O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Almost human feelings.
Hoy a las 8:02 am por winchester.

» bad boys, bad men
Hoy a las 3:55 am por Stark.

» » Silly Love Songs
Hoy a las 1:09 am por Ariel.

» she loves you
Hoy a las 12:48 am por Stark.

» trainwreck
Ayer a las 6:32 pm por Stark.

» My Life, My Rules
Ayer a las 3:35 pm por Ariel.

» Bad Bitch
Ayer a las 3:14 pm por Ariel.

» Reminders of reality
Ayer a las 2:52 pm por Stark.

» will of fire
Ayer a las 1:50 pm por Ariel.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Heroes. (Colectiva)

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por CNCOwner. el Miér 11 Oct 2017, 11:10 am


¡Joneeeeees! ¡Me encantó el capítulo! 
Deberías dejar de ser tan insegura y aceptar que escribes bien -.-
Sobre el cap... ¡Simplemente amé que Sisa y Nat sean mejores amigas igual que sus papás! Realmente me hiciste feliz cuando leí eso :'D
Así que ahora solo faltan ocho personas para completar el equipo porque todos los demás ya fueron reclutados.... hmmm, interesante.
Con eso me diste una gran idea para mi capítulo!!!
¡Besos! <3


-Sisa  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por yagmur. el Vie 13 Oct 2017, 1:15 pm

JOOONESSS, QUE CAPITULOOOO
AMO AMO AMO a Laura es re bad-ass y eso que esta interpretado por la hermosa de phoebe tonkin  me la re imagino toda cubierta con un traje de metal ashdgasdhgas hermosa oka me calmo. Me gusta la relación que tiene con Nat bc sus padres se odian pero son amigas aunque no se tengo una rara sensación de que en algún momento laura le puede clavar un puñal en la espalda a Nat pero bue son mis sospechas jaja escribes genial shut up
Ademas de "los cuatro hijos de quiksilver" omg ese hombre si trabajo mucho ahre dgnme jajaja

Pd: todas tiene su manera increíble de escribir estoy shook chicas    


Última edición por yagmur. el Jue 19 Oct 2017, 1:47 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por CNCOwner. el Dom 15 Oct 2017, 12:43 pm


Chapter 5
Thunderstorm


Vanessa Thordottir




Una tormenta se estaba desatando sobre Asgard.

¿Por qué?

Porque estaba muy, muy molesta. Y cuando estoy molesta, rayos comienzan a caer.

A pesar de que el lugar era pacífico y no presentaba muchos cambios climáticos, no podía evitar invocar una tormenta eléctrica cuando me enfadaba.

—¡Ya fue suficiente, Vanessa! —El grito de mi padre solo hizo que me enfureciera más, porque estaba molesta con él.

Cuando alzó su martillo apuntando hacia el cielo, la tormenta que mi furia había provocado se detuvo.

—Ya deja de ser tan inmadura. —Me reprochó, como si de una niña se tratase.— Haciendo berrinches no vas a conseguir lo que quieres, Vanessa. Y yo ya dije lo que va a suceder. Ve al gran salón. Tu hermano y tu primo te esperan allí.

—Pero, papá…

—Sin peros. —Gruñó.— Que tú hayas escuchado la conversación que tuve con Heimdall no significa nada, daré detalles en el salón.

Solté un pequeño gruñido y asentí, comenzando a caminar hacia el gran salón. Cuando llegué, noté que mi hermano mellizo y mi primo se encontraban allí, hablando con mi madre.
Cuando papá entró, mamá salió de la habitación y cerró la puerta tras ella, dejándonos completamente solos.

—Vanessa. —Llamó mi atención, haciendo un asentimiento leve con su cabeza.— Zabdiel. —Imitó su acción, mirando a mi hermano.— Enoch. —Repitió el movimiento una vez más.

Gruñí internamente, sabiendo lo que mi padre iba a decir.

Y no. No estaba para nada de acuerdo.

—Como es de su conocimiento, he estado en reuniones con Heimdall por el último mes. —Comenzó a explicar, y los dos chicos que me acompañaban asintieron.— Y no daré vueltas al asunto porque Vanessa ya sabe a dónde llegaré.

Los tres varones dirigieron su mirada hacia mí, y yo fruncí el ceño, cruzando mis brazos sobre mi pecho.

—La Tierra está siendo amenazada. —Dijo.— No sabemos quién es, ni qué es lo que quiere, pero no pertenece a ninguno de los mundos de los que tengamos conocimiento, aunque sí sabemos que tiene un ejército enorme y al parecer imparable.

Solté otro gruñido y mi hermano me codeó, para hacer que me callara.

—Hablé con una vieja amiga terrestre hace unas horas gracias a Heimdall, y está reuniendo una pequeña tropa de guerreros que protegerán a La Tierra. Y ustedes son parte de esa tropa.

—¿¡QUÉ!? —La sorpresa de Zabdiel y la de Enoch se reflejó en un grito.

La diferencia, era que Zabdiel parecía emocionado, mientras Enoch se veía molesto.

—Mañana por la mañana serán trasladados. Protegerán a La Tierra, porque yo lo ordeno. Puede que al principio no les agrade la idea, pero terminarán enamorándose del lugar, como yo lo hice cuando era joven.

—El problema es que tú te enamoraste de una chica. No del planeta. —Gruñí, mirando a mi padre con seriedad.

—No te atrevas a mencionarla. —Me reprendió mi padre.

—Bien. —Asentí.— ¿Podemos irnos? Tenemos cosas que empacar. —Gruñí, sabiendo que no tenía otra opción.

Mi padre asintió y yo fui la primera en salir de la sala, siendo seguida por mi hermano y mi primo.

—¿Cómo es que tú no te emocionas, Nessa? —Mi hermano me miró como a bicho raro, mientras esbozaba una gran sonrisa en el rostro.

—Al parecer el único emocionado eres tú. —Gruñí, haciendo referencia a que mi primo no se veía para nada emocionado.

—Y mi hermana. —Añadió Enoch, serio.— Ya sabía que nos enviarían también. Lena fue la primera en enterarse. Ella nos recibirá en Midgard.

—¿Lo sabías y no nos dijiste nada? —Mi hermano quiso parecer ofendido, pero no lo logró. 

Enoch solamente se encogió de hombros.

—Nunca preguntaron. —Fue todo lo que dijo.

Gruñí y me fui a buscar la casa del mejor amigo de Zabdiel, Snabrim. Él era el único que sabía cómo distraerme cuando no podía sacarme algo de la cabeza, y era eso lo que necesitaba.

Llegué al lugar y toqué varias veces, sabiendo que así lograría despertarlo.

Luego de varios minutos, el pelirrojo me abrió la puerta, somnoliento y con el cabello alborotado, además de estar semidesnudo, enseñando su marcado abdomen y muchos músculos más.

Se vio sorprendido al encontrarme frente a él.

—Nessa, ¿Qué haces aquí tan temprano? —Arqueó una ceja, confundido.

—Creí que mi tormenta habría despertado a todos. —Sonreí de lado, mirándolo pícaramente.

—Estás hablando con Snabrim. Nada puede despertarme cuando estoy durmiendo. —Rió levemente.— Pero ya. Dime, ¿Qué haces aquí? Te noto algo molesta. ¿Sucedió algo?

—Sólo necesito una distracción. Después te cuento los detalles. —Dije, muy segura, colocando mis manos a ambos lados de mis caderas.

—Creo que viniste al lugar indicado, entonces. —Todo rastro de confusión desapareció de su rostro, siendo reemplazado por una mirada pícara, que en el fondo escondía lujuria y deseo.

Eso me encantaba. Él y yo teníamos algo así como un acuerdo de sólo distracción, nada serio. Y a ambos nos gustaba estar así, sin ataduras. Ser libres, pasarla bien y ser complacidos el uno por el otro.

—Lo sé. —Respondí y lo empujé dentro de su casa, cerrando la puerta detrás de mí.— Algo me dice que te costará un poco de trabajo distraerme esta vez. —Murmuré en forma de ronroneo, desafiándolo.

—Me gustan los desafíos, mujer. —Y sin decir más, me tomó de la cintura, jalándome hacia él para hacer que lo besara, y vaya. Este tipo realmente besaba bien.

Sin previo aviso ambos nos encontrábamos desnudos, enredados entre las sábanas de su cama, una vez más, nos unimos el uno con el otro, como muchas otras veces.

Pasé el resto del día con Snabrim, sin importarme el hecho de que debía empacar para ir a Midgard.


:posnoveo: :posnoveo: :posnoveo:


—Sigo diciendo que esto es algo ridículo. —Gruñí, mirando a mis padres y a mis tíos Loki y Laini, teniendo una pequeña esperanza de que no me enviaran a mí.

—Sin discusiones, Vanessa. —El tono frío de la voz de mi padre me hizo estremecer.

—Mi amor, —Habló la dulce voz de mi madre.— Midgard está en peligro, y es su responsabilidad ayudar. Su padre hizo una promesa hace mucho tiempo atrás…

—Lo sé. —La interrumpí. No quería escuchar aquella historia una vez más.

—Regresarán cuando todo termine. —Habló mi padre, sonriéndome de lado.— Los vamos a extrañar. —Se acercó a mí, y me dio un beso en la frente. Mi madre me dio un largo abrazo y soltó algunas lágrimas.

—Cuídate. —Me susurró.

Miré a mis amigos a lo lejos: Snabrim, Leia y Carhy. Realmente los iba a extrañar.

—Lena los estará esperando en Midgard. —Me dijo el tío Loki, regalándome una sonrisa torcida. Siempre había sido la sobrina favorita, y amaba restregárselo en la cara a Zabdiel.

—Cuida de Enoch. —Me sonrió la tía Laini.

Solté un suspiro y miré a mis dos acompañantes. Zabdiel tenía una gran sonrisa, y Enoch estaba serio, claramente molesto, igual que yo.

—¡Midgard y bellas midgardianas, ahí voy! —Gritó Zabdiel, antes de lanzarse por el Bifrost.

—Nos vemos al otro lado. —Bromeó Enoch, aunque su semblante permaneció serio, noté el fantasma de una sonrisa en su rostro. Y luego se lanzó también.

—Nos vemos, Heimdall. —Me despedí del guardián con un guiño y luego me lancé también.

Sentí cómo todo daba vueltas alrededor, y escuché los gritos de mi hermano y mi primo más adelante.

Luego vi cómo Zabdiel y Enoch aterrizaron en Midgard con golpes fuertes, mientras yo aterricé como un gato: de pie.

—Al parecer ustedes dos necesitan aprender a viajar por el Bifrost. —Una voz femenina emitió una burla y yo no pude evitar sonreír.

—Es porque son chicos. Son tontos y nunca aprenden. —Le lancé un guiño a mi prima y caminé hacia ella.— Hola, Lena.


NA:



¡Hey! Bueno, quise que en el capítulo se viera más o menos la personalidad de Vanessa y las pocas ganas que tiene de ir a la tierra (¿Por qué nos odia?)  sad
Espero que les guste el capítulo, y siento que esto se va a poner bueno muy pronto! 
¡Besos, las amo!


-Sisa  


avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por blackstairs el Dom 15 Oct 2017, 8:55 pm

Lo sientooo. Lamento no haber comentado antes. Estuve enterrada en trabajos y examenes.   
Joones  Me encanto tu capitulo. La forma de ser de de Nat es tan... Bucky... Y yo amo a Bucky. Me encanta Laura y Nat. A pesar de sus diferencias y sus padres siendo "enemigos" estoy segura que seran buena amigas, o al menos aliadas badass 
Sisa  Me encanta Nessa, y baia. Esa escena con Nessa y su... amigo  Me pregunto que dirá Thor cuando se entere. Y oh Lena. ¿Por que no les dijiste a tus primos? Se me hace genial la relación de primas entre Ness y Lena, no se. Ambas con un temperamento algo parecido... Serian imparables 
Ya me pongo a terminar mi parte. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por Jones. el Lun 16 Oct 2017, 3:29 pm

HERE:


¡SISAAAAA! 
¡AL FIN UN CAPÍTULO EN EL QUE NO MATAS A NADIE!  Okno, me calmo. 
Sobre el cap... ¡DAAAAMN! ¡VANESSA VIVE LA VIDA LOCA!   
¿Zabdiel sabe sobre eso!? Porque si no, me encargaré de hacer que ese niño se entere 
Hablando de Zabdiel.... *Fangirl mode on* ASHDFJASBFASDFGAERG me enamoré de ese chico aunque probablemente sea un rompecorazones   sé que es un rompecorazones con un buen corazón. Yo lo sé. 
Amé el cap, muchacha. Ya quiero ver qué hará Vale con su magia escritorial (amo inventar palabras) 
¡Las amo a todas! 
¡Besos! 

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por yagmur. el Jue 19 Oct 2017, 1:15 pm

Cual es tu problema vanessa con nosotros   somos buena gente ahre igual me cae bien esa personalidad salvaje DO IT GIRRL *nene leakes voice* ahora es cuando caigo que midgard es la tierra jajajaja chau matenme, tuve que buscarlo en google, real no fake. Amo esta familia asgardiana espero que seamos así de goals nostros los maximoff ahre bueno querida sisa tu capitulo 10 puntos, vale espero el tuyo  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por blackstairs el Sáb 28 Oct 2017, 2:18 pm


Chapter 6
Are you sure about this?


Lena Lokidottir




Era casi mediodía, cuando Enoch y yo habíamos regresado de dar nuestro paseo matutino por los bosques, acompañados de nuestras respectivas mascotas. El pequeño dragón de Enoch estaba sobre su hombro, mientras que Alsvid estaba paseando entre nosotros reclamando atención.
Llegamos al gran portón dorado del palacio. Enseguida se abrió dando paso al largo jardín con flores de diferentes colores y exquisitos olores.
Enoch se sentó en uno de los bancos junto a un arbusto de flores azules y yo me acerqué al rosal midgardiano que había sido regalo de mi padre en mi último cumpleaños.
Acaricié el delicado pétalo blanco con mi dedo y sentí el calor del lobo a lado mío.
Centre mi atención en la criatura sonriendo con ternura cuando el mismo ladeo su cabeza esperando que le diera la atención que había reclamado desde temprano esa mañana. Me hinqué a su altura y acaricié su cabeza con cariño.
A pesar de que era normal el silencio de parte de mi hermano desde que nos habíamos conocido, ese día era diferente.
Lo había notado distante y distraído. Enfrascado en su mundo y pensamientos.
— ¿Hay algo que te moleste, querido hermano?
Me miro por un momento haciendo una mueca en su juvenil y apuesto rostro antes de responder.
— No es nada. —Lo mire inquisitivamente. Habíamos crecido juntos y habíamos llevado una buena y cercana relación a pesar de ser medios hermanos. Era obvio que sabía cuándo algo le molestaba.
— Enoch...
—    Está bien solo... ¿De verdad tienes que ir a Midgard?
Me incorpore lentamente alejando la mano de la cabeza de Alsvid, que gruño como reclamo. Me senté junto a mi hermano.
— Puedes venir conmigo.
Hizo un gesto de disgusto que me hizo reír.
— No. Pero, Vanessa y Zabdiel han tenido sus ataques temperamentales y no tendré con quien evitarlos.
—    Siempre podrás quemarlos —dije señalando al dragón que yacía acostado en su pierna.
El río levemente y volvió a ponerse serio en cuestión de segundos.
— ¿Paso algo grave en Midgard?
—    No lo sé. Mi madre contacto a padre y dijo que era importante. No me dio más detalles ni opciones más que ir.
Se quedó callado y desvió la mirada a su pequeño dragón.
—¿Cuándo te iras?
— Ahora mismo. —Escuchamos la voz de mi padre y ambos lo miramos. Estaba en las escaleras que daban al interior del palacio un traje midgardiano negro y verde. —El Bifrost está listo.
Miré a Enoch antes de levantarme y le sonreí. Camine hacia el hombre con Alsvid pegado a mí.
— ¿No vendrás a despedirme?
Enoch se unió a nosotros y los 3 caminamos hasta el otro lado del castillo para salir rumbo al Bifrost.
En la entrada del castillo, ya se encontraban los sirvientes con las riendas de los caballos en sus manos y la guardia real ya preparada.
Los tres montamos los corceles y empezamos el camino a través de las tranquilas calles del reino.
En un momento, Enoch y yo dejamos atrás a la guardia y a padre. Ambos nos miramos con complicidad y no fueron necesarias palabras para que ambos apuráramos a los caballos.
Escuche la risa de Enoch mientras se adelantaba a mí y tomaba un camino diferente.
Sacudí las riendas, haciendo que el corcel negro resoplara antes de comenzar a correr.
Galopee por las calles, evitando a peatones y puestos ambulantes en mi carrera por adelantarme a mi pequeño hermano.
Las calles empedradas se tornaron a un piso de cristal y adelante de mí, divise de lejos la construcción dorada del Bifrost.
Antes de llegar al puente arcoíris, Enoch salió de la calle aledaña.
Ambos nos miramos y nos lanzamos sonrisas de superioridad. Estábamos cabeza con cabeza
Llegamos al cruce entre mundos para encontrarnos a padre y la guardia ya esperando por nosotros.
Enoch y yo nos miramos y reí por el paisaje que tenía ante mí.
Mi querido hermano tenía ramas y hojas por su rizado cabello y tenía un pedazo de la capa rota.  Supuse que mi imagen sería igual o peor. Sentía las mejillas sonrojadas por el esfuerzo y estaba segura de que mi cabello se encontraba totalmente enredado.
Ambos descabalgamos aun con sonrisas divertidas
Mi padre se nos acercó y se rio de nosotros igual. Le quito una rama del cabello a mi hermano y nos miró con diversión.
— ¿Se divirtieron? —Y sin esperar respuesta, nos abrazó con cariño antes de girarse a mí. —Vamos Lena. Tu madre nos espera.
Asentí aun con una sonrisa de felicidad y me giré hacia mi hermano.
— Te ves asqueroso. —Comenté burlándome.
— No es como que seas la persona tan bella que todos tus pretendientes alegan que eres en este momento. —Contraatacó.
— Te veré después, Enoch. —Lo atraje hacia a mí y envolví mis brazos alrededor de su cuello, haciendo que protestara por la muestra de cariño. —Intenta evitar a nuestros queridos temperamentales primos. Da una vuelta por el reino. Sal a cabalgar. O puedes venir conmigo.
— Sabes que odio salir de Asgard.
— Lo sé. Trataré de regresar lo antes posible.
— Tranquila. Disfruta Midgard y a tu madre. Se que desde tu cumpleaños no la ves.
Le sonreí una última vez.
— De acuerdo. Pero sabes cómo contactarme. —Le guiñé un ojo y subí los escalones a la entrada del portal.
Heimdall movió la espada del soporte dorado y el portal empezó a aparecer frente a nosotros.
— ¿Lista? -pregunto padre hacia mí.
Asentí con la cabeza y miré una última vez a mi hermano, la guardia, Heimdall y el dorado paisaje del reino.
—    Nos veremos, Heimdall.
El hombre solo hizo una reverencia con la cabeza.
Cruce el portal, sintiendo como todo mi cuerpo se estiraba de un lado a otro. Cruzando las dimensiones y mundos, viendo las manchas borrosas de colores alrededor de mí.
Sentí el piso bajo mis pies y me mantuve en equilibrio. Claramente no era mi primera vez viajando por el Bifrost.
Padre apareció después a lado de mí.
Una vez que la luz blanca se deshizo alrededor de nosotros, note a mi madre y otra señora pelirroja frente a nosotros.
—    Aún recuerdo la primera vez que viajaste por ese condenado portal. Tenías las manos y rodillas raspadas por la caída. —La dulce voz de mamá me devolvió a la realidad. —Mírate, Lena. No puedo creer lo que has crecido en tan pocos meses.
Avancé el metro que nos alejaba y la envolví en un abrazo que había necesitado los últimos días. A pesar de llevar una buena relación con la madre de Enoch, era claro que no era el mismo sentimiento de bienestar y seguridad que al estar con mi madre biológica.
—Te extrañé tanto -Dije aun sin separarme y mi voz saliendo amortiguada.
—Yo también te extrañe, cariño. – Me separo ligeramente de ella. – Hola Loki.
— Hola, Evelyn.
A pesar de las historias que había escuchado sobre mi padre, el cómo había traicionado a su hermano más de una vez y el haber intentado conquistar el mundo un par de veces más, había sido inevitable el que el gran Loki, el “Legitimo Rey de Asgard” se enamorara de un alma midgardiana valiente y rebelde como había sido mi madre antes de tenerme. A pesar de su separación y el matrimonio de Loki con Laini, habían acordado llevar una buena relación por mí. Lo intentaban, sin embargo, era bastante notoria la tensión entre ambos adultos.
—Ella es Virgina Potts. – Se refirió a la mujer pelirroja, que había olvidado por completo su presencia. – Es la razón por la que los contacte.
La pelirroja estrecho la mano de mi padre y luego la mía.
— Lena, deberías entrar a cambiarte. Estoy segura de que llevar vestido en un clima como este debe ser incómodo. -Dijo mi padre mirando los árboles de tonalidades cafés y naranjas y el viento que arrastraba las hojas caidas.
Los cuatro entramos a la casa, mientras que los adultos se dirigieron al comedor, yo subi a mi habitación para deshacerme del estorboso vestido.
♔♔♔
 — La Tierra está siendo amenazada. -Inicio Virginia Potts una vez que los cuatro estábamos sentados. — No sabemos quién o quienes son, y mucho menos su objetivo. Estamos trabajando en recolectar mas información, pero no lo lograremos si no sabemos de que mundo o plano viene esta amenaza. — Le extendió la Tablet negra a mi padre, quien miro las imágenes con clara expresión confundida.
— No son criaturas de mi conocimiento, estoy seguro de que ni Thor o Heimdall saben que es, pero podemos intentar averiguar.
—    Eso sería de gran ayuda. Sin embargo, necesitamos la ayuda de Lena.
Los tres la miramos y mi madre se adelanto.
—  ¿Ayuda? ¿Ayuda para qué?
— Como les dije, es una amenaza desconocida. Necesitaremos toda la ayuda que podamos. La mayoría de los grandes heroes se retiraron, y estoy segura de que tanto tu como tu hermano están ocupados con Asgaard y las amenazas que afrontan dia con dia. —Miro a Loki. — Estoy juntando un equipo, llamado los Nuevos Vengadores. Son hijos de los mas grandes heroes, con habilidades y poderes inimaginables. Se que es mucho pedir, que sus hijos formen parte de esto, pero de verdad los necesitamos.
El "De ninguna manera" de mis padres y mi "Lo haré" hicieron que la pelirroja nos mirada a los tres con expresión divertida, intentado ocultarla con seriedad.
— Dejare que lo hablen. —Cambió la ventana de la Tablet y nuevamente la dejo en la mesa. Tomo su bolso y salio de la sala. El repiqueteo de sus tacones se perdió en el fondo del pasillo.
— No lo haras, Lena. Si fuera una amenaza conocida, te dejaría, como cada vez que tu y tu hermano salen por los mundos, pero esto es diferente.
— Es por eso que mas que nunca necesitan nuestra ayuda. No estaré sola, tu la escuchaste.
Mi madre tomo el aparato entre sus manos y deslizó la pantalla. Se leía "Iniciativa Nuevos Vengadores". La siguiente imagen era una lista de personas, y cada una de ellas tenia una foto e información sobre ellos.
— Son niños. No puedo creer que los dejen hacer esto.
— Escucha, Lena. Se que quieres ayudar, pero es peligroso. Los tres volveremos a Asgaard y buscaremos información sobre esta amenaza, y después enviaremos refuerzos.
— Ese no es el punto. No podemos simplemente evitarlo. Tanto Asgaard como Midgard son mis hogares. No puedo sentarme en un almohadón de plumas bebiendo vino mientras el mundo en el que crecí se esta destruyendo. Saben que lo haré. No hay forma de que me hagan cambiar de opinión sobre eso.
Mis padres se miraron.
—    Danos un minuto, Lena. Sube a tu habitación.
—    Pero…
—    Obedece, Lena. – Mi madre me dedico una severa mirada, obligándome a obedecer.
Me levante del sofá y camine a las escaleras sentándome en ellas, admirando los Converse rojos como si fueran lo más interesante.
Desde el lugar en donde estaba se escuchaban las voces amortiguadas de mis padres, seguramente discutiendo lo que pasaría conmigo, y conociendo a ambos, tenía un 50 de probabilidad de regresar a Asgard junto con mi madre y un 50 de poder ayudar. Sin embargo, a estas alturas era impredecible la decisión de ambos.
Nuevamente, los pasos de la señora Potts se hicieron escuchar y me asome por el barandal. Caminaba con expresión pensativa y triste, aun sin notar mi rostro asomado entre los barrotes del barandal.
Mis padres salieron de la sala. Miraron a la pelirroja y después a mí, la primera apenas había notado mi presencia siendo una rara con la cabeza metida entre los barrotes.
Mi padre apoyo los brazos en el barandal de forma despreocupada, mirándome.
—    ¿Estas segura de querer hacer esto, Lena?
Sonreí abiertamente y asentí efusivamente. Me levante de las escaleras.
—    Genial, entonces – Se dirigió a la mujer pelirroja. – Creo que lo hará. Volveré a Asgard, buscaremos más información y hablare con Thor sobre mandar a sus hijos y al mío. Enviare una respuesta lo antes posible.
♔♔♔
Esa misma tarde, tanto Virginia Potts como mi padre, se habían ido de Detroit. La señora Potts al parecer tenía otras visitas que hacer para el reclutamiento.
Eran casi las 10 de la noche, estaba en mi antigua cuarto, con las paredes de color lila y varias fotografías pegadas por las paredes. En algunas aparecía yo de pequeña con mi madre, en otras había convencido a padre de tomarse una foto conmigo. Y la que estaba enmarcada en el buro era la única que tenía con Enoch, la vez que lo había engañado con ir a Vanaheim de paseo. Habíamos terminado en una feria, ya pesar de que lo negara, había disfrutado de ese día e incluso había ganado un peluche para mí.
Sonreí ante la imagen antes de concentrar la imagen de Enoch en mi cabeza y cerrar los ojos. En pocos segundos me encontraba en su habitación, totalmente desordenada y con ropa en cada rincón del cuarto.
Él se encontraba en su cama con un libro en la cama, y su pequeño dragón estaba a su lado, durmiendo nuevamente.
Dio un brinco al verme sentada a los pies de la cama y cerro su libro de golpe.
—¿Tanto me extrañas, querida hermana?
—    Solo quería asegurarme que aún no hubieras quemado a Zabdiel o Ness.
—    Aún siguen vivos, pero no lo estarán si siguen aventando la fruta en la cena. — Me reí de aquel comentario. — ¿Todo bien en Midgard?
—    Algo así. Enoch, creo que deberías aceptar lo que diga padre.
—    ¿Hablas de ir a salvar el planeta ante una amenaza que ni siquiera nosotros conocemos? ¿Acaso te volviste loca? ¿Quieres morir, Lena?
—    Claramente no, por eso prefiero salvarla. Escucha Enoch, entiendo si no quieres hacerlo, solo quería avisarte yo misma, pero parece que padre lo hizo primero. No sé cuánto tiempo estaré aquí o si volveré. Así que…
—    Sabes que no te dejare sola. Es obvio que necesitas a alguien que cuide tus espaldas ante esto. Además, con nuestro tío no queda más opción que ir a salvar su amada Tierra. Te lo aseguro, en cuanto padre hable con él y Heimdall nos obligara a ir.
Asentí sonriendo, dándole la razón sobre la decisión que tomaría el rey.
—    Te dejare seguir con tu libro.
—    Está bien. Lena… Cuídate por favor.
Le sonreí con cariño y asentí con la cabeza.
—    Igual tú, Enoch.
Me concentre en salir de aquella ilusión. Abrí los ojos y nuevamente estaba en la habitación. Se escuchaba el murmullo del viento y el movimiento de las hojas al chocar entre ellas.
♔♔♔
Las semanas habían pasado y padre había hablado con nosotras a través de una ilusión. Enoch, Vanessa y Zabdiel llegarían aquel día en la tarde y después, un auto de las Industrias Stark nos llevaría al aeropuerto rumbo a Nueva York.
Y ahí nos encontrábamos. En el jardín trasero de la casa, que ya estaba marcado por el símbolo del portal asgardiano en el pasto.
Esperamos algunos minutos y una luz intensa apareció enfrente de nosotras.
Se escucharon gritos y después golpes sordos.
La luz de desvaneció y vi la escena más cómica que había visto en mi vida. Enoch y Zabdiel habían caído en seco sobre el pasto. Ambos intentaban ponerse de pie con gestos adoloridos.
Nessa, mi prima, había caído elegantemente de pie y miraba a los dos hombres con superioridad y diversión.
—    Al parecer ustedes dos necesitan aprender a viajar por el Bifrost. – me burle de ambos que aún no habían recuperado el alentó por el gran golpe.
—    Es porque son chicos. Son tontos y nunca aprenden. – Me siguió mi prima antes de lanzarme un guiño y acercarse a donde estaba. – Hola Lena.
Ambas nos sonreímos.


NA:


Si, lo se, los siento. Tarde horrores en subir el capitulo, pero era cierre de periodo y ya saben, los maestros aman dejar trabajos los ultimas días del periodo. Pero he aquí el capitulo mas largo y feo que he escrito. Espero les guste y lamento nuevamente la tardanza.


Última edición por blackstairs el Sáb 10 Mar 2018, 4:04 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por CNCOwner. el Dom 29 Oct 2017, 12:02 pm


¡Valeee! Pues...  ¿Cómo decirlo?   Ah, ya sé. ¡AMÉ EL CAPÍTULO! De verdad, me emocioné demasiado   
Digo, Lena y Enoch tienen la mejor relación de hermanos del planeta, es en serio. Los amo los amo los amo  baba
Y no te preocupes por tardar, la semana pasada estuve en la misma posición que tú. Qué desastre que den tantos trabajos de última hora, detesto a los profesores. -.-
En fin, amé tu capítulo con todo mi kokoro <3
¡Besos!   


-Sisa  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por yagmur. el Dom 29 Oct 2017, 4:36 pm

Yooo, que tal?
Que bellos los hermanos, la relación que hay entre ellos me encanta. Es como debería ser *palo para zab y nessa* ahre Señor Loki usted se ha ganado mi amor por dejar a Lena entrar la iniciativa.
Okey, la reacción de Enoch cuando Lena lo invito a midgard fue lo más ah me lo imagine re paranoico. 
btw, ame que lo terminaras con la escena del final del cap de sisa, dio la otra cara de la historia  
Es mi turno bitch, me voy a terminar el cap, pequeño spoiler tendrá una escena de hermanos tambn. besos  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por Jones. el Dom 29 Oct 2017, 5:12 pm

here:


Como cuando todas leemos el cap el mismo día... xD
¡VALE! ¡LO ADORÉ! 
¡O sea, yo quiero tener una relación así con mi hermano menor! (Pero él es un maldito capullo que no me deja entrar a su mundo) 
Zabdiel, Vanessa, ustedes dos deberían comportarse así como los buenos hermanos que son. 
Ya me imagino la tensión que debe existir entre Loki y la madre de Lena...   Qué incómodo xD
Sobre el spoiler de Vale.... *Modo Fangirl Encendido*  ¡YO SOLO QUIERO VER A LOS HERMANOS MAXIMOFF! 
Bueno ya, dejaré de spamear. 
¡Las amo a todas! 
¡Kisses! 

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por yagmur. el Lun 30 Oct 2017, 1:28 pm


Chapter 7
a little bit of sibblings love, won't hurt you


Nikolai Maximoff




Unos golpes fuertes a mi puerta se colaban a través de la música, seguido de unos gritos provenientes de mi dulce hermana, Freya. Primero Evan, y ahora ella, no entendía porque tanto rechazo a la música.

“No es rechazo, tonto.”

La voz de Luna ofuscó mis pensamientos. Esa niña otra vez se metió en mi cabeza.

— Luna, largo de mi cabeza.— Exclamé con un atisbo de rabia en mis palabras.

“Evan me lo pidió después de que los ignoraste, a él y Freya.” Su voz también sonaba un poco molesta, pero yo sé que no quiso hacerlo. Pero mi hermano le gusta sentirse al mando cuando mi padre no está. El sujeto me cae bien pero su predicado es lo que no me gusta, chiste gramático, soy un genio. No pude evitar una sonrisa de satisfacción.

“Vamos Nik, baja la música, por favor.” pidió con una voz tierna. Puse los ojos en blanco. Me acerqué al escritorio y tome el control del aparato para presionar el botón rojo de apagado. “Gracias, Nik” Sonreí luego de escuchar sus pasos alejarse de la puerta de mi habitación.

Sin nada que hacer, me tumbé en mi cama a medio hacer y mire el techo durante unos segundos. Mis brazos estaban sobre mi abdomen, y mi cabeza trataba de organizar unas letras que se me habían ocurrido esta semana. Luego de estar unos minutos tratando de recordar las frases, consideré que la mejor opción era escribirlas en un cuaderno.

Junto con algunos dibujos aterradores, las letras de mis canciones, por así decirlo, se alojaban ahí. No solía escribir mucho, de vez en cuando unas estrofas se me venían a la mente pero nada que valiese la pena ser grabado.


El sol ya se estaba poniendo, y mi estómago rugió. Solté un quejido, justo cuando me estaba concentrando. Paré de tocar la guitarra, para poder guardarla e ir a buscar algo para comer. Aunque pensándolo mejor, ir hasta la cocina a prepararme algo para comer, significaba esfuerzo de mi aparte.

Siempre podría mandar a Freya. Soy muy vago como para levantarme.

— Freya.— Grite lo suficiente para que se escuchara en la habitación de enfrente.
— ¿Qué?— La respuesta de la morena no se hizo esperar.
— Ven un segundo.— Volví a gritar.
— No, ven vos si quieres pedirme algo.
— Estoy ocupado.— Insistí.
— Yo también.
— Ya paren de gritar, están a un paso de sus habitaciones.— Esta vez fue Evan quien grito.

Esto sí tardaría. Uno de los dos tenía que levantarse e ir a la habitación del otro. Por mi parte no pasaría nada, si está esperando que yo vaya pues será en vano. Aunque realmente tengo hambre pero  realmente no me quiero mover, así que espero que ella venga. Unos segundos después, el quejido de mi hermana, seguido de un portazo, hizo que me sobresaltara. Nikolai Maximoff eres el mejor.

— Espero que valga la pena, bastardo estaba viendo una serie.— Se anunció por mi habitación sin tocar.
— ¿Sin mí?— Cuestione haciéndome el ofendido.— La traición.— Lleve mi mano a mi corazón, fingiendo estar dolido.
— Ya dime.— Soltó con brusquedad, seguido de apoyarse en el marco de la puerta, fijando su mirada en mí.

Tome aire, preparé mi mejor monologo para ganarme su compasión.

— Estoy agonizando Freya.— Coloqué voz moribunda. Ella puso los ojos en blanco.— Enserio, necesito algo para comer o moriré y sé que sin mí tu no podrás vivir, porque soy muy genial y todos me aman.— Podría haber seguido con mi discurso pero me detuvo.
—Ya Nik, para, iré a preparar algo pero será la última vez.— Advirtió, mientras se iba cerrando la puerta detrás de ella.

Durante la espera tome mi teléfono y volví a leer el mensaje con los archivos que había recibido dos días atrás. No quería dedicarle mucho tiempo a pensar la propuesta, la respuesta era dicotómica, Y yo ya tenía mi decisión. Solo había alguien que faltaba, y sé que sería difícil convencerla.

Hace días una señora que se hacía Virginia Potts nos vino a ofrecernos un trabajo. Con nuestro padre presente durante su visita todos escuchamos, lo que tenía que decir, tanto Evan como yo aceptamos, sólo las chicas estaban un tanto dudosa, más bien Freya. Fue un tanto difícil convencer a papá de que dejase que Luna fuese, por el simple hecho de que es una niña aún. Termino aceptando, con una promesa de que nos matará si dejábamos que le pase algo.

Fueron bastante claros con el tiempo límite de respuesta, aunque nos mandaron toda la información adicional. Era nuestro deber, cumplir con nuestra otra parte de nuestro linaje.

El llamado de Freya tras la puerta me despertó. Le abrí la puerta para encontrarla con una bandeja con dos tazas de chocolate caliente, con malvaviscos y unas galletas.

— Eres un ángel hermanita, ¿todo es para mí?— Pregunte mientras le revoleaba el cabello.
— Ni lo sueñes hermanito, para los dos.— Entró, empujándome a un lado.

Ordené un poco mi cama, para que nos pudiésemos sentar en ella.


— No entiendo Nik, tenemos súper velocidad y ¿te da vagancia ir a la cocina?— Cuestiono, mientras se llevaba una galleta a la boca.
— Es que no quiero romper la política de papá.— Me excuse con lo primero que se cruzó por la mente. Freya soltó una carcajada.
— ¿Enserio me decís?— Siguió riendo. Asentí seguido de levemente levantar una ceja expectante a lo que iba a decir.— Nik fuiste el primero en romperla.— Me pateó en broma y volvió a reír contagiándome esta vez.

El silencio se apoderó de la habitación. Observé a Freya detenidamente, su mirada recorría toda la habitación, como si buscara algo. Su pierna se movía sin parar, y se mordisqueaba una uña. Si no me equivoco, está nerviosa. Lo que es inusual esta actitud en ella.

Iba a hablar pero se me adelantó.

— Nik.— Me miró.— ¿Estás seguro, respecto a eso?— Sabía perfectamente de que hablaba.
— Si, ¿vos?— Pregunté, rompiendo el contacto visual tomando de la bandeja una galleta.
— No, por eso recurrí a ti.— Suspiró.— Todos hermanos aceptaron.— Comentó.
— No me sorprende, o sea es lo que debemos hacer, nuestro propósito.— La mire haciendo hincapié en propósito.

La mirada de Freya se apagó. Había algo en ella que no quería aceptar la propuesta. ¿Miedo? Quizás.

— ¿Crees que si no quiero ir, papá se molestará?— Preguntó, buscando esperanza en mi respuesta. Agité mi cabeza en señal de negación.
— Estaría decepcionado, eso sí. Sabes cómo es él.— Mi respuesta no la ayudo. Su mirada se fijó en un punto entre las mantas.— Oh vamos, ¿no me digas que la gran Magnetika rechazará una propuesta como esta?— La golpee en el brazo en un intento de animarla. Una media sonrisa se asomó en sus labios.
— Ese era mi nombre de superheroína cuando tenía ocho años.— Esta vez una sonrisa completa iluminó su rostro, pero no duró mucho, al instante se desvaneció.— No sé qué hacer.— resopló.
— Yo iré, y requeriré de mi melliza en combate para patear traseros con nuestro poder. ¿Qué dices?— Ofrecí mi mejor sonrisa. La contracara de esto, es que la decisión ya estaba tomada, teníamos que ir todos o ninguno. Pero quería que aceptase porque quisiese ir. Lo único que recibí como respuesta fue un levantamiento de hombros.

Solo me quedaba un último movimiento. Aparte la bandeja, mientras la mirada expectante y confundida de Freya seguía mis movimientos.

— Yo sé que es aterrador, y que seguro pienses que no estamos listos para este tipo de hazañas.— Tomé su mano.— Pero piensa en cómo se sentía papá cuando solía ser llamado Quicksilver, y fue convocado junto con nuestra tía Wanda para ser lo que ahora son, héroes, no lo pensó dos veces y se lanzó con valor a defender a los que no puedes defenderse.— Wow, no sé de donde salieron esas palabras de aliento, ni a mí me las digo.— Además, estaré ahí para cuidarte. Y, si en algún momento te quieres ir no te detendremos, es más te llevaré personalmente a donde quieras. Recuerdas que somos hermanos mellizos y que sentimos lo que el otro siente.
— Vaya Nik, con esas palabras ya te pareces a Evan.— Soltó una risita. Sus ojos estaban llenos de lágrimas pero no querían salir.
— Oye, nos estábamos llevando bien, no lo arruines.— Advertí, mirándola serio.
— Bien, voy a ir.— Suspiró con una pequeña sonrisa mientras se acercaba para abrazarme.

Nos quedamos unos segundos, hasta que nos separamos, este es uno de los momentos donde me ganaría una estrellita dorada por ser el mejor hermano.

— Me llevaré esto.— Tomó la bandeja en sus manos.— Y me iré a empacar.— Levantó la cejas un poco emocionada.
— Si sal de mi habitación ya he cumplido mi cuota semanal de tiempo con mi hermana.— Comenté con desdén.

Un objeto colisionó contra mi cabeza, una zapatilla en efecto, solté un quejido y mire en dirección a donde el objeto vino, la chica saco la lengua en modo de burla desapareciendo con velocidad.


Antes de irme a dormir, moví mis maletas cerca de la puerta y salí de mi habitación para ir al baño a cepillar mis dientes.

— Oye rubio.— Voltee y observé a Freya en pijamas siguiendo mi paso, con un envase de crema en la manos.— Sé que te amas a ti mismo tanto como yo y ya que nos vamos por tiempo indefinido pensé que sería inútil dejar mi exfoliante en la mitad, así que te vengo a ofrecer un poco para ese cutis horrible que tienes, no mejorara tu rostro pero los milagros existen.— Sonrió agitando el pote enfrente de mí.
— Acepto tu oferta, y cierra la boca sabes que soy más apuesto que vos.— Arrebate de sus manos la crema para untarla sobre mi rostro. Pero al instante me arrepentí.— Freya.— Llame su atención.
— Dime.— Contestó mientras terminaba de frotar su rostro.
— ¿Es normal sentir como si te estuvieran arrancando una capa de piel?— Pregunté con un hilo de voz, sentía como si me quemaran con nitrógeno, frío pero doloroso.

Lo único que escuche como su respuesta fueron sus risas.

Hella:
que tal bellas, estaba tan emocionada que decidí subirlo hoy. okey espero que les haya gustado, le di un toque mundano -y sera el único porque ya se viene lo BUENOOOOO AHRE- en fin, supuse que un lindo y meloso momento de hermanos estaría bien ah    

Pd: los de la foto son freya y nik    


Última edición por yagmur. el Lun 30 Oct 2017, 7:37 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por CNCOwner. el Lun 30 Oct 2017, 2:41 pm


Asdfgjkl   No tengo palabras, amé a los mellizos demasiado <3
Son... Como los hermanos normales que deben ser jajaja. Freya es una payasa, cómo la amo. Anotaré esa pequeña broma para hacérsela a mi hermana menor 7u7
Amé el capítulo, Micka <3 Y muero por ver qué escribirá Jones :D
¡Besos!


-Sisa  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por blackstairs el Vie 03 Nov 2017, 2:04 pm

OMG. Todos los hermanos en esta historia son tan goals... Ya quisiera tener una relación así con mi hermana... Los Maximoff    Siendo tan hermosos desde la relación de Erik y Charles. Me encanto Micka   Escribes tan bellamente. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por Jones. el Dom 05 Nov 2017, 1:20 pm

here:


¡Hello!
Adoré el cap con todo mi heart 
Y NIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIK
LO AMO 
Freya es una GENIA, aplicaré sus bromas para la vida real  creepygusta
Micka, sos una genia 
Ahora mismo subiré mi cap <3
¡Besos, las amo! 

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por Jones. el Dom 05 Nov 2017, 1:26 pm


Chapter 8
Alcohol


Laura Rhodes





—¿Sabías que esto es una mala idea, cierto? —Le dije a la tía Pepper, quien se encontraba a mi lado, en el barandal cerca del centro de control.

—No seas tan pesimista, querida. —Me dedicó una débil sonrisa de lado, mientras pasaba su mirada por el gran salón que estaba unos pocos metros debajo del barandal.— Este momento es crucial para que los futuros héroes socialicen un poco antes de comenzar los días de entrenamiento.

—Eh, si no lo notaste, todos ellos están por su mundo, no socializando. Bueno, al menos la mayoría. —Señalé con mi dedo índice.

Finalmente habíamos logrado el objetivo de mi tía: reunir a toda la iniciativa “Nuevos Vengadores” en nuestro cuartel.

Y ahora ella había decidido que debían socializar así que pidió a todos que salieran de sus habitaciones y se encontraran en el gran salón. Pero yo opinaba que eso era una muy mala idea.

Digo, todos están en su mundo.

La gran Sisabella Rogers está con su amiguita ninja hablando de quién sabe qué.

Dos de los asgardianos están en una esquina, sin decir nada. Es algo tétrico.

Los mellizos Maximoff están hablando entre ellos y no paran de reír y hacer muecas, ¿qué les sucede?

Y hay una niña ahí.

¿Qué demonios hace una niña allí?

Oh, cierto. Es la menor de los Maximoff. Qué tonta, Laura.

—No creo que vayan a “conocerse mejor” —Hice comillas con los dedos.— si siguen como están, tía.

—¿Me podrías dar una mano con eso, Laurita? —Pidió.

Como la gran sobrina no tan sobrina que soy, asentí.

—Jarvis, necesito que hagas mi sonido especial de silencio. —Dije a una pantalla que estaba pegada a la pared.

—Enseguida, señorita Rhodes. —Me respondió la voz robótica.

—Será mejor que te tapes los oídos, tía. —Susurré y la tía Pepper lo hizo, al igual que yo.

En ese instante se escuchó un ruido fuerte, como cuando el micrófono hace una falla y se escucha ese sonido horrible.

Toda la sala quedó en silencio tras ese ruido y las miradas se dirigieron hacia mí y la tía Pepper.

—¡Hola, compañeros heroicos! —Exclamé, con una gran sonrisa, para luego bajar las escaleras de dos en dos y terminar frente a todos.— Para aquellos que no me conocen, soy Laura Rhodes. Es un placer.

Todos se mantuvieron en aquel silencio incómodo y solté un bufido mental.

—Este es el momento en el que todos deberían presentarse… —Dije, algo desilusionada.

—No te preocupes, bella midgardiana Laura. —Una voz masculina se alzó y vi al hijo de Thor caminar hacia mí.

¿Cuál era su nombre?

¿Zebial?

El tipo caminó hasta quedar a mi lado y me dedicó un guiño, seguido de una sonrisa amplia. Por el rabillo de mi ojo vi a su hermana golpearse la cara con la palma de su mano.

Reí levemente.

—Soy Zabdiel, hijo de Thor, hijo de Odín… —Se presentó.

Oh, así que su nombre era Zabdiel, no Zebial.

—Aquella preciosa mujer es mi hermana, Vanessa. —Señaló a la chica de la esquina.— Ese de ahí es mi primo: Enoch, hijo de Loki, hijo de Laufey. —Señaló al chico que estaba al lado de la tal Vanessa.— Y ella es mi prima Lena, hija de Loki, hijo de Laufey. —Señaló a una chica que estaba entre la multitud de adolescentes.

—Yo soy Destiny Parker, hija del Hombre Araña. —Una chica de ojos verdes habló, colgada boca abajo de una telaraña que colgaba del techo.

Y así, todos fueron presentándose poco a poco. Algunos hablaban más, otros hablaban menos, el punto fue que al menos comenzaron a socializar un poco.

Había servido de algo.

Solté un suspiro cansado, cuando se me ocurrió la mejor idea del mundo.

¿Qué mejor para unir a adolescentes, que bebidas alcohólicas?

—¡Oigan! ¿Quién quiere jugar con alcohol? —Solté un grito de emoción.

Casi todos giraron para verme por primera vez, con una sonrisa.

★★★

Había sido la mejor idea del mundo mundial.

La mayoría de chicos estaba sentada alrededor de la pequeña mesa central, haciendo un círculo.

Los únicos aburridos que no quisieron ser parte del juego alcohólico fueron la hermana de Zabdiel y el hijo de Loki, además de un rubio solitario, la pequeña niña Maximoff y un tipo que estaba entretenido conversando aparentemente con la hermana de Zabdiel.

Y creo que esos eran todos los que no querían beber, además de un rubio musculoso y dos o tres personas más.

Natalie giró la botella y esta comenzó a girar.

La punta se detuvo en mí, y la base en el mayor de los Maximoff, cuyo nombre no recuerdo.

El juego consistía en lo siguiente: alguien giraba la botella; la persona en la que caía la punta debía decir dos mentiras y una verdad, y la persona en quien caía la base, debía adivinar cuál era la verdad. El que no lograba el objetivo debía beber.

—De acuerdo. —Reí levemente, pensando en qué diría.— Me gustan las personas que adoran salir a comer conmigo. Tengo un oso de peluche que duerme siempre conmigo. Nunca me he enamorado.

—¡El peluche! ¡Di el peluche! —Exclamó el hijo de Flash, no recuerdo su nombre.

El mayor de los Maximoff me miró por unos instantes y sentí que mi estómago daba un vuelco.

¡Este tipo está buenísimo! ¡Y esos ojos! ¡Oh, dios!

¿Cómo es posible que exista alguien tan perfecto?

—La última. —Dijo, luego de unos segundos.

Fruncí el ceño, sin entender lo que dijo.

—Nunca te has enamorado. Esa es la verdad. —Dijo, con un semblante serio.

Sentí que mis ojos se abrían como platos.

¿Cómo lo había adivinado?

¡Cualquier persona normal habría dicho que el oso de peluche era la verdad!

—Demonios. —Solté un gruñido, tomé el vaso lleno de Whisky y bebí un largo sorbo.

Hice una mueca de disgusto y algunos rieron.

El chico Maximoff tomó la botella y la hizo girar de nuevo.

Esta vez, la punta cayó en Zabdiel, y la base en Sisabella.

—¡Genial! ¡Es mi turno! —Exclamó el dios.— Veamos… Amo jugar con la mascota de mi primo Enoch. Amo a todas las midgardianas. Estoy enamorado.

Noté que Sisa sonrió de lado, arqueando una ceja.

—Esa es fácil. —Sonrió.— La segunda. Amas a todas las chicas terrícolas.

—¿Cómo lo adivinaste, preciosa? —Sonrió ampliamente y le lanzó un guiño, antes de beber.

Sisa rodó los ojos, ignorando el gesto del dios, y giró la botella de nuevo.

—¡Laurita! —La voz de la tía Pepper llamó mi atención desde su barandal.

Me levanté y caminé hacia ella.

—¿Qué estás haciendo? ¿Crees que es una buena idea emborrachar a adolescentes menores de edad con súperpoderes?

—No todos son menores de edad. —Me defendí, con una inocente sonrisa en el rostro.

—¿Qué se supone que están haciendo? —Preguntó, con el ceño fruncido.

—Socializando, tía. —Respondí.— Eso sí es socializar.

—Espero que no tengan resaca mañana, porque los entrenamientos van a comenzar.

—No hay problema. —Sonreí inocentemente.

“Sí que lo hay. No hay manera de que amanezcan sin resaca. La mitad de ellos ya están ebrios.”

Una voz femenina invadió mi cabeza.

—¿Quién eres? —Susurré, confundida.

“Luna Maximoff, es un placer.”

—¿Podrías salir de mi cabeza?

“Sí. Perdón.”

Luego dejé de sentirla dentro de mi cabeza.

¿Quién invitó a lectores de mente a la iniciativa?

¡Demonios! ¡Yo no sé controlar mis pensamientos!

¿¡Habrá escuchado que pensé que su hermano está buenísimo!?

“Sí.”

¡Mierda!



NA:


¡Holas, holas! 
¿Qué tal estuvo su feriado? digo, si es que celebran el 2 de noviembre. 
El cap lo escribí anoche mientras pensaba en alcohol, ¿se nota? jajajajaja 
Espero que les guste 
¡Besos! 
¡Las amo a todas y cada una! 

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Heroes. (Colectiva)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.