O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Come Back HS
Hoy a las 6:38 am por Butterfly199225

» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 6:37 am por Butterfly199225

» dalí escondía un tigre en el baño
Hoy a las 6:16 am por chihiro

» trust the unknown
Hoy a las 6:06 am por chihiro

» Valley of wolves.
Hoy a las 5:58 am por chihiro

» Extrañas criaturas [Resultados
Ayer a las 7:34 pm por WantToWrite11

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Ayer a las 7:33 pm por WantToWrite11

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 7:18 pm por shaoi.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Samariv.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Samariv.

Mensaje por Ariel. el Vie 30 Dic 2016, 6:42 pm


Ficha
► Título: Samariv.
► Autor: Kande, Dani y Ems.
► Adaptación: Posiblemente. Varias mitologías.
► Género: Fantasía, acción, comedia.
►Contenido: Alto lenguaje/vulgar. Escenas violentas.
► Advertencias: Si tomas algún code o idea de aquí y nos damos cuenta, te cazaremos.
► Otras páginas: No.




Akari, K y Vede son solo tres huérfanas comunes que a penas se están independizando. Para vivir una vida normal, con trabajo y estudio. Al menos, eso pensaron hasta que terminan transportándose a un mundo que desafía todo lo que conocen.

Sin saber cómo, acaban en un lugar que posee magia, poderes increíbles y un montón de bestias mitológicas de las que Vede lee desde pequeña. Y, para rematar, la mitad de ellos quieren arrebatarles sus piedras y asesinarlas sin razón aparente.

Bien les decían en el orfanato: No inventen con lo que no conocen.

¿Podrán descubrir la razón de todo?



links

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ritza. el Vie 30 Dic 2016, 6:48 pm

Asdjakfad oficialmente comenzamos
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Vie 30 Dic 2016, 6:52 pm

Lo que son las ganas!!
En menos de dos semanas la armamos
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ritza. el Vie 30 Dic 2016, 7:23 pm

AHAHAHAHAH siii xd
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Lun 09 Ene 2017, 11:02 am

cuando arrancamos princesitaaass!!! ya volvi de mis mini vacaciones
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ritza. el Lun 09 Ene 2017, 6:29 pm

cuando termine el prólogo trataré de terminarlo antes de que se acabe el mes, porque debo otros capítulos. Pero como no será tan largo y ya diste ideas, terminaré rápido, probablemente
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Stark. el Mar 10 Ene 2017, 9:13 pm

mandale cuando puedas emilyaaa
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

prólogo

Mensaje por Ritza. el Lun 23 Ene 2017, 9:39 am

Prólogo
el comienzo del final


Los Reyes de Sāmariv nunca dejaron de sospechar. Tampoco actuaron sin ser provocados o sin tener pruebas concretas, porque empezar un conflicto entre países es lo menos que desea un gobernante. Sin embargo, la actitud de Thanatoz Ozk nunca ha sido ignorada por el resto de los países.

El Rey del Rayo hizo cambios radicales, clasistas y abusadores de su poder desde que obtuvo el mando. Logró cambiar leyes de su país que han estado en vigencia por siglos antes que sus antecesores pensaran haber nacido.

Hizo propagandas hasta que la igualdad entre razas se perdió, comenzó a darle prioridad a poderes por magnitud de daño y ataque, se olvidó del lado espiritual que es el mayor elemento del equilibrio que debe desear tener un sāmarivano. Y, sobre todo, comenzó a entrenar un ejército entre sus muros de nubes negras. En silencio, en calma. Como el vacío gris antes del azote de una tormenta.

No obstante, existen las profecías. Y los sabios que poseen el don de atraparlas en el mundo de los sueños, para sacar la parte de la realidad. Y la última profecía, canta lo siguiente:

“Aquel rey del amor y de la guerra querrá cambiar la historia
Querrá dominar más que los sabios, más que sus antiguos, más que sus colegas
Ensuciará su mano en sangre noble.

Pero, de igual forma, nacerá un lucero con la herencia del equilibrio total
Y del dominio de la madre natura
Que podrá cortarle la mano ensangrentada
Y con los frutos del equilibrio
devolver la paz a la tierra samarivana.”


La profecía prueba ser verdad cuando la heredera de la Tierra nace. Cuando horas después del parto, todavía en la madrugada, que la reina y la princesa se encuentran descansado en su recamara, una explosión azota toda la aldea Dhulka. Las invitadas reales de otros países también se encuentran allí. En aparente paz, hasta que la primera señal ocurre.

Los cimientos de las casas se estremecen con la fuerza de un terremoto, pero los terremotos casi no ocurrían en Dhulka.

Las murallas de la aldea reviven como planta cuando le dan de beber con la conmoción. Los guardianes, militares, generales no tardan en ponerse en posición. Alertas, buscando el origen del caos.

Las murallas son de más de veinte metros de alto y más del doble de ancho. De tierra lisa, firme e impenetrable a menos que se tratara de alguien que manejara la natura a su antojo, y, aun así, le tomaría tiempo. No hay nada que no pudiesen observar desde aquella altura, que rodeaba la mayor parte de la ciudad.

No obstante, si pasa algo. En un santiamén, un destello amarillo y gris aparece frente a las murallas. Casi del largo de la misma, tan centellante que los guardias se ven obligados a cubrir sus ojos. Cuando el destello se va, los truenos hacen su entrada. El cielo ruge con la ferocidad de mil leones, ensordeciendo a todos, creando caos en todos los corazones de los aldeanos.

Y antes de que alguien pueda adivinar qué está pasando, los rugidos de dragón se unen a los del cielo. A menos de diez metros de la muralla, aparece un ejército de dragones, volando como meteoritos hacia la aldea.

Y en segundos, una guerra estalla.

Los dragones aspiran y escupen fuego con furia, destruyendo todo a su paso, quemando a los que tienen la desgracia de ser más lentos al escapar. Y llega el comienzo del final.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Las noticias vuelan hacia el palacio. Uno de los guardias, extranjero del país de la Magia, usa sus habilidades de teletransportación para comunicar todo. Con un destello morado grisáceo, desaparece de la escena de batalla y con otro destello, reaparece dentro de las paredes de mármol brillante del palacio.

El guardia aparece en el cuartel general del ala izquierda del palacio e inmediatamente es azotado con preguntas de todos ángulos. Sus ojos color caoba viajan por todos los rostros sin nombre de la habitación, hasta toparse con el Rey Ibuki. Que lo mira imponente, con ojos azules llenos de sabiduría y valor, con su traje de batalla alistado.

—¿Quiénes son? —el Rey no levanta la voz.

Habla como si estuvieran repasando tácticas de un día corriente. El soldado mensajero traga saliva audiblemente, el sudor el corre por la piel tostada y toma varias respiraciones antes de dar las peores noticias de su vida. Cruza los brazos por detrás de la espalda, engurruñando los dedos.

—Hay dragones, señor, pero no hay duda que están bajo el mando del Rayo. Y, por lo que vi, quedan menos de la mitad de los guardianes de la muralla con vida —reporta tan rápido y claro cómo le es posible—. Y creo que es seguro asumir que su dirección es hacia acá.

La quijada de Rey Ibuki se tensa, tanto como una puerta de metal. Que estuvieran atacando su reino de tal manera, con tal bajeza, con tal suciedad…imperdonable.

—Buen trabajo —palmea el hombro del mensajero—. Bien, hay que actuar rápido. Desplieguen los escuadrones, que el ejército de Thanatos no pase más de 10 metros de la muralla. Usen toda su fuerza. El escuadrón élite 1, que suba conmigo más los soldados de aquí —se mueve a la puerta del cuartel, abriéndola con un desliz de su mano—. El dos que parta delante de las tropas. Reporta cualquier cosa cada 10 minutos, antes si lo cree necesario. ¿De acuerdo?
—¡Sí, señor!

Cada hombre y mujer se pone en acción, reuniendo lo que falta de armamento y yéndose cada quién con su escuadrón. No serían el mejor ejército del país si no estuviesen preparados para todo tipo de situaciones. Aun así, el hecho de que uno de los Reyes se sublevara contra el resto…nadie, ni siquiera los sabios, podrían ver algún futuro lleno de luz y paz ante eso.  

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El ataque a la aldea Dhulka es tan inesperado e intenso que no hay tiempo de sacar a la reina junto con sus visitantes de su recamara. Sino que la medida que se toma, en ausencia del Rey, es dejarlas allí y rodear la estancia con guardias. Aisladas de la pelea, pero no realmente.

La reina Hakura se encuentra sentada en un sillón de mimbre dorado con crema, con el cabello marrón chocolate desparramado por su espalda. Sus ojos brillan del cansancio y su rostro está seco por el trabajo en las horas de parto. De todas formas, carga a la bebé entre sus brazos. Con su mismo color de piel, pero que aún es tan pequeña que no posee rasgos de nadie.

La reina la mece gentilmente, como el movimiento de las olas, tarareando levemente de tal forma que solo la bebé pueda escucharla. Con el corazón latiéndole a la velocidad de la luz; sin embargo, su deber es mantener su postura relajada. No sabe en dónde está su esposo. No sabe qué está pasando con sus tropas. No sabe cuál es la situación actual.

Sus invitadas se encuentran en situaciones similares. La reina del país del fuego, Tittavi Hae, observa a su bebé de 8 meses dormir plácidamente en la cuna más lejos de la puerta. Con los ojos rasgados, igual que ella, y el cabello tan negro como la noche. Tittavi se pasea de un lado a otro, alrededor de la cuna, con el puño apretado con fuerza sobre su pecho. Las ganas de ir a luchar y liberar su furia contra el maldito Thanatos la consumen, pero no puede permitirse dejar a su bebé sola.

Por último, se encuentra la segunda familia de élite del país del Aire. Representados solo por la mujer y su bebé, que apenas tiene seis meses. La élite Hally se encuentra sentada en un sillón similar al de la reina, solo que más grande. Morena y con facciones definidas, rostro cuadrado y con la preocupación saltándole por los ojos. De igual forma, se concentra en acariciar el poco pelo que tiene su bebé, que se encuentra acostada en sus piernas.

Sus respiraciones, el tarareo y los pasos continuos de la Reina Tittavi son lo único que se escucha en las paredes de mármol que rodean la habitación. Hasta que un rayo suena fuera de la habitación y el sonido de concreto rompiéndose en cientos de pedazos alerta a todos.
Las bebés se despiertan automáticamente y no tardan en comenzar a chillar, lagrimas brotándole de sus diminutos ojos. Otro rayo resuena y concreto cae, esta vez más cerca de la habitación. El suelo parece temblar. Las tres señoras intercambian una mirada tan profunda como el océano y, como si se tratase de una orden silenciosa, toman a sus bebés entre brazos.

Avanzan hasta la pared opuesta a la de la entrada de la recamara, frente al espejo con bordes esculpidos que es del tamaño de dos personas. Parecen sincronizadas, como si se hubiesen programado para actuar igual. Intentan calmar a sus bebés; pero antes de lograr algún avance, otro rayo resuena. Se escuchan espadas chocando, más estruendos de paredes y cristal rompiéndose.

Justo con el cuarto trueno, un destello de luz morada con rosado aparece en la habitación. Y en un parpadear, una señora se materializa justo al frente de las tres señoras. Con un vestido púrpura lleno de capas que le llega hasta los tobillos, piel tostada, pies descalzos y un montón de guillos en ambos brazos. Sus ojos rodeados de maquillaje negro, grandes y sabiondos, miran de las tres mujeres a sus niñas.

—¿Por qué llegaste tan tarde, gitana? —cuestiona la reina Hakura, atropellando las palabras— Llegará en cualquier momento.
—Me retuvieron en el camino, su majestad —el acento de la mujer era escurridizo, cantarín—. A sus posiciones, mis damas.

Sin esperar una respuesta alguna, la mujer se coloca en el centro del espejo. Levanta sus brazos al aire y entre abre los labios para susurrar palabras en un idioma antiguo irreconocible. Con el acento resbaladizo que provoca escalofríos.

En el cristal del espejo algo cambia. La superficie parece derretirse, ondeando como si fuera líquido y alguien estuviera moviendo su mano dentro. Las ondas se detienen y un enorme agujero brillante aparece en su lugar, al mismo tiempo que afuera se oyen gritos y la puerta de la recamara comienza a romperse.

Ya es imposible calmar los chillidos de las bebés. La señora deja de hablar y contempla el resultado de su hechizo: un portal atraviesa mundos. Se voltea hacia las señoras y asiente con la cabeza.

La primera en actuar es Hally, élite del aire. Besa la frente de su hija, sin ocultar las lágrimas que caen por sus mejillas. Murmura unas cuantas palabras inaudibles por el resto y entrega a su bebé a la señora. La susodicha coloca a la bebé en el portal sin dudar un segundo, donde la criatura desaparece en un santiamén.

La segunda es avanzar es la reina del fuego, Tittavi, con labios temblorosos y expresión adolorida. Acaricia el rostro de su bebé una última vez antes de entregarla y verla desaparecer. Ambas damas se encaminan hacia la puerta al mismo tiempo que la reina Hakura entrega a su hija.

Ninguna ve lo que pasa porque en ese momento, la puerta de la recamara sale disparada del marco, estrellándose contra el suelo. Hally pretende actuar rápido, extiende sus brazos como dos látigos y tornados salen de sus manos. Tan pequeños como lagartos, que luego se extienden a la altura del techo. Cuando los tornados avanzan, Tittavi lanza una bomba de fuego.

Sin embargo, no funciona contra su oponente: el rey Thanatos lanza un rayo con su mano izquierda de extremo a extremo de la habitación, destruyendo todo a su paso. Su imponente figura, cabello oscuro y ojos rasgados llenos de furia y decisión son suficientes para saber que no va a detenerse hasta obtener su objetivo. Sin importar los raspones de sus brazos o a quién tenga que destruir.

—¡¿Dónde está?! —ruge, su voz resuena por las paredes.

Thanatos junta sus brazos en un choque que resulta en múltiples rayos atravesando toda la habitación. Varios golpean a Hakura, Hally y Tittavi, que caen inconscientes en el suelo. Vapor brota de sus cuerpos, como si estuvieran calcinadas.

La gitana se ha quedado estática ante la escena. Nunca pensó que Thanatos tendría ese poder. Por un momento, su cuerpo parece congelarse, sus instintos se apagan y se le olvida respirar. Y desgraciadamente, ese momento es suficiente para que Thanatos se dé cuenta de su presencia y vea la bebé en sus brazos.

Las facciones del Rey se contraen en una sonrisa que asemeja la malicia de una serpiente dragón. Sus ojos se oscurecen, pero brillan como luceros. Toma inspiraciones y a lo lejos, se escuchan los truenos cayendo por todas partes de la aldea.

En segundos, vuelve a chocar los brazos. Sin embargo, todos los rayos se concentran en un solo lugar: donde están la gitana y la bebé. La electricidad ilumina la habitación como rayos de sol, el olor a incinerado dilata las pupilas de Thanatos y los chillidos de la gitana y la bebé le hacen querer saltar por haber vencido.

Ahora Sāmariv es suyo, y de nadie más.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ritza. el Lun 23 Ene 2017, 10:39 am

oficialmente comenzamosss
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Lun 23 Ene 2017, 12:51 pm

Espectacularrrrrrrr
Emilia te quedo hermoso T.T 
esta fic me re emocionaa, el prólogo era lo que me faltaba para terminar de volverme loca!!
Estoy encantada de comenzar. 
Definitivamente el prologo tenia que ser tuyo bby te quedo bien genial. Quedo todo tan claro!! Pobres mujeres todas heridas. Esta historia sera una de nuestras mejores!!!!
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ritza. el Lun 23 Ene 2017, 8:27 pm

Ayyyy grracias gracias Daniii, en serio me alegra que te haya gustado
Concuerdo contigo, esta historia me tiene super emocionada :') ya quiero ver como se desarrolla
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Lun 23 Ene 2017, 8:50 pm

tranca trancaaaa quedara genialll
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Vie 03 Mar 2017, 1:57 pm

Capítulo 01
Akari Kazuko  || Kari



- ¡Corran!
- ¡Kari apresuraré!

Los músculos debajo de la piel de mis piernas estaban quemando debajo de esta, incluso sentía mi cerebro rebotar dentro de mi cabeza. Era el bosque más frondoso y extraño que había visto en mi vida, los arboles, las flores y la intrépida maleza golpeándonos en la cara, todo luce más grande de lo normal. Incluso los hombres a caballo que nos acechaban desde nuestras espaldas.

- ¡Atrápenlas!

El hombre de la armadura volvió a gritar y los caballos chillaron con más fuerza mientras su galope se volvió más cercano, estaban tan cerca que casi escuchaba sus respiraciones junto a mi oreja.

- ¡Maldición!- escupe jadeante Leska- No iremos mas de excursión.

De pronto todo el sonido se desvanece y un silencio sepulcral que nos hace detenernos en lo que parece un callejón sin salida, lo que parece una norme roca llena de musgo en medio del bosque. A penas y manteníamos nuestra respiración entre jadeaos cuando somos sorprendidas ante el gruñido de un animal por encima de nosotras. Subo la mirada lentamente encontrándome con dos patas de perro delanteras en largas piernas en color dorado y los vellos de mi cuerpo se erizan por completo cuando detrás de sus patas traseras aparecen enormes colas.

{**}
Me despierto de golpe completamente perturbada y sudando a borbollones con el corazón a punto de salírseme por la boca. Detesto la forma en que mis sueños suelen despertarme para ponerme pensativa por el resto del día o de la semana si se repetían en el transcurso de los días. Incluso si tenía destellos durante el día, como especies de Deja vu.

Me levanto de mi cama y quito las cortinas encontrando el cielo pintado entre un purpura intenso y el amarillo opaco de un amanecer. Era una imagen tranquilizadora, relajaba hasta el último incesante latido de mi corazón y me brindaba algo de alivio. La parte incomoda de mis sueños, sensaciones o los ridículos Deja vu’s era que algunos eran malos y por algún raro motivo ocurrida. Siendo honesta estoy aburrida de pensar en el “¿Por qué?” de eso,  desde pequeña trate de entender como funcionaban y creo que lo que más me dio ideas fue el documental de Gitanas en History Ch. Las comunidades gitanas suelen llamarles “Videntes”. La gente común simplemente envía a manicomios a las personas que dicen ver el futuro lo cual es más inquietante que la fantasía de tener un súper poder. A sí que me aferro a la idea de que soy una persona sensorial y listo.

- ¿Estas teniendo una mala noche?- me sobresalto un poco ante la voz de Leska y ella levanta las manos en buena manera- lo siento.
- Está bien- me en cojo de hombros y vuelvo a ver por la ventana- si, tuve un sueño raro.
- ¿Qué es lo raro? - me río por lo bajo ante su irónica respuesta.

Miro el amanecer un poco más y sonrío, es curioso que Valeska se despierte siempre con el sol, conozco personas madrugadoras pero Val es enérgicamente activa con el amanecer.

- Como es que nunca te levantas con pereza, siempre tan activa.- me rio ante su despreocupado gesto mientras se toma su taza de café- yo tengo sueño, incluso si me levanto a las dos de la tarde.
- Es porque eres mitad perezoso.- señala- además tengo que ir a trabajar
- Entras a las ocho son apenas las cinco treinta
- Iré a correr antes.

Se encoje de hombros y se da la vuelta. Quizá se levante muy activa pero jamás de muy buen humor, siempre está de mal humor y resulta chistoso para mí y tormentoso para Vede. Aunque posiblemente hoy no sea un buen día para Less debido al aniversario de muerte de un ser muy querido por ella.
Salgo de mi habitación y me asomo en el barandal de la escalera de caracol cuando recuerdo que le traje a Val unas flores para el altar de su amigo.

- ¡Less, te deje algo sobre la mesa!- grito desde arriba.
- Lo sé- dice antes de que escuche el sonido del papel de las flores entre sus dedos y la puerta cerrarse.
- De nada.- canturreo de nuevo hacia mi habitación.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Dejo los sacos de abono dentro de la carretilla y recojo el rastrillo. La preparación para el festival me ha llevado más tiempo de lo esperado y estoy sobre la fecha. El señor Martínez, dueño del vivero donde trabajo en las mañanas no para de recordarme que debo ir al jardín de la familia Hudson para remodelar su jardín mañana. Eso solo me resta tiempo para los preparativos.

- Akari, quiero que revises el cesto de semillas número tres.
- Ya lo hice- dejo la carretilla y me limpio el sudor en mi frente con el dorso de mi mano- Las acomode el cesto de cada quien, estaban algo regadas.
- Bien- asiente- deja esos sacos en su puesto y ven a la oficina por favor.
- Bien.

Me apresuro a dejar los sacos en la montaña de abono y me dispongo a limpiarme un poco el sudor y la tierra del rostro y el resto de mi cuerpo. Es para mí un placer trabajar en lo que hago, pero estoy deseando salir para ir a ver mi prado de araguaneyes y prepararlo para el festival.

Toco la puerta del despacho antes de entrar y me encuentro a los señores Martínez, Maira me sonríe y se coloca frente a su esposo mientras arregla un ramo de rosas blancas. Jorge y Maira han sido muy buenos conmigo durante estos años fuera del orfanato, quizás sea porque me ven como la hija que nunca pudieron tener. El suele ser tosco porque es del tipo de personas que no le gusta demostrar cariño, mientras que ella es impertinentica, cariñosa y demasiada habladora, suele hacerle pasar vergüenza al pobre hombre.

- ¿Para que soy buena?
- Oh, sí.- el hombre se da cuenta de que ya estoy ahí y busca entre sus cajones- Quiero darte mi contribución de este año para el festival.
- Ay, cariño- chilla la mujer dando un paso hacia mí con emoción- tus Arboles están tan amarillos este año que se queda corto el nombre de la “Fiesta Dorada”
- Si, están mejor que nunca- asiento contenta- gracias por apoyarme
- Es un  Placer, Kari- el hombre se levanta con el cheque en su mano y me lo entrega- Aquí tienes.
- Muchas gracias.-Le sonrio al hombre y les brindo un abrazo a ambos- Cuento con ustedes.
- Estaremos ahí- Maira da unas palmadas y sonríe- Llevare algunas cosas para la venta.
- Eres un sol.
- Y tú eres tan linda.- me aprieta los cachetes.
- Ustedes son tan ridículas.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-Esos árboles están frondosamente amarillos – Soy sorprendida por Vedetta en medio del prado - El huerto va bastante pintoresco, Kari.
- Es un buen método de distracción, así dejo de pensar un poco- tomo aire y vuelvo a centrarme en mis margaritas- y me encanta estar aquí
- Deberías no pensar tanto- aconseja mientras se sienta en las raíces de uno de los araguaneyes- ¿En qué piensas tanto?
- El festival y el trabajo
- Ash, no quiero hablar de trabajo- murmura  - este lugar tuyo me da algo de paz. Así que si no te molesta voy a dibujar aquí.
- No me molesta.
- Bien. Igual si te molestaba no me iba a ir.
- Se eso- agrego con una risita.

Vedetta se concentra en sus dibujos y yo continuo en lo mio. Paso las rastras en el lugar de donde corte las flores para que Leska llevara al cementerio y siembro un nuevo lote de Margaritas. Cuando estoy aquí es el único momento donde no tengo esos extraños deja vu, o sueños. Me concentro tanto en lo que hago que solo puedo percibir ciertas cosas en vez de verlas como lo hago dormida o cuando mi cabeza quiere jugar conmigo, así que solo me queda mi bien dotada intuición al acecho.

Le hecho un ojo a mis araguaneis y les doy una gran sonrisa. Es impresionante lo amarillos que están en esta época cuando deberían de estar secos. El mas joven de todos ya casi alcanza a los más viejos y lo impresionante es que lo plante hace seis meses debería estar del tamaño de un Bonsái, no alcanzando a los más viejos.

- Kari ven a ver.

Me doy la vuelta, saco los guantes y los arrojo en la cesta de mimbre junto a mí, le doy una última ojeada a mis margaritas y la siembra de las nuevas y me levanto para atender a Vede. Creo que ya he hecho mucho por el día de hoy, estoy despierta desde muy temprano y ya me están pasando factura las ganas de dormir.

Me siento junto a la castaña  en el pie del árbol dándole un empujón con mi culo para que me haga un lugar el cual ella con muchísima flojera me da. La chica me muestra su cuaderno de dibujos y los gruñidos de mi sueño comienzan a retumbar en mi cabeza.

- ¿Un Zorro?  
- Creo que es bastante obvio- se ríe – No es por presumir, pero me ha quedado genial.
- Es un animal hermoso- murmuro pasando los dedos a través del arte de mi amiga y entonces sacudo la cabeza entregándole el cuaderno- Le hiciste nueve colas.
- Si.- asiente y entonces conecta su mirada con la mía y parece notar mi raro semblante- ¿Estas bien?

Vuelvo a mirar el dibujo y detallo cada línea, cada rasgo implantado en esa hoja de papel. Es un animal impresionante, captura cada gota de mí y hace volar mi mente reproduciendo el sonido del gruñido y el galope de los caballos en una persecución, todo retumbando en mi cabeza atormentándome y haciendo que mi corazón comience a latir con más fuerza de lo usual.

- ¡Kari!- El grito de Vedetta me trae de vuelta y me vuelvo a mirarla totalmente estresada.
- ¿Cuánto tiempo llevo perdida?
- Alrededor de cinco minutos.
- No me di cuenta.
- Eso es obvio- se queja- Y tus ojos cambiaron, están amarillos.
- ¡Maldición!- rechisto levantándome del suelo.
- Es la quinta vez en el mes, Kari- menciona con un deje de preocupación en su voz- no solían cambiarte tan seguido.
- Debe de ser la florescencia.
- Si claro, al igual que tus cosas raras- se mofa con sarcasmo-Todos los días pido a dios porque no te de uno de esos momentos raros con alguien que no seamos Valeska o yo.- Se levanta cruzándose de brazos- ¿Está todo bien ahí dentro?- señala en mi cabeza
- Tuve un mal sueño anoche y me tiene nerviosa, solo eso.
- Akari…- bufo molesta interrumpiéndola
- Todo está bien, Vede. Fue un sueño rarito y ya, no te mortifiques.- sacudo mi mano sin darle mucho interés- Vamos a casa, ya tengo hambre.
- Contigo nunca es solo un sueño “rarito”

No entendía porque, pero estaba segura de que mi sueño solo anticipaba problemas – por supuesto que no iba a decirles nada a ninguna de las dos -  los gritos de ese ejercito de hombres tras nosotras, el galope de los caballos y ese frondoso bosque fantasioso eran lo que me estaba haciendo sentir incomoda, pero no se trataba del dibujo de Vede, en realidad por algún motivo esos gruñidos y el movimiento de esas colas era un consuelo.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
- Eh, hace un rato me olvide de preguntarte, ¿cómo vas con el festival?
- Bien, ya tengo todo casi listo.- dejo la sesta con el pan en medio de la mesa- bueno, lo que el trabajo me ha permitido.
- ira bien. Yo ya termine las pancartas- me informa entre bocados- y ya conseguí a las chicas que van a pintar las caritas también.
- Vaya, que productiva- la apremio.- ¿crees que a Less le guste encargarse del zoo de contacto?
- nada de lo que le pongas va a gustarle. - se burla la chica.- solo lo haría por hacerte el favor.

Honestamente era verdad, Valeska no estaría feliz con ninguna de las actividades que le asigne. Siempre fue igual, se quejaba de todo pero igual cooperaba a regaña dientes. Lo importante era que al final lo hacía y recogíamos los fondos suficientes para el orfanato.

- Lo importante es que recojamos fondos provechosos para el orfanato, ella entiende eso.
- Por lo menos coopera con eso- masculla de mala gana.- qué raro que no ha llegado.
- Está llegando.- le digo mientras acomodo los cubiertos junto al plato de Less.
- Genial- sisea

El tintineo de unas llaves y el sonido del cerrojo de la puerta llenan el departamento produciendo una risita en Vede.
- brujita.- Se burla de mí y le muestro mi encantador dedo medio.

Less entra con su típico ceño fruncido por el cansancio y le doy una sonrisa de bienvenida, Less no es nada cariñosa, pero eso nunca me ha importado. La peli negra recién llegada nos echa un ojo y ve su puesto en la mesa servido. Nos da a ambas un asentimiento de cabeza antes de acercarse a la mesa.

- Lindos ojos, Kari.- señala con cierto toque de sarcasmo.

Veo mi reflejo en uno de los cuchillos y suelto un largo suspiro de resignación, usualmente se me quita rápido y no me pasa tan seguido como me ha pasado últimamente.

- Por la mañana ya no los tendré, espero- ella asiente y termina de sentarse.
- Por lo visto no cocino Vedetta, esto luce comestible.
- Puedes morirte- rechista Vede desde la punta de la mesa- Al menos yo no quemo el agua como otras...
- Por favor.- suplico- tuve una mala noche y ha sido un día agotador en el trabajo
- ¿Sigues estresada por tu pesadilla, ojos de rana?
- Dijiste que fue un sueño “rarito”, no una pesadilla.- se queja la castaña al otro lado de la mesa
- Es que no lo recuerdo del todo bien, solo pequeños fragmentos - me encojo de hombros y finjo concentrarme en mi comida para terminar la conversación y llevar la cena en paz.
{**}

- ¿Por qué miras tanto mi dibujo, Akari? Te quedas pendeja mirándolo.
- Quizá sea el hecho de que no tienes talento.
- Es lo que tu quisieras- le muestra el dedo medio a la pelinegra y se vuelve a centrarse en su lienzo en el suelo- es un simple zorro.
- Oh, ¿Es un zorro? Pensé que era un perro de esos mal formados, que posiblemente sufrió una mutación y por eso el montón de colas.
- No te soporto.
- No hay nada de malo con tu dibujo, de hecho me gusta- intervengo antes de que se maten - me gustan sus ojos.
- ¿Entonces?- inquiere confundida
- Te he dicho que no me prestes atención cuando actúo de forma rara.
- Entonces no deberíamos de prestarte atención en lo absoluto.- me rio del comentario de Less pero Vede le arroja su pincel desde el suelo.
- ¡Eh, estúpida!

Estallo en carcajadas cuando Valeska se levanta del sofá y comienza a limpiarse con servilletas en suéter que Vedetta acaba de mancharle de pintura. Se miran por un momento con ganas de asesinarse pero pronto rompen a reír igual que yo y la pelinegra se saca el suéter para llevarlo al cuarto de lavado y dejarnos en la sala a ambas riendo aun.

- El que no se te tirara ahorita encima no significa que va a pasarlo por alto.
- Si, sé que va a vengarse.- se mofa y vuelve a su lienzo- Estaré alerta cualquier cosa.

No pasa mucho tiempo cuando Valeska regresa al sofá para seguir mirando su programa sin darnos mucha atención a nosotras. Vede sigue con su dibujo y yo solo vago en mi celular buscándole nombre al animal en el cuaderno de la chica. Cuando escribo “Zorro de nueve colas” en el buscador, me aparecen muchas imágenes y también bastante información sobre un animal ficticio de un anime japonés – información la cual descarto- Y también aparece información sobre una criatura mitológica perteneciente a sintoísmo japonés.

- ¡Maldición!- rechisto presionando el link de la página sin obtener éxito y a los segundos la página desaparece y solo quedan las del personaje de anime.
- ¿Qué pasa?- pregunta la chica junto a mi
- Estaba buscando una información pero las parece estar bloqueada.
- ¿Quieres que intente yo?- pregunta desinteresada y yo sacudo mi cabeza en negativo.
- Nah, está bien.- dejo caer mi celular en la mesita- era una tontería.
- Hablando de tonterías- interviene Vedetta- La excursión de la semana que viene deberíamos de postergarla.
- No hay motivos para hacer eso.-señala Less
- Tenemos que hablar eso- Vede se levanta- deberíamos ir donde dice la carta.
- No, ya lo hablamos.- Val se cruza de brazos ante Vedetta.- no nos interesa saber, ¿recuerdas?
- ¡A mí sí!- chilla- estas siendo tacaña.
- No es así. ¿Porque querríamos saber algo sobre la gente que nos abandonó? Ya está, nos dejaron de lado. Que se vayan al carajo.
- ¡Estas siendo cobarde y ridícula!- Valeska se levanta y ambas están a punto de empezar a discutir en serio.
- ¡Repite eso!-gruñe la peli negra.
- ¡Ok! Basta de esto, ambas son insufribles con este tema.-  me levanto del sofá soltando un bostezo y parándome en medio de ambas- es tarde para estar discutiendo de esto.
- Ella es la que quiere discutirlo- señala Valeska- No me interesa ir a donde esa estúpida carta nos envié.
- ¿Siquiera te has detenido a leerla?- escupe la otra
- No me interesa, Vedetta. Supéralo.
- ¡Ok!- ruedo los ojos- Voy a la cama, procuren no quemar la casa.

Paso de ellas y procuro no pisar los lienzos de Vedetta en mi camino al mesón de la cocina  para recoger las pancartas y lo volantes que las chicas hicieron para el festival. No he llegado a la escalera de espiral cuando Vedetta vuelve a hablar.

- Habla por ella- se excusa la castaña- es la que siempre esta con su mala cara y siendo tan gruñona
- Tú eres la que me provoca.
- Vete a la mierda- masculla vede haciéndome reír.
- Ya deja de provocarla, V.
- ¡¿yo la provoco?! - exclama escandalizada- ¿ahora yo soy la mala? Ella siempre me está jodiendo.
- Hazle caso a ojos de rana, no te metas conmigo.

Ruedo los ojos y subo las escaleras sin mirar atrás, escuchándolas relinchar hasta que llego a mi habitación dejando las cosas en mi peinadora. Estoy tan cansada que apenas logro sacarme la ropa y meterme dentro de mis pijamas para colarme dentro de mi cama con la esperanza de no tener otro sueño rarito y poder dormir.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Siendo honesta, se me da bien la repostería, pero odio trabajarla en cantidades masivas, incluso si es para sacarle algún tipo de provecho. Me dieron el día libre en el vivero para que pudiera concentrarme en el festival ya que aún no tenía nada de lo que vendería en mi estante. Incluso mis jefes ya tenían preparado lo que pondrían en su toldo.  Valeska ya había aceptado hacerse cargo del Zoo y Vedetta ya tenia listos la mayoría de los cuadros que vendería. Odiaba trabajar bajo presión.

- Creo que necesitas ayuda.
- Nah, estoy bien- miento
- Por supuesto que no- Vedetta sacude su melena y se mete en la cocina.
- Si, tienes razón- murmuro resignada- necesito algo de ayuda.
- Solo dime que hacer para no quemar nada.

Yo asiento encantada por la ayuda y comienzo a explicarle a la chica el paso a paso para que haga los cupcakes de chocolate sin que tenga problemas, y aunque al principio luce confundida, luego parece llevarse mejor con el batidor. La dejo tranquila para que se entienda con sus implementos y me concentro en terminar lo que hago por mi parte y busco el colorante amarillo para ponerle a la crema de mis cupcakes de vainilla para que combinen con mis árboles.

- Oye, quería comentarte algo.
- Dime- le apremio.
- Es sobre la carta y todo el ese tema de la excursión.
- Vedetta, tomamos esta decisión hace un tiempo ya.- digo en tono suave- Es absurdo seguir insistiendo.
- ¿Es que acaso no tienes preguntas?
- Sí que las tengo, tengo millones.- le contesto algo estresada por el tema
- ¿Entonces?
- No me siento…

El golpe de una puerta cerrándose con fuerza me hace callar y ambas nos miramos confundidas. Miro el reloj antes de asomarme por encima del meso de la cocina en dirección hacia la estancia y lo único que alcanzo a ver es el celaje de la peli negra en dirección a su habitación.

- ¡No quiero que me molesten!- exige de mala gana antes de subir las escaleras y tirar su puerta.
- Al parecer es uno de esos malos días- susurra la chica a mi lado.
- ¿Deberíamos subir?
- Sabes que no.

Si, probablemente no sea la mejor de las ideas.
{**}

- ¿No cenaras con nosotras, Less?
- No.- pasa de mí y toma su chaqueta del perchero junto a la puerta.
- ¿Te ocurrió algo malo hoy?
- No estoy de humor, Kari.- sisea y me da una mirada enfurruñada- No me esperen.
- Bien.- murmuro antes de que la chica cierre la puerta.

Me doy la vuelta de nuevo hacia el comedor y me siento frente a Vedetta para cenar. La castaña mira hacia la puerta con cierta confusión y se vuelve a mirarme.

- No le dijiste de las hamburguesas.
- No, esta de malas. – me encojo de hombros
- Las hiciste por eso mismo, Kari- se cruza de brazos- para levantarle el ánimo.
- Pero no quiere estar aquí, déjala ser.

Ella rueda los ojos con molestia y yo solo me dispongo a comerme mi hamburguesa sin pensar mucho en la cuestión. Una vez que termino me levanto de la mesa y preparo otra hamburguesa, dejándola en la barra de desayuno junto a una nota para ella. Lo más seguro es que vendrá directo a la cocina por su vaso de agua para dormir cuando regrese.

“Espero que tu caminata te ayude a sentirte mejor, si no lo lograste
espero que esto te ayude un poco…
xx, Kari”

Dejo la nota junto al plato y me salgo de la cocina para recoger la mesa cuando escucho a Vedetta relinchar desde la barra.

- Por supuesto que sabrá que fuiste tú, yo la dejaría pasando hambre.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Coloco la última fuente de Cupcakes en mi tienda y observó encantada como me ha quedado todo. Hace ya un rato que terminamos de abril al público y Jessie ya está cobrando las entradas en el sendero de Araguaney. Por su parte las chicas ya están instaladas en sus puestos, al igual que todas las personas que se anotaron para tener su lugar en las ventas.

- Oh, Kari- la cantarina voz de mi jefa me atrae y en poco tiempo ya me está apretujando- todo quedo hermoso pequeña.
- Gracias- asiento con algo de vergüenza. No me hace sentir cómoda que me halaguen tanto.- ¿viste los cuadros de Vedetta?
- Si, son grandiosos- dice con emoción- ya compre el primero. Oh, y deje a mi sobrino ayudando a Valeska en el Zoo
- ¿a Calvin?- inquieto con preocupación.
- Sip- da una palmada - me iré a mi estante, que vendas mucho.
- Tu igual- murmuro.

Pobre niño. Si habla más de la cuenta Valeska se lo arrojara a los puercos como alimento. Solo a esa mujer se le ocurre dejar a ese niño tan tremendo con alguien que carece de paciencia, a veces creo que hace esas cosas a propósito para probar a las chicas. El año pasado fue a Vedetta y aunque ella si tiene paciencia termino dándose por vencida cuando el mocoso rallo sus cuadros.

Me vuelvo en busca de Valeska para cerciorarme de que no está matando al niño pero en su lugar me encuentro con una mujer vestida con harapos y una melena cobriza. Llevaba un pañuelo a la mitad de su frente atado en la parte de atrás de su cabeza y además llevaba muchos guindaralejos en sus ropas. Pero lo más extraño de la mujer gitana  era que ella estaba mirándome de vuelta. Pero no era una mirada confundida como la que tendría cualquier persona si un desconocido la miraba como yo lo hacía, ella me estaba observando como si supiera algo que yo no. Sus ojos marrones me miraban tan profundamente que casi podía sentir como estaban dentro de mí examinando detalladamente a fondo..

- Kari.- me sobresalto al escuchar la voz de Jessie a mis espaldas y me vuelvo a mirarla- luces nerviosa.
- No es nada- murmuro confundida. Me cruzo de brazos  y miro sobre mi hombro buscando a la gitana quien ya no está.-¿ que haces fuera de tu puesto?- pregunto a Jessie volviéndome hacia ella.
- Vine a traerte el primer frasco de billetes- sonríe tendiéndome el enorme frasco. - este año será mejor que el pasado.
- Cada año es mejor- sonrió complacida y tomo el frasco para entrar en mi toldo- Gracias, Jessie.
- No hay de que.- asiente entusiastamente-  Volveré a mi puesto.

La pequeña rubia se marcha por donde vino para atender su lugar y yo me acerco a las telas donde suelo ocultar los frascos cuando una sombra pasa frente a mí y las patas de un animal dorado se ven entre la cortina y el suelo. Mi cuerpo parece congelarse cuando los rugidos llegan a mi mente de forma rápida y repentina, junto con la enorme y felpuda cola del animal rozando la cortina y el suelo logrando que el frasco de billetes caiga en el suelo quebrándose en muchos pedazos.

- ¡mierda!

Me tiro al suelo para recoger el dinero y los vidrios antes de cortarme y parezco entrar en razón un segundo después que un posible animal de gran tamaño puede estar rondando mi tienda y yo estoy preocupada por unos billetes. Subo la mirada en busca de la cosa y solo me encuentro con la tela blanca y ninguna sombra, patas o su enorme cola. Me levanto del suelo completamente confundida y sintiéndome demente por imaginarme cosas, no puedo solo culpar a un sueño por tenerme paranoica, pero juraría que era real lo que acaba de ver.

- Disculpe…
- Deme un momento, señorita- dejo los pocos billetes que recogí en una caja y me vuelvo para atender el toldo- Digam…

Mis palabras se quedan en el aire cuando me encuentro con la gitana de rasgos fuertes cruzada sobre la barra de mi tienda frente a mí. Ella parece solo una mujer común ahora en vez de estar mirándome de forma rara. Incluso sonríe con algo de vergüenza antes de hablar de nuevo.

- Solo quiero uno de estos- señala los cupcakes de vainilla- ¿Llegue en mal momento?
- Ohm, no, disculpe es que estaba algo distraída.- empiezo a sonar mis dedos con inquietud y tomo varias respiraciones antes de tomar las pinzas y servilletas- ¿Vainilla?
- Si por favor, es mi favorito- sonríe y busca dentro de su bolso antes de darme el dinero.- Gracias- asiente cuando se lo entrego y me quedo pendeja mirando el gran tatuaje en el dorso de su mano, lo que parece ser una cola enrollándose en ella.- Oh, ¿Te gusta?
- Si… digo, es algo llamativo- ella se ríe y sube la manga permitiéndome ver el dibujo completo- Es un animal.
- Es un Zorro- asiente. Un escalofrió recorre mi espina dorsal y me quedo perpleja mirando su brazo entero y la figura del animal, es una cola como la que imagine hace rato.-  Deberías de pasar por mi tienda mañana en el boulevard de la calle Gingrich, te noto algo tensa.
- No he estado durmiendo bien, lo siento.
- No te preocupes, quizá yo pueda presentarte algunas esencias o sales para que te relajes un poco.
- Es una oferta tentadora- asiento intentado sonreírle a la grácil mujer – Gracias, intentare pasar.
- Espero que puedas- sonríe y señala su cupcake- Gracias a ti. Hasta luego, Kari.

La mujer se marcha y yo me quedo completamente perpleja y más confundida que nunca, no recuerdo haberle dicho mi nombre y aun así ella se despidió de mi utilizándolo.
{**}

- Así son los gitanos, cariño- Maira levanta el ultimo frasco con dinero y me mira tratando de brindarme algo de tranquilidad- Siempre intentan poner incomodo a uno, de seguro escucho tu nombre por ahí.
- Si, quizá solo quiere tu dinero por esas sales aromática- agrega Jorge refunfuñando como siempre.
- No creo que fuera eso- me rio- gracias por haber venido.
- No hay de que cielito, es un placer ayudar.
- Recaudaron bastante dinero para el orfanato, eso es lo importante.
- Si, muchísimas gracias en serio.

No pasa mucho entre gracias y comentarios ñongos por parte del señor Martínez sobre la gitana, cuando ya se están marchando y solo quedamos nosotras tres, Jessie y la señorita Mary quien está más que feliz de todo lo que se `pudo recaudar para el orfanato y de lo bueno que será eso para los niños.

No sé en qué momento entre recoger y despedirnos de Jessie y Mary, Vedetta y Valeska ya están discutiendo por no sé qué cosa. Despido al último señor de los que se llevan los toldos de mi pequeño pedacito de bosque y me abrazo a uno de mis arboles completamente exhausta y queriendo que la tierra se abra y se lleve a Vedetta y Valeska. Tomo varias respiraciones para no ponerme a pelear con las chicas y ponerme a la par con ellas cuando escucho porque están peleando. No suelo dejar que me saquen de mis casillas, siempre soy muy paciente y las dejo tranquilas, pero hoy estoy cansada, mi cabeza da muchas vueltas y me duele. También me canso de ser la intermediaria entre ambas cuando no están de acuerdo con algo.

Abrazo el tronco y tomo una profunda respiración para no gritarles. Bajo la mirada a las raíces de mi árbol y me quedo mirándolas durante unos segundos antes de que pegue la frente al tronco de mi árbol intentado que deje de darme vueltas, cuando un sonido rasgado llega a mis oídos seguido por un grito por parte de las chicas.

- ¿Qué carajo les pasa?- pregunto ya sin poder contener mi enojo y me quedo callada cuando las consigo en el suelo enredadas con las raíces del árbol que estaban hace unos segundos debajo de mis pies.

Las chicas lucen confundidas y tratan de zafarse con la ayuda de la otra hasta que se vuelven a mirarme con expresiones algo perplejas. Ambas saben que he sido yo y también saben que no me gusta hablar del tema. Valeska tiene razón, no soy una persona normal, pero no puedo permitirme estar nerviosa por lo que acabo de hacer porque en realidad se merecen estar en el suelo por ser tan fastidiosas con el tema del dinero para el viaje o si ir no ir a lo de la carta. Así que solo las miro mal, le doy un beso al tronco de mi árbol y me doy la vuelta para salir de mi sendero.

- Que pasen una linda noche desatándose de eso.- les digo odiosamente mientras continuo mi camino y no pasa mucho cuando ya me están llamando de vuelta.
- ¡Kari no es gracioso!
- ¡Sácame de aquí, Akari!

Ni siquiera volteo a mirarlas y solo sigo mi camino a casa.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Salimos de casa ya hace más de una hora para comprar algunos comestibles y, sorprendentemente, las chicas no están discutiendo, al parecer tardaron más de lo que yo creí soltándose de las raíces, llegaron alrededor de las doce todas llenas de tierra. Por supuesto que no me pude quedar dormida apenas llegue a la casa y me sentí un poco culpable por lo que les hice cena y espere a que volvieran, cuando lo hicieron no pude reprimir las carcajadas que solté cuando las vi todas sucias y con expresiones molestas, al final no les quedo de otra que reír conmigo.

- Oigan, voy a entrar aquí por provisiones- Vede señala la tienda de insumos para pintar- adelántense al súper.
- No te tardes mucho-gruñe la peli negra- hoy estrenan otro capítulo de mi serie.
- En ese caso, puedes volverte sola a casa- bufo y paso de ellas hacia el súper.
- Es que ustedes no aprenden.
- ¡es ella!- señalan ambas.

Ignoro a las chicas cuando llego a la esquina dándome cuenta de que estoy a una cuadra de la calle Gingrich y quizás no sea tan mala idea ir con la gitana y hacer unas cuantas preguntas.

- De hecho tengo algo que hacer- me vuelvo hacia las chicas- Val, ¿podrías ir al súper sola?
- Ya que- refunfuña y comienza a caminar – ya les advertí que no se tarden
- Bien- asiento y tomo mi camino hacia el Boulevard de la calle siguiente.

Camino unos minutos antes de llegar al lugar donde están los puestos gitanos y quedarme absorta con la cantidad de tiendas que hay para leerte la mano o mirar en tu futuro. Además de la venta de algunas cosas en otros puestos incluyendo licores o especias, todos son tan raros y no parezco ser la única persona interesada de estar aquí ya que hay demasiada gente caminando y deteniéndose en los puestos de este lugar.

Una joven mujer de al menos unos 25 años se queda mirándome y haciéndome sentir un tanto incomoda por lo que trato de no hacer mucho contacto visual con la mujer. Pasado unos segundos recuerdo que estoy buscando a alguien que no se ni siquiera su nombre. Tomo una profunda respiración y una sonrisa agradable en mi rostro para acercarme a la chica.

- Hola, disculpa no quiero molestarte pero estoy buscando a una mujer… más o menos de este alto- hago señas con mis manos- tiene una cabellera abundante entre chocolate y rojizo…
- Gyula- dice simplemente y señala al final de los puesto en la tienda más grande con telas tribales en rojo, dorado y azul.
- Graci…- mis palabras quedan en el aire al ver que la chica se ha ido.

Con cierto recelo comienzo a caminar hacia donde me indicaron y justo al pasar en su tienda, junto a la puerta, tiene un pequeño altar que capta mi atención y me comprueba que vine en la dirección correcta. Estiro mi mano para tomar el cuadro con la imagen del precioso animal cubierto en su pelaje dorado. Hay algo en este animal que me hace pensar que no es solo un simple zorro.

- Yo no tocaría eso.- me sobresalto y alejo mi mano curiosa del cuadro antes de que lo toque.
- Lo siento, es que…- ella sacude la cabeza interrumpiéndome
- No te preocupes- sonríe- me pasa muy seguido con mis clientes
- ¿Qué es?
- Es un Kitsune.
- Parece un zorro, como el de tu brazo.
- Es porque es un Zorro- se ríe- un Kitsune es un zorro místico.
- ¿De qué cultura proviene?- ella hace una mueca confundida y luego se vuelve a mirarlo.
- Para ustedes forma parte de la cultura japonesa.
- ¿Ustedes?
- Si, para nosotros los gitanos es solo un animal.
- Ya veo- me acerco a la estatuilla y lo detallo un poco encontrando el cupcake que ella me compro ayer en el festival- ¿Por qué le tienes un altar?
- Las personas tienen su espíritu animal, el mío es un kitsune de una cola.
- ¿Una cola?- pregunto confundida- ¿Podrían tener más de una?
- Por supuesto- asiente- El Kyubi no Kitsune, el más fuerte.
- ¿Kyubi no Kitsune?
- Zorro de nueve colas, Kari- la mirada brillante llena de admiración que me da la joven mujer despierta aún más mi curiosidad
- ¿Es fuerte?
- Si- dice con su voz cantarina- es un animal magnifico.
- Veo que admiras mucho a los Kitsune.
- Siempre mantengo sus ofrendas frescas- acomoda los platillos y velas del altar.- Los kitsune son muy traviesos, no quiero que se enoje conmigo y me haga bromas pesadas

La miro completamente confundida y comienzo a pensar que esta mujer no está en su completa facultad mental. Estoy más loca yo por haber entrado en su tienda a pedir una tercera opinión sobre mí y las cosas raras que vivo.
- Por favor siéntate, Kari- señala hacia los cojines en el suelo y me da la espalda para ponerse del otro lado
- ¿Cómo sabes mi nombre?- inquiero- No recuerdo habértelo dicho.
- Muchas personas conocen tu nombre- se encoje de hombros- eres la chica que cambio ese triste color gris de la ciudad por uno amarillo. Además lo mencionaron mucho ayer en el festival.

No muy segura me siento donde me indico con mucha cautela de no tumbar ninguna de las velas en el lugar o incluso sus frascos extraños con cosas más extrañas dentro de ellos. Ella juega con unas perlas en sus manos y me mira de la misma manera desvergonzada en la que me miro ayer antes de acercárseme al toldo. Incomoda, comienzo a mirar hacia los lados.

- Cuéntame que es lo que te tiene tan tensa, Kari.
- No… no lo sé, honestamente no…- comienzo a vacilar y ella ríe un poco por lo bajo haciendo que la mire.
- Claro que lo sabes, Kari- asiente hacia mis manos para que las estire y deja caer las perlas sobre ellas y se aleja.- sostenlas mientras hablamos,.- yo solo asiento completamente confundida mirando las perlas en mis manos- Ahora cuéntame de tus sueños.
- ¿Qué?- chillo
- Lo que te tiene así de nerviosa.
- Yo no dije nada de mis sueños.
- No necesito que me lo digas- estira su mano y levanta la manga de su franela- el me lo dice.

Mis ojos se abren al punto de querer dejar mi rostro y mi corazón comienza a latir con más fuerza de la necesaria para vivir. El tatuaje del zorro ha cambiado de lugar. Ayer la cola del zorro estaba enrollada en el dorso de su mano y ahora se encuentra enrollada alrededor del zorro mientras el parece tomar una siesta en el antebrazo de la mujer. No puedo evitar estar horrorizada.

- Ayer no lo tenías ahí.- digo casi en un susurro.
- Por supuesto que no ¿crees que no descansa?
- ¡Es un tatuaje!- chillo y me levanto de los cojines soltando las piedras en uno de los frascos- no es real.
- Es tan real como quieres que sea- me dice ahora sería- por favor siéntate, Akari.
- ¡No, me voy!
- ¿De verdad no quieres que aclare tus dudas?

Maldición. Estaba asustada hasta la medula. Los tatuajes no se mueven y mucho menos le brindan información a su usuario. ¿Qué carajos era esto?

- ¿Eres una bruja?
- No- rechista- soy gitana. Ahora siéntate.

Menos segura y más confundida de lo que estaba antes, me lleno de un poco de coraje y me acerco a donde ella está señalándome. Una vez que me siento sobre el cojín, ella vuelve a pasarme las perlas y las deja en mis manos de nuevo.

- No debes de tener miedo.
- Es muy fácil decirlo.
- ¿Qué es lo que te está poniendo nerviosa?
- ¿Justo ahora?- inquiero recalcando lo obvio.
- No, eso ya lo sé.- rueda los ojos con cierta diversión en el gesto- Tienes que abrir un poco tu mente.
- ¡Estoy intentándolo!- rezongo- créeme que lo intento desde que soy una niña.
- Bien, pues intenta un poco más.- se queja- ahora, no son solo tus sueños lo que te inquieta, hay algo que está fastidiándote pero no quieres admitir que es así.
- ¿Ah? No entiendo.
- Es sobre un viaje.

No le respondo de inmediato porque no sé qué decirle, no había pensado en que ella se refería a eso del viaje. Lo cierto era que tenía razón, no sabía qué hacer con ese viaje. Estaba de acuerdo con Vedetta en que deberíamos buscar respuestas porque, bueno, no somos las personas más normales del planeta, pero también estaba de acuerdo con Valeska sobre no buscar a quienes nos abandonaron y que estábamos solas por algún motivo.

- Cuando nos encontraron en la puerta del orfanato solo habían unas medallas en nuestro cuello con nuestros nombres, dos colgantes con piedras en el pecho de las chicas y una carta en mi cesta con los nombres completos de las chicas…
- ¿Solo el de ellas?
- Si, de mí solo decía mi primer nombre.
- De acuerdo, ¿Qué decía la carta?- pregunta con notable curiosidad.
- Nada, solo que nos cuidaran y bla bla, también había una fecha junto a unas coordenadas.
- ¿Algo así como una cita?
- Si, una cita el día de mi cumpleaños número 19.

Ella se queda en silencio y extiende sus manos hacia mí en busca de las perlas – las cuales han pasado de blanco a marrón- mientras procesa lo que acabo de contarle. No puedo evitar mirar el brazo de la mujer y sorprenderme al no ver al zorro durmiente en él.

- ¿D-Dónde…?- miro horrorizada y ella parece comprender al mirar su brazo.
- Supongo que fue a dar un paseo.- se encoje de hombros- ya te dije que son traviesos, pero también son muy fieles, seguro vuelve en un rato.
- A-Ajan…- murmuro con horror. Esto es de locos.
- ¿Piensan asistir a la cita?
- Nos iremos de excursión.- niego con la cabeza tratando de olvidarme del loco tatuaje de la mujer frente a mí- Acordamos no asistir.
- ¿No has pensado que quizá las citaron para algo?
- ¿19 años después? No, solo creo que sienten culpa de abandonarnos.
- Kari, estas teniendo una mente muy cerrada justo ahora para ser una chica que dice tener la mente abierta desde la infancia. – sonríe con un gesto acaramelado- No deberías de pelear con el destino, cuando algo tiene que ser, será. No puedes cambiarlo.
- Puedo evitarlo.
- Solo harás el camino más largo y el seguirá estando ahí, esperándote. –ella se levanta y camina entre sus estantes dejando las perlas en su lugar volviendo a ponerse blancas- El destino suele ser vengativo, Kari. No pelees contra él. Tómalo de la mano y camina con él tomando decisiones juntos. No puedes escapar del pasado, el presente lo sobre llevas y el futuro es un producto de este, huir no es el camino.
- ¿Me estás diciendo que asista a la cita?
- No puedo decirte que hacer- se vuelve hacia mí con un frasco- ten.
- ¿Qué son?- pregunto desconfiada.
- Sales de baño.- dice sin más- tranquila, no saldrán corriendo como lo hace Hiroshi.
- ¿Quién?
- El zorro- dice en un tono burlón.
- Oh.- no sé si aceptarla o no.
- Son un regalo- me tiende la mano para ayudarme a levantarme- Date un buen baño y piensa si de verdad no quieres asistir a la cita de la carta.
- Gracias- murmuro- Yo… ahm, espero que tu…-señalo su brazo- Hiro… tu eso vuelva.
- Hiroshi- se ríe- Volverá, no te preocupes. Seguramente tenía algo de hambre.
- ¡¿Ah?!- el horror me invade.

Ella parece darse cuenta del terror dentro de mí y solo se caga de risa en mi cara antes de despacharme cuan trapo viejo. Cuando quedo fuera de su tienda no evito mirar hacia los lados apretando mi enorme frasco de sales en el pecho. Seguramente ella solo está vacilándome y lo de ese zorro es mentira. Pero no seré yo quien lo ponga en duda, así que prácticamente corro al encuentro con las chicas.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
- ¡Kari, llego la pizza!
- ¡Voy!- grito desde la puerta de mi habitación y vuelvo a entrar en ella.

Arrojo la toalla sobre la cama y comienzo a ponerme mis ropas para dormir luego del baño de sales que me di. La verdad es que esa mujer tenía razón, esas cosas si que relajan y ayudan a pensar con más claridad, eso o tenían algún tipo de droga que me relajo al punto de ni darme cuenta que tenía más de una hora en el baño.

Cuando me encontré con las chicas en el súper ya tenían rato esperándome, así que Valeska me regaño porque estaba por perderse su programa. Prácticamente corrimos del súper al metro y de la estación a casa. Una vez aquí me dio mucha flojera hacer la cena, Vede decidió pedir pizza y pasar el domingo echadas como vacas. Por mi estaba bien porque tenía mucho en que pensar y una de esas cosas era el tema de la carta, a pesar de que el zorro fantasma del brazo de la mujer era más perturbador que cualquier otra cosa.

Me acerco a mi mesita de noche y saco del cajo mi cuaderno de sueños- o al menos los que recuerdo- y saco la polémica carta dentro de él. La mujer tiene razón, me debato entre ir y no ir teniendo que tomar una decisión. Si digo que sí, Valeska se va a enojar porque seremos dos contra una y con lo terca que es no va a aceptarlo y hará lo que quiera. Así que si decido ir necesito encontrar una forma en que Val no se dé cuenta que nos dirigimos ahí.

- ¿Qué haces?- doy un salto dejando la carta caer en el suelo cuando la pelinegra abre la puerta de mi habitación- Estas demasiado sensible últimamente- dice de mala gana- apresúrate que estamos esperándote para comer.
- Bien.- asiento y espero a que ella vuelva a marcharse para tomar la carta y meterla en mi cuaderno.

Terminare gastándome ese frasco de sales si no llego a una conclusión rápido, solo tengo una semana antes de mi cumpleaños y planear como engañar a Less no va a ser del todo fácil.

- ¡¡Kari!!- ahora el grito es doble desde la parte de abajo del departamento

Dejo escapar un largo y pesado suspiro mirando el enorme frasco de sales.

- Ya estoy estresada otra vez…
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Ariel. el Vie 03 Mar 2017, 1:59 pm

y les dejo bellas damas
espero les guste, es algo sencillito
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Stark. el Jue 16 Mar 2017, 12:12 am

Holii:
DANI! Siento haberme tardado en contestar. Iba a mandarte un audio, pero recién empezamos esta beia colectiva y tu capitulo es merecedor de un comentario  No prometo que será el mejor, pero será uno (?)

Cuando leí el comienzo supe que era un sueño-predicción de Kari, y AYYYYYY LO QUE PASARAN LAS CHICAS!   Me da gracia cuando Val dice que no iran mas de excursión  

Me intriga eso de los trances que tiene Kari y como se le cambian los ojos! Además de sus visiones, me pregunto si esta consciente que puede ver el futuro, ósea, que haya tenido visiones que ya se hayan concretado en la actualidad.
Vede y ella hacen un buen equipo prediciendo xd Vede con los dibujos y Kari con las visiones.

Aww me encanto que las chicas hagan cosas por el orfanato a pesar de ya no vivir alli, eso demuestra el agradecimiento y el corazon beio que tienen <3 incluso val que se queja por todo xd


- Por lo visto no cocino Vedetta, esto luce comestible.
- Puedes morirte- rechista Vede desde la punta de la mesa- Al menos yo no quemo el agua como otras...

A mi me encantan cuando estas pelean, aunque la pobre de Kari debe estar harta con que siempre esten con el mismo rollo y tenga que ponerse de medidora    Tranquila Kari, algun día te lo recompensaran(?)

Vaya este el tema de la carta. En verdad es un gran dilema por que mira si realmente las abandonaron y ya! Esta muy peleada las dos partes, Val por orgullo y Vede por necesidad a conocer. Y Kari ahi, sin saber a quien darle realmente la razon   Me da pena enserio, siempre la meten en el medio.


- No le dijiste de las hamburguesas.
- No, esta de malas. – me encojo de hombros
- Las hiciste por eso mismo, Kari- se cruza de brazos- para levantarle el ánimo.
- Pero no quiere estar aquí, déjala ser.

Aww esto me dio bronca y tristeza. Kari se quedo con las hamburguesas y encima le dejo una para que se le pase el hambre cuando volviese. Kari es tan linda


- Que pasen una linda noche desatándose de eso.- les digo odiosamente mientras continuo mi camino y no pasa mucho cuando ya me están llamando de vuelta.
- ¡Kari no es gracioso!
- ¡Sácame de aquí, Akari!

Ni siquiera volteo a mirarlas y solo sigo mi camino a casa.

GRANDE KARI!    les dio su merecido a ver si dejan de joder un poco.

- No te tardes mucho-gruñe la peli negra- hoy estrenan otro capítulo de mi serie.
- En ese caso, puedes volverte sola a casa- bufo y paso de ellas hacia el súper.
- Es que ustedes no aprenden.
- ¡es ella!- señalan ambas.

Estas dos no aprenden mas  

La gitana apareció en accion! Me encanto lo del tatuaje cuando se movio, me recordo al tatto que tenian los mortifagos en Harry Potter. Ahora es tiempo que la ayude a Kari con todas las dudas. Gracias a la gitana van a ir de excursión, aunque esta el gran dilema de como llevar a Val que no quiere

Daniiii decirte que adore el capitulo es demasiado repetitivo, pero la verdad es que me gusta mucho como escribes y las tramas que armas y se entrelazan con las nuestras. Creo que las dos junto con Emilya somos un gran equipo y es un gusto estar en otra colectiva con ambas ♥ Lo bueno es que somos tres y las rondas se van a pasar rapido. Quiero ver la evolución de Kari con su persona y sus poderes, y proximamente el romance    
Eres una genio, nena ♥ quiero mas capitulooooooooooooos!!


avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Samariv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.