O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Instituto Fénix. (Muro interactivo) | N.C.
Hoy a las 4:13 pm por Carstairs

» trust the unknown
Hoy a las 3:50 pm por chihiro

» feeling ucla's atmosphere.
Hoy a las 3:28 pm por chanyeol.

» Instituto Fénix. (Inscripciones CERRADAS) | N.C.
Hoy a las 3:01 pm por lovesick

» something strange
Hoy a las 2:54 pm por jackson.

» Sun and Moon
Hoy a las 1:44 pm por Karasuno

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 1:17 pm por Karasuno

» être dans la lune.
Hoy a las 11:52 am por Ongniel

» Unifraktur Maguntia.
Hoy a las 11:42 am por aphrodite.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Spark. el Lun 04 Nov 2013, 3:48 pm

Vicky2001 escribió:
Angel Of Darkness escribió:
Vicky2001 escribió:
Angel Of Darkness escribió:¡Hola, Vicky!
No sé si te acordaras de mi, de "Prom?".
Bueno, me encantó la idea así que aquí mismo te dejo lo que pides:
James O'Connell|Angel White {Liz Gillies}|Antes: Inocente - Después: Fría y Sarcástica.
Cap:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Capítulo 006
Angie García

Domingo; 06:00am


-¿De dónde vienes, señorita?- Preguntó mi padre de brazos cruzados desde el sofá. Eran las 06:00am; la primera vez que llegaba tan tarde, no sé de qué se quejaba.
-De una fiesta a dos quilómetros de aquí, por eso llegué tan tarde.- Contesté seguido de un bostezo.-Ahora si me disculpas, voy a dormir, ¡estoy muerta!- Dije y seguidamente me dirigí hacia las escaleras para ir directa a mi habitación.
-No tan deprisa jovencita. Estarás castigada todo lo que queda de año, y ayudaras a tu madre con la peluquería.- Me dijo. Mi madre era la dueña de la peluquería más lujosa de la zona y no pensaba ayudarla. O tal vez sí…
-De acuerdo, papi. Me lo tengo merecido. ¿Pero puede ser a partir de pasado? Es que estoy muy cansada, y mañana no tendré energías para nada.- Le dije haciéndole ojitos. Siempre funcionaba. Con todo el mundo, excepto con mi hermana.
-Vale, pero pasado empiezas. –Cedió.- Dentro de unas horas se lo diré a tu madre. Ahora vete a dormir, que yo haré lo mismo.- Seguidamente pasó por mi lado y se dirigió hacía su habitación. Yo le seguí el paso, me tumbé en mi cama y sonreí, seguido de una risa.
-Que bien me lo pasaré el martes.-Susurré y cerré los ojos.

Martes; 07:30am

-¡Angelina García Hernández, a la cocina, ahora!- Gritó mi madre desde abajo. Estábamos solas en casa: mi padre estaba en su oficina y mi hermana de viaje en Inglaterra.
-Ya estoy aquí, y no me llames por mi nombre completo. Sabes que lo odio.- Refunfuñé.- ¿Cuándo empiezo con mi maravilloso trabajo?- Pregunté irónica, ganándome una mirada asesina de mi madre.
-Dentro de…- Miró el reloj.- Ahora. Dirígete rápido al coche, enciéndelo y espérame.- Me ordenó.
-Sí mamá.- Dije pesadamente y me dirigí hacia afuera para hacer lo que me había mandado. Era la primera vez que trabajaría, y nunca había estado tan ansiosa.

***
-¡Monique!, ¡Cuánto tiempo!- Exclamó aparentemente feliz después de ver entrar por la puerta a su “mejor amiga”, la mujer de uno de los hombres más ricos de Europa. Yo la odiaba era tan, repipi, superficial, y…¡Arrgh! Era simplemente odiosa, y su hija aún más.-Oh, Marianne, ¡Qué linda estás!-Oh no, su hija. ¿Por qué mi madre tenía que ser tan falsa?-Miren, mi hija ha decidido ayudarme, así que os atenderá ella- Habló mi madre sonriendo hacia mí. Enserio mamá, ¿de verdad quieres quedar mal delante de tu amiga? Tú lo has querido…
-Oh, claro. Me encantaría peinar a es tas dos bru…encantadoras mujeres- Dije seguido de una gran sonrisa falsa.- Tengan, tomen asiento.- Las empujé lentamente a los asientos para lavarles el pelo.
-Cariñó, me voy, te dejo la peluquería a tu cargo, durante media hora.- Avisó mi madre mientras corría hacia la puerta. Media hora…Perfecto.
-Oopss, perdón- Dije después de, “accidentalmente” mojar el pelo de Monique con agua helada.- ¡Perdón!- Exclamé ahora, después de que me pasara lo mismo con Marianne, pero con agua hirviendo. No pude evitar una pequeña risita.
-Ten más cuidado la próxima vez.-Me dijo Monique con un tono algo amenazante.
Calló y me puse manos a la obra.

30 minutos más tarde.

-¡Mamá ya he acabado!- Chillé cuando, justamente, entraba mi madre por al puerta.
-A ver, cariño.- Mi madre se acercó y ayudó a Monique a levantarse mientras yo miraba a Marianne para que se levantara. Ni loca la ayudaba. Acompañó a Monique al espejo. Yo hice lo mismo con Marianne.- Y dime hija, ¿Qué les has hecho?- Preguntó sonriente mi madre mientras sacaba la toalla de la cabeza de su gran amiga.
-Pues una completa a cada una: lavado, cortado, tinte y secado.- Dije sonriente.
-¿¡Qué!?- Exclamaron madre e hija histéricas.
-Yo te había pedido lavado y teñido.- Dijo Marianne.
-Y yo solamente lavado y cortado.- Esta vez habló Monique.
-No. Me dijeron una completa.- Dije inocentemente.
-Bueno, no se preocupen, ahora veremos el resultado.
-¡AAAAAAAAAH!-Fue lo último que escuché porque salí corriendo de allí.

***
-¿Cómo pudiste hacer eso?, ¡Tú madre ha tenido que gastar mucho dinero en productos nuevos, y en una sesión en otra peluquería para que les arreglen tu gracia!- ME dijo mi padre, después de que mamá le explicara lo sucedido.
-¿Qué? No fue para tanto. Les quedaba bien y todo.- Dije tranquilamente.
-¿¡No fue para tanto!?- Mi madre apareciendo por la puerta de la cocina.- ¡¿Raparle media cabeza a Marianne tiñéndole la otra parte de rojo y teñir el pelo de verde a Monique, mientras que parecía que le había cortado el pelo una niña de tres años no es para tanto?!- Habló histérica.
-Perdón. Además, Marianne se durmió, no es mi culpa que no se enterara del ruido de la maquinita rapándole el pelo.
-Ya se ha hablado demasiado, fuera de esta casa.-Dijo mi padre.
-¿¡Qué me hechas!? ¿Qué haré en la calle?-Dije sorprendida.
-No estarás sola en la calle. Irás a vivir con tu tía Connie a Texas-Contestó mi madre.
-¿¡Texas!? ¡Vivo en España! ¡Eso está  a miles de quilómetros!-Exclamé.- Bueno, si así lo queréis.-Dije alejándome de la cocina. No pensaba irme tampoco. Quiero otra venganza. Ni loca me voy a vivir con mi tía  a Texas. Llena de campo, country y el sudor de mi tía.
-… ¿Cómo se le ha ocurrido hacer semejante cosa?- Escuché hablar a mi padre. Me quedé detrás de la puerta escuchando todo.-Sabía que era rebelde, pero tanto…
-No sé qué hemos hecho mal con ella…-Ahora era mi madre.- ¡Solo le falta quemar la casa!- Mis padres soltaron una risa.
Bueno, si eso es lo que quieren…Eso tendrán.

***
Observaba desde el coche de mi madre como la casa se incendiaba poco a poco. Mis padres habían viajado a París a una reunión con un hombre importante de por ahí.
Estaba harta de todo. De todo lo que había vivido y de que, aunque parecía que mi vida podía llegar a ser perfecta al ponerme lentillas, he comprobado que no es así. Seguro incendiar una casa, mi casa, no es la mejor manera de hacerles saber a mis padres lo que siento, pero ¿de qué otra manera sabrían que existo? No soy un proyecto de mujer perfecta hecha para los negocios. Soy una chica que quiere vivir su vida como si no hubiera mañana; una chica que, aunque no lo aparente es sensible y necesita el apoyo de sus padres; necesita unos padres.
Me ganaré el odio de mis padres, pero sé que, después de esto, aún mi hermana me seguirá queriendo, ella me entiende…
Una lágrima seguida de otra resbaló por mi mejilla. La casa; mi casa, ya estaba completamente incendiada. No habían casas alrededor, pero no sé cómo, la policía me encontró.

***
-¿¡Cómo quemas una casa, tú casa?!-Gritó rojo de rabia mi padre entrando por la puerta. Por fin llegaban. Estar en la cárcel no es agradable.
-La quemé porque era lo que queríais, ¿verdad?- Dije algo, bastante, cínica- Al menos es lo que escuché en la cocina.
-Querrás decir, lo que interpretaste en la cocina- Corrigió mi madre.
-Esto ha llegado demasiado lejos.-Habló mi padre ya algo calmado, bebiendo un vaso de agua.-Te vas a un internado.
-¿¡Qué!?- Exclamé levantándome de golpe.-¿¡Un internado!? ¿¡Dónde!?
-Londres, y no se habla más, ya mismo te vas hacia el aeropuerto, al llegar a Londres te estará esperando alguien.
Reí sarcásticamente.
-¿Ahora qué?- Dijo pesadamente mi padre.
-¡¿OSEA QUE EN VEZ DE PREOCUPAROS POR MI UNA SOLA VEZ EN VUESTRA PUTA VIDA, ME ENVIAIS A UN INTERNADO EN LONDRES?!-Chillé arta de todo. No me importaba que media comisaría me escuchara.
-¡No me chilles, señorita!- Fue lo que dijo mi padre antes de darme una bofetada.
-¿Y ahora me pegas?-Dije- No sabes cuánto te odio.- Le solté mirándole a los ojos casi llorando de la impotencia y rabia.
-Te hemos consentido todo, te hemos dado una fabulosa vida, te hemos malcriado y tú nos lo devuelves así.-Dijo mi padre histérico.
-No sabes de lo que hablas. Me habéis malcriado, sí pero si me hubierais dado una  fabulosa vida, nada de lo que ha pasado hoy, hubiera pasado.- Dije y salí de la comisaría.
Estaba preparada para ir al internado, al menos no vería a mis padres.
Mi único consuelo era que podría divertirme con todas las plásticas que hubiera por ahí.
Ash:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 , claro que me acuerdo de tí.
Recuerda que somos maridas-hermanas. XD
Ya mismo te reservo tus personajes, yo ya sé como escribes, besha.
jaja, lo sé marimana(?, ñee mejor hermarida o hermamarida(??
Lo sé, pero no quería no dejar el cap y que pensaras "mira esta, que no deja capitulo" :KQ:  
Bueno, es la primera vez que utilizaré a James, pero tendrá el mismo papel que en skins (no se si la has visto) asi que le pega esta nove (pero no será tan tan tan malo, solo tan(? xD)
Hermarida XD
:hug: tranqui. ;)
Bah, yo amo skins, bue, sólo lo he visto dos veces pero me encantan los personajes, y la trama, y todo XD.
yo me enganché por internet hace dos semanas, y mañana empezaré la sexta temporada :c estoy triste xq se q mi favorita morira :cc
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por rutherford. el Lun 04 Nov 2013, 4:09 pm

Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡Holaaaaaa Vic y Andrea! Yo quiero participar en su colectiva c: Me llamo Génesis pero ustedes me pueden llamar esta noche (? okno. Me pueden llamar Gene. 
Bueno, aquí dejo mis personajes c:
Louis Tomlinson | Jennifer Lawrence | Antes: Dulce. - Ahora: Cruel y manipuladora.
Capítulo colectiva: Dangerous Girls:

El dolor de cabeza era realmente insoportable y nada surtía efecto, así que no me quedaba más que aguantar las consecuencias del reventón de anoche. Lo peor del caso era que no recordaba nada, por lo tanto, bien me pudieran haber violado o robado…, quizás hasta hacerle algo a mi cuquín y yo ni por enterada.
Vale recalcar que aún no estaba segura de qué era lo que yo había hecho anoche. Aunque pensaba que no había sido nada bueno. Y en realidad, ¿habíamos hecho algo que amerite felicitación en todo este tiempo? La verdad es que no. Robamos, huimos y ahora estábamos sin siquiera poder mantener la cordura. 
El principal tema a tratar era saber qué estábamos haciendo en la casa de aquellos chicos y básicamente si sucedió algo fuera de lo normal. Aunque lo dudaba. 
Helena comenzó a gritarle Zac, lo que me dio por resultado —y como nota mental —: “Nunca tratar con Hele después de una borrachera”. En cualquier caso la había visto de peores maneras.
Me arreglé un poco la camiseta —enorme camiseta, diría yo—, y me recosté en el sillón que estaba alado de Val. Estaba incómoda, más sin embargo tenía que encontrar la forma de canalizar todo el dolor de cabeza que me mantenía en las nubes, aunque no solo era por el alcohol, sino por todas las cosas y asuntos que teníamos que arreglar, resolver…, encarar.
El niño bonito de pelo rubio —que cada vez que hablaba me imaginaba al chico que le coqueteaba a Chis; ese rubio, con ojos azules fríos y una sonrisa de afiche… ¡Niall! — comenzó a contarnos lo sucedido y también por qué su ojo se encontraba moreteado. Vaya, Val sí que daba buenos puñetazos. 
Mientras él narraba lo sucedido mi cabeza volaba pensando en qué sería de los detectives. En especial Harry. Después de lo sucedido esa noche; el beso, los halagos y esa sonrisa que me deslumbraba, después de todo eso no había dejado de pensar en él, a pesar de que era un corto tiempo desde el que no había vuelto a percibir su fragancia muy masculina, aunque este día la sentía en el aire y en mí. Recordar la forma de sus labios y lo tan bien que encajaban con los míos me dejaban con ganas de más; Recordar el brillo de sus ojos al decir cuánto me quería tener en la cárcel me quitaba el aliento; Recordar sus rulos cortados por mi mano poco estilista. ¡El infeliz seguía igual de guapo, como siempre!  Incluso rapado continuaría siendo caliente como el infierno y tendría que arrestarse a sí mismo por incitar a las mujeres a pecar. Pensar eso me hacía reír descontroladamente.
—Adelaide—Reclamó Val viéndome directamente. —, ¿qué te hizo pensar que me gustaba a lo sado? —Dijo sonriendo al final mientras aquella frase lograba refrescar un poco de mi memoria; las imágenes de una habitación, el rubio encima de Val, yo interrumpiendo y ella golpeándolo en el ojo. Otra risa escapó de mis labios. 
—¿Qué es lo que te da tanta gracia, Ade? —Preguntó Jimm afectada por el alcohol.
—Nada. Únicamente me parece gracioso todo el tema, ¿no lo creen? En teoría, fue algo que se nos escapó de las manos y ¿qué más da, en cualquier caso? Nos divertimos y nos libramos un rato de aquellos detectives. —Todas regresaron a verme asustadas porque, claro, era verdad; no teníamos ni idea si es que esos chicos sabían que nosotras éramos las Dangerous Girls. ¡Aunque deberían saberlo! Habíamos dado la vuelta al mundo con todos nuestros robos, nuestras escondidas y persecuciones y sería una persona muy desconectada del planeta la que no supiera que éramos unas criminales y, por sobre todo, fugitivas.
—Bueno. Lo que sea—Intervino de nuevo el rubio—, cada uno tendrá su tiempo de contar su lado de la historia, bueno, nosotros, porque por sus rostros parecen abducidas por ovnis ya que no recuerdan nada. —Finalizó.
—No es momento de bromas, niño bonito y termina de contar qué pasó aquí anoche. —Hel suspiró y nosotras esperábamos porque nada malo haya sucedido. El rubio lanzó su cabeza hacia atrás mientras tomaba una bocanada de aire.
—¿Qué tal si se los explicas tú, Damien? —Un chico que realmente era irrelevante para mí, salió desde la cocina…, aunque nunca lo había visto, o quizás sí. El rubio dejó de hablar y se levantó dirigiéndose hacia ese tal Damien y llevándolo por el brazo hasta el lugar donde estaba sentado; justo en frente de nosotras. Todas las miradas estaban clavadas en él y nosotras esperábamos que la historia no se tornara +18. 
—Dinos, Damien, ¿qué fue lo que pasó? Tu amigo no nos ha explicado casi nada, ¿o sí? —Dijo Helena apresurada, respiró un poco y prosiguió—, nos ha contado una parte de la historia pero sé que nos ocultan algo. ¿Qué nos hicieron, malditos desgraciados? —Gritó levantándose del asiento.
—Calla Hele. Me duele la cabeza mucho y no puedo soportar tus gritos. ¿Qué tal si te calmas y hablamos como personas civilizadas? —Explicó Jimm y fue seguida por el asentimiento de las demás chicas.
—Ayer en la noche—Comenzó Damien—, pasaron muchas cosas y aún no sabemos cómo es que no recuerdan nada. Tomaron demás, eso es seguro. 
—No des vueltas al asunto, ¡anda al grano ya! —Gritó Kathleen
—Bien, entonces, iré rápido a lo que quieren saber, ¿vale? No me culpen si omito algo.
—Omitir es mentir—Dije—, solo porque queramos saberlo rápido no significa que nos vas a contar retazos de la historia. Es todo o nada.
—Bien, cómo saben, ustedes fueron las que vinieron a la casa de Zac y comenzaron a hacer cosas que, ¿para qué mentir? Nos encantaba pero no queríamos sobrepasarnos y terminar tras las rejas. —«Nosotras terminaremos tras las rejas» Pensé. Nos miró a todas en busca de un asentimiento y cuando lo obtuvo prosiguió— Bailaron mucho, se emborracharon mucho y pedían más. El único sobrio, por el momento, era yo así que aún tenía la cabeza en la Tierra y podía hacer que los chicos parasen cuando intentaran sobrepasarse. De hecho, Zac casi me golpea por evitar que te llevara a los cuartos de arriba. —Dijo mirando a Helena quién echaba humo por la cabeza y miraba acusadoramente a Damien mientras, quizás, ya estaba ideando un plan para castrar a Zac. 
—El punto es que la mayoría de ustedes estaban casi al borde del desmayo y nosotros no sabíamos donde vivían, aunque por lógica supuse que eran las nuevas y extrañas vecinas extranjeras. —Sonrió— Un celular comenzó a sonar y acepté la llamada porque eso quizás nos ayudaría a llevarlas a dónde son. Lastimosamente nadie respondió, a penas se escuchaba el sonido de un intercomunicador que decía «¡Hay señal!, Mantén la llamada, las rastrearemos y las encontraremos»—El color drenó de la cara de todas. —, aún así ¿qué iba a saber yo que era? Había tomado unas cuantas copas y dejé botado el móvil por algún lado. Creo que era tuyo, Adelaide. —Me miró y yo me preguntaba cómo sabía mi nombre. Tantee por el sillón de alado en busca de mi cartera, la revisé y efectivamente no había ni presencia de aquel aparato. 
—Entonces, ¿qué pasó? —Dijo Chis preocupada y todas nos miramos aterrorizadas.
—¿Qué se yo? Recuerdo hasta el momento en que tocaron la puerta y seis chicos entraron: Un rubio, uno rapado, un pelinegro bronceado, otro con ojos azules y hopo hacia arriba, otro de cabello negro y ojos aún más azules y uno que tenía el cabello mal cortado—Reí porque de seguro era Harry. Pero… oh no. —, comenzaron a hablar como detectives y los dejamos pasar pensando que era una broma. Aquellos chicos sí que saben divertirse. Tomaron un poco y se llevaron a cada una a un lado, preferimos dejarlos solos. 
—¿Qué hicieron qué? —Gritó Jimm. —¿No les dijeron su nombre o algo parecido?
—Pues vimos sus placas. Pero es muy difícil recordar. Memoricé uno porque me parecía gracioso y otro porque creía que era bohemio: Styles y Malik. Uno comenzaba con “T”, de eso estoy seguro. Sin embargo de ahí nada más.
—¿Quieres decir que no tienes ni idea de qué nos hicieron? —Preguntó Kath histérica. Antes de escuchar alguna respuesta me levanté y corrí a buscar mi móvil, de seguro Harry anotó mi número y ahora tendría que cambiarlo. Lo encontré botado en un basurero de botellas de vodka y cajetillas de cigarrillos. 
Apagado no estaba pero sí con batería baja y no tenía el cargador. Regresé al sillón y comencé a revisarlo; no tenía llamadas perdidas, ni siquiera mensajes pero si una larga lista de fotografías que no había visto antes. 
Abrí la galería y comencé a echar un vistazo a cada una; eran fotos de Harry y mías, de la noche anterior, obviamente. En la primera él me abrazaba, en la segunda sacábamos la lengua. La tercera era divertida porque hacíamos pucheros y nos mirábamos el uno al otro. En la cuarta…, en la cuarta Harry me estaba dando un tierno beso en los labios, con los ojos cerrados y con una expresión de paz y satisfacción inigualables mientras que yo sonreía como una loca colegiala enamorada. 
—Dime que esto no pasó anoche. —Le indiqué las fotos a la persona más cercana a mí en ese instante. Val agarró el celular  tuvo que suprimir un pequeño grito.
—¡¿Qué pasó aquí?! —Gritó Chis levantándose. —¡¿Qué es lo que hicieron ellos?! ¿Qué les dijeron?
—¡Por Dios, qué vamos a saber! —Atacó Damien. —Creo que los seis venían en busca de ustedes y no tenemos idea de para qué. ¿No pueden ser un poco más amables? De todas formas nosotros hicimos que no se las llevaran.
—¿Eh? —Susurré—¿Qué acabas de decir?
—Que no quería que se las llevaran. No podía confiar en ellos de sopetón. Garrett, Zac, los demás chicos y yo los emborrachamos y pedimos a una ambulancia que se los llevaran. El de la placa “T” tenía marca de besos y mordiscos en el cuello. El tal Malik tenía en cambio la camisa afuera y un moretón en la cara. El rubio, el rapado y Styles salían cantando y riéndose más que nunca, mientras que el de los ojos extremadamente azules no dejaba de abrazarte. —Miró a Kathleen quien se sonrojó al instante. —No sabemos quiénes son ustedes y al parecer nos darán problemas. Creo que sería mejor que se vayan; nos iría bien a cada bando, ¿eh? 
Jimm caminaba de un lado a otro quizás tratando de ordenar lo que habíamos escuchado. Kath se lanzó al mueble más cercano; Chis lanzaba suspiro tras suspiro; Val prendió la televisión y Helena y yo nos mirábamos en busca de respuesta ignorando completamente la idea de irnos de allí ahora.
—¿Qué dicen?, ¿Planean ignorarnos? —Intervino nuevamente Damien. Kath cambiaba de canal constantemente hasta buscar algo que le llamara la atención, aún así, ¿a qué venía todo eso? No nos llevaría a ningún lado y no nos sacaría del radar de los detectives.
Paró en uno de noticias locales y aquellos seis rostros familiares aparecieron en la pantalla. Pegamos nuestros ojos a ello y nos manteníamos interesadas en lo que decía la presentadora.
—Pues, como verán, según nos han confirmado los detectives responsables del caso de las “Dangerous Girls” han encontrado su paradero gracias a una llamada telefónica. Muchas personas han calificado a los policías como incompetentes al no poder atraparlas— Todas reímos ante eso—, pero ellos nos aseguran encontrarlas esta vez. ¿Será a caso el fin de una de las bandas más peligrosas del mundo? —La presentadora dejó de hablar y pasaron unas cuantas fotos de las seis. A sí que si Damien, Zac y Garrett no sabían acerca de nosotras quizás después de esto ya. Lo pudimos verificar por sus rostros helados y su mirada clavada en nosotras.
—¿Us…Ustedes son las Dangerous Girls? —Dijo titubeante Zac quién se unió a la conversación.
—Sí, niño bonito. —Aseguró Helena. —Tú, por cierto, me debes unas cuantas—Lo señaló expectante. —, y sé la manera correcta de que lo compenses.
—¿Qué? —Preguntó en un susurro.
—Nos esconderás. Nos llevarás a algún lado y no dirán nada a nadie, ¿bien? —Finalizó Helena.
—Quizás…, quizás las podríamos llevar a la casa de playa de Damien. —Intervino Garrett. —Pero Zac te hará ese favor sólo a ti porque te las debe. —Miró a Hele y luego a nosotras. —Sin embargo a ustedes no. Tendrán que hacer algo para convencernos.
El único pensamiento coherente que se formó en mi mente fue: «Algo quieren y de seguro no es dinero».
—¿Qué insinúas? —Chis caminó hacia Garrett. —Lo siento pero no será así. ¿No sabes lo que es meterte con las Dangerous Girls? —Se acercó lentamente hacia él—, nos llevarás y no especularás nada, no pedirás nada a cambio o si no te denunciaré de violación, maricón. —Le susurró en el oído y dijo—: Las llaves del hermoso auto de afuera, bebé. —Buscó en su bolsillo y las sacó— Tú vendrás con nosotros y ¡ay del que se atreva a decir algo, eh!
—Chis—Llamé a Anni—, la seducción era lo mío.
Sorry- OS:

Era un día simple, un día común. Igual al de ayer pero quizás diferente al de mañana.

Amélie había salido ya de su trabajo en la empresa de textiles más reconocida de Birmingham, Inglaterra. Cambió su hora de almuerzo para salir más temprano el día presente, ¿por qué? Simple, hoy era su aniversario de matrimonio con Liam Payne, su, obviamente, esposo. Cumplían tres años de feliz casamiento. Últimamente habían tenido unas cuantas peleas pero, como cualquier pareja, tenían sus altibajos. De todas formas Amélie sospechaba de una relación extramatrimonial por parte de Liam, pero siempre se convencía diciéndose que simplemente estaba alucinando por el exceso de químicos que había inhalado en la fábrica cuando tenía que inspeccionarla.



Hoy, le daría una merecida sorpresa que esperaba que funcionara para bien. 



Había reservado una de las mejores mesas en el restaurante más exclusivo que pudo encontrar e iría por Liam a su empresa que estaba a no más de siete cuadras de la suya. Después irían a su casa y celebrarían como se merece. 



Encendió su auto y piso el acelerador suavemente. A pesar de tener toda la emoción predispuesta para el momento, Amélie contaba con un mal presentimiento. ¿Y si Liam estaba haciendo algo indebido en su oficina? ¿Él no tomaría esto como invadir su espacio personal, no? Quizás. Ella tenía muchas excusas a su favor y seguramente ganaría si es que a su marido le diera la gana de armar una pelea. 



En un abrir y cerrar de ojos Amélie ya estaba estacionada justo en frente de la empresa. ¿Cómo le recibiría Liam? Bien, era la primera vez en la vida que hacía esto y… no tenía experiencia alguna. Aunque, tomándolo por otro lado Amélie estaba pensando negativamente respecto a este tema. Nadie le quitaría de la mente encontrar a su esposo con una mujer. Quizás esa era la fantasía de la chica. ¡Bah! Estaba diciendo tontería tras otra.



Bajó de su carro, aplacó un poco las apenas notables arrugas de su falda lápiz, movió uno que otro mechón rebelde y los agregó a los demás detrás de su oreja, finalmente apretó un poco sus mejillas para brindarles un poco del reconfortante color rojo, como lo proclamaba ella. 



Amélie subía en el ascensor y mientras éste ascendía la emoción y el nerviosismo también. Había sacado de su cajuela una pequeña cajita decorada en papel brillante del color favorito de Liam con un pequeño lazo y una tarjeta que decía en letras enormes y manuscritas “Te amo”. ¿Qué contenía éste? Amélie juntó todos los ahorros que podía cada vez que la ocasión prestaba momento y le había comprado un hermoso reloj negro Rolex de pedrería, que, vaya, le salió bastante caro, pero, por él, haría lo que fuese.



El ascensor abrió sus puertas y toda la manada de gente que estaba allí salió, al final Amélie caminó lentamente haciendo sonar lo más mínimo sus tacos de aguja negros. Las puertas se cerraron exaltándola. Largó un gran suspiro y se acercó hacia donde la cabina de la secretaria de Liam se encontraba. No le diría nada, pues no quería que arruinara la sorpresa. Es decir, podría llamarlo para que la haga pasar… Y no podría encontrarlo con la guardia baja.



Para su suerte ella no se encontraba allí, quizás estaría “compartiendo información” con alguien más. Gente como esta debería estar fuera. Pensó.



Cerró la puerta y con ella quedó completamente sola en la sala de espera de la oficina de Liam. Sólo podía escuchar el “tic-toc” del reloj de pared que los dos habían colocado el día en que ubicaron a su esposo aquí. Revisó repetidamente su atuendo en el espejo de cuerpo entero que se ubicaba apoyado en una esquina de todo el lugar, a penas adornado por un juego de sillones blancos y negros que contrastaban con las paredes rojas. 



¿Por qué estaba tan nerviosa? No estaba haciendo nada malo que ella sepa. No. En realidad no lo estaba haciendo.



Se adentró al largo pasillo que la separaba de su esposo, a lo lejos oyó unos cuantos susurros… ¿o gemidos? ¿Qué era eso? ¡Por Dios! Qué no sea lo que ella está pensando. Ahora caminó mucho más rápido, quizás hasta corriendo y dando largas zancadas a pesar de que le extensión de ese espacio de suelo era realmente corta. Exageradamente corta.



―¡Liam! Basta, nos van a encontrar. ¿No has pensado en eso? ―Dijo una voz bastante femenina comprimiendo una risa al finalizar la oración.



―Lo he pensado pero, ¿sabes? No me interesa en lo absoluto. Estoy con la mujer que amo y eso es lo que cuenta, ¿o no? ―Oh no…



―Sí… Pero, ¿no que hoy era tu aniversario? Bonita forma de celebrarlo. Te felicito por tres años de aguante con esa mujer más amargada. ―Amélie tenía la oreja pegada a la puerta para escuchar con más claridad lo que estaba sucediendo. ¿Debía entrar o no? ―Liam… Bésame de nuevo. Así como sólo tú lo haces… De esa manera que me enciende al tope. ―Agregó la chica que se encontraba adentro.



―Claro… Lilianne. ―La mujerzuela que estaba adentro era… la secretaria de Liam.



Amélie no dudó un instante más y abrió la puerta. ¡Estúpidos! ¿Cómo se les ocurre encerrarse sin seguro? Sin esperarlo sus ojos se inundaron de lágrimas. ¿Es qué acaso ella podría soportar eso? Encontrar a su esposo, justo en el día de su aniversario, en escenas fuertes con su secretaria. Liam la besaba mientras Lilianne estaba asentada encima del escritorio, con la falda para arriba pero aún todo estaba en orden. Pero, ¿en qué orden? ¡Nada estaba en orden! Todoe estaba fuera de control. ¡Todo se había ido por la borda!



Ninguno de los dos sabía que Amélie los estaba viendo. El odio y amargura se hizo presente en ella y sólo pudo articular tres míseras palabras: ―Feliz Aniversario Liam. ―Lo dijo tan de pronto que los dos amantes a escondidas se separaron inmediatamente al escuchar la débil y frágil voz de Amélie. 



Toda la sangre presente en el rostro de Liam drenó y lo dejó tan blanco como una hoja de papel mientras que Lilianne se encontraba tan roja como un tomate, irónicamente, como el color favorito de Amélie.



―¿Qué me dirás al respecto Liam? ¿Qué no es lo que parece? Podía creer todo de ti menos esto. ¡Pero claro! Debía suponer que Lilianne siempre sería el tipo de mujer fácil que te ha encantado. ¿Por qué no me lo dijiste antes? Hubiéramos finalizado con todo y ninguno de los tres terminaríamos sufriendo pero… no. Creo que al final solo yo seré la tonta que se encerrará días y días a llorar por haber “perdido” al hombre que creía que amaba. Ahora me doy cuenta de que me repugnas. ―Amélie habló todo completamente claro, lo cual dejó a Liam completamente impresionado.



―Yo… Sí. Yo no sé qué decirte y lo siento. No planee esto pero… Lo…Lo siento muchísimo. Sin embargo yo a ti, Amélie, te amo. Eres a la única mujer que he amado en toda mi vida y a pesar de lo que ha pasado te seguiré amando. Espero que me creas porque…



―Quédate con “la mujer que amas”, la cual Lilianne piensa que es amargada. ―Amélie cortó la frase de Liam completándola con lo que había escuchado antes. ―Pero…―Ella miró de pies a cabeza a Lilianne y dijo: ―Si quiera no soy una mujer regalada como tú. ―Ahora se dirigió a Liam. ―Ni soy tan tonta como piensas. Y creo que será mejor que me vaya porque por lo que veo tienen un asunto que terminar. Liam, ni siquiera te dignes en aparecer por la casa. Mañana a primera hora tendrás tus cosas, te las dejaré en la casa de Lilianne. ―A pesar de todo, los tres eran amigos. Obviamente, Amélie, sabía la dirección. ―Porque no vives más conmigo.  Probablemente esté estúpidamente enamorada de ti, Liam, pero hombres van y vienen, ¿no? Adiós. ―Amélie caminó con una excelentísima postura mientras traspasaba el diván de la puerta.



―¡Amélie no! Espera por favor…―Se secó unas cuantas lágrimas que corrían por sus mejillas de porcelana y continuó su caminar sin siquiera prestar atención a las súplicas de Liam. ¿Qué haría con el reloj ahora? ¡A la mierda todo! Lo vendería y con eso se iría de viaje por mucho, realmente mucho, tiempo. Lo que por ahora le hacía falta. ―¡Amélie! ―Ella ya se encontraba saliendo por la puerta principal de la empresa mientras todas las miradas curiosas eran para le escena que los dos, sin percatarse, estaban formando.



El carro de la ojiazul se encontraba cruzando la calle y ahora ella corría. ¡Lo que menos quería era entablar una conversación con Liam! Por el momento. Justo a la mitad de la calle sintió como la sostenían fuertemente. Liam había alcanzado su brazo y la sostenía dándole la vuelta por completo para que lo mirara a los ojos.



―¡Suéltame! ¿Por qué no vas ahora con ella? ¡Vamos, anda! Te está esperando. ¿No lo ves?



―Amélie… No te hagas la difícil, ¿vale? No me quieras formar un teatro haciéndote la víc…―Una cachetada sacudió el rostro de Liam. Aprovechando el momento oportuno para huir, Amélie se soltó el agarre y caminó sin ver a los lados. ―¡Amélie! ―Escuchó un grito desgarrador… Pero ya era tarde, muy, muy, tarde. Un auto la había arrollado a una increíble velocidad.



Adiós viaje vagamente planeado, adiós tratar de darle una oportunidad a Liam, adiós todo… 
Él la había perdido.
A ella no le importaba.
¿Y quién atropelló a Amélie? De Lilianne se trataba…
Bueno, espero poder quedar c: Besos xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Vicky. el Lun 04 Nov 2013, 4:20 pm

Gene escribió:
Spoiler:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡Holaaaaaa Vic y Andrea! Yo quiero participar en su colectiva c: Me llamo Génesis pero ustedes me pueden llamar esta noche (? okno. Me pueden llamar Gene. 
Bueno, aquí dejo mis personajes c:
Louis Tomlinson | Jennifer Lawrence | Antes: Dulce. - Ahora: Cruel y manipuladora.
Capítulo colectiva:

El dolor de cabeza era realmente insoportable y nada surtía efecto, así que no me quedaba más que aguantar las consecuencias del reventón de anoche. Lo peor del caso era que no recordaba nada, por lo tanto, bien me pudieran haber violado o robado…, quizás hasta hacerle algo a mi cuquín y yo ni por enterada.
Vale recalcar que aún no estaba segura de qué era lo que yo había hecho anoche. Aunque pensaba que no había sido nada bueno. Y en realidad, ¿habíamos hecho algo que amerite felicitación en todo este tiempo? La verdad es que no. Robamos, huimos y ahora estábamos sin siquiera poder mantener la cordura. 
El principal tema a tratar era saber qué estábamos haciendo en la casa de aquellos chicos y básicamente si sucedió algo fuera de lo normal. Aunque lo dudaba. 
Helena comenzó a gritarle Zac, lo que me dio por resultado —y como nota mental —: “Nunca tratar con Hele después de una borrachera”. En cualquier caso la había visto de peores maneras.
Me arreglé un poco la camiseta —enorme camiseta, diría yo—, y me recosté en el sillón que estaba alado de Val. Estaba incómoda, más sin embargo tenía que encontrar la forma de canalizar todo el dolor de cabeza que me mantenía en las nubes, aunque no solo era por el alcohol, sino por todas las cosas y asuntos que teníamos que arreglar, resolver…, encarar.
El niño bonito de pelo rubio —que cada vez que hablaba me imaginaba al chico que le coqueteaba a Chis; ese rubio, con ojos azules fríos y una sonrisa de afiche… ¡Niall! — comenzó a contarnos lo sucedido y también por qué su ojo se encontraba moreteado. Vaya, Val sí que daba buenos puñetazos. 
Mientras él narraba lo sucedido mi cabeza volaba pensando en qué sería de los detectives. En especial Harry. Después de lo sucedido esa noche; el beso, los halagos y esa sonrisa que me deslumbraba, después de todo eso no había dejado de pensar en él, a pesar de que era un corto tiempo desde el que no había vuelto a percibir su fragancia muy masculina, aunque este día la sentía en el aire y en mí. Recordar la forma de sus labios y lo tan bien que encajaban con los míos me dejaban con ganas de más; Recordar el brillo de sus ojos al decir cuánto me quería tener en la cárcel me quitaba el aliento; Recordar sus rulos cortados por mi mano poco estilista. ¡El infeliz seguía igual de guapo, como siempre!  Incluso rapado continuaría siendo caliente como el infierno y tendría que arrestarse a sí mismo por incitar a las mujeres a pecar. Pensar eso me hacía reír descontroladamente.
—Adelaide—Reclamó Val viéndome directamente. —, ¿qué te hizo pensar que me gustaba a lo sado? —Dijo sonriendo al final mientras aquella frase lograba refrescar un poco de mi memoria; las imágenes de una habitación, el rubio encima de Val, yo interrumpiendo y ella golpeándolo en el ojo. Otra risa escapó de mis labios. 
—¿Qué es lo que te da tanta gracia, Ade? —Preguntó Jimm afectada por el alcohol.
—Nada. Únicamente me parece gracioso todo el tema, ¿no lo creen? En teoría, fue algo que se nos escapó de las manos y ¿qué más da, en cualquier caso? Nos divertimos y nos libramos un rato de aquellos detectives. —Todas regresaron a verme asustadas porque, claro, era verdad; no teníamos ni idea si es que esos chicos sabían que nosotras éramos las Dangerous Girls. ¡Aunque deberían saberlo! Habíamos dado la vuelta al mundo con todos nuestros robos, nuestras escondidas y persecuciones y sería una persona muy desconectada del planeta la que no supiera que éramos unas criminales y, por sobre todo, fugitivas.
—Bueno. Lo que sea—Intervino de nuevo el rubio—, cada uno tendrá su tiempo de contar su lado de la historia, bueno, nosotros, porque por sus rostros parecen abducidas por ovnis ya que no recuerdan nada. —Finalizó.
—No es momento de bromas, niño bonito y termina de contar qué pasó aquí anoche. —Hel suspiró y nosotras esperábamos porque nada malo haya sucedido. El rubio lanzó su cabeza hacia atrás mientras tomaba una bocanada de aire.
—¿Qué tal si se los explicas tú, Damien? —Un chico que realmente era irrelevante para mí, salió desde la cocina…, aunque nunca lo había visto, o quizás sí. El rubio dejó de hablar y se levantó dirigiéndose hacia ese tal Damien y llevándolo por el brazo hasta el lugar donde estaba sentado; justo en frente de nosotras. Todas las miradas estaban clavadas en él y nosotras esperábamos que la historia no se tornara +18. 
—Dinos, Damien, ¿qué fue lo que pasó? Tu amigo no nos ha explicado casi nada, ¿o sí? —Dijo Helena apresurada, respiró un poco y prosiguió—, nos ha contado una parte de la historia pero sé que nos ocultan algo. ¿Qué nos hicieron, malditos desgraciados? —Gritó levantándose del asiento.
—Calla Hele. Me duele la cabeza mucho y no puedo soportar tus gritos. ¿Qué tal si te calmas y hablamos como personas civilizadas? —Explicó Jimm y fue seguida por el asentimiento de las demás chicas.
—Ayer en la noche—Comenzó Damien—, pasaron muchas cosas y aún no sabemos cómo es que no recuerdan nada. Tomaron demás, eso es seguro. 
—No des vueltas al asunto, ¡anda al grano ya! —Gritó Kathleen
—Bien, entonces, iré rápido a lo que quieren saber, ¿vale? No me culpen si omito algo.
—Omitir es mentir—Dije—, solo porque queramos saberlo rápido no significa que nos vas a contar retazos de la historia. Es todo o nada.
—Bien, cómo saben, ustedes fueron las que vinieron a la casa de Zac y comenzaron a hacer cosas que, ¿para qué mentir? Nos encantaba pero no queríamos sobrepasarnos y terminar tras las rejas. —«Nosotras terminaremos tras las rejas» Pensé. Nos miró a todas en busca de un asentimiento y cuando lo obtuvo prosiguió— Bailaron mucho, se emborracharon mucho y pedían más. El único sobrio, por el momento, era yo así que aún tenía la cabeza en la Tierra y podía hacer que los chicos parasen cuando intentaran sobrepasarse. De hecho, Zac casi me golpea por evitar que te llevara a los cuartos de arriba. —Dijo mirando a Helena quién echaba humo por la cabeza y miraba acusadoramente a Damien mientras, quizás, ya estaba ideando un plan para castrar a Zac. 
—El punto es que la mayoría de ustedes estaban casi al borde del desmayo y nosotros no sabíamos donde vivían, aunque por lógica supuse que eran las nuevas y extrañas vecinas extranjeras. —Sonrió— Un celular comenzó a sonar y acepté la llamada porque eso quizás nos ayudaría a llevarlas a dónde son. Lastimosamente nadie respondió, a penas se escuchaba el sonido de un intercomunicador que decía «¡Hay señal!, Mantén la llamada, las rastrearemos y las encontraremos»—El color drenó de la cara de todas. —, aún así ¿qué iba a saber yo que era? Había tomado unas cuantas copas y dejé botado el móvil por algún lado. Creo que era tuyo, Adelaide. —Me miró y yo me preguntaba cómo sabía mi nombre. Tantee por el sillón de alado en busca de mi cartera, la revisé y efectivamente no había ni presencia de aquel aparato. 
—Entonces, ¿qué pasó? —Dijo Chis preocupada y todas nos miramos aterrorizadas.
—¿Qué se yo? Recuerdo hasta el momento en que tocaron la puerta y seis chicos entraron: Un rubio, uno rapado, un pelinegro bronceado, otro con ojos azules y hopo hacia arriba, otro de cabello negro y ojos aún más azules y uno que tenía el cabello mal cortado—Reí porque de seguro era Harry. Pero… oh no. —, comenzaron a hablar como detectives y los dejamos pasar pensando que era una broma. Aquellos chicos sí que saben divertirse. Tomaron un poco y se llevaron a cada una a un lado, preferimos dejarlos solos. 
—¿Qué hicieron qué? —Gritó Jimm. —¿No les dijeron su nombre o algo parecido?
—Pues vimos sus placas. Pero es muy difícil recordar. Memoricé uno porque me parecía gracioso y otro porque creía que era bohemio: Styles y Malik. Uno comenzaba con “T”, de eso estoy seguro. Sin embargo de ahí nada más.
—¿Quieres decir que no tienes ni idea de qué nos hicieron? —Preguntó Kath histérica. Antes de escuchar alguna respuesta me levanté y corrí a buscar mi móvil, de seguro Harry anotó mi número y ahora tendría que cambiarlo. Lo encontré botado en un basurero de botellas de vodka y cajetillas de cigarrillos. 
Apagado no estaba pero sí con batería baja y no tenía el cargador. Regresé al sillón y comencé a revisarlo; no tenía llamadas perdidas, ni siquiera mensajes pero si una larga lista de fotografías que no había visto antes. 
Abrí la galería y comencé a echar un vistazo a cada una; eran fotos de Harry y mías, de la noche anterior, obviamente. En la primera él me abrazaba, en la segunda sacábamos la lengua. La tercera era divertida porque hacíamos pucheros y nos mirábamos el uno al otro. En la cuarta…, en la cuarta Harry me estaba dando un tierno beso en los labios, con los ojos cerrados y con una expresión de paz y satisfacción inigualables mientras que yo sonreía como una loca colegiala enamorada. 
—Dime que esto no pasó anoche. —Le indiqué las fotos a la persona más cercana a mí en ese instante. Val agarró el celular  tuvo que suprimir un pequeño grito.
—¡¿Qué pasó aquí?! —Gritó Chis levantándose. —¡¿Qué es lo que hicieron ellos?! ¿Qué les dijeron?
—¡Por Dios, qué vamos a saber! —Atacó Damien. —Creo que los seis venían en busca de ustedes y no tenemos idea de para qué. ¿No pueden ser un poco más amables? De todas formas nosotros hicimos que no se las llevaran.
—¿Eh? —Susurré—¿Qué acabas de decir?
—Que no quería que se las llevaran. No podía confiar en ellos de sopetón. Garrett, Zac, los demás chicos y yo los emborrachamos y pedimos a una ambulancia que se los llevaran. El de la placa “T” tenía marca de besos y mordiscos en el cuello. El tal Malik tenía en cambio la camisa afuera y un moretón en la cara. El rubio, el rapado y Styles salían cantando y riéndose más que nunca, mientras que el de los ojos extremadamente azules no dejaba de abrazarte. —Miró a Kathleen quien se sonrojó al instante. —No sabemos quiénes son ustedes y al parecer nos darán problemas. Creo que sería mejor que se vayan; nos iría bien a cada bando, ¿eh? 
Jimm caminaba de un lado a otro quizás tratando de ordenar lo que habíamos escuchado. Kath se lanzó al mueble más cercano; Chis lanzaba suspiro tras suspiro; Val prendió la televisión y Helena y yo nos mirábamos en busca de respuesta ignorando completamente la idea de irnos de allí ahora.
—¿Qué dicen?, ¿Planean ignorarnos? —Intervino nuevamente Damien. Kath cambiaba de canal constantemente hasta buscar algo que le llamara la atención, aún así, ¿a qué venía todo eso? No nos llevaría a ningún lado y no nos sacaría del radar de los detectives.
Paró en uno de noticias locales y aquellos seis rostros familiares aparecieron en la pantalla. Pegamos nuestros ojos a ello y nos manteníamos interesadas en lo que decía la presentadora.
—Pues, como verán, según nos han confirmado los detectives responsables del caso de las “Dangerous Girls” han encontrado su paradero gracias a una llamada telefónica. Muchas personas han calificado a los policías como incompetentes al no poder atraparlas— Todas reímos ante eso—, pero ellos nos aseguran encontrarlas esta vez. ¿Será a caso el fin de una de las bandas más peligrosas del mundo? —La presentadora dejó de hablar y pasaron unas cuantas fotos de las seis. A sí que si Damien, Zac y Garrett no sabían acerca de nosotras quizás después de esto ya. Lo pudimos verificar por sus rostros helados y su mirada clavada en nosotras.
—¿Us…Ustedes son las Dangerous Girls? —Dijo titubeante Zac quién se unió a la conversación.
—Sí, niño bonito. —Aseguró Helena. —Tú, por cierto, me debes unas cuantas—Lo señaló expectante. —, y sé la manera correcta de que lo compenses.
—¿Qué? —Preguntó en un susurro.
—Nos esconderás. Nos llevarás a algún lado y no dirán nada a nadie, ¿bien? —Finalizó Helena.
—Quizás…, quizás las podríamos llevar a la casa de playa de Damien. —Intervino Garrett. —Pero Zac te hará ese favor sólo a ti porque te las debe. —Miró a Hele y luego a nosotras. —Sin embargo a ustedes no. Tendrán que hacer algo para convencernos.
El único pensamiento coherente que se formó en mi mente fue: «Algo quieren y de seguro no es dinero».
—¿Qué insinúas? —Chis caminó hacia Garrett. —Lo siento pero no será así. ¿No sabes lo que es meterte con las Dangerous Girls? —Se acercó lentamente hacia él—, nos llevarás y no especularás nada, no pedirás nada a cambio o si no te denunciaré de violación, maricón. —Le susurró en el oído y dijo—: Las llaves del hermoso auto de afuera, bebé. —Buscó en su bolsillo y las sacó— Tú vendrás con nosotros y ¡ay del que se atreva a decir algo, eh!
—Chis—Llamé a Anni—, la seducción era lo mío.
Sorry- OS:

Era un día simple, un día común. Igual al de ayer pero quizás diferente al de mañana.

Amélie había salido ya de su trabajo en la empresa de textiles más reconocida de Birmingham, Inglaterra. Cambió su hora de almuerzo para salir más temprano el día presente, ¿por qué? Simple, hoy era su aniversario de matrimonio con Liam Payne, su, obviamente, esposo. Cumplían tres años de feliz casamiento. Últimamente habían tenido unas cuantas peleas pero, como cualquier pareja, tenían sus altibajos. De todas formas Amélie sospechaba de una relación extramatrimonial por parte de Liam, pero siempre se convencía diciéndose que simplemente estaba alucinando por el exceso de químicos que había inhalado en la fábrica cuando tenía que inspeccionarla.



Hoy, le daría una merecida sorpresa que esperaba que funcionara para bien. 



Había reservado una de las mejores mesas en el restaurante más exclusivo que pudo encontrar e iría por Liam a su empresa que estaba a no más de siete cuadras de la suya. Después irían a su casa y celebrarían como se merece. 



Encendió su auto y piso el acelerador suavemente. A pesar de tener toda la emoción predispuesta para el momento, Amélie contaba con un mal presentimiento. ¿Y si Liam estaba haciendo algo indebido en su oficina? ¿Él no tomaría esto como invadir su espacio personal, no? Quizás. Ella tenía muchas excusas a su favor y seguramente ganaría si es que a su marido le diera la gana de armar una pelea. 



En un abrir y cerrar de ojos Amélie ya estaba estacionada justo en frente de la empresa. ¿Cómo le recibiría Liam? Bien, era la primera vez en la vida que hacía esto y… no tenía experiencia alguna. Aunque, tomándolo por otro lado Amélie estaba pensando negativamente respecto a este tema. Nadie le quitaría de la mente encontrar a su esposo con una mujer. Quizás esa era la fantasía de la chica. ¡Bah! Estaba diciendo tontería tras otra.



Bajó de su carro, aplacó un poco las apenas notables arrugas de su falda lápiz, movió uno que otro mechón rebelde y los agregó a los demás detrás de su oreja, finalmente apretó un poco sus mejillas para brindarles un poco del reconfortante color rojo, como lo proclamaba ella. 



Amélie subía en el ascensor y mientras éste ascendía la emoción y el nerviosismo también. Había sacado de su cajuela una pequeña cajita decorada en papel brillante del color favorito de Liam con un pequeño lazo y una tarjeta que decía en letras enormes y manuscritas “Te amo”. ¿Qué contenía éste? Amélie juntó todos los ahorros que podía cada vez que la ocasión prestaba momento y le había comprado un hermoso reloj negro Rolex de pedrería, que, vaya, le salió bastante caro, pero, por él, haría lo que fuese.



El ascensor abrió sus puertas y toda la manada de gente que estaba allí salió, al final Amélie caminó lentamente haciendo sonar lo más mínimo sus tacos de aguja negros. Las puertas se cerraron exaltándola. Largó un gran suspiro y se acercó hacia donde la cabina de la secretaria de Liam se encontraba. No le diría nada, pues no quería que arruinara la sorpresa. Es decir, podría llamarlo para que la haga pasar… Y no podría encontrarlo con la guardia baja.



Para su suerte ella no se encontraba allí, quizás estaría “compartiendo información” con alguien más. Gente como esta debería estar fuera. Pensó.



Cerró la puerta y con ella quedó completamente sola en la sala de espera de la oficina de Liam. Sólo podía escuchar el “tic-toc” del reloj de pared que los dos habían colocado el día en que ubicaron a su esposo aquí. Revisó repetidamente su atuendo en el espejo de cuerpo entero que se ubicaba apoyado en una esquina de todo el lugar, a penas adornado por un juego de sillones blancos y negros que contrastaban con las paredes rojas. 



¿Por qué estaba tan nerviosa? No estaba haciendo nada malo que ella sepa. No. En realidad no lo estaba haciendo.



Se adentró al largo pasillo que la separaba de su esposo, a lo lejos oyó unos cuantos susurros… ¿o gemidos? ¿Qué era eso? ¡Por Dios! Qué no sea lo que ella está pensando. Ahora caminó mucho más rápido, quizás hasta corriendo y dando largas zancadas a pesar de que le extensión de ese espacio de suelo era realmente corta. Exageradamente corta.



―¡Liam! Basta, nos van a encontrar. ¿No has pensado en eso? ―Dijo una voz bastante femenina comprimiendo una risa al finalizar la oración.



―Lo he pensado pero, ¿sabes? No me interesa en lo absoluto. Estoy con la mujer que amo y eso es lo que cuenta, ¿o no? ―Oh no…



―Sí… Pero, ¿no que hoy era tu aniversario? Bonita forma de celebrarlo. Te felicito por tres años de aguante con esa mujer más amargada. ―Amélie tenía la oreja pegada a la puerta para escuchar con más claridad lo que estaba sucediendo. ¿Debía entrar o no? ―Liam… Bésame de nuevo. Así como sólo tú lo haces… De esa manera que me enciende al tope. ―Agregó la chica que se encontraba adentro.



―Claro… Lilianne. ―La mujerzuela que estaba adentro era… la secretaria de Liam.



Amélie no dudó un instante más y abrió la puerta. ¡Estúpidos! ¿Cómo se les ocurre encerrarse sin seguro? Sin esperarlo sus ojos se inundaron de lágrimas. ¿Es qué acaso ella podría soportar eso? Encontrar a su esposo, justo en el día de su aniversario, en escenas fuertes con su secretaria. Liam la besaba mientras Lilianne estaba asentada encima del escritorio, con la falda para arriba pero aún todo estaba en orden. Pero, ¿en qué orden? ¡Nada estaba en orden! Todoe estaba fuera de control. ¡Todo se había ido por la borda!



Ninguno de los dos sabía que Amélie los estaba viendo. El odio y amargura se hizo presente en ella y sólo pudo articular tres míseras palabras: ―Feliz Aniversario Liam. ―Lo dijo tan de pronto que los dos amantes a escondidas se separaron inmediatamente al escuchar la débil y frágil voz de Amélie. 



Toda la sangre presente en el rostro de Liam drenó y lo dejó tan blanco como una hoja de papel mientras que Lilianne se encontraba tan roja como un tomate, irónicamente, como el color favorito de Amélie.



―¿Qué me dirás al respecto Liam? ¿Qué no es lo que parece? Podía creer todo de ti menos esto. ¡Pero claro! Debía suponer que Lilianne siempre sería el tipo de mujer fácil que te ha encantado. ¿Por qué no me lo dijiste antes? Hubiéramos finalizado con todo y ninguno de los tres terminaríamos sufriendo pero… no. Creo que al final solo yo seré la tonta que se encerrará días y días a llorar por haber “perdido” al hombre que creía que amaba. Ahora me doy cuenta de que me repugnas. ―Amélie habló todo completamente claro, lo cual dejó a Liam completamente impresionado.



―Yo… Sí. Yo no sé qué decirte y lo siento. No planee esto pero… Lo…Lo siento muchísimo. Sin embargo yo a ti, Amélie, te amo. Eres a la única mujer que he amado en toda mi vida y a pesar de lo que ha pasado te seguiré amando. Espero que me creas porque…



―Quédate con “la mujer que amas”, la cual Lilianne piensa que es amargada. ―Amélie cortó la frase de Liam completándola con lo que había escuchado antes. ―Pero…―Ella miró de pies a cabeza a Lilianne y dijo: ―Si quiera no soy una mujer regalada como tú. ―Ahora se dirigió a Liam. ―Ni soy tan tonta como piensas. Y creo que será mejor que me vaya porque por lo que veo tienen un asunto que terminar. Liam, ni siquiera te dignes en aparecer por la casa. Mañana a primera hora tendrás tus cosas, te las dejaré en la casa de Lilianne. ―A pesar de todo, los tres eran amigos. Obviamente, Amélie, sabía la dirección. ―Porque no vives más conmigo.  Probablemente esté estúpidamente enamorada de ti, Liam, pero hombres van y vienen, ¿no? Adiós. ―Amélie caminó con una excelentísima postura mientras traspasaba el diván de la puerta.



―¡Amélie no! Espera por favor…―Se secó unas cuantas lágrimas que corrían por sus mejillas de porcelana y continuó su caminar sin siquiera prestar atención a las súplicas de Liam. ¿Qué haría con el reloj ahora? ¡A la mierda todo! Lo vendería y con eso se iría de viaje por mucho, realmente mucho, tiempo. Lo que por ahora le hacía falta. ―¡Amélie! ―Ella ya se encontraba saliendo por la puerta principal de la empresa mientras todas las miradas curiosas eran para le escena que los dos, sin percatarse, estaban formando.



El carro de la ojiazul se encontraba cruzando la calle y ahora ella corría. ¡Lo que menos quería era entablar una conversación con Liam! Por el momento. Justo a la mitad de la calle sintió como la sostenían fuertemente. Liam había alcanzado su brazo y la sostenía dándole la vuelta por completo para que lo mirara a los ojos.



―¡Suéltame! ¿Por qué no vas ahora con ella? ¡Vamos, anda! Te está esperando. ¿No lo ves?



―Amélie… No te hagas la difícil, ¿vale? No me quieras formar un teatro haciéndote la víc…―Una cachetada sacudió el rostro de Liam. Aprovechando el momento oportuno para huir, Amélie se soltó el agarre y caminó sin ver a los lados. ―¡Amélie! ―Escuchó un grito desgarrador… Pero ya era tarde, muy, muy, tarde. Un auto la había arrollado a una increíble velocidad.



Adiós viaje vagamente planeado, adiós tratar de darle una oportunidad a Liam, adiós todo… 
Él la había perdido.
A ella no le importaba.
¿Y quién atropelló a Amélie? De Lilianne se trataba…
Bueno, espero poder quedar c: Besos xx
Me encanta, me encanta, me encanta. De verdad me encanta tu forma de redactar.
¡Hola Gene!, mi prima se llama igual que tú XD. I love this name.
Bueno, ya mismo te reservo a tus personajes.
PD: Amodoro tu firma de el Luchito, esta preciosa.
avatar


Ver perfil de usuario http://wildblackguitar.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Invitado el Miér 06 Nov 2013, 11:14 am

>Gif de reglas:


Liam Payne / Jessie Blake / representante: Victorica Justice

Antes: Sufría de problemas de autoestima
Después: Rebelde, y reconocida por todo el mundo 

Capitulo:

Capitulo 001
El destino es impredecible al igual que el tiempo!
»кιтту




Narrador Omnipresente



Las cosas en la vida de estas dos personas no han sido nada fáciles para la vista del mundo y de las personas que les rodea.

Ella una señorita de mundo rodeada de lujos que con solo mover un dedo obtiene lo que ella desea pero esto no le hace sentir feliz no tiene lo principal el amor de una familia desde que ella tiene uso de razón sus padres nunca han pasado con ella se la pasan viajando por asuntos de negaciones y cuando lo hacen solo pasan horas pero colgados en sus celulares metidos en su mundo pero ella se ha acostumbrado a estar sola por lo cual ella muestra ante el mundo ser una joven fría, calculadora, sin sentimientos, rebelde, odiosa millonaria que humilla a todo el que se le pone encima pero solo es un escudo que ella presenta para que no le hagan más daño del que le han hecho ya que se encuentra rodeada de personas falsas, hipócritas que solo le buscan por su dinero, en cambio con sus amigos y los pocos familiares que ella ve es la persona más dulce, sencilla, les alegra la vida con su sonrisa. 

El pues está rodeado de maldad, muerte, vicios pero eso a él ya no le importa se ha acostumbrado tanto a esa vida que piensa que no existe nada más, pero muchas de las veces se ha parado a ver cómo va el tren de la vida donde una mala maniobra acabaría con toda su existencia pero de que servía ver y pensar en eso si su familia eran sus amigos que llevaban algunos tatuajes, cicatrices de alguna pelea o disparo, unos viejos que lo criaron y le enseñaron que la vida no es nada fácil que para conseguir el pan tiene que hacer lo que tenga en  mente y no pensar mucho solo actuar y si es necesario matar a cualquiera que se le presente; pero el solo mataba a las personas que él pensaba que eran malos e indignos de estar en esta vida pero después pensaba si esa personan tendría hijos alguna vida pero no había marcha atrás con cada disparo que daba recordaba la espantosa muerte de sus verdaderos padres asesinados a sangre fría frente sus ojos a partir de eso el juro vengar sus muertes pero a qué precio donde él estaba pareciera que no existiera salida alguna.

Pero el destino les tiene preparado muchas cosas a estas dos personas donde ellos son los únicos que tendrán que decidir qué hacer con sus vidas entrar a la salvación o entrar al infierno.



Narra Jessie Blake


Todo el personal corría de un lado a otro trayendo consigo arreglos florares, regalos, manteles, sillas, mesas, etc., mis padres hablan por sus celulares gritaban, regañaban, ordenaban, pedían y discutían eso era común últimamente yo solo les observaba desde las escaleras esperando que al fin se dieran cuenta que tenían una hija  a la cual tenían que saludar pero nada se intercambiaban miradas y seguían en sus cosas lentamente me levante de esas frías escaleras para volver a encerrarme en mi habitación que al parecer guardaba más tranquilidad que la propia casa tome con mucho pesar el picaporte de la puerta de mi habitación esperando que mis padres me llamaran pero nada entre cerrando fuertemente la puerta sonido el cual por unos segundo hizo que todo ese murmullo que hacia abajo se calmara pero duro poco pues después siguieron con sus cosas, tome el portar-retrato que reposaba sobre la mesilla y pase mi dedo por fotografía que había estaba con mis padres y mis dos hermanas en la playa de lo más felices disfrutando las pequeñas vacaciones que nos habíamos tomado es el único día que nos olvidamos de todo pero poco duro pues mis hermanas después de ese viaje cada una tomo su camino un en Alemania otra en España haciendo quien sabe qué hace más de ocho años que no las veo siempre pasan ocupadas, mis padres pues de ellos aunque parezca que estuvieran conmigo no lo están justamente ahora están arreglando todo para mi fiesta de cumpleaños que ofrecerán esta noche unos sonidos en la puerta interrumpieron mis pensamientos.

-Niña Jessie sus padres le esperan en el salón- dijo una voz dulce desde el otro lado de la puerta.
-Al fin se habían dado cuenta que me encuentro en casa- enseguida bajo- conteste mientras volví a dejar el portar-retrato en la mesilla solté un suspiro y baje a ver que querían mis queridos padres –Que se les ofrece- dije haciendo mi aparición en el gran salón-
-Jessie así será de recibir a tus padres- dijo mi madre mientras intentaba acercarse pero no se le permití.
-Saben no me había dado cuenta que llegaron- conteste muy irónica
-No mientas- ahora era mi padre quien hablo pero sin apartar la vista de ese estúpido computador.
-Yo que va!-
-Mira Jess no estoy para tus escenas de niña caprichosa –caprichosa me llama así por el hecho de pedirles tiempo como no estaba dispuesta a escuchar más de sus cosas.
- Ok, papá! –haciendo énfasis en el papá- que sucede-
-Puesto que es tu cumpleaños hemos decidido regalarte un auto –otro auto para mi colección, sonríe falsamente y mostré  una gran felicidad al recibir gran noticia.
-Enserio muchas gracias- tome las llaves que tenía y Salí corriendo encontrándome con una gran auto deportivo rojo muy bien equipado era hora de probarlo enseguida me monte en él con un leve movimiento el auto estaba encendido aquí no podría correr por que mis padres me mataran si se enteran que su queridísima hija es una gran corredora de carreras clandestinas razón por la cual los autos que tenía terminaban decidí no hacer nada ya habría la oportunidad apague baje volví a entrar. –Es maravilloso- dije aun teniendo una media sonrisa.
-No lo probaras- acentuó mi padre 
-Más tarde quizás- respondí dejando las llaves en su lugar para poder subir a mi habitación.
-Sucede algo- pregunto mi madre haciendo su aparición 
-Nada-
-Por cierto vendrán tus amigos a la fiesta?- volvió a preguntar
-No lo sé- alce los hombros en forma de indiferencia
-Pero es tu fiesta- 
-Y que con eso?-
-Jessie!- amenazo mi padre 

No dije más nada di vuelta y subí las escaleras volví a encerrarme en mi habitación pero como estaba enojada lance lo que encontré y caí de rodillas en la inmensa alfombra que cubría mi habitación para empezar a llorar como una niña odiaba esa parte de mi ser la frágil que le duele toda esta situación mi mirada se quedó fija en un pequeño pedazo de papel que quedó al descubierto cuando lance mi diario lo tome “Siempre serás mi único amor” solo fueron simples palabras que quedaron grabados en ese papel con ira lo arrugue –Mentira, acabaste con todas mis ilusiones te odio- dije mientras me ponía nuevamente de pie me había enamorado como una tonta creyendo en sus mentiras pero lo único que quiso es estar conmigo para luego lucirse con sus amigos jugar suciamente conmigo unos golpes me hicieron volver a la realidad –pase dije- una silueta  algo gruesa mostrando sus grandes pectorales vestía un esmoquin que le hacía ver demasiado sexy –Diablos- 

-Que haces aquí?- pregunte desviando mi mirada he intentado calmar esas miles de sensaciones que corrían en mis venas.
-No me vas a saludar- dijo cerrando la puerta tras él y acercándose peligrosamente a mí.
-Tu y yo no somos nada- aclare ya más serena 
-Eso no es cierto Jessie- en unos cuantos pasos más tomo mis manos y paso su brazo por mi cintura apretándome a él.
-Suéltame!- mis pulsaciones volvieron a correr a mil por hora pero no era de atracción sino de miedo a lo que fuera capaz.


Flash Black

-Que te quede claro que tú eres solamente mía- grito mientras me tomaba bruscamente las manos y me sacaba de aquel lugar.
-Celos?- desafié realmente estaba pasada de copas pero aun así sabía lo que estaba haciendo, necesitaba desahogar mis penas en el alcohol.
-Cállate!- dijo amenazando con golpearme- no ves el espectáculo que acabas de dar- 
-Muy machito te crees, haber pégame- amenace y como pude me solté de su agarre.
-Ganas no me falta- volvió a decir haciendo subir al auto.
-No iré a ningún lado contigo, te vi me engañaste- me había enterado de la peor manera que solo fui un juguete para él.
-Oh vamos Jess no te hagas la santa bien que disfrutabas mis caricias-  rodeo el auto y me acorralo en él.
-Aléjate te odio eres un vil asqueroso- pronuncie con asco y le escupí en la cara grave error.
-Asqueroso eso lo veremos- se limpió y me beso a la fuerza haciendo que mis labios se hincharan al instante después de eso me soltó bruscamente y me dio una cachetada.

Fin de Flash Black

-Nos debemos una conversación- acaricio mi cara e intento besarme
-Nada Nick, todo quedo muy claro-
-Sabes muy bien de lo que soy capaz, verdad!- amenazo y salió dando un portazo.


Aún estaba asumiendo cada palabra solté un suspiro para intentarme calmar mis pulsaciones era miedo, odio muchas cosas pasaban por mi mente en ese momento me fije en la hora era muy tarde y pronto vendrían a buscarme para dar la bienvenida a gente que ni siquiera conozco bonita manera de celebrar mi cumpleaños abrí el inmenso armario que tenía para sacar la caja que mi madre me había traído en él estaba el vestido que debía usar esta noche al menos se había lucido en el modelo y color era negro semi - largo que se tallaba a mi cuerpo muy bien se cruzaban algunas tiras al frente para luego pasar atrás lleva dos aberturas en la cintura era pegado hasta llegar a moldear perfectamente mis glúteos luego se soltaba hasta llegar al suelo mientras que adelante dejaba ver mis piernas con un alto de 10 dedos más arriba que mis rodillas deje en la cama el vestido ahora tome las sandalias que precisaban el modelo negros con unos bellos detalles de color plata con un taco N°8  después de admirar un poco el vestido entre al baño para tomar una ducha relajante exactamente no sé cuánto tiempo paso pero salí envolviendo en una de mis toallas tome mis cremas y empecé con el trabajo de arreglarme minutos más tarde estaba lista y mirándome en el gran espejo que tenía había hecho algunos churos en mi cabello,  un maquillado no tan escandaloso  gire tome mi bolso y baje para encontrarme con el desagradable de Nick a lado de mis padres con tenían unas sonrisas de tontos igual sonreí salude educadamente y Nick me tomo del brazo para ir a la entrada y dar la bienvenida a los invitados halagos, algunos chiflidos que hacían que Nick se muriera de la rabia pero qué más da él se lo busco sonreía algunos personas importantes llegaron al fin alguien cercano llego mi inseparable amiga Angie que venía acompañada de su novio Chris linda relación años y pronto se casarían aunque para mi éramos muy jóvenes apenas teníamos 19 años pero me alegraba por ella saludamos efusivamente le di paso; saludos, felicitaciones, bailes con cada persona que me solicitaba la velada continuaba pero yo me estaba aburriendo los pocos jóvenes que estaban se habían ido hasta mi amiga algo había pasado con sus papas que salió y Chris junto con ella, mantenía las distancias con Nick y cada vez que veía que se acercaba me escabullía entre la gente al fin observe que Nick se cansó de mis huidas y decidió marcharse yo entre a la cocina los que estaban sirviendo se asustaron mientras yo les regalaba una sonrisa tome un vaso de agua saliendo al jardín de atrás deshice las sandalias para que el césped chocara con mis pies se sentía tan cálido me acerque al pequeño banco dejando el vaso respirar ese aire era maravilloso donde no había ruido tan solo escuchaba los pequeños sonidos por parte de las luciérnagas. Me quede parada en medio de ese jardín pensando que he vivido de la mejor manera pero aun hacia me faltaban muchas cosas no era la mejor del mundo pero mostrar dos caras no estaba nada bien mis pensamientos fueron abrupta-mente cortados por los gritos que provenían de la cocina gire rápidamente para mirar que pasa encontrándome con el peor cuadro de todos arrodillados mientras un grupo de desconocidos apuntaban con sus armas –Pero qué demonios pasaba- mis padres es lo primero que pensé el miedo se estaba apoderando de mi poco a poco corrí hacia el lugar que muchas de las veces había sido mi escapatoria a este mundo pero alguien me tomo cubriendo mi boca con su mano para que no intentara gritar.

Me llamo Jessica y me encanto la idea
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por AmayaHoran el Miér 06 Nov 2013, 6:57 pm

Gif:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Chaz Somers|Lindsay Elizabeth Collins|Cher Lloyd

Antes: La chica más buena y amable del instituto
Después: Una chica fría y demasiado temida por los estudiantes 

Step by Step:

Capitulo 06

Lindsay Elizabeth Harries || Para que vivir sufriendo si morir es lo que quiero
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[size=12]
Los gritos de mi madre eran más frecuentes, sus golpes habían dejado grandes marcas en mi cuerpo, y sus horribles palabras en mi corazón. 
Me miro en el espejo y deseo ver a otra persona, pero no, lo único que veo es a una Lindsay lastimada, y con obscuros pensamientos, la cual no puede seguir viviendo así.

(...)

Me encontraba llorando en el suelo, mi madre me golpeaba sin compasión y sin razón alguna. Estaba ebria como todas las mañanas.
La casa lucia asquerosa, los muebles desacomodados, el olor a alcohol estaba presente en todo momento. Logre empujar y zafarme de mi madre, y rápidamente fui escaleras arriba y me encerré en el cuarto de mis hermanos mayores, Finn y Jack, ellos solo me veían con lastima, la verdad es que odiaba esas miradas, me hacían parecer vulnerable.
(...)

Deslice mi skateboard por el duro pavimento, y llegue a la escuela. Las miradas de todos estaban sobre mi, algunas expresaban odio, lastima y asco, muy pocos compañeros me sonreían y me aconsejaban, pero yo ya no podía hacer nada, entre a mis clases y me senté en mi lugar de siempre, hasta atrás. La clase del profesor de Literatura me hacia querer dormir, pero una vocesita me interrumpió de mis pensamientos.
-Señorita Harries, podría leer lo que he anotado en la pizarra 
-Hmmm...-Trate de Leer lo que el profesor escribió, pero no podía entender nada-lo siento profesor, no entiendo
-¿Como que no entiendes?-Me gritó el profesor-Como vas a pasar mi clase, ¿no sabes leer?
-Si se leer-Le conteste con voz temblorosa-, hay una enfermedad que se llama dislexia
Salí del salón dejando al profesor hecho una furia, me sentía bien, desahogada. El timbre había sonado, por fin podía irme de aquí, salí del baño encontrándome con Barbara, la capitana de las porristas.
-¿A quien tenemos aquí?-Dijo Barbara con su típica voz chillona-Lindsay Harries
-¿Que quieres Barbara?
-Nada, solo quiero charlar
-Sabes que, yo no tengo nada que hablar, y menos contigo-Dicho esto salí del colegio y me fui a casa, pues mamá no estaría a estas horas, entre y me lleve la horrible sorpresa de que mi madre si estaba en casa.
-Donde estabas Mocosa-Se notaba a kilómetros que estaba en estado de ebriedad
-Te importa-Conteste mientras subía las escaleras
-Vuelve aquí mocosa
Baje las escaleras y mi madre me planto una cacheta tan fuerte que caí al suelo y mi nariz comenzó a sangrar, ella sin compasión alguna me agarro del cabello echando mi cabeza hacia atrás.
-¿Qué te he hecho?-Trataba de contener las lagrimas, pero no pude y comencé a sollozar.
-Tu has hecho mi vida miserable, maldita mocosa-Cada una de sus palabras eran un cuchillo en mi corazón-,por tu culpa tu papá se murió.
-Yo no he hecho nada
-Claro que si-Me tiro al suelo y golpeo mi estomago fuertemente, lo cual me provoco un dolor inmenso.
Yo solo gritaba, pero mi madre no me dejaba, de un momento a otro logre tirarla y me encerré en el baño. Mis sollozos eran suaves, no quería que nadie me escuchara, quería estar sola. ¿Donde están mis hermanos cuando más los necesito?. Unos golpes demasiado fuertes interrumpieron mis pensamientos y mis sollozos.
-Ábreme-Gritaba mi mamá afuera de la puerta
-....-Yo no emitía sonido alguno, no iba a abrir esa puerta ni por un millón de dólares
-Ya se que estas ahí mocosa, sera mejor que salgas-Y de nuevo los golpes se hacían presentes, pero cada vez más fuertes, y mi silencio también
La puerta estaba cada vez más floja, y en cualquier momento ella entraría, así que opte por romper la ventana, salí corriendo sin rumbo alguno, solo quería escapar de este mundo, quería que todo esto fuera un sueño, y al despertar me encontraría con la familia feliz que siempre desee. Cerré los ojos con fuerza y los abrí lentamente, aun seguía en la horrible pesadilla. Camine y camine, hasta que termine en un puente, me senté en la orilla del puente y comencé a pensar como sería la vida sin mi, si, sería perfecta, me crucé el barandal y me paré en el pequeño espacio que había, yo sabía que era mejor no vivir más, aún así seguiría sufriendo. Al momento que intente saltar alguien me agarro de la espalda evitando que yo cayera.
-Liam-Dije al ver al chico que me había agarrado
-¿En que estabas pensando?-Grito exasperado
-Para que te preocupas, sería mejor que yo ya no este aquí
-¿Como?, pero que te pasa, tu no eres así, ¿Dónde esta mi prima, la chica sonriente, la alegre, la sociable que yo conocía?
-Ella esta muerta-Conteste con un tono frío 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por rutherford. el Jue 07 Nov 2013, 12:41 pm

Vicky2001 escribió:Me encanta, me encanta, me encanta. De verdad me encanta tu forma de redactar.
¡Hola Gene!, mi prima se llama igual que tú XD. I love this name.
Bueno, ya mismo te reservo a tus personajes.
PD: Amodoro tu firma de el Luchito, esta preciosa.
Ajnaskjdn, ¡graciaaas! Me alegro que te haya gustado mi humilde escritura ccc':
Es mi tocaya, y'know (?
Gracias de nuevo ccccc: Louis hace que cualquier cosa quede perfecto *suspira*.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Andre. el Jue 07 Nov 2013, 1:13 pm

AmayaHoran escribió:
Gif:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Chaz Somers|Lindsay Elizabeth Collins|Cher Lloyd

Antes: La chica más buena y amable del instituto
Después: Una chica fría y demasiado temida por los estudiantes 

Step by Step:

Capitulo 06

Lindsay Elizabeth Harries || Para que vivir sufriendo si morir es lo que quiero
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[size=12]
Los gritos de mi madre eran más frecuentes, sus golpes habían dejado grandes marcas en mi cuerpo, y sus horribles palabras en mi corazón. 
Me miro en el espejo y deseo ver a otra persona, pero no, lo único que veo es a una Lindsay lastimada, y con obscuros pensamientos, la cual no puede seguir viviendo así.

(...)

Me encontraba llorando en el suelo, mi madre me golpeaba sin compasión y sin razón alguna. Estaba ebria como todas las mañanas.
La casa lucia asquerosa, los muebles desacomodados, el olor a alcohol estaba presente en todo momento. Logre empujar y zafarme de mi madre, y rápidamente fui escaleras arriba y me encerré en el cuarto de mis hermanos mayores, Finn y Jack, ellos solo me veían con lastima, la verdad es que odiaba esas miradas, me hacían parecer vulnerable.
(...)

Deslice mi skateboard por el duro pavimento, y llegue a la escuela. Las miradas de todos estaban sobre mi, algunas expresaban odio, lastima y asco, muy pocos compañeros me sonreían y me aconsejaban, pero yo ya no podía hacer nada, entre a mis clases y me senté en mi lugar de siempre, hasta atrás. La clase del profesor de Literatura me hacia querer dormir, pero una vocesita me interrumpió de mis pensamientos.
-Señorita Harries, podría leer lo que he anotado en la pizarra 
-Hmmm...-Trate de Leer lo que el profesor escribió, pero no podía entender nada-lo siento profesor, no entiendo
-¿Como que no entiendes?-Me gritó el profesor-Como vas a pasar mi clase, ¿no sabes leer?
-Si se leer-Le conteste con voz temblorosa-, hay una enfermedad que se llama dislexia
Salí del salón dejando al profesor hecho una furia, me sentía bien, desahogada. El timbre había sonado, por fin podía irme de aquí, salí del baño encontrándome con Barbara, la capitana de las porristas.
-¿A quien tenemos aquí?-Dijo Barbara con su típica voz chillona-Lindsay Harries
-¿Que quieres Barbara?
-Nada, solo quiero charlar
-Sabes que, yo no tengo nada que hablar, y menos contigo-Dicho esto salí del colegio y me fui a casa, pues mamá no estaría a estas horas, entre y me lleve la horrible sorpresa de que mi madre si estaba en casa.
-Donde estabas Mocosa-Se notaba a kilómetros que estaba en estado de ebriedad
-Te importa-Conteste mientras subía las escaleras
-Vuelve aquí mocosa
Baje las escaleras y mi madre me planto una cacheta tan fuerte que caí al suelo y mi nariz comenzó a sangrar, ella sin compasión alguna me agarro del cabello echando mi cabeza hacia atrás.
-¿Qué te he hecho?-Trataba de contener las lagrimas, pero no pude y comencé a sollozar.
-Tu has hecho mi vida miserable, maldita mocosa-Cada una de sus palabras eran un cuchillo en mi corazón-,por tu culpa tu papá se murió.
-Yo no he hecho nada
-Claro que si-Me tiro al suelo y golpeo mi estomago fuertemente, lo cual me provoco un dolor inmenso.
Yo solo gritaba, pero mi madre no me dejaba, de un momento a otro logre tirarla y me encerré en el baño. Mis sollozos eran suaves, no quería que nadie me escuchara, quería estar sola. ¿Donde están mis hermanos cuando más los necesito?. Unos golpes demasiado fuertes interrumpieron mis pensamientos y mis sollozos.
-Ábreme-Gritaba mi mamá afuera de la puerta
-....-Yo no emitía sonido alguno, no iba a abrir esa puerta ni por un millón de dólares
-Ya se que estas ahí mocosa, sera mejor que salgas-Y de nuevo los golpes se hacían presentes, pero cada vez más fuertes, y mi silencio también
La puerta estaba cada vez más floja, y en cualquier momento ella entraría, así que opte por romper la ventana, salí corriendo sin rumbo alguno, solo quería escapar de este mundo, quería que todo esto fuera un sueño, y al despertar me encontraría con la familia feliz que siempre desee. Cerré los ojos con fuerza y los abrí lentamente, aun seguía en la horrible pesadilla. Camine y camine, hasta que termine en un puente, me senté en la orilla del puente y comencé a pensar como sería la vida sin mi, si, sería perfecta, me crucé el barandal y me paré en el pequeño espacio que había, yo sabía que era mejor no vivir más, aún así seguiría sufriendo. Al momento que intente saltar alguien me agarro de la espalda evitando que yo cayera.
-Liam-Dije al ver al chico que me había agarrado
-¿En que estabas pensando?-Grito exasperado
-Para que te preocupas, sería mejor que yo ya no este aquí
-¿Como?, pero que te pasa, tu no eres así, ¿Dónde esta mi prima, la chica sonriente, la alegre, la sociable que yo conocía?
-Ella esta muerta-Conteste con un tono frío 
Holitas, bueno me gusto mucho tu capitulo y tu forma de narrar es linda pero lamentablemente no es lo que buscamos, y tienes unos que otros errores ortográficos y ausencia de signos de puntuación, lo siento tomamos mucho en cuenta esas cosas. Por lo tanto tendré que denegar tu audición.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Vicky. el Jue 07 Nov 2013, 1:27 pm

Gene escribió:
Vicky2001 escribió:Me encanta, me encanta, me encanta. De verdad me encanta tu forma de redactar.
¡Hola Gene!, mi prima se llama igual que tú XD. I love this name.
Bueno, ya mismo te reservo a tus personajes.
PD: Amodoro tu firma de el Luchito, esta preciosa.
Ajnaskjdn, ¡graciaaas! Me alegro que te haya gustado mi humilde escritura ccc':
Es mi tocaya, y'know (?
Gracias de nuevo ccccc: Louis hace que cualquier cosa quede perfecto *suspira*.
Jeje, see.

Claro, a luchito se le ve todo perfecto *suspira la chica a su lado*.
¿Y de donde eres?
Beso. <33
avatar


Ver perfil de usuario http://wildblackguitar.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Andre. el Jue 07 Nov 2013, 1:29 pm

chelsy escribió:
>Gif de reglas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Liam Payne / Jessie Blake / representante: Victorica Justice

Antes: Sufría de problemas de autoestima
Después: Rebelde, y reconocida por todo el mundo 

Capitulo:

Capitulo 001
El destino es impredecible al igual que el tiempo!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Narrador Omnipresente



Las cosas en la vida de estas dos personas no han sido nada fáciles para la vista del mundo y de las personas que les rodea.

Ella una señorita de mundo rodeada de lujos que con solo mover un dedo obtiene lo que ella desea pero esto no le hace sentir feliz no tiene lo principal el amor de una familia desde que ella tiene uso de razón sus padres nunca han pasado con ella se la pasan viajando por asuntos de negaciones y cuando lo hacen solo pasan horas pero colgados en sus celulares metidos en su mundo pero ella se ha acostumbrado a estar sola por lo cual ella muestra ante el mundo ser una joven fría, calculadora, sin sentimientos, rebelde, odiosa millonaria que humilla a todo el que se le pone encima pero solo es un escudo que ella presenta para que no le hagan más daño del que le han hecho ya que se encuentra rodeada de personas falsas, hipócritas que solo le buscan por su dinero, en cambio con sus amigos y los pocos familiares que ella ve es la persona más dulce, sencilla, les alegra la vida con su sonrisa. 

El pues está rodeado de maldad, muerte, vicios pero eso a él ya no le importa se ha acostumbrado tanto a esa vida que piensa que no existe nada más, pero muchas de las veces se ha parado a ver cómo va el tren de la vida donde una mala maniobra acabaría con toda su existencia pero de que servía ver y pensar en eso si su familia eran sus amigos que llevaban algunos tatuajes, cicatrices de alguna pelea o disparo, unos viejos que lo criaron y le enseñaron que la vida no es nada fácil que para conseguir el pan tiene que hacer lo que tenga en  mente y no pensar mucho solo actuar y si es necesario matar a cualquiera que se le presente; pero el solo mataba a las personas que él pensaba que eran malos e indignos de estar en esta vida pero después pensaba si esa personan tendría hijos alguna vida pero no había marcha atrás con cada disparo que daba recordaba la espantosa muerte de sus verdaderos padres asesinados a sangre fría frente sus ojos a partir de eso el juro vengar sus muertes pero a qué precio donde él estaba pareciera que no existiera salida alguna.

Pero el destino les tiene preparado muchas cosas a estas dos personas donde ellos son los únicos que tendrán que decidir qué hacer con sus vidas entrar a la salvación o entrar al infierno.



Narra Jessie Blake


Todo el personal corría de un lado a otro trayendo consigo arreglos florares, regalos, manteles, sillas, mesas, etc., mis padres hablan por sus celulares gritaban, regañaban, ordenaban, pedían y discutían eso era común últimamente yo solo les observaba desde las escaleras esperando que al fin se dieran cuenta que tenían una hija  a la cual tenían que saludar pero nada se intercambiaban miradas y seguían en sus cosas lentamente me levante de esas frías escaleras para volver a encerrarme en mi habitación que al parecer guardaba más tranquilidad que la propia casa tome con mucho pesar el picaporte de la puerta de mi habitación esperando que mis padres me llamaran pero nada entre cerrando fuertemente la puerta sonido el cual por unos segundo hizo que todo ese murmullo que hacia abajo se calmara pero duro poco pues después siguieron con sus cosas, tome el portar-retrato que reposaba sobre la mesilla y pase mi dedo por fotografía que había estaba con mis padres y mis dos hermanas en la playa de lo más felices disfrutando las pequeñas vacaciones que nos habíamos tomado es el único día que nos olvidamos de todo pero poco duro pues mis hermanas después de ese viaje cada una tomo su camino un en Alemania otra en España haciendo quien sabe qué hace más de ocho años que no las veo siempre pasan ocupadas, mis padres pues de ellos aunque parezca que estuvieran conmigo no lo están justamente ahora están arreglando todo para mi fiesta de cumpleaños que ofrecerán esta noche unos sonidos en la puerta interrumpieron mis pensamientos.

-Niña Jessie sus padres le esperan en el salón- dijo una voz dulce desde el otro lado de la puerta.
-Al fin se habían dado cuenta que me encuentro en casa- enseguida bajo- conteste mientras volví a dejar el portar-retrato en la mesilla solté un suspiro y baje a ver que querían mis queridos padres –Que se les ofrece- dije haciendo mi aparición en el gran salón-
-Jessie así será de recibir a tus padres- dijo mi madre mientras intentaba acercarse pero no se le permití.
-Saben no me había dado cuenta que llegaron- conteste muy irónica
-No mientas- ahora era mi padre quien hablo pero sin apartar la vista de ese estúpido computador.
-Yo que va!-
-Mira Jess no estoy para tus escenas de niña caprichosa –caprichosa me llama así por el hecho de pedirles tiempo como no estaba dispuesta a escuchar más de sus cosas.
- Ok, papá! –haciendo énfasis en el papá- que sucede-
-Puesto que es tu cumpleaños hemos decidido regalarte un auto –otro auto para mi colección, sonríe falsamente y mostré  una gran felicidad al recibir gran noticia.
-Enserio muchas gracias- tome las llaves que tenía y Salí corriendo encontrándome con una gran auto deportivo rojo muy bien equipado era hora de probarlo enseguida me monte en él con un leve movimiento el auto estaba encendido aquí no podría correr por que mis padres me mataran si se enteran que su queridísima hija es una gran corredora de carreras clandestinas razón por la cual los autos que tenía terminaban decidí no hacer nada ya habría la oportunidad apague baje volví a entrar. –Es maravilloso- dije aun teniendo una media sonrisa.
-No lo probaras- acentuó mi padre 
-Más tarde quizás- respondí dejando las llaves en su lugar para poder subir a mi habitación.
-Sucede algo- pregunto mi madre haciendo su aparición 
-Nada-
-Por cierto vendrán tus amigos a la fiesta?- volvió a preguntar
-No lo sé- alce los hombros en forma de indiferencia
-Pero es tu fiesta- 
-Y que con eso?-
-Jessie!- amenazo mi padre 

No dije más nada di vuelta y subí las escaleras volví a encerrarme en mi habitación pero como estaba enojada lance lo que encontré y caí de rodillas en la inmensa alfombra que cubría mi habitación para empezar a llorar como una niña odiaba esa parte de mi ser la frágil que le duele toda esta situación mi mirada se quedó fija en un pequeño pedazo de papel que quedó al descubierto cuando lance mi diario lo tome “Siempre serás mi único amor” solo fueron simples palabras que quedaron grabados en ese papel con ira lo arrugue –Mentira, acabaste con todas mis ilusiones te odio- dije mientras me ponía nuevamente de pie me había enamorado como una tonta creyendo en sus mentiras pero lo único que quiso es estar conmigo para luego lucirse con sus amigos jugar suciamente conmigo unos golpes me hicieron volver a la realidad –pase dije- una silueta  algo gruesa mostrando sus grandes pectorales vestía un esmoquin que le hacía ver demasiado sexy –Diablos- 

-Que haces aquí?- pregunte desviando mi mirada he intentado calmar esas miles de sensaciones que corrían en mis venas.
-No me vas a saludar- dijo cerrando la puerta tras él y acercándose peligrosamente a mí.
-Tu y yo no somos nada- aclare ya más serena 
-Eso no es cierto Jessie- en unos cuantos pasos más tomo mis manos y paso su brazo por mi cintura apretándome a él.
-Suéltame!- mis pulsaciones volvieron a correr a mil por hora pero no era de atracción sino de miedo a lo que fuera capaz.


Flash Black

-Que te quede claro que tú eres solamente mía- grito mientras me tomaba bruscamente las manos y me sacaba de aquel lugar.
-Celos?- desafié realmente estaba pasada de copas pero aun así sabía lo que estaba haciendo, necesitaba desahogar mis penas en el alcohol.
-Cállate!- dijo amenazando con golpearme- no ves el espectáculo que acabas de dar- 
-Muy machito te crees, haber pégame- amenace y como pude me solté de su agarre.
-Ganas no me falta- volvió a decir haciendo subir al auto.
-No iré a ningún lado contigo, te vi me engañaste- me había enterado de la peor manera que solo fui un juguete para él.
-Oh vamos Jess no te hagas la santa bien que disfrutabas mis caricias-  rodeo el auto y me acorralo en él.
-Aléjate te odio eres un vil asqueroso- pronuncie con asco y le escupí en la cara grave error.
-Asqueroso eso lo veremos- se limpió y me beso a la fuerza haciendo que mis labios se hincharan al instante después de eso me soltó bruscamente y me dio una cachetada.

Fin de Flash Black

-Nos debemos una conversación- acaricio mi cara e intento besarme
-Nada Nick, todo quedo muy claro-
-Sabes muy bien de lo que soy capaz, verdad!- amenazo y salió dando un portazo.


Aún estaba asumiendo cada palabra solté un suspiro para intentarme calmar mis pulsaciones era miedo, odio muchas cosas pasaban por mi mente en ese momento me fije en la hora era muy tarde y pronto vendrían a buscarme para dar la bienvenida a gente que ni siquiera conozco bonita manera de celebrar mi cumpleaños abrí el inmenso armario que tenía para sacar la caja que mi madre me había traído en él estaba el vestido que debía usar esta noche al menos se había lucido en el modelo y color era negro semi - largo que se tallaba a mi cuerpo muy bien se cruzaban algunas tiras al frente para luego pasar atrás lleva dos aberturas en la cintura era pegado hasta llegar a moldear perfectamente mis glúteos luego se soltaba hasta llegar al suelo mientras que adelante dejaba ver mis piernas con un alto de 10 dedos más arriba que mis rodillas deje en la cama el vestido ahora tome las sandalias que precisaban el modelo negros con unos bellos detalles de color plata con un taco N°8  después de admirar un poco el vestido entre al baño para tomar una ducha relajante exactamente no sé cuánto tiempo paso pero salí envolviendo en una de mis toallas tome mis cremas y empecé con el trabajo de arreglarme minutos más tarde estaba lista y mirándome en el gran espejo que tenía había hecho algunos churos en mi cabello,  un maquillado no tan escandaloso  gire tome mi bolso y baje para encontrarme con el desagradable de Nick a lado de mis padres con tenían unas sonrisas de tontos igual sonreí salude educadamente y Nick me tomo del brazo para ir a la entrada y dar la bienvenida a los invitados halagos, algunos chiflidos que hacían que Nick se muriera de la rabia pero qué más da él se lo busco sonreía algunos personas importantes llegaron al fin alguien cercano llego mi inseparable amiga Angie que venía acompañada de su novio Chris linda relación años y pronto se casarían aunque para mi éramos muy jóvenes apenas teníamos 19 años pero me alegraba por ella saludamos efusivamente le di paso; saludos, felicitaciones, bailes con cada persona que me solicitaba la velada continuaba pero yo me estaba aburriendo los pocos jóvenes que estaban se habían ido hasta mi amiga algo había pasado con sus papas que salió y Chris junto con ella, mantenía las distancias con Nick y cada vez que veía que se acercaba me escabullía entre la gente al fin observe que Nick se cansó de mis huidas y decidió marcharse yo entre a la cocina los que estaban sirviendo se asustaron mientras yo les regalaba una sonrisa tome un vaso de agua saliendo al jardín de atrás deshice las sandalias para que el césped chocara con mis pies se sentía tan cálido me acerque al pequeño banco dejando el vaso respirar ese aire era maravilloso donde no había ruido tan solo escuchaba los pequeños sonidos por parte de las luciérnagas. Me quede parada en medio de ese jardín pensando que he vivido de la mejor manera pero aun hacia me faltaban muchas cosas no era la mejor del mundo pero mostrar dos caras no estaba nada bien mis pensamientos fueron abrupta-mente cortados por los gritos que provenían de la cocina gire rápidamente para mirar que pasa encontrándome con el peor cuadro de todos arrodillados mientras un grupo de desconocidos apuntaban con sus armas –Pero qué demonios pasaba- mis padres es lo primero que pensé el miedo se estaba apoderando de mi poco a poco corrí hacia el lugar que muchas de las veces había sido mi escapatoria a este mundo pero alguien me tomo cubriendo mi boca con su mano para que no intentara gritar.

Me llamo Jessica y me encanto la idea
¡Hola! Jessie, me ha gustado mucho tu forma de narrar, y veo que tienes muy buena ortografía y grafía por lo tanto aceptare tu audición.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Invitado el Jue 07 Nov 2013, 1:35 pm

xAndreitaStylesx escribió:
chelsy escribió:
>Gif de reglas:


Liam Payne / Jessie Blake / representante: Victorica Justice

Antes: Sufría de problemas de autoestima
Después: Rebelde, y reconocida por todo el mundo 

Capitulo:

Capitulo 001
El destino es impredecible al igual que el tiempo!
»кιтту




Narrador Omnipresente



Las cosas en la vida de estas dos personas no han sido nada fáciles para la vista del mundo y de las personas que les rodea.

Ella una señorita de mundo rodeada de lujos que con solo mover un dedo obtiene lo que ella desea pero esto no le hace sentir feliz no tiene lo principal el amor de una familia desde que ella tiene uso de razón sus padres nunca han pasado con ella se la pasan viajando por asuntos de negaciones y cuando lo hacen solo pasan horas pero colgados en sus celulares metidos en su mundo pero ella se ha acostumbrado a estar sola por lo cual ella muestra ante el mundo ser una joven fría, calculadora, sin sentimientos, rebelde, odiosa millonaria que humilla a todo el que se le pone encima pero solo es un escudo que ella presenta para que no le hagan más daño del que le han hecho ya que se encuentra rodeada de personas falsas, hipócritas que solo le buscan por su dinero, en cambio con sus amigos y los pocos familiares que ella ve es la persona más dulce, sencilla, les alegra la vida con su sonrisa. 

El pues está rodeado de maldad, muerte, vicios pero eso a él ya no le importa se ha acostumbrado tanto a esa vida que piensa que no existe nada más, pero muchas de las veces se ha parado a ver cómo va el tren de la vida donde una mala maniobra acabaría con toda su existencia pero de que servía ver y pensar en eso si su familia eran sus amigos que llevaban algunos tatuajes, cicatrices de alguna pelea o disparo, unos viejos que lo criaron y le enseñaron que la vida no es nada fácil que para conseguir el pan tiene que hacer lo que tenga en  mente y no pensar mucho solo actuar y si es necesario matar a cualquiera que se le presente; pero el solo mataba a las personas que él pensaba que eran malos e indignos de estar en esta vida pero después pensaba si esa personan tendría hijos alguna vida pero no había marcha atrás con cada disparo que daba recordaba la espantosa muerte de sus verdaderos padres asesinados a sangre fría frente sus ojos a partir de eso el juro vengar sus muertes pero a qué precio donde él estaba pareciera que no existiera salida alguna.

Pero el destino les tiene preparado muchas cosas a estas dos personas donde ellos son los únicos que tendrán que decidir qué hacer con sus vidas entrar a la salvación o entrar al infierno.



Narra Jessie Blake


Todo el personal corría de un lado a otro trayendo consigo arreglos florares, regalos, manteles, sillas, mesas, etc., mis padres hablan por sus celulares gritaban, regañaban, ordenaban, pedían y discutían eso era común últimamente yo solo les observaba desde las escaleras esperando que al fin se dieran cuenta que tenían una hija  a la cual tenían que saludar pero nada se intercambiaban miradas y seguían en sus cosas lentamente me levante de esas frías escaleras para volver a encerrarme en mi habitación que al parecer guardaba más tranquilidad que la propia casa tome con mucho pesar el picaporte de la puerta de mi habitación esperando que mis padres me llamaran pero nada entre cerrando fuertemente la puerta sonido el cual por unos segundo hizo que todo ese murmullo que hacia abajo se calmara pero duro poco pues después siguieron con sus cosas, tome el portar-retrato que reposaba sobre la mesilla y pase mi dedo por fotografía que había estaba con mis padres y mis dos hermanas en la playa de lo más felices disfrutando las pequeñas vacaciones que nos habíamos tomado es el único día que nos olvidamos de todo pero poco duro pues mis hermanas después de ese viaje cada una tomo su camino un en Alemania otra en España haciendo quien sabe qué hace más de ocho años que no las veo siempre pasan ocupadas, mis padres pues de ellos aunque parezca que estuvieran conmigo no lo están justamente ahora están arreglando todo para mi fiesta de cumpleaños que ofrecerán esta noche unos sonidos en la puerta interrumpieron mis pensamientos.

-Niña Jessie sus padres le esperan en el salón- dijo una voz dulce desde el otro lado de la puerta.
-Al fin se habían dado cuenta que me encuentro en casa- enseguida bajo- conteste mientras volví a dejar el portar-retrato en la mesilla solté un suspiro y baje a ver que querían mis queridos padres –Que se les ofrece- dije haciendo mi aparición en el gran salón-
-Jessie así será de recibir a tus padres- dijo mi madre mientras intentaba acercarse pero no se le permití.
-Saben no me había dado cuenta que llegaron- conteste muy irónica
-No mientas- ahora era mi padre quien hablo pero sin apartar la vista de ese estúpido computador.
-Yo que va!-
-Mira Jess no estoy para tus escenas de niña caprichosa –caprichosa me llama así por el hecho de pedirles tiempo como no estaba dispuesta a escuchar más de sus cosas.
- Ok, papá! –haciendo énfasis en el papá- que sucede-
-Puesto que es tu cumpleaños hemos decidido regalarte un auto –otro auto para mi colección, sonríe falsamente y mostré  una gran felicidad al recibir gran noticia.
-Enserio muchas gracias- tome las llaves que tenía y Salí corriendo encontrándome con una gran auto deportivo rojo muy bien equipado era hora de probarlo enseguida me monte en él con un leve movimiento el auto estaba encendido aquí no podría correr por que mis padres me mataran si se enteran que su queridísima hija es una gran corredora de carreras clandestinas razón por la cual los autos que tenía terminaban decidí no hacer nada ya habría la oportunidad apague baje volví a entrar. –Es maravilloso- dije aun teniendo una media sonrisa.
-No lo probaras- acentuó mi padre 
-Más tarde quizás- respondí dejando las llaves en su lugar para poder subir a mi habitación.
-Sucede algo- pregunto mi madre haciendo su aparición 
-Nada-
-Por cierto vendrán tus amigos a la fiesta?- volvió a preguntar
-No lo sé- alce los hombros en forma de indiferencia
-Pero es tu fiesta- 
-Y que con eso?-
-Jessie!- amenazo mi padre 

No dije más nada di vuelta y subí las escaleras volví a encerrarme en mi habitación pero como estaba enojada lance lo que encontré y caí de rodillas en la inmensa alfombra que cubría mi habitación para empezar a llorar como una niña odiaba esa parte de mi ser la frágil que le duele toda esta situación mi mirada se quedó fija en un pequeño pedazo de papel que quedó al descubierto cuando lance mi diario lo tome “Siempre serás mi único amor” solo fueron simples palabras que quedaron grabados en ese papel con ira lo arrugue –Mentira, acabaste con todas mis ilusiones te odio- dije mientras me ponía nuevamente de pie me había enamorado como una tonta creyendo en sus mentiras pero lo único que quiso es estar conmigo para luego lucirse con sus amigos jugar suciamente conmigo unos golpes me hicieron volver a la realidad –pase dije- una silueta  algo gruesa mostrando sus grandes pectorales vestía un esmoquin que le hacía ver demasiado sexy –Diablos- 

-Que haces aquí?- pregunte desviando mi mirada he intentado calmar esas miles de sensaciones que corrían en mis venas.
-No me vas a saludar- dijo cerrando la puerta tras él y acercándose peligrosamente a mí.
-Tu y yo no somos nada- aclare ya más serena 
-Eso no es cierto Jessie- en unos cuantos pasos más tomo mis manos y paso su brazo por mi cintura apretándome a él.
-Suéltame!- mis pulsaciones volvieron a correr a mil por hora pero no era de atracción sino de miedo a lo que fuera capaz.


Flash Black

-Que te quede claro que tú eres solamente mía- grito mientras me tomaba bruscamente las manos y me sacaba de aquel lugar.
-Celos?- desafié realmente estaba pasada de copas pero aun así sabía lo que estaba haciendo, necesitaba desahogar mis penas en el alcohol.
-Cállate!- dijo amenazando con golpearme- no ves el espectáculo que acabas de dar- 
-Muy machito te crees, haber pégame- amenace y como pude me solté de su agarre.
-Ganas no me falta- volvió a decir haciendo subir al auto.
-No iré a ningún lado contigo, te vi me engañaste- me había enterado de la peor manera que solo fui un juguete para él.
-Oh vamos Jess no te hagas la santa bien que disfrutabas mis caricias-  rodeo el auto y me acorralo en él.
-Aléjate te odio eres un vil asqueroso- pronuncie con asco y le escupí en la cara grave error.
-Asqueroso eso lo veremos- se limpió y me beso a la fuerza haciendo que mis labios se hincharan al instante después de eso me soltó bruscamente y me dio una cachetada.

Fin de Flash Black

-Nos debemos una conversación- acaricio mi cara e intento besarme
-Nada Nick, todo quedo muy claro-
-Sabes muy bien de lo que soy capaz, verdad!- amenazo y salió dando un portazo.


Aún estaba asumiendo cada palabra solté un suspiro para intentarme calmar mis pulsaciones era miedo, odio muchas cosas pasaban por mi mente en ese momento me fije en la hora era muy tarde y pronto vendrían a buscarme para dar la bienvenida a gente que ni siquiera conozco bonita manera de celebrar mi cumpleaños abrí el inmenso armario que tenía para sacar la caja que mi madre me había traído en él estaba el vestido que debía usar esta noche al menos se había lucido en el modelo y color era negro semi - largo que se tallaba a mi cuerpo muy bien se cruzaban algunas tiras al frente para luego pasar atrás lleva dos aberturas en la cintura era pegado hasta llegar a moldear perfectamente mis glúteos luego se soltaba hasta llegar al suelo mientras que adelante dejaba ver mis piernas con un alto de 10 dedos más arriba que mis rodillas deje en la cama el vestido ahora tome las sandalias que precisaban el modelo negros con unos bellos detalles de color plata con un taco N°8  después de admirar un poco el vestido entre al baño para tomar una ducha relajante exactamente no sé cuánto tiempo paso pero salí envolviendo en una de mis toallas tome mis cremas y empecé con el trabajo de arreglarme minutos más tarde estaba lista y mirándome en el gran espejo que tenía había hecho algunos churos en mi cabello,  un maquillado no tan escandaloso  gire tome mi bolso y baje para encontrarme con el desagradable de Nick a lado de mis padres con tenían unas sonrisas de tontos igual sonreí salude educadamente y Nick me tomo del brazo para ir a la entrada y dar la bienvenida a los invitados halagos, algunos chiflidos que hacían que Nick se muriera de la rabia pero qué más da él se lo busco sonreía algunos personas importantes llegaron al fin alguien cercano llego mi inseparable amiga Angie que venía acompañada de su novio Chris linda relación años y pronto se casarían aunque para mi éramos muy jóvenes apenas teníamos 19 años pero me alegraba por ella saludamos efusivamente le di paso; saludos, felicitaciones, bailes con cada persona que me solicitaba la velada continuaba pero yo me estaba aburriendo los pocos jóvenes que estaban se habían ido hasta mi amiga algo había pasado con sus papas que salió y Chris junto con ella, mantenía las distancias con Nick y cada vez que veía que se acercaba me escabullía entre la gente al fin observe que Nick se cansó de mis huidas y decidió marcharse yo entre a la cocina los que estaban sirviendo se asustaron mientras yo les regalaba una sonrisa tome un vaso de agua saliendo al jardín de atrás deshice las sandalias para que el césped chocara con mis pies se sentía tan cálido me acerque al pequeño banco dejando el vaso respirar ese aire era maravilloso donde no había ruido tan solo escuchaba los pequeños sonidos por parte de las luciérnagas. Me quede parada en medio de ese jardín pensando que he vivido de la mejor manera pero aun hacia me faltaban muchas cosas no era la mejor del mundo pero mostrar dos caras no estaba nada bien mis pensamientos fueron abrupta-mente cortados por los gritos que provenían de la cocina gire rápidamente para mirar que pasa encontrándome con el peor cuadro de todos arrodillados mientras un grupo de desconocidos apuntaban con sus armas –Pero qué demonios pasaba- mis padres es lo primero que pensé el miedo se estaba apoderando de mi poco a poco corrí hacia el lugar que muchas de las veces había sido mi escapatoria a este mundo pero alguien me tomo cubriendo mi boca con su mano para que no intentara gritar.

Me llamo Jessica y me encanto la idea
¡Hola! Jessie, me ha gustado mucho tu forma de narrar, y veo que tienes muy buena ortografía y grafía por lo tanto aceptare tu audición.
Enserio muchas gracias estaré muy pendiente para ver cuando empezamos :cherry: :cherry: :cherry:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Andre. el Jue 07 Nov 2013, 2:11 pm

chelsy escribió:
xAndreitaStylesx escribió:
chelsy escribió:
>Gif de reglas:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Liam Payne / Jessie Blake / representante: Victorica Justice

Antes: Sufría de problemas de autoestima
Después: Rebelde, y reconocida por todo el mundo 

Capitulo:

Capitulo 001
El destino es impredecible al igual que el tiempo!
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Narrador Omnipresente



Las cosas en la vida de estas dos personas no han sido nada fáciles para la vista del mundo y de las personas que les rodea.

Ella una señorita de mundo rodeada de lujos que con solo mover un dedo obtiene lo que ella desea pero esto no le hace sentir feliz no tiene lo principal el amor de una familia desde que ella tiene uso de razón sus padres nunca han pasado con ella se la pasan viajando por asuntos de negaciones y cuando lo hacen solo pasan horas pero colgados en sus celulares metidos en su mundo pero ella se ha acostumbrado a estar sola por lo cual ella muestra ante el mundo ser una joven fría, calculadora, sin sentimientos, rebelde, odiosa millonaria que humilla a todo el que se le pone encima pero solo es un escudo que ella presenta para que no le hagan más daño del que le han hecho ya que se encuentra rodeada de personas falsas, hipócritas que solo le buscan por su dinero, en cambio con sus amigos y los pocos familiares que ella ve es la persona más dulce, sencilla, les alegra la vida con su sonrisa. 

El pues está rodeado de maldad, muerte, vicios pero eso a él ya no le importa se ha acostumbrado tanto a esa vida que piensa que no existe nada más, pero muchas de las veces se ha parado a ver cómo va el tren de la vida donde una mala maniobra acabaría con toda su existencia pero de que servía ver y pensar en eso si su familia eran sus amigos que llevaban algunos tatuajes, cicatrices de alguna pelea o disparo, unos viejos que lo criaron y le enseñaron que la vida no es nada fácil que para conseguir el pan tiene que hacer lo que tenga en  mente y no pensar mucho solo actuar y si es necesario matar a cualquiera que se le presente; pero el solo mataba a las personas que él pensaba que eran malos e indignos de estar en esta vida pero después pensaba si esa personan tendría hijos alguna vida pero no había marcha atrás con cada disparo que daba recordaba la espantosa muerte de sus verdaderos padres asesinados a sangre fría frente sus ojos a partir de eso el juro vengar sus muertes pero a qué precio donde él estaba pareciera que no existiera salida alguna.

Pero el destino les tiene preparado muchas cosas a estas dos personas donde ellos son los únicos que tendrán que decidir qué hacer con sus vidas entrar a la salvación o entrar al infierno.



Narra Jessie Blake


Todo el personal corría de un lado a otro trayendo consigo arreglos florares, regalos, manteles, sillas, mesas, etc., mis padres hablan por sus celulares gritaban, regañaban, ordenaban, pedían y discutían eso era común últimamente yo solo les observaba desde las escaleras esperando que al fin se dieran cuenta que tenían una hija  a la cual tenían que saludar pero nada se intercambiaban miradas y seguían en sus cosas lentamente me levante de esas frías escaleras para volver a encerrarme en mi habitación que al parecer guardaba más tranquilidad que la propia casa tome con mucho pesar el picaporte de la puerta de mi habitación esperando que mis padres me llamaran pero nada entre cerrando fuertemente la puerta sonido el cual por unos segundo hizo que todo ese murmullo que hacia abajo se calmara pero duro poco pues después siguieron con sus cosas, tome el portar-retrato que reposaba sobre la mesilla y pase mi dedo por fotografía que había estaba con mis padres y mis dos hermanas en la playa de lo más felices disfrutando las pequeñas vacaciones que nos habíamos tomado es el único día que nos olvidamos de todo pero poco duro pues mis hermanas después de ese viaje cada una tomo su camino un en Alemania otra en España haciendo quien sabe qué hace más de ocho años que no las veo siempre pasan ocupadas, mis padres pues de ellos aunque parezca que estuvieran conmigo no lo están justamente ahora están arreglando todo para mi fiesta de cumpleaños que ofrecerán esta noche unos sonidos en la puerta interrumpieron mis pensamientos.

-Niña Jessie sus padres le esperan en el salón- dijo una voz dulce desde el otro lado de la puerta.
-Al fin se habían dado cuenta que me encuentro en casa- enseguida bajo- conteste mientras volví a dejar el portar-retrato en la mesilla solté un suspiro y baje a ver que querían mis queridos padres –Que se les ofrece- dije haciendo mi aparición en el gran salón-
-Jessie así será de recibir a tus padres- dijo mi madre mientras intentaba acercarse pero no se le permití.
-Saben no me había dado cuenta que llegaron- conteste muy irónica
-No mientas- ahora era mi padre quien hablo pero sin apartar la vista de ese estúpido computador.
-Yo que va!-
-Mira Jess no estoy para tus escenas de niña caprichosa –caprichosa me llama así por el hecho de pedirles tiempo como no estaba dispuesta a escuchar más de sus cosas.
- Ok, papá! –haciendo énfasis en el papá- que sucede-
-Puesto que es tu cumpleaños hemos decidido regalarte un auto –otro auto para mi colección, sonríe falsamente y mostré  una gran felicidad al recibir gran noticia.
-Enserio muchas gracias- tome las llaves que tenía y Salí corriendo encontrándome con una gran auto deportivo rojo muy bien equipado era hora de probarlo enseguida me monte en él con un leve movimiento el auto estaba encendido aquí no podría correr por que mis padres me mataran si se enteran que su queridísima hija es una gran corredora de carreras clandestinas razón por la cual los autos que tenía terminaban decidí no hacer nada ya habría la oportunidad apague baje volví a entrar. –Es maravilloso- dije aun teniendo una media sonrisa.
-No lo probaras- acentuó mi padre 
-Más tarde quizás- respondí dejando las llaves en su lugar para poder subir a mi habitación.
-Sucede algo- pregunto mi madre haciendo su aparición 
-Nada-
-Por cierto vendrán tus amigos a la fiesta?- volvió a preguntar
-No lo sé- alce los hombros en forma de indiferencia
-Pero es tu fiesta- 
-Y que con eso?-
-Jessie!- amenazo mi padre 

No dije más nada di vuelta y subí las escaleras volví a encerrarme en mi habitación pero como estaba enojada lance lo que encontré y caí de rodillas en la inmensa alfombra que cubría mi habitación para empezar a llorar como una niña odiaba esa parte de mi ser la frágil que le duele toda esta situación mi mirada se quedó fija en un pequeño pedazo de papel que quedó al descubierto cuando lance mi diario lo tome “Siempre serás mi único amor” solo fueron simples palabras que quedaron grabados en ese papel con ira lo arrugue –Mentira, acabaste con todas mis ilusiones te odio- dije mientras me ponía nuevamente de pie me había enamorado como una tonta creyendo en sus mentiras pero lo único que quiso es estar conmigo para luego lucirse con sus amigos jugar suciamente conmigo unos golpes me hicieron volver a la realidad –pase dije- una silueta  algo gruesa mostrando sus grandes pectorales vestía un esmoquin que le hacía ver demasiado sexy –Diablos- 

-Que haces aquí?- pregunte desviando mi mirada he intentado calmar esas miles de sensaciones que corrían en mis venas.
-No me vas a saludar- dijo cerrando la puerta tras él y acercándose peligrosamente a mí.
-Tu y yo no somos nada- aclare ya más serena 
-Eso no es cierto Jessie- en unos cuantos pasos más tomo mis manos y paso su brazo por mi cintura apretándome a él.
-Suéltame!- mis pulsaciones volvieron a correr a mil por hora pero no era de atracción sino de miedo a lo que fuera capaz.


Flash Black

-Que te quede claro que tú eres solamente mía- grito mientras me tomaba bruscamente las manos y me sacaba de aquel lugar.
-Celos?- desafié realmente estaba pasada de copas pero aun así sabía lo que estaba haciendo, necesitaba desahogar mis penas en el alcohol.
-Cállate!- dijo amenazando con golpearme- no ves el espectáculo que acabas de dar- 
-Muy machito te crees, haber pégame- amenace y como pude me solté de su agarre.
-Ganas no me falta- volvió a decir haciendo subir al auto.
-No iré a ningún lado contigo, te vi me engañaste- me había enterado de la peor manera que solo fui un juguete para él.
-Oh vamos Jess no te hagas la santa bien que disfrutabas mis caricias-  rodeo el auto y me acorralo en él.
-Aléjate te odio eres un vil asqueroso- pronuncie con asco y le escupí en la cara grave error.
-Asqueroso eso lo veremos- se limpió y me beso a la fuerza haciendo que mis labios se hincharan al instante después de eso me soltó bruscamente y me dio una cachetada.

Fin de Flash Black

-Nos debemos una conversación- acaricio mi cara e intento besarme
-Nada Nick, todo quedo muy claro-
-Sabes muy bien de lo que soy capaz, verdad!- amenazo y salió dando un portazo.


Aún estaba asumiendo cada palabra solté un suspiro para intentarme calmar mis pulsaciones era miedo, odio muchas cosas pasaban por mi mente en ese momento me fije en la hora era muy tarde y pronto vendrían a buscarme para dar la bienvenida a gente que ni siquiera conozco bonita manera de celebrar mi cumpleaños abrí el inmenso armario que tenía para sacar la caja que mi madre me había traído en él estaba el vestido que debía usar esta noche al menos se había lucido en el modelo y color era negro semi - largo que se tallaba a mi cuerpo muy bien se cruzaban algunas tiras al frente para luego pasar atrás lleva dos aberturas en la cintura era pegado hasta llegar a moldear perfectamente mis glúteos luego se soltaba hasta llegar al suelo mientras que adelante dejaba ver mis piernas con un alto de 10 dedos más arriba que mis rodillas deje en la cama el vestido ahora tome las sandalias que precisaban el modelo negros con unos bellos detalles de color plata con un taco N°8  después de admirar un poco el vestido entre al baño para tomar una ducha relajante exactamente no sé cuánto tiempo paso pero salí envolviendo en una de mis toallas tome mis cremas y empecé con el trabajo de arreglarme minutos más tarde estaba lista y mirándome en el gran espejo que tenía había hecho algunos churos en mi cabello,  un maquillado no tan escandaloso  gire tome mi bolso y baje para encontrarme con el desagradable de Nick a lado de mis padres con tenían unas sonrisas de tontos igual sonreí salude educadamente y Nick me tomo del brazo para ir a la entrada y dar la bienvenida a los invitados halagos, algunos chiflidos que hacían que Nick se muriera de la rabia pero qué más da él se lo busco sonreía algunos personas importantes llegaron al fin alguien cercano llego mi inseparable amiga Angie que venía acompañada de su novio Chris linda relación años y pronto se casarían aunque para mi éramos muy jóvenes apenas teníamos 19 años pero me alegraba por ella saludamos efusivamente le di paso; saludos, felicitaciones, bailes con cada persona que me solicitaba la velada continuaba pero yo me estaba aburriendo los pocos jóvenes que estaban se habían ido hasta mi amiga algo había pasado con sus papas que salió y Chris junto con ella, mantenía las distancias con Nick y cada vez que veía que se acercaba me escabullía entre la gente al fin observe que Nick se cansó de mis huidas y decidió marcharse yo entre a la cocina los que estaban sirviendo se asustaron mientras yo les regalaba una sonrisa tome un vaso de agua saliendo al jardín de atrás deshice las sandalias para que el césped chocara con mis pies se sentía tan cálido me acerque al pequeño banco dejando el vaso respirar ese aire era maravilloso donde no había ruido tan solo escuchaba los pequeños sonidos por parte de las luciérnagas. Me quede parada en medio de ese jardín pensando que he vivido de la mejor manera pero aun hacia me faltaban muchas cosas no era la mejor del mundo pero mostrar dos caras no estaba nada bien mis pensamientos fueron abrupta-mente cortados por los gritos que provenían de la cocina gire rápidamente para mirar que pasa encontrándome con el peor cuadro de todos arrodillados mientras un grupo de desconocidos apuntaban con sus armas –Pero qué demonios pasaba- mis padres es lo primero que pensé el miedo se estaba apoderando de mi poco a poco corrí hacia el lugar que muchas de las veces había sido mi escapatoria a este mundo pero alguien me tomo cubriendo mi boca con su mano para que no intentara gritar.

Me llamo Jessica y me encanto la idea
¡Hola! Jessie, me ha gustado mucho tu forma de narrar, y veo que tienes muy buena ortografía y grafía por lo tanto aceptare tu audición.
Enserio muchas gracias estaré muy pendiente para ver cuando empezamos :cherry: :cherry: :cherry:
Sip, Jey!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Andre. el Jue 07 Nov 2013, 2:18 pm

AmayaHoran escribió:
Gif:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Chaz Somers|Lindsay Elizabeth Collins|Cher Lloyd

Antes: La chica más buena y amable del instituto
Después: Una chica fría y demasiado temida por los estudiantes 

Step by Step:

Capitulo 06

Lindsay Elizabeth Harries || Para que vivir sufriendo si morir es lo que quiero
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



[size=12]
Los gritos de mi madre eran más frecuentes, sus golpes habían dejado grandes marcas en mi cuerpo, y sus horribles palabras en mi corazón. 
Me miro en el espejo y deseo ver a otra persona, pero no, lo único que veo es a una Lindsay lastimada, y con obscuros pensamientos, la cual no puede seguir viviendo así.

(...)

Me encontraba llorando en el suelo, mi madre me golpeaba sin compasión y sin razón alguna. Estaba ebria como todas las mañanas.
La casa lucia asquerosa, los muebles desacomodados, el olor a alcohol estaba presente en todo momento. Logre empujar y zafarme de mi madre, y rápidamente fui escaleras arriba y me encerré en el cuarto de mis hermanos mayores, Finn y Jack, ellos solo me veían con lastima, la verdad es que odiaba esas miradas, me hacían parecer vulnerable.
(...)

Deslice mi skateboard por el duro pavimento, y llegue a la escuela. Las miradas de todos estaban sobre mi, algunas expresaban odio, lastima y asco, muy pocos compañeros me sonreían y me aconsejaban, pero yo ya no podía hacer nada, entre a mis clases y me senté en mi lugar de siempre, hasta atrás. La clase del profesor de Literatura me hacia querer dormir, pero una vocesita me interrumpió de mis pensamientos.
-Señorita Harries, podría leer lo que he anotado en la pizarra 
-Hmmm...-Trate de Leer lo que el profesor escribió, pero no podía entender nada-lo siento profesor, no entiendo
-¿Como que no entiendes?-Me gritó el profesor-Como vas a pasar mi clase, ¿no sabes leer?
-Si se leer-Le conteste con voz temblorosa-, hay una enfermedad que se llama dislexia
Salí del salón dejando al profesor hecho una furia, me sentía bien, desahogada. El timbre había sonado, por fin podía irme de aquí, salí del baño encontrándome con Barbara, la capitana de las porristas.
-¿A quien tenemos aquí?-Dijo Barbara con su típica voz chillona-Lindsay Harries
-¿Que quieres Barbara?
-Nada, solo quiero charlar
-Sabes que, yo no tengo nada que hablar, y menos contigo-Dicho esto salí del colegio y me fui a casa, pues mamá no estaría a estas horas, entre y me lleve la horrible sorpresa de que mi madre si estaba en casa.
-Donde estabas Mocosa-Se notaba a kilómetros que estaba en estado de ebriedad
-Te importa-Conteste mientras subía las escaleras
-Vuelve aquí mocosa
Baje las escaleras y mi madre me planto una cacheta tan fuerte que caí al suelo y mi nariz comenzó a sangrar, ella sin compasión alguna me agarro del cabello echando mi cabeza hacia atrás.
-¿Qué te he hecho?-Trataba de contener las lagrimas, pero no pude y comencé a sollozar.
-Tu has hecho mi vida miserable, maldita mocosa-Cada una de sus palabras eran un cuchillo en mi corazón-,por tu culpa tu papá se murió.
-Yo no he hecho nada
-Claro que si-Me tiro al suelo y golpeo mi estomago fuertemente, lo cual me provoco un dolor inmenso.
Yo solo gritaba, pero mi madre no me dejaba, de un momento a otro logre tirarla y me encerré en el baño. Mis sollozos eran suaves, no quería que nadie me escuchara, quería estar sola. ¿Donde están mis hermanos cuando más los necesito?. Unos golpes demasiado fuertes interrumpieron mis pensamientos y mis sollozos.
-Ábreme-Gritaba mi mamá afuera de la puerta
-....-Yo no emitía sonido alguno, no iba a abrir esa puerta ni por un millón de dólares
-Ya se que estas ahí mocosa, sera mejor que salgas-Y de nuevo los golpes se hacían presentes, pero cada vez más fuertes, y mi silencio también
La puerta estaba cada vez más floja, y en cualquier momento ella entraría, así que opte por romper la ventana, salí corriendo sin rumbo alguno, solo quería escapar de este mundo, quería que todo esto fuera un sueño, y al despertar me encontraría con la familia feliz que siempre desee. Cerré los ojos con fuerza y los abrí lentamente, aun seguía en la horrible pesadilla. Camine y camine, hasta que termine en un puente, me senté en la orilla del puente y comencé a pensar como sería la vida sin mi, si, sería perfecta, me crucé el barandal y me paré en el pequeño espacio que había, yo sabía que era mejor no vivir más, aún así seguiría sufriendo. Al momento que intente saltar alguien me agarro de la espalda evitando que yo cayera.
-Liam-Dije al ver al chico que me había agarrado
-¿En que estabas pensando?-Grito exasperado
-Para que te preocupas, sería mejor que yo ya no este aquí
-¿Como?, pero que te pasa, tu no eres así, ¿Dónde esta mi prima, la chica sonriente, la alegre, la sociable que yo conocía?
-Ella esta muerta-Conteste con un tono frío 
Linda lo siento mucho pero tu audición esta denegada, tienes errores ortográficos y falta de grafía, lo siento linda, esto es lo esencial, y lo tomamos mucho en cuenta, gracias por participar.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Spark. el Jue 07 Nov 2013, 2:30 pm

llamadme tonta, y esoq ue yo quedé, alomejor tambien tengo fallos de grafia pero, que es la grafia?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm better without you {inscripciones cerradas | nc}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.