O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.

Unirse al foro, es rápido y fácil

O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
O W N
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Our twenties
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 12:43 pm por Andy Belmar.

» le stelle sono la mia strada
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 12:39 pm por Andy Belmar.

» flower in bloom;
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 12:10 pm por flower.

» Live In Orange
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 9:29 am por ~Susie ∞Wallflower∞

» HANGOVER IN LAS VEGAS N.C
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 7:45 am por Andy Belmar.

» strawberries & cigarettes.
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 5:19 am por betty.

» sunflower, vol. 6
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 4:17 am por betty.

» these are my real colors
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyHoy a las 1:10 am por pixie.

» B's space.
50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 EmptyAyer a las 10:17 pm por lovesick

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Rebeca. el Sáb 15 Mar 2014, 11:31 pm

Falta pocito :D
Rebeca.
Rebeca.


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Rebeca. el Sáb 15 Mar 2014, 11:32 pm

¿Ves te pase de pagina? xD

Rebe se va.
Rebeca.
Rebeca.


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Mar 25 Mar 2014, 3:49 pm



CAPITULO 12.

Lo primero que noto es el olor piel, madera y cera con un ligero aroma a limón. Es muy agradable, y la luz es tenue, sutil. En realidad no veo de dónde sale, de algún sitio junto a la cornisa, y emite un
resplandor ambiental. Las paredes y el techo son de color burdeos oscuro, que da a la espaciosa habitación un efecto uterino, y el suelo es de madera barnizada muy vieja. En la pared, frente a la puerta, hay una gran X de madera, de caoba muy brillante, con esposas en los extremos para sujetarse. Por encima hay una gran rejilla de hierro suspendida del techo, como mínimo de dos metros cuadrados, de la que cuelgan todo tipo de cuerdas, cadenas y grilletes brillantes. Cerca de la puerta, dos grandes postes relucientes y ornamentados, como balaustres de una barandilla pero más grandes, cuelgan a lo largo de la pared como barras de cortina. De ellos pende una impresionante colección de palos, látigos, fustas y curiosos instrumentos con plumas.

Junto a la puerta hay un mueble de caoba maciza con cajones muy estrechos, como si estuvieran destinados a guardar muestras en un viejo museo. Por un instante me pregunto qué hay dentro. ¿Quiero saberlo? En la esquina del fondo veo un banco acolchado de piel de color granate, y pegado a la pared, un estante de madera que parece una taquera para palos de billar, pero que al observarlo con más atención descubro que contiene varas de diversos tamaños y grosores. En la esquina opuesta hay una sólida mesa de casi dos metros de largo —madera brillante con patas talladas—, y debajo, dos taburetes a juego.

Pero lo que domina la habitación es una cama. Es más grande que las de matrimonio, con dosel de cuatro postes tallado de estilo rococó. Parece de finales del siglo XIX. Debajo del dosel veo más cadenas y esposas relucientes. No hay ropa de cama… solo un colchón cubierto de piel roja, y varios cojines de satén rojo en un extremo.

A unos metros de los pies de la cama hay un gran sofá Chesterfield granate, plantificado en medio de la sala, frente a la cama. Extraña distribución… eso de poner un sofá frente a la cama. Y sonrío para mis adentros. Me parece raro el sofá, cuando en realidad es el mueble más normal de toda la habitación. Alzo los ojos y observo el techo. Está lleno de mosquetones, a intervalos irregulares. Me pregunto por un segundo para qué sirven. Es extraño, pero toda esa madera, las paredes oscuras, la tenue luz y la piel granate hacen que la habitación parezca dulce y romántica… Sé que es cualquier cosa menos eso. Es lo que Zayn entiende por dulzura y romanticismo.

Me giro y está mirándome fijamente, como suponía, con expresión impenetrable. Avanzo por la habitación y me sigue. El artilugio de plumas me ha intrigado. Me decido a tocarlo. Es de ante, como un pequeño gato de nueve colas, pero más grueso y con pequeñas bolas de plástico en los extremos.

—Es un látigo de tiras —dice Zayn en voz baja y dulce.

Un látigo de tiras… Vaya. Creo que estoy en estado de shock. Mi subconsciente ha emigrado, o se ha quedado mudo, o sencillamente se ha caído en redondo y se ha muerto. Estoy paralizado. Puedo observar y asimilar, pero no articular lo que siento ante todo esto, porque estoy en estado de shock. ¿Cuál es la reacción adecuada cuando descubres que tu posible amante es un sádico o un masoquista total? Miedo… sí… esa parece ser la sensación principal. Ahora me doy cuenta. Pero extrañamente no de él. No creo que me hiciera daño. Bueno, no sin mi consentimiento. Un sinfín de preguntas me nublan la mente. ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Con qué frecuencia? ¿Quién? Me acerco a la cama y paso las manos por uno de los postes. Es muy grueso, y el tallado es impresionante.

—Di algo —me pide Zayn en tono engañosamente dulce.

—¿Se lo haces a gente o te lo hacen a ti?

Frunce la boca, no sé si divertido o aliviado.

—¿A gente? — Pestañea un par de veces, como si estuviera pensando qué contestarme—. Se lo hago a gente que quiere que se lo haga.

No lo entiendo.

—Si tienes voluntarios dispuestos a aceptarlo, ¿qué hago yo aquí?

—Porque quiero hacerlo contigo, lo deseo.

—Oh.

Me quedo boquiabierto. ¿Por qué?

Me dirijo a la otra esquina de la sala, paso la mano por el banco acolchado, alto hasta la cintura, y deslizo los dedos por la piel. Le gusta hacer daño. La idea me deprime.

—¿Eres un sádico?

—Soy un Amo.

Sus ojos marrones se vuelven abrasadores, intensos.
—¿Qué significa eso? —le pregunto en un susurro.

—Significa que quiero que te rindas a mí en todo voluntariamente.

Lo miro frunciendo el ceño, intentando asimilar la idea.

—¿Por qué iba a hacer algo así?

—Por complacerme —murmura ladeando la cabeza.

Veo que esboza una sonrisa.

¡Complacerle! ¡Quiere que lo complazca! Creo que me quedo boquiabierto. Complacer a Zayn Malik. Y en ese momento me doy cuenta de que sí, de que es exactamente lo que quiero hacer. Quiero que disfrute conmigo. Es una revelación.

—Digamos, en términos muy simples, que quiero que quieras complacerme —me dice en voz baja, hipnótica.

—¿Cómo tengo que hacerlo?

Siento la boca seca. Ojalá tuviera más vino. De acuerdo, entiendo lo de complacerle, pero el gabinete de tortura isabelino me ha dejado desconcertado. ¿Quiero saber la respuesta?

—Tengo normas, y quiero que las acates. Son normas que a ti te benefician y a mí me proporcionan placer. Si cumples esas normas para complacerme, te recompensaré. Si no, te castigaré para que aprendas —susurra.

Mientras me habla, miro el estante de las varas.

—¿Y en qué momento entra en juego todo esto? —le pregunto señalando con la mano alrededor del cuarto.

—Es parte del paquete de incentivos. Tanto de la recompensa como del castigo.

—Entonces disfrutarás ejerciendo tu voluntad sobre mí.

—Se trata de ganarme tu confianza y tu respeto para que me permitas ejercer mi voluntad sobre ti. Obtendré un gran placer, incluso una gran alegría, si te sometes. Cuanto más te sometas, mayor será mi alegría. La ecuación es muy sencilla.

—De acuerdo, ¿y qué saco yo de todo esto?

Se encoge de hombros y parece hacer un gesto de disculpa.

—A mí —se limita a contestarme.

Dios mío… Zayn me observa pasándose la mano por el pelo.

—Niall, no hay manera de saber lo que piensas —murmura nervioso—. Volvamos abajo, así podré concentrarme mejor. Me desconcentro mucho contigo aquí.

Me tiende una mano, pero ahora no sé si cogerla.

Louis me había dicho que era peligroso, y tenía mucha razón. ¿Cómo lo sabía? Es peligroso para mi salud, porque sé que voy a decir que sí. Y una parte de mí no quiere. Una parte de mí quiere gritar y salir corriendo de este cuarto y de todo lo que representa. Me siento muy desorientado.

—No voy a hacerte daño, Niall.

Sé que no me miente. Le cojo de la mano y salgo con él del cuarto.

—Quiero mostrarte algo, por si aceptas.

En lugar de bajar las escaleras, gira a la derecha del cuarto de juegos, como él lo llama, y avanza por un pasillo. Pasamos junto a varias puertas hasta que llegamos a la última. Al otro lado hay un dormitorio con una cama de matrimonio. Todo es blanco… todos los muebles, las paredes, la ropa de cama. Es aséptica y fría, pero con una vista preciosa de Seattle desde la pared de cristal.

—Esta será tu habitación. Puedes decorarla a tu gusto y tener aquí lo que quieras.

—¿Mi habitación? ¿Esperas que me venga a vivir aquí? —le pregunto sin poder disimular mi tono horrorizado.

—A vivir no. Solo, digamos, del viernes por la noche al domingo. Tenemos que hablar del tema y negociarlo. Si aceptas —añade en voz baja y dubitativa.

—¿Dormiré aquí?

—Sí.

—No contigo.

—No. Ya te lo dije. Yo no duermo con nadie. Solo contigo cuando te has emborrachado hasta perder el sentido —me dice en tono de reprimenda.

Aprieto los labios. Hay algo que no me encaja. El amable y cuidadoso Zayn, que me rescata cuando estoy borracho y me sujeta amablemente mientras vomito en las azaleas, y el monstruo que tiene un cuarto especial lleno de látigos y cadenas.

—¿Dónde duermes tú?

—Mi habitación está abajo. Vamos, debes de tener hambre.

—Es raro, pero creo que se me ha quitado el hambre —murmuro de mala gana.

—Tienes que comer, Niall —me regaña.

Me coge de la mano y volvemos al piso de abajo.

De vuelta en el salón increíblemente grande, me siento muy inquieto. Estoy al borde de un precipicio y tengo que decidir si quiero saltar o no.

—Soy totalmente consciente de que estoy llevándote por un camino oscuro, Niall, y por eso quiero de verdad que te lo pienses bien. Seguro que tienes cosas que preguntarme —me dice soltándome la mano y dirigiéndose con paso tranquilo a la cocina.

Tengo cosas que preguntarle. Pero ¿por dónde empiezo?

—Has firmado el acuerdo de confidencialidad, así que puedes preguntarme lo que quieras y te contestaré.

Estoy junto a la barra de la cocina y observo cómo abre el frigorífico y saca un plato de quesos con dos enormes racimos de uvas blancas y rojas. Deja el plato en la encimera y empieza a cortar una baguette.

—Siéntate —me dice señalando un taburete junto a la barra.

Obedezco su orden. Si voy a aceptarlo, tendré que acostumbrarme. Me doy cuenta de que se ha mostrado dominante desde que lo conocí.

—Has hablado de papeleo.

—Sí.

—¿A qué te refieres?

—Bueno, aparte del acuerdo de confidencialidad, a un contrato que especifica lo que haremos y lo que no haremos. Tengo que saber cuáles son tus límites, y tú tienes que saber cuáles son los míos. Se trata de un consenso, Niall.

—¿Y si no quiero?

—Perfecto —me contesta prudentemente.

—Pero ¿no tendremos la más mínima relación? —le pregunto.

—No.

—¿Por qué?

—Es el único tipo de relación que me interesa.

—¿Por qué?

Se encoge de hombros.

—Soy así.

—¿Y cómo llegaste a ser así?

—¿Por qué cada uno es como es? Es muy difícil saberlo. ¿Por qué a unos les gusta el queso y otros lo odian? ¿Te gusta el queso? La señora Jones, mi ama de llaves, ha dejado queso para la cena.

Saca dos grandes platos blancos de un armario y coloca uno delante de mí.

Y ahora nos ponemos a hablar del queso… Maldita sea…

—¿Qué normas tengo que cumplir?

—Las tengo por escrito. Las veremos después de cenar.

Comida… ¿Cómo voy a comer ahora?

—De verdad que no tengo hambre —susurro.

—Vas a comer —se limita a responderme.

El dominante Zayn. Ahora está todo claro.

—¿Quieres otra copa de vino?

—Sí, por favor.

Me sirve otra copa y se sienta a mi lado. Doy un rápido sorbo.

—Te sentará bien comer, Niall.

Cojo un pequeño racimo de uvas. Con esto sí que puedo. Él entorna los ojos.

—¿Hace mucho que estás metido en esto? —le pregunto.

—Sí.

—¿Es fácil encontrar a gente que lo acepte?

Me mira y alza una ceja.

—Te sorprenderías —me contesta fríamente.

—Entonces, ¿por qué yo? De verdad que no lo entiendo.

—Niall, ya te lo he dicho. Tienes algo. No puedo apartarme de ti. —Sonríe irónicamente—. Soy como una polilla atraída por la luz. —Su voz se enturbia—. Te deseo con locura, especialmente ahora, cuando vuelves a morderte el labio.

Respira hondo y traga saliva.

El estómago me da vueltas. Me desea… de una manera rara, es cierto, pero este hombre guapo, extraño y pervertido me desea.

—Creo que le has dado la vuelta a ese cliché —refunfuño.

Yo soy la polilla y él es la luz, y voy a quemarme. Lo sé.

—¡Come!

—No. Todavía no he firmado nada, así que creo que haré lo que yo decida un rato más, si no te parece mal.

Sus ojos se dulcifican y sus labios esbozan una sonrisa.

—Como quiera, Joven Payne.

—¿Cuántas personas? —pregunto de sopetón, pero siento mucha curiosidad.

—Quince.

Vaya, menos de las que pensaba.

—¿Durante largos periodos de tiempo?

—Algunas sí.

—¿Alguna vez has hecho daño a alguna?

—Sí.

¡Maldita sea!

—¿Grave?

—No.

—¿Me harás daño a mí?

—¿Qué quieres decir?

—Si vas a hacerme daño físicamente.

—Te castigaré cuando sea necesario, y será doloroso.

Creo que estoy mareándome. Tomo otro sorbo de vino. El alcohol me dará valor.

—¿Alguna vez te han pegado? —le pregunto.

—Sí.

Vaya, me sorprende. Antes de que haya podido preguntarle por esta última revelación, interrumpe el curso de mis pensamientos.

—Vamos a hablar a mi estudio. Quiero mostrarte algo.

Me cuesta mucho procesar todo esto. He sido tan inocente que pensaba que pasaría una noche de pasión desenfrenada en la cama de este hombre, y aquí estamos, negociando un extraño acuerdo.

Lo sigo hasta su estudio, una amplia habitación con otro ventanal desde el techo hasta el suelo que da al balcón. Se sienta a la mesa, me indica con un gesto que tome asiento en una silla de cuero frente a él. Me quito la chaqueta y me tiende una hoja de papel.

—Estas son las normas para los hombres. Podemos cambiarlas. Forman parte del contrato, que también te daré. Léelas y las comentamos.

NORMAS

Obediencia:
El Sumiso obedecerá inmediatamente todas las instrucciones del Amo, sin dudar, sin reservas y de forma expeditiva. El Sumiso aceptará toda actividad sexual que el Amo considere oportuna y placentera, excepto las actividades contempladas en los límites infranqueables (Apéndice 2). Lo hará con entusiasmo y sin dudar.

Sueño:
El Sumiso garantizará que duerme como mínimo siete horas diarias cuando no esté con el Amo.

Comida:
Para cuidar su salud y su bienestar, el Sumiso comerá frecuentemente los alimentos incluidos en una lista (Apéndice 4). El Sumisa no comerá entre horas, a excepción de fruta.

Ropa:
Durante la vigencia del contrato, el Sumiso solo llevará ropa que el Amo haya aprobado. El Amo ofrecerá al Sumiso un presupuesto para ropa, que el Sumiso debe utilizar. El Amo acompañará al Sumiso a comprar ropa cuando sea necesario. Si el Amo así lo exige, mientras el contrato esté vigente, el Sumiso se pondrá los adornos que le exija el Amo, en su presencia o en cualquier otro momento que el Amo considere oportuno.

Ejercicio:
El Amo proporcionará al Sumiso un entrenador personal cuatro veces por semana, en sesiones de una hora, a horas convenidas por el entrenador personal y el Sumiso. El entrenador personal informará al Amo de los avances del Sumiso.

Higiene personal y belleza:
El Sumiso estará limpio y depilado en todo momento. El Sumiso irá a un salón de belleza elegido por el Amo cuando este lo decida y se someterá a cualquier tratamiento que el Amo considere oportuno.

Seguridad personal:
El Sumiso no beberá en exceso, ni fumará, ni tomará sustancias psicotrópicas, ni correrá riesgos innecesarios.

Cualidades personales:
El Sumiso solo mantendrá relaciones sexuales con el Amo. El Sumiso se comportará en todo momento con respeto y humildad. Debe comprender que su conducta influye directamente en la del Amo. Será responsable de cualquier fechoría, maldad y mala conducta que lleve a cabo cuando el Amo no esté presente.

El incumplimiento de cualquiera de las normas anteriores será inmediatamente castigado, y el Amo determinará la naturaleza del castigo.

Madre mía.

—¿Límites infranqueables? —le pregunto.

—Sí. Lo que no harás tú y lo que no haré yo. Tenemos que especificarlo en nuestro acuerdo.

—No estoy seguro de que vaya a aceptar dinero para ropa. No me parece bien.

Me muevo incómodo. La palabra «puta» me resuena en la cabeza.

—Quiero gastar dinero en ti. Déjame comprarte ropa. Quizá necesite que me acompañes a algún acto, y quiero que vayas bien vestido. Estoy seguro de que con tu sueldo, cuando encuentres trabajo, no podrás costearte la ropa que me gustaría que llevaras.

—¿No tendré que llevarla cuando no esté contigo?

—No.

—De acuerdo.

Hazte a la idea de que será como un uniforme.

—No quiero hacer ejercicio cuatro veces por semana.

—Niall, necesito que estés ágil, fuerte y resistente. Confía en mí. Tienes que hacer ejercicio.

—Pero seguro que no cuatro veces por semana. ¿Qué te parece tres?

—Quiero que sean cuatro.

—Creía que esto era una negociación.

Frunce los labios.

—De acuerdo, Joven Payne, vuelve a tener razón. ¿Qué te parece una hora tres días por semana, y media hora otro día?

—Tres días, tres horas. Me da la impresión de que te ocuparás de que haga ejercicio cuando esté aquí.

Sonríe perversamente y le brillan los ojos, como si se sintiera aliviado.

—Sí, lo haré. De acuerdo. ¿Estás seguro de que no quieres hacer las prácticas en mi empresa? Eres bueno negociando.

—No, no creo que sea buena idea.

Observo la hoja con sus normas. ¡Depilarme! ¿Depilarme el qué? ¿Todo? ¡Uf!

—Pasemos a los límites. Estos son los míos —me dice tendiéndome otra hoja de papel.

LÍMITES INFRANQUEABLES
Actos con fuego.
Actos con orina, defecación y excrementos.
Actos con agujas, cuchillos, perforaciones y sangre.
Actos con instrumental médico ginecológico.
Actos con niños y animales.
Actos que dejen marcas permanentes en la piel.
Actos relativos al control de la respiración.
Actividad que implique contacto directo con corriente eléctrica (tanto alterna como continua), fuego o llamas en el cuerpo.

Uf. ¡Tiene que escribirlos! Por supuesto… todos estos límites parecen sensatos y necesarios, la verdad… Seguramente cualquier persona en su sano juicio no querría meterse en este tipo de cosas. Pero se me ha revuelto el estómago.

—¿Quieres añadir algo? —me pregunta amablemente.

Mierda. No tengo ni idea. Estoy totalmente perplejo. Me mira y arruga la frente.

—¿Hay algo que no quieras hacer?

—No lo sé.

—¿Qué es eso de que no lo sabes?

Me remuevo incómodo y me muerdo el labio.

—Nunca he hecho cosas así.

—Bueno, ¿ha habido algo que no te ha gustado hacer en el sexo?

Por primera vez en lo que parecen siglos, me ruborizo.

—Puedes decírmelo, Niall. Si no somos sinceros, no va a funcionar.

Vuelvo a removerme incómodo y me contemplo los dedos nudosos.

—Dímelo —me pide.

—Bueno… Nunca me he acostado con nadie, así que no lo sé —le digo en voz baja.

Levanto los ojos hacia él, que me mira boquiabierto, paralizado y pálido, muy pálido.

—¿Nunca? —susurra.

Asiento.

—¿Eres virgen?

Asiento con la cabeza y vuelvo a ruborizarme. Cierra los ojos y parece estar contando hasta diez. Cuando los abre, me mira enfadado.

—¿Por qué cojones no me lo habías dicho? —gruñe.

Bueno aquí el capitulo lo acabe antes de tiempo seguiré adaptando en el avión , me voy 1 mes a la playa sin internet cuando vuelva la sigo Adios
Cuídense








Ñeee como creen jamás estaría sin internet moriría , seguiré adaptando y por consiguiente seguiré con la maratón disfruten comenten me anima a. Seguirla

LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Rebeca. el Mar 25 Mar 2014, 8:36 pm

JAJAJAJAJA pobre Zayn quería garchar y no puede porque el rubio es una virgen maría xD
Pero yo se que pronto dejara de ser así xD
SIGUELA!!!!!!!!!

Rebe se despide.
Rebeca.
Rebeca.


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por BlueyesN el Mar 25 Mar 2014, 8:57 pm

Lo ame *-*
La rubiah siempre es la virgen, ni que fuera su culpa que la malik le gusta ser pasiva y agresiva xD
Siguela conejito mioooo
BlueyesN
BlueyesN


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Miér 26 Mar 2014, 6:15 am



Holaaaa aqui yo de Nuevo ayer no la seguí porque me puse hacer capitulo para Una Vida A Tu Lado y ahorita estoy en el acole así qe aquí esta el cap espero comenten

CAPITULO 13.

Zayn recorre su estudio de un lado a otro pasándose las manos por el pelo. Las dos manos… lo que quiere decir que está doblemente enfadado. Su férreo control habitual parece haberse resquebrajado.

—No entiendo por qué no me lo has dicho —me riñe.

—No ha salido el tema. No tengo por costumbre ir contando por ahí mi vida sexual. Además… apenas nos conocemos.

Me contemplo las manos. ¿Por qué me siento culpable? ¿Por qué está tan rabioso? Lo miro.

—Bueno, ahora sabes mucho más de mí —me dice bruscamente. Y aprieta los labios—. Sabía que no tenías mucha experiencia, pero… ¡virgen! —Lo dice como si fuera un insulto—. Mierda, Ni, acabo de mostrarte… —se queja—. Que Dios me perdone. ¿Te han besado alguna vez, sin contarme a mí?

—Pues claro —le contesto intentando parecer ofendido.

Vale… quizá un par de veces.

—¿Y no has perdido la cabeza por ningún chico guapo? De verdad que no lo entiendo. Tienes veintiún años, casi veintidós. Eres guapo.

Vuelve a pasarse la mano por el pelo.

Guapo. Me ruborizo de alegría. Zayn Malik me considera guapo. Entrelazo los dedos y los miro fijamente intentando disimular mi estúpida sonrisa. Quizá es miope. Mi adormecido subconsciente asoma la cabeza. ¿Dónde estaba cuando lo necesitaba?

—¿Y de verdad estás hablando de lo que quiero hacer cuando no tienes experiencia? —Junta las cejas—. ¿Por qué has eludido el sexo? Cuéntamelo, por favor.

Me encojo de hombros.

—Nadie me ha… en fin…

Nadie me ha hecho sentir así, solo tú. Y resulta que tú eres una especie de monstruo.

—¿Por qué estás tan enfadado conmigo? —le susurro.

—No estoy enfadado contigo. Estoy enfadado conmigo mismo. Había dado por sentado… —Suspira, me mira detenidamente y mueve la cabeza—. ¿Quieres marcharte? —me pregunta en tono dulce.

—No, a menos que tú quieras que me marche —murmuro.

No, por favor… No quiero marcharme.

—Claro que no. Me gusta tenerte aquí —me dice frunciendo el ceño, y echa un vistazo al reloj—. Es tarde. —Y vuelve a levantar los ojos hacia mí—. Estás mordiéndote el labio —me dice con voz ronca y mirándome pensativo.

—Perdona.

—No te disculpes. Es solo que yo también quiero morderlo… fuerte.

Me quedo boquiabierto… ¿Cómo puede decirme esas cosas y pretender que no me afecten?

—Ven —murmura.

—¿Qué?

—Vamos a arreglar la situación ahora mismo.

—¿Qué quieres decir? ¿Qué situación?

—Tu situación, Ni. Voy a hacerte el amor, ahora.

—Oh.

Siento que el suelo se mueve. Soy una situación. Contengo la respiración.

—Si quieres, claro. No quiero tentar a la suerte.

—Creía que no hacías el amor. Creía que tú solo follabas duro.

Trago saliva. De pronto se me ha secado la boca.

Me lanza una sonrisa perversa que me recorre el cuerpo hasta llegar a…

—Puedo hacer una excepción, o quizá combinar las dos cosas. Ya veremos. De verdad quiero hacerte el amor. Ven a la cama conmigo, por favor. Quiero que nuestro acuerdo funcione, pero tienes que hacerte una idea de dónde estás metiéndote. Podemos empezar tu entrenamiento esta noche… con lo básico. No quiere decir que venga con flores y corazones. Es un medio para llegar a un fin, pero quiero ese fin y espero que tú lo quieras también —me dice con mirada intensa.

Me ruborizo… Madre mía… Mis deseos se hacen realidad.

—Pero no he hecho todo lo que pides en tu lista de normas —le digo con voz entrecortada e insegura.

—Olvídate de las normas. Olvídate de todos esos detalles por esta noche. Te deseo. Te he deseado desde que te caíste en mi despacho, y sé que tú también me deseas. No estarías aquí charlando tranquilamente sobre castigos y límites infranqueables si no me desearas. Ni, por favor, quédate conmigo esta noche.

Me tiende la mano con ojos brillantes, ardientes… excitados, y la cojo. Tira de mí hasta rodearme entre sus brazos. El movimiento me pilla por sorpresa y de pronto siento todo su cuerpo pegado al mío. Me recorre la nuca con los dedos, enrolla mi pelo entorno a sus dedos y tira suavemente para obligarme a levantar la cara. Está mirándome.

—Eres un chico muy valiente —me susurra—. Me tienes fascinado.

Sus palabras son como un artilugio incendiario. Me arde la sangre. Se inclina, me besa suavemente y me chupa el labio inferior.

—Quiero morder este labio —murmura sin despegarse de mi boca.

Y tira de él con los dientes cuidadosamente. Gimo y sonríe.

—Por favor, Ni, déjame hacerte el amor.

—Sí —susurro.

Para eso estoy aquí. Veo su sonrisa triunfante cuando me suelta, me coge de la mano y me conduce a través de la casa.

Su dormitorio es grande. Desde los ventanales se ven los iluminados rascacielos de Seattle. Las paredes son blancas, y los accesorios, azul claro. La enorme cama es ultramoderna, de madera maciza de color gris, con cuatro postes pero sin dosel. En la pared de la cabecera hay un impresionante paisaje marino.

Estoy temblando como una hoja. Ya está. Por fin, después de tanto tiempo, voy a hacerlo, y nada menos que con Zayn Malik. Respiro entrecortadamente y no puedo apartar los ojos de él. Se quita el reloj y lo deja encima de una cómoda a juego con la cama. Luego se quita la americana y la deja en una silla. Lleva la camisa blanca de lino y unos vaqueros. Es guapo hasta perder el sentido. Su pelo negro está alborotado… Sus ojos marrones son audaces y brillantes. Se quita los botines y se inclina para quitarse también los calcetines. Los pies de Zayn Malik… Woah… ¿Qué tendrán los pies descalzos? Se gira y me mira con expresión dulce.

Abre el primer cajón y saca una caja de condones. Me mira fijamente.

—Tienes que estar preparado —murmura—. ¿Quieres que cierre las persianas?

—No me importa —susurro—. Creía que no permitías a nadie dormir en tu cama.

—¿Quién ha dicho que vamos a dormir? —murmura.

—Oh.

Madre mía.

Se acerca a mí despacio. Está muy seguro de sí mismo, muy sexy, y le brillan los ojos. El corazón se me dispara y la sangre me bombea por todo el cuerpo. El deseo, un deseo caliente e intenso, me invade el vientre. Se detiene frente a mí y me mira a los ojos. Oh, es tan sexy…

—Vamos a quitarte la camisa, si te parece —me dice en voz baja.

Agarra mi camisa y muy suavemente me la desliza por los hombros y la deja en la silla.

—¿Tienes idea de lo mucho que te deseo, Niall Horan? —me susurra.

Se me corta la respiración. No puedo apartar mis ojos de los suyos. Alza una mano y me pasa suavemente los dedos por la mejilla hasta el mentón.

—¿Tienes idea de lo que voy a hacerte? —añade acariciándome la barbilla.

El músculo de mi entrepierna se tensa con infinito placer. El dolor es tan dulce y tan agudo que quiero cerrar los ojos, pero los suyos, que me miran ardientes, me hipnotizan. Se inclina y me besa. Sus labios exigentes, firmes y lentos se acoplan a los míos. Se aparta un poco y me observa.

—Ni… —me dice—. Tienes una piel preciosa, bronceada y perfecta. Quiero besártela centímetro a centímetro.

Me ruborizo. Madre mía… ¿Por qué me dijo que no podía hacer el amor? Haré lo que me pida. Me agarra del pelo, me despeina y jadea cuando ve el resultado.

—Me gustan los rubios —murmura.

Mete las dos manos entre mis cabellos y me sujeta la cabeza. Su beso es exigente, su lengua y sus labios, persuasivos. Gimo y mi lengua indecisa se encuentra con la suya. Me rodea con sus brazos, me acerca a su cuerpo y me aprieta muy fuerte. Una mano sigue en mi pelo, y la otra me recorre la columna hasta la cintura y sigue avanzando, sigue la curva de mi trasero y me empuja suavemente contra sus caderas. Siento su erección, que empuja lánguidamente contra mi cuerpo.

Vuelvo a gemir sin apartar los labios de su boca. Apenas puedo resistir las desenfrenadas sensaciones —¿o son hormonas?— que me devastan el cuerpo. Lo deseo con locura. Lo cojo por los brazos y siento sus bíceps. Es sorprendentemente fuerte… musculoso. Con gesto indeciso, subo las manos hasta su cara y su pelo alborotado, que es muy suave. Tiro suavemente de él, y Zayn gime. Me conduce despacio hacia la cama, hasta que la siento detrás de las rodillas. Creo que va a empujarme, pero no lo hace. Me suelta y de pronto se arrodilla. Me sujeta las caderas con las dos manos y desliza la lengua por mi ombligo, avanza hasta la cadera mordisqueándome y después me recorre la barriga en dirección a la otra cadera.

—Ah —gimo.

No esperaba verlo de rodillas frente a mí y sentir su lengua recorriendo mi cuerpo. Es excitante. Apoyo las manos en su pelo y tiro suavemente intentando calmar mi acelerada respiración. Levanta la cara y sus ardientes ojos Marrones me miran a través de las pestañas, increíblemente largas. Sube las manos, me desabrocha el botón de los vaqueros y me baja lentamente la cremallera. Sin apartar sus ojos de los míos, introduce muy despacio las manos en mi pantalón, las pega a mi cuerpo, las desliza hasta el trasero y avanza hasta los muslos arrastrando con ellas los vaqueros. No puedo dejar de mirarlo. Se detiene y, sin apartar los ojos de mí ni un segundo, se lame los labios. Se inclina hacia delante y pasa la nariz por el vértice en el que se unen mis muslos. Lo siento junto a mi miembro.

—Hueles muy bien —murmura.

Cierra los ojos, con expresión de puro placer, y siento como una sacudida. Extiende un brazo, tira del edredón, me empuja suavemente y caigo sobre la cama.

Todavía de rodillas, me coge un pie, me desabrocha una de las Vans y me la quita. Me apoyo en los codos y me incorporo para ver lo que hace. Jadeo, muerto de deseo. Me agarra el pie por el talón y me recorre el empeine con la uña del pulgar. Es casi doloroso, pero siento que el recorrido se proyecta sobre mi entrepierna. Gimo. Sin apartar los ojos de mí, vuelve a recorrerme el empeine, esta vez con la lengua, y después con los dientes. Mierda. ¿Cómo puedo sentirlo entre las piernas? Caigo sobre la cama gimiendo. Oigo su risa ahogada.

—Ni, no te imaginas lo que podría hacer contigo —me susurra.

Me quita la otra zapatilla, y después se levanta y me quita los vaqueros. Estoy tumbado en su cama, en calzoncillos, y él me mira detenidamente.

—Eres muy hermoso, Niall Horan. Me muero por estar dentro de ti.

¡Vaya manera de hablar! Es todo un seductor. Me corta la respiración.

—Muéstrame cómo te das placer.

¿Qué? Frunzo el ceño.

—No seas tímido, Ni. Muéstramelo —me susurra.

Muevo la cabeza.

—No entiendo lo que quieres decir —le contesto con voz ronca, tan empapado de deseo que apenas la reconozco.

—¿Cómo te corres solo? Quiero verlo.

Muevo la cabeza.

—No quiero hacerlo —murmuro.

Alza las cejas, atónito por un momento, sus ojos se vuelven impenetrables y niega con la cabeza como si no pudiera creérselo.

—Bueno, veremos qué podemos hacer —me dice en voz baja, desafiante, en un tono de amenaza exquisitamente sensual.

Se desabrocha los botones de los vaqueros y se los quita despacio sin apartar los ojos de los míos. Se inclina sobre mí, me agarra de los tobillos, me separa rápidamente las piernas y avanza por la cama entre ellas. Se queda suspendido encima de mí. Me retuerzo de deseo.

—No te muevas —murmura.

Se inclina, me besa la parte interior de un muslo y va subiendo, sin dejar de besarme, hasta mis calzoncillos.

Ay… No puedo quedarme quieto. ¿Cómo no voy a moverme? Me retuerzo debajo de él.

—Vamos a tener que trabajar para que aprendas a quedarte quieto, nene.

Sigue besándome la barriga y me introduce la lengua en el ombligo. Sus labios ascienden hacia el torso. Me arde la piel. Estoy sofocado. Por un momento siento
mucho calor, luego frío, y araño la sábana sobre la que estoy tumbado. Zayn se tumba a mi lado y me recorre con la mano desde la cadera hasta el pecho, pasando por la cintura. Me observa con expresión impenetrable y me rodea suavemente el miembro con la mano.

—Encaja perfectamente en mi mano, Niall —murmura.

Mete el dedo índice por la goma de mis calzoncillos, lo baja muy despacio y deja mi miembro al aire. Me endurezco bajo su insistente mirada.

—Muy bonito —suspira admirado.

Y el miembro se me endurece todavía más.

Me chupa suavemente un pezón, desliza una mano por mi miembro, y con el pulgar rodea muy despacio la punta. Gimo y siento que una dulce sensación me desciende hasta la entrepierna. Oh, por favor, suplico para mis adentros agarrando con fuerza la sábana. Cierra los labios alrededor de mi otro pezón, y cuando lo lame, casi siento una convulsión.

—Vamos a ver si conseguimos que te corras así —me susurra.

Y sigue con su lenta y sensual incursión. Mis pezones sienten su hábil lengua y sus labios, y una de sus manos se ocupa de mi miembro, encendiendo mis terminaciones nerviosas hasta el punto de que todo mi cuerpo gime en una dulce agonía, pero él no se detiene.

—Oh… por favor —le suplico.

Tiro la cabeza hacia atrás, con la boca abierta, y gimo. Siento las piernas entumecidas. Maldita sea, ¿qué está pasándome?

—Déjate ir, nene —murmura.

Me aprieta un pezón con los dientes, produce más presión con su mano, y me dejo caer en sus manos. Mi cuerpo se agita y estalla en mil pedazos. Me besa profundamente, metiéndome la lengua en la boca para absorber mis gritos.

¡Dios mío! Ha sido fantástico. Ahora ya sé a qué viene tanto asombro ante mi reacción. Me mira con una sonrisa satisfecha, aunque estoy seguro de que no es más que gratitud y admiración por mí.

—Eres muy receptivo —me dice—. Tendrás que aprender a controlarlo, y será muy divertido enseñarte.

Vuelve a besarme. Me limpia el abdomen con una toalla, ¿de dónde la ha sacado?

Mi respiración es todavía irregular mientras me recupero del orgasmo. Se lame un dedo, desliza una mano hasta mi cintura, mis caderas, y la posa en mis partes íntimas… Introduce un dedo por los calzoncillos y lentamente empieza a trazar círculos alrededor de mi entrada. Cierra los ojos por un instante y contiene la respiración.

—Estás muy apretado. No sabes cuánto te deseo.

Introduce un dedo dentro de mí, y yo grito mientras lo saca y vuelve a meterlo. Me frota el miembro con la palma de la mano, y grito de nuevo. Sigue introduciéndome el dedo, aunque ya ha añadido otros dos, cada vez con más fuerza. Gimo.

De repente se sienta, me quita los calzoncillos y los tira al suelo. Se quita también él los suyos y libera su erección. ¡Madre mía! Alarga el brazo hasta la mesita de noche, coge un paquetito plateado y se mueve entre mis piernas para que las abra. Se arrodilla y desliza un condón por su largo miembro. Oh, no… ¿Cómo va a entrar?

—No te preocupes —me susurra mirándome a los ojos—. Tú también te dilatas.

Se inclina apoyando las manos a ambos lados de mi cabeza, de modo que queda suspendido por encima de mí. Me mira a los ojos con la mandíbula apretada y los ojos ardientes. En este momento me doy cuenta de que todavía lleva puesta la camisa.

—¿De verdad quieres hacerlo? —me pregunta en voz baja.

—Por favor —le suplico.

—Levanta las rodillas —me ordena en tono suave.

Obedezco de inmediato.

—Ahora voy a follarle, Joven Horan —murmura recubriendo su miembro erecto de lubricante y colocando la punta delante de mi entrada—. Duro —susurra.

Y me penetra bruscamente.

—¡Aaay! —grito.

Al hacerlo, siento una extraña sensación en lo más profundo de mí, como un pellizco. Se queda inmóvil y me observa con ojos en los que brilla el triunfo.

Tiene la boca ligeramente abierta y le cuesta respirar. Gime.

—Estás muy cerrado. ¿Estás bien?

Asiento con los ojos en blanco y agarrándome a sus brazos. Me siento lleno por dentro. Sigue inmóvil para que me aclimate a la invasiva y abrumadora sensación de tenerlo dentro de mí.

—Voy a moverme, nene —me susurra un momento después en tono firme.

Oh.

Retrocede con exquisita lentitud. Cierra los ojos, gime y vuelve a penetrarme. Grito por segunda vez, y se detiene.

—¿Más? —me susurra con voz salvaje.

—Sí —le contesto.

Vuelve a penetrarme y a detenerse.

Gimo. Mi cuerpo lo acepta… Oh, quiero que siga.

—¿Otra vez? —me pregunta.

—Sí —le contesto en tono de súplica.

Y se mueve, pero esta vez no se detiene. Se apoya en los codos, de modo que siento su peso sobre mí, aprisionándome. Al principio se mueve despacio, entra y sale de mi cuerpo. Y a medida que voy acostumbrándome a la extraña sensación, empiezo a mover las caderas hacia las suyas. Acelera. Gimo y me embiste con fuerza, cada vez más deprisa, sin piedad, a un ritmo implacable, y yo mantengo el ritmo de sus embestidas. Me agarra la cabeza con las manos, me besa bruscamente y vuelve a tirar de mi labio inferior con los dientes. Se retira un poco y siento que algo crece en lo más profundo de mí, como antes. Voy poniéndome tenso a medida que me penetra una y otra vez. Me tiembla el cuerpo, me arqueo. Estoy bañado en sudor. No sabía que sería así… No sabía que la sensación podía ser tan agradable. Mis pensamientos se dispersan… No hay más que sensaciones… Solo él… Solo yo… Ay, por favor… Mi cuerpo se pone rígido.

—Córrete para mí, Ni —susurra sin aliento.

Y me dejo ir en cuanto lo dice, llego al clímax y estallo en mil pedazos bajo su cuerpo. Y mientras se corre también él, grita mi nombre, da una última embestida y se queda inmóvil, como si se vaciara dentro de mí.

Todavía jadeo, intento ralentizar la respiración y los latidos del corazón, y mis pensamientos se sumen en el caos. Uau… ha sido algo increíble. Abro los ojos. Zayn ha apoyado su frente en la mía. Tiene los ojos cerrados y su respiración es irregular. Parpadea, abre los ojos y me lanza una mirada turbia, aunque dulce. Sigue dentro de mí. Se inclina, me besa suavemente en la frente y, muy despacio, empieza a salir de mi cuerpo.

—Oooh.

Es una sensación extraña, que me hace estremecer.

—¿Te he hecho daño? —me pregunta Zayn mientras se tumba a mi lado apoyándose en un codo.

Me coloca un mechón del flequillo hacia la derecha. Y no puedo evitar esbozar una amplia sonrisa.

—¿Estás de verdad preguntándome si me has hecho daño?

—No me vengas con ironías —me dice con una sonrisa burlona—. En serio, ¿estás bien?

Sus ojos son intensos, perspicaces, incluso exigentes.

Me tiendo a su lado sintiendo los miembros desmadejados, con los huesos como de goma, pero estoy relajado, muy relajado. Le sonrío. No puedo dejar de sonreír. Ahora entiendo a qué viene tanto alboroto. Dos orgasmos… todo tu ser completamente descontrolado, como cuando una lavadora centrifuga. Woah. No tenía ni idea de lo que mi cuerpo era capaz, de que podía tensarse tanto y liberarse de forma tan violenta, tan gratificante. El placer ha sido indescriptible.

—Estás mordiéndote el labio, y no me has contestado.

Frunce el ceño. Le sonrío con gesto travieso. Está imponente con su pelo alborotado, sus ardientes ojos marrones entrecerrados y su expresión seria e impenetrable.

—Me gustaría volver a hacerlo —susurro.

Por un momento creo ver una fugaz expresión de alivio en su cara. Luego cambia rápidamente de expresión y me mira con ojos velados.

—¿Ahora mismo, Joven Horan? —musita en tono frío. Se inclina sobre mí y me besa suavemente en la comisura de la boca—. ¿No eres un poquito exigente? Date la vuelta.

Parpadeo varias veces, pero al final me doy la vuelta. Me desliza la mano desde la espalda hasta el trasero.

—Tienes una piel realmente preciosa —murmura.

Mete una pierna entre las mías y se queda medio tumbado sobre mi espalda. Siento la presión de los botones de su camisa mientras me besa en el hombro.

—¿Por qué no te has quitado la camisa? —le pregunto.

Se queda inmóvil. Acto seguido se quita la camisa y vuelve a tumbarse encima de mí. Siento su cálida piel sobre la mía. Mmm… Es una maravilla. Tiene el pecho cubierto de tatuajes.

—Así que quieres que vuelva a follarte… —me susurra al oído.

Y empieza a besarme muy suavemente alrededor de la oreja y en el cuello. Me levanta las rodillas y se me corta la respiración… ¿Qué está haciendo ahora? Se mete entre mis piernas, se pega a mi espalda y me pasa la mano por el muslo hasta el trasero. Me acaricia despacio las nalgas y después desliza los dedos entre mis piernas.

—Voy a follarte desde atrás, Niall —murmura.

Con la otra mano me agarra del pelo a la altura de la nuca y tira ligeramente para colocarme. No puedo mover la cabeza. Estoy inmovilizado debajo de él, indefenso.

—Eres mío —susurra—. Solo mío. No lo olvides.

Su voz es embriagadora, y sus palabras, seductoras. Noto cómo crece su erección contra mi muslo. Y como mi miembro vuelve a estar erecto.

Desliza los dedos y me acaricia suavemente la entrepierna. Siento su respiración en la cara mientras me pellizca lentamente la mandíbula.

—Hueles de maravilla.

Me acaricia detrás de la oreja con la nariz. Frota las manos contra mi cuerpo una y otra vez. En un instinto reflejo, empiezo a trazar movimientos con las caderas, al compás de su mano, y un placer enloquecedor me recorre las venas como si fuera adrenalina.

—No te muevas —me ordena en voz baja, aunque imperiosa.

Y lentamente me introduce el pulgar y lo gira. El efecto es alucinante. Toda mi energía se concentra en esa pequeña parte de mi cuerpo. Gimo.

—¿Te gusta? —me pregunta en voz baja pasándome los dientes por la oreja.
Y empieza a mover el pulgar lentamente, dentro, fuera, dentro, fuera… con los dedos todavía trazando movimientos sobre mi longitud.

Cierro los ojos e intento controlar mi respiración, intento absorber las desordenadas y caóticas sensaciones que sus dedos desatan en mí mientras el fuego me recorre el cuerpo. Vuelvo a gemir.

—Estás muy dilatado y eres muy rápido. Muy receptivo. Oh, Niall, me gusta, me gusta mucho —susurra.

Quiero mover las piernas, pero no puedo. Me tiene aprisionado y mantiene un ritmo constante, lento y tortuoso. Es absolutamente maravilloso. Gimo de nuevo y de pronto se mueve.

—Abre la boca —me pide.

Y me introduce en la boca el pulgar. Pestañeo frenéticamente.

—Chúpame, nene —me susurra al oído.

Me presiona la lengua con el pulgar, cierro la boca alrededor de su dedo y chupo salvajemente. Siento el sabor dulce del lubricante. Madre mía. Esto no está bien, pero es terriblemente erótico.

—Quiero follarte la boca, Liam, y pronto lo haré —me dice con voz ronca, salvaje, y respiración entrecortada.

¡Follarme la boca! Gimo y le muerdo. Pega un grito ahogado y me tira del pelo con más fuerza, me hace daño, así que le suelto el dedo.

—Mi niño travieso —susurra.

Alarga la mano hacia la mesita de noche y coge un paquetito plateado.

—Quieto, no te muevas —me ordena soltándome el pelo.

Rasga el paquetito plateado mientras yo jadeo y siento el calor recorriendo mis venas. La espera es excitante. Se inclina, su peso vuelve a caer sobre mí y me agarra del pelo para inmovilizarme la cabeza. No puedo moverme. Me tiene seductoramente atrapado y está listo para volver a penetrarme.

—Esta vez vamos a ir muy despacio, Niall —me dice.

Y me penetra despacio, muy despacio, hasta el fondo. Su miembro se extiende y me invade por dentro implacablemente. Gimo con fuerza. Esta vez lo siento más profundo, exquisito. Vuelvo a gemir, y a un ritmo muy lento traza círculos con las caderas y retrocede, se detiene un momento y vuelve a penetrarme. Repite el movimiento una y otra vez. Me vuelve loco. Sus provocadoras embestidas, deliberadamente lentas, y la intermitente sensación de plenitud son irresistibles.

—Se está tan bien dentro de ti —gime.

Y mis entrañas empiezan a temblar. Retrocede y espera.

—No, nene, todavía no —murmura.

Cuando dejo de temblar, comienza de nuevo el maravilloso proceso.

—Por favor —le suplico.

Creo que no voy a aguantar mucho más. Mi cuerpo tenso se desespera por liberarse.

—Te quiero dolorido, nene —murmura.

Y sigue con su dulce y pausado suplicio, adelante y atrás.

—Quiero que, cada vez que te muevas mañana, recuerdes que he estado dentro de ti. Solo yo. Eres mío.

Gimo.

—Zayn, por favor —susurro.

—¿Qué quieres, Niall? Dímelo.

Vuelvo a gemir. Se retira y vuelve a penetrarme lentamente, de nuevo trazando círculos con las caderas.

—Dímelo —murmura.

—A ti, por favor.

Aumenta el ritmo progresivamente y su respiración se vuelve irregular. Empiezo a temblar por dentro, y Zayn acelera la acometida.

—Eres… tan… dulce —murmura al ritmo de sus embestidas—. Te… deseo… tanto…

Gimo.

—Eres… mío… Córrete para mí, nene —ruge.

Sus palabras son mi perdición, me lanzan por el precipicio. Siento que mi cuerpo se convulsiona y me corro gritando una balbuceante versión de su nombre contra el colchón. Zayn embiste hasta el fondo dos veces más y se queda paralizado, se deja ir y se derrama dentro de mí. Se desploma sobre mi cuerpo, con la cara hundida en mi pelo.

—Joder, Ni —jadea.

Se retira inmediatamente y cae rodando en su lado de la cama. Subo las rodillas hasta el pecho, totalmente agotado, y al momento me sumerjo en un profundo sueño.

Cuando me despierto, todavía no ha amanecido. No tengo ni idea de cuánto tiempo he dormido. Estiro las piernas debajo del edredón y me siento dolorido, exquisitamente dolorido. No veo a Zayn por ningún sitio. Me siento en la cama y contemplo la ciudad frente a mí. Hay menos luces encendidas en los rascacielos y el amanecer se insinúa ya hacia el este. Oigo música, notas cadenciosas de piano. Un dulce y triste lamento. Bach, creo, pero no estoy seguro.

Echo el edredón a un lado y me dirijo sin hacer ruido al pasillo que lleva al gran salón. Zayn está sentado al piano, totalmente absorto en la melodía que está tocando. Su expresión es triste y desamparada, como la música. Toca maravillosamente bien. Me apoyo en la pared y lo escucho embelesado. Es un músico extraordinario. Está desnudo, con el cuerpo bañado en la cálida luz de una lámpara solitaria junto al piano. Como el resto del salón está oscuro, parece aislado en su pequeño foco de luz, intocable… solo en una burbuja.

Avanzo en silencio hacia él, atraído por la sublime y melancólica música. Estoy fascinado. Observo sus largos y hábiles dedos recorriendo y presionando suavemente las teclas, y pienso que esos mismos dedos han recorrido y acariciado con destreza mi cuerpo. Me ruborizo al pensarlo, sofoco un grito y aprieto los muslos. Zayn levanta sus insondables ojos marrones con expresión indescifrable.

—Perdona —susurro—. No quería molestarte.

Frunce ligeramente el ceño.

—Está claro que soy yo el que tendría que pedirte perdón —murmura.

Deja de tocar y apoya las manos en las piernas.

De pronto me doy cuenta de que lleva puestos unos pantalones de pijama. Se pasa los dedos por el pelo y se levanta. Los pantalones le caen de esa manera tan sexy… Madre mía. Se me seca la boca cuando rodea tranquilamente el piano y se acerca a mí. Es ancho de hombros y estrecho de caderas, y al andar se le tensa el abdomen. Es impresionante…

—Deberías estar en la cama —me riñe.

—Un tema muy hermoso. ¿Bach?

—La transcripción es de Bach, pero originariamente es un concierto para oboe de Alessandro Marcello.

—Precioso, aunque muy triste, una melodía muy melancólica.

Esboza una media sonrisa.

—A la cama —me ordena—. Por la mañana estarás agotado.

—Me he despertado y no estabas.

—Me cuesta dormir. No estoy acostumbrado a dormir con nadie —murmura.

No logro discernir cuál es su estado de ánimo. Parece algo decaído, pero es difícil asegurarlo en la oscuridad. Quizá se deba al tono del tema que estaba tocando. Me rodea con un brazo y me lleva cariñosamente a la habitación.

—¿Cuándo empezaste a tocar? Tocas muy bien.

—A los seis años.

Zayn a los seis años… Imagino a un precioso niño de pelo negro y ojos marrones, y se me cae la baba… Un niño de cabello alborotado al que le gusta la música increíblemente triste.

—¿Cómo te sientes? —me pregunta ya de vuelta en la habitación.

Enciende una lamparita.

—Estoy bien.

Los dos miramos la cama al mismo tiempo. Las sábanas están manchadas. Me ruborizo, incómodo, y me echo el edredón por encima.

—Bueno, la señora Jones tendrá algo en lo que pensar —refunfuña Zayn frente a mí.

Me coloca la mano debajo de la barbilla, me levanta la cara y me mira fijamente. Me observa con ojos intensos. Me doy cuenta de que es la primera vez que le veo el pecho desnudo. Alargo la mano de forma instintiva. Quiero pasarle los dedos por los oscuros tatuajes, pero de inmediato da un paso atrás.

—Métete en la cama —me dice bruscamente. Y luego suaviza un poco el tono—: Me acostaré contigo.

Retiro la mano y frunzo levemente el ceño. Creo que no le he tocado el torso ni una sola vez. Abre un cajón, saca una camiseta y se la pone rápidamente.

—A la cama —vuelve a ordenarme.

Salto a la cama intentando no pensar en el líquido seco. Se tumba también él y me rodea con los brazos por detrás, de manera que no le veo la cara. Me besa el pelo con suavidad e inhala profundamente.

—Duérmete, dulce Niall —murmura.

Cierro los ojos, pero no puedo evitar sentir cierta melancolía, no sé si por la música o por su conducta. Zayn Malik tiene un lado triste.
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Rebeca. el Miér 26 Mar 2014, 10:16 am

Eso estuvo hermoso :'3
Pero ¿porque carajos Zayn no deja que le toque el torso?
En una parte le dejaste el Liam y yo me quede como WTF O.O? no es con Niall y JAJA pero luego dije.. error de dedito (:
NIALL YA NO ES VIRGEN!!! xD
Me encanta, debes seguirla pronto.

Rebe se despide.
Rebeca.
Rebeca.


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por jeancarlo889 el Dom 30 Mar 2014, 10:04 am

HOLA ZERCH!!!!!!!!!!
OSEA....
 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736  50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736  50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736 
sigo en shok...
el calenturiento Zayn le quito la la virginidad al inocente Niall...
necesito otro cap....
síguela pronto...
ya subí cap en mi nove pásate porfas...
jeancarlo889
jeancarlo889


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Dom 30 Mar 2014, 1:14 pm

@Rebeca. escribió:Falta pocito :D

Jajaja gracias por pasarme de pagina rebe
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Dom 30 Mar 2014, 1:16 pm

@Rebeca. escribió:JAJAJAJAJA pobre Zayn quería garchar y no puede porque el rubio es una virgen maría xD
Pero yo se que pronto dejara de ser así xD
SIGUELA!!!!!!!!!

Rebe se despide.

Jajajaj si es virgen
Pero no por mucho
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Rebeca. el Miér 02 Abr 2014, 8:19 pm

¿Cuando la seguiras? :C
Rebeca.
Rebeca.


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Miér 02 Abr 2014, 8:25 pm

La sigo el 10
Y oyeee
Rebe
Te puedes pasar por mi fic niam ???
Porfaaa

Se que te gustara

https://onlywn.activoforo.com/t68994p225-mi-profesor-favorito-niam
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Jue 03 Abr 2014, 4:52 pm

@Rebeca. escribió:Eso estuvo hermoso :'3
Pero ¿porque carajos Zayn no deja que le toque el torso?
En una parte le dejaste el Liam y yo me quede como WTF O.O? no es con Niall y JAJA pero luego dije.. error de dedito (:
NIALL YA NO ES VIRGEN!!! xD
Me encanta, debes seguirla pronto.

Rebe se despide.

no lo deja porque tiene miedo y es algo de su pasado ya lo leeras pronto subo el dia 11
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Jue 03 Abr 2014, 4:53 pm

@jeancarlo889 escribió:
HOLA ZERCH!!!!!!!!!!
OSEA....
 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736  50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736  50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 961472736 
sigo en shok...
el calenturiento Zayn le quito la la virginidad al inocente Niall...
necesito otro cap....
síguela pronto...
ya subí cap en mi nove pásate porfas...
jajajaja la sigo pronto jean
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por LittleRabbit69 el Jue 03 Abr 2014, 4:53 pm

@Rebeca. escribió:¿Cuando la seguiras? :C
la sigo el 11 de abril
LittleRabbit69
LittleRabbit69


Volver arriba Ir abajo

50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]  - Página 3 Empty Re: 50 SOMBRAS DE MALIK [ZIALL]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.