O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Que estás escuchando ....
Hoy a las 9:40 am por Andy Belmar.

» Novata en el foro
Hoy a las 9:23 am por Andy Belmar.

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 4:04 am por Butterfly199225

» Struck whit me ↯
Hoy a las 1:34 am por Stark.

» A little creativity on the life.
Hoy a las 1:04 am por Asclepio.

» ♡ contrail.
Ayer a las 11:33 pm por bwiyomi.

» Cambiar y Borrar Cuentas |5|.
Ayer a las 10:23 pm por Legendary.

» Mover y Borrar Temas |12|
Ayer a las 10:17 pm por Legendary.

» être dans la lune.
Ayer a las 8:47 pm por Ongniel

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The Fenix {audiciones cerradas

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Frey. el Lun 06 Ene 2014, 4:59 pm

Dylan O'Brien & Lucy Lahey




❤️Rol: La Rebelde (fuego)
❤️Nombre de tú personaje: Lucette "Lucy" Lahey
❤️Edad: 17 años
❤️Representante:  Kristen Stewart
❤️Capítulo u os (spoiler): 
Capitulo ;):

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Capitulo 002






Dormir no es algo de Migthy. Al menos no por las noches. El insomnio era su compañero desde la infancia, pero era algo que no afectaba. No hacía nada importante en aquella casa por el día así que mantenerse despierto a las altas horas de la noche se había convertido en una rutina para él.
     Tampoco hacia algo que estuviera fuera de su rutina. Encontrar alguna salida al mundo exterior.
     Él y sus compañeros son prisioneros de aquellas inmensas paredes que los retenían cada día de su vida, hasta la fecha.
     Observaba una y otra vez los planos de la casa que él había dibujado. Recorrido año tras año.    Pero a pesar de sus grandes esfuerzos, sus neuronas no parecían dar para más, ya que, no había compuertas o paredes secretas… simplemente eran pedazos de piedra bien tallados que los mantenían como prisioneros.
     Sostuvo su cabello con amabas mientras lo apretaba y lo jaloneaba por la desesperación.     Últimamente el deseo se hizo más intenso, aunque los demás inquilinos se asustarían si vieran la habitación de Migthy.
     Simplemente una cama individual pegada a la esquina de más alejada a la puerta. Un espejo del tamaño de su cuerpo. Un escritorio con hojas y plumas. Normal, exceptuando sus extrañas notas.   Todas las paredes de su habitación contenían planos o palabras claves que solo él podría entender. ¿Quién se imaginaria que la palabra Vaca y Mesa estarían relacionadas?
     Ninguno de sus compañeros jamás ha visto su habitación.
     Los ojos comenzaban a pesarle y los ronquidos de Biely, los lograba escuchar con tan claridad…

     —Esto es una completa estupidez

     Sus pensamientos querían seguir rindiendo aunque él sabía que no estaba ni siquiera cerca de la respuesta



{…}


     Veía demasiada gente pasar. Hablando entre ellos e intercambiando emociones.
     Migthy intento acercarse pero choco con algo; ahora su cabeza dolía por el gran golpe. Poco a poco fue notando que había una pared de cristal frente a él. Lo golpeo con su puño pero fue inútil. Lo pateo con su pie pero igualmente fue inútil. Por último se estrelló contra el cristal y luego se dio cuenta que era imposible salir. Comenzó a gritar; gritaba como si mataran a un hermano frente a él pero la gente simplemente no lo notaba; por más que gritara nadie lo notaba.
     Los sueños de Migthy siempre habían sido extraños pero eran simples ruegos de ayuda externa.



{…}


     Escuchaba unos pequeños murmullos pero trato de ignóralos, tanto como sus pensamientos.
     Sintió como si un mastodonte cayera sobre él y luego su paz fue interrumpida.

     —¡Despierta! —Grito Prince en su tímpano
     —Prince, quítate de encima —ordeno mientras aclaraba su garganta—. Ahora

     Curiosamente, Prince se levantó con una sonrisa que jamás ni uno de los chicos había visto. Se puso de pie tan rápido como si una sorpresa lo avecinara. Migthy estaba completamente confundido. Prince tendió su brazo mientras dejaba su palma abierta con una pequeña nota en ella.

     —¿Qué es eso? —pregunto mientras tomaba el trozo de papel desconfiado


     “Cuiden de la llegada de las inquilinas. Ellas los ayudaran a salir de su hogar”
     ¿Hogar? Ha este pedazo de basura se atreven a llamarlo “hogar”, me gustaría que ellos pasaran al menos un mes encerrados aquí pensó.
     Las emociones de Migthy estaban de un lado hacia otro, como las de Prince y Amado pero tenía que controlar sus emociones, por alguna razón tenía la necesidad de guardar sus expresiones.

     —¿Qué se supone que es esto? ¿Nos dejaran chicas? ¿Quiénes harán eso?
     —No soy adivino —respondió Prince con repelencia
     —Ya extrañaba tu asquerosidad —contesto sarcásticamente Migthy mientras se tallaba los ojos—. Vayan a despertar a los demás y no les digan nada hasta que estemos en la sala
     —Está bien, pero yo no despertare a Cuervo —exclamo Amado mientras se iba

     Migthy se levantó con la mayor pereza que jamás había sentido pero el sueño y el cansancio el menor de sus problemas. ¿Chicas? ¿Por qué la gente los encerró en ese lugar ahora esperaba traer chicas?
     Migthy salió de su habitación y pudo notar el nombre de una extraña a un lado de él. Julianne.
     Quería saber que significaba y por qué estaba pasando todo esto. Pero eso solo se los podrían decir ellas.
     Se acercó a la habitación de Cuervo pero noto el nombre de otra extraña. Cristal.

     —Cuervo —hablo con una voz autoritaria y gran tono—. Tenemos que hablar. Todos, así que ya despierta, pajarito

     Migthy no espero a Cuervo. Simplemente bajo con sus demás compañeros, que lucían igual de somnolientos que él, exceptuando a Prince, quien lucía más fresco que una lechuga.

     —¿Para qué nos necesitas, Migthy? —pregunto Biely con su siempre amabilidad
     —Tiene razón la niña, sargento —se escuchó la molesta voz de Cuervo—. Ha que se debe que tengamos el honor de su presencia
     —¿Podrías ponerte serio por una vez? —pidió Hiboux
     —Por supuesto, defensor de los débiles —burlo Cuervo


     Migthy estaba tan sumamente cansado de todo esto que simplemente lo dijo sin rodeos.


     —Nueva gente vendrá, y nos ayudara a salir de aquí.




It's like my mirror...:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Hola, Dany... (?
Bueno, eso supongo:) Espero que mi ficha sea de tu agrado :fiu: 

Xx, Frey
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por bomb. el Lun 06 Ene 2014, 5:18 pm

Gif *--*:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Zayn y Isabella




Rol: La Rebelde.
Nombre de tú personaje: Isabella Borthomierth.
Edad: 17 años.
Representante: Kylie Jenner
Capítulo u os (spoiler):
Fallen Angels:


I Capitulo.
Grecia
-Bienvenidos alumnos, al Internado Internacional Le Rosey, para algunos es el primer año en esta institución, pero para muchos otros es el último año, en el Le Rosey empezaran su aventura de aprendizaje y…- el discurso de la directora, la Señorita Benedetti, se vio interrumpido debido a mi estrepitosa irrupción en el auditorio.
- ¡Ahora!- grite, y un balde de agua helada cayó sobre la directora, empapándola de pies a cabeza. El auditorio estalló en carcajadas provenientes de los alumnos, no tarde mucho en reunirme con mis amigos, Franco y Katrin, estábamos parados justo al frente de la puerta de entrada, y debido a que los tres estábamos en el último curso, decidimos que la victima perfecta para celebrarlo sería la directora.
- ¡Señorita Liberatori, Señorita Bianchi y Señor Bianco!, A mi oficina, ¡¡Ahora!!- grito la señorita Benedetti, desde el podio, poco a poco las risas de los alumnos fueron cediendo – ¡SILENCIO! – sentenció, y toda bulla o risa que habían en el auditorio ceso – Que no me oyeron trió de delincuentes, a mi oficina ¡¡AHORA!! – volvió a gritar, se bajo del escenario, y se dirigió hacia donde nosotros nos encontrábamos, nos miro con desprecio, y nos hizo señas para que avanzáramos, mire a mi alrededor, todas las miradas del auditorio estaban enfrascadas en nosotros tres, mire con detenimiento, recayendo en unos ojos verdes turquesas, que llamaron toda mi atención, sabía muy bien quién era el propietario de esa mirada burlona, y odiosamente provocativa, pues había estudiado con él desde que tengo memoria, el propietario de aquellos ojos era nada más y nada menos que Santiago Rossi, “el chico más popular y deseado del instituto”, su sonrisa burlona, era la viva muestra de su avives, como lo detestaba, desvié mi mirada y empecé a caminar encabezando la marcha  hasta la dirección.
Llegamos al despacho de la Señorita Benedetti, y ella se dirigió a su escritorio, se sentó y nos examino a cada uno con la mirada.
-Esto ya es inaceptable. – Nos dijo más calmada, se levanto y apoyo sus manos en el escritorio inclinándose hacia el frente – Sus bromitas a inicio de año ya no me sorprenden… pero esto es una falta muy grave.- nos dijo frunciendo el ceño, mire a mis amigos, sus caras eran de fastidio igual que la mía, el sermón que estaba a punto de darnos la Señorita Benedetti lo habíamos escuchado muchas veces, y siempre era igual, nunca nos castigaban, solo nos regañaban pues nuestros padres eran de las familias más importantes de Suiza, cuando la directora termino con su monologo sobre lo impertinente que éramos,  salimos de la dirección. Nos desplazábamos por los pasillos mientras reíamos, por estupideces que Franco decía.
- Esto ha sido Épico – exclamo Katrin Bianchi, mi mejor amiga, una adorable chica de cabello ondulado, negro, tez clara, y de unos ojos verde esmeralda, nariz pequeña y porrona, de labios carnosos, de contextura normal, cintura pequeña, y curvas pronunciadas.
- Pagaría lo que fuese por volver a ver la cara que puso la Señorita Benedetti – se burlo Franco Bianco, mi mejor amigo, y confidente, ese chico alto, delgado, de cabello castaño claro, ojos azul turquesa, hipnotízate, sonrisa chistosa, y labios delgados. Era la mejor persona que había conocido en mi vida. Me reí conjunto a mis amigos.
- Vale, vale… Ha sido la mejor broma – dije yo sonriente, y ellos asintieron, seguimos caminando entre rizas y bromas, hasta que llegamos a los dormitorios, ahí nos separamos, Franco agarró por su lado y nosotras por el nuestro. , llegamos a nuestra habitación, la cual era exageradamente grande para nuestro gusto, era del tamaño de un mini apartamento prácticamente, tenía dos escritorios, dos tocadores, dos camas matrimoniales, un baño interno, dos closet, un televisor pantalla plana, un equipo de sonido, una mesita de noche a cada lado de cada cama, y un ventanal con una muy preciosa vista al bosque frontal del internado, nuestras maletas estaban en el medio de la habitación esperando a que desempacáramos, mire a Katrin y note que su reacción fue entre el asco y el horror, pues para rematar la habitación estaba pintada de un horroroso rosa Barbie, las camas estaban tendidas con unos cobertores de flores y corazoncitos rojos, rosas y fucsias, y todo era extremadamente femenino, era como si un unicornio hubiese vomitado en la habitación.
- Te juro que odio el color de esta habitación- me dijo Katrin volteando a verme, su expresión era de asco y repulsión, cerramos la puerta detrás de nosotras.
- Manos a la obra, hay mucho que hacer- le dije, todos los años, debido al exceso de feminismo en la habitación, nosotras siempre redecorábamos nuestra habitación a nuestro estilo.
Empezamos por desaparecer ese horrendo color rosa de las paredes, cubriéndolo con negro y violeta, luego proseguimos con los vomitivos cobertores, Katrin le puso uno violeta oscuro, con franjas blancas a su cama, y yo le puse uno negro con estrellas blancas ala mía, y así seguimos hasta desaparecer todo y cada uno de los accesorios decorativos súper femeninos de nuestra habitación, terminamos y era ya tarde en la noche, estábamos exhaustas pero orgullosas de nuestro trabajo, tome mis efectos personales y los acomode en el baño, para luego tomar un largo y relajante baño de agua caliente, salí y tome un short negro y un sweater blanco manga larga  del closet me vestí y me senté frente al tocador, agarre con la toalla y empecé a secarme y acomodarme cada uno de mis rizos zanahoria, cuando termine, me metí en la cama y no tarde mucho en quedarme dormida…
Me desperté agitada y asustada, estaba sudando y todo el cuerpo me dolía, como si lo que hubiese soñado hubiese sido realidad, no me podía concentrar ni calmarme, los recuerdos de esa horrible pesadilla no se iban de mi cabeza…
… “Me encontraba en uno de los tantos bosques del Internado, era de noche y hacia frio, no me movía, no podía, tenía un mal presentimiento, mi mente me decía que me fuera, que corriera, pero mi cuerpo no respondía, algo me anclaba a ese lugar, como si una parte de mi muriese, entonces una escena llamo mi atención, al otro lado del claro justo frente a mi estaban una sombra y Santiago en una especie de lucha que él iba perdiendo, entonces la sombra en un movimiento envió a Santiago contra un árbol, su cuerpo choco con este, se oyó un crujido y Santiago cayó al piso, en ese momento algo se quebró en mi interior.
¾  ¡NO! – Grite, mi garganta me ardió, entonces la sombra se volteo hacia donde yo estaba, y Santiago alzo la cabeza.
¾  Grecia… ¡¡Corre!!... ¡¡Corre!! – me gritaba Santiago tratando de levantarse, la sombra cada vez estaba más cerca de mí, a medida que se fue acercando me di cuenta de que era la silueta de un hombre encapuchado, no reaccione hasta que este estuvo frente a mí.
¾  Alma pura y fiel. Inconscientemente te entregaste, al renunciar al paraíso para poder salvar a tu amado. La pureza de tu alma, te hace relevante, yo te ordeno Oscurezcas, que la codicia y el ansia de poder guíen tu vida como guiaron la de él, hasta que ya no seas apta de regresar al paraíso.- Ordeno la silueta del hombre con una voz sobre natural, sus palabras eran como pequeñas navajas clavándose en mi ser, con cada palabra que decía y cada movimiento extraño que hacía con las manos me debilitaba, me sentía morir,  empecé a contorsionarme, sentía que algo o alguien trataba de poseerme, de adentrarse en mi ser, y no era algo bueno.
¾  ¡Grecia!... ¡NO!... ¡No lo permitas!... ¡No lo dejes Entrar! – dijo Santiago con voz débil, el moría de apoco y una gran parte de mi moría con él.  No lo permitiría. No tenía idea de lo que hacía solo me deje llevar por mi instinto, de pronto una especie de estallido divino, surgió de mi ser, y fue ahí cuando escuche el chillido de mil almas en pena, aquel hombre aterrador desapareció, y yo caí al piso, me levante con torpeza, estaba sudada y adolorida, me sentía desfallecer y no sé cómo pero saque fuerzas para llegar hasta donde yacía el cuerpo desfallecido de Santiago, me arrodille a su lado, tome su rostro en mis manos, su respiración era muy lenta, y estaba pálido, no sabía qué hacer, o por lo menos no con exactitud, no podría llevarle hasta la enfermería, y tampoco podría buscar ayuda, pues no podía irme de su lado, no lo dejaría, sin saber porque, le abrasé y susurre a su oído.
¾  Parte de mi alma, aquella que cayó ante las incitaciones del mal, no me dejes ahora, todavía te puedes salvar, no le entregues tu alma al mal, pues me entregas a mí también. Alma pura y fiel, marcada con más de un don, divida en dos, él cayó y yo renuncie por amor, ayúdame a salvarle Por favor. – Dije y mis lagrimas cayeron en su pecho, no entendía que pasaba, y mucho menos porque había dicho eso, pero lo había hecho, y lo que le siguió me confundió mas, una aureola blanca nos envolvió a los dos, y de ahí todo se vuelve borroso, solo recuerdo que mi cuerpo dejo de pesar… Y desperté.
Salí de mi cama y me coloque las conver’s camine, hasta la ventana, la abrí y salí al pequeño balcón, el frio viento de la noche me golpeo en la cara, esa sensación de vacío y muerte me llenaba, tenía que salir, me escurrí por la puerta del cuarto y recorrí de manera sigilosa los pasillos del dormitorio, cada vez iba más rápido, hasta que llego un punto en el que estaba corriendo, no entendía por qué, pero sentía que algo me llamaba, salí por la puerta trasera del dormitorio, encarando el pequeño bosque que conectaba con el dormitorio masculino, me quede parada, viendo hacia su interior, no tenía un buen presentimiento, cada vez esa sensación de muerte se hacía más palpable, sin hacerle caso a lo que mi mente decía salí corriendo, adentrándome en el bosque, hasta que llegue a una especie de claro, y me frene en seco, reconocía ese lugar, una sensación de horrible deja vú me inundaba, era el mismo lugar de mi pesadilla, mi mente me decía que, ¿qué hacia?… que me fuera… que saliera corriendo,  pero mi cuerpo no respondía, no me movía, mi mente estaba nublada por la preocupación, la angustia y el miedo, mi vista se volvió borrosa debido a mis lagrima, pero igual me di cuenta que justo en frente mío, al otro lado del claro se encontraban aquel hombre de mis sueños, enfrentado en una lucha con Santiago, en la cual al igual que en mi sueño él iba perdiendo.
Entonces la sombra en un movimiento envió a Santiago contra un árbol, su cuerpo choco con este, se oyó un crujido y Santiago cayó al piso, en ese momento algo se quebró en mi interior.
¾  ¡NO! – Grite, mi garganta ardió, entonces la sombra se volteo hacia donde yo estaba, y Santiago alzo la cabeza.
¾  Grecia… ¡¡Corre!!... ¡¡Corre!! – me gritaba Santiago tratando de levantarse, mis pies no respondían, era como si estuviese anclada al suelo, la sombra cada vez estaba más cerca de mí, no reaccione hasta que este estuvo frente a mí.
¾  Alma pura y fiel. Inconscientemente te entregaste, al renunciar al paraíso para poder salvar a tu amado. Tu pureza te hace relevante, yo te ordeno Oscurezcas, que la codicia y el ansia de poder guíen tu vida como guiaron la de él, hasta que ya no seas capaz de regresar al paraíso.- Ordeno la silueta del hombre con una voz sobre natural, sus palabras eran como pequeñas navajas clavándose en mi ser, con cada palabra que decía y cada movimiento extraño que hacía con las manos me debilitaba, me sentía morir,  empecé a contorsionarme, sentía que algo o alguien trataba de poseerme, de adentrarse en mi ser, y no era algo bueno.
¾  ¡Grecia!... ¡NO!... ¡No lo permitas!... ¡No lo dejes Entrar! – dijo Santiago con voz débil, el moría de apoco y una gran parte de mi moría con él.  No lo permitiría. Tenía una ligera idea de lo que hacía solo me deje llevar por mi instinto, de pronto una especie de estallido divino, surgió de mi ser, y fue ahí cuando escuche el chillido de mil almas en pena, aquel hombre aterrador desapareció, y yo caí al piso, me levante con torpeza, estaba sudada y adolorida, me sentía desfallecer, pero saque fuerzas para llegar hasta donde yacía el cuerpo inerte y casi sin vida de Santiago, me arrodille a su lado, tome su rostro en mis manos, su respiración era muy lenta, y estaba pálido, sabía qué hacer, o por lo tenía una pequeña idea, le abrasé y susurre a su oído.
¾  Parte de mi alma, aquella que cayó ante las incitaciones del mal, no me dejes ahora, todavía te puedes salvar, no le entregues tu alma al mal, pues me entregas a mí también. Alma pura y fiel, marcada con más de un don, divida en dos, él cayó y yo renuncie por amor, ayúdame a salvarle Por favor. – Dije y mis lagrimas cayeron en su pecho, no entendía muy bien lo que pasaba, mejor dicho no entendía nada, no sabía porque de pronto me sentía como si no pudiese vivir sin Santiago cuando toda la vida le e detestado, por su actitud de rebelde y peligroso, por no tomarse nada enserio, y ser así tan vanidoso y codicioso, entonces una aureola blanca nos envolvió a ambos, y de ahí todo esta borroso, solo sé que mi cuerpo dejo de pesar.

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 5:51 pm

Kirk escribió:
Dylan O'Brien & Lucy Lahey




❤️Rol: La Rebelde (fuego)
❤️Nombre de tú personaje: Lucette "Lucy" Lahey
❤️Edad: 17 años
❤️Representante:  Kristen Stewart
❤️Capítulo u os (spoiler): 
Capitulo ;):

Capitulo 002






Dormir no es algo de Migthy. Al menos no por las noches. El insomnio era su compañero desde la infancia, pero era algo que no afectaba. No hacía nada importante en aquella casa por el día así que mantenerse despierto a las altas horas de la noche se había convertido en una rutina para él.
     Tampoco hacia algo que estuviera fuera de su rutina. Encontrar alguna salida al mundo exterior.
     Él y sus compañeros son prisioneros de aquellas inmensas paredes que los retenían cada día de su vida, hasta la fecha.
     Observaba una y otra vez los planos de la casa que él había dibujado. Recorrido año tras año.    Pero a pesar de sus grandes esfuerzos, sus neuronas no parecían dar para más, ya que, no había compuertas o paredes secretas… simplemente eran pedazos de piedra bien tallados que los mantenían como prisioneros.
     Sostuvo su cabello con amabas mientras lo apretaba y lo jaloneaba por la desesperación.     Últimamente el deseo se hizo más intenso, aunque los demás inquilinos se asustarían si vieran la habitación de Migthy.
     Simplemente una cama individual pegada a la esquina de más alejada a la puerta. Un espejo del tamaño de su cuerpo. Un escritorio con hojas y plumas. Normal, exceptuando sus extrañas notas.   Todas las paredes de su habitación contenían planos o palabras claves que solo él podría entender. ¿Quién se imaginaria que la palabra Vaca y Mesa estarían relacionadas?
     Ninguno de sus compañeros jamás ha visto su habitación.
     Los ojos comenzaban a pesarle y los ronquidos de Biely, los lograba escuchar con tan claridad…

     —Esto es una completa estupidez

     Sus pensamientos querían seguir rindiendo aunque él sabía que no estaba ni siquiera cerca de la respuesta



{…}


     Veía demasiada gente pasar. Hablando entre ellos e intercambiando emociones.
     Migthy intento acercarse pero choco con algo; ahora su cabeza dolía por el gran golpe. Poco a poco fue notando que había una pared de cristal frente a él. Lo golpeo con su puño pero fue inútil. Lo pateo con su pie pero igualmente fue inútil. Por último se estrelló contra el cristal y luego se dio cuenta que era imposible salir. Comenzó a gritar; gritaba como si mataran a un hermano frente a él pero la gente simplemente no lo notaba; por más que gritara nadie lo notaba.
     Los sueños de Migthy siempre habían sido extraños pero eran simples ruegos de ayuda externa.



{…}


     Escuchaba unos pequeños murmullos pero trato de ignóralos, tanto como sus pensamientos.
     Sintió como si un mastodonte cayera sobre él y luego su paz fue interrumpida.

     —¡Despierta! —Grito Prince en su tímpano
     —Prince, quítate de encima —ordeno mientras aclaraba su garganta—. Ahora

     Curiosamente, Prince se levantó con una sonrisa que jamás ni uno de los chicos había visto. Se puso de pie tan rápido como si una sorpresa lo avecinara. Migthy estaba completamente confundido. Prince tendió su brazo mientras dejaba su palma abierta con una pequeña nota en ella.

     —¿Qué es eso? —pregunto mientras tomaba el trozo de papel desconfiado


     “Cuiden de la llegada de las inquilinas. Ellas los ayudaran a salir de su hogar”
     ¿Hogar? Ha este pedazo de basura se atreven a llamarlo “hogar”, me gustaría que ellos pasaran al menos un mes encerrados aquí pensó.
     Las emociones de Migthy estaban de un lado hacia otro, como las de Prince y Amado pero tenía que controlar sus emociones, por alguna razón tenía la necesidad de guardar sus expresiones.

     —¿Qué se supone que es esto? ¿Nos dejaran chicas? ¿Quiénes harán eso?
     —No soy adivino —respondió Prince con repelencia
     —Ya extrañaba tu asquerosidad —contesto sarcásticamente Migthy mientras se tallaba los ojos—. Vayan a despertar a los demás y no les digan nada hasta que estemos en la sala
     —Está bien, pero yo no despertare a Cuervo —exclamo Amado mientras se iba

     Migthy se levantó con la mayor pereza que jamás había sentido pero el sueño y el cansancio el menor de sus problemas. ¿Chicas? ¿Por qué la gente los encerró en ese lugar ahora esperaba traer chicas?
     Migthy salió de su habitación y pudo notar el nombre de una extraña a un lado de él. Julianne.
     Quería saber que significaba y por qué estaba pasando todo esto. Pero eso solo se los podrían decir ellas.
     Se acercó a la habitación de Cuervo pero noto el nombre de otra extraña. Cristal.

     —Cuervo —hablo con una voz autoritaria y gran tono—. Tenemos que hablar. Todos, así que ya despierta, pajarito

     Migthy no espero a Cuervo. Simplemente bajo con sus demás compañeros, que lucían igual de somnolientos que él, exceptuando a Prince, quien lucía más fresco que una lechuga.

     —¿Para qué nos necesitas, Migthy? —pregunto Biely con su siempre amabilidad
     —Tiene razón la niña, sargento —se escuchó la molesta voz de Cuervo—. Ha que se debe que tengamos el honor de su presencia
     —¿Podrías ponerte serio por una vez? —pidió Hiboux
     —Por supuesto, defensor de los débiles —burlo Cuervo


     Migthy estaba tan sumamente cansado de todo esto que simplemente lo dijo sin rodeos.


     —Nueva gente vendrá, y nos ayudara a salir de aquí.




It's like my mirror...:

Hola, Dany... (?
Bueno, eso supongo:) Espero que mi ficha sea de tu agrado :fiu: 

Xx, Frey
Ficha audicionando.

Look at that. Tu ficha is perfect. 
OMGh. Ese gif   MIRRORS.
Ahora sola queda esperar resultados.  baba 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 5:56 pm

Esthefania98 escribió:
Gif *--*:


Zayn y Isabella




❤️Rol: La Rebelde.
❤️Nombre de tú personaje: Isabella Borthomierth.
❤️Edad: 17 años.
❤️Representante: Kylie Jenner
❤️Capítulo u os (spoiler):
Fallen Angels:


I Capitulo.
Grecia
-Bienvenidos alumnos, al Internado Internacional Le Rosey, para algunos es el primer año en esta institución, pero para muchos otros es el último año, en el Le Rosey empezaran su aventura de aprendizaje y…- el discurso de la directora, la Señorita Benedetti, se vio interrumpido debido a mi estrepitosa irrupción en el auditorio.
- ¡Ahora!- grite, y un balde de agua helada cayó sobre la directora, empapándola de pies a cabeza. El auditorio estalló en carcajadas provenientes de los alumnos, no tarde mucho en reunirme con mis amigos, Franco y Katrin, estábamos parados justo al frente de la puerta de entrada, y debido a que los tres estábamos en el último curso, decidimos que la victima perfecta para celebrarlo sería la directora.
- ¡Señorita Liberatori, Señorita Bianchi y Señor Bianco!, A mi oficina, ¡¡Ahora!!- grito la señorita Benedetti, desde el podio, poco a poco las risas de los alumnos fueron cediendo – ¡SILENCIO! – sentenció, y toda bulla o risa que habían en el auditorio ceso – Que no me oyeron trió de delincuentes, a mi oficina ¡¡AHORA!! – volvió a gritar, se bajo del escenario, y se dirigió hacia donde nosotros nos encontrábamos, nos miro con desprecio, y nos hizo señas para que avanzáramos, mire a mi alrededor, todas las miradas del auditorio estaban enfrascadas en nosotros tres, mire con detenimiento, recayendo en unos ojos verdes turquesas, que llamaron toda mi atención, sabía muy bien quién era el propietario de esa mirada burlona, y odiosamente provocativa, pues había estudiado con él desde que tengo memoria, el propietario de aquellos ojos era nada más y nada menos que Santiago Rossi, “el chico más popular y deseado del instituto”, su sonrisa burlona, era la viva muestra de su avives, como lo detestaba, desvié mi mirada y empecé a caminar encabezando la marcha  hasta la dirección.
Llegamos al despacho de la Señorita Benedetti, y ella se dirigió a su escritorio, se sentó y nos examino a cada uno con la mirada.
-Esto ya es inaceptable. – Nos dijo más calmada, se levanto y apoyo sus manos en el escritorio inclinándose hacia el frente – Sus bromitas a inicio de año ya no me sorprenden… pero esto es una falta muy grave.- nos dijo frunciendo el ceño, mire a mis amigos, sus caras eran de fastidio igual que la mía, el sermón que estaba a punto de darnos la Señorita Benedetti lo habíamos escuchado muchas veces, y siempre era igual, nunca nos castigaban, solo nos regañaban pues nuestros padres eran de las familias más importantes de Suiza, cuando la directora termino con su monologo sobre lo impertinente que éramos,  salimos de la dirección. Nos desplazábamos por los pasillos mientras reíamos, por estupideces que Franco decía.
- Esto ha sido Épico – exclamo Katrin Bianchi, mi mejor amiga, una adorable chica de cabello ondulado, negro, tez clara, y de unos ojos verde esmeralda, nariz pequeña y porrona, de labios carnosos, de contextura normal, cintura pequeña, y curvas pronunciadas.
- Pagaría lo que fuese por volver a ver la cara que puso la Señorita Benedetti – se burlo Franco Bianco, mi mejor amigo, y confidente, ese chico alto, delgado, de cabello castaño claro, ojos azul turquesa, hipnotízate, sonrisa chistosa, y labios delgados. Era la mejor persona que había conocido en mi vida. Me reí conjunto a mis amigos.
- Vale, vale… Ha sido la mejor broma – dije yo sonriente, y ellos asintieron, seguimos caminando entre rizas y bromas, hasta que llegamos a los dormitorios, ahí nos separamos, Franco agarró por su lado y nosotras por el nuestro. , llegamos a nuestra habitación, la cual era exageradamente grande para nuestro gusto, era del tamaño de un mini apartamento prácticamente, tenía dos escritorios, dos tocadores, dos camas matrimoniales, un baño interno, dos closet, un televisor pantalla plana, un equipo de sonido, una mesita de noche a cada lado de cada cama, y un ventanal con una muy preciosa vista al bosque frontal del internado, nuestras maletas estaban en el medio de la habitación esperando a que desempacáramos, mire a Katrin y note que su reacción fue entre el asco y el horror, pues para rematar la habitación estaba pintada de un horroroso rosa Barbie, las camas estaban tendidas con unos cobertores de flores y corazoncitos rojos, rosas y fucsias, y todo era extremadamente femenino, era como si un unicornio hubiese vomitado en la habitación.
- Te juro que odio el color de esta habitación- me dijo Katrin volteando a verme, su expresión era de asco y repulsión, cerramos la puerta detrás de nosotras.
- Manos a la obra, hay mucho que hacer- le dije, todos los años, debido al exceso de feminismo en la habitación, nosotras siempre redecorábamos nuestra habitación a nuestro estilo.
Empezamos por desaparecer ese horrendo color rosa de las paredes, cubriéndolo con negro y violeta, luego proseguimos con los vomitivos cobertores, Katrin le puso uno violeta oscuro, con franjas blancas a su cama, y yo le puse uno negro con estrellas blancas ala mía, y así seguimos hasta desaparecer todo y cada uno de los accesorios decorativos súper femeninos de nuestra habitación, terminamos y era ya tarde en la noche, estábamos exhaustas pero orgullosas de nuestro trabajo, tome mis efectos personales y los acomode en el baño, para luego tomar un largo y relajante baño de agua caliente, salí y tome un short negro y un sweater blanco manga larga  del closet me vestí y me senté frente al tocador, agarre con la toalla y empecé a secarme y acomodarme cada uno de mis rizos zanahoria, cuando termine, me metí en la cama y no tarde mucho en quedarme dormida…
Me desperté agitada y asustada, estaba sudando y todo el cuerpo me dolía, como si lo que hubiese soñado hubiese sido realidad, no me podía concentrar ni calmarme, los recuerdos de esa horrible pesadilla no se iban de mi cabeza…
… “Me encontraba en uno de los tantos bosques del Internado, era de noche y hacia frio, no me movía, no podía, tenía un mal presentimiento, mi mente me decía que me fuera, que corriera, pero mi cuerpo no respondía, algo me anclaba a ese lugar, como si una parte de mi muriese, entonces una escena llamo mi atención, al otro lado del claro justo frente a mi estaban una sombra y Santiago en una especie de lucha que él iba perdiendo, entonces la sombra en un movimiento envió a Santiago contra un árbol, su cuerpo choco con este, se oyó un crujido y Santiago cayó al piso, en ese momento algo se quebró en mi interior.
¾  ¡NO! – Grite, mi garganta me ardió, entonces la sombra se volteo hacia donde yo estaba, y Santiago alzo la cabeza.
¾  Grecia… ¡¡Corre!!... ¡¡Corre!! – me gritaba Santiago tratando de levantarse, la sombra cada vez estaba más cerca de mí, a medida que se fue acercando me di cuenta de que era la silueta de un hombre encapuchado, no reaccione hasta que este estuvo frente a mí.
¾  Alma pura y fiel. Inconscientemente te entregaste, al renunciar al paraíso para poder salvar a tu amado. La pureza de tu alma, te hace relevante, yo te ordeno Oscurezcas, que la codicia y el ansia de poder guíen tu vida como guiaron la de él, hasta que ya no seas apta de regresar al paraíso.- Ordeno la silueta del hombre con una voz sobre natural, sus palabras eran como pequeñas navajas clavándose en mi ser, con cada palabra que decía y cada movimiento extraño que hacía con las manos me debilitaba, me sentía morir,  empecé a contorsionarme, sentía que algo o alguien trataba de poseerme, de adentrarse en mi ser, y no era algo bueno.
¾  ¡Grecia!... ¡NO!... ¡No lo permitas!... ¡No lo dejes Entrar! – dijo Santiago con voz débil, el moría de apoco y una gran parte de mi moría con él.  No lo permitiría. No tenía idea de lo que hacía solo me deje llevar por mi instinto, de pronto una especie de estallido divino, surgió de mi ser, y fue ahí cuando escuche el chillido de mil almas en pena, aquel hombre aterrador desapareció, y yo caí al piso, me levante con torpeza, estaba sudada y adolorida, me sentía desfallecer y no sé cómo pero saque fuerzas para llegar hasta donde yacía el cuerpo desfallecido de Santiago, me arrodille a su lado, tome su rostro en mis manos, su respiración era muy lenta, y estaba pálido, no sabía qué hacer, o por lo menos no con exactitud, no podría llevarle hasta la enfermería, y tampoco podría buscar ayuda, pues no podía irme de su lado, no lo dejaría, sin saber porque, le abrasé y susurre a su oído.
¾  Parte de mi alma, aquella que cayó ante las incitaciones del mal, no me dejes ahora, todavía te puedes salvar, no le entregues tu alma al mal, pues me entregas a mí también. Alma pura y fiel, marcada con más de un don, divida en dos, él cayó y yo renuncie por amor, ayúdame a salvarle Por favor. – Dije y mis lagrimas cayeron en su pecho, no entendía que pasaba, y mucho menos porque había dicho eso, pero lo había hecho, y lo que le siguió me confundió mas, una aureola blanca nos envolvió a los dos, y de ahí todo se vuelve borroso, solo recuerdo que mi cuerpo dejo de pesar… Y desperté.
Salí de mi cama y me coloque las conver’s camine, hasta la ventana, la abrí y salí al pequeño balcón, el frio viento de la noche me golpeo en la cara, esa sensación de vacío y muerte me llenaba, tenía que salir, me escurrí por la puerta del cuarto y recorrí de manera sigilosa los pasillos del dormitorio, cada vez iba más rápido, hasta que llego un punto en el que estaba corriendo, no entendía por qué, pero sentía que algo me llamaba, salí por la puerta trasera del dormitorio, encarando el pequeño bosque que conectaba con el dormitorio masculino, me quede parada, viendo hacia su interior, no tenía un buen presentimiento, cada vez esa sensación de muerte se hacía más palpable, sin hacerle caso a lo que mi mente decía salí corriendo, adentrándome en el bosque, hasta que llegue a una especie de claro, y me frene en seco, reconocía ese lugar, una sensación de horrible deja vú me inundaba, era el mismo lugar de mi pesadilla, mi mente me decía que, ¿qué hacia?… que me fuera… que saliera corriendo,  pero mi cuerpo no respondía, no me movía, mi mente estaba nublada por la preocupación, la angustia y el miedo, mi vista se volvió borrosa debido a mis lagrima, pero igual me di cuenta que justo en frente mío, al otro lado del claro se encontraban aquel hombre de mis sueños, enfrentado en una lucha con Santiago, en la cual al igual que en mi sueño él iba perdiendo.
Entonces la sombra en un movimiento envió a Santiago contra un árbol, su cuerpo choco con este, se oyó un crujido y Santiago cayó al piso, en ese momento algo se quebró en mi interior.
¾  ¡NO! – Grite, mi garganta ardió, entonces la sombra se volteo hacia donde yo estaba, y Santiago alzo la cabeza.
¾  Grecia… ¡¡Corre!!... ¡¡Corre!! – me gritaba Santiago tratando de levantarse, mis pies no respondían, era como si estuviese anclada al suelo, la sombra cada vez estaba más cerca de mí, no reaccione hasta que este estuvo frente a mí.
¾  Alma pura y fiel. Inconscientemente te entregaste, al renunciar al paraíso para poder salvar a tu amado. Tu pureza te hace relevante, yo te ordeno Oscurezcas, que la codicia y el ansia de poder guíen tu vida como guiaron la de él, hasta que ya no seas capaz de regresar al paraíso.- Ordeno la silueta del hombre con una voz sobre natural, sus palabras eran como pequeñas navajas clavándose en mi ser, con cada palabra que decía y cada movimiento extraño que hacía con las manos me debilitaba, me sentía morir,  empecé a contorsionarme, sentía que algo o alguien trataba de poseerme, de adentrarse en mi ser, y no era algo bueno.
¾  ¡Grecia!... ¡NO!... ¡No lo permitas!... ¡No lo dejes Entrar! – dijo Santiago con voz débil, el moría de apoco y una gran parte de mi moría con él.  No lo permitiría. Tenía una ligera idea de lo que hacía solo me deje llevar por mi instinto, de pronto una especie de estallido divino, surgió de mi ser, y fue ahí cuando escuche el chillido de mil almas en pena, aquel hombre aterrador desapareció, y yo caí al piso, me levante con torpeza, estaba sudada y adolorida, me sentía desfallecer, pero saque fuerzas para llegar hasta donde yacía el cuerpo inerte y casi sin vida de Santiago, me arrodille a su lado, tome su rostro en mis manos, su respiración era muy lenta, y estaba pálido, sabía qué hacer, o por lo tenía una pequeña idea, le abrasé y susurre a su oído.
¾  Parte de mi alma, aquella que cayó ante las incitaciones del mal, no me dejes ahora, todavía te puedes salvar, no le entregues tu alma al mal, pues me entregas a mí también. Alma pura y fiel, marcada con más de un don, divida en dos, él cayó y yo renuncie por amor, ayúdame a salvarle Por favor. – Dije y mis lagrimas cayeron en su pecho, no entendía muy bien lo que pasaba, mejor dicho no entendía nada, no sabía porque de pronto me sentía como si no pudiese vivir sin Santiago cuando toda la vida le e detestado, por su actitud de rebelde y peligroso, por no tomarse nada enserio, y ser así tan vanidoso y codicioso, entonces una aureola blanca nos envolvió a ambos, y de ahí todo esta borroso, solo sé que mi cuerpo dejo de pesar.

Ficha audicionando.


Look at that. Amo como escribes. 
OMGh. Ese gif   YASTIN HAZME UN HIJO.
Ahora sola queda esperar resultados.  baba 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Frey. el Lun 06 Ene 2014, 5:59 pm

Muchisisisisimas gracias por aceptarme :aah:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 6:01 pm

Kirk escribió:Muchisisisisimas gracias por aceptarme :aah:
 :corre: De nada linda<3.  :canto: 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 6:04 pm

Hay dios, la idea me encanto, es hermosa y definitivamente me encanta, me dejo con la intriga. Me llamo Paula y soy de Ecuador, tengo doce e ire por la inteligente y el egocéntrico. Mañana te dejo mi ficha y el gif <333
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 6:10 pm

Paula.- escribió:
Hay dios, la idea me encanto, es hermosa y definitivamente me encanta, me dejo con la intriga. Me llamo Paula y soy de Ecuador, tengo doce e ire por la inteligente y el egocéntrico. Mañana te dejo mi ficha y el gif <333
Hola hola Paula <3. Espero tu ficha con ansias. Saludos y abrazos. 
 :corre: 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Karou. el Lun 06 Ene 2014, 6:17 pm

Holo!
Me encanta la idea pero estoy indecisa por cuales pjs ir.
Pero luego dejo mi ficha

avatar


Ver perfil de usuario http://weheartit.com/myself_always

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 6:21 pm

Holitas*-*:






Alexander Ludwig & Emily Styles




Rol: La paciente (Agua) 
Nombre de tú personaje: Emily Britney Styles Cox
Edad: 15 años
Representante: Isabelle Fuhrman
Capítulo u os (spoiler):
Knowing our idols:
Capítulo 009
>

 
EmilydelaCruz
Un respiro, eso era lo que necesitaba, necesitaba alejarme completamente del estrés, necesitaba descansar, pero, ¿cómo lo haría?, digo, no puedo irme de España, tendré que dejar el colegio, y en lo único que puedo pensar es en conocer a Zayn, lo sé, estoy obsesionada por él, pero lo amo, lo amo como nunca he querido a nadie, pero eso me preocupa, porque ni siquiera lo conozco como es realmente, eso está completamente mal, ¿no?
Estoy tan mal psicológicamente que ni siquiera entiendo porque estoy así, desesperada y angustiada, es como un instinto, no de esos que sienten las personas que te avisan si alguien que aprecias mucho va a morir o por lo menos le va a pasar algo malo, es mucho más que eso, y no logro entender que es.
No creo que sea alguna enfermedad corporal o viral, ya que siempre me he cuidado, y sé cuáles son mis alergias y cuáles no, por lo cual, no puede ser eso, ¿verdad?
Sé que estar de esta forma es una completa estupidez, pero simplemente no puedo controlar mis instintos, es como si fuera un perro con un hueso, nada ni nadie lo puede parar, o al menos eso creo yo.
Casi toda mi vida me la he pasado sin nadie de mi familia a mi lado, a menos que mi hermano mayor esté llenando la casa a su típico olor putrefacto de sudor, pero dudo que eso sea una compañía familiar, a no ser que yo sea adoptada, que me hayan traído de Londres y que hayan mandado a matar a mis padres. Bien, creo que he exagerado un poco, en realidad, soy la mezcla de mis dos padres, pelo negro carbón que parece estar teñido y  una nariz respingada, eso era lo que tenía en común con mi padre. Y con mi madre, tenía sus ojos azules gigantes y labios color rojo pálido, creo que lo único diferente a ellos era mi infantil altura, la cual no me gusta reconocer porque es completamente patética.
Ni siquiera entiendo porque estoy hablando sola pero, todos lo hacen, ¿verdad?, digo, porque todos pensamos y eso sería lo mismo, si eso debe de ser, ¿ven?, ¡estoy completamente loca!, lo peor de todo es que estoy actuando como si se lo estuviera narrando a alguien, ¡espera!, ¡no se dice actuando!, ¡ni siquiera me estoy moviendo, y estoy viendo una película a la cual no le he hecho caso desde hace media hora, y no sé cómo se llama!, bien, es completamente oficial, he perdido –literalmente- la cabeza.
Sentía un horrible dolor de cabeza, completamente diferente a cualquier otro dolor que haya sentido antes, tal vez era el frío, pero lo dudo, estoy en mi habitación cubierta por el gran y tibio edredón de mi cama, sin contar el hecho de que tengo encendida la calefacción, pero ahora que me doy cuenta, es la primera vez que me siento sola de verdad. Sin nadie que me arrope, sin nadie que me cuide, nadie que me haga sentir completa, tanto física como emocionalmente. Esto es completamente extraño en mí, desde mis diez años iba y venía sola de todos lados, pues mis padres estaban siempre ocupados, siempre comía sola, a menos que fuera a casa de Alex o de alguna de mis maravillosas chicas, pero ahora que lo pienso, me doy cuenta que de verdad estoy sola, y eso me preocupa, pues nunca me había sentido así, nunca había dependido de algo o mucho menos de alguien, y esto de verdad me aterra, me consume e impacienta, como una droga carnal que no quiere ser eliminada de mi ser.
Necesitaba comer algo, desde la mañana no comía nada y mi cuerpo ya estaba reaccionando, y no me favorecía en nada la reacción que tuvo.
Al bajar prácticamente volando las escaleras, me dirige hasta la cocina, necesitaba calmar mi hambre y pronto.
Al final, terminé haciéndome un salteado chino, ya saben, arroz, pasta, salsa de soya, vegetales al vapor y un poco de pollo. En realidad, la comida china es mi favorita, y nunca soy alérgica a cualquier producto que le pongan a un guiso, así que es una gran ventaja y un gran privilegio comerla.
Cuando comía la comida que en verdad me gustaba, me sentía bien, acompañada y completa, creo que eso le pasaba a cualquiera, ¿o no?, como sea, yo soy feliz así y con eso me basta.
Me había vuelto vegetariana desde los 11 años, ósea desde hace tres años, y si mis conocimientos matemáticos no me fallan, eso significa que tengo 14.
Lo sé, muy joven para decir que mi vida es una completa mierda desde los 10 años, ¿pero qué puedo hacer yo?, ¿venderme en una esquina?, eso está más que claro que no funcionará, ¿o sí?, como sea, yo nunca haré eso. <> dijo en susurros internos esa vocecita que tanto odiaba, mi conciencia. Pero, ¿saben?, estoy segura que tengo la suficiente dignidad que ni siquiera con él lo haría y digo, ¡está a punto de casarse!, está más que claro que no se casaría conmigo ni de juego. Okey, estoy más que loca, jamás me había criticado sobre mi aspecto físico, y ahora casualmente tenía que pasarme, y lo peor que con él, ¡con mi amor platónico!, dios, creo que necesito dormir.
Después de lavar los trastes que había usado, subí las escaleras y empecé a caminar a un paso perezoso –demasiado perezoso para mi gusto- hasta llegar a mi habitación, me tiré en mi cama y acomodé nuevamente los edredones para intentar dormirme, pero me fue imposible. Creo que definitivamente hoy no es mi día, pero pensándolo bien, nunca es mi día. Por alguna extraña razón, me siento feliz de no ser como uno de esos personajes ficticios, digo, ¿no se sentiría horrible que tus pensamientos fueran controlados por alguien?, extrañamente, ese pensamiento me hace sonreír un poco, pues me doy cuenta de que yo controlo mi vida, sin que nadie más me diga qué hacer y qué no hacer.
Después de estar una hora entera dando vueltas por toda la cama, me di cuenta de que no me voy a dormir en un largo rato, así que retiro el edredón de mi cuerpo, salto de la cama y me pongo las pantuflas con un peluche en forma de perritos que hacían juego con mi pijama. Exacto, me gusta combinar prácticamente todo, hasta el mantel que tengo en la cocina combina con las cortinas de mi habitación. Es una obsesión, lo admito.
Entré al baño y me miré en el espejo, mi cara estaba de un color casi traslucido, debido a que no había podido dormir. Lo único que hice fue ponerme mi mascarilla de almendra en el rostro y lavarme los dientes, eso mejoró un poco mi aspecto físico, pero no emocional. Es un tipo de ansiedad, una ansiedad que nunca había tenido y que por una vez en mi vida, me hacía ver que en realidad mi vida no era como yo lo pensaba, era todo lo contrario.
Me puse un chaleco de lana encima de mi blusa que era parte del pijama y bajé saltando las escaleras. Al llegar al patio trasero, me tiré en el verde césped el cual era iluminado por las fluorescentes luces azules que colgaban por los árboles. Este era mi lugar favorito, era donde escribía en mi diario siempre, y ahora que hablo de él, no entiendo como no lo traje, pero estoy bastante cansada como para levantarme e ir a buscarlo, lo reconozco, soy una fodonga de primera, pero soy una adolescente, así que creo que eso rinde para contestar a mi flojera y las ganas de invernar siempre.   
Este lugar era mi confidente, nadie me veía y mucho menos escuchaba, lo cual, para mí, era genial.

Y no sé cómo, pero creo que el cansancio me ganó y comencé a ladear la cabeza, hasta caer en brazos de Morfeo.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por bomb. el Lun 06 Ene 2014, 6:57 pm

Gracias por aceptrme, y se me olvidó responderte. Yo soy de Maturín, Monagas :3
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 7:15 pm

●B.r.a.t● escribió:Holo!
Me encanta la idea pero estoy indecisa por cuales pjs ir.
Pero luego dejo mi ficha

Espero por ti  :corre: 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 7:16 pm

EmilydeStyles escribió:
Holitas*-*:






Alexander Ludwig & Emily Styles




❤️Rol: La paciente (Agua) 
❤️Nombre de tú personaje: Emily Britney Styles Cox
❤️Edad: 15 años
❤️Representante: Isabelle Fuhrman
❤️Capítulo u os (spoiler):
Knowing our idols:
Capítulo 009
>

 
EmilydelaCruz
Un respiro, eso era lo que necesitaba, necesitaba alejarme completamente del estrés, necesitaba descansar, pero, ¿cómo lo haría?, digo, no puedo irme de España, tendré que dejar el colegio, y en lo único que puedo pensar es en conocer a Zayn, lo sé, estoy obsesionada por él, pero lo amo, lo amo como nunca he querido a nadie, pero eso me preocupa, porque ni siquiera lo conozco como es realmente, eso está completamente mal, ¿no?
Estoy tan mal psicológicamente que ni siquiera entiendo porque estoy así, desesperada y angustiada, es como un instinto, no de esos que sienten las personas que te avisan si alguien que aprecias mucho va a morir o por lo menos le va a pasar algo malo, es mucho más que eso, y no logro entender que es.
No creo que sea alguna enfermedad corporal o viral, ya que siempre me he cuidado, y sé cuáles son mis alergias y cuáles no, por lo cual, no puede ser eso, ¿verdad?
Sé que estar de esta forma es una completa estupidez, pero simplemente no puedo controlar mis instintos, es como si fuera un perro con un hueso, nada ni nadie lo puede parar, o al menos eso creo yo.
Casi toda mi vida me la he pasado sin nadie de mi familia a mi lado, a menos que mi hermano mayor esté llenando la casa a su típico olor putrefacto de sudor, pero dudo que eso sea una compañía familiar, a no ser que yo sea adoptada, que me hayan traído de Londres y que hayan mandado a matar a mis padres. Bien, creo que he exagerado un poco, en realidad, soy la mezcla de mis dos padres, pelo negro carbón que parece estar teñido y  una nariz respingada, eso era lo que tenía en común con mi padre. Y con mi madre, tenía sus ojos azules gigantes y labios color rojo pálido, creo que lo único diferente a ellos era mi infantil altura, la cual no me gusta reconocer porque es completamente patética.
Ni siquiera entiendo porque estoy hablando sola pero, todos lo hacen, ¿verdad?, digo, porque todos pensamos y eso sería lo mismo, si eso debe de ser, ¿ven?, ¡estoy completamente loca!, lo peor de todo es que estoy actuando como si se lo estuviera narrando a alguien, ¡espera!, ¡no se dice actuando!, ¡ni siquiera me estoy moviendo, y estoy viendo una película a la cual no le he hecho caso desde hace media hora, y no sé cómo se llama!, bien, es completamente oficial, he perdido –literalmente- la cabeza.
Sentía un horrible dolor de cabeza, completamente diferente a cualquier otro dolor que haya sentido antes, tal vez era el frío, pero lo dudo, estoy en mi habitación cubierta por el gran y tibio edredón de mi cama, sin contar el hecho de que tengo encendida la calefacción, pero ahora que me doy cuenta, es la primera vez que me siento sola de verdad. Sin nadie que me arrope, sin nadie que me cuide, nadie que me haga sentir completa, tanto física como emocionalmente. Esto es completamente extraño en mí, desde mis diez años iba y venía sola de todos lados, pues mis padres estaban siempre ocupados, siempre comía sola, a menos que fuera a casa de Alex o de alguna de mis maravillosas chicas, pero ahora que lo pienso, me doy cuenta que de verdad estoy sola, y eso me preocupa, pues nunca me había sentido así, nunca había dependido de algo o mucho menos de alguien, y esto de verdad me aterra, me consume e impacienta, como una droga carnal que no quiere ser eliminada de mi ser.
Necesitaba comer algo, desde la mañana no comía nada y mi cuerpo ya estaba reaccionando, y no me favorecía en nada la reacción que tuvo.
Al bajar prácticamente volando las escaleras, me dirige hasta la cocina, necesitaba calmar mi hambre y pronto.
Al final, terminé haciéndome un salteado chino, ya saben, arroz, pasta, salsa de soya, vegetales al vapor y un poco de pollo. En realidad, la comida china es mi favorita, y nunca soy alérgica a cualquier producto que le pongan a un guiso, así que es una gran ventaja y un gran privilegio comerla.
Cuando comía la comida que en verdad me gustaba, me sentía bien, acompañada y completa, creo que eso le pasaba a cualquiera, ¿o no?, como sea, yo soy feliz así y con eso me basta.
Me había vuelto vegetariana desde los 11 años, ósea desde hace tres años, y si mis conocimientos matemáticos no me fallan, eso significa que tengo 14.
Lo sé, muy joven para decir que mi vida es una completa mierda desde los 10 años, ¿pero qué puedo hacer yo?, ¿venderme en una esquina?, eso está más que claro que no funcionará, ¿o sí?, como sea, yo nunca haré eso. <> dijo en susurros internos esa vocecita que tanto odiaba, mi conciencia. Pero, ¿saben?, estoy segura que tengo la suficiente dignidad que ni siquiera con él lo haría y digo, ¡está a punto de casarse!, está más que claro que no se casaría conmigo ni de juego. Okey, estoy más que loca, jamás me había criticado sobre mi aspecto físico, y ahora casualmente tenía que pasarme, y lo peor que con él, ¡con mi amor platónico!, dios, creo que necesito dormir.
Después de lavar los trastes que había usado, subí las escaleras y empecé a caminar a un paso perezoso –demasiado perezoso para mi gusto- hasta llegar a mi habitación, me tiré en mi cama y acomodé nuevamente los edredones para intentar dormirme, pero me fue imposible. Creo que definitivamente hoy no es mi día, pero pensándolo bien, nunca es mi día. Por alguna extraña razón, me siento feliz de no ser como uno de esos personajes ficticios, digo, ¿no se sentiría horrible que tus pensamientos fueran controlados por alguien?, extrañamente, ese pensamiento me hace sonreír un poco, pues me doy cuenta de que yo controlo mi vida, sin que nadie más me diga qué hacer y qué no hacer.
Después de estar una hora entera dando vueltas por toda la cama, me di cuenta de que no me voy a dormir en un largo rato, así que retiro el edredón de mi cuerpo, salto de la cama y me pongo las pantuflas con un peluche en forma de perritos que hacían juego con mi pijama. Exacto, me gusta combinar prácticamente todo, hasta el mantel que tengo en la cocina combina con las cortinas de mi habitación. Es una obsesión, lo admito.
Entré al baño y me miré en el espejo, mi cara estaba de un color casi traslucido, debido a que no había podido dormir. Lo único que hice fue ponerme mi mascarilla de almendra en el rostro y lavarme los dientes, eso mejoró un poco mi aspecto físico, pero no emocional. Es un tipo de ansiedad, una ansiedad que nunca había tenido y que por una vez en mi vida, me hacía ver que en realidad mi vida no era como yo lo pensaba, era todo lo contrario.
Me puse un chaleco de lana encima de mi blusa que era parte del pijama y bajé saltando las escaleras. Al llegar al patio trasero, me tiré en el verde césped el cual era iluminado por las fluorescentes luces azules que colgaban por los árboles. Este era mi lugar favorito, era donde escribía en mi diario siempre, y ahora que hablo de él, no entiendo como no lo traje, pero estoy bastante cansada como para levantarme e ir a buscarlo, lo reconozco, soy una fodonga de primera, pero soy una adolescente, así que creo que eso rinde para contestar a mi flojera y las ganas de invernar siempre.   
Este lugar era mi confidente, nadie me veía y mucho menos escuchaba, lo cual, para mí, era genial.

Y no sé cómo, pero creo que el cansancio me ganó y comencé a ladear la cabeza, hasta caer en brazos de Morfeo.
Ficha audicionando.


Look at that. WOW. Escribes tan... WOW I LIKE IT. 
OMGh. Ese gif   OMGh OMGh.
Ahora sola queda esperar resultados.  baba 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Invitado el Lun 06 Ene 2014, 7:19 pm

Ay*-*
Gracias por aceptar mi ficha:3
¿De verdad te gusta?*-*



Bunny xoxo
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Karou. el Lun 06 Ene 2014, 7:22 pm

Oliver Vance & Liane Parker




Rol:  La inteligente. (Tierra y fuego).
Nombre de tú personaje: Liane Jade Parker Johson
Edad: 19 años
Representante: Shailene Woodley
Capítulo u os:
Prologo: Guns n' Roses:


El frio era terrible, los copos de nieve le cortaban cada pequeña herida que tenía alrededor de sus brazos desnudos, la chica seguía jadeado de dolor y el llanto no la ayudaba. Cada ser que tenía en su pequeña vida había muerto, cada persona a la que le había entregado su cariño la habían dejado descaradamente, se sentía sucia y mal utiliza porque eso era lo que el hombre le había hecho,  utilizarla. Una y un Millón de formas de acabar con su vida pasaban por su mente, esa forma tan miserable y poco humana como la habían tratado no tenia precio, veía la muerte con cada paso que daba.
No podía más consigo misma, su alma tenía un peso enorme, no quería más dolor. Se dejo caer en la blanca acera gracias a la nieve, la gente pasaba a su lado como si fuera un perro más, hasta ella se consideraba algo así, tan mal utilizada. Soñaba con poder cerrar los ojo y que todo sea bueno y color de rosa como debería ser.  
El diablo vestido de traje, con un bastón que lo sostenía y de ojos verdes se paro frente a la fría chica, la miro y ladeo la cabeza, le chica levanto la mirada dejando ver las oscuras ojeras que habitaban debajo de su ojos, el hombre la levanto con delicadeza y sonrió con malicia. Los rotos labios de la chica solo pudieron formular una sola palabra después de todo lo dicho por el hombre promesas. “Iré”.
.***.
Fumaba un cigarrillo que algún hombre mayor y probablemente con esposa le había ofrecido, es para mantener la garganta caliente se repite a sí misma, sus largas y delgadas piernas temblaban de frio, los hombres la miraban con lujuria y mujeres que pasaban la miraban mal, no era su culpa haber tenido  aquel tipo de padre y tampoco haber sido vendida a unos tipos que la sacaban al mundo real sin alguna protección más que un pequeño paquete plateado, para que no saliera un chistecito.
El negocio iba mal o eso era lo que había escuchado, un hombre mayor había estado secuestrando a sus compañeras de “esquina”. La adrenalina, el alcohol y veneno de cigarrillo se combinaba con su sangre, dentro de ella ya solo entraban cosas innecesarias ¿y que le daban por entrar en ella? eran un par de billetes que al final no eran para ella son para los tipos a los cuales está obligada a trabajar. Un hombre se paro junto a ella y esta le ofreció sus servicios, el con gusto acepto y la llevo en su viejo auto hasta un hotel de mala muerte, entro en ella y al finalizar le dejo un par de billetes para luego volver a su esquina.
Un auto lujoso y de un color oscuro no se había movido de la esquina frente a la que ella se paraba  en toda la noche, se estaba empezando a asustar no quería terminar peor, pero ¿eso se podía? Tal vez, tomo valor y sensualmente camino con otro cigarrillo en la mano hacia el auto. Golpeo levemente la ventilla del auto esta se abrió y un hombre de cabello canoso y de imponentes ojos verdes salió de ahí, le ofreció unos billetes por no entrar en ella, pero dijo algo mas algo que hizo que hizo que le brillaran los ojos a la chica, subió al auto del demonio vendiendo algo  que no tenía. Su alma    
.***.
Deambulaba por los pasillos del hospital, con ojeras y cara de sufrimiento. Pero la pobre no podía poner otra cara, la depresión y su pasado la habían aplastado, estaba en guerra contra ella misma y había estado ganado su yo interior. Una de las enfermeras la encontró y trato de llevarla de nuevo a su habitación pero solo recibió un golpe y uno cuantos insultos de parte de la chica. Siguió su camino para salir del lugar donde la trataban como una loca depresiva. Sintió el aire golpear su blanca cara y como la seguridad del grupo de ayuda la buscaban con preocupación de tener a una paciente fuera de la cama o en terapia. Sus antecedentes no eran los mejores, así que después de su reacción agresiva y  su intento de escape ya llevaría de nuevo a su cárcel mental.
Estaba fuera otra vez en el mundo donde había crecido sola, donde había sido maltratada y utiliza pero no estaba nada bien más bien todo está mucho peor por lo menos en el hospital comía y tenía una cama en la cual dormir aunque no fuera cómoda mientras acá afuera moría de hambre, en el frio tenue de la acera y la soledad era su mejor amiga y era lo único con lo que contaba. Saco una pequeña bolsa de platico que contenía dentro de ella un delicioso polvo blanco así como lo único que la mantenía viva, en su mano extendida hizo una hilera no tan larga con un poco del polvo, acerco su nariz y lo inhalo todo lo que tenía en su mano, sintió como su cuerpo se calentaba poco a poco y sus pupilas de dilataban.    
El hombre de ojos hermosos caminada por la calles buscando a una pobre alma a la cual “salvar” vio a la chica sentada y como inhalaba alguna de las sustancias que él mismo había traficado, sonrió y miro a la chica como el hambre y la sed de venganza la corrompían y como su pasado y la chica mala que tiene dentro pide a gritos salir de nuevo. Una vez que la tuvo frente a él, saco de  su bolsillo con caja de galletas que no había querido terminar y se las lanzo a la chica. Parecía que tenía un cartel en la cara que decía al muy fácil de descifrar. Presa Fácil.  
.***.
Convencidas de que él las llevaría al cielo,  fueron llevadas a lo más oscuro del infierno pensando que estaban entre las rosas cuando su único regalo de navidad fue un arma, pero se sentían queridas, no eran utilizadas –o eso pensaban ellas– hacían lo que ellas querías, a cambio de poder divertirse y cobrar las cuentas del jefe al mismo tiempo. Creyeron que todo era color de rosa hasta que la mataron por desobedecer.

Las Ilucionistas.:

Capítulo 4.

-
El dia acaba, el sol caía y  para muchos ya era hora de dormir o tal vez de salir del trabajo, llegar a casa con la familia. Pero las cosas cambiaban con Madison, su vida empieza en la noche cuando el sol se oculta y los niños ya están en sus casas, era fácil saber por que, no tiene trabajo y mucho menos una familia segura, es  triste pero es su realidad.  
La chica salió tranquilamente de su pequeño departamento que paga con lo poco que llegaba  robar en el camino a casa y también lo que ganaba con su show en le centro de la ciudad. Lo que había robado hace ya unos mese en Londres se había agotada demasiado rápido, y estaba escanciando la comida y bebida en su departamento.
Con gafas de sol y capucha salió, los policías podrían reconocer  a la chica que le robo al casino mas grande  de Londres, Se siente demasiado argullosa de ello, fue la persona que burlo cámaras y le robo hasta al ultimo cliente y hasta a los trabajadores de aquel ya en quiebra casino, lo mejor es que no la pudieron atrapar, se había burla de la policía británica y de en especial aquel moreno de cabellos negros que la había perseguido por todo el aeropuerto, caminaba con la cabeza agachada por la gran ciudad de Nueva York y entro a lo que se le llamaría bodega, pero no lo era, hay con ayuda de otra tres personas hacia un par de shows donde aparte de robar a los presentes y  a sus ayudantes, hacia un show de magia mostraba sus  habilidades de ilusionista al mundo bueno solo a una pequeña cifra de Nueva York.
Hoy la castaña tenía pensado hacer un truco de escapatoria, su mejor truco hasta ahora, sus extrañas formas de ilusionar al publico, aunque también es muy hábil con las manos, eso ya lo sabíamos.
Sin darse cuanta cambiarían esta noche varias cosas tanto en ella y en su “trabajo”  El lugar estaba medio lleno de gente que esperaban por ver como hacia su trabajo  y les robaba a todos y cada uno de ellos, Hoy comeré bien  o tal vez  tomaría unos buenos tragos en un buen bar pensaba y sonreía extrañamente.
Llego a lo que seria en una forma extraña su camerino tiro su capucha lejos de su vista, se miro al espejo trataba de metalizarse para no hacer una estupidez afuera en el escenario, Se cambio de uno jeans oscuros a un pequeño traje  que maravillaba alguno, odiaba aquella ropa pero aquello atraía mas gente y mas del sexo masculino algo que la hacia reír.
-Con ustedes la maravillosa, la asombrosa, la única ¡Madison!-dijo el presentador un hombre algo rechoncho y con un bigote  color grisáceo, algo calvo era buen agente pero tenia que mantener a tres personas en casa, la chica subió hasta el gran tanque lleno de agua cristalina, Beso la mejilla del gordinflón y por ahí le saco la billetera y a la velocidad de la luz saco un par de dólares y regreso la billetera a su lugar, Se sentía mal al sacarle dinero a alguien como el que tenia que mantener a mas de una persona, le entrego el dinero a una ayudante con quien mas hablaba de todo el equipo, quien se podría decir que confía, pero la verdad es que no confía en nadie.
-Damas y Caballeros hoy aremos lo inimaginable por que recuerden que nada es imposible-dijo una vez que el gordinflón bajo del tanque de agua – pero recuerden que todo es un simple ilusión y mientras mas cerca ven menos verán- le gustaba hacer algunos acertijos y confundir a su publico. Johan se acerco al borde empezaría a explicar el truco estrella de ese dia.
-Hoy nuestra hermosa chica entrara a este enorme tanque de agua normal, esposada de manos y pies, asado un minuto otro tanque de agua pero es vez lleno de pirañas, animales carnívoros que cuando ven comida pelean contra quien sea por hacer quitar el hambre- hablo Johan tratando de asustar al publico con aura de misterio- Madi buena suerte-me dijo la castaña rio sarcásticamente
-No la necesito-dijo orgullosa de si misma el chico solo rodo los ojos  y termino de poner sus esposas tanto de los pies como de las manos.-Empecemos la cuenta regresiva- grite levantando las manos con las esposas, algunos gritaron de emoción pero noto a dos personas del publico los dos estaban en la parte de atrás no hacían ninguno movimiento, extraño la sonrisa se esfumo, pero  regreso esta vez era falsa estaba preocupada por aquellas dos personas, las mas alocadas hipótesis crecieron en su mente mientras escuchaba al publico,
-1-grito el publico los ayudantes jalaron los pantalones logados dejando ver la parte inferíos de su pequeño traje, también sacaron el saco negro que traía dejando ver el traje completo, era tan diminuto que algunas cosas no si se dejaban a la imaginación de los presentes, gritos, silbidos y uno que otro algo se escucho del publico haciendo sonrojar levemente a Madison, sonreía ampliamente lo malo es que la hermosa sonrisa es falsa.
-2 –gritaron la chica se acerco a la entrada del tanque y cerro lo ojos.
-3- se lanzo al enorme tanque, su corazón palpitaba rápidamente, abrió los ojos para ver mejor lo que hacia, miro atraves del vidrio el publico estaba emocionado  y muy concentrado en los movimientos de la chica, las mismas dos personas extrañas y muy sospechosas a los ojos de Madison veían detenidamente todos sus movimientos, trato de ya no tomarlas importancia pero sus miradas seguían en ella así que era lago difícil.
Trataba de hacer sus movimientos rápidos, el publico solo se concentraba en ella y su movimientos tan meticulosos, una mano suelta falta la otra, listo, ya tenía las manos libres y le quedaban 30 segundos.  El truco empezaba las cosas se ponían interesantes, 10 segundos y no podía quitarse las esposas de los pies las cuales eran las mas pesadas, estaba a punto de sonar la alarma del que había pasado un minuto, y grito desesperada y apanicada que la sacaran de ahí, golpeo el vidrio desesperadamente, un chico se hacer a ella y decía lo mismo: - sáquenla va a morir si no la sacan- grito el pobrecillo chico  todos rodearon el tanque tratando de sacar a la chica, pero la alarma sono y los animales acuáticos salieron de otro tanque de agua. El agua se había vuelto de un color rojo. Todos gritaron eufóricamente asustados y algunos otros estaban apunto de llorar, Aquellos dos chicos miraban extrañados y exaltados, esperaban los dos, el minuto en el que la chica saliera de la nada y era los únicos que sabían lo que pasaría.
-¡Es todo un farsa!-grito una castaña entre el público- Regresen mi dinero es un farsa!-
Algunos voltearon para ver a la dueña de esa voz, enojados y hasta ofendidos la miraron y otros con inocencia. Miraron exaltados y emocionados, algunos pequeños gritos de miedo y emoción.
Madison mojada y titiritando por el frio estaba ahí en el publico, era la dueña de aquella voz, la abrazaron, le felicitaron, uno que otro coqueto le regalo su número, reía y agradecía, mientras como siempre sacaba sus billeteras o celulares. Salió de entre el público y subió a una tarima donde empezaría unos trucos.
-Muy bueno, a cuantos le sacaste el dinero- le susurro al oído Johan, él era el único que sabia la realidad  de Mady, por eso se llevaban bien,  claro el también tenía sus secretos. Ella no le contesto solo lo miro dúrate unas milésimas de segundo y regreso su mirada al público.
- A la magia no se le busca truco-    

{..::..::..}


Tomo el resto de su bebida mientras contaba el dinero que había conseguido esa noche, ya era casi de madrugada 300 dólares ero único que tenia, gruño y pido otro trago al barman, con eso apenas subsistiría una semana.  Sentía que alguien al miraba detenidamente como buscando sus movimientos descubrir sus movimientos.  Trato de olvidar  concentrarse en que haría con el poco dinero que tenia.
Po otro lado el moreno seguía a Madison desde su departamento con la esperanza que fuera ella la chica que tanto busaca el FBI, acaba de encontrarla gracias a sus multas de transito de Johan. Tenia al corazonada de que ella fuera la chica que escapo de Londres ya hace unos meses, la misma que se escondía cuando fue el arresto de Elliot un traficante de armas y la misma pequeña que vio cuando su padre encontró el cuerpo del padre de Elliot.
La atracción hacia la castaña ya había aparecido junto a los recuerdos,  El también sentía una mirada en el y hasta que lo seguían, pero cada vez que trataba de voltear un punzada en la cabeza lo obligaba a regresar  la mirada. Extraño demasiado para el, Teniendo un padre policía y una madre muerta tuvo que crecer demasiado rápido, jamás creyó en cosas tontas ni infantiles como la magia. Tal vez la castaña le enseñe un poco  

{..::..::..}


Madison ya llevaba demasiadas copas encima. Y las luces de la mañana no la ayudan mucho con su resaca. Tomo sus cosas, pero al mover su vaso un tarjeta debajo del vaso de cristal le llamo la atención,  la miro a contra luz  "Presentante a las 6 en el edificio Pacific Coast, #6"  decía la carta de forma budu era extraña miro por última vez antes de guardarla en su campera. Salio del bar y camino hasta su pequeño departamento. Miro uno de los relojes que tenia en la bolsa, 1:30 pm.  

{..::..::..}


La chica iba llegando al departamento mas feo que hubiera podido ver peor que el suyo. Miro que dos chicas que veían atrás de ella. También las habrán llamado- pensó mientras subía las escaleras
- ¿Ustedes viven aquí?
- No - escuche que respondió otra.
- Nos llegaron unas extrañas tarjetas con esta dirección. –
- ¿A ustedes también? – pregunto Madison con extrañesa
- Si - dijo una de las rubias, ya podía verlas a todas.
- ¿Para qué nos querrán? - pregunto con curiosidad alguna de las chicas precentes.
- No lo sé, lo único que les puedo decir es que la puerta está cerrada –
-¡Es demasiado fácil! - dijo una de las chicas mientras se sacaba un pasador de su cabello.
- Quiero ver –alguien la desafio .
La chica se abrió paso entre las que estaban junto a la puerta. Introdujo el pasador en la ranura de la cerradura y en unos segundos la puerta ya estaba abierta.
- Por cierto, soy Carrie - dijo levantándose la chica que había abierto la puerta.
- Yo soy Halley – dijo una entrando al departamento.
- Yo soy Michelle -
- Yo Madison- resopondio algo seca
- Llámenme Lia - dijo la otra rubia con un poco de entusiasmo
- Soy Effy - dijo esta de última haciendo un gesto con la mano.
- Ok, ok ya todas nos conocemos ¡Yupi! Ahora ¿Alguien sabe que hacemos aquí? - dijo una de las rubias que.
- Tranquila rubiecita - dijo Lia.
- Tu también eres rubia, rubiecita - dijo la chica imitando la voz de Lia a la perfección. Aquellas chicas ya le parecían demasiado infantiles pero las ignoro
- No peleen, así no llegaremos a nada - agrego Carrie.
- ¡AHHHH! – se escucho un gritaron al otro lado del departamento. Todas corrieron al lugar del cual provenía el grito.
- ¿Que sucede? – pregunto la castaña a la chica gritona
- Estaba paseando, cuando descubrí esto –respondió mientras señalando el fuego.
-¡Dios mío! Traigan agua - grito una sobresaltada.
Una de las rubias tomo una jarra llena agua que reposaba en el suelo y la vertió sobre el fuego, haciendo que se convirtiera en cristales, los cuales eran absorbidos por un aire proveniente del suelo, y que comenzaba a esparcirse. Me quede pasmada de la impresión.
- ¿Ustedes hicieron esto? - pregunto a la defensiva Carrie.
- ¡Uy! Ya quisiera - se burlo con sarcasmo.
Vi como una de las rubias, Michelle, sacaba su tarjeta. Todas lo hicieron lo mismo y el aire de inmediato se trago las tarjetas.
- ¿QUE DEMONIOS FUE ESO? - pregunto totalmente aterrada una de ellas
Minutos después todo volvió a la normalidad,  y las 6 chicas ya estaban un poco mas calmadas. Pero en una de las paredes del aquel apartamento aparecieron las palabras que hicieron que sus vidas cambiaran

"Ustedes son las elegidas"

El Timberlake:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ojala te guse mi ficha.
avatar


Ver perfil de usuario http://weheartit.com/myself_always

Volver arriba Ir abajo

Re: The Fenix {audiciones cerradas

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.