O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 9:43 am por Andy Belmar.

» trust the unknown
Hoy a las 9:37 am por chihiro

» how soon is now?
Hoy a las 9:08 am por Stark.

» — native.
Hoy a las 7:51 am por Charlie.

» XOXO Gossip Girl
Hoy a las 6:05 am por Andy Belmar.

» Triángulo de las Bermudas
Hoy a las 3:52 am por Hades.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 11:19 pm por Hades.

» Colonia Roca A2
Ayer a las 10:05 pm por Stark.

» Planet Survival
Ayer a las 9:45 pm por Stark.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Horizon: zero dawn.

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por changkyun. el Vie 06 Jul 2018, 5:57 am

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por winchester. el Vie 06 Jul 2018, 10:57 am

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por changkyun. el Vie 06 Jul 2018, 10:24 pm

pensé que la próxima era zoey omg y me estaba tomando mi tiempo, apenas y tengo una pagina. bueno es fin de semana así que si me dan hasta el domingo a la tarde subire mi capítulo, sino, avisare para que pasen mi turno a otra <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por chihiro el Sáb 07 Jul 2018, 1:12 pm


bueno lo primero que quiero hacer es disculparme con ambas por no haber comentado antes vuestros capítulos, también con el resto de escritoras (además de vosotras) por haber aplazado el capítulo. Trataré de recompensarlo, con suerte con un golpe de inspiración xd.

Dicho esto paso a ver los capítulos :)

helena :

Debo decir que me encantó como iniciaste el capítulo, esa descripción para meternos en la cabeza de Keiran (espero haberlo escrito bien) y comprender a que tipo de vida está acostumbrado y algunos de sus pensamientos. Y de algún modo me transmite frialdad(?  

Después cuando nos relata brevemente lo que le habían herido tanto a él como a su pueblo, pensamientos que se contraponen a la acción que está haciendo. Y entonces los recuerdos del padre que te consiguen hacer que tengas la piel de gallina. Además de la consecuencia que este tipo de actos en la infancia y en el desarrollo que crean esa fijación de venganza. Y ahí está, más tarde refuerza sus emociones vengativas con eso de " Tarde o temprano nos veremos, Carjas Sombrios."[ Aun que para ser honestos creo que muchos de nuestros personajes tendrán razones para armarse contra ellos también, así que será más fácil para todos unirse contra ellos xd  

Yass las máquinas revolucionadas! me gustó como lo has introducido, con el detalle de los ojos rojos.


—No, no quieren responder. Lo único que dicen es que se acaba el tiempo, ella está muriendo y necesita ayuda.
—¿Quién está muriendo? —Esto empezaba a preocuparme. Casi que prefería que hubiese otra guerra de El Rey Loco, a que las máquinas se volvieran malvadas.

Omgg quien esta muriendo, de que hablan? ¿QUE PASAAAA?    

Pues nada, me dejaste con parte con la intriga y la otra parte emocionada por la aventura que ambos van a iniciar
Creo que el capítulo ha estado perfecto, me he imaginado real viendo eso como en el juego pero a la vez como real y ay no se me ha encantado y me has ilusionado mucho ♥️

peter pan:

Tengo que empezar diciendo que te odio, en verdad no pero si, por que no solo has hecho un capítulo largo si no que son dos partes y ay que tu escribes siempre tan hermozo... ay ahora si va voy a pasar a comentarte.

Ivory
Dos párrafos que muestran su inocencia y corazón, lo ves así y dices: ellos no deberían estar ahi. pero obviamente el resto del mundo solo ve dos monstruos.
wo o o que pedazos de reflejos tiene, yo solo podría haberme defendido vagamente con la almohada.


Yo misma había sido víctima de sus ataques en un pasado pero Yurem era la prueba de que no todos eran malos, nadie nacía siendo malvado sino que se volvían contra su moral por una u otra causa, sin embargo no se podía vencer el miedo de otros tan fácil.
Era por eso que algunos nos quedábamos en donde estábamos y afrontábamos la situación por más cruel que parecía.


Yo era Ivory Willow, hija de Yurem Willow, una Carja Sombría que servía a su corazón antes que a nada ni nadie y más, ni siquiera los crueles superiores que se encargaban de mandarme a misiones cada dos por tres con la esperanza de que en una de ellas ya no volviera, y lo que quería hacer era mostrar a los demás que había posibilidades de encontrar luz aún en la oscuridad más densa. Justo como en aquel momento, mirando a la nada, el cielo iba adoptando un color púrpura apartando el negro de la noche para brindar un nuevo día a todos los que seguíamos de pie.


después de una ola a este par de estrofas que pudieron con mis feels viene la parte de la misión. que en principio lo vi bastante básico y bien, pensé matarán una máquina o la perderan y ya está. ¡ENTONCES TODO CAMBIA MATAN A LA MORENA Y ME QUEDÉ EN UN JODIDO SHOCK! Se me cerró el estómago como cuando pasas tan cerca de un bus que crees que te va atropellar. enserio que me dejó mal jaja  

por otra parte me encantó esa rebeldía del final de ambos siguiendo su propia misión  

yyy he de decir que me ha gustado mucho la personalidad de ivory, creo que es como un poco cerrada pero a la vez sin demasiados pelos en la lengua y es bastante reflexiva. además parece tener muy claro quien es y como definirse a si misma, o más bien como no definirse ya que aun que ella pueda ser tachada de carja sombria no lo es.

Roan
Okey este fue diferente, fue divertidamente diferente. y su familia cotilla, creo que has descrito a gran parte de las familias pueblerinas del mundo (o al menos de las que yo conozca de españa jaja). Pero luego se tranformó por completo y me pusieron de los nervios, solo se salva él, shale y atticus. Por que de verdad, me parecieron como supernetrometidos y exagerados y locos lol (algo que afirma más esa faceta pueblerina?? xd)  

Pero no se, es como que va tocando varios temas mientras de va presentándose pero no lo hace como "ay ten pena de mi" o idk, es como que lo hace con algo de sarcasmo(?) También creo que has traducido el ambiente y lo que se cuece en los mercados, y al igual que helena, me transportaste a esas carpas de colores repletas de vendores.
Después el encuentro cuando hace el pedido de lo más incómodo, y es cierto; es una mierda que la gente tenga lastima de ti y tu familia, pero es más irrespetuoso que te feliciten por ella(???) idk igualmente me causó curiosidad saber de que se conocían y que favor le debía, mmm.

por otra parte me gustó la introducción de su viaje, además de su labor. Sin los herreros no hay armas con las que luchar, los comerciantes no las pueden vender y ya hace tiempo que habrían muerto por las máquinas u otros. También me gustó la relación con el tío.

por otra parte ayyy me dio tantísima rabia su madre, collins la pobre esta hecha una desquiciada, wtff cuando le culpaban de haber robado o comprado! ay es que no la entiendo jope

Ya tengo ganas de ver el viaje que le depara  

pd. opino igual que helena, la próxima vez veremos cuatrocientas partes jiji
pero bueno, siempre es un placer leerte soo quiero saber más en el proximo jeje

Bueno, siempre creo que se me da de culo comentar capítulos, asi que espero que aun así os sirvan para ver que me gustaron mucho <3



___________________________________________

DARK AGES


avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por winchester. el Lun 09 Jul 2018, 7:27 am

HEY!

Chicas, Angie pasa turno así que le toca a VAL seguir. RECUERDO: al final de la ronda -después de Andy- tendrá que subir Zoe y luego Angie y luego empezaría la segunda ronda. Así que, por favor, estad atentas a vuestros turnos. Cualquier cosa, la mayoría de vosotras -o todas, idk- tenéis mi whatsapp así que podéis hablarme o idk, molestarme(?).

ZOE: Ay, que bonica eres. Me ha encantado tu comentario sobre mi cap,la verdad que Keiran me tiene completamente enamorada en esta colectiva, tengo muuuchas ideas para él ya tengo ganas de leer tu cap porque tu escribes fenomenal y porque tu imaginación es Dios
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por mieczyslaw el Miér 18 Jul 2018, 11:39 pm

Que lindo tu comentario, Zoe,  muack   gracias de todo corazón y me alegro que te haya gustado ah amo cuando me dices peter pan AHHH eres un amor bella zoe hahaha si sigo inspirándome así tengan por seguro que si hago mil partes ahre hahaha
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por blackstairs el Dom 05 Ago 2018, 10:01 pm

Lyanna Vigdis
Capítulo III


El día se había pasado en una extraña calma. Extraña, dado que Meridian siempre solía estar abarrotada de viajeros de todas las tribus. Gritos, unas cuantas peleas y personas llevando grandes cajas de extremo a extremo de la ciudad era lo de siempre, sin embargo, todo ese bullicio había faltado aquel día, cosa que agradecía.
El sol se estaba poniendo y el centro de Meridian poco a poco se iluminaba y los bares de mala muerte se empezaban a llenar.

Terminé de empaquetar las puntas de flecha para el cazador frente a mi y con esquirlas en mano, había decidido terminar el día. Pensando en la entrega que llegaría mañana y el día atareado que esperaba con la logia de regreso, llené las cajas con armas y munición de forma distraída.

Colocando las cajas una sobre la otra, las puse sobre mis brazos y dando una última mirada a la carpa, me aseguré de no olvidar nada.

Caminé por las calles de Meridian equilibrando el peso y esperando que pudiera llevar todo sin problema. Un par de cuadras más. Un cuerpo se interpuso en el camino, tomando las cajas sin ningún esfuerzo. Puse mi mano sobre mis ojos, tapando los últimos rayos de sol e iluminándolo de forma dramática, Aren me sonrió.

Aren era uno de los miembros más jóvenes de la logia de cazadores. Al menos lo veía una vez cada semana, y aunque muchos insinuaban que Aren no iba exactamente por munición y armas, hacía de oídos sordos y me limitaba a vender. 

—Justo a quien estaba buscando.  —Sin poder evitarlo, una sonrisa se formó en mis labios, pero claro, de alivio al poder mover nuevamente los brazos.
—Aren —Saludé —. Pensé que llegarías mañana con el resto
—Algo se cruzó en el camino.
—¿Roja Fauce? —Y con una risa liviana, negó con la cabeza y me invito a seguir caminando.
—No tenemos tanta suerte. Esperaba encontrarte aun en la carpa.
—Fue un día corto. —Nuevamente sonrió, pero aquel día parecía tenso, cosa que no era normal en él.

Llegamos al callejón en donde la casa de dos pisos se alzaba y después subimos las escaleras al porche. Aren puso las cajas sobre el barandal y apoyo su brazo sobre ellas para evitar que cayeran.

—Ana, sé que terminaste el día, pero realmente necesito que me vendas un par de cosas. —Sus ojos demostraban una clara preocupación y sin atreverme a preguntar, asentí.

Con una gran rapidez y habilidad, Aren saco arcos de diferentes tipos, flechas ígneas y una de las armas más pesadas de todo el arsenal.

Acomodo todo en su cinturón de armas y los arcos se los paso por la cabeza. Sacó una pequeña bolsa que tintineo al movimiento. Puse mi mano en la suya, sin dejar que me diera las esquirlas. Me miro y negué. Entendió el mensaje y guardo nuevamente las esquirlas, sonriendo agradecido.

—¿Está todo bien?

Suspiro pesadamente, se apoyó en el barandal sin soltar las cajas y volvió a mirarme.

—Hace un par de días se esparció un rumor sobre las maquinas, que se habían vuelto locas, o así lo explicaron en la logia. Un grupo de halcones investigo un caso al sur de aquí. No regresaron. Así que nos apuntamos a buscarlos, pero no sabemos que fue lo que los ataco.
—Siempre el buen samaritano, Aren. —Se permitió sonreír, pero una milésima de segundo después volvió a fruncir los labios.
—Además… Emilie estaba en ese grupo.

Emilie era una mujer de una larga y prestigiosa reputación entre los cazadores de la logia, ella era el Halcón de Aren y como todo cliché de un pasado turbio, lo salvo de sí mismo… Y también de un bégimo. Concluyendo que Aren estaba determinado a ir.

—Entonces… Promete tener cuidado ahí afuera, Aren, o perdería a mi mejor cliente ­—Asintió lentamente, se acercó a mí y tomó mi mano.

—Lyanna, solo quiero…

Con un crujido, la puerta delantera de abrió. Aren fue el primero en mirar en aquella dirección e inmediatamente rompió el contacto.

Miré la puerta y quien se encontraba en el umbral. Con el pesado uniforme de metal y sosteniendo una flecha en la mano, Erik Vigdis nos miró impasible.

—Papá ­­—Llame—, pensé que regresarías…
—Mañana, sí. Aren ­—Inclinó la cabeza como saludo— ¿Qué tal va todo?
—Señor Vigdis, ¿Qué tal?
“Por el sol” pensé al saber la intención de mi padre.
—Si, bueno —Tome las cajas del agarre del pelinegro—. Espero verte pronto, Aren. Ten cuidado.
—Igual tú, Anna… Ustedes. —Se corrigió. Con un asentimiento, bajo las escaleras del porche y cuando se perdió entre las construcciones de adobe, entré a la casa con la pesada carga y bajo la mirada de mi padre.

• ──────────────────────── •
Inhala. Exhala. Suelta.

La flecha llego al centro de la diana con un zumbido que se confundió con el sonido de los insectos.
El sol había caído por completo y las linternas que colgaban creaban sombras que danzaban en las paredes y dificultaba la vista a la diana que estaba al fondo del patio. 

Coloqué otra flecha en el arco y repetí el proceso. Inhala, exhala y suelta.

—Creí haber entendido que siempre tendrías a tu padre para protegerte y no necesitabas aprender a usar ninguna arma.
—Si, bueno, nunca se sabe el día en que mi padre diga que regresara en una semana y tarde más de un mes en aparecer. —Sin mirarlo me acerqué a la diana para quitar las flechas y acomodarlas en el carcaj.
—Oh vamos, Lyanna, eso fue hace un año, además, ambos sabemos que puedes sobrevivir fuera.
Junte las cejas y con un gesto irónico lo mire, haciendo que el hombre riera con soltura al verme.
—Papá, un vigía casi me mata.
—¿Eso hace cuantos años fue? —Sin responder, entre a la casa, que me recibió con un calor que no me había dado cuenta que necesitaba, y coloque el carcaj y el arco en al baúl debajo de las escaleras. — ¿Lyanna? —Presionó.
—Ayer… —Sin tratar de disimular soltó una carcajada y desapareció por la puerta de la cocina.
—Y bueno, ¿Aren? —Habló desde la habitación.
—Por el Sol, papá, no empieces.
—Solo preguntaba, es… raro el verlo por aquí y… tan… afectuoso.
—Simplemente fue un buen samaritano que evitó que me quedara sin brazos. Además, necesitaba unas cosas.
—¿Qué esta cazando? ¿Por fin encontraron a Roja Fauce?

Sonreí ligeramente y lo seguí.

—No exactamente —Me detuve junto a él, mirando las bolsas que usualmente usaba para cargar provisiones—. Al parecer están cazando la razón por la que tengas que irte. De nuevo.

Se detuvo con la cantimplora en la mano.

—Anna…
—Lo sé, lo sé. Es tu deber —Puso el recipiente en la mesa y coloco sus manos a cada lado de mí, presionando levemente mis brazos.
—Créeme, odio igual que tu el tener que irme, pero Avad está inquieto. Han tenido algunos problemas en la frontera con las Tierras Sagradas —Me atrajo a él, envolviéndome entre sus brazos. Le correspondí, apoyando mi cabeza en el hueco de su cuello—. Prometo que nada pasara.

Con un nudo en la garganta, solo pude asentir, sin embargo, no podía evitar que una sensación inquieta se esparciera por todo mi cuerpo al pensar que algo malo pudiera pasar, no solo a Aren y mi padre, sino en el resto del mundo.

Algo grande venia.

¡Lo siento!:
¡Hola! Primero que nada, una disculpa gigantesca, no solo por la tardanza, sino también por traer un capitulo tan pobre. He de admitir, me costo tanto trabajo el terminarlo y a pesar de que el borrador original estaba peor, la versión final no es una maravilla. So, lo siento mucho   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por winchester. el Lun 06 Ago 2018, 3:21 am

Val, bella hermosa. Me encantó tu capítulo, no sé por dónde pillar a Ana, no sé qué piensa ni cuál será su próximo movimiento. Me ha encantado. No te preocupes porque el cap haya sido corto, suficiente con que hayas subido realmente me gustó y Aren me encantó, idk, tiene algo que me gusta

Bien, Zoe, si puedes intenta subir tú que Andy hasta finales de mes no podrá subir. Sino Angie, no importa el orden (ya me he olvidado del orden xd) habladlo si queréis y decidís quién va primero, a quien mejor le venga
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por mieczyslaw el Lun 06 Ago 2018, 5:27 pm

Ay, por fin cap de nuevo   , que emoción en serio. Val, creo que jamás había leído algo tuyo hasta ahora, y debo decirte que lo haces bien y de manera cool    Lyanna es interesante y me muero por saber más de su historia porque en serio que me quedé con ganas de más, bue, en la otra ronda será    
Espero con ansias el próximo cap  

___________________________________________



Neil was always going to carry his past, but it did not have to be anchored with him.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por chihiro el Jue 16 Ago 2018, 7:16 pm

Jade Pyralis
Capítulo 4




Los berridos de la tía Greta me alertaban como siempre de que debía bajar a desayunar y correr al trabajo, parecía mentira que pese a tener lo que se consideraría una edad para ser adulto y vivir a su aire seguía bajo el mismo techo desde hacía por lo menos cinco años. Y aun que deseaba largarme de aquél lugar, cierta responsabilidad me unía a aquél llamado hogar.

Hice una mueca y volví para mirarme al espejo, desde que había cumplido mi vigésimo primer cumpleaños había empezado a fijarme más en mi aspecto, sin embargo lo hacía de manera diferente a otras personas. No trataba de verme bella, ni acicalarme especialmente. Notaba cierto sentimiento de extrañeza hacia mi propia persona, como si aquella quien se reflejara en el espejo no fuera yo misma. Aun que seguía teniendo los ojos oscuros como los de mi padre, mi cabello se había transformado en una melena larga y ondulada, y los labios habían resultado más carnosos de lo que recordaba. Un escalofrió me recorrió por dentro, tal vez me estaba volviendo más parecida a ella.

Pero claro, a penas recordaba una imagen vívida de aquella extraña. Me reconforté imitando un ceño fruncido como lo haría mi padre, alargué la mano hacia la cama y cogí mi cinturón multiusos para colocarlo al rededor de mi cintura, acto seguido salí saltando por los escalones hasta llegar a la cocina.

Greta seguía cocinando a mis espaldas y me hizo una seña para que me sentara, obedecí pero en vez de esperar a que acabara me bebí la leche de un trago y guardé una fruta en mi bolsa, acto seguido me dirigí a la puerta para salir.

— ¿A donde  crees que vas? No has acabado de desayunar, aún no he servido el huevo.
— Debo ir antes a reunirme con Rogers, con el desfile hoy será más complicado todos los negocios.
— Odio ese trabajo, ¿no podrías dedicarte a algo normal o adecuado para ti? —insistió mi tía, sin embargo decidí negar con la cabeza y irme corriendo.

No entendía en absoluto por que la tía Greta siempre tenía que ser tan tediosa. Siempre se preocupaba de más, de entre todas las posibilidades del mundo siempre se ponía o veía la peor opción repleta de catástrofes en mi contra.  Siempre rectificaba todas mis acciones, no cabía el día que no hiciera nada como ella quería, siempre me decía lo desaliñada que iba o como mi comportamiento no era adecuado si no demasiado basto. Al final opté por aceptar su existencia pero obviar sus palabras, estaba harta de oír sus estupideces, tales como: ¿Como puedes venir como una pordiosera?, ¿Es que no sabes lo que son los modales?, ¿Como una dama como tu puede hacer tantas estupideces?, así nunca encontrarás a nadie...

Estaba harta, harta de oír tantas sandeces. No comprendía como alguien que era una mujer podía querer castigarme de esa manera y corregir mi vida hacia lo que creía adecuado, no sabía las ganas que tenía de dejar aquél lugar cada mañana y con suerte algún día dejarlo para siempre. Y sin embargo siempre acababa reparando en lo mismo ¿como Greta podía ser hermana de mi padre? un hombre que siempre ha luchado por la veracidad del ser y por la libertad de los individuos. Eran polos completamente opuestos, y aún así de la misma sangre. Y eso era lo único que le ataba a aquél lugar, el linaje.


Bajaba por un estrecha cuesta de piedra con bastante ímpetu dejándome caer un poco hasta visualizar la puerta trasera, recobré la compostura y me dirigí segura de mi misma hacia la entrada. Al abrirla me encontré con Roger, un hombre corpulento y de barriga predominante que observaba el inventario de su tienda.

— Hombre, Jade, ya estás aquí —me saludó con alegría— ¿Como está la Carja más rápida?
— Con energía y ganas de trabajar.
— Muy bien, así me gusta —me dijo revolviéndome el pelo, después se paró hacia su mesa y recogió algunas hojas y paquetes— Hoy va a ser un día largo. Este paquete es para Hank, luego estos tres son para la mercader de armas que hay en lo alto de la ciudad y por último estas cartas las debes dejar en la taberna de abajo, y no se te ocurra abrirlas ¿Entendido?
— Si, lo entregaré todo como es debido.
— También pásate por el mercado por si alguien quiere algo, no nos vendría mal algo extra. Oh y también habrá algún evento en la plaza, no se si un desfile o algún espectáculo.
— ¿Hay algún problema con la tienda jefe?—pregunté extrañada por su aparente preocupación.
— La verdad Jade esta siendo un poco duro, parece ser que ahora algunos son mucho más exclusivos y otros  quieren cosas nuevas que no comprendan pero les maravillen.
— Creía que para eso estaban los trovadores, magos o las ridículas cosas que venden en las paradas del mercado de joyas.
— Si, entretenimiento, pero supongo que quieren algo más exótico —me contestó él pensativo, acto seguido cambió su cara y la sustituyó por una sonrisa— ¿Sabes lo que eso significa?—preguntó pero yo negué con la cabeza—¡Significa que es hora de salir a explorar Jade! —Lo dijo seguido de una risotada grave que paraba apoyando su mano sobre el estómago, siguió riendo mientras se dirigía a la puerta principal y abría oficialmente.

Un hombre extraño Roger, había sido parte del grupo de rebeldes junto con su padre que logró derrocar al rey loco. También había pertenecido durante un tiempo al ejercito, aun que no por mucho tiempo, quien iba a decirlo con un hombre de tal buen corazón. Ahora se dedica a comerciar con distintos tipos de bienes, piezas variadas o para armas, armas tales como arcos, además de ungüentos y objetos únicos. Sin embargo tiene otra faceta a parte del hombre amable, sigue en activo en el grupo rebelde por si algo pasara en un futuro, también reparte correspondencia secreta y la mayoría de las noches suele pasarlas en la taberna bebiendo hasta tener sueño.

El ambiente de la ciudad disfrutaba de una etapa llena de jolgorios y en la que las actividades no faltaban por orden del rey Carja, quien trataba de endulzar siempre la vida a los habitantes y estaba abierto a escuchar sus peticiones. Aún así era algo acomodado a mi gusto, no hacía un mal trabajo pero en lo personal tenía la impresión de no saber si sería capaz a enfrentarse a una próxima posible guerra, hipotéticamente. Sin embargo su cabecilla si tenía más mano dura y solía ser más bien desconfiado. No es que los conozca personalmente pero me gusta tener cierta perspectiva de algunas personas, y mi privilegio es mi vista.

El primer recado era el más cercano, a penas unas calles más allá y bastante cerca del mercado. Acoplé bien la bolsa improvisada cargada y dirigí el rumbo hacia casa de Hank, una casa más o menos en el medio de la ciudad en una zona de un transito medio, pero daba calle a bajo, él vivía en la planta de abajo. Era una persona con buenos recursos, aun que tampoco se consideraba de la clase alta pero desde luego caprichoso. Siempre solía traerle paquetes más bien pequeños, nunca sabía exactamente que contenían pero una vez que iba bastante ebrio le quiso enseñar su colección de objetos prohibidos. Trataban de pequeñas piezas o símbolos de la antigua civilización que se había extinguido, de lugares usualmente prohibidos para cualquiera, y de ahí su nombre.

Me pregunté si por un momento se trataría de algo así, y en ese caso que clase de objeto sería, ¿era otro trozo de metal o alguna cosa que podría significar algo?

Dejé de fantasear una vez empecé a llamar a su puerta, el hombre de pelo canoso me atendió bastante amablemente, por lo que supuse que no había bebido la noche anterior y por lo tanto había amanecido con energía. Esta vez me dejó esperando en la entrada de la casa mientras él observaba su preciado tesoro, de un momento a otro escuché un estruendo y seguido de esto unos gritos de alegría. Al parecer o era lo que esperaba o era algo más bien preciado. Acto seguido vino a mi muy deprisa y me ofreció el dinero que costeaba el paquete y me había regalado algo de propina, lo cual fue una sorpresa ya que pese a malgastar su dinero en colecciones el hombre solía ser bastante racano, pero decidí no preguntar y  seguir mi camino.

Me dirigí a el mercado donde nada más entrar disfruté de ese preciado olor que producen las diferentes esencias que engloban el entorno, si había alguna parada que me encantaba era la de las especias, en ella los olores se expandían de una forma inexplicable y sentía que era capaz de viajar con aquellos olores -un pequeño capricho que tengo- compré algo de lavanda para el dolor de cabeza de Greta y alguna que otra cosa para comer en la noche. Lo guardé bien seguro en mi bolsa y me dirigí a los distintos tenderos que se veían con más posibilidades de querer alguna cosa, apunté alguna que otra petición aun que no fueran muchas tal vez así podía ayudar a Roger, y a su vez, seguir teniendo trabajo.
Tan solo había empezado a trabajar allí hace casi un año, pero deseaba que algún día la escogiera para ayudarle a explorar las distintas tribus, soñaba con aquél momento y lo añoraba al despertar.

Acto seguido me fui rumbo a entregar el pedido a la mercader de armas, sin embargo antes de ir a mi atajo privado decidí hacer una parada por la plaza a ver que se cocía. El jefe tenía razón, estaba aconteciendo una especie de espectáculo, quise frotarme las manos de manera maliciosa pero me contuve y me dirigí a camuflarme entre el público. Fui pasando de una fila a otra de derecha a izquierda recogiendo un par de monedas o objetos de algunos de los espectadores que ocultaban en sus vestidos, también cogí prestado un pañuelo que una mujer traía en su mano con algo de desprecio y lo escondí en mi espalda.

Después de aquello desaparecí como si hubiera efectuado un truco de magia entre un callejón oscuro y empecé a escalar por la fachada de una de las casas bajas que había allí hasta llegar al techo, me resguardé un poco intentando calmarme al no escuchar a nadie quejarse por sus pérdidas. Dado el punto en el que me encontraba decidí darme un respiro y coger la fruta y el pan que me había dejado para comer.

La verdad es que no sabía muy bien por que lo hacía, era algo que había hecho algunas veces de pequeña, aun que eso tuvo que ver cuando una vez una mujer trató de quitarle su colgante diciendo que lo había robado de algún sitio cuando era un recuerdo de su madre que su padre le había dado por su cumpleaños, aquella mujer trato de llevarla ante la guardia para denunciarlo pero su padre pudo actuar antes de que eso pasara y le dejó bien claro que era nuestro. Yo sin entender nada pregunté a mi padre por que me había llamado ladrona, él no supo muy bien que decirme pero me explicó que era por que no eramos de la misma clase y al parecer ella si se dejaba llevar por el estereotipo de las clases sociales. Así que como me llamaron ladrona y desvergonzada decidí que haría honor a eso, pero esta vez tendrían algo de razón al llamármelo y no por simples suposiciones. No lo hacía tan a menudo, pero cuando se ofrecían situaciones como estas siempre me gustaba sacar algo de provecho y seleccionaba a mis víctimas con criterio, sus vestimentas o básicamente su higiene, tal vez yo también me había vuelto clasista. Pero no iba a esconderme de lo que era, tampoco tenía el porqué.

Escuché a un hombre quejarse por que no encontraba sus monedas en el bolsillo, fue a uno de los guardias que aguardaba en la plaza pero al principio le hizo caso omiso aun que por su insistencia decidió darse un paseo en busca de un ladrón aparentemente ficticio.


✵ ❂ ✵ ❂ ✵


Para ser alguien que es bueno en las alturas, trepando y sin mirar abajo. Aun que yo además tenía algo de ayuda, mi cinturón mágico —así lo llamo— pero en realidad se trata de un trozo de cuero adaptado a mi cadera y del cual hay una serie de sacos y pequeñas bolsas donde guardo cosas de utilidad, desde ungüentos hasta pequeñas lanzas o dagas, una cuerda y de otra serie de objetos que pueda necesitar una vez me ponga a escalar. Llevo haciéndolo desde que era bien pequeña, y de caídas y de otros sustos se aprenden algunas cosas que vale priorizar o cambiar.

Y es que escalar era de las mejores cosas que podía hacer, robar es cierto que le producía cierta adrenalina, pero esto era algo mucho más distinto que le producía más bien euforia. Cada vez que llegaba a una nueva altura sentía como el aire llenaba más mis pulmones, que era más fresco,  cada vez que subía más sentía como el peso en mi pecho se relajaba y podía respirar más, y cuando llegaba a la cima y veía todo ese paraje tan increíble haciéndome sentir diminuta y a la vez poderosa por verlo todo en pequeñas partes y ver el más allá junto al sol, entonces por fin podía sentir que era libre. O al menos podía pretenderlo durante unos instantes mientras admiraba el atardecer.

Un malnacido carroñero volador me rozó el hombro, logrando que me desestabilizara y casi cayera abajo. Me agarré más fuerte y me reforcé con una lanza, dejé una mano libre y me giré para observar el paraje, intenté mirar arriba intentando buscarla pero no veía absolutamente nada en el cielo. ¿Por que demonios esa cosa me había atacado?

Bajé la mirada abajo y vi a un joven que luchaba contra la máquina intentando clavarle alguna flecha pero esta las esquivaba. Entonces comprendí que el ataque contra mi persona había sido un error, tan solo estaría cogiendo algo de altura para coger velocidad antes de atacar. Decidí subir a un pequeño subcamino que había más arriba y del cual podía ser capaz de descansar durante un instante, al subir me quedé de cuclillas para observar el panorama. Los movimientos del joven parecían buenos, por lo que probablemente tenía formación y sabía bastante bien lo que hacía, sin embargo no estaba tan segura de si sabía manejar bien ese arco.

Tras pensarlo varias veces decidí actuar de una forma probablemente imprudente, pero aquél chico se veía bastante incapaz de calmar o desarmar a la bestia el solo. Bajé poco a poco hasta tener una distancia bastante prudente pero no tan alta como la que me encontraba, clavé una daga de enganche sobre la pared y empecé a trazar una cuerda en ella con un nudo de seguridad y después la cloqué sobre mi cintura. Coloqué una daga en mi mano dominante y esperé el momento justo para descender peligrosamente, cuando la máquina hizo el amago de acercarse a la pared de la montaña para impulsarse me dejé caer y le lancé la daga.

En aquél momento sentí como un millón de posibilidades venían repentinamente a mi mente y la mayoría tenía que ver con mi muerte, cuando me quise dar cuenta vi que había clavado la daga poco más arriba de su ojo lo que había producido que empezara a chisporrotear y girar en pequeños círculos ahogándose de dolor, el chico aprovechó para lanzarle una flecha con una cuerda y atraerla hacia el suelo y una vez allí la remató con una flecha.

Fui hacia mi agarré y lo deshice, luego bajé prudentemente hasta el suelo pisando correctamente todas las piedras que servían para escalar. Al llegar al suelo me permití un instante para respirar y volver a sentir el suelo, mis piernas temblaban como si no existiera un hueso o unos músculos bajo estas y fueran solo piel, sentí una angustia cerca de la garganta y por un momento pensé que iba a devolver. Nunca había hecho nada similar, nunca había atacado a una máquina ni había hecho descensos tan peligrosos. Pero sin embargo me sentía bastante diferente a lo que mi lado racional me dictaba, me sentía radiante y llena de energía como un chute de adrenalina, como si hubiera caído sobre un tesoro, hubiera comido hasta hartar o como si hubiera subido hasta lo alto del castillo. De alguna manera pese al terror que había sentido en todo el cuerpo me había revolucionado una adrenalina que me hacía parecer más viva que nunca.

El joven se acercó hacia mi y me ayudó a mantenerme en pie -tal vez no conscientemente pero su agarre lo hacía- y me acercó para que viera la bestia. Se veía completamente desarmada y sin su luz encendida esta vez, aun que no dejaba de escucharse un sonido que se metía en los oídos.

— Creo que eres la chica más valiente con la que nunca me he topado, tal vez la más valiente que conozca —dijo él con cierto entusiasmo en sus palabras, yo me paré a arquearle una ceja cuestionando sus palabras sobre valoradas— Lo digo completamente enserio ¿habías hecho esto antes?

— No —dije secamente, aun que luego quise añadir:— Nunca me había topado con una máquina y mucho menos le había atacado.

— Bueno, pues para ser la primera vez ha sido sorprendente. Por no decir la increíble puntería que has tenido —insistió colmandome de algos que hacían que por primera vez en mucho tiempo sintiera las mejillas calientes, lo cierto es que tenía buena puntería por que de entre sus increíbles hobbies se dedicaba a matar a veces el tiempo lanzando su daga a una diana que había improvisado en su pared, algo que a Greta no le entusiasmaba claro.— Muchas gracias, me has salvado la vida.

— Tampoco creo que haya sido para tanto

— Si no hubiera sido así no estaría para contarlo, estoy en deuda contigo, de hecho toma algunas de las piezas y dagas para compensarte por el momento —dijo ofreciéndome piezas extrañas de la máquina y mi arma, yo por no discutir lo tomé y guardé en el saco— Por cierto, me llamo Ezrah.

— Jade —le dije presentándome pero con la mirada fija en la máquina caída— Hay algo que no entiendo, ¿Por que te estaba atacando? ¿No se supone que no suelen atacar y menos tan cerca de la civilización?

— Teóricamente así es, sin embargo este estaba por aquí alardeando y al verme sencillamente me atacó. Pero no fue de forma que se hubiera vuelto loca o sintiera peligro por haberla asustado, me miró directamente y se dirigió en mi contra, fue algo extraño —me respondió algo pensativo, yo ente su respuesta me quedé sorprendida por sus palabras, sin duda no era algo normal. Aun que algo me decía que tampoco era la primera vez que luchaba contra una máquina.— Sabes, podría venirnos muy bien una mano más contra las máquinas que nos topamos en nuestro camino.

— Yo ya tengo un trabajo —le respondí con cierto enfado y abandoné el lugar.
— Si cambias de opinión partiremos al amanecer en dos días, esperaremos en la entrada principal de Meridian.

Seguí el camino hacia abajo hasta volver a salir a la calle compuesta de adoquines y puse rumbo hacia el castillo, donde a pocos metros se encontraba la mercader de armas. Desde el inicio de la ruta podía verse a lo alto el castillo que sin duda era el elemento más llamativo de Meridian, con sus alturas diferenciadas en bloques y pisos que lograban formar una torre bien alta, allí arriba seguro que se podía ver el mundo. No me extrañaba que el rey pocas veces dejara el castillo vacío.

Al subir la cuesta empecé a ver como el día parecía estar pasando demasiado rápido, al llegar a la esquina alta vio el puesto de armas y se acercó a saludar a la dueña y dar su debida correspondencia, ella con cara de haber comido un pomelo amargo mientras mascaba algo de cecina se guardó en el almacén su pedido y pagó su precio sin soltar más de lo justo. Esto era lo que más le molestaba, lo desgraciadamente racanos que solían ser quienes compraban y más dinero tenían. Sin embargo ibas a comprar algo de comida o pan al mercado y los vendedores siempre solían ser amables, e incluso tenían algún detalle contigo, pero el resto no parecía ser mejores personas y mucho menos mirar más allá de sus asuntos y su propio dinero.

Finalmente bajo a la taberna, a estas horas ya empezaba a llenarse con nuevos visitantes forasteros que visitaban Meridian, guerreros que venían a descansar y clientes habituales. El ambiente del lugar era muy animado, algunos habían empezado a beber y otros disfrutaban de una buena comida, pero lo que no faltaba era la música y el jolgorio. Sin duda era un lugar lleno de calidez, y sus luces amarillas de las velas no lo hacían si no más acogedor. Cruzó la taberna hasta la barra y se reunió con el dueño, le entregó su correspondencia y le dio algunas monedas como recompensa.

— Oye jovencita, ¿te apetece una Zarzaparrilla? —me preguntó él amablemente y yo respondí asintiendo, me sirvió una bota entera de aquella bebida tan extraña y deliciosa— ¡Disfruta de la juventud, que pasa muy rápido! —me dijo antes de marcharse a reunirse con sus camaradas.

En la puerta pude observar como Roger se había unido a la reunión que estaban teniendo alejados en una esquina de la taberna, cuando llegó los susurros aumentaron de tono, él saludó al tabernero. En la barra se había olvidado uno de los sobres abiertos en la sobremesa, alargué la mano para cogerla no sin antes asegurarme que no había nadie observando.

Allí estaba la prueba de que algo no estaba bien en este mundo, había un error en este sistema que se había dedicado a englobarlo todo con obsequios y color. Tarde o temprano surgía algo que lograba cambiar a la humanidad, pero sin embargo no creo que nadie pudiera haberse imaginado lo que aquellas palabras decían;

Sus ojos se han transformado en rojos como el fuego,
es la rebelión de las máquinas.




✵ ❂ ✵ ❂ ✵



Eran más de las seis y media, había empezado a refrescar así que aproveché para utilizar mi nuevo pañuelo para taparme un poco del frió cubriendo mi pecho y la cabeza. Tía Greta se iba a enfadar si no llegaba pronto así que aligeré el paso.

Nada más traspasar la puerta ella me esperaba sentada sobre una silla con una expresión poco amigable y probablemente llena de ira, algo que no mejoró al verme el aspecto. Estaba completamente desaliñada, llena de arañazos y con tierra hasta en las uñas, claro que yo tampoco calculaba que iba a pelear contra una maquina voladora.

— Pero tu no tienes vergüenza alguna señorita, no solo no has pisado esta casa durante todo el día, si no que te presentas a las tantas de la noche y completamente sucia como un cerdo —me gritó levantándose de la silla agitada, por mi parte decidí no entrar al trapo y apartar la mirada— Mírame cuando te estoy hablando —me dijo acercándose a mi y agarrándome fuerte por la mandíbula— ¿Es que no te das cuenta de lo preocupada que he estado? Yo creía que te había pasado alguna cosa...

— Estoy perfectamente, hoy tenía mucho trabajo y me perdí cerca de la montaña. Pero he traído un poco de pan y algo de alimento —le respondí acercando la bolsa. Ella me miró extrañada durante un buen rato hasta que reparó en el pañuelo y comenzó a agitarse de nuevo;— ¿De donde has sacado eso?
No respondí.

— ¿Has robado otra vez? —preguntó con ira entre sus palabras, aun que más bien parecía una afirmación— Jade, ¿cómo no puedes ser capaz de entender lo peligroso que es hacer eso? ¿Es que quieres que te encarcelen? ¿Por qué tienes que complicarlo todo?

Ahí fue cuando ya decidí que no tenía por que soportar aquello, no esa noche. La aparté del medio y corrí a subir las escaleras hasta mi habitación. Allí cerré el portón con fuerza, lancé el pañuelo sobre la cama y fui hacia la ventana donde me senté sobre la piedra de esta dejando las piernas en el aire. Traté de calmarme como pude, pero las lágrimas como siempre amenazaban con salir, cerré los ojos fuertemente y pensé mi familia no llora, lucha, aun que solo pensaba en mi padre. Después respiré hondo y me puse a mirar las estrellas, allí en lo alto se veían alcanzables. Aquellos infinitos te ofrecían mil posibilidades de vivir distintas vidas, anhelos y recuerdos fijados en el cielo. Era de lo poco que tenía, soñar gratuitamente y desear un buen reposo para el día siguiente.

Spoiler:

Hey, pues más que nada quería decir que gracias por la paciencia y a helena por haberme dejado subir al final de la ronda. siento en parte que no es gran cosa, pero me he propuesto algo, que no voy a estar carcomiendome la cabeza por que no sea una pasada, en parte he escrito todo lo que había planificado y eso de algún modo debería bastarme soy un tanto autocrítica solo lo digo por eso

así que de algún modo espero que os guste, un beso  

y val te dejaré un comentario probablemente mañana!
bye

___________________________________________

DARK AGES


avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por winchester. el Sáb 18 Ago 2018, 2:20 pm

OMG ZOE, tu capítulo me ha dejado super intrigada. Tía Greta me ha caído fatal, ¿que tiene que ser una buena señorita? ugh, yo me hubiera ido de esa casa hacía muchísimo tiempo. Que asco de persona.

Roger me encanta. Es un hombre que esconde mucho y ha vivido mucho. Creo que podrías sacarle bastante jugo a ese personaje. idk. Me ha dado confianza, me ha gustado. Pero lo mejor de todo es Jade, ella sí que me ha dejado intrigada, robando y siendo mercadera pero ¿qué es lo que de verdad quiere hacer? ¿Quién es la verdadera Jade? idk pero esas preguntas me las tendrás que responder xd me ha gustado el aura de misterio que hay alrededor de ella, y no sé por qué pero noto como que ella es más que capaz de sobrevivir por ahí afuera con todas esas máquinas.

En serio, me encantó el cap. Me dejaste con dudas e intriga. Ya tengo ganas de leer más de tus pj's

SIGUE ANGIE
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por changkyun. el Miér 29 Ago 2018, 5:17 pm

chicas perdon mucho tanta tardanza, tuve un mes asqueroso y prometo subir todo entre hoy y mañana; los comentarios del capitulo plus el capitulo que no creo que sea tan largo porque lo estaba escribiendo y lastimosamente lo perdi por completo :( si necesitan una explicacion mas extensa de lo que me paso lo hare en el muro interactivo, en serio, lo lamento tanto. eso, nos vemos en un ratito con mi capitulo <3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por chihiro el Miér 29 Ago 2018, 5:22 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
OMG ZOE, tu capítulo me ha dejado super intrigada. Tía Greta me ha caído fatal, ¿que tiene que ser una buena señorita? ugh, yo me hubiera ido de esa casa hacía muchísimo tiempo. Que asco de persona.

Roger me encanta. Es un hombre que esconde mucho y ha vivido mucho. Creo que podrías sacarle bastante jugo a ese personaje. idk. Me ha dado confianza, me ha gustado. Pero lo mejor de todo es Jade, ella sí que me ha dejado intrigada, robando y siendo mercadera pero ¿qué es lo que de verdad quiere hacer? ¿Quién es la verdadera Jade? idk pero esas preguntas me las tendrás que responder xd me ha gustado el aura de misterio que hay alrededor de ella, y no sé por qué pero noto como que ella es más que capaz de sobrevivir por ahí afuera con todas esas máquinas.

En serio, me encantó el cap. Me dejaste con dudas e intriga. Ya tengo ganas de leer más de tus pj's

SIGUE ANGIE
muchas gracias por tu comentario helena, había olvidado responderte ♥️
hasta tu me creaste más intriga que yo escribiendo lol buttt se sabrá en un futuro ya verán jiji

hola angie c:

___________________________________________

DARK AGES


avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
 ---------
 ---------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por changkyun. el Miér 29 Ago 2018, 6:54 pm

Kansas Ryuk.
Capítulo 5

Observé  como la tierra cedía ante la fuerza que llevaba ejerciendo hacía, mínimo, cinco minutos. La señora Keyle necesitaba urgentemente quitar aquellos vegetales para plantar nuevos y cuando supo que yo cobraba un precio… Accesible, no dudo en llamarme. Era una señora muy simpática, con la típica artrosis en sus manos callosas y con una preciosa sonrisa dulce, me recordaba firmemente a mi madre, aquella que había dejado atrás para buscar el futuro que mi corazón pedía a gritos. Además, esta no dejaba de traerme limonadas frescas y galletas en forma de animales, justificando aquello con un “Mis nietos vienen seguido, las adoran.” Yo solo respondía con un asentimiento y continuaba.


—Oh, ya terminaste cariño, pensé que ibas a tardar un poco más… Tu cuerpo es tan delgado que por dos segundos no te creí capaz. —La anciana se rio de su propio chiste y luego tapo sus labios. —Pero no me lo tomes a mal, todos en esta tribu suelen ser de gran musculatura, es muy raro ver chicos a tu edad tan pequeños.
—Está bien, Señora Keyle, me han dicho eso ya unas tres tribus atrás pero mi comida diaria se basa en vegetales y camino kilómetros en pocas horas, supongo que ya viene conmigo ser así. —Respondí mientras colocaba las últimas zanahorias en la canasta. — ¿Le parece bien que me limpie un poco y luego me paga? Tengo tierra hasta en las orejas.
—Claro que no, hay una ducha improvisada para hombres a tres chozas de esta, es para todos pero nadie la usa en estas horas, ve tranquilo y te espero con la cena. —Esta tomo la canasta y rio. —Además de tu pago, puedes dormir aquí y mañana partir, nadie va a recibirte a estas horas aparte de que mi hija esta… Trabajando.


Escuche su voz medio quebrada en ese momento, pero decidí no intervenir en sus palabras y sonreí, era verdad, nadie me recibiría a estas horas cuando ya estarían todos por cenar e ir a dormir. Bese la mejilla de la anciana a medio camino, era adorable y esta me apretó la cara con ternura, por lo que asentí, tomando camino hacia aquellas duchas que me había cruzado en un principio.


La tribu de los Carja se veía avanzada; había conseguido más historias que en mi propia tribu o en la anterior a esta. Estaba agotado, apenas terminaba de un trabajo que me había llevado mínimo dos o tres horas cuando antes estuve tres horas limpiando la casa de una familia de seis personas. La señora Keyle había sido muy amable al recibirme cuando me veía agotado y medio sucio, aunque mi sonrisa nunca se borró de mi cara para dar una buena impresión.


Con lentitud entre a la primera casucha de baño que se encontraba libre, estaba bastante limpia, contenía un jabón blanco y varios productos para el cabello. Supuse que entre los trabajadores cuidaban lo que conseguían para mantenerse limpios después de una larga y cansadora jornada de trabajo.


Abrí la ducha, mientras el agua se tornaba un poco caliente y comencé a refregar todos los lugares con más tierra; también la ropa que utilice para el trabajo, colgándola en una esquina hasta que terminara mi baño. Sonreí, hacia dos días que no me bañaba con agua relativamente caliente y de verdad que disfrutaba de aquel calor en mi piel sucia para volverse más clara después de pasar el jabón. Me encontraba tarareando una canción cuando la voz de dos hombres se escuchó por las afueras de aquel lugar, parecían hablar en voz alta, sin importar que alguien estuviera en una de las duchas.


—Es increíble, Thomas debe estar devastado…
—Lo sé, que ya no podamos mandar a nuestras familias a trabajar a las afueras es un caso. —Hablo uno de ellos, con tono de preocupación. —Es la tercer persona muerte en una semana, Ryan, empiezo a creer que no es un oso como todos hablan.
— ¿Y qué más puede ser? Tenemos que seguir buscando, muchas mujeres y jóvenes mueren cuando van a recolectar frutos… Debemos subsistir y aun así vivimos aterrados a que nuestros familiares no vuelvan. —Escuche un suspiro, había dicho todo eso sin respirar. —No quiero salir a buscar otro cuerpo mutilado al prado, James.


Me di cuenta que estaba gastando demasiado agua, así que apague la regadera y comencé a secarme mientras repasaba las palabras de aquellos dos hombres. Era obvio que la situación iba empeorando, en la aldea anterior había muerto una chica, la daban por desaparecida hasta que encontraron carne picada y pedazos de ropa que la familia había reconocido; esto llevaba en mi cabeza más tiempo del que me gustaría y ahora con esta noticia de tres muertos más de la misma manera… Mierda, no creía pensar en otra cosa hasta que la anciana me compartiera la historia que pedía como pago por mis servicios.


Me vestí con la segunda muda de ropa, guarde la de trabajo en mi bolso gastado y salí, sorprendiendo a aquellos dos hombres que aún estaban hablando. Los salude con una pequeña reverencia, comenzando a caminar por debajo de los faroles que comenzaban a encender, era una imagen muy bonita, me hacía acordar a mi casa y como mi madre prefería las velas antes de utilizar la electricidad. Si, como gente de “campo” valorábamos más lo natural, los vegetales, la luz del fuego, la forma tradicional de cocinar, recolectar leña y entretenernos con un buen libro, también las cartas… Todo era más pacífico y podíamos disfrutar de las pequeñas cosas que compartíamos los tres como familia.


—Me pregunto cómo estarán…—Susurre al aire, observando la puerta de aquella casa, de madera desgastada, un poco clara y llena de rajaduras.


Cuando toque la puerta, el abrazo de la señora no se hizo esperar; me hizo pasar rápido y cerró la puerta con llave. La mire un poco confundido por su apuro por trabar las ventanas junto con la puerta trasera; pero luego recordé las palabras de aquellos dos hombres y asentí, algo debía tener que ver con ello. Las muertes, la inseguridad, el supuesto “oso” que asechaba a toda la tribu, todo aquello cuadraba a querer protegerse como se pudiera durante la noche.


—Supongo que habrás escuchado lo que pasa por estos lados, lo veo en tu cara, estas lleno de dudas pequeño. —La señora Keyle me señalo la mesa, donde una ensalada abundante con dos piezas de carne se encontraba allí, oliendo de forma exquisita, puse ambas manos en mi estómago el cual comenzó a rugir. —Vamos a comer y comenzaremos a hablar.


Me senté, agradeciendo por la comida y comenzando a masticar, había sido lo más rico que comí en semanas. Todo tenía el típico toque materno, el amor por la cocina, que me hizo transportarme de nuevo a las manos de mi madre; últimamente pensaba demasiado en ellos y creía que era una señal de que los extrañaba más de lo que yo pensaba.


—Bien, viniste aquí por una historia, una verdadera y voy a decirte todo lo que se. —Contesto, limpiándose sus labios con una servilleta blanca. —Yo tenía quince años cuando conocí a mi esposo, nos casamos a los dos años y tuvimos una hermosa hija llamada Stella; vivíamos felices los tres hasta que… Los ataques empezaron. Era un desastre, miles de personas morían por día, los monstruos, las maquinas, no dejaban de aparecer y asesinar todo a su paso… Mi esposo murió defendiendo a nuestra hija, ella hoy en día sigue trabajando en seguir viva; le faltan ambas piernas y le quedo un trauma cerebral que si no se mantiene en revisión podría tener un ataque, morir de repente, sin posibilidades de salvarla. Por eso ahora mismo estamos temiendo por nuestras vidas, comenzar ataques de nuevo es un desastre y yo no creo que sean osos como todo el mundo habla.


>> Sé que tenemos fuerzas militares, estabilidad económica, pero los que vivimos más a las afueras nos gusta cultivar nuestros frutos, las tierras son buenas, podemos consumir lo que trabajamos… Pero todo está comenzando de nuevo y aunque los militares están buscando las pistas de quien podría estar detrás de todo esto, nos viven advirtiendo que cerremos todo lo más pronto posible, apaguemos las luces y nos vayamos a dormir con rapidez.


La mujer me miro a los ojos, fue ahí cuando me di cuenta de la cicatriz al lado de su ojo, estaba media estirada por los años, pero se veía que en algún momento fue profunda y podría haberla dejado sin ver. Con un asentimiento, termine de comer y le asentí, insistiendo en que siguiera.


>> No tengo mucho para decir más que creo que aquellas maquinas siguen afuera, acechando, matando cuando no observamos, ideando algún plan maligno de volver a asesinar. Todos me creen loca, algunos me apoyan, pero ya no podemos vivir sin estar asustados de que el pasado vuelva a nosotros.


Me tomo de ambas manos, con los ojos llorosos, acariciándolas. Yo le sonreí, aun sin emitir ninguna palabra, sentía que la interrumpiría y no quería eso, quería que terminara de contarme aquello que me había servido de más información que cualquier otra cosa.


>> Cuídate mucho en tu camino, Kansas. Eres un chico inteligente, has visto cosas, lo sé, sé que me crees y que puedes descubrir lo que está pasando que nadie está viendo, más allá de las terribles cosas que dejan como consecuencia. Es todo lo que tengo para hablar, pero, puedo decirte de alguien que tal vez tenga más información que cualquiera que te pida un trabajo a cambio; a comparación, esta persona no te cobrara nada.


Me enderece en la silla, por fin decidiéndome a abrir mis labios para emitir las palabras “Dígamelo, por favor”, mientras esta tomaba un papel, que parecía tener dibujado un tipo de mapa. Me lo tendió, aquellas tierras no habían sido tocadas por mis pies aun y si no me equivocaba, aquella tribu tampoco había sido visitada por muchas personas.


— ¿Las montañas del norte? —Pregunte en un susurro. — ¿No conviven por allí los Banuk?
—En realidad, es la montaña más alta del norte de la que estamos hablando, es donde se encuentra la persona que podrá darte todas las respuestas, Kansas.
— ¿Los Banuk no son nomadas? —Mi voz sonó algo curiosa.
—Este chico no ha salido de esa montaña nunca, ni si quiera para comer porque hay personas que le llevan comida para meses completos. —Explico la anciana. —Es el Chaman más joven que ha existido en años… Si alguien tiene respuestas para ti es el.
Asentí, parecía confiable, y si podía proporcionarme respuestas a mis incontables preguntas pues era bienvenido. 
—Muchísimas gracias por compartir esto conmigo, me iré a primera hora de la mañana, me esperan días de caminata para llegar a él joven. —Levante los platos y lave todo, como agradecimiento también de una historia tan personal como aquella. —Dejare ordenada la cama también.
—No te preocupes, Kansas, eres la primera persona que duerme aquí desde la muerte de mi esposo. —Susurro, apoyando su mano en mi hombro. —Ve a acostarte, por la mañana habrá una bolsa con comida para que te lleves, te espera un viaje largo.


Agradecí con un abrazo, tomando mi mochila y caminando hacia la habitación que anteriormente me había indicado. No era la gran cosa, una cama de dos plazas con mantas de colores grises y verde claro, dos almohadas y una silla gastada donde podría poner mi bolso. Me acosté sin taparme, solo me saque los botines marrones de mis pies, observando el techo sin ningún punto fijo y comencé a atar hilos de todo lo que venía pasando a mi alrededor.


Estaba seguro que aquellas piezas que había encontrado hacía meses le correspondían a tales maquinas, que los ataques no eran por simples animales pero nadie encontraba más allá que cuerpos mutilados y ningún rastro. ¿De dónde habían sacado tanta inteligencia aquellos seres? ¿Por qué habían comenzado a tener conciencia de nuevo? ¿Cómo podrían defenderse de máquinas letales como aquellas? ¿Bombas? ¿Armas?


Saque mi pequeño diario, donde tenía escritos algunos apuntes de tecnología desconocida y los pocos seres metálicos que conocía por sus nombres. Estaba seguro que la muerte del esposo de la señora Keyle y el desastroso accidente de su hija había sido causado por el ataque de un diente serrado, esas máquinas amaban desgarrar y atacar con todo su cuerpo a sus víctimas, asesinándolas a pedazos, sin dejar nada junto; había sido un milagro que la chica sobreviviera. Anote el dato de como dejo a la chica, sobre las tres muertes, el de la chica anterior y pequeñas cosas que destaque de la historia tan trágica que había compartido con tanto dolor.


Suspire, agotado, tenía días de camino por delante, con máquinas asesinas dando vuelta, con riesgos de no llegar y con tantas preguntas en mi cabeza que debía anotar para no olvidar. Con el dolor en mi cabeza, abrace una de las almohadas, mirando a la luna hasta que esta se volvió negra, dando por comenzado un sueño de recuerdos y dejando mi cuerpo descansar.


Spoiler:
Algo corto, lo se, pero como explique se borro el anterior capitulo y creo que si lo hago mas largo, se van a mezclar demasiadas cosas, espero que me sepan perdonar, prometo ponerme mas las pilas y no tardar tanto la proxima. estare dando comentarios a cada capitulo que me falta en unas horas  y esop.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por mieczyslaw el Jue 30 Ago 2018, 5:25 am

Zoe   :
Uffff ¿cómo inicio este comentario? Pues seguramente diciendo que te quedó muy chulo así tal cual, no te preocupes Zoe, todo lo que escribes siempre te queda hermoso  
Por una extraña razón ahre siempre tocas la fibra sensible de mi ser con tus personajes y los adoro muchísimo OMG Jade es increíble, me recordó a una auténtica prota que será la heroína de todo el mundo, girl power    es muy fuerte y tiene una mentalidad tan madura que en todo tiene razón. ¡La adoro! Ella no merece estar complaciendo a la molesta tía cuando tiene mucho potencial; yo digo que acepte la oferta del muchacho y se una a la guerra contra las máquinas    por cierto también que él parece muy mono aunque apenas si apareció xd
Quiero leer pronto mucho más de ellos porque me quedé con ansias de lo que se viene     QUE EMOCIÓN
Angie   :
OH POR DIOS OH POR DIOS OH POR DIOS    cada que leo algo tuyo me enamoro más de tu manera de escribir ahhh y tus personajes son lo + siempre u.u ¿cómo le haces? dime el secreto hahahaha
O sea Kansas es súper lindo     me inspiró mucha empatía desde que lo conocí y ya a estas alturas lo amo mucho xd La señora, ay, me dio tanta lástima su situación cuando ella es un amor de persona y no debería de sucederle nada malo    Se pone interesante, sep, yo sé que Kansas y los demás van a vengar a toda la gente que sufrió y sufre por las máquinas. ¡Serán los héroes aniquila metal!    ahre.
Pues me gustó mucho el cap así de cortito, Angie, fue increíble en verdad y quiero seguir leyéndote en la próxima ronda  


Última edición por mieczyslaw el Vie 07 Sep 2018, 7:19 am, editado 2 veces

___________________________________________



Neil was always going to carry his past, but it did not have to be anchored with him.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Horizon: zero dawn.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.