O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.

Unirse al foro, es rápido y fácil

O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
O W N
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» strawberries & cigarettes.
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 12:49 pm por betty.

» Our twenties
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 12:43 pm por Andy Belmar.

» le stelle sono la mia strada
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 12:39 pm por Andy Belmar.

» flower in bloom;
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 12:10 pm por flower.

» Live In Orange
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 9:29 am por ~Susie ∞Wallflower∞

» sunflower, vol. 6
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 4:17 am por betty.

» these are my real colors
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyHoy a las 1:10 am por pixie.

» B's space.
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyAyer a las 10:17 pm por lovesick

» Devil's advocate
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 EmptyAyer a las 10:14 pm por lovesick

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Miér 24 Jul 2013, 3:27 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Tumblr_mqawopGPoO1s48u48o1_500
Día diez: Alan


Son las diez de la mañana y Michelle, junto a Zayn, desayunan sentados en la cocina. Ella sentada sobre la mesada, con las piernas colgándoles, y la taza caliente de café con leche, en mano. Él en la silla, a un costado de la mesa redonda, donde las tostadas sin infaltables. Media hora después, suena el timbre y es Zayn quien abre. Cuando regresa, no lo hace solo, sino con un pequeño de diez años quien corrió hacia la mesa y se terminó de comer la tostada que el dueño de la casa tenía a un costado de su taza. 

-¿Y éste quién es? –Michelle no entiende que hace esa pulga revisando la heladera. 

-Alan, mi hermano –Zayn cuelga las llaves en el gancho de plata del llavero- saluda, Alan. 

-Hola –así de desfachatado- ¿Eres la novia? –tiene una manzana en mano y habla mientras se alimenta. 

-No, soy un… -en realidad, ninguno de los dos saben que son- ¿Importa el qué somos? –el chiquito niega- ¿Y tú quién eres? 

-Alan, el hermano de mi hermano –y Michelle se ríe. Es un loquito en miniatura. 

Alan tiene diez años –es extraña la diferencia de edad que hay entre hermano y hermano- y todavía, como corresponde, vive con sus padres. Va a un colegio del estado pero, hace dos días, que no está asistiendo ya que está engripado. Alan, ese día, deberá estar a cargo de su hermano mayor ya que, sus padres, no estarían en todo el día, no podrían tenerlo en la casa. 

-¿Cómo te llamas? –apoya su mentón sobre la pierna de Michelle. 

-Ellie –ella lo despeina un poco.

-¿Ellie? ¿Ese nombre existe? –y se vuelve a reír. 

-Me llamo Michelle, pero me dicen Ellie.

-¡Ah! ¿Y por qué? 

-No sé –eleva un hombro- ¿tú no tienes apodo? 

-No. Tengo un nombre corto, me dicen así –Alan. 

-Yo te voy a decir Alu ¿Qué te parece? –y el nene sonríe feliz de la vida. 

-Si no les molesta, me tengo que ir –Zayn aparece en la cocina, colocándose su saco negro. 

-¿Cómo que te vas? ¿No tienes que quedarte cuidando a tu hermano? –Michelle todavía no se bajó de la mesada, pero sí ya dejó la taza a un costado. 

-Me llegó un mensaje de Harry que tengo que ir a la empresa. Vengo en un rato. ¿No te jode si te quedas tú cuidándolo? –guardó su celular en uno de los bolsillos y agarró su maletín. Alan clavó su mirada en tus ojos, esperando la respuesta. 

-Y otra no me queda ¿no? –y el pequeño sonrió- ejemplo de hermanos mayores, sí los hay –nunca podrá faltar aquel comentario para molestar a su jefe. 

-Vuelvo más tarde –y desapareció al cerrar la puerta. 

-¿Por qué estás viviendo con mi hermano? –está clarísimo que un pequeño desea saber vida y obra del mundo que lo rodeo. Alan se trepa sobre la mesa para luego sentarse en la isla y que sus piernas cuelguen, como las de Michelle. 

-Por una apuesta la cual no voy a contarte –y él se ríe porque te atajaste de antemano. No daba contarle las locuras que comete a un chiquito.

-¿Y hace cuánto que estás viviendo aquí?

-Hace diez días –todavía recuerda aquella tarde en que llegó con sus cajas de cartón. 

-Poquito –y Michelle asiente mientras no deja de observar el parecido que hay entre aquellos hermanos. Alan lleva el pelo un poco más castaño que su hermano, pero el mismo color de ojos y facciones que su hermano mayor- ¿Qué hay de divertido para hacer aquí? 

-¿Nada? –y se ríen los dos- pero yo tengo una idea.

-¿Cuál? –Alan ya se entusiasma. 

-Me cambio –y claro que Alan ahí se da cuenta que Michelle sigue con su pijama de verano- preparo un bolso y nos vamos a la plaza ¿vale? 

-¡Uy, sí! –pega un salto y casi se estampa la boca contra el suelo. Pero no le importa nada y sale corriendo al living para subirse al sillón blanco y saltar, con las zapatillas, sobre él. 

Michelle y Alan salen de la casa y caminan de la mano por las veredas del barrio, bajo el sol cálido de esa primavera que está acabando. Alan, en ningún momento, deja de elaborar preguntas que no tienen nada que ver con la estadía de ella en casa de su hermano. Michelle, obviamente, que se ofrece a responderle una por una. Siempre admitió el tener una buena relación con los niños. Sabe como comprarlos y metérselos en el bolsillo. Sabe como caerles bien. Para un niño no hay nada mejor que un adulto a su lado, sosteniéndole la mano. 

Michelle y Alan, cuando llegan a la plaza, corren hacia la misma y se entrometen en todos los juegos. Porque Michelle, cuando está con un niño, se pone a la altura de las circunstancias. Se suben al tobogán y comparten el sube y baja. Alan exige que Michelle lo hamaque bien alto, hasta que éste quiere hacerse el capo y salta en el aire, cayendo sobre la arena y dando miles de vueltas, riéndose a carcajadas. Y obvio que Michelle se pega el susto de su vida, pero no lo reta, se ríe con él. 

Michelle y Alan se compran una bolsa repleta de golosinas y se sientan en un banco para comerlas tranquilos y continuar con la charla. Alan habla muy parecido a su hermano y eso es lo que tanta dulzura le daba a Michelle. Los dos quedan mirando el horizonte mismo cuando las palabras se soltaron todas y ya no se sabe que más hablar. Pero Alan es un pequeño que no puede estar mucho tiempo sentado, que quiere divertirse. Por eso va a hacer equilibrio sobre los costados de una fuente enorme que está a un costado de esa misma plaza. Y Michelle está tan concentrada observando a las dos nenas que caminan por la arena, agarradas de la mano, y hablando como si fueran adultas recién recibidas en la facultad, haciéndola recordar a ella y Rose, que no escucha el grito de Alan. Se da cuenta del accidente que tuvo cuando éste regresa a su lado y está empapado de pie a cabeza. Me caí en la fuente agrega, y se ríen.

-Lo único que pido es que tu hermano no haya llegado –los dos ingresan a la casa. Alan entra corriendo olvidándose, por completo, que debía sacarse las zapatillas en la entrada. Pero ya es tarde, dejó sus huellas por el suelo del living- ¡Alan! 

-Perdón –y si dibujaba un puchero, Michelle era capaz de raptarlo y llevárselo bien lejos. 

-No, no pasa nada –le pasa una mano por su cabeza- ahora agarro un trapo y limpio, pero trata de no pasear muc… -pero Alan ya había ido camino a la cocina a prepararse la leche. Michelle va en busca de un trapo y se arrodilla, cual Cenicienta, para limpiar el living, la cocina y la entrada. El problema es que, cuando está limpiando en la entrada de la casa, también lo pasó por encima de un par de pies, con zapatos negros. De a poco, va levantando la mirada y se encuentra con el cuerpo y la cara de Zayn- hola –y la sonrisa inmensa- emh… ¿te conté, alguna vez, que me encanta limpiar? 

-¿Por qué siempre que llego a ésta casa hay una sorpresa? ¿Por qué? –Alan aparece en escena con su taza repleta de leche chocolatada. 

-Ellie, se me volcó el tarro con chocolate –ni registra a su hermano. 

-Bueno, ahora limpio –y lo posiciona delante de su metro sesenta.

-¿Por qué estas mojado? –frunce el ceño, luego de dejar su maletín sobre el sillón. 

-Me caí en una fuente.

-Fuimos a la plaza –Michelle debe dar sus explicaciones ante la mirada de Zayn, sobre ella- no te preocupes que yo ahora limpio todo y listo. 

-No, no, no. Vayan a hacer otra cosa, yo me encargo de limpiar –pero ninguno de los dos se inmuta y van camino a la habitación. 

Zayn debe sacarse el saco, colgarlo en el perchero de la entrada, remangarse la camisa celeste, y agarrar el trapo –que anteriormente tenía Michelle- para poner manos a la obra. Primero pasa el trapo húmedo con el secador, dejándolo impecable. Después junta todo el chocolate en polvo que su hermano dejó desparramado sobre la mesada para tirarlo a la basura. Y, último, descubre que los almohadones del sillón están mojados, con manchas de agua, por lo que les quita la funda para llevarlos al lavarropas. Luego cree que no hay nada más y suspira, por fin. Y cuando va camino a su cuarto, Alan y Michelle están recostados sobre la misma. Los espía y nota que los ojos del primero, se mantienen cerrados, mientras la segunda le acaricia la cabeza y le canta alguna canción infantil, de esas que a Alan les gusta. Queda un ratito más observándolos y sonríe apenas. Seguro que se tilda escuchando la voz angelical de Michelle mientras tararea había una vez una vaca en la Quebrada de Humahuaca. Como era muy vieja, muy vieja estaba sorda de una oreja. Y a pesar de que ya era abuela un día quiso ir a la escuela. Solo entorna la puerta despacio, sin hacer el menor ruido posible. 

Son dos horas más tarde cuando vuelve a retumbar el timbre dentro de la casa. Zayn ya sabe que se trata de su madre en busca de su último hijo. Por eso vuelve al cuarto y despierta a Michelle, dándole aviso de que vinieron a buscar a Alan. 

-Agárralo, eh –porque Michelle lo tiene cual bebé sobre su cuerpo y se lo va a pasar a Zayn. 

-Sí, vale –él lo recibe con los brazos abiertos, también colgándolo sobre su pecho. Michelle deja un beso sobre la espalda de Alan y luego mira de reojo a Zayn. Los dos esconden una sonrisa y él va directo a la puerta de salida a devolver al terremoto de su hermano. Michelle solo piensa dos segundos y regresa a la habitación para continuar con el sueño. 

 Día diez.
Espero que les guste, no es un capítulo lleno de cosas, pero les presenta a Alan.
Comenten mucho.
¿Me hacen el favor de leer -y comentar- mi nueva novela?
Es de Harry: She will be loved.
Muchas gracias a las que comentan (y a las que leen pero no comentan también, aunque no tanto).
¡Hasta luego hermosas! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por ~Alejandra~ el Miér 24 Jul 2013, 4:46 pm

Hola aquí yo!
Zayn ya la piensa todo el tiempo
Alan lo ame! (:
Estoy d vacasiones no me podré pase mucho pero en cuanto pueda lo haré
Besos
~Alejandra~
~Alejandra~


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por JimeDirectioner. el Miér 24 Jul 2013, 5:09 pm

 Holanda(?
hey,¡amé tu novela! los cap's son muy,nose ASDASDSSADASDASD(? ah :B
seguilaaaaaaa C: beso <3
JimeDirectioner.
JimeDirectioner.


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Miér 24 Jul 2013, 10:29 pm

¡LA AMÓ! Cosi, se conectaron por medio de Alan, síguela<3.
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Jue 25 Jul 2013, 9:27 am

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Tumblr_mdas8rL1To1rt7ceuo2_500
Día once: Compañera
Rose sale temprano del trabajo dejando a cargo, nuevamente, a Mary. Lleva su chaqueta blanca, con ribetes fucsias, su maleta colgándole de la mano derecha y esos tacos negros que van resonando sobre la vereda. Camina, bajo el sol, mientras escucha música y canta al son y ton. Y cuando llega a la empresa de Turismo, solo pregunta por su amiga. Martha le sonríe –aunque no la conozca- y le indica que en el cuarto piso, la está esperando. Sube el ascensor y, mientras camina por los pasillos para llegar al box de ella, varios de los hombres que allí trabajan se corrieron hacia atrás, con su silla con rueditas, para observarle el ir a aquella rubia. 

-Ay, gracias por venir –Michelle le agradece de mil maneras. Ya tiene su mano extendida sobre el escritorio negro y Rose quita los elementos necesarios para hacerle las manos. 

-No, no agradezcas, tonta. ¿Muy aburrido, el asunto? –primero se las limará. 

-Y sí… -apoya la cabeza en el otro brazo- llega un momento en que no sé que hacer.

-Todavía no entendí tu función aquí adentro. 

-Yo tampoco –y se ríen- recibo cheques, informes y esas cosas para imprimirlas y pasárselas a Zayn –Rose la mira de reojo. 

-Ayer era el jefe, ahora es Zayn –y continúa con su trabajito. 

-Bueno, convivo con él, nena. Me acostumbré a llamarlo así… Aparte, cállate la boca porque le debes una que vale por mil.

-¿Yo? ¿Qué le debo? –enarca una ceja. 

-¡Te sacó de la cárcel, Rose! –y la rubia se despanzurra de la risa mientras quita los esmaltes de su bolsito rosa- por lo menos, regalale un asado. 

-Ya les dí las gracias. En todo caso, tú también tendrías que agradecerle y no me pidas con qué porque me voy por las ramas –y, con la mano libre, le golpea la cabeza y ríe despacito. 

-¿Recuperaste el diario? 

-¡Sí! –lo dice feliz de la vida- ayer fui a la casa de Louis y me lo devolvió.

-¿Lo leyó?

-¿Te crees que me va a decir que sí? –obviamos la respuesta- supongo que no porque todo estaba en su lugar.

-Louis es un sol. Que yo sepa, en el tiempo que estuvo contigo, jamás te revisó nada. Eras tú la que le revisaba su celular… 


-¡Bueno! –y Michelle ríe- sí, ya sé que me pasaba en celosa, pero bueno… el chico también me daba motivos para que lo sea.

-Tú solita te dabas los motivos, amiga –Rose la fulmina con la mirada mientras le esmalta el dedo meñique de color azul- ¡es la verdad! Louis jamás hizo algo malo respecto a la relación, pasa que eras muy perseguida. 

-Se juntaba con todas put.as. ¡No me jodas, Ellie! –el frasquito de esmalte casi sale volando por los aires. 

-Eran sus amigas, tonta -reprime una risa mordiéndose el labio inferior- nunca le dio cabida a ninguna.

-¡Le mandaban mensajes subliminales! –Michelle estalló en carcajadas- no te rías, idiota. A mí no me causaba gracia.

-Pero la tonta eres tú. Por esa idiotez, lo terminaste perdiendo –pero no recibió respuesta porque tenía razón- por lo menos aceptas lo que provocaste y aprendiste la lección –y tampoco recibe respuesta- ¿aprendiste la lección? 

-Sí, sí –pero no está muy convencida.

-Okey, no aprendiste nada –Michelle la conoce- ¡Cómo eres, eh! 

-¿Y qué quieres que haga, Ellie? No voy a cambiar de un día para el otro. No le pidas peras al olmo –te agarra la otra mano para, también, arreglarte las uñas. 

-Mujer, es momento de madurar un poco ¿no te parece? 

-¡Habló la madurísima! –y se ríen las dos. 

-¿Tienes para mucho más, Michelle? –todo es alegría hasta que Rebecca toma presencia en la escena. 

-Sí, me las tiene que pintar, todavía.

-Estás trabajando, Michelle. ¿No puedes esperar a salir para hacerte las uñas? –se cruza de brazos. Rebecca es una mujer que le llegó anticipadamente la menopausia (irónicamente, hablando).

-Emh… no –y le sonríe tan a lo ella. 

-¿Quiere que se las haga? –Rose sabe manguear. Razones obvias del porqué Michelle y Rose son mejores amigas. 

-Por favor… -da media vuelta y sale caminando hacia el despacho del jefe. 

-¡Le hago un dos por uno! –le pega un grito que es respondido por un portazo. 

-Me vas a hacer giratoria la puerta, Rebecca –Zayn se asusta cuando su secretaria toma presencia en su escritorio. Éste estaba leyendo algunos papeles. 

-Perdón, señor –esa manera tan correcta de llamarlo.

-¿Qué pasa? –y vuelve su vista hacia las hojas blancas con miles de letras impresas en color negro. Rebecca suspira antes de comenzar su relato.

-Michelle trajo a su manicura particular a hacerle las uñas en hora de trabajo. ¿A usted le parece? 

-Bueno… -pone el gancho al final de la primera hoja. 

-¿Bueno? ¿No la va a echar? ¿No le va a decir nada? –Rebecca tiene muchas ganas de acuchillar a Michelle en tres, dos, uno… 

-No tengo porqué decirle nada. Si ya hizo su trabajo, puede hacer lo que quiera –todavía no la miró a los ojos. ¿Y qué hace Rebecca? No, no va a buscar el cuchillo a la cocina, no. Chasquea la lengua y sale de allí sin emitir palabra alguna. Vuelve a pasar por el box de Michelle quien está agitando las manos para que se le seque el esmalte, pero Rose continúa a su lado. 

-Dijo el jefe que tu amiga se retire ya –es mala. Muy mala. 

-¿Zayn dijo eso? –y a Rebecca la asesina interiormente (y también por el exterior) que Michelle lo llame por su nombre. 

-Sí.

-No te creo –y Michelle es lista. 

-Yo tampoco –Rose, también. Pero ésta vez, Rebecca quiere que la tierra la trague. Y por eso vuelve a dar media vuelta y desaparece de allí- que mujer pesada, por Dios –la mira irse- y que feo culo que tiene –su amiga se ríe. 

-Le tiene muchísimas ganas a Zayn. Es insoportable con él –agarra el mouse para clickear e ir a facebook. 

-¿En serio? 

-Sí. Lo peor es que Zayn no la soporta –se ríe para sus adentros- no tiene oportunidad… -lo susurra mientras escribe su nombre de usuario y su contraseña.

-¿Tú sí la tienes? –Rose sonríe de costado y espera, ansiadamente, la respuesta. Michelle solo la mira de reojo pero no le contesta- okey, me callo. 

-¡Ey! ¡Escuchen! –Mark se para arriba del escritorio. Sí, arriba del escritorio- hoy es mi cumpleaños, y… -pero no lo dejan terminar de hablar que ya se arma un barullo enloquecedor en la mitad de la oficina y la mayoría le cantan el feliz cumpleaños mientras, los restantes, ríen- bueno, paren, paren… como les decía, es mi cumpleaños y lo festejo hoy a la noche en casa. ¡Están todos invitados! –Mark es un chico de veinticuatro años que todavía lleva el parche en su ojo derecho- rubia, no te conozco pero, si quieres venir, mis puertas están abiertas –se le lanzó a Rose quien lo observaba sentada al lado de Michelle. Ninguna de las dos se movió de su lugar. 

-Gracias, mi vida, pero tengo cosas mucho más importantes que hacer –y Rose sabe muy bien como hacer quedar mal parado a un hombre. 

A las seis de la tarde, todos van volviendo a sus casas –aclaremos que Rose se fue tipo cuatro y media-. Michelle le prometió a Mark el presenciar la fiesta y arregló con Lucy para juntarse en alguna esquina e ir juntas. Apenas llega a la casa, deja su maletín sobre la misma mesita donde la deja siempre su jefe, y va directo a la heladera, dentro de la cocina, para agarrar una manzana roja. Mastica mientras viaja a la habitación y busca la ropa adecuada para esa noche. Solo es cuestión de una ducha, un poco de maquillaje y salir.

Zayn abre la puerta y, lo único que escucha, es música. Adele está resonando en toda la casa. Y también escucha el agua de la lluvia de la bañera. Inmediatamente, intuye que Michelle está dentro –aparte de porqué la escuchó tararear la letra-. Solo se quita el saco, colgándolo en una percha dentro del armario, y se desanuda la corbata que le está ajustando un poco el cuello. Los zapatos los deja a un costado de la mesa de luz y camina descalzo hacia la cocina para servirse un vaso de jugo. Y regresa con éste en la mano, para ocupar el sillón y pasar un ratito con él mismo –como tanto le gusta. 

Pero el mundo se le detiene completamente –exagerando un poco la situación- cuando Michelle toma presencia con sus shorts negros y una remera roja, larga, que le tapa hasta la mitad de la cola. Unos zapatos rojos, combinando con la parte superior de la vestimenta, con plataforma de corcho. El pelo mojado y despeinado. Dos perlas blancas situadas en sus orejas y un saco en mano, por si hace frío. Solo le sonríe cuando lo encuentra ahí sentado y regresa a la cocina para otra manzana. Michelle no pasa un segundo de su día sin una fruta. 

-¿Dónde vas, así? –el así estuvo de más. 

-Al cumple de Mark –Michelle no es tonta y se dio cuenta, por eso esa sonrisa- nos invitó a todos. ¿No vienes? 

-Soy el jefe, Ellie.

-¿Y? ¿Qué tiene? Si no estuviera conviviendo contigo, yo te hubiese invitado a mi cumpleaños –pero Zayn la queda mirando y, al fin, comprende que Michelle es especial. Es diferente a los demás- venga, ven.

-No me invitó –es que está clarísimo que tampoco tuvo intenciones de hacerlo- ve tú. Yo me quedo aquí, estuve tantos años viviendo solo… -melancolía a full.

-Bueno, chau –y se acerca a él para dejarle un beso en la mejilla. Zayn huele todo ese rico perfume de mujer. Pero cuando Michelle llega a la puerta de la casa, se detiene. Solo piensa cinco segundos, y regresa a su lado- ¿sabes qué? –deja la campera sobre el respaldo del sillón- no voy a ir.

-¿Por qué? 

-Porque no. Ahora le mando un mensaje a Lucy diciéndole que no me espere, que vaya sola –ya está sacando el celular del bolsillo de la campera que dejó a un lado para teclear con habilidad. 

-Pero ve, Ellie, enserio. 

-No, señor. Yo me quedo con usted haciéndole compañía. No quiero que te quedes solo –ese lado bondadoso de Michelle que siempre está presente. Se sonríen mutuamente hasta que ella recibe un mensaje de Lucy puteándola. 

Juntos preparan la cena. No se matan para elaborar el pastel de papa. Es la primera vez que comen sentados en el sofá –a pedido de ella-. Se crean silencios entre conversación y conversación, pero eso no quita que dejen de hablar. 

-¿Y novias… tuviste? 

-Sí –pero tiene la mirada clavada en el plato con puré y carne picada. 

-Menos mal –ahí sí la mira porque no entiende ese comentario- mis amigas tiraban la hipótesis de que podías ser… bueno, ya sabes –y dobla la muñeca para que rían los dos. 

-No, diles que no se preocupes porque no. Tuve novias

-Apa, hablamos en plural –se lleva el tenedor, con comida, a la boca- ¿Y? 

-Nada, sufrí mucho –Zayn juega con la comida. 

-¿Sí? –a Michelle se le aflige todo el rostro- ¿Te lastimaron mucho? –y él asiente- ¿Qué te hicieron, las zorras? –zorras estuvo demás, también. 

-Uno cuando se enamora, está de novio, le entrega el corazón completo a esa otra persona –Michelle asiente, escuchándolo, dándole la razón- el problema es que yo lo entregué y me lo devolvieron roto –ella se muerde el labio y tiene muchas ganas de abrazarlo. Pero no da, es tu jefe, contente- las dos mujeres con las cuales estuve, hicieron lo mismo.

-¿Y por eso no quieres volver a formalizar? –Zayn la mira. Le sacó la ficha- porque piensas que te van a volver a fallar ¿no? 

-Claro. Y yo acepté ésta locura de convivir contigo porque me estaba volviendo muy… no sé, yo no era así, antes –Michelle quiere saber ya como era el Zayn de antes- y conociéndote a ti, tuve en mente que capaz me hacías cambiar. Sí, estoy loco… 

-No, eres un divino –pensamiento en voz alta- digo, que… no está mal, no. Yo sé que soy media trastornada y todo los adjetivos con los que quieras calificarme –Zayn ríe apenas- pero te entiendo porque también sufrí por amor, ya te conté la historia –esa de David y su mujer y su amante y su hijo en camino- pero yo nunca pensé que me ibas a decir que sí, cuando te lo propuse. Y tampoco creí en hacer tan rápido la mudanza… -ríen los dos- yo sé que, detrás de ese jefe firme, duro, seco… hay una muy buena persona con un corazón enorme –y los dos se dedican una sonrisa inmensa.

 Once.
Cada vez se acercan más asdfghjkl.
¡Espero que les guste! ¡Comenten mucho!
¡Hasta el sábado! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Jue 25 Jul 2013, 11:04 am

ajklsjaksla ¡se acercaaaan! ¿hasta el sábado? no puede ser :,-( no podré esperar tanto.
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Vie 26 Jul 2013, 4:24 am

@narrysgirl escribió:ajklsjaksla ¡se acercaaaan! ¿hasta el sábado? no puede ser :,-( no podré esperar tanto.

 El sábado subo y tal vez -no es seguro- les suba un maratón.
Un beso <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Sáb 27 Jul 2013, 11:32 am

MARATÓN 1/2
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Tumblr_mqkiduqxtt1s472s2o1_500
Día doce: Manchas de colores

Es lo de todos los días –o casi todos- que Michelle se levante temprano, se queje de la hora que figura en el reloj, se higienice, desayune, se cambie y vaya al trabajo. Es de casi todos los días, que Martha la salude en la entrada, que suba el ascensor, que se peine en el espejo del mismo lo que despeinó el viento cuando caminaba por la calle, que salude de manera general y que se acomode en su box. También, es de todos los días –o casi todos-, que no haga nada. 

-Ellie… 

-Sí –está leyendo una revista que compró en el camino. Ni siquiera registró a aquel que la está llamando. 

-¿Te puedo hacer una pregunta? –Luke se le posiciona adelante y ella debe correr la mirada sobre las nuevas hipótesis respecto a la separación de Katie Holmes y Tom Cruise.

-Ay, Luke. Sí, dime –se concentra en el rubio y solo en él.

-Emh… tengo entradas para un recital de Rock and roll de la banda en la que toca mi hermano –no, no es tu impresión. Sí, le están sudando las manos. 

-¿Tu hermano tiene una banda? –siempre interrumpiendo. 

-Sí, de rock. Y me dio dos entradas… ¿Quieres venir? –y le sonríe mostrando su dentadura perfecta. 

Es que todos los días que Zayn también se levante temprano y quede un ratito haciendo el vago sobre el colchón. Que pispie a Michelle quien duerme acurrucada a su propio cuerpo, abrazadísima a la almohada, que se levante y vaya directo al baño, que ponga la pava sobre el fuego mientras se cambia con la ropa que acomodó, la noche anterior, en la silla de madera que hay en una punta del cuarto. Que vuelva a la cocina ajustándose la corbata y que se sirva su té de todas las mañanas. Esta vez no elige tostadas con queso crema, sino las galletas de leche que están dentro de la alacena y que compró Michelle. Es lo de todos los días, que llegue a la oficina –luego de los diez minutos en viaje en auto- para saludar a Martha, que suba en el ascensor, que clave la mirada en el suelo hasta que el piso cuatro lo recibe. Que haya algunos trabajando –obviamos el detalle de que Rebecca siempre está. Siempre-, salude así nomás y se adentre a su despacho. 

Pero lo que no es de todos los días, en la vida de Zayn, es el escuchar conversaciones ajenas. El pasar por al lado de Luke y Michelle justo cuando éste la está invitando al recital de rock de la banda del hermano.

-¿Vienes o no? –el chico está impaciente. 

-No –pero no responde Michelle. No, no. Responde Zayn. Claro que Michelle levanta la visión para encontrarse con su jefe allí. Y sonríe, sí, digámoslo. Cualquiera de nosotras haría lo mismo. 

-¿Perdón? –y Luke que no entiende nada. 

-Que Michelle no va a poder ir contigo porque debe hacer cosas conmigo –y a Michelle le tembló el cuerpo entero. Ya se estaba imaginando las mil y un opciones que entraban dentro del término de hacer cosas conmigo.

-¿Qué cosas? –Luke y su lado cotilla. 

-Muchas cosas –Michelle murió- si no te molesta, déjala terminar con su trabajo –y Luke se tuvo que tomar el palo- No digas nada –Zayn impide a que su concubina abra la boca. Y él sale camino hacia el bar. Michelle queda boba. Pero boba, literalmente hablando. 

-¿Rose? –por eso llama a su amiga por celular.

-Sí, Ellie. ¿Qué pasa? Estoy trabajando –Rose, dentro de su centro de estética, lava el cabello de una mujer. Al mismo tiempo, tiene el celular sobre el hombro, sosteniéndolo con el mismo y con ayuda de la cabeza. 

-Si no recuerdas, tú también me pediste ayuda cuando estaba trabajando y tuve que actuar un dolor de estómago para ir a recuperar tu diario y terminamos en prisión. Estamos a mano –habla en voz baja. No quiere que los demás escuchen su conversación bizarra. 

-Bueno, bueno, vale, cuéntame.

-¿Viste Luke?

-No.

-Bueno, para. Luke es un compañero de la oficina y me invitó a ver un show de rock donde toca la banda del hermano…

-¡Ay, que lindo! Le dijiste que sí ¿no?

-¿Puedes esperar? –se pone nerviosa cuando no la dejan terminar de hablar- ¡No sabes, Rose, no sabes!

-¡No, no sé, tonta! ¡Cuenta! –está impaciente. 

-¿Puedes creer que ni llegué a responder que apareció Zayn y le dijo que no podía ir? –la sonrisa de Michelle es inmensa. 

-¿Zayn? ¿Qué hacía Zayn escuchándote? –enarca una ceja mientras tira más shampoo sobre el cabello de la mujer. Y como no está concentrada en el trabajo, le entra un poco en el ojo- uh, perdón –y se lo saca como puede. 

-No, no sé, yo que sé. Pero le dijo a Luke que no podía ir porque tenía muchas cosas que hacer con él.

-¡Pervertido! –la dejó sorda. 

-Siempre pensando en cualquiera.

-¡Claro! Porque cuando tú escuchaste eso no se te vino nada a la cabeza ¿no? –y sí, se conocen como a las palmas de sus manos. 

-Bueno, bueno, eh. Igual, no creo que esté celoso, sino que lo hace para cuidarme –pensamiento idiota, claramente.

-¿En qué momento estudiaste para recibirte de imbé.cil? –pero Michelle se le ríe en el oído- ¡Ellie, por Dios! 

-Basta, tonta –se sigue riendo- pasa que anoche estuvimos hablando y me contó que las novias que tuvo lo lastimaron y que no quiere volver a enamorarse por miedo a sufrir otra vez –lo cuenta detallado. 

-El podrá decir muchas cosas, pero el corazón es el que manda, Ellie. Eso lo sabes -¡y si lo sabrá!

Cuando Michelle sale de la oficina –a eso de las siete y cuarto- va directo al supermercado chino para hacer unas últimas compras. Un paquete de toallitas higiénicas femeninas, galletitas dulces, dos sachet de leche, jugo de pomelo en polvo, escarbadientes y bananitas Dolca. Llega a la casa y Zayn está dentro, sucumbido en la cocina, preparando la cena de aquella noche. Ella solo deja la única bolsa sobre la mesada y, aunque quiere acomodar, él se lo impide. 

-¿Te puedo hacer una pregunta? –Michelle se entromete en la cocina, otra vez, luego de haberse puesto una remera manga corta, rosada, y un short blanco. 

-Sí –está concentrado cortando el tomate en rodajas. 

-¿Porqué le dijiste eso a Luke? –y no responde de inmediato. Por eso, ella se rasca el pie izquierdo con el derecho.

-Porque no es un buen chico. Bah, no me cae bien –si Rose lo escuchara, diría que le picó el bichito de los celos. 

-Ah… -pero ella no dice nada más. Tiene en claro que la respuesta verdadera no iba a escuchar, pero se siente bien al saber eso: que la cuida. 

Cenan en paz los filetes de pollo con ensalada de tomate, lechuga y cebolla. Un poquito de aceite y vinagre para darle gusto. Y capaz que ella aprovecha y espolvorea perejil. No hablan de mucho, solo de banalidades. Por suerte, Phill Collins corrompe los momentos de silencio. Él levanta la mesa y ella lava los platos. Ninguno los seca, sino que los dejan en el secaplatos. 

Cuando Zayn está sentado en el sofá, mirando una película de acción –Michelle descubrió que son las que le apasionan-, ella aparece en escena con un caballete de pintor, de madera, y lo coloca en una punta. Después aparece con la paleta, repleta de colores, y los pinceles. 

-¿Pintas? –él quiere saber. 

-Sí… estudié dibujo técnico pero dejé en el tercer año –cuenta mientras coloca el block de hojas blancas sobre el atril y comienza a hacer manchas de colores, sobre la misma. Algo abstracto.

-Pero eso no es dibujo técnico.

-Ya lo sé –y ríe un poquito- pero, a los dieciocho, hice un curso de pintura. Me encanta el arte –ahora mancha con color amarillo. 

-¿Y por qué dejaste de estudiar? –ella lo mira de reojo. 

-Porque no llegaba con los horarios del trabajo –ahora mancha la hoja con color violeta. 

-Perdón –y Michelle se lo quiere comer crudo- no sabía que estudiabas…

-Ay, Zayn, por Dios. Yo también acepté, así que tengo un poco de culpa –clava la mirada en su belleza artística- alguna día comenzaré, otra vez. ¿Quieres? –le extiende el frasquito de pintura verde oscuro. Él niega- no se toma, eh –y se ríen otro poco- dale, ven, píntate algo –a Zayn no le queda otra que levantarse del sillón y agarrar el pincel que Michelle le presta (porque ni loca se lo regala) para que lo moje dentro del pote de color verde, que ella le sostenga la mano enseñándole a pintar, diciéndole que se deje llevar. 

Eso… que se deje llevar. 
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Sáb 27 Jul 2013, 11:40 am

 MARATÓN 2/2
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Tumblr_mqimfhUvr01scpfldo1_500
Día trece: Grisáceo

Es un sábado gris –así como el título de éste capítulo lo denomina- donde la lluvia toma presencia. Zayn no hace mucho que se levantó, se pegó una ducha y ahora desayuna tranquilo. Bueno… lo que se dice tranquilo. 

-Hola –él está recostado en la cama y a sus costados no se ve nada. Está en la oscuridad plena. Pero una luz la ilumina a ella. Sí, una luz, como si estuviera filmando una escena de una telenovela. Ella le habla sosteniéndose desde el marco de la puerta, con un vestido negro que le llega hasta muy por arriba de las rodillas. Con un pie se acaricia la otra pierna.

-Hola –y él que sonríe embobadísimo con la belleza que tiene enfrente. Y ella que se acerca, muy seductoramente- ¿Qué haces? –porque se sube a la cama y gatea sobre el colchón. 

-La pregunta es tú que me vas a hacer ¿no? –para ese entonces, ella ya está paseando su nariz por todo su rostro. Disfruta el hacerlo gozar- vamos a pasarla bien –se rozan los labios y él, en cualquier momento, explota. 

Hasta que cierra los ojos y, cuando los abre…

Sí, venga, vuelve en sí, ya está. Sácate la imagen de la cabeza. Estabas fantaseando con ella mientras tomabas tu desayuno. 

-Basta, Zayn, basta –se pega un par de cachetadas- ¿Qué te está pasando? Deja de pensar en ella… deja de pensar en ella… deja de pensar en ella –y, entre cada frase, se golpea la frente con la cucharita de untar mermelada. 

-¿Estás bien? –Michelle aparece en escena, con su pijama de sábado, rascándose la cabeza y enarcando una ceja al encontrarse con su jefe de tal manera. Claramente que Zayn se queda tildado- ¿Estás bien, Zayn? 

-Sí… sí, creo… -sacude un poco la cabeza- ¿Qué quieres desayunar?

-No, no estás bien –y ríe un poquito. Se sabe que Zayn jamás le preparó el desayuno (ni la merienda) a Michelle, desde que conviven. Pero dicen que siempre hay una primera vez- deja que yo me preparo el cafecito –y va arrastrando sus pies descalzos hacia la cocina. 

-Ellie, en un rato va a llegar un amigo ¿sabes? –le habla pared mediante. 

-¡Vale! –ella le grita porque piensa que no la escucha. Mientras pone el agua a calentar en la pava. 

-¿Tú vas a salir? 

-No –y la sonrisa de Michelle, mordiéndose el labio. Menos mal que no la ve- está horrible el tiempo, prefiero quedarme. ¿Por qué?

-No, quería saber –Zayn revuelve su taza vacía con la cucharita que se llevó, anteriormente, a la frente y tenía manchas de mermelada- quiero pedirte un favor, si no te molesta.

-Lo que quieras… 

-Compórtate –y las facciones de ella cambian, rotundamente. Repetimos, otra vez: menos mal que no la ve. El chico primero se preocupa por ella y después le pide que se comporte. ¿¡Quién lo entiende!? 

Michelle desayuna en la cocina, sola. Sí, gente, sola dentro de la cocina. Se indignó y, cuando Michelle se indigna, quiere estar sola para putear bajito. Por eso, mientras se lleva la taza a la boca, larga un par de insultos hacia él que está del otro lado de la pared de durlock. Lo ignora por completo cuando camina hacia el baño para bañarse. Se instala cuarenta y cinco minutos dentro de la bañera para relajar todos los músculos. Y tarda otros quince en vestirse y peinarse. 

Obvio que escuchó cuando el timbre sonó. Por eso dejó la toalla, con la que secaba su pelo, sobre el respaldo de la silla de madera –en aquella que él acomoda la ropa para usar al día siguiente- y vuelve al living, en ojotas. Sonríe cuando visualiza como Zayn se abraza con aquel sujeto alto, más grande que su compañero de vivienda, y castaño. Pero cuando se separan, la mandíbula de Michelle quedó pegada al suelo. 

-Ni… ni, ni… ¡Nicholas Hoult! –ahora se entiende porqué el compórtate  Tarde, ya se olvidó de aquella órden y está saltando, con sus propias manos entrelazadas, sobre el mismo punto.

-Ella es Michelle… una amiga –la presenta, como puede. 

-Hola –se podría decir que Michelle falleció con el corazón latiéndole cuando Nicholas le dejó un beso en la mejilla. 

-Te amo –comentario de fanática- te… te –Nicholas cagándose de risa y Zayn queriéndose enterrar diez metros bajo tierra y prometiéndose a sí mismo que, la próxima, se junta con su amigo en un café de mitad de Londres. Es más preferible- te veo todas las noches, en la serie. ¡Eres un genio! Me haces reír mucho, ay… -sigue saltando- ¡Te amo! ¡Te amo! –corre y lo abraza. 

-Bueno, ya está, Ellie –Zayn está en la obligación de arrancarla del cuerpo del actor el cual conoció en una fiesta y hablaron toda la noche. Por eso tanta confianza entre los dos. 

-¿Por qué nunca me dijiste que eras amigo de Nicholas Hoult?... ¡Zayn! ¡Nicholas Hoult! 

-No soy un extraterrestre, eh –y Nick que sabe como manejarse con las fans. Porque sí, Michelle es una fan. 

-Ay, no te achiques, quieres –le golpea el brazo muy amablemente. 

Son dos minutos los que pasan –contados a reloj- para que Nicholas y Zayn se acomoden en la mesa del living y hablen de la vida, de mujeres –Michelle increpa por sus novias. Sabe su vida y obra- y de trabajo, para que ella busque el teléfono y marque el número de su mejor amiga. Le dice que ¡Está Nicholas Hoult aquí en casa!  y, la destinataria grita luego de un ya voy para allá. ¡Que no se vaya! Rose aparece en la casa con lapicera y un cuaderno con hojas en blanco. ¿Un autógrafo? le pide desfachatada al castaño, que sonríe por costumbre y escribe Para Rose, con amor, Nick. Rose suelta un ¡Ay, me puso con amor! y Michelle escupe el ¡Te dijo Rose! La idiotez al extremo. 

Michelle y Rose se sientan en el sillón y observan, con detenimiento, como Zayn y Nicholas prosiguen la charla interrumpida. Las dos llevan una sonrisa de oreja a oreja y no creen lo que sus ojos ven. Jamás tuvieron la oportunidad de conocer a un famoso –o sí. Pero cuando corrieron, por tres calles, a Luke Pasqualino, un camión se les interpuso en el medio y Rose tuvo una fuerte discusión con el chofer del camión de Levité-. 

Zayn invita a Nicholas a que se quede a cenar –Michelle está cruzando los dedos. Rose la ayuda hasta con los de los pies- pero él se niega ya que, para esa noche, arregló en juntarse con viejos amigos actores. Cuando Nicholas se despide de los tres, Rose también lo hace. Michelle se ríe porque conoce a su amiga y tiene en claro que es capaz de seguirlo, raptarlo y jamás devolverlo. Cuando Zayn cierra la puerta, ella solo lo mira de reojo y le pide perdón con los mismos. Sabe que se desubicó por tanta euforia que dejó escapar, pero no podía no actuar de esa manera ante tal personaje frente a ella. 

-¿Tienes más figuras del espectáculo como amigos? –los dos están en la cocina. Él preparando la cena, ella sentada sobre la mesa elaborando la nada misma. 

-Sí, pero no te las pienso nombrar –y ella se ríe mientras se come una rodaja de pan. 

-¡Venga! –mueve las piernas que le cuelgan. 

-Hugh Jackman.

-¡NO! –se le atascó una miga de pan en mitad de la garganta- ¿¡Lo conoces!? –Zayn se ríe de cómo los ojos de Michelle se agrandaron. Solo asiente- que mundo loco, por amor de Jesucristo –y continúa masticando.

-¿Me alcanzas la sal? –le señala el frasco que está sobre el microondas. Ella solo se voltea para buscarlo y entregárselo en mano. 

-¿Qué vas a preparar?

-Albóndigas con arroz –todo un chef. 

-Me gusta que sepas cocinar, eh. 

-Porque a ti no te sale nada –y tiró un chiste del cual solo él se ríe.

-¿Me estas desafiando? –pega un salto para apoyar los pies sobre el suelo. Lo mira desde allá abajo, desde su inocente metro y sesenta. 

-Tú sola te desafías todo el tiempo –la mira a los ojos y ella descubre que los de él no están marrones como todos los días, están más claros, claro, está lloviendo.

-¡Por favor! Dame, quieres… -lo corre de un empujón leve y agarra la cuchara de madera con la que él revolvía la olla con agua caliente y arroz- esto ya está –porque probó el arroz y estaba punto al dente. Michelle se olvida que la olla está caliente y no busca el repasador para agarrarla, por eso pega un grito de puta madre y la olla, con agua y arroz, llega a caer sobre el lavabo. 

-Para, para, para –Zayn se apresura a buscar la cubetera con hielo, dentro del freezer y tira unos tres o cuatro sobre el repasador amarillo (ese que Michelle se olvidó de agarrar) para envolverlos y sostener la mano de ella para ponerlos sobre la misma y que no se le hinche ante la quemadura. 

-Gracias –susurra y se ríe un poquito por su torpeza infaltable. Y cuando levanta la mirada, es la primera vez que tiene a Zayn tan cerca (y lo mismo piensa él, que es la primera vez que la tiene a Michelle a tan pocos centímetros). Desde esa perspectiva se nota mucho mejor el color de ojos miel, esos lindos y naturales. Se clavan la mirada algunos segundos más, hasta que ella decide bajarla y concentrarse en otra cosa (en las albóndigas con el arroz que quedó desparramado). 

 Para quien no sepa:
Nicholas Holt es el actor de la primera generación de Skins (Tony Stonem)
Día trece -cada vez quedan menos-
¡Espero que les guste y comenten!
Beso enorme, gracias por leer <3 
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Sáb 27 Jul 2013, 5:58 pm

¡ME ENCANTÓ! obvio que conozco a Nick, amo la película de mi novio es un zombie<3 espero el sig. cap :-)
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Dom 28 Jul 2013, 2:14 pm

@narrysgirl escribió:¡ME ENCANTÓ! obvio que conozco a Nick, amo la película de mi novio es un zombie<3 espero el sig. cap :-)

 Me gusta que te encante :D
¡Ahora la sigo! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Dom 28 Jul 2013, 2:20 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Tumblr_mqi1rjFPny1s4hlauo2_500
Día catorce: Pimienta

Rose está barriendo su casa mientras escucha un poco de The Fray. Y le es imposible el pensar en Louis. Porque aunque ya haya hablado con él, acepta que se mandó sus grandes cagadas en el tiempo de relación. Y lo extraña mucho. Extraña que la abrace por las mañanas y que desayunen sentados en el suelo, de piernas cruzadas. Extraña que la haga enojar, que ella se oponga a hablarle luego de un berrinche y que él la abrace y la bese para calmar las malas aguas. Extraña las tardes y noches en el balcón, comiendo chocolate –de parte de ella- y fumando un cigarillo –de parte de él- mientras hablan de la vida. De amigos y de locuras vividas y a vivir. De proyectar un futuro, juntos, con cuatro hijos: castaños, de azules, lindos –como Louis- y simpáticos –como Rose-. 

Extraña el tenerlo, simplemente.

Y suena el timbre y sabe que debe dejar la escoba a un lado para atender. Michelle está del otro lado con una sonrisa estampada en la cara y con un paquete de churros rellenos de dulce de leche en la mano derecha –y su cartera negra, colgada del hombro izquierdo-. Por eso va a su cocina y pone la pava sobre el fuego mientras escucha como su mejor amiga –de vida- le cuenta los últimos acontecimientos de la semana, apoyada en la mesada y corriéndose las cutículas de las uñas. Cuando Rose la mira y se da cuenta de ello, se acerca para golpearle la cabeza al grito de ¡Dejate las uñas, Ellie! Michelle pone el mantelito plástico sobre la mesa del pequeño living y deja el paquete de churros –que compró en la panadería de a dos calles de diferencia de donde está viviendo hace catorce días- a un costadito. Se acomoda en la silla –esa que tiene su marca registrada- y espera a su amiga, quien llega tres minutos después con la pava, dejándola sobre el plato de madera. 

-¿Te pasa algo? –pregunta Michelle mientras prepara el té. Porque ella va a las casas de sus amigas para preparar té.

-Nada… ¡Nada me pasa! –está triste. Se nota porque lleva los ojos chinos, como queriendo soltar lágrimas, y mastica un churro relleno con tal devoción que se mancha los dedos. 

-Cuéntame –palabra sabia que, en el corazón de Rose, hace estragos.

-Lo extraño –y un puchero con un poquito de dulce de leche. 

-¿A Lou? –es su turno y por eso captura la bombilla color fucsia con la boca. 

-¡No! ¡A mi papá! –aquel que se fue de viaje hace un año y, todavía, continúa esperando un llamado comunicándole que todo va bien. Y Michelle se ríe con la taza entre los labios- sí, tonta. No sé, siento como que me hace falta.

-Y sí. Pero piensa en positivo –pone una cucharadita más de azúcar sobre el té. Después más agua caliente y se lo pasa a la rubia- ya hablaste con él, sabes que te equivocaste. Solo es cuestión de que los dos piensen, por su cuenta, y capaz que todo vuelve a estar como antes ¿no?

-Pero yo lo quiero ahora…

-¡No seas caprichosa, Rose! –sí, lo es- todo a su debido tiempo. También tienes que dejarlo a él pensar porque no fue fácil afrontar tus berrinches. 

-¿Y si no me quiere ver más? ¿Si no quiere volver conmigo? –usa el churro como micrófono. El té lo terminó de un tirón- no, yo me muero, amiga. Me meto en una iglesia y me hago monja –y Michelle se ríe fuerte. 

-Tócate la izquierda –y las dos se tocan el pecho izquierdo. Antes que monjas… muertas. Igual, las dos tienen esa loca ideología de que alguna monja habrá tenido su aventurita con el cura. 

-¿Y tú? –mejor cambiar de tema. 

-¿Yo, qué? –ahora se prepara un té para ella. 

-¿Qué pasa con Zayn? ¿Cómo va la cosa?

-Bien, yo que sé –eleva un hombrito en son de notieneimportancia y clava la mirada en la mesa de madera, sin mantel. Rose, usa mantel cuando viene un grupo amplio de visitas- ¡No te conté! 

-¿Qué? –elige otro churro. Ya se mandó tres. 

-Anoche él estaba en la cocina y yo ahí haciendo el tonto. Es como que me desafió diciéndome que no sabía cocinar.

-Y tiene razón –le gusta interrumpir. 

-Bueh. Estaba en que me desafió y yo me hice la loca linda –se halaga a ella misma. Sí, no está muy cuerda- y me puse a cocinar. Estaba haciendo arroz y, cuando ya estaba listo, me olvide de buscar el repasador para agarrar la olla y colarlo –la risa de Rose retumbó en todo el edificio de once pisos. 

-Que tonta, por Dios.

-¡Basta! –le golpea el brazo y se suma a su risa- la cosa es que me quemé la mano y él se apuró para buscar hielo y ponérmelo.

-¿Y? –porque Michelle frenó el discurso. Seguro que se quedó pensando en sus ojos marrones que se vuelven miel con los días de lluvia. 

-Y nos quedamos muy cerca… 

-¿¡Se besaron!? –exageradísima, casi tira el té.

-¡No, nena! Solo nos quedamos cerca… 

-Y te moriste –Michelle solo observa la sonrisa de costado de su amiga- sí, admítelo, te caíste de culo al suelo. ¡Te encanta, Ellie!

-Ay, nada que ver –negación a full- solo lo estoy ayudando, ya sabes.

-Sí, sí, pero mucha ayuda surtió efecto en ti, me parece –pero no recibe respuesta alguna- te soy sincera, es un lindo muchacho, muchas mujeres lo deben de mirar.

-Todas… -comentario de más. 

-¡Ves! Te conozco demasiado como para decir que te mueres por él. Te encanta, Ellie. Listo, ya se sabe como va a termina ésta historia –Rose se anticipa a los hechos que la autora intenta desplegar en éstas letras. 

Michelle se despide de Rose luego de bajarse la docena de churros rellenos. De tomar varios té con mucha azúcar y estar algunos minutos dentro del baño. En el camino de regreso a casa, piensa en la conversación con su amiga y en los últimos días que compartió con Zayn. Sus ojos, su sonrisa, su carcajada limpia y suave. Sus ganas de trabajar y ser correcto. Sus manos grandes y su tranquilidad misma. En catorce días lo conoció y aprendió a mirarlo con otros ojos. Porque… seamos sinceras: es muy extraño que una mujer y un hombre –lindos, simpáticos, con química- convivan bajo un mismo techo y no se toquen ni con un palo. 

Te detienes a ti misma –pero no detienes el trayecto- para pensar en él. Y sí, está buenísimo. Veinticuatro años y a punto caramelo. Ese que conoces desde todos sus ángulos y te dan ganas de profundizar más en el tema –también profundizar más en su colchón… bueno, okey, sí, no debí decir eso. Toma las disculpas de tu autora. No se volverá a repetir-. Porque Zayn es un ser puro y te das cuenta de ello con solo una mirada. Con solo fijarse en sus ojos lindos, que le dan ganas de besarlos –sí, besarle los ojos-. Por eso, Michelle vuelve de su amigo el supermercado chino y saluda a Chou. Es hora de las compras para esa noche en que ella se encargará de preparar la cena para él. Le debe una –unas cuantas. 

-¡No! ¡No pases! –Michelle, con su pequeño e indefenso metro sesenta, impide que Zayn ingrese a la cocina. 

-¿Qué estás haciendo? –él quiere cotillear por encima de su cabeza. Y algo ve, porque es más alto que ella. 

-Preparo la cena. 

-¿Y tu mano? –la mira, al instante. 

-En el mismo lugar de siempre –y se la muestra. La mano, obvio. 

-Deja que te ayudo, Ellie –él quiere y necesita estar en la cocina. Capaz que teme que ella se la prenda fuego en dos segundos. 

-No, no.

-Venga –se le frunce las cejas y los ojitos se le achinan. Michelle debe disimular que se mordió el labio porque le pareció un gesto muy tierno. Rose, si estaría en ese momento, le daría un golpe en la cabeza y le gritaría al oído que lo bese. Opino lo mismo, eh. 

-Bueno, está bien –la que se hace la difícil. Él sonríe triunfal porque consiguió lo que quería. Y Michelle tiene ganas de pegarle (y pegarse a ella misma) por hacer que afloje tan rápido- ya hice las papas noisette y ahora queda que el pollo se cocine. Está en el horno.

-¿Tú hiciste las papas noisette? ¿No hay algún cocinero escondido dentro de la alacena? –es la primera vez que Zayn está tan gracioso y vivo, como un sujeto de veinticuatro años. Y Michelle sonríe porque lo disfruta y va a aprovechar el momento.

-El libro me ayudó –un libro de cocina a un costado, sobre la mesada. 

-Pero el resto lo hiciste tú –cualquier otra mujer ya estaría colgada koala de su cuerpo arrastrándolo a la habitación para despojarle la ropa con los dientes. Michelle, no. Ella prefiere hablar de cocina con su jefe. 

-Sí –y vuelve a sonreír- creo que ya está –se siente el olorcito al pollo. Busca el guante y abre el horno. Saca un poco el vapor que molesta y agarra la bandeja con el pollo y el aceite a su alrededor- ¿Tú que crees? 

-Sí, ya está listo para comer –el chico tiene hambre y Michelle queriéndoselo comer a él. 

-Y, como toque final… –agarra la pimienta y espolvorea un poco. 

-No, Ellie… -pero Zayn larga tres estornudo seguidos, a un costado de la cocina, tapándose la boca- Ellie, no –y otros dos más y los ojos que se le llenan de lágrimas. 

-Ay ¿Qué te pasa? ¿Estás bien? ¿Qué pasó? –preocupadísima.

-S-soy… alérgico a la pimienta –y un estornudo más. Ahora, Michelle, entiende porqué razón, motivo y circunstancia, no había pimienta en la casa. Ahora, Michelle, tiene muchas ganas de agarrar una soga y ahorcarse. 

-No sabía –clarísimo que tira el paquete de pimienta. 

-No, no pasa nada –y se saca las lágrimas- no, no sabías, no pasa nada, enserio –apoya una mano en su hombro y la hace sentir un poquito mejor. Solo un poquito. 

-Ya le eché pimienta a todo el pollo, Zayn –indicio a que eso es incomible. ¡Y después de tanto tiempo de trabajo! 

-No te preocupes. Lo guardamos en la heladera para que lo comas otro día. ¿Pedimos unas pizzas? –y ella asiente, otra vez, porque no hay otra opción. A parte, porque le gustó la idea. 

 Catorce.
Ya, hasta le prepara la cena, ais.
¡Espero que les guste!
¡Comenten! (que sé que la leen, fantasmas)
¡Hasta mañana! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Dom 28 Jul 2013, 9:54 pm

uy, hay más conexión entre ellos.
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por Daii Styles el Mar 30 Jul 2013, 7:26 am

vamos siguela me encantooo!! ya quieroo beso!:hug: :hug: muchos besos:hug: :hug: :hug:  buenos chau:bye:
Daii Styles
Daii Styles


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por ~Alejandra~ el Mar 30 Jul 2013, 1:21 pm


Hola!! Aquí yo perdón por desaparecer pero ya m puse al día. Rose esta bien loca ay me encanta su forma de ser además de que siempre apoya a Ellie.

Zayn ya no la deja de pensar además Ellie es bien alegre, a que lo va a volver igual. Necesito leer más porfi! ^^ síguela pronto si?
Besos (:
~Alejandra~
~Alejandra~


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 3 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 12. Precedente  1, 2, 3, 4 ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.