O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Just, I´m Crazy {Pvt
Hoy a las 12:01 pm por Rebel

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:47 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 4:18 am por Butterfly199225

» fallen angels [muro]
Ayer a las 11:41 pm por jackson.

» The Selection
Ayer a las 10:37 pm por Asclepio.

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Ayer a las 7:53 pm por blackstairs

» Coffee at morning
Ayer a las 7:52 pm por peraulata

» bitter battlefield.{fichas/expedientes.
Ayer a las 7:51 pm por blackstairs

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 5:51 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Página 5 de 24. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 14 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 4:44 pm

ZoeAnneThompson escribió:
Zoey Coleman


Chico y rol:Zayn Malik - Plantado en el altar
Nombre de la representateLucy hale


one shot:

One shot


La luz entra por la ventana haciendo que me despierte de mi sueño profundo, me muevo de la cama refunfuñando entre las sábanas, al fin consigo abrir mis ojos y salgo de la cama. Apoyo los pies sobre la moqueta de madera para luego caminar lentamente, me pongo contra la ventana y estiro los brazos para desperezarme, a continuación voy hasta el baño. Este es moderno, en tonos blancos y negros. Me miro ante el espejo. Pero lo que consigo ver es mis ojos hinchados, mis rulos se ponen entre mi cara desordenados tapando un poco las enormes ojeras que se asoman por debajo de mis ojos también estoy bastante pálido, me empiezo a arreglar peinándome y lavándome la cara, incluso me pongo algo de maquillaje para tapar el horrible estado de mi cara. Después paso por el armario, me pongo los pantalones para luego tender sobre la puerta la chaqueta, la camisa y la pajarita. Paso por el pasillo hasta llegar a la cocina, me preparo un café con extra de cafeína y un par de tostadas, como rápidamente y luego me paso directamente a acabar de vestirme. Cuando ya estoy paso por la puerta, doy un último vistazo para luego marcharme.

Paseo por las nubladas calles de Londres hasta llegar al salón del hotel Versant, donde ella celebra su boda. El hotel es bastante lujoso, en cierta parte me alegro, está cumpliendo su boda de ensueño. Sin embargo no puedo quitarme de la cabeza su sonrisa, sus preciosos ojos y los labios que nunca conseguí probar. Paso por el ascensor hasta llegar a la primera planta donde ella debe estar arreglándose, en la puerta me encuentro a Helen su mejor amiga “no se puede ver a la novia antes de la boda” me dice ella con una risita, pero sin embargo le contesto con mal humor “eso es para el novio”, lo peor es que ella no ha hecho nada ni si quiera tiene la culpa de mi estado por lo que luego me siento culpable por mis palabras. Entro a la habitación, es completamente blanca pero con colores beis mezclados en las cortinas y las sábanas de la cama. Ella se está retocando su precioso cabello castaño, el cual está semi-recogido con unas flores sobre esta haciendo que su cabello no recogido caiga en ondas perfectamente formadas, el vestido es de una forma griega, blanco y de seda, con un poco de vuelo, un tanto ajustado a sus perfectas curvas. Ella me ve reflejado en el espejo justo detrás de ella, pide a las demás que se vayan de la habitación y me mira a los ojos con su preciosa sonrisa.

-Harry, dios te ves increíble, definitivamente ese traje te sienta muy bien-me dice ella abrazándome, haciendo que respire su aroma a rosas y esboce una sonrisa.
-te he traído algo, es algo que bueno tu madre me hizo prometer que te daría y como debes llevar algo viejo…-le dije sacando el colgante que traía en una caja.
-Oh, Harry es precioso, yo no..-intentó decir ella pero yo le tape suavemente los labios con mi dedo, para luego hacer que se girara y ponerle aquel colgante. Se le ajustaba perfectamente al cuello, cayendo sobre la parte alta de su pecho, justo en medio de las clavículas.- Gracias- me dijo ella sonriendo otra vez- ¿Puedes creértelo, yo en mi propia boda?
-Por su puesto, además estoy seguro de que seguramente eres la novia más guapa que se ha casado en el mundo-le dije yo siendo algo sincero.
-No digas eso, por favor-me replicó empezando a sonrojarse.
-Escucha, tengo que hablar contigo-le dije poniéndome serio y cogiéndole de las manos para atraer la levemente hacia mi.
-¿Pasa algo Hazz?-me pregunta ella empezando a preocuparse. Hazz, hacía mil que sus labios no pronunciaban ese nombre y mucho más que yo lo escuchara.
-No puedo soportarlo más y por favor no me interrumpas, necesito hacer esto-le dije viendo como ella iba a formular una palabra para preguntarme- Se que en cierto modo esto es egoísta, pero durante estas últimas semanas me he estado volviendo loco por reprimir lo que siento, así que tengo que decírtelo, te amo.-le solté al fin sintiendo un alivio, en lo profundo de mi alma- Y no, no te amo simplemente como amigo que es lo que he tenido que soportar durante toda la vida ya que mi amor hacia ti parecía ser invisible, aun que no lo hicieras como algo a propósito muchas veces lo que conseguías siendo totalmente sincera era hacerme daño en mi corazón. He soportado tus peleas, tus lamentos por los desamores reprimiéndome por no besar cada lágrima que caía en tu perfecto rostro, lamentándome por que no vieras lo asombrosa que te veía y te sigo viendo, por no haber hecho esto antes…- le dije haciendo que sus lagrimas empezaran a asomarse por su rostro, al igual que yo y sus manos empezaran a temblar, las besé cuidadosamente y luego la miré a los ojos- Es que no puedo conseguir ver un mundo ni una vida sin ti, simplemente no le encuentro el sentido  y aun que se que te estoy estropeando ese maquillaje que te debe de haber llevado un mínimo de una hora he de decirte que no me importa, por que eres perfecta con y sin él, por que aun que esto es lo más egocéntrico que seguramente me estarás viendo hacer, lo hago por que el dolor que siento en mi corazón –apoyando su pequeña mano sobre mi pecho- es mas grande que todo. Así que solo quiero que sepas, lo mucho que te quiero y que siempre lo haré. Lo siento, de verdad, pero sentía que debía hacerlo y ahora me despido para que tu puedas seguir con tu boda, es un gran tío y esto lo digo de verdad, me alegro por ti.-finalmente le robo un beso antes de salir por la puerta y ver como ella cae al suelo.

Me encuentro en un estado de locura máximo, empiezo a quitarme la chaqueta y la tiro sobre el suelo, para mi suerte me encuentro con un rubio amigo mío y sin pensarlo le doy los anillos y me marcho por el enorme ascensor. Allí me quito la pajarita y empiezo a desabrocharme la camisa, un calor se ha apoderado de mi. El sonido del ascensor me indica que he llegado a la planta baja así que corro hasta llegar a mi apartamento en el centro de la cuidad, cuando ya estoy pulso el botón del último piso, para luego coger las escaleras y subir a la azotea, después simplemente me siento en el borde.

Aún siento el sabor de sus labios contra los míos. Distintas imágenes empiezan a aparecer por mi mente haciendo que mis lagrimas caigan sin control, el baile de fin de curso, cumpleaños, fiestas, noches de los dos juntos, reconciliaciones, noticias inesperadas, su vuelta a Londres… Se que tal vez el acto que estoy apunto de hacer es el más cobarde que una persona puede hacer, pero tal vez tu no sabes el dolor que estoy sintiendo en mi interior, no puedo soportarlo y aun que en el fondo una parte de mi está feliz la otra me recuerda constantemente que ella nunca será mía. Me pongo de pié y estiro los brazos, siento como el aire se posa en mi cuerpo y luego cuento hasta tres. Uno, dos y tres. Salto al vacío, el tiempo pasa lentamente así que cierro los ojos y disfruto ese instante de libertad. Lo último que siento es un fuerte golpe en mi cabeza, pero sin embargo mi última imagen en mente sigue siendo su perfecto rostro hasta que todo se vuelve oscuro.



Capítulo inventado para la audición de need to protect:


[/color][/font][/color]
 Capítulo uno



Plié, relevé, plié, relevé,  plié y relevé. Me decía a mi misma calentando mis piernas antes de empezar a ensayar  la coreografía, las notas empezaban a salir de entre los altavoces del equipo de sonido. Me preparo para hacer el grand Jetté, cuando la voz de mi hermana Linda me distrae por completo haciendo que al dar aquél salto y apoye con mis puntas bien en el sobre el piso y acabe en el suelo. Miró mi pie para comprobar que no ha sido nada grave, desatando lentamente los lazos y comprobando que además de haberme caído, me han hecho una herida, claro son nuevos. Mi hermana abre la puerta y me descubre en el suelo, “¿Qué haces, ahí?” me pregunta ella, pero no me da tiempo a contestarle “Bueno da igual, recoge tus cosas que nos vamos en hora y media” me responde y se va por la puerta por donde había entrado. Apago el equipo y recojo mis cosas hasta llegar a mi habitación.


Mi habitación es doble, por lo que hay dos camas, ya que mi hermana también duerme allí. Al entrar hay una cama a la izquierda y una a la derecha,  el gran armario enfrente de ambas y una gran ventana por la cual pasa la brisa mañanera, después al final y al lado del armario se encuentra la puerta a nuestro cuarto de baño. No es gran cosa pero más que suficiente, nunca he sido exigente con las cosas, siempre me suelo conformar, además en los pequeños detalles está la belleza.


Al entrar puede ver a Kathy que me recibió con una sonrisa sincera, ella y yo compartimos habitación, pero aun que no tenga mi propia habitación es simpática con migo y bueno, creo que es con la única de mis hermanas que más buena relación tengo, sin embargo creo que llegados a un punto dado, daría mi vida por cualquiera de ellas. Me quito la ropa y la acomodo sobre la cama, a continuación cojo la que queda del armario y cajones para doblarla e guardarla en la maleta, al igual que parte de mis pequeñas cosas. Descarto unos shorts cortos y una camiseta vieja de the smiths, junto con unas creepers negras. Después de vestirme me solté el cabello dejando caer mis largos rizos castaños naturales, me miré en el espejo del armario para ver mi reflejo en el espejo, acomodo y peinó mi cabello para luego mirar mi cuerpo y hacer una mueca.


Bajo las escaleras con mi maleta grande, la mediana, mi maletín y mi mochila. Iba completamente cargada, casi me caigo –otra vez- gracias a la multitud de cosas que llevaba. Por fin llego a el portal donde mis hermanas esperan con los taxis para ir hasta la estación, después de poner las maletas entré y nos dirigimos al tren de nuestro próximo destino. El tren era un exprés, por lo que no tardaríamos más de un par de horas en llegar a Gildart.


Iba mirando el paisaje que dejábamos atrás, junto a nuestra antigua vida. Mi reflejo se veía sobre la ventana, me puse a reflexionar mientras escuchaba Pepole help the pepole.




Durante toda mi vida siempre he sido una persona sensible, tímida, sincera… Las personas no solían hacerme demasiado caso y más de una ocasión me he sentido sola. Soy la típica chica que no quiere llamar la atención, se esconde en su cabello suelto y su ropa simple, la que trabajaba en el periódico de la escuela y gracias a ello tenía un par de amigos, la que prefiere ver una película a salir de fiesta, la que lee un libro en sus ratos libres… Y si embargo pese a ser lo buena persona que soy y ofrecer mi ayuda libremente, no me he llevado nada a cambio. Soy tan distinta a mis hermanas, muchas veces las envidio, a pesar de que sean mayores que yo y también más hermosas. Hay de todo pero siempre les veo que tienen facilidad para hacer amigos, lo contrario que yo; Son divertidas, valientes, coquetas, son populares, no les importan lo que la gente diga de ellas… Son cosas que yo nunca logro, el único medio que tengo para poder sentirme realizada es el ballet. Sin embargo en las noches que pasaba sola en casa por que ellas habían salido me cuestionaba mi existencia –si, en ocasiones soy bastante depresiva- lo único que deseo es hacer un amigo, que no sea mi hermana Kathy, que aun que sea mi amiga ella tiene su propia vida y lo comprendo. No lo entiendo, por que me considero una persona divertida, creo que lo único que alguien debería hacer es intentar conocerme, no lo veo tan complicado. Me siento extraña y fuera de lugar, en ocasiones digo algo y mis hermanas ríen falsamente o simplemente me ignoran, me esfuerzo por caerle bien a la gente pero o se aprovechan o pasan de mi. Y creo que mi comportamiento ha cambiado desde la separación de mis padres, lo recuerdo, antes solía ser más divertida y espontanea, las cosas de la vida no me importaban tanto, hasta que tuve que lidiar con los gritos y peleas entre mis padres. Y ahora, mi madre está muerta. Ella la que me llevó a mi primera clase de ballet y me ha apoyado en todo momento, cuando estaba enferma, cuando pasaba las noches en vela por culpa del miedo… Ella siempre estaba allí para hacer de mi vida lago mejor. Ahora he de volver a Gildart, nunca he sido una chica que tenía demasiado amigos pero si feliz. Recuerdo que solía ir con una chica de cabello rubio que no vivía muy lejos de mi casa y con un chico de una sonrisa preciosa e cabello castaño. Solía pasármelo en grande y no parar de divertirme durante todo el día. Pero bueno, ahora ya no se si ni siquiera siguen viviendo allí, apenas recuerdo sus caras y sus nombres.


Linda me saca de mi mundo diciéndome que ya hemos llegado, sin darme cuenta me había hasta dormido. Unos taxis nos esperaban así que los agarramos e fuimos a nuestra nueva, pero antigua casa. Allí estaba Arnold, nuestro padre ante la casa con una sonrisa amplia.


-Bienvenidas chicas, se que seguramente es un mal momento pero debéis pasar esto con alguien, para mi tampoco esta siendo fácil así que no puedo imaginarme por lo que estáis pasando.-dice presentando, a lo grande.
-Tranquilo Arnold, estamos bien- hablo una de las morenas, “será por ti” pensé en mi mente.
-Por favor llamadme, papa- nos pidió- Entrad dentro, aquí hace más frio que de donde venís.-dijo él y nos otras obedecimos hasta entrar a la sala de estar. Las habitaciones son las mismas, no he cambiado los carteles, están tal y como las dejasteis. Alice en tu caso deberás cambiar más de una cosa esta bastante infantil y es el sótano, no se si recordareis donde están. Os iré indicando.


Fuimos paseando por el segundo piso y cada una llegando a su habitación, yo tenía que pasar por una pequeña escalera hasta llegar a mi habitación, la cual era mi nueva habitación. Dejé mis cosas, me paseé y admiré mi habitación, era bastante amplia y en esta ocasión solo mía, también acogedora. Miré por la ventana y entonces pude ver como un joven de pelo castaño miraba fijamente donde me encontraba yo observándole, en eso mi padre abrió la puerta.


-Cielo, ¿te gustan las hamburguesas caseras?-me preguntó él, yo asentí  para que luego el se marchara.



Miré de nuevo donde se encontraba aquél chico, pero él ya no estaba.

[/center]
Sad dream-mia:


Sad Dream

Adaptación: Si, de la serie Crónicas Vampiricas
Fantasía, romance y drama
Solo mía






Querido diario:

Hoy dejo mi querida ciudad para irme a un perdido pueblo de Virginia, de hecho estoy en un coche de camino. Me resulta tan difícil marcharme, aquí tengo una vida hecha y tener que partir e empezar de nuevo.. Pero he de hacerlo, se lo debo a mi padre. Me iré a vivir con mi tía a Mystic Falls, el mío esta de viaje trabajando e ir a Japón con diecisiete años y sin saber ni pizca de japonés ni chino no creo que sea demasiado bueno. Bueno cambiaré de tema no todo es mi triste destino, ya no lo puedo cambiar apenas me quedan 20 minutos para llegar.

Hoy he vuelto a tener ese horrible sueño, más bien ese recuerdo. Se ha vuelto a repetir, es extraño por que ha sido desde que se que volveré a Mystic Falls. Creía que lo había superado, ya han pasado cinco años desde su muerte, por que ahora, de repente tengo que volver a revivir cada instante de aquél día, es como si estuviera estancada. Se que en el fondo nunca podré olvidarlo y cada día me miro al espejo pensando en lo culpable que soy por ello, aún guardo el recorte de periódico, pero durante estos dos últimos años pensaba que era feliz o al menos me sentía así..


FLASHBACK

Fue en un mes de mayo, ívamos en el coche mi madre, mi hermana y yo.
Estaba siendo una noche tensa, mi madre me había pillado bastante borracha aún que era perfectamente consciente de lo que ocurría a mi alrededor, íbamos de camino a Richmond a reunirnos con mi padre ya que estaba allí por un contrato con una editorial.

Mi madre iba subiendo la velocidad ya superábamos el límite, yo le pedía a lágrimas que bajara la velocidad y se tranquilizara, mi hermana yacía dormida en el asiento de atrás. De repente una especie de hombre o animal corpulento se apareció enfrente de nuestro camino mi madre pudo reaccionar en el último segundo girando el volante hacia la izquierda saliéndonos de la carretera y volcando el coche, por suerte recordaba las instrucciones que nos dieron una vez en una charla, me desaté el cinturón de seguridad apoyando una mano sobre el techo cayendo boca abajo, comprobé el estado de mi madre y mi hermana. Mi madre estaba inconsciente sobre el volante junto con una herida que le sangraba en el abdomen supuse que se habría clavado algún objeto o algo puntiagudo y mi hermana también estaba inconsciente.

Cogí el móvil de el bolso de mi madre y salí como puede del coche, me alejé un poco en busca de cobertura y llamé a emergencias, pero justo cuando hablaba con una mujer por aquel aparato electrónico escuché el sonido de una especie de río, solo que no era agua era la gasolina del coche saliendo, me giré lentamente y pude ver cómo una explosión se creaba con el coche de mi madre haciéndolas desaparecer a ella y mi hermana.

Dejándome sola, completamente sola.

En la oscuridad.

FIN FLASHBACK



Esto realmente no me gusta volver a empezar de nuevo y tener que ser la comidilla de un pueblo, en cuanto haces algún gesto extraño o algo inusual, te tachan de la lista y pasas a ser “raro”. No creo que esta vez vuelva a tener la suerte de conocer a Kevin y Sarah, con ellos el tiempo pasaba lento, te sacaban una sonrisa, te hacían sentir única y te hacían ver que eso no es nada malo. Pero entonces vivía en la ciudad, eso me ofrecía más oportunidades, pero en este pueblo solo hay un instituto, solo hay una oportunidad.

•••

Hanna, Hanna Morris. Ese es el nueva habitante de Mystic Falls, una joven bastante peculiar, pese a ser una autentica chica de ciudad es una autentica negada para tener que hacer amigos fácilmente.
Se miró por última vez ante el espejo fingiendo una sonrisa y viéndose indecisa, “Hoy va a ser un buen día” intentó concienciarse. Llevaba puesto unos shorts vaqueros, una camiseta de tirantes con volantes de estampado de flores, la pulsera de su mistad y el collar que le regaló su madre, sus manoletinas de color coral y por último su bolso- maletín para ir a clase.

Lo primero que izo fue ir a por su horario de clases y varios papeles de más, después buscó su clase correspondiente. Y ahí estaba, frente a la puerta de su clase respirando profundamente antes de entrar sentía como los nervios empezaban a inundarle. Abrió la puerta con delicadeza y se dirigió al profesor para entregarle el parte como nueva alumna en esa clase, él lo leyó y le respondió con un simple “Toma asiento”, y eso izo se sentó por la fila de en medio. La clase estaba siendo bastante agradable, dentro de lo normal, cuando un chico que yacía a uno de sus lados le preguntó “Tienes una goma”, ella rebuscó entre el viejo estuche y encontró lo que le había pedido, seguidamente le miró examinando su físico. Era un chico que parecía tener una buena estatura, los ojos marrones y el pelo de un color castaño oscuro, también era bastante corpulento por lo que cualquiera creo que podría admitir que era bastante atractivo, también tenia una sonrisa preciosa que me enseño al haberle prestado aquel objeto tan diminuto. “A propósito soy Jeremy Gilbert, ¿eres nueva verdad?”me sorprendí ante aquel acto de simpáticismo por su parte y le respondí con una verdadera sonrisa “Si soy Hanna, Morris.” , el me dedicó una sonrisa y me dijo “En ese caso bienvenida Hanna, si quieres puedo enseñarte un poco esto después de clase” ese fue el final de la conversación ya que el profesor nos mandó callar inmediatamente, pero le di las gracias a que por fin la vida pareciera sonreírme aun que tan solo fuera un poquito.


By Little Dreamer

otro que son cortos:

Sad Dream

Adaptación: Si, de la serie Crónicas Vampiricas
Fantasía, romance y drama
Solo mía






10 de Junio


He de reconocer que este año me ha resultado difícil y estresante, más de lo que podría haberme esperado. He tenido que empezar de nuevo; Ir a un nuevo instituto, un nuevo curso, hacer amigos… Cosa que no se me da muy bien y más cuando hay personas que te miran raro el primer día. Las únicas personas agradables que he podido conocer en este año ha sido a Jeremy y April, dos compañeros de clase, que lo cierto es que han sido bastante amables conmigo. Aún que me he seguido sintiendo sola, no me gusta ese sentimiento, ya lo he vivido antes se lo que viene después y no puedo permitirme volver a pasar por lo que pasé, se que no sobreviviría, aún así lo siento.

Mi tío es bastante amable conmigo y lo cierto es que divertido también, uno de los dos hermanos debía serlo y si mi padre no era, tenía que ser él. Es propietario de una tienda del pueblo pero trabaja en la biblioteca municipal por que le encanta la literatura, eso es algo que tengo en común con él, desde pequeña siempre me ha gustado leer. Yo le ayudo con algunas tareas de la casa, pero él es quien suele cocinar por que yo no soy muy buena en ello de hecho se me suelen destrozar las tortillas y más bien parece un revuelto de huevo, pero bueno la convivencia es buena. Además tengo una habitación preciosa, que me decoré yo, eso fue lo que ice en el mes que me quedaba antes de empezar el instituto. Mis calificaciones también han sido bastante buenas, no he bajado del notable.

Si no me ha ido mal el año… ¿Por qué me siento así?

Vacía.



Estaba arreglando mi habitación para tirar las cosas que no me sirvieran de este curso para el próximo y haciéndome la maleta felizmente, ya que por fin iba a cumplir mi sueño. Iría a mi ciudad favorita, esa la que llevo deseando ir desde hace años, Nueva York. Mi padre me prometió que a cambio de que el se fuera a Japón durante un tiempo, no me iba a quitar mi futuro regalo de cumpleaños, así que ice todo lo que me pidió; Mi comportamiento inmejorable, no me he metido en ningún lio, he ayudado a mi tío, mis notas son estupendas y no he obtenido ninguna denuncia.

Mientras mi mente vagaba por las calles imaginarias de la exquisita ciudad de Estados unidos encontré un cuaderno que no era mío, era negro y bastante desgastado, lo abrí para ver de quien era y encontré el nombre del propietario al final de la libreta “Jeremy Gilbert”. Miré la hora vi que era bastante pronto aun faltaban 40 minutos para que llegara mi padre, me vestí rápidamente con unos shorts junto con una camiseta y unas zapatillas, bajé las maletas y salí de casa en busca de Jeremy para devolverle lo que era suyo.

Para mi sorpresa vi que la casa de Jer no existía, bueno eso es lo que prácticamente diría por que estaba incendiada, vi a la vecina cogiendo el correo así que fui a preguntarle para saber dónde estaba. La señora me contesto que ahora se alojaba en la Mansión Salvatore, mi cara era un poema no sabía de que me hablaba, le pregunté su emplazamiento y ella me dio las indicaciones para llegar. La mansión Salvatore, sin duda una casa muy peculiar. Avancé decidida hasta la puerta y llamé al timbre, al segundo me abrieron la puerta dejándome sin respiración.

—¿Qué se le puede ofrecer? —me dijo un joven bastante más mayor que yo. Con unos ojos azul profundo, un color que no había visto en mi vida y me captaron al instante en que los vi.
—Eh…Si.— dije reaccionando después de haberme quedado embobada un instante y recordando que hacía allí— Soy Hanna Morris,  busco a Jeremy Gilbert.
—Iré a avisarle, pasa quieres. —me dijo él para girarse y adentrarse en la casa, pero se paro un instante y volvió para verme—A por cierto, yo soy Damon.
—Gracias. —le contesté siguiéndole, salimos a una especie de pasillo que separaba dos salas.

Una era la sala de estar enorme en la cual Damon entró se sirvió un baso de alcohol, después se fue subiendo las escaleras, dejándome sola en medio de aquella enorme sala. Yo medio nerviosa empecé a jugar con el colgante de mi madre, enrollándolo y desenrollándolo así continuamente hasta que por fin bajó Damon acompañado de una chica de tez bastante morena y el pelo ondulado e moreno con mechas rojas, ambos riendo.

—Hola Hanna, verás soy Elena la hermana de Jeremy. Lamentablemente no está, creo que ha ido al Grill. — me dijo ella amablemente mientras me miraba fijamente al igual que el ojiazul que yacía a su lado, cosa que a mi no me suele gustar demasiado. —¿Quieres que le de algún recado?
—Lo cierto es que venia a devolverle su libreta, me la dejó hace un mes y pico pero al no volver a verle no tuve la ocasión, quería dársela antes de irme. — le dije entregándole la libreta a Elena junto con una sonrisa sincera— Bueno, será mejor que me vaya. ¡Adiós…y gracias.!

Me marche de allí aun extrañada por lo que acababa de ocurrir y un tanto despistada por aquel chico que me había abierto la puerta: Damon, Damon Salvatore. Era un chico muy apuesto con esa piel pálida sin imperfecciones, con ese pelo ligeramente largo y negro, con esos profundos ojos azules…
Llegué a mi casa, mi tío no estaba, seguramente habría ido a dar una vuelta o vigilar su tienda.

Cuando se izo la hora aproximada en la cual llegaría mi padre salí al porche emocionada y me senté en las escaleras a esperar. Empecé a impacientarme pasados los primeros veinte minutos, decidí seguir pero escuchando algo de música para no aburrirme, Stay de Rihanna sonaba en mis oídos. Diez, veinte, treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta y setenta minutos más, me desesperé. Era imposible que fuera a venir, ya no.

Le llame, conforme más comunicaba más elevado era mi cabreo, a la decena vez antes de que saltara el comunicador me lo cogió. “¿Si?” preguntó el sofocado, “Papa, veras es que no sabía cuanto te ibas a retrasar y como esta anocheciendo y sigo esperando…” le expliqué amablemente “¿Retrasar? A.. Claro el viaje. Verás cielo, es que no he sacado los billetes ni nada aún sigo trabajando. Me temo que el viaje tendrá que ser al año que viene, no te preocupes, anda que no te quedan años por delante.” Esa última oración izo que todos mis sentimientos y mi felicidad momentánea por cumplir mi sueño se partieran como un cristal y fueran cayendo los pedazos al suelo para luego ser pisoteados, cómo podía tener el valor de decirme y de mucho peor acabar con la frase “Anda que no te quedan años por delante”, pues no papa, por que resulta que quería que fuera este año. Por que era mi momento, me lo había ganado, eso y más. Lo único que quería era pasármelo bien, vivir aventuras y recordar ese verano como el mejor de mi vida. Gracias a su trabajo, me voy a pudrir aquí. “¿Estas bien princesa?” me preguntó sacándome de mi shock temporal, “Perfectamente, espero que disfrutes trabajando.” Le contesté para luego colgarle, ¿creía que podía herirme y no tener consecuencias? Pues vale, se acabó esta farsa de Padre e Hija.

Estaba cabreada, hambrienta y con ganas de pegarle una hostia a alguien. Dejé las estúpidas maletas en el recibidor, cogí las llaves del coche que mi tío me solía prestar y me fui en rumbo a el Mystic Grill.
El Grill es un local del pueblo. donde todos los habitantes de Mystic Falls suelen ir a pasar el rato. Allí puedes jugar al billar o a los dardos, comerte una hamburguesa o simplemente emborracharte  hasta caer al suelo. Creo que en estos momentos quería lo último, más que nada para olvidar por un momento este día y mi nefasta vida. Me senté en la barra, al parecer al lado del moreno que me había abierto la puerta esta tarde, Damon. No se si es por mis pintas, por que no hacía falta que me preguntaran si estaba bien o por lo que fuera se sentó a mi lado y simplemente me invitó a beber con él, “Donovan, tráeme un baso de whisky mismo y para ella un…” pidió él esperando mi respuesta, la cual fue simple y decidida: “Uno de vodka”.

Lo cierto es que no recuerdo nada más, creo que me debí pasar de mis limites por que después de aquello me sorprendí en otro lugar.


By Little Dreamer



TE DEJO EL (LINK)


Las ilusionistas (NC)-mi cap:

Capítulo 5




El vaho salía de entre mis labios, el frío había empezado a circular en el ambiente nublado y medianamente soleado que se preparaba para el anochecer que estaba naciendo. Las calles medianamente se empezaban a abarrotar de los trabajadores que se iban hacia el metro, al igual que yo, bajé por las amplias escaleras para pasar mi bono como trabajadora y me subí al tren. Notaba como mis ojos se medio cerraban y mi cuerpo estaba cansado, en uno de los impactos de el transporte me choqué contra una mujer de enfrente mío haciendo que sus labios e los míos chocaran creando lo que se llama hoy en día “un piquito”, me limpié los labios y me giré para el otro lado. Cuando por fin llegué a mi destino me baje del tren pero la mujer me agarró de brazo dándome su numero de teléfono haciéndome quedarme en estado de shock, le ice el mínimo caso y me dirigí hacia el bar–restaurante donde trabajaba.


El local ya estaba iluminado con las potentes luces con forma navideñas (de las que se ponen en el árbol pero muchos más grandes), los muebles de madera oscura con posters vintage de circos y espectáculos, las zonas de restaurante estaban acomodadas con unos sofás de madera y piel, las mesas con unas velas. Me dirigí a la zona de la cocina donde saludé a Michaeel mi compañero y me tomé un café para despejarme, para luego empezar a atender mesas.


-Carrie, necesito que hagas una de tus números de magia. El cantante que iba a venir me ha llamado diciendo que se retrasará, ¿puedes salvarme el cuello por favor?-le dijo el que era su jefe con mirada de cachorro haciéndole reír- Te pagaré lo extra y además te quedas con las propinas que te den.


-Tranquilo, ahora veré que me puedo poner de lo que haya por ahí-le dije señalando el camerino y el asintió.


Me dirigí hacia aquel espacio  personal para cambiarme de ropa y buscar haber como podía preparar en apenas 15 minutos un numero para delante de un público desconocido. Encontré algo de vestuario y me ice un conjunto rápido; unos shorts de cuero, una camisa de manga corta con un lazo en el cuello de peter pan, unos tacones y mi varita personalizada por tal de ambientar el espectáculo. Me miré ante el espejo y acomodé mi cabello, hice unas cuantas respiraciones y pensé en mi instructor, haciendo que imágenes del pasado vinieran a mi mente logrando hacer caer una pequeña lágrima, la limpié y forcé una amplia sonrisa nerviosa. Solía hacer algún espectáculo para niños en fiestas de cumpleaños o en el parque pero no quería estropear la oportunidad de un público más adulto.


Mis tacones resonaron al salir ante el pequeño escenario haciendo que el único foco que había se girara enfocándome a mi.


-Señoras y señores, tengo la mala noticia de anunciarles de que por motivos especiales nuestro querido interprete se retrasará durante un tiempo-entonces pude escuchar como las personas de allí maldecían y yo volvía a tomar aire- Pero no teman, como regalo les ofrezco una parada hacía nuestra querida y olvidada, magia.


Pude escuchar algunas risas por parte de el público que tenía ante mi pero decidí ignorarlos e prepárame para mi actuación.


-Estamos todos disfrutando de la buena comida de nuestro cocinero, y sabéis lo increíble es que con la magia se pueden conseguir cosas fascinantes, voy a tratar de sorprenderos con esta mísera hoja de papel. Doblándola.. Así y luego así - dije mientras hacia un pájaro de papel- Por que se convierte en todo lo que mago necesita, una paloma. No ha estado mal, ¿no?- pregunté sin obtener respuesta así que continué mi monologo.- Tranquilos lo puedo mejorar, además es una paloma capaz de volar, mirad atentamente.-el pájaro de papel empecé a moverle las alas y la gente me miraba extrañada pero una persona empezó aplaudir y le agradecí que lo hiciera, lo coloqué en un tablón negro que había colocado como parte de mi material- No, no ha sido emocionante lo se. Pero lo bueno de la magia es que a las cosas más insignificantes se pueden convertir en realidad… No os perdías de vista esto- dije sacando una pequeña cuerda´.


Luego empecé prendiéndola con un mechero, cuando se prendió del todo salió un pañuelo de entre mis dedos. Lo acomodé sobre mi puño en alto haciendo una bola y quitándolo dejando ver una hermosa paloma blanca que se posó sobre mi mano, entonces ya era demasiado tarde para pensar las personas del local empezaron a aplaudirme dejando ver mi sonrisa de felicidad. Me fui hacia el tablón y cuando estaba frente a el pájaro de papel chasquee mis dedos convirtiéndolo en otra paloma real y posándose sobre mi otra mano para hacer una reverencia.


Luego me dirigí hacia una jaula y metí una de ellas dentro. Luego me dirigí al centro del escenario con la otra, con un juego de brazos hice seguidamente aparecer otra para luego volver a sentir los aplausos sobre mis oídos, las metí en la jaula y la tapé con un gran velo de color azul marino. Lo puse en el centro del espacio que me rodeaba e me fui por detrás, levanté la jaula y el velo a la vez hasta que salió un chico de cabello rubio de la mesa que sujetaba aquella casa para pájaros, entonces todos pasaron a levantarse y aplaudirme por mi espectáculo y la llegada del cantante prometida. Él bajó de allí y me besó en la mejilla susurrándome “no se como me has hecho aparecer aquí, juraría que hace un momento estaba en un ascensor encerado”, yo decidí ignorarle y le sonreí haciendo mi última reverencia con un sombrero de copa –que había aparecido por arte de magia- con el cual lo pasé para obtener propina, finalmente me fui hasta mi camerino para desmaquillarme, quitarme la ropa y acabar de servir. Acabó mi turno así que me fui a mi casa con una botella de te helado que me encantaba para mañana cuando me despertara.





Al despertar me di vagamente cuenta de la hora que era, la 03:40 pm, genial trasnochar me sentaba sumamente fatal haciéndome dormir demasiado. Abrí el frigorífico y cogí el te helado de la noche anterior, lo dejé sobre la mesa para luego sentarme e apartarme el pelo a un lado. Eché un suspiro y abrí la tapa. De el salió una hermosa mariposa de color azul y negro volando, luego eché el te sobre la mesa sin importar mancharla del líquido que contenía para luego posar mi ojo sobre el agujero por donde se bebía de la botella, ¡en el interior había una carta!. Corrí hacia el cajón de la cocina para encontrar unas tijeras o algo con lo que dividir la botella en dos, cuando por fin conseguí hacerlo sequé la carta para luego observarla detenidamente. No era una carta cualquiera, era una parecida a las del tarot era una especie de circo donde había una gran estrella ya que la carta era la de “THE STAR”, la giré para verla y pude ver un mensaje el cual me hizo abrir mis ojos de par en par.


“Presentante a las 6 en el edificio Pacific Coast, #6”

Después de una larga ducha para despejarme y limpiarme, me dirigí al armario para coger algo de ropa e irme a un bar o algún sitio a comer algo, aun que por la hora que era no era muy conveniente pero sentía que me moría de hambre.  Me puse un vestido de flores vintage, con unas medias de color oscuro y una rebeca verde bastante oscura también, como toque final me puse un collar de perlas y acomodé mi cabello liso-largo pero con unos preciosos tirabuzones al final sobre mi pecho. Fui a una hamburguesería que tenía apenas dos calles más delante de mi piso mediocre, pedí una hamburguesa con queso y patatas fritas, lo cierto es que lo engullí enseguida por el hambre que tenía, después decidí tomarme un café para despertarme un poco y releer aquella extraña carta. Tenía miedo de que me estuvieran intentando engañar, pero parecía tan tentador que no me podía quitar la idea de la cabeza. Miré mi reloj, las 17:47, eso no estaba muy lejos de allí… Suspiré y admití que me podía la curiosidad así que me dirigí corriendo –literalmente- hasta llegar ante aquel gran edificio.


Llegue al piso y puerta donde indicaba la tarjeta, donde me sorprendieron unas dos chicas allí también y las tres que habían subido delante de mi.

-¿A ustedes también?- dijo otra chica que iba delante de mi subiendo las escaleras con otras 2 atrás.

-Si.- asintió una chica rubia.

-¿Para qué nos querrán?- pregunto la de cabello obscuro.

-No lo sé, lo único que les puedo decir es que la puerta no abre.- dijo la segunda chica que había intervenido incorporándose en su lugar.

-¡Es demasiado fácil!- les dije yo mientras me quitaba uno pasadores del cabello.

-Quiero ver.- dijo una mientras se cruzaba de brazos.

Me abrí paso entre las chicas que se habían quedado paradas con mi sonrisa, solo tuve que hacer un par de movimientos para abrir la puerta fácilmente, suspiré y les contesté con mi sonrisa más sincera.

-Por cierto, soy Carrie.- dijo les dije presentándome.

-Yo soy Halley.- dijo la alta de cabello obscuro casi negro.

-Yo soy Michelle.- dijo una rubia mientras observaba el viejo departamento.

-Yo Madison.

-Llámenme Lia.- se presento la otra rubia.

-Soy Effie.

-Ok, ok ya todas nos conocemos ¡Yupi! Ahora ¿Alguien sabe que hacemos aquí?- pregunto de nuevo michelle exaltada.

-Tranquila rubiecita.- dijo Lia.

-Tu también eres rubia, rubiecita.- le respondió ella imitando su voz.

-No se peleen, así no llegaremos a nada.- les contesté yo dando paz entre ellas.

-¡AHHH!- grito alguien al otro lado del departamento.

-¿Qué sucede?- pregunto Madison.

-Estaba paseando, cuando descubrí esto.- dijo mientras señalaba unos garabatos prendidos en fuego.

-¡DIOS MÍO, TRAIGAN AGUA!- grito Lia.

Michelle corrió agua y la echó en el fuego, esas cosas se hicieron cristales los cuales eran absorbidos por un aire que venía del suelo.

Sacó su tarjeta para ver si podía descifrar algo con eso, pero ese fuerte aire se trago mi carta, al igual que las de las otras chicas, incluyéndome a mi también.

-¿QUÉ DEMONIOS FUE ESO?- pregunto aterrada Halley.

Minutos después todo eso se calmo, pero en la pared aparecieron unas palabras, las palabras que cambiaron mi vida, al igual que la de mis nuevas compañeras.



“Ustedes son las elegidas”  

¡Aceptada!



Oh mi raw(?.
¡Bella Zoe!  Ame todos tus escritos<33, hiciste que se me salieran las lagrimas con el OS<33
Mas que aceptada  
ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 4:53 pm

Vicky2001 escribió:
Skylar Fresh


Chico y rol: Louis Tomlinson | El que la fama lo destruyo.
Nombre de la representate Freya Mavor.

Are You Alice?:

   Capítulo O25.

   Svitlana Wyclif - Drew Roy { el dragón }


   Corrió y por más que lo intentó no lo logró, a pesar de que muchas Alices han tomado cariño al lugar, ella no podía, tenía que volver a casa, aduciendo que; “por más dura que fuera la vida allá no era tan ‘estúpida’ como la de allí”. El la alcanzó rápido, aunque logró escapársele por más de quince minutos: ¡nuevo record!

   Se encontraba en un árbol, recostada en el tronco, en los jardines del rey rojo, él no lo sabía, pero debía estar cerca de Drew, obligatoriamente. Pensando simples maneras de salir de allí, ninguna lógica, el dragón siempre arruinaba sus intentos fallidos de escapar. Por más lindo que fuera el dragón, era muy molesto y estricto, cosa que le molestaba. Jugaba con su cabello, mirando un punto fijo.

   A simple vista pudo divisar al rey rojo, estaba preocupado, lo demostraba, también alterado, e incluso aterrado. Raro en él, nunca lo había visto preocupado y mucho menos, triste, sus ojos lo delataban. ¿Por qué estaba aterrado?, se paró y se acercó un poco más. Este le estaba gritando a… casi todo el mundo.

   Caminó esperando enterarse un poco más de la situación. El rey ya se había marchado, había estado con alguien más, aburrida, caminó un poco más allá, no planeaba escaparse otra vez, por más divertido que fuera ver al dragón molesto, quería saber porque el rey estaba así. Vio motas de sangre, pequeñas, pero reconocibles fácilmente, hacían un camino hasta llegar a un gran charco, estaba aterrada por la situación.

   Escuchó no tan lejos quejidos, de una voz chillona y molesta.
   Pensó que lo más seguro era una flor, seguramente habían visto que había ocurrido. Preguntarles sería interesante.

   Se acercó y vio a la flor brotando ¿lágrimas?

   — ¡Que linda estas hoy! – alagó a la flor.

   — Verdad que sí – contestó, olvidando que hacer tan solo segundos lloraba.

   — Y… ¿Qué ha pasado de nuevo? – preguntó fingiendo amabilidad.

   — Como te parece que una de las Alices ha intentado matar a Eleanor. – Afirmó – Se dice que esta poseída por… alguien.

   — ¿A?, ¿cómo que poseída? – frunció el entrecejo – ¿por quién?, ¿quién intentó asesinarla?

   — Creo que es mejor que yo me vaya – hablo nerviosamente.

   — ¡Pero si no tienes pies! – dijo aún más confundida Svitlana.

   — Tienes razón. – miró hacia el suelo y dijo: – En ese caso, es mejor que tú te vayas. – Svitlana insatisfecha por la información dada se marchó.

   Pensó y llego a la conclusión de que tenía que ser Perrie, aparte de ser la única con la que realmente ha entablado una conversación por más de tres minutos, la locura que escucho el otro día la lleva a sospechar, además de ser la más demente de todas, y para finalizar el comportamiento de esta chica.

   Pero, da igual.

   Después de todo, no conoce a Eleanor.

   No ha entablado una conversación con ella.

   No sabe cómo se comporta.

   Quizás hizo enojar a Perrie.

   Quizás no fue ella. Pues, tampoco ha entablado una relación con las otras Alices.

   Tal vez son malas.

   Tal vez no.

   Pero, las flores no mienten, tal vez sí, pero el charco de líquido rojo, dice que si es verdad. Atentaron contra su vida. Y quería averiguar porque alguien querría hacer eso.

   Igual, ella siempre se entera de última.

   Pero, ¿para qué meterse en asuntos ajenos?, ella sólo quiere salir de allí.

   Bueno, por simple curiosidad.

   Pero como dicen por allí “la curiosidad mató al gato”.

   ¿Y sí por entrometerse en asuntos ajenos, le hacen daño?

   Pero existía la pequeña posibilidad, aunque grande a la vez, de que todo fuera un mal sueño.

   Y no le pasaría nada.

   Quizás.

   Sí, solo quizás.

   Pero, ella es muy curiosa.

   No se resistiría a esto.

   Como siempre su mente le hacía un cuestionario, un molesto cuestionario.

   En la mente de Lana, todo es un problema y una cosa lleva a la otra.

   Como siempre, tenía que enterarse de lo que no le convenía.

   Se sentó en el mismo lugar por un rato largo.

   Uno muy largo.



   {*}



   — ¿Por qué te molestas Alice? – preguntó el.

   — ¡Ahhh! ¡Aun no lo entiendes! ¡Y por vigésima vez! ¡Mi nombre no es Alice! – grito exaltada.

   — ¿Qué? – frunció el ceño. Ignorando el problema con el nombre.

   — ¡Me quiero ir de este maldito lugar! – él levanto las cejas por la mala palabra de la chica – ¡y estoy segura de que tú sabes cómo!

   — No lo sé.

   — No te creo.

   — Pues… me da igual. – ella comenzó a llorar de desesperación. Si esto era real, ¿qué haría?, corrió, salió de la pequeña casa de Drew y se adentró en el bosque.

   Estaba todo oscuro, era de noche, había ruidos extraños, pero no le importó, quería salir con urgencia de allí.

   Ella no es el tipo de persona al que le cuentas un chiste y se ríe, ella es el tipo de persona que te pone mala cara y te hace una seña obscena. Un prototipo de persona “aguafiestas”.

   Vio muchos animales, empezaba a asustarse.

   Pero no, Svitlana Wyclif es valiente y no regresaría a casa.

   También muy orgullosa.

   Perdón no a su casa, a la del dragón.

   Era raro que ella llorara, ella nunca se pone muy triste, ni muy enojada, permanece en un estado neutral.

   No lloraba desde la boda de su padre.

   Y eso le hacía enfurecer, estaba cambiando, y eso le asustaba.

   Aún seguía corriendo, miraba hacia atrás repetidas veces.

   Tropezó, y se desmayó.

   «Despertó en un lugar bastante pintoresco; lleno de color y armonía. Flores parlantes por allí, flores parlantes por allá. Extrañas criaturas por allí, extraña criaturas por allá. Locuras por allí, locuras por allá. Sin duda era Wonderland. Lana se maldijo por no despertar aun de la “pesadilla”.

   Se encontraba en el mismo bosque en el que estaba antes, sólo, que era de día, además se veía más lleno de luz, de felicidad. Más colorido.

   Prosiguió a levantarse, ¿ahora qué haría?

   Camino un poco más allá y vio a una pequeña niña de una cabellera rubia rizada. Una linda cara.
   Caminaba sola por el bosque sin ningún destino. La niña se detuvo. Miró hacia los lados y siguió su camino firmemente.

   Svitlana no se dejaba de preguntar quién era ella.


   ¿Será la Alice de la que todos hablan?


   ¿Ella?


   ¿Pero si era la Alice para que buscarían otra?


   Seguramente no lo es.


   Intentó hablarle pero fue inútil.


   La niña la ignoraba.
   O tal vez no.


   Dejó de intentarlo y la siguió durante un rato.


   Se veía perdida y sin destino alguno.

   Hasta que se topó con Tweedledee y Tweedledum.

   — ¡Pero que hombrecitos tan raros! – habló la joven. – Tweedledee y Tweedledum – leyó las camisetas de los gemelos.

   — ¡Si crees que somos de mentiras paga por vernos! – habló uno.

   — ¡Si crees que somos de a deberás tienes que hablarnos! – dijo el otro.

   — ¡Es lógico! – dijeron al unísono levantando el dedo índice izquierdo.

   — Bueno, pues mucho gusto en conocerlos, y… ¡adiós!

   — ¡Adiós es lo último!

   Después de un rato la pequeña siguió su camino.
   Llegó a una pequeña casita, donde vivía el conejo, que al parecer, es a quien perseguía.


   — ¿¡Pero Mariana que estás haciendo aquí!? – exclamo el conejo.

   — ¿Mariana? – frunció ligeramente el ceño.

   — ¡Anda trae mis guantes!, ¡pronto, pronto! ¿Qué no oyes?

   La rubia subió las escaleras, mientras, Lana por alguna razón seguía expectante a lo que hacía ella, sin perderla un segundo de vista.

   — ¿Si yo fuera un conejo?, ¿Dónde guardaría mis guantes? – se preguntó a sí misma.

   Abriendo los cajones encontró un montón de galletas, que decían “cómeme” y otras “agarra uno”.


   Se comió solo un trozo.


   De la nada, comenzó a crecer y crecer.


   El conejo blanco solo empezó a gritar:


   — ¡Socorro! ¡Un monstruo!

   Mientras Alice no cabía en la casa.

   De ahí llego la tortuga. Y un par de locuras más empezaron a ocurrir.
   Allí también conoció al el dragón quien ofreció su ayuda para sacarla de allí.


   Después de eso, conoció a las flores. Quienes fueron un poco odiosas con la niña.


   Solo un poco más adelante conoció a la oruga.


   Y después de un rato muy largo, conoció a Cheshire, quien le dejó un poco asustada.


   Él le indicó un camino, llegando a toparse con el sombrerero loco y a la liebre, quienes le cayeron mejor que los personajes anteriores.


   Y así fue conociendo poco a poco cada personaje de Wonderland.
   Svitlana no hizo más que verla, sin articular palabra alguna.»

   Despertó sobresaltada, y, no se encontraba en el bosque en donde anteriormente se había caído.

   ¿Dónde estaba?

"I'll make you change the way you see life.":
¡Aceptada!



Oh mi raw(?.
Are you Alice? dios, esa idea fue muy buena, cuando fueron las audiciones estuve pensando si audicionar o no, pero había tantas buenas chicas que me arrepentí :c  Ame tu capítulo Vic<33
Te contesto lo que me habias preguntado: No, no creo ir a la caminata :cc ¿en donde va a ser?
ya estas participando, suerte<33
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 5:01 pm

I'll make you change the way you see life:


Polly Tyland.


Chico y rol: Louis Tomlinson|El que la fama lo destruyo
Nombre de la representate: Cara Delevingne

teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 5:21 pm

Kathleen Brien.


Chico y rol:El que la fama lo destruyo||Louis Tomlinson
Nombre de la representate: Marina Diamandis.

My Way:


{#} Capitulo 01
Si lloras por haber perdido el sol las lágrimas no te permitirán ver las estrellas. ♣


Arrugo la hoja de papel que estaba sobre mi escritorio hasta que se convierte en una pequeña pelota arrugada de papel. Cuando la arrojo al cesto de la basura, suelto un suspiro aunque no recordaba estar contenido el aliento.
¿Qué tan difícil podía ser escribir una nota que hablé lo mucho que odio esa vida? Mi cesto de basura desborda de hojas a medio escribir con tinta negra y caligrafía Torcida.
Con las pocas fuerzas que tengo consigo levantarme de la silla frente del escritorio consigo levantarme de la silla frente al escritorio mientras mis dedos trazan los bordes de los cortes en mis muñecas. Los que más resaltan en mi pálida piel  son los de anoche, de un rojo escarlata Brillante, haciendo juego con una de nueva pulsera morada de moretones en cada muñeca.
Ya al estar parada camine sin fuerza hasta la puerta de madera gastada, con mi mano agarre ese helado bronce  con forma de pelota.
Al dar leve tirón en la perilla siento un aire invade mi rostro haciendo que cerrara los ojos por una segundo para luego abrirlos, saque mi cara vi la pared blanca para que luego mi mirada observara el piso. Hasta que siento unos pasos subiendo por las escaleras haciendo que yo diera un leve salto.
Los pasos pasaron de largo, yo solo di mi último vistazo al piso para luego diera un suspiro. Camine con lentitud  para no hacer ningún ruido.
Camine de puntitas hasta las escaleras, mire de reojo a la habitación de mi padre, siento un el único sonido es de mi respiración la cual estaba entre cortada. Miro las escaleras por última vez y me decido abajar.
Al posicionar mi pie en ese pedazo de madera ciento, un frio recorrió mi cuerpo  al tocar ese pedazo de madera, baje casi corriendo hasta que siento que alguien se mueve haciendo que yo me diera vuelta pero no era nada.
Camine con lentitud hasta la cocina siento un silencio profundo haciendo que una electricidad recorriera mi cuerpo. Camine de puntitas hasta el refrigerador, posicione mi mano para abrirlo hasta que el sonido del teléfono me hace saltar de susto corro hasta el teléfono no quería que mi padre se levantara.
—¿Buenas? — Dijo nerviosa.
—¿Dánae?, Linda ¿cómo estás? — escuche del otro lado de la línea.
—hmm…Bien, ¿con quién hablo? —Pregunte altiro.
—Habla katie, ¿esta tú padre? —Hablo, dios que sínica.
—eh, no. —dije con nervios, no quería despertar a mi padre.
—bueno, chao linda. —Colgó, suspire y deje el  teléfono en donde lo había sacado. Mire las escaleras para luego ver la puerta de la cocina.
Camine hasta la cocina nuevamente, agarre un caja en donde hay se encontraban unos fósforos para ser exacta solo habían dos, pase uno en el azufre haciendo que el fosforo se encendiera una pequeña llama de un claro color entre naranja y azul pálido, lo puse en mechero para luego unas cuantas llamas salieran. Agarre la tetera y lo puse en mechero.
Me puse una taza en la mesa, café, y el azúcar. Un pito invadió mis oídos haciendo que yo diera vuelta para sacar la tetera, al sacar la tetera abro la tapita que hay en un extremo del objeto para luego un humo saliera ese humo que al tocarlo sientes un ardor fuerte, me serví agua para luego dejar la tetera en el mechero.
Me senté agarro el café abro la tapa de plástico para luego meter mi cuchara sacando una gran cantidad de café para luego ese gran cantidad cayera en el agua caliente de mi taza. Estaba tomando mi café amargo luego de dejar la taza en la mesa me puse a ver mis cortas de mi muñeca, Tengo mis razones de por qué.
Al terminar de tomar ese amargo café deje la taza en lava loza para luego marchar a mi habitación, se podría decir que fui corriendo por que había sentido a mi padre levantarse por lo cual eso me asusto mucho.
Cerré mi habitación despacio para no hacer mucho ruido hasta que siento unos paso, era mi padre, pero esos pasos señalaban de que el estaba bajando, hasta un portazo se escuche abajo haciendo que yo viera altero de la ventana para ver si se iba, y así fue, se fue capaz a donde, ni me importaba lo única que quiera era que se fuera lo más lejos y me deje, ¡sí que sería feliz!
Ni hablar de esa cosa que se hace llamar madre, vieja sínica que lo único que sabe es estar hay de fácil por los hombres más ricos de todo alemania. Nunca la veía pero igual gracia a ella tengo lo que tengo y tengo para comer, Igual a mi padre, bueno el es un gran empresario de alemania, pero nunca lo veo y al verlo lo unico que hace es gritarme.
Camine hasta el baño para bañarme tenía que lavarme me sentía sucia tenia asco de mi misma. Maldigo el día en que mi padre me tuvo.
Salí de la ducha para luego envolverme en ese toalla áspera, Salí del baño claro sin antes estar sentada en la taza del baño con una hoja de Gillette que había pasado por mis muslos, dios ni te imaginas las marcas feas que tenía, ya al volverme a lavarme mis muslos me puse mi pijama.
Mire por última vez mi escritorio y cerré mis ojos para luego ver todo color negro.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 5:38 pm

Esto es serio chicas... ¿Como se les ocurre ideas tan genialosa?
Bueno, es mas que obvio, Nico es miembro de la mafia chiclera y Ally es mi hija... okno.
Ya les mando todo.

"I'll make you change the way you see life.":
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 5:56 pm

Vic y Krish, Ally aceptara sus fichas.


Madrina, Ally y yo ya se nos hacia raro no verte aquí. Pero has llegado  (?).
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Dom 03 Nov 2013, 5:59 pm

Ems<3
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Kida el Dom 03 Nov 2013, 7:54 pm

vicstyles escribió:
I'll make you change the way you see life:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Polly Tyland.


Chico y rol: Louis Tomlinson|El que la fama lo destruyo
Nombre de la representate: Cara Delevingne

teen idle|n.c:

Cap 07 Narra Claire


Año 2009|Último día de clases|Baile de graduación.
 
Era el día perfecto para ser el último. No encajaba con como yo me lo imaginaba, gris, gris por completo. No porque lo quisiera, sino porque graduarme significaría dejar el secundario para irme a la universidad, y graduarme e ir a la universidad significaba alejarme de Louis, para siempre.
No somos la pareja perfecta, no, ni cerca estamos de eso, pero nos complementamos. Yo soy feliz cuando estoy con él y sé que él es feliz cuando está conmigo.
La puerta sonó y corrí desde la cocina donde estaba terminando con el desayuno, hacia ella para abrirla.
-Buenos días- Dijo sonriente sin esperar respuesta y se abalanzó hacia mí tomándome por la cintura no sin antes pegar sus labios contra los míos. Yo solo sonreí, ni loca me separaría de ese beso. Comenzó a dar pasos hacia adelante obligándome a mí a dar pasos hacia atrás. Levantó su pierna hacia atrás y con ella cerró la puerta de un golpe seco.
¿Intenciones de soltarme? No, ni una sola.
-¿Cómo… ama… neciste?- Preguntó sin separar por completo sus labios de los míos.
-Mm… muy… muy bien- Mis manos se habían cruzado tras su cuello para no dejarlo ir, para que no fuera a apartarse de mí sino hasta que yo lo decidiese.
Nuestros labios se separaron pero no para alejarnos. Rozó su nariz con la mía de un lado a otro de una manera muy enternecedora, no podíamos dejar de sonreír.
Desayunamos, dejamos la cocina en orden nuevamente, tome mis cosas, él las suyas y salimos rumbo al secundario. No era muy lejos y menos en el auto de Louis, por lo que en diez minutos ya estábamos allí.
-¿¡Llegamos tarde!?- Pregunté exaltada al no ver a nada en los alrededores como había cada mañana.
-Hey, es el último día ¿Quién se preocupa por llegar en hora?- Dijo despreocupado y riendo, seguro mi cara había sido muy graciosa.
-Lo siento, simple costumbre- Sonreí apenas y agaché la cabeza. Era el último día, también era consciente de eso. Suspiré sintiendo como mis ojos se llenaban de lágrimas.
-¿Claire? ¿Claire estás bien?- Se acercó a mi preocupado y levantó mi cara con delicadeza notando aquellas lágrimas que querían salir. –Oh no Claire ¿Dije algo malo? Lo siento lo siento soy un bruto- Me abrazó con fuerza e hice lo mismo escondiéndome en su pecho.
-No dijiste nada malo, solo dijiste la verdad- Hablé casi en susurro y no  veía su cara, pero sentía el aire de un suspiro que infló su pecho, no necesitaba respuesta ante eso.
-El baile- Exclamó con poco entusiasmo y se separo un poco de mí para poder mirarnos.
-¿Qué hay con eso?- Pregunté mientras él secaba mis lágrimas suavemente con su dedo índice.
-Todavía nos queda el baile- Lo quedé mirando sin omitir sonido alguno –Baile de graduación ¿Te suena? Esta noche…- Esperó que dijera algo pero no lo hice. –Claire- Tomó mis manos con las suyas. –Ésta noche es nuestra ¿Si? Disfrutemos el momento y después hablaremos de lo demás ¿Está bien?- Asentí con la cabeza. –Hey, decime algo. Si querés pégame o insúltame pero hace algo por favor- Dijo chistoso, lo que provocó una sincera sonrisa en mi rostro. –Ahora sí, mucho mejor- Caminamos hasta la puerta de entrada. –Paso por ti a las ocho ¿Está bien?-
-Perfec…- No había podido terminar de dar mi respuesta que ya había vuelto a besarme.
-Ya, entremos antes de que nos maten- Rió y fuimos juntos al salón.
 
Caminábamos entre tiendas con Lindsay en busca de nuestro vestuario para la noche. La verdad es que nunca fui del tipo de chicas que se enloquecen por las compras, pero con Linds todo era divertido y nunca podía decirle que no.
-¡Este!- Gritó con emoción y tomó mi brazo arrastrándome dentro de la tienda.
-Hey amiga tranquila, no se evaporará, aquí está- Reí ante tanta efusividad.
Le pedimos a la chica de la tienda que nos llevase a los probadores y eso hizo. Ya habían pasado unos diez minutos y Linds aún no salía. -¿Todo está bien ahí dentro?- Sentí un si como respuesta y acto seguido la cortina del probador se corrió para mostrarme a quien sin dudas merecería ser la reina del baile. –Oh Lindsay ¡te queda hermoso!- Miré de arriba abajo, parecía hecho a su medida, era realmente perfecto para ella. –A ver linda, voltea-
-A mi también me gusta como me queda- Dijo mirándose frente al espejo de todas las maneras posibles. –Este es, si, sin duda, me lo llevo-
Luego de eso paseamos otro rato por el centro comercial, compré mis zapatos y vestido al igual que ella y paramos a tomar algo. De pronto, la vi tiesa, mirando a un punto físico y me acerqué rápido a ella. -¿Qué pasa?-
-Es Liam- Respondió sin siquiera mirarme, yo llevé mi vista hacia donde ella pero veía mucha gente, demasiada.
-¿Estás segura?- Insistí, no quería creer que mi amiga estaba loca o algo así. No era la primera vez que algo así sucedía, pero nunca lograba ver al chico que ella describía.
-Completamente- Afirmó y al fin me miró, luego giró su cabeza en busca del chico pero no estaba, lo buscó mirando de un lado a otro, recorriendo todo el lugar con sus ojos pero el había desaparecido, como siempre lo hacía.
-Linds, vayamos a tu casa y aprontémonos para el baile, aún necesito que me peines y maquilles, sabes que no soy buena en eso- Logré quitarle una leve sonrisa y ya superando el mal momento nos decidimos en ir a su casa.
 
-Yo creo que estás más que lista, mírate- Dijo dándome un espejo el cual tomé para comenzar a analizar mi look. –Ya, dime que te gusta, porque me esforcé mucho y además porque te vez de película- Sonrió. Sí, me veía bien. Mi pelo recogido de una forma chic, los aretes, el maquillaje natural, realmente estaba más que conforme.
-Gracias Linds- Me levanté a abrazarla –Realmente nose que hubiera hecho sin ti- Ambas reímos.
-Ya, ya, no hay de qué ¿Eres mi amiga o no?- Asentí –Ok, esto hacemos las amigas- El lindo y amigable momento se cortó de golpe cuando casi sin querer miré el reloj de la habitación dándome cuenta la hora que se nos había hecho.
-¿¡19:30!?- Grité exaltada –Oh por dios, debo irme, Louis pasará por mí a las 20 y aún estoy aquí- Tomé mis bolsas con el vestido y los zapatos.
-Ya niña calma, te llamaré un taxi, bajemos- Ambas bajamos con apuro las escaleras, para mi suerte el taxi llegó de inmediato. –Cuídate, nos vemos en el baile- Sonrió y nos despedimos con un beso en la mejilla.
-¡Gracias! ¡Te quiero!- Grité bajando la ventanilla del automóvil que casi enseguida arrancó.
 
Ya estaba lista, mi vestuario estaba completo, solo faltaba que… -¡Yo voy!- Grité cuando sentí el timbre y corrí hacia la puerta.
-Woow- Exclamó mirándome de arriba abajo, tomó mi mano y me hizo girar ante él. –Simplemente hermosa- Besó mis labios brevemente, en las mañanas no, pero a la noche mis padres si estaban en casa y ambos preferíamos guardar todo ese amor para más tarde.
-¡Louis cuídame a la niña!- Gritó mamá desde el sofá logrando que me ponga colorada.
-¡Ya má, cállate! ¡Adiós!- Saqué a los empujones a Louis de la casa mientras el reía. –No es gracioso Louis, vamos sabes que me da vergüenza-
-Lo sé, pero no entiendo el porqué-
-Ya, mejor vayamos al baile de una vez- Negó con la cabeza dejándome sin entender -¿Qué? ¿Qué pasa ahora?-
-¿Y te atreves a preguntarlo?- Se puso serio de repente. Oh oh, algo no sonaba bien en su voz, pero realmente no entendía de que hablaba.
-Louis lo siento, pero nose de que me hablas- Dije hasta con un poco de temor.
-¡Estoy vestido de traje! ¿No vas a decirme nada de cómo me veo?- Dijo haciéndose el enojado pero enseguida se echó a reír.
-Eres un tonto Tomlinson, de verdad me asustaste- Le dí un breve beso –Realmente pareces salido de un cuento de Disney, el príncipe Tomlinson, hasta suena bien- Ambos reímos.
-Ya vamos linda, no querrás perderte el baile-
-Por nada del mundo-
 
El baile estaba siendo muy divertido, nos separamos solo un rato en el cual yo fui con Linds y el con sus amigos.
La medianoche estaba cerca, sentía que el cuento estaba por llegar a su final y así era, Louis se iría de vacaciones al norte, yo al sur y luego no volveríamos a vernos ya que su universidad quedaba muy, demasiado lejos de la mía.
-¿Porqué no salimos a caminar un rato?- Propuso suave a mi oído mientras bailábamos pegados una canción lenta.
-Está bien- Respondí y tomó mi mano para salir de aquel baile.
Gritos, risas, mucha felicidad, en cambio nosotros nos íbamos alejando de todo el bullicio de los demás estudiantes en completo silencio ¿En qué estaría pensando? Louis no es de esas personas que se quedan sin palabras, sin dudas no lo es, algo estaba mal y ambos sabíamos que era.
Se frenó de golpe provocando lo mismo en mí y se me paró enfrente.
-¿Pasa algo Louis?- Pregunté con voz suave, las calles estaban iluminadas y las calles también, pero estaba totalmente desierto, en ese momento solo éramos él y yo, Louis y Claire.
-Sabes que pasa, ambos lo sabemos- ¿Había lágrimas en sus ojos? Oh no, esto no podía estar pasando. –Sabes… Nunca pensé que me enamoraría en el secundario. Y mucho menos de una casi nerd- Rió apenas al igual que yo, siempre quería ser fuerte, tal vez eso lo hacía sentir seguro, pero conmigo eso no era necesario. –Porque lo que yo empecé a sentir por vos se llama amor- Acarició mi rostro con delicadeza y unas lágrimas se desbordaron de mis ojos. –Vos no sos una chica más en la lista, nunca lo fuiste, vos sos LA chica que logró que el idiota de Louis Tomlinson se ponga cursi y diga cosas como estas- Soltó aire en un bufido, pero eso no era enojo, estaba conteniendo las ganas de llorar que tenía. –Claire…- Dijo con dulzura y seriedad –Quiero que vos seas la primera chica a la cual le haga el amor- Sentí que mi corazón latía más fuerte, estaba nerviosa sí, pero no asustada. –Y yo… yo quiero ser el primero en tu vida- Dejó caer algunas lágrimas que rápidamente secó con su mano.
-Te amo Louis- Confesé mirándolo fijamente a sus hermosos ojos y tomé su cara entre mis manos para besarlo lenta y tiernamente. –Yo quiero lo mismo que vos- Confesé con timidez a lo que el sonrió.
-¿Te das cuenta? Esos cachetitos rojos me enamoran- Dijo con ternura.
-Basta Louis, sabes que soy tímida- Reí nerviosa bajando la mirada.
-Hey, quiero que esos hermosos ojos no dejen de mirarme ¿Ok?- Levantó mi cabeza suavemente con su mano en mi mentón.
-Eso es imposible, tenemos que caminar y necesito ver hacia adelante- Reí con obviedad a lo que el negó y me alzó en sus brazos, cargándome como a una princesa. –Louis ¿Qué haces?-
-Yo siempre logro lo que quiero, ahora se que no vas a dejar de mirarme- Sonrió empezando a caminar, por momentos creía estar soñando pero no, esta era mi hermosa realidad. Nose a donde pensaba llevarme, ni como terminaría esta noche, solo sé que no quería pensar en nada que no fuéramos nosotros.
-Louis- Me miró de reojo sin frenar el paso. -¿A dónde me llevas?-
-¿Todavía no conoces este camino? No te hagas- Rió. Ya me había dado cuenta, estaba llevándome a su casa. La reconocí al verla a algunos metros. Esa casa donde habíamos hecho gran parte de nuestro proyecto de fin de año, donde nos habíamos dado el primer beso, y probablemente, en donde sería mi primera vez. Me bajó con delicadeza cuando estuvimos frente a la puerta para sacar sus llaves y abrirla.
-¿Vamos a estar solos?- Creo que era bastante estúpida la pregunta pero estaba nerviosa, muy nerviosa.
-Completamente, mis padres y hermanas ya comenzaron las vacaciones- Dijo yendo a la cocina -¿Querés tomar algo?- Volteó a verme pero yo solo negué con la cabeza por lo que el siguió su rumbo. –¡Si querés esperame en mi cuarto, ya subo!-
-¡Ok!- Respondí intentando sonar normal, nose si lo había conseguido. Un ejército de mariposas volaba dentro de mi.
Entré a su habitación. Todavía era como la de un niño, conservaba algunos juguetes, eso era tierno, el lo era. Me senté en la cama para sacarme los zapatos, realmente eran altos y ya los había tolerado demasiado.
Levanté la mirada y ahí estaba él, mirándome desde la puerta, yo también lo observé en silencio dedicándole una tierna sonrisa. Entró a la habitación mientras se quitaba y sacó y solo lo tiró a un lado. Se paró frente a mí y solo estiró sus manos para que yo las tomara, eso fue lo que hice levantándome.
-¿Estás bien?- Probablemente había notado un suave temblor que recorría mi cuerpo y mis manos sudorosas, si eran los nervios, inevitable.
-Muy bien, un poco… nerviosa- Mordí mi labio inferior sin deparar su mirada de la mía.
-No va a pasar nada que vos no quieras- Besó mis labios suavemente, tan suave que pareció tan solo un roce.
-Louis…-
-¿Qué?-
-Los dos estamos esperando lo mismo- Sonreí. Me moría de ganas de besarlo y abrazarlo hasta el cansancio pero no podía dar el primer paso. Probablemente el no quería apurarme y por eso estaba yendo despacio.
-Te amo- Llevó sus manos hacia el cierre trasero de mi vestido, el cual bajo despacio.
-Yo también te amo- Apartó la tela de mi cuerpo y dejó que cállese al piso. Solo me miró unos instantes y luego me besó, me besó como nunca antes, era un beso lleno de deseo, no quise pensarlo dos veces porque si lo pensaba probablemente no lo haría. Desaté su corbata que cayó a un lado para dedicarme a desabotonar su camisa. Quitó mi corpiño y yo su camisa. Él se encargó de dejar caer sus pantalones para luego con delicadeza recostarme sobre la cama.
El mundo estaba detenido en ese momento para ambos, el era mío y yo era suya. No pasó mucho tiempo más para que nuestras últimas prendas desaparecieran por completo.
 
Sé que nunca olvidaría esa noche, y estaba casi segura que tampoco él. Louis sin duda nunca podría ser considerado como uno más en mi vida, por más que nuestros caminos no fueran en la misma dirección, mi mente cuerpo y alma nunca olvidarían al primer hombre que me enseñó lo que es amar.
¡Aceptada!


Vic amé tu ficha!!
en serio amo como escribis!!
ya estas participando!!
suerte ;)

___________________________________________

Lost in the light
and I don't know
what night is
avatar


Ver perfil de usuario
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Kida el Dom 03 Nov 2013, 7:58 pm

My Sweet Perrie escribió:
Kathleen Brien.


Chico y rol:El que la fama lo destruyo||Louis Tomlinson
Nombre de la representate: Marina Diamandis.

My Way:


{#} Capitulo 01
Si lloras por haber perdido el sol las lágrimas no te permitirán ver las estrellas. ♣


Arrugo la hoja de papel que estaba sobre mi escritorio hasta que se convierte en una pequeña pelota arrugada de papel. Cuando la arrojo al cesto de la basura, suelto un suspiro aunque no recordaba estar contenido el aliento.
¿Qué tan difícil podía ser escribir una nota que hablé lo mucho que odio esa vida? Mi cesto de basura desborda de hojas a medio escribir con tinta negra y caligrafía Torcida.
Con las pocas fuerzas que tengo consigo levantarme de la silla frente del escritorio consigo levantarme de la silla frente al escritorio mientras mis dedos trazan los bordes de los cortes en mis muñecas. Los que más resaltan en mi pálida piel  son los de anoche, de un rojo escarlata Brillante, haciendo juego con una de nueva pulsera morada de moretones en cada muñeca.
Ya al estar parada camine sin fuerza hasta la puerta de madera gastada, con mi mano agarre ese helado bronce  con forma de pelota.
Al dar leve tirón en la perilla siento un aire invade mi rostro haciendo que cerrara los ojos por una segundo para luego abrirlos, saque mi cara vi la pared blanca para que luego mi mirada observara el piso. Hasta que siento unos pasos subiendo por las escaleras haciendo que yo diera un leve salto.
Los pasos pasaron de largo, yo solo di mi último vistazo al piso para luego diera un suspiro. Camine con lentitud  para no hacer ningún ruido.
Camine de puntitas hasta las escaleras, mire de reojo a la habitación de mi padre, siento un el único sonido es de mi respiración la cual estaba entre cortada. Miro las escaleras por última vez y me decido abajar.
Al posicionar mi pie en ese pedazo de madera ciento, un frio recorrió mi cuerpo  al tocar ese pedazo de madera, baje casi corriendo hasta que siento que alguien se mueve haciendo que yo me diera vuelta pero no era nada.
Camine con lentitud hasta la cocina siento un silencio profundo haciendo que una electricidad recorriera mi cuerpo. Camine de puntitas hasta el refrigerador, posicione mi mano para abrirlo hasta que el sonido del teléfono me hace saltar de susto corro hasta el teléfono no quería que mi padre se levantara.
—¿Buenas? — Dijo nerviosa.
—¿Dánae?, Linda ¿cómo estás? — escuche del otro lado de la línea.
—hmm…Bien, ¿con quién hablo? —Pregunte altiro.
—Habla katie, ¿esta tú padre? —Hablo, dios que sínica.
—eh, no. —dije con nervios, no quería despertar a mi padre.
—bueno, chao linda. —Colgó, suspire y deje el  teléfono en donde lo había sacado. Mire las escaleras para luego ver la puerta de la cocina.
Camine hasta la cocina nuevamente, agarre un caja en donde hay se encontraban unos fósforos para ser exacta solo habían dos, pase uno en el azufre haciendo que el fosforo se encendiera una pequeña llama de un claro color entre naranja y azul pálido, lo puse en mechero para luego unas cuantas llamas salieran. Agarre la tetera y lo puse en mechero.
Me puse una taza en la mesa, café, y el azúcar. Un pito invadió mis oídos haciendo que yo diera vuelta para sacar la tetera, al sacar la tetera abro la tapita que hay en un extremo del objeto para luego un humo saliera ese humo que al tocarlo sientes un ardor fuerte, me serví agua para luego dejar la tetera en el mechero.
Me senté agarro el café abro la tapa de plástico para luego meter mi cuchara sacando una gran cantidad de café para luego ese gran cantidad cayera en el agua caliente de mi taza. Estaba tomando mi café amargo luego de dejar la taza en la mesa me puse a ver mis cortas de mi muñeca, Tengo mis razones de por qué.
Al terminar de tomar ese amargo café deje la taza en lava loza para luego marchar a mi habitación, se podría decir que fui corriendo por que había sentido a mi padre levantarse por lo cual eso me asusto mucho.
Cerré mi habitación despacio para no hacer mucho ruido hasta que siento unos paso, era mi padre, pero esos pasos señalaban de que el estaba bajando, hasta un portazo se escuche abajo haciendo que yo viera altero de la ventana para ver si se iba, y así fue, se fue capaz a donde, ni me importaba lo única que quiera era que se fuera lo más lejos y me deje, ¡sí que sería feliz!
Ni hablar de esa cosa que se hace llamar madre, vieja sínica que lo único que sabe es estar hay de fácil por los hombres más ricos de todo alemania. Nunca la veía pero igual gracia a ella tengo lo que tengo y tengo para comer, Igual a mi padre, bueno el es un gran empresario de alemania, pero nunca lo veo y al verlo lo unico que hace es gritarme.
Camine hasta el baño para bañarme tenía que lavarme me sentía sucia tenia asco de mi misma. Maldigo el día en que mi padre me tuvo.
Salí de la ducha para luego envolverme en ese toalla áspera, Salí del baño claro sin antes estar sentada en la taza del baño con una hoja de Gillette que había pasado por mis muslos, dios ni te imaginas las marcas feas que tenía, ya al volverme a lavarme mis muslos me puse mi pijama.
Mire por última vez mi escritorio y cerré mis ojos para luego ver todo color negro.
¡Aceptada!


Dios amé tu capítulo!! XD
En serio me dejaste con ganas de saber que pasaba después!!! jeje
Ya estas participando linda!!
besos y suerte ;)

___________________________________________

Lost in the light
and I don't know
what night is
avatar


Ver perfil de usuario
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Kida el Dom 03 Nov 2013, 7:59 pm

Priscilla.- escribió:Esto es serio chicas... ¿Como se les ocurre ideas tan genialosa?
Bueno, es mas que obvio, Nico es miembro de la mafia chiclera y Ally es mi hija... okno.
Ya les mando todo.

"I'll make you change the way you see life.":
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
lo se somos las mejores o sea
sientete orgullosa de tu bella y sersi hija!! jeje
lo espero ansiosa ma!!
besos te quiero mucho mucho XD

___________________________________________

Lost in the light
and I don't know
what night is
avatar


Ver perfil de usuario
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Lun 04 Nov 2013, 1:25 pm

:meh: 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por happy drug. el Lun 04 Nov 2013, 1:27 pm

  vicky hizo mi ship favorito :meh:  tenemos que hablar seriamente, ah.
Todas van por el lucho   muero ya no se por quien ir.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Invitado el Lun 04 Nov 2013, 1:32 pm

EUEDES escribió:  vicky hizo mi ship favorito :meh:  tenemos que hablar seriamente, ah.
Todas van por el lucho   muero ya no se por quien ir.
Effy, pensé que tu ficha ya había sido enviada :meh: 
Creo que volverás a ser la ultima en enviarla
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por happy drug. el Lun 04 Nov 2013, 1:33 pm

.Nicol. escribió:
EUEDES escribió:  vicky hizo mi ship favorito :meh:  tenemos que hablar seriamente, ah.
Todas van por el lucho   muero ya no se por quien ir.
Effy, pensé que tu ficha ya había sido enviada :meh: 
Creo que volverás a ser la ultima en enviarla
Nico plz. Tengo un reputación que mantener :meh:  ah.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: comenzó cuando todo había terminado |nc| r e s u l t a d o s.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 24. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 14 ... 24  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.