O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» how soon is now?
Hoy a las 2:25 am por Stark.

» insert title here; pvt
Ayer a las 11:15 pm por blackstairs

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 11:10 pm por mieczyslaw

» Mover y Borrar Temas |11|
Ayer a las 10:31 pm por Lita Malfoy

» Guerra de Sexos; muro.
Ayer a las 10:07 pm por roman.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 9:24 pm por Ritza.

» Nuestro para siempre.
Ayer a las 8:50 pm por ItssLottie

» The Breakfast Club [Muro interactivo]
Ayer a las 8:45 pm por Jules

» Divague Mental
Ayer a las 7:30 pm por Carstairs

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Ethereal

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por chihiro el Sáb 26 Ago 2017, 5:48 am

ROMAN MUCHAS GRACIAS POR TU COMENTARIO!
con respecto a lo de peter lo hice pensando en tu pj, si xd bc así entendí la trama entre raven y peter idk
y si obvio la supertrama que armamos sigue vigente bc es muy buena y yo quiero leer tu capítulo

no se si les pasó al resto, pero yo me planteé seanway como un lugar donde todos tienen secretos ocultos(?)


pd. lo cierto es que no se, me tardé tanto en subir que les dio a todos tiempo a desaparecer lol anyway yo esperaría tu cap(?)

___________________________________________

" The truth is I am a toy, that people enjoy
' Til all of the tricks don't work anymore,
and then they are bored of me. "
avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por roman. el Sáb 26 Ago 2017, 4:52 pm


Denada, Zoe :D 
Te juro que olvidaba que también había algo de "tramas" entre esos dos personajes, se me pasó lol Ahora entiendo todo haha 

¡¡Y me emociona que la supertrama siga en pie!! Creo que subiré el capítulo hoy por la noche/madrugada... trataré de hacerlo extenso, por si fuese el único que escriba en esta nc por si se estanca. Y sí, todos desaparecieron como en el mismísimo Seanway lol
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por roman. el Dom 27 Ago 2017, 4:23 am


capitulo 8
Lucien & Peter.


Seanway desde sus inicios, siempre fue un pueblo callado. Lleno de gente que se dedicaba a lo suyo sin buscar hacer mucho alboroto, simplemente, viviendo tranquilamente en un lugar casi “perfecto”. Para muchos, en especial los jóvenes, Seanway es un pueblo aburrido y sin algún atractivo real, pero todos están de acuerdo que la vista en los alrededores, es simplemente impactante. Peter Donovan nació, y creció ahí, en una pequeña casucha en las orillas más recónditas del pueblo, a escasos metros del espeso bosque que sirve como fortaleza al lugar. Su familia era pequeña, tan sólo sus padres y él, contra el mundo. Su infancia fue feliz, disfrutaba de las tardes en las que salía a correr desenfrenado entre gigantes árboles y los chapuzones en una pequeña laguna (fue uno de sus lugares favoritos durante mucho tiempo).

Todo eso, hasta que una noche de invierno su padre enfermó; la mayoría de los doctores afirmaban que era un problema hereditario, y no tenía cura. Con la pérdida de su figura paterna, Peter no le quedó de otra que tomar las riendas de su hogar. Su madre trabaja junto con su tía, Clarice (quien a los pocos días del deceso de su padre, se mudó con ellos), en una pequeña tienda de antigüedades. Peter, por su parte, asiste a clases de adultos, para terminar la escuela secundaria. Por las tardes, es empleado en una tienda de conveniencia en el centro, y el hecho de que su mejor amigo trabaje en el mismo lugar, le impide aburrirse demasiado. Con el número reducido de habitantes, es casi imposible tener un día ajetreado de trabajo, pero eso les es de ayuda a ambos para hacer otras cosas en el proceso. 

― Tu cambio son cinco, con setenta centavos. Gracias, y que tengas un lindo día. ―extendió su mano derecha sobre el mostrador, entregando dicho efectivo con una sonrisa amable. La chica frente a él, tomó la bolsa de papel, y su dinero, ofreciendo un pequeño “gracias”, marchándose por la puerta principal. Por el rabillo del ojo, pudo ver a su amigo que lo observaba con una mirada incrédula en su rostro, el chico se acercó al mostrador al frente de la tienda, y se apoyó sobre la superficie de madera.

― ¿Qué? ―Peter cuestionó incómodo por la mirada del otro. Su amigo negó algunas veces con la cabeza, y resopló. 

― Eres demasiado correcto, y formal con todos, ¿esa chica que se acaba de ir? Estaba completamente loca por tí, y lo único que consiguió de tí, fue un: “Que tengas un lindo día”. Vaya forma de ligar. ―musitó burlón. Peter resopló incrédulo, era la quinta chica, que según su amigo, estaba “loca” por él, Lucien de verdad no sabía lo que decía. 

― ¿Terminaste? ―el otro chico rodó los ojos, murmurando un: “Como sea, hombre”, en respuesta. Peter rió por lo bajo ―. Las personas sólo son amables, ¿sabes?, no significa que cada chica que me sonría, quiere algo conmigo.       

― Y es por eso que sigues solo. Tienes que admitir que es verdad,  te comportas como una anciana de noventa años, cuando tratas de coquetear con alguien.
― Como si actuar como un pervertido, fuese mejor ―respondió ofendido. Lucien contra-atacó con un: “Pero funciona”, que Peter decidió ignorar ―. No creo que sea momento para discutir mis métodos anticuados de seducción, estamos en horas de trabajo, ¿lo olvidas?

― Sí, sí… como usted diga. ― Peter juraría que escuchó a su amigo llamarlo “anciana”, una vez más. Pero el otro chico ya se había retirado a la parte trasera de la tienda, dejándolo a él indignado, y solo. 

                                     
  ↩️↪️ 

La noche había caído sobre Seanway, y con ello el final del turno de Lucien. Había comenzado desde la mañana, y tomando algún tiempo extra, pero por fín podía marcharse de ese lugar. Su amigo, Peter, siempre se quejaba de que lo dejara solo en el turno nocturno, pero su otro empleo le impedía cambiar horarios para que ambos coincidieran por las noches. Emprendió su camino, por las casi solitarias calles del pueblo, con rumbo a la parte más concurrida del centro. Era donde Seanway podría parecer menos un pueblo fantasma, y más como un pueblo normal, sobre todo a estas horas de la noche. Esta parte del centro es ruidosa, y pareciera cobrar vida a medida que la noche avanza, la mayoría de gente que viene por aquí, son hombres que quieren pasar un buen rato y beber un poco para olvidar un mal día. Aunque el bar del señor Davis es el único en Seanway, los establecimientos que lo rodean contribuyen a la diversión de quien lo necesita. “El Bar Rojo”, es especial para las personas por una razón, y si tienes el suficiente dinero, puedes ser parte de ello. 

El chico caminó alrededor del establecimiento, hasta una puerta en la parte trasera del lugar, rodó los ojos al ver a un hombre vaciar el estómago en el mismo callejón. Abrió la puerta de metal y se deslizó dentro, dejando su sudadera con capucha en el perchero, checó su tarjeta en la máquina y caminó hacia el frente del bar. Afortunadamente el señor Davis no estaba presente, el hombre podía ser su jefe, pero eso no significa que su presencia sea menos incómoda y extraña. 

― ¿Listo para otra noche llena de borrachos, huh? ―la chica dijo divertida. Lucien sólo se encogió de hombros y comenzó a limpiar algunos vasos de cristal. Ronda tenía bastante experiencia, siendo mesera en un lugar como estos le dieron bastantes trucos para poder lidiar con personas como las que vienen por aquí ―. Davis quiere que te encargues del show de hoy ―Lucien maldijo en su interior. Le molestaba tener que hacerse cargo de eso también, pero tenía que hacerlo si quería conservar su empleo. Hizo un ademán con la cabeza, señalando que había entendido el mensaje y la chica volvió a lo suyo.  

                                       
   ↩️↪️  
 
  El reloj marcaba pasadas las 2 am y con ello, la masa de gente comenzaba a dirigirse a través de una pesada puerta de hierro, hacia otra habitación más “privada”. Lucien siguió a la multitud, y se dirigió hacia el frente del cuarto. Era un lugar un poco más pequeño, con un poco más de iluminación que el resto del bar, pero aun así, no lo suficiente para ver los rostros de cada una de las personas en el lugar. El chico subió a una especie de escenario, alzándose por encima del resto, y comenzando a hablar con voz fuerte (un micrófono era demasiado, o por lo menos eso decía el señor Davis).

―  Buenas noches, a nombre del dueño de “El Bar Rojo”, el señor Vladimir Davis, les doy la bienvenida a otro show más. Como de costumbre, les recordamos las reglas para poder participar ―con una sonrisa de lado, el chico miró a la ansiosa multitud, y prosiguió ―. El establecimiento no se hará cargo de cargos legales y/o médicos. El establecimiento se queda con el 60% del total del dinero, quedando el otro 40% para los ganadores de cada encuentro, además del regalo adicional que ya todos conocen. Quedan prohibidas las armas de cualquier tipo, sin excepción. Y sobre todo, diviértanse. ―la multitud estalló en aplausos y alaridos, comenzando a desplazarse hacia los lados de los muros de contención de la jaula.  

Lucien tomó asiento en su lugar (normalmente el lugar de su jefe), y esperó a la primera ronda de la noche. El show era como otros que la gente paga por ver; luchas, boxeo, baseball. Sólo que este tenía que mantenerse al margen, lejos de la ley. El que quisiera participar, tenía que entrar a la jaula de metal en el centro de la habitación, y enfrentarse a otro competidor, a puño limpio y sin protección. Se corrían apuestas en cada ronda, y el que lograra mantenerse en pie al final del encuentro, era uno de los ganadores. Al avanzar la noche, y al acabar el show, cada ganador de cada ronda tenía el derecho de reclamar un premio además del dinero. 

Esta noche fueron un total de cinco ganadores, el resto de la multitud se retiró por la misma puerta en la que entraron, dejando consigo a sólo unos pocos. Los cinco hombres se encontraban con una buena cantidad de daños, la mayoría en el rostro, donde los puños de su adversario chocaron contra la piel sensible. Hicieron una fila horizontal, viendo hacia el pequeño escenario, donde Lucien y otros dos hombres de seguridad se encontraban. 

― Bien señores, felicitaciones por ser los ganadores. Como se los prometimos, cada uno recibirá su cuarenta por ciento del dinero ganado―los corpulentos hombres pusieron sobre una mesa algunos montones de billetes, que después fueron entregados a cada uno de sus respectivos dueños. El grupo de hombres comenzó a contar el dinero, billete por billete, con grandes sonrisas en sus rostros magullados ―. Pero eso no es todo señores, recuerden que además del premio en efectivo, “El Bar Rojo” les ofrece un premio adicional.

Los cinco hombres se miraron entre sí, exclamando por lo alto la emoción de lo que eso significaba. Un reflector se encendió, así, iluminando el escenario con una luz escarlata, seguido de una una pista musical (demasiado tenue para poder ser escuchada con claridad). El telón se abrió de par en par, revelando un total de doce mujeres frente a sus ojos. Se pudo escuchar a los hombres silbar y gritonear de felicidad, mientras que las chicas hacían su “acto de presentación”. Cuando terminaron, volvieron a formarse, de modo que todas pudiesen ser vistas con claridad. El encargado del show se posicionó frente a ellas, y miró a los hombres con intensidad.       


― Señores, estas son nuestras doce bellezas de la noche. Además del premio en efectivo, podrán elegir a la que mejor les parezca, y ella les hará compañía por el resto de la noche. Aunque cualquiera que elijan, sabrá hacerles de muy buena compañía ―el chico dijo, en tono sugestivo. Los hombres estaban ansiosos, algunos tenían claro la chica ideal, otros no estaban tan seguros. Cuando por fin hicieron su elección, el resto de las chicas regresaron tras el telón, y las demás, se posaron a lado de su respectivo acompañante ―. Ya lo saben,  pueden pasarla como mejor les parezca con cada una de ellas. Les felicito una vez más, y ¡a disfrutar! 

El grupo comenzó a retirarse, caminando de nuevo al bar. En cuanto el último hombre salió por la puerta, la sonrisa y el carisma se drenaron del cuerpo del chico, Lucien se bajó del escenario y dio algunas instrucciones a los chicos de seguridad. Odiaba hacer ese show, y mucho más detestaba ver la cara de los bastardos que ganaban, cada uno creyendo que por fín tendrá una oportunidad con las mujeres frente a ellos. Patéticos. El chico regresó al frente del bar y a su puesto habitual, comenzando a servir bebidas a borrachos una y otra vez.  

El Sol ya se había asomado tras las montañas desde hace horas, su turno había acabado, y todo lo que él quería, era caer en su cama y dormir para siempre. 

                                                 
↩️↪️
  
El pueblo era el mismo, pero a la vez, se sentía totalmente diferente a lo que fue. Después de esa noche, todo iría cuesta abajo. Regresó a su casa con la ropa hecha un desastre; llena de fango por todas partes, rasgada por culpa de las ramas de los árboles, y su propia sangre derramada por las veces que cayó de bruces, haciéndose daño en el proceso. Se desvaneció en el garage, y por la mañana nada parecía estar bien. Tiró a la basura la mayoría de su vestimenta, y se coló sin ser notado hasta su habitación. El agua helada sobre su rostro era un tanto reconfortante, entumeciéndolo por un tiempo, trató de procesar el manojo de información que tenía en la cabeza, pero no lo logró. No podía estar quieto, se paseaba de un lado a otro en su habitación, como un león en una jaula, pero tampoco quería salir de ahí. Hubo un golpe sonoro en la puerta y después de unos segundos, la puerta de su habitación estaba abierta, dando paso a la alta figura de su padre. Lucien se congeló en su lugar. 

― ¿No escuchaste que tu madre te llamó para desayunar? Esto no es un hotel como para que te traigan el desayuno a la cama, así que, deja de ser un holgazán ingrato, y baja en este momento. ―su voz estaba cargada de molestia. Los ojos del hombre estaban puestos sobre el cuerpo del chico, una mirada intensa, él se estremeció de inmediato. Pero aún así, asintió con la cabeza y su padre resopló exasperado, retirándose con una serie de maldiciones en su camino de regreso a la cocina. Ajustó su ropa en su lugar una última vez, y se dirigió a desayunar. 

El resto de su día tampoco había sido fácil, le costaba mirar a los demás a la cara, la culpa y la confusión le quemaban por dentro. La gente comenzaba a hablar sobre la joven que desapareció en el bosque, cada vez era más frecuente escucharlos preguntarse por ella y lo que le pasó. Era difícil de evitar el tema, cuando era lo que todo el pueblo hablaba. Lucien sentía en lo más profundo de su ser, que todos ellos sabían que él tenía información de primera mano sobre la desaparición de la chica, era un sentimiento que no lo abandonaba. Una mirada que duraba demasiado tiempo: él sabe algo. Alguna frase que tuviera que ver con testigos del caso: seguro ella me escuchó decir algo. Cualquier policía que le mantenía la mirada: están listos para arrestarme. 

Pareciera que el pueblo entero supiera algo, pero a la vez, nadie decía nada. Los días posteriores al suceso, parecían no mejorar en lo absoluto, la ansiedad gobernaba su cuerpo, le costaba hacer sus actividades cotidianas, incluso una conversación con Peter parecía una tortura. Peter… ni siquiera a él le podía contar lo que le pasaba, y las ganas de gritar lo que sabía se hacían cada vez más grandes. 

Una noche, tomó su linterna y caminó entre arbustos y maleza, por el mismo sendero que tantas veces había caminado, sólo que esta vez, le costaba el doble. Se detuvo cuando llegó hasta la entrada de la pequeña cueva, respiró hondo y entró en ella. Era más reducida ahora a sus 20 años que cuando era pequeño, pero este lugar siempre fue su escondite cuando algo le molestaba, o simplemente, quería estar solo un tiempo. Apagó su linterna y cerró los ojos en la oscuridad del bosque, algunos animales salvajes podían escucharse a lo lejos, junto con el ligero sonido del viento. Un grito. Se estremeció en su lugar, reviviendo el momento en el que había escuchado algo fuera de lo normal, un sonido femenino no muy lejos de ahí. Había asomado la cabeza fuera del pequeño refugio, pero era difícil de ver lo que pasaba, tenía su linterna consigo, pero asustaría a lo que estuviese allá afuera en el bosque. Se había quedado quieto unos momentos, y el mismo sonido se escuchó, definitivamente una mujer. Sangre. Al querer estar lo más cerca posible de la fuente de ese grito, Lucien deambuló a oscuras por el suelo desigual, provocando que se lastimara, y sangre recorriera su brazo derecho. Dos siluetas. Era casi imposible de estar seguro, pero lo que se podía ver a lo lejos, era la figura de una mujer; en un vestido largo y cabello suelto al viento. Sin duda alguna estaba aterrada, gritando por querer ser liberada, pero sus palabras fueron ignoradas. 

La otra figura era diferente, mucho más grande que la mujer, una silueta amplia. Una súplica. La chica no paraba de pedir por su libertad, por su vida, y Lucien recuerda los sonidos sonoros de algo golpeando contra el cuerpo más pequeño, y un grito agonizante después. Aún puede sentir en la garganta un grito que no fue liberado esa noche, una pelea que jamás ocurrió, y una vida que nunca salvó. Silencio. Todo quedó en confusión y profundo silencio, lo último que puede recordar es el sonido de un vehículo, o algo por el estilo, aunque un coche es imposible de encajar en esta parte del bosque, pero ¿qué otra cosa queda?, algo más pequeño que eso, una motocicleta, ¿quizá? Con un último recuerdo de ese grito, abrió los ojos de golpe, y respiró agitado. Había sido su culpa, ¿no es así? Es su culpa, y ahora esa chica no regresará jamás. 

                                               
 ↩️↪️

La primera semana había sido una pesadilla vívida, trató de seguir con su vida normal: ir a su trabajo en la tienda, ir a su segundo trabajo en el bar, y ser como siempre fue. Pero era casi imposible. El sueño venía fácilmente, al final de su día era algo que naturalmente inundaba su cuerpo, la sensación de somnolencia era siempre la misma. El problema venía después, al estar en la deriva, era más fácil pensar una y otra vez sobre lo mismo, y sin embargo, siempre que cerraba los ojos era algo diferente, de lo mismo. Los distintos escenarios se repetían en su cabeza, la primera vez se había atrevido a salir de su escondite, a enfrentar lo que sea que estuviese haciendo daño a la chica, pero algo lo había golpeado en la cabeza, y él moría desangrado en el suelo polvoriento. La segunda vez que cerró los ojos, intentó una estrategia diferente, pero la chica terminó desmembrada por los suelos. El escenario que más le aterró fue el de hace dos noches atrás: Había logrado hacerle daño a lo que sea que estuviese sosteniendo a la chica, y ambos corrían sin dirección fija por el bosque nocturno. Llegaron a un punto sin salida, y la sombra los acorraló contra una roca, al acercarse más a ellos, se dieron cuenta de que no era un hombre, sino una bestia grotesca. El final siempre era el mismo, ambos terminaban muertos. 

Trató de estar despierto lo más posible, pero al cabo de cinco días, cada segundo que pasaba, era más difícil que el anterior. No podía volver a dormir, no quería volver a soñar otra forma en la que esa chica podía morir, no quería dormir, porque si dormía, volvería a escuchar esos gritos de nuevo y no podría salvarla, jamás podría salvarla. Es por eso que tuvo que recurrir a alguna ayuda diferente, una ayuda en forma de fármacos. Su madre los tomaba, aunque esta vez en muy mínimas dosis, puesto que pasó por un tiempo de depresión hace ya algunos años. El frasco seguía ahí, en su habitación, Lucien se coló una noche en el dormitorio y salió con el medicamento entre su ropa. En su habitación, y con las luces apagadas, abrió el pequeño frasco: Celexa, se leía en la etiqueta. Tomó una tableta y la pasó con un poco de agua. El antidepresivo decía ser bueno para combatir la ansiedad, y Lucien definitivamente estaba ansioso todo el tiempo. Al cabo de cuatro horas, los primeros indicios de que la droga había surtido efecto, se vieron presentes, dando una sensación de calma, como si estuviese en un barco a la deriva. Flotando alto en el cielo, se sentía un poco más lento de lo habitual, pero definitivamente mejor. 

Pero no sólo de fármacos puede vivir el hombre, si lo que quiere es hacer que los recuerdos y la culpa se vayan, por alguna razón (aunque se dice que es normal), la droga estaba empeorando su situación, al cabo de unas dos semanas, dejó de tomarla puesto que se sentía mejor, pero a los pocos días, la ansiedad y paranoia regresaron con más intensidad, acompañados con problemas como la falta de sueño total, vómitos, y otra serie de síntomas. La realidad muy a menudo se mezclaba con sus sueños, haciéndole muy difícil diferenciar el uno del otro. Tenía que parar, de alguna forma tenía que acabar con todo esto, pero no podía hacerlo solo, estaba cansado de tratar de hacerlo solo. 

No dejó de correr hasta que su cabeza golpeó contra la puerta de madera, en cuanto lo hizo, empezó a dar manotazos sobre la superficie con la esperanza de que alguien abriera. Una gota escarlata cayó sobre su brazo, su frente dolía demasiado, y sus nudillos estaban probablemente hechos un desastre, pero no le importaba. Hasta que por fin la puerta se había abierto, y Lucien cayó de bruces a los pies de uno de los dueños de la casa. El chico miró desorientado hacia arriba, encontrándose con los ojos aterrados de su mejor amigo.

― Y-yo fui testigo. Yo sé que le pasó a Madeline Odair.

Peter sabría qué hacer, ¿no es así?

Spoiler:

Bueno, este es mi primer y espero que no último capítulo en esta nc. Me agradó mucho escribir con esta trama, tanto, que escribí este capítulo un poco extenso (digo poco, porque lo tuve que cortar, porque de verdad tenía mucho más que escribir), pero al final esto resultó. Lucien es mi pj principal, por lo tanto, hablo más de él, que de Peter, por ser un pj secundario, pero si se da la ocasión, habrá más de él en próximos capítulos. Espero que la gente regrese a esta nc, bc apenas estábamos empezando lol   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por chihiro el Jue 31 Ago 2017, 6:53 pm

Roman! lamento no haberte dejado un comentario aún, solo puedo decir que tu capítulo fue ESPECTACULAR. en este finde te dejo algo decente o editaré este mismo mejor

___________________________________________

" The truth is I am a toy, that people enjoy
' Til all of the tricks don't work anymore,
and then they are bored of me. "
avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por hemmo. el Sáb 02 Sep 2017, 9:32 pm

omg chicas lo siento por no comentar empecé las clases y estoy a full estudiando (me voy sacando 10 en dos evaluaciones toy muy contenta)
prometo comentar, si no es mañana entonces el martes !!
y omggggggggggg estaríamos empezando la segunda ronda !!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ethereal

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.