O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Carne nueva.
Hoy a las 2:21 am por rarelyworld

» yes no maybe
Hoy a las 1:06 am por Stark.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 1:02 am por rarelyworld

» être dans la lune.
Ayer a las 8:51 pm por Ongniel

» A Match Made In a University | 1D
Ayer a las 8:21 pm por Stark.

» Instituto Fénix | Fichas
Ayer a las 5:20 pm por Carstairs

» .Look at the flowers.
Ayer a las 4:46 pm por yagmur.

» we're foxes ; m.i.
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

» daydreamin'. ♡
Ayer a las 2:50 pm por bwiyomi.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Página 1 de 24. 1, 2, 3 ... 12 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por sugar. el Lun 09 Sep 2013, 11:45 pm

Winter Love


Millones y millones de personas pasan los inviernos en plena soledad, una soledad deprimente y sin solución. Los que fingían estar bien estando solos, resultaban ser los más inconsolables, y los que iban de cama en cama cada noche, terminaban siendo los que más necesitaban un amor real. Sin embargo, preocupémonos de la historia de estos muchachos, que al salir de la escuela por última vez, comprendieron lo que significaba no tener a alguien que les apretara la mano cuando la nieve comenzaba a caer. Pero no se atrevían a confesarlo, ni tampoco pensaban hacerlo. 
Y ese es el momento cuando el destino decide poner de su parte. 
Por una razón sorprendente, el invierno se volvía cada vez más extenso, y los lugares posibles de habitar sin que el frío calara los huesos, se hacían cada vez más pocos. 
Y es aquí, cuando el único lugar disponible para acoger a una cierta cantidad de personas desdichadas por el crudo invierno, es la residencial de la señora Myrtle; en un alejado pueblo de Inglaterra donde la nieve caía ligera sobre el césped. Los muchachos que ya habíamos mencionado llegarán a este lugar, buscando sólo pasar un cálido invierno. Pero ¿Será sólo un cálido invierno lo que encontrarán? ¿Qué sucederá si la solución para su tortuosa soledad aparece en sus nevados caminos?


¿Quién dijo que sólo existían los amores de verano? 


Reglas



Bueno, hola a todas, las quiero. Ah. 
Ok, esto son audiciones, nada de reservas. Tengo que asegurarme de que escriban bien, no pido que perfecto, pero sí de una manera respetable. 
La máxima cantidad de personajes con los que puedes audicionar es de 6. 
Respeto entre todas. ¡TODAS, dije!
Les ruego que no audicionen con Harry Styles ni Kaya Scodelario {son mi ship y lo usaré:c}
Cerraré las audiciones en cuanto me parezca necesario. 
"—" Utilizaremos ese sexy guión para los diálogos. 
Audicionen y las amaré... jojo. ¡Diviertanse, lady's!
Al momento de audicionar, esto es lo que hay que hacer. Ej: Audiciono con Fulano Martinez | Anacleta Henriquez. Y colocar en un spoiler algún link, o capítulo creado por ustedes mismas. No es tan difícil ¿eh? ¿eh? 
Si leíste las reglas, pon [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] en otro spoiler. ~._.~ 




Ahá, abre esto :
Sexys personas, audicionen, yo sé que quieren  Ah, bueno...soy Connie, osea...soy Dorovish, pero ya casi todos me conocen como Connie o Mack._. y ...los amo a todos. jujú. 


Última edición por Hαynes. el Miér 11 Sep 2013, 5:35 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 10 Sep 2013, 12:01 am

Hola Mack :cc bc me encanto la idea, y de veras que quiero hacerte un discurso(?) pero son la una de la madrugada en mi país y bueno, me muero del sueño :C. jbdkhdsvfh te dejo mi capítulo. Y pues, audicionare por Louis Tomlinson | Leighton Meester {ah, estoy usando mi ship:c es la segunda nc en la que lo hago:c lo siento, tenia que decirlo}

gifdemiesposo:c:
capítulo:
Vanessa abrió los ojos con desilusión y reprimió un suspiro de rabia. La meditación no estaba funcionando. Pese a que creía estar concentrada y lo más en calma que podría estar en un momento como ése, era más que evidente que, lejos de tranquilizarse y pensar con objetividad, sólo estaba enardeciendo sus emociones; se sentía más inestable que antes, fruto lógico de estar dándole vueltas al asunto durante su meditación. Tocó el piso con los pies —pues estaba sobre uno de los muebles de su ventana— y trató de decidir qué hacer a continuación.

¿Por qué siempre tengo que pelearme con él por estupideces?, se preguntó la morena con frustración. Era algo que no entendía. ¿Por qué simplemente no quedarse callada e ignorarla? ¿Por qué siempre esa suerte de necesidad de contestarle, como si fuera un modo de defenderse de sus reproches? Porque eso habían sido sus palabras, reproches, sólo reproches contra lo que era, lo que hacía y lo que decía. Vanessa admitió que también había caído en el juego y le había contestado del mismo mal modo, pero creía no tener la culpa de lo sucedido.

¿O la tenía? Negó con la cabeza y, en vista del fracaso de la meditación, Vanessa se dispuso a utilizar el último recurso de relajación e introspección con que contaba: escribir. No le había contado nunca a ninguno de sus amigos esa particular afición, ya que la consideraba su último refugio personal, pero era posible que lo dedujeran de sus hábitos de lectura. La morena dirigió sus ojos a una estantería de su habitación, de la cual sacó un cuaderno gris, sencillo, sin ninguna rotulación y, sentándose cómodamente en su cama a la vez que sacaba un bolígrafo de su velador, se dispuso a escribir.

No era un tipo de escritura autorreferente, en donde simplemente se dirigiera a un destinatario invisible y le contara sus problemas. No era su estilo. Prefería simplemente armar una breve historia, donde los eventuales personajes sintieran lo mismo que ella sentía y, mediante la resolución del conflicto, lograra una especie de liberación. Siempre lo había hecho del mismo modo y se había convertido en un modo seguro de desplegar aquellas emociones que se arrastraban en su interior, sin correr el riesgo de liberarlas en el proceso. Porque en eso residía la magia del método: al hacer que sus propios tormentos los sufrieran personajes ficticios, los problemas se volvían menos reales al mismo tiempo, como si pertenecieran a un mundo de ficción, donde ella podía hacerlos desaparecer o manipularlos a su antojo. Y así el dolor de su alma se aplacaba o, como en aquellos momentos, la ira iba aflojando su corazón, poco a poco.

Lo único lamentable era que en el momento mismo en que apoyaba el lápiz en la hoja limpia de papel, los recuerdos la azotaban y durante un instante, la dejaban sin aliento, amenazando su frágil y perseverante control. Y, tal como siempre, aquella vez no fue la excepción.

— Siempre crees que eres la que más sufre, ese es tu problema. ¡Pues te doy una noticia! ¡Todos tenemos nuestros asuntos! ¡Todos tenemos nuestros problemas y penas! ¡Y no nos enterramos en la depresión y la oscuridad! Seguimos con nuestra vida, reímos, vivimos.
— Sabes perfectamente que yo no puedo hacer eso —musitó Vanessa, sintiendo que la ira estaba siendo desplazada por el dolor—. Sabes que yo no soy capaz de nada de eso. Eres una irreverente y una desconsiderada. Sabes que no puedo.
— Sí puedes, sólo no quieres. Disfruta el presente alguna vez y deja de pensar en todo lo que no puedes hacer.
— ¡¿Crees que si pudiera no lo haría?! No tienes idea de lo que estás hablando —repitió—. Sólo eres una niña que habla sin pensar.
— Al menos yo estoy viva —replicó ella con la mirada dura—. Y creo que es más de lo que puedo decir de ti.
— Idiota.
— Amargada.

Vanessa dejó el bolígrafo a un lado de la cama con una sonrisa irónica en su rostro. No había escrito ni dos páginas, pero ya estaba segura de que era suficiente. Por eso era que no se preocupaba a la hora de escribir, porque sabía que nunca acababa los escritos en medio de una tormenta emocional. Sólo le servía para relajarse, pues toda la ira, la tristeza o la decepción que pudiera sentir era absorbida por las palabras, pese a que la historia —una batahola literaria irrelevante sobre una chica llamada Mercedes y un joven de nombre Max— estaba apenas comenzando. Sólo era una forma de meditación.

Nessa suspiró. Se sentía cansada. Por muy ilógico que pareciera, esas continuas introspecciones y análisis la dejaban bastante agotada, ya que no sólo requerían de una excepcional concentración, sino también de la evocación de muchos recuerdos, en ocasiones, desagradables, lo que la extenuaba emocionalmente.

Magali era risa y ruido. Su vida se definía en bromas, juegos, peleas y comida china. Era una verdadera héroe, con su propio modo de enfrentar el mundo. Y ella lo admiraba por eso, pero no compartía su modo de vida. La tolerancia era el primer peldaño a la paz, sin embargo. Si quería convivir tranquila con su hermana y con el resto de sus amigos, debería aprender a respetar y a comprender. Comprender profunda y sinceramente que cada uno tenía un modo distinto de pensar y que ese modo, mientras no afectara negativamente o atentara contra otros, estaba bien y merecía respeto. Hasta ese entonces, Vanessa había soportado los estilos de sus amigos, pero nunca los había comprendido. Y también ése era el error de todos, no solamente el de ella. Nessa sabía que era algo particularmente difícil; para la morena, era doblemente duro, ya que su orgullo y su herencia demoníaca obstaculizaban sus deseos de solidarizar con sus amigos.

Vanessa se levantó de la cama, más decidida que nunca a hacer de la convivencia en la casa algo más placentero que de costumbre. Ya libre del tormento de su cumpleaños y, asombrosamente, aún con vida, no iba a desperdiciar la oportunidad que se le había regalado. Dirigió una pequeña sonrisa a la historia inconclusa de Mercedes y Maximilian, la que había logrado calmar su mente, y se prometió a sí misma que la acabaría. Le alegraba que esta vez su escritura y meditación la hubiesen llevado a un resultado concreto, ya que muchas veces sólo la hacían filosofar.

Se disculparía con Magali, algo que nunca había hecho antes. Un ligero nerviosismo la poseía, pero estaba dispuesta a llegar hasta el final. Paz, tolerancia, amistad, hermandad, respeto, cariño… ¿todas esas cosas, en conjunto, no eran más fuerte que la soberbia?

Encontró a la castaña jugando videojuegos en la sala principal. Vanessa elevó sus cejas al máximo; Su hermana seguía molesta y algo sentida, si bien lo controlaba con su propia terapia y a su modo.

— ¡Toma eso, babosa asquerosa! —gritaba, petrificada en la pantalla de la televisión—. ¡Marilyn se merece el premio novel, no tu!

Vanessa insinuó una sonrisa. Televisión v/s escritura. Cada una tenía sus métodos, sin duda. Le satisfizo comprobar que sus emociones estaban tranquilas y receptivas, que se sentía bien. La morena se situó junto a la castaña, que al notarla la miró entre curioso e incómodo.

— Tenemos que hablar —dijo ella, quizás más bruscamente de lo que había pretendido.
— Mira, Vanessa, nosotras… —La voz tajante de la castaña la hizo probar de nuevo.
— Tenemos que hablar —repitió—. Por favor…

Esa última palabra fue lo que la hizo considerar la conversación. Lo cortés no quita lo valiente, pensó la joven. Vanessa se sentó a su lado y se armó de valor para, al fin, doblegar su terco y estúpido orgullo.

— Quería disculparme contigo, Magali —susurró mirándola a sus brillantes y sorprendidos ojos azules—. Te traté injustamente cuando tú sólo deseabas compartir un momento conmigo. Tú no tenías por qué saber que estaba algo susceptible y de poco ánimo y yo no debí decirte todo lo que te dije. Lo siento.
— Vaya —Parpadeó, aturdida—. Nunca creí que viviría lo suficiente para escucharte disculpándote sobre algo.
— No es algo particularmente fácil, Maggie. —Suspiró con fastidio—. Te agradecería si me ayudaras.
— ¡Esta bien! —sonrió con nerviosismo— Tu también perdóname, Nessa. Estabas en un momento de meditación, y siempre nos estas diciendo que no te molestemos cuando estas leyendo.
— No tienes porque, Maggie. Últimamente me eh comportado como no debería contigo, eres mi hermana menor... —suspiro cansadamente— No soy una buena hermana, ¿verdad?
— De hecho, no, no lo eres —Vanessa bajo la cabeza— Pero te quiero con defectos y todo, ademas, eres mi hermana, Vanessa. Te quiero tal y como eres, y lo sabes.

Hay cosas que no cambiarían, definitivamente, pero era parte de la vida, de esta vida llena de horizontes y esperanzas que ahora tenía en sus manos, aceptar estas locuras. ¿Qué seria de la vida sin una mínima gota de locura? Lo mismo que una vida sin un suspiro de prudencia. Porque ambas son necesarias, porque ambas son distintas. Mezcla a tu prudencia un grano de locura, dijo Horacio. Y tenía razón. Era sólo cuestión de compatibilizar, ser flexible y respetar al otro. Porque Vanessa era más prudencia que locura y Magali más locura que prudencia, pero eran hermanas. Y en el opuesto está la verdad.

Es un capítulo de mi fic cancelado :c me rehusó a seguirla porque me da miedo dejarla estancada por mi culpa :c ya bueno, me callo.
chau<33 besotes.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por bigtimerush. el Mar 10 Sep 2013, 12:28 am

NPS.
Amé la idea como no tienes idea.
¡Soy Mey! ¿Me recuerdas? Lectora de tú novela: You found me, de Zayn<33, la amo, en serio, idk.
Audicionaré por: Austin Mahone | Kylie Jenner. {Mi ship, lo tocas y amaneces calva, playa} tenía que decirlo, uno nunca sabe, hay muchas bad bitches por ahí.
Son la una de la mañana e mi país, tengo frío y sueño, así que te dejaré todo lo que pediste rapidito.
Un beso gigante y Dios bendiga esa mente de miel que tienes)?<3

♡:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Sinapsis {Longing Irrevocable} ¡Coming Soon!:
Malik cerró la puerta detrás de sí mismo y trató de sosegar su respiración ahora agitada. No fue hasta que se relajó por un segundo, que se percató de que sus labios permanecían entreabiertos e hinchados por la presión ejercida en ellos y que aún, jadeaba apaciblemente sin darse cuenta de ello. Su corazón latía con frenesí, a tal punto de que creyó en la posibilidad de que este pudiera salirse de su lugar. Su subconsciente emitía imágenes nítidas de lo que hace unos minutos, fue la experiencia más fascinante de su existencia. La adrenalina y la euforia latían en sus venas con ímpetu, hasta casi dejarlo sin aliento.
Una sonrisa torcida se apoderó de su rostro, en cuanto en medio de tanto cuestionamiento, se preguntó: ¿Cuáles serían las consecuencias de acostarse con una chica siete años menor que él? Porque, desde luego, no serían una ni dos y estaba completamente seguro de la certeza de esas palabras, que carecían de poco sentido para el en esos momentos. Estaba cegado por el placer y no se detuvo a pensar en el lío en que se ya se encontraba hasta el fondo.
El resultado final de aquella ecuación incompresible era totalmente perjudicante para ambos implicados, tomando en cuenta que Zayn tenía veinticuatro años, que también tenía una “prometida” –a la que no toleraba en lo absoluto por más amable que fuera con la inútil de Valentine–, y que Candance no era cualquier chica, si no la mejor amiga de su pequeña hermana de tan solo diecisiete años.
La inocencia y la fragilidad eran las características más resaltantes de aquella dulce chica que lo había cautivado por completo.
El impulso de saciar sus deseos más oscuros se habían apoderado de el con lujuria y descontrol, bloqueando todo pensamiento racional que se cruzara por su cabeza. Pero ya no podía arrepentirse de lo que había hecho, todo rastro de culpabilidad se había esfumado en cuanto escucho una voz aguda y ronca que susurraba su nombre una y otra vez.
Los recuerdos más excitantes que haya vivido nunca antes pasaban como flashes mediante pensamientos que trataba de parecieran coherentes mientras analizaba la situación, pero esa inútil tan solo intentarlo. Con tan solo recordar sus caricias, sus besos apasionados y tímidos a la vez, su manera de relacionarse con tanto escrúpulo y dulzura, lo hacían delirar y pensó: “Al diablo con todos los demás”.
No pudo evitar rozar sus labios con la yema de sus dedos, su olor tan exquisito a flores silvestres provocaba que se estremeciera. Quería poseerla de todas las maneras posibles y aunque sabía que eso era algo precipitado, elocuente y totalmente irracional, no fue capaz de anular aquel estúpido deseo.
Se podría decir que por alguna razón, y no sabía cuál era en específico, cuando su compañía lo cambio todo, hasta el detalles más minino, estuvo seguro de que ella era la chica perfecta, con la que había soñado por tanto tiempo y que ahora se había convertido en una especia de marca de droga personal para él, y más allá de todo eso, se había convertido en su primer amor y vaya que eso complicaba las cosas.
Soltó un suspiro y se dejó caer por la puerta de su apartamento, hasta chocar en un golpe sutil contra el piso. Una carcajada melodiosa escapó de sus labios al recordar sus días de “casanova” en la preparatoria, cuando no había chica en ese instituto que no haya pasado por debajo de sus sábanas. Claro, ahora había madurado y era un hombre responsable –o eso parecía aparentar– y muy cauteloso respecto al tema de las chicas.
Ahora, la historia de repite y cada retentiva se hacía presente conforme se convencía sí mismo de esta locura de adolescentes… como en los viejos tiempos, solo que esta vez, aquel deseo que pronto se convertiría en un hecho, era irrevocable en todos los sentidos.
Prefacio. {Longing Irrevocable} ¡Coming Soon!:
Me sentía en una de esas situaciones en las que tenías que decidir entre ser quien quería que fueras o ser quien tú querías ser, tratando de ser feliz con eso. Pero… ¿a qué precio? Eso era algo de lo que era consciente del todo en mis cinco sentidos: decepcionar a las personas que depositaron toda su fe en ti. Esas personas, estaban apostándole al destino en contra de un deseo que tarde o temprano saldría a la luz, un deseo que su confianza premeditada tendría que pagar, no importa cual fuera ese deseo, lo que importaba es que estuviera latente ese afán de ser tú mismo y no esperar a que esas decisiones le agraden a todo el mundo, porque después de todo, de ahí parte la verdadera felicidad.
Durante mi adolescencia y a lo largo de toda mi vida, mis padres nos habían inculcado a mí y a Emily, principios que fueron de generación en generación, de los que no podías ser capaz de declinar, por pura cuestión de lealtad hacia ellos.
Entonces ahí fue cuando me percaté de que el momento por el que estaba pasando me obligó a ser firme y no mirar para atrás, mis esperanzas y las posibilidades de salir de ese mundo en el que me estaba ahogando, abrieron paso sobre mí, sobre cualquier cosa y me abrieron los ojos, lanzándome a un abismo de decisiones que debía tomar rápidamente, poniendo la diferencia entre ser manejado por los propósitos de mis padres, o ser autóctono de mis propias decisiones.
¡Al diablo con que una joven de diecisiete años me haya cautivado hasta el rincón más recóndito de mi ser! Ya no me importaba nada, absolutamente nada a parte de la castaña que me miraba con dulzura y atención, esperando a que dijera algo que pudiera dejar romper en mil pedazos lo que estábamos a punto de hacer, ya era demasiado tarde y ya había tomado una decisión, a costa de los pensamientos de los demás.
Yo no era feliz. Tenía a una prometida que hacía que mi sangre hirviera, ¿pero qué? Debía ser amable con ella, porque de eso dependía que mi familia fuera la heredera de los millones y millones de los padres de Valentine. Me cansé de todas las noches salir a fiestas con mis amigos y con un par de tragos olvidarme de la asquerosa vida de mierda que llevaba. Me cansé de ser sacrificar mi felicidad a costa de un capricho familiar. Tenía que ser niñero de mi hermana menor una vez al mes… Pero ya no podía arrepentirme de las razones que me habían llevado a este punto, pues había conocido a Candace y eso mejoraba las cosas, de cierta forma.
Yo sabía perfectamente quién era, que quería hacer a partir de esta milésima de segundo en la que me encontraba pensando detenidamente un caso que para mí ya estaba resuelto, pero sobre todo, sabía con quien quería estar, la había elegido a ella, y por más estúpido que sonara, la amaba con todas mis fuerzas…
… esto ya no se trataba de mis padres o los que ellos pudiera opinar o pensar al respecto, se trataba de mi felicidad y por ende, mi felicidad dependía de una sola persona: Candace, y por supuesto, haría todo lo que estuviera en mis manos para protegerla, juntos saldríamos de esta, nadie podía detenerme ahora.
—No tengas miedo, Candace —farfullé con dulzura, casi como cuando un padre le habla a un niño pequeño.
Podía ir los latidos de su corazón martillar con desesperación dentro de su pecho. Entrelacé sus dedos en los míos y acaricie su suave y frágil piel con dulzura. Su corazón aún no detenía su ritmo y supe al instante que estaba nerviosa, nerviosa por lo que pudiera pasar de aquí en adelante.
Su miedo no fue el hincapié que dio rienda suelta para que me preocupara, más bien temía que no fuera lo que ella había esperado, que a pesar de todo por lo que estábamos pasando, se quisiera alejar de mí. Y si era esa la razón concreta de su miedo, estaría dispuesto a dejarla si eso la hacía feliz.
Era increíble como el centro de mi universo cambió en cuanto la contemplé por primera vez. Ya no era la gravedad la que me sujetaba al planeta, era nada más y nada menos que ella, mi amor eterno. Y si su felicidad partía de mi alejamiento, lo iba hacer.
No pude evitar dejar de cavilar durante ese tema por mucho tiempo, debido a que mi corazón no lo soportaría por mucho tiempo.
—No dejaré que nada te lastime, ¿está bien? —hice que levantara su mirada y me mirara a los ojos.
Sus encantadores ojos cafés se relajaron un poco, pero solo un poco. Ella asintió débilmente y pegó su cabeza a mi pecho.
—¿Podremos lograrlo? —preguntó con una nota de preocupación en un susurro apenas audible.
Asentí y besé su cabeza, aspiré el perfume de su cabello y seguí acariciando su mano con algo de fuerza esta vez.
—Juntos podemos lograr lo que sea —aseguré.
Estaba perfectamente consciente del significado que constataban esas palabras juntas. Entonces fue ahí en donde no dudé del camino que había escogido.
Se aferró con mucho más fuerza a mi pecho y enredó sus piernas a las mías con más valor del necesario. Sonreí un poco.
—Te quiero, Zayn.
En un gesto que me tomó por sorpresa, me besó en los labios con más inocencia de la que pudiera imaginar, saboreando cada rincón de mi boca. La coloque encima de mí y la tome fuertemente por la cintura, ella profundizó el beso acercando su rostro al mío, acariciando mi cabello.
—También te quiero, pequeña —murmuré muy cerca de su rostro, su sonrisa se ensanchó sobre mis labios y comencé a depositar pequeños besos por todo su rostro con cuidado.
Te envié dos escritos de una novela que abriré pronto por que no me decidia, y sinceramente tengo miedo de perder o que no quede. ¡Muchas gracias por dejarme audicionar, bella!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 10 Sep 2013, 5:51 am

GIF:

Capítulo:
Me sentía débil. Era cómo si mis fuerzas me estuviesen abandonando. Era frágil, pero me sentí bien. Quería dejarme ir, rendirme a la luz. Marcharme, desvanecerme.
Pero algo no me lo permitía.
De alguna forma, llegaban a mi cabeza unas voces muy conocidas. Familiares. Voces que una parte de mí quería volver a escuchar, aunque tuviese que volver a abrir los ojos.
Abrir los ojos. En ese momento, era el movimiento que más fuerza de voluntad requería. Y no sabía si estaba dispuesta a hacerlo.
Mi… cuerpo, mi cuerpo estaba entre una brisa blanca, luminosa y cálida tan agradable…
Pero volvía a escuchar nuevas voces. Esta vez había algunas masculinas. Todas me eran cercanas. Pero sobre todo una… Esa voz dulce hizo tambalearse mi paraíso de paz y tranquilidad.
Pensé que podía abrir los ojos, que tampoco debía ser tan difícil. En cambio, entré en un estado más profundo. A lo lejos, se podía oí los pitidos de una máquina de hospital.
Vi sombras, luces y gente conocida. Vi la sonrisa de Teo. Sus ojos, su rostro, sus mechones castaños… Su cara me improbaba que me quedase con él. Sus rasgos eran dulces, tiernos. Era el hermano del que me acordaba, el hermano que vivía conmigo, mi mellizo. Mi otro yo al nacer.
También vi a mi abuela. Intentaba darme la mano, llena de arrugas y de callos. Podía ver las venas dibujándose entre sus líneas. No la había cogido aún, pero sabía que estaría fría.
Algo en mí no le quería dar la mano. Algo en mí intentaba alejar la dulce sonrisa de Teo de mi lado. Algo de mí… soñaba con un chico de ojos marrones y cabello de color parecido.
Liam
No supe de qué, pero el nombre se me hizo muy conocido.
— Natalia, awake. Despierta… —escuché en el fondo.
Luego otras voces, voces que ya era capaz de ponerles nombre. Ana, Harry, Samantha, Patricia, Zayn, Alba, Niall, Noelia, Louis, Javier…
— Natalia, vuelve… —dijo una de ellas.
Noté una sacudida en mi hombro. Noté el calor en las mejillas. Noté la sangre en mis venas.
La luz que me rodeaba fue desapareciendo, y todo se fue volviendo negro.
Eso me decepcionó. No me gustó nada perder la calidez y esa sensación agradable. Pero, por otra parte, una parte de mí estaba dispuesta a regresar al mundo de los vivos…
Noté un peso sobre la nariz. Y algo inyectándome un líquido dentro de mí.
Noté que alguien me agarraba de la mano. Tenía sus dedos entrelazados con los míos. Casí podía saber que sus uñas estaban pintadas de rosa. Eran unas manos cálidas y finas, como las recordaba.
Alguien me quitó el cabello rojizo de la frente. Eran unos dedos ásperos, de chico. Esos dedos me eran conocidos, realmente conocidos. Sentía que estaban conmigo desde hace mucho tiempo.
Noté que las voces cambiaban. Unas venían, otras iban. Oía pasos entrando y saliendo de la habitación que aún no había visto con mis propios ojos. Porque aún no los había abierto.
En alguna parte de mi celebro, una vocecilla decía que para mí y para ellos el tiempo parecía de forma diferente. Estaba como en un sueño. Las leyes espacio-temporales no funcionaban conmigo.
Decidí que eran hora de regresar.
Notaba esa voz tan agradable otra vez, quería que fuese él el primero en verme abrir los ojos. Quería ver sus ojos, su sonrisa…
Me dije algo que intentaba echar de mi cabeza desde que lo conocí. Noté esa sensación que siempre que lo veía me llenaba el estómago. Sentí las mariposas. No pude negarme, no ahora, que me gustaba ese chico.
Menos cuánto me apetecía besarle, aunque no lo había visto más de cinco veces.
Cuando parpadeé, todas las veces — incluso la suya—  se quedaron calladas. Poco a poco, mis párpados fueron arrastrándose hacia atrás, mientras la luz de la sala me cegaba en el proceso. La culpable, como supe después, era una luz con forma rectangular que había en el techo blanco.
Me dolía la cabeza. Unos chillidos que venían de una máquina. Pensé que se podía callar, que estaba claro que estaba bien.
Continué abriendo los ojos. Los abrí del todo, como cuando las pupilas son rodeadas totalmente por una línea blanca. Los abrí todo lo que pude. Hacía mucha que no lo hacía, y lo notaba raro.
Luego volvía a cerrarlos y repetí el proceso. Esta vez, desplacé al fin el párpado de nuevo un poco atrás, poniéndolos en la posición normal.
Aún me sentía un poco adormilado.
Aún más cuando mis ojos se encontraron con unos ojos marrones.
Luego, se desplazaron a otros verdes, a otros también marrones y a unos azules.
Las cuatro personas que había en esa habitación. Me sabía sus nombres, me eran realmente conocidos, pero ahora mismo no podía decirlo. No era capaz.
Sus bocas se movían, estaban hablándome. Pero yo no escuchaba nada, era cómo…. Era cómo si aún siguiese lejos.
Pero cerca al mismo tiempo.
Tampoco recordaba como me llamaba, ni de color eran mis ojos.
Pensé que debía estar en un hospital.
Entonces fue cuando me asediaron todas las imágenes, de nuevo. Vi luces, vi sangre, vi… vi mi muerte. Pensé que iba a morir. Vi la ambulancia. Vi las luces de las farolas. Vi las estrellas en el cielo.
Vi el rastro de sangre que dejaba mi cuerpo mientras alguien me llevaba a la camilla.
Entonces, ya no vi.
Hasta ahorra.
Luego recordé el rostro de Teo y el de mi abuela. Querían que me quedase, y yo les había desobedecido.
O esa fue mi primera impresión. Eso era lo que quería en ese momento.
Por que Teo me decía adiós por última vez. La abuela me sonreía, despidiéndose, diciéndome que fuese buena chica.
Me estaban diciendo adiós, como me la habían dicho años atrás..
No aguanté más, grité.
Estaba en el mismo lugar, en el mismo edificio, en que mi gemelo había muerto.
Y yo no lo había hecho.
De nuevo.
Volví a cerrar los ojos.
Me embarqué en los recuerdos ponzoñosos de hace tantos años.
No sabía si volvería de allí. Aún me acordaba que la primera vez, casi no volví. Aún tenía la herida, aunque no era superficial, Era como una cadena que apretaba mi corazón y mi pecho y apenas me dejaba pensar.
Mi purgatorio estaba en esos recuerdos. Eran como… como meterme de lleno en un incendio o saltar a un vacío. Era casi seguro que no volvería.
Al menos que no volvería igual.
Hace tantos años, los había bloqueado.
Ahora, estaba a punto de revivir la peor herida que tenía.
La que me había cambiado. La que me había alejado de mis padres y de la vida en general. Donde estaba enterrada yo, perdida en un mal de oscuridad y negrura.

Vale, es un capítulo raro, pero es lo que tengo a mano. Adiciono por Zayn o por Liam. ¡Espero las respuestas!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Zarry HorTomPay :) el Mar 10 Sep 2013, 6:01 am

Me encantó la idea, sobretodo lo de "¿Quién dijo que sólo existían los amores de verano?" Me volví loca con eso  
Audiciono por Zayn Malik | Melanie Iglesias | Adriana Lima.

Sensual Louis *-*:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Forbidden and Dangerous | Zayn Malik y tú:
Capítulo Uno.


 
Aquella mañana amanecía con un tono gris.
Era un día de esos que nada parece tener sentido y la melancolía te recorre todo el cuerpo.
Ese día, llegué temprano y me senté en los escalones a esperar que aquel pequeño y curioso instituto se llenara con toda su gente.
Hacía ya unas semanas que me había instalado en la nueva ciudad pero, aún no me había acostumbrado al cambio. No había conocido a muchas personas y, realmente, me estaba costando integrarme. 
Aún recuerdo el primer día como si fuera ayer.
 

/flashback/

–“Sweet School”– Me sorprendí susurrar, mientras leía el cartel de mi nuevo instituto.
Me parecía un nombre bastante raro y demasiado… ¿Empalagoso? Para un centro de educación secundaria. Pero, no iba a tener mucha importancia, puesto que, ya quedaba menos para acabar con estos años de instituto.
Crucé la gran puerta de metal, dispuesta a acabar de rellenar todo el papeleo que quedaba pendiente para así, finalmente, poder instalarme en lo que iba a ser mi nueva vida.
Para mi sorpresa, pude encontrarme con un patio muy grande al que el sol accedía de una manera muy grata, además, pude divisar al fondo un pequeño jardín muy acogedor.
Cacheé el lugar en apenas unos segundos mientras proseguía mi camino hasta entrar al interior del recinto.
Una vez dentro, todo era inmenso. Fui caminando de puerta en puerta para encontrar la sala donde debía llevar a cabo todos los trámites pero, no encontraba nada.
Llegué al fondo del pasillo y entonces, oí una puerta cerrarse en la otra punta. Caminé cuidadosamente, asomándome por todas las puertas hasta llegar a la última y allí la encontré: “Sala de delegados”.
 
–Vaya, como siempre, en el último lugar dónde vas a mirar…– Volví a susurrarme.
 
Piqué un par de veces y entré. Me pareció ser la sala mejor iluminada de todo el recinto hasta que me di cuenta de que lo que cegaba mis ojos era el cabello rubio del chico que tenía delante.
 
–Buenos días, ¿Necesitas algo?– Dijo de una forma muy cordial.
–Eh,… Sí, buenos días. Estaba buscando a Niall Horan, para acabar de firmar todo el papeleo del traslado a este instituto.
 
Le miré de arriba abajo, parecía un chico muy amable, además, de ser muy adorable. Me sorprendió como podía llegar a perderme en una calma mientras le miraba.
 
–Entonces, has venido al lugar indicado. Soy Niall, un gusto conocerte.– Dijo interrumpiendo la calma que había generado en mí y haciéndome reaccionar con el brillo de su mirada.
–Oh, vaya. El gusto es mío, encantada.–
 
El chico miró en silencio el papeleo. No quise ser muy habladora y me limité a esperar a que me dijera algo. Fue, entonces, cuando esbozó una ligera sonrisa que hizo que mis mejillas se enrojecieran levemente.
 
–Mira, sólo tienes que firmar aquí y todo estará listo.– Me comentó mientras me tendía un papel y un bolígrafo que cogí para rellenarlo todo automáticamente. –Ves, no ha sido difícil, con esto ya estás totalmente matriculada en este centro. Bienvenida a Sweet School.–
–Muchas gracias, entonces… –
–Las clases empiezan pasado mañana, si tienes cualquier tipo de duda o necesitas ayuda no dudes en buscarme y preguntarme.–  Se anticipó a mis palabras y, nuevamente, había utilizado esa natural amabilidad para ofrecerse voluntario.
–Vaya, muchas gracias, entonces, nos vemos dentro de dos días… Ha sido un placer que seas la primera persona que he conocido aquí.–
 
El chico me miró curioso, quizás dije cosas innecesarias. Pero, como siempre había hecho, volvió a esbozar una leve sonrisa y me contestó amablemente.
 
–El placer es mío, nos vemos pronto.–
 
Dejé la sala con un breve saludo y seguí el pasillo hasta la salida…
Inmersa en mis pensamientos, me encontré recordando hasta el mínimo detalle de todo lo que acababa de pasar. Tan y tan sumergida en mis pensamientos que no presté la atención suficiente como para librarme de lo que me estaba por suceder.
 

/fin del flashback/

–Vaya, no sé cómo te lo haces pero, siempre estás en medio.– Susurró una voz detrás de mí.
 
Di un pequeño sobresalto y volví a la realidad. Fui girando lentamente la cabeza y lo encontré. Como la primera vez, sin esperarlo…“Pensando en el rey de Roma” me dije mentalmente.
 
–¿Es que no piensas moverte? Quiero pasar, por si no se nota.–
 
Moví levemente mi cuerpo hacía un lado, sin levantarme. No tenía ni porque molestarme en mostrar algo de interés por alguien que no es ni educado. Pero, igualmente, como una tonta le estaba haciendo el favor de quitarme de en medio.
 
–Vaya, qué entusiasmo.– Afirmó con mala gana.
–Tú tampoco fuiste muy entusiasta al pedirlo…–
 
Oí sus pasos bajando los últimos escalones y divisé sus modernas zapatillas pararse al mismo nivel que las mías. Dejó su mochila a un lado y, de reojo, pude ver como su cuerpo se acomodaba al lado del mío y me miró.
 
–Tampoco me ha hecho falta ser entusiasta para lograr que me obedecieras.– Sonríe contento de su logro. Con esa sonrisa tan endemoniadamente perfecta.
 
Se puso a silbar y a mirar enfrente, sin decir nada, como si no estuviera ahí o como si intentará aparentar precisamente eso. Volvía a llevar esa camiseta a roja de aquel grupo cuyo nombre no recuerdo. Una chaqueta de cuero negra algo ceñida, como sus pantalones… Sus mechones azabaches se movían lentamente al mismo ritmo que establecía su cabeza. Su mirada, estaba aparentemente perdida en la entrada del pasillo, seguía transmitiendo ese aire de superioridad y seguridad.
Bufé y apoyé mi cabeza entre mis brazos.
 

–Zayn…– Susurré, mientras el chico me miró intrigado, como si nunca hubiese esperado que le llamara. –Aún te debo unas galletas.–
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Spark. el Mar 10 Sep 2013, 6:19 am

¡Hola! Amé la idea, ya que es diferente. Nunca audiciono oara las de "summer love" ya que las veo siempre igual, pero esta, en invierno, me llamó mucho la atención.
Audiciono para Niall Horan | Lucy Hale. (Este es mi ship, y casi nunca puedeo utilizarlo T_T)
casi se me olvida...:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Este es mi capítulo, es de una novela colectiva, creo que ya lo conoces, pero siempre utilizo el mismo ya que es del que me siento más orgullosa, para la próxima, lo canvio. :) [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 10 Sep 2013, 8:29 am

ehm.:

Capitulo.:

Capitulo 1

Una relación es de a dos.

—Seria mejor decirlo ¿no? —dijo y mire a mi costado, las flores de plástico con un toque de polvo, lleve mis dedos a mi boca.—Tienes que dejar de hacer eso

—No puedo —dije con cierto nerviosismo, tratando de calmarme agarre mi pelo y los tire con fuerza, aunque no fuera buena idea, la psicóloga se acerco y me golpeo, eso era lo que tranquilizaba.— Gracias

—Amelie —dijo y agarro mis manos, si hubiese sido un hombre o el, lo golpearía.—Dime, por favor así te ayudo

— Fue en la secundaria... —dije y pare, no podía. 

— ¿Un chico? —dijo y asentí.

— Dos —susurre.

Aunque en ese momento tuviese 16 años y ya me daba cuenta que hacia, no pare. Hasta hacerle daños a todos, pero ella. No sufrió, solo los 3. 

—¿Que paso? —dijo y la mire, joven y decidió estudiar esto, solo para escuchar y pareciera para no ayudar.

—Era solo amigos, pero quien se pone de novia después de 1 mes ¿quien?... Solo quería darles celos —dije y mire mis manos, el me había dicho que es malo hacerme daño, si el pudiera me haría daño, pero nunca lo hizo fui yo, la que lo lastime. 

—Y ¿el te amaba? —pregunto, si, el si me amaba de verdad.

—Mucho, pero creo que ya se habrá olvidado de mi —dije y sonó el temporizador.

—Mañana, vuelve —dijo y asentí. Me levante e hice un gesto en forma de chau. 

...

—¿Hasta cuando vas a tener que ir? —pregunto, desde la otra linea.
—Floren —dije molesta.

—Ya se amelie, pero llevas casi 2 años llendo y ningún proceso —dijo un tanto enojada.— Seria mejor cambiar de psicólogo.

—Estoy bien con Angeline —dije y tome el jugo de la mesada.— Ademas poco a poco dejo de arrancarme el pelo... Ves que estoy cambiando

—Bueno, veremos... Mañana regresa —dijo y me atragante con el jugo.

—Como te quiero, mandie —dije enojada

—Tenes que saberlo, así arreglan las cosas —dijo suplicante.— Hablen 

—Para que todo el proceso se valla al basurero ¿eso quieres? —dije y limpie la mesada

—Es por tu bien... Meli —dijo.—Paso 5 años de eso, debería perdonarse —y suspiro frustrada, se dio cuenta que no puedo cambiar de opinión.

—Sabes como es el... No me perdonaría y ni a Grant —dije.— Mandie tengo que irme

—Bueno, nos vemos, cuídate —dijo y colgué. 

Tire el celular en la cama, me acerque al balcón, estoy loca acercándome allí, pero ¿por que? me dice que esta acá, si sabe que va pasar. Levante mi mirada viendo el cielo negro, negro como mi alma. 

 8 años atrás. 

Caminaba lentamente mientras, Jasmine me jalaba para no llegar tarde a clases. La campera larga y mi bufanda verde, se movía por el viento, mientras ella, se moría de frió con esa pollera. Mi coleta un tanto desarmada paro de moverse en la puerta del profesor de Geografía  toco la puerta, dejando ver a un hombre alto de unos 46 años con pelo largo, un tanto hippie. Nos dejo pasar

—Buenas noches —saludo burloso y un tanto enojado, por el retraso de nosotras.—Vayan a sentarse

Empezamos a caminar y mire a mi adelante buscando un asiento libre, su mano se movía a ambos lados, diciéndome que me acercara. Me saque mi mochila y la apoye en la mesada, apoye mi trasero en el asiento de madera. 

—Siempre tienes que buscarla —dijo molesta, Madie.

—Es mi amiga al igual que tu —dije y le sonreí.

—Pero yo soy más amiga tuya, que ella —dijo celosa, sonreí.

—Bueno tu eres mi mejor amiga, ¿contenta? —dijo y bese su mejilla.

—Lo sé, aun no lo estoy, pero podría cambiar de opinión —abrí la mochila sacando mi carpeta y del bolsillo chiquito, un chocolate.— Ahora que lo pienso, estoy contenta reí junto con ella.

Me gusto tu idea  espero quedar besos C:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Pennywise. el Mar 10 Sep 2013, 9:26 am

Capìtulo:

Aveces creemos estar en lo correcto, pero tan enorme es nuestra creencia que todo se desploma cuando menos lo esperas.

Cuando era pequeña mi madre solía leerme cuentos de hadas, bueno eso no es una novedad, ya que la mayoría de los niños, *En especial las niñas* crecen en un ambiente lleno de cultura y fantasía, y es claro que no soy la excepción.

Mientras crecía cada vez mas y mas mi mente solo era ocupada por libros de fantasía y cuentos del mismo *Claro ademas de la escuela* a la edad de 13 aun guardaba aquellos libros que siempre mi madre solía leerme, pues estaba creciendo y lo sabia. Pero no me podía permitir llegar a pensar que aquello era cierto ya que aun no quería crecer y ser siempre joven como lo es Peter Pan, si es una locura, pero es así como yo solia verme cuando era pequeña, pero ahora todo es diferente ya no soy la misma Lucie [Katerina] O' Mester,soy una persona total y realmente diferente bueno, ya no soy una niña tengo 19 años y he crecido lo suficiente como para saber que todo en lo que solia creer es solo una basura.

El dia de hoy he estado tratando de superar lo que sucedio ayer, todo lo relacionado con Camille, he deducido que es una completa psicopata, el día de hoy solo debo dedicar tiempo a mi y olvidar todo lo que ha sucedido ultimamente, primero la pesadilla que me agobia y esta luchando por acacabr conmigo, despues la psicopata de Camille me secuestra en su habitación y por ultimo las alucinaciones que he visto atraves de el espejo. Solo debia olvidarme de aquello y solo fijarme en la universidad y nada más, ademas no quiero que mi locura arruine mis calificaciones ¿ O si ?

- Lucie, cariño ¿podrias abrir la puerta, me encuentro ocupada? -gritó mi madre desde su habitación, al parecer alguien tocada a la puerta, pero yo no he oido nanada,muchas veces he dicho que mi madre es un ser sobrenatural y jamas dejare de decirlo,en conclusión, deje el cuaderno en el que escribia sobre la mesa, camine hacia la planta baja, me dirigi hacia la puerta y le abri con algo de desgano. Alli estaba, aquel chico que me robo mas de un suspiro, Liam ¿Pero porque estaba aqui? - ¿Liam? pero ¿Que haces aqui? -Aun no podria creerlo, Liam [James] Payne estaba aqui junto a mi puerta debe ser otro tipo de sueño - Lucie ¿ no me invitas a pasar ? -Sus grandes y suaves manos se dezlisaron sobre su pantalón - Claro, adelante -Le abri paso para que efectivamente entrara a casa, una vez más.


En cuanto entro a casa no sabria que decir o hacer, solo le mire a los ojos, tome su rostro en ambas manos, me acerque a al lentamente a su rostro, junte su frente  a la mi, cerre los ojos, mis manos se dezlisaron sobre su cuello- Oh.. Liam -Una pequeña lagrima rodo sobre mi mejilla y en cuestion de segundos las suaves y enormes manos de Liam se posicionaron sobre mi cintura y nuestro cuerpo a pesar de estar tenso, sabriamos que era un abrazo, aunque no luciera como tal - Te extrañe tanto Lucie, no sabes cuantas noches no lograba consolar el sueño, por el solo hecho de pesanr en ti, Te quiero demasiado -Sus manos se aferraron con mucha mas fuerza a mi cintura - Lo se, tambiente he extrañado y mas en estos momentos que han sido horribles para mi, Te quiero mucho mas Liam - Sonrie a medias, acaricie su mejilla, hasta llegar a sus labios, Liam elevo su mirada, se aparto de mi suavemente, me tomo de la mano derecha y me hizo girar sobre mi posición - Pero mirate, simplemente eres perfecta, hermosa -Sus comentarios ya emepezaban a hacerme sonrojar, el siempre lo hacia y nadie más lo habria logrado, Nisiquiera Paul, solo Liam - No soy perfecta, ademas mirate tu  ¿Cuando desaparecieron tus rizos y que me dices de tus brazos? ¿Como es que son tan enormes? EH! -Mordi mi labio inferior para tratar de convencerle mucho mas, ademas de ser verdad debia hacerselo creer - No hagas eso -Su mirada estaba fija en mi rostro y su tono de voz era firme y atractivo realmente atractivo - ¿De que hablas? -Sonreri ironica y trate de ser coqueta, pero no era muy comun en mi tratar de coquetear con los chicos, solo me lo permitia con Liam, asi que mordi mi labio de nuevo, para molestarle - Te dije que no lo hicieras -Su mirada se opaco, se abalanzo sobre mi y segundos despues mi espalda se encontraba junto a la pared, la mirada de Liam era realmente penetrante y espantosamente seductora, ambas manos de Liam tomaron las mias y las posiciono a ambos lados de mi cabeza, sonrio atrevido y se acerco a mi rostro lentamente, creo que el beso se aproximaba - Lucie -La voz de mi madre irrumpio en el momento e hizo que Liam se apartara rapidamente, no habria visto la escena pero si estuvo a punto de hacerlo - ¿Quien era a la puerta? -Preguntó mi madre, entrando en el lugar, solo debia esperar a que mi madre reconociera a Liam y quedaria en completo ridiculo, claro a pesar de ya estarlo por la ropa que lleva puesta, deberian arrestarlarla por vestir mal - ¡No puede ser!¡Liam! - Mi madre corrio hacia Liam y le abrazao fuertemente, mientras se abalanceaba y le besaba en la mejilla, yo solo queria correr e huir a Canadá, ya estaba en completo ridiculo.

- No puedo creerlo, mirate tus rizos han desaparecido, tus brazos son enormes , pero tu trasero sigue siendo igual -¡Cielos! esto si era el colmo, debia sacar a Liam de aqui e ir a un lugar mejor, donde solo podramos estar los dos juntos. Y nadie mas.

Minutos despues de el extraño acto de cumplidos cursis de parte de mi madre hacia Liam, tome a el castaño de ambas manos, para evitar a mi madre - Mama, si nos disculpas Liam y yo debemos hablar mucho, ya sabes universidad,nuevos pasatiempos.. y lo demas, si nos permites -Tome a Liam con mucha mas fuerza de ambas manos y corri junto a el escaleras arriba, para luego entrar a riendo a carcajadas a mi habitación.

- Vaya, aun sigues siendo la  Lucie Katerina O'mester que siempre he conocido, Alegre, espontanea , seductora & bromista - ¿Seductora? ¿De donde saca eso?, su tono de voz era cada vez mas bajo, se acercaba con algo de lentitud, pero con seguridad - Si, que has enloquecido. Liam - Mientras en caminaba hacia mi, yo retrocedia con igualdad a el, habria absoluto silencio en la habitación, en cuanto Liam ya estaba justo frente a mi y mi espalda estaba sujeta a la pared, le mire con confusión ya que no sabria que sucederia ahora ni despues.
Durante la secundaria Liam y yo fuimos amigos de banco, sillon de biblioteca, mesa de almuerzo, banca de partidos de soccer, durante la clase de bíologia  y demas, pero jamas habria sentido algo mas alla que una simple amistad, hasta el baile de graduaciòn, todo fue tan diferente, prometimos que iriamos juntos, porque no tendriamos pareja, a partir de ese dia, durante ese verano todo fue tan diferente, ya no eramos solo amigos. Todo iba hacia otro nivel,desafortunadamente Liam tuvo que marcharse a la universidad de Yale, en coneccticut y yo me vi obligada a quedarme aqui, Nueva York, estudiando en Columbia a la deriva de ser expulsada de alli por vestir informal.

No queria detener a Liam, si queria besarme tendria el derecho de hacerlo, solo necesitaba saber el ¿Porque esta aqui? pero el aun no respondia a mi respuesta.
Liam, deslizo su mano derecha sobre mi cintura, su izquierda acaricio mi mejilla y  se acerco a mi rostro para luego juntar nuestros labios, le tome del cuello y le acaricie en el, mientras jugaba con sus labios y su lengua al respaldo de ellos, segundos despues el beso se rompio, el beso mi mejilla y se aparto de mi rostro, abri mis ojos lentamente y todo lo que vi fue mucho mas confuso.

¡No podia creerlo! estaba aqui, junto a mi, aquella "cosa" que quiso eliminarme en aquella pesadilla, era incapaz de mirarle el rostro, no porque no pudiese, si no porque no podia verle, sus labios se erguieron y sonrio de par en par, sin pensarlo dos veces le tome del pecho y empuje hacia la cama que se encontraba justo en frente, cerre los ojos fuertemente, los abri de nueco y ya  habria desaparecido.

El telefono en mi habitación sono derepente, corri hacia el y lo tome en ambas manos "Numero desconocido" , despues de dudar en contestar, oprimi el botón para contestar y lo lleve a mi oido - ¿Quién habla? -Mi voz se hizo inaudible y mis labios temblaron ante lo sucedido - ¿Lucie? Habla Liam, solo quería avisarte que voy camino a tu casa, he regresado desde Coneccticut, te explicare todo después, adiós la linea se corta - No podría ser cierto, aquella "Cosa" me habría engañado de nuevo y no habría sido una pesadilla, era la realidad y tendría que acabar con esto como fuera, solo debria saber ¿Como?.

gifo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Audiciono Por Logan Lerman & Lucy Hale, gracias he amado la trama y pues pues e.e byess soy Blake


Última edición por Jacesie el Mar 10 Sep 2013, 11:30 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por PARACETAMOL el Mar 10 Sep 2013, 10:03 am

Yo sólo me morí cuando me di cuenta que era de vos. áh.
You are my ELE O ELE girl, babe.<333 O sea, querrás o no, sos mi ele o ele girl. :meh:
Audiciono por Louis Tomlinson|Jennifer Lawrence. :c bc i am too cúl y me preocupo por las que van por mi Lucho también. :llora: eso.


Dame click. áh.:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

She is gone. <3 |?|:
El funeral había comenzado bien al principio.
La gente iba arreglada, seria, y con ramos de violetas; que -según Harry- eran las flores preferidas de Anabette.
Louis y Jamie habían estado junto a él cuando la caja se hundió en la tierra, se quedaron con él cuando la gente llegó a darle un ligero pésame y no se movieron de su lado cuando el colocho se tiró en el suelo a llorar por cinco minutos.
-Señora Houston- la pelirroja se acercó a la madre de la difunta -de verdad, lo lamento mucho.
La mujer, vestida con un pantalon acampanado negro y una vieja blusa blanca, se tiró encima de Jamie y la rodeó con sus lánguidos brazos.
-Ella era un ángel- le susurró al borde de la desesperación -¡una buena persona!
La chica se limitó a no deshacer el abrazo y a decirle palabras reconfortantes.
-Cuando era pequeña- continúo la mujer -solía despertarse llorando en las noches de tormenta, entonces yo me levantaba y le cantaba canciones de cuna.
Rompió en llanto por unos minutos, manchando de maquillaje y lágrimas saladas el hombro de Jamie.
-Y cuando regresaba a la cama- contó -escuchaba la voz de ella desde su habitación, ¿sabes que hacía?
El silencio de la chica le sirvió como respuesta.
-Cantaba- lloró -se quedaba cantando para tranquilizarse, ella sola. 
-Señora- comenzó a hablar Jamie, pasando una mano por su espalda.
-Y creo que aún la escucho cantar- interrumpió mirando hacia la parte fresca de la tierra, donde horas antes habían enterrado a su única hija. -Y creo que quiere que la saque, ¡sigue viva! ¡Sigue viva!
-Señora- repitió Jamie, sujetándola débilmente por los hombros, impidiendo que se desplomara o echara a correr a escarbar el pasado.
La señora Houston la miró con los ojos cansados, perdidos.
-Anabette ya no está- se atrevió a decirle.
-¿Dónde está ahora?- Preguntó la mujer subiendo la mirada hacia el cielo.
-Está en un lugar mucho mejor a este- murmuró la pelrroja -un lugar más sano, más lindo. Ella está bien, está mejor.
-Jamie- Louis apareció entre los familiares afligidos de Anabette -¿puedes venir conmigo?
Los ojos azules de la muchacha lanzaron chispas, con la mirada señaló a la mujer que estaba consolando.
-Estoy algo ocupada, Louis- espetó.
-Será rápido- insistió el castaño y tiró de su mano, separándola de la mujer, quien fue atendida por una maraña de gente al instante.
-Por si no lo has notado- empezó a alegar ella -estamos en un entierro, no en el parque.
-Necesito que me ayudes a buscar a Harry- le dijo cuando estuvieron entre tumbas -se separó de la gente y tengo miedo de que haga algo estúpido.
-Es Harry Styles- lo tranquilizó Jamie -hará algo estúpido de una manera u otra.
En vez de fulminarla con la mirada, su amigo se separó de ella y empezó a buscar al muchacho pálido de cabeza infestada de rulos.
Jamie, a regañadientes y apretando con miedo su suéter gris de encaje, se adentró más al cementerio.
Los llantos del chico eran ruidosos, seguidos por sus espacios para tragarse la flema y gritar.
-Harry- se acercó con dificultad a él, con cuidado de no pisar ninguna lápida -nene, ven acá.
El chico se asustó al principio, al escuchar su nombre y cuando según él estaba solo; Pero cuando examinó la cara pálida y los ojos azules de Jamie, se lanzó sobre ella, quedando los dos sobre el césped recién cortado y mojado por el rocío.
La estrujó con fuerza, como al oso de peluche que tenía cuando era niño, como estrujaba a Anabette cuando estaba contento. Sólo que la diferencia ahora es que estaba como la mierda misma y, era Jamie.
-Me voy a morir- le dijo entrecortado.
-Cállate, Harry- le dio unas fuertes palmadas en la espalda -no te vas a morir, te quedarás con nosotros y lo superaremos juntos.
-Una vez le dije que sin ella no vivía- le confesó a su amiga -y de verdad que se me hace difícil tratar de sobrevivir ahora.
-¡Aquí están!- La voz de Louis hizo que Jamie lo soltara, aunque Harry siguió con los brazos ceñidos al cuerpo de ella, con su cabeza escondida en el cuello de la chica y donde ahora notaba que olía a flores, a violetas quizá.
-Vamos, levántate- Jamie le tendió una mano cuando logró zafarse de su agarre, el ruloso la ignoró y se paró por su cuenta, caminando de nuevo lejos de los dos.
-Hey- Louis tomó a su amigo del hombro.
-Ya no quiero regresar allá, no puedo- admitió, y se dio la vuelta para abrazar al castaño, con fuerza.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 10 Sep 2013, 11:22 am

Funny face :meh:asdagds no sabes cuanto he AMADO esta idea y no sé. Creo que no quiero hacer un coment más largo bc no soy de esas que ponen el medio testamento :/ y eso. Iré por Niall Horan | Z.D mi wife solo mía que por ahora no estoy preparada para decir su nombre:'c espero que eso no influya.
pd. ahora empecé a leer LOL y quiero que la sigas. Aunque voy en el primer cap, idk.
gif:


cap:

Katie se quedó mirando la pared. Era blanca. Sonrió para si misma, dándose cuenta de su "gran pensamiento" y luego se sentó delicadamente en la cama. No tenía nada que hacer. Kim seguía enojada con ella, Shelley estaba trabajando y sus hermanas habían salido. Estaba sola. Recorrió su cuarto con la mirada, hasta llegar a una esquina, la cual del techo tenía unas líneas, como una puerta. Se acercó y puso una silla para alcanzar arriba. Toco ese diminuto cuadrado con la palma de su mano y lo empujó un poco para poder abrirlo. Luego de varios intentos, se abrió.

Dentro había una especie de "cuarto", no más alto y no más ancho que un refrigerador. Había pequeñas cajas, bocetos, fotografías y un cuaderno tirado cerca de una caja rosa. Los tomó y bajó a su cuarto.

Al abrir la caja, encontró fotografías de su ex novio con ella. Besándose, abrazados, con los demás, etc. El corazón de Katie se encogió un poco, pero aún así continuó viendo las imágenes. Luego de volver a poner las imágenes en la caja, tomó el libro. Parecía un diario. Su diario. Necesitaba una llavecita, aunque estaba abierto. Lo hojeó, hasta que llego a unas "dedicatorias" con varios y diferentes tipos de letras. Había una hoja arrancada y como no quería volver a abrir el diario que había cerrado, comenzó a leerla.

"De: Harry.

Bueno, Kat, no soy muy bueno con estas cosas de "dedicatorias" pero por ser tu, me esmeraré.

Te conocí y de inmediato supe que tu eras la persona indicada para mi. Primero porque tu sobrenombre es "Katie" y Katie empieza con Kat... y yo amo los gatos. Segundo porque eras la chica que yo quería conocer. Eras la chica gruñona y adorable que yo quería hacer enojar y que luego se le pasaría con un beso. Eras la chica de Harry.

Y eso, no olvides que te amo. Que amo tus inseguridades porque es así como me gustas. Sé que al principio desconfiabas de mi, porque pensabas que Grace y yo teníamos algo. Si, ella era sexy, pero tu eras lo único que yo quería.

Te amo, no lo olvides."

Katie cerró sus ojos y se apretó esa hoja contra su pecho. Los recuerdos de su noviazgo con Harry le llegaban a la mente como si fueran una película de recuerdos. Secó sus ojos y luego sonrió. Ni ella sabía porque lo hacía. Se esmeraba en rescatar algo bueno en la relación de ella y Harry, pero solo le venían a la mente todas las veces que él la hizo llorar... y sobre todo su ruptura.

Recordó a Grace y su "amistad" con Louis. Recordó a Liam y sus salidas con ella, Niall y Zayn. Recordó a Kim peleando con Grace para ver quien se acostaba con ella las veces que se quedaban a dormir en la casa. Recordó a Harry prometiendo le que jamas la dejaría sola. Recordó las fotografías "normales" con lentes de nerd que se sacaban con Grace y Kim. Recordó su sistmace con Sophia. Recordó momentos tan lindos, que solo reía cada vez mas.

— Katie, regresamos - Tessa venía entrando a la habitación y Kate dejó de lado la hoja, se sorbió la nariz y sonrió débilmente. ¿pasa algo? - preguntó preocupada.

Katie tomo la caja y se la enseño a Tessa, quien comenzó a hurgar las fotografías.

— Ahora sé porque desaparecieron tan rápido ese día - contestó con melancolía.

Tessa se acercó y, como el mismo día que Katie llegó llorando porque Harry rompió con ella, la abrazó. Kate sintió un amor maternal que sintió ese mismo día y la apretó aun más fuerte. En ese momento necesitaba un abrazo de Kim, porque era ella la que sabía el porque del fin de la relación y sabía que Kate aun guardaba a Harry en lo mas profundo de su corazón y que por eso Katie no había tenido otro novio.

— ¿Te sientes bien? - preguntó alejándola de ella y mirándola a los ojos.
— ¡Jo! me siento bien, Tessa, gracias por... esto - dijo ella pasándose la manga de su delgada camiseta por la nariz.
— Porque no llamas a Kim y a Shelley. Les dices que se queden a dormir y hacen las tonterías que siempre hacen, eso te subirá el ánimo, Katie - Tessa sonaba cálida, como nunca antes lo había hecho. Es que le dolía ver llorar a su hermana.
— Shelley está de viaje en Gran Bretaña. Viendo a su abuela y Kimmy... Kim está enojada conmigo por lo del casamiento de Niall y April - dijo triste.
— Pero eso no es tu culpa - contestó Tessa.
— Intenta decírselo - rieron.

Hablaron por otras horas y luego Katie hechó a Tessa con el pretexto de que quería dormir. Luego apagó la luz y con una linterna, re-leyó la carta de Harry. Leyó el recordatorio de Grace, Sophia y el de Georgia. Louis y los demás chicos habían hecho un video - según ella recordaba - y finalmente venían "Los Diez mandamientos de unas locas sin cura escapadas del manicomio" en el cual las cuatro hacían su juramento de ser amigas por y para siempre. Además de las reglas que debían seguir para llevar eso a cabo.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Invitado el Mar 10 Sep 2013, 11:35 am

Hola me encanto la idea esta super chula ......siempre quize decir eso jeee en fin me llamo Jessica pero me puedes decir Jessie o Chelsy........veo que muchas han audicionado para el sexy Malik pero hoy yo lo hare jeeee para Louis Tomlinson

Chico: Louis Tomlinson

Representante: Victoria Justice

Nombre del personaje: Jessie Baker

Lei las reglas:

Mi capitulo:
CAPITULO 14
[/size]




Había llegado a casa de Chloe, nos reímos un poco, pero sentía que el ambiente estaba muy pesado las razones aún desconocidas; Ciara anuncio alegremente que los chicos estaban por llegar a lo que bromeé un poco.

-Ciara espero que los chicos estén como los describiste –dije riendo un poco y que las chicas lo hicieran-
-Claro linda lo estarán –contesto con una gran sonrisa-

Uno de los empleados de Chloe cometió el error más grande y fue despedido sin piedad, sonreí a mis a dentro pobre estaba bueno pero ya nada. En verdad los chicos estaban como querían pero lo que me desagrado fue volverle a ver a él de imaginármelo no venía, fingiendo estar feliz sonreí Ciara nos presentó a cada uno de ellos por lo visto cada uno ya había escogido a su chica; Liam se acercó mucho a Vocky la cual sonrió fingiendo la conocía demasiado y no estaba muy bien que digamos.

-Bien ¿Qué tiene planeado? –Pregunto Liam-
-Pues ir a un Club donde suelo ir con mis amigas –contesto Vocky-
-Liam no despejaba la vista sobre mí –quien lo entendía-

Salí en busca de mi auto ya que Chloe desapareció en un record de tiempo acompañada de ese sexy ruloso, Ciara con ese moreno, Val no perdió el tiempo y se llevó al ojiverde; note que Vocky salió tras mío como intentando huir.

-Que sucede?- pregunte sin preámbulos-
-Nada, solo necesito aire –contesto como si estuviese perdida en sus pensamientos-
-A mí no me engañas pero luego hablaremos, suerte con el rubio –le dije al notar que estaba esperándole a lado de su auto-

No me quedo de otra que irme con Liam, a él tampoco le agrado la idea pero no había de otra, me subí en el auto y Liam lo hizo pero como copiloto, puse en marcha el coche.

-Al menos quita esa cara, si no soy de tu agrado puedes irte –le lance sin más-
-Te diste cuenta- contesto en tono sarcástico-
-A mí no me vengas con sarcasmo-bufe-
- Haber chiquilina si te molesto que coqueteara con tu amiga…-no lo deje terminar-
-Jessica creo que ya te lo dije, y por lo otro puedes hacer lo que quieras-
-Hay la niña rica esta celosa-hizo burla-
-Nunca!- y sin más pise el acelerador haciendo que Liam se asustara-
-Estás loca o que se te cruza por la cabeza-grito-
-Hey chiquito a mí no me grites y pues no me digas que nunca has hecho eso –dije riendo-
-Loca-
-Muñeco frágil y miedoso-como no aguanté más reí a más no poder-
-Pues eso lo veremos-dijo en tono retador-
-Que quieres decir-
-Que lista al menos no eres hueca-dicho eso pasó su mano por mi pierna haciendo que por mi cuerpo corriera una corriente jamás experimentada-
-Déjate de juegos que puedes salir perdiendo-conteste intentando tranquilizar mi pulso-
-Pero vete, estas más que excitada-sonrió victorioso y quito su mano-

Que se burle era demasiado para mí, estaba que echaba chispas, hoy no iría al Club pero no molestare a las felices parejas que les toco a mis amigas, sin más estacione es coche.

-Sabes puedes quedártelo, yo me largo -lanzándole las llaves de mi auto-
-Y a donde piensas ir-
-Lejos de ti de eso estoy segura-

Empecé a caminar por las solitarias calles; algunas lágrimas rodaron por mis mejillas imagine que esta noche terminaría olvidando todo pero me equivoque, estaba caminando sola como lo he estado las últimas veces. Me senté en un banco cerca del parque aun no sabía cómo llegue ahí y lo único que fue es llamar a Chloe.

Llamada

-Hola-contestaron al otro lado y se escuchaba mucha música-
-Chloe eres tú-
-Quien sin más –contesto riendo, por lo visto ya llevaba algunas copas encima-
-Está bien-estaba conteniendo las lágrimas y gritarle que la necesitaba pero no le estropearía la noche con mis estupideces- solo te informo que no iré al Club
-Que estás loca?-grito-
-Déjate de dramas si, te aviso voy a casa-colgué, no quería escuchar sus reproches por no ir-

FIN DE LLAMADA

Otro rato más me quede mirando a la nada, me maldije a mí misma por estar así está mi vida no estaba del todo bien, me levante y empecé el camino de regreso a casa de Chloe. Pero al regresar vi a mi auto aun estacionado y con Liam a dentro que es lo que pretendía esas y muchas preguntas rondaban mi cabeza, pase sin dar importancia pero él me siguió.

-Estas bien-pregunto-
-Excelente, porque aún no te has largado-
-Me he ofrecido de chofer de los chicos están ebrios-
-Que bien ya puedes ir por ellos-dije fríamente-
-Es temprano aun-
-Ha, bueno nos vemos en casa –seguí con mi camino, pero el muy imbécil acelero y se bajó del coche con furia, me cargo y me subió al coche yo no le dejaba de gritar de cosas y el hizo lo mismo-

(…..)

Me encontraba en una de las habitaciones que Chloe nos dio, pensando en todo lo que Liam me dijo eso fue un golpe muy bajo. Tome mis cosas que estaban en el suelo y luego baje con la mejor de mis sonrisas a desayunar y esperar el regaño de Chloe y Ciara; como me lo suponía.

-¡Liam Smith! ¡Niall Gallageher! ¡Ana Victoria! ¡Jessica Maigua! ¡Los quiero en este mismo instante! –grito a todo pulmón Ciara-
-Es extraño que sepas mi apellido –dije algo confundida, los chicos hicieron el mismo gesto-
-Importa un comino eso, quiero en este mismo instante una explicación del porqué jamás se aparecieron por el Club- exigió, mientras cruzaba sus brazos-

Todos empezamos a tartamudear, la mirada de Ciara era demasiada intimidante, lo que le hizo enojar y grito al rato todos salimos corriendo, yo subí a mi habitación para poder cambiarme e ir a mi casa a seguir lamentándome de aquel momento amargo que paso, la puerta se abrió dando la silueta de Vocky.

-Que pasa-pregunte-
-No llegaste al Club-hablo confundida-
-No quiero hablar de eso-
-Lo tendrás que hacer de todas maneras, no nos libraremos de las otras chicas-
-Mejor tu dime-dije amenazándole-
-Larga historia-
-Tengo toda una vida para escuchar-a lo que sonrió-
-En resumen odio el amor, estoy confundida y quiero desaparecer-
-Pues somos dos y sabes algo hoy me divertiré ya que ayer no lo hice-sonríe pícaramente-
-De que hablas –la voz de Vale nos hizo asustar-
-Pues eso lo que te imaginas, así que me disculpan-me metí al baño, dejándoles con una mirada de que ira hacer esta loca-

Pero ellas no se imaginaban que estaba en el baño llorando como una loca desquiciada, lance todo lo que pude no me importaba el mundo nada, me lastime la mano con el vaso de vidrio que había me odiaba a mí misma.

Flash Black

-Que te crees idiota-grite desesperada-
-Idiota tu por querer irte caminando-
-es mi problema no el tuyo no lo crees-
-Salimos juntos y eso es lo que vale-cuestiono-

Me llevo a las carreras no había nadie excepto Joe que estaba demasiado drogado para saber lo que hacía o decía, Liam tomo uno de los coches de Joe e indico que hoy mismo arreglaríamos la revancha; no estaba del todo segura pero que más daba no tenía nada que perder, tomamos posición y Joe hizo la seña para que empezara este circuito era más grande y por poco casi gana Liam pero lo hice yo. Liam salió muy molesto y me dejo.

-Esa es mi chica-Joe se acercó y me beso desenfrenadamente-
-Estas drogado te deje muy claro que lo nuestro es solo por ratos-intentándome quitarme de encima-
-No Jessy, esta vez si no te me escapas-mientras me acorralaba en el capo del coche-
-Quita Joe!!-intente zafarme pero fue inútil-

El empezó a besarme sin parar, tocarme, se suponía que lo había hecho muchas veces pero nunca a la fuerza y eso es lo que él me estaba haciendo las lágrimas corrían por mis mejillas sin cesar, suplicando que parara pero no logre nada, son más el entro en mi con todas sus fuerzas haciéndome daño, y no me dejo hasta que se sacio.

-Me encantas- dijo mientras me daba vuelta- No vas a decir nada- gruño-
-No!!-
-Pues sabes a un no he terminado contigo y otra vez entro en mi pero con más ira- eres una putita muy buena- dijo sonriendo-
-Puta la que te pario, imbécil-le di una bofetada, llena de coraje-
-Pero aun así estuviste conmigo –soltó-
-Eres un miserable-le golpee todo lo que pude y Salí de ahí-

Fin de Flash Black


Me mire en el espejo un rato más, seque las lágrimas y salí con una de mis mejores sonrisas fingiendo que nada pasaba, menos mal que Vocky y Vale se habían ido o eso imagine pero no ellas estaban ahí y Chloe junto con Ciara entraron.

-Se supone que somos tus amigas, hablaras –Chloe y su típico tono autoritario-
-Que paso ahí adentro-
-Te lo pagare-conteste evitando el interrogatorio-
-Ok, Chloe ya te arreglara el desastre pero explica-reclamo Ciara-
-Te lo advertí Ciara si no me agradaban los chicos me largaría-dije mientras me cambiaba-
-Que?-la voz de preocupación de Chloe y Ciara era notoria-
-Lo que oíste, te deje claro por SMS y Chloe no te quejes llame a reportarme te agradezco todo pero me tengo que ir arreglar unos asuntos-

Y sin más salí de esa casa, Joe me la pagaras muy caro lo que me hiciste lo juro
[/spoiler]
es de una novela colectiva en dodne participo se llama Mimadas con Jobis peculiares

Otro hermoso capitulo:
[size=24]CAPITULO 12

Más cerca……..







Narra Louis


Hacía mucho que espiaba a esa chica, nunca había tenido la necesidad de espiar a alguien o de saber qué es lo que pasa por su mente; pero ella lo cambiaba todo era impredecible, logra esconder muy bien sus pensamientos. Pasaba todas las noches observándola pero nunca mostraba que le sucedía se escondía muy bien en su burbuja. Lo que hacía era muy peligroso iba contra las reglas implantadas por Simón nuestro protector por así decir; pero no me importaba el ahora no estaba aquí y no desaprovecharía el momento.


Pero me preocupaba ese mismo día ella no amaneció como los anteriores días, se cubrió muy bien y llevaba algunos moretones, la observaba desde lejos que cogía sus cosas, pastillas para el dolor y salió sin hacer el mínimo ruido; era tanta mi necesidad que la seguí y ella estuvo a punto de descubrirme pero fui muy rápido y desaparecí, aun no sabía su nombre y es lo que averiguaría. La seguí observe que una chica la molestaba tenía una ganas de arrancarle el cuello pero me controle, me acerque a ella y al fin conseguí su nombre Jessica así se llama, la muy astuta salió corriendo y ya no supe más de ella hasta ahora, me encontraba a la entrada de un hospital con ella en brazos se veía tan indefensa, pero ahora lo que importaba era que la atendieran estaba muy golpeada y buscaría al culpable.


-Ayuda –grite al rato muchas enfermeras auxiliaron a Jessica y se la llevaron dejándome solo-
-Dígame los datos de la señorita y que fue lo que sucedió –pregunto la enfermera que hace poco se la llevo-

-Es…este Je---- Jessica Maigua, la encontré desmayada en su cuarto, no se mas respondí fríamente y evitando su acercamiento, oler tanta sangre junta me asfixiaba no sabía si lo soportaría-

-Sus nombres por favor –volvió a decir-

-Louis Tomlinson –me aleje pasaron como dos horas y aun no me daban alguna noticia, me maldije y salí necesitaba aire y relajarme o sino ahí habría una matanza-


Estaba muy desconcertado, solo quería mirarla pero me encontré con ese cuadro, quien sea la pagara muy caro, eso le pasa por no abrir su maldita mente, llame a los chicos sabía que por alguna razón me entenderían y fue así al rato estuvieron conmigo.


-Hermano que paso –dijo Niall pasándome la mano-

-No pensaras –indico en dirección al hospital y evitando oler tanta sangre-

-Estás loco Harry, he traído a una chica casi muerta –respondí, pero por mi voz se dieron cuenta de quien se trataba-

-La misma chica que vigilas las noches –respondió Liam-

-Sí, no sé qué fue lo que le paso pero está llena de golpes, si no llegaba estaría muerta –conteste, muy dolido o que se yo lo que me pasaba-

-Tranquilo, estamos aquí para ayudarte no eres el único que ha tenido un día movido –contesto Zayn, prendiendo un cigarrillo-

-Si tiene razón, esas chicas nos a cambia, como demonios se lo diremos a Simón –dijo Niall muy enojado-

-No hay que decir nada esto queda entre nosotros, luego veremos –les dije y volví a entrar dejándolos solos-





Al rato la enfermera se acercó, me explico que Jessica le dijo lo sucedido que ha pisado mal y ha rodado las gradas de su casa pero no pensaba que iba hacer grave, ahora esta sedada y que cuando se le pase la llevaría y que tendría que llevar collarín y unas vendas alrededor de sus costillas y que para que se recuperara bien llevaría un bastón, me dio la receta y me permitió entrar, la observaba se veía tan linda con o sin golpes, luego me lo explicaría, en unas horas más ella abrió sus ojos.




-Cómo te sientes?? –pregunte sentándome a lado de ella-

-en donde estoy –contesto confundida y evitando verme-

-En un hospital, que fue lo que te paso –pregunte, necesitaba quitarme la duda-

-Que??? Pero como mis padres están ahí afuera –contesto muy alterada-

-No y por lo que se salieron de viaje y regresaran en un par de semana; pero no me has dicho que te paso –volví a decirle-

-Tu qué haces aquí?? –La muy terca volvió a responder, y evitando contestar mí pregunta-

-Fui a visitarte, y te encontré casi muerta, me explica qué demonios te paso –le grite, me estaba colmado la paciencia-

-No creo que te interese, llamas a alguien quiero irme –dijo fríamente-





Como que no le interesaba sí que estaba equivocada, pero no me alejaría eso estaba más que visto, por ahora lo dejaría así llame al doctor, la reviso le informo lo que tenía que llevar y hacer todo el tiempo refunfuñando y quejándose y maldiciendo, eso me daba mucha risa. Pague todo y la lleve a su casa estaría sola y no me alejaría hasta que esté bien; al rato ella se quedó dormida la cargue y la deje en su cuarto claro antes lo acomode todo, yo me fui a cazar y avisar a los chicos la situación me apoyaron y consiguieron el collarín y el bastón.







NARRA JESSICA







El son llenaba mi habitación no sé por cuanto tiempo dormí, pero que hacía en mi cama no estaba en, no maldita sea ya me acorde de todo.





-Otra vez maldiciendo –dijo una voz y entrando a mi cuarto-

-Tu otra vez, pensé que todo era un mal sueño –le conteste, he intentado levantarme pero el dolor no me lo permitió-

-Mal sueño, muy graciosa, como fue que te caíste –respondió, sentándose y dejando una charola con comida a lado mío-

-Mmmm, bueno pise mal y caí, no te iras verdad –le dije, mientras el me ayudaba a levantarme-

-Acertaste, me dirás la verdad –ese chico sí que no se daba por vencido-

-Ya te dije me caí, y por otro lado mis hermanas morirán al verte aquí –le dije sonriendo y tomando una galleta de la charola-

-Pues no te equivocas, si supieras que me dijeron –también me sonrió, esa sonrisa que cualquiera moriría-

-Jaja, que guapo, que hace un chico tan lindo conmigo –le respondí haciendo los gesto que mis hermanas han de ver hecho y riendo mucho-

-Eres muy chistosa, pero es exactamente lo que me dijeron –se levantó y miro hacia la ventana- me lo dirás?? –volvió a decir.

-No tienes que estar en el colegio, te a molestaran –conteste evitando la anterior pregunta-

-Eso no me importa en absoluto, además tu hermana ya se ha de ver encargado de avisar que estoy aquí cuidándote –me respondió regresando a mi lado y mirándome fijamente-

-Hay no, que fue lo que le dijiste estaba muy preocupada

-Me gusta más cuando sonríes, y quita esa cara pues lo que tú has dicho te has caído y yo como buen amigo te ayudado –respondió, alejándose-

-Ufff, menos mal, por cierto ni pienses que voy a usar esas cosas –respondí dramatizando y haciéndole reír, me gustaba que alguien se preocupara por mí, pero no mentía no utilizaría esas cosas-

-Jajaa, nada de eso jovencita las utilizaras y no es por mucho solo serán mmm dos semanas –seguía sonriendo y recogiendo todo en menos de un minuto, eso sí me dejo sorprendida-

-No y no, es un infierno utilizar esas cosas, aparte tengo que ir al colegio y como haces eso pregunte tímidamente

-Ósea que ya las utilizado, eso facilita las cosas –me dijo saliendo del cuarto-





Qué demonios, me pasaba con ese chico mmmm si Louis Tomlinson el de la clase de biología, me ayudo, pero el que sabía lo que me pasaba, si estoy loca o los golpes me volvieron loca, no quise atormentarme más, el volvió y pasamos todo el día riendo con sus chistes y el con los míos me ayudo a cambiarme y a pesar de quejarme me puso el collarín, se tuvo que ir pero me dijo que en la noche regresaría y así lo hizo, hablamos un poco y yo caí rendida. Los días siguientes igual el salía y yo me quedaba sola una que otra vez mis hermanas venían a verme y contarme los chismes pero ninguna dijo o pregunto qué fue lo que paso y me alegraba a veces prefería que fuera yo la que recibiese todo eso que ellas. Había pasado ya una semana que estaba encerrada en mi casa recuperándome y al fin mañana otra vez volveré al colegio ya lo extrañaba eso si era nuevo jaja pero quería ver a las chicas no eran mis amigas pero las extrañaba.






-Ellas también te extrañan –Louis apareció-

-En verdad, pues creí que les caigo mal –respondí un poco confundía-

-Pues te equivocaste, Verónica dice que eres diferente y le caes bien, Vanesa dice que te pareces a ella pero no tanto –rio- Charlie bueno ella casi no dice pero te quiere, Alexandra dice que a pesar de ser muy respondona hay algo en ti que les une a las cuatro –volvió a reír-

-Tu estas muy chistoso y me tomas el pelo –le dije seriamente-

-Porque lo dices –dijo confundido-

-Pasas casi todo el día aquí, como vas a saber qué es lo que piensan o dicen –conteste algo alterada-

-Tu misma lo has dicho casi todo el día, aparte tengo mis contactos que ya los conocerás, por ahora descansa mañana iremos al colegio –me cargo y me puso en la cama-

-Te he dicho que no hagas eso, y como que iremos –sonreí-

-Pues te llevare aun no puedes conducir y ya lo tengo preparado –me tapo-

-NOOOO!! –grite y me hice la desmayada y empecé a reírme como loca-

-Jaajaja, no es para tanto ya duerme loquilla –me dijo dándome un beso en la frente y salió-




Al día siguiente, me levante muy feliz, no solo porque Louis me llevaría sino al ver las caras de las chicas verme llegar con ese bombón, sonreí me duche y me puse un jean blanco que realzaba mis curvas, un top turquesa y encima una blusa del mismo color al cuerpo, unos zapatos igual del color de la blusa con un poco de taco, me alise el cabello, me maquille, me di una última mirada en el espejo y salí y ahí está el.




-Que paso con las vendas, el collarín –pregunto serio-
-Hay Louis, no soporto esas cosas, y aparte no quiero que me vean con esas cosas –caminaba con un poco de dificultad y dolor-

-Jessica, no pienso discutir contigo –saco el collarín, las vendas y me las puso-





Salimos, mis hermanas estaban más impresionadas que mí, saludaron a Louis y se fueron, me ayudo con mis cosas y nos dirigimos al colegio y como me lo esperaba todos se sorprendieron al verme llegar con él, yo estaba enfadada por lo que me hizo así que cogí mis cosas y me empecé alejar y él ni siquiera hizo nada.




-Si le dio vergüenza estar contigo –la voz de esa zorra, ya me amargo el día-

-Disfrutas viendo eso verdad Katherine –le dije seria y siguiendo con mi camino-

-La golpeada se enojó –volvió a decir la idiota esa-

-Estoy así por tu culpa y no lo pensé le di una cachetada –empecé a caminar y evitando llorar, ella intento pegarme pero las voces de las chicas hicieron que se alejara-

-Jessica!! –gritaron haciéndome reír-

-La misma que viste y calza –me di una vuelta y la hice reír-

-Tu ni por mas accidentada que estas no dejas de hacer tus bromas verdad –dijo Vane, cogiendo mi mochila-

-Nos tendrás que contar todo, pero en el receso –dijo Vero, indicando a Louis y al parecer no estaba solo-

-Chicas nos vemos en el receso llegamos tarde –Alexandra jalo a Charlie-





Ellas se fueron y yo hice lo mismo no sin antes sacarme las vendas y el collarín que me estorbaban y fastidiaban, las clases fueron de las más aburridas, toco el receso y me encontré con las chicas me divertía mucho les conté todo obvio con algunas mentiritas, ellas también me contaron como fue esa semana y poniéndome al tanto de los chismes, pero todas nos sorprendimos cuando a la cafetería entraron cinco chicos y entre eso Louis y al verme sin mis cosas su cara cambio por completo y se iba acercando con mucho enfado que me dio miedo.


Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Kurisu el Mar 10 Sep 2013, 3:16 pm

Hola!!  sinceramente ame la idea, se me hace algo nuevo a eso de los amores de verano  Y...esta de sobra que quiero participar but no se por quien ir y me muero.

Uno de mis cinco esposos:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Decidido será para Niall C: disculpa mis dudas pero siempre soy igual de indecisa :scratch: Y claramente haré mi ship raro pero es mi ship Será Niall Horan y Melissa Benoist

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

En caso de que Niall este ocupado mi segundo chico sería Jake Abel   

Espero quedar y pues ya nada, supongo que gracias por crear audiciones  C:

Saludos


Última edición por Stefanya el Mar 10 Sep 2013, 7:19 pm, editado 2 veces

___________________________________________

'Cause tonight I'm feeling like an astronaut, Sending SOS from this tiny box, To the lonely people
that the world forgot, Are you out there?, 'Cause you're all I've got?
avatar


Ver perfil de usuario https://maschxnny.tumblr.com/
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Sophia. el Mar 10 Sep 2013, 4:13 pm

Mack :A:Me llamo Sofía. Ame por completo la trama, historia esta perfecta y me encantó. En fin, quiero audicionar por Zayn Malik/Freya Mavor :meh: solo edito bc ahorita no había podido decir bien cuanto amo esta idea. I mean, es perfecta  además, es en vez de verano invierno :A:loo amo, en mi país no hay estaciones por lo que casi siempre es templado. :AA:en pocas palabras, ¡La ame!


Gif:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Capitulo:

La lluvia impactaba suavemente sobre el cristal de la ventana, las dos luces del pasillo seguían encendidas, alumbrando tenuemente una pequeña parte de la habitación. Era una noche cálida, incluso agradable.
Charlotte se removió nuevamente sobre las sabanas y resopló frustrada. Su estadía en el hospital se había alargado más de lo que tenía planeado. Al parecer su sistema todavía no mejoraba lo suficiente como para que le dieran de alta de una vez por todas.  El agudo chirrido de la puerta llamo su atención. Giró su cabeza en dirección a esta, la luz se incrementó a medida que la puerta se abría, pocos segundos después la cabeza de su mejor amiga, Chloe, apareció sobre el marco.
— ¿Puedo? –preguntó con un matiz de inseguridad en su voz. Durante la última semana le había sido imposible manejar en temperamento de su amiga, si bien los médicos y enfermeras les recordaron en repetidas ocasiones que era un simple efecto de las medicinas, su actitud había sido inllevable.
— Claro,  pasa –sonrió la rubia con un leve asentimiento de cabeza.
La castaña avanzó los pocos pasos que la separaban de la camilla y se sentó en el borde.
— Veo que no puedes dormir. –dijo intentando ablandar un poco el ambiente. Pero lo único que recibió en respuesta fue una mirada de obviedad por parte de la blonda –. Está bien, entiendo que estés molesta por lo que está pasando, pero con la actitud que mantienes, no veo que puedas llegar a mejorar. –sentenció para después emprender el camino de nuevo a la puerta.
Charlotte se quedó estática, mirando atentamente a su amiga. ¿Cómo podía ser tan tonta? Estaba lastimando a las personas que siempre habían estado allí, apoyándola, sin importar las circunstancias en las que se encontrara.
Antes de cruzar el umbral de la puerta, Cloe giró cuidadosamente su cabeza y le dedico una mirada gélida a su amiga.
— Tu padre ha venido a visitarte. –escupió justo antes de que el estruendoso sonido que la puerta generó retumbara en las paredes de la habitación.
La noticia le llego como balde de agua fría. Recordaba vagamente que hace uno o dos días una enfermera regordeta le había mencionado que su padre la había visitado, pero había llegado durante horas que no eran aptas para visitas. ¿Para qué estaba allí ahora? No podía negar que en su interior la noticia le alegraba en gran medida, pero era realmente decepcionante que durante toda la semana las llamadas fueran casi nulas. También estaba Emily, pero eso era caso aparte, a comparación de su despreocupado padre, su hermana si se mostró presente a lo largo de la  semana, incluso, junto a Ryan la visitaron un par de veces, además, ¿Qué otra familia quedaba?
Los nervios la inundaron por completo, ¿Qué debía esperar respecto a la visita de su padre? Las posibilidades eran muchas y sin lugar a dudas debía estar abierta a lo que viniera.
Un par de suaves golpes se escucharon dentro de la habitación. Charlotte abarrotó sus pulmones de aire para luego soltarlo en un leve suspiro. Aclaró su garganta y con la voz todavía gangosa lo hizo pasar.
— Hija…pequeña –susurró, el tono de arrepentimiento en el que habló retumbó en los oídos de Charlotte.
— Charlotte. –sentenció aumentando levemente el tono de su voz.
— Mi pequeña, perdóname, yo no… –comenzó. La densidad del ambiente se podía cortar fácilmente con el filo de una navaja.
Ambas miradas se encontraron de repente. Marrón contra aguamarina, ahora inclusive más oscura debido a la adrenalina que en poco tiempo se había esparcido por todo el interior de la pequeña blonda.
Apretó fuertemente las sabanas hasta que sus nudillos quedaron blanqueceos. Las emociones que le producía la situación la inundaron por completo. Estaba encolerizada por cada momento, y aunque no era totalmente justo descargarlo todo en su padre, la situación la sobrepasaba.
— ¿Qué quieres que diga, Benjamín? –masculló con rudeza la oji-azul. Hace mucho no llamaba a su padre por su nombre, pero ¿Qué más daba? ¿Para qué un padre si no actuaba como tal?
— Hija, entiendo tu enfado, pero me tienes que escuchar… –Por un pequeño lapso de tiempo Charlotte capto el temblor en la voz de su padre, pero aun así decidió mantener su postura firme y decidida con el fin de mostrar debilidad alguna frente a él.
— ¡NO! –El tono de su voz había aumentado súbitamente. Benjamín retrocedió dos pasos. Con las pocas pero potentes fuerzas que no le habían sido asaltadas por los medicamentos, continúo con su defensa –: ¡No, no debo escuchar las escusas baratas que tengas para cubrir tu constante ausencia dentro de mi vida! – Espetó colérica –, ¡¿Cómo crees que me he sentido todos estos años siendo ignorada por mi propio padre? ¿Qué hubiera hecho si Emily no estuviera conmigo en esos momentos?!, Saber que pondrías tu trabajo sobre nosotras… sobre mamá –finalizó en un bajo murmullo.
El mar extenuante mar de sentimientos se desbordo sobre ella. Moqueaba, parpadeó varias veces para reprimir que las pequeñas gotas que tenía en sus ojos salieran. Apartó ambas manos de las sabanas, dándoles un merecido descanso. Su cuerpo cayo agotado sobre la camilla, su respiración era pausada y constante, debía retomar la compostura nuevamente.
Ante la austeridad en la que se encontraba, Benjamín corrió y acogió rápidamente a Charlotte entre sus brazos, después de todo lo que pasara era su hija, su pequeña y, nada de lo que ocurriera podía cambiar aquello. Los minutos pasaron velozmente, lo único que se escuchaba eran los sollozos por parte de Charlotte. Para su padre estaba más que perfecto que llorará, estaba consiente de todo aquello él tenía en gran parte la culpa. Consolarla era lo menos que podía hacer.
— Te necesito conmigo. –Murmuró pasivamente la oji-azul.
— Aquí estoy pequeña, aquí estoy.


{***}


Los murmullos inaudibles e indescifrables por ambas partes llenaban en silencio del pequeño balcón.
El cielo de la noche estaba realmente hermoso, las estrellas brillaban y la dulce ventisca de los comienzos de la primavera los acompañaba durante la velada.
— ¿Ves aquella estrella? –Inquirió cálidamente Benjamín. Alzó su brazo derecho y señaló un pequeño punto del cielo.
— Sí. –asintió dulcemente la rubia.
— Es la estrella del Norte… –Comenzó –, ahí está, comienzas contando las dos primeras de la Osa Mayor y ahí está, cuidándonos desde la distancia…
— ¿Mamá?
— Sí, allí esta, algo simplemente impresionante que reacciona ante las más pequeñas cosas. –Finalizó con una gran sonrisa en su rostro.
Aquellos eran los momentos que Charlotte necesitaba para componerse, solo eso, era increíble como un simple detalle era capaz de cambiar totalmente su forma de ver la vida en tan solo unas pocas horas. Amor. Un sentimiento fuerte e indispensable para los seres humanos. Algunos pueden decir que se es posible vivir sin él, pero es totalmente falso.
Charlotte recostó sobre el hombro de su padre y cerró los ojos por un momento, el sentimiento de plenitud que la inundaba por el momento realmente no tenía precio alguno.


{***}


El dulce aroma a rosquillas recién horneadas llenó la habitación por completo. El humor de Charlotte había cambiado súbitamente con la simple visita de su padre. Termino con dos grandes sorbos el café que tenía entre sus manos y se llevó una de las rosquillas a la boca. Cerró suavemente los ojos en al momento en el que la esponjosa mezcla de harina y azúcar chocó con sus papilas. La sensación era realmente placentera.
La noche anterior había aclarado todo con su padre y, realmente le alegraba haber podido quedar en buenos términos.
La castaña cabellera de su amiga se asomó por el ojillo de la puerta y le regaló una sonrisa amplia y sincera.  Pasó cómodamente y se sentó en el pequeño sillón de cuero al lado de la cama. Ésta vez le sonrió con un toque de picardía.
— ¿Qué pasa? –preguntó la oji-azul soltando una pequeña risilla.
— Has estado muy visitada últimamente. –Sonrió y fingió observar sus uñas para restarle un poco de importancia. Al notar el total disentimiento de la rubia apoyó su cabeza en ambos brazos sobre la camilla y la miro fijamente.
Su pobre “duelo de miradas” acabó sin ser empezado por el molesto golpeteo de la puerta.  Chloe se levantó instantáneamente para abrirla, al otro lado de ésta se encontraba la misma enfermara que la había estado atendiendo desde varias noches atrás.
Le sonrió amigablemente apartándose un poco de la entrada para que la señora pasara.
— Veo que estas mucho mejor. –Le dijo cálidamente a Charlotte una vez había terminado de chequear las diferentes medicinas.
— Sí, mucho mejor. –Afirmó la castaña antes de que su amiga contestara.
— Oh, ya veo, así que pienso que puedes recibir una visita más antes de que te demos de alta. – Palmeó dulcemente la cabeza de Charlotte y retomó nuevamente su camino a la salida.
La oji-azul recurrió a la mirada de Chloe en busca de respuestas, pero ésta se limitó a soltar una pequeña risa acompañada de un ademan con su mano derecha.
El pequeño cuerpo de la rubia se volvió completamente rígido. Su vista se clavó en la fornida figura masculina que estaba en el umbral de la puerta. Su sonrisa rápidamente se desvaneció y dejó salir el aire que hace tan solo unos segundos atrás no sabía que mantenía atrapado.
—Harry… –susurró desconcertada.


Última edición por Sophia. el Mar 10 Sep 2013, 7:12 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por sugar. el Mar 10 Sep 2013, 4:46 pm

OMG, LAS AUDICIONES :corre: 
Leo los capítulos y creo que se me vendrá una decisión difícil... Esto es un aviso adelantado, jojo: 
#En caso de que no hayas podido quedar con uno de los personajes, pueden INSCRIBIRSE de inmediato con otro. Puesto a que ya habré leído sus capítulo y bláh. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Winter Love |NC| Audiciones cerradas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 24. 1, 2, 3 ... 12 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.