O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» I'm a little dysfunctional, Don't you know?
Hoy a las 12:23 am por roman.

» hell is where i dreamt of u and woke up alone
Ayer a las 11:12 pm por california.

» Educando a Styles
Ayer a las 9:45 pm por lovesick

» You didn´t love her.
Ayer a las 9:21 pm por jackson.

» a perfect couple ; muro
Ayer a las 9:12 pm por Andy Belmar.

» cockamamie dreamer ~
Ayer a las 9:11 pm por Ritza.

» Coven of salem { muro interactivo.
Ayer a las 9:02 pm por Ritza.

» Guerra de Sexos; N.C.
Ayer a las 9:01 pm por roman.

» a p c ; extras
Ayer a las 8:57 pm por greywaren

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

— the boy who had no choice.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

— the boy who had no choice.

Mensaje por slythxrin princxss. el Lun 13 Feb 2017, 6:53 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
"i have to kill you... or he's gonna kill me."
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

— black dahlia.

Mensaje por slythxrin princxss. el Lun 13 Feb 2017, 8:20 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Dicen que siempre en una relación hay uno "más": que quiere más, que se engancha más, que sufre más... Cualquiera que nos viera, pensaría que era él... Pero no, señoras y señores. Yo casi nunca le demostraba bien claro mi amor, de hecho hasta a mí me confundía a veces, pero eso no significaba que no lo sintiera
Muchas veces dije que quería terminar todo, aún sabiendo perfectamente que lo único que deseaba era estar con él. Y no era por histérica, indecisa, o cualquiera de esos adjetivos, que si bien se me acoplan perfecto, no encajan al describir lo que sentía en ese momento. 
¿Cómo me sentía? Buena pregunta... Veamos, mis emociones naturalmente nunca fueron estables. Puedo pasar de estar feliz a querer pegarme un balazo por el más mínimo detalle que logre herirme; o bien, puedo estar llorando a mares y empezar a reírme por un mal chiste que me causó gracia. Y esa relación no iba a ser la excepción, había momentos en los que sentía que lo amaba, que íbamos a durar un buen rato y por otros, un odio enorme me consumía hasta el punto de querer matarlo con mis propias manos. Así era constantemente: amor, luego odio, otra vez amor, de nuevo odio... y así por esos ochos meses que duró lo nuestro. 
Convengamos que nunca fui la persona más demostrativa del mundo, siempre me dio miedo. ¿A qué? A salir herida. Lo sé, un miedo estúpido teniendo en cuenta que todos en algún momento de nuestras vidas vamos a sentir dolor, es algo naturalmente inevitable; pero trato de que ese riesgo, sea menor, dentro de lo posible. ¿Mi problema? Nunca conté con que la persona que me hacía sentir completa, feliz e incluso con ganas de salir adelante, sería la misma que al final se encargaría de destrozar hasta la última gota de ilusión en mí.
Nuestra relación no era perfecta, de hecho estaba muy lejos de serlo; pero por alguna razón, superábamos esas peleas estúpidas y al ver al otro, podías sentir que ese cariño seguía intacto a pesar de todas las cosas que se dijeron hace cinco minutos. Si bien no es lo más común, a mí me encantaba poder pelear, decirnos de todo y que después cuando nos veíamos, ninguna de las cosas que habíamos dicho en un estado de enojo afectara el cariño que nos teníamos. 
Pero un día no fue así... Un día simplemente algo se rompió, ni él ni yo éramos los mismos. Esa mirada llena de sentimientos ya no existía. Yo ya no me sentía importante para él, y seguramente él tampoco sentiría que me importaba. Nos perdimos, así de simple. ¿Lo peor? Es que no pudimos arreglarlo. Siempre habíamos superado las cosas, pero ésta vez, no fue así. Esa vez sólo nos tocó decir un adiós forzado y alejarnos como unos desconocidos, con recuerdos en común...


Última edición por slythxrin princxss. el Lun 13 Feb 2017, 8:27 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

— oh, sweet revenge.

Mensaje por slythxrin princxss. el Lun 13 Feb 2017, 8:26 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Desde hace ya casi cinco horas que habíamos estado conduciendo para llegar a nuestra nueva casa, dónde según papá, "todo sería diferente". En lo personal, la idea de mudarme a un lugar totalmente diferente me emocionaba mucho, prefería eso antes que seguir viviendo en Los Ángeles.
Muchas dirán que es hermoso, y no sé que mierdas más, pero para mí, era el infierno mismo. Por lo cual, cuando mi padre nos comunicó que lo transferirían a Iowa, creo que fui el único de mis hermanos que se alegró de haber oído eso. 

Tras otros cinco minutos más, el vehículo finalmente estacionó frente a una casa de dos pisos, no muy grande pero tampoco era pequeña, a mí parecer era bastante bonita. Y mucho mejor que el anterior departamento. 
Decidí bajar del auto para observar mejor el vecindario, había algunas personas afuera de sus casas que nos miraban con simpatía. Nuestra vecina del lado derecho, inmediatamente se acercó a darnos la bienvenida.
Era una mujer de unos cuarenta años, aproximadamente. Era rubia, de baja estatura y con una carisma notable ya que venía con una sonrisa de oreja a oreja. 

—Hola... Bienvenidos —le dijo a mi madre, quién le sonrió.
—Muchas gracias. Mi nombre es Lindsay —se presentó estirando la mano y luego de unos segundos, la mujer se la estrechó.
—Kelly, mucho gusto. 

Comenzaron a hablar animadamente mientras que mi padre y mis hermanos entraban las cajas más livianas a la casa. Yo, por mi parte, me encontraba jugando con mi hermana menor, Destiny. Estábamos sentados en la hierba, pasándonos una pelota de goma entre nosotros, no era uno de sus entretenimientos favoritos pero se mantenía tranquila y con eso bastaba. 
En un momento, quiso pegarme fuerte con la pelota pero ésta terminó en la cabeza de una chica que estaba en el jardín de al lado. La chica tomó el objeto para luego mirarnos, primero observó a mi hermana con un una mirada... dulce; y luego a mí, pero su mirada no demostraba dulzura, si no todo lo contrario. 
Luego de unos segundos que parecieron eternos, nos pasó la pelota para después ingresar a su casa. Mi hermana siguió jugando mientras que yo me quedé confundido con lo recién sucedido, ¿por qué me habrá mirado como si fuera la peor cosa del mundo? Traté de restarle importancia y continué entreteniendo a mi hermana. 

~ o ~ 

Más tarde ese día, cuando nos encontrábamos almorzando, mi madre nos comunicó que nuestras vecinas vendrían a cenar y que quería que nos comportáramos. ¿No lo mencioné? Bueno, a decir verdad, mis hermanos y yo no somos muy "civilizados" a la hora de tener visitas, pues siempre alguna travesura terminamos haciendo. 
Al terminar mi plato, me retiré de la mesa y subí a mi habitación; que por cierto, tenía una linda vista hacia nuestro jardín trasero. Ni bien entré, me tiré sobre mi cama quedando boca arriba, observando el techo. Los pensamientos no tardaron en aparecer en mi mente... A decir verdad, no extrañaba en lo absoluto Los Ángeles. No extrañaba los días de mierda que me tocaba vivir en el colegio. No extrañaba la soledad que sentía al tener ningún amigo debido a esos rumores. No extrañaba las miradas de asco cuando caminaba en la calle o los pasillos del colegio. Y mucho menos, la extrañaba a ella haciendo miserable mi vida. 

Nunca debí meterme con esa carita de ángel. 

Mandy Simmons fue, probablemente hasta ahora, el peor error de mi vida. Y la razón es que, el dicho de "nada es lo que parece" es totalmente cierto. Su cara de ángel y su apariencia de "niña que no rompe un plato" sólo eran una fachada para esconder a la manipuladora que era en realidad. Nunca debí hacerle caso cuando me pidió que la acompañara a ese lugar... 
No puedo creer que alguna vez dije amarla; ahora lo único que siento por ella es odio, y rencor. Es la culpable de que mi vida se haya ido a la mierda. ¿Y todo por qué? Por salvar su reputación de niña buena. 

Pero, supongo que "ya pasó", como dicen todos. Creo firmemente en el karma, y estoy seguro que pronto tocará su puerta para devolverle lo que me hizo. Y me encantaría estar ahí para ver eso. Aunque, si no es eso, me gustaría ver su muerte también. Ambas opciones son tentadoras. 
Okay, sí, sé que el deseo de muerte hacia alguien es algo exagerado y extremo, pero es que, realmente lo deseo. Ella arruinó mi vida; lo justo es que el karma arruine la suya, o en todo caso, la acabe. Aunque si el karma no lo hace, a mí me encantaría hacerlo... 

—¡Christopher!

La voz de mi hermano gritando mientras entraba a mi habitación me sacó de mis pensamientos. ¿Acaso no sabe tocar la puerta este engendro? Levanté la mirada, que se notaba claramente que estaba molesto, y intentando disimular, respondí: 

— ¿Qué quieres, Kyle? 
— Mamá quiere que bajes para que la ayudes con algo, ah, y por cierto, ¿me prestas tu laptop? —me estaba poniendo de pie cuando lo miré mal sin ninguna disimulación. Sabía que odiaba que me pidieran mi laptop, se supone que era mi computadora; pero si me negaba, mi madre me regañaría por ser un "mal hermano". 
— Sí, tómala, da igual. 

Bajé las escaleras para dirigirme a la cocina, que es donde se encontraba mi madre. Al llegar, la encontré con nuestras vecinas: la señora rubia que nos saludó hoy a la mañana, y su no muy amigable hija. No entendía porqué me llamó y estaba optando por volver a mi habitación, pero al parecer mi madre leyó mi mente porque justo habló.

— Te llamé para que acompañaras a Aaleyah a traer algunas cosas de su casa. ¿Podrías o estás muy ocupado con tus dibujitos? 
— Anime, mamá. A-ni-me. 
— Sí, como sea. ¿Puedes o no? —no voy a negar que la opción "no" es realmente tentadora pero por otro lado, no quiero ganarme un sermón por parte de ella el primer día en este pueblo. Quisiera durar al menos, unos... tres o cuatro días sin que me regañe. Suena a un récord totalmente imposible, teniendo en cuenta a los mocosos de mis hermanos que viven complicándome la existencia. 
— Sí, puedo —comencé a caminar hacia la puerta principal, cuando me volteé a mirar a la chica, que tendría aproximadamente la misma edad que yo— ¿Vienes o qué? Es tu casa. 
— Voy —respondió secamente. ¡Ouch! ¿Eso fue una mirada fulminadora o me pareció a mí? Realmente me pregunto si ésta chica tiene una pizca de alegría escondida por ahí o si es una amargada todos los días—. 

Una vez que salimos de mi casa, ella me llevaba unos cuántos pasos adelantados. Se supone que veníamos juntos, tendría que esperarme. Íbamos en total y absoluto silencio, ¿estaría bien si sacara un tema de conversación o esperaba a que ella lo haga? Aunque es probable que si esperara la segunda opción, llegaría el día de mi muerte y eso seguiría sin pasar. Por ende, creo que voy a tomar la primera: hablar yo.

— Y... ¿cómo te llamas? —pregunté con tono "amigable", al menos para mí eso sonaba amigable. Ella volteó y me miró con la misma expresión que hace unas horas.
— Aaleyah.
— Yo me llamo Christoph... —no logré terminar, ya que me interrumpió.
— Sé tu nombre, acabo de escucharlo por parte de tu madre.

Dado que la respuesta no cumplió mis expectativas, ni muchos menos hizo más ligero el ambiente, decidí cerrar mi boca y seguir sus pasos en silencio. 
Al entrar a su casa pude notar que la decoración tenía una paleta de colores muy vibrantes, nada parecido a quien habitaba allí; puesto que mi "adorable" vecina vestía negro de pies a cabeza. Oh, sí, incluso su cabello y maquillaje. Nos dirigíamos a su cocina, ¿acaso se quedarían a cenar? Ella se detuvo, por lo que imité el gesto. Tomó algunas cosas del refrigerador, unos cuántos tuppers a decir verdad... Supuse que para eso me llamó. 
Cargué tres y ella sólo dos. 
Nuevamente, en silencio. 
No me quedaba otra opción más que detenerme a observar mis alrededores. Había fotos familiares por doquier... Especialmente una llamó mi atención: un numeroso grupo de personas, adultos y niños, reunidos frente a un lago. Parecía verano ya que la mayoría se encontraba en traje de baño... Tantos rostros... 

— Eso fue en un viaje familiar hace unos diez años, yo soy la del traje violeta y mi madre es la que tiene lentes de sol "discretos" —me sorprendí de que hablara, y sin que yo lo hiciera antes. Volví mi mirada al cuadro tratando de encontrarla en aquella fotografía, pero me desvié por la chica que se encontraba a su lado. Fruncí el ceño y contuve el nudo en mi garganta. 
— ¿Tú... conoces a Mandy Simmons? —pude notar que a pesar de mi intento por sonar "normal", mi tono fue de alguien molesto. 
— Sí, desgraciadamente... Es mi prima. ¿Tú cómo sabes de ella? 
— Sólo... digamos que me arruinó ligeramente la vida. 
— Bueno, tenemos algo en común, Christopher. 

Primera vez que mencionaba mi nombre —y que manteníamos una conversación tan larga—, tal vez ésta chica no era tan mala o amargada cómo yo pensaba. Después de todo, me agrada su voz; y que también odie a Mandy. 

~ o ~

— Y bien... ¿Qué es lo que te hizo mi adorable prima? —mencionó mientras miraba al frente. Nos encontrábamos en el balcón de mi pieza, el cuál, cómo antes comenté, tenía una vista a nuestro patio trasero.
— Tres palabras: Mandy, callejón, drogas. Básicamente, me acusó de drogarla e intentar abusar de ella... Cuándo originalmente sólo me pidió que la acompañara a retirar su "pedido" —movía mis dedos nerviosamente sobre la baranda, no solía hablar mucho de ese tema... No por incomodidad, sino porque nadie nunca se tomó el tiempo de saber mi versión. Pues claro, esa cara de ángel compra a quién sea... 
— Oh, sí. Muy predecible de ella. Con tal de que nadie sepa su adictivo secreto, es capaz de hacer todo... 
— ¿Y a ti? 
— Pues... en aquella fotografía que viste, todavía nos llevábamos bien, podría decirse. No éramos muy unidas ni nada por el estilo, pero hablábamos de vez en cuándo. Pero... hubo un tiempo en el que yo me alejé de todos y sólo existía en la web; ya sabes... visitando sitios en internet o jugando online. Un día, un chico me habló y me sorprendió bastante —puse un gesto de confusión, por lo que ella sonrió de costado y prosiguió— En ese tiempo no era precisamente un blanco para los del género opuesto... No era atractiva ni mucho menos popular, así que... Bueno. Cuestión que, comencé a hablar con este muchacho por internet y pegamos onda. Llegamos a decir que nos gustábamos y hasta tener una relación; por internet, claro... Realmente estaba enamorada de él, era casi perfecto... Y "casi" porque no era real. 
— ¿Y qué tiene que ver Mandy en todo eso?
— Un día le pedí vernos, ya que no figuraba cómo si viviera lejos. De hecho, sólo eran quince minutos en autobús hasta el centro. Él aceptó, por lo que no sospeché nada. Estaba emocionada, por lo que me alisté y me dirigí al punto de encuentro: el estacionamiento del centro comercial. Al llegar, sólo pude ver a Mandy y su grupo de amigos. Pensé que era pura casualidad, por lo que me coloqué lejos de ellos y me senté a esperar a mi "chico". Pero nunca llegó. Al cabo de una hora, Mandy se acerca con su grupo y me humilla diciéndome que había sido ella todo el tiempo... Y cómo si no fuera poco el espectáculo para sus amigos, uno de ellos estaba grabando por lo que terminé en Youtube cómo la chica que fue engañada por su prima vía internet. Sin mencionar que en el colegio todos se burlaban de mí y el año fue realmente una tortura; mi madre se enteró y se lo comentó a mis tíos. Pero claro, Mandy es la hija perfecta. Era Barbie contra una muñeca de trapo, o sea yo. Al final, mi madre no soportó más todas las burlas y maltratos que yo sufría, así que nos mudamos aquí... Hace dos años. 
— Realmente esa chica es una mierda. A veces quisiera darle una cucharada de su propia medicina. 
— Somos dos... —como por arte de magia, una sonrisa iluminó mi rostro— ¿qué?
— Mi querida Aaleyah, te conozco hace... tan sólo horas. Pero, quisiera proponerte algo. 
— Me asustas pero continua. 
— Tú quieres venganza, y yo también. ¿No? —asintió— Tú conoces sus más oscuros secretos, y yo tengo mis métodos de viralizarlos... Seríamos un gran equipo. 
— ¿Estás proponiéndome vengarnos de Mandy? 
— Ni más, ni menos. 
— Pues, déjame decirte, que acepto con gusto su propuesto, señor Christopher.  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

— want me back.

Mensaje por slythxrin princxss. el Lun 13 Feb 2017, 8:40 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"Te amo, mi amor".
Por milésima vez releía ese mensaje, de una conversación con "Usuario de Facebook" y a la cuál ya no podía responder. Hacía el absurdo intento de contener mis lágrimas pero ya se deslizaban por mi mejilla como si ésta fuera el recorrido que debían seguir, con tanta naturaleza, con tanta fuerza. Un pequeño dolor en el pecho comenzaba a hacerme ver que me estaba haciendo mierda, una vez más, al volver a abrir aquella conversación de hace sólo meses... Bloqueé el celular y cerré mis ojos por un momento, esta sensación ya me era familiar... Mis manos no tardaron en cubrir mi rostro, no quería que nadie me viera así (por más que me encontrara solo en la habitación).
Mi respiración era irregular y acelerada, más bien, dudo de que estuviera incorporando oxígeno a mis pulmones; porque podía sentir cómo me ahogaba. Pero ¿a quién engaño? Mi sistema respiratorio no era el causante de eso... era mi propio error, eran los recuerdos atormentando mi mente, una vez más...
Esas cuatro palabras se repetían tal cuál disco rallado en mi mente, destrozando un poquito más lo que quedaba mi corazón. Quería olvidarme de eso, de todo, ya no tenía sentido alguno seguir conservando esos recuerdos y torturándome cada vez que su sonrisa volviera a mí. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

— darling, have mercy.

Mensaje por slythxrin princxss. el Miér 08 Mar 2017, 2:59 pm


Una suave llovizna caía en la ciudad mientras me encontraba en mi habitación, observando el gris —pero bonito— paisaje por la ventana ubicada junto al pequeño sofá. Las gotas se deslizaban, como si de una carrera se tratase, dejando líneas dibujadas en el empañado vidrio. El aroma del café recién hecho le brindaba un toque cálido al ambiente, a pesar de que era pleno invierno; tomé un sorbo y volví mi mirada hacia la computadora ubicada al otro lado del cuarto, debería estar escribiendo el informe para mi clase de mañana. «Sólo me falta agregar algo de información, puede esperar», en ese momento me agradecí por adelantar la mayoría de los trabajos pesados, realmente estaba disfrutando la vista y el momento de tranquilidad. 
Dejé escapar un leve suspiro al escuchar el ringtone proveniente de mi teléfono celular. Agarré el aparato y observé la pantalla, pude sentir como si mi sangre se congelara y mis pulmones dejaran de funcionar; abrí mi boca con la intención de decir algo pero parecía como si de repente hubiera olvidado cómo hablar. Decidí dejar el teléfono dónde estaba anteriormente para luego cerrar mis ojos, no necesitaba caer en la misma idiotez nuevamente, no justo ahora que comenzaba a olvidarme de todo eso... 
No tardé mucho en recomponer mi actitud normal y el enojo se apoderó de mi mente, por dos motivos: por su descaro de querer volver como si nada, y por mi reacción —como si él fuera alguien importante—. Bebí lo último que quedaba de café mientras contemplaba nuevamente la ciudad. La notificación de «Llamada perdida» seguida de su número le había dado un giro de ciento ochenta grados a mi corazón, al que apenas estaba pudiendo re-ordenar... Internamente nos maldecía una y otra vez, a él por entrar y salir de su vida sin previo aviso, y a mí por permitírselo.  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: — the boy who had no choice.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.