O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Diamonds in the sky
Hoy a las 10:07 am por Andy Belmar.

» trust the unknown
Hoy a las 8:26 am por spellman.

» Almond blossom
Ayer a las 4:32 pm por Clover

» I write sins not tragedies
Ayer a las 2:52 pm por Andy Belmar.

» THANKU,NEXT
Ayer a las 2:03 pm por visser.

» let me be the one that shines with you.
Ayer a las 1:59 pm por buffay.

» Una Mortal y un Dios (Loki y tú)
Ayer a las 11:42 am por Angelica_Queen

» Concurso: El tenebroso mundo de OWN
Ayer a las 7:42 am por Andy Belmar.

» Una Mortal y un Dios (Loki y tú) "inscripciones"
Ayer a las 1:28 am por Carlaa_Morenoo

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

La hermana del niño que sobrevivio

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Jue 16 Ago 2018, 5:53 pm

Hola♡ muchas gracias por sus comentarios♡
Me alegra mucho saber que el misterio las tiene atrapadas y que les estan justando los capitulos♡

Yo se que ahora ______ y Draco no tienen mucha interaccion pero como dije antes, mi meta es llegar a las reliquias de la muerte. Son 7 libros con mas de 300 capitulos todos juntos, y quiero que sea realista. ☆

Mañana publicare un nuevo capitulo♡

¡Si alguna tiene dudas de los personajes por favor, diganlo en un comentario que con gusto respondere sin dar Spoiler! XD ♡♡♡
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Jue 16 Ago 2018, 6:03 pm

MAÑANA ESPERO EL CAP ANSIOSA!!
En realidad a mi me gusta que Draco y Rayis vayan lento, porque hasta al menos el caliz de fuego que ya tienen 14 pero ahora mucho no pueden hacer con 11 años. Asi que en lo personal a mi me gusta!

YO TENGO MILES DE PREGUNTAS BEBE!
A) ¿Porque Brandon y Angelica tienen personalidades diferentes si tuvieron misma criansa?
B) ¿Porque Draco en un capitulo no queria que Angel se vaya con Brandon?
C) ¿Es posible que Snape sea padrino de rayis?
D)¿El mentor de Angelica, es alguien que conocemos o es inventado?
E)¿Rayis es un horrocrux?
F) ¿Angelica va a quedarse con Theo o Fred? Los shipeo con los dos
G) En estos momentos que siente Draco por Rayis?
H) ¿Angelica odia a rayis?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Jue 16 Ago 2018, 6:25 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:MAÑANA ESPERO EL CAP ANSIOSA!!
En realidad a mi me gusta que Draco y Rayis vayan lento, porque hasta al menos el caliz de fuego que ya tienen 14 pero ahora mucho no pueden hacer con 11 años. Asi que en lo personal a mi me gusta!

YO TENGO MILES DE PREGUNTAS BEBE!
A) ¿Porque Brandon y Angelica tienen personalidades diferentes si tuvieron misma criansa?
B) ¿Porque Draco en un capitulo no queria que Angel se vaya con Brandon?
C) ¿Es posible que Snape sea padrino de rayis?
D)¿El mentor de Angelica, es alguien que conocemos o es inventado?
E)¿Rayis es un horrocrux?
F) ¿Angelica va a quedarse con Theo o Fred? Los shipeo con los dos
G) En estos momentos que siente Draco por Rayis?
H) ¿Angelica odia a rayis?
Wow no pensé que respondería alguien tan rápido XD
Estoy impactada de las preguntas que dejaste XD


A)*Porque no todos somos iguales, nadie es igual a nadie. Brandon dijo que Angélica tenia mas cualidades parecidas a su padre mientras que el era mas libre. Sin embargo hasta ahora se puede ver que Brandon es competitivo y arrogante cuando quiere y que Angélica tiene un lado dulce*
B)*Porque Draco y Ángel son mejores amigos desde los siete años, ellos no tienen a nadie mas que el uno al otro. Brandon en cambio ahora tiene a Ron, Harry, rayis y Hermione. De cierta forma es por eso que ninguno de los dos se separa del otro*
C) *No puedo revelar eso perdón♡*
D)*Es alguien del universo de JK, es el unico Spoiler que voy a darte*
E)*No, porque al principio se dice que solo Harry tiene la cicatriz y no ella. *
F) *No puedo revelar eso perdón♡*
G) *Draco ahora mismo esta confundido pero no hace caso a lo que pueda llegar sentir, ya que el ahora esta centrado en hacerle la vida imposible a Harry. *
H) *Odiar es una palabra fuerte XD, no no la odia. Pero tampoco le cae bien ninguna de las amistades de su hermano. El porque no quiere dar su brazo a torcer te vas a enterar pronto*


Espero a verte aclarado algo♡, nos leemos mañana☆
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Vie 17 Ago 2018, 11:46 am

Capitulo 9:



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Narra ____:





Se acercaba la Navidad. Una mañana de mediados de diciembre Hogwarts se descubrió cubierto por dos metros de nieve. El lago estaba sólidamente congelado y los gemelos Weasley fueron castigados por hechizar varias bolas de nieve para que siguieran a Quirrell y lo golpearan en la parte de atrás de su turbante. Las pocas lechuzas que habían podido llegar a través del cielo tormentoso para dejar el correo tuvieron que quedar al cuidado de Hagrid hasta recuperarse, antes de volar otra vez.

Todos estaban impacientes de que empezaran las vacaciones. Mientras que la sala común de Gryffindor y el Gran Comedor tenían las chimeneas encendidas, los pasillos, llenos de corrientes de aire, se habían vuelto helados, y un viento cruel golpeaba las ventanas de las aulas. Lo peor de todo eran las clases del profesor Snape, abajo en las mazmorras, en donde la respiración subía como niebla y los hacía mantenerse lo más cerca posible de sus calderos calientes.



-¿Ya empacaste? Mañana nos iremos- hablo Angélica a Draco, mientras ambos trabajan juntos. Eran el equipo favorito de Snape. 

-Por supuesto, ¿tu hermano vendrá o piensa quedarse?- cuestiono el rubio cortando algún ingrediente mientras su amiga estaba revolviendo el caldero.

-No tiene mucha emoción en venir, prefiere quedarse con sus amigos en el castillo- informo algo molesta la serpiente.

Me da mucha lástima —dijo Malfoy subiendo su tono para que toda la clase lo escuchara, yo al estar detrás de el lo escuchaba de antes—toda esa gente que tendrá que quedarse a pasar la Navidad en Hogwarts, porque no los quieren en sus casas.


Mientras hablaba, miraba en dirección a Harry. Crabbe y Goyle lanzaron risitas burlonas. Harry, que estaba pesando polvo de espinas de pez león, no les hizo caso. Después del partido de quidditch, Malfoy se había vuelto más desagradable que nunca. Disgustado por la derrota de Slytherin, había tratado de hacer que todos se rieran diciendo que un sapo con una gran boca podía reemplazar a Harry como buscador. Pero entonces se dio cuenta de que nadie lo encontraba gracioso, porque estaban muy impresionados por la forma en que Harry se había mantenido en su escoba. Así que Malfoy; celoso y enfadado, había vuelto a fastidiar a Harry por no tener una familia apropiada. Algo que me molesta, quiero creer que lo hace intencionalmente y no se da cuenta que a mi me duele, pero existe la posibilidad que le de totalmente igual si me duele lo que le dice a Harry. El rubio no me dirigió la palabra desde lo que sucedió en el partido de Quidditch, no me insultaba pero me ignoraba.

Era verdad que Harry y yo no iríamos a Privet Drive para las fiestas. La profesora McGonagall había pasado la semana antes, haciendo una lista de los alumnos que iban a  quedarse allí para Navidad, y Harry puso nuestros nombres de inmediato. Y no me sentía triste, ya que probablemente ésta sería la mejor Navidad de mi vida. Ron y sus hermanos también se quedaban, porque el señor y la señora Weasley se marchaban a Rumania, a visitar a Charles. Brandon aun no sabe si quedarse o irse, ya que el dijo que todas las navidades eran iguales. Su familia y la de Malfoy cenaban juntos, pero este año no quiere ir porque esta en Gryffindor y prefiere evitar los comentarios que puedan hacerle.

Cuando abandonamos los calabozos, al finalizar la clase de Pociones, encontraremos un gran abeto que ocupaba el extremo del pasillo. Dos enormes pies aparecían por debajo del árbol y un gran resoplido les indicó que Hagrid estaba detrás de él.


Hola, Hagrid. ¿Necesitas ayuda? —preguntó Ron, metiendo la cabeza entre las ramas.

No, va todo bien. Gracias, Ron.

¿Te importaría quitarte de en medio? —Pregunto la voz fría de Angélica detrás nuestro, ella desde que Brandon se junta mas con nosotros su comportamiento es igual a un tempano de hielo. Quisiera hablarle pero su carácter es demasiado delicado, no importa cuantas veces le sonría o la felicite ella sigue indiferente.

¿Estás tratando de ganar algún dinero extra, Weasley? Supongo que quieres ser guardabosques cuando salgas de Hogwarts... Esa choza de Hagrid debe de parecerte un palacio, comparada con la casa de tu familia.- hablo Malfoy con burla.

Ron se lanzó contra Malfoy justo cuando aparecía Snape en lo alto de las escaleras.

¡WEASLEY!

Ron soltó el cuello de la túnica de Malfoy.

Lo han provocado, profesor Snape —dijo Hagrid, sacando su gran cabeza peluda por encima del árbol— Malfoy estaba insultando a su familia.


-Como si ellos no insultaran a las nuestras- bufo la castaña cruzando sus brazos pero el rubio le dio un codazo para que se calle. 

Lo que sea, pero pelear está contra las reglas de Hogwarts, Hagrid —dijo Snape con voz amable—Cinco puntos menos para Gryffindor; Weasley, y agradece que no sean más. Y ahora marchaos todos.

Malfoy paso bruscamente, sonriendo con presunción. Angélica no hizo mas que caminar a su lado sin dirigirnos la mirada.

Voy a atraparlo —dijo Ron, sacando los dientes ante la espalda de Malfoy—Uno de estos días lo atraparé...

Los detesto a los dos —añadió Harry—A Malfoy y a Snape. No se si Queen forma parte de esa lista o no.

-Estas hablando de mi hermana, ten cuidado con lo que dirás- apareció Brandon mirando con reproche a Harry.

-De todas formas, nunca nos agredió. Ella no pasa esa línea a diferencia de Malfoy- hable encogiéndome de hombros.

-Si, pero tampoco lo frena eso quiere decir que esta de acuerdo con lo que hace Malfoy- argumento Ron.

-O a lo mejor simplemente no se entromete- comento Hermione alcanzándonos.

Vamos, arriba el ánimo, ya es casi Navidad —dijo Hagrid—Os voy a decir qué haremos: venid conmigo al Gran Comedor; está precioso.

Así que los cinco seguimos a Hagrid y su abeto hasta el Gran Comedor, donde la profesora McGonagall y el profesor Flitwick estaban ocupados en la decoración.

El salón estaba espectacular. Guirnaldas de muérdago y acebo colgaban de las paredes, y no menos de doce árboles de Navidad estaban distribuidos por el lugar, algunos brillando con pequeños carámbanos, otros con cientos de velas.

-Es precioso- murmuré mirando lo hermoso que se veía el gran comedor.

¿Cuántos días os quedan para las vacaciones? —preguntó Hagrid.

Sólo uno —respondió Hermione— Y eso me recuerda... Harry, Ron, ____, Brandon nos queda media hora para el almuerzo, deberíamos ir a la biblioteca.

Sí, claro, tienes razón —dijo Ron, obligándose a apartar la vista del profesor Flitwick, que sacaba burbujas doradas de su varita, para ponerlas en las ramas del árbol nuevo.

-Cierto que me arrastraron en su investigación contra mi voluntad- resoplo Brandon.

¿La biblioteca? —preguntó Hagrid, acompañándonos hasta la puerta—¿Justo antes de las fiestas? Un poco triste, ¿no creéis?

Oh, no es un trabajo —explicó alegremente Harry- Desde que mencionaste a Nicolás Flamel, estamos tratando de averiguar quién es.

¿Qué? —Hagrid parecía impresionado—Escuchadme... Ya os lo dije... No os metáis. No tiene nada que ver con vosotros lo que custodia ese perro.

Nosotros queremos saber quién es Nicolás Flamel, eso es todo —dijo Hermione.

Salvo que quieras ahorrarnos el trabajo —añadí intentando persuadir a Hagrid—Ya hemos buscado en miles de libros y no hemos podido encontrar nada... Si nos das una pista... Yo sé que escuche su nombre en algún lado.

No voy a deciros nada —dijo Hagrid con firmeza.

Entonces tendremos que descubrirlo nosotros —dijo Ron. 

-Tarde o Temprano, lo sabremos- aseguro Brandon.


Dejamos a Hagrid malhumorado y fuimos rápidamente a la biblioteca.

Habíamos estado buscando el nombre de Flamel desde que a Hagrid se le escapó, porque ¿de qué otra manera podían averiguar lo que quería robar Snape? El problema era la dificultad de buscar; sin saber qué podía haber hecho Flamel para figurar en un libro. No estaba en Grandes magos del siglo XX, ni en Notables nombres de la magia de  nuestro tiempo; tampoco figuraba en Importantes descubrimientos en la magia moderna ni en Un estudio del reciente desarrollo de la hechicería. Y además, por supuesto, estaba el tamaño de la biblioteca, miles y miles de libros, miles de estantes, cientos de estrechas filas...

Hermione sacó una lista de títulos y temas que había decidido investigar; mientras Ron se paseaba entre una fila de libros y los sacaba al azar. Harry se acercó a la Sección Prohibida. Pero por desgracia, hacía falta un permiso especial, firmado por un profesor, para mirar alguno de los libros de aquella  sección, y sabía que no iba a conseguirlo. Allí estaban los libros con la poderosa Magia del Lado Oscuro, que nunca se enseñaba en Hogwarts y que sólo leían los alumnos mayores, que estudiaban cursos avanzados de Defensa Contra las Artes Oscuras.


¿Qué estás buscando, muchacho?
Nada —respondió Harry.

La señora Pince, la bibliotecaria, empuñó un plumero ante su cara.

Entonces, mejor que te vayas. ¡Vamos, fuera!


Nos habíamos puesto de acuerdo en que era mejor no consultar a la señora Pince sobre Flamel. Estaba seguro de que ella podría decirlo, pero no podía arriesgarnos a que Snape se enterara de lo que estábamos buscando.

Nos marchamos a almorzar.

Vais a seguir buscando cuando yo no esté, ¿verdad? —dijo Hermione— Si encontráis algo, enviadme una lechuza.

Y tú podrás preguntarle a tus padres si saben quién es Flamel —dijo Ron—Preguntarle a ellos no tendrá riesgos.

Ningún riesgo, ya que ambos son dentistas —respondió Hermione.

-Brandon, ¿en tu casa no había una gran biblioteca?- pregunto Harry mientras doblábamos en una esquina.

-¿Cómo sabes eso?- pregunto alzando una ceja mirando a mi hermano.

-Se lo escuche a tu hermana- admitió Harry.

-Si…la hay, pero no creo que nos ayude- respondió Brandon haciendo una mueca.

-¿Por qué?- pregunte mirándolo.

-La mayoría son de magia tenebrosa- murmuro Brandon incomodo- ¡Pero, puedo preguntarle a alguien! 

-¿¡Porque no lo hiciste antes!?- pregunto Ron tomando de los hombros al castaño para darle una sacudida.

-Lleva días… La persona esta muy lejos, no es tan simple- suspiro zafándose del agarre del pelirrojo- voy a ir a enviarle una carta, con suerte llegara en los próximos días.



Cuando comenzaron las vacaciones, Ron, Harry, y yo tuvimos mucho tiempo para pensar en Flamel.  La sala común estaba mucho más vacía que de  costumbre, así que podíamos elegir los mejores sillones frente al fuego.

Ron  comenzó a enseñar a Harry a jugar al ajedrez mágico. Era igual que el de los muggles, salvo que las piezas estaban vivas, lo que lo hacía muy parecido a dirigir un ejército en una batalla. El juego de Ron era muy antiguo y estaba gastado.

Como todo lo que tenía, había pertenecido a alguien de su familia, en este caso a su abuelo. Sin embargo, las piezas de ajedrez viejas no eran una desventaja. Ron las conocía tan bien que nunca tenía problemas en hacerles hacer lo que quería.

Harry jugó con el ajedrez que Brandon le había prestado, y las piezas no confiaron en él. Él todavía no era muy buen jugador, y las piezas le daban distintos consejos y lo confundían, diciendo, por ejemplo: «No me envíes a mí. ¿No ves el caballo? Muévelo a él, podemos permitirnos perderlo».

En la víspera de Navidad, me levante de la cama, deseosa de que llegara el día siguiente, pensando en toda la diversión y comida que me aguardaban, pero sin esperar ningún regalo. Cuando al día siguiente me desperté temprano, lo primero que vi fue unos cuantos paquetes a los pies de mi cama. Los agarre rápidamente sin verlos para irme a la habitación de Harry, Ron y Brandon.


-¡Feliz navidad chicos!

¡Feliz Navidad! —me saludó medio dormido Ron, mientras Harry saltaba de la cama y se ponía la bata.

-¡Feliz navidad hermanita!- exclamo Harry sonriente, vimos a Brandon que ni se molesto en abrir los ojos.

-No te preocupes, siempre es así- me aseguro Ron tranquilo.

-Si, esta escuchándonos pero es demasiado perezoso para abrir los ojos- agrego Harry sentándome en su cama.

¡Mira esto! ¡Me han enviado regalos!- exclamo Harry mirando los suyos.

¿Qué esperabas, nabos? —pregunto Ron, volviéndose hacia sus propios paquetes, que eran más numerosos que los teníamos Harry y yo. Vi el borde de la cama de Brandon, abrí los ojos incrédula ¡estaba repleto de regalos!

Harry cogió el paquete que estaba más arriba. Estaba envuelto en papel de embalar y tenía escrito: «Para Harry de Hagrid». Contenía una flauta de madera, toscamente trabajada. Era evidente que Hagrid la había hecho. Harry sopló y la flauta emitió un sonido parecido al canto de la lechuza. Yo tome el que Hagrid me había enviado, era una armónica preciosa.

El segundo regalo , era muy pequeño, contenía una nota.
«Recibimos tu mensaje y te mandamos tu regalo de Navidad. De tío Vernon y tía
Petunia.» Pegada a la nota estaba una moneda de cincuenta peniques.

Qué detalle —comentó Harry que al parecer teníamos el mismo regalo.

Ron estaba fascinado con los cincuenta peniques.

¡Qué raro! —dijo— ¡Qué forma! ¿Esto es dinero?
Puedes quedarte con ella —dijo Harry, riendo ante el placer de Ron.

-Feliz navidad- nos saludo Brandon abriendo sus ojos celestes.

-Feliz navidad- respondimos Harry y yo al mismo tiempo, mientras que Ron tomo un cojín para lanzar a su cabeza.

-Levántate, estamos abriendo los regalos ¡y tu tienes una fila!- exclamo Ron.

-Ya voy, Ya voy- murmuro Brandon estirándose para tomar un regalo al azar.

-¿De quien es?- pregunte al ver que era un libro con un encuadernado antiguo en perfectas condiciones.

-De mi padrino. Le dije que no era necesario un regalo, no tiene mucho dinero. Como no puedo verlo muy seguido...seguro se sintió culpable- sonrió acariciando el encuadernado.

-Suena como una persona agradable- le dije intentando animarlo, ya que tenia una expresión triste.

-Lo es, estudio aquí en Hogwarts. Perteneció a Gryffindor y fue prefecto.

Hagrid, mis tíos... ¿Quién me ha enviado éste?- pregunte mirando un paquete.

Creo que sé de quién es ése —dijo Ron, algo rojo y señalando un paquete deforme—Mi madre. Le dije que creían que nadie te regalaría nada y.. oh, no —gruñó—les ha hecho un jersey Weasley.

Abrí mi paquete y encontró un jersey tejido a mano, grueso y color lila , y una gran caja de pastel de chocolate casero. Harry tenia lo mismo pero de color verde esmeralda.

Cada año nos teje un jersey —dijo Ron, desenvolviendo su paquete— y el mío siempre es rojo oscuro.

Es muy amable de parte de tu madre—dijo Harry probando el pastel, yo tome un pedazo que era delicioso.

-¡¿Le hablaste a tu madre sobre mi!?- pregunto Brandon en un tono agudo al ver que tenia el mismo regalo que nosotros.

-¡Voy a asesinarla!- exclamo Ron mirando el paquete de Brandon 

-¡No contaba con que me regalara algo! ¡Ahora tengo que ir a comprarle algo a tu madre!- hablaba Brandon levantándose de la cama rápidamente – toma, dile que es muy amable- le tendió uno de sus regalos sin abrir.

-Cálmate, ella lo hace con gusto- hablo Ron, ya mas tranquilo que antes.

-¡Me estoy sintiendo culpable Ronald!- chillo Brandon tirándose a su cama, con Harry compartimos una mirada con los ojos abiertos para volver a mirar la escena de Brandon y Ron.

-Cállate Arcturus  y ábrelo de una vez. Quiero ver el color- ordeno Ron mirándolo mal por haberlo llamado Ronald.

-¿Arcturus?- pregunte divertida mirando a mi amigo que estaba abriendo su paquete.

-Te lo dije una vez, es tradición por la familia de mi madre tener en algún nombre de alguna constelación- respondió Brandon poniéndose su buzo de color negro.

Mi siguiente regalo también tenía golosinas, una gran caja de ranas de chocolate y un libro de parte de Hermione.

-¿Hermione?- pregunto Harry divertido a lo que asentí.

-Espero que el suyo le haya llegado- comento Brandon abriendo otro de sus regalos.

-¿Qué le has comprado?- pregunte con curiosidad

-Nada en especial, solo un colgante como forma de disculpas por ignorarla a principio de curso- murmuro frunciendo su seño al ver uno de sus regalos

-¿Qué tienes ahí?- pregunto Ron 

-De mi hermana- sonrió con melancolía sacando un anillo de oro con un rubí. honor a los colores de nuestra casa.

Me quedaba un regalo,《D.M》al ver las iniciales escondí el paquete entre mi ropa, lo vería mejor sola.

A Harry le quedaba uno y notó que era muy ligero. Lo desenvolvió.

Algo fluido y de color gris plateado se deslizó hacia el suelo y se quedó brillando.

Ron bufó.

Había oído hablar de esto —dijo con voz ronca, dejando caer la caja de grageas de todos los sabores, regalo de Hermione—Si es lo que pienso, es algo verdaderamente raro y valioso.


¿Qué es?- pregunte mirando la capa de mi hermano.


Harry cogió el género brillante y plateado. El tocarlo producía una sensación extraña, como si fuera agua convertida en tejido.


Es una capa invisible —Dijo Brandon firme, dejando de leer una carta—Estoy seguro...Pruébatela.


Harry se puso la capa sobre los hombros y yo lance un grito.


¡Lo es! ¡Mira abajo!

Harry se miró los pies, pero ya no estaban. Se dirigió al espejo. Efectivamente: su reflejo lo miraba, pero sólo su cabeza suspendida en el aire, porque su cuerpo era totalmente invisible. Se puso la capa sobre la cabeza y su imagen desapareció por completo.

¡Hay una nota! —dijo de pronto Ron— ¡Ha caído una nota!
-¡Deja de gritar! ¡me pones nervioso!- exclamo Brandon .


Harry se quitó la capa y cogió la nota. La caligrafía, fina y llena de curvas, era
desconocida para él. Decía:

Tu padre dejó esto en mi poder antes de morir. Ya es tiempo de que te sea devuelto. Utilízalo bien. Una muy Feliz Navidad para ti y ______.


No tenía firma. Harry contempló la nota. Ron admiraba la capa. Brandon volvió a su lectura. Mientras que yo fruncía el seño ¿Por qué Harry recibía algo de nuestros padres y yo no?

Yo daría cualquier cosa por tener una —dijo Ron— Lo que sea. 

-¿Qué te sucede?- le pregunte al ver la expresión vacía en su cara.

Nada —dijo Harry.

Antes de que pudiera decir o pensar algo, la puerta del dormitorio se abrió de golpe 
y Fred y George Weasley entraron. Harry escondió rápidamente la capa.

¡Feliz Navidad!
¡Eh, mira! ¡A Harry ,_____y Brandon también le han regalado un jersey Weasley!

Fred y George llevaban jerséis azules, uno con una gran letra F y el otro con la G.

El de ellos es mejor que el nuestro —dijo Fred cogiendo el jersey de Harry y mirando el de Brandon—Es evidente que se esmera más cuando no es para la familia.

¿Por qué no te has puesto el tuyo, Ron? —quiso saber George—Vamos, pruébatelo, son bonitos y abrigan.

Detesto el rojo oscuro —se quejó Ron, mientras se lo pasaba por la cabeza.

No tenéis la inicial en los vuestros —observó George—Supongo que ella piensa que no os vais a olvidar de vuestros nombres. Pero nosotros no somos estúpidos... Sabemos muy bien que nos llamamos Gred y Feorge.

-Oye, ¿sabias que tu hermana nos envió algo?- pregunto Fred a Brandon quien lo miro alzando una ceja.

-¿Mi hermana les envió algo?- repitió las palabras de Fred.

-¡Si! Ya sabes, tu adorable hermana malvada- hablo George.

-¿Qué les pudo regalar?- cuestiono aun sin creerles.

-Un libro de transformaciones.
-Aja, lo necesitábamos para experimentar.
-Y en este colegio no lo tienen, es para bromas.

-¿Sabes? En unos años, puede ser que me interese tu hermana- le dijo Fred a Brandon.

-Ella no tiene interés en nadie- resoplo serio.

-Como yo lo veo, esto es su forma de querer darme amor- se rió Fred junto con su gemelo.

-Tendremos que deshacernos de Raeken, podría ser un obstáculo- agrego George.

¿Qué es todo ese ruido?

Percy Weasley asomó la cabeza a través de la puerta, con aire de desaprobación.

Era evidente que había ido desenvolviendo sus regalos por el camino, porque también tenía un jersey bajo el brazo, que Fred vio.

¡P de prefecto! Pruébatelo, Percy, vamos, todos nos lo hemos puesto, hasta los nuevos en nuestra familia tiene uno.

-Si, _____ puede pasar por Weasley debido al rojizo cabello. Ustedes son adoptados- los señalo George a Harry y Brandon.

Yo... no... quiero —dijo Percy, con firmeza, mientras los gemelos le metían el jersey por la cabeza, tirándole las gafas al suelo.

Y hoy no te sentarás con los prefectos —dijo George—La Navidad es para pasarla en familia.


Cogieron a Percy y se lo llevaron de la habitación, con los brazos sujetos por el jersey.
Fui a mi habitación para abrir el regalo de Draco, y me lleve la sorpresa de ver otro regalo mas. La bolsa era de color negra. La abrí para revelar un hermoso cuadro de mi madre teniéndome en brazos aun siendo bebe. Tenia una nota:

Tu madre me la envió una semana antes de morir, es momento que la tengas. Nunca olvides que donde haya oscuridad siempre habrá una luz, no estas sola. Ten una feliz navidad

No estaba firmada, era una lastima quería agradecer a la persona que me haya obsequiado la foto con el marco. Inmediatamente la puse al lado de mi cama, la foto era animada. Mamá sonreía a la cámara para después sonreírme a mi.

-Ojala no te hubieras ido mamá- le dije a la foto sintiendo un nudo en la garganta suspire para abrir el regalo de Draco. Tenia también una nota;

Antes que nada, es la primera vez que hago esto por alguien. Siéntete honrada. Sentía que te debía una disculpa, ¡no pienses que lo haré tan seguido! Es una lastima que te hayas quedado en el castillo, a la próxima le diré a Angélica que te invite así pasas la navidad con nosotros y no con el bobo de tu hermano. Cuida el regalo, si no te gusta puedes echarle la culpa Ángel. Ella me aseguro que es tu estilo…pero no lo se. Feliz navidad, nos vemos en unos días. D.M》 

Me reí mientras leía la carta, era su estilo. Casi imagine que era como me lo hubiera dicho si lo tuviera en frente. Abrí el paquete para dejar que se me escape un sonido de asombro.

-¡Están locos! Tanto ella por elegirlo y el por comprarlo- pensé en voz alta, mientras sacaba la delicada pulsera tenia esmeraldas como rubines haciendo honor a Gryffindor y Slytherin. ¡Esto debió de salir una fortuna! Le escribiré una carta para agradecerle.




Narra la escritora;


Fue el mejor día de Navidad de Harry. Sin embargo, algo daba vueltas en un rincón de su mente. En cuanto se metió en la cama, pudo pensar libremente en ello: la capa invisible y quién se la había enviado. Ron, ahíto de pavo y pastel y sin ningún misterio que lo preocupara, se quedó dormido en cuanto corrió las cortinas de su cama. Harry se inclinó a un lado de la cama y sacó la capa.

De su padre... Aquello había sido de su padre. Dejó que el género corriera por sus manos, más suave que la seda, ligero como el aire. «Utilízalo bien», decía la nota.

Tenía que probarla. Se deslizó fuera de la cama y se envolvió en la capa. Miró hacia abajo y vio sólo la luz de la luna y las sombras. Era una sensación muy curiosa. «Utilízalo bien
De pronto, Harry se sintió muy despierto. Con aquella capa, todo Hogwarts estaba abierto para él. Mientras estaba allí, en la oscuridad y el silencio, la excitación se apoderó de él. Podía ir a cualquier lado con ella, a cualquier lado, y Filch nunca lo sabría.

Ron gruñó entre sueños. ¿Debía despertarlo? Algo lo detuvo. La capa de su padre... Sintió que aquella vez (la primera vez) quería utilizarla solo.

-Ten cuidado- le advirtió Brandon que estaba despierto, pero estaba ocupado leyendo el nuevo libro que le regalaron. Harry noto que ni se molesto en abrir los demás regalos que aun estaban alrededor de su cama.

-Solo daré un paseo- le tranquilizo Harry.

-Deberías al menos ir con _____- regaño el castaño frunciendo el seño.

-No quiero molestarla, además no puedo ir a su habitación- respondió Harry suspirando.

-Ten cuidado- repito en un murmuro el oji celeste volviendo a su lectura.


Salió cautelosamente del dormitorio, bajó la escalera, cruzó la sala común y pasó
por el agujero del retrato.


¿Quién está ahí? —chilló la Dama Gorda. Harry no dijo nada. Anduvo rápidamente por el pasillo.


¿Adónde iría? De pronto se detuvo, con el corazón palpitante, y pensó. Y entonces 
lo supo. La Sección Prohibida de la biblioteca. Iba a poder leer todo lo que quisiera, para descubrir quién era Flamel. Se ajustó la capa y se dirigió hacia allí.

La biblioteca estaba oscura y fantasmal. Harry encendió una lámpara para ver la fila de libros. La lámpara parecía flotar sola en el aire y hasta el mismo Harry, que sentía su brazo llevándola, tenía miedo.

La Sección Prohibida estaba justo en el fondo de la biblioteca. Pasando con cuidado sobre la soga que separaba aquellos libros de los demás, Harry levantó la lámpara para leer los títulos.
No le decían mucho. Las letras doradas formaban palabras en lenguajes que Harry no conocía. Algunos no tenían títulos. Un libro tenía una mancha negra que parecía sangre. A Harry se le erizaron los pelos de la nuca. Tal vez se lo estaba imaginando, tal  vez no, pero le pareció que un murmullo salía de los libros, como si supieran que había  alguien que no debía estar allí.

Justo cuando apenas camino, sintió que su pie izquierdo había pisado algo. Se agacho para revelar un pequeño pedazo de papel, solo tenia escrito “Secretos de las artes más oscuras” era el nombre del libro, Harry por curiosidad busco el libro pero no había ninguno. Frunció el seño confundido pero recordó que ni había venido a la sección prohibida por eso sino por Flamel.


Tenía que empezar por algún lado. Dejó la lámpara con cuidado en el suelo y miró en una estantería buscando un libro de aspecto interesante. Le llamó la atención un volumen grande, negro y plateado. Lo sacó con dificultad, porque era muy pesado y, balanceándolo sobre sus rodillas, lo abrió.

Un grito desgarrador; espantoso, cortó el silencio... ¡El libro gritaba! Harry lo cerró de golpe, pero el aullido continuaba, en una nota aguda, ininterrumpida. Retrocedió y chocó con la lámpara, que se apagó de inmediato. 

Aterrado, oyó pasos que se acercaban por el pasillo, metió el volumen en el estante y salió corriendo. Pasó al lado de Filch casi en la puerta, y los ojos del celador; muy abiertos, miraron a través de Harry. El chico se agachó, pasó por debajo del brazo de Filch y siguió por el pasillo, con los aullidos del libro resonando en sus oídos.

Se detuvo de pronto frente a unas armaduras. Había estado tan ocupado en escapar 
de la biblioteca que no había prestado atención al camino. Tal vez era porque estaba oscuro, pero no reconoció el lugar donde estaba. Había armaduras cerca de la cocina, eso lo sabía, pero debía de estar cinco pisos más arriba.



Usted me pidió que le avisara directamente, profesor, si alguien andaba dando vueltas durante la noche, y alguien estuvo en la biblioteca, en la Sección Prohibida.

Harry sintió que se le iba la sangre de la cara. Filch debía de conocer un atajo para llegar a donde él estaba, porque el murmullo de su voz se acercaba cada vez más y, para su horror, el que le contestaba era Snape.


¿La Sección Prohibida? Bueno, no pueden estar lejos, ya los atraparemos.


Harry se quedó petrificado, mientras Filch y Snape se acercaban. No podían verlo, por supuesto, pero el pasillo era estrecho y, si se acercaban mucho, iban a chocar contra él. La capa no ocultaba su materialidad.

Retrocedió lo más silenciosamente que pudo. A la izquierda había una puerta entreabierta. Era su única esperanza. Se deslizó, conteniendo la respiración y tratando de no hacer ruido. Para su alivio, entró en la habitación sin que lo notaran. Pasaron por delante de él y Harry se apoyó contra la pared, respirando profundamente, mientras escuchaba los pasos que se alejaban. 

Habían estado cerca, muy cerca. Transcurrieron unos pocos segundos antes de que se fijara en la habitación que lo había ocultado.

Parecía un aula en desuso.

Las sombras de sillas y pupitres amontonados contra las  paredes, una papelera invertida y apoyada contra la pared de enfrente... Había algo que parecía no pertenecer allí, como si lo hubieran dejado para quitarlo de en medio.

Era un espejo magnífico, alto hasta el techo, con un marco dorado muy trabajado,
apoyado en unos soportes que eran como garras. Tenía una inscripción grabada en la
parte superior: Oesed lenoz aro cut edon isara cut se onotse.

Ya no oía ni a Filch ni a Snape, y Harry no tenía tanto miedo. Se acercó al espejo, deseando mirar para no encontrar su imagen reflejada. Se detuvo frente a él.

Tuvo que llevarse las manos a la boca para no gritar. Giró en redondo. El corazón
le latía más furiosamente que cuando el libro había gritado... Porque no sólo se había
visto en el espejo, sino que había mucha gente detrás de él.

Pero la habitación estaba vacía. Respirando agitadamente, volvió a mirar el espejo.

Allí estaba él, reflejado, blanco y con mirada de miedo y allí, reflejados detrás de él, había al menos otros diez. Harry miró por encima del hombro, pero no había nadie allí. ¿O también eran todos invisibles? ¿Estaba en una habitación llena de gente invisible y la trampa del espejo era que los reflejaba, invisibles o no?

Miró otra vez al espejo. Una mujer, justo detrás de su reflejo, le sonreía y agitaba la  mano. Harry levantó una mano y sintió el aire que pasaba. Si ella estaba realmente allí, debía de poder tocarla, sus reflejos estaban tan cerca... Pero sólo sintió aire: ella y los otros existían sólo en el espejo.
Era una mujer muy guapa. Tenía el cabello rojo oscuro《 es idéntico al color de ____》 y sus ojos... «Sus ojos son como los míos», pensó Harry, acercándose un poco más al espejo. 

Verde brillante, exactamente la misma forma, pero entonces notó que ella estaba llorando, sonriendo y llorando al mismo tiempo. El hombre alto, delgado y de pelo negro que estaba al lado de ella le pasó el brazo por los hombros. Llevaba gafas y el pelo muy desordenado. Y se 
le ponía tieso en la nuca, igual que a Harry. Tenia los ojos avellanas, igual que su hermana.


Harry estaba tan cerca del espejo que su nariz casi tocaba su reflejo.

¿Mamá? —susurró—¿Papá?

Entonces lo miraron, sonriendo. Y lentamente, Harry fue observando los rostros de 
las otras personas, y vio otro par de ojos verdes como los suyos, otras narices como la suya, incluso un hombre pequeño que parecía tener las mismas rodillas nudosas de Harry, luego miro que estaba su hermana también en el espejo sonriéndole. Estaba mirando a toda su familia por primera vez en su vida.

Los Potter sonrieron y agitaron las manos, y Harry permaneció mirándolos anhelante, con las manos apretadas contra el espejo, como si esperara poder pasar al otro lado y alcanzarlos. En su interior sentía un poderoso dolor, mitad alegría y mitad tristeza terrible.

No supo cuánto tiempo estuvo allí. Los reflejos no se desvanecían y Harry miraba y miraba, hasta que un ruido lejano lo hizo volver a la realidad. No podía quedarse allí, tenía que encontrar el camino hacia el dormitorio. Apartó los ojos de los de su madre y susurró: «Volveré». Salió apresuradamente de la habitación.


Podías haberme despertado —dijo malhumorado Ron.

Puedes venir esta noche. Yo voy a volver; quiero enseñarte el espejo.

-Es extraño- comento Brandon mirando a los al rededores ya que _____ no estaba con ellos.

-¿Por qué es extraño?- pregunto Harry mirándolo. 

-No lo se…es raro que veas a tus padres si están…ya sabes- hablo Brandon incomodo.

Me gustaría ver a tu madre y a tu padre —dijo Ron con interés.

Y yo quiero ver a toda tu familia, todos los Weasley. Podrás enseñarme a tus otros hermanos y a todos.

Puedes verlos cuando quieras —dijo Ron—Ven a mi casa este verano.

- De todos modos, a lo mejor sólo muestra gente muerta. Pero qué lástima que no encontraste a Flamel.- suspiro Brandon tratando de no mostrar interés por el espejo.

-Quiero ver a toda tu familia también- le dijo Harry mirando al oji celeste quien le dio una sonrisa de lado.

-La mayoría están muertos- le informo neutro.

- ¿No quieres tocino o alguna otra cosa? ¿Por qué no comes nada?- cuestiono Ron.

Harry no podía comer. Había visto a sus padres y los vería otra vez aquella noche. Casi se había olvidado de Flamel. Ya no le parecía tan importante. ¿A quién le importaba lo que custodiaba el perro de tres cabezas? ¿Y qué más daba si Snape lo robaba?.

¿Estás bien? —preguntó Ron—Te veo raro.

-Tendrías que decirle a tu hermana- le aconsejo Brandon.

-Pero aun no sabemos bien que es, quiero asegurarme antes de abrir la boca- dijo Harry.


Lo que Harry más temía era no poder encontrar la habitación del espejo. Aquella noche, con Ron y Brandon también cubiertos por la capa, tuvieron que andar con más lentitud. Trataron de repetir el camino de Harry desde la biblioteca, vagando por oscuros pasillos durante casi una hora.

Estoy congelado —se quejó Ron—Olvidemos esto y volvamos.
—¡No! —susurró Harry— Sé que está por aquí.

Pasaron al lado del fantasma de una bruja alta, que se deslizaba en dirección opuesta, pero no vieron a nadie más.
Justo cuando Ron se quejaba de que tenía los pies helados y Brandon extrañamente se mantenía en silencio, Harry divisó la pareja de armaduras.

Es allí... justo allí... ¡sí!

Abrieron la puerta. Harry dejó caer la capa de sus hombros y corrió al espejo.

Allí estaban. Su madre y su padre sonrieron felices al verlo.

¿Ven? —murmuró Harry.

No puedo ver nada- bufo Brandon mirando de lejos al espejo con desconfianza

¡Mira! Míralos a todos... Son muchos...-insistió Harry

Sólo puedo verte a ti- comento Ron.

Pero mira bien, vamos, ponte donde estoy yo.

Harry dio un paso a un lado, pero con Ron frente al espejo ya no podía ver a su familia, sólo a Ron con su pijama de colores.

Sin embargo, Ron parecía fascinado con su imagen.

¡Mírame! —dijo.

¿Puedes ver a toda tu familia contigo?

No... estoy solo... pero soy diferente... mayor... ¡y soy delegado!

—¿Cómo?- cuestiono Brandon alzando una ceja sin acercarse .

Tengo... tengo un distintivo como el de Bill y estoy levantando la copa de la casa y la copa de quidditch... ¡Y también soy capitán de quidditch!

Ron apartó los ojos de aquella espléndida visión y miró excitado a Harry.

¿Crees que este espejo muestra el futuro?

¿Cómo puede ser? Si toda mi familia está muerta... déjame mirar de nuevo...

Lo has tenido toda la noche, déjame un ratito más.

Pero si estás sosteniendo la copa de quidditch, ¿qué tiene eso de interesante? Quiero ver a mis padres.

No se empujen- ordeno Brandon serio.

-¿Por qué no vienes aquí?- cuestiono Ron.

-Ese espejo, no es algo bueno. ¿no lo ven?  Si no los hubiera interrumpido se hubieran peleado- suspiro Brandon.

-¡Vamos! Solo dale una mirada- insistió Harry.

-Le daré una mirada y nos iremos- gruño el castaño molesto poniéndose frente al espejo.

-¿Y bien? ¿Qué es lo que vez?- pregunto Ron pero Brandon tenia la mirada perdida

-Oye, ¿estas bien?- pregunto ahora Harry asustado ya que su amigo estaba demasiado pálido y sus ojos estaban cristalinos 

-No…salgamos de aquí- murmuro Brandon sin apartar la mirada.


Un súbito ruido en el pasillo los hizo sobre saltar

¡Rápido!


Ron tiró la capa sobre ellos justo cuando los luminosos ojos de la Señora Norris aparecieron en la puerta. Ron y Harry permanecieron inmóviles, los dos pensando lo mismo: ¿la capa funcionaba con los gatos? Después de lo que pareció una eternidad, la gata dio la vuelta y se marchó.

No estamos seguros... Puede haber ido a buscar a Filch, seguro que nos ha oído- hablo Brandon saliendo de su trance.

-Vamos.- dijo Ron y empujó a Harry para que salieran de la habitación.


La nieve todavía no se había derretido a la mañana siguiente.

¿Quieres jugar al ajedrez, Harry?-preguntó_____
No.
¿Por qué no vamos a visitar a Hagrid?
No... ve tú...

—Sé en qué estás pensando, Harry, en ese espejo. No vuelvas esta noche.- pidió Brandon.

¿Por qué no?

No lo sé. Pero tengo un mal presentimiento- se encogió de hombros el castaño.

- y, de todos modos, ya has tenido muchos encuentros. Filch, Snape y la Señora Norris andan vigilando por ahí ¿Qué importa si no te ven? ¿Y si tropiezan contigo? ¿Y si chocas con algo?- cuestiono _____ una vez que le pusieron al tanto.

Pareces Hermione.

Te lo digo en serio, Harry, no vayas- suplico su hermana

-¿No quieres conocer a nuestros padres?- pregunto Harry serio.

-¡Claro que quiero! Pero no son ellos Harry, es solo una ilusión- hablo ____ con la voz entrecortada.


Pero Harry sólo tenía un pensamiento en su mente, volver a mirar en el espejo. Y nadie le detendría.

La tercera noche encontró el camino más rápidamente que las veces anteriores. Andaba
más rápido de lo que habría sido prudente, porque sabía que estaba haciendo ruido, pero 
no se encontró con nadie.

Y allí estaban su madre y su padre, sonriéndole otra vez, y uno de sus abuelos lo
saludaba muy contento. Harry se dejó caer al suelo para sentarse frente al espejo. Nadie 
iba a impedir que pasara la noche con su familia. Nadie.

Excepto...


Entonces de vuelta otra vez, ¿no, Harry?

Harry sintió como si se le helaran las entrañas. Miró para atrás. Sentado en un pupitre, contra la pared, estaba nada menos que Albus Dumbledore. Harry debió de haber pasado justo por su lado, y estaba tan desesperado por llegar hasta el espejo que no había notado su presencia.

No... no lo había visto, señor.

Es curioso lo miope que se puede volver uno al ser invisible —dijo Dumbledore, y Harry se sintió aliviado al ver que le sonreía— Entonces —continuó Dumbledore, bajando del pupitre para sentarse en el suelo con Harry—, tú, como cientos antes que tú, has descubierto las delicias del espejo de Oesed.

No sabía que se llamaba así, señor.

Pero espero que te habrás dado cuenta de lo que hace, ¿no?

Bueno... me mostró a mi familia y...

Y a tu amigo Ron lo reflejó como capitán. Sin embargo con tu otro amigo Brandon fue diferente.

¿Cómo lo sabe...?

No necesito una capa para ser invisible —dijo amablemente Dumbledore.

-¿Qué es lo que vio Brandon?- pregunto Harry curioso.

-Se vio con un familiar, solo- informo Albus tranquilo.

Pero su hermana…

-No lo mal entiendas, el ama profundamente a su hermana. El familiar que el vio, era idéntico a el en su juventud. 

-No lo sabia…- murmuro Harry sintiéndose culpable de ser un mal amigo.

-Por supuesto que no, Y ahora ¿puedes pensar qué es lo que nos muestra el espejo de Oesed a todos nosotros?



Harry negó con la cabeza.


Déjame explicarte. El hombre más feliz de la tierra puede utilizar el espejo de Oesed como un espejo normal, es decir, se mirará y se verá exactamente como es. ¿Eso te ayuda?


Harry pensó. Luego dijo lentamente:


Nos muestra lo que queremos... lo que sea que queramos...

 —Sí y no —dijo con calma Dumbledore—Nos muestra ni más ni menos que el más profundo y desesperado deseo de nuestro corazón. Para ti, que nunca conociste a tu familia, verlos rodeándote. Ronald Weasley, que siempre ha sido sobrepasado por sus hermanos, se ve solo y el mejor de todos ellos. Brandon Queen, que es la oveja negra de su familia, se ve con el único familiar que también lo fue en la suya, alguien con el que se pueda comparar y comprender.  Sin embargo, este espejo no nos dará conocimiento o verdad. Hay hombres que se han consumido ante esto, fascinados por lo que han visto. O han enloquecido, al no saber si lo que muestra es real o siquiera posible.

Continuó:

El espejo será llevado a una nueva casa mañana, Harry, y te pido que no lo busques otra vez. Y si alguna vez te cruzas con él, deberás estar preparado. No es bueno dejarse arrastrar por los sueños y olvidarse de vivir, recuérdalo. Ahora ¿por que no te pones de nuevo esa magnífica capa y te vas a la cama?

Harry se puso de pie.

Señor... profesor Dumbledore... ¿Puedo preguntarle algo?
Es evidente que ya lo has hecho —sonrió Dumbledore—Sin embargo, puedes hacerme una pregunta más.
¿Qué es lo que ve, cuando se mira en el espejo?
¿Yo? Me veo sosteniendo un par de gruesos calcetines de lana.


Harry lo miró asombrado.


Uno nunca tiene suficientes calcetines —explicó Dumbledore—Ha pasado otra Navidad y no me han regalado ni un solo par. La gente sigue insistiendo en regalarme libros.


En cuanto Harry estuvo de nuevo en su cama, se le ocurrió pensar que tal vez Dumbledore no había sido sincero. Pero es que, pensó mientras sacaba a Scabbers de su  almohada, había sido una pregunta muy personal.


Última edición por Angelica_Queen el Dom 26 Ago 2018, 8:40 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Vie 17 Ago 2018, 12:33 pm

Como siempre tus preciosos capitulos largos y detallados! Aun no comprendo como escribes toda esta obra de arte desde el movil :0


Me rio demasiado con Brandon y Ron!!! 


La señora Weasley es demasiado tierna en regalarle algo a rayita, Harry y Brandon!


Curioso el papel que encontro Harry en la biblioteca! Mas curioso es que era un libro de magia oscura! Mucho mas curioso era que el libro no se encontraba! 




Me dio pena la escena del espejo tanto como la de Harry y Brandon :(


¿¡Quien le envio la foto a rayita!? Bebe tus misterios me matan!


AHHHH DRACO LE REGALO ALGO A RAYIS!! La carta fue tan estilo Draco Malfoy! Me parecio lindo que Angel le ayudara a Malfoy para el regalo de rayita! 
Estoy impactada del regalo de Angel a Fred y George, no me lo esperaba! Pero eso muestra que no es mala y que su problema no es con todos los leones!


Como siempre Albus sabe TODO lo que pasa en su colegio!


Ya no queda mucho para que se termine la primera parte, no?
Siguela pronto! Sin duda eres mi escritora favorita! Subes caps seguidos y super largos! Y sobre todo sigues los roles de los personajes! Siento como si fuera real!!! Me encanta!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Sáb 18 Ago 2018, 2:21 pm

Capitulo 10:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Narra_____:






Dumbledore había convencido a Harry de que no buscara otra vez el espejo de Oesed, y durante el resto de las vacaciones de Navidad la capa invisible permaneció doblada en el fondo de su baúl. Deseaba que Harry podría olvidar lo que había visto en el espejo, pero Brandon me dijo no que pudo. Ya que Harry había empezado a tener pesadillas y siempre se levantaba el para poder despertarlo. Estaba preocupada por el, sabia que ese espejo no era algo bueno.


¿Te das cuenta? Dumbledore tenía razón. Ese espejo te puede volver loco —le dije a Harry, cuando me contó sus sueños. Una y otra vez, soñaba que nuestros padres desaparecían en un rayo de luz verde, mientras una voz aguda se reía.


Hermione, que volvió el día anterior al comienzo de las clases, consideró las cosas de otra manera. Estaba dividida entre el horror de la idea de Harry vagando por el colegio tres noches seguidas («¡Si Filch te hubiera atrapado!») y desilusionada porque finalmente no habíamos descubierto quién era Nicolás Flamel.

Ya casi habíamos abandonado la esperanza de descubrir a Flamel en un libro de la biblioteca, aunque yo estaba segura de haber leído y escuchado el nombre en algún lado. Cuando empezaron las clases, volvimos a buscar en los libros durante diez minutos durante los recreos. Harry tenía menos tiempo que nosotros, porque los entrenamientos de quidditch habían comenzado también.


Si ganábamos el próximo partido contra Hufflepuff, podríamos alcanzar a Slytherin en el campeonato de las casas, por primera vez en siete años. 

Brandon descubrió que Harry tenía menos pesadillas cuando estaba cansado por el ejercicio. Desde entonces lo estuvo motivando desde jugar al Quidditch e ir a correr frente al lago negro. Me hubiera ofrecido pero no tengo buena resistencia física, así que estoy agradecida de que Brandon se tomara las molestas por Harry.


Harry entro  a la sala común de Gryffindor; donde encontró a Ron y Hermione jugando al ajedrez. El ajedrez era la única cosa a la que Hermione había perdido, algo que Harry y Ron consideraban muy  beneficioso para ella. 

Mientras yo estaba ocupada haciendo mis deberes de herbologia y Brandon estaba leyendo mientras miraba de reojo el juego de Ron y Hermione.

No me hables durante un momento —dijo Ron, cuando Harry se sentó al lado— Necesito concen...—vio el rostro de Harry—¿Qué te sucede? Tienes una cara terrible.

En tono bajo, para que nadie más nos oyera, Harry explicó el súbito y siniestro deseo de Snape de ser árbitro de quidditch.

No juegues —dijo de inmediato Hermione.

Diles que estás enfermo —añadió Ron.

Finge que se te ha roto una pierna —sugerí.

Rómpete una pierna de verdad —dijo Brandon.

No puedo —dijo Harry—No hay un buscador suplente. Si no juego, Gryffindor tampoco puede jugar.



En aquel momento Neville cayó en la sala común. Nadie se explicó cómo se las había arreglado para pasar por el agujero del retrato, porque sus piernas estaban pegadas juntas, con lo que reconocieron de inmediato el Maleficio de las Piernas Unidas. Había tenido que ir saltando todo el camino hasta la torre Gryffindor.

Todos empezaron a reírse, salvo Hermione y yo, que se puso de pie e hizo el contra maleficio. Las piernas de Neville se separaron, lo ayude a  ponerse de pie, estaba temblando.



¿Qué ha sucedido? —pregunte, ayudándolo a sentarse en el lugar que era de Brandon quien  se había levantado, Neville se sentó junto a Harry y Ron. 

Malfoy —respondió Neville temblando—Lo encontré fuera de la biblioteca. Dijo que estaba buscando a alguien para practicarlo.

¡Ve a hablar con la profesora McGonagall! —lo instó Hermione— ¡Acúsalo!

No quiero tener más problemas —murmuró Neville negó con la cabeza.

—¡Tienes que hacerle frente, Neville! —dijo Ron.

-Está acostumbrado a llevarse a todo el mundo por delante, pero ésa no es una razón para echarse al suelo a su paso y hacerle las cosas más fáciles.- le explico Brandon serio. 

No es necesario que me digas que no soy lo bastante valiente para pertenecer a Gryffindor; eso ya me lo dice Malfoy —dijo Neville, atragantándose.


Harry buscó en los bolsillos de su túnica y sacó una rana de chocolate, la última de la caja que Hermione le había regalado para Navidad. Se la dio a Neville, que parecía estar a punto de llorar.


Tu vales por doce Malfoy’s —dijo Harry—¿Acaso no te eligió para Gryffindor el Sombrero Seleccionador? ¿Y dónde está Malfoy? En la apestosa Slytherin.

-Ejem- tosió Brandon falsamente.

-Lo siento, siempre me olvido de tu hermana- se disculpo Harry.


Neville dejó escapar una débil sonrisa, mientras desenvolvía el chocolate.

Gracias, Harry.. Creo que me voy a la cama... ¿Quieres el cromo? Tú los coleccionas, ¿no?

Justo en ese entonces Hades entro en la sala común, sostenía una carta. La lechuza parecía agotada y enfadada con Brandon.

-Al fin, te tomaste 3 días- hablo Brandon con la intención de sacarle la carta pero la lechuza negra de ojos rojos voló lejos con la carta. Le dio una mirada severa al oji celeste.

-creo que quiere que le des comida- sugerí mirando al ave.

-Harry ¿me prestas?- le pidió Brandon a Harry quien asintió dándole unas golosinas de lechuzas- Hades, yo te doy esto si tu me das la carta.

-…¿Estas hablándole?- pregunto Hermione.

-Es demasiado inteligente.- respondió indiferente, Hades soltó la carta para abalanzarse para tomar las golosinas mientras volaba para irse rápidamente.

-¿Ahí dice quien es Nicolás Flamel?- pregunte tomando la carta pero Brandon me la arrebato rápidamente.

-Es privado, pero si. Denme un momento- nos dijo mientras abría la carta, leía para el mismo a gran velocidad.

-¿Y bien?- insistió Ron

-Es un alquimista- nos informo ladeando la cabeza.

Mientras Neville se alejaba, Harry miró el cromo de los Magos Famosos.

Dumbledore otra vez —dijo— Él fue el primero que...


Bufó. Miró fijamente la parte de atrás de la tarjeta. Luego levantó la vista hacia nosotros.


¡Lo encontré! —susurró—. ¡Encontré a Flamel! Os dije que había leído ese nombre antes. Lo leí en el tren, viniendo hacia aquí. Escuchad lo que dice: «El profesor  Dumbledore es particularmente famoso por derrotar al mago tenebroso Grindelwald, en 1945, por el descubrimiento de las doce aplicaciones de la sangre de dragón ¡y por su trabajo en alquimia con su compañero Nicolás Flamel!».



-Pues mira que lo encontramos al mismo tiempo- me reí de la gran consciencia. 


Hermione dio un salto. No la había visto  tan alegre desde que le dieron la nota de su
primer trabajo.


¡Esperad aquí! —dijo, y se lanzó por la escalera hacia el dormitorio de las chicas. Los cuatro de nosotros casi no tuvimos tiempo de intercambiar una mirada de asombro y ya estaba allí de nuevo, con un enorme libro entre los brazos.

¡Nunca pensé en buscar aquí! —susurró excitada—Lo saqué de la biblioteca hace semanas, para tener algo ligero para leer.

—¿Ligero? —dije incrédula pero Hermione me dijo que esperara, que tenía que buscar algo y comenzó a dar la vuelta a las páginas, enloquecida, murmurando para sí misma.

¡Lo sabía! ¡Lo sabía!

¿Podemos hablar ahora? —dijo Ron con malhumor. Hermione hizo caso omiso
de él.

Nicolás Flamel —susurró con tono teatral— es el único descubridor conocido de la Piedra Filosofal.

Aquello no tuvo el efecto que ella esperaba.

¿La qué? —dijeron Harry y Ron. 

¡Oh, no lo entiendo! ¿No sabéis leer? Mirad, leed aquí.- Empujó el libro hacia nosotros, leí en voz alta:


《El antiguo estudio de la alquimia está relacionado con el descubrimiento de la 
Piedra Filosofal, una sustancia legendaria que tiene poderes asombrosos. La
piedra puede transformar cualquier metal en oro puro. También produce el
Elixir de la Vida, que hace inmortal al que lo bebe.
Se ha hablado mucho de la Piedra Filosofal a través de los siglos, pero la 
única Piedra que existe actualmente pertenece al señor Nicolás Flamel, el
notable alquimista y amante de la ópera. El señor Flamel, que cumplió
seiscientos sesenta y cinco años el año pasado, lleva una vida tranquila en
Devon con su esposa Perenela (de seiscientos cincuenta y ocho años).》


—¿Veis? —dijo Hermione, cuando apenas termine de leer—El perro debe de estar custodiando la Piedra Filosofal de Flamel.

-Seguro que le pidió a Dumbledore que se la guardase, porque son amigos y porque debe de saber que alguien la busca. ¡Por eso quiso que sacaran la Piedra de Gringotts!- hable aun mirando el libro.

¡Una piedra que convierte en oro y hace que uno nunca muera! —exclamo Harry.

-¡No es raro que Snape la busque! Cualquiera la querría.- suspiro Brandon.

Y no es raro que no pudiéramos encontrar a Flamel en ese Estudio del reciente desarrollo de la hechicería —dijo Ron—Él no es exactamente reciente si tiene seiscientos sesenta y cinco años, ¿verdad?


A la mañana siguiente, en la clase de Defensa Contra las Artes Oscuras, mientras copiaban las diferentes formas de tratar las mordeduras de hombre lobo.


Jugaré —informó Harry serio—Si no lo hago, todos los Slytherin’s pensarán que tengo miedo de enfrentarme con Snape. Les voy a demostrar... les voy a borrar la sonrisa de la cara si ganamos.

Siempre y cuando no te borren a ti del terreno de juego —Le dije preocupada. 


Los cuatro de nosotros, entre tanto, encontrarnos un sitio en las gradas, cerca de Neville, que no podía entender por qué estábamos tan preocupados, ni por qué llevábamos nuestras varitas al partido. Lo que Harry no sabía era que Ron y Hermione habían estado practicando en secreto el Maleficio de las Piernas Unidas. Se les ocurrió la idea cuando Malfoy lo utilizó con Neville, y estaban listos para utilizarlo con Snape, si daba alguna señal de querer hacer daño a Harry. Yo no quise llegar tan lejos a diferencia de Ron y Hermione mientras que Brandon se negó diciendo que si sus padres se entraban lo cambiaran de colegio.

No te olvides, es locomotor mortis —murmuró Hermione, mientras Ron deslizaba su varita en la manga de la túnica.

Ya lo sé —respondió enfadado—No me des la lata.


-Cálmate- le regañe al pelirrojo.

-Tengo un mal presentimiento...- hablo Brandon.

-¡Tu siempre tienes malos presentimientos! ¿Cuándo fue la ultima vez que presentiste algo bueno?- inquiero Ron frustrado por la negatividad del oji celeste.

-Cuando me dieron mi nota de historia de la magia- se burlo Brandon haciendo que yo me riera – oh olviden, se fue mi mal presentimiento. Con Dumbledore aquí Snape no puede hacer nada- se rio Brandon señalando al director que estaba en las gradas.

-Bueno, al menos Harry estará seguro- suspire. 

No había forma de que Snape se animara a hacerle algo si Dumbledore estaba mirando. Tal vez por eso Snape parecía tan enfadado mientras los equipos desfilaban por el terreno de juego, algo que Ron también notó.

Nunca vi a Snape con esa cara de malo —dijo emocionado—Mira, ya salen. ¡Eh!


Alguien había golpeado a Ron en la parte de atrás de la cabeza. Era Malfoy.


Oh, perdón, Weasley, no te había visto.

Malfoy sonrió burlonamente a su grupo.

-Les dije que tenia un mal presentimiento…- nos murmuro Brandon haciendo todos suspiráramos. 

Va a ser un partido largo.



Narra la escritora:




Me pregunto cuánto tiempo durará Potter en su escoba esta vez. ¿Alguien quiere apostar? ¿Qué me dices, Weasley?- preguntaba el rubio con burla.

Ron no le respondió: Snape acababa de pitar un penalti a favor de Hufflepuff, porque George Weasley le había tirado una bludger. Hermione y ______, que tenía los dedos cruzados sobre la falda, observaba sin cesar a Harry, que circulaba sobre el juego como un halcón, buscando la snitch. Ellas estaban ignorando la presencia de los Slytherin’s.

¿Sabéis por qué creo que eligen a la gente para la casa de Gryffindor? —dijo  Malfoy en voz alta unos minutos más tarde, mientras Snape daba otro penalti a Hufflepuff, sin ningún motivo. Angélica que estaba  su lado callada negó con la cabeza confundida ante la pregunta—Es gente a la que le tienen lástima. Por ejemplo, está Harry Potter; que no tiene padres, luego los Weasley, que no tienen dinero... Y tú, Longbottom, que no tienes cerebro.

Por suerte _____ no estaba escuchando a Malfoy, estaba demasiado centrada en su hermano. Era inútil todo lo que hacia el rubio para llamar su atención. 


Neville se puso rojo y se volvió en su asiento para encararse con Malfoy

Yo valgo por doce como tú, Malfoy —tartamudeó.

Malfoy, Crabbe y Goyle estallaron en carcajadas, pero Brandon, sin quitar los ojos del partido, intervino.

Así se habla, Neville.

-No entiendo tu interés en protegerlos hermano- suspiro Angélica frustrada con su gemelo.

-Alguien tiene que hacerlo, hasta que sepan defenderse solos- le explico sereno su hermano sin dejar de ver a Harry.

-Que héroe- se burlo Theo Raeken pero Brandon no le respondió.

Longbottom, si tu cerebro fuera de oro serías más pobre que Weasley, y con eso  te digo todo.

La preocupación por Harry estaba a punto de acabar con los nervios de Ron.

Te prevengo, Malfoy... Una palabra más...

—¡Ron! —dijo de pronto ______— ¡Harry...!

¿Qué? ¿Dónde?

Harry había salido en un espectacular vuelo, que arrancó gritos de asombro y vivas entre los espectadores. Hermione se puso de pie, con los dedos cruzados en la boca, mientras Harry se lanzaba velozmente hacia el campo, como una bala.

Tenéis suerte, Weasley, es evidente que Potter ha visto alguna moneda en el campo —dijo Malfoy.

Ron estalló. Antes de que Malfoy supiera lo que estaba pasando, Ron estaba encima de él, tirándolo al suelo. Neville vaciló, pero luego se encaramó al respaldo de su silla para ayudar.

-No puedo creer que voy a hacer esto- suspiro Brandon agarrando a Crabbe para darle un puñetazo en la mandíbula.

-¡Draco! ¡Weasley! Paren- chillo Angélica.

-No te molestes, cuando nos peleamos entre chicos si alguien nos separa nos enfadamos mas- le tranquilizo Theo sin importarle la situación.

-Te lo juro Brandon, no se que te sucede- suspiro su hermana al ver como su gemelo se molía a golpes. 

¡Vamos, Harry! —gritaba Hermione y _____, subiéndose al asiento para ver bien a Harry, sin darse cuenta de que Malfoy y Ron rodaban bajo su asiento y sin oír los gritos y golpes de Neville, Brandon, Crabbe y Goyle.


En el aire, Snape puso en marcha su escoba justo a tiempo para ver algo escarlata que pasaba a su lado, y que no chocó con él por sólo unos centímetros. Al momento siguiente Harry subía con el brazo levantado en gesto de triunfo y la mano apretando la snitch.

Las tribunas bullían. Aquello era un récord, nadie recordaba que se hubiera atrapado tan rápido la snitch.


¡Ron! Brandon! ¿Dónde están? ¡El partido ha terminado! ¡Hemos ganado! ¡Gryffindor es el primero! —_______ bailaba en su asiento y se abrazaba con Hermione ambas saltando.

Harry saltó de su escoba, a centímetros del suelo. No podía creerlo. Lo había conseguido... El partido había terminado y apenas había durado cinco minutos. Mientras los de Gryffindor se acercaban al terreno de juego, vio que Snape aterrizaba cerca, con el rostro blanco y los labios tirantes. Entonces Harry sintió una mano en su hombro y, al darse la vuelta, se encontró con el rostro sonriente de Dumbledore.

Bien hecho —dijo Dumbledore en voz baja, para que sólo Harry lo oyera—Muy bueno que no buscaras ese espejo... que te mantuvieras ocupado... excelente...


Snape escupió con amargura en el suelo.
Un rato después, Harry salió del vestuario para dejar su Nimbus 2.000 en la escobera.

No recordaba haberse sentido tan contento. 

Había hecho algo de lo que podía sentirse orgulloso. Ya nadie podría decir que era sólo un nombre célebre. El aire del anochecer nunca había sido tan dulce. Anduvo por la hierba húmeda, reviviendo la última hora en su mente, en una feliz nebulosa: los Gryffindors corriendo para llevarlo en andas, Ron,_____, Hermione y Brandon en la distancia, saltando como locos, Ron vitoreando en medio de una gran hemorragia nasal mientras que Brandon tenia el labio partido...

Harry llegó a la cabaña. Se apoyó contra la puerta de madera y miró hacia Hogwarts, cuyas ventanas despedían un brillo rojizo en la puesta del sol. Gryffindor a la  cabeza. Él lo había hecho, le había demostrado a Snape...

Y hablando de Snape.

Una figura encapuchada bajó sigilosamente los escalones delanteros del castillo.

Era evidente que no quería ser visto dirigiéndose a toda prisa hacia el bosque prohibido. La victoria se apagó en la mente de Harry mientras observaba. Reconoció a la figura que se alejaba. 

Era Snape, escabulléndose en el bosque, mientras todos estaban en la cena... ¿Qué sucedía?

Harry saltó sobre su Nimbus 2.000 y se elevó. Deslizándose silenciosamente sobre el castillo, vio a Snape entrando en el bosque. Lo siguió.

Los árboles eran tan espesos que no podía ver adónde había ido Snape. Voló en círculos, cada vez más bajos, rozando las copas de los árboles, hasta que oyó voces. Se deslizó hacia allí y se detuvo sin ruido, sobre un haya.
Con cuidado se detuvo en una rama, sujetando su escoba y tratando de ver a través de las hojas. Abajo, en un espacio despejado y sombrío, vio a Snape. Pero no estaba solo. Quirrell también estaba allí. Harry no podía verle la cara, pero tartamudeaba como nunca. Harry se esforzó por oír lo que decían.


... n-no sé p-por qué querías ver-verme j-justo a-aquí, de entre t-todos los l-lugares, Severus...

Oh, pensé que íbamos a mantener esto en privado —dijo Snape con voz  gélida— Después de todo, los alumnos no deben saber nada sobre la Piedra Filosofal.



Harry se inclinó hacia delante. Quirrell tartamudeaba algo y Snape lo interrumpió.


¿Ya has averiguado cómo burlar a esa bestia de Hagrid?

P-p-pero Severus, y-yo...

Tú no querrás que yo sea tu enemigo, Quirrell —dijo Snape, dando un paso hacia él.

Y-yo no s-sé qué...

Tú sabes perfectamente bien lo que quiero decir.

Una lechuza dejó escapar un grito y Harry casi se cae del árbol. Se enderezó a tiempo para oír a Snape decir:

... tu pequeña parte del abracadabra. Estoy esperando.

P-pero y-yo no...

Muy bien —lo interrumpió Snape—Vamos a tener otra pequeña charla muy pronto, cuando hayas tenido tiempo de pensar y decidir dónde están tus lealtades.

Se echó la capa sobre la cabeza y se alejó del claro. Ya estaba casi oscuro, pero Harry pudo ver a Quirrell inmóvil, como si estuviera petrificado.

¿Harry, dónde estabas? —preguntó Hermione con voz aguda.

-Te estábamos buscando y desapareciste- le dijo su hermana .

-Ese es mi amigo- corrió Brandon feliz a subirse a los hombros del azabache.

¡Ganamos! ¡Ganamos! ¡Ganamos! —gritaba Ron al tiempo que daba palmadas a Harry en la espalda— ¡Y yo le puse un ojo negro a Malfoy, Brandon le saco un diente a Crabbe y  Neville trató de vencer a Goyle él solo! Todavía está inconsciente, pero la señora Pomfrey dice que se pondrá bien. Todos te están esperando en la sala común, vamos a celebrar una fiesta, Fred y George robaron unos pasteles y otras cosas de la cocina...

Ahora eso no importa —dijo Harry sin aliento—Vamos a buscar una habitación  vacía, ya veréis cuando oigáis esto...


Se aseguró de que Peeves no estuviera dentro antes de cerrar la puerta, y entonces les contó lo que había visto y oído.


Así que teníamos razón, es la Piedra Filosofal y Snape trata de obligar a Quirrell a que lo ayude a conseguirla. Le preguntó si sabía cómo pasar ante Fluffy y dijo algo sobre el «abracadabra» de Quirrell... Eso significa que hay otras cosas custodiando la Piedra, además de Fluffy, probablemente cantidades de hechizos, y Quirrell puede haber hecho algunos encantamientos anti-Artes Oscuras que Snape necesita romper...

¿Quieres decir que la Piedra estará segura mientras Quirrell se oponga a Snape? —preguntó alarmada Hermione.

-Esto no pinta bien- hablo _____ con los ojos demasiado abiertos.

En ese caso la piedra no durará mucho —dijo Brandon preocupado.



Narra_____:



Me fui a la enfermería a buscar a Malfoy, no tuve tiempo de agradecerle personalmente.

Cuando entre vi que Neville seguía inconsciente, Malfoy estaba acostado en una cama con un ojo morado. A su lado como siempre Angélica Queen, que le estaba curando la herida. Aun no me habían visto.

-Deja de buscar peleas- le regaño la castaña mientras el rubio no paraba de insultar a la mitad de los estudiantes del castillo. Estaba demasiado enojado.

-Quería llamar su atención- suspiro Draco.

-¡Esa no es la forma!- exclamo su amiga, concentrada en su trabajo. 

-Disculpen- hable tímida dejándome ver, ambos me miraron rápidamente.-¿como estas?- pregunte mirándolo 

-¿Cómo crees? ¡tengo un ojo negro!- chillo furioso, mire a su amiga quien ni se inmuto ante la ira del rubio. Debe de estar acostumbrada.

-Es mas superficial, no le duele tanto- me respondió Angélica sin mirarme aun curándole el ojo.

-¿Tu que sabes?- resoplo el rubio sonrojado.

-Porque estarías quejándote del dolor cada vez que toco tu ojo y no lo haces- hablo la Slytherin de ojos ambar.

-¿Qué haces aquí? Deberías celebrar la victoria de tu casa- me dijo Draco mirándome con su ojo bueno.

-Quería saber como estabas y…agradecerte por lo de navidad- le dije haciendo una mueca.

-Oh- dejo escapar sorprendido- no fue nada, puedo permitírmelo. ¿te gusto?- inquirió el Slytherin ladeando la cabeza.

-La pulsera es preciosa- le dije arremangando mi túnica para enseñarle que la tenia puesta.

-Te lo dije- canturrio Angélica ahora desinfectando los pequeños cortes en su mano- En serio Draco Lucius Malfoy, pelearte como muggle. Me das vergüenza- hablaba molesta mirando sus manos.

-¡El se me tiro en sima!- se defendió rápidamente.

-Bueno…los dejo en sus asuntos, gracias por el regalo y recupérate pronto- dije para salir rápidamente ya que aun no me sentía cómoda en su presencia.


Última edición por Angelica_Queen el Dom 26 Ago 2018, 9:03 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Sáb 18 Ago 2018, 4:01 pm

Por las barbas de merlin subiste cap!
¿Cual es tu verdadero nombre? Asi te puedo llamar por ese XD.
Me gusto muchisimo el cap!
Como siempre tu y tu misterio que me vuelve loca!
En serio tienes talento! Yo no podria escribir todo eso desde mi movil :0
Tengo demasiada curiosidad como siempre de los personajes y sus sucios secretos jajaja!
Siguela pronto!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Sáb 18 Ago 2018, 6:49 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Por las barbas de merlin subiste cap!
¿Cual es tu verdadero nombre? Asi te puedo llamar por ese XD.
Me gusto muchisimo el cap!
Como siempre tu y tu misterio que me vuelve loca!
En serio tienes talento! Yo no podria escribir todo eso desde mi movil :0
Tengo demasiada curiosidad como siempre de los personajes y sus sucios secretos jajaja!
Siguela pronto!
Gracias preciosa por comentar♡
Angélica es mi primer nombre, Amber es mi segundo. Tambien tengo un tercer nombre peeroo no me gusta, asi que no lo uso XD
Es pasion mas que nada, si te gusta hacer algo...lo vas a ser sin importar como ♡ por eso es que puedo escribir desde mi celular, nada me para ☆
JAJAJAJ ya te vas a enterar de a poco los secretos de todos los personajes ♧
Nos leemos pronto♡
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Butterfly199225 el Dom 19 Ago 2018, 12:51 pm

Holaaa!!

He estado sin internet casi todo el finde semana! 
Ahora que le he robado el movil a mi novio he podido conectarme y acabo de ver que has publicado dos capis!

Como siempre me ham encantado, al igual que la otra lectora estoy fascinada con la capacidad que tienes para esceibor los capítulos tan largos a través del movil! Yo la verdad no podría!

Tengo muchísima curiosidad por saber que vio Brandon en el espejo, es todo in misterio... bueno todos los capítulos tienen misterio y eso me encanta!
Ay Ángelica que borde es y que arrogante, pero espero que poco a poco sea más buena con los Gryffindor’s... Me encanta Brandon, es tan dulce y se ha atrevido a pegar a los gorilas de Crabble y Goyle!!
Creo que ya queda poco para que termine la primera temporada

Espero que la sigas pronto que me encanta esta novela!
Un beso
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Dom 19 Ago 2018, 1:50 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Holaaa!!

He estado sin internet casi todo el finde semana! 
Ahora que le he robado el movil a mi novio he podido conectarme y acabo de ver que has publicado dos capis!

Como siempre me ham encantado, al igual que la otra lectora estoy fascinada con la capacidad que tienes para esceibor los capítulos tan largos a través del movil! Yo la verdad no podría!

Tengo muchísima curiosidad por saber que vio Brandon en el espejo, es todo in misterio... bueno todos los capítulos tienen misterio y eso me encanta!
Ay Ángelica que borde es y que arrogante, pero espero que poco a poco sea más buena con los Gryffindor’s... Me encanta Brandon, es tan dulce y se ha atrevido a pegar a los gorilas de Crabble y Goyle!!
Creo que ya queda poco para que termine la primera temporada

Espero que la sigas pronto que me encanta esta novela!
Un beso
Jajajaja le robaste el celular pero era para buena causa♡
Como digo se trata de hacer algo que me gusta, no importa los pequeños problemas mientras pueda hacer lo que me gusta♡
Jajajajaja lo sera pero quiero que sea de a poco para que se vea mas realista.
EXACTO YA QUEDA POCO PARA QUE TERMINE LA PRIMER TEMPORADA! WOOO☆☆☆
Gracias por comentar hermosa♡ I LOVE YOU☆
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Lun 20 Ago 2018, 11:30 am

Capitulo 11:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Narra _____:







Sin embargo, Quirrell debía de ser más valiente de lo que habíamos pensado. En las semanas que siguieron se fue poniendo cada vez más delgado y pálido, pero no parecía que su voluntad hubiera cedido.

Cada vez que pasaba por el pasillo del tercer piso,  apoyaba las orejas contra la puerta, para ver si Fluffy estaba gruñendo, allí dentro.

Snape seguía con su habitual mal carácter, lo que seguramente significaba que la Piedra estaba a salvo según Harry. Cada vez que me cruzaba con Quirrell, le dirigía una sonrisa para darle ánimo, y Ron les decía a todos que no se rieran del tartamudeo del profesor. 

Hermione y Brandon, sin embargo, tenian en su mente otras cosas, además de la Piedra Filosofal.  Hermione había comenzado a hacer horarios para repasar y a subrayar con diferentes colores sus apuntes. A Harry y Ron eso no les habría importado, pero los fastidiaba todo el tiempo para que hicieran lo mismo.


—Hermione, faltan siglos para los exámenes.- le dije al ver que no soltaba sus apuntes.

—Diez semanas —replicó Hermione- Eso no son siglos, es un segundo para Nicolás Flamel.


—Pero nosotros no tenemos seiscientos años —le recordó Ron-  De todos modos, ¿para qué repasas si ya te lo sabes todo?


—¿Que para qué estoy repasando? ¿Estás loco? ¿Te has dado cuenta de que tenemos que pasar estos exámenes para entrar en segundo año? Son muy importantes, tendría que haber empezado a estudiar hace un mes, no sé lo que me pasó...


-Oh eso es simple, nos conociste- se rio Brandon despreocupado pero mi amiga le lanzo una mirada severa haciendo que su risa se esfumara. 


Pero desgraciadamente, los profesores parecían pensar lo mismo que Hermione.

Nos dieron tantos deberes que las vacaciones de Pascua no resultaron tan divertidas como las de Navidad. Era difícil relajarse con Hermione al lado, recitando los doce usos  de la sangre de dragón o practicando movimientos con la varita. Brandon, Hermione y yo pasábamos el tiempo en la biblioteca estudiando por orden de Hermione. Quejándose y bostezando, Harry y Ron nos acompañaban intentando estudiar también.


—Nunca podré acordarme de esto —estalló Ron una tarde, arrojando la pluma y mirando por la ventana de la biblioteca con nostalgia. 

Era realmente el primer día bueno  desde hacía meses. El cielo era claro, y las nomeolvides azules y el aire anunciaban el verano. 
Yo , que estaba buscando «díctamo» en Mil hierbas mágicas y hongos no levante la cabeza hasta que escuche que Ron decía:


—¡Hagrid! ¿Qué estás haciendo en la biblioteca?


Hagrid apareció con aire desmañado, escondiendo algo detrás de la espalda. Parecía muy fuera de lugar; con su abrigo de piel de topo.


—Estaba mirando —dijo con una voz evasiva que llamó mi atención— ¿Y vosotros qué hacéis? —De pronto pareció sospechar algo—No estaréis buscando todavía a Nicolás Flamel, ¿no?


—Oh, lo encontramos hace siglos —le informo Brandon con una sonrisa superficial, era la misma sonrisa que portaba su hermana.

—Y también sabemos lo que custodia el perro, es la Piedra Fi...- hablo Ron.

—¡¡Shhh!! —Hagrid miró alrededor para ver si alguien nos escuchaba— No podéis ir por ahí diciéndolo a gritos. ¿Qué os pasa?


—En realidad, hay unas pocas cosas que queremos preguntarte —dijo Harry—sobre qué cosas más custodian la Piedra, además de Fluffy...


—¡SHHHH! —dijo Hagrid otra vez—Mirad, venid a verme más tarde, no os prometo que os vaya a decir algo, pero no andéis por ahí hablando, los alumnos no deben saber nada. Van a pensar que yo os lo he contado...


—Te vemos más tarde, entonces —Dije cerrando mi libro mientras que Hagrid se escabulló.

—¿Qué escondía detrás de la espalda? —dijo Hermione con aire pensativo.—¿Creéis que tiene que ver con la Piedra?


—Voy a ver en qué sección estaba —dijo Ron, cansado de sus trabajos. Regresó un minuto más tarde, con muchos libros en los brazos. Los desparramó sobre la mesa.

—¡Dragones! —susurró— ¡Hagrid estaba buscando cosas sobre dragones! Mirad estos dos: Especies de dragones en Gran Bretaña e Irlanda y Del huevo al infierno, guía para guardianes de dragones...


—Hagrid siempre quiso tener un dragón, nos lo dijo a _____ y a mi el día que lo conocimos—dijo Harry.

-Pues mira que para eso tienes memoria pero para memorizar pociones no- me burle de mi hermano.

—Pero va contra nuestras leyes —nos dijo Brandon cruzando sus brazos— Criar dragones fue prohibido por la Convención de Magos de 1709, todos lo saben. Era difícil que los muggles no nos detectaran si teníamos dragones en nuestros jardines.


-Y aquí tenemos al nuevo profesor de historia de la magia- aproveche para reírme de mi amigo quien puso los ojos en blanco.

-De todos modos, no se puede domesticar un dragón, es peligroso. Tendríais que ver las quemaduras que Charlie se hizo con esos dragones salvajes de Rumania.- dijo Ron.

—Pero no hay dragones salvajes en Inglaterra, ¿verdad? —preguntó Harry.

—Por supuesto que hay —respondió Brandon indignado mientras Ron suspiro ante la pregunta de Harry—Verdes en Gales y negros en Escocia.  Al ministro de Magia le ha costado trabajo silenciar ese asunto, te lo aseguro. Los nuestros tienen que hacerles encantamientos a los muggles que los han visto para que los olviden.


—Entonces ¿en qué está metido Hagrid? —dijo Hermione.

-No lo se, pero donde sea que vamos los problemas nos siguen- suspire.


Cuando llamamos a la puerta de la cabaña del guardabosques, una hora más tarde, nos sorprendió ver todas las cortinas cerradas. Hagrid preguntó «¿quién es?» antes de dejarnos entrar, y luego cerró rápidamente la puerta.
En el interior; el calor era sofocante. Pese a que era un día cálido, en la chimenea ardía un buen fuego. Hagrid nos preparó el té y nos ofreció bocadillos de comadreja.

—Entonces ¿queríais preguntarme algo?


—Sí —dijo Harry no tenía sentido dar más vueltas— Nos preguntábamos si podías decirnos si hay algo más que custodie a la Piedra Filosofal, además de Fluffy.


—Por supuesto que no puedo —dijo—En primer lugar; no lo sé. En segundo lugar, vosotros ya sabéis demasiado, así que tampoco os lo diría si lo supiera. Esa Piedra está aquí por un buen motivo. Casi la roban de Gringotts... Aunque eso ya lo sabíais, ¿no? Me gustaría saber cómo averiguasteis lo de Fluffy.


—Oh, vamos, Hagrid, puedes no querer contarnos, pero debes saberlo, tú sabes todo lo que sucede por aquí —dijo Hermione, con voz afectuosa y lisonjera. La barba de  Hagrid se agitó y vieron que sonreía. Hermione continuó—: Nos preguntábamos en quién más podía confiar Dumbledore lo suficiente para pedirle ayuda, además de ti.


Con esas últimas palabras, el pecho de Hagrid se ensanchó. Harry y Ron miraron a  Hermione con orgullo. Mientras que Brandon parecía fascinado mirando alrededor de la casa de Hagrid, cierto que es su primera vez.


—Bueno, supongo que no tiene nada de malo deciros esto... Dejadme ver... Yo le presté a Fluffy... luego algunos de los profesores hicieron encantamientos... el profesor Sprout, el profesor Flitwick, la profesora McGonagall, el profesor Quirrell y el mismo Dumbledore, por supuesto. Esperad, me he olvidado de alguien. Oh, claro, el profesor Snape.


—¿Snape?- pregunto Brandon confuso.

—Ajá... No seguiréis con eso todavía, ¿no? Mirad, Snape ayudó a proteger la Piedra, no quiere robarla.


—Tu eres el único que sabe cómo pasar ante Fluffy, ¿no, Hagrid? —Pregunte casualmente.

— Y no se lo dirás a nadie, ¿no es cierto? ¿Ni siquiera a un profesor?- agrego Harry con ansiedad.

—Ni un alma lo sabe, salvo Dumbledore y yo —dijo Hagrid con orgullo.


—Bueno, eso es algo —murmuró Brandon mirándonos—Hagrid, ¿podríamos abrir una ventana? Me estoy asando.


—No puedo, Brandon, lo siento —respondió Hagrid. Brandon notó que miraba de reojo hacia el fuego. Yo también mire.

—Hagrid... ¿Qué es eso?- pregunte aunque ya sabía lo que era. En el centro de la chimenea, debajo de la cazuela, había un enorme huevo negro.

—Ah —dijo Hagrid, tirándose con nerviosismo de la barba—Eso... eh...


—¿Dónde lo has conseguido, Hagrid? —preguntó Ron, agachándose ante la chimenea para ver de cerca el huevo— Debe de haberte costado una fortuna.


—Lo gané —explicó Hagrid—La otra noche. Estaba en la aldea, tomando unas copas y me puse a jugar a las cartas con un desconocido. Creo que se alegró mucho de  librarse de él, si he de ser sincero.


—Pero ¿qué vas a hacer cuando salga del cascarón? —preguntó Hermione.

—Bueno, estuve leyendo un poco —dijo Hagrid, sacando un gran libro de debajo de su almohada—Lo conseguí en la biblioteca: Crianza de dragones para placer y provecho. Está un poco anticuado, por supuesto, pero sale todo. Mantener el huevo en el fuego, porque las madres respiran fuego sobre ellos y, cuando salen del cascarón, alimentarlos con brandy mezclado con sangre de pollo, cada media hora. Y mirad, dice  cómo reconocer los diferentes huevos. El que tengo es un ridgeback noruego. Y son muy raros.

Parecía muy satisfecho de sí mismo, pero Hermione no.

—Hagrid, tú vives en una casa de madera —dijo.

Pero Hagrid no la escuchaba. Canturreaba alegremente mientras alimentaba el fuego.

Así que ya tenia algo más de qué preocuparme: lo que podía sucederle a Hagrid si alguien descubría que ocultaba un dragón ilegal en su cabaña.


—Me pregunto cómo será tener una vida tranquila —suspiró Ron, mientras noche tras noche luchaba con todo el trabajo extra que les daban los profesores. 

Brandon había comenzado ya a hacer horarios de repaso para Harry y Ron. Los estaba volviendo locos.


-Cuando estén en segundo van a agradecerme esto- bufo Brandon.

-¡Pero es un montón!- exclamo Ron.

-Si...bueno, nos distrajimos mucho durante el año- murmuro el oji celeste encogiéndose de hombros, por suerte tengo a Hermione como compañera que me obliga a adaptarme a su ritmo. Estoy segura que pasare a segundo año.

Entonces, durante un desayuno, Hedwig entregó a Harry otra nota de Hagrid. Sólo decía: «Está a punto de salir»
Ron quería faltar a la clase de Herbologia e ir directamente a la cabaña. Hermione no quería ni oír hablar de eso.

—Hermione, ¿cuántas veces en nuestra vida veremos a un dragón saliendo de su huevo?


—Tenemos clases, nos vamos a meter en líos y no vamos a poder hacer nada cuando alguien descubra lo que Hagrid está haciendo...


—¡Cállate! —susurró Harry.

-Creo que metimos la pata- susurre preocupada.

Malfoy estaba cerca de nosotros y se había quedado inmóvil para escucharnos. ¿Cuánto había oído? A Brandon no le gustó la expresión de su cara.
Ron y Hermione discutieron durante todo el camino hacia la clase de Herbologia y,  al final, Hermione aceptó ir a la cabaña de Hagrid con ellos durante el recreo de la mañana. 


-Palean como un viejo matrimonio- se burlo Brandon haciendo que Harry y yo nos riéramos a carcajadas pero la expresión de Hermione y Ron era otra historia.

Cuando al final de las clases sonó la campana del castillo, los cinco dejamos nuestros trasplantadores y corrieron por el parque hasta el borde del bosque.

Hagrid nos recibió, excitado y radiante.

—Ya casi está fuera —dijo cuando entramos.


El huevo estaba sobre la mesa. Tenía grietas en la cáscara. Algo se movía en el interior y un curioso ruido salía de allí.

Todos acercamos las sillas a la mesa y esperamos, respirando con agitación. De pronto se oyó un ruido y el huevo se abrió. La cría de dragón aleteó en la mesa.

No era exactamente bonito. Por un momento pensé que parecía un paraguas negro arrugado. Sus alas puntiagudas eran enormes, comparadas con su cuerpo flacucho. Tenía un hocico largo con anchas fosas nasales, las puntas de los cuernos ya le salían y tenía los ojos anaranjados y saltones.
Estornudó. Volaron unas chispas.


—¿No es precioso? —murmuró Hagrid. Alargó una mano para acariciar la cabeza del dragón. Este le dio un mordisco en los dedos, enseñando unos colmillos puntiagudos.


-Depende…¿quieres que te mienta por educación o que te ofenda con sinceridad?- pregunto Brandon a lo que con Hermione le dimos un codazo en sus costillas. -¡Solo preguntaba!


—¡Bendito sea! Mirad, conoce a su mamá —dijo Hagrid.

—Hagrid —lo llame preocupada—¿Cuánto tardan en crecer los ridgeback noruegos?


Hagrid iba a contestar, cuando de golpe su rostro palideció. Se puso de pie de un salto y corrió hacia la ventana.


—¿Qué sucede?


—Alguien estaba mirando por una rendija de la cortina... Era un chico y una chica... Van corriendo hacia el colegio.


Fui hasta la puerta y mire. Incluso a distancia, era inconfundible:
Malfoy y Queen habían visto el dragón.

• • •


Algo en la sonrisa burlona de Malfoy durante la semana siguiente ponía nerviosos a Harry, Ron  Hermione y hasta a mi. Brandon nos dijo que iba a hablar con su hermana para saber si realmente vieron el dragón. Pasábamos la mayor parte del tiempo libre en la oscura cabaña de Hagrid, tratando de hacerlo entrar en razón.

—Déjalo ir —lo instaba Harry.

—Déjalo en libertad.- agregue yo.

—No puedo —decía Hagrid—Es demasiado pequeño. Se morirá.


Mire el dragón. Había triplicado su tamaño en sólo una semana. Ya le salía humo de las narices. Hagrid no cumplía con sus deberes de guardabosques porque el dragón ocupaba todo su tiempo. Había botellas vacías de brandy y plumas de pollo por todo el suelo.


—He decidido llamarlo Norberto —dijo Hagrid, mirando al dragón con ojos húmedos—Ya me reconoce, mirad. ¡Norberto! ¡Norberto! ¿Dónde está mamá?


—Ha perdido el juicio —murmuró Ron a Brandon quien asintió suspirando.

—Hagrid —dijo Harry en voz muy alta—espera dos semanas y Norberto será tan  grande como tu casa. Malfoy y Queen se lo contaran a Dumbledore en cualquier momento.


-Mi hermana no va contando los secretos de los demás, cuida tus palabras- se molesto Brandon con Harry.


-Malfoy si, y donde sea que va Draco Malfoy resulta que tu hermana esta ahí- respondió Harry centrando su atención en el.


-Entonces solo habla del rubio, te lo advierto. No me importa que seas el chico que vivió, que trajo la paz y nos libro del mal. Te la estoy dejando pasar porque eres mi amigo, pero no ataques a mi hermana solo por juntarse con Malfoy- bufo Brandon serio acercándose a Harry.


-Bien, ya entendimos. Malfoy se lo contara a Dumbledore y puede que Angélica lo acompañe como buena amiga que es con el- hablo Ron intentando calmar el ambiente. Hermione y yo nos miramos con preocupación, no era común ver a Harry y Brandon discutir.



Hagrid se mordió el labio.


—Yo... yo sé que no puedo quedarme con él para siempre, pero no puedo echarlo, no puedo.

Una idea se me vino a la mente, me volví hacia Ron súbitamente.

—Charlie —dije sonriendo por mi plan.

—Tu también estás mal de la cabeza. Yo soy Ron, ¿recuerdas?

—No... Charlie, tu hermano. En Rumania. Estudiando dragones. Podemos enviarle a Norberto. ¡Charlie lo cuidará y luego lo dejará vivir en libertad!


-Es una buena idea ____- me dijo Harry sonriente.

—¡Genial! —dijo Ron— ¿Qué piensas de eso, Hagrid?


Y al final, Hagrid aceptó que enviáramos una lechuza para pedirle ayuda a Charlie.

La semana siguiente pareció alargarse. 

Habíamos estado en la cabaña de Hagrid, ayudándolo a alimentar a Norberto, que ya comía ratas muertas.


—¡Me ha mordido! —dijo Ron, enseñándonos la mano envuelta en un pañuelo ensangrentado— No podré escribir en una semana. Os aseguro que los dragones son los animales más horribles que conozco, pero para Hagrid es como si fuera un osito de peluche. Cuando me mordió, me hizo salir porque, según él, yo lo había asustado. Y cuando me fui le estaba cantando una canción de cuna.


Se oyó un golpe en la ventana oscura.

—¡Es Hedwig! —dijo Harry, corriendo para dejarla entrar—¡Debe de traer la respuesta de Charlie!

Los cinco juntamos las cabezas para leer la carta.


《Querido Ron:
¿Cómo estás? Gracias por tu carta. Estaré encantado de quedarme con el ridgeback noruego, pero no será fácil traerlo aquí. Creo que lo mejor será hacerlo con unos amigos que vienen a visitarme la semana que viene. El problema es que no deben verlos llevando un dragón ilegal. ¿Podríais llevar al ridgeback noruego a la torre más alta, la medianoche del sábado? Ellos se  encontrarán contigo allí y se lo llevarán mientras dure la oscuridad.
Envíame la respuesta lo antes posible. Besos, Charlie》


Nos miramos.


——Tenemos la capa invisible —dijo Harry—No será tan difícil... creo que la capa es suficientemente grande para cubrir a Norberto y a dos de nosotros.


-Yo no iré- hablo rápidamente Brandon seguido por un asentimiento de Hermione, apoyando su idea.

-Vayan ustedes- les dije mirando a Harry y Ron.


A la mañana siguiente, la mano mordida de Ron se había inflamado y tenía dos veces su tamaño normal. No sabía si convenía ir a ver a la señora Pomfrey ¿Reconocería una mordedura de dragón? Sin embargo, por la tarde no tuvo elección. La herida se había convertido en una horrible cosa verde. Parecía que los colmillos de Norberto tenían veneno.

Al finalizar el día, fuimos corriendo hasta el ala de la enfermería  para visitar a Ron y lo encontramos en un estado terrible.


—No es sólo mi mano —susurró— aunque parece que se me vaya a caer a trozos. Malfoy le dijo a la señora Pomfrey que quería pedirme prestado un libro, y vino y se estuvo riendo de mí. Me amenazó con decirle a ella quién me había mordido (yo le había dicho que era un perro, pero creo que no me creyó). No debí pegarle en el partido de quidditch. Por eso se está portando así.


Yo trate de calmarlo porque se estaba poniendo nervioso.


—Todo habrá terminado el sábado a medianoche —dije suavemente, pero eso no lo tranquilizó. Al contrario, se sentó en la cama y comenzó a temblar.


—¡La medianoche del sábado! —dijo con voz ronca— Oh, no, oh, no... acabo de acordarme... la carta de Charlie estaba en el libro que se llevó Malfoy, se enterará de la forma en que nos libraremos de Norberto.


Ninguno de nosotros no tuvimos tiempo de contestarle. Apareció la señora Pomfrey y nos hizo salir; diciendo que Ron necesitaba dormir.


—Es muy tarde para cambiar los planes —dijo Harry mirándonos— No tenemos tiempo de enviar a Charlie otra lechuza y ésta puede ser nuestra única oportunidad de librarnos de Norberto. Tendremos que arriesgarnos. Y tenemos la capa invisible y Malfoy no lo sabe.


-Entonces supongo que yo iré contigo- le dije a mi hermano quien asintió firmemente.


Encontramos a Fang, el perro cazador de jabalíes, sentado afuera, con la cola vendada, cuando fuimos a avisar a Hagrid. Éste nos habló a través de la ventana.

—No os hago entrar —jadeó— porque Norberto está un poco molesto. No es nada importante, ya me ocuparé de él.


Cuando le conté lo que decía Charlie, se le llenaron los ojos de lágrimas, aunque tal vez fuera porque Norberto acababa de morderle la pierna.

—¡Aaay! Está bien, sólo me ha cogido la bota... está jugando... después de todo es sólo un cachorro.-
El cachorro golpeó la pared con su cola, haciendo temblar las ventanas. Harry y yo regresamos al castillo con la sensación de que el sábado no llegaría lo bastante rápido.

Tendría que haber sentido pena por Hagrid, cuando llegó el momento de la despedida, si no hubiera estado tan preocupada por lo que teníamos  que hacer con mi hermano. Era una noche oscura y llena de nubes y llegamos un poquito tarde a la cabaña de Hagrid, porque tuvimos que esperar a que Peeves saliera del vestíbulo, donde jugaba a tenis contra las paredes.

Hagrid tenía a Norberto listo y encerrado en una gran jaula.

—Tiene muchas ratas y algo de brandy para el viaje —dijo Hagrid con voz amable—Y le puse su osito de peluche por si se siente solo.


Del interior de la jaula  llegaron unos sonidos, que me hicieron pensar que Norberto le estaba arrancando la cabeza al osito.

—¡Adiós, Norberto! —sollozó Hagrid, mientras Harry y yo cubrían la jaula  con la capa invisible y nos  metíamos dentro  también— ¡Mamá nunca te olvidará!-


Cómo nos las arreglamos para llevar la jaula hasta la torre del castillo fue algo que nunca vamos a saber. Era casi medianoche cuando trasladamos la jaula de Norberto por las escaleras de mármol del castillo y seguimos por pasillos oscuros. Subimos una escalera, luego otra... Ni siquiera uno de los atajos de Harry hizo el trabajo más fácil.


—¡Ya casi llegamos! —resopló Harry, mientras alcanzábamos el pasillo que había bajo la torre más alta.
Entonces, un súbito movimiento por encima de nosotros casi me hizo soltar la jaula. 

Olvidando que éramos invisibles, nos encogimos en las sombras, contemplando las siluetas oscuras de tres personas que discutían a unos tres metros nuestro. Una lámpara brilló.

La profesora McGonagall, con una bata de tejido escocés y una redecilla en el pelo, tenía sujeto a Malfoy por la oreja y a Angélica Queen por la otra.

—¡Castigo! —gritaba— ¡Y veinte puntos menos para Slytherin! Vagando en medio de la noche... ¿Cómo se atreven...?


—Usted no lo entiende, profesora, Harry Potter vendrá. ¡Y con un dragón!- grito el rubio mientras Angélica no hacia mas que forcejear.

—¡Qué absurda tontería! ¿Cómo te atreves a decir esas mentiras? Vamos, hablaré de ustedes con el profesor Snape... ¡Vamos, Malfoy! ¡Queen, quédate tranquila!


-Mi madre esta en el consejo del colegio ¡se enterara de esto!- chillo Angélica con los ojos inyectados de rencor hacia nuestra jefa de casa.

-Le mandas saludos a Aquila- respondió tranquilamente la profesora McGonagall sin inmutarse por el arrebato de ira de la castaña.

-¡Te lo juro Draco, no saldrás vivo después de esto!- gruño furiosa la Slytherin.
-¡Tu viste lo mismo que yo! Se trata de un dragón- hablo molesto el rubio.
-¡Te dije que nos meteríamos en problemas!- bufo Queen mirando a su mejor amigo.
-¿¡Como iba a saber yo que nos atraparían?!- le interrogo el rubio con el mismo tono.
-Cierren sus bocas si no quieren perder otros 20 puntos para su casa- les advirtió la profesora, como si fuera magia ambos no volvieron a abrir sus bocas.

Después de aquello, la escalera de caracol hacia la torre más alta les pareció lo más  fácil del mundo. Cuando salieron al frío aire de la noche, donde se quitaron la capa, felices de poder respirar bien, Harry dio una especie de salto.

—¡Malfoy está castigado! ¡Podría ponerme a cantar!- hablo feliz Harry.
—No lo hagas —le previne seria.

Harry riéndose de Malfoy, esperamos, con Norberto moviéndose en su jaula. Diez minutos más tarde, cuatro escobas aterrizaron en la oscuridad.

Los amigos de Charlie eran muy simpáticos. 

Nos enseñaron  los arneses que habían preparado para poder suspender a Norberto entre ellos. Todos ayudaron a colocar a Norberto para que estuviera muy seguro, y luego Harry y yo estrechamos las manos de los amigos y les dimos las gracias.

Por fin. Norberto se iba... se iba... se había ido.

Bajamos rápidamente por la escalera de caracol, con los corazones tan libres como las manos, que ya no llevaba la jaula con Norberto. Sin el dragón, ¿qué podía estropear nuestra felicidad?

La respuesta nos esperaba al pie de la escalera. Cuando llegamos al pasillo, el rostro de Filch apareció súbitamente en la oscuridad.


—Bien, bien, bien —susurró Harry—Tenemos problemas.


-Estamos en graves problemas- murmure nerviosa.


Habíamos dejado la capa invisible en la torre.


Última edición por Angelica_Queen el Dom 26 Ago 2018, 9:14 am, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Lun 20 Ago 2018, 5:34 pm

Capitulo 12 :



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Narrador (a) :





Las cosas no podían haber salido peor.

Filch los llevó al despacho de la profesora McGonagall, en el primer piso, donde se  sentaron a esperar; sin decir una palabra. ______ temblaba. Excusas, disculpas y locas historias cruzaban la mente de Harry, cada una más débil que la otra. No podía imaginar cómo se iban a librar del problema aquella vez. Estaban atrapados. ¿Cómo podían haber sido tan estúpidos para olvidar la capa? No había razón en el mundo para que la profesora McGonagall aceptara que habían estado vagando durante la noche, para  no mencionar la torre más alta de Astronomía, que estaba prohibida, salvo para las clases. Si añadía a todo eso Norberto y la capa invisible, ya podían empezar a hacer las maletas.


Nunca lo habría creído de ninguno de vosotros. El señor Filch dice que estabais en la torre de Astronomía. Es la una de la mañana. Quiero una explicación.



Ésa fue una de las pocas veces que ______ no pudo contestar a una pregunta de un profesor. Miraba fijamente sus zapatillas, tan rígida como una estatua.


Creo que tengo idea de lo que sucedió —dijo la profesora McGonagall—No hace falta ser un genio para descubrirlo. Te inventaste una historia sobre un dragón para que Draco Malfoy saliera de la cama, arrastrara como si fuera su sombra a Angélica Queen y ambos se metieran en líos. Te he atrapado. Supongo que  te habrá parecido divertido que tu hermana escuchara y también la creyera, ¿no?


Harry captó la mirada de _____ quien iba a confesar la verdad, pero el la miro y negó con la cabeza. Prefería llevarse la culpa por algo que no hizo que causarle problemas a Hagrid.


Estoy disgustada —dijo la profesora McGonagall— Cuatro alumnos fuera de la cama en una noche. ¡Nunca he oído una cosa así! Tu, _____ Potter, pensé que tenías más sentido común. Y se os descontarán cincuenta puntos de Gryffindor.

¿Cincuenta? —resopló Harry. Iban a perder el primer puesto, lo que había ganado en el último partido de quidditch.

Cincuenta puntos cada uno —dijo la profesora McGonagall, resoplando a través de su nariz puntiaguda.

Profesora... por favor...- suplico _____ sabiendo que todos en Gryffindor los iban a tratar mal por perder en total 100 puntos en una noche.

Usted, usted no...

No me digas lo que puedo o no puedo hacer; Harry Potter. Ahora, volved a la cama, todos. Nunca me he sentido tan avergonzada de alumnos de Gryffindor.


Cien puntos perdidos. Eso situaba a Gryffindor en el último lugar. En una noche, habían acabado con cualquier posibilidad de que Gryffindor ganara la copa de la casa. 

_____ sentía como si le retorcieran el estómago. ¿Cómo podrían arreglarlo?

La pelirroja no durmió aquella noche.  Sabía que Harry, como ella misma, tenía miedo de que amaneciera. ¿Qué sucedería cuando el resto de los de Gryffindor descubrieran lo que ellos habían hecho?

Al principio, los Gryffindors que pasaban por el gigantesco reloj de arena, que informaba de la puntuación de la casa, pensaron que había un error. ¿Cómo iban a tener; súbitamente, cien puntos menos que el día anterior? Y luego, se propagó la historia. Harry Potter; el famoso Harry Potter, el héroe de dos partidos de quidditch, le había hecho perder todos esos puntos, él y su hermana.

De ser una de las personas más populares y admiradas del colegio, Harry súbitamente era el más detestado. Hasta los de Ravenclaw y Hufflepuff le giraban la cara, porque todos habían deseado ver a Slytherin perdiendo la copa. Por dondequiera  que Harry o ____ pasara, lo señalaban con el dedo y no se molestaban en bajar la voz para insultarlo. Los de Slytherin, por su parte, lo aplaudían y lo vitoreaban.


-Gracias Potter, les debemos una- se rio Theo Raeken junto a Blaise Zabini cuando pasaron por al lado de los hermanos Potter.

Sólo Ron y Hermione los apoyaban. Brandon parecía algo disgustado pero decidió dejarlo pasar y apoyarles.

Se olvidarán en unas semanas. Fred y George han perdido puntos muchas veces desde que están aquí y la gente los sigue apreciando.

Pero nunca perdieron cien puntos de una vez, ¿verdad? —dijo ______ tristemente.

Bueno... no —admitió Ron.

-Podemos intentar recuperarlos- opino Brandon.

-¿Cómo?- pregunto Hermione curiosa.

-Contestando todas las preguntas que hagan todos los profesores hasta que termine el año- sugirió el castaño con una mueca.

-estamos condenados- suspiro Harry desanimándose.


Era un poco tarde para reparar los daños, pero _____ se juró que, de ahí en adelante, no se metería en cosas que no eran asunto suyo. Todo había sido por andar averiguando y espiando. 

Harry se sentía tan avergonzado que fue a ver a Wood y le ofreció su renuncia.

—¿Renunciar? —exclamó Wood—¿Qué ganaríamos con eso? ¿Cómo vamos a recuperar puntos si no podemos jugar al quidditch?



Pero hasta el quidditch había perdido su atractivo. El resto del equipo no le hablaba durante el entrenamiento, y si tenían que hablar de él lo llamaban «el buscador».

_____ también sufría. No pasaba tantos malos ratos como Harry porque no era tan conocida, pero nadie le hablaba. _____ quien se había vuelto muy inteligente con ayuda de Hermione  había dejado de aportar la atención en clase, y se quedaba con la cabeza baja, trabajando en silencio.

Brandon y Hermione casi estaban contento de que se aproximaran los exámenes. Las lecciones que tenía que repasar alejaban las desgracias de la mente del grupo.  El quinteto (Harry, Ron, Brandon, Hermione y _____) se quedaban  juntos, trabajando hasta altas horas de la noche, tratando de recordar los ingredientes de  complicadas pociones, aprendiendo de memoria hechizos y encantamientos y repitiendo  las fechas de descubrimientos mágicos y rebeliones de los gnomos.

Y entonces, una semana antes de que empezaran los exámenes, las nuevas resoluciones de ______ no interferir en nada que no le concerniera sufrieron una prueba inesperada. Una tarde que salía solo de la biblioteca oyó que alguien gemía en un aula que estaba delante de ella. Mientras se acercaba, oyó la voz de Quirrell.


No... no... otra vez no, por favor...

Parecía que alguien lo estaba amenazando. _____ se acerco.

—Muy bien... muy bien. —Oyó que Quirrell sollozaba.

Al segundo siguiente, Quirrell salió apresuradamente del aula, enderezándose el turbante. Estaba pálido y parecía a punto de llorar. Desapareció de su vista y ______ pensó que ni siquiera la había visto. Esperó hasta que dejaron de oírse los pasos de Quirrell y entonces inspeccionó el aula. Parecía vacía, pero la puerta del otro extremo estaba entreabierta. La pelirroja estaba a mitad de camino, cuando recordó que se había prometido no meterse en lo que no le correspondía.

______ regresó a la biblioteca, en donde Hermione estaba repasándole Astronomía a Ron y Brandon estaba haciéndole memorizar fechas a Harry . _____ les contó lo que había oído.


¡Entonces Snape lo hizo! —acuso de inmediato Harry.

Si Quirrell le dijo cómo romper su encantamiento anti-Fuerzas Oscuras...- hablo Ron no terminando su oración. 

Pero todavía queda Fluffy —dijo Hermione.

Tal vez Snape descubrió cómo pasar ante él sin preguntarle a Hagrid —dijo Brandon, mirando a los miles de libros que los rodeaban—Seguro que por aquí hay un libro que dice cómo burlar a un perro gigante de tres cabezas. ¿Qué vamos a hacer, Harry?

La luz de la aventura brillaba otra vez en los ojos de Ron y Brandon, pero Hermione respondió antes de que Harry lo hiciera.

Ir a ver a Dumbledore. Eso es lo que debimos hacer hace tiempo. Si se nos ocurre algo a nosotros solos, con seguridad vamos a perder.


¡Pero no tenemos pruebas! —exclamó Harry—Quirrell está demasiado atemorizado para respaldarnos. Snape sólo tiene que decir que no sabía cómo entró el trol en Halloween y que él no estaba cerca del tercer piso en ese momento. ¿A quién pensáis que van a creer, a él o a nosotros? No es exactamente un secreto que lo detestamos. Dumbledore creerá que nos lo hemos inventado para hacer que lo echen. Filch no nos ayudaría aunque su vida dependiera de ello, es demasiado amigo de Snape y, mientras más alumnos pueda echar, mejor para él. Y no olvidéis que se supone que no sabemos nada sobre la Piedra o Fluffy. Serían muchas explicaciones.

-Respira, te vas a quedar sin aire- le dijo Brandon a Harry quien había hablado muy rápido.

Hermione pareció convencida con la explicación de Harry, pero Ron no.

Si investigamos sólo un poco...

No —dijo _____ en tono terminante— ya hemos investigado demasiado. Solo nos meteremos en problemas y perderemos mas puntos.


Acercó un libro de Transformaciones a su mesa y comenzó a aprender los nombres y sus usos de cada hechizo. A la mañana siguiente, llegaron notas para Harry y _____ en la mesa del desayuno. Eran todas iguales.


《Vuestro castigo tendrá lugar a las once de la noche.
El señor Filch os espera en el vestíbulo de entrada.
Prof M. McGonagall》


A las once de aquella noche, se despidieron de Ron, Brandon y Hermione en la sala común y bajaron al vestíbulo de entrada. Filch ya estaba allí y también Malfoy con Queen. Harry también había olvidado que a Malfoy y su amiga los habían condenado a un castigo. Draco miro confuso a la pelirroja preguntándose porque estaba ella ahí, si era una alumna demasiado aplicada y le gustaba seguir las reglas. Pero recordó rápidamente que Harry Potter arrastraba a sus problemas a su inocente hermana, o al menos así veía Draco Malfoy la situación.


Seguidme —dijo Filch, encendiendo un farol y conduciéndolos hacia fuera— Seguro que os lo pensaréis dos veces antes de faltar a otra regla de la escuela, ¿verdad? —dijo, mirándolos con aire burlón—Oh, sí... trabajo duro y dolor son los mejores maestros, si queréis mi opinión... es una lástima que hayan abandonado los viejos castigos... colgaros de las muñecas, del techo, unos pocos días. Yo todavía tengo las cadenas en mi oficina, las mantengo engrasadas por si alguna vez se necesitan... Bien, allá vamos, y no penséis en escapar, porque será peor para vosotros si lo hacéis.


Marcharon cruzando el oscuro parque en completo silencio.

______ se preguntó cuál sería el castigo que les esperaba. Debía de ser algo verdaderamente horrible, o Filch no estaría tan contento.

La luna brillaba, pero las nubes la tapaban, dejándolos en la oscuridad. Delante, Angélica pudo ver las ventanas iluminadas de la cabaña de Hagrid. Entonces oyeron un grito lejano.


¿Eres tú, Filch? Date prisa, quiero empezar de una vez.


El corazón de Harry y _____ se animó: si iban a estar con Hagrid, no podía ser tan malo. Su alivio debió aparecer en sus caras, porque Filch dijo:

Supongo que creen que van a divertirte con ese papanatas, ¿no? Bueno, piénsenlo mejor, muchachos... es al bosque adonde iréis y mucho me habré equivocado si volvéis todos enteros.

Al oír aquello, Queen dejó escapar un sonido de terror y Malfoy se detuvo de golpe.


¿El bosque? —repitió, y no parecía tan indiferente como de costumbre— Hay toda clase de cosas allí... dicen que hay hombres lobo.


_____ vio como Draco se aferró de la manga de la túnica de Angélica quien intentaba mantener una expresión neutra pero sus ojos ámbar iluminaban que estaba nerviosa.


Eso es problema vuestro, ¿no? —dijo Filch, con voz radiante—Tendríais que haber pensado en los hombres lobo antes de meteros en líos.

-Tsk como si en Hogwarts fueran a permitir que nos pase algo, ¡cerrarían inmediatamente el colegio! – soltó con frialdad la castaña intentando parecer valiente, hubiera funcionado si no dejaba de ver frenética a todos lados. ____ pudo quedarse mas tranquila a lo que dijo Angélica, sus palabras eran ciertas.

-Ya hubo un asesinato en este colegio y sus puertas siguen abiertas- se burlo Filch haciendo que todos abrieran sus ojos de golpe, ahora ya no se sentían tan seguros.

Hagrid se acercó hacia ellos, con Fang pegado a los talones. Llevaba una gran ballesta y un carcaj con flechas en la espalda.


Menos mal —dijo—Estoy esperando hace media hora. ¿Todo bien, Harry, ____?

Yo no sería tan amistoso con ellos, Hagrid —dijo con frialdad Filch—Después de todo, están aquí por un castigo.

Por eso llegáis tarde, ¿no? —dijo Hagrid, mirando con rostro ceñudo a Filch—¿Has estado dándoles sermones? Eso no es lo que tienes que hacer. A partir de ahora, me hago cargo yo.

Volveré al amanecer —dijo Filch— para recoger lo que quede de ellos —añadió  con malignidad. 

Se dio la vuelta y se encaminó hacia el castillo, agitando el farol en la oscuridad.

Entonces los dos Slytherin se volvieron hacia Hagrid.

No iré a ese bosque —dijo Angélica, y Harry quien estaba un poco resentido con ella tuvo el gusto de notar miedo en su voz.

Lo harás, si quieres quedarte en Hogwarts —dijo Hagrid con severidad—Hicisteis algo mal y ahora lo vais a pagar.

Pero eso es para los empleados, no para los alumnos. Yo pensé que nos harían escribir unas líneas, o algo así. Si nuestros padres supieran que haremos esto, ellos…- empezó a hablar Malfoy pero Hagrid le interrumpió.

—Te dirán que es así como se hace en Hogwarts —gruñó Hagrid—¡Escribir unas líneas! ¿Y a quién le serviría eso? Haréis algo que sea útil, o si no os iréis. Si crees que  tus padre prefiere que te expulsen, entonces vuelve al castillo y coge tus cosas. ¡Vete!

Malfoy no se movió. Miró con ira a Hagrid, pero luego bajó la mirada.


Bien, entonces —dijo Hagrid— Escuchad con cuidado, porque lo que vamos a hacer esta noche es peligroso y no quiero que ninguno se arriesgue. Seguidme por aquí, un momento.


Los condujo hasta el límite del bosque. 

Levantando su farol, señaló hacia un estrecho sendero de tierra, que desaparecía entre los espesos árboles negros. Una suave brisa les levantó el cabello, mientras miraban en dirección al bosque.


Mirad allí —dijo Hagrid— ¿Veis eso que brilla en la tierra? ¿Eso plateado? Es sangre de unicornio. Hay por aquí un unicornio que ha sido malherido por alguien. Es la  segunda vez en una semana. Encontré uno muerto el último miércoles. Vamos a tratar de encontrar a ese pobrecito herido. Tal vez tengamos que evitar que siga sufriendo.

¿Y qué sucede si el que hirió al unicornio nos encuentra a nosotros primero? —dijo Malfoy, incapaz de ocultar el miedo de su voz.

 _____ quiso decirle que todo estaría bien pero con Harry alrededor supo que no seria una buena idea, así que solo pudo darle animo con la mirada.

No hay ningún ser en el bosque que os pueda herir si estáis conmigo o con Fang —dijo Hagrid— Y seguid el sendero. Ahora vamos a dividirnos en dos equipos y seguiremos la huella en distintas direcciones. Hay sangre por todo el lugar, debieron herirlo ayer por la noche, por lo menos.

Yo quiero ir con Fang —dijo rápidamente Malfoy, mirando los largos colmillos del perro.

Muy bien, pero te informo de que es un cobarde —dijo Hagrid— Entonces yo, Harry y ______ iremos por un lado y Draco, Angélica y Fang, por el otro. Si alguno encuentra al unicornio, debe enviar chispas verdes, ¿de acuerdo? Sacad vuestras varitas y practicad ahora... está bien... Y si alguno tiene problemas, las chispas serán rojas y nos  reuniremos todos... así que tened cuidado... en marcha.


El bosque estaba oscuro y silencioso. Después de andar un poco, vieron que el sendero se bifurcaba. Harry, ______ y Hagrid fueron hacia la izquierda y Malfoy, Queen y Fang se dirigieron a la derecha.

Anduvieron en silencio, con la vista clavada en el suelo. De vez en cuando, un rayo  de luna a través de las ramas iluminaba una mancha de sangre azul plateada entre las hojas caídas.

______ vio que Hagrid parecía muy preocupado.


¿Podría ser un hombre lobo el que mata los unicornios? —preguntó _____ .

No son bastante rápidos —dijo Hagrid—No es tan fácil cazar un unicornio, son  criaturas poderosamente mágicas. Nunca había oído que hubieran hecho daño a ninguno.

Pasaron por un tocón con musgo. Harry podía oír el agua que corría: debía de haber un arroyo cerca. Todavía había manchas de sangre de unicornio en el serpenteante sendero.

¿Estás bien, _____? —susurró Hagrid—No te preocupes, no puede estar muy lejos si está tan malherido, y entonces podremos... ¡PONEOS DETRÁS DE ESE ÁRBOL!


Hagrid cogió a Harry y _____ y los arrastró fuera del sendero, detrás de un grueso roble. Sacó una flecha, la puso en su ballesta y la levantó, lista para disparar. Los  tres escucharon. Alguien se deslizaba sobre las hojas secas. Parecía como una capa que se arrastrara por el suelo. Hagrid miraba hacia el sendero oscuro pero, después de unos pocos segundos, el sonido se alejó.

Lo sabía —murmuró—Aquí hay alguien que no debería estar.

¿Un hombre lobo? —sugirió Harry.

Eso no era un hombre lobo, ni tampoco un unicornio —dijo Hagrid con gesto sombrío—Bien, seguidme, pero tened cuidado.


Anduvieron más lentamente, atentos a cualquier ruido. De pronto, en un claro un poco más adelante, algo se movió visiblemente.

¿Quién está ahí? —gritó Hagrid— ¡Déjese ver... estoy armado!


Y apareció en el claro... ¿era un hombre o un caballo? De la cintura para arriba, un hombre, con pelo y barba rojizos, pero por debajo, el cuerpo de pelaje zaino de un caballo, con una cola larga y rojiza. Harry y _____ se quedaron boquiabiertos.


Oh, eres tú, Ronan —dijo aliviado Hagrid— ¿Cómo estás?

Se acercó y estrechó la mano del centauro.

Que tengas buenas noches, Hagrid —dijo Ronan. Tenía una voz profunda y acongojada—¿Ibas a dispararme?

Nunca se es demasiado cuidadoso —dijo Hagrid, tocando su ballesta— Hay alguien muy malvado, perdido en este bosque. Ah, éste es Harry Potter y ella su hermana ______ Potter. Ambos son alumnos del colegio. Y él es Ronan. Es un centauro.


Nos hemos dado cuenta —dijo débilmente ______.

Buenas noches —los saludó Ronan—¿Estudiantes, no? ¿Y aprendéis mucho en  el colegio?

Eh...

Un poquito —dijo con timidez ______.

Un poquito. Bueno, eso es algo. —Ronan suspiró. Torció la cabeza y miró hacia el cielo—Esta noche, Marte está brillante.

Ajá —dijo Hagrid, lanzándole una mirada—Escucha, me alegro de haberte encontrado, Ronan, porque hay un unicornio herido. ¿Has visto algo?


Ronan no respondió de inmediato. Se quedó con la mirada clavada en el cielo, sin pestañear, y suspiró otra vez.

Siempre los inocentes son las primeras víctimas —dijo—Ha sido así durante los siglos pasados y lo es ahora.

—dijo Hagrid— Pero ¿has visto algo, Ronan? ¿Algo desacostumbrado?

Marte brilla mucho esta noche —repitió Ronan, mientras Hagrid lo miraba con impaciencia— Está inusualmente brillante.

Sí, claro, pero yo me refería a algo inusual que esté un poco más cerca de nosotros —dijo Hagrid—Entonces ¿no has visto nada extraño?

Otra vez, Ronan se tomó su tiempo para contestar. Hasta que, finalmente, dijo:

El bosque esconde muchos secretos.

Un movimiento en los árboles detrás de Ronan hizo que Hagrid levantara de nuevo  su ballesta, pero era sólo un segundo centauro, de cabello y cuerpo negro y con aspecto más salvaje que Ronan.

Hola, Bane —saludó Hagrid— ¿Qué tal?

Buenas noches, Hagrid, espero que estés bien.

Sí, gracias. Mira, le estaba preguntando a Ronan si había visto algo extraño últimamente. Han herido a un unicornio. ¿Sabes algo sobre eso?

Bane se acercó a Ronan. Miró hacia el cielo.

Esta noche Marte brilla mucho —dijo simplemente.

Eso dicen —dijo Hagrid de malhumor—Bueno, si alguno ve algo, me avisáis, ¿de acuerdo? Bueno, nosotros nos vamos.

Harry y _____ lo siguieron, saliendo del claro y mirando por encima del hombro a Ronan y Bane, hasta que los árboles los taparon.

Nunca —dijo irritado Hagrid— tratéis de obtener una respuesta directa de un centauro. Son unos malditos astrólogos. No se interesan por nada más cercano que la luna.

¿Y hay muchos de ellos aquí? —preguntó ______.

Oh, unos pocos más... Se mantienen apartados la mayor parte del tiempo, pero siempre aparecen si quiero hablar con ellos. Los centauros tienen una mente profunda... saben cosas... pero no dicen mucho.

¿Crees que era un centauro el que oímos antes? —dijo Harry.

¿Te pareció que era ruido de cascos? No, en mi opinión, eso era lo que está matando a los unicornios... Nunca he oído algo así.



Pasaron a través de los árboles oscuros y tupidos. Harry seguía mirando por encima de su hombro, con nerviosismo. Tenía la desagradable sensación de que los vigilaban.

Estaba muy contento de que Hagrid y su ballesta fueran con ellos. Acababan de pasar una curva en el sendero cuando _____ se aferró al brazo de Hagrid.

¡Hagrid! ¡Mira! ¡Chispas rojas, los otros tienen problemas!

¡Vosotros esperad aquí! —gritó Hagrid—¡Quedaos en el sendero, volveré a buscaros!


Lo oyeron alejarse y se miraron uno al otro, muy asustados, hasta que ya no oyeron
más que las hojas que se movían alrededor.

¿Crees que les habrá pasado algo? —susurró ______ asustada por las dos serpientes.

No me importará si le ha pasado algo a Draco, pero si le sucede algo a Angélica... no quiero ni imaginarme lo que haría Brandon.


Los minutos pasaban lentamente. Les parecía que sus oídos eran más agudos que nunca. Harry detectaba cada ráfaga de viento, cada ramita que se rompía. ¿Qué estaba sucediendo? ¿Dónde estaban los otros?

Por fin, un ruido de pisadas crujientes les anunció el regreso de Hagrid. Malfoy, Queen y Fang estaban con él. Hagrid estaba furioso. Malfoy se había escondido detrás de Angélica y, en broma, la había cogido. Queen se aterró y envió las chispas.


Vamos a necesitar mucha suerte para encontrar algo, después del alboroto que habéis hecho. Bueno, ahora voy a cambiar los grupos... Angélica, tú te quedas conmigo y______. Harry, tú vas con Fang y este idiota. Lo siento —añadió en un susurro dirigiéndose a Harry— pero a él le va a costar mucho asustarte y tenemos que terminar con esto.

-¿Qué te sucedió?- pregunto _____a Angélica una vez que el otro grupo se fue, habían retomado la ruta con Hagrid.

-Draco, pensó que seria gracioso hacerme una broma.- respondió Angélica caminando al lado de _____.

-Es algo tonto, estar en el bosque no es broma- dijo la pelirroja. 

-Lo se, supongo que Draco estaba demasiado asustado que decidió asustarme a mi también- soltó Angélica sonriendo de lado pero rápidamente su sonrisa se borro, miro a _____ con nerviosismo- no le digas a Draco que te dije que el tiene miedo.

-Tranquila, no lo haré- le prometió _____.

-Niñas ¿Están bien allí atrás?- pregunto Hagrid unos pasos mas adelante ambas respondieron en coro una respuesta positiva.

-¿Puedo preguntarte algo?- pregunto Angélica sin mirarla.

-Claro…

-Brandon…- comenzó con duda- ¿Esta bien?

-¿A que te refieres?- cuestiono la pelirroja sin entender bien la pregunta.

-Lo conozco como si se tratara de mi mano, lo veo con aire ausente. Siempre fue reservado, prefiere ayudar y escuchar a los demás que contar sus cosas. Desde que volví de las vacaciones…se comporta diferente.- explicaba Ángel haciendo gestos con las manos.

______ supo inmediatamente que se trataba de lo que Brandon vio en el espejo Oesed, lo supo por boca de su hermano cuando tuvo una charla con Dumbledore. Pero nadie mas que Brandon y Albus sabe lo que reflejo el espejo.

-Creo que solo esta paranoico por los exámenes- respondió con culpabilidad la pelirroja, no podía revelarle el espejo Oesed.

-Puede ser…de todas formas dile que deje de tomar a Hades, el pobre vuelve demasiado cansado. No se a quien le envía cartas mi hermano pero debe limitarse, yo también debo enviar cartas. 

-Por casualidad, ¿sabes que criatura pudo herir a un unicornio?- pregunto _____ para conversar con la serpiente.

-Es una pregunta algo complicada pero, se supone que la sangre de un unicornio puede ser bebida para mantener a una persona con vida. Sin embargo, el acto de matar a un unicornio causará que el bebedor sufra una maldición de por vida. Así que ¿Qué criatura seria tan tonta para hacer eso? Es preferible morir- hablo Angélica pensando en voz alta.

-Eres inteligente, no ocultes lo brillante que  es tu mente- le alago _____  dejando sorprendida a Angélica. 

-Solo tengo un excelente mentor, fue un gran mago hace años atrás. El es el inteligente, no yo- respondió Angélica mirando al suelo lleno de tierra como si fuera lo mas interesante.

-Pero tu lo aprendes, eso es ser inteligente. Sabes mas de lo que muchos de nuestro curso- le sonrió la pelirroja amable.

-No infles mi ego Potter, luego te arrepentirás de no poder bajarlo- se burlo la castaña pero _____ se sorprendió de ver una media sonrisa sincera. 


●●●


Así que Harry se internó en el corazón del bosque, con Malfoy y Fang. Anduvieron  cerca de media hora, internándose cada vez más profundamente, hasta que el sendero se volvió casi imposible de seguir, porque los árboles eran muy gruesos. Harry pensó que la sangre también parecía más espesa.

Había manchas en las raíces de los árboles, como si la pobre criatura se hubiera arrastrado en su dolor. Harry pudo ver un claro, más adelante, a través de las enmarañadas ramas de un viejo roble.

Mira... —murmuró, levantando un brazo para detener a Malfoy.


Algo de un blanco brillante relucía en la tierra. Se acercaron más.

Sí, era el unicornio y estaba muerto. Harry nunca había visto nada tan hermoso y tan triste. Sus largas patas delgadas estaban dobladas en ángulos extraños por su caída y su melena color blanco perla se desparramaba sobre las hojas oscuras.

Harry había dado un paso hacia el unicornio, cuando un sonido de algo que se deslizaba lo hizo congelarse en donde estaba. Un arbusto que estaba en el borde del claro se agitó... Entonces, de entre las sombras, una figura encapuchada se acercó gateando, como una bestia al acecho. Harry, Malfoy y Fang permanecieron paralizados. 

La figura encapuchada llegó hasta el unicornio, bajó la cabeza sobre la herida del animal y comenzó a beber su sangre.


¡AAAAAAAAAAAAAH!



Malfoy dejó escapar un terrible grito y huyó... lo mismo que Fang. La figura encapuchada levantó la cabeza y miró directamente a Harry. La sangre del unicornio le chorreaba por el pecho. Se puso de pie y se acercó rápidamente hacia él... Harry estaba paralizado de miedo.

Entonces, un dolor le perforó la cabeza, algo que nunca había sentido, como si la cicatriz estuviera incendiándose. Casi sin poder ver, retrocedió. Oyó cascos galopando a sus espaldas, y algo saltó limpiamente y atacó a la figura.

El dolor de cabeza era tan fuerte que Harry cayó de rodillas. Pasaron unos minutos antes de que se calmara. Cuando levantó la vista, la figura se había ido. Un centauro estaba ante él. No era ni Ronan ni Bane: éste parecía más joven, tenía cabello rubio muy claro, cuerpo pardo y cola blanca.

¿Estás bien? —dijo el centauro, ayudándolo a ponerse de pie.

Sí... gracias... ¿qué ha sido eso?


El centauro no contestó. Tenía ojos asombrosamente azules, como pálidos zafiros. Observó a Harry con cuidado, fijando la mirada en la cicatriz que se veía amoratada en la frente de Harry.


Tú eres el chico Potter —dijo—Es mejor que regreses con Hagrid. El bosque no es seguro en esta época en especial para ti. ¿Puedes cabalgar? Así será más rápido... Mi nombre es Firenze —añadió, mientras bajaba sus patas delanteras, para que Harry pudiera montar en su lomo.

Del otro lado del claro llegó un súbito ruido de cascos al galope. Ronan y Bane aparecieron velozmente entre los árboles, resoplando y con los flancos sudados.


—¡Firenze! —rugió Bane— ¿Qué estás haciendo? Tienes un humano sobre el lomo! ¿No te da vergüenza? ¿Es que eres una mula ordinaria?


—¿Te das cuenta de quién es? —dijo Firenze— Es el chico Potter. Mientras más rápido se vaya del bosque, mejor.


—¿Qué le has estado diciendo? —gruñó Bane—Recuerda, Firenze, juramos no oponernos a los cielos. ¿No has leído en el movimiento de los planetas lo que sucederá?


Ronan dio una patada en el suelo con nerviosismo.

Estoy seguro de que Firenze pensó que estaba obrando lo mejor posible —dijo, con voz sombría.

También Bane dio una patada, enfadado.

¡Lo mejor posible! ¿Qué tiene eso que ver con nosotros? ¡Los centauros debemos ocuparnos de lo que está vaticinado! ¡No es asunto nuestro el andar como burros buscando humanos extraviados en nuestro bosque!



De pronto, Firenze levantó las patas con furia y Harry tuvo que aferrarse para no caer.


¿No has visto ese unicornio? —preguntó Firenze a Bane—¿No comprendes por  qué lo mataron? ¿O los planetas no te han dejado saber ese secreto? Yo me lanzaré contra el que está al acecho en este bosque, con humanos sobre mi lomo si tengo que hacerlo.


Y Firenze partió rápidamente, con Harry sujetándose lo mejor que podía, y dejó atrás a Ronan y Bane, que se internaron entre los árboles.

Harry no entendía lo sucedido.

¿Por qué Bane está tan enfadado? —preguntó— Y a propósito, ¿qué era esa cosa de la que me salvaste?


Firenze redujo el paso y previno a Harry que tuviera la cabeza agachada, a causa de las ramas, pero no contestó. Siguieron andando entre los árboles y en silencio, durante tanto tiempo que Harry creyó que Firenze no volvería a hablarle. Sin embargo, cuando llegaron a un lugar particularmente tupido, Firenze se detuvo.


Harry Potter, ¿sabes para qué se utiliza la sangre de unicornio?

No —dijo Harry, asombrado por la extraña pregunta— En la clase de Pociones solamente utilizamos los cuernos y el pelo de la cola de unicornio.

Eso es porque matar un unicornio es algo monstruoso —dijo Firenze— Sólo alguien que no tenga nada que perder y todo para ganar puede cometer semejante crimen. La sangre de unicornio te mantiene con vida, incluso si estás al borde de la muerte, pero a un precio terrible. Si uno mata algo puro e indefenso para salvarse a sí mismo, conseguirá media vida, una vida maldita, desde el momento en que la sangre toque sus labios.

Harry clavó la mirada en la nuca de Firenze, que parecía de plata a la luz de la luna.

Pero ¿quién estaría tan desesperado? —se preguntó en voz alta—Si te van a maldecir para siempre, la muerte es mejor, ¿no?

Es así —dijo Firenze— a menos que lo único que necesites sea mantenerte vivo el tiempo suficiente para beber algo más, algo que te devuelva toda tu fuerza y poder, algo que haga que nunca mueras. ¿Harry Potter, sabes qué está escondido en el colegio en este preciso momento?

¡La Piedra Filosofal! ¡Por supuesto... el Elixir de Vida! Pero no entiendo quién...

¿No puedes pensar en nadie que haya esperado muchos años para regresar al poder, que esté aferrado a la vida, esperando su oportunidad?


Fue como si un puño de hierro cayera súbitamente sobre la cabeza de Harry. Por encima del ruido del follaje, le pareció oír una vez más lo que Hagrid le había dicho la noche en que se conocieron: «Algunos dicen que murió. En mi opinión, son tonterías. No creo que le quede lo suficiente de humano como para morir».

—¿Quieres decir —dijo con voz ronca Harry— que era Vol...?

¡Harry! Harry, ¿estás bien?


______ corría hacia ellos por el sendero, con Hagrid resoplando detrás.


Estoy bien —dijo Harry, casi sin saber lo que contestaba— El unicornio está muerto, Hagrid, está en ese claro de atrás.

Aquí es donde te dejo —murmuró Firenze, mientras Hagrid corría a examinar al unicornio—Ya estás a salvo.

Harry se deslizó de su lomo.

Buena suerte, Harry Potter —dijo Firenze— Los planetas ya se han leído antes equivocadamente, hasta por centauros. Espero que ésta sea una de esas veces.


Se volvió y se internó en lo más profundo del bosque, dejando a Harry temblando.

Ron se había quedado dormido en la oscuridad de la sala común, Hermione estaba leyendo sus apuntes y Brandon leyendo un libro los tres esperando a que volvieran. Cuando Harry lo sacudió para despertarlo, gritó algo sobre una falta en quidditch. Sin embargo, en unos segundos estaba con los ojos muy abiertos, mientras Harry les contaba lo que había sucedido en el bosque.

Harry no podía sentarse. Se paseaba de un lado al otro, ante la chimenea. Todavía temblaba.

Snape quiere la piedra para Voldemort... y Voldemort está esperando en el bosque... ¡Y todo el tiempo pensábamos que Snape sólo quería ser rico!

¡Deja de decir el nombre! —dijo Ron, en un aterrorizado susurro, como si pensara que Voldemort pudiera oírlos.

-¡Te lo juro, escucho su nombre una vez mas y voy a encargarme de asesinarte yo mismo!- lo amenazo Brandon con la voz temblando.

Harry no los escuchó.

Firenze me salvó, pero no debía haberlo hecho... Bane estaba furioso... Hablaba de interferir en lo que los planetas dicen que sucederá... Deben decir que Voldemort ha vuelto... Bane piensa que Firenze debió dejar que Voldemort me matara. Supongo que eso también está escrito en las estrellas.

¿Quieres dejar de repetir el nombre? —pregunto _____ nerviosa escuchando lo que contaba su hermano.

Así que lo único que tengo que hacer es esperar que Snape robe la Piedra  —continuó febrilmente Harry—.. Entonces Voldemort podrá venir y terminar conmigo... Bueno, supongo que Bane estará contento.

Hermione parecía muy asustada, pero tuvo una palabra de consuelo.

Harry, todos dicen que Dumbledore es al único al que Quien-tú-sabes siempre ha temido. Con Dumbledore por aquí, Quien-tú-sabes no te tocará. De todos modos, ¿quién puede decir que los centauros tienen razón? A mí me parecen adivinos y la profesora McGonagall dice que ésa es una rama de la magia muy inexacta.


El cielo ya estaba claro cuando terminaron de hablar. Se fueron a la cama agotados, con las gargantas secas. Pero las sorpresas de aquella noche no habían terminado. 

Cuando Harry abrió la cama encontró su capa invisible, cuidadosamente doblada.
Tenía sujeta una nota:

Por las dudas.


Última edición por Angelica_Queen el Dom 26 Ago 2018, 9:38 am, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Jinx el Lun 20 Ago 2018, 5:58 pm

AH SUBISTE DOS CAPS SIN QUE NINGUNA HAYA COMENTADO :0
Eso dice mucho de ti, como que escribis porque te gusta y no importa si alguien comento o no, tu subes cap igual!

Eres un angel literalmente, sabia que me iba a gustar tu personalidad y tu historia apenas entre <3


El cap 11 me quede en Shook!
Me sorprendi como Brandon casi se peleaba con Harry!
Siempre me rio de lo que dice Brandon y Ron, me los imagino con la exprecion y el tono y me entra la risa!!

Definitivamente Angelica es la mejor amiga de Draco, son muy parecidos. Me gusta su amistad, porque Draco en la version original solo tenia a los dos tontos de Crabbe y Gyole, aqui al menos tiene una amiga muy leal a el! 

Yo pienso que Draco estaba espiando a rayita y escucho lo del dragon por casualidad!

El cap 12, fue increible!

Que malo que es Draco, asustando a Angelica como broma!
(Eso es amistad wey!)

Me gusto mucho que Rayita halla tenido un momento con Angelica, pasa lo mismo que con Draco. Va despacio su relacion y eso me gusta, porque lo siento realista!

Y el rubito dejo solito a Harry en medio del bosque, habra dicho: me voy del bosque y dejo a que alguien mate a potter es 2x1 jjajajaja.


BABY ME TENES LOCA CON TUS MISTERIOS! QUE BRANDON CON EL ESPEJO Y LAS CARTAS, QUE ANGELICA CON SU MENTOR Y TODOS LOS DEMAS!!

Aunque eso es lo que me encanta de tu historia! Me gusta tu trama, como son los personajes y tu forma de escribir!

Sigue escribiendo asi!
Siguela pronto!! I Love You
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Angelica_Queen el Lun 20 Ago 2018, 6:53 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:AH SUBISTE DOS CAPS SIN QUE NINGUNA HAYA COMENTADO :0
Eso dice mucho de ti, como que escribis porque te gusta y no importa si alguien comento o no, tu subes cap igual!

Eres un angel literalmente, sabia que me iba a gustar tu personalidad y tu historia apenas entre <3


El cap 11 me quede en Shook!
Me sorprendi como Brandon casi se peleaba con Harry!
Siempre me rio de lo que dice Brandon y Ron, me los imagino con la exprecion y el tono y me entra la risa!!

Definitivamente Angelica es la mejor amiga de Draco, son muy parecidos. Me gusta su amistad, porque Draco en la version original solo tenia a los dos tontos de Crabbe y Gyole, aqui al menos tiene una amiga muy leal a el! 

Yo pienso que Draco estaba espiando a rayita y escucho lo del dragon por casualidad!

El cap 12, fue increible!

Que malo que es Draco, asustando a Angelica como broma!
(Eso es amistad wey!)

Me gusto mucho que Rayita halla tenido un momento con Angelica, pasa lo mismo que con Draco. Va despacio su relacion y eso me gusta, porque lo siento realista!

Y el rubito dejo solito a Harry en medio del bosque, habra dicho: me voy del bosque y dejo a que alguien mate a potter es 2x1 jjajajaja.


BABY ME TENES LOCA CON TUS MISTERIOS! QUE BRANDON CON EL ESPEJO Y LAS CARTAS, QUE ANGELICA CON SU MENTOR Y TODOS LOS DEMAS!!

Aunque eso es lo que me encanta de tu historia! Me gusta tu trama, como son los personajes y tu forma de escribir!

Sigue escribiendo asi!
Siguela pronto!! I Love You
Hello♡♡
Jaajaja es que en realidad yo escribo por mi, si alguien comenta mejor porque indica que le gusta lo que hago pero no es que si no veo un comentario no subo capitulo, lo hago mas que nada por mi. Aunque si me gusta ver comentarios ♡
Gracias por tu super mega lindo comentario♡
Me alegro que te guste como va la historia y los personajes♡

Nos leemos luego♡
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Butterfly199225 el Mar 21 Ago 2018, 3:55 am

Holaaaa ¿Que tal?

Me han encantado los capítulos, como siempre han sido fantásticos, eres una gran escritora!
Me encanta Brandon la verdad que me río mucho con sus comentarios, al igual que con los de Ron.
A pesar de que Ángel y Brandon sean tan diferentes ambos se protegen y se defienden. 
Ay Draco que malo eres, gastar una broma a Angélica, menos mal que es tu amiga...pero sinceramente creo que esos son los buenos amigos.

Me ha gustado mucho la parte de rayis y Angélica, creo que se ha abierto un poco con la rayis, y se puede ver que tiene un lado bueno...pero creo que le costará un poco sacarlo del todo.

¿A quién escribirá todas esas cartas Brandon? Tengo mis sospechas pero seguramente esté equivocada...También quiero saber que vio Brandon en el espejo de Oesed....esta novela está llena de misterios.

Veo que poco a poco se va acercando el final, espero que la sigas pronto.
Un saludo!!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La hermana del niño que sobrevivio

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.