O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» H A U N T E D
Hoy a las 8:19 pm por Ingrid B.

» Half-Cold Half-Hot
Hoy a las 7:21 pm por Kurisu

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Hoy a las 6:35 pm por mai12345

» Extrañas criaturas [Resultados
Hoy a las 6:31 pm por mai12345

» trust the unknown
Hoy a las 5:19 pm por chihiro

» Ramé {Pvt}
Hoy a las 5:17 pm por cipriano.

» Guerra de Sexos; muro.
Hoy a las 4:52 pm por mieczyslaw

» dream maker, you heart breaker
Hoy a las 4:04 pm por moon river

» Valley of wolves.
Hoy a las 3:57 pm por hypatia.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Once Upon a Time | NC| One Direction

Página 38 de 38. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Stark. el Jue 18 Ago 2016, 7:39 pm

Subale alguien :(
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Ritza. el Dom 04 Dic 2016, 11:11 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Stark. el Sáb 01 Abr 2017, 9:00 pm

✙Capitulo 22

Susanne Holmes


Mama se volvió loca, literalmente. Bah, eso es lo que dice Lily, Kate y Marianne. Sin siquiera esperarlo, las tres aparecieron muy temprano en el departamento hace dos días y no sé cómo he tenido la paciencia suficiente para no echarlas a la calle. Desde ruidosas, desordenadas y más sus criticas estoy a punto de estallar y Jen sabe que tengo razón. Por eso mismo cite a mama en la casa hoy donde mande a las niñas a que ayuden a Cass en la tienda y yo falte las primeras horas de la universidad para esta reunión. Melissa sigue resentida conmigo, lo noto en su postura rígida y su cara de culo, pero sé que está fingiendo más de lo que siente. Le dejo el té frente a ella mientras yo tengo mi café en la mano y me siento en la otra silla.
—Habla de una buena vez, Susanne. Tengo cosas importantes que hacer en la ciudad—dice con brusquedad y evitando mi mirada.
Contengo el suspiro antes de proseguir y me recuerdo a mí misma que es mi madre.
—Mama esto no puede seguir así. Las chicas tienen que regresar a casa.
—¿Con que fin? Muy pronto estaremos en la calle. Tu padre y yo podemos soportarlo, pero ellas no. Y como tu ocasionaste esto, deberías hacerte responsable de tus hermanas.
—Yo no fui la que exploto las tarjetas de crédito y no pago la hipoteca de la casa.
—¡Ahora es mi culpa! —exclama ofendida.
—Nunca dije eso —levantó las manos al aire y prosigo—Ellas van aun a la secundaria. No pueden dejarla así porque sí.
—Podrán empezar una aquí. Hay miles de secundarias en Londres.
—Lo sé, pero este departamento es demasiado pequeño para las cinco. Apenas cabemos Jen y yo aquí —razono intentando encontrar paciencia.
—Tu hermana está a punto de graduarse. Comenzará a trabajar y empezara a tener dinero.
—Aun así no estoy de acuerdo.
Mama esta vez me mira con el ceño fruncido.
—¿Qué quieres decir?
—Ya somos adultas. Hemos estado viviendo solas desde hace años e incluso los hemos ayudado con las cuentas. Pero nosotras también tenemos proyectos de vida—la veo apretar fuerte los puños, aun así no me detengo —Jen se esforzó mucho para terminar la carrera y es lo justo que la dejemos fuera de esto.
—¡¿Entonces qué esperas que haga, Susanne?! —Melissa grita y en el proceso un par de lágrimas de caen—¿Crees que  me siento feliz de depender de mis hijas para mantener a las otras? ¿Crees que estoy orgullosa? ¡Si Jen se hubiese casado con el señor Hill incluso podría pagarte la universidad y el alquiler! ¡Habría podido hacer algo por ustedes! ¡Pero lo único que hacen es matarme!
Mama se echa a llorar estruendosamente y yo seriamente me pregunto si está actuando o que. Amo a mama y sé que ella también a mí, pero el hecho de que seamos distintas hace que choquemos todo el tiempo. Pese a que este llorando no puedo doblegar mi postura porque sé que saldrá con una de las suyas y no puedo permitir eso.
Pongo una mano sobre la suya mientras con la otra usa su pañuelo para sonarse los mocos.
—Ustedes no tienen compasión de mis pobres nervios.
—Mama...
—Quieren que muera en la calle, infeliz por no haber sido buena madre...
—Mama, por favor...
—Por Dios, es una tragedia.
—Ma, no exageres. Sabes que me tienes a mí para ayudarte siempre.
—¡Pero si tú has hecho que el señor Hill...! —pronto mama se queda callada y abre la boca en grande como si se le hubiese ocurrido una idea —¡Ya lo tengo!
Ay no.
Melissa se vuelve hacia a mí y envuelve una de mis manos con la suya. Ese brillo en los ojos lo conozco y sé que está pensando hacer una de las suyas.
—Sal con el señor Hill.
—¿Qué?
Lo escucho y no lo creo.
—Que salgas con él.
—¡Mama!
—¡Susie es la única manera! Pronto tendrá el puesto de gerente general de la sucursal de Londres, su jefe insiste en que se case antes de hacerlo. Si quieres no le des ninguna importancia romántica, solo sal un par de veces con él y convéncelo que los amigos se hacen favores y que retrase el embargo —trato de sacar mi mano de entre las suyas porque aún sigo sin creer en lo que escucho, Melissa refuerza el agarre y me mira suplicante —Por favor, Susanne. Es por tus hermanas.
Largo un enorme suspiro y no sé como pero termino asintiendo a su petición. Los nervios de mama parecen estar de mejor humor porque dice que hará unos panckes para que coma algo antes de irme.
La dejo en la cocina mientras yo me voy a dar una ducha y pienso como carajos le hare para soportar ese bobalicón de Hill. Dios, es insoportable escucharlo hablar y de aburrimiento hasta la muerte. Si mama cree que voy a seducirlo está muy equivocada, porque estoy muy en contra de hacer algo que perjudique mi salud mental.
Lo bueno de hoy es que falte a la clase de Mr. Soberbia y Boris dijo que grabaría las demás clases para mí, así que estoy más relajada. Después de ese apasionado beso en su casa en mitad de la noche, juro que trate todo este tiempo de esquivarlo y no mirarle a los ojos. El parecía más rígido y más serio cuando se acercaba a mí. Generalmente, solo asentía la cabeza y ya, se marchaba; pero para ello nuestras miradas se cruzaban y parecía una eternidad hasta que pasara de largo. No es que me guste o lo que sea, enserio que no. Aun me parece un tipo sumamente arrogante y superficial. Pero no voy a negar —a mí misma, en público es otra cosa— que existe una cierta tensión sexual entre nosotros, pero quien la crea es el muy maldito. Yo no ando de buscona como él, como si realmente ese conde de pacotilla valiera la pena.
Salgo de la ducha y miro en la hora del celular, si me apuro poder llegar a la próxima clase. No quiero estar perdiendo más de la cuenta. Enrollo una toalla alrededor de mi cuerpo y camino hacia mi cuarto pero me llama la atención la puerta abierta de la habitación de Jen y voy a investigar.
—Mama, ¿Qué haces aquí? —pregunto cruzándome los brazos y me apoyo en el marco de la puerta.
Melissa rápidamente deja lo que sostenía en sus manos del escritorio de Jen y se voltea con su sonrisa inquieta. La atrape con las manos en la masa.
—Nada, yo…
—Está mal que revises las cosas de tus hijas. Ya somos grandes —llego hasta ella de tres zancadas y miro el escritorio de mi hermana para ver qué es lo que estuvo espiando.
Los ojos se me van directo a una fotografía de Jen y Ruth abrazadas y con grandes sonrisas en el rostro. Ambas llevan un anillo color dorado en su dedo anular y es obvio que mama se dio cuenta.
—¿No es ella Ruth Payne? ¿La hermana del odioso, pero extremadamente rico, Liam Payne?
—Mama —endurezco la mirada y espero que esta vez me tome enserio—Nadie sabe sobre esto, ni siquiera el señor Payne, así que no lo andes divulgando.
—No haría tal cosa —replica ofendida y se cruza de brazos—Ni porque fuese esa chiquilla millonaria pasaría por alto que es una… mujer.
—Sí, y vivimos en el siglo XXI, por lo que esas cosas son comunes —el día recién empieza y no sé cuántos suspiros he largado, pero antes de estresarme más le paso un brazo por su hombro y la llevo hacia la salida de la habitación —¿Ya hiciste los panckes?
—Si…
—Entonces vamos a terminar de desayunar y luego pasaremos por la tienda de Cass para que nos haga descuento de lo que tú quieras.
—¡Sí! ¡Necesito zapatos nuevos! —chilla emocionada y se adelanta —Ve a vestirte, voy a prepararte moka chino como te gusta.
Miro nuevamente el reloj de mi celular y pienso que llegar unos minutos tarde no le hará mal a nadie con tal que Melissa no se entrometa en la vida de Jen.

✙✙✙


La campana suena y suspiro aliviada porque la clase ha finalizado. Por suerte no llegue tarde porque Cassie dijo que ella se encargaría de buscarle algo a Melissa y ponerlo en mi cuenta. Así que me vine corriendo para la uni antes de que suene la campana.
Recojo mis cosas y camino hacia donde este Boris terminando de guardar las suyas. Prácticamente no la he visto a ella ni a ninguna de las chicas estos días que mis hermanas han estado revoloteando por todo Londres, pero con mamá prometiendo dejarlas volver estoy más tranquila que nunca.
—Oye fea —la llamo y de inmediato se da la vuelta—No me guardaste un lugar.
—Te guarde lugar todos estos días y ni apareciste —replica levantándose —Y no me digas fea.
—No te des la vuelta entonces, boba.
Boris revolea los ojos y caminamos juntas hacia la salida de la clase. Empieza a ponerme al corriente de lo sucedido en clase estos dos días que no estuve, luego le sigue con lo más jugoso: los chismes. Vitoria pendeja con Styles, Louis coqueteándole a Tatti y está ignorándolo, Lencie loca porque su profe esta sabroso y todavía recuerda lo del conejo.
—¿Y qué tal todo con Malik? —le empujo el hombro juguetona.
—Nada —dice Boris a la defensiva y se encoge de hombros —Somos amigos.
—Sí, claro. Se le nota a kilómetros que esta loquito por ti...
—A que no adivinas quien pregunto por ti —interrumpe la castaña con una sonrisa divertida en el rostro.
—¿Quién?
—Payne.
Pongo la peor cara que tengo, Boris se ríe de mí. Dios, de solo escucharlo hace que mis nervios salgan a flote y se hinchen. Creo que me parezco un poco más a Melissa de lo que creo.
—Seguramente por el ensayo ese del que me hablaste.
—Mmm... nunca menciono un ensayo—Boris choca su brazo con el mío y sonríe burlona.
Pongo los ojos en blanco y trato de disimular mi malhumor.
—¿A quién le importa ese idiota?
—Sigue negando que no te vuelve loca.
—A mí no me pasa nada, es a ti a quien traen loquita.
—A mí no—...
—¿Quién trae loquita a quién? —Pregunta Zayn detrás de nosotros.
Boris y yo nos giramos al mismo tiempo que nos miramos de reojo, seguramente se pregunta como yo desde cuando está escuchando nuestra conversación. Boris va a matarme si Zayn me escucho, la dejara al descubierto, aunque ella lo niegue, el tipo le encanta.
—Deja de ser tan chismoso —empujo a Boris contra él y prácticamente se le cae encima. Uy, demasiada fuerza—Tengo que irme, acompáñala a sacar las fotocopias.
Muevo rápido mis pies antes que la castaña venga hacia mí en plan de venganza.
—¡Suss! —exclama Boris incorporándose con ayuda de Zayn.
—¡No te olvides de sacar las mías! —exclamo aun caminando y muevo el brazo en el aire.
Doblo el pasillo, pero aun puedo escuchar a Boris decir que soy una bruta y una aprovechada. Que diga todo lo que quiera, le di espacio con su galán y de paso me las cobro por joderme con Payne.
Y hablando del diablo...
Tengo el impulso de correr lejos de él, pero este último tiempo ya hice bastante el ridículo frente a él y tengo mi orgullo para seguir manchándolo. Mr. arrogante ni siquiera se da cuenta que estoy por cruzar camino con él, esta distraído leyendo unas fotocopias y solo levanta la vista para saludar a los alumnos que pasa a su lado. Si tengo suerte, si Dios, Buda o cualquiera de los dioses que existan están de mi lado, van a ayudarme de que no suceda nada.
Calmo los latidos acelerados de mi corazón mientras exijo a mis nervios no destrozar la poca paz mental que tengo en estos momentos. Solo son dos segundos donde paso a su lado y casi creo respirar con tranquilidad porque él no me nota.
Una mano agarra mi brazo con firmeza y me doy la vuelta al instante, aunque por dentro grite que no lo haga. Mis piernas se congelan al igual que mi respiración cuando sus ojos cafés se encuentran con los míos. Pareciera que haya pasado una eternidad desde que he visto esa mirada tan inquietante, y eso que solo ha pasado dos días, y sin contar las veces que nos esquivamos mutuamente.
—Señorita Holmes —dice lentamente y su tono de voz me eriza la piel.
Muevo mi brazo para que libre de su agarre y lo suelta tan rápido como si le quemara. Tomo una profunda respiración y trato de disimular la ansiedad y la angustia que siento, no quiero que note lo mucho que me afecta tenerlo cerca de mí porque sería darle más motivos para que sea más arrogante y odioso de lo que ya es. Liam sigue vistiendo sus trajes italianos que parecen haberse hecho a mano puntada por puntada, su fragancia varonil y su postura rígida y correcta. Puede que sea muy atractivo y eso, pero definitivamente él no es mi tipo.
—Señor Payne.
—Ha estado ausente estos días, ¿ha podido ponerse al corriente de las clases?
—Sí, mi compañera me ha ayudado en ello.
—Entonces sabrá sobre el informe que debe entregar hoy antes de las tres, ¿cierto?
Abro los ojos al tope y cierro la boca sin más. Esa maldita de Boris, tuvo que habérmelo dicho antes para que lo trajese y se lo entregara, darle más motivos para que me joda la existencia no es bueno y ni loca quiero recusar su materia, aun mas si esta él de profesor interino.
—Yo... verá, salí muy apurada de mi casa, así que...
—No se preocupe. Jennifer me ha puesto al corriente sobre lo sucedido en su hogar.
Genial, ahora Jen aprendió a andar de chismosa con este loco.
—Sí, bueno...
—Las faltas no serán tomadas en cuenta y podrá entregar el trabajo por correo.
Lo miro con cautela antes de sentirme impresionada. Liam parece incomodarse con ello porque mueve los ojos para cualquier dirección, excepto a mí.
—¿Enserio?
—Sí.
—¿Seguro que puedo hacerlo?
—Si es que usted quiere venir y volver...
—No, claro que no —interrumpo antes de que cambie de opinión—Gracias por su amabilidad, señor Payne.
—Si vuelve a tener algún problema familiar, no dude en avisarme y lo tomare en cuenta para la próxima vez.
—Sí, gracias otra vez.
Un silencio incomodo se instala entre nosotros, tengo que correr la mirada porque ya no me siento tan fuerte como para hacerle de frente. Él desprende intimidación de su persona y también una fuerte presencia. No pasa desapercibido por nadie y mucho menos por mí después de todo lo sucedido.
Recuerdo el beso y mi rostro se pone rojo al instante.
—Susanne...
La sorpresa en mi rostro no se disimula cuando escucho decir mi nombre. Levanto la mirada y se me acelera el pecho al sentir esos ojos desnudándome por completo.
Esperen, ¿no sacara el tema de... lo que paso?
—Yo... verá, lo que paso la otra noche entre usted y yo...
Ay Dios.
—¡Susie! —el chillido me sobresalta y doy la vuelta para encontrarme con Kate y Lily a lo lejos caminando en compañía con...
—¿William? —escucho decir a Liam con incredibilidad.
Volteo a verlo con curiosidad y por preguntarle de donde lo conoce, pero son sus facciones frías y duras las que me hacen callar. Miro a Will sobre mi hombro y veo que él también tiene la misma cara, quizá no tan seria y fría como la de Payne, pero es casi igual.
—¡Susie! ¡Vamos a almorzar algo! —exclama Kate y se aferra al brazo del castaño—Will dijo que nos invitaría él.
—Kate, no grites —regaño al notar que las miradas ya están sobre nosotros.
—Señorita Holmes—doy la vuelta para enfrentar a Liam, quien sigue sin ocultar su malhumor—Que tenga un buen día.
Liam pega media vuelta y se marcha con pasos rígidos y rápidos, como si estuviese huyendo. Siento de pronto unos brazos redondearme el cuello, Lily me sonríe con dulzura, seguramente para que no la regañe por no haberse ido con mama cuando la deje en la tienda de Cass.
—¿Ese no era el señor Payne? El del evento de caridad —inquiere Kate llegando con Will.
—Sí, era él.
—¿Y qué hacia aquí?
—Trabaja aquí. Pero eso no es lo importante, lo importante es que ustedes no tienen por qué estar acá y no entiendo que hacen con Will.
—Hola, Suss —dice Will divertido, es como si nunca hubiese puesto mala cara—Fui a buscarte a la tienda de Cassie para invitarte a almorzar, pero no sabía que estabas cursando aun.
—Sí, los jueves curso hasta un poco más tarde...
—Tus hermanas quisieron venir cuando dije que te vendría a buscar —Will le sonríe a mis hermanas menores y estas sueltan risitas coquetas—Marianne se fue a la biblioteca, dijo que quería verla antes de volver.
—Vamos a buscarla—suspiro y me quito a Lily de encima —No crean que ustedes dos están en problemas.
Ambas hacen mala cara y se agarran del brazo para caminar más adelante que nosotros dos y cuchichean entre ellas, seguramente evaluando a los chicos de la uni. Will sonríe en mi dirección y no tardo en corresponder el gesto. Su mano toma levemente la mía y la acepto sin más.
—Me da gusto verte, Suss.
—A mí también.
—¡Susie! —suelto la mano de Will al mismo tiempo que él, no quiero que las niñas le vayan con el chisme a mama—¿Podemos pasar por el campo de futbol?
—No.
—¡Pero...! —están por protestar, pero Will se adelanta y les pone una mano en el hombro a cada una.
—Nos tardemos demasiado. Conozco un restaurante que les va a encantar.
—¿Podemos pedir lo que queramos?
—¿Hasta lo más caro?
—Claro que si —asiente Will y las niñas se ríen como tontas.
Sonrió por la manera en que sabe manejarlas, incluso mejor de lo que yo hago.
Sin saber exactamente por qué, volteo a mirar hacia atrás con la esperanza que solo sea mi imaginación, pero lo la es: Payne está mirándome a la distancia con los ojos entrecerrados como si yo fuese una traidora. Lo ignoro y sigo caminando detrás de los otros tres.
¿Qué es lo que paso entre Will y él?

✙✙✙


La curiosidad sobre la extraña relación entre Liam y Will me deja pensando gran parte del almuerzo y casi no presto atención a la conversación que Will sostiene con mis hermanas menores. Ósea, Will y Liam son completamente distintos entre sí. Liam esta en los 30 y Will... ¿cuánto tiene? Creo que no me había puesto a pensar en ello, siquiera preguntarle.
Terminamos de almorzar y, gracias al cielo, Jen viene por mis hermanas en el carro de Ruth y les dice algo así sobre dar un pequeño paseo antes de volver a casa. Saco los pasajes para las tres y me pregunta a mí sí puedo acompañarlas, por lo que aceptó a regañadientes. No puedo negarle nada a Jen, aunque me gustaría muchas veces decirle que no.
—¿Quieres dar un paseo? —propone Will cuando las niñas se marchan de una buena vez, claro no sin antes hacerle prometer que vaya a visitarlas en tono coqueto.
Acepto sin más, vamos a un parque cerca donde me dejo caer debajo de la copa de un árbol. Will va a comprar unas bebidas y me extiende la mía.
—¿Cuántos años tienes? —pregunto más culpable que curiosa.
—¿Y eso tan de repente? —Will levanta las cejas divertido y se sienta conmigo en el césped.
—Nunca supe tu edad. Ni siquiera sé de dónde eres.
—Tengo 29 años —contesta y se ríe cuando abro en grande los ojos.
—¿Enserio? No lo parece.
—Gracias.
Suelto una risita y me siento como una tonta colegiala.
—¿Eres de Londres?
—Sí. Nací en New Castle, pero me crie aquí poco después de los cuatro o cinco años, no lo recuerdo bien. Mi papa consiguió un buen trabajo y, bueno, nos mudamos.
Asiento levemente la cabeza procesando la información, pero todavía no atrevo a preguntarle de donde conoce al señor Payne. Will parece leer mi mirada y enseguida trato de hablar para cambiar de tema, pero me interrumpe siquiera a empezar.
—Estas curiosa sobre Liam y yo, ¿cierto?
Le sonrió en modo de disculpas, Will no parece afectado por mi intromisión y corresponde al gesto. Sin embargo, pronto su rostro se pone duro y sus ojos fríos, como si recordara lo que estuviese pasando justo delante de sus ojos.
—Nosotros nos criamos juntos...
—¿Ah?
—Liam y yo. Sí, es raro ¿verdad? Él siendo un millonario y yo... bueno, solo un bibliotecario...
—No estaba pretendiendo decir eso—balbuceo al instante, no quiero que me malinterprete—No es que su dinero opaque lo arrogante y pretencioso que es.
—Creí que ustedes se llevaban bien...
—¡No! —exclamo molesta y pronto me doy cuenta de mi exaltación—Lo siento, es que... Agh, no lo soporto.
—Estaban hablando hace poco...
—Es mi profesor interino en Literatura Inglesa—Will asiente y se queda pensante por un momento.
—Pensé que Liam estaba en abogacía y en ciencias económicas. O eso era lo que sabía la última vez que hablamos.
—Al parecer esta es su tercera carrera...
—Bueno, él siempre fue muy amante de la lectura. En verano no salía fuera de su biblioteca por más que le insistiera.
—Se ve que lo conoces bastante.
Will sonríe con tristeza y se encoge de hombros.
—Éramos mejores amigos; nos criamos juntos —explica lanzando un suspiro. Pronto su expresión decae y se pone serio—Mi papa fue el mayordomo de la mansión Payne. El señor Payne, el padre de Liam, fue un hombre honesto y justo que siempre me trato como si fuese su hijo, y me atrevo a decir que incluso me quería más que a Liam. En ese tiempo, Liam no era muy distinto a lo que es hoy: serio, estricto y muy arrogante; prefería estudiar o practicar algún deporte antes que estar en su casa y cuidar de su padre, quien por cierto ya tenía una edad avanzada y estaba peleando contra una enfermedad muy dura. —aprieto fuerte las manos hasta volverlas puños. ¿Realmente hizo eso? ¡Era su padre! No es que yo sea la mejor hija, pero el menos no dejaría morir a mi mama sola y triste.
—Es un idiota.
Will se ríe y asiente con la cabeza antes de proseguir.
—Yo solía pasar los días con el señor Payne y tuve muchos recuerdos buenos gracias a él. Teníamos veintiún años cuando el señor Payne murió y estuvimos ese día con él. Me dejo una pequeña parte de la herencia, no era demasiado para ellos acostumbrados a lo que tienen, pero el señor Payne sabía que con esa cantidad podría vivir una vida cómoda y tranquila. Pensé usar ese dinero para pagar la universidad y comprar un departamento para no seguir dependiendo de los Payne. Pero Liam se enfureció cuando se dictó el testamento y vio que, incluso muerto, su padre seguía prefiriéndome a mí.
—¿Y qué hizo?
—Negó la última voluntad de su padre y utilizo sus contactos para que yo no pudiese tocar un solo centavo de lo que me correspondía. Me echo de su casa y estuve parando un tiempo en la casa de mis amigos hasta que logre contactar con un primo de mi papá.
—¡Por Dios, Will, fue un gran imbécil contigo!—levanto mis manos al aire y largo un gran suspiro—Debiste haberle roto la cara apenas lo viste...
—No es la primera vez que nos cruzamos desde ello, tampoco quiero ser tan rencoroso —se encoge de hombros y le da un sorbo a la botella de sprite—La vida se encargara de darle lo que se merece. Puede tener mucho dinero, pero no puede encontrarse más solo de lo que ya está.
Si creía que Liam Payne no podía ser más arrogante, ahora resulta que también es un ser abominable. Hacerle eso a Will solo por sus celos es de lo peor. ¡Y yo bese a ese imbécil! Siento tanto asco de solo pensarlo. Fue una completa mierda y.... ¡aghh!
—No tienes que preocuparte, Suss.
—Pero él...
—Ya está, ya paso —Will toma mi mano y me regala una sonrisa.
Correspondo a su gesto, pero no puedo dejar de estar enojada y decepcionada de la manera en que él trato a Will. Fue horrible. Él es horrible.
Mi celular suena con el aviso de un mensaje de texto, quito con desgana mi mano sobre la de Will y busco entre mi bolso para hallarlo. Es un mensaje de Tatti.
"Hola Suss! No he podido verte estos dos días. ¿Cómo va todo? Oye, estaba pensando que si te gustaría llevar ese bibliotecario tuyo. ¿Por qué no lo invitas a la fiesta de beneficencia? Tengo una entrada de más, te la daré cuando te vea. Besos y llámame!
Tatianne."

Sonrió enormemente por la idea, esa rubia sí que sabe cómo ponerme de buen humor. Comento rápidamente sobre el baile a Will y parece emocionado, pero su expresión parece de caer cuando le menciono que Payne también estará allí. Aun así, la sonrisa vuelve a su rostro.
—¿No te molesta? —digo preocupada. No quiero que se amargue por tener que verle la cara.
—Si hay alguien que tiene que esconderse, ese es Liam, no yo —replica y vuelve a tomar mi mano —Iré. Te lo prometo.
Me acerco a Will y le planto un pequeño beso en los labios, él lo sigue y lo intensifica hasta envolver su lengua con la mía. Sabe a gloria.
El timbre de mi celular nuevamente nos interrumpe y tengo que separarme aún más desganada, aun así Will me sonríe y le da un beso a mi mejilla.
—Contesta.
Mi sonrisa se desvanece al ver en la pantalla el nombre de Jen. Es hora de llevar a las niñas a casa.

✙✙✙


Kate gruñe por debajo, de inmediato Lily la imita, no sé si porque esta tan irritada como su hermana o solo porque siempre la imita en todo, pero la cuestión es que las niñas ya me dieron suficiente dolor de cabeza por ahora. Louis se encuentra a mi lado y les echa una sonrisa coqueta que logra mojarles las bragas a las tontas.
—¿Por qué no quieren volver, chicas? Es su hogar, después de todo.
—Es que Londres tiene mucha más diversión que aquí —dice Kate fingiendo estar triste, le echa una sonrisa coqueta a mi amigo y pestañea lentamente —Seria más divertido si nos visitaras más seguido, Louis.
—¡Sí! Al menos si nos acompañaras a la iglesia, sería mucho más divertido —suspira Lily mirándolo con ojos de cachorro.
Revoleo los ojos al mismo tiempo que maldigo a Louis y su nariz tan metiche. No tenía nada que hacer en lo que quedaba del día y me echo una llamada para ver si salíamos a algún lado, le dije sobre el viaje corto a casa por lo que se le ocurrió venir a acompañarme. No confió en que vuelvan a casa hasta que las vea con mis propios ojos. Ninguna de las dos es de fiar y tampoco Marianne. No es que esta sea tan escandalosa como las otras dos, pero no tiene demasiado interés en mantener a raya a sus hermanas pequeñas. Desde que se subió al tren no ha soltado su libro de química avanzada y se la pasa leyendo y leyendo. Si al menos prestara un poco de atención y tuviera un poco más de carácter, no tendría que estar encargándome de Lily y Kate, los peores dolores de cabeza que he tenido en mi vida.
—Louis, ¿por qué no me invitas a salir a una cita? —pregunta Kate con descaro.
Mi amigo se ríe de buena gana y decido intervenir antes que llegue más lejos.
—Basta Kate. Louis es demasiado grande para ti.
—Oye, apenas y tengo 21.
—Ella tiene 16 años, pedófilo.
—¿Y tú profe cuanto tiene?
Mis ojos se abren al tope y volteo rápidamente a ver si mis hermanas menos escucharon, desgraciadamente si lo hicieron e incluso Marianne dejo de lado su libro.
—¡Cielos, Suss! ¿Te estas acostando con tu profesor?
—¡Lily!
—¿Qué?
—¡No preguntes estupideces! —chillo molesta.
Louis se ríe a carcajadas limpias y le doy un zape en la cabeza por imbécil, pero el desgraciado se sigue riendo de mí. De solo escuchar su mención me hace querer golpear algo. Ese Liam Payne no es más que un canalla y un asco de persona.
—No puedo creerlo, Suss. Tú siempre fuiste tan correcta...
—¿Qué? ¿Suss correcta? —se burla Louis y vuelve a carcajear. Frunzo el ceño y aprieto mis puños para no tomármelas con Louis aunque diga pendejada tras pendejada—Cuando salía conmigo no hacía más que meterse en problemas.
—¡¿Salieron juntos?! —exclaman las tres y se me viene la pesadilla encima.
—Ya basta —dejo caer la cabeza en la ventanilla y agradezco que estemos en un compartimiento del tren para que los demás pasajeros no escuchen los cuchicheos de mis hermanas.
—Ahora entiendo porque no quieres que Louis nos invite a salir —dice Kate con los brazos cruzados—Deberías compartir con tus hermanas, Suss.
—Él no es un pedazo de carne.
—Pero puedo serlo para ustedes —interviene el castaño y les guiña un ojo.
Kate y Lily chillan emocionadas mientras Marianne se sonroja a más no poder. Santos Beatles.
Pronto una cabellera rubia cruza mi mente y la sonrisa socarrona se forma en mi rostro.
—Louis le gusta una chica ¿saben?
—¿Quién? —preguntan las tres.
—¿Quién? —Louis me mira confundido.
—Tatianne.
El castaño enseguida pone cara de perro y ahora es mi momento de burlarme de él.
—¿Quién es esa?
—Es una amiga mía. Louis esta loquito por ella.
—¡No es verdad!
—Claro que sí, tontito.
—Te dije que no.
—Es obvio, bebe. Siempre te le quedas mirando como imbécil.
—¡Que no, Susana!
—¡Es Susanne, tarado!
—Ya te dije que no me gusta y punto —Louis se levanta molesto de su asiento y va hacia la entrada para abrir la puerta —Voy al baño y cuando vuelva, espero que dejes de hablar estupideces.
Me echo a reír burlona por el idiota y luego me pongo seria para regañar a mis hermanas. Si, Louis es sexy y todo lo que quieran, pero no deja de ser más grande y de ser Louis. Lo asesinaría si estuviese con una de mis hermanas y ellas serian desheredadas sin lugar a dudas. Además, Melissa detesta a Louis porque, según ella, mi época rebelde empezó por culpa de él y las hormonas.
Tomlinson vuelve y aunque tengo ganas de sacar el tema nuevamente, sé que él sacara el tema de Mr. Arrogante y estoy cansada de pensar en él una y otra vez. Todavía martillea en mi cabeza las palabras de Will y me hierve la sangre de solo pensar en su estúpido sexy rostro. Ojala no tuviese que verlo nunca más, pero vamos a mitad del cuatrimestre y falta poco más de unos meses para que se termine de una buena vez. Me siento patética tener que estar faltando a sus clases por miedo a verle, pero al menos no solamente es por eso, sino porque tener a Kate, Lily y Marianne conmigo significa no despegar un ojo de ellas en ningún momento, sobre todo de las primeras dos.
El tren se detiene y a poco de veinte minutos estamos caminando en el centro del pueblo para buscar un taxi. Las enviare devuelta y llamare a papa para que esté atento en cuanto lleguen. Logro dar con un taxista que conozco hace muchos años (aquí todos nos conocemos entre todos) y promete llevar a mis hermanas directamente a casa, lo que es motivo de reproche de Kate y Lily.
—Por fin —suspiro sintiendo un peso menos en mi cabeza y mi cuerpo.
—Se parecen a ti a su edad.
Miro mal a Louis porque enserio que me ofendió.
—Yo no era tan superficial y pesada.
—Pero si coqueta y terca. ¿Cómo le ves?
—Que te voy a golpear si sigues hablando.
Louis se ríe de buena gana una vez más y pienso que hoy realmente está de buen humor, o quizá le agrada molestarme. Decide invitarme a tomar un café y acepto gustosa porque soy toda una glotona. Llegamos a una cafetería y nos sentamos en una de las mesas contra la ventana. Louis pide un café para ambos y una torta de chocolate para mí.
—Aun no has olvidado lo que me gusta —digo en un tono meloso solo para molestarlo.
—Fuiste mi primer amor—toma mi mano y le da un beso en la palma.
Meneo la cabeza divertida mientras pienso que hace unos años atrás nos sentábamos aquí y lo único que hacíamos era discutir o estar todo el tiempo a los besos. Vaya. A veces pienso que es extraño que seamos tan buenos amigos después de todo.
La orden llega y empiezo a comer emocionada la torta de chocolate. Cielos, es el paraíso.
—¿Y qué tal las cosas con tu nuevo galán?
Pongo mala cara y juro que si llega a decir el nombre del imbécil de Payne voy a...
—Ese Will. Cassie me conto que andas loquita por él.
—No ando loquita por él.
—No, solo quieres quitarle la ropa interior con la boca.
—Shhh —volteo a mis costados a ver si están escuchando los demás clientes, pero nada—Recuerda que aquí no hay secretos, más en este pueblo lleno de chismosos.
—Ellos tienen que saber el tipo de loba que eres...
—¡Louis!
—¡Auuuu!
Estallo a carcajadas sin poder aguantarlo y él me sigue al instante. Los demás nos echan vistas y tengo que disimular para no seguir riendo. En este pueblo las personas se conocen entre todos y es muy difícil guardar algún secreto, no me extrañaría que mama llamara dentro de poco para gritarme por estar con Louis.
—En fin, Will me gusta.
—Wow, que directa.
—Es sexy y atractivo, sabe mucho de libros y es muy agradable estar con él.
—¿Y qué esperas?
—No sé, ¿conocerlo un poco más?
—Sí, es verdad.
—¿Y tú? Hace tiempo no tenemos un momento para hablar...
—Suss...
—Solo quiero saber cómo te va, eso es todo —digo rápidamente antes que se enoje.
Louis no le gusta hablar sobre la pandilla. Lo detesta. Jamás lo habla conmigo o con Cass. Él prefiere mantenernos ajenas de sus problemas antes que metamos nuestras narices, incluso aunque tenga que alejarnos de él. Así fue como me costó el noviazgo.
—Por ahora, las cosas van bien. La deuda sigue ahí.
Sus ojos pierden color cuando habla de ello; de la pandilla, de su familia o de su padre. Casi es irreconocible al Louis divertido y jodon que conozco. Odio verlo así porque es cuando me doy cuenta que hay una parte de él que todavía no sé pese a todo lo que hemos pasado juntos.
—Lou... ¿y si...?
—Olvídalo, Susanne —sus ojos azules se vuelven fríos —No voy a aceptar dinero de ti ni de Cass. Ustedes tienen sus propios problemas.
—Pero es que...
—Todavía está la deuda de tu familia, ¿verdad?
Suspiro y decido dejar el tema. Es lo mejor.
—Entonces...
—¿Y ahora? —el castaño se cruza de brazos y medio sonríe para alivianar la tensión del ambiente.
—¿Qué hay de Tatianne?
Louis suspira y echa la cabeza hacia atrás.
—¿Qué pasa con la Barbie?
—No le digas así.
—Tú también solías decirle así.
—Pero fue antes de que se volviera mi amiga. Ahora contesta.
—No me pasa nada.
—No te creo.
—No lo hagas —Lou se encoge de hombros y le da otro sorbo a su café.
—Ustedes se ven bien juntos.
—Payne y tú también.
Mi cara enseguida se frunce y la sonrisa socarrona de Louis reluce en su rostro.
—Ya basta. Ese arrogante...
—Eres demasiado prejuiciosa, Suss.
—¡Él es un tipo odioso!
—Tú también. ¿No crees que estén a mano?
—¿Ahora estas de su lado?
—No se trata de estar del lado de ninguno.
—Y te haces llamar mi mejor amigo —reclamo y me cruzo de brazos molesta.
—¿No vas a comerla? —pregunta Louis señalando la mitad del pedazo de torta de chocolate. Meneo la cabeza irritada—Entonces, es mío...
Antes de que lo tome, lo agarro primero y le doy un gran mordisco. Louis se ríe por lo infantil que soy.
—Ni siquiera un solo pedazo. Lo compre yo.
—Pero lo compraste para mí —le saco la lengua y tomo un poco de torta en la cuchara y le doy en la boca.
—Esta rica —murmura masticando y pasa una servilleta por la comisura de sus labios —Así que estas en un triángulo amoroso…
—No lo estoy.
—Con Will y Payne.
—¡Louis!
Este se carcajea en grande cuando escupo la torta cuando grito. La gente se me queda mirando y las mejillas se me ponen roja de la vergüenza que este idiota me hace pasar.
Mi teléfono suena con los Beatles y lo contesto antes que termine de tirarle el pedazo que me queda en la cara del castaño.
Es mama, ugh.
—Hol—...
—¡Susanne Elizabeth Holmes! —grita mama desde la otra línea y separo rápido el celular de mi oreja. Creo que me rompió el tímpano —¡¿Qué haces con ese vago en la cafetería de Rose?! ¡Sal de ahí inmediatamente!
Louis parece haber escuchado y se echa a reír con más ganas. Mama lo escucha y empieza a gritar y soltar insultos contra el castaño. Miro a mí alrededor y noto que están mirando de reojo hacia nosotros. Me pregunto cuál de todos estos chismosos le fue con el cuento a mama. Maldita ciudad chismosa.
 
✙✙✙


La cabeza duele como mil demonios. Me siento súper estresada este último tiempo y todo se debe a que mi mente no deja de procesar una y otra vez lo que Will me conto sobre Payne. Cuando le comente a Jen lo que había sucedido entre ellos dos, simplemente no lo creyó; se rehusaba a creer que Liam había hecho algo tan bajo y cruel hacia alguien como Will. Pero hay que enfrentar la realidad, además de ser un engreído y un imbécil, resulta que también es un desgraciado envidioso.
—Sabes que es un cerdo —dije cruzándome los brazos y dejándome caer en la cama —Él siempre fue un grosero con todo el mundo, no me extrañaría que tuviese envidia de Will.
—Pero Suss, Liam no es así —replico Jen sentándose en un costado—Ha sido muy caballero conmigo e incluso agradable. La vez anterior conto un chiste...
Solté una carcajada al cielo apenas dijo que ese amargado y chiste en la misma oración. Eso sí era un chiste.
—Vamos a ser sinceras, hermana: para tus ojos todo el mundo es demasiado agradable.
—Suss —Jen pone su mirada regañona al mismo tiempo que una sonrisa divertida —Por favor, no juzgues sin saber su versión.
—Lo siento, pero aunque la dijese no podría creerle. Jamás podría confiar en un hombre tan soberbio y orgulloso como él.
—Vaya que eres terca —resoplo rodeando los ojos
—¡Pero si es odioso!
—Y tú una inmadura y resentida.
No aguante y le di un golpe con el almohadón que estaba debajo de mí. Jen solo se echó a reír de buena gana mientras me preguntaba como existe un ángel tan bondadoso como ella. Mi hermana no tiene maldad dentro de su corazón, por lo que es difícil creer que las personas tienen malas intenciones.
—Voy a hablar con Ruth...
—¡Jen! ¡No quiero quedar como una bocona!
—Pero si ya lo eres —alce la almohada para darle otro golpe, pero la rubia enseguida levanto las manos arriba para detenerme—Tranquila, solo voy a preguntarle qué es lo que sucedió entre ellos dos y listo. No le diré nada sobre ti y tu querido Will.
—No es mi "querido Will". Solo es Will.
Jen levanto las cejas en alto y yo no evite reírme al instante.
—Bien, es el guapo Will, pero tampoco es que fuese mío.
—Por ahora, hermana. Por ahora.
Han pasado tres días y Jen aún no me viene con el chisme de que paso, tampoco quiero presionarla porque no sé qué versión de la historia sabrá Ruth. Ella va a creer en su hermano, lo que es lógico, es su sangre y dudo que en algún momento se haya planteado la idea de que Liam no es tan bueno como ella cree.
No puedo terminar de entender a ese hombre. Es tan distante y frio cuando está a mi alrededor, es cruel con quienes le caen mal y les tiene envidia, es despreciable con aquellos que están por debajo de su estatus social. ¿Entonces por qué me beso aquella noche en su casa? ¿Por qué deje que lo hiciera? ¿Por qué caí como tonta?
Largo otro suspiro mientras termino de ordenar la ropa en sus perchas correspondientes y las cuelgo en el mueble. He estado tardando más de la cuenta y creo que ya ha pasado mi horario de salida, solo que mi mente esta distraída y un poco lenta en procesar mis acciones.
—Suss.
Sobresaltada, volteo a mirar a Cassie con una mano en el corazón.
—Demonios, Casandra. Vas a matarme un día de estos.
—Que exagerada. Oye, ¿qué haces todavía aquí? ¿No ibas a encontrarte con el estirado de Hill?
Golpeo con la palma de mi mano en mi frente por mi descuido y me fijo la hora para saber más o menos cuanto tengo de retraso. Demonios, solo me quedan diez minutos para llegar al café y todavía no termine de colgar la nueva colección de esta estación.
Miro a Cass suplicante y enseguida mi amiga toma la ropa que sostengo en mi mano.
—Vete. Lo hare más rápido de lo que tú en todo el día.
—Lo siento, y gracias —le doy un corto beso en la mejilla y salgo corriendo a buscar mi bolso.
Tengo suerte de que el café este cerca y este usando el tenis que compre el mes pasado, los tacos últimamente están asesinando mis bellos pies más que de costumbre y parecen empeorar mi humor cada vez que los uso.
La respiración se me corta después de la segunda cuadra que corro y pienso seriamente en hacerle caso a Jen de acompañarla a correr en la mañana, pero no tengo la suficiente fuerza de voluntad de levantarme temprano y dejar de ser tan perezosa. Una cosa es que ame caminar, otra muy distinta es correr.
Apenas llego con la lengua afuera y los pulmones ardiendo. Me tomo unos segundos para recuperar el aliento antes de entrar. Seco con un pañuelo las gotas de sudor que caen por mi frente y el puente de mi nariz. Distingo al estirado en la otra punta del café tomando una taza mientras lee el diario, parece ansioso porque a cada tres segundos levanta la mirada para observar a su alrededor y vuelve al diario. Me nota cuando estoy acercándome hacia él, y solo por cortesía le sonrió.
Thomas se levanta en el instante y le paro con las manos cuando trata de venir hacia a mí. Quien sabe que vaya a ser.
—Déjame correr su silla para que se siente, señorita Holmes.
—No se preocupe, señor Hill. No es necesario molestarlo —corro la silla y apoyo el trasero antes que haga otro movimiento extraño.
—Para mí jamás será una molestia atender a una señorita como usted —dice tomando asiento y con los ojos destellando una intensidad que no entiendo.
Me remuevo incomoda en mi asiento mientras me pregunto qué diablos le sucede a este tipo para estar así. Creí que rechazaría mi invitación cuando lo llame, pero la acepto sin chistar y acepto el lugar que sugerí sin siquiera tener tiempo de decirle bien la dirección. Digo, la última vez que lo vi casi le salto encima para golpearlo y parece siquiera importarle lo sucedido. Al menos eso debería ser bueno.
El camarero se acerca para pedir mi orden, pero solo pido una botella de agua. No tarda nada en traerla con un vaso de vidrio, en el cual vierte un poco del agua.
Una vez que se marcha, Hill empieza nuevamente con su rara actitud y la incomodidad es palpable en cada gesto de mi cara.
—La escucho, señorita Holmes. Soy todo oído para usted.
Evito que se note los escalofríos que paso por mi espalda al escuchar el tono en que lo dijo. Recompongo mi postura y aclaro mi garganta antes de hablar.
—Quería disculparme por mi actitud la última vez en que nos vimos. Sé que no fue una muestra de mis buenos modales y fui descortés con usted, pero espero que pueda comprender la posición en que mi hermana y yo nos encontrábamos. Sobre todo...
—Sobretodo usted, ¿cierto?
—¿Ah?
—No se preocupe, señorita Holmes. Lejos de sentirme ofendido, ciertamente tuve la oportunidad de admirar su alma valiente y desafiante. He de decir que jamás he conocido a una joven como usted con la habilidad de contradecir la palabra de sus padres. Gracias a la caridad y buen corazón de mi benefactora, Lady Esther, he sido bendecido por una buena educación en las mejores instituciones en toda Europa, y sin mencionar que incluso he tenido la oportunidad de tener los mismos maestros que el príncipe William. En ninguna de mis travesías por los más grandes estatus de toda Inglaterra, pude conocer a una joven con su espíritu lleno de valentía, obviamente, no desprestigiando la inseguridad que toda jovencita de su edad puede tener ante otra persona de su mismo sexo, además de tomar en cuenta que es su hermana. Tomando en cuenta esto, estoy seguro que no fue su intensión ofenderme de ninguna manera.
—Sí, bueno...
No entendí un carajo de todo lo que dijo, pero creo que pensaba que yo estaba celosa de Jen o algo así.
—Su madre ha sido una excelente traductora de sus comportamientos...
—¿Mi mama?
—Sí. Converse con ella hace apenas unos días donde me hablo sobre su arrepentimiento ante lo sucedido el domingo a la tarde y como quería remediar lo que había sucedido, sin olvidar mencionar sus verdaderas intenciones.
—¿Mis intenciones?
Ay no.
Thomas se sonroja por un momento y aclara su garganta antes de proseguir. Me abstengo a poner una mano sobre mi frente y  tratar de explicar de buena manera que no es lo que él está pensando.
—No debe ser tímida, Susanne —mis ojos se abren ante la mención de mi nombre. El tipo parece sonrojarse aún más. Por Dios, ¿cuándo tiene para que ande de tomate?—Aunque no soy muy bueno, trato de comprender lo suficiente a la mente de las jovencitas como ustedes. Mi señora, Lady Esther, me ha elogiado un sin fin de veces por ser uno de los pocos hombres que pueden comprender la racionalidad del sexo femenino, y aunque no quiero presumir de ello, siento un notable orgullo hacia...
—Espere, señor Hill, yo no...
—No se preocupe, Susanne. Yo la entiendo y comprendo a la perfección —Thomas aclara una vez más su garganta antes de proseguir —Quiero aclararle que no hay que sentir vergüenza cuando alguien siente atracción hacia el otro. Tampoco la culpo. Sé que quizá no soy el hombre más apuesto que puede encontrarse en el mundo, pero puedo asegurarle que no ha sido en vano su deslumbramiento por mi carácter y la posición en la que me encuentro. Sabrá usted que yo, además de ser un gran ayudante de Lady Esther y sido beneficiado por su infinita caridad y corazón noble, he estado en muchos eventos que...
—Señor Hill, espere. Quiero hablarle sobre...
—Descuide. Sobre la deuda de su familia, he contactado a mi padre para hacer un plan de pago donde los años serán un poco largos pero la deuda un poco más corta de lo que ya es. No se le quitara un solo clavo de la propiedad de sus padres y podrán vivir en armonía hasta que su querido padre en paz descanse, algo que ruego que suceda dentro de mucho tiempo.
Eso es lo único que hace que me quede callada. Ahora entiendo porque mama le lleno la cabeza con que me gusta, el tipo debió haber estado lo suficientemente ofendido como para querer hablar sobre lo sucedido sino decían que fue porque estaba celosa. Santa mierda, ¿por qué mi familia siempre me mete en estos líos? ¡Y lo peor es que estoy segura que querrán que esto vaya más serio! Melissa no es tonta, ella no quiere pagar un solo centavo de la deuda y espera que yo me sacrifique. Si cree que no permití que Jen lo hiciera, entonces está muy equivocada si cree que yo lo haré.

✙✙✙


Después de ese tormentoso encuentro con el idiota del estirado, escapo con una excusa rápida del café y casi corro hasta llegar a la segunda cuadra y doblar a la derecha. Fueron solo veinte minutos en los que hablo y hablo sin parar, pero les juro que si estaba un minuto más allí iba a rebanarle la garganta con la botella de agua.
Miro la pantalla del celu y ya casi es hora de encontrarme con Vita y Boris para ir a comprar los vestidos para el sábado en la noche. La rubia nos invitó a uno de los eventos de caridad que hacen sus padres y como es de gala, tenemos que ir como si fuésemos unas divas.
El camino hacia la tienda de vestidos que está haciendo descuentos y donde quedamos en juntarnos me ayuda a mejorar el humor de mierda que tengo. Para cuando llego, mi mal humor desaparece y las chicas están esperando con Marley también.
—¡Mueve ese culo, Holmes!
—Ya estoy aquí, no me grites, Vito —gruño al llegar.
—Te esperamos una eternidad. A ver si le apuras la próxima —añade Boris.
—Ya no la molesten, solo tardo cinco minutos —Marley salta en mi defensa y le regalo una sonrisa.
—Gracias al cielo que existen personas como tú.
—Lo sé —se encoge de hombros y me echo a reír por su falsa modestia.
—Blablá, ¡entremos! Quiero algo que convine con esta belleza —dice Vitoria entrando de una buena vez a la tienda y todas le seguimos.
El lugar se lo conoce por vender vestidos buenos y originales, además de que están liquidando es la oportunidad perfecta de gastar y hacerlos lucir. Boris y Marley se van para un lado para ver los largos mientras que Vito me acompaña a la sección donde están los vestidos cortos.
—Odio con lentejuelas —arruga su nariz y suelta bruscamente el que agarro por azar.
—Y yo odio con straple. Son tan incomodos.
—Y pican —agrega la castaña y asiento.
Estoy dudando si contarle sobre el señor Hill, pero lo recuerdo y me da migraña, así que decido guardármelo un tiempito más. Quizá Vita me ayude a mantener a ese loco a raya antes que sigan creciendo sus esperanzas conmigo.
—Por cierto, Suss —volteo a mirarla, Vita parece más concentrada en el vestido violeta corto que sostiene en sus manos y se lo pone encima del cuerpo para observarse en el espejo—Una compañera de clases me conto que su hermana está dando clases de pooldance. Ya le dije a Boris y dijo que sí. Lencie y Tatianne son unas mojigatas, dijeron que no.
—¿Pooldance?
—Ya sabes, el baile del caño —Vito tira al sillón el violeta y va a buscar otro, seguramente para probárselos luego.
—¿Yo? ¿Bailar en el caño?
—No es que te vuelves una prostituta, Suss —revolea los ojos y me pasa uno rojo corto que vaya que está lindo—Además ayuda a tonificar el cuerpo. El día de mañana podrías ponerlo en práctica con ese profesor tuyo para que te levante la nota.
Le doy un zape en la cabeza, pero a Vitoria ni le importa porque suelta carcajadas por mi cara de culo. Entre el estirado, Mr. Soberbia y mi familia me van a dejar calva del estrés. Y la uni. No olvidemos la uni.
Necesito leer orgullo y prejuicio y distraerme.
Distracción. Eso es lo que necesito.
—¿Sale cara las clases?
—No. Como recién está empezando, no cobra muy caro y queda cerca de la uni. ¿Qué dices? ¿Te animas a mover ese culo? —me da una nalgada y se va al vestidor a probarse los tres vestidos que saco.
Tonifica el cuerpo y va a tenerme distraída por un buen tiempo.
—Dile que guarde una vacante. Yo voy.

✙✙✙


Lencie parece un manojo de nervios y le da un sorbo a su copa de champagne cada dos segundos, mira en dirección hacia donde esta Niall Horan hablando con Liam un poco más apartado de nosotras. Me reiría de ella en otras circunstancias, pero no me creo apta para burlarme de alguien en estos momentos. Demonios y la puta mierda. ¿Por qué carajos dije que si cuando vino a invitarme a bailar? ¡Soy una grandísima idiota! ¡La más grande de toda la maldita Inglaterra!
—¿A qué hora sale Bruno? —pregunta Lencie por septuagésima vez en la noche.
—Tatti ya dijo que en media hora, tranquila —le sobo la espalda.
Lencie solo suspira y traga en seco.
—Quiero irme ya, Suss. Ese Zayn… lo odio.
—Tranquila, después nos encargamos de darle su merecido.
Aun así, la pelirroja no parece bastante satisfecha con mi promesa. Sigue mirando en dirección de Horan y creo ver que este la cacho en plan de acosadora. Lencie le corre la mirada y parece no estar respirando.
—Basta, pareces idiota.
—Soy una idiota. Soy una jodida idiota. ¡Me metí con mi profesor! —musita en grito.
Y no es la única.
—Escucha: deja de pensar que tienes el control de todo, Lens. Paso y ya. El idiota tiene suerte de siquiera tenerte cerca —le rodeo un brazo en los hombros y le saco la copa —Ahora llenemos esto para que te sientas mejor.
Justo pasa un camarero ofreciendo copas, saco dos para nosotras y dejo la vacía. Lens y yo brindamos y le damos un buen trago antes de seguir esperando al exquisito Bruno.
—¿Que paso con Will? Dijiste que venía.
Hago una mueca y me encojo de hombros. Todavía recordar su mensaje veinte minutos después de que las puertas se cerraran. Ese maldito Payne.
—Al parecer, Liam se enteró que él venía y le prohibió a la seguridad de lo dejaran entrar.
—¡¿Qué?! —exclama y le chito, algunos curiosos voltean a mirarnos—¿Cómo es que le prohibió la entrada? ¿Le dijiste a Tatianne?
—No, que va; no voy a joderla hoy y Will ya se había marchado —suspiro resignada y fulmino con la mirada hacia donde se encuentra Payne en su postura rígida y de todo hombre de negocios—Lo odio.
—No me la puedo creer. Pensé que exagerabas cuando decías que era un idiota.
—Te lo dije.
Es un solo segundo, pero Liam y Niall voltean al mismo tiempo donde Lens y yo nos encontramos y nos cachan mirándolos. Disimular no se nos da bien a ninguna de las dos. La sangre golpea mis mejillas hasta calentarlas y le tengo que dar un sorbo enorme a la copa para dejarla vacía y así calmar mis nervios. Lencie parece estar en peor estado que yo y ninguna duda en cambiar la copa vacía por una llena cuando pasa el camarero nuevamente. Se nos queda mirando raro con el ceño fruncido y solo le aleteo con la mano para que se marche.
—Puta madre.
—¿Por qué soy la única desgraciada? Maldición.
Entonces, las palabras de mi boca fluyen sin más.
—No eres la única que se enrollo con su profe.
Me arrepiento al segundo porque no quiero que le cuente a las chicas y tengan motivos suficientes para joderme más de lo que ya hacen. La boca de Lens es una "O" muy grande, le paso la mano por la mandíbula y le empujo para que deje de llamar la atención. Pareciera que se armaran un nido de pájaros allí.
—¿Qué?
—No le digas a nadie o te mato—amenazo, pero no creo estar lo suficientemente seria. Todavía estoy nerviosa por lo idiota que soy.
—¿Con Liam?—Lens mira hacia donde están los otros y su rostro palidece al instante—Suss, vienen hacia aquí.
Volteo mi cabeza rápidamente hacia en dirección donde están y, enserio, están caminando hacia donde estamos. Además, creo que se dieron cuenta que hablábamos de ellos. Mierda.



Última edición por Stark. el Vie 28 Abr 2017, 1:13 am, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Stark. el Sáb 01 Abr 2017, 9:01 pm


✙Capitulo 22

2da parte

No son dos segundos que ambos están delante de nosotros y se quedan callados al igual que nosotras. Tengo el impulso de salir corriendo sin importarme dejar a Lencie sola con esto, pero mi orgullo es más fuerte y decido quedarme. Los ojos de Liam parecen penetrar los míos y por un momento me siento desnuda ante ellos. No me gusta esa sensación que provoca, me pone nerviosa y hace que me vuelva estúpida. Sin embargo, el saber que Will no está aquí por culpa suya y todo lo que hizo, hace que esos sentimientos se opaquen y salga mi lado más valiente.
—¿Qué tal están pasándola, señoritas? —pregunta Niall con cordialidad y una sonrisa amigable en el rostro.
—Bien, el lugar es bellísimo y es genial que lo recaudado vaya para caridad—me apresuro a hablar para no tener que poner más nerviosa a Lencie. Esta solo asiente y sigue bebiendo de su copa a lo loco. Yo la imito de inmediato para que no quede como una loca borracha.—¿Ustedes que tal la están pasando?
—Muy bien, he logrado encontrar algo muy interesante—comenta Niall, sus ojos están en mi amiga y parece no querer quitarlos de allí. Vagamente, lo hace para sonreírme—Eres Susanne, Holmes, ¿verdad? No nos hemos presentado adecuadamente. Niall Horan —extiende su mano hacia a mí y la tomo para estrecharle y regalarle una sonrisa.
—Un placer... eh...
—Solo Niall.
—Niall —asiento con la cabeza. Es agradable, aparte esta bueno.
Reprimo mis carcajadas al recordar que él es el hombre conejo y dejo a Lencie caliente y sola en su departamento para ir a buscar a su conejo en al veterinario.
—Liam Payne, un placer —el castaño estrecha la mano con mi amiga que termina de presentarse. Qué raro, con ella fue amigable, a mí apenas y me miro cuando me saludo.
—¿Ustedes son amigos? —pregunto curiosa, la verdad es que Niall parece más agradable para andar con alguien como Liam.
—Ambos somos nuevos en el departamento educacional, por lo que logramos coincidir en muchas cosas—contesta Niall amable. Aun esta con la vista puesta sobre la pelirroja.
—Supe que esto está patrocinado por su primo también, señor Payne —dice Lencie, estoy segura que lo hace para no mirar al rubio.
—Sí, ha estado organizando este evento hacia unos meses con los señores Laurent. Hemos tenido la suerte de tener la colaboración de un cantante juvenil muy popular en estos últimos años.
Hago una sonrisa bobalicona. Creo que es por costumbre, pero Lencie pregunta si sabe a qué hora saldrá Bruno. Revoleo los ojos y contesto por Liam.
—Ya te dijo Tatti que en media hora, pesada.
—Media hora fue hace una hora. ¿Cuándo va a salir?
—¿Estas muy ansiosa por ver a Bruno, Lencie? —pregunta Niall atrayendo la atención de ambas.
Las mejillas de Lens se tiñen de rojo y tengo que morder mis labios para no echarme a reír. Cuando me doy cuenta, Liam tiene sus ojos sobre estos y su mirada parece oscurecerse cuando se cruza con la mía. Ay diablos.
—Yo pensé que Lencie había sido la única sé que metió con su profesor —escuchamos la voz de Marley pasar por atrás de Liam y Niall y nos ponemos tensas las dos—¿Pero resulta que Suss también?
—Sí, Lens con el rubio irlandés y Suss con su Mr. Arrogante, ese Liam Payne.
—Y ella que dice tanto que lo aborrece.
—Ja, esa Suss. Lo que menos le gusta, termina por encantarle—la voz de ambos se va perdiendo a medida que se va alejando.
Son pocos segundos, pero para mí se sintieron como una eternidad. Mis ojos fijos en los de Liam y leve sorpresa que hay en ellos, mi cuerpo parece haberse paralizado al igual que mi respiración, en cambio mi corazón bombardea como loco y creo que en cualquier momento tendré un ataque al corazón. Ni siquiera me fijo como esta Lens, debe estar igual o peor que yo. Estamos jodidas, más que jodidas ¡MUY JODIDAS!
¡Y todo por Louis que anda de chismoso! ¡Esto lo hizo apropósito, estoy más que segura! ¡Hijo de puta! ¡Voy a matarlo!
El camarero pasa nuevamente y nos pregunta si deseamos tomar algo. Liam y Niall no contestan, el castaño sigue mirándome y tengo que rehuir de ello rápidamente. Le quito la copa a Lencie y pongo las copas vacías en la bandeja y saco otras dos copas. Le paso a la pelirroja y se lo toma de un solo trago al igual que yo.
—Que tengan una buena velada —digo toda atropellada y le tomo la mano a Lencie para que nos vayamos de una buena vez de ese momento tan incómodo.
No son dos pasos que hago que Liam se pone enfrente de mi con una expresión mucho más seria que antes y los ojos más oscuros. Trago en seco y empiezo a sentir nauseas.
—Creo que usted prometió un baile conmigo, señorita Holmes.
—Yo... eh, es que... —balbuceo como idiota.
—Es una perfecta ocasión—interviene Niall sonriéndome amigable—Justo pensaba sacar a Lencie a bailar también. ¿Me harías el honor? —y le extiende la mano.
Lencie me mira sin saber si tirarse del balcón o esperar a que venga Bruno para morir. Si yo voy a ir al infierno, entonces voy a asegurarme que ella venga conmigo. Lens nota mi decisión y menea la cabeza con los ojos bien abiertos hacia mí.
—A ella le encantara —sonrió y suelto a Lens para empujarla levemente contra Niall. Este enseguida la agarra de la mano con firmeza sin quitar sus ojos sobre ella. Le saca la copa y la deja en la mesa más cercana. Liam hace lo mismo conmigo con la mía.
Payne tira de mí con suavidad tomando mi mano, es la primera vez que lo hace y se siente demasiado extraño. Ahí recién caigo que también estoy jodida. Santa mierda, ¿cómo carajos se le ocurre a Louis jodernos de esta manera? ¡Se pasa de idiota el muy hijo de perra!
Mis piernas van caminando con torpeza hasta el centro de la pista y noto por detrás del hombro de mi acompañante que Lencie y Niall no están muy lejos de nosotros. Con la respiración casi irregular y la vergüenza azotando mis mejillas, no evito el contacto de los ojos cafés con los míos. Los músicos empiezan a tocar una balada lenta y eso me pone más nerviosa. Liam pone sus manos detrás de mi espalda y me acerca levemente hacia él, pongo mis manos sobre sus hombros y empezamos a danzar.
El calor que desprende su cuerpo me vuelve consiente de lo cerca que estamos en este momento desde aquella noche donde me beso por segunda vez. El silencio nos invade y no estoy seguro si lo que incomoda el momento es que sea lo que recién escucho, el recuerdo del beso o simplemente seamos nosotros dos aquí y ahora.
Trato de enfriar mi cabeza recordando la manera en que se expresó la primera vez que nos vimos, la manera en que parece desprestigiar a todos los que sean bajos en su categoría y las horribles cosas que le hizo a Will. Esto me ayuda a disminuir mi vergüenza y apagar los latidos de mi corazón, pero aumentan en gravedad mi poca tolerancia y rencor hacia él. Todavía no entiendo cómo pudo ser tan abominable para negarle la entrada a Will cuando él tenía una tarjeta, se la pase hoy a la tarde cuando fui a la librería y se veía muy entusiasmado de ir. Un puntazo de culpabilidad me atraviesa, quizá no debí haberlo hecho sabiendo que Liam estaba aquí, sobre todo si es su primo uno de los patrocinadores.
El señor Payne aún mantiene su mirada sobre mí, parece querer intimidarme y eso me pone más furiosa. Disimulo mi enojo con una mueca, trato de que sea una sonrisa pero creo que me sale bastante mal.
—Creo que podríamos conversar un poco, señor Payne.
Liam es el que esta incomodo, de inmediato sus ojos abandonan los míos y van hacia enfrente. Esto me da más seguridad para continuar. Solo voy a molestarlo un poquito para que no piense que ando detrás de él.
—Usted podría decir algo sobre que los eventos de caridad privados son mucho más agradables que los públicos, como en el que nos conocimos...
—¿Tiene usted la costumbre de hablar, señorita Holmes? —pregunta esta vez mirándome. Creo sentir una distancia creándose entre nosotros, lo que me deja más tranquila.
—Sí, sería extraño pasar los próximos cinco minutos sin decir una sola palabra. Pero quizá sería mejor que ninguno hablase para inconveniente alguno exista entre nosotros. Pareciera que usted y yo siempre llegamos a desacuerdos, señor Payne.
"En el caso presente, ¿habla usted manifestando sus propios sentimientos o creyendo acaso que complace los míos?"
Mi corazón siente un golpe fuerte y dulce. Esa frase...
"Ambas cosas"—replico al instante. Liam medio sonríe y me doy cuenta lo que está haciendo. ¡Está recitando orgullo y prejuicio! ¡La parte del baile!
Al no seguir, Liam levanta las cejas, como si esperara que yo prosiguiera. Esta provocándome.
—"... porque estoy a punto de descubrir que nos parecemos mucho. Los dos tenemos el mismo temperamento; somos insociables y taciturnos, y no nos gusta hablar a no ser que podamos decir algo que deje boquiabiertos a quienes nos escuchen, de modo que nuestras palabras pasen a la posteridad con la etiqueta de sentencia inmoral."
Con su serenidad y todo, Liam parece estar desafiándome y se divierte en el desafío. Él critico a mi obra literaria preferida y la que me llevo a querer estudiar literatura. Lo que no entiendo es porque la está recitando y me incita a hacerlo.
"Se positivamente que lo que acaba de decir no puede considerarse como una definición exacta de su carácter"—Darcy lo hubiese hecho con su inquebrantable seriedad, en cambio Liam acaricia con sus dedos mi mejilla. Me paralizo en ese instante y creo perderme en sus ojos cafés una vez más. Lo siguiente, lo dice tan suave que duele—“Y si puede servir para definir el mío, es algo que yo nunca confesare. A pesar de eso, usted se imagina que ha hecho un retrato muy autentico."
De ahí en más, no creo entender n
ada absolutamente que está pasando. Él no habla y yo tampoco, mi mirada no se aparta de la de él en ningún momento, y creo que ha pasado una eternidad, pero la balada termina. Tarda unos segundos más en separarse de mí y hace una inclinación en la cabeza. Como si volviese a la realidad, repito su acción y me doy vuelta para caminar a toda prisa lejos de él. Lo escucho decir mi nombre, pero no me doy vuelta para hacerle caso.
¿Qué está pasando conmigo?

✙✙✙


El que Bruno haya entrado en acción después del baile con el señor Payne, logro que mi mente dejara de pensar estupideces y me volviese toda una maniaca hacia el rey del funk. Juro que fueron los treinta minutos más fugases, excitantes y liberadores de mi vida. Al principio, los ricos parecían reacios a mostrarse emocionados por la presencia del cantante, pero enseguida la tropa y yo nos pusimos enfrente del escenario para gritar, cantar y bailar sin tacos.
Aun eufóricas y sudando, vamos al baño después de la presentación y nos retocamos el maquillaje.
— ¡Quiero una foto con Bruno, Tatti! —insiste Boris colgándose del brazo de la rubia.
—¡Haz que tus padres nos lleven! —Vito se le tira en el otro.
Lencie no pierde tiempo, entre las copas de más y el casi paro cardiaco que tuvo, sin olvidar de la excitación de Bruno, se le tira encima a la espalda de la rubia.
—Chicas, por favor —dice Tatti tratando de librarse de ellas. Nos envía una mirada de ayuda a Marley y a mí, pero solo me encojo de hombros y me voy de allí.
Grita que soy una traidora y rio por ello. Yo no voy a quitarle a las otras tres, también quiero una foto con Bruno y esas fieras son de temer cuando se las contradice a todas juntas.
En el pasillo, para otras de mis desagradables sorpresas, veo a Stella Walker caminar hacia en dirección del baño y sonríe cínica cuando me ve. Pienso en ignorarla y seguir caminando, pero se plantea delante de mí. Ahora no está sonriendo, sino que sus ojos parecen flamear.
—Susanne, tanto tiempo.
—Stella —me cruzo de brazos y espero a que hable.
—Que vestido tan... —arruga la nariz, finalmente sonríe con falsedad—bonito.
—El tuyo es precioso —señalo el de ella. Es largo y dorado con lentejuelas y un corte abierto en los pechos.
—Lo sé, exclusive de Italia. Lástima que no estés a la altura para ponerte uno de estos...
—No me gustan las lentejuelas. Mi abuela lo usaba en todo —sonrió falsa a la vez que su expresión burlista decae—¿Querías algo en particular?
—Liam no está a tu alcance.
Abro en grande los ojos y me muestro divertida. Genial, lo que me faltaba.
—¿Acaso me ves persiguiéndolo o algo así?
—Te vi: vi como lo mirabas—sus palabras comienzan a salir con deje de angustia y ansiedad—También cuando él... te acaricio la mejilla.
—Exacto, él lo hizo. ¿Yo que tengo que ver? Solo es mi profesor, por los Beatles.
—No creas que no sé lo que haces —Stella pone los ojos en blanco—Actuar toda desinteresada y pretender que te molesta su presencia...
—Pareces ver demasiadas telenovelas...
—Liam es mío, Susanne—interrumpe y su rostro está más serio que antes—Aprecio mucho a Jennifer como mi amiga, pero no voy a permitir que me quites delante de mis ojos.
—Haz lo que quieras.
Paso chocando su hombro con el mío, pensando una y otra vez como puede estar pasando esto. Hasta ella se dio cuenta de lo que sucede entre nosotros. Ósea, no hay un "nosotros" en ese sentido, pero de alguna manera las cosas se están tornando a una dirección que no me pone nada cómoda. Quien me gusta es Will, lo digo enserio. Es dulce, divertido, sabe de libros (quizá no tanto como Liam) y jamás trata a alguien por debajo de él. A mis hermanas les cae de maravilla, a mis hermanas también. Liam, en cambio, es arrogante, superficial, antipático y rígido. Mama le cae mal y papa suele burlarse de él imitándolo cada vez que se acuerda de su rostro. No me gusta, enserio que él no me gusta. Entonces, ¿por qué a veces estoy rara cerca de él?
Voy hacia el jardín del Hotel y me dejo maravillar por la noche y las estrellas que parecen estar más presente que nunca. Las hermosas flores y rosales desparecidos por doquier captan mi atención y me dejo soltar en suspiros de solo pensar una y otra vez. Ya no sé qué sucede conmigo y me da migraña de solo pensarlo.
—¿Puedo preguntar... —la voz de Louis me llega y volteo a mirarlo. Viene caminando con las manos metidas dentro del pantalón del esmoquin—¿Qué hace esta hermosa señorita tan sola?
Le medio sonrió y camino hacia él para tener uno de sus reconfortantes abrazos. En mi mente golpean las conversación con Marley y olvido todo cariño hacia el castaño, le doy un buen zape en la cabeza.
—¡¿Y eso por qué, Susana?!
—¡Por chismoso! —golpeo su hombro, Louis frunce el ceño y hace como si no le duele. Maldito—¡Le contaste a Marley que me enrolle con Payne!
—Yo no le conté, le conto Cassie y ella vino a confirmar conmigo.
—Ustedes dos...
—Dice que siempre las dejan a las dos fuera de lo que sucede y solo se ponen al corriente entre ellas, ¿qué tiene de malo?
—¡Que ese idiota escucho todo!
Louis abre en grande la boca, enseguida trata de suprimir la sonrisa que se quiere formar, pero lo fulmino para que no lo haga o enserio voy a golpearlo. Finalmente, se ríe y yo estoy lista para matarlo. El castaño toma mi brazo para que no lo golpee y luego el otro cuando intento asestarle.
—Tranquila, Suss —dicen entre risas y termina por abrazarme por encima de los brazos para que no lo asesine.
—¡Suéltame, voy a darte una paliza!
—No es nada de lo que debas avergonzarte. El tipo sabe que es suertudo —guiña un ojo y me da un beso en la mejilla.
—¡Basta, Lou! ¡Estoy enojada contigo! —mi voz sale como nena chiquita, pero es que este cabron me enoja y me saca el enojo así como así.
Louis empieza a soplar mi cuello, consciente que eso me hace cosquillas y empiezo a reírme como tonta. Me remuevo en sus brazos sin poder escabullirme y sigo riendo. El malhumor se me va y ahora estoy tratando de que mi lengua vaya a su mejilla, Louis mantiene su distancia lo más que puede aun riéndose.
—Eres asquerosa.
—Eso te pasa por molestarme —saco otra vez la lengua y me da un ligero cabezazo en la frente—¡Lou!
—Nuestros hijos no deben aprender esas cosas, Susie.
—¿Nuestros hijos? ¿Y cuantos tendremos? —le sigo la corriente.
—Siete, seremos una familia numerosa.
—No me gustan las familias numerosas.
—¿Cinco? —meneo con la cabeza arrugando la nariz. Tomlinson finge pensar por un momento. —Tres y es mi última oferta.
—Bien.
—La primera será Susana.
—No me gusta Susana.
—Pero si así te llamas —revoleo los ojos. Louis atrapa mi nariz con sus dedos y la mueve juguetón.
—¡Lou!
De un movimiento, Louis me tira hacia atrás y suelto un pequeño gritito. Me incorpora aun entre sus brazos y lo siento sonreír.
—¡No!
—¡Otra vez! —y lo hace otra vez, pero solo me rio como tonta y vuelve a incorporarme.
Escuchamos un carraspeo y dejamos de jugar entre nosotros. Miro por detrás del hombro de Louis y me congelo al ver la expresión de Tatianne mirándonos desde la entrada, y no viene sola, sino también con Payne. Este se mantiene rígido con las manos detrás de su espalda, una expresión demacrada y la mirada fulminante hacia nosotros. La rubia, en cambio, desvía de inmediato sus ojos y hace dos pasos hacia atrás.
Louis me suelta como si yo quemara y tomo distancia de lo de él. Mierda. ¿Ella no creerá que Louis y yo...? No, sería estúpido.
—Suss, el señor Payne te estaba buscando —murmura, apenas es auditable, pero lo suficiente para escucharla.
—Quería hablar con usted en privado, señorita Holmes —pasa su mirada sobre la de Louis examinándolo de pies a cabeza—Si es que se puede.
—Claro —apresuro mis palabras y empujo a Louis —Ve con Tatianne, dijiste que no encontrabas los baños ¿cierto?
Tomlinson echa una mirada de reojo hacia mí y asiento levemente. No tarda demasiado en que camine en dirección hacia la rubia, pero esta ya está dando media vuelta y caminado dentro del salón.
Cierro con fuerza los ojos y suspiro. Por favor, por favor que no se arme algo grande por una estupidez así. Jamás volveré a jugar con Louis en un lugar público. O simplemente debería dejar de hacerlo, no quiero joder a ninguno de los dos, y menos cuando parecen gustarse entre sí.
—Señorita Holmes —abro los ojos y noto que Liam ya está acercándose hacia a mí con una postura tensa.
—Señor Payne.
—¿Este muchacho es su novio?
Su pregunta me descoloca un poco, tengo el impulso de responderle con la verdad, hasta que me azota la consciencia y me dice que por estas cosas es que me vuelvo extraña y no me entiendo. Porqué el confunde nuestra relación y la lleva a otra dirección. Simplemente somos alumno y profesor, y antes, dos desconocidos que no teníamos una buena opinión del uno del otro. Él quiere cambiar esto. No puedo permitirlo.
—Eso no es de su interés, señor.
—Creo estar muy interesado en lo que ocurre entre ese caballero y usted—replica con el rostro ensombrecido—Después de todo, no quiero encontrarme con una faceta de usted que creía haberla descartado.
—¿Disculpe? —cruzo los brazos y levanto las cejas en alto.
—¿Ustedes ya estaban juntos cuando lo sucedido en mi casa?
—Espere, ¿qué cree que esta...?
—¿También cuando sostuvo con tanta felicidad y emoción la mano del señor Parker?
—¡Oiga!
—¿O quizá hay otro personaje en cuestión del cual no he podido descubrirlo?—se acerca unos pasos hacia a mí, haciéndome retroceder—¿Hay algo más que deba saber sobre usted, señorita Holmes?
Siento muchas ganas de llorar, pero no porque me trate de una prostituta, sino por la bronca que tengo en estos momentos. Juro que el daría un buen bofetón, pero me pondría a gritar como loca y no quiero problemas aquí y ahora. En cambio, solo respiro profundamente y aprieto fuerte mis puños.
—Lo que tenga que ver en mi vida no es de su incumbencia, señor Payne —digo lo más tranquila posible sin dejar de fulminarlo con la mirada—Lo que sucedió en su casa solo fue un error, nada relevante y no afecta en nada mi vida. Que eso quede claro. Si ya ha terminado de ofenderme, me retiro.
Pero Liam sostiene mi brazo cuando paso de él y hace que voltee a mirarlo. Aun sus ojos cafés están fríos y sombríos, trato de zafarme de su agarre, pero es completamente inútil.
—¿Y qué pasa con el señor Parker?
Suelto una risa acida y meneo la cabeza.
—¿Acaso no entendió que usted no tiene por qué saber de mi vida privada?
—El señor Parker tiene buenos modales, ¿cierto? —no sé si lo hace apropósito, pero su agarre es más fuerte que antes y casi duele.
—Exacto, a diferencia de otros —y le pego una rebajada, pero a él no parece importarle.
—Con tales modales le resulta fácil hacer amigos, pero difícilmente puede mantenerlos.
—Sé que Will y usted han terminado su relación de amistad, lo que debería ser una desgracia para usted.
—Oh, claro que sí, toda una miseria—suelta con sarcasmo y me siento ofendida, no por mí, por Will. Este tipo es un cerdo.
—¿Puede soltarme? Está ejerciendo demasiada presión y comienza a dolerme—hiere mi orgullo admitirlo, pero parece incrementar la fuerza cada vez más.
Liam me suelta de inmediato y sus ojos van a mi brazo por primera vez, se nota un poco arrepentido al ver lo rojo que quedo. Más le vale que no me quede un moretón por su culpa.
—Discúlpeme, por favor.
—Realmente no lo entiendo—meneo con la cabeza y me alejo unos dos pasos de él.
—¿Qué es lo que no puede entender?
—Quien es usted. Hasta ahora, han llegado diversas versiones de usted a mí que ya no se en cual creer—Liam endurece sus ojos y las facciones de su cara—Unas son más reales que otras, a veces se ven distorsionadas. Otras veces pienso que ninguna de llegas llega a definirlo por completo.
Por ejemplo, quizá Will olvido mencionar que es un asno.
Payne recupera su postura con las manos detrás de su espalda.
—Espero en el futuro poder brindarle la oportunidad de descifrarlo —hizo una breve reverencia—Discúlpeme una vez más.
Pasa de mí con pasos rígidos y rapidez, aprieto fuerte mis puños y mis dientes para no soltar palabrotas ni saltar arriba de su espalda para darle su merecido. Sin embargo, estoy tan cabreada que ya no me importa absolutamente nada. Voy hacia él sin que se dé cuenta y a las tres le salto encima y le daré con la punta del tacón en el ojo. Lo voy a dejar ciego aunque me denuncie. ¡Estúpido de mierda!
—¡Espera, Ruth!—el grito desesperado de Jen distrae de mi objetivo y busco con la mirada a mi hermana.
La encuentro rápido a unos metros de mí yendo por la entrada del laberinto de los arbustos. Se ve afligida y está caminando en el césped con los tacones en la mano. Adelante, va Ruth limpiándose las lágrimas y caminando hacia dentro del laberinto. ¿Y ahora que paso? Recién estaban tan bien...
Liam enseguida dirige sus pasos hacia donde van y alcanzo a agarrarlo del brazo.
—¿Que cree que hace? —si el pudiese matar con las miradas, yo ya estaría siete metros bajo tierra. Sacude el brazo bruscamente, pero aun así no me dejo vencer.
—No, ¿qué cree que hace usted? Lo que suceda es un tema entre nuestras hermanas.
—¡Lo que le suceda a mi hermana también es asunto mío! —exclama y sacude el brazo una vez más, pero con más violencia.
Termino de culo al piso y golpeándome la cabeza en el proceso. Exclamo de dolor  y son segundos en que las manos de Payne ayudan a incorporarme.
—Lo siento. Discúlpeme —balbucea entre nervioso y arrepentido.
—Usted si sabe cómo ser un imbécil a nivel mundial—espeto zafándome de su agarre, pero pierdo la estabilidad y pronto vuelvo a sostenerme de él.
—Le juro que no fue mi intención. Lo lamento tanto...
—Me imagino. Ahora si no le molesta, me gustaría que prometiera algo a cambio del terrible golpe y los moretones que tendré mañana...
Inseguro y aun culpable, Liam asiente.
—No vaya tras ellas—la seriedad bate en mis palabras y en su rostro—No es asunto nuestro y usted lo sabe.
Lo piensa un segundo, quizá es una eternidad, y juro que voy a denunciarlo por violencia de género si va tras ellas, pero él solo asiente mientras pasa un brazo por mi espalda para ayudarme a caminar.
—Lo prometo.

✙✙✙


Nuevo día y con resaca, subo dos pisos hacia el departamento de Cass para que me dé algo para el dolor. Hoy desperté más tarde de lo común y Jen no estaba en ninguna parte del departamento. Ayer se marchó antes con Ruth sin siquiera darme cuenta, no fue hasta que envió un mensaje a mi celular diciendo que no la esperara. Se me hizo muy extraña esa conducta, pero deduje que era porque se sentía avergonzada o no iba a querer responder mis preguntas después de que le contara que la había visto pelear con Ruth. No quiero meterme en su vida porque es lo bastante grande, Ruth es una buena chica y parece sacada de onda de su familia. Lo que me tiene inquieta es que Liam las vio pelear al igual que yo, cualquiera que tuviese dos dedos de frente sabría que no era una típica pelea de amigas. Algo paso, solo espero que no sea grave.
Cass termina de escuchar sobre lo sucedido anoche mientras me pasa un vaso con un líquido amarillo transparente adentro.
—¿Qué es esto? Sabe horrible —hago una mueca de asco y sacudo la cabeza, pero una punzada me ataca y chillo—Mierda, mierda.
—Deja de quejarte y bébelo. Es medicina—la rubia revolea los ojos y agarra el vaso cuando lo vacío—A veces eres peor que Dy.
—Hablando del diablo, ¿dónde está él?
—Suss —advierte mi amiga levantando la cuchara de madera en el aire.
—Era broma —levanto las manos con inocencia y ella solo menea la cabeza.
—Está durmiendo con Louis.
—¿Louis esta aquí?
—Sip. Durmió aquí.
—¿Tan temprano y ya hablan de mí? —dice el castaño apareciendo por el pasillo solo en bóxer.
—Ponte algo —gruñe Cass. Louis le da un beso en la mejilla y le sonríe.
—Tranquila, nena. No te pongas celosa.
—Odioso.
Me rio por lo débil que es Cassie con Lou. Ella se va a buscarle algo para taparlo mientras que él se acerca y me da un beso en la mejilla.
—¿Qué tal anoche? —pregunta sentándose en la silla al lado mío y estira los brazos.
—Me duele la jodida cabeza.
—A mí me duele los brazos —comienza a estirarlos a la vez que me echa una sonrisa divertida—Ayer tuve que cargarte hasta tu departamento. Estabas bien borracha.
—¿Enserio? —inquiero sorprendida. No recuerdo nada después de que Boris sugirió seguir la fiesta en una plaza cercana y Adam nos llevó en la camioneta que le prestaron.
—Vitoria y tú se la pasaron bailando arriba del capo. Adam dijo que iba a cobrarles si dejaban alguna abolladura.
—Sino hay fotografías, no hay pruebas.
—Pero si las hay.
Abro en grande mis ojos y golpeo mi frente con la palma de mi mano.
—Dime que no deje abolladuras.
—Nop, por suerte no estás tan gorda.
Le doy un golpe en el brazo por su mal chiste y Louis se ríe de buena gana. Es lo que le encanta, joderme la paciencia.
—Deja de molestar a Suss y cúbrete —Cassie aparece y, como si fuese perfecto para burlarme de él, le trae su bata rosa chillón.
—No voy a ponerme eso —niega Louis con el ceño fruncido.
—Póntelo o te pondrás la ropa que te vomito Vitoria.
Estallo a carcajadas cuando escucho eso. Diablos, como me lo fui a perder.
Louis refunfuña por debajo pero aun así se la pone.
—¿Quieren café? —pregunta Cass dirigiéndose a la cocina. Louis y yo asentimos.
Dylan no tarda en levantarse después de oler los ricos panckes de su mama y viene a desayunar con nosotros. El resto del día la pasó en el departamento de Cassie con Louis esperando a que su ropa se seque y jugando a las cartas y a los videos juegos. Ni siquiera tengo tiempo de pensar en lo que sucedió en el baile respecto a Liam, y Ruth y Jen. Mi hermana todavía no me ha llamado, por lo que decido marcarle cuando le toca a Dylan patearle el culo a su padrino.
Antes que pudiese marcarlo, el número de Jen sale en la pantalla de mi celular y contesto de inmediato.
—¿Susie?
—Jen, ¿dónde estás? —inquiero de inmediato. Caminando hacia la cocina para alejarme de los gritos de Lou y Dy. Cass esta ahí cocinando el almuerzo y me mira interrogante, le levanto la mano señalándole que espere a que Jen conteste.
—En el departamento. Vine a buscar unas cosas y luego iremos con Ruth a pasar el día en la playa.
—¿La playa? ¿Por qué en la playa?
—Porque queremos ir y ya, Suss —se ríe dulcemente y suspiro aliviada, al parecer está todo bien entre ellas—Te llamaba para avisarte. También que Thomas vino hace unos minutos y le dije que estas donde Cass, porqué es ahí donde estas ¿no?
—¡¿Qué?! —chillo sorprendida y a la vez molesta—¡Jen! ¿Qué te pasa? ¿Por qué me lo mandas?
—¿Hice mal? —pregunta preocupada—Oh, lo siento, Suss.
Respiro profundo y recuerdo que no le he contado a Jen sobre el acoso del estirado y sobre qué cree que a mí me gusta. Despido rápido a mi hermana y corto la llamada. Cass me mira interrogante y esperando a que le suelte la sopa, pero en eso que abro la boca y estoy a punto de hablar, el timbre suena.
—¡Ya va! —grita Dylan.
—¡Es el estirado! —Cass abre en grande los ojos y no tarda en llamar a Dylan para que no abra.
Louis y este nos miran sin entender y el timbre suena de nuevo. Cass manda a los dos a cambiarse y a mí a esconderme en el cuarto de Dylan.
—¿Qué pasa? —pregunta Louis ya cambiado en la habitación de mi sobrino.
—No le digan al estirado que estoy aquí —susurro, al instante se escucha a Cass saludar al señor Hill y este preguntando por mí.
—Es el estirado parlanchín, ¿cierto? —adivina el castaño. Mira a Dylan y le pasa la pelota que hay en el piso—Nos vamos a jugar, campeón.
—¡Sí! —exclama Dylan contento.
—Pero no puedes decirle al tipo de ahí que esta la tía Suss, ¿de acuerdo?
—Claro, tío —asiente Dy y me agacho para darle un beso —Ugh, beso de niña —se limpia con la manga de su campera la mejilla a la vez que me mira con asco.
—Algún día veras que no es tan malo, chico —Louis lo despeina y se despide dándome un beso en la mejilla—Suerte con el estirado.
Salen por la puerta no sin antes cerrarla. Escucho atentamente con la oreja pegada en la puerta como mi amigo y el niño se marchan luego de saludar cortamente al señor Hill.
Me tiro en la cama de Dylan esperando con paciencia de que el idiota se vaya de una vez. Los ojos me pican por el sueño y decido darme una corta siesta hasta que se vaya y Cass tenga el almuerzo hecho. Agradezco a los cielos tener a esa rubia loca como amiga.

✙✙✙


Es Lunes y, para mi bella suerte, la mañana se pasa rápido, incluso la materia del odioso de Payne fue mucho más liviana que de costumbre y nos dejó ir antes, para sorpresa de todos. No miro ni un segundo hacia donde me encontraba, por una parte me molesto porque debería ser yo quien lo ignorase, pero decidí ceder esta vez y preferí concentrarme en escucharlo. Pronto habría examen y con lo sucedido últimamente estoy dejando de lado de la uni.
Aún tengo un ligero dolor de cabeza por lo del sábado, nada que unas buenas aspirinas y un café bien cargado pueda superar. Ayer me quede dormido en la cama de Dylan hasta que el pequeñajo me despertó al volver de su paseo con Louis. Fue una sorpresa que hayan pasado tres horas desde que se fueron y apenas cuando ellos volvían, el señor Hill se estaba yendo. Cassie estaba preparando la merienda para nosotros, pero no pude sacarle nada demasiado relevante del tiempo que estuvo el estirado allí. Apenas y me prestó atención, lo cual fue sospechoso. Sin embargo, decidí dejarlo pasar y disfrutar de los bollitos rellenos de dulce que Louis y Dylan habían comprado en el camino.
Ahora que lo pienso nuevamente, realmente fue extraña la actitud de mi amiga...
—¡Bruno estuvo genial! —chilla Lencie volviéndome a la tierra.
Dejo mi bandeja en la mesa y me siento al lado de Boris. Agarro mi hamburguesa y le doy un buen mordisco. Diablos, adoro las hamburguesas.
—¡Jamás pensé tenerlo tan cerca! —dice Marley extasiada y pone una mano sobre su pecho izquierdo —Pensé que el corazón se me saldría.
—Y tiene lindos labios—comenta Boris estirando sus labios hacia a mí y me rio.
—Se la paso mirándome. Le guste.
—¿A ti? ¡No bromees! ¡Me miraba a mí!
—¡Claro que no!
—¡Es a mí a quien le echaba el ojo, acéptenlo!
Una pequeña guerra se estalla entre todas para saber a quién Bruno miraba y sonreía. Juro y juro que era a mí, fue el único momento en la noche que valió la pena. ¡Ese moreno sexy casi provoca que subiera al escenario!
—No las estaba mirando a ninguna en particular—interviene Tatti riéndose de nosotras, es la única que no ha entrada en el juego—Nos miraba a todas.
—Yo sé que estamos buenazas, pero aceptemos que yo soy la más sexy de todas. Lo siento, chicas, pero... —todas le lanzamos una papa frita a Vita para que se calle—¡No en el ojo, brutas!
—Es obvio que miraba en nuestra dirección—prosigue Tatti aun riendo—Si eran las únicas que gritaban como locas.
—Esos estirados no saben ni siquiera apreciar a Bruno —replica Boris aleteando la mano.
—¡No puedo creer que a Ruth y Jen les haya dado una rosa!—exclama Marley desilusionada. Asiento, esa había sido la razón por la que se fueron antes de la fiesta—Ellas no pueden apreciar a ese ser tan exquisito.
—Pero lo hicieron, y no solo eso, fueron al hotel de Bruno, sino que se sacaron una foto con él y encima les dio un abrazo a cada una—Lencie muerde con furia su hamburguesa mientras menea la cabeza—Todo porque el primo de Ruth era el que organizaba.
—Es culpa de Tatianne —Vita señala a la rubia, quien abre en grande los ojos—No logro que sus viejos nos dejaran pasar.
—Gritaron como locas diciendo tantas obscenidades. ¿Crees realmente que las hubiese dejado pasar?—replica esta cruzándose de brazos.
—No te hagas, tú también le gritaste como desaforada—levanto mis manos al aire y los muevo con rapidez —"¡Bruno, Bruno! ¡Soy yo la que quiere una noche contigo!"
Tatianne se sonroja y todas nos reímos de ella. No fuimos las únicas locas pidiéndole a gritos a Bruno que nos de algo más que su voz.
La rubia se recompone de su vergüenza y sonríe divertida.
—Pero no fue solamente mi culpa, también es la tuya, Suss.
—¿Eh? ¿Y eso por qué?
—¡Te le echaste al Payne equivocado! —se carcajea Vitoria entendiendo el mensaje de Tatti.
Carajo, ahora todas saben.
—¡Es cierto! —Boris me da un empujoncito en el brazo—Es tu culpa, debiste habértele tirado mejor al profe para ver si te dejaban pasar también. ¡Él entro con las chicas a conocer a Bruno!
—¿Y por qué querría conocerlo? No se veía muy interesado —comenta Lencie.
—¡Y yo que sé! ¡No es mi culpa! —me pongo a la defensiva y termino de un mordisco mi hamburguesa —Y no me hablen de él, me pone de malas.
—¿O muy de buenas?
Le echo una mala mirada a Boris, esta enseguida se pone a burlarse de mí haciendo el papel de Payne y Vito de mí. Las demás se ríen a carcajadas de la actuación de las bobas, pero yo no me rio en ningún momento. Cruzo mis brazos y espero el momento adecuado antes de ponerme a joderlas también. Si creen que deje pasar lo encantada que andaba Boris con Malik y lo pendeja que se puso Vito con Styles, entonces están jodidas.

✙✙✙


Boris y yo caminamos hacia el estacionamiento donde estará Cody esperándonos. Vita se fue a buscar a Tatianne para obligarla a ir con nosotras mientras que Lencie tenía que ensayar para la obra y Marley debía verse con Adam, al parecer habían peleado nuevamente.
La castaña camina a mi lado con un semblante serio y distraído. Le pregunte si estaba bien, pero solo me echo una sonrisa fingida y dijo que sí. Cuando la jodi con Malik en el almuerzo, supe enseguida que había metido la pata. No sé qué paso el sábado en la fiesta, yo creía que estaban de lo más bien, pero al parecer era el caso contrario. Boris dijo que prefería mantener distancias con Malik y que quería que no la jodieramos con él en un buen tiempo. Lo dijo tan seria y con una cara tan impropia de ella que nadie replico nada, la única que parecía saber era Marley.
—¿Que sucede con ese Cody? —pregunto rompiendo el incómodo silencio que había entre nosotras.
Boris se baja de las nubes y me mira como si recién se hubiese dado cuenta que estoy a su lado.
—¿Eh?
—Cody.
—¿Qué pasa con él?
Suspiro y revoleo los ojos. Mejor le pregunto más tarde.
Abro la puerta que dirige hacia el estacionamiento y doblamos en la esquina. La primera imagen que vemos es a Payne y Malik hablando entre ellos. Zayn está sonriendo y Liam no se ve tan tenso como cuando esta con alguien que no sea de su misma categoría. Los vi hablando en la fiesta, pero nada tan amistoso como es ahora.
Boris parece tensarse y mira hacia abajo a medida que nos vamos acercando. Yo, en cambio, presto más atención a lo que hablan.
—Al parecer solo era algo flojo del motor. Logre ajustarlo, así que no tendría que tener problemas—dice Malik, recién ahí noto que está limpiando sus manos en un pañuelo blanco—Si sigues teniendo problemas, no dudes en avisarme. No me gusta dejar trabajos a media.
—Me parece bien —asiente Liam tan rígido y sereno como siempre. Saca su billetera y busca en ella—¿Cuánto debería pagarte?
—Olvídalo, amigo, no es necesario —me sorprende el tono amigable en que Zayn le habla.
Liam parece sorprendido por ello también, aun así se recompone y menea con la cabeza.
—No me gusta trabajar gratis, por lo que no acepto trabajos gratis, señor Malik.
—Entonces, paga las cervezas la próxima vez —Zayn le da un golpe de camarería en el brazo aun sonriendo—Y, por favor, no me tutees porque yo no lo hare.
Entonces pasa algo mágico y muy raro: Liam le sonríe y acepta ir con Zayn y Adam al bar en estos días para invitarlos unas cervezas. Casi se me escapa un grito ahogado y me tapo de inmediato la boca con la mano antes que me descubran de chismosa.
De repente, Boris tira de mi brazo, murmurando que estoy tardando demasiado. Me tropiezo y termino de rodillas al suelo y con los apuntes desparramados por todo el suelo. Noto de reojo que los dos han notado nuestras presencias.
—Voy a matarte, Suss —susurra Boris agachándose y ayudándome a juntar los apuntes.
—Quien matara a quien —musito molesta. Es una bruta.
Zayn rápidamente aparece entre nosotras y noto el cruce de miradas que hay entre ellos. Uy, ahí hay tensión pero no de la buena.
Boris agarra los apuntes que junte para que pueda levantarme, pero antes que pudiese hacerlo, unas manos me toman por la axila y me incorporan de un solo tirón. Volteo al costado encontrándome con la cara de Payne con su seriedad y postura rígida. Sobresaltada, enseguida me aparto de él de manera brusca y me cruzo de brazos. Zayn y Boris nos echan una mirada al igual que nosotros a ellos. Esto es incómodo.
—Gracias —rompo nuevamente el silencio y Zayn me pasa los apuntes que tiene en sus manos —Gracias.
—Deberías tener más cuidado, Suss. Casi te matas —suelta divertido, pero esa diversión no parece llegar a sus ojos. Enseguida mira a Boris, quien parece estar más concentrada en el suelo.—¿Iban a algún lado?
—No/Si —Boris y yo respondemos disparejas, ella negando y yo afirmando.
La castaña se muestra nerviosa y me hace un gesto para que le siga la corriente.
—Nos vamos a...
—¡No quiero ir a pooldance, Vita! —chilla Tatianne apareciendo a lo lejos con Vita tirando de ella.
—¡No seas mojigata!
—¡Ve tú, con Suss y Boris! ¡No sé para qué quieren que vaya con ustedes!
Contengo la maldición en mis labios, pero Boris parece que no porque lo dice claramente. Zayn enseguida le frunce el ceño. Esto va a ponerse interesante.
—¿Pooldance? ¿Es esa mierda del caño? ¿Enserio vas a ir ahí? —dice molesto y se cruza de brazos. Esto parece toda una pelea de novios.
—¿Qué tiene de malo? —replica Boris enojada—Es un baile, no le hace mal a nadie.
—¿Y con quien vas?
—¿Que no escuchaste? ¡Con las chicas!
—¿Quién te lleva?
—¡Deja de hacerme preguntas, no eres mi novio!
—Ninguna de ellas trajo el auto.
—¿Y tú qué sabes?
—Porque Louis me dijo que él tenía que arreglar el de Tatianne y el de Vitoria.
Ese Louis bocón. No solo Boris le dará una lección, yo también por andar dándole información al enemigo.
Boris parece pensarlo un momento, pero finalmente le lanza la bomba.
—Nos lleva Cody. ¿Algún problema?
Las facciones de Zayn se endurecen y su cara se pone roja de furia. ¿Qué tan mal están las cosas entre ellos?
—¡No quiero ir, Vitoria!
—¡Le diré a Louis que le miraste el culo en la fiesta! —chilla la castaña.
—¡Vitoria!
Tengo que abstenerme a reír porque la situación que hay delante de nosotros no es para reírse. Boris y Zayn no dejan de mirarse de una manera no muy buena y siento que estoy demás en todo esto.
Volteo a mirar a Liam para decirle que deberíamos retirarnos, pero me encuentro que él me mira de igual o peor manera que Zayn a Boris.
—¿Qué? —pregunto sin evitarlo. ¿Y a este que le pasa?
—El pooldance es un baile erótico que se utiliza en los antros de mala muerte y lugares como prostíbulos —explica con su voz más grave de lo normal.
—Tonifica el cuerpo —me encojo de hombros.
—Pensé que usted no se rebajaría a esos bailes vulgares, señorita Grenyer —le habla a Boris, pero sigue mirándome a mí—Pero no puedo decir lo mismo de usted, señorita Holmes.
—¿Disculpe? —abro la boca en grande sintiéndome más que ofendida —Bailar en el caño no me vuelve una prostituta.
—La opinión pública es muy fuerte.
—No, solo el machismo y la hipocresía de la cual nos vemos rodeados en la sociedad—pongo mis brazos rectos a mis costados para no darle un buen bofetón—Además…
—Liam tiene razón —el moreno me interrumpe y llama la atención de todos—Eso es de prostituta, Boris. No vas a ir.
—¿Qué? ¿Cómo que no voy a ir?
—No vas.
—Yo pienso igual —acompaña Liam— No es recomendable asistir a ese tipo de lugares.
—¿Qué lugares? ¡Lo dan en una maldita casa! —levanto mis manos al aire y miro a ambos hombres con el ceño fruncido—No es que nos dan un título de prostituta después.
—Esto es una estupidez.
—Estoy de acuerdo contigo, Boris —le tomo del brazo y tiro levemente de ella —Despídete.
—Adiós, señor Payne.
—Nos vemos, Zayn.
Ninguna se despide de su respectivo idiota y cruzamos nuestros brazos para caminar hacia el auto de Cody. Este aparece por arte de magia junto con una Tatianne con mala cara y Vitoria dándole las gracias por alcanzarnos, ya que él parece conocer bien la zona y llegaremos a tiempo. Ni siquiera parecen darse cuenta que Zayn y Liam siguen ahí, solo Tatti que los saluda rápidamente cuando pasan.
No miro hacia atrás en ningún momento, pero la rubia me dice que ellos siguen mirando hacia donde estamos nosotras. Me encoge de hombros y lo único que pienso es que los hombres son unos malditos imbéciles y se pueden meter su machismo donde cabe el sol. Voy a bailar pooldance y seré la puta reina.

✙✙✙


Vitoria se cae una vez más del caño, me rio de buena gana porque ella se la paso jodiendome porque fui la primera en caerme. Loanna, la instructora, la ayuda a levantarse y le explica que es común que nos caigamos unas cuantas veces, pero que pronto tomara más fuerza en los brazos. Boris parece extasiada con el baile y pronto Tatianne se muestra más abierta y es a quien mejor le va. Y ella que no quería venir.
—Ella no puede, los tiene de abuelita —se burla Boris.
—Cállate, fea.
La castaña se echa a reír por el moretón que le quedo a Vita en la frente mientras que Tatianne trata de no reírse para no hacerla sentir peor. Bah. No hay amistad sin bullying.
—Bien chicas, creo que con eso concluimos la clase de hoy —Loanne aplaude una sola vez y nos sonríe a las cuatro con orgullo —Son mis primeras estudiantes, por lo que hoy las invito por un bocadillo. ¿Qué dicen?
Todas alzamos los brazos al aire y exclamamos emocionadas. Loanne se ríe y nos dice que si gustamos de duchas, tiene tres disponibles en el baño del pequeño salón que construyo detrás de su casa. Loanne no parece tener mucho más que nosotras, quizá es un poco más grande que Jen. Tiene el cabello castaño y ojos grandes de color verdes. Es pequeña y con un cuerpo muy curvado, lo primero que pensé cuando la vi fue que eran los resultados del pooldance y lo confirmo poco después de iniciar la clase.
Boris, Tatti y yo somos las primeras, le ganamos a Vita en piedra, papel y tijeras. Ella se baña última con Loanne. No tardamos demasiado, especialmente Boris que nos comenta desde las duchas que Cody la invito a ir a comer algo a Mom's, por lo que no se unirá a nosotras.
Tatti y yo la acompañamos afuera para esperar a su príncipe a la vez que esperamos a que Vita y Loanne terminen de ducharse y prepararse.
—Así que Cody —Tatianne le dirige una indirecta a Boris para que empiece a hablar.
—Solo somos amigos —se encoge de hombros—Bueno, por ahora.
—¿Como que por ahora? —intervengo ansiosa para que lance el chisme—Deja de hacerte la misteriosa. Cuenta.
Para nuestra desgracia, Cody es demasiado puntual y ya estaciono el auto. Boris sonríe socarrón y se despide.
—Después, mis niñas, después.
—Ponte el cinturón.
—Y Cody el condón —añado.
Boris revolea los ojos y se sube al auto. Cody nos saluda con la mano y le devolvemos el gesto.
—Ella sí que tiene candidatos —opina Tatianne al verlos doblar en la esquina y perderse.
—Tu también los tienes —le doy un culazo y la pobre casi cae al suelo. Me rio de buena gana —Lo siento.
—Cuidado, Holmes. Ese trasero es la muerte y de muchas maneras.
—No te hagas la tonta. ¿Cuándo le vas a decir a Lou que te gusta?
Tatianne se alarma y sus mejillas se sonrojan al instante.
—No me gusta Louis, Susanne.
Pongo los ojos en blanco, esto se siente deja vu.
—Aja, hare de cuenta que te creo.
La rubia parece más incómoda que antes, ni siquiera replica. Así no es divertido.
—¿Pasa algo?
Sus ojos van hacia a mí y luego al suelo.
—Tatianne…
—Es un poco incómodo cuando Louis y tu... ya sabes... parece que siguen gustándose...
Llevo la palma de mi mano a la frente por lo estúpida y descuidada que he sido. Ella no olvido la manera en que nos encontró hablando el sábado en la noche. Es común que se sienta de esa manera respecto al castaño y a mí.
—Oye, Tatti, déjame explicarte algo...
—Suss, no me gusta Louis, así que no te preocupes —Tatianne sonríe y me da un ligero culazo—No voy a pelearme contigo por un chico, y menos por uno que no me gusta.
—Pero Tatt...
De repente, el sonido de una motocicleta acercándose a toda prisa nos llama la atención y, para mi suerte o desgracia (aún no se bien porque al final no se aclaró nada) interrumpiendo la conversación. Puedo reconocer a Louis incluso con el casco puesto. Se estaciona delante de nosotros y se saca el casco. Diablos, olvide que venía a buscarme.
—Señoritas —saluda con su sonrisa de idiota sexy.
La lamparita encima de mi cabeza se enciende con una brillante idea.
—¡Louis! —chillo emocionada, sobresaltando a ambos—Justo llegas. Tatianne estaba diciéndome lo mucho que quería ir a McDonald.
—¿Ah sí?
—Espera, yo no...
—¡Deberías llevarla!
Le quito el casco a Louis de las manos y se lo pongo a Tatianne antes que siga replicando. La empujo hasta la parte de atrás de la moto y por poco la obligo a subirse. El castaño parece entender mis intenciones, pero no se pone en contra, sino que sigue sonriendo socarrón y saca el otro casco que tiene de más para ponérselo.
—Estaba pensando lo mismo —comenta atrayendo la mirada de la rubia—Vamos, te invito una hamburguesa y un helado, Barbie.
—Pero yo...
—Ándale, ándale —la ayudo a subirse y le palmeo el casco. Tatianne se muestra confundida—A ver si con ese tiempito se te aclaran las locas ideas que tienes— le guiño un ojo y ella abre la boca para replicar.
—Agárrate fuerte —advierte Lou.
—Pero... ¡ay! —Tatianne casi se va hacia atrás cuando Louis arranca, logra agarrarse de la cintura del castaño a tiempo.
Despido a la pareja agitando mi mano en el aire y me pregunto cómo puedo ser tan buena siendo de cupido.
—¡Susanne!
Otra sorpresa cae del cielo, o mejor dicho, otra motocicleta. Zayn se baja de ella a la vez que se saca el casco y viene hacia a mí con pasos rápidos y rígidos. Tengo que dar pasos hacia atrás para tener un poco de espacio personal. ¿Y a este que le pasa?
—¿Donde esta Boris? ¿Está adentro?
Que tonta, es obvio.
Entrecierro los ojos y me cruzo de brazos.
—Ya se fue.
—¿A dónde? ¿Con quién? —pregunta rápidamente.
—Con Cody.
El semblante de Zayn da miedo por cómo se transforma, pero a mí me da gracia y placer. Ya me las debía y tenía que cobrármelas, ¿qué mejor que esto?
—¿Donde?
—No sé.
Zayn entrecierra los ojos y se cruza de brazos, imitándome.
—¿No sabes o no quieres decirme?
—No quiero decirte —le saco la lengua y noto que aprieta fuerte los puños.
—¿Por qué no?
—Dos cosas —levanto dos dedos al aire y le sonrió cínica —Primero, me llamaste prostituta...
—Yo no...
—Claro que sí, junto con el imbécil de Payne. ¿No recuerdas?
—¡Pero es que Boris y...!
—¡Segundo! —le interrumpo mirándolo seriamente, Zayn se calla—Te hiciste amigo de ese tarado —castañeo con la lengua y meneo la cabeza. El moreno revolea los ojos—Caíste bajo.
—Es un buen tipo. No sé porque no te cae bien.
—Es un arrogante, orgulloso y pretencioso.
—Y tú eres prejuiciosa, odiosa y culona. ¿No crees que ambos tengan defectos?
Abro la boca ofendida y Malik los ojos, de inmediato me toma del brazo antes que pudiese voltear y entrar dentro de la casa de Loanna y dejarlo esperando.
—Lo siento, lo siento. Necesito saber dónde se fue Boris con ese idiota —insiste tomando ambos brazos —Por favor, Suss. Hare lo que tú quieras.
—¿Lo que yo quiera? —finjo pensármelo por un momento.
—Sí, lo que quieras —sonríe amistoso, pero es solo para engañarme.
—Nop.
—¡Joder, Holmes!
Zayn le da una patada a su motocicleta. Revoleo los ojos por su comportamiento tan infantil y pienso seriamente en decirle o no. Parece que enserio está mal por Boris, tampoco es que quiera ponerme en contra de ella porque debe tener una buena razón para querer alejarse de él. Mi buena obra del día ya fue hecha con Tatianne y Louis, no debería decirle. Lo cierto es que Zayn me cae bien y Cody... bueno, no sé, pero Zayn me gusta más para Boris, a parte me da un poco de pena.
—Suss —insiste con sus ojos de cachorro abandonado.
—Ya, Zayn. Escucha bien: harás lo que yo quiero ¿de acuerdo? Me debes tres favores. Cuando yo quiera y como yo lo quiera.
—¿Por qué tres?
—Por tus horribles faltas hacia la moral: desde llamarme puta a juntarte con Payne —Zayn pone los ojos en blanco—Y tercero por la dirección que voy a pasarte.
El moreno presta atención cuando le digo que se fueron a Mom's, apenas y se despide al subirse a su motocicleta para echarse a andar a toda velocidad.
Diablos, Susanne, eres realmente buena.
—¿Y dónde demonios se fue Tatianne? —pregunta Vita saliendo de la casa con Loanne mirando para todos lados.
—Se fue con Louis.
—¿Ese no es Malik? —señala al loco de la motocicleta y asiento—¿Qué quería?
—Saber dónde está Boris.
—¿Le dijiste?
—Obvio.
Vita sonríe y choca los cinco conmigo.
—Va a matarte cuando se entere.
Me encojo de hombros y ambas caminamos hacia donde está el auto de Loanne estacionado. Que se joda, eso le pasa por tirarme al suelo la muy bruta. Además, algún día va a agradecérmelo, estoy segura.
.
.
.
.
.

DISFRUTEN
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Ritza. el Dom 02 Abr 2017, 3:16 pm

LO AMÉ DEMASIAAAADO, ya viste mis reacciones por skype igual, lo releeré y comentaré tan pronto pueda
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Rumplestiltskin. el Mar 11 Jul 2017, 10:59 pm

CAPÍTULO DE DANI:

Soy un moco por no haber comentado tu capítulo, marida. Tan sólo lo leí pero dejé el post en el olvido... Así que empezaré.

Sin duda alguna las amigas son ángeles que nos sacan de problemas jaja
Y Boris sacó de uno muy grande a Vita aunque sólo para evitar a Zayn ... nena cobarde

Extrañaba tanto leer esta fic y ahora que voy releyendo me percato de más cosas y vuelvo a reír como hiena con otras; como esta:
Spoiler:
- Y yo estaba por tomarme mi trago. Ve a que te la chupen Zayn.
Amo a Boris

Spoiler:
- Que bueno que llegaste, Zayn necesita compañía.- levante mi dedo índice recto y luego lo curve en caída para referirme a su pene.-


JAJAJAJAJA Ay, weón, esta chica es lo máximo amo su sarcasmo :dag:

Spoiler:
Debo aclara algo: este chico se sabe mover.
Qué rico!! (?)

Spoiler:
Le envió un mensaje a Lens diciéndole que me fui a casa y salgo a la calle lista para pedir un taxi. Una vez arriba del taxi me largo a llorar sobre mis rodillas y a maldecir e insultarme por ser una estúpida masoquista. No lo volvería a hacer, no haría nunca más lo que ellos me hacían hacer.

Me dio pena, mujer
Boris, una loca que atrae los problemas y los chicos sensuales justo como un pararayos atre los rayos(?)... Que loco

Spoiler:
- Si a mí se me fuese dado la oportunidad…- Marley deja la cosa a medias y da un salto.- ¡Amor!- Se lanza para entrar en los brazos de Adam y este la recibe con la misma euforia. Inmediatamente busco en su espalda y me encuentro con el bastardo de Zayn devolviéndome la mirada. Me hago la loca y le doy un sorbo a mi café.- Estábamos hablando de lo lindo que te veías el viernes en tu disfraz de militar.- inmediatamente me ahogo con el café, o más bien me quemo. Vita se ríe y me da unos toquecitos en la espalda. Esa Marley, estaba a punto de decir que se comería a Bobby y a Styles, y ahora salta con eso.


JAJAJAJAJAJA Me mató eso, marida Marley está loca pero concuerdo en que igual si se me hubiese dado la oportunidad pues la hubiese aprovechado aveda
Es que son tan sensuales pero luego llega su látigo y se traga sus palabras jajajajaa

Spoiler:
- ¡Aquí estas, Sapphire!- cierro los ojos resignada. Me atrapo. Su brazo no tarda dos segundos en estar sobre mis hombros. Abro los ojos y me encuentro con la guerra de miradas entre verde y pardo. – estaba buscándote.- no me digas. Se vuelve a mirarme y sonríe con malicia.- Ya es la hora de ir con tu medico, así nunca te curaremos esas yagas de ahí abajo, corazón.- ¡¿QUE?! Maldito, se está vengando de mí. Me sonrojo peor que un tomate, como si toda la sangre fuese abandonado el resto de mi cuerpo y se fuese acunado en mi cara y lo sé porque puedo sentir lo caliente que esta. – Tu ginecólogo nos espera.

DIOS!! JAJAJAJAJAJAJAJAJA

Luego el momento con zayn lo amé por completo, me encantó todito. Hacen la pareja perfecta, wn. Sin duda alguna son el uno para el otro y estoy segura de que Boris lo sabe aunque no quiera admitirlo

Lo amé lamento no haber posteado antes, pero aquí está mi bello(?) post, mi marida hermosa

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Rumplestiltskin. el Miér 12 Jul 2017, 12:12 am

CAPÍTULO 20 DE CANDE

Dylan es adorable jaja
Y justo esto:

Spoiler:
—No me agrada...

Me hizo acordarme de mi sobrina , una de ellas quiere que ya me case y a donde quiera que vayamos busca a alguien que pueda ser mi marido, pero para la otra nadie es suficientemente bueno para su tía

Spoiler:
—Yo no hago diferencias, ellas lo hacen y tú también. Puedo asegurar que eres la única que ha salido cuerda en toda esta situación...

JAJAJAJAJA recordé la película, hace como mil años te dije que no la había visto porque me aburría... pues ya la vi y admito que soy una ridícula, le puse atención como se debe y sí me gustó mucho, obviamente algunas partes eran como de pero equis con eso... definitivamente Suss es la princesa de papá

Spoiler:
—El padre de Liam era un conde ¿Sabias? Eso hace a Liam... un conde.



Spoiler:
Mamá se la pasa hablando de los encantos de Jen, su trabajo en la biblioteca, sus estudios como psicóloga y todos los pretendientes que tuvo en el pueblo y seguramente en la gran ciudad.

No puedo evitar pensar en mí, wn, pero sólo por el nombre y el ser psicóloga ya que lo demás pues no, mi único trabajo era levantar mi existencia e ir a clases, mis pretendientes eran los zancudos que me seguían para chipar mi sangre y mis mejores habilidades eran ir de antro y beber cerveza y tener el lenguaje de un marinero

Spoiler:
—Le dije que era preciosa ¿a qué no? Estoy segura que Jen será una hermosa esposa para usted, claro si... usted sabe...

¡Ay no! Hija de su pinshe madre
Me cae tan mal, incluso leí sus diálogos con la voz que le ponen a la mamá de Elizabeth y peor me cae

Spoiler:
—Pienso que sería mejor que dejara su orgullo de lado y le haga este favor a Jennifer —voltea su cabeza para mirarme fijamente y clavarme esas miradas fulminantes de su parte. Yo le mantengo la vista, fulminándolo de igual manera.
—No es orgullo, señor Payne. Yo realmente quiero ir a mi departamento, tengo que estudiar para un examen.

Pero qué educados y refinados al hablar
En todo momento me sentí como jajajajajdisohdsla
Hay una tensión sexual entre ambos, lo sé

Spoiler:
Aun no podía olvidar como sus manos acariciaban mi cuerpo y la manera en que danzaban nuestras lenguas, ni el ritmo a que latía mi corazón o la piel estremecerse ante su cercanía tan íntima. La cabeza me daba vueltas siempre a lo mismo y a veces no bastaba con regañarme para dejar de pensar en ello. Por mucho que me jodiera admitirlo, quería que él volviera a besarme con la misma o más intensidad que la primera vez.


Justo ahora escucho Dangerous woman de Ariana Grande :gad y fue como si la canción fuera escrita para este preciso momento :posnoveo: :posnoveo: :posnoveo:

Spoiler:
Frunzo el ceño y abro la boca para decirle que él exactamente no es la dulzura en persona, pero me veo interrumpida cuando sus labios se acercan con rapidez a los míos y los envuelve con intensidad.

AY WEEEEY!!

Pero llega Jen a arruinar la magia
No me jodas, me encantó :posmecallo: :posmecallo:
La cosa entre Suss y Liam se está poniendo cada vez mejor :posnoveo:

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Rumplestiltskin. el Miér 12 Jul 2017, 1:51 am

CAPÍTULO DE EMILYANO

Debo decir por adelantado que me encantó demasiado pero voy a citar los diálogos que más me hicieron reír o que más me gustaron :posnoveo: :posnoveo: :posnoveo: :posnoveo:

Spoiler:

Aunque huir fue exactamente lo que hice la primera vez que vine. Ahora veo todo el asunto con menos mala cara; pero todavía sigo detestando que tenga que sacarle sangre a sus oponentes. Es horrible.


Sin duda alguna, Tatianne es en definitiva… tú jajaja
Su forma de expresarse es tan inocente y tierna


Spoiler:
Asiento sin decir nada. De una forma u otra, inexplicable porque no admitiré la explicación que tiene, me alivia que solo haga eso. Su mirada azul es sincera y decido creerle. ¿Para qué mentirme con esto si es brutalmente directo con todos sus pensamientos?

Toda embobada no puede ocultar que es débil ante los encantos de Lucho, wn. Y eso me encanta, mientras más lo niega más nos confirma sus sentimientos por él creepygusta

Spoiler:
Al mirar por el agujero en la puerta, suelto un grito ahogado. Dejo caer el peso de mi cuerp en mis talones y miro la puerta confundida. El timbre suena de nuevo, así que me apresuro a abrir la puerta. Del otro lado, se encuentra un sonriente Louis cuya mirada instantáneamente baja a mis piernas antes de volver a mi rostro.

We, estos chicos hacen todo por verlas jajajaja me lo imagino así todo hermoso detrás de la puerta esperando a que Tati le abra de lo más normal y tranquilo mientras Tatianne se mea encima dhoisahdslakdjksal

Spoiler:
—Eh, ¿no sé? —Dylan lo piensa por un momento— ¿Qué tal... ‘hijo de puta’?

Dios!
Dylan es mi alma gemela, cuando le pidió que dijera algo en ruso también pensé en una grosería
Lo voy a esperar a que sea mayor de edad y me casaré con él creepygusta creepygusta creepygusta

Spoiler:
Comienzo a fregar en silencio y siento como se acerca, hasta colocarse a mi lado para ayudarme con los platos. Al instante, mi cuerpo comienza a sentir esas sensaciones en el estómago que me hacen cuestionarme realmente mis sentimientos por Louis. Espero no sonrojarme.

Eso se llama estar excitada y lo que pasará con sus bragas se le conoce como ponerse "húmeda"

Spoiler:
—¿Estás segura de que saben comportarse? No puedo tener a los invitados diciendo que mi hija se junta con personas de baja moral.
—¿Ni siquiera los conoces y ya asumes que son personas mal comportadas? —discuto, enojándome tan rápido que hasta me sorprendo.

O sea wey (mamá de Tati), sí son personas de baja moral, pero nomás poquito, pero sólo porque no se limpian el trasero con billetes como tú... REATZIONA!!!
Eso, Tatianne, defiende la baja moral de tus amigos que te harán como ellos!

Spoiler:
—No sé, me parece como una de esas fiestas donde van maricas que se creen la gran mierda —dice Vita, con una expresión de asco.

La amo, weón

Spoiler:
—Tranquilas —suelto una carcajada— Es Bruno Mars y-

LO AMOOOOOOOO

Spoiler:
Continúo besándolo sin problemas hasta que una de sus manos reanuda el movimiento descendiente y otra de ellas, con agilidad, se mete por debajo de mi blusa. Mi pulso se acelera en un santiamén y signos de alarma comienzan a sonar en mi cerebro. Le jalo un poco el cabello de su nuca para que se separe, pero creo que lo toma de la otra manera porque un gruñido sale de su garganta y su mano sube por mi estómago.


Spoiler:
—No dije que no, Adam —me río— Tengo como cuatro entradas sobrantes que puedo darles, ¿así está bien?

¿Así sin más?
Era el momento perfecto para chantajearlos y pedir favores futuros que apuesto vas a necesitar, rubia
REATZIONA!!!

Spoiler:
—Oh, y para que lo sepas, Vita —comienzo mientras las encamino a la mesa— Harry está aquí y estuvo preguntándome si ibas a venir.


Por qué verrrrrrrrrrrgas hiciste eso?

Spoiler:
¿Por qué los hombres con smokin se ven tan hermosos? ¿Por qué no puedo ser inmune? Mis emociones y reacciones, cuando se tratan de él, están en completo descontrol y nunca sé que esperar de mi misma, lo que me asusta en parte.



Spoiler:
Bajo la mirada pero sonrío tanto como el gato cheshire. Tengo que alejarme unos pasos porque estar tan cerca de él no me deja pensar bien.

Te pone toda loquita y justo ahora se está repitiendo Dangerous Woman de Ariana Grande

Spoiler:
—¿Acabo de aceptar bailar con el señor Payne? —cuestiona, sin creérselo.


Esto se está poniendo más que bueno y sólo me falta el cap de Cande


___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Ritza. el Miér 16 Ago 2017, 4:34 pm

AJAJAJAJA GRACIAS JEEENNN, tus comentarios me mataaan
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 38 de 38. Precedente  1 ... 20 ... 36, 37, 38

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.