar asustada, tal vez asi debía morir. De repente el color de los ojos cambio un tono mas claro hasta llegar a un hermoso miel, me empezó a observar de una mera que no supe comprender y finalmente se esfumo. 




"Vane... Vane..." empezó a susurrar algo en mi mente, tape mis oídos pero era inevitable oirlo "Vane... Te matare... Te matare..." 




-Ya basta! Cállate! Cállate! - grite mientras tapa mis oídos y cerraba mis ojos 




"Estas muerta... Muerte..." 




-Basta!- solloce, de repente sentí como me sacudían y entonces vi a mi madre sacudirme asustada. 




-Vane, calmate, ya tranquila- repetía asustada con su pijama puesta y mirándome fijamente.  No pude evitar abalanzarme a sus brazos y llorar en su hombro. 




-Tranquila. Ya paso- susurro. 




Mi mama me llevo a la habitación y me arropo, beso mi frente y se fue  pero por mas que lo intentara no podía dormir, sensación y sentimientos contrarios me arrollaban, la sensación de terror y confortabilidad que aquel personaje habia provocado en mi chocaban en mi pecho. Me las imaginaba como las partículas que chocaban para recrear el Big Bang en un especial que vi en Discovery Channel. Me estrece de esta sensación y me levante de mi cama, me coloque unos jeans, una chaqueta y unas converse y con delicadeza salí de mi casa. Tal vez un leve paseo despejaría mi mente, sabia que no era muy inteligente salir a la mitad de la noche a la calle poer no sabia mas que hacer. 




Pero no camine mas de dos cuadras cuando me encontré con una chica completamente borracha tambalearce por la calle, al acercarme me di cuenta que era Rita. Preocupada me acerque.




-Rita dios estas bien?- pregunte asustada 

-Tu... Que ... Crees- dijo con una voz entrecortada y ahogada de borracha 

-Ven te llevare a mi casa- iba a agarrarla pero el,a no se dejo

-No... quiero ... Tu ayuda- se alejo de mi

-Ja! Si como no-




Finalmente como pude la lleve a mi casa y después de que vomitara dos veces la acomode en mi cama y en menos de lo que esperaba se quedo dormida


Silencioso y Fulminante:


Capítulo 27

El frío metal de las barras frente hace sus ojos los hacia sentir aún más desesperado de lo que ya podía estar, una cama de alambre, una colchoneta de espuma y una delgada sábana eran lo único que cubría y acobijaba su cuerpo.

Observo la letrina a su lado, tan sucia que hasta su color blanco había perdido y se había convertido en un gris rucio. 

No muy lejos, ya que aquel espacio no superaba 1 metro por un metro, goteaba un averiado lava manos con un grifo que susurraba al compás de el vinto que viajaba por las tuberías como el grito ahogado de un alma en pena y sobre el , en la pared, se extendía medio espejo salpicado de polvo y alguna sustancia rara de color café que no investigaría.

Ya nada pasaba por su cabeza, ya no se podía concentrar en nada, literalmente sus pensamientos estaban en blanco, sólo deseaba poder cerrar los ojos y ver a la hermosa ________ sonriéndole con aquella unica dulzura que lo haría olvidar todas sus penas. 

Sólo deseaba sentir su suave contactó quemar en su piel con un calor lleno de amor, porque el estaba seguro que ella lo amo hasta su último momento y aquella afirmación lo hacía sentir un más miserable. 

La culpa lo hacía sentir casi como sí estar en el infierno fuera mejor que respirar un día más en este mundo.

Por su mente pasó la idea de suicidarse, pero de qué serviría, ser un cobarde y no afrontar sus actos sería la peor manera de pagar lo que había hecho, sería no pagar. 

Zayn se levantó de su asiento y escucho las dos personas que hablaban afuera de su celda, la voz de una mujer y un hombre se acercaban por el pasillo por el que hace unas horas había entrado llorando como un niño de 8 años cuando se cae y raspa las rodillas. 

-No se qué ha hecho señorita para lograr que saquen a este bastardo de aquí, pero eso si le digo...- 

-mire señor- lo interrumpió una vos muy conocida para el -no pretendo darle explicaciones que no necesita, sólo cumpla sus órdenes- dijo la mujer, las sombras empezaron a aparcer y finalmente dejaron ver al regordete policía e Isabel.

Alto! Isabel? Fue lo único que paso por la cabeza de Zayn.

Lo único que hizo fue correr a la reja y llamarle desesperado.

-Isabel! Ayúdame por favor! - dijo pegado a las baraa de acero -Yo no quería te lo juro, no sabes como me siento, ayúdame te lo suplico, tengo que verla- repetía al borde del llanto, Isabel lo observaba con tristeza.

-Te creo Zayn, calma- fue lo único que le dijo, con la cabeza Isabel ordeno a el policía abrir la puerta de la celda

-Pues usted tendrá razón en algo, sólo alguien enfermo haría algo como lo que este hombre hizo- dijo el regordete policía para luego caminar hacia la celda y abrirla con enojo. 

Al salir Zayn camino a Isabel y sin pensarlo dos veces la abrazo con euforia

-Me odio Isabel, es mi culpa y ella pagó las consecuencias, soy la peor escoria de este mundo, no merezco seguir vivo, no sabiendo que ella está muerta- dijo llorando en sus brazos, la escena era tan desbastadores que hasta el policía sintió dolor por Zayn.

Ambos se separaron y se miraron a los ojos. 

-Cálmate Zay...espera! Dijiste que ella está muerta?- dijo asustada, el asintió casi que obligado -Pero si cuando yo supe me habían dicho que... Sabes ahora no importa, te llevare a el consultorio, hay algo que debo explicarte-

...

Narra _______

Desperté en un callejón, pero más parecido a la estación de un tren, las luces del camino provenían de uno de los lados, de un punto tan brillante que te atraía de manera insólita, como las luces de una lámpara a los mosquitos. 

Capítulo 28 

De repente ya me encontraba caminando a ella encantada, sentía tanta paz y tranquilidad, no sentía más que una felicidad incontrolable en interior. 

Sentí algo se movía a mi lado, gire con curiosidad, una mujer bastante mayor caminaba hacia el mismo lado, también me miro, y me sonrió con tanta dulzura que hizo que mis labios imitaran aquella acción con gusto, aquella mujer caminaba con mucho gusto hacia aquella luz.

-A donde vamos?- le pregunte

-Al paraíso- respondió con una sonrisa aún más grande

-Y porque?- le pregunte confundida

-Pprque lo merecemos, no todos luchan con una enfermedad como la mía por casi 10 años- dijo con un tono risueño -Y tu porque estas aquí? Eres tan joven y bella- me dijo con un poco de pesar

-No...no lose- le respondí confusa, ni siquiera sabía donde estaba mucho menos porque

De repente, como un susurro en mi oído lo escuche

"______ no me dejes te lo ruego, no me deja"

Esa era la voz de Zayn, deje de caminar y mi nueva amiga igual.

-Que ocurre cariño? Porqué te detienes? Si ya casi llagamos, no nos falta nada- dijo mirándome confundida y entusiasta

-Nonlo has oído?- le pregunte

-El que?- 

-Su voz- dije con un aire de esperanza

-la de quien?- me pregunto de nuevo, pero antes de responderle volvió aún más fuerte

"______ no te vallas te  lo ruego!!!"

-Cariño vamos, nos dejarán- dijo y de fondo sonó el claxon de un tren 

-Pero... Pero Zayn- dije mirando para atrás

-Si aún no estas preparada, entonces quédate un poco más, aún tienes tiempo de devolverte- dijo con ojos comprensivos -Después de todo eres joven para irte ya, quédate cariño, te esperare del otro lado- me abrazo y camino de nuevo a la luz

Sin pensarlo me devolví y camine hacia el lado contrario.

De repente me quede dormida a la mitad del camino. 

Un dolor incesante empezó a recorrer mi cuerpo, una pequeña luz empezó a colarse en mis párpados obligándome a abrirlos.

El olor a morfina y anestesia fue lo primero que pude distinguir, eso y el distintivo Hugo Boss de mi hermano.

Estaba en un hospital. Y con mi hermano.

Capitulo 29 

Cuatro parpadea blancas, una ventana de vidrios trasparentes y una puerta de madera puñalada de blanco eran lo único que distinguía bien de donde estaba, además del pequeño asiento en el que mi hermano dormía un poco incómodo, lo sabía porque desde pequeño siempre que le tocaba dormir en el sofá en casa de la abuela, al dormir hacia una cara entre molestia y dolor, al siguiente día despertaba quejándose porque le dolía el cuello o la cintura, y todo porque no quería dormir conmigo, supuestamente porque yo lo golpeaba dormida, bueno si, pero tampoco para tanto.

De repente vino a mi menté todo lo ocurrido, dejándome completamente confundida, lentamente las imágenes en mi cabeza empezaron a hacerse más claras y el dolor en mi pegó más fuerte. Recordaba cada golpe con tanto dolor que deseaba poder seguir durmiendo y no seguir recordando. 

-_______?- dijo una voz un poco adormilada, sacándome de mis pensamientos, gire con suavidad para ver a mi hermanó despertar, algo que me causo un dolor punzante en mi cuello -Dios mío ______! Eres tu! Despertaste!- como un rayo se levantó y corrió a mi, para regalarme un muy fuerte abrazó

-Ah! - doce un poco duro, me había lastimado 

-Lo siento lo siento- dijo separándose de mi y acomodandome de nuevo en la cama -Diaculpame no era mi intención, perdóname! Que te duele? Dime, quieres que llame al doctor? Si, si quiere yo lo hago, dime algo_____! - dijo tan rápido y asustado que creo que iba a estallar en cualquier momento

-Harry, tranquilo no es para tanto- le dije con media sonrisa, aún no entendía como podía sonreír -Donde esta Michel?- le pregunte 

-Tu vecina lo esta cuidando- me respondió un poco más calmado

-Y se enteró de algo de esto?- le pregunte un poco asustada

-No, o al menos eso creo, hicimos lo posible porque no sepa ni sospeche- respondió mientras se acomodaba a un lado mío

-Hicimos quienes?- le pregunte 

-Louis y yo- respondió 

-Louis?-

-Si, no recuerdas?-

-No mucho- le respondí. La conversación era algo incómoda, ninguno de los dos sabíamos que decir ni como hacerlo. Pero el proba era que había un tema que debía saber y tenía que preguntar algo que no podía evitar.

Se había formado un pequeño silencio, Harry miraba hacia el suelo.

-Y...y...- Harry giro y me miro -Y que ocurrió con Zayn?- dije finalmente


Aceptada

escribes muy bien y tus capítulos son interesantes, pero tienes algunas faltas de ortografía con los tildes de la tercera persona y te recomendaría que usarás ambos signos de interrogación {¿?} y el guión largo {—}, fuera de eso todo está perfecto. te deseo muchísima suerte.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Dom 09 Feb 2014, 11:45 am

Vicky2001 escribió:¡Hola!, te contaré algo sobre tú idea... ¡me encanta!, so, ahora dejo mi ficha, besos<3
espero tu ficha, linda.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Lun 10 Feb 2014, 3:07 pm

:meh:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por ceonella. el Lun 10 Feb 2014, 3:12 pm

Tu idea es tan tierna y hermosa a la vez<33 perfecta. Sabes que amo tus ideas socia   por aaron. (?
Na, em em, sabes que si me preguntan cual es mi canción favorita i just i can't say one. mi inglés supa sexy
Pero últimamente estoy escuchando Mika .__. sí xdd. So, Lollipop o Grace Kelly(?
Jep, luego te dejo mi ficha.

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La infelicidad no tiene medida hasta que te topas con alguien feliz. Ahí sí, con ese referente podes saber cuan feliz eres. —[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://franceslennon.tumblr.com/
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por Invitado el Lun 10 Feb 2014, 3:22 pm

annie! obvio que voy a audicionar o sea es perfecta, amo la idea. ya te dejo todo<3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por Invitado el Lun 10 Feb 2014, 3:58 pm


Andy Foster



Nombre del pj: Andrea Marianne Foster.
Nombre del chico: James Deux.
Representantes: Kaya Scodelario & Dylan O'Brien.
Rol: La que se corta.
Escrito de tu autoría:

Darkness:
Darkness.
respect the curses, when you have one, you'll probably die.
Ψ


La de cabellos rubios corría y corría, no podía dejar de correr. Sabía que tarde o temprano tenía que cambiar de dirección, hacía veinte cuadras que corría derecho, pero no se decidía en cuál de todas las calles era mejor doblar.
Su cuerpo le dolía de sobremanera, sus rodillas sufrían pequeños espasmos al seguir corriendo, pero si no lo hacía, moriría.
Tal vez moriría de todas formas, pero prefería seguir corriendo, siempre existía una pequeña posibilidad de salir viva de eso.
Pasó por calles muy poco iluminadas, dándole así un aspecto tenebroso a todo el barrio.
Lágrimas amenazaban con salir de sus ojos verde mar. Todavía resonaban por sus oídos los gritos de Holly, su amiga castaña de ojos tan fríos como el hielo. No podía creer que la había dejado atrás, pero en momentos como este, había que dejar los sentimientos atrás, y seguir a lo único que te puede salvar: el instinto.
Llegó a una calle bastante iluminada, y sin pensarlo, dobló a la derecha. Siguió corriendo. Nadie la veía, pues eran las tres de la mañana, y en ese tranquilo pueblo del sur de Atlanta, no había actividad nocturna.
Con tan sólo abrir esa maldita caja, ahora su vida colgaba de un hilo. Nunca tendría que haber ido a esa jodida casa. Nunca tendría que haber tenido curiosidad. Nunca tendría que haber leído en voz alta esa maldita nota.
Sus botas le molestaban tanto, que hizo una rara pirueta para así sacárselas, y tirarlas a los costados, sin tener que dejar de correr. Ahora corría descalza, sólo con un par de calcetines, un short de jean negro, y una blusa a cuadros en tonos azules. Hacía demasiado frío, pero su constante paso rápido la hacía entrar en calor y ser algo inmune a la fría ventisca.
No tenía ni idea de lo que venía detrás de ella. No sabía cómo se veía o como corría tan rápido. Lo que sí sabía era que si no seguía corriendo, sería su fin.
Gracias a sus clases de cross country, todavía seguía con vida. Le agradecía mentalmente a su entrenador que siempre le exigía que corriera más rápido y que controlara su respiración.
En ese momento se dio cuenta que respiraba irregularmente. Estableció un ritmo entre sus pasos y su respiración. Paso. Paso. Inhala. Paso. Paso. Exhala. Paso. Paso. Inhala. Paso. Paso. Exhala.
No podía dejar que el agotamiento la detuviera, pero estaba cansada. Física y mentalmente. Tenía que cargar en su conciencia que su amiga seguro ya estaría muerta, por culpa de ella. Por culpa de su egoísmo. Pero Nikole vio su oportunidad para escapar, y así lo hizo. No sintió remordimientos en ese momento, pero ahora, unos minutos después, ya tenía todo el peso de sus acciones en sus hombros, lo cual no era bueno mientras se corría para evitar una muerte segura y dolorosa.
Todo por culpa de esa jodida maldición.
La última visión de su amiga le llegó a la mente. Ella tirada en el suelo, sus cabellos, como la crema del café, esparcidos por todos los alrededores de su cabeza, una expresión de dolor en su bello rostro en forma de corazón, sosteniéndose con una mano su débil tobillo, que al parecer se había doblado. Sus últimas palabras, las que le destrozaron el alma, resonaron por sus oídos.
Ya viene. Viene por nosotras.
Sus pulmones no daban más, necesitaba parar, o se desmayaría. Pero si paraba, moriría. Decidió doblar en una calle, a la izquierda, tal vez así podría desviarlo por unos segundos. Paró de correr. Apoyó sus manos en sus rodillas, inclinándose un poco, y respiro forzosamente. Nunca le costó tanto respirar.
Unos gruñidos se escucharon. Toda la sangre se drenó de su cuerpo. Estaba temblorosa, asustada, cansada. Trató de seguir corriendo, pero sus malditos pies no le respondían. Se sentían como gelatina. Caminó lo más rápido que pudo, pues la calle estaba muy poco iluminada, y tenía que evitar caerse.
Un dolor le llegó a su cabeza, había chocado con algo. Miró hacia adelante, en vez de hacia abajo, y tuvo que usar toda su fuerza de voluntad para no gritar del miedo. Era un callejón sin salida. Carajo, no podía salir de ese maldito callejón.
Miró hacia adelante, hacia la calle por donde antes venía, pero se dio cuenta rápidamente que ese era su fin.
Una figura alta, delgada, se acercaba por ahí, emitiendo gruñidos espeluznantes. Lo veía todo por la sombra. Cuando el maldito monstruo llegó a la esquina, y giró para así acabar con la vida de Nikole, ella pudo ver lo horroroso que era.
Lo cubría un pelaje de negro, de la cabeza a los pies, manchado de gotas rojas, sangre, seguro que de su mejor amiga. Su cabeza era extremadamente desproporcionada comparada con lo estrecho y alto que era su cuerpo. Era ovalada, como una pelota de rugby, pero cuatro veces más grande, con dos protuberancias triangulares sobresaliendo de sus costados. Los ojos en forma de círculo, y de color rojo oscuro era lo que más asustaba. Sus manos, no eran manos. Es decir, eran masas de pelaje, con tres dedos, y unas garras afiladísimas. El ser hizo lo que era parecido a una sonrisa, mostrando tres hileras de dientes en punta, como colmillos, de color marrón. Asqueroso. Saliva le chorreaba por toda su mandíbula, y Nikole detectó un brillo de malicia en sus ojos.
Después de eso, sintió un dolor agudo y horrible en su estómago. El dolor se extendió por todo su cuerpo. Luego, lo único que vio, fue oscuridad.
Pura oscuridad.
Oscuridad.

Songs, songs, songs.:

Mi canción favorita puede ser All I Wanted, Ignorance, Last Hope, The Only Exception o Decode, de Paramore, sí muchas, ah.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Lun 10 Feb 2014, 6:49 pm

CamiiBeliberStyles escribió:Tu idea es tan tierna y hermosa a la vez<33 perfecta. Sabes que amo tus ideas socia   por aaron. (?
Na, em em, sabes que si me preguntan cual es mi canción favorita i just i can't say one. mi inglés supa sexy
Pero últimamente estoy escuchando Mika .__. sí xdd. So, Lollipop o Grace Kelly(?
Jep, luego te dejo mi ficha.
eres mi socia johnson y yo tu socia johnson (?). ahq. yo tengo demasiadas favoritas pero escucho mucho mmm yeah so creo que esa. espero tu ficha, johnson.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por tobias. el Lun 10 Feb 2014, 6:50 pm

Stilinski escribió:annie! obvio que voy a audicionar o sea es perfecta, amo la idea. ya te dejo todo<3
vi tu ficha, pero me da paja leerla so después la acepto
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por carlota malik el Lun 10 Feb 2014, 9:09 pm


¡Hola! Mi nombre es Charlie y bueno me encanto la idea.
¡Por fin podre escribir sobre mis amigos imaginaros/unicornios!
Bueeeno ahora te dejo mi fichita por...¿La bulimica? Si,creo que si.
Cancion favorita: Kiss me de Ed Sheeran c:
Byeee
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por carlota malik el Lun 10 Feb 2014, 9:47 pm


Charlotte Mcfly



Nombre del pj: Charlotte Broken Mcfly
Nombre del chico: Ash Stymest
Representantes: Lana del rey & Ash Stymest
Rol: La bulimica
Escrito de tu autoría:
Un fino cristal:

¡Problemas de agresividad! Yo no tengo un maldito problema y menos con la maldita agresividad ¡maldito psicólogo del demonio! Solté un bufido cuando crucé las puertas de cristal de la clínica a la que mi padre me había pagado por ir. Me había pagado cincuenta dolares para que fuera a un psicólogo especializado en no sé que mierda, y le contara mis últimas peleas (cada vez más constantes) y esperara un resultado. Una hora, tenía que pasar una hora con ese hombre calvo y de mirada afable que me miraba como un experimento... ¿Sobra decir que no aguanté la hora completa? Respiré hondo y traté de calmarme pero cada vez se me hacía más difícil.
El tipo me dijo que para calmarme pensara en algo que me hiciese feliz, como dato curioso el me dijo que pensaba en una tarta de manzana, y al parecer de pensarlas pasaba a comérselas porque le sobraban unos kilos. ¿Y en qué iba a pensar yo? No tenía cosas que me hicieran feliz... ¿Las mates? ¿la música? Me enfundé las manos en los bolsillos y suspiré, no iba a volver a ver a ese tipo jamás. Apreté la mandíbula cuando advertí que ya se estaba haciendo de noche y me encaminé hacia mi casa que estaría vacía, como siempre. Mi padre trabajaría hasta la madrugada, como siempre.
Mi cuerpo estaba tenso, con ganas de descargarme de alguna manera, el sexo era una buena opción pero no quería ver a Tracy en ese momento, no aguantaría su voz insufrible justo ahora. Al pasar por la calle que daba al cruce comercial unos tipos chocaron conmigo haciéndome perder el equilibrio, me caí de espaldas al suelo y escuché sus risas burlonas... Iba a machacarlos. Me levanté de un salto y corrí a por uno de los tres y lo tiré a puñetazos, los otros dos gritaron y vinieron a por mí, uno me dio un codazo en el labio pero se llevó una buena paliza, al igual que el otro sobrante. Resoplé agotado cuando el último chico cayó al suelo.
Cada vez que peleaba mi mente desconectaba y me hacía olvidar todo por completo, mi casa vacía, la ausencia de mi madre, el psicólogo... ¿Quién tiene problemas de agresividad?



Tosí cuando me dejé caer sobre el pupitre del aula de matemáticas y cerré los ojos. Me acaba de despedir de Álex, mi mejor amigo y de Dave su medio novio y me encontraba más cansado que de costumbre. De pronto sentí su aroma tan particular a vainilla y abrí los ojos de golpe, Ivory Duarte entraba por la puerta del aula con los libros en la mano, esa chica... Era un genio en mates, mi materia favorita, siempre sacaba una décima más en los exámenes que yo y eso me sacaba de quicio ya que siempre se burlaba de mi por ello. No pude evitar fijarme en su pelo negro como una aureola a su alrededor y sus ojos grises sonriéndome.




  • Valla, chico malo – dijo con sorna - ¿Has vuelto a pelarte?
  • ¿Te importa? - le espeté.
  • No deberías dejar que te golpeen en la cabeza, así nunca sacarás más nota que yo.



Me incorporé de golpe y la fulminé con la mirada, odiaba\adoraba esa sonrisa de suficiencia, Ivory era la única persona que me hacía sentir como cuando peleaba, desconectado de todo. Su mirada recorrió mi labio partido y la cicatriz que me surcaba la mejilla izquierda con un sentimiento que no supe descifrar. Ella era como un bálsamo para mí, pero como bálsamo que era estaba prohibida, nunca se plantearía estar con un chico con ``problemas de agresividad´´ aunque tampoco es que yo quiera estar con ella para siempre, con una noche o con dos me conformaría, me fijé en su piel marfileña y en sus labios carnosos, vale, quizás tres.
Cuando la profesora marcó los ejercicios nos desafiamos con la mirada a ver quién los terminaba primero, justo los dos a la vez.




  • Seguro que no los tienes bien – me burlé.
  • Es a ti a quién han atizado en la cabeza, no a mí – me sacó la lengua y antes de darse la vuelta para salir a la pizarra me rozó mis nudillos bañados en sangre seca con sus dedos y se me erizó el vello de los brazos.



Esa chica era tan obstinada, fría y creída que me recordaba a mí, y creo que por eso la odiaba con locura. Pero había una parte, una pequeña parte que era lo opuesto a mí y era su sonrisa radiante y sus ganas de vivir y de cambiar el mundo, eso me hacía recordar que había un motivo por el cual seguía allí.




  • Hasta mañana, Eidan – me dijo Ivory cuando salíamos de clase – Por cierto el ejercicio dos te salió mal, no te tendría que haber dado treinta y dos.



Suspiré, pero a pesar de ello sonreí, solo ella era así, solo ella conseguía que tuviera ganas de matarla y besarla al mismo tiempo. Era como una droga y la abstinencia a la vez. Me volvía loco.
Salí del instituto con una sonrisa en los labios, varias chicas susurraron cuando pasé por delante, supuestamente era un dios en la cama y una auténtica maravilla... Desde que me había acostado con Tracy y sus dos amigas esos rumores corrían por todas partes. No es que me molestaran pero preferiría que no hablaran de mí y punto.
No quería volver a casa, solo de recordar todas las luces apagas y el tener que comer viendo la cara de mi padre me revolvían el estómago, suspiré y comí en el establecimiento de comida rápida más cercano, paseé por las calles e incluso paré en la biblioteca para hacer los deberes de Trigonometría, y cuando salí ya era de noche. Una noche oscura pero iluminada por la luna llena que reinaba en el cielo. Caminé por las calles con la cabeza aún llena de formulas cuando la oí, escuché su dulce y firme voz. Ivory.
Seguí su sonido para comprobar que hacía en la calle tan tarde pero me detuve en seco, habían dos chicos con ella pero no precisamente de buen humor.




  • ¡Te he dicho que me dejes tranquila! - le soltó ella zafándose de su mano.
  • Solo quiero conocernos mejor – el chico rió y volvió a alzar su mano hacia ella.



Corrí hasta allí, y le aferré la muñeca antes de que la tocara. No quería que Ivory me viera así, de mal humor, a punto de matar a una persona porque si la hubieran tocado los mataría de verdad. Traté de pensar en ella, en mi bálsamo pero luego esa imagen se esfumó dejando paso a las atrocidades que pensaban hacerle esos tíos y me enfurecí.
``calmate´´ pensé. Pero no pude y... Desconecté.
Mi mente ya no era mía, solo lo era mi cuerpo.
Eidan.
Las palabras no me afectaban, no eran para mí mientras el tipo se retorcía bajo mi peso.
para, Eidan, para.
YO
No podía parar.
NUNCA.
No quería parar.
QUISE.
Le habrían hecho daño.
ESTO.
El chico ya no se movía, su sangre me salpicaba la camiseta y los ojos de Ivory estaban vidriosos por las lágrimas. Quería abrazarla pero de pronto me di cuenta del coche de policía que estaba parado frente a la calle, el otro chico la había llamado. El policía me sujeto las manos y me las esposó a la espalda, me guió hasta el coche con Ivory pisándome los talones. La puerta se cerró y ella apoyó sus manos en el cristal, me daba las gracias una y otra vez con las lágrimas recorriéndole las mejillas, me acerqué a la ventana y nos besamos, solo nos separa un fino cristal pero sentía sus labios contra los míos.
Se apartó de la ventana.
El coche arrancó.
La vi mientras me alejaba.

Dios, cuanto la amaba.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: amigos imaginarios | nc. ¡resultados!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.