O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Diamonds in the sky
Hoy a las 9:05 pm por Andy Belmar.

» Shut up!
Hoy a las 9:01 pm por Hades.

» Death of a bachelor
Hoy a las 7:57 pm por Andy Belmar.

» how soon is now?
Hoy a las 6:15 pm por Stark.

» a kinda pensieve
Hoy a las 5:37 pm por Ritza.

» trust the unknown
Hoy a las 5:08 pm por chihiro

» the dark side of the moon
Hoy a las 4:57 pm por chihiro

» Madness in Dazzle {m i}
Hoy a las 4:28 pm por kai.

» El amor existe (Damon Salvatore & tú)
Hoy a las 3:47 am por Butterfly199225

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Longwood University {nc

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Longwood University {nc

Mensaje por Ariel. el Vie 12 Ene 2018, 8:30 pm

Ficha Reglamentaria
✖️ Título: Longwood University
✖️ Autor: Colectiva. Idea principal de Cata {Wickam.
✖️ Género: Comedia, generales.
✖️ Adaptación: No.
✖️ Advertencias: Vocabulario grosero, escenas violentas.
✖️ Otras páginas: No.




LONGWOOD UNIVERSITY
PRESTIGE, MONEY&PRIDE. WILL IT BE ENOUGH TO KEEP TRYING?

La prestigiosa Universidad de Longwood, es el sueño de los estudiantes de la mayoría del estado de California. Conocida por su increíble material educativo, estudios que los llevan al siguiente nivel y, además,  los expertos capacitados que se desenvuelven profesional y moralmente en su trabajo.

Entrar no es fácil, y menos para aquellos alumnos tienen intención de poder ingresar a las fraternidades más destacadas de la universidad, tales como Phi Beta Kappa y Alfa Omega. Estas que permiten solo un número limitado de alumnos para que disfruten de sus beneficios, tanto financieros como el notoriedad de pertenecer a una de ellas. Las reglas son simples y los requisitos básicos, solo deben resistir su primer año de prueba y estarán dentro de ellas.

Pero, ¿resistir será suficiente? ¿Será suficiente para aguantar las iniciaciones, retos y pruebas que los demás les impongan? El humillar y ser humillado no es algo que se les pasará por la mente, pero la gloria, el dinero y el orgullo familiar los mueve a seguir intentando y luchando por ingresar. ¿Podrán lograrlo?






Links
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
✖️ [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ariel. el Vie 12 Ene 2018, 8:33 pm

empezamos muñeconas
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Vie 12 Ene 2018, 8:35 pm

Comenzamosss! Lamentamos la tardanza chicas, pero más vale tarde que nunca en un rato subo el prólogo
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Vie 12 Ene 2018, 8:35 pm

prólogo

Prólogo  Ritza.




Ningún universitario de la Costa del Pacífico desconoce de la existencia de la Universidad Longwood. Construida por los 1940’s, hecha de edificios de piedra, columnas anchas y rectangulares. Repleta de magníficas áreas verdes y pionera en impartir carreras en diferentes áreas de la vida.

Cuenta con una vasta biblioteca, canchas para más de 10 deportes, área de natación, salones de conferencias, teatro, campus extensos y aulas y dormitorios equipados con los equipos de más alto rango. Sin embargo, lo más importante para una gran parte, lo que les impulsa a inscribirse en esta majestuosa Longwood, son las fraternidades y hermandades universitarias.

Reconocidas por alojar a los estudiantes que más tarde se vuelven exitosos profesionales sin importar el área de desempeño. Donde se forjan personalidades ganadoras, innovadoras, creativas y emprendedoras. Donde se crean amistades —y enemistades— de por vida. Donde los rituales de iniciación te pueden marcar eternamente, ya sea para bien o para mal.

Se puede decir que la Universidad Longwood es la universidad de ensueño. Y ustedes, que están aquí hoy, están a un paso más de hacer todos los suyos realidad.


—Y…terminado —masculló la chica por debajo de su aliento.

Rebecca Gauchiano presionó la última letra y luego guardó el documento para enviarlo a sus colegas. Una vez enviado el archivo, tomó aire y ató su cabello rubio liso en una coleta de caballo. Cerró la laptop y se dispuso a ordenar todas las hojas repletas de garabatos donde había escrito decenas de borradores para su discurso de bienvenida. Al final, arrojó el grupo de hojas a la basura y apreció que su escritorio lucía ordenado otra vez.

Este era su tercer semestre como presidenta de la Fraternidad Phi Betta Kappa, la hermandad más prestigiosa y estricta de toda Longwood. Había tenido que dar codazos, patadas y hasta mordidas para llegar hasta donde se encontraba hoy. Y al mismo tiempo, mantener su promedio entre los más altos de su carrera. Costaba más que tener fuerza de voluntad y trabajo duro, mucho más. Pero lo haría todo otra vez de ser necesario.

Rebecca recorrió su habitación con pasos cortos, y se detuvo en la puerta justo cuando alguien tocó y la abrió. Una cabellera ondulada caramelo envuelta en un moño desordenado se asomó por la puerta. Alexandra Teyan, su vicepresidenta, la miró con ojos delineados casi perfectamente y una sonrisa sin mostrar los dientes.

—El discurso me parece súper —comentó Alexandra, apoyando su cuerpo en el marco de la puerta—. ¿Le decimos a Tina que lo imprima?
—Sí —asintió Rebecca y ladeó la cabeza—, ¿cómo va el programa de los retos? —se cruzó de brazos.
La sonrisa de Alexandra cambió, volviéndose más grande y dejando ver sus dientes. Los ojos parecieron brillarle.

—Oh, está quedando estupendo —aplaudió y se movió de la puerta—. Sigo pensando que esta es la mejor directiva que ha tenido Phi Beta Kappa —dio varios saltos en su lugar.
—¿Qué tan difíciles están saliendo? —Rebecca sonrió un poco, contagiándose de la emoción de Alexandra.
—Lo suficiente para solo aceptar a las más dignas…o las más desesperadas.

Con eso, la sonrisa de Rebecca fue tan enorme como la de Alexandra. Cada agosto, se iniciaba un nuevo ciclo de admitir nuevos miembros en las fraternidades y hermandades. Cada una tenía sus retos y eventos especiales, pero los de Phi Betta Kappa y Alpha Omega superaban a todos cada año por mucho. Solo las personas más valiosas, por su desempeño y cerebro, entraban a las fraternidades y hermandades. No aceptarían nada menos.

Faltaba solo una semana para el inicio del semestre. Y luego de eso, un día para su reunión con las seleccionadas para participar en los ritos de iniciación. Podían sentir la emoción hacerles cosquillas por los brazos y el estómago. Cada grupo de iniciadas marcaba a la directiva, como los retos marcaban a las iniciadas.

—Convoquemos a toda la directiva de Phi Betta Kappa —dijo Rebecca—, vamos a terminar de preparar esto. Oficialmente comenzamos con la Iniciación de PNM.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Vie 12 Ene 2018, 8:46 pm

Ayyyy ya empezamos
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ariel. el Vie 12 Ene 2018, 9:08 pm

jajajajajajaj
y esto es asi
sin anestesia!!!! de una el prologooo
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por hypatia. el Dom 14 Ene 2018, 2:55 pm

Omg ya empezamos ¡Y hay prólogo! mañana dejo un comentario decente de él
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Hades. el Lun 15 Ene 2018, 4:00 pm

A mí no me integraron en nada

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar


Ver perfil de usuario
   
   

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Ritza. el Lun 15 Ene 2018, 4:35 pm

PERDON tenemos que editar los datos
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Lun 15 Ene 2018, 11:16 pm

Holis Emiilya    Estoy feliz feliz porque subiste el prologo, pero ahora tengo que ponerme re con los capitulos que me quedan para subir aquí pero en fin, me pone super contenta de que empecemos esta nc, la esperaba mucho
Leyendo el discurso, que me encanto, y un poco mas, no me creia que eran Rebecca y Alexandra las mismas brujas que antes (?) pero cuando leí esto:
—Sí —asintió Rebecca y ladeó la cabeza—, ¿cómo va el programa de los retos? —se cruzó de brazos.
La sonrisa de Alexandra cambió, volviéndose más grande y dejando ver sus dientes. Los ojos parecieron brillarle.

Es como si se pusieran a chupar sangre y a revivir por las futuras desgracias    Aun no me fio de esas dos, dan mala espina   Pero les va a caber porque nuestras nenas van a superar cualquier obstaculo que le presenten  


—Convoquemos a toda la directiva de Phi Betta Kappa —dijo Rebecca—, vamos a terminar de preparar esto. Oficialmente comenzamos con la Iniciación de PNM.

QUE COMIENCE! Mi nena va a estar preparado para todo, no se preocupen


AYYYYYYYYY voy a ponerme a escribir antes que se me vaya la inspiracion (vino asi de la nada, puede que se vaya tal cual vino)
No se que mas decirte, nena. Quiero que pasemos rápido esta primera ronda para escribir con mas fluides :3
Pronto subo

avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Toussaint el Mar 16 Ene 2018, 7:22 pm

Que hermoso, que hermoso

Ems, lo del discurso me ha matao. Rebecca te vas directico a mis favoritas, ya está.

—¿Qué tan difíciles están saliendo? —Rebecca sonrió un poco, contagiándose de la emoción de Alexandra.
—Lo suficiente para solo aceptar a las más dignas…o las más desesperadas.

Las desesperadas son las más fav, loool.

AY NO YA COMENZAMOS. Solo espero que en serio no se estanque o me da algo, omfg.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Asclepio. el Jue 18 Ene 2018, 10:40 pm

Aaaaaal fin tema jgnsnfnsndjja

Perdonen que aparezca hasta ahora pero han habido problemas con él internet toda esta semana, así que ando del celular, espero dejar pronto comentario del prólogo Ems pero que emoción que ya empezamos
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Jue 01 Feb 2018, 11:44 am

avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Andy Belmar. el Dom 11 Feb 2018, 4:10 pm

Hola chicas aqui tienen a una nueva lectora,
Espero que puedan seguir la nove :)
avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AndyBelmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Stark. el Jue 22 Feb 2018, 9:09 pm

nenasas:
Holis! Siento mucho haber tardado en subir. La idea era haber subido hace unas semanas porque hace tiempo tengo el cap hecho, pero por una cuestion y por otra, no pude. Aquí esta el cap y nada, ojala que les guste si ven algún error, solo ignorenlo (?) Las quiero bebasas

capítulo 01
Zoe McGuire & Zack Rowling ✖️  Stark.





John McGuire me ignora en cuanto me acerco a él para despedirme. No es ninguna sorpresa que papá sea tan seco y frío, las despedidas nunca fueron lo suyo y lo siguen sin serlo. Puede ser que sea él quien me mande al otro lado del país, pero eso no significa que le duela menos. Después de tantos años y de ser criada por él, lo conozco como la palma de mi mano y quizá mucho mejor de lo que me conozco a mí misma. Mamá suele decir que John es predecible al ser tan correcto y exigente, pero que ese también es parte de su encanto.

—¿No vas a despedirte de mí?

—Voy a ir a California este fin de semana —contesta sin despegar sus ojos azules del papeleo—Te pasare a buscar e iremos a cenar a algún restaurante.

—¿Comida china?

John me mira a través de los papeles con la ceja alzada.

—Sabes que odio la comida china.

—Sí, pero es mi preferida. ¿Podemos?

Parece pensárselo un momento hasta que vuelve a concentrarse en el trabajo.

—Bien.

Le echo una sonrisa esperando un gesto de su parte, uno que no vendrá. Me muevo hacia su dirección, notándolo tenso, seguramente advirtiendo mi próximo movimiento. Lo abrazo por detrás y apoyo mi cabeza en su hombro, largando un suspiro en el proceso. Pese al minuto de silencio que existe, no me siento nada incomoda. Papá es difícil con las muestras de afecto tanto en público como en privado, y no me molesta ser quien inicie el contacto físico.

—Te voy a extrañar, pá.

Se toma un segundo antes de contestar, apoyando su mano sobre una de las mías.

—Yo también —susurra.

Le doy un fuerte beso en la mejilla y me separo con una enorme sonrisa en el rostro. Él es un ogro malhumorado, pero sabe ser tierno cuando la ocasión lo amerita.

—Casi te olvidas de esto —me lanza algo que lo alcanzo agarrar en el aire. Mi boca se abre en grande cuando abro mis manos —Cuídalo, y más te vale que no te agarren conduciendo ebria o te vas a Suiza de monja.

Chilló por impulso y salto una y otra vez, divirtiendo a John. Correteo una vez más hacia él y lo abrazo fuerte.

—¡Gracias, gracias, gracias!

—Ya sabes que…

—¡Si! —me separo para observarlo y voy levantando cada dedo según la condición—No conducir ebria, comprometerme en la uni y comportarme. ¿Era eso?

John revolea los ojos.

—Si. Ya sabes las reglas Zoe. Una sola y…

—Convento en Suiza. Lo sé, papá, me vienes amenazando con ello desde los ocho años.

—Tu coche ya está en el estacionamiento de la universidad, sabrás que es tuyo en cuanto lo veas. Vete o perderás el vuelo.

Vuelvo a sonreírle, esta vez desde la puerta y triste porque ya debo irme. John me regala una corta sonrisa, también cargada de tristeza. Salgo por la puerta después de lanzarle un beso y quito las pocas lagrimas que caen sobre mi rostro. El problema no es que vaya a vivir lejos, sino que en este último verano nuestra relación había mejorado notablemente y ya no se irritaba tanto conmigo. Lo sentía cada vez que me invitaba a cenar, a jugar golf o simplemente para salir a caminar. John no hace ese tipo de gestos nunca y con nadie, es más bien un lobo solitario que un padre divorciado y adicto al trabajo.

Salgo del ascensor hasta la planta baja y cruzo por la recepción, saludando a Corine con un abrazo y deseándole suerte, pues yo ya no estoy aquí para evitar que mi padre este más gruñón que de costumbre. Desde afuera del edificio, me giro para observar la empresa de publicidad de papa. Y pensar que algún día me hare cargo de esto.
O eso es lo que John cree.

—¡Zozo!

El tan característico apodo me sobresalta y me giro tan rápido que creo que me va a dar torticolis si sigo así. No cabe emoción alguna cuando veo a Damian Waldorft, el chico más sexy de todos y el mejor primo del mundo. Chillo al viento tan fuerte que algunos voltean a mirarnos, pero Damian ya está acostumbrado a mis ataques de gritos como cada vez que me emociono. Corro y salto hacia él, colgándome como si fuera un koala, me sostiene desde la espalda, riéndose en mi oreja.

—¡Te extrañe, te extrañe, te extrañe!

—Por favor, Zozo, nos vimos hace dos semanas atrás. Ahora bájate que estas gorda.

Apenas toco el suelo, le doy un puñetazo en el brazo, ni siquiera logro hacerle dar un paso hacia atrás.

—¿Vas a llevarme al aeropuerto? ¿Vamos a ir juntos en el vuelo? ¿Y en la universidad? ¿Nuestras habitaciones estarán cerca? ¿Qué cenaran hoy?

—Tranquila, loca, demasiadas preguntas —me palmea la cabeza como si fuera un cachorro —Primero súbete a mi auto. Nos iremos en mi jet privado.

—Pensé que el tío te lo quito.

—Nada dura demasiado lejos de mis manos, nena. Eso es seguro —sonríe juguetón y me guiña un ojo.

Lo sigo casi dando saltitos de emoción hasta llegar a su Audi descapotable de este año. Los coches de Damian siempre son los mejores y la envidia de todo el mundo, seguramente en la universidad es igual, y apuesto que allí tiene uno mucho mejor porque suele tener un auto distinto en cada lugar que pisa. El valet le entrega las llaves y me abre la puerta, echándome una cordial sonrisa.

—Gracias —le digo dándole una sonrisa mientras Damián salta de la puerta y cae de golpe en el asiento.

—En marcha antes que tu viejo se arrepienta.

—¿De la uni o de que tú me pasas a recoger?

Damian se pone los lentes de sol antes de voltear a mí y darme una sonrisa.

—De ambos, bebe.

Y arranca para alejarnos del edificio. No es que John no quiera a Damian, a veces incluso lo trata mejor que a mí, pero negar que mi primo es un peligro para la sociedad y aún más para los pobres corazones de las mujeres. Tengo privilegios con él porque nos criamos juntos y me ve más como una hermanita menor, siempre con un ojo sobre mí para que no cumplan con la promesa de enviarme al convento de Suiza.

Mientras vamos alejándonos y en dirección hacia el aeropuerto, observo las calles que alguna vez recorrí con tanta tristeza y felicidad. No es que no ame a New York, amo mi ciudad porque por mucho tiempo aquí estuvieron las personas que más amo en la vida —como John y Damián—pero definitivamente amo más la naturaleza, y en el campus tienen varios espacios verdes para respirar aire menos contaminado.

—¿Falta mucho para llegar?

—Solo unos quince minutos —responde sin dejar de mirar hacia el frente.

—Entonces, me da tiempo.

—¿Para qué?

Saco de mi billetera con una sonrisa en el rostro un cigarrillo de marihuana armado. Observo a Damian abrir en grande los ojos aun a través de sus lentes e intenta arrebatármelo, pero soy más rápida y alejo mi mano.

—¿Qué mierda es eso, Zoe?

—¿Tu qué crees?

—¡No puedes fumar yerba!

—¿Por qué no? Mamá dijo que ya soy grande y puedo tomar decisiones —me encojo de hombros observando como su mandíbula se cae hacia el suelo.

—No sé de qué me puede sorprender. Tu vieja está loca.

—Un poco. Pero vamos, Damian, no es como si nunca lo hayas hecho.

—Es distinto.

—Claro que no. Lo hacías incluso antes que yo.

—Tira eso, Zoe, o le diré a tu padre.

—No lo harás. Le diré que tú me obligaste a fumar en primera instancia.

—¿Qué? —frunce el ceño dándome una corta mirada, mi sonrisa de niña buena es mi única respuesta. Damian suspira —Por ahora, ganas tú.

Hago un pequeño festejo desde el asiento de mi auto y busco el encendedor en mi cartera. No es como si John realmente le creyera a Damian si le dice que he estado fumando yerba, y no este verano, sino este último año cuando mamá me llevo de mochilera por Latino América. Incluso probé hongos alucinógenos y subí una montaña entera hasta un refugio creyendo que las hadas y los duendes iban acompañándome.
Pongo el cigarro en mis labios e intento prenderlo con el fuego, Damian me arrebata la yerba y la tira en la carretera.

—¡Joder, Damian!

Suelta una carcajada en grande y acelera.

—Hace años no te escuchaba jurar, Z.

—¡Me escucharas más a menudo si te comportas como idiota!

Damian me hace burla haciendo gestos con la cara y vuelvo a darle otro puñetazo en el brazo, otra vez sin causarle ningún dolor.

—Me las vas a pagar.

—Uy si, cuanto miedo. ¿Qué harás? ¿Me tiraras pétalos de rosas o algo así?

Me cruzo de brazos completamente molesta y mirando hacia mi costado para no tener que verle la cara. Y de seguro hará que me revisen la maleta para ver si llevo más conmigo.

Nota mental: no volver a mencionar la palabra M delante de Damián. Es un aguafiestas.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El enojo no me dura demasiado y mucho menos con mi primo. Si hizo que revisaran mis maletas y me trato como un traficante antes de subirme al jet, pero me dejo beber de los champagne que tenía abordo y baje casi bailando con las piernas torcidas del avión. Parecía que llevábamos una fiesta encima, incluso Damián que es quien está más acostumbrado de los dos a beber y beber.

Nos sentamos en el suelo como tal cual borrachos y aun bebiendo de otra botella de champagne mientras me cuenta como serán los retos en la universidad. Según él, un amigo de confianza nos pasara a buscar porque estaba de paso, pero ya había pasado casi veinte minutos. Lo extraño es que Damian parecía estar acostumbrado y no se había molestado para nada, y con lo odioso que resulta ser él, es raro.

—Son una mierda bien grande. Van a poner a cada instante a prueba tu desempeño.

—¿Y tú como lo pasaste? —le pregunto arrastrando la voz.

—Observa con atención —señala de arriba abajo su cara —¿Realmente crees que un reto es demasiado grande para mí?

—No, pero es obvio que tu ego si lo es.

Se encoge de hombros.

—Algunos nacen con suerte. Multimillonario, atractivo, sexy, inteligente y el sueño de todas las mujeres —enumera con los dedos.

—A veces no sé si lo haces apropósito o realmente eres así de egocéntrico.

Damian solo me guiña el ojo y yo me echó a reír. Vaya que lo había extrañado.

—¿Y qué onda tu amigo? —le doy un trago bien largo antes de pasarle la botella.

—Nunca se atrasa más de veinte minutos. En menos de dos minutos estará aquí —y consulta la hora en su reloj de mano—Si, en poco tiempo.

Estoy a punto de comentarle que tal vez deberíamos llamar a un taxi o pedir una limosina, el motor de un auto me distrae y lo busco con la mirada, apareciendo a lo lejos y acercándose cada vez con velocidad. Mi boca se abre en grande cuando observo bien que auto es, y no es nada menos que un Ford Mustang descapotable de los 70. La maravillosa maquina se estaciona cerca de nosotros y de un salto me incorporo, casi corriendo con mis piernas gelatinosas y borrachas hacia el auto.

—Por los Santos Beatles.

—Está obsesionada con los autos de los ’70 —escucho decirle Damian a alguien, pero los ignoro prestándole atención a la preciosidad delante de mí.

Pintura impecable, ni un solo rasguño, las luces bien colocadas y sin ningún problema, el metal reluciendo mi reflejo y las ruedas con una franja blanca alrededor del centro. Me levanto un poco para observar lo de adentro: asientos de cuero ecológico y recién cambiados, al parecer, pero sin perder el tono ’70 con un rojo mate oscuro. La radio sufriendo modificaciones de la nueva era, pero más comprensible que nunca cuando L.A Woman de The Doors suena en la radio, conectado desde el celular.

Alguien carraspea a mis espaldas, sobresaltándome. Giro mostrando mi mejor sonrisa de niña inocente, no creo que a nadie le gusta que estén husmeando a tan abiertamente su auto. El amigo de Damian es atractivo y sexy, sacado de los cuentos de hadas: cabello rubio peinado perfectamente hacia arriba, ojos azules intensos, una sonrisa linda y juguetona, como si estuviera listo para tragarse al mundo. Es mucho más alto que yo, de por si no soy alta, pero a su lado soy como un ñomo. Es de contextura delgada, aunque se nota que ha pasado horas en el gimnasio. En su brazo izquierdo, tiene una manga de tatuajes. En la parte superior, tiene el tatuaje de un lobo, justo como Damian.

—Así que tú eres Zoe.

—Así que tú eres el amigo de Di. Es un gusto —le extiendo la mano.

El chico la sostiene, pero la gira para darme un beso en el dorso, justo como en las películas.

—Zack Rowling. El placer es todo mío.

Me suelta de pronto cuando Damian intenta patearlo. El rubio le hecha una sonrisa divertida, Di no se ve tan de buen humor como antes.

—No con mi prima. Ni se te ocurra.

—Tranquilo, hombre. Solo me estaba presentando —se encoge de hombros, algo me dice que no está siendo completamente sincero, y deduciendo por Di, no lo está.

—Andando antes que te patee el culo.

Zack se ríe entre dientes y se sube al lado del piloto del auto mientras que Damian se sienta a su lado. Yo me subo atrás con cuidado, emocionada cuando mi trasero siente el asiento.
Pongo las manos en mi boca y trato de no chillar. Damian voltea a mirarme con las cejas en alto.

—¿Pasa algo? —pregunta Zack, arrancando el auto.

—Zoe es un poco loca.

Un chillido se me escapa cuando el auto ya andando acelera más fuerte.

—¿Un poco?

Y me rio a carcajadas, me quito los zapatos y me siento arriba del baúl con mis pies sobre el asiento. Alzo los brazos y chillo unas dos veces más, sintiéndome como en una película de Hollywood.

Damian me sonríe, acostumbrado. En cambio, Zack parece un poco perturbado.

—Descuida, no es hereditario.

—Viéndote a ti y a ella, lo dudo.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Entre el trayecto y la borrachera que llevaba encima, me quedo dormida en el asiento de atrás tal cual bebe. No sé exactamente cuánto tiempo pasa desde que me dormí, pero cuando despierto tengo la chaqueta de mi primo sobre mí. Restriego mis ojos con los puños de mis manos y me estiro lanzando un sonoro bostezo.

—Creo que fue demasiado champagne para ti, Zozo —dice Damian divertido desde el asiento de delante, fumando un cigarrillo junto con Zack.

—Roncabas demasiado.

Mis mejillas se vuelven rojas y suelto risitas nerviosas por la vergüenza.

—¿Ya llegamos al campus? —volteo a ambos lados esperando estar en la uni, pero estamos un vecindario que no reconozco.

—Aun no, tenemos que esperar a los gemelos.

—¿A los gemelos?

Los gritos y risas me centran en dos chicos corriendo con sus maletas en la mano mientras una anciana los persigue con una escoba en la mano. Entre el griterío no puedo entender bien lo que hicieron, pero algo así sobre una broma de despedida y que se lo merecía por vieja bruja. Los chicos se ríen entre ellos mientras sueltan chillido tras chillido. Se sube uno cada uno a mi lado, salteando la puerta.

—¡Arranca, Zack, arranca!

La anciana por un pelo no nos alcanza. Zack acelera con rapidez y no pierdo de vista a la mujer furiosa hasta que dos cuadras después, dobla a la izquierda.

—¿Qué fue todo eso? —inquiero divertida, observándolos a ambos respirar agitadamente.

Los gemelos son de cabello azabache corto, ojos azules y con sonrisa burlona en el rostro. Son más altos que yo, tanto como Zack y Damian, pero pensándolo bien todo el mundo lo es más que yo.

—¿Y tú quién eres? —preguntan al mismo tiempo.

—Zoe, la prima de Damian.

—Damian nunca nos dijo que tenía una prima tan linda —me guiña un ojo el de la izquierda.

—Y se entiende por qué —es el turno de el de la derecha guiñarme le ojo.

—Olvídenlo, está fuera de su categoría, perdedores.

—Buuuu, tu siempre tirando mala onda —dice el de la izquierda aleteando la mano, como si no le temiera a la misma muerte —Y dime, Zoe, ¿eres una novata?

—Sip.

—Uhhhh —exclaman los dos riéndose entre ellos.

—Vas a tener a la bruja de Becca y Alexandra haciéndote maldades.

—¿Y esas quiénes son?

—Presidentas de Beta.

—Y que buen sexo oral hacen.

—Pero solo te lo hacen cuando buscan un favor.

—Vas a entrar a Beta, ¿cierto?

—Es obvio, la familia de Damian entran todos a Alfa o Beta.

—Pero puede ser de otro ramo de la familia.

—¿Eres una Waldorft?

—Nop. Soy una McGuire.

—Igual tienes que entrar, ¿cierto?

—Mi papa también era un Alfa —respondo encogiéndome de brazos.

—¿Lo ves? Toda su familia, tarado.

—Pero no es una Waldorft, ¿Cómo iba a saberlo?

—Dah, eso es obvio.

—¿Y cómo es obvio?

—Es temprano para sus peleas —les interrumpe Zack con paciencia —Cállense y bajen los pies de mi asiento antes que los mate.

Los gemelos de inmediato ponen los pies en el suelo, pero eso no les impide seguir parloteando y parloteando. Zack le sube la música al estéreo, intentando a callar sus voces. Los gemelos no se rinden tan fáciles, porque se presentan a los gritos.

—¡Yo soy Duncan!

—¡Yo soy Dean! ¡¿Qué tal si sales conmigo esta noche?!

—¡Oye, yo iba a preguntarle eso, copión!

—¡Yo lo hice primero así que espera tu turno!

Me rio a carcajadas y me entretengo un poco más en su pelea sobre quien saldrá conmigo hoy y quien debería hacerlo la próxima semana. Dejan el tema a un lado cuando Damian se da vuelta con su mirada asesina y les deja en claro que no saldré con ninguno de los dos porque son unos idiotas. Pese a que se burlan de él, cambian de tema y abren una botella de cerveza, bebiéndola del pico. La acepto cuando me la pasan.

—¿Qué vas a estudiar, Zoe? —pregunta Duncan, si no me equivoco.

—Cinematografía.

Damian se voltea una vez más, pero esta vez frunciendo el ceño en mi dirección.

—Pensé que ibas a estudiar finanzas.

Le guiño el ojo.

—Vas a meterte en problemas, Zozo.

—Tu siempre te metes en problemas. Déjame ser una problemática como tú, Di.

—Sí, Damian, andas muy aguafiestas.

—Yo no soy aguafiestas, es que ella está loca y puede salir con cualquier cosa.

—¿Esta preciosura? ¿Loca? No le hagas mala reputación a tu prima.

—Sí, Damian, deja de manchar su imagen.

Yo me rio porque Di se pone a discutir con los gemelos sobre mi estado de cordura. No puedo negarle nada, a veces hasta yo misma me siento un poco loca y demasiada hiperactiva.

Miro enfrente y desde el espejo retrovisor, los ojos de Zack están sobre mí, pero no me miran ni coqueto ni amable como lo ha hecho desde que lo conocí, sino más bien molestos, como si mi sola presencia fuera un estorbo para él. No quita su mala mirada sobre mi ni cuando lo cacho, por mi parte deduzco que no le caigo bien, aun así, le doy una sonrisa cordial y me centro en la discusión, volviendo a reír. No suelo caerles bien a las personas porque dicen que creo disturbios a donde quiera que voy, incluso sino abro la boca. Tampoco es como si mucho me importara. Hay gente a quien le puedo caer bien y hay gente a la que le puedo caer mal. A Zack le caigo mal y está bien que así sea. Después de todo, no ha visto mi mejor armamento. Puedo llegar a ser más odiosa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La universidad de Longwood en Los Angeles se destaca por ser la mas prestigiosa de todas. Cuenta con mas de cuatro edicios para cada facultad. El edificio de la facultad de Teatro y cine es la que parece que tiene el menos estilo griego. Primero que nada, porque esta pintada de todo colores, desde los pilares hasta cada baldosa de los pasillos, con dibujos echos a aerosol o con pintura, atrapa la atencion en el momento y grita creatividad por todos lados. Casi me pongo a gritar alli sin mas, y si no lo hice ante semejante majestuosidad, fue porque abri demasiado la mandibula y creo que se me trabo. La vi antes y grite en cuanto lo hice, pero no significa que la ame menos.

—¿Estas preparada para tu sorpresa? —dice Damian tomando mi atencion, bajando de un salto del auto de Zack.

—El asiento, maldita sea —dice el rubio echándole una mala mirada. Di va hacia el baúl y retira mi maleta—Me voy, tengo que ir a la biblioteca.

—No me jodas, es el primer día.

—Ser aplicado es todo un estilo de vida —una sonrisa socarrona cruza por su rostro, pero la quita en cuanto voltea a mirarme —Nos vemos, McGuire.

—¡Adiós, Zack! —chillo levantando mi brazo arriba y moviéndolo con efusividad —¡Llévame otro día en tu auto!

—Si, como quieras.

Se marcha demasiado frio para mi gusto, solo es cuestión de tiempo para que lo endulce y sea más bueno conmigo. Después de todo, es de los mejores amigos de Damian y no quiero llevarme mal con él, sobre todo por su precioso auto. ¡Quiero otra vuelta y es en definitivo que la tendré!

Volteo a mirar a Di con un puchero en los labios, cosa que le hace gracia.

—No el caí bien a Zack.

—No le caen bien las chicas sino es para meterle mano debajo de la falda.

—¿Y no quiere metérmela a mí?

El rostro de Damian se pone rojo de la furia. Casi tengo que tragarme la risa, es tan fácil hacerlo enojar al celocin.

—¡No! ¡Cierra esa maldita boca y quítate esa idea de mierda! ¡¿Me entendiste?!

Dean y Duncan se echan a reír como idiotas y les sigo la corriente, molestando aún más a Di.

—Jamás creí que Damian Waldorft fuera un celosito con su primita —lo jode Dean pasándole el brazo por los hombros, pero Damian se lo quita de golpe.

—Hagan correr la voz en el campus que, si alguien sale con Zoe, los lobos irán tras de él. Sin excepciones.

—Como diga, jefe —Duncan hace un saludo militar y su gemelo lo imita.

—Oye, Zoe, ¿no estas llegando tarde? —pregunta Dean bajando junto con su maleta y la de su hermano.

—¿A dónde?

—A la ceremonia de apertura. Ya es mediodía y creo que en diez minutos comienzan. De por si te perdiste todas las clases introductorias a la universidad hoy…

—¿Para qué ira? Mañana tendrá una igual y le dirán lo mismo —replica mi primo y me tira de la mano. —Antes de que te vayas a la mansión Beta, tienes que ver a tu auto.

Casi lo olvido, y eso que ahí están todas mis maletas, por si fuera poco. Me dejo guiar por mi primo despidiéndome cortamente de los gemelos y voy dando saltitos con alegría. He esperado por tener un auto toda mi vida. John nunca quiso comprarme un auto porque creía que me iría a recorrer el país si tuviera uno, y no se equivocaba en ello. Hubo un tiempo en que pensaba que el estudio era inútil, no fue hasta que me di cuenta que con una videocámara podía recorrer el mundo de igual manera y ganar dinero para sustentarme. Viviría mi vida de la manera en que más amo: viajar y grabar.

Pero resulta una tarea difícil encontrar mi auto porque el estacionamiento está lleno y Damian ni siquiera sabe cuál es. Saca un llavero de su bolsillo con el asegurador. Apenas lo aprieta, suena la alarma de desactivación de un minibús en la esquina. Voy corriendo hacia allí y al llegar, mi boca se abre en grande al igual que mis ojos.

—¿Te compro esta chatarra? —inquiere despectivo al observar el minibús de los ’60. —Pensé que John tenia mejor gusto, digo, hay que ver los autos que colecciona y…

Un grito sale por mi garganta mientras comienzo a dar saltos tras saltos, redondeando MI minibús. He querido tener una desde los once años, pero ni siquiera ese gustillo pudieron darme. ¡Y ahora tengo una! ¡Y es solo mía, mía y mía!

Le arrebato de golpe las llaves a Damian y me meto adentro, al encender el bus el sonido del motor casi hace que me dé un éxtasis. Voy hacia atrás con los dos cuatro asientos más que hay, sobre ellas están mis maletas. Abro las compuertas traseras, Di me observa con una sonrisa corta en su rostro mientras yo sigo dando saltitos y chillidos de aquí a allá.

—¡Tengo un minibús, tengo un minibús!

—Para la próxima, dile a John que yo te comprare un auto.

—¡Olvídalo! ¡Este es el mejor regalo del mundo!

Salto sobre sus brazos, por poco y nos caemos hacia atrás. Damian me sostiene por la espalda y da unos giros completos que hacen que grite, ría y me emocione más. Nada puede arruinar mi buen humor hoy.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La mansión Phi Betta Kappa es del estilo griego como la mayoria de los edificios aquí. Con una majestuosidad e imponencia, nos abre las puertas a las novatas, viendose mucho mas gigante de lo que se ve por fuera. Una escalera larga al costado del pasillo, que de ella cae una alfombra roja y casi nueva. Baldosas de color negro y un color rojizo fuerte en las paredes. Hay un cuadro enorme del centro, es la fundadora de la freternidad junto con el lema de aquí: "Lucha por la igualdad".

Entramos unas treinta o cuarenta chicas todas juntas, no es fácil contar cuando están en constante movimiento. Alcanzo a divisar a Ónix a lo lejos, pero no puedo llegar hacia ella porque se me dificulta abrirme paso. Decido esperar, casi con impaciencia, después de todo, estaremos en la misma fraternidad y espero que ambas podamos quedar seleccionadas entre las diez que se quedaran a fin de año. Nos queda esperar a que vengan las presidentas de la fraternidad, en eso pienso en ir hacia Ónix, pero cedo cuando veo a Dallas a mi lado con los brazos cruzados, su ropa siempre siendo tendencia y muchas chicas admirándola desde el principio de la cursada. Es obvio que es ella.

—¿Dallas?

La castaña voltea a mirarme y no evito sonreírle. Su ceño se frunce.

—¿Si? —inquiere no muy segura.

—¡Dallas! —exclamo y le doy un fuerte abrazo.

—Está bien, suéltame —se aparta dando unos pasos hacia atrás—¿Y tú quién eres?

—¡Zoe McGuire! ¿No me recuerdas?

—No, lo siento, ¿Debería?

Si lo pienso bien, no es como si hayamos compartido mucho, lo que si recuerdo fue una joda que le hizo a Damian y lo hizo rabiar a montones. Desde ese entonces, la adoro. Es casi imposible seguirle el pie a Damian y ella logra hacerlo.

—Fuimos juntas a la secundaria en Manhattan. Incluso fui a beber champagne a la fiesta que hiciste en tu piscina.

Me inspecciona de arriba abajo, entrecerrando la mirada.

—No soy buena recordando a la gente, pero creo que me haces familiar.

Suelto una risita por lo sincera que es. Me gusta que no tenga caretas, es más fácil tratar con personas así que con gente que finge ser algo que no es. Me agradan mas así.

—Puedes preguntarle a Guillermina.

—¿Conoces a mi nana?

—¡Claro! Bebí con ella y fue quien me llevo a salvo a casa ese día.

Dallas saca su iPhone y me saca una foto. El flash me ciega por momentos.

—Oh, perdona. Siempre olvido quitarle el jodido flash —dice molesta y configura su celular —Le mostrare a Guillermina para que me recuerdes quien eres.

Me encojo de hombros y hago una pose con mis dedos haciendo paz y amor. Dallas me saca dos fotos más hasta que guarda su celular en su bolso.

—Supongo que conoces bien quien soy —acomoda su cabello hacia atrás con esos aires de diva. Simplemente es igualita a Damian, con razón peleaban todo el tiempo.

—Claro que sí. Yo soy la prima de—…

—Ya dejen de tantas charlas —Una chica rubia, alta y muy atractiva baja de la escalera de la mansión, a su lado esta una chica morena de cabello largo oscuro, tan atractiva como la rubia. Todas nos quedamos calladas al instante—Soy Becca, la presidenta de Phi Betta Kappo desde hace tres años. Es un placer para la junta directiva de la fraternidad darles la bienvenida a lo podría ser su siguiente hogar por los próximos cuatro años de universidad.
Todas aplaudimos la presentación de la presidenta, le sigue Alexandra, quien no dice demasiado salvo su nombre y que es la mano derecha de Becca. También la aplaudimos.

—En este año lectivo 2018, se han presentado más de doscientas solicitudes para entrar a la prestigiosa fraternidad, de la cual 35 chicas fueron seleccionadas, ya sea por sus notas, becas o prestigio familiar. Cada una de ustedes debe considerarse especial por entrar aquí, pero no lo suficiente —una sonrisa traviesa aparece en su rostro, causando susurros entre las novatas—Solo diez chicas podrán quedarse en esta fraternidad, las demás se irán a sus casas o se conformarán con una habitación en el campus u otra fraternidad, de menos prestigio, claro está. Que quede claro que esto es una guerra; todo vale, eso es seguro.

—A lo largo del año, habrá retos que deben cumplir si o si para su persistencia en esta casa —Alexandra muestra unas fotocopias en alto—Pero primero, estas son las reglas de la casa. Podrán encontrar una copia en sus camas una vez que sean seleccionadas a sus habitaciones. Estas son para cuatro a seis estudiantes, no podrán cambiarla por más que tengan problemas con sus compañeras de habitación, por lo que recomiendo que tengan una buena convivencia. Tampoco estamos abiertas a sus quejas por más mínima que sea, así que absténganse a venir a nuestra oficina si no es estrictamente necesario.

—Las de primer año deberán dormir en el sótano. Allí están las habitaciones que utilizaran a lo largo de este año. Si llegan a quedarse, se les asignara el próximo semestre una habitación mucho mejor y solo compartirán con una o dos compañeras. Compartirán un solo baño, así que organicen entre ustedes un programa de horarios para utilizarlo. También deben encargarse de la limpieza por ustedes mismas. Mientras tanto, se realizará por sorteo.

Dos chicas se acercan trayendo consigo una urna de con pequeños pales blancos, dos más traen desde una puerta del fondo un pizcaron blanco a marcador.

—Las primeras cuatro que saquemos, serán las elegidas para la primera habitación. Vayan haciendo pequeños grupos según salgan sus nombres—dice una de las chicas, poniendo una mano dentro de la urna.

Así van seleccionándose las compañeras de habitación y van juntándose. Aun no fui mencionada, por lo que me siento nerviosa si tendré que compartir con cuatro o con seis. En preferencia, me gustaría que seamos cuatro. El espacio será más grande y una mejor comodidad.

—Zoe McGuire—me sorprendo al escuchar mi nombre—Ónix, Lake y Reneé.

Me encuentro de inmediato la mirada con Ónix y no tarda en sonreírme. Evito ponerme a saltar allí sin más. Ónix y yo nos conocimos en el examen de entrada y nos volvimos amigas, nos hemos enviado mensajes durante todo el verano esperando poder compartir la universidad juntas al igual que las habitaciones. ¡Y seremos cuatro! Al menos no será tan malo.

Dos chicas más se suman a nosotras, las recibo con una sonrisa de oreja a oreja.

—Hola, soy Lake —estrecho la mano con la castaña de cabello corto.

—¡Un gusto! —exclamo contenta.

—Zoe, shh —dice Ónix detrás de mí. Me rio por mi descuido—Un gusto, soy Ónix.

—Hola.

La tal Renée se hace presente con cierta introversión. La saludo con la misma efusividad que Lake, mientras que esta y Ónix son más tranquilas en presentarse.

Dicen los últimos nombres para la última habitación de seis.

—Dejen las presentaciones para después, ahora escuchen atentamente —Becca camina hacia delante de todas y da dos aplausos para llamar nuestra atención —Los retos para permanecer en esta fraternidad son muy importantes. Solo pueden tener dos fallas. No habrá misericordia para ninguna ni tampoco un trato especial por más prestigio que tengan sus notas o sus familias. No nos medimos por ello, sino por el espíritu que lleguen a presentar. Vuelvo a repetir: todo vale aquí, esto es una guerra. No les digo que no tengan amigas, pero que piensen bien en quien confíen.

—Ahora, lo siguiente —Alexa se aclara la garganta pone una caja sobre la mesa, donde antes estaba la urna —Aquí estará el reto de estas dos semanas. Sé que quizá es pronto para empezar, pero nos pareció buena idea que comenzaran ahora mismo para demostrarnos que tan fuerte es su determinación. Formen una fila y vengan a buscar su reto.

Tardamos unos quince minutos en que todas tengamos nuestros retos. Es una hoja doblada en cuatro que no podemos abrir hasta que estemos todas con una en la mano. Por suerte todas nos organizamos bien y terminamos rápido. Becca nos felicita por ello.

—Pueden abrir la hoja.

Desdoblo la hoja con emoción, teniendo cuidado de no romperla en el proceso. La imagen de un lobo rojo me sorprende porque creo haberlo visto en algún lado, solo que no recuerdo donde. Todas nos echamos miradas entre nosotras, sin saber bien de que va el reto.

La presidenta y la vice se ríen de nuestra expresión.

—¿Qué es lo chistoso? —refuta Dallas, no haciéndole gracia.

—Verás, ese es su reto.

—¿Un dibujo? —inquiere una chica morena—No entiendo, ¿Qué tiene que ver unos botines un aro de trébol?

—Esa son características que tienen su cita para el baile de bienvenida.

—¿El baile de bienvenida?

—¿Hay un baile?

—¿Y cómo es eso de citas?

De pronto, todas empiezan a hablar al mismo tiempo sin entenderse. Alexa chifla para llamar la atención y hace callar a todas.

—Escuchen con atención y no hagan disturbios. Para el baile de bienvenida, deben llevar a su cita y el papel para confirmar si han logrado cumplir el reto. Pueden robárselo entre ustedes.

—¿Robarlo?

—Les dije que todo lo vale —Becca sonríe maliciosa—Eviten que sus compañeras sepan quienes son sus citas, podrían darle ventajas.

Todas guardan celosamente sus hojas, yo hago lo mismo sin olvidar que esto es una competencia. Además, creo saber quién es mi cita.

—Eso es todo por hoy. Recuerden que la cena es a las ocho. Sean puntuales.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La habitación que nos toco es la última del pasillo. La suerte es que tiene una pequeña ventana que nos ayuda a que entre un poco de luz a la habitación. De paredes sin revocar y con cierta humedad, hay cuatro camas a cada esquina junto con una mesa de luz al lado y dos roperos. Comparto el armario con Lake, quien me ayuda a acomodar mi ropa mientras hablamos sobre nuestra estancia en la universidad. Pudo habernos tocado peor, pues escuchamos que algunas habitaciones de seis han sido más que pequeñas, no tienen ventanas y muchas ya tienen problemas.

Lo primero que hablamos entre todas luego de ordenar nuestras pertenencias es sobre la limpieza.

—lunes, miércoles y viernes, Lake y Zoe estarán a cargo. Martes, jueves y sábado serán Ónix y Renée. ¿Están de acuerdo? —dice Ónix leyendo el papel con los horarios.

—¿Y los domingos? —pregunta Renée.

—No limpiaremos ni ordenaremos. Serán nuestro día libre —expresa la pelinegra con una sonrisa—Recuerden no mantener demasiadas cosas en el suelo para que a las demás se les haga más fácil la limpieza. Hablar es lo principal en la convivencia. Tratemos de no llevarnos mal entre nosotras.

—Tengo otra propuesta —levanto la mano arriba, llamando la atención de todas.

Ónix asiente, dándome el paso para hablar.

—No podemos competir entre nosotras por los retos —nos miramos entre todas con cierta desconfianza. Tomo el papel que sostiene Ónix y escribo lo siguiente—Digo, creo que estos retos son más que nada para desconfiar con quienes estamos conviviendo. Es mejor que si vamos a hacer trampa o una treta, sea con quienes no compartimos habitación todos los días, ¿cierto? Después de todo, vamos a vivir por un año entero.

—Estoy de acuerdo con ello —dice Lake con los brazos cruzados y asintiendo con la cabeza—Lo cierto es que no me gustaría desconfiar de ustedes. Vamos a vernos la cara a toda hora.

—Yo también estoy de acuerdo —concuerda Renée y es la primera en dar su firma al contrato —No vamos a jodernos entre nosotras.

—Yo también —Ónix es la siguiente en firmar.

Lake y yo le seguimos, y como si hubiésemos formado la gran alianza, no evito soltar un grito de emoción. Ante las miradas incrédulas de todas, sonrió y me encojo de hombros.

—Tengo ataques de histeria. Lo siento.

—Supongo que habrá que acostumbrarse —comenta Renée con una sonrisa en el rostro.

Definitivamente, no pudieron haberme tocado las mejores compañeras de las que tengo.

—Ahora ordenemos—Ónix da dos aplausos—Comprendo que seamos novatas, pero este lugar es un chiquero.

—Es un competo horror. ¿Sintieron ese olor? —Lake se tapa la nariz y mueve la mano al aire —Que alguien abra la ventana, por favor.

Subo arriba de mi cama que se encuentra debajo de la ventana rectangular, al que está también de lado de un cuadro también rectangular a lo largo; la abro dejándola trabada y las cuatro nos ponemos a limpiar con la escoba y la pala que hay para cada habitación. Puede que no podamos volver este lugar un palacio, pero al menos haremos el intento de volverlo lo más reconfortante de lo que puede llegar a ser.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

No es muy difícil encontrar a mi cita, se encuentra en el estacionamiento lavando su precioso auto del cual quede completamente enamorada. Zack Rowling es mi cita, tuve la suerte de reconocer su tatuaje de lobo. El dibujo es idéntico al que tiene. Definitivamente, el destino quiere que este reto lo gane con facilidad. No sé qué hubiese sido de mi sino lo hubiese visto antes, tendría que haber buscado por todos los alumnos de Longwood para poder descifrar quien era.

Camino con saltos hacia donde se encuentra Zack, recibiendo su mirada a pocos metros de donde me encuentro. El rostro de póker que pone no me desanima. Quizá no le caigo bien, pero espero realmente que quiera ayudarme en esto.

—¡Holis!

—¿Qué tal tu primer día? —pregunta sin demasiado interés, más concentrado en pasarle la esponja a su hermoso convertible de los ‘70.

—Muy bien, mis compañeras de cuarto son las mejores.

—Ya veo…

—Y organizamos los días para la limpieza. También prometimos no arruinarnos entre nosotras.

Zack me sonríe con ironía.

—Eso se verá en las pruebas, créeme.

—Me gustaría confiar en ellas. Se ven buenas chicas.

—Una cosa es que se vean y otra que lo sean.

—Que pesimista —suelto una risita aun sonriendo—Sobre el primer reto, debo buscar mi cita para el baile de bienvenida…

—¿Y por qué me cuentas a mí? —deja la esponja y se limpia las manos con un trapo, con su sonrisa despreocupada—Que yo sepa, no soy tu amigo.

Directo y sin rodeos. Me cae bien.

—Tu eres mi cita.

Desenrollo el papel y le muestro el dibujo de su tatuaje. Zack abre los ojos, un poco impresionado, pero enseguida su expresión se vuelve neutral, manteniendo su sonrisa casual.

—Veo que no se le ha ido la costumbre a ninguna de las dos ponerme en su lista. Lo siento, pero no acepto.

—¿Por qué no? —inquiero con curiosidad.

—No me gustan que me metan en problemas ajenos, ni siquiera si es la prima de Damian.

—Pensé que era tu mejor amigo…

—Si lo es, pero esto está fuera de discusión

—Bueno, eso está por verse.

La tensión en el ambiente es palpable. Ninguno quita la sonrisa de su rostro, por más que sabemos que estamos enfrentándonos a un hecho que él no quiere y yo estoy por obligarlo a hacerlo. Para mi suerte, Damian aparece con las manos en el bolsillo. Seguramente recibió mi mensaje, pidiéndole ayuda. Zack me observa con las cejas en alto luego de notar la presencia de mi primo. Solo me encojo de hombros, quitándome la culpa por pedir refuerzos.

—Así que eres su cita —dice apenas llega ante nosotros.

—No voy a hacerlo.

—Sabía que dirías eso —Di chasquea la lengua y suspira —¿Recuerdas el favor que te hice el primer año?

—No pongas eso en el medio —Zack lo ignora y vuelve a tomar su esponja para pasarle al auto—Sabes que no voy a hacerlo.

—¿Por qué no? Solo es un baile —pregunto aún más curiosa que nunca.

—No me gustan que metan en medio de los retos, menos si es por parte de Becca o Alexa.

—Zack jugo con las dos y desde entonces la odian —dice Damian divertido.

—Tú también te las cogiste, no me vengas con que soy el único malo de la película.

Di se echa a reír.

—Yo no fui quien salió con las dos al mismo tiempo.

—Pero te las tiraste al mismo tiempo, y a las dos a la vez.

—Soy afortunado que las chicas quieran compartirme. No seas envidioso.

Me rio por la dinámica de su amistad. Es tan natural y sin ningún resentimiento de por medio que creo que voy entendiendo por que son tan amigos.

—Vamos, solo ve con Zozo al baile.

—No.

—Mantendré en orden mi parte de la habitación —promete mi primo, observando con atención la reacción de Zack.

Este parece pensárselo un momento, pero niega con la cabeza al cabo de unos segundos.

—Ni siquiera eso podría hacerme aceptar.

—Está bien, Di. No es necesario que intervengas más—le tomo de la mano y me acerco para darle un beso en la mejilla antes de mirar directo hacia Zack con una sonrisa pintada en mi rostro, una que comúnmente no desaparece—Te doy una semana para aceptar, de lo contario, tendré que ponerme ruda.

El rubio levanta las cejas en alto, como si no creyera mi advertencia. Di me mira con diversión, sabiendo lo que le esperara a continuación sino acepta.

—¿Eso es una amenaza?

—No, no, no —meneo con la cabeza —No ejerzo violencia, la amenaza es violencia disfrazada. Pero digamos que no estoy del todo cuerda.

—Te lo dije —acota mi primo —Deberías aceptar antes que sea demasiado tarde.

Zack nos ignora a ambos, más concentrado en su auto que en nosotros. Suelto más risitas y Damian no tarda en seguirme.

—Voy a amar ver esto —murmura para sí mismo —Te lo advertí, amigo.

—Te daré una semana. Solo una semana antes que empiece a hostigarte.

—¿Acaso vas a acosarme? —inquiere incrédulo y divertido al mismo tiempo.

Me encojo de hombros y me marcho, dejándolo picado por la duda. Di se queda con él, espero que le explique cómo serán las cosas a partir de la próxima semana.

Me voy dando saltitos, contenta de saber quién es mi cita para el baile de dos semanas. Le daré hasta el próximo lunes, que lo piense minuciosamente y Damian tenga tiempo de convencerlo que es lo mejor que puede hacer para su paz mental, de lo contrario tendré que ponerme ruda.

Diviso a Duncan y Dean caminando por el campus. Levanto la mano y la muevo efusivamente para llamar la atención. Ambos me sonríen y se acercan a mí, chocando los cinco apenas llegan.

—¡Zozo!

—¿Así es como te dice Damian?

—Sip —asiento con la cabeza—Mi familia suele decirme así. Si ustedes quieren pueden hacerlo.

—No, no. Yo no quiero ser tu familia, nena —Duncan me guiña el ojo.

Suelto una risita y le doy un golpe en el brazo. Hace una mueca de dolor y se soba.

—Demonios, que buen puño tienes, Zoe.

—Lo siento.

—Oye, ¿y las brujas ya le han dado su reto inicial? —inquiere Dean, señalando con la barbilla a Becca y Alexandra caminando por el pasillo de afuera con sus seguidoras, unas divas totales.

—Sí, no creía que nos dieran el reto al instante, pero supongo que es bueno —me encojo de hombros —Tengo que llevar a un chico con ciertas características al baile de bienvenida.

—¿Ya sabes quién es? Nosotros podríamos ayudarte

—Sí, es Zack, el amigo de Damian, así que no crea que sea muy difícil de convencer.

Duncan y Dean se miran entre ellos para echarse a reír. Los observo sin entenderlos aun sonriendo.

—Zoe, no creo que logres convencer a Zack —dice Duncan cruzándose de brazos.

—Es más terco que una mula, mucho más que Damian —Dean imita a su gemelo.

—Imposible —ambos menean con la cabeza.

—Vamos, chicos, no sean así. Ya verán que yo puedo —les guiño el ojo—Aunque no lo crean, tengo métodos no ortodoxos para convencer a la gente.

—¿Qué? ¿Acaso los acosas hasta que te denuncien?

—Nunca he llegado a ser denunciada.

Los gemelos vuelven a reírse pensando que es una broma más, pero meneo la cabeza, haciéndoles entender que no es broma.

—Piénsalo bien. Zack puede ser peligroso si se enoja, yo sé lo que te digo —expresa Duncan fingiendo llorar.

—Les apuesto que puedo hacer que acepte en menos de una semana —cruzo mis brazos sonriéndoles con confianza.

—¿Y que nos das a cambio? —Dean levanta sugerente las cejas.

—Lo que ustedes quieran. Es su elección.

—De acuerdo. Si tu ganas, tendrás el mapa merodeador.

Frunzo el ceño sin entender el concepto. Los gemelos vuelven a tener esa telepatía entre ellos y se ríen.

—Nunca pensé que se lo íbamos a dar a alguien más, eso me trae recuerdos —Duncan suspira con melancolía.

—No los estoy siguiendo, chicos…

—El mapa merodeador fue creado por cuatro alumnos cool’s y que han creado historia aquí en Longwood, y todo fue gracias a este mapa —levanta un pergamino viejo doblado en forma rectangular.

—¿Por qué esto me suena muy a Harry Potter?

—Porque cuando lo encontramos estábamos obsesionados con la saga de Potter —dice Duncan como si fuese lo más obvio del mundo—Lo de los cuatro estudiantes es verdadero, ellos fueron a Alfa y sus cuadros están colgados allí. Son dioses para nosotros. Lo de mapa merodeador lo inventamos nosotros.

—Lo ganamos en una apuesta de póker el primer año —añade el otro gemelo—Como sabes, la universidad y las fraternidades son viejísimas. Hay pasadizos secretos que nadie conoce. Nosotros ya sabemos cada uno de ellos.

—Y, pese que hace poco y nada te conocemos, estamos seguros que nos darás la satisfacción de quitarle esa despreocupación odiosa que tiene Zack—ambos chocan los puños con una sonrisa traviesa en el rostro.

—No va a golpearte porque eres una chica.

—Por muy sexista que suene.

—Hasta los locos como Zack tienen sus propios principios.

—Y a nosotros ya nos dejó en claro que nos va a matar si lo jodemos de nuevo.

—Y casi lo intenta, así que ni siquiera se nos pasa por la mente volver a hacerlo.

—Pero si eres tu…

—¡Seria lo máximo! —exclaman ambos con emoción.

Me echó a reír por la situación, aunque no esté comprendiendo del todo bien. Aun así, cierro el trato con un apretón de manos con los dos. Será interesante tener ese mapa en mano, también descubrir quién es Zack Rowling debajo de esa fachada de chico despreocupado.



Última edición por Stark. el Mar 27 Feb 2018, 6:47 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Longwood University {nc

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.