O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Los nuevos mutantes 20/2 capitulo doble
Hoy a las 3:31 am por Lairee_04

» Hidden Hills | ¿Te atreves a participar? | Audiciones Abiertas
Hoy a las 3:29 am por Lairee_04

» Una Mortal y un Dios (Loki y tú)
Ayer a las 8:19 pm por Angelica_Queen

» Shut up!
Ayer a las 6:24 pm por Hades.

» Club de Lectura [Whatsapp]
Ayer a las 5:11 pm por Ronan

» Energetic
Ayer a las 3:01 pm por Clover

» Darkness | My own hell
Ayer a las 2:06 pm por Carlaa_Morenoo

» azarath metrion zinthos
Ayer a las 1:35 pm por spellman.

» here's to the fools who dream.
Ayer a las 1:19 pm por lalalands

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

La hermana del niño que sobrevivio

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Lun 08 Oct 2018, 7:42 pm

AMBER!!! SIGUES VIVA!!
No mija yo no entiendo con fiebre como subis ese hermoso capitulo!!
Te extrañaba!!

Este Lockhart seguro miente como siempre! Con la jefa Queen no se meta!

JAJAJAJAJAJA YO SIEMPRE PENSE LO MISMO QUE BRANDON CON HARRY Y SUS FORMAS DE ESTAR AL PUNTO DE LA MUERTE "este men se quiere morir y no puede"

Awww Draco y rayis! Espero que no lo arruine el rubio pero shoro porque seria demasiado bueno para ser real.

NO ERES LA UNICA RAYIS QUE QUIERE SABER EL MISTERIO DE BRANDON CON LAS CARTAS!

Theo Raeken, aun no se que pensar de el! Pero Angel parece interesada!


SIGUELA PRONTO!
Espero que te recuperes!
Jinx


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Mar 23 Oct 2018, 11:34 am

Capitulo 10:









[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Al despertar Harry la mañana del domingo, halló el dormitorio resplandeciente con la luz del sol de invierno, y su brazo otra vez articulado, aunque muy rígido. 

Se sentó enseguida y miró hacia la cama de Colin, pero estaba oculto tras las largas cortinas que el propio Harry había corrido el día anterior. Al ver que se había despertado, la señora Pomfrey se acercó afanosamente con la bandeja del desayuno, y se puso a flexionarle y estirarle a Harry el brazo y los dedos. 

Todo va bien —le dijo, mientras él apuraba torpemente con su mano izquierda las gachas de avena—Cuando termines de comer, puedes irte. 


Harry se vistió lo más deprisa que pudo y salió precipitadamente hacia la torre de Gryffindor, deseoso de hablar con Ron,______, Brandon y Hermione sobre Colín y Dobby, pero no los encontró allí. 

Cuando pasó por delante de la biblioteca, Percy Weasley precisamente salía de ella, y parecía estar de mucho mejor humor que la última vez que lo habían encontrado. 

¡Ah, hola, Harry! —dijo—Excelente jugada la de ayer, realmente excelente. Gryffindor acaba de ponerse a la cabeza de la copa de las casas: ¡ganaste cincuenta puntos! 
¿No has visto a Brandon y Ron o a ______ y  Hermione? —preguntó Harry. 
No, no los he visto —contestó Percy, dejando de sonreír—Espero que Ron no esté otra vez en el aseo de las chicas... 


Harry forzó una sonrisa, siguió a Percy con la vista hasta que desapareció, y se fue derecho al aseo de Myrtle la Llorona. No encontraba ningún motivo para que  estuvieran allí, pero después de asegurarse de que no merodeaban por el lugar Filch ni ningún prefecto, abrió la puerta y oyó sus voces provenientes de un retrete cerrado. 

Soy yo —dijo, entrando en los lavabos y cerrando la puerta. 

Oyó un golpe metálico, luego otro como de salpicadura y un grito ahogado, y vio a _____ mirando por el agujero de la cerradura. 

¡Harry! —dijo ella—Vaya susto que nos has dado. Entra. ¿Cómo está tu brazo? 
Bien —dijo Harry, metiéndose en el retrete. 

Habían puesto un caldero sobre la taza del inodoro, y un crepitar que provenía de dentro le indicó que habían prendido un fuego bajo el caldero. Prender fuegos transportables y sumergibles era la especialidad de Hermione.


Pensamos ir a verte, pero decidimos comenzar a preparar la poción multijugos —le explicó Brandon, después de que Harry cerrara de nuevo la puerta del retrete.
Hemos pensado que éste es el lugar más seguro para guardarla. —agrego _____.

Harry empezó a contarles lo de Colin, pero Hermione lo interrumpió. 

Ya lo sabemos, oímos a la profesora McGonagall hablar con el profesor Flitwick esta mañana. Por eso pensamos que era mejor darnos prisa. 
Cuanto antes le saquemos a Malfoy una declaración, mejor —gruñó Ron—¿No piensas igual? Se ve que después del partido de quidditch estaba tan sulfurado que la tomó con Colin. 
Hay alguien más —dijo Harry, contemplando a ______, que partía manojos de centinodia y los echaba a la poción—Dobby vino en mitad de la noche a hacerme una visita. 


______ y Hermione levantaron la mirada de la poción, sorprendidas.

Ron se enderezo de la columna que estaba apoyado, mientras que Brandon lo observaba con atención atreves del reflejo del espejo del baño. 

 Harry les contó todo lo que Dobby le había dicho... y lo que no le había querido decir. 

¿La Cámara de los Secretos ya fue abierta antes? —le preguntó ______. 
Es evidente —dijo Ron con voz de triunfo— Lucius Malfoy abriría la cámara en sus tiempos de estudiante y ahora le ha explicado a su querido Draco cómo hacerlo. Está claro. Sin embargo, me gustaría que Dobby te hubiera dicho qué monstruo hay en ella. Me gustaría saber cómo es posible que nadie se lo haya encontrado merodeando por el colegio. 


Quizá pueda volverse invisible —dijo Hermione, empujando unas sanguijuelas hacia el fondo del caldero—O quizá pueda disfrazarse, hacerse pasar por una armadura o algo así. He leído algo sobre fantasmas camaleónicos... 

Lees demasiado, Hermione —le dijo Ron, echando crisopos encima de las sanguijuelas. Arrugó la bolsa vacía de los crisopos y miró a Harry—Así que fue Dobby el que no nos dejó coger el tren y el que te rompió el brazo...
 —¿Sabes qué, Harry? Si no deja de intentar salvarte la vida, te va a matar. — comento Brandon, con una mueca.




La noticia de que habían atacado a Colin Creevey y de que éste yacía como muerto en la enfermería se extendió por todo el colegio durante la mañana del lunes.

 El ambiente se llenó de rumores y sospechas. 

Los de primer curso se desplazaban por el castillo en grupos muy compactos, como si temieran que los atacaran si iban solos. 

Ginny Weasley, que se sentaba junto a Colin Creevey en la clase de Encantamientos, estaba consternada, pero a ______ le parecía que Fred y George se equivocaban en la manera de animarla. Se turnaban para esconderse detrás de las estatuas, disfrazados con una piel, y asustarla cuando pasaba. Pero tuvieron que parar cuando Percy se hartó y les dijo que iba a escribir a su madre para contarle que por su culpa Ginny tenía pesadillas. 
Mientras tanto, a escondidas de los profesores, se desarrollaba en el colegio un mercado de talismanes, amuletos y otros chismes protectores. 

Neville Longbottom había comprado una gran cebolla verde, cuyo olor decían que alejaba el mal, un cristal púrpura acabado en punta y una cola podrida de tritón antes de que los demás chicos de Gryffindor le explicaran que él no corría peligro, porque tenía la sangre limpia y por tanto no era probable que lo atacaran. 

Fueron primero por Filch —dijo Neville, con el miedo escrito en su cara redonda—, y todo el mundo sabe que yo soy casi un squib. 

Durante la segunda semana de diciembre, la profesora McGonagall pasó, como de costumbre, a recoger los nombres de los que se quedarían en el colegio en Navidades. Harry, ____, Brandon, Ron y Hermione firmaron en la lista; Angélica le dijo a Brandon que Malfoy se quedaba.

Las vacaciones serían un momento perfecto para utilizar la poción multijugos e intentar sonsacarle una confesión. 

Por desgracia, la poción estaba a medio acabar. Aún necesitaban el cuerno de bicornio y la piel de serpiente arbórea africana, y el único lugar del que podrían sacarlos era el armario privado de Snape. A Harry y Brandon les parecía que preferiría enfrentarse al monstruo legendario de Slytherin a tener que soportar las iras de Snape si lo pillaban robándole en el despacho. 

Lo que tenemos que hacer —dijo animadamente _____, cuando se acercaba la doble clase de Pociones de la tarde del jueves— es distraerle con algo. Entonces uno de nosotros podrá entrar en el despacho de Snape y coger lo que necesitamos. 


Me niego a robarle a Snape, prefiero renunciar a mis productos. Además es mejor que se encargue una de ustedes, tienen el expediente limpio en el peor de los casos. a Harry y Ron los van a expulsar si los agarran otra vez y yo ya tuve demasiados problemas con mi padre por culpa de Snape.


Creo que es mejor que me encargue yo misma del robo —continuo Hermione, como si tal cosa—Así que no tenéis más que originar un tumulto lo suficientemente importante para mantener ocupado a Snape unos cinco minutos. 


Las clases de Pociones se impartían en una de las mazmorras más espaciosas. Aquella tarde de jueves, la clase se desarrollaba como siempre. 
Veinte calderos humeaban entre los pupitres de madera, en los que descansaban balanzas de latón y jarras con los ingredientes. 

A Harry la pócima infladora le salía demasiado líquida, pero en aquel momento le preocupaban otras cosas más importantes. Aguardaba una seña de Hermione, y apenas prestó atención cuando Snape se detuvo a mirar con desprecio su poción agnada. Cuando Snape se volvió y se fue a ridiculizar a Neville, Hermione captó la mirada de Harry; y le hizo con la cabeza un gesto afirmativo. 

Harry se agachó rápidamente y se escondió detrás de su caldero, se sacó de un bolsillo una de las bengalas del doctor Filibuster que tenía Fred, y le dio un golpe con la varita. La bengala se puso a silbar y echar chispas. Sabiendo que sólo contaba con unos segundos, Harry se levantó, apuntó y la lanzó al aire. La bengala aterrizó dentro del caldero de Goyle. 

Brandon al ver la señal aparto a su hermana de su  poción para ambos cubrirse bajo la mesa.
La poción de Goyle estalló, rociando a toda la clase. Los alumnos chillaban cuando los alcanzaba la pócima infladora. A Malfoy le salpicó en toda la cara, y la nariz se le empezó a hinchar como un balón; Goyle andaba a ciegas tapándose los ojos con las manos, que se le pusieron del tamaño de platos soperos, mientras Snape trataba de restablecer la calma y de entender qué había sucedido. _____ quien se cubrió con su libro la cara vio a Hermione aprovechar la confusión para salir discretamente por la puerta. 

¡Silencio! ¡SILENCIO! —gritaba Snape—Los que hayan sido salpicados por la poción, que vengan aquí para ser curados. Y cuando averigüe quién ha hecho esto... 
Harry intentó contener la risa cuando vio a Malfoy apresurarse hacia la mesa del profesor, con la cabeza caída a causa del peso de la nariz, que había llegado a alcanzar el tamaño de un pequeño melón pero _____ le dio un golpe en las costillas mientras lo regañaba con la mirada. Mientras la mitad de la clase se apiñaba en torno a la mesa de Snape, unos quejándose de sus brazos del tamaño de grandes garrotes, y otros sin poder hablar debido a la hinchazón de sus labios, Ron vio que Hermione volvía a entrar en la mazmorra, con un bulto debajo de la túnica. 

Cuando todo el mundo se hubo tomado un trago de antídoto y las diversas hinchazones remitieron, Snape se fue hasta el caldero de Goyle y extrajo los restos negros y retorcidos de la bengala. Se produjo un silencio repentino. 

Si averiguo quién ha arrojado esto —susurró Snape—, me aseguraré de que lo expulsen. 


Harry puso una cara que esperaba que fuera de perplejidad. Snape lo miraba a él, y la campana que sonó al cabo de diez minutos no pudo ser mejor bienvenida. 

Sabe que fui yo —dijo Harry mientras iban deprisa a los aseos de Myrtle la Llorona—Podría jurarlo. 


Hermione echó al caldero los nuevos ingredientes y removió con brío. 

—Estará lista dentro de dos semanas —dijo contenta. 

Snape no tiene ninguna prueba de que hayas sido tú —dijo _____ a Harry, tranquilizándolo— ¿Qué puede hacer? 
Conociendo a Snape, algo terrible —dijo Brandon, mientras la poción levantaba borbotones y espuma. 


Una semana más tarde, Harry, Brandon y Hermione cruzaban el vestíbulo cuando vieron a un puñado de gente que se agolpaba delante del tablón de anuncios para leer un pergamino que acababan de colgar. Ron y _____  les hacían señas, entusiasmados. 

¡Van a abrir un club de duelo! —dijo Ron— ¡La primera sesión será esta noche! No me importaría recibir unas clases de duelo, podrían ser útiles en estos días... 
¿Por qué? ¿Acaso piensan que se va a batir a duelo el monstruo de Slytherin? —preguntó Brandon, pero lo cierto es que también él leía con interés el cartel. 
Podría ser útil —les dijo _____ cuando se dirigían a cenar—¿Vamos? 


Aquella noche, a las ocho, se dirigieron deprisa al Gran Comedor. 

Las grandes mesas de comedor habían desaparecido, y adosada a lo largo de una de las paredes había una tarima dorada, iluminada por miles de velas que flotaban en el aire. 

El techo volvía a ser negro, y la mayor parte de los alumnos parecían haberse reunido debajo de él, portando sus varitas mágicas y aparentemente entusiasmados. 

Me pregunto quién nos enseñará —dijo _____, mientras se internaban en la alborotada multitud
Mi madre me ha dicho que Flitwick fue campeón de duelo cuando era joven, quizá sea él. —les conto Brandon, mirando con aburrimiento el lugar.
Con tal de que no sea... —Harry empezó una frase que terminó en un gemido: Gilderoy Lockhart se encaminaba a la tarima, resplandeciente en su túnica color ciruela oscuro, y lo acompañaba nada menos que Snape, con su usual túnica negra. 

Lockhart rogó silencio con un gesto del brazo y dijo: 

¡Venid aquí, acercaos! ¿Me ve todo el mundo? ¿Me oís todos? ¡Estupendo! El profesor Dumbledore me ha concedido permiso para abrir este modesto club de duelo, con la intención de prepararos a todos vosotros por si algún día necesitáis defenderos tal como me ha pasado a mí en incontables ocasiones (para más detalles, consultad mis obras). 
»Permitidme que os presente a mi ayudante, el profesor Snape —dijo Lockhart, con una amplia sonrisa— Él dice que sabe un poquito sobre el arte de batirse, y ha accedido desinteresadamente a ayudarme en una pequeña demostración antes de empezar. Pero no quiero que os preocupéis los más jóvenes: no os quedaréis sin profesor de Pociones después de esta demostración, ¡no temáis! 


¿No estaría bien que se mataran el uno al otro? —susurró Ron a Harry al oído.
 
Alguien una vez me dijo que nunca le diera la espalda a Snape, pero aun no se a que se refiere... —Comento Brandon, mirando a Snape por primera vez con curiosidad.

En el labio superior de Snape se apreciaba una especie de mueca de desprecio. ______ se preguntaba por qué Lockhart continuaba sonriendo; si Snape la hubiera mirado como miraba a Lockhart, habría huido a todo correr en la dirección opuesta. 

Lockhart y Snape se encararon y se hicieron una reverencia. O, por lo menos, la hizo Lockhart, con mucha floritura de la mano, mientras Snape movía la cabeza de mal humor. Luego alzaron sus varitas mágicas frente a ellos, como si fueran espadas. 

Como veis, sostenemos nuestras varitas en la posición de combate convencional —explicó Lockhart a la silenciosa multitud— Cuando cuente tres, haremos nuestro primer embrujo. Pero claro está que ninguno de los dos tiene intención de matar
Yo no estaría tan segura —susurró ______, viendo a Snape enseñar los dientes. 
Una..., dos... y tres. 


Ambos alzaron las varitas y las dirigieron a los hombros del contrincante. 

Snape gritó: 

¡Expelliarmus! 
Resplandeció un destello de luz roja, y Lockhart despegó en el aire, voló hacia atrás, salió de la tarima, pegó contra el muro y cayó resbalando por él hasta quedar tendido en el suelo. 

Malfoy y algunos otros de Slytherin vitorearon. Hermione se puso de puntillas. 

¿Creéis que estará bien? —chilló por entre los dedos con que se tapaba la cara. 
¿A quién le preocupa? —dijeron Harry y Ron al mismo tiempo. 

Lockhart se puso de pie con esfuerzo. Se le había caído el sombrero y su pelo ondulado se le había puesto de punta. 

¡Bueno, ya lo habéis visto! —dijo, tambaleándose al volver a la tarima—Eso ha sido un encantamiento de desarme; como podéis ver, he perdido la varita... ¡Ah, gracias, señorita Brown! Sí, profesor Snape, ha sido una excelente idea enseñarlo a los alumnos, pero si no le importa que se lo diga, era muy evidente que iba a atacar de esa manera. Si hubiera querido impedírselo, me habría resultado muy fácil. Pero pensé que sería instructivo dejarles que vieran... 


Snape parecía dispuesto a matarlo, y quizá Lockhart lo notara, porque dijo: 

¡Basta de demostración! Vamos a colocaros por parejas. Profesor Snape, si es tan amable de ayudarme... 

Se metieron entre la multitud a formar parejas. Lockhart puso a Neville con Justin Finch-Fletchley, pero Snape llegó primero hasta donde estaban Ron y Harry.
Ya es hora de separar a este equipo ideal, creo —dijo con expresión desdeñosa— Weasley, puedes emparejarte con Finnigan. Potter... 


Harry se acercó automáticamente a Brandon. 

Me parece que no, el dúo dinámico por hoy se separa —dijo Snape, sonriendo con frialdad.
Bien, me pondré con mi hermana.
Me temo, que no va a ser posible. Tengo otros planes señor Queen.  Señor Malfoy, aquí. Veamos qué puedes hacer con el famoso Potter y señor Raeken venga a emparejarse con el temible Queen.



Malfoy separándose de Angélica, se acercó pavoneándose y sonriendo. 
Raeken iba detrás de el, en la mano izquierda portaba su varita a la cual la giraba con gracia y habilidad entre sus dedos.


Snape se acerco a ______ y Hermione.
—Ustedes también se separan por hoy, deben socializar con otras muchachas de su edad— les dijo Snape, con una fría sonrisa de lado.
Pero señor…. —tartamudeo Hermione nerviosa.
señorita Granger puede ponerse con Bulstrode y usted señorita Potter póngase con Parkinson.


Era alta y robusta, y su poderosa mandíbula sobresalía agresivamente. 
Hermione la saludó con una débil sonrisa que la otra no le devolvió. 

Parkinson era mas baja y delgada, sus ojos estaban cargados de desagrado. 
_______ ni se tomo la libertad de saludarla, solo le devolvió la mirada de odio que Pansy le daba.

¡Poneos frente a vuestros contrincantes —dijo Lockhart, de nuevo sobre la tarima— y haced una inclinación! 


Harry y Malfoy apenas bajaron la cabeza, mirándose fijamente. 

¡Varitas listas! —gritó Lockhart— Cuando cuente hasta tres, ejecutad vuestros hechizos para desarmar al oponente. Sólo para desarmarlo; no queremos que haya ningún accidente. Una, dos y... tres. 


Harry apuntó la varita hacia los hombros de Malfoy, pero éste ya había empezado a la de dos. Su conjuro le hizo el mismo efecto que si le hubieran golpeado en la cabeza con una sartén. Harry se tambaleó pero aguantó, y sin perder tiempo, dirigió contra Malfoy su varita, diciendo: 

¡Rictusempra! 

Un chorro de luz plateada alcanzó a Malfoy en el estómago, y el chico se retorció, respirando con dificultad.
 
¡He dicho sólo desarmarse! —gritó Lockhart a la combativa multitud cuando Malfoy cayó de rodillas; Harry lo había atacado con un encantamiento de cosquillas, y apenas se podía mover de la risa. Harry no volvió a atacar, porque le parecía que no era deportivo hacerle a Malfoy más encantamientos mientras estaba en el suelo, pero fue un error. Tomando aire, Malfoy apuntó la varita a las rodillas de Harry, y dijo con voz ahogada: 

¡Tarantallegra! 


Un segundo después, a Harry las piernas se le empezaron a mover a saltos, fuera de control, como si bailaran un baile velocísimo. 

¡Alto!, ¡alto! —gritó Lockhart, pero Snape se hizo cargo de la situación. 
¡Finite incantatem! —gritó. Los pies de Harry dejaron de bailar, Malfoy dejó de reír y ambos pudieron levantar la vista. 

Una niebla de humo verdoso se cernía sobre la sala. Tanto Neville como Justin estaban tendidos en el suelo, jadeando; Ron sostenía a Seamus, que estaba lívido, y le pedía disculpas por los efectos de su varita rota; pero Hermione y Millicent Bulstrode no se habían detenido: Millicent tenía a Hermione agarrada del cuello y la hacía gemir de dolor. Las varitas de las dos estaban en el suelo. Brandon se acercó de un salto para intentar apartar a Millicent lo cual era difícil, porque era mucho mas robusta que el. Raeken al parecer se apiado de la situación y ayudo a separar a Millicent de Hermione.  Angélica y Daphne estaban tranquilas en un rincón cotilleando, se tapaban la boca mientras soltaban risas. Pansy y _____ estaban discutiendo. 


 
Muchachos, muchachas... —decía Lockhart, pasando por entre los estudiantes, examinando las consecuencias de los duelos—Levántate, Macmillan..., con cuidado, señorita Fawcett..., pellízcalo con fuerza, Boot, y dejará de sangrar enseguida... 


»Creo que será mejor que os enseñe a interceptar los hechizos indeseados 
—dijo Lockhart, que se había quedado quieto, con aire azorado, en medio del comedor. Miró a Snape y al ver que le brillaban los ojos, apartó la vista de inmediato— Necesito un par de voluntarios... Queen y Raeken, ¿qué tal vosotros? 
Mala idea, profesor Lockhart —dijo Snape, deslizándose como un murciélago grande y malévolo—Queen provoca maldiciones sin medir aun las consecuencias, tendríamos que enviar a Raeken a la enfermería. ¿Qué tal Malfoy y Potter? —dijo Snape con una sonrisa malvada. 
¡Excelente idea! —dijo Lockhart, haciéndoles un gesto para que se acercaran al centro del Salón, al mismo tiempo que la multitud se apartaba para dejarles sitio—Veamos, Harry —dijo Lockhart—, cuando Draco te apunte con la varita, tienes que hacer esto.


Levantó la varita, intentó un complicado movimiento, y se le cayó al suelo. Snape sonrió y Lockhart se apresuró a recogerla, diciendo: 

¡Vaya, mi varita está un poco nerviosa!

Snape se acercó a Malfoy, se inclinó y le susurró algo al oído. Malfoy también sonrió. Harry miró asustado a Lockhart y le dijo: 

Profesor, ¿me podría explicar de nuevo cómo se hace eso de interceptar? 
¿Asustado? —murmuró Malfoy, de forma que Lockhart no pudiera oírle. 
Eso quisieras tú —le dijo Harry torciendo la boca. 
Lockhart dio una palmada amistosa a Harry en el hombro. 
¡Simplemente, hazlo como yo, Harry! 
¿El qué?, ¿dejar caer la varita? 


Pero Lockhart no le escuchaba. 

Tres, dos, uno, ¡ya! —gritó. 

Malfoy levantó rápidamente la varita y bramó: 

¡Serpensortia! 


Hubo un estallido en el extremo de su varita. Harry vio, aterrorizado, que de ella salía una larga serpiente negra, caía al suelo entre los dos y se erguía, lista para atacar. Todos se echaron atrás gritando y despejaron el lugar en un segundo. 

No te muevas, Potter —dijo Snape sin hacer nada, disfrutando claramente de la visión de Harry, que se había quedado inmóvil, mirando a los ojos a la furiosa serpiente—Me encargaré de ella... 


¡Permitidme! —gritó Lockhart. Blandió su varita apuntando a la serpiente y se oyó un disparo: la serpiente, en vez de desvanecerse, se elevó en el aire unos tres metros y volvió a caer al suelo con un chasquido. Furiosa, silbando de enojo, se deslizó derecha hacia Finch-Fletchley y se irguió de nuevo, enseñando los colmillos venenosos. 

Harry no supo por qué lo hizo, ni siquiera fue consciente de ello. Sólo percibió que las piernas lo impulsaban hacia delante como si fuera sobre 

ruedas y que gritaba absurdamente a la serpiente: «¡Déjale!» Y milagrosa e inexplicablemente, la serpiente bajó al suelo, tan inofensiva como una gruesa manguera negra de jardín, y volvió los ojos a Harry. A éste se le pasó el miedo. Sabía que la serpiente ya no atacaría a nadie, aunque no habría podido explicar por qué lo sabía. 
Sonriendo, miró a Justin, esperando verlo aliviado, o confuso, o agradecido, pero ciertamente no enojado y asustado. 

¿A qué crees que jugamos? —gritó, y antes de que Harry pudiera contestar, se había dado la vuelta y abandonaba el salón.


Snape se acercó, blandió la varita y la serpiente desapareció en una pequeña nube de humo negro. También Snape miraba a Harry de una manera rara; era una mirada astuta y calculadora que a Harry no le gustó. Fue vagamente consciente de que a su alrededor se oían unos inquietantes murmullos. A continuación, sintió que alguien le tiraba de la túnica por detrás. 

Vamos —le dijo ______ al oído— Vamos... 
Al atravesar las puertas, los estudiantes se apartaban como si les diera miedo contagiarse.

 Harry no tenía ni idea de lo que pasaba, y ni Ron ni Brandon le explicaron nada hasta llegar a la sala común de Gryffindor, que estaba vacía. Entonces Brandon sentó a Harry en una butaca y le dijo: 

Hablas pársel. ¿Por qué no nos lo habías dicho? 
¿Que hablo qué? —dijo Harry. 
¡Pársel! —dijo Ron— ¡Puedes hablar con las serpientes! 
Lo sé —dijo Harry—Quiero decir, que ésta es la segunda vez que lo hago. Una vez, accidentalmente, le eché una boa constrictor a mi primo Dudley en el zoo... Es una larga historia... pero ella me estaba diciendo que no había estado nunca en Brasil, y yo la liberé sin proponérmelo. Fue antes de saber que era un mago... 
¿Entendiste que la boa constrictor te decía que no había estado nunca en Brasil? —repitió _______ con voz débil. Su hermano se olvido de mencionar eso, el año pasado.
¿Y qué? —preguntó Harry— Apuesto a que pueden hacerlo montones de personas. 
Desde luego que no —dijo Ron— No es un don muy frecuente. Harry, eso no es bueno. 
¿Que no es bueno? —dijo Harry, comenzando a enfadarse—¿Qué le pasa a todo el mundo? Mira, si no le hubiera dicho a esa serpiente que no atacara a Justin... 
¿Eso es lo que le dijiste? —pregunto ______ nerviosa.
¿Qué pasa? Tú estabas allí... Tú me oíste. 
Hablaste en lengua pársel —le dijo Brandon—, la lengua de las serpientes. Podías haber dicho cualquier cosa. No te sorprenda que Justin se asustara, parecía como si estuvieras incitando a la serpiente, o algo así. Fue escalofriante. 


Harry se quedó con la boca abierta. 

¿Hablé en otra lengua? Pero no comprendo... ¿Cómo puedo hablar en una lengua sin saber que la conozco?

Ron negó con la cabeza y Brandon desvió la mirada. Por la cara que ponían tanto ellos como Hermione, parecía como si acabara de morir alguien. Harry y ______ no alcanzaba a comprender qué era tan terrible. 

¿Me quieren decir qué hay de malo en impedir que una serpiente grande y asquerosa arranque a Justin la cabeza de un mordisco? —preguntó—¿Qué importa cómo lo hice si evité que Justin tuviera que ingresar en el Club de Cazadores Sin Cabeza
Sí importa —dijo Hermione, hablando por fin, en un susurro—, porque Salazar Slytherin era famoso por su capacidad de hablar con las serpientes. Por eso el símbolo de la casa de Slytherin es una serpiente. 


Harry se quedó boquiabierto. 


Exactamente —dijo Brandon—Y ahora todo el colegio va a pensar que tú eres su tátara-tátara-tátara-tataranieto o algo así. 
Pero no lo soy —dijo Harry, sintiendo un inexplicable terror. 
Te costará mucho demostrarlo —dijo Hermione— Él vivió hace unos mil años, así que bien podrías serlo.
¿Cómo es posible que tu no entendieras? — pregunto Harry, observando a su hermana.
No lo se Harry, pero fue aterrador lo que hiciste — respondió ______ apenada. 
Es extraño, ambos comparten la misma sangre…______ tendría que hablar pársel también— comento Brandon.
Tal vez Slytherin tiene solo herederos masculinos— dijo Ron, encogiéndose de hombros. 
Puede ser…pero no deja de ser un caso peculiar— dijo Hermione, mirando fijamente a los hermanos Potter.

●●●


El castillo estaba más oscuro de lo normal en pleno día, a causa de la nieve espesa y gris que se arremolinaba en todas las ventanas. Tiritando, _____ y Harry pasó por las aulas en que estaban haciendo clase, vislumbrando algunas escenas de lo que ocurría dentro. La profesora McGonagall gritaba a un alumno que, a juzgar por lo que se oía, había convertido a su compañero en un tejón. 

Justin podría estar aprovechando su hora libre para hacer alguna tarea pendiente, y ______ decidió mirar antes que nada en la biblioteca. 

Efectivamente, algunos de los de Hufflepuff que tenían clase de Herbología estaban en la parte de atrás de la biblioteca, pero no parecía que estudiasen. 

Entre las largas filas de estantes, Harry podía verlos con las cabezas casi pegadas unos a otros, en lo que parecía una absorbente conversación. No podía distinguir si entre ellos se encontraba Justin. Se estaban acercando cuando ______ consiguió entender algo de lo que decían, y se detuvo a escuchar, ocultándose con Harry tras la sección de «Invisibilidad». 

Así que —decía un muchacho corpulento— le dije a Justin que se ocultara en nuestro dormitorio. Quiero decir que si Potter lo ha señalado como su próxima víctima, es mejor que se deje ver poco durante una temporada. Por supuesto, Justin se temía que algo así pudiera ocurrir desde que se le escapó decirle a Queen que era de familia muggle. Lo que Justin le dijo exactamente es que le habían reservado plaza en Eton. No es el mejor comentario que se le puede hacer al mejor amigo del heredero de Slytherin, ¿verdad? Todo el mundo sabe de la pureza de esa familia y como se rumorea que su padre fue uno de los mas tenebrosos magos en las filas del innombrable. Sin contar que su abuelo fue a el instituto Durmstrang, no admiten nacidos de muggles y los alumnos apreden las artes oscuras ahi. 


¿Entonces estás convencido de que es Potter, Ernie? —preguntó asustada una chica rubia con coletas. 

Hannah —le dijo solemnemente el chico robusto—, sabe hablar pársel. Todo el mundo sabe que ésa es la marca de un mago tenebroso. ¿Sabes de alguien honrado que pueda hablar con las serpientes? Al mismo Slytherin lo llamaban «lengua de serpiente». 


Esto provocó densos murmullos. Ernie prosiguió: 

¿Recordáis lo que apareció escrito en la pared? «Temed, enemigos del heredero.» Potter estaba enemistado con Filch. A continuación, el gato de Filch resulta agredido. Ese chaval de primero, Creevey, molestó a Potter en el partido de quidditch, sacándole fotos mientras estaba tendido en el barro. Y entonces aparece Creevey petrificado.
 
Pero —repuso Hannah, vacilando— parece tan agradable... y, bueno, fue él quien hizo desaparecer a Quien-vosotros-sabéis. No puede ser tan malo, ¿no creéis? 


Ernie bajó la voz para adoptar un tono misterioso. Los de Hufflepuff se inclinaron y se juntaron más unos a otros, y los Potter tuvieron que acercarse más para oírlas palabras de Ernie. 

Nadie sabe cómo pudo sobrevivir al ataque de Quien-vosotros-sabéis. Quiero decir que era tan sólo un niño cuando ocurrió, y tendría que haber saltado en pedazos. Sólo un mago tenebroso con mucho poder podría sobrevivir a una maldición como ésa. —Bajó la voz hasta que no fue más que un susurro, y prosiguió—: Por eso seguramente es por lo que Quien-vosotros-sabéis quería matarlo antes que a nadie. No quería tener a otro Señor Tenebroso que le hiciera la competencia. Me pregunto qué otros poderes oculta Potter. 


_____no pudo aguantar más y salió de detrás de la estantería, carraspeando sonoramente. Harry de no estar tan enojado, le habría parecido divertida la forma en que lo recibieron: todos parecían petrificados por su sola visión, y Ernie se puso pálido. 

Hola —dijo Harry— Busco a Justin Finch-Fletchley. 


Los peores temores de los de Hufflepuff se vieron así confirmados. Todos miraron atemorizados a Ernie. 

¿Para qué lo buscas? —le preguntó Ernie, con voz trémula. 
Quería explicarle lo que sucedió realmente con la serpiente en el club de duelo —dijo Harry. 

Ernie se mordió los labios y luego, respirando hondo, dijo: 

Todos estábamos allí. Vimos lo que sucedió. 
Entonces te darías cuenta de que, después de lo que le dije, la serpiente 
retrocedió —le dijo Harry. 
Yo sólo me di cuenta —dijo Ernie tozudamente, aunque temblaba al hablar— de que hablaste en lengua pársel y le echaste la serpiente a Justin. 
¡Harry no se la echo! —dijo ______, con la voz temblorosa por el enojo—¡Ni siquiera lo tocó! 
Le anduvo muy cerca —dijo Ernie— Y por si te entran dudas —añadió apresuradamente—, he de decirles que pueden rastrear mis antepasados hasta nueve generaciones de brujas y brujos y no encontrarán una gota de sangre muggle, así que... 
¡No me preocupa qué tipo de sangre tengas! —dijo Harry con dureza—¿Por qué tendría que atacar a los de familia muggle? 
He oído que odias a esos muggles con los que vives —dijo Ernie apresuradamente. 
No es posible vivir con los Dursley sin odiarlos —dijo _______—Me gustaría que lo intentaras.


●●●


Los Potter subieron las escaleras y volvieron por otro corredor. Estaba mucho más oscuro, porque el viento fuerte y helado que penetraba por el cristal flojo de una ventana había apagado las antorchas. 

Iban por la mitad del corredor cuando Harry tropezó y cayó de cabeza contra algo que había en el suelo. 

Se volvió y afinó la vista para ver qué era aquello sobre lo que había caído, y sintió que el mundo le venía encima. 

Sobre el suelo, rígido y frío, con una mirada de horror en el rostro y los ojos en blanco vueltos hacia el techo, yacía Justin Finch-Fletchley. 

Y eso no era todo. 

A su lado había otra figura, componiendo la visión más extraña que Harry hubiera contemplado nunca. 
Se trataba de Nick Casi Decapitado, que no era ya transparente ni de color blanco perlado, sino negro y neblinoso, y flotaba inmóvil, en posición horizontal, a un palmo del suelo. La cabeza estaba medio colgando, y en la cara tenía una expresión de horror idéntica a la de Justin. 

Harry se puso de pie, con la respiración acelerada y el corazón ejecutando contra sus costillas lo que parecía un redoble de tambor. 

______ miró enloquecida arriba y abajo del corredor desierto y vio una hilera de arañas huyendo de los cuerpos a todo correr. Lo único que se oía eran las voces amortiguadas de los profesores que daban clase a ambos lados. 

¡Vaya, si es Potter pipí en el pote! —cacareó Peeves, ladeándole las gafas de un golpe al pasar a su lado dando saltos— ¿Qué trama Potter? ¿Por qué acecha? 


Peeves se detuvo a media voltereta. Boca abajo, vio a Justin y Nick Casi Decapitado. Cayó de pie, llenó los pulmones y, antes de que alguno de los dos pudiera impedirlo, gritó: 

¡AGRESIÓN! ¡AGRESIÓN! ¡OTRA AGRESIÓN! NINGUN MORTAL NI FANTASMA ESTÁ A SALVO! SALVESE QUIEN PUEDA! AGREESIÓÓÓÓN! 

Una puerta tras otra, se fueron abriendo todas las que había en el corredor, y la gente empezó a salir. Durante varios minutos, hubo tal jaleo que por poco no aplastan a Justin y atraviesan el cuerpo de NickCasi Decapitado. 
 La profesora McGonagall llegó corriendo, seguida por sus alumnos, uno de los cuales aún tenía el pelo a rayas blancas y negras. La profesora utilizó la varita mágica para provocar una sonora explosión que restaurase el silencio y ordenó a todos que volvieran a las aulas. Cuando el lugar se hubo despejado un poco, llegó corriendo Ernie, el de Hufflepuff. 

¡Te han cogido con las manos en la masa! —gritó Ernie, con la cara completamente blanca, señalando con el dedo a Harry. 

No tienes pruebas solidas de que fue Harry— le gruño Brandon abriéndose paso entre los estudiantes.

Seguro tu también estas detrás de esto, seguro tu se lo pediste— dijo tembloroso Ernie.

¿Eso crees? Ya veremos si el siguiente eres tu Macmillan. — dijo Brandon maliciosamente. 

¡acabas de delatarte! ¡Seguro haces esto para ser el orgullo de tu padre y abuelo! ¡Todos saben quien fue tu abuelo!...seguro tu estas siguiendo sus pasos.


Repítelo si te atreves Macmillan— amenazo Angélica acercándose furiosa a Ernie, pero ______ fue mas rápida y tuvo que abrasarla por la espalda para retenerla.

¡Cálmate! Solo se empeorara la situación. — dijo ______ forcejeando con la Slytherin.

Sera mejor que camines con cuidado Macmillan— dijo la serpiente, volviendo a amenazar.


¡Ya vale, Macmillan! ¡Queen’s quiero que se tranquilicen ahora! —dijo con severidad la profesora McGonagall. 

Peeves se meneaba por encima del grupo con una malvada sonrisa, escrutando la escena; le encantaba el follón. Mientras los profesores se inclinaban sobre Justin y Nick Casi Decapitado, examinándolos, Peeves rompió a cantar: 
¡Oh, Potter, eres un zote, estás podrido, te cargas a los estudiantes, y te parece divertido! 


¡Ya basta, Peeves! —gritó la profesora McGonagall, y Peeves escapó por el corredor, sacándole la lengua a Harry. 

Los profesores Flitwick y Sinistra, del departamento de Astronomía, fueron los encargados de llevar a Justin a la enfermería, pero nadie parecía saber qué hacer con Nick Casi Decapitado. Al final, la profesora McGonagall hizo aparecer de la nada un gran abanico, y se lo dio a Ernie con instrucciones de subir a Nick Casi Decapitado por las escaleras. Ernie obedeció, abanicando a Nick por el corredor para llevárselo por el aire como si se tratara de un aerodeslizador silencioso y negro. De esa forma, Harry, ______, Angélica, Brandon y la profesora McGonagall se quedaron a solas. 

Quiero que ustedes tres vuelvan a sus actividades en este momento— les dijo Minerva, severa.
 
Angélica fue la primera en irse, Brandon y ______ le dieron una ultima mirada a Harry para irse por el mismo lugar que Angélica.

Por aquí, Potter —indicó ella. 
Profesora —le dijo Harry enseguida—, le juro que yo no... 
Eso se escapa de mi competencia, Potter —dijo de manera cortante la profesora McGonagall. 
Caminaron en silencio, doblaron una esquina, y ella se paró ante una gárgola de piedra grande y extremadamente fea. 
¡Sorbete de limón! —dijo la profesora. 

Se trataba, evidentemente, de una contraseña, porque de repente la gárgola revivió y se hizo a un lado, al tiempo que la pared que había detrás se abría en dos. Incluso aterrorizado como estaba por lo que le esperaba, Harry no pudo dejar de sorprenderse. Detrás del muro había una escalera de caracol que subía lentamente hacia arriba, como si fuera mecánica. Al subirse él y la profesora McGonagall, la pared volvió a cerrarse tras ellos con un golpe sordo.

Subieron más y más dando vueltas, hasta que al fin, ligeramente mareado, Harry vio ante él una reluciente puerta de roble, con una aldaba de bronce en forma de grifo, el animal mitológico con cuerpo de león y cabeza de águila. Entonces supo adónde lo llevaba. 

Aquello debía de ser la vivienda de Dumbledore.
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Vie 26 Oct 2018, 1:04 pm

Hola Hola!!
Perdon por no comentar antes! pero la escuela me saca mucho tiempo!
echaba de menos tus capitulos!
me encanto todo!
Como siempre ese misterio que adoro!
Siguelaa!
Jinx


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Butterfly199225 el Lun 29 Oct 2018, 12:57 am

Holaaaaa!! ¿qué tal?

Me ha encantado el capítulo, la verdad que los extrañaba.
espero que ya te vayas encontrando mejor :D

Como siempre me he reído y también dejándome con la intriga y misterios que hay en tus cáps. Ay ese Lockhart qué estúpido es, se cree buen profesor y no es más que un mentiroso. 

Siento que el comentario sea corto, pero no tengo mucho tiempo, espero que la sigas pronto. 
Un abrazoooo 
Butterfly199225


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Vie 16 Nov 2018, 2:49 pm

Hola chicas, perdón por no actualizar :(
No tengo excusas así que en serio lo siento mucho :(
Hoy mismo les subo un nuevo cap, espero que aun estén en el foro :(


Última edición por Angelica_Queen el Vie 16 Nov 2018, 3:37 pm, editado 2 veces
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Vie 16 Nov 2018, 2:51 pm

Capitulo 11:



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




La doble agresión contra Justin y Nick Casi Decapitado convirtió en auténtico pánico lo que hasta aquel momento había sido inquietud. Curiosamente, resultó ser el destino de Nick Casi Decapitado lo que preocupaba más a la gente. Se preguntaban unos a otros qué era lo que podía hacer aquello a un fantasma; qué terrible poder podía afectar a alguien que ya estaba muerto. La gente se apresuró a reservar sitio en el expreso de Hogwarts para volver a casa en Navidad. 

Narra _____:

Si sigue así la cosa, sólo nos quedaremos nosotros —nos dijo Ron, observando como la mayoría de los alumnos estaban nerviosos—Nosotros, Malfoy, Angélica, Crabbe y Goyle. Tal ves incluso Raeken se quede. Serán unas vacaciones deliciosas. 

Crabbe y Goyle, que siempre hacían lo mismo que Draco, habían firmado también para quedarse en vacaciones.
Mientras que Angélica había aprovechado la oportunidad que tanto Draco como Brandon se quedaban, decidió quedarse para pasarla con ambos.
Pero Harry estaba contento de que la mayor parte de la gente se fuera. Estaba harto de que se hicieran a un lado cuando circulaba por los pasillos, como si fueran a salirle colmillos o a escupir veneno; harto de que a su paso los demás murmuraran, le señalaran y hablaran en voz baja. 
Ya intente hablar con el, que no escuchara los rumores pero era demasiado necio. Cada día lo veía deprimirse mas.

Fred y George, sin embargo, encontraban todo aquello muy divertido. Le salían al paso y marchaban delante de él por los corredores gritando: 
Abran paso al heredero de Slytherin, aquí llega el brujo malvado de veras... 

Percy desaprobaba tajantemente este comportamiento. 

No es asunto de risa —decía con frialdad. 
Quítate del camino, Percy —decía Fred— Harry tiene prisa. 
Sí, va a la Cámara de los Secretos a tomar el té con su colmilludo sirviente —decía George, riéndose. 
Ginny tampoco lo encontraba divertido. 
¡Ah, no! —gemía cada vez que Fred preguntaba a Harry a quién planeaba atacar a continuación, o cuando, al encontrarse con Harry, George hacía como que se protegía de Harry con un gran diente de ajo. 

A Harry no le importaba; incluso le aliviaba que Fred y George pensaran que la idea del heredero de Slytherin era para tomársela a guasa. Pero sus payasadas parecían enervar a Draco, que se amargaba más cada vez. 

Eso es porque está rabiando de ganas de decir que es él —dijo Brandon, sin sorprenderse — Ya sabéis cómo aborrece que se le gane en cualquier cosa, y tú Harry  te estás llevando toda la gloria de su sucio trabajo. 
No durante mucho tiempo —dijo Hermione en tono satisfecho—La poción multijugos ya está casi lista. Cualquier día revelaremos la verdad sobre él. 
Sigo pensando que es una mala idea…—murmure para mi misma.
Draco puede ser muchas cosas pero no esta relacionado con los ataques, el no seria capas de tales atrocidades. Le gusta llamar la atención y presumirse, nada mas. 

Por fin concluyó el trimestre, y sobre el colegio cayó un silencio tan vasto como la nieve en los campos. 
El Gran Comedor relucía por todas partes. No sólo había una docena de árboles de Navidad cubiertos de escarcha, y gruesas serpentinas de acebo y muérdago que se entrecruzaban en el techo, sino que de lo alto caía nieve mágica, cálida y seca. Cantaron villancicos, y Dumbledore los dirigió en algunos de sus favoritos. Hagrid gritaba más fuerte a cada copa de ponche que tomaba. Percy, que no se había dado cuenta de que Fred le había encantado su insignia de prefecto, en la que ahora podía leerse «Cabeza de Chorlito», no paraba de preguntar a todos de qué se reían. Harry ni siquiera se preocupaba por los insidiosos comentarios que desde la mesa de Slytherin hacía Draco Malfoy, en voz alta, sobre su nuevo jersey.

¿Pero que están haciendo ustedes dos aquí? —pregunto Ron, con la boca llena de comida mientras observaba como dos intrusos se sentaban en la mesa de Gryffindor.

Obviamente, sentarnos— respondió Theo Raeken sarcásticamente. 
Cuida ese tono— bufo Brandon, tomando la mano de su hermana para sentarla a su lado.
¿Por qué están aquí? — pregunto Harry seriamente.
Vine a pasar la navidad con mi hermano, y si, tengo que sentarme en una mesa con ustedes lo hare.
¿Y el?
Yo solo vine aquí porque Lyra me obligo— sonrió Theo falsamente.  

Observe como Brandon y Theo compartieron una mirada corta. 
Angélica era ajena a las miradas que ambos se lanzaban o se dio cuenta pero fingió no darse cuenta.

¿Hablaste con nuestros padres? —pregunto Brandon observando a su hermana.
la semana pasada ¿y tu?
Ayer, madre dice que casi ni hablas con ella. — dijo Brandon extrañamente calmado.
Tu ni siquiera  hablas con nuestro padre— dijo defensivamente Angélica. 
Tengo mis motivos y razones.
¿Tu? Vives en tu propia burbuja, no comprendes todo lo que hace nuestro padre por nosotros— bufo molesta la Slytherin.

Hermione desvió la mirada a su libro, Ron se concentro en su plato con nerviosismo. Harry y yo compartimos una mirada, iba a ver una pelea en navidad. Theo era el único observaba la discusión interesado.

¿Lo que papa hace por nosotros? ¿Estas bromeando? Todos nos temen por nuestro apellido, eso es lo que logro nuestra familia así que lamento sino soy agradecido.
¿De que estas hablando? 
Nos miran como si supiéramos quien va a ser la próxima victima— susurro Brandon apretando los dientes.
Talvez porque amenazaste a Macmillan — dije delicadamente, ya que ambos hermanos se miraban fulminantes.
Tch, por supuesto que lo hice…se metió con mi familia. — suspiro Brandon derrotado.

Mire a Angélica suplicándole que detuviera la pelea, ella entendió mi mirada porque miro con comprensión a su hermano.

Brandon, nuestro padre te enseño algo…A que nunca seas como el, no sigas su ejemplo. ¿Por qué crees que no corto tu cabeza cuando entraste en Gryffindor? Esta orgulloso de ti…de que seas diferente a el — Informo Angélica, su voz estaba entrecortada. Se levanto de la mesa para irse con paso rápido del comedor.

Brandon la quiso seguir pero Theo le agarro la manga firmemente.

Queen, tengo tu libro de Historia de la magia—le dijo Theo relajado.
Oh cierto, lo quiero ahora.
Su majestad tendrá que acompañarme
Imbécil, nos reunimos luego donde quedamos…— dicho eso, Brandon se alejo con Raeken.


Harry y Ron apenas habían terminado su tercer trozo de tarta de Navidad, cuando Hermione nos hizo salir del salón para ultimar los planes para la noche. 

Aún nos falta conseguir algo de las personas en que os vais a convertir —dijo Hermione sin darle importancia, como si los enviara al supermercado a comprar detergente—. Y, desde luego, lo mejor será que podáis conseguir algo de Crabbe y de Goyle; como son los mejores amigos de Malfoy, él les contaría cualquier cosa. Y también tenemos que asegurarnos de que los verdaderos Crabbe y Goyle no aparecen mientras lo interrogamos. 
»Lo tengo todo solucionado —siguió ella tranquilamente y sin hacer caso de las caras atónitas de Harry y Ron. Les enseñó dos pasteles redondos de chocolate—Los he rellenado con una simple pócima para dormir. Todo lo que tenéis que hacer es aseguraros de que Crabbe y Goyle los encuentran. Ya sabéis lo glotones que son; seguro que se los tragan. Cuando estén dormidos, los esconderemos en uno de los armarios de la limpieza y les arrancaremos unos pelos. 


Harry y Ron se miraron incrédulos. 

Hermione, no creo... 

Podría salir muy mal... 

Pero Hermione los miró con expresión severa, como la que habían visto a veces adoptar a la profesora McGonagall. 

La poción no nos servirá de nada si no tenemos unos pelos de Crabbe y Goyle —dijo con severidad— Queréis interrogar a Malfoy, ¿no? 
De acuerdo, de acuerdo —dijo Harry— Pero ¿y tú? ¿A quién se lo vas a arrancar tú? 
¡Yo ya tengo el mío! —dijo Hermione alegre, sacando una botellita diminuta de un bolsillo y enseñándoles un único pelo que había dentro de ella— ¿Os acordáis de que me batí con Millicent Bulstrode en el club de duelo? ¡Al estrangularme se dejó esto en mi túnica! Y se ha ido a su casa a pasar las Navidades. Así que lo único que tengo que decirles a los de Slytherin es que he decidido volver. 


Al marcharse Hermione corriendo para ver cómo iba la poción multijugos, Ron se volvió hacia Harry y a mi con una expresión fatídica. 

¿Habían oído alguna vez un plan en el que pudieran salir mal tantas cosas? 
¿Y tu? ¿Ya tienes los cabellos?
Brandon me dijo que el los va conseguir, los suyos y los míos —respondí suspirando, no tengo ánimos de convertirme en Pansy Parkinson. 
Espero que este plan funcione — murmuro Ron desconfiado 
¿Dónde vas? —pregunto Harry observándome 
Quiero ver como esta Angélica— respondí subiendo las escaleras.


●●●

Narrador:


Brandon, es una terrible idea — dijo Theo suspirando, ambos en la biblioteca
Prometiste ayudarme— le recordó Brandon frunciendo las cejas.  
Lo hice, aquí tengo los cabellos de Pansy—dijo mostrándole el contenido en un pequeño frasco. 
¿Cuál es tu problema entonces? Puedo pagarte si es eso— dijo Brandon encogiéndose de hombros. 
No quiero tu dinero idiota. Pueden expulsarte si te descubren…
¿Estas preocupado? —pregunto Brandon sonriendo maliciosamente.
Ja, tu sueñas Queen. Toma tu frasco. — bufo Raeken extendiendo el frasco.
Gracias…también necesito tu cabello — sonrió Brandon
Eso no estaba en el trato — dijo Theo entrecerrando sus ojos.
Pero como buen amigo, lo harás— le dijo Brandon sin perder su sonrisa.
Ese plan tuyo es demasiado idiota— dijo gruñendo Theo mientras se arrancaba un mechón de su cabello.
La vida es solo una, hay que disfrutarla— respondió Brandon sin importancia, mientras tomaba los cabellos.
Eres increíble Brandon Queen ... —suspiro Theo, desviando su mirada al estante de libros.
Eso suelen decirme, luego nos vemos. 
Ya tengo planeados nuevos insultos para ti—dijo como advertencia Theo, sonriendo de lado.
Eres un encanto Raeken. —se burlo Brandon.
●●●

Narra ____:



Bien. Yo he cogido estas túnicas de la lavandería —dijo Hermione, enseñando una pequeña bolsa—Necesitaréis tallas mayores cuando os hayáis convertido en Crabbe y Goyle. 
Yo tengo la mía—dijo Brandon entrando, con la túnica y corbata de Slytherin puestas.
¿De donde sacaste eso? —pregunto Ron confuso y algo impresionado.
Tengo mis trucos Ron—respondió sonriente.

Los cinco miramos el caldero. Vista de cerca, la poción parecía barro espeso y oscuro que borboteaba lentamente. 

Estoy segura de que lo hemos hecho todo bien —dije , releyendo nerviosamente la manchada página de Moste Potente Potions— Parece que es tal como dice el libro... En cuanto la hayamos bebido, dispondremos de una hora antes de volver a convertirnos en nosotros mismos. 
¿Qué se hace ahora? —murmuró Ron. 
La separamos en los cinco vasos y echamos los pelos. 
Toma _____ tal como prometí—me dijo Brandon pasándome un pequeño frasco, con unos cabellos negros.


Hermione sirvió en cada vaso una cantidad considerable de poción.

 Luego, con mano temblorosa, trasladó el pelo de Millicent Bulstrode de la botella al primero de los vasos. 
La poción emitió un potente silbido, como el de una olla a presión, y empezó a salir muchísima espuma. Al cabo de un segundo, se había vuelto de un amarillo asqueroso. 

Aggg..., esencia de Millicent Bulstrode —dijo Ron, mirándolo con aversión— Apuesto a que tiene un sabor repugnante. 
Echad los vuestros, venga —les dijo Hermione. 

Harry metió el pelo de Goyle en el segundo vaso, luego puse el pelo de Pansy en el vaso del medio, Brandon puso el pelo que nadie sabe de quien es, en el ante ultimo vaso
 y Ron, el pelo de Crabbe en el último. Una y otra poción silbaron y echaron espuma, la de Goyle se volvió del color caqui de los mocos, la de Pansy era un gris viejo, el vaso de Brandon era de un azul zafiro y la de Crabbe, de un marrón oscuro y turbio. 

Oye, quiero un cambio. —pidió Ron al observar el vaso de Brandon.
Ni hablar, es mío. —se negó rápidamente.
No es mala persona de quien sea que agarraste el pelo—murmuro Hermione impresionada.
¿De quien es, Brandon? —pregunte curiosa.
Ya te enteraras...
Esperad —dijo Harry, cuando Ron y Hermione cogieron sus vasos—Será mejor que no los bebamos aquí juntos los tres: al convertirnos en Crabbe y Goyle ya no estaremos delgados. Y Millicent Bulstrode tampoco es una sílfide.  Supongo que _____ puede quedarse aquí, ya que Pansy Parkinson si es delgada y…Brandon tu sabrás si es delgado o gordo la persona a elegiste.
Bien pensado —dijo Ron, abriendo la puerta— Vayamos a retretes separados. 
Con mucho cuidado para no derramar una gota de poción multijugos, Harry pasó al del medio. 
¿Listos? —preguntó. 
Listos —le contestarnos.
A la una, a las dos, a las tres... 
Tapándome la nariz, me bebí la poción en dos grandes tragos. Sabía a col muy cocida.

*Luego de la transformación*


¿Theodore Raeken? — pregunte impresionada al ver a Brandon como Theo.

Mi voz salió aguda como la de Pansy, me estremecí.

No iba a beber algo de cualquier Slytherin, y me veo guapo—se jacto Brandon, peinando el cabello.
Es increíble —dijo Ron, acercándose al espejo y pinchando con el dedo la nariz chata de Crabbe— Increíble. 
Mejor que nos vayamos —dijo Harry, aflojándose el reloj que oprimía la gruesa muñeca de Goyle— Aún tenemos que averiguar dónde se encuentra la sala común de Slytherin. Espero que demos con alguien a quien podamos seguir hasta allí. 


Ron dijo, contemplando a Harry: 

No sabes lo raro que se me hace ver a Goyle pensando. 
Vamos, tenemos que irnos... —Dije golpeando la puerta de Hermione

Una voz aguda  contestó: 

Me... me temo que no voy a poder ir. Id vosotros sin mí. 
Hermione, ya sabemos que Millicent Bulstrode es fea, nadie va a saber que eres tú. 
Eso era innecesario Brandon. —lo regañe seria, pero el se rio.

No debe de tomarme en serio al estar convertida en Pansy.

No, de verdad... no puedo ir. Daos prisa vosotros, no perdáis tiempo. 


Harry miró a Ron, desconcertado. 

Pareces Goyle —dijo Ron— Siempre pone esta cara cuando un profesor pregunta. 
Hermione, ¿estás bien? —preguntó Harry a través de la puerta. 
Sí, estoy bien... Marchaos.


Harry miró el reloj. Ya habían transcurrido cinco de nuestros preciosos sesenta minutos. 

Espera aquí hasta que volvamos, ¿vale? —dijo Brandon, dándose una ultima mirada al espejo.


Abrí con cuidado la puerta de los lavabos, comprobé que no había nadie a la vista y salimos. 
No muevas así los brazos —susurró Harry a Ron. 
¿Eh? 
Crabbe los mantiene rígidos... 
—¿Así? 
Sí, mucho mejor.


Bajamos por la escalera de mármol. Lo que necesitábamos en aquel momento  era a alguien de Slytherin a quien pudiéramos seguir hasta la sala común, pero no había nadie por allí. 

¿Tienen alguna idea? —susurró Harry. 
Cuando los de Slytherin bajan a desayunar, creo que vienen de por allí —dije, señalando con un gesto de la cabeza la entrada de las mazmorras. 

Apenas lo había terminado de decir, cuando una chica de pelo largo rizado salió de la entrada. 

Perdona —le dijo Ron, yendo deprisa hacia ella—, se nos ha olvidado por dónde se va a nuestra sala común. 
Me parece que no os entiendo —dijo la chica muy tiesa— ¿Nuestra sala común? Yo soy de Ravenclaw.
 
Y se alejó, volviendo recelosa la vista hacia nosotros. 

¿Cómo es que tu no sabes donde es la sala común de Slytherin? —pregunto Harry a Brandon, pero el estaba ocupado mirando su reflejo en la ventana.
¿Qué? ¿Eso estamos buscando? —pregunto confuso alejándose de la ventana.
Si, Brandon—dije soltando un suspiro. 
Oh, esta en las mazmorras—nos informo como si fuera algo común.


¡Eh! —exclamó Ron, emocionado— ¡Uno de ellos! 
La figura salía de una sala lateral. Sin embargo, después de acercarse a toda prisa, se les cayó el alma a los pies: no se trataba de nadie de Slytherin, era Percy. 

¿Qué haces aquí? —preguntó Ron, con sorpresa. Percy lo miró ofendido. 
Eso —contestó fríamente— no es asunto de tu incumbencia. Tú eres Crabbe, ¿no? 
Eh... sí —respondió Ron. 
Bueno, id a vuestros dormitorios —dijo Percy con severidad—En estos días no es muy prudente merodear por los corredores. 
Pues tú lo haces —señaló Ron. 
Yo —dijo Percy, dándose importancia— soy un prefecto. Nadie va a atacarme. 


Repentinamente, resonó una voz detrás de nosotros. Draco Malfoy caminaba hacia donde estábamos.

Estáis ahí —dijo él, mirando a Harry y Ron— ¿Os habéis pasado todo el tiempo en el Gran Comedor, poniéndoos como cerdos? Os estaba buscando, quería enseñaros algo realmente divertido. 


Pansy, pensé que habías vuelto a tu casa— me dijo mirándome con algo de fastidio, me ofendió pero luego recordé la poción .

Uh…si, pero…¡iba a extrañarte mucho! Así que…decidí quedarme—dije nerviosa pero Draco parecía estar convencido con lo que dije.
Y tu…bueno, no me sorprende que te metas en lo que no son tus asuntos…—dijo el rubio mirando a Brandon, el cual le iba a replicar pero Harry le piso el pie.

Theo no solía darle importancia a Draco.

Malfoy echó una mirada fulminante a Percy. 

¿Y qué haces tú aquí, Weasley? —le preguntó con aire despectivo. 
Percy se ofendió aún más. 
¡Tendrías que mostrar un poco más de respeto a un prefecto! —dijo—¡No me gusta ese tono! 
Malfoy lo miró despectivamente e indicó a nosotros que lo siguiéramos. 

A Harry casi se le escapa disculparse ante Percy, pero se dio cuenta justo a tiempo.

Ese Peter Weasley... 
Percy —le corrigió automáticamente Ron. 
Como sea —dijo Malfoy—He notado que últimamente entra y sale mucho por aquí, a hurtadillas. Y apuesto a que sé qué es lo que pasa. Cree que va a pillar al heredero de Slytherin él solito. 


Lanzó una risotada breve y burlona. Harry y Ron se cambiaron miradas de emoción. Sin embargo yo mire preocupada a Brandon pero el negó ligeramente, sin importancia.

Malfoy se detuvo ante un trecho de muro descubierto y lleno de humedad. 

¿Cuál es la nueva contraseña? —preguntó a Harry
Eh... 
¡Ah, ya! «¡Sangre limpia—dijo Draco, sin escuchar, y se abrió una puerta de piedra disimulada en la pared. Malfoy la cruzó y lo seguimos.

La sala común de Slytherin era una sala larga, algo subterránea, con los muros y el techo de piedra basta. Varias lámparas de color verdoso colgaban del techo mediante cadenas. Enfrente de ellos, debajo de la repisa labrada de la chimenea, crepitaba la hoguera, y contra ella se recortaban las siluetas de algunos miembros de la casa Slytherin, acomodados en sillas de estilo muy recargado. 

Esperad aquí —dijo Malfoy a Harry y Ron, indicándoles un par de sillas vacías separadas del fuego—Voy a traerlo. Mi padre me lo acaba de enviar. 


Preguntándose qué era lo que Malfoy iba a enseñarles, Harry y Ron se sentaron, intentando aparentar que se encontraban en su casa.

Voy sentarme en el sofá individual, Raeken suele estar presente pero apartado. — nos susurro Brandon, sentándose y tomando un libro al azar.
¿Cómo lo sabes? — pregunto Ron.
Suelo ser atento a los pequeños detalles…—respondió, abriendo el libro.
Recuerda que Pansy Parkinson esta de acuerdo con Malfoy en todo, quédate cerca…—me dijo Harry.
De acuerdo…— dije caminando por la sala común.

Malfoy volvió al cabo de un minuto, con lo que parecía un recorte de periódico. Se lo puso a Ron debajo de la nariz. 

Te vas a reír con esto —dijo. 

Harry vio que Ron abría los ojos, asustado. Leyó deprisa el recorte, rio muy forzadamente y pasó el papel a Harry. 


Yo también quiero leer—dije fingiendo emoción, tratando de no estremecerme por la aguda voz.
Léelo con Goyle. —me respondió sin importancia Draco.


Era de El Profeta, y decía: 


INVESTIGACIÓN EN EL MINISTERIO DE MAGIA 
Arthur Weasley, director del Departamento Contra el Uso Indebido de la Magia, ha sido multado hoy con cincuenta galeones por embrujar un automóvil muggle. 
El señor Lucius Malfoy, miembro del Consejo Escolar del Colegio Hogwarts de Magia, en donde el citado coche embrujado se estrelló a comienzos del presente curso, ha pedido hoy la dimisión del señor Weasley. 
«Weasley ha manchado la reputación del Ministerio», declaró el señor Malfoy a nuestro enviado. «Es evidente que no es la persona adecuada para redactar nuestras leyes, y su ridícula Ley de defensa de los muggles debería ser retirada inmediatamente.» 
El señor Weasley no ha querido hacer declaraciones, si bien su esposa amenazó a los periodistas diciéndoles que si no se marchaban, les arrojaría el fantasma de la familia. 




¿Y bien? —dijo Malfoy impaciente, cuando Harry le devolvió el recorte—¿No os parece divertido? 
Ja, ja —rio Harry lúgubremente. 
Espero que no estés mostrando esa noticia otra vez—dijo Angélica, apareciendo por el pasillo de la entrada.
Solo estoy divirtiéndome un rato— dijo Draco sonriendo con inocencia. 
¿Qué haces tu aquí? — me pregunto bruscamente.
Soy de Slytherin— respondí intentando estar tranquila.
Draco tenia razón, si Angélica odia a alguien se asegura que lo sepas. 
Pero Pansy parece tenerle respeto o al menos a no ser desagradable enfrente de ella, así que tuve que morder mi lengua para no ser desagradable como lo era ella.

Desgraciadamente…¿Entonces, Draco…El Profeta?
Arthur Weasley tiene tanto cariño a los muggles que debería romper su varita mágica e irse con ellos —dijo Malfoy desdeñosamente—Por la manera en que se comportan, nadie diría que los Weasley son de sangre limpia. 


A Ron (o, más bien, a Crabbe) se le contorsionaba la cara de la rabia. 

¿Qué te pasa, Crabbe? —dijo Angélica duramente. 
Me duele el estómago —gruñó Ron. 
Bueno, pues id a la enfermería y dadles a todos esos sangre sucia una patada de mi parte —dijo Malfoy, riéndose
Draco, suficiente.
Oye no la tomes conmigo por haber discutido con tu hermano— dijo Draco serio.

Brandon se removió incomodo, y miro con tristesa a su hermana para volver la vista al libro.


¿Sabéis qué? Me sorprende que El Profeta aún no haya dicho nada de todos esos ataques —dijo Angélica cambiando el tema.

Supongo que Dumbledore está tapándolo todo. Si no para la cosa pronto, tendrá que dimitir. Mi padre dice siempre que la dirección de Dumbledore es lo peor que le ha ocurrido nunca a este colegio. Le gustan los que vienen de familia muggle. Un director decente no habría admitido nunca una basura como el Creevey ése. 


Malfoy empezó a sacar fotos con una cámara imaginaria, imitando a Colin, cruel pero acertadamente. 
Potter, ¿puedo sacarte una foto, Potter? ¿Me concedes un autógrafo? ¿Puedo lamerte los zapatos, Potter, por favor? 

Bajó las manos y se quedó mirando a Harry y a Ron.  Mientras que Angélica se reía de la actuación de Draco, por lo que a la fuerza tuve reírme también .

¿Qué os pasa a vosotros dos? 

Demasiado tarde, Harry y Ron se rieron a la fuerza; sin embargo, Malfoy pareció satisfecho. Quizá Crabbe y Goyle fueran siempre lentos para comprender las gracias. 

San Potter, el amigo de los sangre sucia —dijo Malfoy lentamente— Ése es otro de los que no tienen verdadero sentimiento de mago, de lo contrario no iría por ahí con esa sangre sucia presuntuosa que es Granger. ¡Y se creen que él es el heredero de Slytherin! 


Mordi mi lengua, estaba siendo desagradable de nuevo.

Me gustaría saber quién es —dijo Malfoy, petulante—Podría ayudarle

A Ron se le quedó la boca abierta, de manera que la cara de Crabbe parecía aún más idiota de lo usual. Afortunadamente, Malfoy no se dio cuenta, y Harry, pensando rápido, dijo: 

Tienes que tener una idea de quién hay detrás de todo esto. 

Ya sabes que no, Goyle, ¿cuántas veces tengo que decírtelo? —dijo Malfoy bruscamente—Y mi padre tampoco quiere contarme nada sobre la última vez que se abrió la Cámara de los Secretos. Aunque sucedió hace cincuenta años, y por tanto antes de su época, él lo sabe todo sobre aquello, pero dice que la cosa se mantuvo en secreto y asegura que resultaría sospechoso si yo supiera demasiado. Pero sé algo: la última vez que se abrió la Cámara de los Secretos, murió un sangre sucia. Así que supongo que sólo es cuestión de tiempo que muera otro esta vez... Espero que sea Granger —dijo con deleite. 

Ron apretaba los grandes puños de Crabbe. Dándose cuenta de que todo se echaría a perder si pegaba a Malfoy, Harry le dirigió una mirada de aviso.

¿Sabes si cogieron al que abrió la cámara la última vez? —pregunte interesada.
Sí... Quienquiera que fuera, lo expulsaron —dijo Malfoy— Aún debe de estar en Azkaban. 
¿En Azkaban? —preguntó Harry, sin entender. 
Claro, en Azkaban, la prisión mágica, Goyle—respondió tenso Brandon.
Goyle. La verdad es que si fueras más lento irías para atrás. —dijo Malfoy, mirándole, sin dar crédito a su torpeza.

Se movió nervioso en su silla y dijo: 

Mi padre dice que tengo que mantenerme al margen y dejar que el heredero de Slytherin haga su trabajo. Dice que el colegio tiene que librarse de toda esa infecta sangre sucia, pero que yo no debo mezclarme. Naturalmente, él ya tiene bastantes problemas por el momento. ¿Sabéis que el Ministerio de Magia registró nuestra casa la semana pasada? 
Es verdad que el ministerio esta metiéndose en cosas…que no son de su incumbencia. Antes esto no ocurría— dijo Angélica, pensativa.

Sí... —dijo Malfoy—Por suerte, no encontraron gran cosa. Mi padre posee algunos objetos de Artes Oscuras muy valiosos. Pero afortunadamente nosotros también tenemos nuestra propia cámara secreta debajo del suelo del salón. 
—¡Ah! —exclamó Ron. 

Malfoy lo miró. Harry y yo hicimos lo mismo. Ron se puso rojo, incluso el pelo se le volvió un poco rojo. También se le alargó la nariz. La hora de que disponían llegaba a su fin, de forma que Ron estaba empezando a convertirse en sí mismo, y a juzgar por la mirada de horror que dirigía a Harry, a éste le estaba sucediendo lo mismo. 

Mi pelo estaba empezando a hacerse mas largo, y los ojos de Brandon estaban siendo celestes nuevamente.

Se pusieron de pie de un salto. 

Uh…Snape tiene mi trabajo y lo necesito ahora—chille nerviosa.
Necesito algo para el estómago —gruñó Ron, y sin más preámbulos echamos a correr a lo largo de la sala común de Slytherin, lanzándonos contra el muro de piedra y metiéndose por el corredor, y deseando desesperadamente que Draco o Angélica no se hubieran dado cuenta de nada. 

Bueno, no ha sido completamente inútil —dijo Ron, cerrando tras ellos la puerta de los aseos— Ya sé que todavía no hemos averiguado quién ha cometido las agresiones, pero mañana voy a escribir a mi padre para decirle que miren debajo del salón de Malfoy. 


Hermione, sal, tenemos muchas cosas que contarte. —dije tocando la puerta.
¡Marchaos! —chilló Hermione. 
¿Qué pasa? —dijo Ron—Tienes que estar a punto de volver a la normalidad, nosotros ya... 

Pero Myrtle la Llorona salió de repente atravesando la puerta del retrete.  nunca la había visto tan contenta. 
¡Aaaaaaaah, ya la veréis! —dijo—¡Es horrible!


Escuchamos descorrerse el cerrojo, y Hermione salió, sollozando, tapándose la cara con la túnica.
 
¿Qué pasa? —preguntó Brandon, vacilante—¿Todavía te queda la nariz de 
Millicent o algo así? 


Hermione se descubrió la cara y Brandon retrocedió hasta darse en los riñones con un lavabo. 
Tenía la cara cubierta de pelo negro. Los ojos se le habían puesto amarillos y unas orejas puntiagudas le sobresalían de la cabeza. 

¡Era un pelo de gato! —maulló— ¡Mi-Millicent Bulstrode debe de tener un gato! ¡Y la poción no está pensada para transformarse en animal! 
¡Eh, vaya! —exclamó Ron. 
Todos se van a reír de ti —dijo Myrtle, muy contenta. 
No te preocupes, Hermione —se apresuró a decir Harry—Te llevaremos a la enfermería. La señora Pomfrey no hace nunca demasiadas preguntas... 


Nos costó mucho trabajo convencer a Hermione de que saliera de los aseos. Myrtle la Llorona nos siguió riéndose con ganas. 

¡Pues ya verás cuando todos se enteren de que tienes cola!
¡Cállate Myrtle! — exclame molesta.
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Lun 19 Nov 2018, 12:40 pm

Hola lamento no haber comentado antes! Hace rato que me moria por un nuevo capitulo, gracias!
Me rei con lo de Fred y George pero me dio algo de pena que Angelica y Brandon discutieran... 
Rayis convertida en pansy, nose si reir o llorar!
Draco hablo de mas jeje
SIGUELA PRONTO
Jinx


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Carlaa_Morenoo el Jue 06 Dic 2018, 2:46 am

Hola hola!!

Aquí me tienes leyendo tu novela tal y como te dije!
la verdad que me encanta, escribes de una manera que haces que quiera seguir leyendo. La verdad que tienes talento.

Me han encantado todos los capítulos que has escrito, me he reído mucho y también me has dejado con muchos misterios. La verdad que me gusta mucho el papel de Brandon, el hermano de Angélica, es tan amable y buena persona.

Solo espero que la sigas pronto, porque me has dejado con muchas ganas de leer.
Un beso
Carlaa_Morenoo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Darling_Spark el Miér 12 Dic 2018, 3:15 pm

Nueva lectora o.o 
Ya me tienes enganchadísima, me tomé un poco de tiempo para leer cositas por aquí y wow, vas muy bien mi querida potterhead.
Amo a Draco Malfoy, creo que ese aire egocéntrico y mordaz tiene cierto encanto y atracción a su vez. Y bueno, el recurso a la historia alternativa que en vez de girar en Harry lo hace en rayita, es bastante bueno.
Siguela pronto.
Besos.
Darling_Spark


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/Darling_Spark

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Vie 28 Dic 2018, 9:49 am

bueno, bienvenidas a mis nuevas lectoras! perdí varios capítulos porque yo escribo desde mi celular pero rompí mi celular jaja pero en fin, mi pareja me presto el suyo. . por favor perdonen mis errores de ortografía o si algo se edita mal, cuando pueda lo editare para que todo este perfecto.











¡ felices fiestas! Amber se despide 














Capitulo 12 





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]





Hermione paso varias semanas en la enfermería. corrieron rumores sobre su desaparición cuando el resto del colegio regresó a Hogwarts al final de las vacaciones de Navidad, porque naturalmente todos creyeron que la habían atacado. Eran tantos los alumnos que se daban una vuelta por la enfermería tratando de echarle la vista encima, que la señora Pomfrey quitó las cortinas de su propia cama y las puso en la de Hermione para ahorrarle la vergüenza de que la vieran con la cara peluda.





Ibamos a visitarla todas las noches. Cuando comenzó el nuevo trimestre, le llevaban cada día los deberes.

Si a mí me hubieran salido bigotes de gato, aprovecharía para descansar -le dijo Brandon una noche, dejando un montón de libros en la mesita que tenía Hermione junto a la cama.


No seas tonto, Brandon, tengo que mantenerme al día -replicó Hermione rotundamente. Estaba de mucho mejor humor porque ya le había desaparecido el pelo de la cara, y los ojos, poco a poco, recuperaban su habitual color marrón- ¿Tenéis alguna pista nueva? – añadió en un susurro, para que la señora Pomfrey no pudiera oírla.
Nada -dijo Harry con tristeza.
–Estaba tan convencido de que era Malfoy… -dijo Ron por centésima vez.
¿Qué es eso? – pregunte, señalando algo dorado que sobresalía debajo de la almohada de Hermione.
Nada, una tarjeta para desearme que me ponga bien

–dijo Hermione a toda prisa, intentando esconderla, pero Brandon fue más rápido que ella. La sacó, la abrió y leyó en voz alta:
A la señorita Granger deseándole que se recupere muy pronto, de su preocupado profesor Gilderoy Lockhart, Caballero de tercera clase de la Orden de Merlín, Miembro Honorario de la Liga para la Defensa Contra las Fuerzas Oscuras y cinco veces ganador del Premio a la Sonrisa más Encantadora, otorgado por la revista «Corazón de Bruja».
Ron miró a Hermione con disgusto.
¿Duermes con esto debajo de la almohada?
Pero Hermione no necesitó responder, porque la señora Pomfrey llegó con la medicina de la noche.


¿A que Lockhart es el hombre más idiota que han conocido en sus vidas? – nos pregunto Ron al abandonar la enfermería y empezar a subir hacia la torre de Gryffindor.

Snape nos había mandado tantos deberes, que a Harry y Brandon les parecía que no los terminarían antes de llegar al sexto curso. Precisamente Ron estaba diciendo que tenía que haber preguntado a Hermione cuántas colas de rata había que echar a una poción crecepelo, cuando llegó hasta mi oído un arranque de cólera que provenía del piso superior.

Es Filch -susurre, y subimos deprisa las escaleras y nos detuvimos a escuchar donde no podía vernos.

Espero que no hayan atacado a nadie más -dijo Brandon, alarmado. 

nos quedamos inmóviles, con la cabeza inclinada hacia la voz de Filch, que parecía completamente histérico.

… aun más trabajo para mí. ¡Fregar toda la noche, como si no tuviera otra cosa que hacer! No, ésta es la gota que colma el vaso, me voy a ver a Dumbledore.


Sus pasos se fueron distanciando, y escuche un portazo a lo lejos.
Asome la cabeza por la esquina. Evidentemente, Filch había estado cubriendo su habitual puesto de vigía; nos encontrábamos de nuevo en el punto en que habían atacado a la Señora Norris. Busque lo que había motivado los gritos de Filch. Un charco grande de agua cubría la mitad del corredor, y parecía que continuaba saliendo agua de debajo de la puerta de los aseos de Myrtle la Llorona. Ahora que los gritos de Filch habían cesado, podía oír los gemidos de Myrtle resonando a través de las paredes de los aseos.


¿Qué le pasará ahora? – preguntó Ron.
Vamos a ver -propuso Harry, y levantándome la túnica por encima de los tobillos, me metí en el charco chapoteando, llegamos a la puerta que exhibía el letrero de «No funciona» y, haciendo caso omiso de la advertencia, como de costumbre, entráramos.

Myrtle la Llorona estaba llorando, si cabía, con más ganas y más sonoramente que nunca. Parecía estar metida en su retrete habitual. Los aseos estaban a oscuras, porque las velas se habían apagado con la enorme cantidad de agua que había dejado el suelo y las paredes empapados.

¿Qué pasa, Myrtle? – inquirí preocupada.

¿Quién es? – preguntó Myrtle, con tristeza, como haciendo gorgoritos-¿Vienes a arrojarme alguna otra cosa?


Harry fue hacia el retrete y le preguntó:
¿Por qué tendría que hacerlo?


No sé -gritó Myrtle , provocando al salir del retrete una nueva oleada de agua que cayó al suelo ya mojado- Aquí estoy, intentando sobrellevar mis propios problemas, y todavía hay quien piensa que es divertido arrojarme un libro…


Pero si alguien te arroja algo, a ti no te puede doler -razonó Ron- Quiero decir, que simplemente te atravesará, ¿no?


Acababa de meter la pata. Myrtle se sintió ofendida y chilló:

¡Vamos a arrojarle libros a Myrtle, que no puede sentirlo! ¡Diez puntos al que se lo cuele por el estómago! ¡Cincuenta puntos al que le traspase la cabeza! ¡Bien, ja, ja, ja! ¡Qué juego tan divertido, pues para mí no lo es!



Pero ¿quién te lo arrojó? – le preguntó Brandon sorprendió por el arrebato de ira de Myrtle.

No lo sé… Estaba sentada en el sifón, pensando en la muerte, y me dio en la cabeza -dijo Myrtle, mirándonos-Está ahí, empapado.


Mire debajo del lavabo, donde señalaba Myrtle. Había allí un libro pequeño y delgado. Tenía las tapas muy gastadas, de color negro, y estaba tan humedecido como el resto de las cosas que había en los lavabos. Harry se acercó para agarrarlo, pero Brandon lo detuvo con el brazo. 

¿Qué pasa? – preguntó Harry.

¿Estás loco? – dijo Brandon, observándolo como si fuera estúpido- Podría resultar peligroso.


¿Peligroso?–repetí alarmada.

Venga, ¿cómo va a resultar peligroso?– dijo Harry, riendo.

Te sorprendería saber -dijo Ron, asustado, mirando el libro- que entre los libros que el Ministerio ha confiscado había uno que les quemó los ojos. Me lo ha dicho mi padre. Y todos los que han leído Sonetos del hechicero han hablado en cuartetos y tercetos el resto de su vida. ¡Y una bruja vieja de Bath tenía un libro que no se podía parar nunca de leer! Uno tenía que andar por todas partes con el libro delante, intentando hacer las cosas con una sola mano. Y…


Vale, ya lo he entendido -dijo Harry. El librito seguía en el suelo, empapado y misterioso- Bueno, pero si no le echamos un vistazo, no lo averiguaremos -dijo y, esquivando a Brandon, lo recogió del suelo.

¡Harry!–exclame molesta, nunca hace caso.


Vi al instante que se trataba de un diario, y la desvaída fecha de la cubierta le indicó que tenía cincuenta años de antigüedad. Harry lo abrió intrigado. En la primera página podía leerse, con tinta emborronada, «T.M. Ryddle».

Espera -dijo Ron, que se había acercado con cuidado y miraba por encima del hombro de Harry-ese nombre me suena… T.M. Ryddle ganó un premio hace cincuenta años por Servicios Especiales al Colegio.


¿Y cómo sabes eso? – pregunte sorprendida.

Lo sé porque Filch me hizo limpiar su placa unas cincuenta veces cuando nos castigaron -dijo Ron con resentimiento- Precisamente fue encima de esta placa donde vomité una babosa. Si te hubieras pasado una hora limpiando un nombre, tú también te acordarías de él.



Harry separó las páginas humedecidas. Estaban en blanco. No había en ellas el más leve resto de escritura, ni siquiera «cumpleaños de tía Mabel» o «dentista, a las tres y media».

No llegó a escribir nada -dijo Harry, decepcionado.

Me pregunto por qué querría alguien tirarlo al retrete -dijo Brandon con curiosidad.

 volví a mirar las tapas del cuaderno y vi impreso el nombre de un quiosco de la calle Vauxhall, en Londres.

Debió de ser de familia muggle -dije, especulando-, ya que compró el diario en la calle Vauxhall…



Bueno, eso da igual -dijo Ron. Luego añadió en voz muy baja-Cincuenta puntos si lo pasas por la nariz de Myrtle.


Harry, sin embargo, se lo guardó en el bolsillo.

Hermione salió de la enfermería, sin bigotes, sin cola y sin pelaje, a comienzos de febrero. La primera noche que pasó en la torre de Gryffindor, Harry le enseñó el diario de T.M. Ryddle y mientras le conté la manera en que lo habíamos encontrado.

–¡Aaah, podría tener poderes ocultos! – dijo con entusiasmo Hermione, cogiendo el diario y mirándolo de cerca.

Si los tiene, los oculta muy bien -repuso Ron.

A lo mejor es tímido. No sé por qué lo guardas, Harry– dije, observando a mi hermano

Lo que me gustaría saber es por qué alguien intentó tirarlo -dijo Harry mirándome - Y también me gustaría saber cómo consiguió Ryddle el Premio por Servicios Especiales.


Por cualquier cosa -dijo Brandon, sin importancia - A lo mejor acumuló treinta matrículas de honor en Brujería o salvó a un profesor de los tentáculos de un calamar gigante. Quizás asesinó a Myrtle, y todo el mundo lo consideró un gran servicio…


Pero yo estaba segura, por la cara de interés que ponía Hermione, de que ella estaba pensando lo mismo que yo.

¿Qué pasa? – dijo Ron, mirando.

Bueno, la Cámara de los Secretos se abrió hace cincuenta años, ¿no? – explique- Al menos, eso nos dijo Malfoy.


Sí… -admitió Ron. 

Y este diario tiene cincuenta años -dijo Hermione, golpeándolo, emocionada, con el dedo.

¿Y?


Venga, Ron, despierta ya -dijo Brandon, bajando su espejo bruscamente-Sabemos que la persona que abrió la cámara la última vez fue expulsada hace cincuenta años. Sabemos que a T.M. Ryddle le dieron un premio hace cincuenta años por Servicios Especiales al Colegio. Bueno, ¿y si a Ryddle le dieron el premio por atrapar al heredero de Slytherin? En su diario seguramente estará todo explicado: dónde está la cámara, cómo se abre y qué clase de criatura vive en ella. La persona que haya cometido las agresiones en esta ocasión no querría que el diario anduviera por ahí, ¿no?


Es una teoría brillante -dijo Ron-, pero tiene un pequeño defecto: que no hay nada escrito en el diario.


Pero Hermione sacó su varita mágica de la bolsa.

¡Podría ser tinta invisible! – susurró.

Y dio tres golpecitos al cuaderno, diciendo:

¡Aparecium!


Pero no ocurrió nada. Impertérrita, volvió a meter la mano en la bolsa y sacó lo que parecía una goma de borrar de color rojo.

Es un revelador, lo compré en el callejón Diagon -dijo ella.

Frotó con fuerza donde ponía «1 de enero». Siguió sin pasar nada.

Ya te lo decía yo; no hay nada que encontrar aquí -dijo Ron-Simplemente, a Ryddle le regalaron un diario por Navidad, pero no se molestó en rellenarlo.


–Puedo llevarle el diario a mi hermana, puede tener algún secreto oscuro...ella puede saber– propuso Brandon, vacilante. 



–No te ofendas pero ¿ no crees que se lo diría a Malfoy, si consigue revelar algo?– dijo Harry.



También pensé en eso... –suspiro el castaño.


¿como tu hermana podría revelar el diario y nosotros no? – se intrigo Hermione.


Un...conocido, me dijo que esta practicando demasiado magia oscura ¡no la malinterpreten! ella tiene demasiada intriga, desde niña fue así. Pero estoy preocupado, esta salteando sus comidas y apenas duerme.


¿piensas que alguien la esta presionando?– pregunte preocupada. 

-Es una posibilidad, pero no quiero revelar nada todavía...no mencionen a nadie esto.

Honestamente no me sorprende que Malfoy quiera con todas sus fuerzas encontrar al heredero de Slytherin y que este haciendo que Angélica lo encuentre antes que nadie. – dijo Ron serio.


No creía que Draco le haría eso a Angélica, era su mejor amiga después de todo. Si Draco tiene una debilidad por alguien, todos en Hogwarts saben que ese alguien es su mejor amiga desde su infancia. Es imposible que Draco le hiciera algo malo pero no lo podía defender sin que alguno sospeche, era mejor callarme y con suerte preguntarle al mismo Draco antes que se termine la semana.




Narrador :



Harry no podría haber explicado, ni siquiera a sí mismo, por qué no tiraba a la basura el diario de Ryddle (como le insistía _____). El caso es que aunque sabía que el diario estaba en blanco, pasaba las páginas atrás y adelante, concentrado en ellas, como si contaran una historia que quisiera acabar de leer. Y, aunque estaba seguro de no haber oído antes el nombre de T.M. Ryddle, le parecía que ese nombre le decía algo, como si se tratara de un amigo olvidado de la más remota infancia. Pero era absurdo: no había tenido amigos antes de llegar a Hogwarts, salvo Theo Raeken quien era mas un vecino amable que un amigo, Dudley se había encargado de que no tuviera un amigo. Solo había tenido a ______ toda su vida.
Sin embargo, Harry estaba determinado a averiguar algo más sobre Ryddle, así que al día siguiente, en el recreo, se dirigió a la sala de trofeos para examinar el premio especial de Ryddle, acompañado por una Hermione rebosante de interés, una ______ con demasiada curiosidad, un Brandon aburrido y un Ron muy reticente, que les decía que había visto el premio lo suficiente para recordarlo toda la vida.


La placa de oro bruñido de Ryddle estaba guardada en un armario esquinero. No decía nada de por qué se lo habían concedido.

Menos mal -dijo Ron-, porque si lo dijera, la placa sería más grande, y en el día de hoy aún no habría acabado de sacarle brillo.


Sin embargo, encontraron el nombre de Ryddle en una vieja Medalla al Mérito Mágico y en una lista de antiguos alumnos que habían recibido el Premio Anual.


Me recuerda a Percy -dijo Ron, arrugando con disgusto la nariz.

prefecto, Premio Anual…, supongo que sería el primero de la clase.– se burlo Brandon, chocando manos con Ron mientras se reían.

Lo dicen como si fuera algo vergonzoso -señaló Hermione, algo herida.

Ignóralos Hermione, están siendo tontos– dijo _____ acariciando el hombro de Hermione, mientras fulminaba con la mirada a sus dos mejores amigos hombres.

El sol había vuelto a brillar débilmente sobre Hogwarts. Dentro del castillo, la gente parecía más optimista. No había vuelto a haber ataques después del cometido contra Justin y Nick Casi Decapitado, y a la señora Pomfrey le encantó anunciar que las mandrágoras se estaban volviendo taciturnas y reservadas, lo que quería decir que rápidamente dejarían atrás la infancia. Una tarde, ______ oyó que la señora Pomfrey decía a Filch amablemente: –Cuando se les haya ido el acné, estarán listas para volver a ser trasplantadas. Y entonces, las cortaremos y las coceremos inmediatamente. Dentro de poco tendrá a la Señora Norris con usted otra vez.


Brandon decia que tal vez el heredero de Slytherin se había acobardado. Cada vez debía de resultar más arriesgado abrir la Cámara de los Secretos, con el colegio tan alerta y todo el mundo tan receloso. Tal vez el monstruo, fuera lo que fuera, se disponía a hibernar durante otros cincuenta años.
Ernie Macmillan, de Hufflepuff, no era tan optimista. Seguía convencido de que Harry era el culpable y que se había delatado en el club de duelo. Peeves no era precisamente una ayuda, pues iba por los abarrotados corredores saltando y cantando: «¡Oh, Potter, eres un zote,estás podrido…!», pero ahora además interpretando un baile al ritmo de la canción.


Gilderoy Lockhart estaba convencido de que era él quien había puesto freno a los ataques. Harry y _____ le escucharon exponerlo así ante la profesora McGonagall mientras los de Gryffindor marchaban en hilera hacia la clase de Transfiguración.

No creo que volvamos a tener problemas, Minerva -dijo, guiñando un ojo y dándose golpecitos en la nariz con el dedo, con aire de experto- Creo que esta vez la cámara ha quedado bien cerrada. Los culpables se han dado cuenta de que en cualquier momento yo podía pillarlos y han sido lo bastante sensatos para detenerse ahora, antes de que cayera sobre ellos… Lo que ahora necesita el colegio es una inyección de moral, ¡para barrer los recuerdos del trimestre anterior! No te digo nada más, pero creo que sé qué es exactamente lo que…



De nuevo se tocó la nariz en prueba de su buen olfato y se alejó con paso decidido.

La idea que tenía Lockhart de una inyección de moral se hizo patente durante el desayuno del día 14 de febrero. Harry no había dormido mucho a causa del entrenamiento de quidditch de la noche anterior y llegó al Gran Comedor corriendo, algo retrasado. Pensó, por un momento, que se había equivocado de puerta.
Las paredes estaban cubiertas de flores grandes de un rosa chillón. Y, aún peor, del techo de color azul pálido caían confetis en forma de corazones. Harry se fue a la mesa de Gryffindor, en la que estaban Ron, con aire asqueado, ______, con una sonrisa suave observando las cosas con un brillo en sus ojos, Brandon que estaba sonrojado leyendo lo que parecía una carta de amor que le enviaron
y Hermione, que se reía tontamente.


¿Qué ocurre? – les preguntó Harry, sentándose y quitándose de encima el confeti.
Ron, que parecía estar demasiado enojado para hablar, señaló la mesa de los profesores. Lockhart, que llevaba una túnica de un vivo color rosa que combinaba con la decoración, reclamaba silencio con las manos. Los profesores que tenía a ambos lados lo miraban estupefactos. Desde su asiento, ______ pudo ver a la profesora McGonagall con un tic en la mejilla. Snape tenía el mismo aspecto que si se hubiera bebido un gran vaso de crecehuesos.

¡Feliz día de San Valentín! – gritó Lockhart- ¡Y quiero también dar las gracias a las cuarenta y seis personas que me han enviado tarjetas! Sí, me he tomado la libertad de preparar esta pequeña sorpresa para todos vosotros… ¡y no acaba aquí la cosa!



Lockhart dio una palmada, y por la puerta del vestíbulo entraron una docena de enanos de aspecto hosco. Pero no enanos así, tal cual; Lockhart les había puesto alas doradas y además llevaban arpas.
¡Mis amorosos cupidos portadores de tarjetas! – son-rió Lockhart-¡Durante todo el día de hoy recorrerán el colegio ofreciéndoos felicitaciones de San Valentín! ¡Y la diversión no acaba aquí! Estoy seguro de que mis colegas querrán compartir el espíritu de este día. ¿Por qué no pedís al profesor Snape que os enseñe a preparar un filtro amoroso? ¡Aunque el profesor Flitwick, el muy pícaro, sabe más sobre encantamientos de ese tipo que ningún otro mago que haya conocido!


El profesor Flitwick se tapó la cara con las manos. Snape parecía dispuesto a envenenar a la primera persona que se atreviera a pedirle un filtro amoroso.
Por favor, Hermione, dime que no has sido una de las cuarenta y seis -le dijo ______, cuando abandonaban el Gran Comedor para acudir a la primera clase. Pero a Hermione de repente le entró la urgencia de buscar el horario en la bolsa, y no respondió.
Mis amigos, hoy nos separaremos ¡no me extrañen! – dijo Brandon feliz, sus ojos celestes brillaban.
¿ De que estas hablando?– pregunto Ron, alarmado de ver tan feliz a uno de sus mejores amigos.
Pasen un feliz San Valentín sin mi, van a sobrevivir– prosiguió Brandon, sin escuchar a Ron.
¿piensas no ir a las clases hoy ?– pregunto _____ frunciendo las cejas.
¡Sonríe pelirroja! Y si, solo por hoy. No pasara nada...los veo en la noche– dijo Brandon besando la mejilla de _____ y Hermione como despedida.

Honestamente si no necesitara subir mis notas, faltaría– suspiro Ron, mientras que Harry asintió lamentándose de no haber sido mejor estudiante.

Los enanos se pasaron el día interrumpiendo las clases para repartir tarjetas, ante la irritación de los profesores, y al final de la tarde, cuando los de Gryffindor subían hacia el aula de Encantamientos, uno de ellos alcanzó a Harry mientras caminaba con _____.


¡Eh, tú! ¡Harry Potter! – gritó un enano de aspecto particularmente malhumorado, abriéndose camino a codazos para llegar a donde estaba Harry.
Ruborizándose al pensar que le iba a ofrecer una felicitación de San Valentín delante de una fila de alumnos de primero, entre los cuales estaba Ginny Weasley, Harry intentó escabullirse. El enano, sin embargo, se abrió camino a base de patadas en las espinillas y lo alcanzó antes de que diera dos pasos.


Tengo un mensaje musical para entregar a Harry Potter en persona -dijo, rasgando el arpa de manera pavorosa.
¡Aquí no! – dijo Harry enfadado, tratando de escapar.
¡Párate! – gruñó el enano, aferrando a Harry por la bolsa para detenerlo.
¡Suéltame! – gritó Harry, tirando fuerte.
Tanto tiraron que la bolsa se partió en dos. Los libros, la varita mágica, el pergamino y la pluma se desparramaron por el suelo, y la botellita de tinta se rompió encima de todas las demás cosas.

______ intentó recogerlo todo antes de que el enano comenzara a cantar ocasionando un atasco en el corredor.
¿Qué pasa ahí? – Era la voz fría de Draco Malfoy, que hablaba arrastrando las palabras. ______intentó febrilmente meterlo todo en la bolsa rota de su hermano,el cual estaba desesperado por alejarse antes de que Draco pudiera oír su felicitación musical de San Valentín.
¿Por qué toda esta conmoción? – dijo otra voz familiar, la de Percy Weasley, que se acercaba.
A la desesperada, Harry intentó escapar corriendo, pero el enano se le echó a las rodillas y lo derribó.
Bien -dijo, sentándose sobre los tobillos de Harry-ésta es tu canción de San Valentín:



Tiene los ojos verdes como un sapo en escabeche
y el pelo negro como una pizarra cuando anochece.
Quisiera que fuera mío, porque es glorioso,
el héroe que venció al Señor Tenebroso.


_____ estaba segura que Harry habría dado todo el oro de Gringotts por desvanecerse en aquel momento. Intentando reírse con todos los demás, se levantó, con los pies entumecidos por el peso del enano, mientras Percy Weasley hacía lo que podía para dispersar al montón de chavales, algunos de los cuales estaban llorando de risa.

 –¡Fuera de aquí, fuera! La campana ha sonado hace cinco minutos, a clase todos ahora mismo -decía, empujando a algunos de los más pequeños- Ustedes también, Malfoy y Queen.


_____ vio que Angélica se agachaba y cogía algo, y con una mirada burlona se lo enseñaba a Draco. La pelirroja comprendió que lo que había recogido era el diario de Ryddle.
¡Devuélveme eso! – le dijo _____en voz baja.
¿Qué habrá escrito aquí Potter? – dijo Malfoy, que obviamente no había visto la fecha en la cubierta y pensaba que era el diario de alguno de los Potter. Los espectadores se quedaron en silencio. 
Ginny miraba alternativamente a Harry y al diario, aterrorizada.
Devuélvelo, Malfoy -dijo Percy con severidad.


Cuando le hayamos echado un vistazo -dijo Angelica, burlándose.
Percy dijo:
Como prefecto del colegio…
Pero Harry estaba fuera de sus casillas. Sacó su varita mágica y gritó:
¡Expelliarmus!
Y tal como Snape había desarmado a Lockhart, así Angélica vio que el diario se le escapaba a Malfoy de las manos y salía volando. ______, sonriendo, lo atrapó.
¡Harry! – dijo Percy en voz alta- No se puede hacer magia en los pasillos. ¡Tendré que informar de esto!
Pero Harry no se preocupó. Le había ganado una a Malfoy y Queen, y eso bien valía diez puntos de Gryffindor. Malfoy estaba furioso, y cuando Ginny pasó por su lado para entrar en el aula, le gritó despechado:

¡Me parece que a Potter no le gustó mucho tu felicitación de San Valentín!
Ginny se tapé la cara con las manos y entró en clase corriendo. Dando un gruñido, Ron apareció sacando también su varita mágica, pero ______ se la quitó de un tirón. Ron no tenía necesidad de pasarse la clase de Encantamientos vomitando babosas.
Espero que lo hayas disfrutado. Porque sera lo único que recibas en San Valentin– gruño moleta Angélica por tal humillación.
Eso esta claro, nosotros recibimos cartas donde suplican una oportunidad  y tu recibes una patética canción.– se burlo Draco enseñando demasiadas cartas para su mano.

_____ se sintió mal, sabia que Draco tenia muchas chicas atrás pero tristemente esperaba con que el le diera alguna carta o le dijera algo por San Valentin. Estaba casi segura que Draco solo la ve como la hermana de su enemigo. 

Harry no se dio cuenta de que algo raro había ocurrido en el diario de Ryddle hasta que llegaron a la clase del profesor Flitwick. Todos los demás libros estaban empapados de tinta roja. El diario, sin embargo, estaba tan limpio como antes de que la botellita de tinta se hubiera roto. Intentó hacérselo ver a _____, pero estaba sumergida en su propio mundo con melancolía, y él no prestaba atención a nada más.

=======================================

¿porque esa fea cara larga?– cuestiono Angélica, cuando todos salieron de encantamientos quedando solo ______ y ella.
Tu no lo entenderías– respondió _____, guardando con lentitud sus cosas.
Podría sorprenderte– dijo Ángel, sentándose en la mesa.

No lo creo, tu eres popular en Hogwarts recibes mas cartas que Lockhart.


¿de eso se trata?–se burlo Angélica, jugando con su cabello.

como dije, tu no lo entenderías– bufo molesta _____.

a mi me rechazaron– confeso la castaña, mirando el libro del profesor como si fuera de ella.

¿en serio? – pregunto _____, apenada. Ángel solo asintió con la cabeza mientras se iba hacia la puerta.

Para que lo sepas, Draco quiere que te diga feliz san valnetin. La razón por la que no te dio una carta fue porque podía caer en manos equivocadas y no pudo decírtelo el porque su padre le envió una carta, fue directo a la sala común.


oh, esta bien...dile gracias y que le deseo un feliz San Valentin– dijo _____ sonrojada, la slytherin asintió con fastidio– Queen, eres una de las chicas mas hermosas de Hogwarts, el que te rechazo esta ciego.



¡Oww! Eres adorable, ya veo porque Draco esta intrigado contigo. Pero no eres mi estilo Potter.– se burlo Angélica, con una sonrisa sincera.

¡Eres imposible!– chillo ______ sonrojada, al ver como la slytherin se reía saliendo del aula.


==========================================




Aquella noche, Harry fue el primero de su dormitorio en irse a dormir. En parte fue porque no creía poder soportar a Fred y George cantando: «Tiene los ojos verdes como un sapo en escabeche» una vez más, y en parte, porque quería examinar de nuevo el diario de Ryddle, y sabía que Ron opinaba que eso era una pérdida de tiempo.
Se sentó en la cama y hojeó las páginas en blanco; ninguna tenía la más ligera mancha de tinta roja. Luego sacó una nueva botellita de tinta del cajón de la mesita, mojó en ella su pluma y dejó caer una gota en la primera página del diario.
La tinta brilló intensamente sobre el papel durante un segundo y luego, como si la hubieran absorbido desde el interior de la página, se desvaneció. Emocionado, Harry mojó de nuevo la pluma y escribió:


«Mi nombre es Harry Potter.»
Las palabras brillaron un instante en la página y desaparecieron también sin dejar huella. Entonces ocurrió algo.
Rezumando de la página, en la misma tinta que había utilizado él, aparecieron unas palabras que Harry no había escrito:
«Hola, Harry Potter. Mi nombre es Tom Ryddle. ¿Cómo ha llegado a tus manos mi diario?»
Estas palabras también se desvanecieron, pero no antes de que Harry comenzara de nuevo a escribir: «Alguien intentó tirarlo por el retrete.»
Aguardó con impaciencia la respuesta de Ryddle.
«Menos mal que registré mis memorias en algo más duradero que la tinta. Siempre supe que habría gente que no querría que mi diario fuera leído
«¿Qué quieres decir?», escribió Harry, emborronando la página debido a los nervios.
«Quiero decir que este diario da fe de cosas horribles; cosas que fueron ocultadas; cosas que sucedieron en el Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería
«Es donde estoy yo ahora», escribió Harry apresuradamente. «Estoy en Hogwarts, y también suceden cosas horribles. ¿Sabes algo sobre la Cámara de los Secretos


«¡Por supuesto que sé algo sobre la Cámara de los Secretos! En mi época, nos decían que era sólo una leyenda, que no existía realmente. Pero no era cierto. Cuando yo estaba en quinto, la cámara se abrió y el monstruo atacó a varios estudiantes y mató a uno. Yo atrapé a la persona que había abierto la cámara, y lo expulsaron. Pero el director, el profesor Dippet, avergonzado de que hubiera sucedido tal cosa en Hogwarts, me prohibió decir la verdad. Inventaron la historia de que la muchacha había muerto en un espantoso accidente. A mí me entregaron por mi actuación un trofeo muy bonito y muy brillante, con unas palabras grabadas, y me recomendaron que mantuviera la boca cerrada. Pero yo sabía que podía volver a ocurrir. El monstruo sobrevivió, y el que pudo liberarlo no fue encarcelado


«Ha vuelto a suceder. Ha habido tres ataques y nadie parece saber quién está detrás. ¿Quién fue en aquella ocasión?»
«Te lo puedo mostrar, si quieres», contestó Ryddle. «No necesitas leer mis palabras. Podrás ver dentro de mi memoria lo que ocurrió la noche en que lo capturé.»
Harry dudó, y la pluma se detuvo encima del diario. ¿Qué quería decir Ryddle? ¿Cómo podía alguien introducirse en la memoria de otro? Miró asustado la puerta del dormitorio; iba oscureciendo. Cuando retornó la vista al diario, vio que aparecían unas palabras nuevas:

«Deja que te lo enseñe
Harry meditó durante una fracción de segundo, y luego escribió una sola palabra:
«Vale
Las páginas del diario comenzaron a pasar, como si estuviera soplando un fuerte viento, y se detuvieron a mediados del mes de junio. Con la boca abierta, Harry vio que el pequeño cuadrado asignado al día 13 de junio se convertía en algo parecido a una minúscula pantalla de televisión. Las manos le temblaban ligeramente. Levantó el cuaderno para acercar uno de sus ojos a la ventanita, y antes de que comprendiera lo que sucedía, se estaba inclinando hacia delante. La ventana se ensanchaba, y sintió que su cuerpo dejaba la cama y era absorbido por la abertura de la página en un remolino de colores y sombras.


================================
Harry sintió que caía y aterrizó de golpe con los brazos y las piernas extendidos sobre su cama en el dormitorio de Gryffindor, y con el diario de Ryddle abierto sobre el abdomen.


Antes de que pudiera recuperar el aliento, se abrió la puerta del dormitorio y entró Brandon con Ron, ambos estaban discutiendo de la misteriosa cita del castaño mientras comían corazones de chocolate.

¡Estás aquí! mira lo que le regalaron a Brandon por San Valentin – dijo Ron.

Harry se sentó. Estaba sudoroso y temblaba.

¿Qué pasa? – dijo Brandon, preocupado.
Rápidamente el castaño se arrodillo al lado de Harry, mientras presionaba sus dedos en el cuello del azabache.

¿Que estas haciendo?– pregunto Ron, tembloroso.

Tomando su pulso, esta acelerado. Ron, tráeme una toalla con agua fría del baño. Harry necesitas calmarte o estaremos en problemas. 


Fue Hagrid, chicos. Hagrid abrió la Cámara de los Secretos hace cincuenta años.

A Ron se le resbalo de las manos la toalla con agua y abrió la boca como si fuera un pez fuera del agua.
Brandon miro fijamente los ojos verdes de Harry, estaba aterrado.
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Dom 30 Dic 2018, 12:48 pm

Capitulo 13 (Parte 1)

Narrador:


Harry casi habría preferido no haber averiguado el funcionamiento del diario de Ryddle. ______ y Hermione le pedían constantemente que les contase una y otra vez todo lo que había visto, hasta que se cansaba de tanto hablar y de las largas conversaciones que seguían a su relato y que no conducían a ninguna parte.

A lo mejor Ryddle se equivocó de culpable -decía ______- A lo mejor el que atacaba a la gente era otro monstruo…


¿Cuántos monstruos crees que puede albergar este castillo? – le preguntó Brandon, aburrido.

Ya sabíamos que a Hagrid lo habían expulsado -dijo Harry, apenado- Y supongo que entonces los ataques cesaron. Si no hubiera sido así, a Ryddle no le habrían dado ningún premio.

Ron intentó verlo de otro modo.


Ryddle me recuerda a Percy. Pero ¿por qué tuvo que delatar a Hagrid?


El monstruo había matado a una persona, Ron -contestó Hermione.

Y Ryddle habría tenido que volver al orfanato muggle si hubieran cerrado Hogwarts -dijo Harry- No lo culpo por querer quedarse aquí.


Brandon se mordió un labio y luego vaciló al decir:

Tú te encontraste a Hagrid en el callejón Knockturn, ¿verdad, _____?


Dijo que había ido a comprar un repelente contra las babosas carnívoras -dijo ______con presteza.


Se quedaron en silencio. Tras una pausa prolongada, Hermione tuvo una idea elemental.

¿Por qué no vamos y le preguntamos a Hagrid?


Sería una visita muy cortés -dijo Ron-Hola, Hagrid, dinos, ¿has estado últimamente dejando en libertad por el castillo a una cosa furiosa y peluda?


Al final, decidieron no decir nada a Hagrid si no había otro ataque, y como los días se sucedieron sin siquiera un susurro de la voz que no salía de ningún sitio, albergaban la esperanza de no tener que hablar con él sobre el motivo de su expulsión. Ya habían pasado casi cuatro meses desde que petrificaron a Justin y a Nick Casi Decapitado, y parecía que todo el mundo creía que el agresor, quienquiera que fuese, se había retirado, afortunadamente. Peeves se había cansado por fin de su canción ¡Oh, Potter, eres un zote!; Ernie Macmillan, un día, en la clase de Herbología, le pidió cortésmente a Harry que le pasara un cubo de hongos saltarines, y en marzo algunas mandrágoras montaron una escandalosa fiesta en el Invernadero 3. Esto puso muy contenta a la profesora Sprout.


En cuanto empiecen a querer cambiarse unas a las macetas de otras, sabremos que han alcanzado la madurez -dijo- Entonces podremos revivir a esos pobrecillos de la enfermería.


· · ·


Durante las vacaciones de Semana Santa, los de segundo tuvieron algo nuevo en que pensar. Había llegado el momento de elegir optativas para el curso siguiente, decisión que al menos Hermione se tomó muy en serio.

Podría afectar a todo nuestro futuro -dijo a sus cuatro amigos, mientras repasaban minuciosamente la lista de las nuevas materias, señalándolas.

Lo único que quiero es no tener Pociones -dijo Harry.

Imposible -dijo Brandon con tristeza- Seguiremos con todas las materias que tenemos ahora. 


Es verdad si no, yo me libraría de Defensa Contra las Artes Oscuras.


¡Pero si ésa es muy importante Ron! – dijo ______, sorprendida.

No tal como la imparte Lockhart -repuso Ron- Lo único que me ha enseñado es que no hay que dejar sueltos a los duendecillos.


Neville Longbottom había recibido carta de todos los magos y brujas de su familia, y cada uno le aconsejaba materias distintas. Confundido y preocupado, se sentó a leer la lista de las materias y les preguntaba a todos si pensaban que Aritmancia era más difícil que Adivinación Antigua. 

Dean Thomas, que, como Harry y ______, se había criado con muggles, terminó cerrando los ojos y apuntando a la lista con la varita mágica, y escogió las materias que había tocado al azar. 
Hermione no siguió el consejo de nadie y las escogió todas.

Brandon tuvo el consejo de varios familiares desde sus padres, padrino y su propio abuelo pero el decidió charlar con su hermana para apuntarse a las mismas materias. No iban hacia el mismo camino, ambos tenían diferentes visiones del futuro pero querían pasar mas tiempo juntos el año entrante.
______ sonrió tristemente al imaginar lo que habrían dicho tío Vernon y tía Petunia si les consultara sobre su futuro de mago.

Pero alguien lo ayudó: Percy Weasley se desvivía por hacerle partícipe de su experiencia.



Depende de adónde quieras llegar, _____-le dijo- Nunca es demasiado pronto para pensar en el futuro, así que yo te recomendaría Adivinación. La gente dice que los estudios muggles son la salida más fácil, pero personalmente creo que los magos deberíamos tener completos conocimientos de la comunidad no mágica, especialmente si queremos trabajar en estrecho contacto con ellos. Mira a mi padre, tiene que tratar todo el tiempo con muggles. A mi hermano Charlie siempre le gustó el trabajo al aire libre, así que escogió Cuidado de Criaturas Mágicas. Escoge aquello para lo que valgas, _____.


Pero lo único que a ______ le parecía que se le daba realmente bien era pociones. Terminó eligiendo las mismas optativas que Ron y Harry, pensando que si era muy mala en ellas, al menos contaría con su hermano y uno de sus mejores amigos que podrían ayudarle.


A Gryffindor le tocaba jugar el siguiente partido de quidditch contra Hufflepuff.

 Wood los machacaba con entrenamientos en equipo cada noche después de cenar, de forma que Harry y Brandon no tenía tiempo para nada más que para el quidditch y para hacer los deberes. Sin embargo, los entrenamientos iban mejor, y la noche anterior al partido del sábado se fueron a la cama charlando que Gryffindor nunca había tenido más posibilidades de ganar la copa.
Pero la alegría no duró mucho. 

Al final de las escaleras que conducían al dormitorio se encontraron con Neville Longbottom, que los miraba desesperado.



Harry,Brandon no sé quién lo hizo. Yo me lo encontré…

Mirando al azabache y castaño  aterrorizado, Neville abrió la puerta. El contenido del baúl de Harry estaba esparcido por todas partes. Su capa estaba en el suelo, rasgada. Le habían levantado las sábanas y las mantas de la cama, y habían sacado el cajón de la mesita y el contenido estaba desparramado sobre el colchón.
Harry fue hacia la cama, pisando algunas páginas sueltas de Recorridos con los trols. 
No podía creer lo que había sucedido.

En el momento en que Neville y él hacían la cama, entraron Ron, Dean y Seamus. Dean gritó:

¿Qué ha sucedido, chicos?


No tengo ni idea -contestó Brandon. 

Ron examinaba la túnica de Harry. Habían dado la vuelta a todos los bolsillos.

Alguien ha estado buscando algo -dijo Ron- ¿Qué te falta?


Harry empezó a coger sus cosas y a dejarlas en el baúl. Hasta que hubo separado el último libro de Lockhart, no se dio cuenta de qué era lo que faltaba.

Se han llevado el diario de Ryddle -dijo a Ron y Brandon en voz baja.

-¿Que...?

Harry señaló con la cabeza hacia la puerta del dormitorio, Brandon y Ron lo siguieron. Bajaron corriendo hasta la sala común de Gryffindor, que estaba medio vacía, y encontraron a _____ y Hermione, sentadas, solas ,leyendo un libro titulado La adivinación antigua al alcance de todos.

Pero… sólo puede haber sido alguien de Gryffindor. Nadie más conoce la contraseña.– tartamudeo ______ aterrorizada.

En efecto -confirmó Harry.

Despertaron al día siguiente con un sol intenso y una brisa ligera y refrescante.

¡Perfectas condiciones para jugar al quidditch! – dijo Wood emocionado a los de la mesa de Gryffindor, llevando los platos con los huevos revueltos-¡Harry, levanta el ánimo, necesitas un buen desayuno! ¡Brandon, lo mismo para ti. Necesitas energía!


_______ había estado observando la mesa abarrotada de Gryffindor, preguntándose si tendría delante de las narices al nuevo poseedor del diario de Ryddle. Hermione  intentaba convencer de que notificara el robo, pero a Harry no le gustaba la idea. Tendría que contar todo lo referente al diario a algún profesor, ¿y cuánta gente sabía por qué habían expulsado a Hagrid hacía cincuenta años? No quería ser él quien lo sacara de nuevo a la luz.



El grupo de cinco  abandonaron el Gran Comedor para ir a recoger su equipo de quidditch de Brandon, pero otro motivo de preocupación se añadió a la creciente lista de Harry. Acababa de poner los pies en la escalera de mármol cuando oyó de nuevo aquella voz:

-Matar esta vez… Déjame desgarrar… Despedazar…
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Carlaa_Morenoo el Lun 31 Dic 2018, 5:37 am

Holaaaaa!!

Me han encantado los capítulos, gracias por subir!!!
Escribes genial, te lo digo de verdad!

Me encanta Brandon por lo que he ido leyendo es una persona muy buena y sobre todo buen amigo. 
Que rabia da cuando se te borran los capítulos que has escrito, pero son cosas que pasan....
Siguela cuando puedas!

Feliz año (por adelantado) te deseo lo mejor para el nuevo año.
Un saludo.
Carlaa_Morenoo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Mar 01 Ene 2019, 9:17 am

Capitulo 13 (parte 2)




Harry dio un grito,  _______ se aparto de él asustada.
¡La voz! – dijo Harry, mirando a un lado- Acabo de oírla de nuevo, ¿vosotros no?
Ron, con los ojos muy abiertos, negó con la cabeza. Brandon, mirando a los alrededores, se encogió de hombros. ______, con ojos cristalinos, negó suavemente. Hermione, sin embargo, se llevó una mano a la frente.
¡Harry, creo que acabo de comprender algo! ¡______ Tenemos que ir a la biblioteca! Te lo explicare en el camino.

 y agarrando la mano de la pelirroja, se fueron corriendo por las escaleras mientras hablaban en susurro.
¿Qué habrá comprendido? – dijo Harry distraídamente, mirando alrededor, intentando averiguar de dónde podía provenir la voz.
Muchas más cosas que yo -respondió Ron, negando con la cabeza.
Pero ¿por qué habrá tenido que irse a la biblioteca?
Porque eso es lo que Hermione hace siempre -contestó Brandon, encogiéndose de hombros-Cuando le entra alguna duda, ¡a la biblioteca!
Harry se quedó indeciso, intentando volver a captar la voz, pero los alumnos empezaron a salir del Gran Comedor hablando alto, hacia la puerta principal. 

Iban al campo de quidditch.

Será mejor que se muevan -dijo Ron- Son casi las once…, el partido.
Brandon subió a la carrera la torre de Gryffindor, cogió su Nimbus 2.001 y se mezcló con la gente que se dirigía hacia el campo de juego. 
Pero la mente de Harry se había quedado en el castillo, donde sonaba la voz que no salía de ningún sitio, y mientras se ponía su túnica de juego en los vestuarios, su único consuelo era saber que todos estaban allí para ver el partido.
Los equipos saltaron al campo de juego en medio del clamor del público. Oliver Wood despegó para hacer un vuelo de calentamiento alrededor de los postes, y la señora Hooch sacó las bolas. Los de Hufflepuff, que jugaban de color amarillo canario, se habían reunido para repasar la táctica en el último minuto.
Harry acababa de montarse en la escoba cuando la profesora McGonagall llegó corriendo al campo, llevando consigo un megáfono de color púrpura.


El partido acaba de ser suspendido -gritó por el megáfono la profesora, dirigiéndose al estadio abarrotado. Hubo gritos y silbidos. Oliver Wood, con aspecto desolado, aterrizó y fue corriendo a donde estaba la profesora McGonagall sin desmontar de la escoba.
¡Pero profesora! – gritó-Tenemos que jugar… la Copa… Gryffindor…
La profesora McGonagall no le hizo caso y continuó gritando por el megáfono:
Todos los estudiantes tienen que volver a sus respectivas salas comunes, donde les informarán los jefes de sus casas. ¡Id lo más deprisa que podáis, por favor!
Luego bajó el megáfono e hizo una seña a Harry y Brandon quien acababa de descender de su escoba para que se acercaran.


Potter, Queen creo que será mejor que vengan conmigo.
Preguntándose por qué sospecharía de él en aquella ocasión, Brandon vio que Ron se separaba de la multitud descontenta y se unía a ellos corriendo para volver al castillo. Para sorpresa de Harry, la profesora McGonagall no se opuso.
Sí, quizá sea mejor que tú también vengas, Weasley.

 Algunos de los estudiantes que había a su alrededor rezongaban por la suspensión del partido y otros parecían preocupados. Los tres alumnos de Gryffindor siguieron a la profesora McGonagall y, al llegar al castillo, subieron con ella la escalera de mármol. Pero esta vez no se dirigían a ningún despacho.
Esto os resultará un poco sorprendente  -dijo la profesora McGonagall con voz amable cuando se acercaban a la enfermería-Ha habido otro ataque… Un ataque doble.



A Harry le dio un brinco el corazón. La profesora McGonagall abrió la puerta y entraron en la enfermería.
La señora Pomfrey atendía a una muchacha de quinto curso con el pelo largo y rizado. Harry reconoció en ella a la chica de Ravenclaw a la que por error habían preguntado cómo se iba a la sala común de Slytherin. Y en la cama de al lado estaba…
¡Hermione! – gimió Ron.
Hermione yacía completamente inmóvil, con los ojos abiertos y vidriosos.
Las encontraron junto a la biblioteca -dijo la profesora McGonagall-Supongo que no podéis explicarlo. Esto estaba en el suelo…



Levantó un pequeño espejo redondo.
Harry y Ron negaron con la cabeza, mirando a Hermione.
Os acompañaré a la torre de Gryffindor -dijo con seriedad la profesora McGonagall-De cualquier manera, tengo que hablar a los estudiantes.
Profesora, mi hermana había ido con Hermione...¿ella..?
Su hermana le espera en la torre de Gryffindor, Severus se ofreció para escoltarla hace unos minutos atrás. Ella fue quien vino a notificar el doble ataque, gracias a merlín salio ilesa.

¿Ella vio al...monstruo?– pregunto Ron, nervioso.
No, no pudo verlo. 
¿como escapo?
Su hermana esta involucrada en eso señor Queen, le aconsejo que luego hable con ella. Ahora vamos jóvenes a la torre de Gryffindor.


==========================

Narra _______:


Todos los alumnos estarán de vuelta en sus respectivas salas comunes a las seis en punto de la tarde. Ningún alumno podrá dejar los dormitorios después de esa hora. Un profesor os acompañará siempre al aula. Ningún alumno podrá entrar en los servicios sin ir acompañado por un profesor. Se posponen todos los partidos y entrenamientos de quidditch. No habrá más actividades extra escolares.


Los alumnos de Gryffindor, que abarrotaban la sala común, escuchaban en silencio a la profesora McGonagall, quien al final enrolló el pergamino que había estado leyendo y dijo con la voz entrecortada por la impresión:
No necesito añadir que rara vez me he sentido tan consternada. Es probable que se cierre el colegio si no se captura al agresor. Si alguno de vosotros sabe de alguien que pueda tener una pista, le ruego que lo diga.
La profesora salió por el agujero del retrato con cierta torpeza, e inmediatamente los alumnos de Gryffindor rompieron el silencio.
Han caído dos de Gryffindor, sin contar al fantasma, que también es de Gryffindor, uno de Ravenclaw y otro de Hufflepuff -dijo Lee Jordan, el amigo de los gemelos Weasley, contando con los dedos- ¿No se ha dado cuenta ningún profesor de que los de Slytherin parecen estar a salvo? ¿No es evidente que todo esto proviene de Slytherin? El heredero de Slytherin, el monstruo de Slytherin… ¿Por qué no expulsan a todos los de Slytherin? – preguntó con fiereza. Hubo alumnos que asintieron y se oyeron algunos aplausos aislados.

Porque ellos no tienen la culpa de lo que hizo Salazar Slytherin ¿tal vez?– pregunto Brandon, irónico. 

Mira amigo, no me importa lo linda que sea tu hermana. Ella y Malfoy deben saber mas de lo que dicen. – hablo un chico, de cuarto año.

Repite eso– le ordeno Brandon, bajándose de la mesa en la cual estaba sentado.

Brandon, no. Ignóralo esta siendo un idiota – dije rápidamente, tirando de su brazo para que vuelva a sentarse.

¡Percy, haz algo eres el prefecto!– exclamo Ron, enojado.


Percy Weasley estaba sentado en una silla, detrás de Lee, pero por una vez no parecía interesado en exponer sus puntos de vista. Estaba pálido y parecía ausente.
Percy está asustado -me dijo George en voz baja- Esa chica de Ravenclaw…, Penélope Clearwater…, es prefecta. Supongo que Percy creía que el monstruo no se atrevería a atacar a un prefecto.


Pero sólo escuchaba a medias. No podía olvidar la imagen de Hermione, inmóvil en el suelo frió de la biblioteca y ahora sobre la cama de la enfermería, como esculpida en piedra. Sino hubiera sido por Draco y Angélica, que me sacaron de ahí...estaría acompañando a Hermione.

==========================

Narrador:



¿Qué vamos a hacer? – preguntó Brandon a Harry al oído- ¿Crees que sospechan de Hagrid?
Tenemos que ir a hablar con él -dijo Harry, decidido- No creo que esta vez sea él, pero si fue el que lo liberó la última vez, también sabrá llegar hasta la Cámara de los Secretos, y algo es algo.
Pero McGonagall nos ha dicho que tenemos que permanecer en nuestras torres cuando no estemos en clase…–susurro Ron



Creo -dijo Harry, en voz todavía más baja- que ha llegado ya el momento de volver a sacar la vieja capa de mi padre.
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Carlaa_Morenoo el Miér 02 Ene 2019, 7:07 am

YDios no la puedes dejar así, por favor siguelaaaa
Me dejas con intriga...
[justify]Ay pobre herms que ha sido atacada, se ha quedado petrificada :(
Y la rayis se ha salvado gracias a Draco y Ángel, porque sino le hubiera pasado lo mismo.


Espero que la sigas pronto, me encanta tu novela.

Carlaa_Morenoo


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Miér 02 Ene 2019, 9:08 am

Capitulo 13 (parte 3)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Aquila Queen







[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Lucius Malfoy





El recorrido por los corredores oscuros del castillo no fue en absoluto agradable. Harry, que ya en ocasiones anteriores había caminado por allí de noche, no lo había visto nunca, después de la puesta del sol, tan lleno de gente: profesores, prefectos y fantasmas circulaban por los corredores en parejas, buscando cualquier detalle sospechoso. 


Como, a pesar de llevar la capa invisible, hacían el mismo ruido de siempre, hubo un instante especialmente tenso cuando ______ se dio un golpe en un dedo del pie, y estaban muy cerca del lugar en que Snape montaba guardia. Afortunadamente, Snape estornudó en el momento preciso en que ______ gritó. Cuando finalmente alcanzaron la puerta principal de roble y la abrieron con cuidado, suspiraron aliviados.

Era una noche clara y estrellada. Avanzaron con rapidez guiándose por la luz de las ventanas de la cabaña de Hagrid, y no se desprendieron de la capa hasta que hubieron llegado ante la puerta.
Unos segundos después de llamar, Hagrid les abrió. Les apuntaba con una ballesta, y Fang, el perro jabalinero, ladraba furiosamente detrás de él.
¡Ah! – dijo, bajando el arma y mirándolos- ¿Qué hacéis aquí los cuatro?
¿Para qué es eso? – preguntó Brandon, señalando la ballesta al entrar.

Nada, nada… -susurró Hagrid-Estaba esperando… No importa… Sentaos, prepararé té.
Parecía que apenas sabía lo que hacía. Casi apagó el fuego al derramar agua de la tetera metálica, y luego rompió la de cerámica de puros nervios al golpearla con la mano.
¿Estás bien, Hagrid? – dijo ______-¿Has oído lo de Hermione?
¡Ah, sí, claro que lo he oído! Gracias a merlín que a ti no te sucedió nada– dijo Hagrid con la voz entrecortada.
Miró por la ventana, nervioso. Les sirvió sendas jarritas llenas sólo de agua hirviendo (se le había olvidado poner las bolsitas de té). Cuando les estaba poniendo en un plato un trozo de pastel de frutas, aporrearon la puerta. Se le cayó el pastel. Harry y Ron intercambiaron miradas de pánico, se echaron encima la capa para hacerse invisibles y se retiraron a un rincón oculto. Sin embargo Brandon y ______ se escondieron en el armario de Hagrid, no podían arriesgarse a estar los cuatro debajo de la capa.


Tras asegurarse de que no se les veía, Hagrid cogió la ballesta y fue otra vez a abrir la puerta.




Buenas noches, Hagrid.
Era Dumbledore. Entró, muy serio, seguido por otro individuo de aspecto muy raro.
El desconocido era un hombre bajo y corpulento, con el pelo gris alborotado y expresión nerviosa. Llevaba una extraña combinación de ropas: traje de raya diplomática, corbata roja, capa negra larga y botas púrpura acabadas en punta. Sujetaba bajo el brazo un sombrero hongo verde lima.

Es el jefe de mi padre – musitó Brandon-¡Cornelius Fudge, el ministro de Magia!
_______ dio un codazo a Brandon para que se callara.
Hagrid estaba pálido y sudoroso. Se dejó caer abatido en una de las sillas y miró a Dumbledore y luego a Cornelius Fudge.
¡Feo asunto, Hagrid! – dijo Fudge, telegráficamente- Muy feo. He tenido que venir. Cuatro ataques contra hijos de muggles y  _____ Potter estuvo apunto de ser el quinto ataque, la hermana del gran Harry Potter. El Ministerio tiene que intervenir.
Yo nunca… -dijo Hagrid, mirando implorante a Dumbledore-Usted sabe que yo nunca, profesor Dumbledore, señor…
Quiero que quede claro, Cornelius, que Hagrid cuenta con mi plena confianza -dijo Dumbledore, mirando a Fudge con el entrecejo fruncido.

Mira, Albus -dijo Fudge, incómodo-Hagrid tiene antecedentes. El Ministerio tiene que hacer algo… El consejo escolar se ha puesto en contacto…
Aun así, Cornelius, insisto en que echar a Hagrid no va a solucionar nada -dijo Dumbledore. Los ojos azules le brillaban de una manera que Harry no había visto nunca.
Míralo desde mi punto de vista -dijo Fudge, cogiendo el sombrero y haciéndolo girar entre las manos-Me están presionando. Tengo que acreditar que hacemos algo. Si se demuestra que no fue Hagrid, regresará y no habrá más que decir. Pero tengo que llevármelo. Tengo que hacerlo. Si no, no estaría cumpliendo con mi deber…
¿Llevarme? – dijo Hagrid, temblando- ¿Llevarme adónde?

Sólo por poco tiempo -dijo Fudge, evitando los ojos de Hagrid- No se trata de un castigo, Hagrid, sino más bien de una precaución. Si atrapamos al culpable, a usted se le dejará salir con una disculpa en toda regla.
¿No será a Azkaban? – preguntó Hagrid con voz ronca.
Antes de que Fudge pudiera responder, llamaron con fuerza a la puerta.
Abrió Dumbledore. Ahora fue ______ quien recibió un codazo en las costillas, porque había dejado escapar un grito ahogado bien audible.
La señora Aquila Queen, entro con delicadeza; envuelta en una capa blanca, tapando su vestido de seda azul. tenia una mirada seria.
Luego entro la segunda persona.
El señor Lucius Malfoy entró en la cabaña de Hagrid con paso decidido, envuelto en una capa de viaje negra y con una gélida sonrisa de satisfacción. Fang se puso a aullar. 

Madre...–murmuro Brandon, la voz le temblaba. _____ tuvo que darle su mano para reconfortarlo, porque parecía que estaba apunto de llorar.

¡Ah, ya está aquí, Fudge! – dijo Lucius complacido al entrar-. Bien, bien…
¿Qué hace usted aquí? – le dijo Hagrid furioso- ¡Salga de mi casa!
Créame, buen hombre, que no me produce ningún placer entrar en esta… ¿la ha llamado casa? – repuso Lucius Malfoy contemplando la cabaña con desprecio, pero Aquila quien estaba en sumo silencio le dio un suave codazo-Simplemente, he ido al colegio y me han dicho que el director estaba aquí.
¿Y qué es lo que quiere de mí, exactamente, Lucius? – dijo Dumbledore. Hablaba cortésmente, pero aún tenía los ojos azules llenos de furia.
Es lamentable, Dumbledore -dijo perezosamente el señor Malfoy, sacando un rollo de pergamino-, pero el consejo escolar ha pensado que es hora de que usted abandone. Aquí traigo una orden de cese, y aquí están las trece firmas. Me temo que este asunto se le ha escapado de las manos. ¿Cuántos ataques ha habido ya? Otros dos esta tarde, ¿no es cierto? A este ritmo, no quedarán en Hogwarts alumnos de familia muggle, y todos sabemos el gran perjuicio que ello supondría para el colegio.


¿Qué? ¡Vaya, Lucius! – dijo Fudge, alarmado-, Dumbledore cesado… No, no…, lo último que querría, precisamente ahora…
El nombramiento y el cese del director son competencia del consejo escolar, Fudge -dijo con suavidad el señora Queen-Y como Dumbledore no ha logrado detener las agresiones…tiene que entender ministro que tengo a mis dos hijos en Hogwarts, no solo vengo como parte del consejo. Sino como una madre preocupada por la seguridad de sus hijos.
Pero, Aquila, si Dumbledore no ha logrado detenerlas -dijo Fudge, que tenía el labio superior empapado en sudor-, ¿quién va a poder?


Ya se verá -respondió el señor Malfoy con una desagradable sonrisa- Pero como los trece hemos votado…
Hagrid se levantó de un salto, y su enredada cabellera negra rozó el techo.
¿Y a cuántos ha tenido que amenazar y chantajear para que accedieran, eh, Malfoy? – preguntó.
Muchacho, muchacho, por Dios, este temperamento suyo le dará un disgusto un día de éstos -dijo Malfoy- Me permito aconsejarle que no grite de esta manera a los carceleros de Azkaban. No creo que se lo tomen a bien.
¡Puede quitar a Dumbledore! – chilló Hagrid, y Fang, el perro jabalinero, se encogió y gimoteó en su cesta-¡Lléveselo, y los alumnos de familia muggle no tendrán ni una oportunidad! ¡Y habrá más asesinatos!



Cálmate, Hagrid -le dijo bruscamente Dumbledore. Luego se dirigió a Lucius Malfoy y Aquila Queen-Si el consejo escolar quiere mi renuncia, Lucius, Aquila me iré.
Pero… -tartamudeó Fudge.
¡No! – gimió Hagrid.
–Dumbledore, no dudo de sus capacidades. Pero ¡cuatro ataques! ¡Por poco la quinta victima era la hermana de Harry Potter! No puedo no hacer nada, si algo le pasara a Brandon y Angelica, no me lo perdonaria nunca. Lysander estuvo apunto de venir el mismo a exigir su renuncia Albus. Alguien tiene que hacer algo, ya hubo un asesinato hace 50 años.
¿Comprende Dumbledore? –pregunto Malfoy sonriente.

Dumbledore no había apartado sus vivos ojos azules de los ojos fríos y grises de Malfoy.
Aquila, puedo entender su preocupación pero déjeme decirle que sus hijos son unos de los mejores del segundo curso. Sin embargo -dijo Dumbledore, hablando muy claro y despacio, para que todos entendieran cada una de sus palabras-, sólo abandonaré de verdad el colegio cuando no me quede nadie fiel. Y Hogwarts siempre ayudará al que lo pida.


Durante un instante, Harry estuvo convencido de que Dumbledore leshabía guiñado un ojo, mirando hacia el rincón donde Ron y él estaban ocultos.
Admirables sentimientos -dijo Malfoy, haciendo una inclinación-Todos echaremos de menos su personalísima forma de dirigir el centro, Albus, y sólo espero que su sucesor consiga evitar los… asesinatos.
Se dirigió con paso decidido a la puerta de la cabaña, la abrió, saludó a Dumbledore con una inclinación y le indicó que saliera. Aquila esperaba, sin dejar de observar al rededor, a que Hagrid pasara delante.
Lamento esto Hagrid, en serio que lamento esto.
No se preocupe señora Queen, se que no era su intención.
¿Conoce a mis hijos?– pregunto la mujer suavemente.
Por supuesto que si. Ambos son muy talentosos aunque personalmente conozco mas a Brandon que Angélica.
¿Brandon viene seguido aquí?– pregunto curiosa.
Si, suele visitarme. – dijo Hagrid nervioso, mirando de reojo al armario.
Eso pensé, puedo oler su perfume...es italiano, se lo regalo su padre.– comento observando al rededor.
Los cuatro se pusieron tensos, al escuchar el comentario de Aquila Queen.
Si alguien quisiera desentrañar este embrollo, lo único que tendría que hacer es seguir a las arañas. Ellas lo conducirían. Eso es todo lo que tengo que decir. – Aquila lo miró extrañada- De acuerdo, ya voy -añadió, poniéndose el abrigo de piel de topo. Cuando estaba a punto de seguir a Aquila por la puerta, se detuvo y dijo en voz alta-: Y alguien tendrá que darle de comer a Fang mientras estoy fuera.



La puerta se cerró de un golpe y Ron se quitó la capa invisible. Mientras que Brandon salia del armario con _____.
Quería saludarla– murmuro Brandon triste.
Tranquilo, ya pronto podrás abrazarla– le dijo _____ sonriendo con cariño, Brandon era sensible respecto a sus padres.
La próxima vez que vayamos a algún lado , voy a encargarme que no te eches perfume – le dijo Harry serio pero Brandon le sonrió con falsa inocencia, eso no iba a pasar nunca.
En menudo embrollo estamos metidos -dijo Ron con voz ronca-. Sin Dumbledore. Podrían cerrar el colegio esta misma noche. Sin él, habrá un ataque cada día.
Fang se puso a aullar, arañando la puerta.
Angelica_Queen


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 7 de 9. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.