O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
O W N
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» mikrokosmos
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyHoy a las 12:08 am por tenshittae

» Our twenties
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 11:58 pm por Jaeger.

» Devil's advocate
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 11:33 pm por lovesick

» how soon is now?
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 9:17 pm por Jaeger.

» Where the lost things go
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 5:17 pm por BreathinCalm

» le stelle sono la mia strada
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 5:12 pm por Andy Belmar.

» azarath metrion zinthos
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 4:47 pm por pixie.

» Casada con mi enemigo (Mathew Daddario y tú)
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 10:44 am por Jiyong

» Welcome to my mind
Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 EmptyAyer a las 10:41 am por Jiyong

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por ~Alejandra~ el Sáb 20 Jul 2013, 4:32 pm


En serio que me encanta tu novel es de lo mas aedidjdke Zayn parece chica! Ay me matas! SIGUELA pronto babe (: besos
~Alejandra~
~Alejandra~


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Dom 21 Jul 2013, 8:08 am

@narrysgirl escribió:¡SI ME GUSTO! Y ya lo sé, Veronica.es la más bonita de todas jaja. Síguela x.

 Me alegra que te guste, linda :D
En un rato la sigo <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Dom 21 Jul 2013, 8:10 am

@~Alejandra~ escribió:
En serio que me encanta tu novel es de lo mas aedidjdke Zayn parece  chica! Ay me matas! SIGUELA pronto babe (: besos

 No es mía, pero muchas gracias jajaja.
Zayn... Ay, con el correr de los capítulos -los días- verán por qué es así.
En un rato la sigo <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Dom 21 Jul 2013, 12:49 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Tumblr_mdoac8catO1rzp0kso1_500
 Día seis: Nada de sushi


Rose lleva la misma cantidad de años que Michelle. Son amigas desde que tienen uso de razón. Jamás fueron compañeras de jardín, ni de primaria y, mucho menos, de secundario y facultad. Se conocieron en el club del barrio, con apenas diez años, y todavía continuaban con su amistad tan inquebrantable. Nadie era capaz de separarlas. Y, aunque son tan distintas, los parecidos son notorios. Rose estudió un curso intensivo sobre belleza. Por eso mismo, tiene su propio centro de estética hace seis meses. Colaboró con varias de sus compañeras de cursada ofreciéndoles trabajo en su propia creación. Es que Rose lleva la belleza a flor de piel. Ella sabe todo y da los mejores consejos a la hora de tomar presencia en alguna fiesta, cena o salida. 

También, Rose es quien conoció a Louis en una discoteca y se entregó, completamente, a ese castaño de pelo medio largo–igualmente, Rose no tiene un buen prontuario con hombres-. Quién murió de amor cuando él le propuso tomarse la mano y cantarle al mundo que eran novios. La que saltó en casa de su mejor amiga, mientras ella estaba buscando casa para mudarse porque no aguantaba más a sus padres. La que descubrió que el amor existe y se la jugó. Se jugó a todo y nada por él. Pero de tanto jugársela, de tanto quererlo para ella sola, se equivocó. Se equivocó y lastimó a ese hombre que tanto la quiso, la quiere y la querrá. Entonces Louis decide frenar todo ahí y se sueltan, por primera vez. Y ella lloró dos noches seguidas, empapando el hombro de Michelle, quien la consolaba como podía. Tampoco tenía buenos consejos para dar. Ninguna de las dos tuvo mucha suerte con el corazón. Pero, lamentablemente, Rose seguía enamorada de Louis. Lo único que pedía era una segunda oportunidad –aunque se haga la histérica, difícil, la que no quiere saber nada. Pero es todo lo contrario-.

Por eso, ese mediodía de sábado, Michelle abrió la puerta del centro de estética de su amiga, haciendo sonar la campanita de la entrada y la rubia sonrió alegre de la vida, al verla. 

-¿Color de vestido? 

-Rojo –Michelle ya está sentada en una silla de mimbre y con las dos manos sobre una pequeña mesita en la cual hay miles de productos. Rose la enfrenta y se las arreglará. 

-¿Prefieres que te las pinte o te haga la francesita? 

-¡Ay, sí! ¡Francesita! –y salta feliz de la vida, sobre el asiento. 

-Bueno, no te muevas mucho –entonces abre el esmalte blanco y las cintitas que se pegan en los dedos. Saca el exceso de esmalte y comienza a pintarle uña por uña- ¿Cómo estás?

-Muy bien, por suerte –y la sonrisa de siempre- ayer, después de visitar a la modista, me iba a pegar una vuelta por tu casa, pero me acordé que los viernes sales más tarde

-Te hubieses venido aquí –pero no la mira. Está muy concentrada con su trabajo- ayer fue un aburrimiento.

-¿No vino gente? 

-Sí, pero no más de veinte personas. Si te venías nos tomábamos linda tanda de té –y se nota la sonrisa de costado. Esa que heredó de su mamá. 

-Pero hoy estás teniendo trabajo –Michelle toma una panorámica del lugar y ve a la señora mayor que se retoca el pelo. Aquella jovencita que, también, se hace las manos y otras que llevan la cabeza tirada hacia atrás para una limpieza de cutis. 

-Los sábados hay más trabajo. Mucha fiesta a la noche –ya finalizó con una mano- ¿Fiesta de qué es lo que tienes, hoy?

-¿Sabes que ni sé? –y se ríen las dos- es una fiesta donde se reúnen los empresarios y yo que sé. Tenemos que ir todos y no puedo faltar.
-Tengo unas ganas de salir de parranda… -lo dijo nostálgica- ¿Hace cuánto que no salimos de fiesta, nosotras dos?

-¡Uf! –Michelle la exagera- desde aquellos tiempos del mil ochocientos –y se contagian la risa- sí, yo también extraño nuestras salidas.

-Salíamos a las nueve de la noche y, hasta las seis de la mañana, no volvíamos. ¡Qué grandes épocas! –sí, le agarró la melancolía. 

-Y volver, totalmente, borrachas –recuerdan cada momento. 

-¿Te acuerdas cuándo nos quedamos dormidas en la puerta de la discoteca? –Michelle asiente mientras ríe porque lo recuerda de pe a pa. Toda una noche, sentadas en la vereda, apoyadas contra la puerta, pegadas una contra la otra, abrazadas a sus piernas y con los ojos cerrados- y ahora yo sufro por amor y tú convives con tu jefe –lo dice irónicamente y la pateas por debajo de la mesita. 

Son diez minutos los que pasan para que Rose finalice de pintar la mano izquierda. Michelle se las mira y sonríe de lo que logró su amiga. Las agita un poco para que se sequen, pero siempre estará su par para gritarle, a viva voz, que no sea tan brusca. Y ahora, pasan a la sección de pies, pero ésta vez, Rose le cedió el puesto a Tanya, para que pinte las uñas de los pies, de color rojo. Es más que obvio el detalle de que a Michelle se le escapó la risita, en varias oportunidades, a causa de sentir tanto cosquilleo. Son veinte minutos exactos en los que estuvo observando el techo, la gente que pasaba por su lado y las paredes decoradas, para que su amiga regresara y le pida que la siga. Deben subir al primer piso donde esta la sección de depilación. Las piernas son un problema para cualquier mujer. 

-¿Y cómo anda tu convivencia con tu jefe? –Michelle ya está recostada boca arriba, en bragas. Rose, parada a su lado, mezcla la cera caliente con un palillo de madera. 

-Bien, ahí. Va queriendo –y la rubia ya comienza a pasar la cera. 

-¿Qué cosa va queriendo? –la mira de reojo, con una sonrisa, mientras no deja de hacer su trabajo. 

-La convivencia –obvia- ¡Ay, Rose! –y le golpea el brazo para que la rubia ría. Ella siempre se va por la tangente- siempre con tu cabecita, eh.

-Bueno, yo intenté interpretar tus palabras. 

-Pero siempre las interpretas mal –el ventilador, enganchado en una punta del cuarto, tira el aire necesario para que la cera se seque con más facilidad.

-¿Lograste algún cambio, ya? –palmea por encima de la cera para ver si ya secó y poder arrancarla de un tirón. 

-De a poquito –y un silencio- ¿Te llamó Louis? ¡¡AY!! –y claro que se le fue la mano y tironeó con tanta fuerza que le hizo doler- ¡Qué bruta! –se sentó sobre la camilla para acariciarse la pierna. 

-Perdón, perdón. ¡Tú también! ¡Me vienes a hablar de Louis! ¿Eres o te haces? –lleva los brazos a su cintura, cual tazón, y en una de las mano tiene el cacho de cera. 

-Bueno, pero tampoco para que te pongas así –y vuelve a recostarse, como se debe- ¿Hablaste con él, sí o no?

-Sí –y arranca el otro pedazo de cera de la otra pierna, pero fue más delicada- arreglamos para juntarnos mañana a la tarde –habla con un poco de timidez. Hay veces que parece que Rose tiene quince años. 

-¿Y aceptaste? –claro que Michelle está sorprendida. 


-No, me voy a ir al London Eye a sacar fotos –pero la morena se ríe. Elaboró una pregunta, sumamente, idiota- ¡Obvio que voy a ir, Ellie! 

-Bueno, yo que sé, pregunto… 

-No me hagas ponerme nerviosa que te dejo la otra pierna roja –tiró amenaza. 

Y a las seis de la tarde, el centro de estética de Rose, ya bajaba persiana. Pero Michelle se quedó con ella hasta el final. La ayudó a cerrar y se despidió de las demás empleadas, todas muy simpáticas como su mejor amiga. Juntas caminaron hasta su departamento. Porque Michelle llevaba una mochila colgada al hombro y, dentro de ella, los tacos y el vestido. A las nueve, Michelle tenía que estar en el salón dorado, de punta en blanco (o roja). Por eso fue a la casa de Rose, porque mientras tomaban té, ella la maquillaría y la arreglaría para que brille –más de lo usual- en esa noche empresarial. También la que la alcanzó, en el auto, hasta el salón. No daba que vaya en taxi o que llegue con su jefe. Entrarían las sospechas. Cuando se saludaron con un beso en la mejilla, y después del suerte con signos de exclamación, pellizcó su trasero y rieron fuerte. 

Claro que Zayn y Harry ya estaban preparados y listos desde hace un gran rato. Los dos de traje con un perfume rico, natural. Los dos saludaban, con apretón de manos, a los empresarios que llegaban con sus mujeres. Todas paquetas con sus sacos de animal print. Y las empleadas también tomaban presencia. Lucy que reía junto a Harry y Georgia –la novia del ruloso, como los íntimos le decían- que moría de celos, pero que él la abrazaba de la cintura para que no crea cualquier cosa –aunque ya se hizo toda la novela en su cabeza-. 

-Mirala –y Harry le toca el hombro a Zayn para que éste, después de haber saludado a Andrew, gire su rostro y se encuentre con Michelle y su vestido rojo, ingresando al salón. Michelle y su pelo suelto, con ondas. Con tacos, del mismo color, y una sonrisa que jamás apartó de su rostro. Saludó a todos los allí presentes con beso y abrazo. Tan sociable como ella sola. 

-¿Cómo le va, jefe? –hasta que llega a él y es el momento para empezar a molestarlo. 

-Muy bien. Llegaste tarde –y siempre tendrá algo de qué quejarse.

-Las divas llegamos a los último –le guiña el ojo y sigue su recorrido, para saludar a los demás. Pero se queda abrazada a Verónica, y ríen un poquito mientras burlan, en voz baja, a aquellas mujeres anticuadas con sus perros caniches colgados de los hombros. 

-Te vuela la cabeza ¿no? –claro que Harry notó cuando Zayn la siguió con la mirada, después de aquella guiñada provocativa. 

-¿Qué dices? Deja de decir tonterías, quieres –se reincorpora y sonríe para disimular. La luz, allí dentro, es tenue y el salón inmenso. Mesas redondas, por todos los costados, con manteles blancos y doce sillas en cada una. 

-Digo por como la quedaste mirando. ¿Te estará pegando la convivencia? –se ríe y, al mismo tiempo, se gana un golpe seco en el brazo. Y son apenas minutos los que pasan cuando aparecen los mozos, con la bandeja en sus manos, ofreciendo la entrada. También, cuando van colocando los platos, vasos y cubiertos. Y en pequeños potes, palitos, olivas y papas fritas. También empanadas de atún y pizza en rectángulos. Los ojos de Zayn se salieron de eje, claro que sí. 

-Yo la mato –ganas no le faltaban- eh… mozo –y llama a uno de un pequeño grito. 

-Sí.

-¿Le puedo hacer una pregunta? ¿El menú en qué consiste? –pero ni siquiera lo dejó responder la primera. 

-Filetes de carne con papas fritas y huevo frito, como primer plato. Una gran cantidad de asado, para el segundo. Y finaliza la noche con las frutillas con crema como postre –y regala una sonrisa. 

-Ah… gracias –pero Zayn debe simular la sonrisa. Harry tiene miedo que corra sangre, en aquella fiesta- ¿Dónde está? –y empieza a buscarla elevando la cabeza, hasta que la encuentra muy chocha, acercándose a ellos- ven aquí –la agarra de un brazo y la acerca hasta un rincón, apoyándola contra la pared y él enfrentándola, quedando a pocos centímetros- ¿Me quieres decir que hiciste con el menú? Te dije que no lo cambiaras.

-Odio obedecerte, Malik –se limpia el brazo, donde él la agarró. 

-¡No estoy jodiendo, Michelle! –pero lo grita suave, para que los demás no escuchen. El salón ya estaba con todos sus invitados- ¿Porqué siempre haces lo que quieres?

-Porque odio que me den órdenes –y ella se acercó de más- igualmente, no veo que sea para tanto. Los tipos no paran de darle a las pizzas.

-Esos tipos se llaman empresarios. ¿Puedes hablar con propiedad? –pero Michelle revolea los ojos- viene gente importante a ésta fiesta, gente culta y tú los recibes con… ¡empanadas de atún!

-¿Perdón? Las empanadas de atún son lo más –sus gestos son graciosos, pero a él no le causan- y si tanto van a quejarse diles a esas viejas ricas que se retiren. Ah, y que se las van a llevar presas si siguen usando tapados de animales –se cruza de brazos y mira hacia un costado. 

-Había sushi de menú, Ellie. ¿Por qué lo cambiaste?

-¡Nada de sushi, ni nada de nada! No me gusta el sushi, no va a haber sushi y no hay sushi –mueve las manos, muy enérgica, mientras habla. 

-No es cuestión de que te guste a ti, sino a todos.

-Por eso mismo, yo entro en ese todos y, como parte de ésta fiesta, detesto el sushi y por eso no está. ¿Te parece discutir por esto? –y achina los ojos cuando habla. 

-No discuto por la comida, sino porque me desobedeciste. Soy tu jefe y haces lo que yo te digo. 

-Soy tu empleada y me debes tres meses de sueldo –le sonríe, ganando la batalla, y se va para continuar con la fiesta. Zayn golpea la pared con un puño y suspira largo y profundo. 

Pero cuando termina la velada –y Michelle ya está caminando descalza, con los tacos en mano-, todos los invitados se retiran saludando a Zayn con abrazos –dejaron de lado el apretón de mano- y besos, halagando la fiesta. Y todos coincidieron en lo mismo: el menú estuvo sensacional. Entonces Michelle se acerca a su jefe y chasquea la lengua. Tiene muchas ganas de cantarle que le ganó en ésta –y le ganará en muchas cosas más.

 He aquí la locura de Michelle.
Y la exasperación de Zayn.
Espero que les guste y ¡comenten! Me ponen muy contenta sus comentarios :oops: 
Besos enormes <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por ~Alejandra~ el Dom 21 Jul 2013, 1:20 pm


Me encanta como vuelve loco a Zayn, lo saca de sus límites. Ay amo la forma de ser de Ellie y Rose tan amiga que la depilo con tanto amor por hablar sobre Louis. Espero se reconcilien.

Porfavor hasta Harry ya se dio cuenta que el jefe no le saca la mirada a Michelle. Me encanta la novela y te amo por subirla!

Ellie va a darle un paro cardíaco a Zayn con todas sus locuras. Síguela pronto porfa (: besos!
~Alejandra~
~Alejandra~


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Dom 21 Jul 2013, 9:34 pm

¡ME ENCANTA! jaja me gusta que sea así con Zayn no sé por qué, síguela<3.
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Lun 22 Jul 2013, 7:28 am

@~Alejandra~ escribió:
Me encanta como vuelve loco a Zayn, lo saca de sus límites. Ay amo la forma de ser de Ellie y Rose tan amiga que la depilo con tanto amor por hablar sobre Louis. Espero se reconcilien.

Porfavor hasta Harry ya se dio cuenta que el jefe no le saca la mirada a Michelle. Me encanta la novela y te amo por subirla!

Ellie va a darle un paro cardíaco a Zayn con todas sus locuras. Síguela pronto porfa (: besos!

Más de un paro cardíaco le va a dar jajajaja
¡En un ratito la sigo, linda! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Lun 22 Jul 2013, 7:29 am

@narrysgirl escribió:¡ME ENCANTA! jaja me gusta que sea así con Zayn no sé por qué, síguela<3.

 ¡Me agrada que te encante! 
Enseguida la sigo <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Lun 22 Jul 2013, 3:04 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Tumblr_mqcmjwsopg1rqv2jbo1_500
Día siete: Amigos hasta el fin
Mientras Zayn se prepara el desayuno, en la cocina, Michelle continua durmiendo. Mientras él acomoda todo sobre la mesa, ella gira sobre su propio eje para ocupar todo el colchón. Mientras él bebe su café, leyendo el diario, ella continua dando vueltas, abrazada a la almohada. Mientras Zayn verifica el horario en el reloj de pared y se unta una tostada con mermelada de durazno, Michelle está soñando, sonríe y, de tantas vueltas que dio, se cae de la cama. Mientras él acerca su netbook, colocándola a un costado de su taza, para encenderla, ella se va acomodando sobre el suelo alfombrado y se sostiene la cabeza porque le dolió el golpe. Mientras Zayn esperó a que inicie sesión y fue a sus archivos para clickear dos veces su documento de Word y releer lo que él mismo escribió en alguna noche, Michelle está parándose, apoyándose en la cama y dejando mostrar eso que lleva como pijama. Y cuando él está corrigiendo algunas faltas ortográficas que le figuran en las palabras marcadas en rojo, ella lleva sus ojos achinados y corre la puerta corrediza del placard para buscar la ropa que usará ese día. Zayn sonríe ante sus propios logros y suspira una sola vez, que equivale por muchas. Lleva ese sueño frustrado de, algún día, tener un libro que lleve su nombre como autor. Michelle sale arrastrando sus pies, camino al baño, con la ropa echa un bollo sobre la mano. Se higieniza y se coloca su pantalón negro con su remera, manga corta, blanca con rayas rojas. Una cola de caballo a un costado de la cabeza e ir al living para encontrarse con su compañero, la netbook y el desayuno. 

-Gracias –le quita la tostada untada de su mano y se la lleva a la boca. Le sonríe mientras mastica y él no dice nada, solo la mira con odio (que más tarde, se convertirá en amor)- veo que no me hiciste el desayuno –relojea la mesa. 

-Ves bien –solo mira la pantalla de su mini computadora- pensé que ibas a dormir hasta más tarde.

-Me caí de la cama –él no sabe que lo dice literalmente- bueno, como veo que no te inmutas, me voy a preparar el desayuno –y camina, con sus ojotas, hacia la cocina- eso sí, no está bueno que a una mujer no le prepares el desayuno –se lo grita desde ese sector de la casa. Michelle sonríe victoriosa y Zayn solo revolea los ojos. Sabe que tiene razón, sabe que ella se propuso cambiarlo, pero también sabe que, hay veces, que prefiere perderla antes que encontrarla. 

Pero Michelle no toma café –no porque no le gusta, sino que ella toma algo distinto, todas las mañanas-, sino que se prepara una rica leche chocolatada. Pone la leche a calentar, a fuego bajito, y prepara una de las tazas negras con lunares blancos, con tres cucharadas de chocolate en polvo y una de azúcar. Espera algunos minutos apoyada contra la mesada, mirándose las uñas y halagando el buen trabajo que hizo su amiga el día anterior, por la tarde. Pispea la jarra gris, mete un dedo para verificar si ya está lista la leche y obvio que se quema y maldice. Busca el colador –por si se hace nata- y la vuelca dentro de la taza. Revuelve un poco con una cucharita, para que no se asienten los polvos sobre la superficie, bebe un sorbo, confirma que está exquisita, y regresa al living para sentarse sobre una silla, en la otra punta de la mesa. Lo mira a su jefe, de reojo, quien ni se inmuta y continúa masticando tostadas mientras lee sus archivos dentro de la computadora. Michelle le pregunta si puede saber que es lo que escribe y Zayn le repite el discurso de dos días atrás. Ella se ríe, con los labios apoyados sobre la taza, y continúa con su desayuno pequeño. Todo hasta que le pide prestado el teléfono y, el dueño de la casa, no puede oponerse a ello. 

-¡Hola, Eve! –Evelyn, una de las amigas de Michelle- ¿Cómo estás loquita, linda? –se tira abruptamente sobre el sofá y sonríe con el teléfono inalámbrico en mano. 

-¡Ellie! –y Evelyn también se pone contenta de escuchar su voz- todo bien, aquí, tranquila en casa. ¿Tú? ¿Todo bien, tu vida? 

-Sí, lo mismo que la tuya –y se ríen. Michelle y Evelyn se conocen desde que tienen cinco años. Se conocieron en el preescolar- ¿Sabes que estaría buenísimo? Que nos juntemos ésta tarde para tomar unos té's –y Zayn gira la cabeza, a una velocidad increíble, y niega con la cabeza, con el dedo y con las palabras en silencio- hace mucho que no nos vemos –pero ella se lo hace apropósito. 

-Sí, obvio, no hay problema. ¿Quieres que le avise a las chicas? 

-Vale, me harías un favor enorme –porque Michelle es vaga y no quiere llamar a las otras dos. Es mejor que hagan cadena- anota que te paso la dirección, no estoy más en la pensión.

-¡Cierto! De algo me enteré –y no sabe como hace Evelyn para enterarse de todo- venga, dime –seguro que ya tiene lápiz y papel en mano. Michelle le dicta la calle y número donde está situada la casa de su jefe, concubino, cónyuge, compañero de vivienda, futuro nov… ah, no, eso más adelante-¿Nos vemos hoy, entonces, pequeña?

-Vale, mamut –y Evelyn se ríe. Es igual de pequeña que Michelle- te quiero y acuérdate de avisarle a las chicas. ¡Trae pasteles!  –es así de caradura. Y corta la llamada- ¿Qué? –porque Zayn no le saca la mirada de encima. Se nota que no está muy contento que digamos. 

-¿Acaso me preguntaste si podías invitar a tus amigas? 

-¿Acaso me aclaraste, apenas llegué, que no me ibas a dejar vivir la vida? –es muy irónica- ¡No te pongas de mal humor! –revolea el teléfono a un costado del sillón- tengo derecho a juntarme con mis amigas. Es un ratito, no más. Son muy tranquilas –ella sonríe, pensando que lo convenció, y él suspira porque no lo logró. 

Son muy tranquilas le había dicho. Pero de las palabras a los hechos, hay mucha diferencia. Cuando él abre la puerta, a las tres en punto de la tarde, Evelyn, Stefanie y Samantha, están paradas del otro lado y sonríen. La primera lleva el paquete de pasteles en la mano. La segunda, una cartera negra y la tercera una bolsa. Michelle aparece en escena y las cuatro gritan. Sí, gritan a viva voz, para que todo un barrio las escuche. Gritan, se abrazan –revolean el paquete de pasteles sobre la mesa y la bolsa y cartera, sobre el sillón- y Zayn ya sabe que tendrá una tarde larga. Muy larga. 

-Que buena que está ésta casa, eh –Samantha está sentada sobre el suelo, estilo indio, mientras observa cada recoveco. Stefanie se colocó a su lado mientras, Evelyn y Michelle, decidieron sentarse en el sillón, mientras esperaban a que se prepare el té, elaborado por Stefanie.

-¿Me puedes contar como terminaste en la casa de tu jefe? –Evelyn quiere saberlo y no perderse ningún detalle. 

-No es nada del otro mundo, eh –Michelle sabe no exagerar las situaciones- el tipo estaba medio así caiducho, sin novia ni nada –así hablan ellas cuatro- entonces yo, jodiendo, le propuse el irme a convivir con él para cambiarlo un poco ¿vieron? Para que deje de ser ese chico insoportable, inaguantable, presumido, que solo le interesa el trabajo… 

-¿Algo más? –Sammy ríe mientras prueba el primer té de la primera ronda. 

-Hay una lista larga de adjetivos que lo califican. Entonces, bueno, nada, eso. El aceptó la convivencia conmigo y qué mejor persona que yo para cambiar a alguien ¿no? 

-Lo compadezco –susurra Stefanie y se gana un golpe seco en la cabeza. 

-¿Y nunca pasó nada? –pregunta típica de Evelyn. 

-No. 

-¿Nada de nada? –y Michelle vuelve a negar. 

-¿Duermen en la misma cama? –Stefanie y su lado zarpado.

-Sí.

-¿Y tampoco? –y vuelve a negar. 

-¿No será mariposón, Ellie? 

-¡Ay, Sammy! –y se ríen las cuatro. 

-¿Qué? es raro que un tipo tan lindo no esté con ninguna mujer, que acepte el convivir con una mina que es muy linda –pero Michelle no se pone colorada ni nada de eso- que duerman juntos, en la misma cama ¡y ni se le escape un dedo por debajo de la sábana! –y Michelle se caga de risa. 

-Yo porque te tengo respeto y no te hago quedar mal, pero la próxima que ese hombre me abra la puerta, me le cuelgo koala y lo violo ahí mismo -¿ya hablamos de lo zarpada que es Stefanie? 

-¿Qué está haciendo? –Evelyn lo relojea, sentado en una silla de mimbre, en el patio de la casa, con las piernas apoyadas sobre un tronco y la netbook sobre sus piernas. 

-No sé, no me quiere decir –eleva un hombro en son de que me importa, pero se muere por saber que es lo que está tecleando desde que llegó. 

-Confirmado, habla con un chico. ¡Es gay! –Sammy es cabeza dura y nadie le quitará aquel pensamiento. Pero Michelle se ríe porque sabe (y más adelante lo comprobará en carne propia. Sí, dije carne propia) que no es así. 

Evelyn, Samantha y Stefanie, se quedan hasta que anochece en la ciudad. En ningún momento dejaron de tomar té ni de hablar de la vida. Evelyn que cuenta su no relación con Sebastián, que la mueve toda la estantería pero que él ni se entero. Samantha que, en la facultad, se enamoró de un muchachito lindo, simpático… y sordo. Y Stefanie que está más sola que Bin Laden –aunque éste esté muerto-. Que le gusten todos pero que no hace nada para conseguir el amor de alguno. Michelle quiere invitarlas a cenar, pero tampoco se quiere aprovechar de la situación. Cuando sus tres amigas se despiden de Zayn, se nota como Stefanie lo relojea de punta a punta. Hasta que Evelyn le pega un codazo, pidiéndole que disimule más. Stefanie no sabe disimular, capaz que por eso ningún hombre se le acerca. Las tres se abrazan fuerte con Michelle y prometen reunirse otro día. Apenas cierra la puerta, despidiéndose de ellas, sale corriendo al baño por culpa de tanto té que bebió. 

-¿Hace mucho las conoces? –Zayn se sienta en el sillón. Michelle está cómoda sobre el brazo del mismo, con sus pies descalzos apoyados en los almohadones de colores. 

-¿A las chicas? Sí –y sonríe porque recuerda cada momento- a Evelyn desde preescolar. Hicimos la primaria juntas y, en el secundario, nos encontramos de casualidad. A Stefanie la conocí en primer año y, a Samantha, en segundo año. Es más grande que nosotras porque ella había repetido –no tiene ningún problema en contarle sobre sus amistades. 

-Ah –y asiente moviendo la cabeza. 

-¿Por qué? 

-No, por nada. Quería saber –un silencio de algunos segundos- las veía reírse, hablando de todo, cambiando de tema todo el tiempo y quería saber. ¿Está mal? –le gusta eso de provocar. 

-No. ¿Tú no eres de juntarte con amigos, de vez en cuando? –porque, con el único que lo vio, fue con Harry. Zayn clava sus ojos en los de ella y luego baja la mirada. 

-Deje de tenerlos hace un tiempo. 

-¿Por qué? –ella siempre tiene que preguntar. 

-Uno pierde los lazos de amistad cuando el otro rompe códigos –y él no tiene problema en contarle un poquito. 

-¿Te rompieron códigos?

-Y me soltaron la mano –y ella ya no sabe que más acotar- prefiero estar solo a mal acompañado ¿no? –Michelle le da la razón por primera vez- voy a preparar la cena –se levanta, ejerciendo fuerza con los brazos. 

-¿Y yo puedo ser tu amiga? –se lo pregunta antes de que él se adentre a la cocina. Y claro que Zayn queda estático ante esa pregunta. Gira sobre su propio eje y visualiza la sonrisa de ella.

-Somos muy opuestos, Ellie.

-Los opuestos se atraen, dicen –pero está mal usada esa frase en ese momento. Zayn solo eleva una ceja y a Michelle se le escapa la risa- te ayudo con la comida –y lo cincha del brazo para cocinar juntos.
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Lun 22 Jul 2013, 3:10 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Tumblr_mqcmrfmwKo1ra6loxo1_500
Día ocho: Tras las rejas

Zayn saluda a Martha, como todas las mañanas de la semana, con una sonrisa. Los dos tienen una relación como de madre e hijo. Se llevan tan bien que siempre se los podía encontrar en el bar de la oficina, compartiendo un té. Y media hora después, aparece Michelle con su cara de dormida. También la recibe Martha y se ríe de la carita de aquella chiquita linda y simpática. Capaz que quedan un ratito hablando, hasta que ella decide llamar al ascensor para subir al cuarto piso del edificio, saludar así nomás, llegar a su box, desplomar su maletín a un costado del escritorio y caer cual bolsa de papas sobre la silla con rueditas. Y está tan sucumbida en su trabajo, copiando y pegando mails que le llegan para, luego, mandárselo a su jefe, ya impresos, hasta que le vibra el celular y se sobresalta. Rose, llamando.

-¿Me quieres decir porque me llamas ahora? –ni siquiera la saluda. Habla despacio para que ninguno la escuche. 

-Perdón, pero te necesito, amiga –y se la nota desesperada. 

-¿No estás trabajando? 

-La dejé a cargo a Mary –una de sus compañeras con las que hizo el curso- ¡Te necesito!

-¡Bueno! ¡No me grites! –pero suave, sin hacerse notar- ¿Qué te pasó?

-Ayer me vi con Louis ¿viste? Me junté en su casa para hablar. La cosa es que yo llevé una mochila y me la olvidé.

-¿Y qué es lo malo? Le dices que te la lleve a tu casa, Rose.

-¡No, no! conozco a Louis y me la va a revisar.

-¿Y? –todavía no entendió el porqué tanta preocupación.

-Dentro de la mochila tenía mi diario íntimo –okey. Aquí nos reímos todos: Rose, veintidós años y un diario íntimo- ¡No te rías, idio.ta! 

-Perdón, perdón, me causó gracia, amiga. ¿Tienes un diario íntimo? 

-Sí, en el cual cuento todo. Y cuando digo todo, es todo –y eso es preocupante.

-¿Entonces?

-¡Ayúdame! –se lo grita.

-¿¡Y qué quieres que haga!? Estoy en el trabajo, Rose.

-Sal y nos encontramos en la esquina de la casa de Louis. Hay que recuperar esa mochila, sea como sea, amiga –y le corta, indicio a que no tiene otra opción. 

¿Y Michelle que hace? Disimula que le agarró un repentino dolor de estómago, que no puede mantenerse en pie –porque se inclina hacia delante y se sostiene la panza-, que le cayó mal la cena de anoche –le echa toda la culpa a su jefe, claramente- y que desea irse a su casa, cuanto antes. Rebecca le esboza un que sea la última vez y Michelle puede irse tranquila. 

Pero antes de encontrarse con su amiga, decide pasar por un kiosco para comprarse algo. Elige un paquete de galletitas, sabor chocolate, y tiene una leve discusión por el precio de tal. En mi barrio no están tan caras, le dice desfachatada. Entonces no compre le responde el sujeto mayor. Me estoy cagando de hambre bruta como ella sola, y se nota mucho que lo que vale más es el barrio, no las galletitas, y sabe cerrar la boca. Le dedica una última sonrisa y sale camino en busca de la esquina donde la espera su mejor amiga. 

-Discúlpame que te lo diga, pero eres medio tonta –le rebaja el ánimo a menos diez.

-Que maja que eres –y Rose es lo más irónica que puede. 

-Gracias –Michelle también. Mientras, mastica- ¿Galletitas?

-No, sal de aquí –y cuando la rubia está nerviosa, se vuelve arisca. 

-¿Qué es lo que tienes planeado? –ya están paradas delante de la casa de Louis. Las dos saben que no hay nadie en la casa.

-Entrar –y Michelle se atraganta con su galletita de chocolate rellena. 

-¿¡Me estás jodiendo!? ¿Cómo vamos a entrar, Rose? 

-¡Y sí! hay que recuperar ese diario, cueste lo que cueste –su voz es maquiavélica. 

-¿No sería más fácil llamarlo y pedírselo?

-No. Yo lo quiero ahora, ya. 

-¿Qué es lo tan importante que tiene ese diario? 

-¿Quieres que te cuente? –la mira de reojo.

-No, gracias –ya se imagina- bueno ¿y cómo entramos? –Michelle observa la casa de Louis. Las rejas negras que no te dejan pasar, fácilmente. El pasto bien cortado, en el jardín delantero. Su casa con techo de tejas, donde en el primer (y único) piso, está la habitación de él. 

-Saltamos las rejas, subimos por la escalera que está en la pared –esa que se pierde entre tanto verde que hay en la misma- nos colgamos de la ventana, agarramos la mochila y fin del asunto –obvio que la mira incrédula, elevando una ceja. 

-Que rápido planeas las cosas –pero, para ese entonces, Michelle guarda su paquete de galletitas en el bolsillo, con cierre, de su campera. Se limpia las manos y arrancan con aquella odisea. No es la primera vez que las dos se entrometen en casa ajena- hazme piecito –primero va a pasar Michelle. Rose se agacha, juntando sus manos para que su amiga coloque un pie sobre ella. De un empujón, logra amarrarse de la reja y escalar para pasar una pierna, y luego la otra, y así caer dentro de la casa de Louis (en el jardín). Y Rose hace lo mismo, pero se ayuda con una paredcita que hay a un costado- trata de no volver a olvidarte cosas en casas ajenas ¿vale?

-¡Perdón! ¡Porque la señorita jamás se olvidó nada en ningún lado! Recuerdo bien esa tarde en que tuvimos que ir a casa de Jake porque te olvidaste ropa interior –achina los ojos y la señala con un dedo- ¡Pervertida que sos! 

-¡Bueh! ¿Nunca te olvidaste una braga en otra casa, no? No me hagas reír, Rose –claramente que también recuerdan cuando se entrometieron en el departamento de Will. Por eso digo que ya son expertas en el asunto- subamos así agarramos tu diario y nos vamos –ya no tenía ganas de estar ahí. Pero, ésta vez, primero sube Rose, subiendo por las escaleras, y detrás Michelle. Capaz que la rubia recibe alguna palmada en la cola, pero se ríen. Eso sí, no se sabe en qué momento se escuchan las sirenas y hay tres patrulleros en la puerta de la casa. Dos que apuntan con un arma hacia ellas, otro que grita ¡Alto, policía!.


Son las siete y media de la tarde y, todavía, el día no se apagó. Zayn llega a la casa y deja su maletín a un costado, sobre una mesita, en la entrada. No entiende porqué hay tanto silencio sabiendo que Michelle debía estar allí. Rebecca le había avisado que se retiró mucho tiempo antes por diarrea. Así, tal cual. Si hablamos de dejar mal parada a Michelle, Rebecca es la número uno. Aprovecha para ir al baño y lavarse las manos. Se mira un poco al espejo, hace dos gestos y sale del mismo. Pero antes de ir a la cocina para prepararse su té diario, de después de trabajar, suena el teléfono de línea. 

-¿Hola?

-Jefe ¿cómo le va? Soy Ellie –la reconoció apenas comenzó a hablar.

-¿Me quieres decir donde estás? –con una mano sostiene el tubo, la otra la lleva a la cintura. 

-Emh… sí. Vente a la comisaría 49.

-¿Eh? –le cambiaron todas las facciones de la cara- ¿Dónde estás?

-En la comisaría 49, hombre. Pásame a buscar y después te explico –y corta el llamado. Obvio que Zayn no entiende nada, pero no le queda otra que ir en su búsqueda. 

-Jamás en mi vida entre a una comisaría –luego de firmar todos los papeles, habidos y por haber, de que Rose le agradezca con el alma y la dejaran en su casa, los dos iban dentro del auto, devuelta a casa. 

-Siempre hay una primera vez para todo ¿no? –Michelle va mirando por la ventanilla. 

-¿No estabas con dolor de estómago? 

-Bueno… lo que se dice dolor de estómago, no –y Zayn la mira de reojo. Y suspira- ¡Bueno! Rose me llamó porque se olvidó una cosa –no daba contarle sobre el diario íntimo- en la casa de un chico –tampoco daba contarle que se llamaba Louis- y fuimos a buscarla. Nos metimos en la casa y algún vecino habrá llamado al novecientosonce y cayeron los policías.

-¿No era más fácil tocar timbre? –frena en un semáforo en rojo. 

-Nos gusta lo complicado –y vuelve la mirada hacia la calle. 

-O sea que te escapaste del trabajo. 

-Ajá –no tiene problema en decirle la verdad. 

-Podrías ser echada ¿sabes? –pero sonríe de costado, mientras vuelve a arrancar viaje. Michelle lo mira y también sonríe, de costado. 

-Si me echas y me pagas todo lo que me tienes que pagar, yo chocha –siempre tendrá con qué retrucarle- te puedes comer un juicio, eh. 

-¿Me estás amenazando? –dobla en una curva. 

-No, te estoy advirtiendo –son diez segundos y el auto estaciona en la puerta de la casa de él. Aunque ella viva allí, jamás dejará de pertenecerle al dueño. Michelle agarra su cartera, la cuelga al hombro y abre la puerta para bajarse del mismo, e ir camino hacia la entrada de la casa. 

-¿Sabes que nunca, ninguno de mis empleados, me hizo juicio? –prende la alarma del auto y, también, camina detrás de ella. 

-Un gusto ser la primera –le sonríe con satisfacción. Él abre la puerta de madera, girando dos veces el manojo de llaves. 

-No te tengo miedo, pequeña–le clava la mirada. A ella se le escapa una sonrisa y chasquea la lengua. 

-Yo tampoco, pequeño –con un dedo le voltea la cara y se pierde en la oscuridad de la casa.

 Estoy tan emocionada por BSE que he decidido poner dos capítulos -dos días-.
Han sido los mejores 6:13 del año.
No puedo amarlos más.
¡Espero que les guste los capítulos!
¡Comenten mucho!
(y no mueran con los gifs)
¡Hasta luego! <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por ~Alejandra~ el Lun 22 Jul 2013, 3:31 pm


A Zayn lo lastimaron en el pasado. Pero apuesto a que Ellie es su nuevo futuro. Eso de los polos es verdad pura. Ellie tiene muchas amigas(:

Ay Zayn para una hermosa pregunta tenías que hacer la respuesta más jdnfk "Somos muy opuestos, Ellie." De que escribe?

Hahahaha Rose y su diario y el jefe las fue a sacar. Mori. Además toda su misión tipo agentes. Ay amo a Rose.

& we dance all night!!!!
Georgia ROSEE!
MARCEL ME MATO!
Ame con alma y corazón ese video empece a saltar, la aventé una palomita a mi hermano y se enojo. Pero nah estaba estoy y seguiré emocionada!!
Por ciero mori con los Gift's!!

Sigue pronto besos!
~Alejandra~
~Alejandra~


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Lun 22 Jul 2013, 5:24 pm

MUY TARDE, MORÍ POR LOS GIFS. BSE FUE HERMOSA AHH NO LO PUEDO SUPERAR JAJA. SÍGUELA ME HA ENCANTADO :-)
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Mar 23 Jul 2013, 1:19 pm

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Tumblr_mq61a7NDMW1rwy0cwo1_500
Día nueve: Solo un rato

-Ven –Michelle lo llama, sentada en la punta de la cama. Lleva un vestido negro, ajustado al cuerpo, que deja mostrar sus piernas cruzadas. Solo se ve la oscuridad misma- venga, ven –palmea el costado de donde ella está cómoda. Y Zayn se acerca, con cautela, despacio. Su pantalón pinzado, la camisa blanca, su saco negro y la corbata del mismo color- ¿Ya te dije que eres muy, pero muy, lindo? –para ese entonces, la mano de él está posicionada sobra una de las piernas desnudas de ella. 

-Podrías repetirlo más seguido –se hablan en susurros. A centímetros de distancia. 

-Eres lindo –y juegan a tener contactos con las narices- ¿Qué pasa? –y su sonrisa que la hace más hermosa de lo que ya es. Él quiso capturar sus labios pero ella se tiró hacia atrás. 

-Quiero besarte –sin tapujos. 

-¿Sí? –a ella le gusta hacerse la difícil. Por eso se acerca, terriblemente, y roza sus labios con los de él- ¿Me quieres besar? –él asiente. Por eso ella lo agarra de la corbata, acercándolo más de la cuenta a su cara- hazlo.

-Señor, le llegaron algunos papeles d… -Rebecca aparece en escena y Zayn se sobresalta sobre su asiento- ¿Está bien? –frunce el ceño. 

-S-sí, sí. ¿Qu-qué me trajiste? –y Rebecca se acerca a su lado, desplegando carpetas de color celeste, delante de sus ojos. 

-Son algunos contratos para que firme ya que hay varias empresas de viajes a distancia que desean hablas con usted.

-Ah, gracias.

-¿Desea un té? –apoya una mano sobre su hombro. Y él la mira con sospecha. 

-No, grac-

-Pero está como pálido ¿puede ser? –se da el tupé de agarrar su cara con las dos manos. 

-Estoy bien Rebecca –con delicadeza, como el caballero que es, las quita de encima. Rebecca es una mujer de casi treinta años que, cuando quiere, puede volverse muy pesada. Entonces ingresa Harry y reprime una risa ante esa situación- vaya a seguir con su trabajo –la mujer asiente, con algo de vergüenza- espera, Ell… -acto fallido, el cual Harry le clava la vista a su compañero de trabajo- digo, Rebecca  –se rasca la cabeza. Ya le está fallando el inconsciente- ¿podes avisarle a Ell… a Lu…? –una pausa- deja, no importa, no avises nada a nadie –y Rebecca  se escapa de allí. 

-¿Anda fallando la cabeza? –Harry quiere hacerse el gracioso, pero a Zayn no le causa. O capaz que sí, pero lo disimula muy bien. Se acomoda del otro lado del escritorio, apoyando un brazo sobre el mismo. 

-Ni me hables –saca una lapicera de su lapicero, pero jamás la usa. 

-¿Qué te pasa? 

-Tuve visiones con Ellie –y Harry enarca una ceja. 

-¿Fantaseaste con la enana? ¡Nah, eres genial! ¿Qué viste? –y parecía un chico de diez años queriendo escuchar el cuento que su abuelo le va a contar.

-No te desubiques ¿quieres? –achina los ojos, como él bien sabe. 

-Discúlpame, pero el desubicado aquí eres tú –claramente que el que fantaseó con Michelle, fue Zayn, no Harry.

-No sé que me pasa –lleva las dos manos a su cara, tapándosela, y refregando sus ojos- ¿estaré enloqueciendo? 

-No –y piensa un poco, observando el techo- pasa seguido. Ten en cuenta que hace mucho no estás con una mujer y te propones el vivir con Ellie, es obvio que suceda –pero Zayn no sabe si eso es bueno o malo- ¿No te estará gustando, no? –y la sonrisa pícara de Harry.

-¿A qué viniste, Harry? –pero lo pregunta mal. Y el ruloso se ríe. 

-Nada, pasé con el auto por aquí y venía a visitarte. Me parece que voy a venir más seguido –y se ríe. Bueno, aceptemos que a Zayn se le escapó una risita. 

Michelle, ese día, solo trabajaba por la mañana, por lo que decidió ir a visitar a sus padres (aquellos que viven en Candem). Tuvo un viaje leve, en colectivo. Por eso mismo, llevó sus auriculares y la música a todo volumen la acompañó en el trayecto. Tocó timbre en la casa que la vio crecer durante veinte años y su mamá la abrazó apenas la encontró parada del otro lado de la puerta. Su padre, siempre, en la cocina, picoteando algo de adentro de la alacena, también la rodeó con sus dos brazos varoniles. Y pregunta por Paul, su hermano, y Mike, el más grande de los tres –ella tuvo ese peso de ser la más pequeña y mimada de la familia. Por eso, ante tanto cargoseo, quiso despojarse de ellos, aunque tuvieran una muy buena relación-. Ninguno de los dos hombres que la cuidaron y protegieron de pequeña, en el colegio, están presentes. Los dos casados, conviviendo con sus mujeres de toda una vida, y una hija cada una. Claro, Michelle es tía de dos sobrinas hermosas las cuales ama con el alma. Sophie y Lucy, aman a su única tía. 

Y esa tarde la pasa, enteramente, dentro de su casa. Habla un poquito con su papá y otro mucho con su mamá, té mediante. Porque ellas dos, son las únicas que son apasionadas del té. Los hombres de la familia, prefieren el café o algo más conciso. Y charlan de la vida, de hombres, de trabajo, de amistades, de todo un poco. Y ella le pregunta y no le da todas las respuestas que ella quiere escuchar. Necesita saber como su hija está viviendo en la pensión –claramente que no sabe que su hija está tan loca que convive con el jefe de su trabajo- y si el dinero le alcanza –no le va a decir que su jefe le debe tres meses. No-. Mamá Charlotte siempre se preocupa por el estado de sus hijos infinitos (y sus nietos, también).

Es a las seis de la tarde, cuando se despide de ellos dos, con otro abrazo, y manda saludos a su demás familia. Promete, algún día de aquellos, ir a visitarlos. Camina con las manos en los bolsillos de su chaleco negro, volviendo a sucumbirse en la música que lleva su celular. Un poquito de Ed Sheeran, mezclado con Adele y más de música nacional. Hay un mundo de gente en el centro de Candem. Para tomar el colectivo que la deja cerca de su casa –o de la casa de su jefe- debe cruzar la avenida principal. Espera, en una de las esquinas, a que el hombrecito del semáforo cambie a verde. Mientras, observa que en la esquina de enfrente, hay una persona que la tiene vista de algún otro lado. Seguro que achina los ojos y acerca un poco más la cara –sin moverse de su baldosa- para visualizarlo mejor. Y cuando el semáforo le brinda a que puede caminar por la senda peatonal, se va acercando a ese sujeto y… sí, lo reconoce: David, su ex novio. Ese que le prometió amor para toda la vida, que se la jugaba por ella y por otra. 

Michelle camina con la frente en alto, observándolo de pies a cabeza. David, no. David y Michelle se cruzan en mitad de la avenida y él baja la vista, clavándola en el suelo y siguiendo su recorrido. Ella queda ahí, varada, mirando lo cobarde que fue, es y será por no querer ni poder afrontar la realidad. Porque jugó sucio con ella (y con el mismo, también). Y así, parada en la otra esquina, lo ve alejarse de espalda –pero ya lleva la mirada hacia delante. 

-Te odio –susurra y un mar de lágrimas cae en picada. 


Zayn está sentado en el sillón, con las piernas estiradas hacia delante, los brazos extendidos sobre el respaldo del mismo y los ojos cerrados. Una música calma inunda el departamento y está en su estado más tranquilo. Todo hasta que la puerta se cierra, abruptamente y él ya sabe de quién se trata. 

-Lo odio, lo odio, lo odio, lo odio, lo odio, lo odio –no respira ni a palos. Zayn la observa como deja su maletín sobre la mesa del living- ¿¡Qué!? –porque se da cuenta que la está mirando. 

-¿Qué te pasa? –él habla calmo, como lo que es en su interior y exterior. 

-Nada que te interese –y se va caminando a zancadas hacia el cuarto. Se quita la ropa de trabajo y busca el pijama de los martes (tiene un pijama para cada día de la semana, sí. Ya lo dijimos, está loca). Y, cuando regresa al living, se sienta al lado de Zayn y apoya su cabeza en su hombro, cruzada de brazos, mirando hacia el frente y miles de lágrimas acumuladas en sus ojos- quiero un abrazo –es una nena de cinco años, sin duda. 

-¿Un qué? –Zayn se sorprende ante tal confesión. 

-Que quiero un abrazo –y ella levanta un poco la mirada para verlo a él- ¿Me abrazas? –pero la respuesta está en dilay- solo un rato… -susurra. Y bueno, él la abraza porque se lo pidió bien. 

-¿Qué te pasó? 

-Me crucé con mi ex –pero ya no están más unidos por los brazos. Él en una punta del sillón, ella en la otra- ¿Puedes creer que el caradura me bajó la mirada? Caradura… 

-¿Saliste mucho tiempo con él? 

-Año y medio –él asiente. 

-¿Y… por qué cortaron? 

-David estaba casado, yo me metí con él sabiendo su situación –los ojos de Zayn toman una dimensión nunca antes vista- en realidad lo conocí en mi trabajo anterior, él me dibujaba que estaba mal con su mujer, que se quería divorciar, yo que caí y me enamoré… y bueno, nada. Él me prometía que la iba a dejar y jamás pasó eso. Al año me enteré que su mujer estaba embarazada de él, y corté.

-O sea que estaba con las dos –Michelle asiente- ¿Pero lo sigues queriendo?

-¡No! –extiende la o- no, nada que ver. Solo que me jodió que me haya ignorado así. Un idiota –y mira hacia otro punto- lo peor que podes hacerme, es ignorarme. No sabe de lo que soy capaz. 

-Eso da miedo.

-¿No era que no me tenías miedo –sonríe. 

-Yo no, pero capaz que él sí –levanta un hombro. 

-Igual no me gusta que me tengan miedo. Soy jodida, pero no para arruinarle la vida a los demás –y Zayn se tilda, mirándola- ¿Qué pasa?

-¿Eh? 

-¿Qué qué te pasa? ¿Por qué me miras así? –y se ríe. 

-¿Así cómo?

-Así, con cara de perro alzado –y ella consigue lo que quería: que Zayn riera- ¿Me das otro abrazo? –y obvio que no se niega a un rato más.

 Día nueve.
Disfruten.
¡BATIMOS EL RÉCORD!
Amo este fandom, cara.jo
Bueno, espero que les guste, ¡comenten mucho!
Nos leemos mañana <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por narrysgirl el Mar 23 Jul 2013, 10:32 pm

ME GUSTÓ, SÍGUELA. YA SÉ YO IGUAL AMO A MI FAMILIA, ESTE FANDOM , ES PERFECTO.
narrysgirl
narrysgirl


http://instagram.com/valeriacanul

Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por pussyharry__xx el Miér 24 Jul 2013, 11:22 am

@narrysgirl escribió:ME GUSTÓ, SÍGUELA. YA SÉ YO IGUAL AMO A MI FAMILIA, ESTE FANDOM , ES PERFECTO.

 En un rato la sigo, linda <3
pussyharry__xx
pussyharry__xx


Volver arriba Ir abajo

Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA - Página 2 Empty Re: Treinta días |ZaynMalik| TERMINADA

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 12. Precedente  1, 2, 3, ... 10, 11, 12  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.