O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Proyecto muggle (Inscripciones abiertas)
Hoy a las 5:36 am por Andy Belmar.

» S E R E N D I P I T Y (Park Jimin) A.A
Hoy a las 5:35 am por Andy Belmar.

» Estado:...
Hoy a las 5:35 am por Andy Belmar.

» Cuenta hasta diez y dilo sin respeto (2)
Hoy a las 5:34 am por Andy Belmar.

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 5:33 am por Andy Belmar.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 5:32 am por Andy Belmar.

» the code; audiciones abiertas
Hoy a las 5:08 am por wang.

» daydreamin'. ♡
Hoy a las 1:00 am por bwiyomi.

» Struck whit me ↯
Hoy a las 12:41 am por Stark.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

V-aţi ascunselea

Publicar nuevo tema   Responder al tema

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

V-aţi ascunselea

Mensaje por roman. el Jue 02 Nov 2017, 6:56 pm

El viento sopla de manera incesante, te rodea en todas direcciones y se adentra en tu piel. Provoca dolor en lo más profundo de tu cuerpo, donde tus huesos se ocultan bajo la extensión gruesa de carne humana. En momentos como este, te lamentas el haber ignorado el consejo de tu madre, después de todo, una sudadera con capucha te vendría de maravilla. Doblas tus brazos contra tu pecho para cubrirte un poco, y sigues con tu camino. Es un tramo largo el que han recorrido, pero la curiosidad y la adrenalina les hace seguir hasta que lleguen a su destino. Es una casucha   verdaderamente vieja, de principios de siglo o quizá aún más antigua, subconscientemente este aspecto era el que esperaban que tuviera, pero verla desde tan poca distancia te roba el aliento.

— La entrada está por la parte de atrás, desde hace años nadie viene por aquí, según dicen, no tiene algún tipo de seguridad ni nada parecido. El blog que leí también decía que se tenía que ser lo suficientemente estúpido como para entrar a la casa, por lo que poner seguros en las puertas era inútil. Obviamente todo eso lo dicen para llamar la atención y que la casa sea más interesante de lo que realmente es, pero ya saben, no hace daño echar un vistazo por nosotros mismos, ¿no? — Lyla parece bastante segura de lo que dice, como si entrar a una casa desconocida, y pasar una noche dentro no es ilegal, como si todo su plan no fuese algo incorrecto. Tan sólo te queda fruncir el ceño ligeramente, y asentir con la cabeza. 

Al llegar a la parte trasera de la propiedad, la gran puerta de madera es lo único que les impide el paso hacia el interior, Tyler ya está tratando de decifrar como abrirla, todos miran expectantes detrás de él, y aunque tomó más tiempo del esperado, la puerta se abre finalmente, acompañada de un crujido sonoro. Todos comparten una mirada y titubean para dar el primer paso, pero al final, lo hacen. Por alguna razón, notas que dentro del lugar la temperatura es notablemente más baja, por la falta de calefacción en esta época del año; es tu deducción final. Con ayuda de linternas de mano, hacen su camino adentrándose más profundo en el inmueble, la madera es pieza clave en la decoración, así como pinturas colgadas en las paredes. Desde dentro, es mucho más intimidante de lo que pensaron que sería, aunque la casa es sólo de un nivel, el lugar es inmenso y confuso.

— Este debe ser el lugar, rápido Anna, las velas y las demás cosas. Faltan unos minutos para la hora exacta, y si la perdemos, nada de esto habrá valido la pena. —Lyla demandó, decidiste ayudar a tu amiga y comenzaron a desempacar lo necesario. Cuando todo estuvo en su perfecto lugar sobre el piso duro de madera, ustedes cuatro intercambiaron miradas, sabiendo que lo que vendría, era el momento decisivo de todo este plan. 

Con cada uno de ustedes sentado en dirección a cada punto cardinal, encendieron una vela hasta que era la única iluminación que tenían en medio de la sala de estar. No puedes mentir, tienes miedo, el suficiente para dudar si esto que están haciendo es realmente necesario, pero sientes que no puedes quedar como la niña débil del grupo. El miedo no te va a detener ahora, no después de todo lo que pasaron para poder tener la coartada perfecta, y que tu madre no sospechara, después de todo, eres prácticamente una niña, con quince años no es fácil tener la autorización para salir de tu casa cuando te plazca. 

— Repasamos las reglas del juego varias veces — la joven los miró y un destello de determinación se reflejó en sus ojos esmeraldas. Tomó la venda escarlata del suelo, y prosiguió —, son simples, pero si queremos que todo salga bien, debemos dar un último repaso, ¿de acuerdo? Tyler, primera regla.

— Tener fé en que el juego es real.

— ¿Anna…?

— Segunda regla: Nunca mirar atrás.

— Tercera: cuando estés oculto, corre lo más rápido que puedas, pero si ella te atrapa antes de apagar tu vela, estás fuera. ¿Cuarta regla y última...? — Lyla te mira expectante, segura de que sabes la respuesta a su reciente pregunta, lo cual, es cierto. Haz pensado demasiadas veces en esto como para olvidarlas tan fácilmente. Sientes tres pares de ojos mirándote intensamente, y siendo sincera contigo misma, sientes incluso un par más a tu alrededor. El aire es más denso de lo normal aquí dentro, lleno de polvo dado a los años de abandono del inmueble. Se puede sentir una presencia que ronda a su alrededor, algo que simplemente está aguardando en las sombras, observando en la periferia del cuarto. Tragas un poco de saliva, y hablas.

— Si para el amanecer tu vela aún está encendida, ella vendrá por ti.

Se siente extraño decirlo incluso en voz alta, un sentimiento bizarro que hace que tu piel comience a hormiguear. Cuando Lyla planteó lo que ahora están apunto de hacer, todos la habían visto como si le hubiese crecido una segunda cabeza, y después de algunas horas de explicación y búsqueda en la web, todos acordaron que lo harían. Era un juego, una joven creó un blog dedicado a su experiencia personal, y fue lo que los hizo tomar la decisión de intentarlo. La chica cuenta que hace muchos años, llegó una caravana de gitanos al sur de Rumania, una mujer con un serio trastorno psicológico llegó con ellos, no era el miembro más querido de la caravana, pero la dejaban viajar con ellos de todos modos. Ella afirmaba ser capaz de cumplir cualquier deseo que alguien pudiese tener, pero todos simplemente la ignoraban, pues estaban seguros que era otro más de sus delirios. 

Una noche de tormenta, la mujer se adentró en una casa enorme que se encontraba a varios metros del asentamiento gitano, una vez dentro del lugar, tuvo un episodio de rabia y comenzó a aterrorizar a varios pequeños que se encontraban solos esa noche. Los niños corrieron en diferentes direcciones buscando un refugio dentro de la casa, donde pudieran ocultarse de ella. La mujer gritaba: “Copii, Unde esti?” en su lengua natal, lo cual significaba: “Niños, ¿Dónde están?”.  Lo hacía una y otra vez mientras caminaba alrededor del lugar. Por casualidad, un pequeño pudo darse cuenta de que la mujer no tenía una vista perfecta, por lo cual, soplando las lámparas de aceite pudieron pasar desapercibidos rodeando el lugar donde se encontraba la mujer, salvando así su vida. La gitana pensaba que era un juego, gritaba una secuencia de números (Unu, doi, trei, patru, cinci, sase, sapte...) para que los niños pudieran escucharla, y que supieran que ella estaba buscando su escondite. Todos los pequeños pudieron escabullirse de la casa, excepto uno. Al estar la casa alejada del pueblo, cuando los niños regresaron acompañados de sus padres y una turba furiosa, el más pequeño de ellos se encontraba sin vida sobre el piso, tintando la madera a su alrededor de un color carmesí. El amanecer le había dado a la mujer la posibilidad de encontrar al niño, quien murió degollado con un cuchillo oxidado. El pueblo y los padres de los niños no tuvieron piedad alguna, sin remordimiento y en búsqueda de justicia, ataron a la mujer de las extremidades, y después de apedrearla, le abrieron el estómago de un lado a otro. Los niños que sobrevivieron al “juego” de la gitana en verdad les fue concedido uno de sus más grandes deseos, justamente como la mujer afirmaba que era capaz de hacer. Pero lo que ella no contaba, era que, el más grande deseo de esos pequeños en ese mismo momento, era el verla sufrir el mismo destino que su hermano, perder la vida en manos de alguien lleno de furia. 

La chica que escribió el blog afirma haber terminado el juego, y que su más grande deseo era poder sobrevivir la enfermedad terminal que la aquejaba desde hace varios meses atrás, sorprendentemente y contra todo pronóstico, la chica quedó limpia de cualquier rastro del virus. Y justamente es lo que cada uno de ustedes quiere, que su más grande y profundo deseo se convierta en una realidad. Y es por ello que lo intentarán, jugarán al escondite con la gitana, y la vencerán en su propio juego retorcido. 

— Estuve practicando mi pronunciación y todo eso, por lo que seré yo quien lea la frase de invocación y podremos empezar con esto de una buena vez. — su voz tiene valentía en ella, pero no estás segura si es de verdad, o simplemente una fachada . Lyla coloca la venda rojiza en el centro de las cuatro velas, así como también un cuchillo de cocina. Lo cual te hace estremecerte en tu lugar, recordando que con algo igual le fue arrebatada la vida a un niño pequeño.  

Tu amiga toma entre sus manos una pieza de papel, la cual, tiene lo que servirá para atraer la presencia de la mujer a esa casa. Y hasta este momento, es cuando agradeces la idea de Anna de jugar en otro lugar que no sea la casa de alguno de ustedes, pues de ser así, estas segura de que no podrían pasar un segundo a solas dentro del lugar, sin pensar en lo que hicieron dentro, y a decir verdad, ya tienes bastantes pesadillas pensando que algo te observa a través de tu ventana. Atraer una presencia del otro mundo, seguro no ayudaría en aliviar esa paranoia. Lyla comienza a recitar la frase una y otra vez, al principio con voz titubeante que al paso de los segundos se transforma en una más firme. El fuerte acento Rumano resuena en el lugar, y un sonido amenaza en dejar tus labios al darte cuenta de que la temperatura disminuyó muchísimo más, y las llamas de las cuatros velas se balanceaban de un lado a otro. La chica no cesaba en repetir la misma frase, hasta que las cuatro velas se apagaron un segundo y se encendieron al siguiente, estaba claro, la gitana estaba en la misma habitación. 

Rápidamente sientes un sentimiento de angustia recorrer tu cuerpo, una picazón detrás de la nuca que te dice que tienes que girar tu cuello y ver detrás de tí, pero no lo haces, por miedo de encontrar un par de ojos desconocidos viendo en tu dirección. Ustedes se ponen de pie, y cuentan hasta tres en la lengua materna de la mujer, indicando que están listos para comenzar a ocultarse. Rápidamente, los cuatro de ustedes toman recorridos diferentes, tal y como los otros niños lo hicieron. La casa es inmensa, y con una cantidad absurda de corredizos, después de unas vueltas a la derecha y otras a la izquierda, pierdes de vista a Tyler y quedas por tu cuenta. Detrás de ti, puedes sentir indudablemente algo que sigue cada paso que das, similar a cuando te levantas en la madrugada a usar el retrete, y en el camino de vuelta a tu cama, sientes algo que te sigue, por lo que apresuras el paso hasta cerrar la puerta de tu habitación, y la adrenalina comienza a provocar que tu corazón lata como un loco. 

Tomas una respiración onda, con intención de calmarte, tienes que calmarte, si no, te desmayaras y nada habrá valido la pena. La luna está alta en el cielo estrellado, es una luna llena por lo que su brillante luz traspasa en cada una de las varias ventanas desnudas de la casa. Es la única iluminación que se les permite, y lo agradeces profundamente. Llegas a una gran puerta de madera, con cuidado das vuelta a la perilla, y entras en el interior. Casi te arrepientes de haberlo hecho cuando ves que en su interior se encuentran las pertenencias de lo que indudablemente, es un bebé. Varios juguetes de diferentes formas y tamaños adornan el lugar en todas direcciones, es realmente inquietante el estar en ese lugar. Tu corazón palpita erráticamente, y la sangre parece haberse drenado de tu cuerpo, estás parada en medio de la habitación, tu cuerpo parece paralizado en su lugar, entumecido de repente. Y todo eso, porque el pomo de la puerta se mueve de un lado a otro, claramente alguien o algo queriendo entrar a la habitación. Tus ojos se llenan de lágrimas de horror, pues un pequeño destello debajo de la puerta te deja ver que hay algo parado detrás de ella, pero al cabo de unos intentos fallidos de querer abrir la entrada, se detiene y se aleja.

“No puede ser Lyla, ni Anna, mucho menos Tyler el que quiere entrar”, es lo primero que puedes pensar, pues estás segura que habrían dicho algo, o hecho algún ruido para aclarar que se trataba de ellos. Pero nada de eso pasó, había algo incorrecto y fuera de lugar en eso, estabas segura de que era eso que no quisieras que fuese. Cuando la sangre regresa a tu cuerpo y puedes moverte de nuevo, decides ocultarte en el  pequeño armario al final de la habitación. El estar dentro te provoca un sentimiento de claustrofobia, pero reúnes todo el valor para poder ignorarlo y concentrarte en otra cosa. 

Un grito. Sin siquiera dudarlo, sabes que se trata de Anna.

Tus ojos se abren ampliamente, Anna está en problemas, algo debió haberla asustado terriblemente como para que gritara de esa forma. Pides con todas tus fuerzas que sólo fuese a causa de un susto. Una capa de sudor cubre tu rostro, estás segura de que tus labios están agrietados y azules, pero eso es lo último de tus preocupaciones. Al cabo de lo que parecen horas, la iluminación se deterioró, por lo que la visibilidad comienza a ser pésima. Sombras bailan por la superficie de la pared, creando siluetas que te roban el aliento. Un par de manos, largas y alarmantemente delgadas se plasman en la extensión de concreto. Lentamente, lo que se asemejaría a varios dedos comienzan a moverse arriba y abajo, como si quisiera producir algún sonido de la pared frente a ti. Es un truco o alguna alucinación ¿no es así? Claro, todo esto no puede ser real, sólo las personas con problemas mentales ven cosas como esas, y estás segura de que tu no eres una de ellas. Pero admítelo, todo se ve demasiado real, algo que para el cerebro le sería imposible de fabricar por sí solo. Algo golpea abruptamente contra la pequeña puerta del closet, provocando que caigas hacia atrás, golpeándote ligeramente la cabeza contra el fondo de madera. 

— ¡Vete de aquí, déjame en paz! — tu voz salió más ronca y agrietada de lo normal, un nudo se comienza a formar en tu garganta, el cual, parece no desaparecer pues es acompañado profundos sollozos que no cesan. 

Algo de gran tamaño arremete contra la puerta, determinado a pasar a su interior a toda costa, y la realización te golpea como un un vagón de carga a toda velocidad: si no haces algo en ese preciso momento, ella te atrapará y todo habrá terminado. Reuniendo el poco valor que te queda, abres de par en par la puerta de madera y sin pensarlo mucho, emprendes una carrera que a toda costa quieres ganar. Tienes algunos problemas con el pomo de la puerta de la habitación, y mientras te recuerdas tener la vista al frente y no dar un vistazo hacia atrás, logras que el mecanismo se mueva, abriendo la entrada y sin pensarlo dos veces, vuelves a moverte lo más rápido que puedes. Los casi laberintos te juegan en contra una vez más, pues sientes que estás desorientada rápidamente, y la adrenalina es lo único que te mantiene en pie. 

— ¡Lyla, Anna, Tyler, ¿Dónde están?! — te quejas en voz alta, pero a pesar de tus gritos, nadie responde a tu llamado. 

Derecha, izquierda, derecha de nuevo, cuando te detienes para recuperar el aliento, gracias a tu vista periférica,  puedes percatarte de un movimiento repentino no muy lejos de donde te encuentras. Era alguien vestido de azul claro: Lyla. 

— ¡Lyla, espera, por favor detente! —gritas de forma histérica. Te pones en movimiento tratando de seguir su camino, lo único que logras ver es a una de tus mejores amigas perder la concentración, y en un descuido momentáneo, ve hacia atrás por encima de su hombro, y ambas se miran en horror… Lyla había quebrantado la segunda regla. 

Tus rodillas conectaron con el suelo de concreto (estas casi segura de que algo se quebró en el proceso), cubriste tu boca con ambas manos, mientras varios gritos de agonía salían de tus labios. Todo se veía borroso por las lágrimas que cubrían tus ojos, pero era mejor así, pues frente a tí y a no muchos metros, una gran masa oscura se posó sobre el cuerpo de Lyla, envolviendola por completo, para después escucharse un sonido en seco. Limpiando tu visión un poco, pudiste ver con más claridad, corriste hasta el cuerpo inerte de la chica y la tomaste en tus brazos. Al instante, tu ropa y ambas manos estaban húmedos con líquido escarlata, que salía sin parar de la herida fresca en la parte baja del estómago de Lyla. Sacudiste su cuerpo sin ninguna suavidad, tratando de que reaccionara de alguna forma, aunque la herida letal en su cuerpo lo hiciera imposible. ¿Estás volviéndote loca? Eso debe de ser. 

—  Perdóname, Ly… de verdad no quise que nada de esto pasara, perdóname. — estás temblando fuertemente, mientras sollozos comienzan a hacerse más altos con cada minuto que pasa. 

“Timpul se scurge” (el tiempo se acaba).

Diste un salto en tu lugar al escuchar el profundo acento lleno de molestia en la voz de la mujer, dejando a su paso un putrefacto olor a carne en descomposición. Levantas la vista y ves un destello al final de un corredor. Con el mayor cuidado, pusiste el cuerpo de Lyla en el suelo, y emprendiste tu camino, el cuchillo de cocina se encontraba ausente del lugar de donde lo pusieron, dos de las velas se encontraban tiradas de costado, mientras que las restantes seguían encendidas. Si Lyla falleció, significa que una de las velas caídas le pertenece, y la segunda vela apagada tiene que ser de Tyler o Anna, no hay duda alguna. 

De un momento a otro, algo te golpea provocando que pierdas el balance y caigas de bruces, incluso te aturde un poco por la velocidad con la que se impactó contra ti. 

— ¡Hey, eres tu, de verdad eres tú. Creí que te había perdido también! — el rostro de Tyler aparece frente a ti, con varias gotas secas de sangre cubriendo sus facciones que están llenas de horror con una pizca de alivio de verte después de tantas horas de pensar lo peor. Sin pensarlo, se unen en un abrazo que está lleno de significado —. Hey, mírame, mírame… tenemos que terminar con esto, no puede terminar así.

— ¿Dónde está Anna, no la viste por ningún lado? —la mirada en el rostro del chico te hace saber la respuesta sin siquiera decir una palabra. Anna efectivamente está muerta —. Tenemos que terminar con esto. Lyla… ella… ¡tenemos que hacerlo por ellas, Tyler!

Con manos entrelazadas se dirigieron lo más rápido que pudieron, tomando las velas restantes y soplando profundamente en ellas. Gritos de júbilo resonaron en el silencio, haciendo que tu piel se erizara al instante. Una ráfaga de viento los envolvió de repente, y ese mismo olor intenso llenó sus fosas nasales. Una figura se posó frente a ustedes, vestida con telas raídas de diferentes colores y tamaños. Su rostro era un misterio, pero la alta figura se acercó un poco más, estirando lo que podría ser su brazo hacia ustedes. 

Ai castigat. Spune-mi cel mai mare vis și o voi face să devină realitate (Ganaron. Diganme su más grande sueño, y lo haré realidad).

Fue lo único que musitó el ente frente a ustedes. Por obvias razones no fueron capaces de entender ninguna sola palabra de lo que dijo. Pero en su mente, llegó una especie de traducción, dándole un significado a esa frase. Y fue cuando pudieron entenderlo. La gitana los estaba felicitando… como si no hubiese asesinado a sangre fría a dos de sus mejores amigas. Era algo irreal. Tyler y tu se miraron indecisos, con lágrimas rodando por sus mejillas.

— Queremos lo mismo, ¿no es así, Tyler? —su mirada te dice que es cierto, que están en sincronía y no hay duda que ambos quieren lo mismo en este momento. 

La larga figura hace un pequeño movimiento hacia la derecha, y desde la penumbra, suena algo en dirección al final del pasillo. Ambos corren hacia la fuente del sonido, y quedan atónitos en cuanto ven el cuerpo de Lyla antes inmóvil y helado, dando ahora señales de vida. Algo golpeó contra la pared al final de otro corredor, y el vestido con flores es un indicador claro de quién se trata. Tyler corre en su dirección y la toma entre sus brazos. Después de unos momentos, los cuatro se encuentran en el mismo lugar, unidos en un abrazo grupal.

— Todo va a estar bien, vamos a olvidar que esto pasó, y todo quedará como un mal sueño. Vamos a estar bien…

Tratas de ser positiva, pero hasta tú sabes que estás mintiendo. La verdad es que, una vez en el reino de los muertos, nadie vuelve, y los que por alguna razón logran escapar, nunca regresan a la Tierra de los vivos siendo ellos mismos. Cuando la muerte reclama tu alma, no importa lo que hagas o a dónde vayas, ella siempre tendrá poder sobre tí. Y ciertamente, Anna y Lyla no son la excepción a esta regla. Pisaron el reino de los no-vivos, y es imposible que pienses que volvieron exactamente como partieron.

“Vrei să te joci?” (¿Quieres jugar?).      
 
ficha y aclaración:

Título: V-aţi ascunselea.
Autor: roman.
Género: Terror/suspenso.
Tipo: One shot.
Advertencias: Violencia, y asesinatos, no muy explícitos.

Bueno, primero que nada, "V-aţi ascunselea": Hide and seek/escondidas.
La historia no es totalmente inspirado en algo, simplemente me parecen interesantes las historias de espíritus y todo eso. Aunque el juego de "las escondidas" es un juego que se puede jugar de manera ¿"diabólica"? pero nada como esto, sólo tomé un poco de inspiración de eso. Perdón por el Rumano espantosamente traducido, creo que eso es todo, ¡gracias por leer!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Publicar nuevo tema   Responder al tema
Permisos de este foro:
Puedes responder a temas en este foro.