O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» anam cara{audiciones abiertas.
Hoy a las 7:43 pm por Andy Belmar.

» Inquilinos {muro interactivo}
Hoy a las 4:57 pm por lovesick

» these are my real colors.
Hoy a las 4:50 pm por lovesick

» so, what about you?
Hoy a las 4:46 pm por lovesick

» Diamonds in the sky
Hoy a las 4:12 pm por Andy Belmar.

» twin peaks
Hoy a las 1:28 pm por spellman.

» Se buscan escritoras para hacer una nc sobre una adaptación de gossio girl.
Hoy a las 1:02 pm por Andy Belmar.

» trust the unknown
Hoy a las 3:22 am por spellman.

» who is real?
Ayer a las 9:00 pm por pantone.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Longwood University {nc

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Toussaint el Miér 19 Sep 2018, 11:31 am

HOLIIII :
Que me he tardado un montón, lo sé. Que pena, de corazón.

Ems, tal cual, me encanta Onix. El hecho de que todo se ambiente en la playa, que tenga ese amor por el mar me parece de lo más lindo.  

—Bueno, ya que no quieres ir a mochilear conmigo, te tengo otra tarea —Cleo mueve su cabeza de lado a lado, con ella sus prominentes rizos y sonríe de lado—, ¡consíguete un novio universitario rico!

Ese siempre es el plan Cleo sabe como es la cosa, lol. Se ve que tienen una muy buena relación, de verdad espero seguir leyendo a este par haciendo de las suyas.

Es una pena que haya perdido el papel. Seguramente era un tipo mucho más simple, tal vez hasta habría aceptado ir con ella. Pero me gusta que las chicas la apoyen y estén allí a pesar de su frustración. ):

—¿Estás segura? —pregunta Zoe— De verdad quiero que nosotras cuatro pasemos, que seamos un equipo hasta el final.

SERÍA GENIAL VERLAS HACIENDO DESMADRE JUNTAS

Ante eso no puedo evitar sonreír.

—Lo seremos. Lake solo me estaba diciendo su forma de ver las cosas, que tiene sentido en su punto de vista —inclino la cabeza hacia Lake—. Pero para mi, no hace falta jugar sucio para jugar bien.

Hero que jodido eso que las tipas puedan entrar y hacer lo que les venga en gana. Onix se ha vuelto la motivadora, probablemente Renée se habría rendido desde ese momento

Jason no me mira, pues esta prestando atención a su celular. Es un chico alto, moreno y con la sonrisa hoyuelada más contagiosa y linda que he visto en mis cortos años de vida.

La descripción de la friendzone JAJAJAJA. Que genial es que tenga al menos un amigo allí, especialmente un hombre que tiene la movida más fácil. ¡Ya quiero leer más sobre su relacióoooon! kbonis.

Levanto el papel pequeño y arrugado para que lo lea. Solo tiene un término y un dibujo, ambos diciendo lo mismo. “Lobo gris”.

JAJAJA Me he imaginado la escena de sus caras con música de fondo  

—Te juro por Dios, Marcus, que si sigues preguntándome si Ónix ha llamado otra vez, te voy a arrancar las pestañas con un alicate. ¿Me entiendes? —la voz de mama resuena por el celular, acribillándome los tímpanos.

Brother goals

—Todos los profesores son así. Creen que son la única materia que importa, así que te van a dar el trabajo que eso conlleva

Eso es el golpe contra la realidad que todo universitario tiene     Sus interacciones con los demás me encanta, siento que su personalidad es demasiado sencilla y atractiva.

—¿Hay otro lobo? —cuestiona Zoe— Pensé que eran solo ustedes dos. ¿También está bueno?
—¡Zoe! —exclama Damian.

Zoe es la mejor JAJAJAJAJA, ella es la mala influencia que en realidad es buena influencia porque aprendes algo a trancazos. Creo que cada una cumple con un rol que ayuda a que se lleven tan bien.

Miro a “Di”, que me sonríe de lado y me repasa con la mirada de forma rápida. Zoe tiene razón, es un mujeriego.

Esto ha sido lo mejor con tan solo eso, ya, mujeriego.

Muevo la cabeza, indicando que vayamos a un lugar un poco más alejado de los chicos. Me despido de Zoe agitando la mano y no evito sonreír cuando veo a Zack y a Damian mirarnos con la boca abierta.

BOOOM BITCH el tozudo de Ryker cayó. Quizá no de la manera que habrían pensando, pero lo hizo. Estos tres tendrán bastante protagonismo en esto, lo veo venirrr

—¿Sabes qué? Tal vez me caes bien —murmura.
—Acabas de decir que te caigo mal —frunzo el ceño.
—Bienvenida al mundo real

Sentí unas fuertes ganas de sacarle los ojos kpedo. No sé como es que Onix es tan paciente, de verdad que cada vez más me gusta esta chica jo

—¡Esa es mi chica! —chilla Zoe, atrayendo la atención de la gente—. Upsss, ¿hablé muy alto?
—Nos van a expulsar de la universidad por andar con la chillona, ya verán —suelta Lake, rodando los ojos y con una pequeña sonrisa en el rostro.

Que beias no sé, espero que en serio sean muy muy buenas amigas. Ay no, me encanto el capítulo, ya sabemos un poco de que Ryker de alguna manera tendrá que enamorarse de su nueva modelo ggg. De nuevo sorry por tardarme tanto en responder.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Miér 19 Sep 2018, 12:29 pm

Ayy Kate espero tu cap ansiosa

Loree, GRACIAS POR TU COMENTARIOOO MUJER no te preocupes, mujer
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Hades. el Jue 20 Sep 2018, 8:58 am


___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por hypatia. el Mar 02 Oct 2018, 11:37 am

Holi Por fin he terminado el capítulo, solo me falta corregirlo. No sé si hoy me dará tiempo, pero a más tardar lo subo mañana
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Mar 02 Oct 2018, 7:47 pm

GENIAAAAAAL
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Hades. el Mar 02 Oct 2018, 8:20 pm


___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Mar 02 Oct 2018, 8:32 pm

Ay
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por hypatia. el Miér 03 Oct 2018, 5:57 pm

Spoiler:
Hola bellas Bueno solo diré que perdón por haber tardado, pero la última parte se me atascó un poco. Me hubiese gustado haber dedicado más tiempo a escribir el capítulo, lamentablemente la tesis no me lo permite y no quería alargarlo más. Espero que es guste y perdón por si hay algún error o frase sin sentido, pero lo corregí un por encima  


capítulo 03.
lake ryan & adam barlow  ✖️  hypatia.


Probablemente, el cementerio no sea el mejor lugar para finalizar una noche de juerga. Podría culpar al alcohol, pero han pasado años desde que dejé de beber. Así que, supongo que no hay culpable. Ha sucedido, sin más. Me despedí de mis amigas, arranqué el coche y aquí estoy ahora.

En seis años, esta es la primera vez. La quietud me aplasta y todo lo que hago es mirar la lápida, con la bonita caligrafía brillando bajo el crepúsculo. No sé qué debo hacer. Vienes aquí, te sientas, traes flores —solo llevo un caramelo en el bolsillo— y, después… ¿qué?

No es más que un trozo de piedra lustrada. Es cuanto queda, un trozo de piedra bonito con el que hablar esperando que haya más que un esqueleto a cuatro metros bajo tierra. Esperando una estúpida señal: que se caiga una hoja, que crezca una flor por arte de magia, que una corriente de viento se parezca lo suficiente a su voz para poder decir, vale, sigue estando en alguna parte. Lo que sea, pero algo más.

Las lágrimas abordan sin aviso ni permiso; primero silenciosas, después en sollozos ahogados, coléricos, que se propagan al viento, sin nadie que los consuele y les diga que todo va a ir bien. Y entiendo, entre hipidos, que este el motivo por el que he tardado seis años. Porque no quiero hablarle a una roca embellecida, hay dolores que no tienen palabras. Quiero que Rena esté aquí, quiero llamarla por las noches y perseguirla por el vecindario, quiero abordarla en su casa y seguir probándome la ropa que prometió prestarme cuando las mangas no me colgaran sobre las manos, que me diga que no sea tonta porque Lauren ha preferido sentarse con Clary a la hora del almuerzo, que ella se lo pierde. Darle las gracias por cubrirme siempre las espaldas, como la hermana mayor que no tenía que haber sido, pero fue.

No quiero que esté muerta. La quiero aquí, con su sonrisa sonrisa y sus uñas azules.

Contarle que ha sido un año fantástico, que he conocido gente y visitado lugares que ni siquiera estaban en mis planes. Que se burle al explique que, en un rodaje, me quedé dormida en un sofá y solo se dieron cuenta cuando empecé a roncar. Que el mes pasado pasé tres días en una cárcel española porque le arreé con un bate de béisbol a un taurino que intentó boicotear la manifestación. Que a veces veo a sus padres…

Quiero que Rena siga viviendo. Y mientras lloro, lo sé: nunca será más fácil. La muerte no me va a dejar. Porque arranca a las personas de tu vida y ya. Sigue viviendo, a ver cómo te las apañas. Trae todas las flores que quieras, que no voy a cambiar de opinión.

Estrangulo varias briznas de césped entre los puños y permanezco con la cabeza gacha, maldiciendo y sin entender, hasta que el sol comienza a salir. Baña el cementerio con una intensa luz blanca, que me ciega. Parpadeo con insistencia para deshacerme de las lágrimas adheridas a mis pestañas. Resoplo. Me siento más tranquila, menos estrangulada.

Tal vez, enfadarme con una tumba no ha sido un total despropósito. Quizá, las piedras con caligrafía elegante, sean una suerte de bálsamo. Como los funerales.

Extiendo la mano, dibujando con el índice las letras de su nombre: tacto frío. Cierro los ojos, tomo aire.

—Mañana empiezo la universidad —murmuro—. Solo quería que lo supieras.

Saco el caramelo de mi bolsillo y lo deposito sobre la lápida: su sabor favorito.

Después me marcho, con el culo mojado y entumecido. Pero menos enfadada.



Dormí como un bebé durante casi todo el día, el sol ya se estaba poniendo cuando por fin conseguí abrir los ojos. Por eso vine a casa del abuelo, para que mi abuela no planease a mi alrededor hasta que consiguiera sacarme de la cama y me torturase durante todo el día con sus planes para la universidad, sus listas de cosas importantes y las temibles maletas. Sin embargo, ni con diez horas de sueño me sentía con fuerzas para enfrentarme a la arrolladora Gemma Ryan. Así que retrasé la catarsis cuanto pude.

Toma, toma, tú.

Rosa aparece a mi lado, como si se hubiera materializado, con su sonrisa equina y un enorme vaso de limonada que por poco me mete por la nariz. Aún con el corazón en un puño por el susto, lo acepto. Rosa trabaja para mi abuelo y no tiene ni la más ligera idea de inglés. Pero, de alguna manera, consigue comunicarse con él. Así que aquí sigue, con su marido Alejandro, que se encarga de todas reparaciones que pueda necesitar la casa y, sus hijos, que se limitan a corretear de aquí para allá.

—Gracias —respondo en español, su idioma nativo.

La mujer comienza a soltar un amasijo de palabras, de forma rápida e impetuosa, que superan mi conocimiento del idioma. Finalmente desaparece dentro de la casa y vuelvo a quedarme sola en los escalones de entrada. Bebo limonada mientras espero a Zack.

Justo cuando pasan veinte minutos desde que dijo que vendría, su Ford Mustang enfila el camino de entrada, reluciente en el ocaso. La música retumba en el silencio. Rodea la fuente y frena justo al pie de las escaleras. Dejo el vaso y me levanto, cuidándome de que la camiseta que le he robado al abuelo no se me suba por encima de las bragas. Zack sale del descapotable: con ese aspecto suyo que lo hace parecer desligado del mundo, por encima de él. Su voluminoso tupé rubio y una sonrisa —poco habitual, que no le regala a cualquiera—. «No ha cambiado nada», medito mientras él bordea el coche. Desciendo unos cuantos escalones, también sonriendo.

—Vaya pintas que llevas. —Esas son las primeras palabras que me dirige después de más de seis meses sin vernos. Pero por una parte, me alegra comprobar que la distancia no ha alterado la confianza.

Le doy un empellón en el hombro y después lo abrazo. No es demasiado amigo de las muestras de cariño, pero me lo devuelve, e incluso me alza de los escalones. El Zack que yo conozco no es el mismo que conocen los demás. Nos quedamos así unos segundos de más. Sí, le he echado de menos.

Cuando nos separamos, nos sentamos en la parte más alta de la escalinata. El silencio se hace con nosotros durante unos minutos, aunque no hago nada por acallarlo. Con él no me molesta. Me hace un amago de placaje con su cuerpo.

—¿Preparada para la universidad?

—Sí, mi abuela ya le ha explicado al hada madrina que las calabazas tienen que convertirse en carruaje con el primer rayo de sol —bufo.

La idea de la universidad no me emociona especialmente, por todo el asunto de la hermandad. No me gustan las etiquetas, ni todo el asunto de pertenecer a algo. Y, luego, está el detalle de que tendré que sacar las garras y los dientes para ganarme mi puesto. Ridículo.

Zack me mira con sus ojos azules, grandes y brillantes. Sus labios gruesos cuentan con una mueca burlesca.

—Llévate un bote de cianuro, quizás si envenenas a tus contrincantes, tengas alguna posibilidad de quedarte.

—O como una vía de escape, aunque la abuela me perseguiría por todo el Infierno para echarme un sermón —añado.

El único motivo por el que he aceptado suscribirme como candidata para entrar en la Phi Betta Kappa ha sido su amenaza de quitarme el apellido si no lo hacía. Todas las mujeres de mi familia pertenecieron a la fraternidad. Mi abuela, incluso, llegó a ser presidenta en su época —hecho que descarga un poco más de presión sobre mis hombros—. «Hazme sentir orgullosa, mantén el prestigio de las Ryan» y un montón de blablablás más que no quise escuchar.

Zack se encoge de hombros ante mi tentativa de suicido.

—No te preocupes demasiado, ¿vale? —intenta animarme, aunque yo no he dado signos de mi perturbación. Pero es algo que sabe hacer Zack: me lee—. Me tienes a mí. Aunque, si Becca y Alexa te preguntan, no me has visto en tu vida.

Ni si quiera me sorprendo por su advertencia. Conozco a mi amigo y su manera de actuar con las mujeres. Le interesan lo que dure una noche de sexo, pero ellas se interesan más allá y terminan por odiarlo.

—Te estás preocupando demasiado —acusa, con las manos agarradas entre el hueco que forman sus piernas. Mirada al frente, frente arrugada.

Resoplo, pasándome la camiseta por encima de las rodillas, al tiempo que las atraigo a mi cuerpo. Se me olvida que mi cara de póquer no engaña a Zack, conoce todas mis jugadas.

—Es solo que no quiero ser Rosalind Franklin y que unos Watson y Crick se lleven el mérito —confieso.

—¿Has descubierto la estructura molecular del ADN? —se burla, sin entender mi comparativa.

—No, idiota, pero como Rosalind, soy una mujer —revolotea los ojos, por mi afirmación innecesaria—. Y ya lo tenemos bastante complicado solo por tener vagina. En la universidad, si tengo que destacar por algo, quiero que sea por mis logros académicos, no por entrar en una estúpida hermandad. La Phi Betta Kappa es mi Watson y Crick.

Odio materializar mis miedos en palabras, como con mis decisiones, tengo la mala costumbre de que sean solo mías. Para eso tengo a Zack, supongo. Casi siempre actúa como catalizador.

—Si te sirve de consuelo, eres más Marie Curie que Rosalind. No habrá nadie que se atreva a pisotearte. No al menos, si quieren ahorrarse tu furia.

Me río desganada. Lo observo un momento, y, entonces, reparo en el hueco a su lado. Esa sensación de la que nunca podré desprenderme y por la que me siento tan culpable. Pero no puedo evitarlo. Siempre me faltará ella a su lado.

—Hay algo más —arremete, serio, como si se hubiera percatado del derrotero de mis pensamientos.

Lo ahuyento con rapidez, porque no puedo hacerle esto. Da igual que quiera contarle que he estado en el cementerio, que una parte egoísta de mí necesite hablar para liberarme un poco de la carga si la comparto con Zack. No se lo merece: bastante tiene con su propio equipaje.

—Nada, que me alegro de verte. —-Le concedo una verdad, a la otra la entierro.

Esboza una sonrisa condescendiente.

—No te pongas romántica, que no te pega nada.

—Retiro lo dicho.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Tras despedirme de Zack, me doy cuenta de que me he quedado sin excusas para no ir a casa. Así que me despido de Rosa y emprendo el camino antes de que mi abuela se presente con el FBI en la puerta. El trayecto es escaso, ni siquiera tengo tiempo a mentalizarme. Mi casa se encuentra a solo dos mansiones de distancia de la del abuelo. Sin embargo, Beverly Hills sí tiene el tiempo suficiente para juzgarme. Las gemelas Martínez, herederas de un imperio financiero, reniegan de mi atuendo cuando pasan por mi lado. Clarkson, un actor de películas de acción, alza una ceja reprobatoria a mis chanclas cuarteadas. Por lo menos no hay prensa.

Una vez frente al portón de casa, me encomiendo a todas las divinidades para sobrevivir a mi última noche en casa. Penélope Elizabeth Pimperbottom abre la puerta antes de poder meter la llave en la ranura. Su moño prieto y su rostro severo hacen un gesto hacia las escaleras: indicándome con ellos que más me vale subir en este mismo momento. Penélope es la mano derecha de mi abuela, lleva la casa en sus ausencias. También fue mi niñera hasta los doce años. La señorita Rottenmeier os parecería hasta simpática a su lado.

—¿Qué hay, Pen? ¿Cómo lo llevas? —saludo, con una sonrisa de mejilla a mejilla. Mi pasatiempo favorito de niña era enfurecerla. Muchas veces no lo hacía con intención. Pero siempre fui una niña inquieta y Penélope quería convertirme en un pusilánime Clara.

—La señora Ryan la espera —contesta, tiesa como si la hubieran encajado un bastón en la columna vertebral. Mantiene la vista clavada en la pared y la nariz arrugada.

—Sí, yo también lo llevo bien, gracias por preguntar.

Me alejo de ella hacia el interior. En lugar de tomar el ascensor —lo sé, un ascensor, estos ricos hollywodenses—, subo los cinco pisos hasta mi habitación a pie. Incluso me tomo un rato para observar los cuadros de la pared y las piezas de cerámica que adornan algunas esquinas. Pero acabo llegando a mi habitación de todas formas. Escucho la voz de la abuela todavía a un metro de distancia.

Las cosas que te aterran tienes que hacerlas sin pensar. Por lo que yo abro la puerta como si estuviera tirándome por un precipicio; me quedo petrificada bajo el marco con la situación que encuentro. Hay varias empleadas sacando ropa de mi armario, mientras otra la mete en distintas maletas. Por último, Esther, la única empleada que conozco: revuelve en mi librero buscando títulos que echar en una caja. Mi abuela dirige la batuta sentada en la silla giratoria, con una copa de Chardonnay en la mano.

—¡Por fin te dignas a aparecer! —exclama desde su atalaya—. Ya comenzaba a creer que estabas en uno de tus actos vandálicos y que tendría que sacarte del calabozo.

Mi abuela no lleva bien mi faceta de activista empedernida. No me malinterpretéis, apoya mucha de las causas que intento defender. Su programa está lleno de crítica social y sátira política. Lo que no le gusta es mi manera de rebelarme. Porque llevo el apellido Ryan tatuado en la frente y soy carnada fácil de prensa. Siempre termino acaparando primeras páginas.

Se me cae la mandíbula ante lo que se sucede en mi habitación. Esther me sonríe con compasión, las otras chicas se petrifican a media tarea. Todo cuanto hago es mirar a mi abuela, que parece tener ganas de rociarme con el Chardonnay. Para mi suerte, decide llevarse la copa a los labios.

—No te quedes como un pasmarote—increpa, con voz potente.

Meneo la cabeza de un lado a otro, intentando impedir un cortocircuito cerebral.

—¿Por qué parece que unos nazis están saqueando mi habitación? —Me quejo, muy valiente o muy estúpida—. Sin ofender. —añado, mirando a las chicas.

Me dedica una de sus famosas caídas de ojos.

—Son las…—consulta la hora en el reloj—siete de tarde y no has hecho nada—. Ignora mi acusación como una campeona. Gemma Ryan únicamente presta atención a lo que quiere.

—Compartiré espacio con tres chicas más, no puedo llevarme toda la habitación —argumento, dejándome caer a los pies de la cama. Las empleadas continúan observando, sin saber qué hacer.

La abuela me apunta con la copa, entrecerrando los ojos. Sabe que llevo razón, pero antes saldría en chándal a la calle que reconocerlo. Dirige un programa de televisión, vive rodea de personas que acatan sus órdenes sin rechistar. No está acostumbrada a que la repliquen.

—Quería asegurarme de que te llevas ropa adecuada. —Por fin, recuerda que las empleadas siguen esperando sus órdenes y con un movimiento de mano, las relega de la tarea. Estas se marchan en fila rápidamente.

Antes de que mi abuela se me tire encima, me siento en el suelo frente a las maletas para impedirlo. Como me imaginaba, ha seleccionado las prendas que ella pretende que vista. Jerséis de cachemir, polos de distintos colores y pantalones de raya diplomática. Ni rastro de mis camisetas, ni mis pantalones rotos.

—La primera impresión es determinante —explica frente a mí, justo cuando levanto una camisa de seda en tono melocotón.

—No me disfrazaré para caerle a nadie en gracia. —Y con eso sí que no pienso ceder. Soy quien soy, no voy a renunciar a mí por ninguna fraternidad.

La abuela está a punto de sermonearme, lo advierto en la vena que se le infla en el cuello. Por suerte, Jean y el abuelo irrumpen en el dormitorio. Con voces tronantes y expresiones relajadas, exuberantes de simpatía. Llevan su ropa de jugar al golf, como cada tarde.

—Peor que en La Noche de los Cristales Rotos… —silba el abuelo, al percatarse del desastre—, espero que no haya habido heridos.

Dirijo una mirada elocuente a mi abuela. Se le tensa la mandíbula hasta el punto que la oigo crujir.  Por fortuna, Jean se acerca y le da un casto beso en los labios: relaja el entrecejo. Jean siempre consigue ese efecto. Amansa a la fiera.

A continuación, el abuelo le da un beso en la mejilla con el cariño de un viejo amigo.

Así están las cosas: hace cuarenta años, mis abuelos arrancaron con Wake Up USA. El mayor programa de actualidad del país. Su química traspasó la pantalla y de pronto veían sus caras en las revistas de cotilleó. La audiencia aumentó considerablemente por los rumores de romance. Mis abuelos eran amigos desde la facultad, pero su química nunca traspasó el umbral de la amistad. Aun así, se casaron. Este es el modo de proceder en mi mundo: cuando algo funciona para el resto de mundo, haces que funcione también en la intimidad, porque te llena el bolsillo. Creo que también influyó la época. Por aquel entonces, te conformabas con lo que venía. Mis abuelos se llevaban bien y conocían los tejemanejes del otro: pues adelante.  

Continuaron saliendo en las revistas de cotilleo y la audiencia subía como la espuma. Tuvieron a papá, supongo que en un intento por hacerlo real. Pero nunca han sido más que grandes amigos. Entonces Jean apareció en escena, catorce años más joven, guionista voraz, bohemio y fresco como un mochilero europeo. Fue el guionista en una de las películas con las que mi padre, Will, empezó su carrera como actor. Un día, acudió a casa a hacer una lectura del guion con él. Vio la abuela, ella a Jean y, básicamente, eso fue todo. Emma Ryan comprendió que ya no tenía por qué conformarse. El programa iba bien, el abuelo ya hacía tiempo que se movía por la intimidad extraoficial y ella se enamoró.

Firmaron los papeles del divorcio, el abuelo se mudó a dos mansiones de distancia, Jean se mudó a casa y ellos dos se hicieron tan amigos que casi parece que son ellos los que mantienen una relación.

Mi abuela siempre me regaña por mi tendencia al cambio. Pero lo aprendí de ella. Su decisión me enseñó que no debo conformarme, que si algo no me llena puedo abdicar. Veréis, según creces, te vas impregnando de las personas que te rodean. Y yo soy una mezcla de estos carcamales, de mi padre y de Mina.

—¿Preparada para el gran día? —Me dice Jean, apuntándome con el índice como si acabara de ganar una batidora de último modelo en un concurso de televisión.

En mi faceta más toca vaginas, respondo:

—Me faltan los guantes de satén a media manga.

Tanto el abuelo como Jean reprimen una carcajada. La abuela no cambia la expresión.

—Serían un buen complemento para el Baile de Bienvenida que tienes en dos semanas —argumenta.
Emulo un gesto de dolor.

—Te lo estás inventando. Dime que te lo estás inventando.

Una sonrisa victoriosa provoca que sus labios tiemblen. Asiente lenta, disfrutando el momento.

—Tienes cita con el diseñador la semana que viene.

—Creo que me voy a tomar otro año sabático.

El abuelo y Jean dejan escapar su risa al fin. Aunque yo sopeso la idea con detenimiento. Estoy sintiendo cómo los grilletes se cierran alrededor de mis muñecas a cada minuto. Y esa creciente sensación que me hace pensar que voy a ingresar en una prisión me sierra el aliento.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Llego a la universidad de Longwood mucho antes de que aparezcan los primeros estudiantes. Decidí que así era mucho más sencillo e indoloro. No hubiera podido soportar otro asalto de reproches ni directrices ni quejas sobre mi ropa por parte de la abuela. Se enfadará y me aplicará la ley seca durante unos días, sí. Pero prefiero su silencio a sus ruidos.

Subida al capó de mi Escarabajo rojo, observo los edificios de la universidad. Las columnas jónicas de los edificios, imponiéndose como olas de piedra. El frufrú de los olivos restregándose con el viento. De pronto, vuelve a emocionarme la idea de la universidad. Hasta que recuerdo la Phi Betta Kappa. Me dejo caer contra la luna del coche, con la capucha como almohada. Cruzo los brazos sobre el pecho y me dejo llevar por Another Day de Rent, mi película favorita.

Pasan las horas y de forma progresiva, el campus cobra vida. Los coches llenan los distintos aparcamientos. Risas, gritos y maletas ruidosas. Me incorporo, con un fuerte dolor en el cuello. La pradera frente a mí ha sido invadida por estudiantes. Arrastro el culo por el capó, cada vez más caliente a causa del sol, para apearme. Me deshago de la sudadera, que anudo a mi cintura y voy en busca de mis maletas.

A pesar de mis argumentos, la abuela fue indulgente. Por lo que he acabado trayendo dos maletas grandes llenas de ropa que no voy a ponerme y un macuto con la que sí usaré. Una que ni siquiera tuve que hacer porque es la que me ha acompañado durante todo este año y que no tuve tiempo de sacar cuando regresé a Los Ángeles hace apenas dos días.

Como puedo, agarro todo mi equipaje y me interno en el campus, sorteando reencuentros, chillidos y alumnos de primer año que, como yo, miran alrededor como si acabaran de soltarnos en un planeta desconocido.

Mi teléfono empieza a sonar, con el tono de una vídeollamada. Como puedo, me las arreglo para sujetar las maletas con una mano y respondo. El rostro de mi padre ocupa la pantalla.

—No sonrías tanto, que voy a pensar que te alegras de verme —saluda. Puedo adivinar su sonrisa cínica entre la barba densa y abundante que le cuelga hasta la base del cuello. Exigencias de su nueva película.

—Perdona—resoplo, tirando de las maletas a riesgo de que se me desencaje un brazo—, estoy un poco liada.

Con un ojo en mi parte del mundo y otro en el teléfono, camino contorsionándome. Tengo veinte minutos para llegar al edificio de la hermandad y sigo en la otra punta del campus.

—¿Emocionada por tu primer día? —inquiere, con un brillo especial en sus ojos verdes. Aunque acordamos que cuando me llamara no haría las típicas preguntas de manual que todo padre hace a sus hijos.

—No lo sé ¿Qué cualidades cree que debe tener un actor para triunfar, señor Ryan? —contraataco, sacándole la lengua.

Papá entrecierra los ojos, ese tick nervioso que comparte con la abuela y que siempre me trae problemas.

—He criado una bestia. —Saca la lengua e imita un mohín. Me pregunto si los millones de personas que lo votan cada año como uno de los hombres más sexis del mundo seguirían pensando igual si pudieran ver lo ganso que es.

Encojo los hombros torpemente. El brazo con las maletas comienza a sufrir calambres por el peso, el que sujeta el móvil lo sigue de cerca. Por no mencionar el sudor que me recorre la frente. Cualquiera que me vea desde fuera debe estar disfrutando con el espectáculo.

—Lo he aprendido todo de ti.

Mi tono es relajado, pero lo digo totalmente en serio. Cuando tenía cuatro años, mi padre volvió a casa en busca de ayuda. Solo tenía diecinueve años, acababan de abandonarlo y se pasaba en el set de rodaje de la serie de segunda categoría que hacía por entonces la mayor parte del día. Nunca lo hubiésemos conseguido sin lo abuelos. Pero, a pesar de las influencias, soy lo que soy por mi padre.

Papá se lleva la mano a la mejilla, acercando la cara a la pantalla. Suspira con toda la fuerza de sus pulmones, haciéndome daño en los oídos, amplificado el sonido por culpa de los auriculares.

—No puedo creerme que hayas crecido tanto.

—Oh, oh. Alerta activada: discurso de padre melancólico en el horizonte.

Se ríe, aunque con la emoción desbordada. Veo cómo se le mueve la nuez de Adán cuando traga saliva.

—Deja de mofarte un momento y escúchame —pide, reforzando sus palabras con un gesto de su mano. Asiento, frenando mi arduo avance antes de que se me petrifique el brazo. Miro a papá, soplando para quitarme un mechón de pelo de los ojos.

Me sitúo a un lado del camino para no entorpecer el paso de la tromba de gente que circula por él. El calor y el esfuerzo me hacen sudar.

—Vale, escucho.

—Estoy orgulloso de ti.  

—Como cualquier padre.

—No, no como cualquier padre —rebate, cruzando los brazos sobre la mesa en la que tiene apoyado el teléfono, mirándome con el amor incondicional que me demuestra desde que puedo recordar—. Los últimos años han sido complicados, pero has salido adelante. Por eso estoy orgulloso.

Se me enredan las cuerdas vocales y la amenaza de las lágrimas invade mis ojos. He sido un desastre absoluto como adolescente, superando la media normal de desastres. Ningún padre debería recibir una llamada de los servicios sanitarios explicando que su hija ha sido ingresada por una sobredosis. Y, el mío, recibió varias. Pero no hubo una sola vez en la que dudase de mí. Si hoy estoy aquí, quejándome por las maletas, es gracias a él.

—Bueno, te diría que nos tomásemos una cerveza para celebrarlo, pero…

Papá niega con la cabeza.

—Eres imposible —desiste, frotándose la frente.

Las muestras de cariño no son mi fuerte. No me considero una persona fría, más bien, es todo lo contrario. Cuanto más quiero a alguien, más se me complica el asunto. Tiendo a bloquearme.  

—¿Papá?

—Si te vas a reír de mí por ponerme sentimental ahórratelo —dice con fingida molestia. Incluso se lleva una mano al pecho.

—Gracias por no irte a ninguna parte. —Suelto de carrerilla, antes de tener la oportunidad de tragarme mis propias palabras.

—A ver si me dices lo mismo cuando tengas que cambiarme los pañales.

—Esa es una imagen sin la que podría haber vivido.

Papá se ríe. Soltamos un par de tonterías más y prometerme que tratará de venir en un par de semanas, nos despedimos. Miro mis maletas y me preparo para el sufrimiento una vez más.

—¿Necesitas ayuda?

La voz me pilla tan por sorpresa que reacciono de forma primaria. Mi puño se alza y describo un movimiento ascendente con él en dirección a las palabras. Cuando mi cerebro comienza a funcionar de nuevo, es demasiado tarde. Solo tengo tiempo de ver unos ojos verdes antes de que mi puño se estampe en su cara.

—¡Madre mía! —chillo, escondiendo la mano detrás de la espalda—. Lo siento muchísimo, yo…

El chico, una cabeza más alto que yo, se frota la mejilla, al tiempo que me dirige una mirada que levita entre el asombro y el instinto asesino. Trago saliva. Observo sus rasgos, facciones cuadradas, ojos pequeños bajo una cejas gruesas con un delineado natural. Pómulos marcados y una barba de cuatro días. El pelo, castaño y liso, le cae sobre la frente, mientras que se acorta en dirección a la nuca.

—Uno intenta ser agradable y acaba recibiendo un puñetazo —silba, cruzando los brazos sobre el pecho. Alza la barbilla y sus labios, carnosos, se curvan con socarronería.

Es guapo, de una forma diferente. Más tirando al atractivo carismático que a portada de revista. Y él lo sabe, lo noto en su pose segura y en la forma que mira mis muslos desnudos. De pronto, ya no lamento tanto haberle dado un puñetazo.

—Qué esperabas abordando a una persona a traición —reclamo.

—Realizar mi buena acción del día. —No pierde la bravuconería. Es de esa clase que se viene arriba cuando una chica se les resiste al coqueteo—. Me iré a buscar a una anciana para ayudarla a cruzar la calle.
Pongo los ojos en blanco.

—Pero no, hombre. Seguro que aquí encuentras una chica encantadora a la que llevarla las maletas. Con suerte, luego podrás montártelo con ella en el aula de los materiales.

Alza las cejas.

—¿Es una proposición? —Da un paso hacia a mí, con intención de intimidarme. Se pone tan cerca que tengo que alzar el cuello para poder mirarlo a la cara.

Lo empujo en el pecho.

—No eres mi tipo, Rob Lowe.

Negándome a perder más el tiempo, le doy la espalda para recoger el equipajes. Cuando me giro de nuevo, sigue ahí.

—¿Piensas quedarte mirándome el culo mucho rato más? —inquiero.

Lo digo como una suposición porque, valga la redundancia, no tengo ojos en el culo para saber si lo ha hecho. Pero el leve temblor en su labio me lo confirma.

—Me gustan las cosas bonitas.

—Al contrario de la creencia popular, las mujeres no somos cosas.

—No era eso lo que quería decir.

Si respondo a su réplica, perderé toda la mañana discutiendo con este tío. Así que desisto.

—Un placer —Me despido poniendo todo el sarcasmo del que dispongo en la voz.

—Nos vemos, Puño de Hierro.

Guiña un ojo antes de mostrar su dentadura impoluta y marcharse en la otra dirección.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Supero los dos primeros días del curso sin mayores inconvenientes que mis acuciadas ganas de salir por patas a la mínima oportunidad. Frasecitas como: esto es la guerra y da igual vuestro prestigio familiar, rondan mi cabeza en los ratos en los que no tengo nada que pensar. Como ahora, tumbada en mi cama, después de la jornada de clases, esperando a que sirvan la cena en la cafetería.

Con las manos sobre el estómago, escucho a Lewis Capaldi, mientras Reneé, una de mis compañeras de habitación: ve una serie en la litera de enfrente. He tenido suerte con el azar. Hasta ahora la convivencia con mis compañeras ha ido bien. Acordamos que no nos sabotearíamos entre nosotras y de momento, nadie ha dejado ningún peluche descuartizado sobre mi cama con una amenaza de muerte. Nos sentamos juntas durante las comidas e incluso hemos tenido algo parecido a una fiesta de pijamas, a petición de Zoe, quien también ejerce las veces de pegamento y mediadora cuando los ánimos se alteran.

Todavía no he decidido si puedo confiar en ellas, pero soy consciente de que las cosas podrían ser mucho peores.
Tras un suspiro, rescato el papel: ya arrugado y manoseado hasta la saciedad, que sirve como pista para encontrar a mi cita para el baile. Releo las palabras, a pesar de sabérmelas de memoria. «Turn and face the strange». A parte de que parecía una señal cósmica que me enviaba el universo, no me dijo nada en un primer momento. Hasta que Zoe, la única persona que ha visto el papel, me instó a buscarlo en la red. Se trata de una frase de David Bowie. Poético, pero nada esclarecedor.  

Tampoco he puesto mucho empeño en desvelar el acertijo. Aún permanece una facción en mi interior que se niega a dejarse arrastrar. Tuerzo la cabeza y, en mi mesilla de noche, está el marco que me envío la abuela ayer. Con una foto en blanco y negro, en la que se la puede ver mucho más joven, rodeada de sus compañeras de la Phi Betta Kappa. Suspiro.

Puede que sea la orna de mi zapato, pero sigue siendo la mujer que se sentaba a mi lado cuando tenía pesadillas de niña. Miro el papel de nuevo, dispuesta a desestimar candidatos y comenzar a tomarme todo esto en serio. Pero es demasiado ambiguo.

Justo en ese momento recibo un mensaje de Zack pidiendo que me reúna con él en la pradera que hay frente a la hermandad, seguro que quiere algo. No lo he visto mucho en estos dos días, así que me levanto de la cama, me despido de Reneé, que ni siquiera se inmuta y voy hacia allí.

El inminente anochecer ha hecho descender las temperaturas, así que arrebujo bajo la sudadera. A estas horas, el césped está lleno de estudiantes que retozan sobre él. Tardo unos minutos en encontrar a Zack; está bajo un árbol, acompañado de Damian.

Los saludo con un movimiento de cabeza y me siento frente a ellos.  

—¿Qué tal? —pregunta Zack, con voz somnolienta. Está apoyado contra el tronco, con las gafas de sol sobre el tupé y la cara levantada hacia los últimos rayos de sol.

—Podría ser peor —repito mi mantra, encogiendo los hombros.

—¿Ya has encontrado a tu cita para el baile? —se interesa Damian.

Niego con la cabeza.

—La información es más bien escueta —añado, uniendo y separando las puntas de mis pies como entretenimiento.

—Déjame verlo —pide Damian, extendiendo la mano, autoritario—. A lo mejor yo soy tu cita para el baile.  

Zack y yo nos reímos a tempo. Damian reacciona arrugando la frente, asomando una expresión de ego herido en los ojos.

—Dios me libre —espeto.

Tolero a Damian porque hace un par de años que le conozco. No nos llevamos mal, pero su forma de ser choca mucho con la mía. Aún no puedo creer que sea el primo de Zoe, cuando parecen venidos de galaxias distintas.

—Algunas chicas sueñan con la oportunidad de llevarme como acompañante, deberías…

—¿Para qué querías verme? —pregunto, cortando a Damian de raíz. Estoy demasiado cansada para escuchar una perorata herida sobre su inflada autoestima.

—Necesito que me hagas un favor —informa Zack, que se despereza, apartando la espalda del árbol.

—Ajá —adivino la mirada lasciva de Damian sin girarme. No puede dejar de relativizar todo al sexo. Me pregunto
qué pasará por su mente cuando ve a alguien comiendo coles de Bruselas.

—Es como mi hermana, cerdo depravado. —Zack estira la pierda y le pega un puntapié a su amigo en la espinilla.

Damian se limita a reír para después tirarse en el césped, con las manos colocadas detrás de la cabeza—. Me he quedado sin ayudante para mis espectáculos de magia.

—Algo que no te pasaría si no tuvieras la costumbre de mezclar trabajo con placer —convengo.

—Ya, ya. —Zack deshecha mi sermón con la mano, sin darle la mínima importancia, como de costumbre—. El caso es que necesito a alguien y me he quedado sin opciones. ¿Puedes hacerlo tú?

La ceja se me enarca hasta el nacimiento del cabello. Lo miro, esperando que me diga que se trata de una broma. Pero el rostro de Zack se mantiene despejado, a la espera de mi contestación.

—No voy a ser tu ayudante. —Me sabe mal negarme, porque a pesar de que prestarme a ello no me haga mucha gracia, lo haría por Zack. Después de todo es la persona que me iba a buscar a las discotecas a las cinco de la mañana.

Zack pone los ojos en blanco.

—Venga, Lake —insiste, lanzándome una brizna de césped—. No voy a cortarte por la mitad ni nada parecido. Además, es perfecto, porque no sentiré la tentación de acostarme contigo.

Lo rechazo con un movimiento de cabeza. Pone mala cara, así que procedo a explicarme:

—Mira, si tuviera un giratiempo como Hermione te ayudaría —aludo, abogando a la sinceridad—. Pero no puedo sobrevivir al primer semestre de universidad, jugar a Hermandad de Sangre y hacer las de ayudante de Dai Vernon al mismo tiempo. —Zack comprende los motivos, por lo que abandona su actitud de molestia—: Así que controla a tu amiguito y busca una chica de primer año que no conozca tu historial.

—Lo intentaré —responde, como si de verdad fuese a hacerlo.

—Voy a empezar a hacer apuesta —intercede de nuevo Damian, reincorporándose—. Yo digo que aguanta una semana sin acostarse con su nueva ayudante.

«Demasiado tiempo», formula mi mente y por la expresión contrita y meditabunda de Zack, probablemente esté llegando a la misma conclusión.

Meto las manos en el bolsillo y mis dedos rozan el papel que hace un rato miraba en mi habitación. Lo aplasto contra la palma, dirijo una mirada a Zack.

—Oye —lo llamo, sacando el papel. Aún consciente de que pedirle un favor cuando acabo de negarle uno es un movimiento arriesgado—. Por casualidad, ¿no te dice nada esta frase?

Me incorporo sobre las rodillas para darle el papel, Zack estira el brazo y lo agarra. Mantengo la posición, en tensión.

—Verás como sea yo… —canturrea Damian, al tiempo que me guiña un ojo.

Las cejas de Zack forman un arco descendente hacia su entrecejo. Me mira y vuelve a bajar la vista hacia el papel. No sé cómo interpretarlo.

—¿Y bien?

Niega con la cabeza y me devuelve el papel.

—Es Adam Barlow —confiesa, con cara de pocos amigos—. Va a nuestra a fraternidad.

—Cabrón con suerte —lamenta Damian.

—¿Ha matado a alguien para que pongas esa cara? —Quiero saber, para tener una idea de a qué atenerme cuando lo conozca.

—No, pero digamos que tiene una gran colección de bragas bajo su cama —explica. Entonces entiendo su actitud.

—Vamos, como la mayoría de miembros de una fraternidad —convengo, sin darle la mayor importancia—. Pero si lo te preocupa es que acaben allí las mías, tranquilo.

Zack bufa.

—La verdad es que no.

—Vale.

Pero yo sé que le preocupa, aunque lo niegue y, eso me enternece. Puede que no le guste pregonar muestras de afecto, pero no es tan estoico conmigo a como se muestra con los demás.

«Bueno, una cosa menos», me dice mi cabeza aliviada.

—Podrías…

Zack no me deja terminar.

—Mañana a la hora de la comida de te digo quién es.

—Yo habría sido mejor acompañante. —Vuelve a refunfuñar Damian, por el simple placer de irritar a la humanidad.

—Supéralo.  

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Al día siguiente, me paso la mayor parte de la comida buscando a Zack por la cafetería. A poco más de quince minutos para que finalice, todavía no ha aparecido. Picoteó sobre la mesa con la uña, nerviosa.

—¿A ti qué mosca te ha picado? —pregunta Ónix, sentada frente a mí.

—Las moscas no pican —puntualizo, recogiendo mi mano y dejando la pobre mesa tranquila.

—No seas tan literal —contraataca Ónix, poniendo los ojos en blanco.

Sonrío sin dientes, en los pocos días que llevamos de convivencia, me he dado cuenta que Ónix y yo chocamos mucho, aparte de haber impuesto la costumbre de llevarnos la contraria. Sin embargo, nos llevamos bien.

—Las campestres sí —interviene Zoe, que hasta el momento se había limitado a engullir su comida—. Cuando vivía en la comuna con mi madre me picaban todo el tiempo.

Sonríe genuina…, o colocada: es fácil confundirlas.

—En realidad son moscas de establo. —Nos ilustra Ónix, con los ojos metidos en los apuntes.

—¿Por qué estamos hablando de moscas?

Zoe está a punto de responderme cuando un bloque humano se nos planta detrás, proyectando sombra sobre la mesa. Ambas alzamos la cabeza y miramos a Rykker, que nos ignora por completo. Serio y con pinta de amargado, como siempre.

—¿Sabías que hay moscas de establo? —Le dice Zoe, no sé si en serio o bromeando, es difícil saber con qué intención pregunta las cosas.

Rykker arruga la nariz con desagrado, es cuanto obtiene de él.

—Vamos —ordena, dirigiéndose a Ónix.

Esta, que prosigue mirando sus apuntes, lo ignora.

—¿Me has…?

Levanta un dedo para acallarlo, sin inmutarse.

—Estoy leyendo—. El resoplido de Rykker me revuelve el pelo, no sé cómo habrá conseguido que acceda a acompañarla al baile, pero se merece, como mínimo, una ovación.

Ónix lo tortura unos segundos más, hasta que finalmente cierra la carpeta. Se echa su cabellera morena a la espalda con resolución y recoge con parsimonia. La pierna de Rykker comienza a moverse con molestia.

—Sonreír no hace daño, ¿lo sabías?

Me mira de reojo.

—Gracias por el dato.

—De nada, pruébalo de vez en cuando. —Lo animo—. Algunos estudios afirman que es casi tan placentero como el sexo.

—Es cierto —reafirma Zoe, sonriendo, como para demostrárselo.

Se mantiene impasible, pero el tono de sus mejillas enrojece levemente. Trato de no reírme. Es fácil sacar de quicio a Rykker, se molesta con solo respirar cerca de su espacio vital.

—¿Podemos irnos ya? —apremia a Ónix, que se cuelga la mochila sobre los hombros.

—Sí, ahora sí. —Rodea la mesa y nos guiña un ojo—. Os veo luego.

Al mirar al frente, encuentro a Zack de pie entre las mesas. Con la mano, me indica que me reúna con él. Recojo
mis cosas a toda prisa.

—¿Adónde vas?

—A buscar a mi Romeo. Te veo en clase.

Zoe me levanta los pulgares con afirmación. Sorteo estudiantes hasta que consigo llegar hasta Zack.

—Creía que te habías olvidado. —Lo regaño cuando lo alcanzo. Se pone en marcha enseguida, en dirección a la puerta.

—Me había olvidado —asegura, sonriendo de lado con inquina.

—Qué querida me siento.

Le sostengo la puerta para que pase y me revuelve el pelo al hacerlo para molestarme. Siempre me lo hacía cuando era pequeña para hacerme de rabiar. Hay cosas que no cambian. El solo me ciega unos momentos una vez fuera.
Zack echa a andar por el camino en dirección a la biblioteca, frena de pronto cuando estamos a pocos metros, haciéndome chocar con él.

—Es ese. —Señala con el dedo hacia la esquina opuesta del edificio.

Como está lejos, no puedo distinguirlo bien. Tan solo veo un cuerpo subido a la balaustrada, con una pierna colgando y la espalda apoyada contra una de las columnas.

—¿Cómo se llamaba?

—Adam.

Asiento.

—Gracias, Zack.

Encoge los hombros y se da la vuelta para marcharse, hoy no tiene el día simpático, por lo que he podido ver. En fin. Cuadro los hombros y me dirijo a las escaleras de la biblioteca. Camino por la galería con lentitud. Sin ninguna gana de llegar.

Saco el papel de la mochila y sigo caminando. Cuando estoy a penas a un metro del chico, por fin lo reconozco. Es el caballero andante del otro día. Maravilloso. Perfecto. No podría haber tenido mejor suerte…

Freno, dispuesta a marcharme por donde he venido, renunciar. Me niego a pasar una noche entera con él. Pero entonces, Adam levanta la vista del libro y me ve. Se le dibuja una sonrisa prepotente.

—Puño de Hierro, qué sorpresa.

Me reúno con él, a pesar de mis antecedentes de salir por patas. Es increíble la de cosas que hacemos para contentar a nuestra familia.

Sin pronunciar palabra, le tiendo el papel arrugado. Lo recibe con un gesto de sorpresa; enarca la ceja. Aguardo a que lo lea, me mordisqueo una uña. Me mira confundido.

—Según ese papel eres mi pareja para el Baile de Bienvenida —explico.

—¿Es una proposición? —repite las palabras del otro día como parte de un juego en el que solo él participa. Así que me veo en la obligación de dejárselo claro.

—Mira, solo necesito que me vean entrar contigo en el baile para pasar la estúpida prueba. No tengo ningún interés en ti como persona. Guárdate las caídas de ojos para alguien que las valore.  

Lejos de venirse abajo, Adam sonríe y de un salto, abandona la balaustrada. Se agacha para dejar el libro sobre la mochila. Doy un paso hacia atrás para conservar mi espacio. Es esa clase de tío; de esos que solo ven a las mujeres como un agujero donde meter su polla. Hasta su forma de cuadrar los hombros lo demanda.

Se aparta el pelo de la frente con un movimiento de cabeza.

—Así que eres de las aspirantes para entrar a la Phi Betta Kappa.

Asiento. Frunce los labios y analiza, no sé si a mí o la propuesta. Aguardo, no puedo hacer nada más. Sé que se me permiten dos fallos antes de expulsarme, pero prefiero mantenerlos intactos para más adelante.

—No puedo tirarme aquí todo el día —apremio, poco después.

Adam sonríe.

—Está bien, seré tu pareja para el baile.

Tendría que sentirme aliviada: conseguido. Sin embargo, una fuerte ola de rechazo me recorre desde los pies hasta
el cuello. Demasiado sencillo.

—Pero hagamos un trato —añade.

—Ya decía yo… —bufo, poniendo los ojos en blanco.

Adam me dedica una sonrisa ladeada. Con la mano, le invito a que se explique.

—Yo te ayudaré en todos los retos en los que necesites colaboración y, a cambio, tú finges ser mi novia durante el resto del semestre. —Abro la boca dispuesta a lanzarle mi replica a la yugular, pero me frena—. He dicho fingir, no que lo seas.

—No me importa la matización —rebato de inmediato, haciendo crujir los nudillos.

Adam se encoge de hombros.

—Si quieres que sea tu pareja para el baile, esa es mi condición. Además, recibirás algo a cambio: mi ayuda, puede venirte bien.

—¿Y por qué quieres hacer crear a los demás que tienes novia? Búscate una de verdad.

Empieza a arderme el Infierno en el estómago, pero no dejo que mis emociones se dibujen en mi rostro.

—Tengo mis motivos —responde evasivo—. Depende de ti, Puño de Hierro. Avísame cuando lo hayas decidido.

Recoge sus cosas y se marcha, no sin antes guiñarme un ojo. Pasa tan cerca de mí que su piel roza con la mía. En un ascenso de rabia, me giro hacia él:

—¡Mi nombre es Lake, imbécil! —chillo.

Adam levanta el brazo por encima de su cabeza, pero no se gira, segundos después desaparece por las escaleras.
Me quedo quieta en medio de la galería, con la vista fija sobre la columna, sin saber muy bien lo que acaba de pasar.

«Maldita seas, abuela».
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Hades. el Jue 04 Oct 2018, 8:14 pm

CAAAAAAP!!!!
En estos días te dejo mi sensual(?) comentario

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Miér 10 Oct 2018, 6:53 pm

AAAAAAAAA LO AMÉEEEEEEEEEEEEE
VOY A ESTAR COMENTANDO PRONTO
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Toussaint el Vie 12 Oct 2018, 12:43 pm

KAAAAATTT:
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAH, está hermoso. En serio que escribes demasiado perfecto, ayer en la noche me quedé leyendo y y y y, no sé, me quede super enganchada con la historia. Creo que para empezar que hable con la que, supongo, es su mejor amiga. Me parte el corazón que incluso le llevase su caramelo favorito, nunca me ha gustado ir a los cementerios o lo que sea, pero que bueno que al menos se acercase a contarle aquello y a "despedirse".

—Llévate un bote de cianuro, quizás si envenenas a tus contrincantes, tengas alguna posibilidad de quedarte.
          OMG, QUE FUEEERTE. Es de los mejores consejos que pueden darte, en plan "es de lo mejor que puedo decirte". Menos mal se ha dado la oportunidad de conocer a las chicas, quizá luego se arriesgue y.... vale, no.

Me encantaría citar toda la conversación de Lake y Zack, haciendo referencias a Rosalind KAJDKDJAKS.

—No, idiota, pero como Rosalind, soy una mujer —revolotea los ojos, por mi afirmación innecesaria—. Y ya lo tenemos bastante complicado solo por tener vagina. En la universidad, si tengo que destacar por algo, quiero que sea por mis logros académicos, no por entrar en una estúpida hermandad. La Phi Betta Kappa es mi Watson y Crick.


Lake es mi khaleesi.

—¿Por qué parece que unos nazis están saqueando mi habitación? —Me quejo, muy valiente o muy estúpida—. Sin ofender. —añado, mirando a las chicas.

JAJAJAJAJAJAJA, creo que no lo podría haber dicho mejor. No puedo creer todavía que tuviese la suerte (sarcasmo) de tener una abuela así, jo.

—No me disfrazaré para caerle a nadie en gracia. —Y con eso sí que no pienso ceder. Soy quien soy, no voy a renunciar a mí por ninguna fraternidad.

DAMN GURLLLLL   Me encanta su forma de pensar, que pese a todo, sea ella misma sin rendirle cuentas a la gente.

En mi faceta más toca vaginas, respondo:

—Me faltan los guantes de satén a media manga

Su actitud ES GENIAL, el hecho de que tenga esa actitud feminista y sepa manejar las cosas, que sepa decir las cosas y ser toda una genia. Que bueno que es la abuela, eh XDDDD.

De nuevo citaría toda la conversación con su padre que creo ha sido lo más hermoso de todo el capítulo. A pesar de que Lake tuviese muchos problemas en el pasado, me parece increíble que su padre aún la apoye y este dispuesto a jugársela con tal de verla feliz. Los chistes a mitad de un momento sentimental ha sido épico, me siento ella    

—Nos vemos, Puño de Hierro.

Lo había leído como Iron Man y no me preguntes por qué JAJAJAJAJAJAJA.

—Cabrón con suerte —lamenta Damian.

Yo también lamentaría por él. Siento que de verdad son muy graciosas las interacciones que tienen con los chicos, ¿quién lo habría imaginado? Además de que la frase de Adam me recuerda al "How you doin" de Joey XDDDD, mal.

AY NO SÉ, LO AMEEE. Te juro que citaría todo porque está estupendo, no tengo palabras, espero que en serio las chicas tengan un buen momento para conocerse mejor. Lo de Zoe y Lake me ha dejado sorprendida, pero creo que es de esperarse JAJAJA. AAAAH, chau, me iré a escribir el capítulo.  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Hades. el Lun 15 Oct 2018, 11:29 pm

KATE :
¡Hola! Por fin podré leer tu bello capítulo, mujer. Por cierto, he visto que andas con lo de la tesis, pero no os preocupéis(?) aún así te ha quedado re largo el cap
Por cierto, me hace acordar que yo igual debería estar escribiendo tesis pero en lugar de eso me la paso haciéndome pendeja  
Equis, vayamos al capítulo...

Vienes aquí, te sientas, traes flores —solo llevo un caramelo en el bolsillo— y, después… ¿qué?

Déjale al menos el dulce(?)    
No es como si hubiese mucho qué hacer en un cementerio, quizás sentir culpa y pretender que hablas con la persona, o cuerpo de la persona, dentro de la caja


Darle las gracias por cubrirme siempre las espaldas, como la hermana mayor que no tenía que haber sido, pero fue.

Jake  Jake  Jake  Jake  Jake
Por qué son así? sufro con este tipo de historias. Más cuando me pongo a imaginar los tiempos en que vivían y luego al instante se me viene mi familia a la cabeza  
De cualquier modo me encanta, le pone un toque especial a la historia y el hecho de leer que dejó el caramelo sobre la lápida me hace sentir que Lake ha leído mis pensamientos(?)      

Y, luego, está el detalle de que tendré que sacar las garras y los dientes para ganarme mi puesto. Ridículo.


Qué lástima que nuestra querida Lake va a tener que tragarse esos pensamientos(?)  fffuu porque van a sufrir con las locuras dentro de la fraternidad
Me encanta su amistad con Zack, por cierto.

«Hazme sentir orgullosa, mantén el prestigio de las Ryan»

Esas palabras son demasiado incluso para mí... no basta con el hecho de que Zack la está presionando, sino que el que su abuela haya sido presidenta ya es una completa mierda aunque no quiera sentir el compromiso o quiera ignorarlo, está destinada a pertenecer a la fraternidad por ese pequeño detalle


Me fascina la relación de amistad que lleva con el rubio aunque pide que niegue que lo conoce si Becca y Alexa preguntan me dan ganas de darle una buena bofetada  

—¡Por fin te dignas a aparecer! —exclama desde su atalaya—. Ya comenzaba a creer que estabas en uno de tus actos vandálicos y que tendría que sacarte del calabozo.

Mi abuela no lleva bien mi faceta de activista empedernida.



Morí con eso jajajajajaja
Lake es simplemente un caso


Por fortuna, Jean se acerca y le da un casto beso en los labios: relaja el entrecejo.

Me atrevo a decir que la abuela es una loca es como una dictadora. Hasta la ropa le elige eso ya es demasiado pero la acción de Jean me pareció demasiado tierna aunque al leer que es 14 años más joven que Emma mi reacción fue como    
Y ya identifiqué a la puta ama de esta novela    
Soy su fan  

Ellos dos se hicieron tan amigos que casi parece que son ellos los que mantienen una relación.

       
       

Nunca se sabe  :posnoveo:


—Creo que me voy a tomar otro año sabático.

¡DIOS!          
Emma y Lake son la perfecta combinación para una tarde llena de risas
Me encantan jajaja espero que en tus próximos capítulos puedas incluir a Emma porque sin duda alguna hace la historia mucho más divertida y desesperante al mismo tiempo  


—No puedo creerme que hayas crecido tanto.

¡Su papá fue a verla!    
Es demasiado bello, y bueno, al parecer es todo lo contrario a su abuela. Ya me encanta   el rato que pasaron juntos, a pesar de ser corto, fue muy lindo. Adoro que la apoye tanto a pesar de todo lo que ha sucedido  
Todo estaba tan melancólico y bello hasta esto:

Solo tengo tiempo de ver unos ojos verdes antes de que mi puño se estampe en su cara.

         

Repito, Lake es todo un caso jaja
No es como si el chico hubiese gritado o algo así, quiero pensar que su reacción fue porque estaba tranquila y melancólica y no como efecto secundario de su locura

Me iré a buscar a una anciana para ayudarla a cruzar la calle.

       

Me encanta, espero que se trate de Adam. Aunque puedo asegurar que por la descripción que ha dado del chico, se trata de él    


Tuerzo la cabeza y, en mi mesilla de noche, está el marco que me envío la abuela ayer. Con una foto en blanco y negro, en la que se la puede ver mucho más joven, rodeada de sus compañeras de la Phi Betta Kappa. Suspiro.

Sólo le faltó una nota con algo como "Sin presiones" escrito


—Mira, si tuviera un giratiempo como Hermione te ayudaría

             

Cualquier referencia hacia Harry Potter me hace fangirlear. Pero toda esa parte me gustó demasiado con las frases de Damian y la propuesta de ser ayudante de Zack puesto que con ella no se acostaría fue demasiado graciosa


Cuando vivía en la comuna con mi madre me picaban todo el tiempo.

Me encanta Zoe es tan tierna y a simple vista parece demasiado inocente, lo cual debo aclarar no es  


Saco el papel de la mochila y sigo caminando. Cuando estoy a penas a un metro del chico, por fin lo reconozco. Es el caballero andante del otro día. Maravilloso. Perfecto. No podría haber tenido mejor suerte…

             Pobre de Lake, me imagino que le espera una buena friega con Adam...


Adam levanta el brazo por encima de su cabeza, pero no se gira, segundos después desaparece por las escaleras.

Bueno, la verdad no me parece una propuesta tan rara eso de que finja ser su novia, puesto que él especificó que sólo sería fingir. Sin embargo, me inquietan sus motivos
Aunque a Lake no le queda de otra    
Esto se pondrá interesante y quiero seguir leyendo sobre Lake y Adam. Es bastante gracioso  
Me encantó tu cap, Kate. Espero con ansias el siguiente




___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Lun 22 Oct 2018, 8:01 pm

Mr. Moonlight:

Holi creo que este es el comentario mas rápido que te hice desde que subiste. Como siempre, es un placer deleitarme con uno de tus hermosos capitulos   Creo que no habiamos echo muchas tramas de Zoe y Lake, pues [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], pero presiento que es una de esas veces en que nuestros pjs conectan Blair&Libbie Momo&Thelma

En seis años, esta es la primera vez. La quietud me aplasta y todo lo que hago es mirar la lápida, con la bonita caligrafía brillando bajo el crepúsculo. No sé qué debo hacer. Vienes aquí, te sientas, traes flores —solo llevo un caramelo en el bolsillo— y, después… ¿qué?

Ya me tienes sufriendo desde el principio y eso no es justo Me partió el corazón ver a Lake tan triste por Rena   pasaron ya seis años y es la primera vez que va. Era una manera de negarse a si misma que Rena esta muerta, pero ay   me vas a hacer sufrir. Yo igual me haré sufrir porque encima todo esto fue mi idea (osea, su muerte, siempre tan dramatica)

No quiero que esté muerta. La quiero aquí, con su sonrisa sonrisa y sus uñas azules.

basta, basta    

Le doy un empellón en el hombro y después lo abrazo. No es demasiado amigo de las muestras de cariño, pero me lo devuelve, e incluso me alza de los escalones. El Zack que yo conozco no es el mismo que conocen los demás. Nos quedamos así unos segundos de más. Sí, le he echado de menos.

A mi me dio en el cora la relación que Lake tiene con Zack es como su hermano mayor odioso que la adora, pero le encanta joder(? Quiero mas tramas de estos dos! es mas, mi cabeza vuela y vuela tan alto que ya me inspire y tengo ganas de hacer un dialogo

El único motivo por el que he aceptado suscribirme como candidata para entrar en la Phi Betta Kappa ha sido su amenaza de quitarme el apellido si no lo hacía. Todas las mujeres de mi familia pertenecieron a la fraternidad. Mi abuela, incluso, llegó a ser presidenta en su época —hecho que descarga un poco más de presión sobre mis hombros—. «Hazme sentir orgullosa, mantén el prestigio de las Ryan» y un montón de blablablás más que no quise escuchar.

A la pobre de Lake no le dan mas que presión y encima amenazan con sacarle el apellido. Esa abuela no te la robo ni por chiste Me gustaría saber mas de las mujeres de su familia, a ver que anecdotas tienen de la uni y la fraternidad, y que tal su abue fue como presidenta  

—¿Qué hay, Pen? ¿Cómo lo llevas? —saludo, con una sonrisa de mejilla a mejilla. Mi pasatiempo favorito de niña era enfurecerla. Muchas veces no lo hacía con intención. Pero siempre fui una niña inquieta y Penélope quería convertirme en un pusilánime Clara.


Esa niñera tampoco te la robo ya me imagino a Penelope tratando de lidiar con la inquieta de Lake de niña. ¿pero que esperan? Son niños, su trabajo es ser inquietos, disfrutar, aprender y montones de cosas. Aunque yo también tengo los míos y por momentos solo quiero encerrarlos en el armario y botar la llave   [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


—La primera impresión es determinante —explica frente a mí, justo cuando levanto una camisa de seda en tono melocotón.

—No me disfrazaré para caerle a nadie en gracia. —Y con eso sí que no pienso ceder. Soy quien soy, no voy a renunciar a mí por ninguna fraternidad.
Pobre Lake, la abuela le selecciono toda la ropa que ella quería Si Lake no ha cambiado por si misma su manera de vestir, entonces nadie lo hará. No hay derecho en ello, es de libre elección! Pero vaya a replicarle a su abue, parece ser atemorizarte, ella es la única valiente (o muy estúpida, como ella dijo) en ir a su contra. No mueras en el intento Lake  

Me encanto la historia de Gemma y Jean   Creo que conformarse con lo que uno tiene en algun momento te hace infeliz. Que bueno por ella que haya encontrado el amor y no se haya echado para atrás por cosas por la edad y eso Comprendo un poco mas porque también es un modelo a seguir para Lake  

—No sonrías tanto, que voy a pensar que te alegras de verme —saluda. Puedo adivinar su sonrisa cínica entre la barba densa y abundante que le cuelga hasta la base del cuello. Exigencias de su nueva película.

hombre, no le exijas tanto que se lleva la vida entera en las valijas, la abuela la hace entrar a la hermandad loca y tu la dejase   Ya pues, me encanta el papa de Lake. Creo que me encanta toda su familia, es un poco loca pero linda

—He criado una bestia. —Saca la lengua e imita un mohín. Me pregunto si los millones de personas que lo votan cada año como uno de los hombres más sexis del mundo seguirían pensando igual si pudieran ver lo ganso que es.

JAJAJAJ por favor, señor, no piense eso(? Ya pues, me sigue encantando su papi en cierta parte, me recuerda al mio. Y también la relación que ambos tienen quiero ver mas momentos de padre e hija, por favor, anotalo y dame el gustillo que voy a amarte mas por ello  

—No, no como cualquier padre —rebate, cruzando los brazos sobre la mesa en la que tiene apoyado el teléfono, mirándome con el amor incondicional que me demuestra desde que puedo recordar—. Los últimos años han sido complicados, pero has salido adelante. Por eso estoy orgulloso.

Se me enredan las cuerdas vocales y la amenaza de las lágrimas invade mis ojos. He sido un desastre absoluto como adolescente, superando la media normal de desastres. Ningún padre debería recibir una llamada de los servicios sanitarios explicando que su hija ha sido ingresada por una sobredosis. Y, el mío, recibió varias. Pero no hubo una sola vez en la que dudase de mí. Si hoy estoy aquí, quejándome por las maletas, es gracias a él.

Ay no puedo creer que le pasara algo así a Lake   me dan ganas de abrazarla y decirle que nunca mas volverá a suceder ello es bastante triste que haya tenido que pasar una situación así. Ahora que incluso amo mas a su padre por apoyarla y ser tan lindo con ella aunque ella trate de no ponerse sentimental  

—¡Madre mía! —chillo, escondiendo la mano detrás de la espalda—. Lo siento muchísimo, yo…

AY POR DIOS JAJAJAJA LAKE, QUE HACES MUJER?! no tuvo mejor reaccion que encajarle un golpe al muchacho cuando queria ser amable. No sabes lo que me reí por ello     estas cosas solo le pasan a ella.

—¿Es una proposición? —Da un paso hacia a mí, con intención de intimidarme. Se pone tan cerca que tengo que alzar el cuello para poder mirarlo a la cara.

Lo empujo en el pecho.
Pero se recupera rapidito, tanto que ya se pone a coquetearle. Dile que si, lake   pero le dice que no y, bueno, a mi me queda esperar de que pase algo en el futuro. Como eres, Kate, como eres  

Lo rechazo con un movimiento de cabeza. Pone mala cara, así que procedo a explicarme:

—Mira, si tuviera un giratiempo como Hermione te ayudaría —aludo, abogando a la sinceridad—. Pero no puedo sobrevivir al primer semestre de universidad, jugar a Hermandad de Sangre y hacer las de ayudante de Dai Vernon al mismo tiempo. —Zack comprende los motivos, por lo que abandona su actitud de molestia—: Así que controla a tu amiguito y busca una chica de primer año que no conozca tu historial.

No sé si lo he dicho antes porque llevo un par de dias haciendo el comentario, pero adoro que Zack y Lake sean como hermanos! Se me ocurren muchas tramas
Los que conocen a Zack saben que es casi imposible de que no ande de ligón con sus asistentes por que ser{a tan promiscuo el tipo? Aunque la asistente que se le presente sera completamente distinta jujuju
Por suerte, Lake ya sabe quien es su cita el siguiente paso es hacer que vaya con ella al baile, y conociendo lo terminada que es, estoy segura que lo lograra. Pero... jujuju ya me imagino quien es  

—Yo habría sido mejor acompañante. —Vuelve a refunfuñar Damian, por el simple placer de irritar a la humanidad.

—Supéralo.  
Me encanta ese Damian   adora joder al mundo


—Gracias por el dato.

—De nada, pruébalo de vez en cuando. —Lo animo—. Algunos estudios afirman que es casi tan placentero como el sexo.

—Es cierto —reafirma Zoe, sonriendo, como para demostrárselo.
Las chicas molestando a Ryker y Ónix torturandolo con hacerlo esperar No sé por qué (creo que si, solo queria darle mas suspenso(?) ) pero voy a amar a ese trío de locas! Nuevamente, como siempre lo logras, tu capitulo me inspira y me dan ganas de escribir


Saco el papel de la mochila y sigo caminando. Cuando estoy a penas a un metro del chico, por fin lo reconozco. Es el caballero andante del otro día. Maravilloso. Perfecto. No podría haber tenido mejor suerte…
Por que no me sorprende que sea él?     jujuju, siento que estos dos van a robarme el corazon como todas tus parejas

Adam me dedica una sonrisa ladeada. Con la mano, le invito a que se explique.

—Yo te ayudaré en todos los retos en los que necesites colaboración y, a cambio, tú finges ser mi novia durante el resto del semestre. —Abro la boca dispuesta a lanzarle mi replica a la yugular, pero me frena—. He dicho fingir, no que lo seas.
OMG!   por que quiere que finja ser su novia? ESTOY QUE EXPLOTO DE CURIOSIDAD     ya no me aguanto y siento que voy a sufrir la espera para tu prox cap

Nena, perdón este comentario soso. Resumiendo todo y odiando ser repetitiva, pero sincera, te digo que amo como escribes y siempre es un gusto para mi leer tu capitulo Me emociono tanto cuando los leo que me haces feliz un momento en el día   ya quiero saber como sigue la historia de puño de hierro, quiero decir, Lake y de Adam. Es hermoso leerte y, nada, es un placer escribir contigo en otra nc
Besitoooooooooos

avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Asclepio. el Vie 26 Oct 2018, 8:11 pm

PERDONEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEN POR HABER ESTADO DESAPARECIDA TODO ESTE TIEMPO apenas volví a tener laptop y entro al foro después de meses
Prometo leer los caps y comentarlos chicas, y en serio disculpen
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Vie 26 Oct 2018, 9:07 pm

hola k ase kien eres badumtss badumtss
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.