O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» La hermana del niño que sobrevivio
Hoy a las 1:01 pm por Jinx

» trust the unknown
Hoy a las 12:59 pm por chihiro

» El amor existe (Damon Salvatore & tú)
Hoy a las 12:53 pm por Butterfly199225

» Almost inhuman hearts.
Hoy a las 12:35 pm por winchester.

» Almond blossom
Hoy a las 12:21 pm por Guanlin

» Get It Right
Hoy a las 12:17 pm por Guanlin

» — native.
Hoy a las 11:55 am por Charlie.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 11:06 am por Andy Belmar.

» insert title here
Hoy a las 10:50 am por blackstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Once Upon a Time | NC| One Direction

Página 39 de 39. Precedente  1 ... 21 ... 37, 38, 39

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Stark. el Miér 07 Mar 2018, 4:21 pm

danos amor Jen
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Ritza. el Miér 07 Mar 2018, 8:17 pm

JEN SUBEEEE
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Miér 11 Abr 2018, 3:08 am

CANDELAAAA
We, no había comentado el último capítulo; no sé por qué si la última vez hice lo posible por dejar los posts que debía
En fin, me encantó este cao, weona. Me encanta la relación odio-amor-odio que se tienen Suss y Liam. Cuando Suss dejó a Boris atorada con Zayn me dio demasiada risa, luego vino Payne y Suss toda boba pensando en ese beso baba apuesto mi laptop(¿) a que Suss lo quiere pero se obliga a negarlo, aunque ya todos y todas sepamos la verdad
La tarea, weona jajajajaja Boris no le avisó pero bueno, no podemos culparla puesto que ella está igual o más embobada con sexy Malik.
¿Sabes?, las hermanitas de Suss son unas bobas de lo peor, miré sólo la novela y son igualitas jaja, mocosas estúpidas aunque Jen es lo contrario, la amo a ella y su relación con Ruth. También odio a la mamá, vieja loca.
Pero Will… baba ES HERMOSO! Me encanta ese hombre, es terrible lo que Payne le hizo, wn. Viejo baboso y envidioso, obviamente algo bueno ha de tener pero está demasiado escondido y sus actos negativos se ven millones de veces más que los positivos.
 
—No, solo quieres quitarle la ropa interior con la boca.




 
Eso me mató de la risa sabemos que es cierto igual, no podemos negarlo
Pero amo a Will, me agrada más que Liam un millón de veces. Ahora, el señor Hill… otro pendejo egocéntrico, we. Viejo estúpido, odio que la madre de Suss se meta de esa manera, wn, todo por conveniencia. Conozco a varias personas así y no las soporto
Sigo amando que vayan a clases de tubo, wn será divertido
Continuando con la fiesta… Lencie me mata JAJAJAJA el conejo son unas tontas, we. Cómo no pensaron en irse al baño a echar chisme, luego sus miradas tan obvias hacia ambos profesores seguro las iban a descubrir. Ok… no contaba con Louis entrometiéndose, ya me parecía bastante incómoda la cosa pero sus comentarios fueron la cereza del pastel jajaja
Lo amo, es un idiota
Suss se gana el infierno y la boba se lleva a la inocente(¿) Lencie con ella jaja, ambas víctimas de sus profesores, o quizá debería decir, ambas victimarias de sus profesores…?? no sé, pero es genial
Siento cierto odio-amor hacia Liam, quizá porque es un hijo de perra y soy tan estúpida como para sentir atracción por tipos así   pero la charla durante su baile es épica
Aunque supongo que por citar su libro favorito se está ganando su amorttsss ¡NO CAIGAS EN SU JUEGO, SUSANNE!
Siempre tiene que haber una idiota que cree que un chico es de ella, que flojera con esas viejas, wn.
La relación de Suss y Louis es bellísima, espero que la Tati no malpiense las cosas como suele suceder en todas las novelas que me he leído(¿?) ni Payne, porque de por sí es un mamón. Y bueno, siempre termina por convencerme que no es tan malo aunque sigo odiándolo
Su pelea por el pooldance fue lo mejor dos peleas entre novios que no tienen el título oficial de “novios” y la Vita tan importuna hace empeorar la situación
 




Voy a bailar pooldance y seré la puta reina.




Morí con eso
TUBO TUBOO!!! Pobre Vita, utilizaré ese moretón en la frente con sabiduría
Amo a Suss, hará que el culón y Tati terminen juntos y es más que genial y el Zayn le va armar pedo a Boris, más de lo que ya lo hace

LO AMÉ!!!!!! Perdón por no postear a tiempo, de cualquier modo aquí está mi post, Cande

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Miér 11 Abr 2018, 4:57 am

MI MARIDA HERMOSA!!!
Leí tu capítulo mas no dejé comentario, así que lo releeré y postearé
El TUBO TUBO! Boris nació para ser bailarina exótica, wn(¿?) por eso es tan buena en tan poco tiempo y bueno, no puede negar que se muere por el Malik, ¿no ha escuchado el dicho “El que más se agacha, más enseña”?
Pues justamente eso pasa con Boris
 
Cody es quien ha estado llevándonos y trayéndonos de la uni aquí y de aquí a la casa sin quejarse y con una sonrisa en el rostro. Me agrada, de verdad me agrada. Pero sigo sintiéndome incomoda a su alrededor. No logro comprender el porqué de mi situación.
¿Si me agrada porque me siento tan incómoda con él? Es una sensación extraña.


Eso, mi querida Boris, es porque amas al moreno hermoso. Te gusta la mala vida, mujer. Esa es la respuesta, por nada(¿?)
 
- No ha pasado nada, Susy.- niego y dejo caer mi mano en su hombro para darle un poco de seguridad- De verdad.
 
Conozco tu secreto, perra mentirosa  creepygusta creepygusta
 
Al menos esta dosis de dulce alivia un poco la desdicha que siento. Susanne tenía razón hace un rato. Luego de que la dejamos en su casa, era obvio que Cody y yo nos besaríamos a muerte y así fue. La cosa es que cuando él quiso llegar al toqueteo mi cuerpo y mi mente se congelaron y me hice la loca despidiéndome de el con una disculpa, baje del auto y me vine a casa como una completa perdedora. Lo mismo ha estado pasando desde el día que Zayn llego al bar donde estaba con Cody por culpa de Susanne. Ni siquiera se acercó a nosotros, solo se quedó en la barra observándome mientras me besaba y sonreía con Cody. Me la corto. De raíz. Rápido. Sin sentido alguno. Me hiso sentir mal, incomoda, cochina y en especial: Farsante. No necesito acercarse, se dio cuenta que no hacía falta porque desde la distancia había logrado lo que había ido a hacer. Maldito imbécil.
 
NO ME JODAAAAS!!! Se lo besó todito pero bueno, su corazón es Malik aunque un besito es un besito baba pero tenía que arruinarlo el Zayn, me fascina la facilidad con la que logra ponerla de nervios… eso es amoooooooooooooor!
 
Una colisión me hace girar sobre mis hombros y sorprenderme al ver a Susanne en el suelo con un montón de libros y una pobre victima recibiendo sus gritos. El chico la mira con horror. Si yo fuera el me escondo de por vida. Susanne levanta sus libros y sale pitando de la entrada en dirección a nosotras a toda la velocidad que sus piernas y el exceso de libros le permiten.
 
- ¿A dónde vas con tanto apuro?
- Parece que el diablo te sigue.
- Me persigue algo peor que el diablo- masculla y sigue de largo hacia la calle- ¡Después las veo!
- ¿Pero qué carajo le pasa?- inquiere Vita
- Es ese hombre intenso- señalo cuando lo diviso en la entrada.
- ¡Venga ya!- exclama Vi entre risas- El tipo es un fastidio.
- Pobre Susy.- me rio con algo de pena.
 
Vale, puede que sea un enorme fastidio, pero por alguna extraña razón(¿?) Suss no puede sacarlo de su mente me mata cómo todas huyen de ellos, justo como si fueran a esconderse del diablo que las lleva al infierno
 


Susy tiene más pretendientes que una perra en celo.


 
Ella juraba tener la atención completa del imbécil junto a ella, pero hasta un ciego podía darse cuenta de que mientras él la toqueteaba estaba mirándome. Lo cual estaba logrando que la vena quisiera explotarme de la ira. No podía concentrarme en la puta novela de la cual debía hacer el puto ensayo por que el putito Malik estaba bastante entretenido manoseando a esa porrista zorra con cara de mama zorra.

 
¿Ves? La saca de sus casillas al instante, eso es amooooooooooooooooooooooooooooooor
No me cansaré de decirlo
Pero entonces llega Cody y seguro la paciencia de Malik se irá directito a la mierda
 


Sería el sueño de cualquiera y le haría mojar sus bragas en dos segundos. Me molestaba que no mojara las mías.

Las frases de Boris son las mejores JAJAJAJAJAJA muerooo!
 
 
Cojo un puñado de Flips, robados, de la caja de Lens y los echo en mi bolsa de doritos.
 
JAJAJAJAJA No llena! Me recuerda a  Ñom Ñom Ñom
 



Gracias a San Brasil y su estupidez por el licor de esta noche y me alacena llenita.
Bendito seas, Brasil una buena bebedera jamás será tranquila, weón. Que se lo meta bien en esas cabecitas
 


 
Lo único que no me gusto fue que orino mi cama. No le volveré a dar alcohol en tantas cantidades, y si pasa; que duerma con  Susanne, entre meadas se entienden.


JAJAJAJAJAJAJA Ay no! De veras que no puedo con esto
 
¿Quién lo diría? Chico lindo del East detrás de la loquita. Bueno, las parejas de ahora y sus enamoramientos la verdad son sorpresivos. ¿Quién iba a imaginarse que Brasil se enamoraría de Cassandra la Hippie con la que tanto fastidiaba? La vida y sus vueltas.
 
  Estoy segura de que amaré a Cassil(¿?)
 


- Todo bien, Lou- le sonrío y me vuelvo hacia mi amiga.- Tenemos una cita hoy.
- ¿Con tu psicólogo?
- Nop, con Cody y Styles. – le sonrío con un poco de maldad y la chica pasa de estar burlona a estar pálida.

 
También amé esa parte Boriska es una tosca, deja caer las noticias como un balde de agua fría.
 


Aunque perderme la oportunidad de ver a Vitoria nerviosa e incómoda era algo imperdible, honestamente su miseria no me entusiasmaba a asistir de todas maneras. Por más que sería bueno que alguien contara mañana el cómo le fue en su incomoda cita con Styles.
 
Malvada te atreves a dejar a caperucita frente al lobo(¿?)
 
Las chicas tienen razón, por más que lo intente no puedo negar ni ocultar la química que existe entre nosotros.
 
 


Perdóname Dua Lipa, acabo de decepcionarte a ti a tu canción de New rules. Rompí la regla número tres con todas y cada una de sus letras. No aprendo más: como corderito al matadero.

 
Era fácil adivinar que pasaría hay amor verdadero entre esos dos, sólo que son lo suficientemente idiotas como para “no notarlo”, y lo pongo entre comillas porque lo notan pero se hacen los pendejos… lo están también aunque, creo que sucederá lo inevitable 
 
LO AMÉ!! De verdad, completito
Ya empecé a escribir, por cierto

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Ariel. el Miér 11 Abr 2018, 11:07 am

jajajajajaj gracias marida!! Animo y subee
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Mar 24 Abr 2018, 12:15 am



✙Capitulo 24

Vitoria Benedetto



Me levanto de la mesa no sin antes echar un vistazo al reloj. ¡Cielos! Voy retrasada.
Corro hacia el fregador y lavo los trastes que acabo de utilizar para comer.

- Tranquila, puedes romper ese plato y cortarte – avisa mi madre desde la mesa, la observo dar un trago de su bebida.
- Llegaré tarde al trabajo – me encojo de hombros.
- Sí te lastimas al único lugar que llegarás será al hospital.

Termino de lavar un tenedor y lo lanzo al destilador revoleando los ojos, a continuación arranco hacia mi habitación, tomo mi mochila y salgo corriendo. Espero unos cinco minutos aproximadamente en la parada del autobús, éste no da señales de que llegará pronto así que no me queda de otra más que correr. Largo un suspiro profundo y empiezo a correr una vez más.

Alcanzo a divisar el local de discos a una cuadra, espero a que el semáforo cambie de rojo a verde y sigo mi camino hasta entrar abruptamente a la tienda. Intento recuperar el aliento sin dejar de observar a cierta persona en una de las esquinas del local. Tiene puestos los enormes audífonos mientras observa la portada de un CD entre sus manos.

- ¡Ya entra!

Alguien detrás de mí me empuja obligándome a entrar, aún con la respiración entrecortada y ya dentro del local lo observo de mala gana; él se limita a sonreír y encaminarse hacia los pasillos en busca de un disco, o simplemente a perder el tiempo.

Largo un suspiro y camino hacia el mostrador, mi jefe se encuentra frente a la caja registradora observando su celular mientras sonríe a algo que ve en su teléfono. Me acerco a él sin decir nada puesto que el hablar sería como cavar mi propia tumba en el momento de la paga.

- Llegas tarde – dice tranquilamente, a continuación se lleva el popote de un vaso con café frío a la boca.
- Lo siento.

Es lo único que puedo decir, sé bien que he llegado tarde. El chico ríe y de un momento a otro empieza a atragantarse con la bebida pero sin dejar de reír. Me apresuro a entrar al mostrador y darle palmadas sobre la espalda. El idiota ríe aún más, de reojo puedo notar las miradas de los clientes dentro del local e inexplicablemente siento vergüenza.

- Ya estoy bien – tose unas cuantas veces más y después respira hondo – Gracias, Vi.
- No es nada – me encojo de hombros.
- Perdón, es que estaba viendo un meme – bloquea su teléfono celular, acto seguido lo guarda dentro de su bolsillo trasero – Voy tarde para ver a Emma. Sale del mostrador y se coloca frente a mí – Ten cuidado, cierra a la misma hora – no da ni tres pasos cuando se regresa y toma el café que dejó sobre la barra – Por cierto, compré uno para ti, está ahí – señala detrás de mí – Hasta luego.

Lo observo caminar a grandes zancadas hacia la salida, me giro y tomo el vaso. Lo observo unos segundos y a continuación me llevo el popote a la boca.

Echo un vistazo hacia las personas que miran los discos, mi mirada viaja hacia una pareja que se dirige hacia los audífonos, después observo a Louis quien tiene un disco entre sus manos debatiéndose quizás entre comprarlo o no. Una vez que deja de dudar comienza a caminar en mi dirección y como si fuera por instinto le echo una mirada al chico en la sección de audífonos, él me descubre observándolo y sonríe saludándome con un gesto de mano.

No puedo evitar sentirme avergonzada y por inercia mi mirada regresa a Louis sin devolverle en saludo.

- Quiero este por favor, Julieta – suelto un suspiro cansado.
- ¡Deja de llamarme así! – arrebato el disco entre sus manos y checo el precio.
- ¿Qué pasa? – toma su billetera y me entrega el dinero necesario para pagar su disco.
- Nada – tecleo los botones y a continuación meto el dinero dentro de la caja.
- ¿Es porque Romeo está aquí? – lo miro confundida – Romeo allá – señala muy despistadamente, nótese el sarcasmo, en dirección de Harry.
- ¡Eres exasperante! – revoleo los ojos con fastidio y le entrego su cambio – Deja de comportarte como un idiota al menos una vez en tu vida.
- ¿Qué? – entrecierra los ojos – Estás muy rara y sospecho que Romeo tiene algo que ver.
- Deja de llamarlo Romeo, y basta ya de llamarme Julieta, tonto – suelta una risa y levanta las manos en son de paz.
- ¿Qué tienes en la frente? – pregunta sonriendo burlón.
- ¿Estás ciego o qué? – golpeo su hombro – Es un moretón.
- Sí, pero por qué o qué – se acerca para ver mi frente más de cerca – ¿Te saldrá un cuerno o algo por el estilo?
- ¡Estúpido! – su pregunta tonta me hace soltar una carcajada.
- ¿Te estás transformando en unicornio, Julieta? – carcajea y no puedo evitar imitarlo por la forma tan tonta en que lo dice.
- Ya déjame en paz, bobo – le muestro mi dedo medio y el castaño se limita a aumentar el volumen de su risa.

A continuación toma mi vaso con café y le da un sorbo. La campana que indica que alguien ha entrado suena y volteo encontrándome con un chico guapo de piel pálida, ojos azules y cabello obscuro rizado. El chico sonríe en nuestra dirección, observo asustada en dirección de Louis, ni siquiera sé el por qué. El castaño me mira de la misma manera, es un juego raro, ni siquiera sabemos el motivo de nuestro miedo irracional.

Aaron se encamina hacia el mostrador y mi mandíbula se tensa en cada paso que avanza. El chico se coloca a un lado de Louis sin dejar de sonreír.

- Hola, ¿cómo están? – saluda a mi loco amigo chocando la mano y a continuación sus hombros – Hola, linda – besa mi mejilla por encima del mostrador.
- Qué sorpresa verte aquí, viejo – su tono es tan raro que no sé si está asustado o siendo sarcástico.
- Quise dar una vuelta, comprar unos cuantos CDs y de paso saludar a Vitoria – me mira haciéndome sentir culpable en cierto modo – Y como te encuentras aquí, pues también a ti, Louis.
- Pues… adelante – me precipito a hablar – Si te gusta algo puedes escucharlo por allá – señalo la sección de audífonos sin dirigir la mirada en su dirección.
- Gracias – asiente y se retira hacia uno de los pasillos.
- Cielos – se sienta sobre el mostrador – Se te ha juntado el ganado.
- ¿Cuál ganado? – lo miro de mala gana – Deja de joder… y baja tu enorme trasero del mostrador – el chico obedece con una sonrisa burlona – Y dame eso – le quito mi café antes de que pueda meter el popote a su imprudente boca.
- Bueno, yo me retiro, tengo demasiadas cosas que hacer – me sobresalto ante el aviso del castaño.
- ¡No! Espera, Louis, no te vayas – imploro.
- ¿Por qué? – levanta una ceja simulando no saber.
- Te quiero mucho, amigo – tomo su mano y lo jalo en mi dirección.
- Sí, claro – intenta deshacer mi agarre – Sabes que normalmente ignoro mis responsabilidades y me quedo contigo, pero de verdad, no puedo dejar pasar lo que debo hacer hoy.
- ¿Qué vas a hacer? – agarro su mano con fuerza nuevamente – Yo te ayudo.
- Estás rara, Julieta – se suelta de mí – Suerte con los Romeos.

Antes de que pueda hacer algo corre hacia la salida y sin decir más se va. Mis manos empiezan a sudar, me gustaría admitir que no sé la razón pero estaría mintiéndole al mundo y a mí misma.

- Regresé – la bella voz de Aaron resuena en mis oídos.
- ¿Y qué tal? – digo con voz temblorosa – ¿Encontraste lo que buscabas?
- Así es – sonríe y coloca dos discos sobre el mostrador, empiezo a checar los precios sin mirarlo – Toma – me entrega el dinero antes de que pueda decirle la cantidad a pagar, prosigo a hacer mi deber.
- ¿Qué le pasó a tu frente? – acaricia con suavidad el hematoma y tengo que concentrarme en no perder la estabilidad.
- Yo… fui una boba y me caí – me encojo de hombros y esbozo una sonrisa tonta.
- Entiendo – asiente lentamente - ¿Te duele mucho?
- ¡Oh! No, no me duele – mentira.
- Bueno, me alegra saberlo – lame sus labios y me obligo a alejar la mirada – Sabes… me preguntaba si… – lo observo un instante y después regreso la mirada hacia los CDs que estoy guardando en una bolsa con el logo de la tienda – Quisieras ir conmigo al cine. No hoy, el día que puedas – aclara su garganta con nerviosismo provocando una risita en mí.
- Me encantaría – ni siquiera pensé del todo mi respuesta porque, en realidad quiero salir con él. Le entrego la bolsa y él sonríe aún más.
- Genial – suspira – Te mando mensaje, ¿te parece?
- Claro – me encojo de hombros sin dejar de observarlo, el castaño se acerca por encima del mostrador y besa mi mejilla.
- Hasta pronto.

Sale del local y yo me quedo como una completa boba sin poder moverme. Me bofeteo mentalmente para regresar a la realidad, bebo  un poco de café y a continuación me aclaro la garganta regresando del todo a mí.

- Quiero esto por favor – su voz firme y más grave de lo común me hace mirarlo un tanto confundida.
- Ehmm… Encontraste lo que… – lo observo un tanto extrañada.
- Sí – me interrumpe y sin siquiera dirigirme la mirada toma dinero de su cartera y me lo entrega, estoy por tomar una bolsa para guardar sus compras antes de volver a ser interrumpida – Así está bien, conserva el cambio.

Sin más sale del lugar, lo observo hasta perderlo de vista. Eso fue demasiado extraño, Harold acostumbra a acosarme educadamente pero ahora ni siquiera me dirigió la mirada. Estoy sospechando que quizás fue por Aaron pero suena tan estúpido incluso en mis pensamientos.  





✙✙✙






- Pon más fuerza en las piernas, Vita – Loanna se acerca a mí.
- ¡No puedo! Mis piernas son delgaditas – me quejo como nenita provocando la risa de Tatianne.
- Tati tiene hilos en lugar de piernas y lo hace muy bien – Boris la señala.
- ¡Oye! – la rubia borra la sonrisa y se cruza de brazos.
- Así te queremos, linda – Suss la abraza por detrás.
- No pongas tus piernas flacas de excusa – ahora me señala a mí con la expresión de una completa desquiciada.

Me quejo aún agarrada del tubo.

- ¡Sí puedes! – me anima la instructora mientras se acerca a mí – No te bajes… aquí – toma mi chamorro – Haz presión contra tu pierna – obedezco y empiezo a resbalarme lentamente hacia abajo – ¿Ves?

La chica sonríe orgullosa y una vez que mi trasero toca el piso las demás chicas aplauden y comienzan a gritar armando un alboroto.

- ¡Sí se pudo! – Boris empieza a bailar de una forma rara y graciosa.
- Por fin podemos irnos – ahora festeja Susanne.
- Bien hecho, Vita – la rubia me abraza y empezamos a caminar.
- Tengo hambre – Boriska soba frota su barriga – Hace mucho que no vamos a comer a un lugar decente – dice entrando a la ducha.
- Para ti un lugar decente es Burger King, nunca hemos ido a ningún restaurante ni siquiera maso menos decente – se queja Susanne.
- Eso es porque es más divertido un lugar de mala muerte – intervengo yo girando la llave de agua caliente de la regadera.
- Entonces salgamos – chilla Tati – A ambos.

Frunzo el entrecejo ante la propuesta de la rubia, es común que una riquilla no acostumbre a salir a lugares que acostumbramos los demás.

- El siguiente viernes entonces – ahora la voz de Suss se escucha por encima del agua que sale de las regaderas.
- ¿No estarás muy ocupada? – pregunto burlona. El estirado Mr. Soberbio la ha inundado de tarea inexplicablemente.
- El estirado me hace los mandados – el tono de su voz nos hace reír a las demás,
- Perfecto, en ese caso  el sábado podemos ir a la siguiente pelea de Zayn – ahora Boriska.
- ¿Otra pelea? – la voz de Tati suena asombrada.
- Ese hombre va a terminar muerto – niego.
- No hay que preocuparnos, él ganará como siempre – la ojiazul habla de él como si fuese una madre orgullosa de su hijo en raras ocasiones, siempre se la pasa peleándolo.

Cierro la llave y me enredo en una toalla, salgo de la ducha y me encuentro con la Boris.

- ¿Qué pasa contigo y Zayn? – pregunto de manera abrupta, la chica me mira con los ojos muy abiertos.
- Somos amigos – responde automáticamente. La miro entrecerrando los ojos – ¿Qué?
- Nada – sonrío de lado y ella revolea los ojos.
- ¿Qué pasa contigo y… contigo? – sus intensos ojos azules se clavan en mí. Suelto una carcajada porque su pequeño y hermoso cerebro no le permite pensar en un chico que ponerme.
- Nada, soy amiga de mí misma – copio sus palabras y la nudista me lanza su toalla a la cara.
- Que graciosa, boba – comienza a vestirse – Si no sucede nada contigo, lo cual dudo puesto que estoy acostumbrada a tu lenguaje de marinero y no lo has usado, entonces, ¿qué sucede con Aaron? – mierda, su cerebro ha regresado a su tamaño normal.
- No mucho – le resto importancia con una mano – Ya está establecido en su nuevo hogar y su horario de clases ahora es escolarizado…
- Genial – pasa los brazos por las mangas de su playera y la acomoda hasta por encima de su ombligo – ¿Y con Harry?
- Qué… – mi lengua empieza a tropezarse con mis dientes y las palabras suenan entrecortadas debido a los nervios – No… no… nada. Pues qué – la señalo y carraspeo para poder hablar como una persona normal – Si no sucede nada con Aaron, menos va a suceder algo con Harold. Deja de joder con él.
- Louis me dijo que ayer tuviste algunos “percances” en tu trabajo – Suss interviene, hace las comillas en el aire y después continúa secándose el cabello con una toalla.
- ¡Ay Dios! – sobo mis sienes – Louis es un maldito chismoso – lanzó mi toalla al piso con fastidio.
- Sólo ignóralo – Tati se encoje de hombros.
- Sólo olvídenlo, no pasó nada – termino de vestirme y salgo de ahí.

Me despido de Loanna y ni siquiera espero a las chicas, simplemente me largo de ahí. No tengo cabeza para hablar sobre nada ni nadie justo ahora. Camino varias cuadras hasta tomar el autobús que me deja cerca de casa.

Una vez que he llegado lanzo mis llaves sobre la mesa al centro de la sala y me dejo caer sobre uno de los sillones.

- ¡Ma! – grito lo suficientemente fuerte para que me escuche en cualquier rincón del departamento.
- ¡Eu! – escucho su voz provenir del cuarto de lavado.
- ¡Ya llegué! – tomo el control remoto y enciendo el televisor.
- ¡Qué bueno, come algo – la escucho cerrar la tapa de la lavadora y a continuación distingo el sonido que hace cuando comienza el ciclo de lavado.
Y esto, señores, es una típica plática entre doña July, alias mi madre, y yo.
- A comer – aparece por detrás - ¡Anda!
- No puedo – me giro hasta cubrir mi rostro con el sillón.
- ¿Por? – toma asiento, levanta mis pies y los sube en sus piernas.
- Me duelen – señalo mis piernas – Y también mis brazos.
- ¿Y por qué te quejas? Tú quisiste aprender a bailar en el tubo, ¿no? – me hace cosquillas en uno de mis pies.
- No es baile de tubo – me giro – Es pole dance, y es muy buen ejercicio, July.
- Para empezar, no me tutees – pellizca suavemente mi chamorro – Y bailas en un tubo sin importar que sea ejercicio o no, si tu padre se entera pondrá el grito en el cielo, muchacha loca. Ahora levanta ese trasero y ve a comer algo.
- Pero no quiero comer solita – hago pucheros.
- Ridícula – me da un zape – Vamos, yo te acompaño.





✙✙✙






Camino por los pasillos del campus deseando no encontrarme ahí, Chip me mandó un mensaje ayer avisándome que los resultados de las audiciones estarían el día de hoy; estoy nerviosa y emocionada al mismo tiempo.

- ¡Reacciona! – Zayn se encuentra a mi lado, me toma por ambos hombros y me sacude bruscamente.
- ¡Basta! – el moreno no mide su fuerza, estoy mareada justo ahora.
- Estás muy dispersa – dice Boris del otro lado – Y gracias por esperarnos ayer, mensa.
- Estaba molesta – me encojo de hombros.
- Sí, lo noté…
- ¡Hola! – saluda Louis llegando hasta nosotros con un brinco, Boris toma mi mano y caminamos más rápido para adelantarnos.
- Olvidemos todo, ¿bien? – su mirada tierna me hace verla de manera extraña.
- Lo dices porque no quieres que te pregunte nada del por qué Zayn y tú llegaron juntos, ¿verdad? – la chica para en seco y niega con fuerza antes de responder con palabras.
- ¡No! – levanto la ceja – No, no, no… bueno sí. ¡Ya! Hemos olvidado todo, ¿vale?
- Claro – carcajeo.
- Bueno, esto es muy incómodo. Me adelanto a la clase y te veo allá. Te quiero – pellizca mi mejilla y se va.

Ni siquiera puedo reaccionar porque la ojiazul ya está corriendo en busca del aula de clases. Camino hacia los casilleros, inconscientemente busco a una persona, cuando me doy cuenta de lo que estoy haciendo sacudo la cabeza para aclarar mis pensamientos, ya es hora de dejar de comportarme como idiota. Cierro con fuerza la puerta de mi casillero y corro hasta mi próxima clase antes de que no me permitan entrar. No soy del todo fanática de las clases del señor Payne, sin embargo son obligatorias por mi carrera universitaria.

Lanzo un vistazo hacia la ventana y puedo notar uno de los edificios de los riquillos, es tan fácil distinguir a la nobleza de los plebeyos.

Mr. Arrogante Estirado está escribiendo algo en el pizarrón mientras balbucea un montón de cosas, echo un vistazo hacia Suss y se ve bastante concentrada y embelesada con la clase, a veces dudo que odie tanto a don Payne; en cambio Boris, lucha contra sí misma para no quedarse dormida.
Por mi parte, me acomodo en mi butaca y me dispongo a dormir sólo un poquito. Ahora que Mr. Arrogante se concentra en Susanne toda la clase, me resulta bastante fácil recuperar el sueño que malgasto desvelándome a lo pendejo, aunque comienzo a sospechar que el hombre tiene cámaras de seguridad, o simplemente posee más ojos porque lo ve todo… en serio, todo.

- Ya vámonos – la voz de Boriska resuena en mis oídos y de un respingo se me va cualquier rastro de sueño.
- Ya – mis compañeros de clase apenas están comenzando a salir, mi castaña amiga suele guardar todos sus útiles veinte minutos antes de que salgamos, no importa que tengamos que anotar algo.
- Ya tengo hambre – soba su barriga.
- Ahora que lo dices, mis tripas comienzan a rugir – y como si fuera por arte de magia, un rugido proveniente de mi estómago se hace notar entre nosotras.
- Eso es porque tragan como cerdas, Peppa y George – dice Susanne mientras caminamos a la puerta de salida.
- ¿Puedo ser George? – pregunta Boris con inesperada inocencia en su tono de voz.
- ¡Oye! – me quejo ante una pregunta tan boba y ofensiva a la vez.
- No, en serio, odio a la marrana esa…
- Susanne – la ronca voz de nuestro profesor llama nuestra atención y las tres nos giramos al mismo tiempo a pesar de que sólo llamaron a Suss – ¿Puedo hablar contigo sobre tu trabajo un momento?

Ambas, Boris y yo, clavamos nuestras azules miradas sobre nuestra amiga. Su semblante se vuelve frío al instante, de tal manera que Boris toma mi mano y yo la apreto con fuerza.

- No sé qué es lo que realmente quiera hablar conmigo – su voz firme nos petrifica incluso más – Cumplí con todos sus requisitos.
- ¿Qué trabajo? – intervengo con nerviosismo.
- Fue exclusivo para Susanne – sinónimo para “Cállese y no se meta en nuestra charla” – Susanne, sólo tomará cinco minutos.

Boris y yo nos damos un vistazo, cinco minutos son suficientes para que él se aproveche de Susanne… o ella de él; el orden de los factores no altera el producto. Estrujo varias veces la mano de Boris como señal de alerta, sin embargo la castaña nos mira con resignación.

- Está bien, las alcanzo al rato – Boris asiente y me jala para salir de ahí pero no dejo de mirar a ambos hasta que la puerta se cierra.
- Es extraño, ¿no? – pregunto más para mí misma.
- A lo mejor se la quiere coger – dice sin tacto – No creo que Suss caiga, no es tan tonta.
- Pero, ¿por qué le está dando más deberes que a los demás? – chasqueo la lengua unas tres veces antes de que Boris se ponga frente a mí.
- ¿Qué te sucede, flaquilla? – levanta una ceja, ni siquiera sé qué responder.
- Nada – chasqueo la lengua dos veces más y ella me mira con sospecha.
- De verdad, estás demasiado rara – comienza a caminar nuevamente a mi lado.
- ¿Quién está rara? – Lencie se une al lado de Boris.
- Aquí Julieta – le doy un pellizco – ¡Auch! Me dolió bastante.
- Ese era el propósito – revoleo los ojos y a pesar de que sigue sobando su hombro suelta una risa.
- ¿Propósito de qué? – ahora Marley llega con nosotras en compañía de Tatianne.
- De nada – respondo negando.
- ¿Qué tienes? – pregunta la chica frunciendo el entrecejo.
- ¡Ya dije que no tengo nada! – me paso la mano por el cabello con frustración – ¡Mierda! Nadie me escucha.
- Sí te escuchamos, pero somos muy metiches como para aceptar que no te sucede nada – a pesar de mi notable molestia, carcajeo junto a las demás por el comentario tan tonto de Marley.
- Creo que estás así por la obra – ahora es Tatianne quien habla – Tranquila, escuché que te fue bien. Deberías ir a ver si los resultados ya están puestos.

Su voz inocente me provoca tomar sus pequeños hombros y zarandearla hasta dislocar su millonario cuello, sin embargo, está en lo cierto. Aparte, le he dado mil vueltas al comportamiento extraño de Harold y sin olvidar mencionar la cita con Aaron quien de verdad me gusta.

- Hablando de obras, ¿cómo va la tuya con el señor conejo? – pregunta Boris y todas las demás miramos en dirección de la pelirroja.
- Señor conejo… – su expresión de pocos amigos me hace carcajear – Olvidemos al señor conejo por un momento, o mejor por una eternidad y dime dónde te la pasaste todo el día de ayer.

Los ojos de Boris se sobresaltan de gran manera, dudo que Tatianne y Marley lo hayan notado puesto que no dejan de reír como hienas mientras caminan abrazadas cual par de borrachas.

- ¡Lens! – grita llamando la atención de las otras dos y provocando un brinquito de susto en la pelirroja – ¿Por qué no vamos a ver los resultados de Julieta?
- Pero yo quería… – apunta con el dedo índice a quien sabe dónde.
- ¡No, vamos! – coloca un brazo sobre sus hombros – Debemos descubrir eso pero ya.

Y sin decir más la obliga a caminar con rapidez. Observo a Lencie tratar de zafarse de la loca, sin embargo, Boris la vuelve a estrujar con más fuerza, no es hasta que se nos pierden de vista cuando Marley empieza a hablar nuevamente.

- Esas dos sí que están pero bien loquitas – pasa un brazo sobre mis hombros – ¿Por qué no te llevó a ti si eres quien audicionó?
- Porque si yo hubiera ido con ella, después no sabría cómo ocultar su nariz de Pinocho – la abrazo por la cintura.
- Si quieres te acompañamos nosotras – Tati asoma la cabeza para poder verme puesto que Marley se encuentra entre ambas.
- No, descuida. Lo que menos quiero hacer es mirar los resultados – me recargo en la loca a mi lado.
- ¿Por qué? Escuché que Styles audicionó – la miro al instante, ella levanta las cejas repetidas veces insinuándome algo que obviamente no quería captar y a continuación observa a Tatianne, y por inercia imito su acción.
- Ah sí – sonríe con inocencia – Él había dicho algo sobre la obra.
- ¿Ves? – levanta las cejas repetidas veces nuevamente – Nuestra espía lo ha confirmado. Si Harry se vuelve Romeo y tú Julieta podrás ser la afortunada que lo besará, aunque qué puedo decir yo, ya te lo besuqueaste.
- ¡No me jodas! – suelto su agarre y la miro con mi mejor expresión de pocos amigos.
- ¡Eres una loca! – Tatianne la abraza con ambas manos mientras carcajea con fuerza, yo en cambio, puedo sentir mis mejillas arder.
- ¿Qué tiene de malo? – pregunta fingiendo inocencia – Él está re bueno.
- ¿Quién está re bueno, amor? – pregunta Adam a nuestras espaldas. Si no fuera porque Marley ya está acostumbrada a escenas como estas y sabe reaccionar a la perfección, yo estaría muerta de risa y ella probablemente estaría muy soltera.
- Tú, amor – suelta el agarre de Tati y corre a recibirlo con un beso. En cambio la rubia se tensa y al instante su mirada va hacia el piso, es tan obvia.
- Hola – saluda Louis mirándola – ¿Qué hay, Julieta? – ahora a mí.
- Vete al carajo, Louis – saludo lo más amable posible.
- ¿Tú qué traes? – ríe Zayn debido al comentario. Niego restándole importancia de mala gana.
- Hola, Aaron – tomo una bocanada de aire para comportarme como debo frente al chico.
- Me da gusto verte – se acerca a mí y me saluda de beso en la mejilla.
- ¿Saben dónde está Boris? – el moreno la busca con la mirada.
- Se fue hace menos de cinco minutos – responde Tati intentando esconder sus mejillas rojas producto de la presencia de Louis.
- ¿A dónde fue? – su notable interés me hace sentir sospecha respecto a ambos.
- Fue a buscar a alguien con un cuerpo hermoso junto a Lencie para disfrutar esta noche – Marley hace reír a su novio, Zayn, en cambio, le da una épica expresión de pocos amigos, sin embargo, un rubio empieza a toser con fuerza detrás del moreno.
- Lo siento – puede decir entre sus tosidos, en un momento logra recuperar la compostura y se toma el pecho antes de hablar – No quise escuchar su conversación pero, me pregunto si Zayn y Louis podrían ayudarme con mi coche.

La mirada de Marley viaja hacia el piso y la sangre de todo su cuerpo parece acumularse en sus mejillas puesto que están exageradamente rojas, es justo este momento cuando todos los demás empezamos a reír. El profe Horan intenta reír pero su incomodidad es bastante palpable.

- Claro que sí – responde Louis liberando al profesor y a Marley de la tensión – Iremos en el descanso, ¿está bien?
- Muy bien – asiente – Hasta luego, gracias y perdón nuevamente.

Extrañamente nos quedamos estáticos como tres minutos ahí, sin otra cosa para hacer aparte que mirarnos con expresiones de pendejos.

- ¿Por qué no hacemos nada? – Aaron susurra en mi oído.
- No tengo la menor idea – respondo de la misma forma – Vayámonos de aquí.

Somos los primeros en avanzar, no estoy segura de cuánto tiempo más se hayan quedado ahí mirándose como idiotas puesto que no volví a regresar la mirada.

- ¿Qué haces aquí? – pregunto rompiendo el silencio, Aaron recibe la mayor parte de sus clases en los edificios de educación privada del campus.
- Me encontré con Zayn y quise venir a saludarte – sonríe de una manera hermosa, incluso me da envidia su bella sonrisa – No me respondiste nada.
- Aaron – suspiro – Quisiera decirte una mejor excusa pero, me quedé dormida – el castaño ríe – Además, quería decírtelo en persona y no en mensaje.
- Dime – su expresión de alegría cambia a una de nerviosismo.
- Sabes que iré con las chicas a la pelea – asiente – Me dijiste que irás junto a Louis, Adam y Brasil. Pero acepto tu propuesta de reunirnos ahí, incluso, si vamos a festejar, quisiera estar contigo – su mirada vuelve a iluminarse, sonríe nuevamente y asiente antes de abrazarme por un corto lapso de tiempo.
- ¡Genial! – muerde su labio y me obligo a mirar hacia otro lado – Estaré esperando ese día con ansias. ¿Ese es tu salón? – volteo.
- Uhmm sí, no me di cuenta que ya habíamos llegado – suelto una risita tonta.
- ¿Nos vemos en el desayuno?

Asiento, el chico imita mi acción y acto seguido toma mi mano. Yo, como la tonta que he sido últimamente, me limito a observarlo a los ojos, él ojiazul se acerca hacia mí y me da un suave beso en la mejilla, después sonríe y mientras va retrocediendo suelta lentamente mi mano. Una vez que la ha soltado se despide con la mano y corre en dirección del aula de su próxima clase.

¡Cielos! Creo que me estoy enamorando, weón.

- ¡Epa! – llega a mí dando un brinco – ¡Lo vimos todo!
- ¿Desde cuándo Aaron está tan guapo? – Lencie pregunta con sorpresa.
- La pregunta aquí, mi pelirroja amiga, es, ¿desde cuándo Aaron se escapa de los edificios de los ricachones para ver a nuestra pequeña saltamontes? – incluso su pregunta estúpida me hace reír.
- ¡Ay! Qué bello – la pelirroja aplaude como una foca.
- Aaron siempre ha estado guapo – me encojo de hombros  y empiezo a caminar hacia dentro del aula seguida de ambas metiches.
- ¿Por eso estás como tonta? – Boris y su imprudencia.
- Sí, estás tontita últimamente – asiente – Yo creía que se debía al beso con Harry.
- ¡Shhh! – pongo la mano sobre su bocota y me aseguro de que nadie la haya escuchado.
- ¿Por qué actúas de esa manera? – Boriska ríe a carcajadas – No es como si Harry estuviera deforme o algo por el estilo. Además, si me preguntas a mí, también lo hubiese confundido con Aaron puesto que había muy poca luz, ambos son altos, de tez clara y cabello castaño y rizado – revoleo los ojos, Lens asiente recordándome que mi mano está sobre su boca pintada de rojo, cuando la quito me llevo gran parte de su maquillaje dejándolo esparcido por una parte de su mejilla.
- De verdad, olvidemos eso – me limpio en su blusa.
- ¡Oye! – pega un gritito y Boris suelta una carcajada.
- Hola – saluda el profesor Horan con una sonrisa, a continuación su mirada se fija en Lencie – ¿Hoy llevamos el estilo del Joker?

Boriska y yo estallamos en carcajadas, el rubio se limita a soltar una risita y entrar al aula. Lencie nos empuja a la castaña a mí y entra corriendo, se sienta en su butaca y de inmediato saca de su bolso un espejo, un pañuelo y su labial rojo.

Aún con carcajadas entramos y tomamos nuestro lugar para la clase de Horan que definitivamente es mucho más divertida que la de Payne. De tanto en tanto volteo a ver a Lens, ésta me muestra su hermoso dedo medio y yo le respondo con un beso de amor.

Unos veinte minutos después, una bolita de papel impacta con mi mejilla y después cae sobre la paleta de mi butaca, la miro extrañada y después busco a la persona que la lanzó. Boris me lanza un beso y doy por sentado que ella es la autora de la notita.

Es por Aaron, ¿cierto?
Él es la razón de que te estés comportando como una pendeja…


La miro de mala gana y ella sonríe.


¿Por qué me lanzas un papelito cuando puedes mandarme un mensaje de texto?



Lo envuelvo y vuelvo a lanzárselo, la observo leer la nota. A continuación me observa haciendo un puchero, une sus manos formando un corazón con los dedos y después los separa como si éste se rompiera. Escribe algo y me lo lanza otra vez. Observo a Niall quien escribe con entusiasmo sobre el pizarrón, echo un vistazo a Lencie quien parece amar esta clase y después me dedico a leer la notita.

Porque nuestro amor es aún a la antigua, la tecnología ha dividido a las personas del mundo. Pero ya en serio, ¿es Aaron?



La observo, ella sonríe provocándome revolear los ojos. Tomo mi pluma y empiezo a escribir.

Así es, ahora dime qué está pasando con Zayn y por qué me evitas cada vez que lo saco a colación cuando hablamos.



Lo vuelvo a lanzar, la chica lo desenvuelva con una sonrisa en su rostro, la misma que se desvanece una vez que ha leído todo. Se gira hacia mí y hace una seña con su mano como si estuviese ondeando una bandera en señal de paz, a continuación me lanza un beso, guarda el papel en su mochila y se dispone a escuchar la clase. No puedo evitar reírme como tonta, Boris es tan precavida ocultando sus cosas, sin embargo, Zayn la vuelve tan boba que es demasiado evidente lo que sucede. O quizás simplemente soy chismosa y metiche a un nivel legendario que termino descubriendo lo que sucede en la vida de las personas allegadas a mí.





✙✙✙






- ¿Ya fuiste a ver los resultados de la obra? – pregunta la pelirroja mientras salimos del aula.
- ¿Por qué sales tan rápido del salón? – pregunta la ojiazul con malicia.
- Adiós, señor conejo – me giro a despedirme de Niall, él responde agitando su mano con una expresión épica de confusión.
- ¡Eres un fastidio! – la pelirroja nos jala fuera de la visa del rubio – Jamás se te ocurra hacer algo así por favor – cubre su rostro con ambas manos.
- Ve a ver los resultados – Boriska abraza a Lencie y la encamina en dirección de la cafetería – Yo me llevaré a Jessica Rabbit por algo para desayunar.

Mi sonrisa se borra, asiento y las observo alejarse. Largo un suspiro y obligo a mis pies para que caminen.  Una vez que estoy frente al tablero donde los resultados se encuentran escritos coloco ambas manos sobre la hoja cubriendo los resultados.

Suspiro tomando ánimos y levanto la mirada, bajo lentamente para descubrir el primer nombre.

Julieta Capuleto………………………………………………………………………. Vitoria Benedetto

Un sentimiento de alivio y al mismo tiempo preocupación se apodera de mí. Tomo una bocanada de aire antes de ver el siguiente nombre, esto me resulta aún más difícil.

Romeo Montesco…………………………………………………………………….. Harold Styles

¡Mierda! Mierda, mierda, mierda… ¡MIERDA!

Tomo mi pecho como si esto pudiera ayudarme a respirar con menos velocidad y después toco mis mejillas, están calientes y puedo apostar que han cambiado a un color rojo carmesí. Algo me dice que terminaré calva por la ansiedad que pasaré de ahora en adelante.

Resoplo fastidiada y obligo a mi cuerpo para que se dirija hacia la cafetería, al parecer a mi cerebro no le está resultando nada fácil mandar la orden de moverse al resto de mi cuerpo puesto que estoy arrastrando ambos pies. A lo lejos puedo ver a Aaron recargado en el marco de la puerta de entrada y al instante todo mi cuerpo reacciona de tal manera que hubiera recibido una descarga del desfibrilador. Esbozo una sonrisa de manera automática y corro hasta llegar a él.

- Hola – me mira y sonríe también – ¿Llevas mucho esperando?
- No – se guarda el celular en su bolsillo y me cede el paso para caminar – Casi acabo de llegar.

Tomamos una bandeja en la cual colocamos una rebanada de pizza y una lata de Coca-Cola. Tomo dos servilletas, coloco una sobre su bandeja y otra sobre la mía, él agradece y continuamos caminando en dirección a la mesa donde se encuentra el resto de locos. No puedo evitar echar un vistazo hacia la mesa donde se sientan los adinerados y sorprendo a Styles mirándome, quizás ni siquiera me mira a mí pero su mirada está fija en nuestra dirección. Una vez que se da cuenta que lo observo aleja la mirada lentamente, sin siquiera importarle que lo he visto… raro.

Una vez que hemos llegamos a la mesa, ni siquiera he colocado la bandeja sobre la misma cuando todos los ahí presentes nos reciben con una lluvia de trozos de servilletas hechos bolita.

- ¡Bienvenida, Julieta! – la voz de Louis sobresale por sobre los gritos alocados de los demás.
- ¡Felicidades, Vita! – ahora Tati, se levanta y corre a abrazarme. La miro extrañada puesto que está aquí justo como si hubiese ocupado una silla en nuestra mesa desde siempre.
- ¡Eh! ¿qué tenemos por aquí? – oh no, ahí viene Marley la chismosa – Amor, hay otra parejita – sus gritos suenan tan fuerte que creo que mis tímpanos explotarán.
- Pareces más emocionada tú, amor – Adam ríe y a continuación besa la mejilla de su novia.
- ¡El amor, el amor! – Boris canta desafinada mientras finge tocar una guitarra.
- Ya basta – pide Aaron sentándose, sus mejillas se han tornado color rojo y supongo que las mías nuevamente son rojizas.
- Están bastante chistositos hoy – empiezan a gritar de manera burlona y nuevamente comienzan a llover servilletas hechas bolita sobre mí.
- Ya déjenla – interviene Aaron y yo sólo imploro a los Dioses que esta humillación acabe pronto.
- ¡Ah! Cállese, Romeo – Brasil empieza a bombardear con bolitas de papel al castaño seguido de los demás, y éste solamente se cubre sin parar de reír.
- Debiste haber audicionado para Romeo, Aaron – dice Zayn, a continuación bebe de la lata de soda de Boris.
- No tuve la oportunidad – el castaño a mi lado destapa su Coca-Cola y después me ayuda a destapar la mía. Esto no ayuda a disminuir el color de mis mejillas.
- Es lamentable que el idiota de Styles vaya a besar a nuestra Vitoria – Brasil el imprudente.
- Cállate, idiota – interviene Marley, a ella le gusta ser la única bully de las bullies.
- Sí, Brasil, ella no es tu Vitoria, es nuestra Vitoria – ahora Lencie.
- Te equivocas, pelirroja, ella es sólo mi Vitoria. Fin de la discusión – Boris me lanza un beso, y le agradezco mentalmente por dirigir el tema hacia otra dirección.
- ¿Quién es Styles? – pregunta el ruliento. En serio, Aaron, me estoy interesando demasiado por ti y tú no me ayudas.
- Aquél de allá – señala sin importarle que Harold lo mire y como después de que pasa algo malo, lo seguro es que seguirá algo peor; Styles se da cuenta y sólo lo mira de forma extraña.
- ¿Harry? – pregunta confundido – Él está en una de mis clases – perfecto, esto está más que perfecto.
- Es un idiota – ahora Zayn. Me limito a observarlos con la expresión de un cachorro que ha sido regañado.
- ¿Dónde está Susanne? – pregunta Tatianne notando mi incomodidad.
- Dijo algo sobre un trabajo, que bueno que me lo recuerdas – el castaño se levanta de su asiento – Iré a llevarle algo de comer.
- No permiten alimento en la biblioteca – le advierto.
- Me importa una mierda, Suss debe comer algo. Zayn, no olvides que debemos ayudar a Horan con su auto – y sin decir más se va, nuestras miradas se dirigen hacia Tati, excepto los chicos, son demasiado idiotas para entender algo. La chica se encoje de hombros y su expresión es de “¿para qué preguntaba?”.



Última edición por Rumplestiltskin. el Lun 30 Abr 2018, 4:58 am, editado 2 veces

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Mar 24 Abr 2018, 12:38 am

✙Capitulo 24/2

Vitoria Benedetto


Acabo de mandar un mensaje al grupo de las chicas preguntando la hora de la clase de poledance pero misteriosamente todas tienen planes para esta tarde… menos yo. Inclusive Loanna va a ocuparse… que mierda.

Observo la tienda de discos un instante, hay varias personas observando la mercancía, pero falta alguien. Sí, mierda, ese alguien es Harold. Dejó de visitar el local desde el domingo cuando lo frecuentaba a diario, a veces ni siquiera compraba nada, simplemente venía y escuchaba varias canciones de diferentes discos, ya me había acostumbrado a verle.

Es tan tonto que esté pensando en él, creo que en realidad sólo le estoy dando vueltas al tema por la obra y la escena del beso, eso me hace pensar en la fiesta de disfraces y en lo estúpida que fui, ¡cielos! Ahora qué haré.
Observo el reloj colgado sobre la pared, no han pasado ni treinta minutos de que Aaron Wernicke se fue, él me gusta demasiado pero hay algo que me inquieta y ni siquiera sé lo que es.

Vuelvo a observar el reloj como si de esta forma el tiempo pasara más rápido pero nada pasa. La campana de la tienda llama mi atención y volteo a ver de quién se trata. Una figura conocida atraviesa el umbral de la puerta y camina hacia los pasillos no sin antes mirarme como si fuese un dementor que va a quitarle el alma. Lo observo confundida, Brasil no se aparece por estos rumbos puesto que vive alejado de aquí, es bastante raro.

Atiendo a los clientes que están pagando sin quitarle la mirada a mi bobo amigo hasta el momento en que se decide por un disco y camina en mi dirección con nerviosismo. Me entrega el CD con manos temblorosas, parece que está a punto de sufrir un ataque de pánico.

- ¿Qué sucede? – levanto una ceja.
- ¿Qué carajo estás haciendo aquí? – mira hacia ambos lados.
- Aquí trabajo, idiota – lo miro de mala gana – La pregunta es qué haces aquí tú.
- Nada – revolea los ojos y después se encoge de hombros – ¿Envuelves los discos con papel de regalo?
- Si así lo quieres, sí – me detengo y lo miro fijamente – ¿Quieres que lo envuelva?
- Uhmm… sí – se rasca la cabeza un instante – Pero no sabría qué tipo de papel elegir.
- Puedo ayudarte si quieres – esa parte de vieja chismosa en mi cerebro comienza a activarse.
- Pues sí – suspira – Ponle algo lindo.
- ¿Es para una chica? – el chico traga saliva y suspira antes de asentir – ¿Qué color te gustaría?
- No lo sé – entrecierra los ojos – ¿Qué colores hay?
- Estos – muestro los colores disponibles y Brasil toma su barbilla pensando con seriedad, esto comienza a ser gracioso.
- Uhmm… – su ceño se frunce al instante en que muerde su labio – ¿Cuál te gusta a ti?
- ¿Ah? – observo los papeles para envolver confundida – No sé, el morado.
- ¿Cuál jamás elegirías en tu vida? – ahora me mira.
- El rojo – lo observo también, no entiendo su juego.
- Entonces que sea rosa – en serio, creo que olvidó tomar sus medicamentos psiquiátricos.
- Bien – lo miro extrañada y tomo el papel para envolver el disco, primero registro el precio en la caja y después coloco el CD sobre el papel.
- ¡Espera! – grita y me hace sobresaltar.
- ¿Qué te sucede, loco? – tomo mi pecho tratando de calmar el latir de mi corazón.
- Es que… no sé si le va a gustar – su expresión de preocupación comienza a fastidiarme – ¿A ti te gustaría este disco?
- Claro – lo observo un instante.
- ¿Ves? A ella no le gustará – se cruza de brazos.
- ¿Por qué el hecho de que me guste a mí quiere decir que a ella no le gustará? – de verdad quiero darle un puñetazo en la cara.
- Porque ella es lo contrario a ti – levanto una ceja.
- Explícate – ahora soy yo quien se cruza de brazos.
- A ella le gusta todo el mundo y todo el mundo la quiere – entrecierro los ojos.
- ¿Estás queriendo decir que el mundo me odia a mí? – piensa unos segundos.
- Sí… – bien, oficialmente me siento ofendida – Además ella es cien por ciento femenina, se peina y maquilla todos los días y se ve hermosa – cierro los ojos para no ver su cara de idiota enamorado y niego resoplando, acto seguido vuelvo a observarlo – Ama la naturaleza y es bondadosa con todos – oh… creo que sé de quién se trata.
- Entonces dime quién es, para poder ayudarte – la Vitoria chismosa se ha apoderado de este cuerpo.
- Es que no puedo – niega varias veces.
- Entonces no puedo ayudarte – levanto las cejas repetidas veces – ¿Lo envuelvo ya?
- ¡No! – parece tener una pelea interna consigo mismo – ¡Demonios!
- Me estás haciendo perder mi tiempo – me recargo sobre el mostrador.
- ¡Ya pues! – se pasa la mano sobre el cabello con frustración – Es Cassandra.
- Cassandra… ¿La hippie?– levanto una ceja, tal y como si fuera un rompecabezas he completado los espacios vacíos – ¿Cassandra Mickelson?
- ¡Sí, Vitoria! A qué otra Cassandra conoces – me mira de mala gana.
- Conozco a varias Cassandras, no es la única en el campus, menos en el mundo – acomodo mi postura, tanta desesperación del chico me provoca dolor de espalda.
- ¡Mierda! Hubiera ido a otra tienda – lo dice más para él que para mí.
- Pues adelante – sonrío burlona y el chico me lanza fuego con la mirada.
- ¡No! Ya estoy aquí y ya te dije mi secreto, ahora ayúdame – señala el CD.
- ¿Cuál secreto? – ladeo la cabeza fingiendo confusión.
- Pues que me gusta Cassandra Mickelson, qué más – toca mi frente con su dedo índice.
- Nunca especificaste que ella te gustaba, sólo mencionaste que el CD era un regalo para ella – Brasil abre la boca con sorpresa y después revolea sus ojos con gran fastidio.
- ¡Mierda! Es imposible hablar contigo, eres como un laxante, haces que toda la mierda salga – suelto una carcajada lo cual hace que se moleste aún más.
- ¿Me vas ayudar sí o no, Julieta? – y como por arte de magia logra fastidiar mi tarde, Harold e incluso Aaron vienen a mi mente al instante – ¿Qué CD le gustará a Cassie?
- No sé, dices que es lo contrario a mí, ¿por qué no le compras el CD de soundtracks de mi pequeño pony? Seguro le gustará – me encojo de hombros indispuesta.
- ¡Dios, dame fuerza! – cubre su rostro con la palma de su mano – Por favor, Vitoria. Ayúdame, es importante para mí, ¿quieres? – suena tan desesperado que ni siquiera yo puedo negarme.
- ¡Bien! – revoleo los ojos – Le gustará este – agito el disco que había elegido desde un principio – Todos aman a The Beatles.
- ¡Genial! – sonríe nuevamente como estúpido.
- ¿Envoltura rosa? – asiente – ¿Qué color quieres el moño? – apunta hacia uno color azul cielo, termino de envolver el disco, él paga y se lo doy en una bolsa de plástico junto a su cambio.
- ¡Eres una diosa! – se acerca y besa mi mejilla por encima del mostrador.
- Lo sé – me encojo de hombros y me recargo una vez más sobre la barra del mostrador.
- Te quiero, Julieta. Por favor no le comentes esto a nadie – corre hacia la puerta de salida – Nos vemos mañana.





✙✙✙






Avanzo hacia mi última clase sintiéndome más que nerviosa, una vez que termine debo asistir a la primera reunión del elenco de Romeo y Julieta. Ni siquiera entiendo las palabras de mi profesor así que me limito a escribir lo que garabatea sobre el pizarrón hasta que termina.

Me tomo mi tiempo para guardar mi cuaderno dentro de la mochila y como si fuese una sentenciada a la guillotina me encamino hacia fuera del edificio.

- Hola, Vita – la gruesa voz de Aaron me hace regresar a la realidad – ¿Estás nerviosa?
- Hola… sí, un poco – asiento mientras aclaro mi garganta.
- Tranquila, te irá bien – sonríe y de cierto modo su sonrisa me da calma, nada tiene que ver el hecho de que es demasiado guapo y me gusta mucho.
- ¡Aaron! – el castaño voltea y sigo su mirada hasta llegar con Zayn, Louis, Adam y Brasil.

Al parecer se ha integrado al grupo y desplazado a Chris del mismo, puedo entenderlo, el chico se comportó como un idiota con Boris y ven a Aaron de cierto modo como mi pareja.

- Veo que te has integrado bien con ellos – sonrío y él me mira.
- Son más que agradables, me gusta su compañía – se encoje de hombros – Es genial hacer amigos desde los primeros días de clases.
- Me alegro – detengo mi paso – Si quieres ve con ellos, puedo llegar al auditorio sola.
- Claro que no – niega – No es ningún problema para mí el acompañarte hasta allá, además, ellos lo entenderán.

Cielos, este hombre es dinamita. Asiento un tanto apenada y camino escondiendo mi rostro, sé que mis mejillas se han puesto rojas porque las siento arder, gracias a los cielos no tardamos ni cinco minutos en llegar al auditorio.

- Bien – se coloca frente a mí y toma mi mano – Espero que te vaya bien, te deseo éxito. Aunque en realidad no creo que lo necesites.
- Con permiso… – la gruesa voz proviene de un chico alto que pasa por detrás de Aaron empujándolo un poco hacia mí. Giro al instante reconociendo el cabello rizado de Harold, esto es demasiado para alguien como él.
- ¡Qué idiota! – hablo lo suficientemente alto como para que me escuche.
- Descuida – mira en su dirección – Seguro tenía prisa – sonríe con inocencia, este chico es el paquete completo, ¿ah?
- Como sea – sacudo mi cabeza para alejar mis ganas de asesinar al otro ruliento – Te agradezco por acompañarme hasta aquí.
- No es nada, te llamo al rato – asiento, el castaño se acerca y besa mi mejilla, después se aleja lento hasta soltar mi mano.

Lo observo alejarse y me giro hacia la puerta de entrada, tomo una bocanada de aire antes de entrar. Camino por entre los asientos hasta llegar al escenario, ahí se encuentran ya casi todos los que son parte del elenco, entre ellos Anya Robinson, una de las ricachonas que tanto odian nuestra existencia. Ni siquiera revoleo los ojos puesto que su existencia para mí es menos insignificante que una hoja seca tirada sobre el piso.

Subo las escaleras con la mirada de Harold Styles siguiéndome hasta que llego al lado de Chip Reynolds, el director de la obra. Lo observo un instante y a continuación desvío la mirada revoleando los ojos, ya es bastante incómoda su presencia y el hecho de que no me quite la mirada de encima es una tortura.

- ¡Bien! La mayoría ha llegado – comienza a hablar Chip atrayendo la atención de todos ahí – A todos los recuerdo por sus audiciones pero no recuerdo los nombres de la mayoría. Así que por favor preséntense con su nombre y la carrera universitaria que estudian – me mira y asiente.
- Vitoria Benedetto – empiezo atrayendo la mirada de todos – Periodismo.
- Alan Cole… Ingeniería civil.
- Miriam Valentine… Diseño de interiores.
- David Kross… Ciencias de la comunicación.
- Anya Robinson… Diseño de modas.
- Harry Styles – le echo un vistazo – Arquitectura.

Una vez que termina de hablar desvío la mirada hacia el siguiente en presentarse, tardamos unos diez minutos y cinco minutos más por los que llegaron tarde.

- Bien – asiente el hombre a mi lado – Creo que ya todos me conocen, soy el director de esta obra Chip Reynolds. Seré honesto, no recuerdo los nombres de ninguno así que los llamaré por su nombre en la obra, a menos de que usen un gafete con el nombre que les gusta que los llamen.
- A mí puede llamarme Rosalinda sin problema alguno – interviene la rubia platinada levantando su dedo índice, aunque en lo único que puedo concentrarme al verla es en su larga uña postiza.
- Okay – aplaude dos veces – Vamos a conocernos. Tenemos  dos minutos para cada conversación. Una vez que suene el silbato todos cambiarán de pareja, ¿de acuerdo?
- ¡Sí! – respondemos al unísono.
- Bien – suena el silbato dejándome aturdida. Ni siquiera me muevo cuando uno de los chicos se ha puesto frente a mí.
- Soy Jay – lo observo unos segundos antes de esbozar una sonrisa.
- Vitoria – estrechamos nuestras manos.
- Interpretaré a Paris. Espero que podamos llevarnos bien – su forma de expresarse me inspira confianza.
- Simplemente no seas un idiota y nos llevaremos de maravilla – el pelinegro suelta una carcajada y al instante el silbato suena provocando que todos ahí nos cubramos las orejas, eso ni siquiera duró dos minutos.
- ¿Qué, ya?

Al instante, todos corren en busca de otra pareja, no doy ni tres pasos cuando me topo de frente con Styles pero éste no termina de juntar ambos pies cuando la rubia lo empuja lejos de mí y me mira de frente.

- Hola, soy Anya, alias Rosalinda – la miro extrañada.
- Vi…
- Lo sé – me interrumpe – Victoria Benedicto.
- No, yo…
- Ah, sí – se mueve de manera coqueta – Un placer conocerte blah blah blah, por favor no te acerques mucho a mi Harry, él no está a tu nivel.
- Uhmm…
- ¡No me gusta! – vuelve a interrumpirme – Es sólo que el estatus quo dice que perros y gatos no conviven juntos. Es como si intentaras mezclar agua con vinagre – revuela los ojos.
- Es agua con aceita, tonta – entrecierro los ojos.
- Sí, también – se muerde los labios mientras moviliza al hámster en su cabeza para que comience a correr con más velocidad – Bueno, sí me gusta. Es mío…
- ¡Cielos! – revoleo los ojos con fastidio – Aleja tu presencia de mí si no quieres que arranque de esa cabeza hueca tus costosas extensiones.

El silbato suena como loco una vez más y antes de que Harold pueda colocarse frente a mí, me muevo rápidamente quedando frente a Miriam Valentine.

- ¡Hola, hija! – saluda tomándome por sorpresa.
- Qué… tal – la chica toma mi manos estrechándola con fuerza.
- Yo interpretaré Gloria Capuleto, la madre de Julieta – hace un extraño baile de alegría en su lugar, está bastante emocionada.
- Eso suena genial, soy Vitoria – asiento un tanto confundida, en realidad no sé qué hacer ante tanto ánimo, en cierto modo esta chica me recuerda a Marley.
- ¡Lo sé! – da un brinquito y aplausos – Disculpa si parezco una loca pero de verdad no puedo ocultar mi emoción.

Chip suena el silbato nuevamente y todos corren como locos, Harry se coloca frente a mí con una sonrisa fingida, esta vez no me puedo escapar puesto que todos han encontrado pareja.

- Soy Harry – la incomodidad es notable en su voz.
- Lo sé, tu amiga la rubia me ha advertido que si me acerco a ti a menos de veinte centímetros me hará brocheta humana con sus enormes uñas – exagero tomo un instante mi barbilla pensando – O mejor dicho, con sus gigantescas garras.
- ¿Anya? – frunce el entrecejo con confusión, asiento intentando parecer una persona que no se encuentra hasta el coño de nervios, le toma unos cinco segundos cambiar su expresión y soltar una carcajada – Ignórala, es incluso más sobreprotectora que mi hermana.
- Lo noté – bien, no es como si estuviese incumpliendo las reglas del “come mierda”...

Y otra vez la incomodidad, no sólo en él, sino también en mí, mi vista viaja hacia la rubia quien no deja de vernos, esto de verdad es un dolor de cabeza. Chip suena el silbato y nuevamente cambiamos de pareja.





✙✙✙






Mi mirada está clavada en el techo obscuro de mi alcoba, llegué de la tortura hace unos treinta minutos y estoy esperando a que las chicas respondan mi mensaje.


Boriska dice: Loanna va a ocuparse, no habrá clase de pole dance hoy.

Tú: Qué mierda, no hemos tenido clase en toda la semana.

Tatianne dice: Comienza a gustarme pero por lo que ha dicho se ha llenado de responsabilidades esta semana.

Tú: ¿Por qué no salimos a un café o algo por el estilo?

Lens dice: ¿No trabajas hoy?

Tú: No…

Boris dice: No puedo, voy a ocuparme toda la tarde.

Suss dice: Lo siento, bellezas. Mr. Arrogancia no deja de llenarme de tarea. Las veo mañana    

Lens dice: Yo tengo lo de la obra, por cierto, Vita, ¿cómo te fue en el ensayo?

Tatianne dice: No puedo hoy, pero ya tengo todo listo para nuestra salida de mañana.

Tú: Me fue bien, me largo. Hasta mañana.



Lanzo mi celular a la almohada. De verdad no entiendo en qué se ocupan todo el día a excepción de Suss porque el estirado la tiene casi de esclava, suspiro con pesadez y enciendo el televisor, están transmitiendo Los Simpson.
La transmisión en el televisor no tarda mucho en hacerme olvidar un poco toda la mierda del día de hoy. Justo en el comercial mi celular empieza a sonar con el ritmo de mi amado Bruno Mars. Veo la pantalla y sonrío como tonta al instante.

- ¿Hola? – sé quién llamó.
- ¿Qué tal, Vita? – saluda con voz cansada.
- Hola, Aaron – me llevo el dedo a la boca y comienzo a morder mi uña.
- ¿Cómo te fue en el ensayo? – lo escucho bostezar.
- Me fue bastante bien – miento un poco – Mejor de lo que pensaba.
- Me alegro, sabía que lo harías bien – suelta una risita.
- Gracias – ahora juego con el peluche de uno de mis cojines – ¿Cómo te fue a ti? Te oigo cansado.
- No sabes lo genial que la pasé – sonrío – Acompañé a los chicos a arreglar el auto del profesor Horan, y déjame presumirte que ahora sé más sobre mecánica automotriz.
- ¡Pero qué presumido! – largo una carcajada la cual imita.
- Todo hombre debe saberlo – imita mi acción – Después de ahí jugamos futbol un rato junto Niall… bueno, el profe Horan.
- ¿Profe Horan? – observo el televisor, los comerciales han terminado.
- Siento raro llamarlo por su nombre de pila – carcajeo.
- ¿Por qué? Ni siquiera nos gana con muchos años de edad – me recargo en la cabecera de la cama – Es joven.
- Lo sé, quizás por el hecho de que es mi profesor, no sé – se queda en silencio unos cinco segundos – Después fuimos por unas cervezas y ahora estoy en casa.
- ¿Tan temprano? – pregunto extrañada – Los chicos no son de una cerveza, ellos son de carrera larga.
- Supongo que tenían cosas que hacer – explica – Adam iba a ver a Marley, los demás no tengo idea de qué iban a hacer.
- Tarea no creo – suelta una ligera carcajada.
- Ni idea… ¿Qué haces? – lo escucho hojear un libro o cuaderno.
- Estoy viendo Los Simpson – respondo sin rodeos.
- Esa serie es genial – suspira.
- ¿Tú qué haces? – pregunto aun escuchando el sonido que hace al cambiar de hoja.
- Voy a estudiar un rato – no puedo evitar soltar una risita boba.
- Está bien, Aaron – asiento – Te dejaré estudiar a gusto.
- ¿Quieres que pase por ti mañana? – niego, ni siquiera sé por qué lo hago, él no puede verme.
- Descuida, te veré en la universidad mañana – mentiría si dijera que no quiero ir al campus con él, pero mi orgullo de chica independiente puede más conmigo.
- ¿Segura? – insiste – No es problema para mí.
- Estoy segura, bobo – comienzo a morder nuevamente mi uña.
- Bien – suspira nuevamente – Que tengas una bella noche, nos vemos mañana.
- Hasta mañana, Aaron…

Cuelgo la llamada antes de que lo que sea que diga me emocione más, me siento como una boba y no puedo evitarlo. Observo la hora en mi reloj y entro a la ducha antes de acostarme a dormir, muy temprano, debo agregar..





✙✙✙






Me bajo del autobús y cuelgo bien mi mochila, no doy ni siquiera diez pasos hacia la institución cuando veo a Zayn en su moto acercarse, me escondo al instante cuando noto que Boriska viene con él. Estos dos se traen algo…

Una vez que se bajan y emprenden camino hacia los edificios me acerco por detrás y los abrazo a ambos.

- Hola, amigos – saludo con sarcasmo en mi voz. Boriska se tensa al instante porque sabe perfectamente que lo sé. Sin embargo, apuesto que se hará la loca.
- Hola, Vita – Zayn es el primero en saludar.
- Hola, marida – su incomodidad es música para mi alma.

Entramos a la institución y vamos directo a nuestra primera clase. Esta vez estoy sola, lo cual me obliga a concentrarme en la clase. Amo que las clases se me pasen volando porque el hecho de que sea viernes alegra mi vida por completo.

El timbre suena y salgo del aula en dirección de mi siguiente clase.

- ¡Vitoria! – gritan del otro lado del pasillo, volteo encontrándome con Miriam y Jay – El ensayo de hoy se suspendió.

Asiento, tampoco es como si quisiera asistir al ensayo. Lo cual por cierto me recuerda que debo ir a control escolar y zafarme de esa mierda.

- ¿Por qué Styles te mira así? – Louis me intercepta tomándome por sorpresa.
- ¿De qué hablas? – el castaño mira por encima de mí y sigo su mirada para encontrarme con el ruliento quien nos mira de mala gana.
- ¿Eres estúpida o qué? Lo veo observarte con cara de idiota siempre… – lo miro extrañada, él no me habla así. El chico entrecierra los ojos sin dejar de mirarme, siento como si estuviese leyendo hasta mi alma. Niega y a continuación se va.
- ¿Qué mierda?

Algún demonio lo habrá poseído o algo por el estilo, sigo mi camino hacia la siguiente clase. Y paso las dos horas ahí dentro con los ánimos de perros hasta que la clase termina, ni siquiera tengo apetito por lo que la cafetería no es una opción para mí. Camino hacia control escolar y vuelvo a encontrarme con la señora Ross, el tierno y rancio bombón.

- Hola – saludo de manera no muy cortés que digamos – Quiero cambiar de actividad extracurricular.
- No se puede – revolea los ojos.
- No entiende – niego – No quiero estar en la obra.
- Demasiado tarde, Victoria – tamborilea sus uñas sobre el escritorio – Ya está registrada como los puntos extras para alcanzar nota para la clase del señor Payne.
- ¡¿Qué mierda?! – me tomo la cabeza muy molesta, la tipa se sobresalta ante mi expresión – ¡Santa madre! quise decir. ¿Habrá alguna otra cosa que pueda hacer?
- No – niega y se voltea dándome la espalda.

Su forma de terminar la conversación me hace inclusive cabrear más. Me levanto de ahí y salgo hecha una furia. Respiro unas cuantas veces para tranquilizarme. Me lo merezco, lo sé pero no puedo evitar estar molesta.
Lo que sucede es que creí que Payne ni me notaría puesto que sus clases iban más dirigidas hacia Susanne y ni siquiera volteaba a ver otro lado que no fuera en su dirección, entonces, dejé de asistir o simplemente dormía hasta el momento en que lo notó y bueno, ahora necesito puntos extras para poder pasar la materia.

Mi teléfono empieza a sonar como loco dentro de mi bolsa, lo tomo y antes de responder suspiro profundamente para sonar calmada.

- Hola – saludo.
- ¿Qué pasa, bebé? – la voz de Suss me tranquiliza por completo de inmediato – No desayunaste nada. Aaron estuvo preguntando por ti y Louis, bueno, Louis es un bruto sobreprotector.
- No quiero participar en la obra – suelto sin más.
- ¿Por qué? – su tono de voz ahora suena preocupado – ¿Pasó algo?
- ¡Ah! – camino más lento – Liam Payne alias Mr. Arro… – como el diablo siendo invocado, lo topo de frente – w.
- ¿Mr. Arrow? – levanta una ceja con expresión confundida.
- Sí – alejo mi teléfono celular de mi oído – Es como una flecha, ¿sabe? –muevo mis manos simulando lanzar algo con mis dedos – Es preciso
- Me gusta el apodo – toma su barbilla pensándolo – Me alegra saber que será Julieta en la obra.
- Gracias – las palabras salen a la fuerza.
- Apartaré mi lugar enseguida – sonríe e imagino cuernos saliendo de su cabeza.
- Sí…

Asiente de manera educada y se va a quién sabe dónde, mierda, su presencia es atemorizante. Recuerdo que Suss está al teléfono y vuelvo a colocarlo en mi oído.

- ¡Lo siento! – ni siquiera sé qué estaba diciendo.
- ¿Qué pasó? – parece una mamá preocupada.
- Me topé con el diablo – recordarlo me causa calosfríos.
- ¿De qué estás hablando? – observo al profesor entrar al aula y empiezo a correr.
- Debo colgar, Suss – alcanzo a entrar y sentarme en mi lugar – Te llamo al rato.

Cuelgo justo antes de que el profesor pueda mirarme.

- ¿Dónde estuviste durante el almuerzo? – la dulce voz de Tatianne me hace voltear a verla.
- Estuve arreglando unas cosas – sonrío y ella responde mi sonrisa.
- Aaron te estuvo esperando – ahora Lencie – Que grosera.
- ¿Se entendió, señorita Tisdale? – el profesor interrumpe nuestra pseudo plática.
- Sí – responde con las mejillas tan rojas como su cabello.

Por primera vez agradezco al profesor por hacer algo bueno en su vida y callar a mi pelirroja amiga. Lo que continúa de la clase es extremadamente aburrido.

- Ese hombre me duerme – se queja Lencie – Me voy por allá.
- ¿Qué le sucede? – pregunta Tatianne mirando a la pelirroja desaparecer entre los estudiantes.
- Así es ella – la señalo – Está loca.
- Claro que no – dice riendo ante mi comentario tan tonto – ¿Por qué no llegaste a la cafetería? Se sintió un tanto solo sin tu presencia. Louis… tampoco estaba.
- Louis… – seguimos caminando juntas y la verdad no sé qué responder – Tan sólo olvídalo. Todo seguirá como de costumbre la siguiente semana.
- ¡Ayúdenme! – re aparece Lencie bastante agitada.
- ¿Qué te pasa? – sólo tengo una explicación, ella se ha vuelto más que loca.
- El diablo me sigue – se toma de los cabellos – ¡Krampus me persigue!

Y a continuación se va corriendo como una completa desquiciada, ni siquiera le tomamos más importancia al asunto y continuamos caminando.

- No quiero entrometerme – sigue con la charla – No es mi asunto pero me preocupa que…
- ¡Holi! – el grupo de las locas nos corta el paso – Tati, ¿qué haces con…? – me mira con expresión de asco, en cambio Tatianne revuela los ojos.
- Hola, Sky – entrecierra los ojos – Hablemos, ¿sí?
- Sí, amiga – sonríe de una manera que no puedo descifrar.

Tati me mira con una expresión de “lo siento” pero en realidad le agradezco que las haga desaparecer de mi vista, además parece ser un buen momento para que hable con ellas después de todo. Las sigo con la mirada y las observo desaparecer por el pasillo. Mi día está jodidamente raro. Me giro para seguir mi camino…

- ¡Buenos días, Victoria! – un rubio corta mi paso de tajo haciéndome sobre saltar.
- ¡Mierda! – cierro los ojos con fuerza y me tomo el pecho para que mi corazón no se salga de éste – ¿A qué estás jugando conmigo, Dios? – suspiro antes de observar al rubio, justo detrás de él un par de ojos color esmeralda me miran fijamente con una expresión de pocos amigos.
- Lo siento, no quería asustarte – suelta una risita avergonzada – Sólo quiero preguntarte, y espero no te moleste – se apresura a decir – Uhmm… Harry – lo jala hasta colocarlo a su lado – Dile…
- ¿Qué? – lo mira confundido.
- Bueno – se aclara la garganta – Esperábamos re agendar la cita doble – frunzo el entrecejo y él continúa hablando – De verdad queremos salir contigo y Boriska. Harry, dile lo que me dijiste – el chico le da un codazo a Harold y este le lanza una mirada asesina, revolea los ojos y a continuación me observa.
- No – ahora es Cody quien lo mira confundido – Olvídalo, ¿quieres? – se dirige hacia el rubio.
- Pero…
- ¡Basta! – lo interrumpe con bastante enojo. Me quedo paralizada y tan confundida como el rubio frente a mí.
- Me disculpo por eso, ha tenido bastante estrés – se encoge de hombros y se va detrás del ruliento.

Los observo alejarse, el día de hoy he visto como tonta a mucha gente alejarse. Entro a mi siguiente clase con la cabeza hecha un montón de telarañas.

Dos horas de balbuceos, hice lo posible por poner atención pero fue inútil.

- Nos vemos la siguiente clase – se despide el profesor.

Lo observo guardar su pertenencias en su portafolio, tomo mi cuaderno y lo meto a la mochila sintiendo mi celular vibrar. Observo la pantalla, he recibido un mensaje de Aaron, ni siquiera le he dicho nada. Me levanto de ahí, cuelgo la mochila en mis hombros y emprendo camino hacia los edificios de los ricachones.

El campus es bastante grande, pero se divide entre aquellos que pueden pagar una educación privada y aquellos, como yo, que vivimos bien con la educación pública. Sin embargo, son tan tacaños que mezclan las clases porque no quieren pagar más profesores, ésta es la razón por la cual los riquillos suelen pasearse por los pasillos de estos edificios, sin embargo, los que pagamos educación pública jamás recibimos clases en los edificios exclusivos para aquellos que cuentan con bastante dinero en sus cuentas bancarias.

Varias miradas se dirigen hacia mí, seguro han de pensar algo como “¿Esta pobretona qué hace aquí?”, incluso los imagino levantando el dedo meñique como cuando toman el té en sus pensamientos.
Camino por entre los pasillos en busca del guapo ojiazul, pero soy lo bastante tonta como para ni siquiera haber preguntado su ubicación. Continúo caminando mientras observo por las ventanas por si de casualidad llego a verlo. Tomo mi celular y le escribo preguntando su ubicación, observo la puerta negra de lo que parece ser madera y me maravillo del mundo de los ricos. Observo por la ventana y estoy por irme de ahí pero mi cuerpo no responde a las órdenes de mi cerebro.

Estoy confundida, un chico parece dibujar, pero no cualquier dibujo… soy yo en ese dibujo. Giro la manija de la puerta lentamente, el chico está tan concentrado que ni cuenta se da. Me acerco sin despegar la mirada de la hoja siendo dibujada con carboncillos, quién sería capaz de dibujar mi horrible rostro.

Estoy lo suficientemente cerca para confirmar que se trata de un retrato mío, por el rabillo del ojos observo al autor, es el mismo portador de los ojos color esmeralda que me miraban con indiferencia y desprecio al mismo tiempo hace algunas horas. Le toma un minuto darse cuenta de mi presencia, se levanta tan rápido que el banco sale volando.

- ¡Vitoria! – suena como si hubiese visto al mismísimo fantasma de la ópera. Lo observo un segundo y después regreso la mirada hacia su dibujo.
- Me encanta…

Debo admitirlo, dibuja bastante bien. Incluso dibujó mis pecas pero, a pesar de que sé que se trata de mí, me cuesta trabajo aceptar que la hermosa chica del dibujo soy yo.

- Igual a mí – sé que no me ha despegado la mirada, regreso mi vista hacia él, ahora está unos cuantos centímetros de mí – Tú me encantas…

Lo observo sin decir nada, su mirada al instante me hace recordar el baile de máscaras. El castaño se acerca aún más y toma mi mejilla con su mano derecha. Mi corazón empieza a latir con rapidez, incluso más cuando suelta mi mejilla y toma mi mano, entrelaza sus dedos con los míos por unos cuantos segundos y después la lleva a su pecho, su corazón también late con rapidez. Sonríe sin mostrar los dientes y después se acerca hasta rozar sus labios con los míos. Besa suavemente la comisura de mis labios y es cuando un azote de remordimiento me golpea. Me alejo rápidamente de él, observo el dibujo y luego lo miro a él, ni siquiera sé qué decir; me limito a negar.

- ¡Espera! Lo siento…

Salgo corriendo de ahí antes de hacer algo de lo que me pueda arrepentir aún más.


No paro de correr, sólo una dirección está en mi mente. Una vez que he quedado exhausta decido tomar el autobús con destino al departamento de Louis.

Me bajo a aproximadamente tres cuadras del hogar del loco y miles de recuerdos inundan mi mente. Suspiro para liberarme de todos mis pesares, me siento demasiado culpable como para aguantarlo por mucho. Una vez que estoy frente a la puerta del departamento de mi amigo trago en seco para atreverme a tocar. Espero aproximadamente medio minuto cuando el castaño abre la puerta, me mira un momento y después se asoma a los lados, como si esperase que yo llevara a alguien más.

- ¿Qué te trae por aquí, Julieta? – pregunta encaminándose hacia su habitación. Se recuesta sobre su cama y estira sus cobijas cubriéndose la cabeza.
- ¡Soy una estúpida! – se destapa al instante.
- ¿Qué hiciste? – no respondo, simplemente bajo la mirada – ¿Qué te hizo ese hijo de perra?
- Nada – niego – No… bueno, él me besó – balbuceo.
- ¿Qué? – se levanta de un salto y se acerca lo suficiente como para que su pecho que sube y baja roce mi ropa – ¿Estás loca? Te dije que no te envolvieras con esa clase de gente.
- ¿A qué te refieres con esa clase de gente? – lo miro de mala gana.
- Con los riquillos – revolea los ojos.
- Aaron es un “riquillo” como los llamas – lo alejo de mí.
- Me refiero a ese tipo de gente, o sea a Harold, a Cody y la bola de zánganos que conviven con ellos – levanta el tono de su voz – No pertenecemos al mundo de esa gente. Es como si lo compararas con la dama y el vagabundo, pero al revés.
- Estás hablando de una película animada… de perros – un nudo comienza a formarse en mi garganta – No tiene nada que ver con la realidad.
- Sólo míralo de esta manera, ¿qué te gusta? ¿coca? – mueve sus manos intentando explicarse.
- ¡No lo hago más! – respondo herida y enojada.
- Bueno, como sea – comienza a exasperarse – Es como si tú consumieses cocaína y él inhalara diamantes en polvo.
- Lo dices como si fuera escoria y él perteneciera al mundo de la nobleza – el castaño se pasa la mano por el cabello con frustración.
- ¡Ay! ya – resopla y a continuación me mira fijamente – Sólo no hagas más idioteces, las personas como Harold traen problemas.
- Debiste advertirme también de Kai – el chico me clava la mirada aún más enojado.
- ¡Ni siquiera lo menciones! – toma con fuerza mi brazo y me jala  la puerta de su habitación – Para ya con esto, Vitoria.
- Él sí me trajo problemas – una vez que mi boca comienza a hablar, es difícil detenerla – Pero con él estaba bien, ¿no? Porque es escoria como yo.
- ¡Basta! – suelta un puñetazo golpeando la pared a un lado de mí. Mi vista se dirige al buró del castaño, una de las pulseras de oro blanco de la rubia se encuentra ahí.
- Tatianne… sé lo de tu apuesta con Zayn – el castaño abre los ojos como platos – Tampoco tienes permitido juguetear en el mundo de los ricachones, no olvides que también eres escoria como yo.

Giro sobre mis talones y salgo lo más rápido posible de ahí, en realidad no sé cuánto tiempo nos vaya a tomar a Louis y a mí recuperar nuestra amistad después de esto. Después de Kaisser Durkheim nos tomó aproximadamente año y medio arreglar las cosas, sin embargo, aquella situación en nada se compara con lo de ahora.




Última edición por Rumplestiltskin. el Lun 30 Abr 2018, 5:37 am, editado 2 veces

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Mar 24 Abr 2018, 1:03 am

✙Capitulo 24/3

Vitoria Benedetto



Entro colocando seguro a la puerta de mi habitación, camino hasta mi buró, jalo el cajón de abajo y tomo la cajetilla de cigarros. Entro a mi baño y pongo seguro a la puerta. Detrás del lavamanos escondo un encendedor, lo tomo de su escondite, llevo un cigarrillo a mis labios y lo enciendo e inhalo el humo del tabaco.

Hace tiempo que no fumaba, se supone que estaba dejando todos los vicios que no fueran alcohol, pero aquí estoy.
Giro la llave de la bañera y continúo fumando en espera de que ésta se llene, mi celular empieza a vibrar y lo lanzo hacia el piso antes de ver la pantalla. Observo el agua e introduzco mi mano para asegurarme de que está lo suficientemente tibia como para permanecer ahí un buen rato y no se enfríe demasiado.
Me saco la ropa y entro al agua sin mojar mis brazos lo cual me permite seguir fumando. Me siento un tanto de la mierda, no voy a negarlo, pero no me siento tan mal como creí que lo haría. Louis es un idiota cuando se lo propone y bueno, yo tampoco puedo evitar serlo.

Me llevo mi quinto cigarrillo a los labios, el sonido que proviene de la puerta llama una vez más mi atención, mi celular está chocando con ésta y cuando vibra provoca un sonido bastante molesto. No quiero levantarme, estoy en paz por un momento durante mi agitado y extraño día. Como quisiera que terminara de una buena vez.
Mi celular empieza a vibrar una vez más, no tengo la cuenta exacta pero fácil van más de diecinueve llamadas perdidas, tampoco es como si fuera a levantarme todavía. Al menos no hasta que termine el cigarro que acabo de empezar.

Observo la pantalla del teléfono iluminarse una y otra vez, bien, iré por él. Pero sólo porque el ruido que provoca de verdad me tiene enfadada. Me levanto y me estiro lo más que puedo hasta alcanzarlo, a continuación vuelvo a sentarme dejando los brazos fuera. Tengo siente llamadas de Aaron, Louis me llamó cinco veces, Sussane seis, Tati tres, Lens cuatro, incluso Marley me ha marcado tres veces y mi mujer nueve.
Antes de que pueda regresar cualquier llamada la pantalla se ilumina y el rostro de Boriska aparece en la misma. Frunzo el entrecejo y tomo una bocanada de aire antes de responder.

- ¿Qué onda? – digo una vez que he acercado el aparato a mi oído.
- ¿Dónde estás, mensa? – su tono de voz suena un tanto molesto – Llevamos marcándote desde hace más de dos horas, ¿por qué mierda no respondes?
- Estaba ocupada – me encojo de hombros.
- ¿Haciendo qué? – apuesto a que ha revoleado los ojos.
- Cosas – me recargo sobre mi brazo izquierdo.
- Cosas… ¿Al menos ya estás lista? –rebusco en mis recuerdos el para qué debo estar lista – Tatianne hizo reservaciones en Rouge.
- ¡Mierda! – me bofeteo mentalmente.
- ¡No me digas que no lo recordabas, Vitoria! – se queja.
-  ¡Lo siento! Tuve un día de mierda – me encojo de hombros – De verdad no tengo ánimos para ir.
- Ya habíamos quedado, estúpida – tomo un cigarro más.
- Ni siquiera tengo qué ponerme – me excuso.
- Llegaré a tu casa en media hora – Boriska sabe cómo joder el día – Dúchate y nos vemos en un momento.

Tranca la llamada, dejo mi teléfono celular lejos del agua y termino lo que queda del cigarrillo con dos fumadas, a continuación me hundo dentro del agua hasta que mis pulmones me permiten y después procedo a ducharme como una persona normal.

Salgo con mi bata de baño y me dirijo hacia uno de los cajones para vestirme con ropa interior antes de que la loca entre y me obligue a quedar totalmente desnuda para comenzar a vestirme. Me pongo un bóxer y un brasier ambos color negro, después vuelvo a enredarme en la bata, quito el seguro de la puerta y acto seguido me tiro sobre mi cama.

Puedo escuchar cuando Boris toca el timbre, la recibe mi madre y llega hasta mi habitación en menos de un minuto.

- ¡Vamos! – palmea mi trasero – Se nos hará tarde.
- ¡No quiero ir! – escondo mi rostro en la colcha.
- Te sentirás mejor si pasas un buen rato con tus amigas – se sienta a mi lado.
- No lo creo – niego.
- Bueno, si no te sientes mejor al menos se te olvida con el alcohol – la observo de mala gana – ¡Anda! – sonríe y después se sube encima de mí.
- ¡Pesas una tonelada! – me quejo moviéndome bruscamente hasta que la loca se levanta riendo – No tengo qué ponerme de todos modos.
- ¡Ay sí! Cómo no – se gira sobre sus talones – A ver.
- No tengo nada bonito – me siento y la observo desde mi cama.
- Si no encuentro nada lindo yo te presto algo – hasta ahora es que noto su maquillaje, sus ojos llevan un ahumado café resaltando el azul zafiro de su iris. Abre la puerta del closet y empieza a buscar – No jodas, tienes un montón de ropa aún con etiqueta.
- No ha llegado un momento especial para usarlo – me excuso encogiéndome de hombros.
- Y por eso te vistes como vagabundo a diario, ¿no? – resoplo y me vuelvo a recostar – ¡Esto!

Me levanto nuevamente para observar lo que la chica ha elegido para mí; se trata de un vestido bastante corto y unos tacones color plata. Se encamina hacia la otra puerta y de ahí saca una de mis mochilas, mete el vestido, los tacones y una chaqueta de piel, a continuación vuelve a entrar y sale nuevamente.

- Ponte esto – me lanza unos jeans, una playera y una sudadera hoodie – Apúrate que Tatianne nos está esperando abajo.
- ¡Pero no quiero ir! – me quejo una vez más.
- ¡Ya vístete!  Iré a despedirme de tu mamá.

Se lleva la mochila al hombro y sale de mi habitación, seguramente a decirle a July que dormiré en su casa, pataleo un instante sacando cualquier rastro de frustración, tristeza y enojo de mí. Que se joda el mundo, me iré de fiesta.

En un minuto ya estoy vestida, me coloco los tenis y corro por dinero, mi celular y un cepillo de dientes.

A continuación salgo, me despido de July y me voy corriendo del departamento tomada de la mano de mi castaña amiga.

- Estás loca si crees que no irás con nosotras – sonríe con malicia.
- Me peleé con Louis muy feo – suelto observando los botones del ascensor.
- Lo sé, se lo contó a Suss y ella a mí – la miro con expresión de pocos amigos.
- Seguro ya hasta el panadero del local que frecuentas lo sabe, ¿no? – inquiero con sarcasmo.
- Boba – las puertas se abren y ella me jala – Ignora a ese pedazo de idiota, no dejes que te arruine la noche. Ya tendrán mucho tiempo para arreglar las cosas.

En cierta parte tiene razón, pero no sabe toda la historia y apuesto a que Louis no les ha contado sobre mi incidente con Styles. El chico es un chismoso y metiche de primera pero sabe cuándo es el momento de callar, además, eso es algo que me corresponde contar a mí.

- Se tardaron demasiado – dice Tati una vez que estamos subiendo al auto – De haber sabido hubiese saludado a tu mamá.
- Descuida, puedes saludarla en cualquier otra ocasión.

Esas fueron mis últimas palabras hasta llegar a la casa de Marley. Una vez ahí nos bajamos, tomo mi mochila y caminamos hacia la entrada. Boris abre la puerta sin necesidad de usar una llave, entramos y caminamos hacia la habitación de la loca, ahí Suss está maquillándose y Lencie peinándose. Coloco mi mochila sobre la cama de Marley y me acerco hacia la pelirroja y la castaña quien me da un pequeño abrazo, le sonrío y después sigo a Boris quien me jala a una de las sillas frente al enorme tocador de la loca.

- Te voy a maquillar – camina hacia mi mochila y de ahí saca los maquillajes que cualquier chica debe tener, como la base, corrector, polvo compacto, etc.

Antes de empezar a volver a ser yo misma suspiro con pesadez y dejo de lado toda la mierda que pasó hoy. Es increíble que a una chica como Boris le guste maquillar, la observo morderse el labio mientras me coloca labial.

- Yo puedo ayudarte a peinarte – ahora Tati con su amabilidad de siempre.
- Gracias, rubia – se me viene a la cabeza cuando la saqué a colación en mi pelea con Louis y un sentimiento de culpa me atraviesa, no puedo decirle nada y me siento entre la espada y la pared.

Aproximadamente hora y media después estamos listas, termino de abrochar la correa de mi zapato y observo a mis chicas. Tanto Boris como Tati visten un vestido romper, sin embargo el primero es oscuro y el segundo es claro, Lencie un mini vestido color rojo, Susanne por su parte, lleva un vestido en lentejuelas verde y Marley un vestido de hombros descubiertos color amarillo, el mío en esta ocasión es color lila con aberturas debajo de las costillas.

- Pareces una piña – me burlo de Marley, Suss y Boris me secundan.
- Sin embargo, mi querida Julieta – hace una pose colocando ambas manos en su cintura – Me veo condenadamente sexy.

Reímos a carcajadas y después salimos, entramos al auto de Marley y ésta maneja hasta el estacionamiento del restaurante. Bajamos y caminamos hacia la entrada donde el host nos indica nuestros asientos.
Desde que llegué me siento más incómoda de lo común, es un lugar bello, hay que admitirlo, pero simplemente no es nuestro estilo.

- ¿Está todo bien? – pregunta la rubia notando la incomodidad de la mayoría ahí.
- Demasiado lujo – dice Boris encogiéndose de hombros.
- En serio, ya basta de frecuentar lugares de mala muerte – dice Suss revoleando los ojos.
- Podemos cenar y buscar un lugar más divertido – propone y antes de que pudiéramos decir algo continúa hablando – Este lugar es demasiado… estirado.
- Jamás creí que fueras a decir algo así – Tati de verdad es divertida.
- Apresurémonos entonces – sugiere Susanne mientras uno de los meseros está entregándonos los menús.

Lo observo un instante, decido lo que cenaré en menos de cinco minutos. Ravioles rellenos de carne con guarnición de verduras salteadas en mantequilla. Además, pedimos dos botellas de vino.
Tardaron más en preparar la comida que nosotras en comerla, tomamos las respectivas fotografías, claro. Servimos la última copa de vino para cada quien y brindamos por nosotras mismas antes de beber el contenido de un sorbo, tal cual lo haría una verdadera dama.

- ¡Vamos! – apresura Boris subiendo al auto – Sé el lugar perfecto.
- Bien, me vas guiando – ahora Marley.

Me subo apresuradamente y me siento entre Lencie y Suss, adelante va Boris de copiloto, Marley manejando y Tatianne está a un lado de Lencie.
La loca maneja por aproximadamente diez minutos hasta llegar a un bar decente y no de “mala muerte”.

- ¡Tiene billar! – Tati festeja dando unos cuantos brinquitos.

Corremos como nenas pequeñas hasta cruzar la puerta de entrada.

- Queremos apartar una mesa de billar por favor – Tati paga con su tarjeta de crédito al barman y continúa hablando – Y dos cubetas de cerveza.

El hombre nos echa un vistazo como si se preguntase qué hace un montón de chiquillas bien vestidas en ese lugar.

- Necesito que me muestren sus identificaciones por favor – Tati voltea y estira la mano, al instante se las entregamos.
- Aquí – las muestra al chico, él las observa un momento y su mirada viaja hacia nosotras, después simplemente asiente.
- Pueden ocupar la cuatro, en un momento les llevo sus bebidas.

Caminamos hacia la mesa de billar número cuatro y el barman llega tres minutos después sosteniendo cuatro tacos de billar, las bolas y el triángulo, o diamante, de madera para acomodar las bolas. Los deja sobre la mesa y después vuelve a irse para regresar con dos cubetas de cervezas y colocarlas sobre la mesa donde Lencie y Marley han tomado lugar.

- ¿No quieren jugar? – pregunto observándolas, Lencie ha tomado asiento.
- No, yo sólo quiero beber – Marley destapa una cerveza y se la lleva a la boca.
- Yo no sé jugar, le haré compañía a Marley, jueguen ustedes – se sienta y deja su bolso en uno de los bancos.
- ¡Yo sí quiero jugar! – la rubia levanta la mano.
- Bien, Tati, tú harás equipo conmigo – Suss toma un taco y nos apunta a Boriska y a mí – Ustedes dos harán otro equipo.
- Genial – Boris se quita el abrigo e imito su acción – Prepárense para perder.

Y básicamente sucede todo lo contrario; Tatianne es bastante buena para jugar billar y ambas, ella y Susanne están pateando nuestros traseros.

- ¡Eso! – festeja chocando los cinco con Tati y bebiendo un gran trago de cerveza, la rubia hace lo mismo – ¡El equipo heterocromía va ganando!
- ¡Vamos, equipo ojiazul! – Marley nos anima desde la mesa.

Observo a Boris, la chica suelta una carcajada y antes de volver a comenzar bebemos una cerveza lo suficientemente rápido como para que sea necesario pedir otras dos cubetas.

- ¡Oye! – grita Lencie por encima de la música atrayendo la atención del barman – Otras dos cubetas por favor.

El chico asiente y después llegan otras dos cubetas, ahora Marley es quien paga. De veras que a estas chicas no les importa gastarse una fortuna en tanto sea alcohol o comida.

Este juego quedamos empate, Tati festeja por ambas.

- ¡Quiero la revancha! – Boriska se ve bastante entusiasmada.
- Oigan – una voz masculina detrás de nosotras llama nuestra atención – ¿Les gustaría jugar con nosotros?

Es un grupo de ocho universitarios mayores que nosotras, les calculo entre veintiséis y veintinueve años de edad.

- ¿Qué proponen? – Marley la bocona es la primera en hablar.
- El que gane paga las bebidas – al instante observo a Boris y asentimos para nosotras.
- Hecho – ahora Tati.
- Pero deben jugar todas – ahora interviene otro – Cada tiro debe hacerlo una persona diferente.

Nos reunimos en bolita antes de aceptar el trato.

- Yo no sé jugar billar – dice Lencie sin soltar la botella de cerveza.
- No hay problema – se apresura a calmarla Susanne – Cuando sea tu turno te explicamos cómo debes hacerlo. Al menos sabes tomar el taco, ¿no? – la pelirroja asiente – Bien, eso es más que suficiente.
- ¿Entonces qué? – interviene Marley – Ya nos están mirando raro.
- Sí pues – deshacemos nuestra mini reunión – Aceptamos el trato.

Supongo que los universitarios simplemente estaban alardeando porque son realmente malos para esto, tan sólo uno sabe jugar pero los demás están incluso por debajo del nivel de Lencie quien no para de repetir que juega mal.
Es divertido obtener bebidas gratis. Confiaré en el barman que no les ha puesto nada raro.

Empiezo a sentirme menos inhibida, causa del alcohol, en realidad no sé qué tanto he bebido. Sin embargo puedo resistir mucho más, observo a las chicas y parecen personas normales, no paran de reír como hienas pero pareciera que aún no están borrachas del todo.

- Iré al baño – anuncio desapareciendo de ahí.

Si no me tomo un momento para ir al sanitario seguro me orino encima, me dirijo hacia el espejo y me observo un instante, me veo linda pero creo que es el efecto del alcohol. Cuando se está borracho de inmediato tus ojos aplican Photoshop a todo lo que ven.

Lavo mis manos, acomodo mi vestimenta y salgo de ahí.

- ¡Ups! Lo siento – tomo el brazo del chico con el que he chocado.
- ¿Vitoria? – Adam abre los ojos como platos.
- ¡Oh!... Hola, Adam – le va armar pedo a Marley.
- ¿Qué haces aquí? – me encojo de hombros – ¡Ven!

Antes de que pueda hacer algo me jala del brazo y me lleva hacia la otra parte del bar, sí, me refiero a la parte donde no estamos jugando animadamente con un montón de universitarios atractivos aunque los gritos alocados de mis amigas pueden alcanzarse a escuchar levemente hasta aquí incluso por encima de la música.
A dos metros de llegar a la mesa, los compañeros de Adam se percatan de mi presencia y abren tremendamente sus ojos, mi mirada viaja hacia Aaron y sonrío.

- ¡Hola! – saludo efusivamente dándome cuenta que el alcohol está actuando por mí. Mi vista se dirige hacia un rubio y un castaño y tengo que enfocar la vista porque creo que mis ojos me engañan.
- ¿Qué? – pregunta Mr. Arrogancia sintiéndose quizás observado.
- ¿De verdad los trajeron aquí? – pregunto burlona observándolos.
- ¿Por qué estás vestida así? – Louis, el celoso oficial levanta la voz.
- ¡Agh! – revoleo los ojos – Ya me voy.
- ¿Estás sola? – ahora pregunta Zayn y sé hacia dónde va todo esto.
- ¿Crees que vendría sola? No seas idiota – ahora interviene Brasil.
- ¿Marley está contigo? – Adam clava su mirada en mí. Me quedo estática ante tantas miradas hacia mí.
- Uhmm… – la música se apaga un segundo.
- ¡Ganamos! – justo como si el chico hubiese invocado la escandalosa voz de su loca novia, ella grita muy fuerte precisamente cuando la música ha parado.

Seguido de su grito los demás empiezan a gritar como si de verdad la estuviesen pasando bien. Adam me echa un vistazo antes de tomar mi muñeca y encaminarme seguido de los demás chismosos hacia donde las chicas se encuentran. Me siento como una nena que está a punto de ser regañada.

Cuando mis amigas se percatan de la presencia de los demás el ambiente se tensa de inmediato, Adam expira energía de odio. Incluso puedo ver a Aaron fruncir el entrecejo.
¿Por qué precisamente en este instante tienen que estar tan cerca de ellos? Cuando me fui estaban de un lado y ellos del otro, como si una barrera estuviese en medio. Observo a un rubio posar la mano en la cintura de Boris pero ella lo aleja de inmediato, y a un rubio detrás de Lencie mostrándole cómo se juega al billar, aunque ella debería ser quien le enseñe porque es pésimo.

Resoplo ante lo que sé qué va a suceder.

El primero en actuar es Horan, camina hasta Lencie, empuja al moreno y la jala en dirección de la puerta seguido del chico. Zayn es el siguiente, toma al rubio que tocaba a Boris de la camisa y lo arrastra hacia afuera seguido de la chica, de inmediato los demás hacen lo mismo, observo a Aaron salir y me encamino hacia su dirección para que no haga algo estúpido justo como lo harán los demás.

- ¡Aaron! – lo llamo pero no voltea.
- ¡Mierda! – Suss corre en dirección de unos que ya se están agarrando a los golpes.
- ¡No! – ahora Tati intenta detener a Louis pero él está más que loquito.

Y de un segundo a otro, se ha armado la guerra. Entiendo al señor conejo y a Zayn pero no entiendo por qué los demás pelean.

- ¡No te metas, Aaron! – lo jalo.
- Sólo quiero separarlos – me mira con preocupación – ¿Qué pasa? ¿Por qué se pelean?

Observo la escena y ahora son incluso más, el mundo está más que loco estos días. Un rubio empuja a Aaron sin razón alguna, me meto entre ambos para que no peleen pero de un empujón me hace caer al piso y Aaron responde a su acción con un puñetazo en su nariz.

- ¡Basta! – pido antes de ser levantada.
- ¿Estás bien? – claro, él tenía que estar aquí, ¿no? Niego – ¿Qué haces conviviendo con esa basura?
- ¿Qué? – lo empujo.
- Por eso te pasan este tipo de cosas, Vitoria – levanta la voz – Deja de comportarte como una niña y aprende a convivir con gente que te haga mejorar.
- ¿Y crees que mejoraré con alguien como tú? – lo empujo nuevamente – ¡Deja de seguirme!
- Aprenderías a vivir como una persona normal y no como un perro de la calle – entrecierro los ojos bastante molesta, ni siquiera por él, sino por todo lo que está sucediendo detrás de nosotros, y sin pensarlo bofeteo su estirada mejilla.
- Eso es lo que soy – retrocedo – Y los perros de la calle no convivimos con los estirados.
- ¡No te involucres ahí! – toma mi muñeca con tal fuerza que me quejo.
- ¡Suéltala! – Aaron lo empuja y antes de que pueda decir algo más el ojiverde le lanza un puñetazo en la cara tirándolo al piso.
- Sólo intento protegerte – posa su mano sobre mi hombro.
- ¡No lo hagas! ¡Puedo cuidarme sola!

Louis pasa tranquilamente a mi lado y de un golpe en la cara lo hace caer al piso, cuando se gira me mira molesto y simplemente se va.

- ¡Dios! – ayudo a Aaron a levantarse – ¡Vámonos!

A lo lejos se escuchan las sirenas de los autos de policía, caminamos como podemos hacia los vehículos. Entro al auto de Horan con Aaron a mi lado, ni siquiera sé quién más entra. El rubio maneja mientras maldice una y otra vez, detiene el auto y sale, Aaron y yo imitamos su acción, lo tomo de la mano y lo encamino hacia la banqueta, estamos frente a la casa de Adam. El chico llega en su auto y abre la puerta con su llave, los demás han llegado y entramos hasta la sala.

Toma a Marley del brazo y se la lleva hacia otra habitación, todos estamos ahí sin hablar, tan sólo escuchando la pelea entre ambos.
Observo a las personas ahí dentro, Boris está seria y Zayn permanece a su lado. Lencie habla despacio con Niall y Suss, bueno, ella en realidad está discutiendo con Payne. Todo esto se salió demasiado de control.

- No entiendo porqué debes reaccionar de esa manera – se queja Boriska entre dientes.
- Yo no entiendo por qué me mentiste, dijiste que irías a cenar – se enfrascan en una mini pelea.
- Traje todo lo que vi en la mesa – habla Brasil intentando distraernos y detener la pelea de los salvajes a su lado – Me refiero a sus cosas que dejaron dentro del bar.
- ¡Pues entonces deberíamos terminar!

Los gritos de Marley nos dejan en silencio una vez más.

- No deberíamos escuchar su discusión – Liam se levanta – Me voy, toma tus cosas Suss.
- ¡Estás loco si crees que me iré contigo! – se queja.
- Creo que deberíamos dejarlos solos – ahora es Niall.
- Vámonos, Boriska – el chico se levanta y ella lo sigue sin objetar. Creo que es la primera vez que veo eso.
- Anda Susanne – la ayuda a levantarse pero ella no da señas de que lo seguirá.

Me levanto y camino hacia la cocina, Adam suele guardar medicinas aquí, seguramente tendrá algo para curar las heridas de Aaron. Enciendo la luz y abro uno de los cajones. ¡Bingo! Algodón y agua oxigenada, los coloco sobre la barra y busco algún analgésico potente. Me giro para ir en busca del chico y Louis se encuentra ahí.

- Lo siento – se acerca.
- También yo… – me encojo de hombros.
- Por todo... – me abraza – Yo te orillé a Kai, pero te protegeré de ahora en adelante. Eres como mi hermanita.
- Ridículo – me burlo de su comportamiento sensible y el chico me abraza con más fuerza.
- Deberíamos irnos – se aleja un poco de mí – Tú y Tati pueden dormir en mi departamento.
- ¿Qué hay de Aaron? – echo un vistazo a la sala.
- También puede dormir ahí. Apresúrate.

Busco una botella pequeña de agua en el refrigerador de Adam y vacío el contenido en un vaso, después relleno la botella con suficiente agua oxigenada como de algodón para curar las heridas de Aaron y los raspones de Tatianne. También me llevo algunas pastillas para el dolor en caso de que Louis no tenga. Camino hasta la sala y busco mi bolsa, es la última, ahí ya sólo se encuentran Tatianne, Aaron y Louis.

Louis toma a Tati de la mano y la encamina hacia la puerta, imito su acción y tomo la mano de Aaron para salir de ahí; Marley y Adam necesitan tiempo para hablar a solas.

- ¿Puedes manejar? – pregunta el castaño a Aaron y éste asiente, a continuación Louis le lanza las llaves de su auto. No tengo idea de quién lo haya traído hasta acá puesto que Louis viene en el suyo.

Abre la puerta del copiloto y entro. Toma el lugar del piloto, enciende el motor del auto y maneja en silencio hasta el departamento de Louis. Bajamos del auto y seguimos al castaño y a Tati hasta entrar. Aaron se sienta sobre uno de los sillones tomando su mejilla.

- ¿Tienes botiquín, Louis? – pregunta la rubia.
- En el baño – señala con el dedo índice y después entra a su habitación.
- ¿Te duele mucho? – el ojiazul me mira obvio y me siento estúpida por haber preguntado.
- ¿Quieres que te deje algo, Vita? – aparece nuevamente Tati con algunos frascos y una bolsa de algodón.
- Un poco de alcohol por favor –la chica deja una botellita y después va hacia la habitación de Louis.

Aaron mantiene los ojos cerrados seguramente por el dolor de sus heridas, humedezco una bolita del algodón con agua oxigenada y tomo la mano del castaño para empezar a limpiar los restos de sangre de su rostro. Doy toquecitos sobre su pómulo hinchado, producto del golpe que le dio el rubio.

- Duele – se queja sin dejar de observarme.
- Lo sé, lo siento.

Prosigo ahora con la otra herida causada por Styles; su labio inferior roto. Trago saliva antes de comenzar, doy dos toquecitos antes de Aaron tome mi muñeca.

- ¿Qué sucede con Styles? – oh oh.
- Nada – me apresuro a responder – Cree que por ser pareja en la obra ya es mi amigo.
- ¿Y lo es? – levanta la ceja.
- No – me encojo de hombros.

El chico asiente y me suelta, larga un suspiro desviando la mirada hacia sus manos. Lo observo unos segundos y poso mi mano en su mejilla que no está lastimada, vuelve a mirarme y lo atraigo hacia mí, me acerco dejo un corto beso en sus labios para no lastimarlo.

- ¿Qué…?  – me mira confundido.
- Odio ser la razón de una de tus heridas – así es, me siento culpable.
- No lo sientas – niega. Responde mi beso de la misma forma – Valió la pena.

Pienso que es un tonto, pero es un tonto bastante tierno. El chico toma mi mejilla y me observa un instante.

- ¿Todo bien? – aparece Louis en la sala y de inmediato finjo que estoy curando al rizado.
- Sí – responde Aaron burlándose de mí.
- Traje ropa para dormir – la coloca sobre la mesita de centro – Puedes dormir con Tatianne en ese cuarto – señala – Y tú conmigo, Aaron. Vitoria, no se te ocurra hacerle algo a Tati.
- No se te ocurra hacerle algo pervertido a Aaron – advierto.
- No prometo nada – levanta las cejas repetidas veces en dirección del castaño y después se va.
- ¡Qué miedo! – suelta una risita – Dame eso – toma una bolita de algodón húmeda – Hay que limpiar esas heridas.

Empieza a dar toquecitos en mis rodillas raspadas y lo único que puedo hacer es sonreír como boba. A pesar de que fue un día de mierda no está terminando tan mal.





✙✙✙






Llegamos hace media hora y la tensión se nota a leguas, sé que es debido a lo que sucedió ayer pero esto está bastante tenso. Marley ni siquiera quiso venir, puso como excusa el permiso por no haber llegado a dormir.
Adam está ahí sentado mirando su celular con expresión de pocos amigos, Lens está bostezando, parece un león. En cambio Boris, tiene sus ojos azules clavados en la nada.

- Esta situación está muy jodida – Brasil murmura junto a mí.
- ¿Dónde está Louis? – pregunta Suss con el mismo tono.
- Está abajo con Zayn – el chico se recarga en la pared.
- ¿Qué vamos a hacer? – pregunta.
- No tengo idea – la observo un instante – ¿Tú estás bien?
- ¿Por qué la pregunta? – se encoge de hombros.
- Hazte la tonta – entrecierro los ojos – Tú bien sabes el porqué de la pregunta.
- No, la verdad no sé a qué te refieres – rasca su barbilla.
- Sí, cómo no – frunzo el entrecejo – Me refiero a Payne, te fuiste con él. ¿Te lo cogiste?
- ¡Vita! – abre la boca y a continuación cubre con ambas manos la mía – Como eres imprudente. ¿Crees acaso que estoy loca? – asiento aún con sus manos cubriendo mi boca – Deja de ser una metiche, niña. Te quejas de que Louis es la mismísima vieja verdulera y tú eres igual.
- ¡Oye! – reclamo una vez que he quitado sus manos de mi boca, al instante mi celular empieza a sonar – Debo contestar, ¿cuánto falta para la pelea?
- Ay no sé – se recarga en la pared – Supongo que cuando se les dé la gana
- Bien.

Salgo de ahí un momento para atender la llamada.

- ¿Hola? – observo el cielo que se ha tornado obscuro.
- Hola, Vita – saluda Aaron del otro lado.
- ¿Qué sucede? – empiezo a caminar lentamente – ¿Por qué no has llegado?
- Bueno… – lo escucho tomar una bocanada de aire – Al parecer estoy castigado…
- ¿Ah? – giro por detrás de un edificio abandonado.
- Sí, soy un adulto y estoy castigado – el tono de su voz suena molesto.
- ¿Por qué? – me atrevo a preguntar a pesar de que sé la respuesta.
- Creo que los golpes en mi rostro ayudaron a dar el veredicto – dice sarcástico.
- Está bien, Aaron – me encojo de hombros.
- ¡No está bien! – levanta un poco la voz – De verdad quería verte.
- Descuida – oh sí, es decepción el sentimiento que me recorre – Podrá ser en otra ocasión.
- En verdad lo siento – pateo una piedra que yace en el piso.
- Ya te dije que no pasa nada – vuelvo a encogerme incluso más de hombros – Nos vemos luego.

Tranco la llamada y de inmediato rebusco en mi bolsa la cajetilla de cigarros y mi encendedor. Continúo avanzando de paso por paso mientras me coloco un cigarrillo en los labios y lo enciendo llenando mis pulmones de humo al instante, posiblemente sea sólo un placebo para calmar el estrés. pero hace su trabajo de placebo a la perfección.

Camino otros diez pasos más con la mirada sobre el piso, sólo la luna alumbra el lugar de manera asombrosa y aterradora al mismo tiempo. Inhalo una vez más y suelto el humo lentamente.

- Vaya, toda una dama – ni siquiera volteo a ver al dueño de esa voz – Las mujeres de verdad no fuman.

Le hecho un rápido vistazo y a continuación regreso la mirada, inhalo nuevamente y esta vez retengo un poco más de tiempo el humo para soltarlo más lento. Lo observo nuevamente y me burlo de su rostro; tiene un hematoma bastante morado en su pómulo derecho… Gracias Louis.

- ¿Qué sabes tú de mujeres de verdad? – digo más para mí misma que para él.
- Contaminas al ecosistema.

Suelto una risa burlona antes de dar la última calada al cigarro, a continuación lo tiro al suelo y mientras suelto el humo lo piso para que se apague. Me agacho para tomar la colilla y me encamino hacia donde Harry se encuentra recargado, a unos dos metros de él hay un bote de basura.
Lanzo la colilla de cigarro dentro del bote y me encamino hasta quedar a menos de medio metro de él.

- Ya está en su lugar, señor ecologista – me giro y no doy ni tres pasos cuando regreso y lo veo de un poco más cerca – Y por cierto… soy más mujer que cualquier estirada que te hayas pasado por los pantalones.

Dicho esto sigo mi camino en dirección de donde vine, seguro la pelea ya había comenzado y a pesar de la energía pesada que emana de Adam, prefiero estar allá que frente al ricachón estirado de Styles.



Última edición por Rumplestiltskin. el Lun 30 Abr 2018, 5:30 am, editado 2 veces

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Hades. el Mar 24 Abr 2018, 1:06 am

Holiscrayolis.
Por fin después de veinte trillones de años, aquí está mi capítulo. Espero que de verdad les guste y se entretengan al menos un rato leyendo.
También espero que lean esto antes que los capítulos, de cualquier modo les avisaré, morras.
Bueh, los nombres de las chicas que están en colores en la última parte son links, ábranlos mientras vayan leyendo. Tuve tiempo libre y dejé volar(?) mi imaginación(?)...
No tengo idea de quién siga, pero sigue(?)
Hasta la próxima, amigos(?)

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por PrincessArleneSplinter el Mar 24 Abr 2018, 1:58 pm

Vaya que capitulo mas genial he leído espero que sigas pronto esta muy interesante tu historia
Saludos
avatar


Ver perfil de usuario http://princesscadencetlkzarafina.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Stark. el Sáb 28 Abr 2018, 3:52 am

Holi bebuu :
aquí ando yo para hacerte el comentario, bebe espero que quede bonito asi te gusta, sino perdón  
pd: no leí nada hasta ahora para comentarte bien como se debe  

Alcanzo a divisar el local de discos a una cuadra, espero a que el semáforo cambie de rojo a verde y sigo mi camino hasta entrar abruptamente a la tienda. Intento recuperar el aliento sin dejar de observar a cierta persona en una de las esquinas del local. Tiene puestos los enormes audífonos mientras observa la portada de un CD entre sus manos.
- ¡Ya entra!
Alguien detrás de mí me empuja obligándome, aún con la respiración entrecortada y ya dentro del local lo observo de mala gana; él se limita a sonreír y encaminarse hacia los pasillos en busca de un disco, o simplemente a perder tiempo.
Ya empezamos con problemas porque la verdad es que no sé de quien esta hablando, aunque creo que es Harry así que mejor sigo leyendo para averiguarlo(?

- Ya estoy bien – tose unas cuantas veces más y después respira hondo – Gracias, Vi.
- No es nada – me encojo de hombros.
- Perdón, es que estaba viendo un meme

Tipico, atragantarse por ver un meme por cierto, creo que no comente que me encanta que Vita trabaje en una disqueria, es el sueño de todo aquel que le fascina la música Yo no podria trabajar porque gastaria el sueldo en los cds así que (?  

- Quiero este por favor, Julieta – suelto un suspiro cansado.
- ¡Deja de llamarme así! – arrebato el disco entre sus manos y checo el precio.
A mi me gusta que la llame Julieta y a sus pretendientes Romeo Louis es oro jodiendo a Vito pareciera que la quiere sacar de quicio. Y Cuando le dice que se le junto el ganado   tiene razón, a la pobre se le juntaron los dos pretendientes y ahora que hará? jujuju
No me acordaba que Aaron tuviera el cabello rizado  :posmecallo: pero definitivamente es un fetiche de la pobre de Vitoria, eso es seguro  

- ¡No! Espera, Louis, no te vayas – imploro.
- ¿Por qué? – levanta una ceja simulando no saber.
- Te quiero mucho, amigo – tomo su mano y lo jalo en mi dirección.
- Sí, claro – intenta deshacer mi agarre – Sabes que normalmente ignoro mis responsabilidades y me quedo contigo, pero de verdad, no puedo dejar pasar lo que debo hacer hoy.
- ¿Qué vas a hacer? – agarro su mano con fuerza nuevamente – Yo te ayudo.
- Estás rara, Julieta – se suelta de mí – Suerte con los Romeos.

Ay lo amo     dejandola a su suerte y vita diciendole que lo quiere y queriendo ir con él para ayudarlo cuando esta trabajando. Como queria hacerle? escaparse del trabajo?

Se nota que Aaron gusta de Vitoria y ella de él, y van a tener una cita cuando sea , pero van a tenerla lo que estoy intrigada es donde queda Harry con todo esto. Pobre mi bebe, acosando a Vitoria se lleva la sorpresa de que a ella ya le gusta otro    

Sin más sale del lugar, lo observo hasta perderlo de vista. Eso fue demasiado extraño, Harold acostumbra a acosarme educadamente pero ahora ni siquiera me dirigió la mirada. Estoy sospechando que quizás fue por Aaron pero suena tan estúpido incluso en mis pensamientos.  

Es mas real de lo que crees, nena, mucho mas real    

- ¡No puedo! Mis piernas son delgaditas – me quejo como nenita provocando la risa de Tatianne.
- Tati tiene hilos en lugar de piernas y lo hace muy bien – Boris la señala.
- ¡Oye! – la rubia borra la sonrisa y se cruza de brazos.

El bullying entre ellas es oro no me canso. Amo las relaciones de nuestras chicas me encanta como conectan y lo facil que resulta utilizar los personajes
Loanna igual es una gran profe, la alento a Vitoria hasta que lo logro y bravo, nena, estas mejorando  
Sigan bailando pooldance bebes!  

- Louis me dijo que ayer tuviste algunos “percances” en tu trabajo – Suss interviene, hace las comillas en el aire y después continúa secándose el cabello con una toalla.
- ¡Ay Dios! – sobo mis sienes – Louis es un maldito chismoso – lanzó mi toalla al piso con fastidio.

Jajajaja ese louis es la vieja chismosa del barrio, sobre todo porque siempre le va a suss con todo el chisme que recibe. Algún día lo van a agarrar y moler a golpes por ello

- Lo dices porque no quieres que te pregunte nada del por qué Zayn y tú llegaron juntos, ¿verdad? – la chica para en seco y niega con fuerza antes de responder con palabras.
- ¡No! – levanto la ceja – No, no, no… bueno sí. ¡Ya! Hemos olvidado todo, ¿vale?

Vita puede ver las intensiones de Boris detrás de su buena accion. Ya se dieron cuenta que algo pasa para llegues todas las mañanas con el morenito, solo cuenta
Cuando van a la clase de Liam, Susanne toda atenta, Boris tratando de no dormir y Vita resignada, ella ya se echo a tomarse la siestita del dia todo gracias a mi nena que se sacrifica por el bien comun (?)

- ¿Puedo ser George? – pregunta Boris con inesperada inocencia en su tono de voz.
- ¡Oye! – me quejo ante una pregunta tan boba y ofensiva a la vez.
- No, en serio, odio a la marrana esa…
Aghh yo también la odio, es tan siniestro el dibujito que me da miedito

- ¿Qué trabajo? – intervengo con nerviosismo.
- Fue exclusivo para Susanne – sinónimo para “Cállese y no se meta en nuestra charla” – Susanne, sólo tomará cinco minutos.

Vaya manera de acosar a su estudiante, dandole mas trabajos   al menos si fuera como harry y vaya a la tienda donde trabaja Suss para comprar ropa (?) Me mato eso de callase y no se meta es tan liam

- Es extraño, ¿no? – pregunto más para mí misma.
- A lo mejor se la quiere coger – dice sin tacto – No creo que Suss caiga, no es tan tonta.

Cierto cierto   pero no sé si Suss no caiga... no se sabe ........  

Y esa Boris no quiere que nadie se entere que se fue a vivir con Zayn, ni siquiera Lencie   pero no van a poder ocultarlo mucho tiempo, en algun momento se sabra y las chicas la van a linchar por no contarlo antes  

- ¿A dónde fue? – su notable interés me hace sentir sospecha respecto a ambos.
- Fue a buscar a alguien con un cuerpo hermoso junto a Lencie para disfrutar esta noche – Marley hace reír a su novio, Zayn, en cambio, le da una épica expresión de pocos amigos, sin embargo, un rubio empieza a toser con fuerza detrás del moreno.
- Lo siento – puede decir entre sus tosidos, en un momento logra recuperar la compostura y se toma el pecho antes de hablar – No quise escuchar su conversación pero, me pregunto si Zayn y Louis podrían ayudarme con mi coche.

JAJAJAJAAJ me mato cuando Marley les hizo el chiste y encima el profe las escucho él no queria ser metiche pero bueno (?) la pobre de Marley con una verguenza, pero eso le paso por joder a Zayn sin fijarse quien venia   pero, por otro lado, el señor conejo escucho    

Asiento, el chico imita mi acción y acto seguido toma mi mano. Yo, como la tonta que he sido últimamente, me limito a observarlo a los ojos, él ojiazul se acerca hacia mí y me da un suave beso en la mejilla, después sonríe y mientras va retrocediendo suelta lentamente mi mano. Una vez que la ha soltado se despide con la mano y corre en dirección del aula de su próxima clase. ¡Cielos! Creo que me estoy enamorando, weón.

Yo no quiero, pero Aaron hace que lo ame es tan tierno y lindo con Vita que se nota que ella realmente le gusta y AYYYYYY ya quiero que llegue la noche de la pelea

- Hola – saluda el profesor Horan con una sonrisa, a continuación su mirada se fija en Lencie – ¿Hoy llevamos el estilo del Joker?

- Adiós, señor conejo – me giro a despedirme de Niall, él responde agitando su mano con una expresión épica de confusión.
- ¡Eres un fastidio! – la pelirroja nos jala fuera de la visa del rubio – Jamás se te ocurra hacer algo así por favor – cubre su rostro con ambas manos.

Ellas enserio no pueden estar sin hacerse bullying y las amo por eso      Yo quiero que cata vuelva a escribir en la nc para saber que mas seguira entre Jessica Rabbit y el señor conejo    

Romeo Montesco………………………………………………………………………………………….. Harold Styles

¡Mierda! Mierda, mierda, mierda… ¡MIERDA!

Y vaya que mierda que le haya tocado Styles de Romeo, eso es el destino, mi querida Julieta

No puedo evitar echar un vistazo hacia la mesa donde se sientan los adinerados y sorprendo a Styles mirándome, quizás ni siquiera me mira a mí pero su mirada está fija en nuestra dirección. Una vez que se da cuenta que lo observo aleja la mirada lentamente, sin siquiera importarle que lo he visto… raro.

No sé que pasa pero eso es importante Todo se debe a Aaron, yo lo sé, por eso anda de onfendido con Vita,  

- ¡Eh! ¿qué tenemos por aquí? – oh no, ahí viene Marley la chismosa – Amor, hay otra parejita – sus gritos suenan tan fuerte que creo que mis témpanos explotarán.
- Pareces más emocionada tú, amor – Adam ríe y a continuación besa la mejilla de su novia.
- ¡El amor, el amor! – Boris canta desafinada mientras finge tocar una guitarra.
- Ya basta – pide Aaron sentándose, sus mejillas se han tornado color rojo y supongo que las mías nuevamente son rojizas.

Quien se junte con estos que se vaya olvidando de tener un almuerzo normal porque son expertos para andar jodiendose entre ellos y como no cuando se acerca una nueva parejita entre Vitoria y Aaron enserio me esta gustando, haces que le sea infiel a Harry    

- No permiten alimento en la biblioteca – le advierto.
- Me importa una mierda, Suss debe comer algo. Zayn, no olvides que debemos ayudar a Horan con su auto – y sin decir más se va, nuestras miradas se dirigen hacia Tati, excepto los chicos, son demasiado idiotas para entender algo. La chica se encoje de hombros y su expresión es de “¿para qué preguntaba?”.

Ayy esa escena me encanto     es que yo amo a Suss y Louis y todo el rollo de que fueron novios y el primer amor el uno del otro, pero ahora son bffs y quiza con todo lo que Tatti vio de ellos le es poco creible que ya sea historia. Adoro cuando Lou es tan sobreprotector con ella aunque es feo que Tatti se sienta así   QUE SE ACLAREN LAS COSAS POR FAVOR ANTES DE CREAR MAS LIOS  

Es tan tonto que esté pensando en él, creo que en realidad sólo le estoy dando vueltas al tema por la obra y la escena del beso, eso me hace pensar en la fiesta de disfraces y en lo estúpida que fui, ¡cielos! Ahora qué haré.
Observo el reloj colgado sobre la pared, no han pasado ni treinta minutos de que Aaron Wernicke se fue, él me gusta demasiado pero hay algo que me inquieta y ni siquiera sé lo que es.

Es un poco complicada la situacion de Vitoria. Creo que a ella le gusta Aaron, pero de alguna manera se siente atraida hacia harry, ¿cierto? Después de todo, èl es su verdadero romeo aunque eso todavia no esta aclaro y eso(? pero ya, necesito saber que pasara entre este trio amoroso antes que se me caiga el cabello   pasa eso y me pagas la peluca Jennifer  

-¿Qué sucede? – levanto una ceja.
- ¿Qué carajo estás haciendo aquí? – mira hacia ambos lados.
- Aquí trabajo, idiota – lo miro de mala gana – La pregunta aquí es qué haces aquí tú.

Ese Brasil   es obvio que si esta detrás del mostrador es porque trabaja ahí, tontin. Se nota que Cassandra realmente le gusta porque ahora anda buscando regalo para ella.

- Uhmm… – su ceño se frunce al instante en que muerde su labio – ¿Cuál te gusta a ti?
- ¿Ah? – observo los papeles para envolver confundida – No sé, el morado.
- ¿Cuál jamás elegirías en tu vida? – ahora me mira.
- El rojo – lo observo también, no entiendo su juego.
- Entonces que sea rosa – en serio, creo que olvidó tomar sus medicamentos psiquiátricos.
- Bien – lo miro extrañada y tomo el papel para envolver el disco, primero registro el precio en la caja y después coloco el CD sobre el papel.
- ¡Espera! – grita y me hace sobresaltar.
- ¿Qué te sucede, loco? – tomo mi pecho tratando de calmar el latir de mi corazón.
- Es que… no sé si le va a gustar – su expresión de preocupación comienza a fastidiarme – ¿A ti te gustaría este disco?
- Claro – lo observo un instante.
- ¿Ves? A ella no le gustará – se cruza de brazos.
- ¿Por qué el hecho de que me guste a mí quiere decir que a ella no le gustará? – de verdad quiero darle un puñetazo en la cara.
- Porque ella es lo contrario a ti – levanto una ceja.
- Explícate – ahora soy yo quien se cruza de brazos.
- A ella le gusta todo el mundo y todo el mundo la quiere – entrecierro los ojos.
- ¿Estás queriendo decir que el mundo me odia a mí? – piensa unos segundos.
- Sí… – bien, oficialmente me siento ofendida
Cite todo porque realmente AME esta parte      Brasil es oro es un puto con Vita porque elegia todo lo contrario, pero vamos, Vita no es tan mala y es la sexy Julieta que hace pooldance como ninguna, ni siquiera su hippie es tan beia como ella
Al menos Vita esta tratando de ayudarlo aunque el fue un idiota, que le compre el soundtrack de mi pequeño ponny   Vita deberia contarselos a todos por lo feo que la trato y el concepto horrible que tiene de ella

- ¡Bien! – revoleo los ojos – Le gustará este – agito el disco que había elegido desde un principio – Todos aman a The Beatles.
- ¡Genial! – sonríe nuevamente como estúpido.

Nada mas cierto que esto        

- Me alegro – detengo mi paso – Si quieres ve con ellos, puedo llegar al auditorio sola.
- Claro que no – niega – No es ningún problema para mí el acompañarte hasta allá, además, ellos lo entenderán.

Este hombre es un amor. O le paras esto, Jennifer, o me cambio de bando y abandono a Styles, enserio  

- Lo sé – me interrumpe – Victoria Benedicto.
- No, yo…
- Ah, sí – se mueve de manera coqueta – Un placer conocerte blah blah blah, por favor no te acerques mucho a mi Harry, él no está a tu nivel.
- Uhmm…
- ¡No me gusta! – vuelve a interrumpirme – Es sólo que el estatus quo dice que perros y gatos no conviven juntos. Es como si intentaras mezclar agua con vinagre – revuela los ojos.
- Es agua con aceita, tonta – entrecierro los ojos.
Ash pero que odiosa esa Anya hablando pura mierda de la nada, ¿que le pasa? solo celosa porque Vitoria es la puta ama y tiene a sexys bombones como Harry y Aaron atras de ella, osea, sorry not sorry por no poder llegar a su altura  o sea  o sea Mas le vale hacerle caso a las advertencias de Vita porque enserio se va a quedar calva y peor cuando vayan las chicas tras ella   Presiento que será muy molesta en el futuro...

- Soy Harry – la incomodidad es notable en su voz.
Que es eso de presentarse después del besote que compartieron? Estos dos si que les cuesta avanzar y pasar la raya, asi no puedo, Harry, NECESITO QUE ENTRES EN ACCION HOMBRE! No me hagas perder las esperanzas en ti  

- Supongo que tenían cosas que hacer – explica – Adam iba a ver a Marley, los demás no tengo idea de qué iban a hacer.
- Tarea no creo – suelta una ligera carcajada.

Por algo todas andaban ocupadas    

- ¿Eres estúpida o qué? Lo veo observarte con cara de idiota siempre… – lo miro extrañada, él no me habla así. El chico entrecierra los ojos sin dejar de mirarme, siento como si estuviese leyendo hasta mi alma. Niega y a continuación se va.
- ¿Qué mierda?
Y este por qué se enoja si es harry quien la acosa con la mirada?   Osea, queeee?      pero ya, es evidente que a Harry le gusta Vitoria, hasta Louis se dio cuenta y no le gusta nada... y con lo sobreprotector que es se vienen problemas en el futuro  

Lo que sucede es que creí que Payne ni me notaría puesto que sus clases iban más dirigidas hacia Susanne y ni siquiera volteaba a ver otro lado que no fuera en su dirección, entonces, dejé de asistir o simplemente dormía hasta el momento en que lo notó y bueno, ahora necesito puntos extras para poder pasar la materia.

Subestimo al hombre, se lo merece. Sabemos que Liam esta loco y sus clases son severas   ahora no puede cambiarse a otra cosa, tiene que estar en la obra si o si, así que.... AYYY   Ella sufrira ahora, pero luego lo agradeceraaaa  

- ¡Ah! – camino más lento – Liam Payne alias Mr. Arro… – como el diablo siendo invocado, lo topo de frente – w.
- ¿Mr. Arrow? – levanta una ceja con expresión confundida.
- Sí – alejo mi teléfono celular de mi oído – Es como una flecha, ¿sabe? –muevo mis manos simulando lanzar algo con mis dedos – Es preciso
- Me gusta el apodo – toma su barbilla pensándolo – Me alegra saber que será Julieta en la obra.
- Gracias – las palabras salen a la fuerza.
- Apartaré mi lugar enseguida – sonríe e imagino cuernos saliendo de su cabeza.
- Sí…

Casi el profe la cacha hablando mal de él    menos mal que se le ocurrio lo de arrow y a liam le quedo gustando, encima le gusto tanto que va a ir a verla a la obra. Lo que no sabe es que lo hace por su culpa, por que sino no puede aprobar la materia. Ese Liam    

- ¡Ayúdenme! – re aparece Lencie bastante agitada.
- ¿Qué te pasa? – sólo tengo una explicación, ella se ha vuelto más que loca.
- El diablo me sigue – se toma de los cabellos – ¡Krampus me persigue!

Y a continuación se va corriendo como una completa desquiciada, ni siquiera le tomamos más importancia al asunto y continuamos caminando
JAJAJAJ Lencie corriendo por la cafeteria tirandose de los pelos, normal  

- Bueno – se aclara la garganta – Esperábamos re agendar la cita doble – frunzo el entrecejo y él continúa hablando – De verdad queremos salir contigo y Boriska. Harry, dile lo que me dijiste – el chico le da un codazo a Harold y este le lanza una mirada asesina, revolea los ojos y a continuación me observa.
- No – ahora es Cody quien lo mira confundido – Olvídalo, ¿quieres? – se dirige hacia el rubio.
- Pero…
- ¡Basta! – lo interrumpe con bastante enojo. Me quedo paralizada y tan confundida como el rubio frente a mí.
- Me disculpo por eso, ha tenido bastante estrés – se encoge de hombros y se va detrás del ruliento.

AYYYYY Cody trato de hacer de casamentera y Harry se enojo. Si le gusta Vita deberia hacer un movimiento o algo, ya Aaron la tiene media boba, pero aun es tiempo. ¿Entonces? ¿Que pasa? Encima se enoja y se va toda diva  

-
Me encanta…

Debo admitirlo, dibuja bastante bien. Incluso dibujó mis pecas pero, a pesar de que sé que se trata de mí, me cuesta trabajo aceptar que la hermosa chica del dibujo soy yo.

- Igual a mí – sé que no me ha despegado la mirada, regreso mi vista hacia él, ahora está unos cuantos centímetros de mí – Tú me encantas…

QUE SE PARE EL MUNDO POR DIOS. PERDON HARRY, SI ESTAS ENTRANDO EN ACCION Y AYYYYYYY         ME MUERO !
Me encanto   la dibujo con carboncillos y le admitio que gusta de ella. es como       Todavia no me la puedo creer, por fin paso algo

Lo observo sin decir nada, su mirada al instante me hace recordar el baile de máscaras. El castaño se acerca aún más y toma mi mejilla con su mano derecha. Mi corazón empieza a latir con rapidez, incluso más cuando suelta mi mejilla y toma mi mano, entrelaza sus dedos con los míos por unos cuantos segundos y después la lleva a su pecho, su corazón también late con rapidez. Sonríe sin mostrar los dientes y después se acerca hasta rozar sus labios con los míos. Besa suavemente la comisura de mis labios y es cuando un azote de remordimiento me golpea. Me alejo rápidamente de él, observo el dibujo y luego lo miro a él, ni siquiera sé qué decir; me limito a negar.

AY AYY POR DIOS JENNIFER, TE LUCISTE COMO NUNCA EN ESTE PARRAFO       Harry todo amor declarandose y ESTA TONTA SE FUE ASI SIN MAS, SE ESCAPO DE ESE HERMOSO ROMEO     sino lo quiere que me lo dé pero que no me lo trate así  
Spoiler:


- Me refiero a ese tipo de gente, o sea a Harold, a Cody y la bola de zánganos que conviven con ellos – levanta el tono de su voz – No pertenecemos al mundo de esa gente. Es como si lo compararas con la dama y el vagabundo, pero al revés.
- Estás hablando de una película animada… de perros – un nudo comienza a formarse en mi garganta – No tiene nada que ver con la realidad.
- Sólo míralo de esta manera, ¿qué te gusta? ¿coca? – mueve sus manos intentando explicarse.
- ¡No lo hago más! – respondo herida y enojada.
- Bueno, como sea – comienza a exasperarse – Es como si tú consumieses cocaína y él inhalara diamantes en polvo.
- Lo dices como si fuera escoria y él perteneciera al mundo de la nobleza – el castaño se pasa la mano por el cabello con frustración.
- Ay ya – resopla y a continuación me mira fijamente – Sólo no hagas más idioteces, las personas como Harold traen problemas.
- Debiste advertirme también de Kai – el chico me clava la mirada aún más enojado.
- ¡Ni siquiera lo menciones! – toma con fuerza mi brazo y me jala la puerta de su habitación – Para ya con esto, Vitoria.
- Él sí me trajo problemas – una vez que mi boca comienza a hablar, es difícil detenerla – Pero con él estaba bien, ¿no? Porque es escoria como yo.
- ¡Basta! – suelta un puñetazo golpeando la pared a un lado de mí. Mi vista se dirige al buró del castaño, una de las pulseras de oro blanco de la rubia se encuentra ahí.
- Tatianne… sé lo de tu apuesta con Zayn – el castaño abre los ojos como platos – Tampoco tienes permitido juguetear en el mundo de los ricachones, no olvides que también eres escoria como yo.

Cite todo porque no podia no citarlo. Yo entiendo que Louis quiera cuidar a Vitoria porque es su amiga y la super quiere, pero tampoco deberia ser tan prejuicioso cuando se trata de personas con dinero, mucho menos sacar cosas como la coca o hacerla sentir menos, como si fuese una escoria. Si se habia pasado comprar la situacion con la peli de la dama y el vagabundo... este hombre se merece una buena paliza  
Estoy intrigada con ese Kai  qué paso ahí para que la amistad entre ellos se hayan quebrado? Necesito respuestas  
- Estás loca si crees que no irás con nosotras – sonríe con malicia.
- Me peleé con Louis muy feo – suelto observando los botones del ascensor.
- Lo sé, se lo contó a Suss y ella a mí – la miro con expresión de pocos amigos.
- Seguro ya hasta el panadero del local que frecuentas lo sabe, ¿no? – inquiero con sarcasmo.
- Boba – las puertas se abren y ella me jala – Ignora a ese pedazo de idiota, no dejes que te arruine la noche. Ya tendrán mucho tiempo para arreglar las cosas.
Louis chismoso jajajajaja amo que sea tan chisme, pero al menos no conto de lo que paso con Harry. Vita no se tiene que quedar en casa, tiene que salir a rumbear con las nenas y romper la noche a todo dar     menos mal que boris la obligo a salir  Waffle

Aproximadamente hora y media después estamos listas, termino de abrochar la correa de mi zapato y observo a mis chicas. Tanto Boris como Tati visten un vestido romper, sin embargo el primero es oscuro y el segundo es claro, Lencie un mini vestido color rojo, Susanne por su parte, lleva un vestido en lentejuelas verde y Marley un vestido de hombros descubiertos color amarillo, el mío en esta ocasión es color lila con aberturas debajo de las costillas.

Ame la vestimenta de las chicas me encanto me encanto, sobre todo las imagenes y los nombres en ella. Te luciste en ello, bebe Ame el vestido de Suss y con el estilo que se iba. Hoy van a romper corazones, eso es seguro    

El hombre nos echa un vistazo como si se preguntase qué hace un montón de chiquillas bien vestidas en ese lugar.
el hombre no tiene idea de con quienes se cruzo

- Oigan – una voz masculina detrás de nosotras llama nuestra atención – ¿Les gustaría jugar con nosotros?
Es un grupo de ocho universitarios mayores que nosotras, les calculo entre veintiséis y veintinueve años de edad.

Lo ves? Romper corazones es obvio que las nenas van a ganarle, los tipos son malos xd

- ¡Ups! Lo siento – tomo el brazo del chico con el que he chocado.
- ¿Vitoria? – Adam abre los ojos como platos.
- ¡Oh!... Hola, Adam – le va armar pedo a Marley.
- ¿Qué haces aquí? – me encojo de hombros – ¡Ven!
Ay no, las descubrieron   y si, es obvio que vita no va a salir sola sin sus locas, lo peor es que las locas no parecen haberle dicho a sus chicos que iba a salir. En verdad, la unica que tiene el problemon es Marley pero las demás también tendrán su parte


- ¡No te metas, Aaron! – lo jalo.
- Sólo quiero separarlos – me mira con preocupación – ¿Qué pasa? ¿Por qué se pelean?
Este hombre me puede, es muy inocente y mi ser malvada en mi interior quiere corromperlo    

- ¿Estás bien? – claro, él tenía que estar aquí, ¿no? Niego – ¿Qué haces conviviendo con esa basura?
- ¿Qué? – lo empujo.
- Por eso te pasan este tipo de cosas, Vitoria – levanta la voz – Deja de comportarte como una niña y aprende a convivir con gente que te haga mejorar.
- ¿Y crees que mejoraré con alguien como tú? – lo empujo nuevamente – ¡Deja de seguirme!
- Aprenderías a vivir como una persona normal y no como un perro de la calle – entrecierro los ojos bastante molesta, ni siquiera por él, sino por todo lo que está sucediendo detrás de nosotros, y sin pensarlo bofeteo su estirada mejilla.
Este es otro idiota. Es que no se pueden dejar de prejuicios tan estupidos? BASTA O LOS MUELO A GOLPES     Todo lo que iba sumando, lo desecho al instante con sus comentarios de mierda. Ayudame a ayudarte, Harry, no te la sigas mandando  

- Lo siento – se acerca.
- También yo… – me encojo de hombros.
- Por todo... – me abraza – Yo te orillé a Kai, pero te protegeré de ahora en adelante. Eres como mi hermanita.
- Ridículo – me burlo de su comportamiento sensible y el chico me abraza con más fuerza.
- Deberíamos irnos – se aleja un poco de mí – Tú y Tati pueden dormir en mi departamento.
- ¿Qué hay de Aaron? – echo un vistazo a la sala.
- También puede dormir ahí. Apresúrate.
Awww por fin una reconciliación son tan lindos cuando no andan de peleadera. Y UYY, se van a dormir donde louis jujuju, aunque van muchos asi que no sé puede pensar mal como desearia    

El chico asiente y me suelta, larga un suspiro desviando la mirada hacia sus manos. Lo observo unos segundos y poso mi mano en su mejilla que no está lastimada, vuelve a mirarme y lo atraigo hacia mí, me acerco dejo un corto beso en sus labios para no lastimarlo.

- ¿Qué…? – me mira confundido.
- Odio ser la razón de una de tus heridas – así es, me siento culpable.
- No lo sientas – niega. Responde mi beso de la misma forma – Valió la pena.
AYYY MY FEELS! JUEGAS CON ELLOS, DEJA DE JUGAR CON ELLOS O VAS A DESTROZARME     me encantan, simplemente me encantan ya ni se con quien shippear a Vitoria, esto esta bien dificil  

- Traje ropa para dormir – la coloca sobre la mesita de centro – Puedes dormir con Tatianne en ese cuarto – señala – Y tú conmigo, Aaron. Virotia, no se te ocurra hacerle algo a Tati.
- No se te ocurra hacerle algo pervertido a Aaron – advierto.

JAJAJAJAJA Los amo    

- Sí, cómo no – frunzo el entrecejo – Me refiero a Payne, te fuiste con él. ¿Te lo cogiste?
- ¡Vita! – abre la boca y a continuación cubre con ambas manos la mía – Como eres imprudente. ¿Crees acaso que estoy loca? – asiento aún con sus manos cubriendo mi boca – Deja de ser una metiche, niña. Te quejas de que Louis es la mismísima vieja verdulera y tú eres igual.
- ¡Oye! – reclamo una vez que he quitado sus manos de mi boca, al instante mi celular empieza

JAJAJAJ tiene razón, será por que esta tomando las malas costumbres de Louis?
Me mori de amor con eso de que castigaron a Aaron   no le queda de otra cuando la casa es de mama y papa(?

- Vaya, toda una dama – ni siquiera volteo a ver al dueño de esa voz – Las mujeres de verdad no fuman.

Le hecho un rápido vistazo y a continuación regreso la mirada, inhalo nuevamente y esta vez retengo un poco más de tiempo el humo para soltarlo más lento. Lo observo nuevamente y me burlo de su rostro; tiene un hematoma bastante morado en su pómulo derecho… Gracias Louis.

- ¿Qué sabes tú de mujeres de verdad? – digo más para mí misma que para él.
- Contaminas al ecosistema.

Ay este si que es idiota     vamos, sigue restando puntos que enviare a Suss a darte una tunda por tonto

Well, ya termine de leer el cap   lo cierto es que me quede con mas ganas de saber sobre Vitoria y todo el lío con Styes y Aaron. Pese a que son 3 partes, se me hizo corto porque estaba ansiosa todo el tiempo y chillando. Ame mucho el capitulo, Jen extrañaba a montones leer algo tuyo y sobretodo en esta nc, lo cierto es que la tenemos un poco olvidada pero ya estamos retomando bien esto con el asunto de los retos, la mejor idea que pude haber escuchado
Espero pronto la próxima ronda así sigo leyendo otro de tus caps beios y mas drama entre Julieta y sus dos romeos
Besitos, nena


avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Once Upon a Time | NC| One Direction

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 39 de 39. Precedente  1 ... 21 ... 37, 38, 39

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.