O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sigmund Freud and Harley Quinn
Hoy a las 5:57 am por Andy Belmar.

» − After the rain, a rainbow will come.
Ayer a las 11:57 pm por Asclepio.

» ever since new york {códigos html}
Ayer a las 11:42 pm por sugar.

» flor azul, espinas rojas
Ayer a las 11:35 pm por cute.

» dancing shoes ✖
Ayer a las 11:14 pm por Stark.

» ♡ baby love me cause i'm playing on the radio ♡
Ayer a las 9:31 pm por california.

» Famous in Love -One Direction
Ayer a las 9:29 pm por Keniia Joanna

» Ethereal
Ayer a las 9:01 pm por cute.

» Y el domingo, a la leche de la cena.
Ayer a las 8:59 pm por PARACETAMOL

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Mensaje por *Magali* el Sáb 13 Mayo 2017, 10:53 am


Ficha de la serie


• Titulo: Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn & Nira)
• Autor: *Magali* (Yo)
• Adaptación: No.
• Género: Fantasía. Drama. Romance.
• Contenido: Escenas subidas de tono.
Advertencia: Está novela es completamente mía, si desean adaptarla tienen que pedir permiso y dar créditos, muchas gracias.
• Otras páginas: No.



Última edición por *Magali* el Sáb 13 Mayo 2017, 11:56 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sinopsis:

Mensaje por *Magali* el Sáb 13 Mayo 2017, 11:16 am


La magia fluye como sangre entre sus venas y poseen la fuerza del más valiente guerrero. Estás cualidades no les fueron regalados en vano, puesto que los Seekers tienen solo un trabajo que cumplir; impedir que los Objetos caigan en manos de los demoniacos Holders.
Desde tiempos remotos, fue decretó de los ya extintos Druidas, que solo los humanos serían capaces de reclamar estos Objetos repletos de poder. Un poder que sería destrucción o salvación, dependiendo de las manos en que caiga. En consecuencia, los Seekers y Holders se han vueltos peones en un juego de sangre y dolor.

Como un tira y afloja. Las batallas fueron innumerables y duraderas. Hasta ese momento, en el que una frágil paz cayó sobre las dimensiones mágicas. Aunque la amenaza permanece inminente, y la búsqueda de Objetos parece jamás acabar. Pero esta vez la historia volverá a reescribirse. Los Objetos rogarán ser reclamados, antiguos enemigo se alzarán de las cenizas y el mundo de los Seekers se verá en peligro… hasta que una antigua profecía, se volverá en lo único que podrá salvarlos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Mensaje por AngelMalfoy el Sáb 13 Mayo 2017, 1:15 pm

Holaaa nueva lectora! Parece interesante la sipnosis! ¿necesitas chicas? Si es asi dime :)
Siguelaaaaa
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Mensaje por *Magali* el Sáb 13 Mayo 2017, 3:50 pm

@AngelMalfoy escribió:Holaaa nueva lectora! Parece interesante la sipnosis! ¿necesitas chicas? Si es asi dime :)
Siguelaaaaa
Bienvenidaaa   por ahora no necesito chicas, cualquier cosa avisaré, graciass por leer
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Mensaje por AngelMalfoy el Sáb 13 Mayo 2017, 6:55 pm

@*Magali* escribió:
@AngelMalfoy escribió:Holaaa nueva lectora! Parece interesante la sipnosis! ¿necesitas chicas? Si es asi dime :)
Siguelaaaaa
Bienvenidaaa   por ahora no necesito chicas, cualquier cosa avisaré, graciass por leer
Okii x nada :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 1:

Mensaje por *Magali* el Sáb 20 Mayo 2017, 12:27 pm


Los sucios y condenados Holders. Zayn los odiaba. Y no era el único, más bien él y toda su especie los odiaba.
Viviendo ocultos en los lugares más oscuros, los Holders eran entidades asquerosas y malévolas, que protegían al menos un Objeto hasta el momento que un humano lo reclamaba. Si es que el humano no moría antes. A veces los Holders pasaban una eternidad, en su pocilga y no podían evitar devorarse a uno que otro humano que deseaba reclamar el Objeto bajo su cuidado.
Zayn se preguntó por un segundo si uno de aquellos adefesios se cenaría a esa chica, era menuda, debía rondar entre sus veinte, y tenía una larga melena oscura. Era atractiva, y su cuerpo parecía ser atlético, así que él lo dudo. Ella no dejaría que un Holder la comiera, no al menos sin dar una buena pelea.
La nieve caía a las afueras, en la ciudad de Glasgow, el tiempo era espesamente frío. Una brisa helada hizo que sus ojos lagrimearan. Se ajustó la chaqueta y considero la opción de volver al club. Aunque era un club de mortales y la música era mala, Zayn pensó que era mucho mejor que seguir a esa chica en medio de un callejón oscuro.
Ni si quiera debería estar aquí, pensó él. Había recorrido un largo camino desde Londres, no todos los días transferían a una determinada cantidad de Seekers, a una misma ciudad. Sin duda Glasgow parecía estar en problemas. Y su deber era encontrar su cuadrante y esperar sus órdenes. Pero sus poderes parpadeaban cada vez que daba un paso, diciéndole que estaba más cerca de conseguir un Objeto.
Eran las reglas del juego. Los Seekers perdían sus poderes cada vez que estaban cerca de un Objeto. Por lo que en ese momento era tan fuerte como aquella mortal.
¿Por qué crear a los Seekers, para evitar que los Objetos se junten, si nos debilitábamos cada vez que nos acercábamos a uno?, pensó Zayn mientras maldecía al Destino y su humor retorcido.
Sus pensamientos se vieron interrumpidos cuando una luz se reflejó contra la nieve. Era medianoche, por lo que la artificialidad de esta era indudable. Rápidamente se movió a un costado, ocultándose entre medio de dos casas. Asomo la cabeza, lo suficiente para ver que un portal oscuro se abría en la pared del callejón delante de la chica. Quiso gritarle. Advertirle que una vez que entrara jamás volvería a salir. Al menos no con toda su cordura intacta.
Pero esa no era su decisión. Sino de ella. Y él lo supo antes de siquiera ver como la morena se lanzaba al portal y este se desvanecía.
Zayn envaino su espada y se sentó sobre la nieve. Esperar era lo único que le quedaba, eso y desear porque aquella chica no muriera bajo la prueba que el Holder le impondría para así poder darle el Objeto.
Menudo embrollo.
Se refregó las manos para reunir calor. Pero la espera era cada vez más extensa y él se quedó sin ideas. Finalmente comenzó a jugar con la perla oscura del anillo que reposaba en su meñique. Observo cada suave detalle con admiración: la forma en que la plata rodeaba la piedra negra como si desearan convertirse en uno, la brillante piedra ónix tenía algunos detalles en oro a su alrededor.
Zayn miró la belleza de la joya, y se preguntó qué tan viejo pudo haber sido. Tal vez había pasado por muchas generaciones antes que él, y ahora podría hacerse con su fortuna si lo vendía. Bajando su mano, desecho la idea. Porque venderlo, significaba perder el último regalo de su madre.
Con una tristeza tan oscura como la piedra de su anillo, Zayn recordó a su bondadosa y carismática madre. La muerte de Eliza Malik pareció haber dejado un palpable dolor en su vida. Y desgraciadamente, no solo para él. Él entonces pensó en sus hermanas mayores y en su padre, de entre todos los miembros de su familia, su padre fue el que más se vio afectado emocionalmente. Y de hecho, Zayn no recordaba la última vez que lo había visto sonreír. Bueno, no es que su padre le sonriera muy a menudo, pero luego de la muerte de su esposa, Abdel parecía encontrarla en todos sus hijos. Hundiéndose a sí mismo en una depresión que enfrío su corazón, más de lo que solía estar.
La tristeza, pronto se convirtió en amargura.
A Abdel Malik le tomo unos pocos meses decidir que quería a su único hijo varón, lo más lejos posible. En consecuencia, a los ocho años, Zayn fue alejado de su hogar y su familia, por el mismo hombre que se suponía debía protegerlo. Creyó que entendería a su padre, a medida que creciera pero jamás pudo comprender porque alguien querría alejar a su propio hijo de la forma que Abdel lo apartó. Generalmente no pensaba en ello, porque siempre lo llevaba a un callejón sin salida, que terminaba por irritarlo. Es agua pasada, se dijo. Aunque no todo fue malo, ya que luego de aquella tragedia, los cuadrantes y centros de entrenamiento donde se pasaba la gran parte del tiempo, pasaron a ser sus hogares y sus armas su familia. Tal vez por esos se había vuelto uno de los mejores Seekers en Londres.
Pero ya no estaba en Londres.
Zayn apoyo la cabeza sobre la piedra detrás de él y suspiro. Movió el anillo, sintiendo las palabras que estaba inscritas en el interior, él no necesito verlas para recordarlo.
 “Con amor naces y con amor mueres”
Escrito en un idioma antiguo, él nunca pudo entender el significado de esas palabras, incluso luego de que su madre se lo dijera. Pero lo que menos entendía era porque su madre le dejaría una posesión como esa a él, y no a su hermana mayor, Doniya, puesto que ella era quién había soñado toda su vida con su amor verdadero. Aunque ahora estaba casada y tenía dos hermosos hijos a los que Zayn adoraba, su idea del amor seguía pareciéndole absurda e injustificada. 
Mientras acariciaba el anillo, su mente cantó la antigua canción Celta que su madre solía recitarle antes de dormir. Era su preferida y siempre lo relajaba cuando estaba tenso, ese momento no era una excepción.
La lenta canción de cuna, ya iba por la mitad cuando la chica reapareció. Como si hubiera caído del cielo. Se encontraba completamente bañada en una sustancia roja, cuando el hedor llego a sus fosas nasales supo que era sangre.
La chica se abrazó a si misma mientras caía sobre sus rodillas, su cuerpo trémulo y su expresión perdida le dijeron a Zayn que había completado la prueba… y que tal vez la chica había presenciado algo que la traumaría de por vida.
Entonces lo sintió, aun en medio del invierno, el aire nunca se sintió tan frío como en el momento en que el Holder apareció frente a ella. Como un esqueleto que aún no había terminado su entera descomposición, el Holder era decrepito, delgado y su piel era de color cobre.
Zayn se puso lentamente de pie, aun oculto detrás de la pared. Estaba listo para matarlo, y tomar el Objeto que la chica ahora tenía en sus manos.
—Tienes lo que has ganado—los huesos en la mandíbula de Holder tronaron en cuanto hablo, como si estos se rompieran ante el esfuerzo. Apunto uno de sus putrefactos dedos hacía ella—Ahora, la lealtad debe sellarse. ¿Juras proteger el Objeto, hasta el día en que puedan ser reunidos?
Zayn sacó la espada de su vaina, su agarre fue firme y ansioso, deseaba acabar con ese Holder tanto como deseaba ayudar aquella chica. Pero entonces su voz cortó la intemperie del silencio.
—Lo juro—Dijo la morena mirándolo a los ojos
Supo que ya no había nada que hacer por ella. Una vez que presentaban el juramento, estaba hecho. El Holder coloco sus decrépitos dedos sobre su rostro, y la chica ahogo un gritó. Sus ojos se voltearon hacía atrás y su piel pálida presento largas y oscurecidas líneas, como si un veneno comenzara a hinchar sus venas.
Pudo notar aun en la distancia como el rostro del Holder parecía desencajarse, sus hendiduras negras, donde una vez estuvieron sus ojos parecieron enrojecer. No era la primera vez que presenciaba un proceso como ese. El Holder absorbería toda la vida de aquella chica, y se haría con el Objeto.
O al menos eso es lo que creía.
Zayn avanzó, cuando escucho el sonido silbante de un objeto cortando el aire frío. Y entonces el Holder lanzó un alarido y comenzó a convulsionar, su destartalado cuerpo pronto se volvía polvo blanco, debido a la flecha que atravesaba su corazón. Zayn parpadeo confuso, miró sobre su cabeza intentando descubrir de donde había aparecido aquella flecha. Pero ahora tenía otro problema.
La chica frágil de cabello oscuro, se paró frente a él con un metro ochenta y lo miró a los ojos.
—No es posible—murmuro sin aliento.
Se hubiera esperado ver el cadáver de aquella humana o al menos su cuerpo moribundo al borde de la muerte. Porque es lo que el Holder debía hacer, matarla. Pero mientras ella se levantaba del suelo, más se daba cuenta Zayn de que era todo menos un cadáver.
No era la misma chica mortal que había visto veinte minutos atrás, sin duda, era una versión mucho más terrorífica. Con zarpas en lugar de dedos, y ojos completamente negros, parecía un personaje recién salido de un libro de Stephen King.
Nada de eso cerraba en su cabeza, se supone que no debía ser así. El plan, como había sido durante siglos y siglos, era matar al Holder y tomar el Objeto. Pero ahora una criatura, que antes había sido una simple humana, lo miró con una chispeante furia que lo tenía a él como objetivo. Retrocedió. Y repaso sus ideas. Hasta ese momento, Zayn solo sabía que esa no era su flecha y que tampoco habían sido sus poderes los que habían matado al Holder. Poderes que estaba perdiendo poco a poco debido al Objeto que la chica sostenía entre sus zarpas con anhelo.
La morena lanzó un graznido que definitivamente no era humano y se lanzó sobre él. Zayn esquivo el primer golpe de sus zarpas y uso su espada como escudo para el segundo, pero el tercer zarpazo rompió su chaqueta de cuero. Él rumio con enojo.
—Era mi favorita.
Zayn la empujo de una patada, enviándola sobre la nieve. La chica volvió a graznar, defendiéndose con sus garras y dientes. Tuvo que ejercer sus reflejos al máximo para no recibir otro zarpazo, pero no pudo hacer nada cuando ella lo empujo por el pecho y enterró sus dientes filosos en su antebrazo derecho. Zayn maldijo y volvió a empujarla, pero todo su brazo ardió en dolor.
Hizo un esfuerzo, y levantó su espada con su brazo sano. Mirando una vez más a la mutación frente a si, ella movió el cuello a un costado con un estruendoso tronido, lista para volver a atacar. Pero en un suspiro, la morena dejo escapar un grito y coloco una mano sobre su hombro. Zayn notó la punta de una daga sobresaliendo de este. Confuso, dio un paso hacia atrás cuando un lazó plateado emergió de la oscuridad y rodeo el cuello de la mutación. En consecuencia, está cayó al suelo sobre su espalda, un segundo chasquido se escuchó por sobre los gruñidos de la pelinegra y el látigo que rodeaba su cuello se tensó hasta que un millar de cuchillas del tamaño de agujas se clavaron en su piel lo suficiente para cortar la superficie.
Lo siguiente, fue la nieve que se teñía de sangre, mientras la morena se desangraba y finalmente moría. Zayn permaneció quieto como una estatua, procesando lo que acababa de suceder. Reaccionó al ver el látigo, que antes estaba en el cuello de la chica, esconder sus cuchillas y retroceder como una serpiente en busca de su amo. El dueño de este, dio un paso fuera de la oscuridad, al tiempo que el látigo se cruzaba en su torso y terminaba de unirse en su hombro.
—Oye tú ¿Estás bien?
Él no encontró palabras. Estaba demasiado ocupado tratando de averiguar qué había sucedido. Finalmente subió su mirada, aunque ella tenía una capucha que tapaba sus ojos Zayn no dudo que fuera una Seeker. Pudo sentir su magia parpadeante aun con sus poderes debilitados. Su larga cabellera fue lo primero que notó, esta escapaba de su tapado por sobre sus hombros. Una cascada rojiza, casi naranja caía en suaves ondulaciones que contrarrestaron la oscuridad del callejón como una luz. También se percató de la curva de su barbilla, a un costado una sombra azul se asomaba. Un dibujo, o tal vez solo era su imaginación.
Cuando ella movió su cabeza a un costado, se dio cuenta de que tan tonto debía verse. Mirándola fijamente como un loco de remate y la boca medio abierta. Así que se apresuró a enderezar los hombros y obligo a su voz a sonar clara y fuerte.
—Sí, estoy bien.
—No eres de por aquí—Dijo con desconfianza.
Entonces ella retiró su capucha para mirarlo mejor, y Zayn tragó saliva. Su rostro ovalado parecía haber sido cincelado por un gran artista. Vestida con un peto negro, pantalones y botas del mismo color, lucía como un ángel de la muerte que venía a buscarlo. Sin embargo, la sospecha en sus ojos verdes fue palpable.
Pronto se dio cuenta que estaba en desventaja. Confundido y con la punta de su espada apuntado el suelo. Tomo lo mejor de sí para ignorar el dolor de su brazo y guardo su espada.
—Fui enviado desde Prydain, por el Rix Greón—Dijo finalmente con voz clara
Para su disgusto, el gesto de la pelirroja pareció torcerse aún más.
—Bienvenido a Escocia—Dijo sin una pisca de amabilidad, al parecer las cortesías habían terminado—. Si quieres un resumen, las dimensiones aquí no están en su mejor momento y lo último que necesitamos es a un inglés entrometido que casi arruina nuestra primera oportunidad en meses de conseguir un Objeto.
Zayn elevó las cejas y miro a sus costados, solo para asegurarse de que seguía hablándole a él. Pensó en el respeto que se había forjado por si solo en Londres. Incluso cuando tenía diez años, nunca dejo que nadie lo humillara, y si lo intentaban terminaba en una pelea. Pero era obvio que no se metería en una discusión de puños con una Seeker a la que acaba de conocer, no porque fuera una chica (sabía por experiencia propia que eran tan letales como sus compañeros machos) sino porque de alguna forma su ira era justificada.
Además, era la primera vez que una mujer llegaba a odiarlo antes de siquiera llevarla a la cama.
—No fue mi intensión interferir en tu… estupendo trabajo. Pero fui enviado aquí para ayudar a limpiar esta ciudad, así que podrías agradecérmelo en lugar de darme un sermón, no solicitado.
Sus ojos color peltre se oscurecieron. No le había gustado para nada. Y Zayn estaba satisfecho con su reacción.
— ¿Agradecerte?
—De nada—Él medio sonrió y ella enrojeció en furia.
Fue entonces que su pequeño enfrentamiento de mirada fue interrumpido por dos sombras que se deslizaron por la pared de callejón y aterrizaron detrás de la chica irritada. Él levanto su espada alerta e instintivamente tomo el brazo de la pelirroja, alejándola de sus dos nuevos enemigos.
Pero ella chasqueo su lengua al mismo tiempo que una de las sombras se adelantaba y retiraba su capucha.
— ¿Zayn?
La pelirroja se tensó bajo su agarre y en un momento estuvo mirándolo como si él fuera un fantasma. Pero Zayn no lo notó estaba demasiado ocupado reconociendo el rostro frente a sí. Aunque no le tomo mucho recordar la familiaridad de esa sonrisa divertida.
— ¿Liam?
Los dos hombres rieron con sorpresa y rápidamente, Zayn fue atrapado por los musculosos brazos de su viejo amigo, en consecuencia, dejó ir el brazo de la chica y esta se alejó rápidamente, aun pálida.
—No te eh visto en años
Él hombre que ahora lo apretujaba, poseía un metro ochenta con el noble físico de un poderoso guerrero. Y lo era. Zayn había sido testigo de aquello cuando lo conoció hace ya una década atrás, cuando eran solo un par de adolescentes de quince años, luchando cuerpo a cuerpo en unas barracas de entrenamiento.
Pero lo que en verdad recordaba, era que Liam había sido el primer amigo que tuvo. Siendo huérfano de ambos padres, él había comenzado su entrenamiento a la misma edad que Zayn. Aunque Liam había tenido una vida más dura que Zayn, los dos resultaron ser novatos solitarios entre un grupo donde la mayoría de los Seekers tenían sus familias y sus hogares instalado ahí. La amistad sucedió en un parpadeo y se habían cuidado uno al otro como hermanos durante cinco años. Hasta que Liam fue trasladado y Zayn volvió a valérselas por sí solo.
—Joder, hombre. Me estás asfixiando—Se quejó. Liam lo bajo con una carcajada
—Mírate, sigues siendo el insolente hijo de puta que conocí en aquella barracas—Zayn sonrió
Sin duda Liam era el que más sabía sobre qué tan mala podía ser su insolencia. Puesto que él solía ser el único que podía disuadirlo de no cometer estupideces, la mayor parte del tiempo. Su extrañada presencia se acentuó con el paso del tiempo, hasta el punto de que Zayn olvido lo que era tener a alguien que lo refrenara y fue expulsado de la mayoría de los cuadrante en los que había estado, por mala conducta.
—Y tú sigues siendo igual de sincero.
—Por los dioses, esto no es coincidencia. Justo el otro día estaba hablándole a Teiza sobre ti, y algunas de tus aventuras.
—Espero que solo las buenas—Liam dejo salir una risotada
—Nada que sale de ti es bueno, rufián
Los dos cortaron su hilo de emoción cuando a su costado alguien carraspeo. La segunda sombra tomo rostro cuando la mujer se quitó la capucha. De estatura mediana, con su rostro pintado con dos líneas rojas cruzando sus pómulos, la chica de cabello dorado se paró junto a la pelirroja que los miraba con una ceja alzada.
—Lo siento. Zayn está es Teiza, mi chica y Nira, una amiga.
Bueno hablando de situaciones incomodas, pensó Zayn notando la fría mirada que la pelirroja (ahora llamada Nira) le enviaba.
—Tu chica ¿Eh?—Dijo burlón. Liam lo miro con falsa inocencia—Me alegra que hayas dejado en Londres la mala costumbre de los cabarets y las bailarinas.
Liam palideció, y formo una sonrisa tensa. Teiza compartió una mirada cómplice con Zayn, que sonrió divertido.
— ¿Cabarets y bailarinas?—Dijo ella cruzándose de brazos. Liam rio incómodamente y coloco una mano firme sobre el hombro de Zayn, apretando más de la cuenta.
—El pasado, es el pasado amor. No hay porque volver a eso.
—Oh no, por favor, adoraría saber todo sobre esos cabarets.
—Creo que recuerdo una que otra historia—dijo burlón.
Liam bufó, mirando a su amigo con sus ojos marrones entrecerrados. Zayn decidió que Teiza le agradaba. A pesar de que parecía tener sentido de humor, fue más bien por la forma en la que Liam la miraba. Aquel brillo siempre presentes en sus ojos. Una vez más aquella extraña confusión volvió a invadirlo. ¿Qué es lo que guía a alguien a mirar a otra persona con aquel brillo de fascinación?, se preguntó Zayn. No se permitió divagar en ese momento. Ladeo su cabeza hacía las manos de Teiza, que sostenían un arco y entonces comprendió quién había disparado aquella flecha, justo sobre el corazón del Holder.
—Buen tiro—Dijo Zayn
—Gracias—Respondió inclinando su cabeza.
—Teiza, ayúdame—Inquirió Nira, hablando por primera vez desde que sus amigos llegaron.
Zayn miro con curiosidad la forma en que Teiza tomaba el Objeto, sacándolo con cuidado del cadáver de la pelinegra. Cuando lo tomó, el Objeto resulto ser un broche que centelleaba con un brillo tan rojizo como la sangre que salía del cuerpo de la humana a sus pies. La pelirroja saco una pequeña caja de su bolso. Él supo instantáneamente lo que era. Era un material derivado del cobalto azul, que con ayuda de la magia, logró transformarse en un escudo. De esta forma el dusio permitía canalizar los poderes de un Objeto y así evitar que los debilitara.
Generalmente, se le da un dusio a los Seekers cuando estos atraviesan la pubertad. Ya que sus poderes se descontrolan y los incitan a ser estrenados. Pero el poder de un Seeker, liberado sin el apropiado entrenamiento había resultado peligroso para cualquiera que estuviera cerca. Los Dusios ayudaban a contenerlos, hasta que el Seeker llegaba a una edad madura y estaba lo suficientemente entrenado para manipular sus propios poderes.
Una vez que él Objeto estuvo dentro del dusio, Nira la cerró y volvió a guardarla en su bolso. Zayn rápidamente sintió que sus poderes volvían a fortalecerse.
—No logro entender lo que paso—musitó Zayn mirando el cadáver de la joven a sus pies—. ¿Cómo es que paso de ser una atractiva morena a esto?—dijo pateando ligeramente una de sus manos revestidas con zarpas
—Créeme hermano, es la misma pregunta que nos hemos hecho durante meses—dijo Liam.
—Silencio—dijo Nira de repente, terminando de abrochar el bolso que cruzaba su torso, por sobre el látigo—. Si de verdad está aquí para ayudar, ¿Por qué no llegaste con los demás científicos e investigadores?
—No soy de andar en manada—contestó Zayn, con una mirada retadora—Afloja tu corsé muñeca, si no quieres decírmelo, está bien. Lo averiguare cuando hable con tu Rix.
Los Rixes eran los líderes masculinos con mayor experiencia entre los Seekers. Llegaban a ese puesto con ayuda de sus poderes y sus batallas ganadas, Zayn no recordaba la última vez que le había caído bien a un Rix. La mayoría lo odiaba simplemente por las manchas que existían en su apellido, gracias a la familia de su padre.
Nira dejo salir un sonido de incredulidad.
—Como si nuestro Rix fuera a hablar contigo.
Zayn la miró ofendido, y sin mucho miramiento metió la mano en el bolsillo interno de su chaqueta, sacando finalmente un trozo de papel color blanco y dorado. Sin decir nada, se lo extendió a la pelirroja con actitud arrogante. Ella lo tomo con brusquedad y leyó con cuidado la escritura en este.
Teiza se asomó en el hombro de su amiga para leer y sus ojos se expandieron.
—Tiene el sello real—dijo con sorpresa. Los ojos verdes de Nira, siguieron flameando en hostilidad cuando volvió a mirarlo.
—Bien, te llevaremos al castillo y comprobaremos… si dices la verdad—sin una pizca de amabilidad, estampo la carta contra su pecho y lo miró amenazantemente.
Zayn levantó una ceja, compartiendo una mirada con Liam que con una seña de sus manos le dijo que no hiciera ninguna estupidez. Quiso burlarse o al menos negarse, pero no quería que ella supiera que estaba saltando sobre sus nervios con mucha facilidad. Así que con una sonrisa forzada dijo:

—Será un placer.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los Objetos: Diamantes de Resurrección (Zayn)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.