O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 9:16 am por Andy Belmar.

» Almost inhuman hearts.
Hoy a las 7:20 am por blackstairs

» trust the unknown
Hoy a las 7:17 am por chihiro

» how soon is now?
Hoy a las 1:17 am por Stark.

» The things we lost in the fire
Hoy a las 12:21 am por Ariel.

» Coven of salem
Ayer a las 11:38 pm por Ritza.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 10:16 pm por Ritza.

» — native.
Ayer a las 9:49 pm por Charlie.

» insert title here
Ayer a las 9:07 pm por Andy Belmar.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Dom 01 Abr 2018, 4:07 pm

H O L A








SÉ DEMASIADO BIEN QUE DESAPARECÍ DEL MAPA. QUE ABANDONÉ UNA HISTORIA, QUE NO FUI CAPAZ DE CONTINUAR POR BOBERÍAS QUE ACONTECIERON A LO LARGO DE LOS MESES. SÉ TODO AQUELLO QUE NECESITO TENER EN CUENTA, PERO HUBO UN TIEMPO, CUANDO YA TENÍA MÁS DE DOS CAPÍTULOS ESCRITOS, EN QUE ME SENTÍ PERDIDA Y LLENA DE ESCRÚPULOS, SENTÍ QUE ME EXPUSE NOTABLEMENTE A UN MUNDO DONDE LAS PERSONAS PODÍAN HALAGARTE CON LO QUE ESCRIBES PERO QUE A TUS ESPALDAS, TRAS ESA PANTALLA IGNORABAN TU ESFUERZO. AL PUBLICAR EL 04 DE MIS SUEÑOS Y TU ME DIJE: VAS A ESPERAR A QUE TE DIGAN ALGO (MI FAMILIA, MIS AMIGOS) SOBRE TU MANERA DE EXPRESARTE.




ELLOS NO DIJERON NADA Y ESO DOLIÓ, FUE COMO UN PUÑAL DE CLAVOS ENTERRÁNDOSE EN MÍ Y AGONICÉ POR LACÓNICOS SEGUNDOS. PERO AQUÍ, LA NUEVA YO, LA CHICA JOVEN Y FELIZ QUE REALMENTE SOY, ME VUELVO A DECIR QUE NO DEBO ESPERAR QUE MI MANERA DE SER, DE ESCRIBIR Y EXPRESARME LE GUSTE A LOS DEMÁS, SOLO A MÍ. SI COMETO ALGUNA FALTA, ME EVALUARÉ Y TRATARÉ DE NO VOLVER A TROPEZAR CON  LA MISMA.




ASÍ QUE, A MIS PRECIOSAS LECTORAS, SEAN FANTASMAS O NO, LES AGRADEZCO POR TODO EL APOYO, POR HABER RESISTIDO LAS GANAS DE MATARME AL ABANDONAR ESTA HISTORIA. VOLVÍ CON MÁS FUERZAS, APROVECHANDO LA OPORTUNIDAD QUE SE PRESENTÓ EN LAS PUERTAS DE MI HABITACIÓN. 




TENGO OTRA COSA QUE DECIR, Y ES QUE HE ESTADO TRABAJANDO EN OTROS PROYECTOS QUE PRONTO SALDRÁN EN FÍSICO (AUN NO ESTÁ CONFIRMADO), PERO NO DIRÉ NADA MÁS.




¡GRACIAS, LAS AMO! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por AngelMalfoy el Dom 01 Abr 2018, 5:40 pm

Realmente es lindo leer que pudiste ser mas fuerte de los que trataron de tirarte a abajo, y si a nadie mas que a vos misma se tiene que sentir agusto con lo que hace, eso es quererse a si mismo♡
Cuenta conmigo ♡ espero que sigas la novela ☆
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Lun 02 Abr 2018, 1:56 pm

@AngelMalfoy escribió:Realmente es lindo leer que pudiste ser mas fuerte de los que trataron de tirarte a abajo, y si a nadie mas que a vos misma se tiene que sentir agusto con lo que hace, eso es quererse a si mismo♡
Cuenta conmigo ♡ espero que sigas la novela ☆
¡Muchísimas gracias Angel! Eres un sol. Sé que cuento con tu apoyo, y de verdad, muchas gracias por leer este desastre de historia♥
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Mar 10 Abr 2018, 7:05 pm






Capítulo 05


“Mensajes”


 
—Lo sé. —inquiere vagamente, y mis pestañas no se baten nuevamente al escuchar la frase.
¿Lo sabe?
¿Cómo rayos lo sabe?
— ¿Cómo…?—a penas formulo la primera parte de mi curiosa pregunta, el se me adelanta para evitar tener que responderla. Ciertamente, he comprendido que no le gusta cuando le preguntan algo, o al menos cuando yo lo hago. Sus manos, las cuales están completamente sucias se deslizan alrededor de la barandilla, ensuciándola un poco. El material es tan delicado y vacío que me entran unas ganas de ir a buscar la cámara.
Mi sueño de ser una fotógrafa comenzó cuando era pequeña. Pasaba los siete años cuando me compraron mi primera cámara, y aunque esta solo tomara fotos de elefantes, jirafas, y leones cuando yo apuntaba hacia el sol, yo no me aburría.
Quería guardar, o más bien, congelar el recuerdo persistente —y bueno— de admirar y apreciar los colores y matices de la vida, como el cielo se difuminaba con trazos en las nubes, las estructuras solidas que parecían ser muy históricas en las ciudades; capturar momentos que me hacían sentir maravillada era sin duda uno de mis pasatiempos favoritos.
Más cuando se trataban de mis amigos, sin que Ángel se diera cuenta la capturaba en una imagen. Siempre lucía elegante y aunque a veces su malhumor era indomable seguía intacto su estilo. El color rojo y los vestidos ajustados resaltaban en la foto, pero no tanto como su rostro lleno de mucho y poco.
Hipnotizante.
Solo que ella no se daba cuenta de que yo era aspirante a fotógrafa cuando decía que necesitaba que le tomaran fotos para subirlas a sus redes sociales.
Años después me concedieron el deseo y me compraron otra, pero esta vez sí tomaba lo que yo quería. No paré de congelar momentos hasta que debía subir las imágenes a la laptop, porque sino la memoria de esta se acababa.
Es irónico que estudie una carrera donde los recuerdos—lo que más miedo me causa—sea lo que más predomine.
Mis ojos se mueven de sus lentes a sus manos, de sus manos a su cabello desprolijo y de su cabello hasta esos rasgos faciales determinantes. Todo en él me cautiva, desde la forma en que muerde el interior de su mejilla al yo comenzar con mis preguntas, hasta como se encarga de ajustar sus lentes en el puente de su nariz.
Y dudo mucho que los tenga puestos por carecer del sentido de la vista.
—Estas exhibiéndote mucho. —dice, y a penas lo digiero noto como la camisa empieza a rodarse por la brisa que incluso, se esfuerza por sacudir mi cabello, aunque este permanezca encima de mis hombros con sus ondas.
Me lo acomodo y le echo un vistazo. La nuez de Adam sube y baja en un momento donde sus glándulas salivales le obligaron a tragar. Es allí cuando tengo la certeza de que no soy una adolescente ya, y que es diferente que te mire un chico de dieciséis a que te mire uno de más de veintiuno.
Y permanezco en paz porque no me siento intimidada como para ir a cambiarme.
—Entonces Jason… ¿Sabías que el ser humano tiene más de veinte sentidos? —sus ojos trazan una definida línea que separa la ironía y la diversión. —Tenemos veintiséis sentidos, como por ejemplo el equilibrio o la cinestesia… —soy interrumpida, nuevamente por esa voz idílica.
—Tú eres alguien a la que le encanta hablar. —asiento repetidas veces con la cabeza, hasta que el mareo se apodera de mí.
—Exacto…—me remuevo un poco, logrando echar un vistazo al interior de su departamento, donde un caballete y unas pinturas forman un camino hasta una parte del espacio que no puedo ver— ¿Bellas Artes?
— ¿Qué?
Ruedo los ojos.
— ¿Si tu carrera es Bellas Artes? —Lo pienso, y cambio de idea de repente—Estudias Bellas Artes, lo cercioro mediante ser tu musa, ver el lienzo que está dentro de tu departamento y además, tus manos están llenas de carbón.
—Aun no puedes considerarte mi musa si no te he pintado.
Y ya que tengo miedo de que me haga pensar así de mi propuesta confirmada salgo a buscar la cámara, y cuando la tengo en manos vuelvo al balcón. Fijo el lente y le tomo una fotografía espontanea donde sale mirando hacia el horizonte. Por lo cual es mí culpa su desorientación tras oír el click.
Me entretengo observando lo melancólica que es la foto, y lo atractivo que es Jason con simples prendas.
Deja de examinarlo tanto, Katelyn.
— ¿Me has tomado…?—le enseño como salió para no hablar de ello.
Su pelo oscuro despeinado se ve ligeramente inclinado hacia la izquierda por el viento, sus manos entrelazadas reposan sobre la barandilla, su vestimenta reservada da un toque peculiar al contexto, y sale de espaldas a la cámara pero de frente al horizonte.
Guindo la correa en mi nuca y me giro para enfrentar su misterio.
—Debo irme—dice ojeando su reloj. —No fue un gusto saber que eres mi vecina.
—Para mí sí. —veo la hora también y mis ojos casi salen de su órbita. Por alguna razón me estiro para depositar un beso en su mejilla y corro entrando al departamento. Nunca me he podido liberar de la costumbre de darle besos a una persona cuando estoy apresurada o desesperada, y es realmente ridículo. Más cuando pude llegar a ver como se quedaba perplejo y miraba como corría.
Quiero y exijo que la tierra se divida en dos, me trague y no me escupa nunca.
Cuando me adentro en el baño con un nudo en el estómago, me desvisto y me ducho. No tardo más que tres canciones de country cuando ya me veo envuelta en una bata celeste y una toalla en la cabeza.
Salgo resbalándome un poco y preparo mis cosas. Mi exasperación no crece sino al encontrarme buscando conjuntos decentemente formales para la conferencia de trabajo, y al tenerlo todo me visto. Hago luego un café mientras me maquillo y desayuno mientras me arreglo el cabello.
Me coloco los zapatos al ya cerrar con llave la puerta y salgo en dirección al elevador. Presiono el botón y con el corazón latiendo a mil y los pulmones exigiéndome que deje de correr para que puedan colmarse de aire.
Me veo consumiendo más de seis litros de oxigeno por minuto al volver a estar corriendo en sentido a algún lugar ejecutivo.
La palpitación en mi sien incrementa al dar un giro para ver si hay algún taxi o autobús cerca, pero lo único que capto es la mirada inquisitiva de las personas viéndome. Ojos puestos en una diminuta mujer.
Un hombre de contextura rígida y cejas espesas me inspecciona con altanería al yo esperar por un medio de transporte que me traslade a mi entrevista de trabajo, la cual, espero y aspiro que no esté sujeta a esas preguntas que hacen usualmente.
La prominencia laríngea sube y baja por su garganta. Se coloca a mí lado, haciéndome a mí muy pequeña e inofensiva. Es cuando siento unos brazos rodearme y alzarme entre el barullo de gente que merodea por las calles.
— ¡Katelyn! —me sacude en sus fuertes y musculosos brazos. Seguramente evita las toxinas y cualquier sustancia alucinógena que lo derribe como pino. Puedo protestar como su voz puede ser tan grave pero dulce cuando mi nombre sale disparado de sus regordetes y oscuros labios.
Pregunta, ¿cómo sabe mi nombre?
— ¡Hace tanto que no te veía! ¡Por un momento creí que no eras tú y que por mera coincidencia era una chica con tu mismo cabello, color de piel, rostro y mirada extraña!
Arqueo una ceja.
O intento hacerlo, porque es evidente que a pesar de que haya practicado sigo pareciendo una mujer con cólicos.
— ¡¿No me recuerdas?! —sacudo mi cabeza— ¡Soy Ivo Tremer! ¡Fuimos compañeros en la preparatoria y mi padre es quien les dio el trabajo a tus padres!
Sus gritos están a punto de volverme una paranoica sorda.
— ¡Tremer! —Finjo acordarme de él y su apariencia afroamericana— ¡Sí claro que te recuerdo, tú eras el…él que me veía en clases todos los días!
— ¡Sí! ¡Pero qué pequeñas estas! ¡¿Qué interfirió en tu crecimiento?!
Tal vez algún antepasado de mis padres biológicos, no lo sé.
— ¡Tu familia es de estatura alta!
—Prefiero ser pequeña. Tampoco es que mi metro cincuenta y cinco afecte en mi capacidad intelectual y coeficiente.
Se muerde la lengua y veo como una risa se desliza por sus labios.
—Nómbrame cinco hombres que fueron poetas, periodistas o diplomáticos.
—Andrés Mata, Efraín Huerta, Edgar Allan Poe, Shakespeare y William Wordsworth —respondo rápidamente.
Sus ojos color miel se abren con orgullo.
Y pensar que lo creí un hombre altanero.
—Ya no somos niños inmaduros Ivor. ...—digo, pero me doy cuenta de mi error—Ivo. —Corrijo— Antes solo nos preocupábamos por tener los dedos suficientes para contar y resolver los problemas matemáticos.
— ¿Qué pasó Duende?
Percibo el aroma a hortalizas que lo arropa, y debo separarme para hacer caso omiso a un posible episodio.
Duende.
Ivo Tremer.
Mi cauteloso compañero.
—Que al parecer, cuando uno crece no tenemos lo suficiente para resolver los problemas. Y es frustrante el hecho de que haya gente que sean quienes los provoquen, que sean personas como tú y como yo, que sean capaces de deleitarnos y ahogarnos en el océano al mismo tiempo. Eso es lo que pasa, ¿pero sabes lo peor? —solo me presta atención, y puedo reconocer que preciso llamar urgentemente a Jackson. —Cuando nosotros mismos somos quienes originaron la tormenta.
Mis pantalones vibran, así que saco el celular.
Recibo un mensaje de parte de un número desconocido.
« No seas tonta »
 Miro a ambos lados, hasta que veo como un hombre con capucha se esconde en un callejón.
Pero a punto de cruzar la calle el autobús se adelanta.
¿Tonta?




(^3^)


Después de mil años, actualizo. Gracias por esperar, las amo♥


Última edición por TecnoPanda2419 el Jue 21 Jun 2018, 5:59 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por PrincessArleneSplinter el Mar 10 Abr 2018, 7:51 pm

Tu novelas es bien bonita me gusta mucho espero que sigas es muy interesante y misteriosa me encantan ese tipo de novelas
Saludos
avatar


Ver perfil de usuario http://princesscadencetlkzarafina.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por AngelMalfoy el Mar 10 Abr 2018, 8:03 pm

AME EL CAP!!!!!
SIGUEEEEEEEEE ☆☆☆☆☆
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Miér 11 Abr 2018, 1:02 pm

@PrincessArleneSplinter escribió:Tu novelas es bien bonita me gusta mucho espero que sigas es muy interesante y misteriosa me encantan ese tipo de novelas
Saludos  
¡Hola! Gracias linda, eres un sol♥ Y bienvenida.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Miér 11 Abr 2018, 1:03 pm

@AngelMalfoy escribió:AME EL CAP!!!!!
SIGUEEEEEEEEE ☆☆☆☆☆
♥Pronto el siguiente capítulo Angel♥
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Jue 21 Jun 2018, 6:36 pm




Capítulo 06 


"Mentiras y reglas"






Las puertas del transporte rojo se abren, dándome el acceso a trasladarme al lugar de trabajo plácidamente. Observo a Ivo, los recuerdos que parecen no acabar me angustian así que intento en lo posible conservarme alejada de ellos. Me hace una seña que comprendo al instante, con un salto me subo al autobús y busco una fila compuesta de dos asientos desocupados para que ambos nos sentemos.
Unos señores nos ceden sus puestos y bajan. Siento una parte de mi rostro arder, y sé que se trata del efecto de unos ojos puestos en mí.
Palidezco al notar, por la ventana, como el chico de capucha sonríe perversamente, y teclea en su móvil. Cuando levanta su cabeza, un nuevo mensaje llega a mí, y el miedo puro me incapacita a pedir ayuda, hablar de esto, o preguntar a alguien si saben quién es.
Leo: Si llegas a decirle a alguien sobre esto, a la policía, a tu amigo, o a cualquiera, juro que no solo te enviaré mensajes.
— ¿Está todo bien Duende?
Asiento dedicándole una sonrisa.
Lo último que haría sería decirle: No, ¿ves a ese extraño que está escondiéndose en el callejón a unos metros de nosotros?, me está mandando mensajes, y eso me asusta mucho.
Primero, me está observando.
Segundo, creo poder salvar mi propio trasero en caso de que se me acerque.
El viaje se me hace eterno tras intentar innumerables veces guardarme el secreto. En Ella y Él, el libro que antes pensé que sería eternamente de Harry y mío (porque una parte de mi cree que ese hombre ya no existe), se hablaba mucho del miedo, y sé que en uno de los capítulos, hubo un señor que se encargó de intimidar a Mercedes, la protagonista.
Lo primero que ella hizo fue escribir una carta y discretamente dársela a Harrius para que la leyera, ya que había posibilidades de que la estuvieran vigilando.
No supieron de quien se trataba, pero al menos dejó de acosarla cuando Harrius empezó a dormir con ella para mantenerla a salvo de cualquier tipo de secuestro.
 
Harry.
 
No evito soltar un suspiro cargado de angustia. ¿Por qué se hizo tal cosa? No es como si yo tuviera poder sobre él para decir que ha cometido miles de errores, o que ha arruinado su vida. No lo juzgo, no sería capaz pero, duele saber que quizás haya cambiado para destruir los momentos que compartió conmigo mientras lucía como El Nerd de la institución.
 
— ¡Esto no está bien, Hazza! —susurré eufórica cuando salimos a escondidas de los chicos, hacia la pequeña cabaña que se encontraba a muchos metros de distancia, al otro lado del lago.
 
Ese día habíamos ido de campamento, aunque estuviéramos a nueve grados, y con solo unas carpas, ropa abrigada, y una fogata calentándonos. No sabía que tramaba el chico que sostenía mi mano con firmeza, y sonrió con una avidez que no le caracterizaba. Hasta que nos plantamos frente a la puerta de madera y el forcejeó para abrirnos paso a la hogareña cabaña. Corrió arrastrándome, en dirección a la cálida sala, donde unas galletas, y unas tazas reposaban en la mesa ratonera, que se situaba frente a la chimenea. Comimos en completo agrado y hablamos de temas diferentes, yo le platicaba acerca de mi pasión por viajar con él, mientras que él hablaba sobre la época de Hitler.
 
Éramos un hermoso caos. Entonces, me tomó de la mano, y las risas desaparecieron cuando guió una de sus manos hasta mi nuca, atrayéndome con lentitud, disparando mis nervios, mis sentidos y mi corazón. Sus labios rozaban los míos en lacónicos segundos para matarnos un poco más, para aclarar que nos precisábamos y complementábamos. Me atrajo a su cuerpo, y me senté a horcajadas sobre él, sus dedos acariciando mi piel, y los míos jugando con su cabello.
 
Dejó rastros de besos y sensaciones en mis labios, mentón, hasta que llegó a mi cuello y mordió este tan seductoramente que un gruñido se escapó de mí garganta. Condujo sus manos hacia los bordes de mi camisa, y gracias a que vestía un pijama, mi pecho se libró de la única prenda que lo cubría.
 
—Es la primera vez que haremos esto, Harry—dije, con la respiración más pesada que el día en que me invitó a salir.
 
No veía arrepentimiento en sus ojos, y como en mis esferas tampoco existía ese sentimiento, nos despojamos de nuestras prendas con rapidez, y disfrutamos de cada caricia.
Sus dientes mordían cada parte de mí, y su boca succionaba la zona de mi cuello. Yo me senté sobre él, viajando mis ojos a los suyos y sonriendo, esta era nuestra primera vez, y nos íbamos a deleitar. Por eso sus prolongaciones colocaron mi cabello tras mis orejas, y nos contemplamos durante un rato más.
 
—Eres tan hermosa—susurró antes de preguntarme si aceptaba esto, y se fundió sobre mi debilucha corporación, con un cuidado y amor indigno de una chica como yo. Jadeé, al sentir un pinchazo en mi intimidad, y aferré mis uñas a su espalda, como auto reflejo.
Todo era perfecto, desde sus suaves movimientos que estremecían mi interior y exterior, la forma tan dulce en la que me miraba, sus palabras entrecortadas alagándome, la noche, el ambiente, y las velas que nos proporcionaban tanto calor como luz.
 
Pero recuerdo que no hacían falta, Harry era la única luz que yo deseaba en mi vida.
 
Bastaron solo tres años para que aquel chico con el que compartimos virtud, se olvidara de lo especiales que éramos juntos. Se olvidó de lo mucho que nos queríamos y de lo diferentes y buenos que nos sentíamos. Sabíamos que ese día, el de la despedida, sería el último en el que tuviéramos contacto, y escucharíamos palabras positivas.
 
—Tenemos que bajar. —asiento en busca de aire por las circunstancias. Me mudé para sucumbirme en la paz, y solo me hundí en un mar infinito de misterio. — ¿Estás bien? No creo que tus respuestas hayan sido sinceras hace un rato. —frunce sus cejas, y una mueca que expone su preocupación me induce a inhalar lentamente.
—Son los nervios, solo eso. —susurro.
— ¿Nos vemos luego? Tengo que irme—le sonrío, aceptando su propuesta—Suerte en la entrevista.
 
Cincuenta preguntas complejas más tarde.
 
— ¿Te parece bien comenzar la otra semana? —pregunta la señora Helor. Ojeando su libreta informativa, y su agenda. —Eres una chica con talento, no veo el problema de contratarte ya mismo, pero según mi jefe debemos ponerte en prueba una semana.
—Entiendo. —las comisuras de sus labios se alzan, y un brillo en sus ojos le da un toque cálido a su manera de hablar. Aunque esté en sus cuarenta y seis años, la señora Helor luce extremadamente bien.
—Claro que entiendes linda. —arrugo mi nariz, acción que me caracteriza al estar confundida y perdida. —Es tu crianza lo que te llevó a ser tan educada, así que entiendes todo lo que se te diga porque escuchas con atención—me río y ella me guiña un ojo—Soy muy observativa, por eso soy la secretaria de Benn.
—Ese puesto le va como anillo al dedo.
—Sí, además—se inclina hacia mí y coloca una de sus manos a un lado de su boca, posición confidente—es mi esposo. —levanto las cejas asombrada. Lo que menos me esperaba era que ella fuera la esposa del fundador de la compañía. —Literalmente el anillo está en mi dedo.
—Disculpe la indiscreción pero, ¿hace cuánto están casados? —de inmediato, esa felicidad se ve titubeante en sus expresiones.
—Hace dos años. Mi antiguo esposo murió, arrebatándome las fuerzas de trabajar y convivir, pero tras unas cuantas terapias decidí que era hora de salir y lo conocí en una conferencia. ¿Y tú? ¿Has tenido novio? Para tener veintiuno y ser tan hermosa, no creo que hayas estado soltera.
—Mi primer novio es de New York, bueno, se mudó allí al cumplir los once. —Susurro—Fue la primera y única vez que me enamoré.
— ¿Primer novio? ¿Hubo más? ¿Se cuidaron al ya sabes qué?
—Sí, sí y…—mis mejillas comienzan a arder—sí. Luego al venir a Ámsterdam, salí con otro chico pero terminamos a la semana porque yo no era la única, y pues, prefiero quedarme así mientras estudio, soltera. —suelta una carcajada. El vestido negro que se ajusta a su figura se baja un poco en el área de los pechos, pero no parece importarle.  En realidad, todo es irrelevante si está hablando con alguien. Las puertas de la oficina se abren y el señor Benn cruza corriendo hacia nosotras, con un gesto alegre en su rostro.
—  ¿Me estoy volviendo loco o, Helor está riéndose indiscretamente? —ella lo fulmina con la mirada.
—Culpa mía—digo, atrayendo su atención. Me levanto y estrecho nuestras manos, presentándome. —Soy Katelyn.
— ¿Katelyn? ¿La universitaria que quiere la vacante de recepcionista los días de semana? —asiento. — ¿Ya te entrevistaron?
Según Helor, el señor no le gustaba ser muy formal porque no lo era, sin embargo, se veía obligado a serlo cuando las conferencias se avecinaban.
—Sí y estuvo muy bien, lo que necesitamos, todo está en ese diminuto cuerpo—expresa mi nueva amiga y el señor le sonríe.
—Pues, comienzas la próxima semana Katelyn. —afirmo con mi cabeza. El día no me está yendo tan mal, solo espero y aspiro que al llegar al departamento, Jason se encuentre porque debo tomar las fotos principales hoy mismo.
 
Tras conversar una hora de más con los comprometidos—quienes se trataban como novios adolescentes, lo cual me encanta y enternece— me despedí y avisé a la chica de la recepción que sería sustituida por mí debido a un viaje que tenía que realizar, me encogí de hombros y caminé hasta la parada de autobuses que no quedaba tan lejos. Suspiro, el imaginar que abandoné a mis padres por evitar los recuerdos, me hace sentir mal,
los amo demasiado como para poner en duda mi felicidad por la suya, pero en verdad requería esto.
Mi bolsillo vibra y saco el celular para ver quién me ha enviado un mensaje. Se me olvidó el problema sumamente grave de estar siendo acosada por un desconocido con aires de delincuente.
¿Qué tal por allá? ¿Ningún autobús cerca?”
 
Debe de estar loco para creer que le voy a contestar. Ahí es cuando otro mensaje llega.
 
“Te aconsejo que vayas caminando a casa, porque a esta hora ningún transporte va a pasar por ti”
 
¿Puedo gritar?
 
Sacudo mi cabeza.
 
Ya te volviste loca Katelyn.
 
Este hombre al parecer me enviará mensajes cada hora, aparentemente dos solamente. Así que, le hago caso a su consejo, las calles están aglomeradas de moradores y turistas que comienzan a tomar fotos y escuchar las hermosas historias de Ámsterdam. Mis pies se precipitan a caminar más rápido cuando siento gotas de lluvia empezar a caer sobre mi cabello, y gracias a mi poca precavida manera de ser, no traje un paraguas.
 
Al llegar a mi precioso departamento. Me quite el abrigo y lancé mi calzado hacia no sé dónde. Y fui directamente a la cocina para prepararme café, me senté con una taza humeante acompañándome, y empecé a leer cada apunte que realicé con ayuda de Daniel la última noche que dormí en casa. Forcé la vista cuando la letra de mi amigo hizo acto de presencia, y la claridad  tamaño de esta no ayudó mucho, por ende me tuve que inclinar y de paso, acercar la hoja paira leer uno de los puntos que debía enfocar en las fotos. Misterio, intriga, arte, eran unos de los factores más importantes. Jason irradia de ellos hasta en su forma de caminar o verte tras esos oscuros lentes de sol que, a pesar de saber que no lo es, me hace dudar entre si es ciego.
 
Escribo las primeras páginas del trabajo, y recalco los adjetivos que favorecen a mi modelo en un futuro cercano. Tenemos que conocerlo a la vez que tomamos las fotos, es como una excusa para hacernos socializar o interactuar con quien congelamos en la cámara. Al terminar la primera parte, estoy completamente libre para ir a recoger mi cámara y partir al departamento del loco vecino que aceptó ayudarme.
 
Llegan dos mensajes a mi teléfono, los cuales decido ignorar, para partir hacia el balcón y gritar el nombre del hombre que me llama mucho la atención. Creí haber escuchado en algún momento de su conversación con el bar ténder, la noche en la que nos encontramos, que nunca regresaba a su casa a más de las cinco. Déjenme decirles que, ya eran las seis y estaba desesperada por terminar definitivamente con la parte que más me perturba del trabajo.
 
Me apoyé de la baranda cruzada de brazos, sintiendo las leves gotas golpeando mi piel. Lo iba a esperar, aunque se hicieran las doce de la noche o las dos de la madrugada. Hicimos un trato, y no lo haré descansar hasta que obtenga lo que quiero.
 
Ya comenzaron las mentiras, creo que necesitamos más reglas, querido Jason.


•••


Perdón por la tardanza. Al fin ya estoy de vacaciones, y los trabajos no consumen mi tiempo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por Angelica_Queen el Vie 22 Jun 2018, 6:17 am

Siguelaaaaaaaaaaaa :D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Lun 06 Ago 2018, 9:51 pm

[size=37]
[/size]




Capítulo 07


“Ojeras”




 
¿Sabes ese momento en el que crees que los minutos pasan tan lentos, que te desesperas? 
Pues así me encuentro yo, tratando de distraerme y canalizar cada sentimiento de impaciencia que me lleve a saltar de este balcón al de Jason, y entrar como si nada. Cuando reviso la hora en mi celular, el aire desaloja mis pulmones y en mi estómago los órganos dispuestos a hacer funcionar mi sistema, se enredan como lianas en una selva.  Ajusto mi cámara en mis manos y, con la respiración acelerada gracias a la adrenalina trasportándose en mis venas, levanto la gran camisa que cubre mis atributos superiores, paso una pierna por la baranda, y esta queda colgando entre el vacío que se extiende.
 
—Necio, se supone que… ¡Caracoles! —mis manos buscan frenéticamente el material sucio y firme del balcón de Jason para mantener el peso que me impulsó a casi caerme. Mis mejillas se inflan como siempre, y la fría secreción sudorípara se esparce por mi cara, resbalando por la piel de esta y desapareciendo dentro de la camisa de mi pijama de puntos celestes. Mis dedos resbalan y me esfuerzo por tirar de ellos y lanzarme hacia el extremo, uno de mis pies cae encima de la superficie lisa del lugar que no debería estar pisando con mis pantuflas ridículas. Toco unas cuantas veces el cristal, intentando no parecer una corrompida chica.
 
Empujo la figura cuadriforme con ambas manos y me adentro en el departamento a tropezones. Esto necesita una gran aseada, pienso al escanear la habitación del muchacho sin pudor. De pequeña solía ser más curiosa de lo que soy ahora, ya veo porque mi madre escondía todos los muñecos de cerámica fuera del alcance de mis ojos azules.
 
Sonrío ante eso, pero el gesto nostálgico se desencaja cuando reposo mis ojos sobre una pintura fresca que yace entre las sombras del espacio. Los pensamientos abarcan cada ángulo de mi mente, ahogándome por los recuerdos vertiginosos que desplazo hasta el hueco de mi cabeza para no mirar dos veces al pasado, mis hebras teñidas de rubio se pegan a mis pómulos humedecidos y detengo el manejo de mis pies, solo para recuperarme antes de actuar.
 
— ¿Me dibujabas? —su voz se escucha como un susurro en mi oído, tan lejana y cercana a la vez que el miedo incrementa su dominio en mí. Mis piernas desisten al apreciar como si fuera real su caluroso aliento golpeándome, igual que esa noche. — ¿Me veía guapo? —el humor distorsionando su seria pregunta.
 
Recuerdo haberle mandado a callar por los nervios a flor de piel.
 
Retorno mi mirada al dibujo. Una chica de cabellos azules fulgurantes se halla de espaldas, desnuda hasta el alma, y la mitad visible de su rostro reporta una sonrisa alarmante que lanza abajo todos los tormentos y las emociones negativas. Que borra cualquier cosa que pueda cambiarte y volverte un pecador incomprensible. Los trazos son tan reales que siento vergüenza de mis bosquejos, mi forma de expresarme en un papel cuando desconozco mi poder, queda atrás, comparándose con el arte del que mis ojos son víctimas.
 
Lo que me confunde, es que la mitad está incompleta. Como si algo le hubiera bloqueado y no pudiera seguir por cuenta propia.
 
Apunto con el visor hacia la puerta de la entrada del cuarto más desordenado que he visto en la vida, captando el gran desastre de manchas de pintura en las paredes y las mantas que cubren lo que sospecho, es cerámica. El dibujo se divisa en su totalidad, a la izquierda de la imagen y cuando mi dedo tiembla contra el disparador, la puerta se abre trayendo una tenue luz y una silueta conocida, siendo sorprendida por el flash que lo ataca al presionar el botón.
 
— ¡¿Qué rayos?! —Sin quererlo una carcajada se escapa de entre las paredes de mi estrecha garganta y opto por conducir mi camino hacia el chico de lentes oscuros. — ¿Colibrí? ¿Qué haces aquí?
 
—Regla número uno, no replicarle nada al otro respecto a sus decisiones. —Enfatizo en «respecto», atrayendo la idea de explicarle lo que pienso, pero descartándola inmediatamente—Te esperé durante horas, y cómo tú no llegabas decidí entrar a ver si lograba conseguir algo interesante. Tuve que suplicarle al profesor que me permitiera extender la fecha a tres días más.
 
—Hum—sus labios se curvean en una insolente y renovada sonrisa, que en cierto punto es escalofriante— ¿Me esperaste? —pregunta reprimiendo una risa.
 
—No te creas tan importante—digo cruzándome de brazos, sus lentes se resbalan ligeramente y yo sin precaución elevo mi mano y los ajusto en el puente de su nariz. El tacto ajeno siempre me ha fascinado, acariciar a un niño de la calle, o sujetar el brazo de una persona desconocida me han dado a entender que pocos disfrutan la espontaneidad que la vida nos trae; pero desde aquella noche en la que me convertí en el juguete de un hombre, eso comenzó a ser cargante para mí. Ya no quería ni tratar de jugar con los bebés de los autobuses que me balbuceaban. —Necesito tomarte unas fotos, así mismo, a lo natural. —retiro mis dedos de su fisonomía y enderezo mi espalda.
 
— ¿No puede ser más tarde? Son las cuatro de la mañana. —no sé porque, pero una oleada de tristeza me invade al ser consciente de sus palabras y la razón que tienen. No tengo ni la mínima idea de si ha trabajado todo el día y ansiaba la hora de llegar a su casa para dormir. —Aw, ya te deprimiste. Es un honor ser quien causó eso. —pronuncia con sorna.
 
—Ay, cállate. —golpeo su pecho con mi puño blando y agradezco mentalmente ser de estatura baja para escurrirme y pasar por un lado de él con una desenvoltura extraordinaria, irrumpiendo aun más en su hogar. —Entonces vamos a contar historias para dormir. —Induzco—Existe una enfermedad llamada Tripanosomiasis Africana, también conocida como la enfermedad del sueño, ¿sabes cómo se contagia? —inquiero, disfrutando la emoción de hablar sin parar toda una madrugada.
 
Cath había llamado tiempo atrás, para informarme que iba a ordenar unas cuantas cosas con Luke, y no la veo desde hace un día. Lo mismo sucede con Ángel y Arlette, ambas han estado atosigadas con sus carreras universitarias, y a pesar de todo eso escudriñan espacios en sus agendas para conversar conmigo, pero ayer no alcanzamos a contactarnos.
 
Y desenredar mis cuerdas vocales y mover mi lengua para articular palabras que me hagan olvidar todo por un momento, es lo que más ambiciono.
 
—Por una mosca llamada Tse-tsé—mi sonrisa se agranda y aplaudo varias veces, suspendiendo las ganas de arrojarme a él para apretarlo con mis brazos. —Último año de preparatoria, una profesora enormemente rara, y una clase de enfermedades que dar.
 
—Pues hizo muy bien su trabajo, para que aun recuerdes eso luego de tantos años—una nueva interrogante titila en mi subconsciente y hago una mueca, mi lado husmeador resulta convertirse en una tonelada de intranquilidad cuando las hipótesis vuelan como aves internamente en mi pequeño ser inocente. Lo miro, aunque  sustente su expresión irónica y sin sentimiento alguno, lo noto cansado al quitarse la chaqueta para dejar al desenmascarado sus extremidades. La camiseta nívea manchada de negro se torna más atrayente y las grabas en ella también. —Yo no puedo recordar muchas cosas de la preparatoria, y las que aun tengo presentes las refresco en mis días libres.
 
—Aun así pareces saber todo—se sienta frente a mí en el suelo, su mirada repara en mí y segundos después se desvía a la pared de su derecha, una que está atestada de palabras, fechas, y dibujos sin sentido cualquiera para mí, señalo uno de los número.
 
2013, es el mismo número de la pintura—señalo sin titubear, siendo espectadora del acto que cometen sus músculos contraídos al oírme. —Aprovechando que Mr. No quiero responderte nada, está muy persuasible, dime que significa.
 
—Eres muy entrometida—alude.
 
—Lo sé, pero sea lo que sea ten en cuenta que no soy quién para juzgarte. Si ese año fue en el que asesinaste a un perrito, lo entenderé. —Vaya, mi madurez me sorprende. —Si es un secreto, no veo porqué exponerlo, si es tu número favorito, entonces estaré al corriente de algo que posiblemente a los demás les parezca irrelevante, pero a mí no. —me acomodo en mi zona y me arreglo para la plática sincera que puede que a ambos nos haga falta. Descargarnos con alguien es una de las cosas que mi madre me aconsejaba, y durante toda mi vida lo he puesto en práctica. Jason, probablemente nunca haya gozado de una figura de confianza para contarle sus miedos y secretos, sus sueños y metas, sus logros o simplemente, lo que comió en la tarde.
 
Yo sí, y si hace falta, le voy a ofrecer todo lo que me fue dado.
 
—A cambio, tendrás que decirme un secreto Colibrí, uno que te destroce—la sonrisa persiste en su boca, y mis pulmones se oprimen por el dolor. Es tan cínico que transmite desconfianza, pero tan honesto que lo demás se vuelve un manojo de estupidez acumulada.
 
—Bien—cedo. Aparta los lentes que lo escondieron de mi completo análisis, y las ojeras marcadas debajo de sus ojos encantadoramente azules me atrapan sin cautela.
 
—13 de Junio del 2013—expresa firme, sin una gota de abatimiento decorando sus facciones desvergonzadas. —Fue la vez que perdí a mi hermana menor.


Última edición por TecnoPanda2419 el Lun 06 Ago 2018, 10:11 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por Angelica_Queen el Lun 06 Ago 2018, 9:55 pm

Siguela pronto☆♡
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por TecnoPanda2419 el Lun 06 Ago 2018, 9:59 pm

@Angelica_Queen escribió:Siguela pronto☆♡

Estos días estaré fuera debido a un viaje. Pero haré todo lo que esté a mi alcance para actualizar más seguido♥
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: MIS SUEÑOS Y TU |EN2|

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.