O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» to the charmingest people;
Hoy a las 2:40 pm por fosfenos.

» So ephemeral and weak
Hoy a las 1:49 pm por Waffle

» 404 error - not found {audiciones abiertas.
Hoy a las 12:20 pm por shaoi.

» All too well.
Hoy a las 11:12 am por Finnellark.

» the fire's in our hearts'
Hoy a las 9:14 am por Megara.

» Sigmund Freud and Harley Quinn
Hoy a las 8:40 am por Andy Freud-Belmar.

» Revival.
Hoy a las 8:27 am por rosé.

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 8:03 am por Andy Freud-Belmar.

» ABC de Artistas (2)
Hoy a las 7:59 am por Andy Freud-Belmar.


Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Vie 23 Sep 2016, 6:38 pm

Sixteen and pregnant

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Una noche de pasión desenfrenada que termina en un error. La vida de estos jóvenes está a punto de cambiar por completo. Cada uno con una historia diferente, pero con la misma consecuencia: un Bebé. La historia de un bebé no siempre es color de rosa, habrá llantos, odio, rencor, envidia y celos. ¿Logrará el amor unir nuevamente a estas familias o no?



Reglas
✘ Son inscripciones así que debes comprometerte con la novela.
✘ Pido respeto y responsabilidad.
✘ Buena ortografía, no que sea perfecta, pero si que se entienda
✘ No se puede utilizar a: Lucy Hale, Zayn Malik, Dianna Agron, Harry Styles, Lily Collins & Shawn Mendes.
✘ Quiero nombres creativos no los nombres reales de sus representantes
✘ La edad de los personajes es entre los 16 y 19
✘ Cualquier duda lo comentan
✘ Se necesitan 3 a 4 chicas
✘ Diviértanse :)


Ficha


Código:

[size=11]<center><div style="width: 400px; font-family: verdana; font-size:12px; color: #00000; line-height: 100%; border: 3px solid #ff3399; padding: 4px; text-align: justify;">nombres: [/size]
[size=11]representantes:[/size]
[size=11]edades:[/size]
[size=11]escrito (de preferencia, link):[/size]
[size=11]</div></center>[/size]




Presentación



Hola soy Almendra(bálor.) y esta idea la había hecho hace 2 años atras y por motivos x no logró funcionar, ahora quiero retomar esta n.c y ver que tal nos va.



Última edición por bálor. el Dom 25 Sep 2016, 8:05 pm, editado 2 veces

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Invitado el Vie 23 Sep 2016, 7:31 pm

hi:
Hola Almendra! Me llamo Mateo, bueno esta idea me pareció muy interesante, no quería participar en otras nc porque temía que no me alcanzara el tiempo, pero esta me pudo mucho  . Así que bueno, te dejo mi ficha y esperaré los resultados.


nombres: Violet Alexa Webber // Astrid Hayden Armiche
representantes: Kitti Milkgore // Thomas (PolygonPrince)
edades: 16 // 19
escrito: perdón por no poner el link pero todavía no tengo ningún escrito en este foro
O.S:
—¡Lucas cubre la defensa!
El chico corrió hacía la línea blanca que rodeaba el arco en el playón, luego de que uno de sus compañeros le haya pedido hacerlo. Extendió sus brazos hacía arriba lo más que pudo, cubriendo con los mismos el pase que el jugador contrario había hecho. El balón paso rozándole los dedos, en un limpio tiro al arco que fue atajado gracias a una de las piernas del arquero.
El portero tiró la pelota a una distancia considerable, cayendo en las manos de Uriel que se encontraba al otro lado del playón, cerca del arco contrario. Dio tres pasos, saltando en el último, y con el brazo derecho tiró la pelota, logrando hacer un perfecto gol que dio la victoria al equipo.
Uriel con una gran sonrisa en los labios, celebró, haciendo una hábil pirueta al aire, observando como todos sus compañeros corrieron hacia él abalanzándose en un abrazo grupal.
El entrenador llamó a su equipo, todos reunidos y completamente contentos.
—Bien hecho muchachos, logramos pasar a las semifinales — anunció con una sonrisa satisfactoria —. Vayan a las duchas y todos al ómnibus.
Los jóvenes asintieron y se dirigieron a las regaderas mientras celebraban entre ellos.
Uriel arrugó la nariz al sentir como varias manos se posaban en su cabeza, frotando los nudillos de manera brusca, escuchando los halagos que le dedicaban sus compañeros por los goles que había hecho durante el partido. Correspondió a todo con una sonrisa sincera, chocando puños con algunos y dándoles abrazos cortos a otros.
— ¡Hey! — llamó un pelirrojo de baja estatura, con varias pecas en su nariz y mejillas — ¿Alguno sabe que le sucede a Ponce? Últimamente ha estado muy desconcentrado en el partido, — comentó — por su culpa nos hicieron dos goles en el último tiempo — gruñó. —
— ¡Si! — exclamó Sebastián; un muchacho blanco, de ojos celestes y cabello rubio — ¡Que suerte que Uriel pudo hacer tres goles a los últimos minutos de finalizar el partido!
El pelinegro sonrió para no parecer descortés y aclarándose la garganta comentó: —Ustedes vayan yendo a las duchas, yo iré en un momento.
El resto asintió y se dirigió a las regaderas mientras cantaban una canción inventada en el momento.
Uriel se dio media vuelta, observando con curiosidad al pequeño chico novato que observaba el playón con una mirada perdida, se acercó, metiendo las manos en los bolsillos delanteros de su pantalón.
— ¡Hey, Ponce!
El castaño pegó un leve salto, dándose la vuelta rápidamente. Frunció el ceño al ver cómo Soriase acercaba a él con pasos despreocupados y los hombros ligeramente encogidos.
Uriel al llegar al lado de Lucas le sonrió y elevó una ceja.
—Fue un partido muy piola, ¿no? — comentó en una sonrisa juguetona.
El chico se quedó observándolo sin decir nada, notando como las pupilas de sus ojos verdes se dilataban y sus labios seguían estirados en aquella sonrisa deslumbrante.
—Supongo que sí— contestó finalmente.
Uriel sonrió complacido y giró la cabeza hacia el playón.
Lucas se quedó observándolo durante unos minutos más, notando como su cabello levemente rizado se alborotaba gracias a las repentinas ráfagas de viento.
El pelinegro se volteó a verlo nuevamente y sonriendo comentó:
—Será mejor que vayamos a ducharnos pronto o se irán sin nosotros, y no tengo ganas de caminar hasta la capital — bromeó.
Lucas sonrió de lado y asintió.
—Vamos entonces — anunció.
Uriel se adelantó y observándolo de reojo con una sonrisa burlona dijo:
— ¿Pinta carrera hasta las regaderas? — propuso.
— ¿El ganador qué obtiene? — preguntó sonriente.
Uriel carcajeó y se encogió de hombros.
— ¿Qué tal una birra?
—Me parece bien.
—Entonces, a la cuenta de tres. 1... 2...
Uriel gruñó al ver que Lucas ya había salido corriendo y lo dejaba –considerablemente- atrás.
— ¡Eso es hacer trampa, Ponce! —gritó al mismo momento que intentaba alcanzarlo.
Lucas sonrió y siguió corriendo, observando cómo se acercaba cada vez más hacia la puerta de las duchas.
Llegó con los músculos completamente tensados y cansados, sus pulmones parecían contraerse a causa de la falta de aire y sentía como el sudor bajaba por su frente y espalda, pegándole la camiseta a la piel completamente caliente.
Rió al ver como Uriel llegaba agitado hasta su lado, inclinándose hacia adelante, apoyando las manos en sus rodillas, intentando regular su respiración.
—Gané —canturreó, todavía agitado, Lucas.
—Hiciste trampa, idiota —bufó rodando los ojos.
—Aprende a aceptar una derrota, Soria.
Uriel sonrió y, pasando su brazo izquierdo por los hombros de Lucas, entraron juntos a las duchas.
[size]
Ambos chicos llegaron justo a tiempo hacía la parada, pues el ómnibus estaba a punto de partir. Se sentaron juntos en unos asientos vacíos al fondo, Lucas tomó el asiento al lado de la ventana mientras que Uriel quedó al lado del pasillo.
El camino hacia la capital había sido entretenido, gracias a los malos chistes del equipo y uno que otro por parte de Uriel.
 —¡Esa piba es una chamuyera! — exclamó Sebastián.
 —Y tú le creías todo lo que decía, Seb —  carcajeó Uriel.
Todos en el ómnibus rieron causando un notorio sonrojo en el alto pelirrubio.
  —¡Cállense, estúpidos! — gruñó.


La noche finalmente había caído, calculaba que eran alrededor de las diez de la noche, todos se encontraban dormidos, excepto Lucas que observaba como Uriel se removía incómodo en el asiento.
Apretó los labios y, con las manos temblorosas, agarró el cuello del pelinegro; girando un poco su cabeza para que esta pudiera apoyarse en su hombro derecho.
Al estar en esa posición parecía más cómodo y a gusto. Lucas apoyó su cabeza encima de la de él pelinegro y cerrando los ojos pudo, finalmente, conciliar el sueño.
[/size]
[size]
Las semanas habían pasado y Lucas y Uriel se habían vuelto muy cercanos, los mejores amigos.
Entrenaban todas las tardes, exactamente desde las cuatro hasta las siete, Uriel le había enseñado todas sus tácticas y trucos que utilizaba en los partidos para un mejor rendimiento y un mayor porcentaje de anotar un gol.
Lucas, por su parte, había estado realmente muy apegado al pelinegro. Se había vuelto indispensable en su vida en cuestión de semanas, algo realmente preocupante.
—¿Lucas? — preguntó Uriel, pasando su mano enfrente del rostro del castaño.
El muchacho sacudió levemente la cabeza y sonrió, intentando disimular los notorios nervios de tener al chico tan cerca suyo.
—¿Qué?
—El entrenamiento ya terminó. Voy a las regaderas, ¿vienes? — sonrió.
 El castaño asintió y juntos se dirigieron a las duchas.

Al llegar Uriel se quitó los pantalones que usaba para entrenar junto a los bóxers para luego colocarse bajo la lluvia artificial.
 —Uhmmm... — murmuró incómodo Lucas al notar que todas las regaderas estaban ocupadas.
Eran en total 14 duchas, separadas por muros que cubrían solo la parte de la cintura hacia abajo con una puerta de cristal.
Uriel se dio la vuelta, observando que el castaño se quedó parado y entonces fue cuando notó que no había más lugar para ducharse.
—Lucas — llamó — Ven, puedes bañarte conmigo.
El chico se sonrojó y apartó la mirada, debatiéndose en si ir o no. Si se quedaba hasta que alguien desocupara una de las duchas se le haría tarde para llegar a casa y el próximo bondique saldría hacía la Mate de Luna lo haría en media hora. Se sonrojó aún más y, rindiéndose, se quitó la playera junto con los pantalones de chándal y los bóxers.
Se acercó a paso tímido hasta dónde Uriel se bañaba y, abriendo con vergüenza la puerta de cristal, se paró al lado del pelinegro que lo observaba con una sonrisa burlona.
Comenzó a asearse, sintiendo a cada segundo como su piel rozaba en algunas ocaciones con la de Uriel.
—¿Podrías pasarme el shampoo, por favor? — preguntó sin mirarlo.
El pelinegro asintió y agarró la botella de shampoo, observó al castaño y ladeando la cabeza dijo: —Voltéate.
Lucas abrió los ojos a su mayor capacidad, estaba sorprendido.
—¿Eh?
—Voltéate — repitió.
Uriel al ver que el chico no tenía la mayor intensión de obedecerle, lo agarró por los hombros y lo volteó dejándolo de espaldas a él. Puso un poco del líquido espeso del shampoo en su mano y lo pasó por el cabello del castaño, dando suaves masajes en su cabeza.
Lucas se sonrojó aún más, sintiendo las caricias que Uriel le brindaba, sus ojos se cerraron inconscientemente disfrutando de aquél momento. Podía sentir como los muslos del azabache rozaban los suyos, causándole escalofríos. Enjuagó el cabello del castaño y pasó a ponerle acondicionador y seguir con los masajes, Lucas sin poder evitarlo echó la cabeza hacia atrás, sentía que en cualquier momento podría dormirse.
Abrió los ojos de repente cuando dejó de sentir los dedos de Uriel entre sus mechones, se dio media vuelta, observando aquellos hermosos ojos verdes. Lucas quitó la botella de shampoo de las manos del azabache, sonrojándose a más no poder.
—Déjame hacerlo a mí — pidió.
Uriel se encogió de hombros y le sonrió.
Lucas procedió a echar la sustancia espesa en sus manos y esparcirla por el cabello negro de su compañero, brindándole los mismos masajes que Uriel le había dado.
Estaba parado de puntas, con el pecho pegado al del pelinegro y el rostro sonrojado. Sintiendo como sus pezones eran apretados en el fuerte pecho del azabache.
No había notado cuando ya todos se habían ido y solo ellos dos se habían quedado allí. Quizá se encontraba tan embobado con esos preciosos ojos verdes, que se desconectó del mundo por un momento.
De repente su piel ardía, podía sentir los largos dedos de Uriel aferrarse a su cintura desnuda, lo observaba con las pupilas dilatadas, sin decir nada.
Y, la distancia poco a poco se acortaba, mientras ambos se quedaban embobados el uno con el otro. Sintiendo los escalofríos de sus pieles al rozar y su corazón golpear su caja toracica.
Ambos podían sentir la respiración del otro a pocos milímetros de distancia, sus narices rozaban y finalmente, sus labios se unieron en uno solo, en un beso lento; lleno de ternura y dulzura.
Los brazos del castaño se aferraron al cuello del otro, sintiendo que en cualquier momento podría caerse. Ambas bocas se movían en un pausado movimiento, disfrutando del sabor del otro.

Se separaron luego de unos minutos, observándose fijamente sin comentar nada.
Terminaron de asearse, para luego vestirse y salir tomados de la mano hasta la parada delbondi.
[/size]
[size]
Al llegar a la parada, ambos se bajaron del autobús. Uriel notó la timidez con la que Lucas lo observaba, como si quisiera decirle algo pero no tenía el valor para hacerlo.
—Entonces nos vemos mañana — le dijo el pelinegro, manteniendo una expresión seria.

—Si... — susurró.
Lucas se acercó de repente, dejando un casto beso en la comisura de los labios de el azabache. Se dio media vuelta y entró a su hogar, sintiendo como su corazón palpitaba acelerado.
Por su parte Uriel chasqueó la lengua y se dio media vuelta, caminando unas cuantas cuadras más hasta Mota Botello.
[/size]
[size]
—La fiesta ya comenzó, ¿vienes o qué?
El castaño escuchaba la voz del pelinegro a través del celular, podía alcanzar a oír una estrepitosa canción de Dubstep de fondo, acompañada de gritos por parte de los que se encontraban en la fiesta.
Hacía ya media hora que se encontraba echado boca abajo sobre la cama, no podía dormir, eran alrededor de las once de la noche cuando Uriel lo llamó para preguntarle si iría a la fiesta. Y para ser sincero, no estaba en sus planes salir aquella noche, tenía pensado quedarse viendo alguna serie hasta tarde como Arrow, Friends o The Big Bang Theory quizá. O incluso ver alguna película romántica o de comedia.
Pero Uriel había sido tan insistente que, luego de quejarse un largo rato, acepto finalmente ir por una hora o quizá menos si no se aburría antes de lo esperado. Generalmente se cansaba de tomar Coca-Cola y estar sentado en algún rincón sin hacer nada, y optaba por irse hacia su casa.
Se coloco unos chupines negros, junto con un buzo bordo y unas zapatillas. Y, asegurándose de que traía el teléfono en el bolsillo trasero de su pantalón, salió por la ventana, agradeciendo que su habitación esté en el primer piso.
Saltó la reja baja que rodeaba la propiedad de los Ponce y salió rumbo a la casa de Sebastián dónde se llevaba a cabo la fiesta.
La calle Vicario Segura era larguísima a tal punto que el otro extremo se perdía de vista, además de encontrarse completamente solitaria. El frío comenzaba a sentirse cada vez más, la noche se encontraba realmente fresca y las ráfagas de viento no ayudaban mucho en ese momento. 
Luego de caminar unos cuantos minutos, a mitad de cuadra cruzó hacia la senda derecha para poder doblar hacia la calle Chacabuco, dónde a lo lejos podía ver la casa de Sebastián; llena de personas en el jardín que se encontraba a un costado de la casa, la calle estaba repleta de autos y una larga fila de motos estacionadas al lado del cordón de la vereda.
Suspiró y comenzó a caminar, adentrándose a la propiedad de los Luna.
Pudo notar a los miembros del equipo de handball todos reunidos en un grande grupo al lado de la piscina, entre ellos notó a Uriel el cuál le hacía señas con su mano, indicándole que se acercara.
  —¡Al fin llegaste! — exclamó una vez que estuvo a su lado.
Uriel le sonrió y pasó su brazo por encima de sus hombros. Podía alcanzar a percibir el olor a alcohol que su aliento desprendía, llevaba un vaso de vidrio en la mano, con una sustancia oscura llena de burbujas.
  —¡Juguemos a la botella! — chilló Lucía, una chica bajita; de piel morena y cabello castaño. 
El pelinegro agarró la muñeca de Lucas arrastrándolo hasta el círculo que habían formado los demás en el jardín. Se sentaron uno al lado de otro, Lucía fue la primera en girar la botella, la cuál apunto hacia un chico blanco, de gafas y el cabello negro.
El juego siguió tomando su curso; hasta que llegó el turno de Uriel y el chico giró la botella.
Lucas observaba con impaciencia; jamás había deseado tanto que le tocará a él ser el elegido en ese absurdo juego. El corazón le palpitaba ferozmente, agitado, completamente ilusionado.
Y finalmente, luego de unos cuantos giros más, la botella se detuvo, apuntando con su pico a una sola persona. Y fue cuando su corazón se detuvo, oprimiéndose en un lamento dónde las esperanzas del rechazo se hicieron presentes.
Sebastián se sonrojó a más no poder, pues la botella se detuvo apuntándolo.
Uriel, encogiéndose de hombros, se puso de pie; tambaleándose, completamente ebrio. Se dispuso a acercarse al ruborizado rubio que se encontraba temblando de los nervios, hasta que sintió una pequeña mano aferrarse a su pantalón. Con los ojos desorbitados, bajo la cabeza encontrándose con el pequeño castaño quién lo observaba con una mirada esperanzada y llena de súplica.
Sin poder evitarlo, Lucas negó varias veces observándolo intensamente; casi pidiéndole a gritos que no lo haga. Que no lo besara.
Uriel, ignorándolo por completo, siguió caminando y forzando al pequeño castaño a soltarlo. Llegó al lado de Sebastián y le sonrió para luego agacharse y plantar sus labios en los del rubio, sintiendo el sabor a alcohol de la boca del otro.
Lucas sintió como su corazón nuevamente se oprimía y su labio inferior temblaba levemente, sus ojos celestes se cristalizaron, sintiendo las lágrimas picar en ellos. Todos a su alrededor se quedaron mudos, pasando de observar a la pareja que ahora se besaba a ver a Lucas que derramaba lágrimas sin detenerse.
Sebastián paso los brazos por el cuello de Uriel quién agarraba la cintura del rubio firmemente, siguiendo con aquél lascivo beso.
 —¿Lucas? — preguntó Lucía — ¿Estas bien?
Y eso fue suficiente para que el castaño dejara salir un sollozo desgarrador y saliera corriendo de allí.

La calle parecía infinita a medida que caminaba con pasos apresurados, las lágrimas le nublaban la vista y hacía el mayor intento para no sollozar. Soltaba jadeos que intentaba retener, tapándose la boca con la manga del buzo, las piernas le temblaban y se maldijo una y otra vez por ser tan estúpido.
Sentía su pecho doler, las mariposas que había sentido en su estómago aquél día en las duchas cuando Uriel lo había besado con tanto amor, morían una por una; pulvorizandose. Su corazón dolía como nunca antes lo había hecho, pues finalmente se había dado cuenta... estaba perdidamente enamorado de aquél chico, le había entregado su corazón, y él se había encargado de romperlo en miles de pedazos.
[/size]

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Vie 23 Sep 2016, 7:44 pm

olson escribió:
hi:
Hola Almendra! Me llamo Mateo, bueno esta idea me pareció muy interesante, no quería participar en otras nc porque temía que no me alcanzara el tiempo, pero esta me pudo mucho  . Así que bueno, te dejo mi ficha y esperaré los resultados.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombres: Violet Alexa Webber // Astrid Hayden Armiche
representantes: Kitti Milkgore // Thomas (PolygonPrince)
edades: 16 // 19
escrito: perdón por no poner el link pero todavía no tengo ningún escrito en este foro
O.S:
—¡Lucas cubre la defensa!
El chico corrió hacía la línea blanca que rodeaba el arco en el playón, luego de que uno de sus compañeros le haya pedido hacerlo. Extendió sus brazos hacía arriba lo más que pudo, cubriendo con los mismos el pase que el jugador contrario había hecho. El balón paso rozándole los dedos, en un limpio tiro al arco que fue atajado gracias a una de las piernas del arquero.
El portero tiró la pelota a una distancia considerable, cayendo en las manos de Uriel que se encontraba al otro lado del playón, cerca del arco contrario. Dio tres pasos, saltando en el último, y con el brazo derecho tiró la pelota, logrando hacer un perfecto gol que dio la victoria al equipo.
Uriel con una gran sonrisa en los labios, celebró, haciendo una hábil pirueta al aire, observando como todos sus compañeros corrieron hacia él abalanzándose en un abrazo grupal.
El entrenador llamó a su equipo, todos reunidos y completamente contentos.
—Bien hecho muchachos, logramos pasar a las semifinales — anunció con una sonrisa satisfactoria —. Vayan a las duchas y todos al ómnibus.
Los jóvenes asintieron y se dirigieron a las regaderas mientras celebraban entre ellos.
Uriel arrugó la nariz al sentir como varias manos se posaban en su cabeza, frotando los nudillos de manera brusca, escuchando los halagos que le dedicaban sus compañeros por los goles que había hecho durante el partido. Correspondió a todo con una sonrisa sincera, chocando puños con algunos y dándoles abrazos cortos a otros.
— ¡Hey! — llamó un pelirrojo de baja estatura, con varias pecas en su nariz y mejillas — ¿Alguno sabe que le sucede a Ponce? Últimamente ha estado muy desconcentrado en el partido, — comentó — por su culpa nos hicieron dos goles en el último tiempo — gruñó. —
— ¡Si! — exclamó Sebastián; un muchacho blanco, de ojos celestes y cabello rubio — ¡Que suerte que Uriel pudo hacer tres goles a los últimos minutos de finalizar el partido!
El pelinegro sonrió para no parecer descortés y aclarándose la garganta comentó: —Ustedes vayan yendo a las duchas, yo iré en un momento.
El resto asintió y se dirigió a las regaderas mientras cantaban una canción inventada en el momento.
Uriel se dio media vuelta, observando con curiosidad al pequeño chico novato que observaba el playón con una mirada perdida, se acercó, metiendo las manos en los bolsillos delanteros de su pantalón.
— ¡Hey, Ponce!
El castaño pegó un leve salto, dándose la vuelta rápidamente. Frunció el ceño al ver cómo Soriase acercaba a él con pasos despreocupados y los hombros ligeramente encogidos.
Uriel al llegar al lado de Lucas le sonrió y elevó una ceja.
—Fue un partido muy piola, ¿no? — comentó en una sonrisa juguetona.
El chico se quedó observándolo sin decir nada, notando como las pupilas de sus ojos verdes se dilataban y sus labios seguían estirados en aquella sonrisa deslumbrante.
—Supongo que sí— contestó finalmente.
Uriel sonrió complacido y giró la cabeza hacia el playón.
Lucas se quedó observándolo durante unos minutos más, notando como su cabello levemente rizado se alborotaba gracias a las repentinas ráfagas de viento.
El pelinegro se volteó a verlo nuevamente y sonriendo comentó:
—Será mejor que vayamos a ducharnos pronto o se irán sin nosotros, y no tengo ganas de caminar hasta la capital — bromeó.
Lucas sonrió de lado y asintió.
—Vamos entonces — anunció.
Uriel se adelantó y observándolo de reojo con una sonrisa burlona dijo:
— ¿Pinta carrera hasta las regaderas? — propuso.
— ¿El ganador qué obtiene? — preguntó sonriente.
Uriel carcajeó y se encogió de hombros.
— ¿Qué tal una birra?
—Me parece bien.
—Entonces, a la cuenta de tres. 1... 2...
Uriel gruñó al ver que Lucas ya había salido corriendo y lo dejaba –considerablemente- atrás.
— ¡Eso es hacer trampa, Ponce! —gritó al mismo momento que intentaba alcanzarlo.
Lucas sonrió y siguió corriendo, observando cómo se acercaba cada vez más hacia la puerta de las duchas.
Llegó con los músculos completamente tensados y cansados, sus pulmones parecían contraerse a causa de la falta de aire y sentía como el sudor bajaba por su frente y espalda, pegándole la camiseta a la piel completamente caliente.
Rió al ver como Uriel llegaba agitado hasta su lado, inclinándose hacia adelante, apoyando las manos en sus rodillas, intentando regular su respiración.
—Gané —canturreó, todavía agitado, Lucas.
—Hiciste trampa, idiota —bufó rodando los ojos.
—Aprende a aceptar una derrota, Soria.
Uriel sonrió y, pasando su brazo izquierdo por los hombros de Lucas, entraron juntos a las duchas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ambos chicos llegaron justo a tiempo hacía la parada, pues el ómnibus estaba a punto de partir. Se sentaron juntos en unos asientos vacíos al fondo, Lucas tomó el asiento al lado de la ventana mientras que Uriel quedó al lado del pasillo.
El camino hacia la capital había sido entretenido, gracias a los malos chistes del equipo y uno que otro por parte de Uriel.
 —¡Esa piba es una chamuyera! — exclamó Sebastián.
 —Y tú le creías todo lo que decía, Seb —  carcajeó Uriel.
Todos en el ómnibus rieron causando un notorio sonrojo en el alto pelirrubio.
  —¡Cállense, estúpidos! — gruñó.


La noche finalmente había caído, calculaba que eran alrededor de las diez de la noche, todos se encontraban dormidos, excepto Lucas que observaba como Uriel se removía incómodo en el asiento.
Apretó los labios y, con las manos temblorosas, agarró el cuello del pelinegro; girando un poco su cabeza para que esta pudiera apoyarse en su hombro derecho.
Al estar en esa posición parecía más cómodo y a gusto. Lucas apoyó su cabeza encima de la de él pelinegro y cerrando los ojos pudo, finalmente, conciliar el sueño.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Las semanas habían pasado y Lucas y Uriel se habían vuelto muy cercanos, los mejores amigos.
Entrenaban todas las tardes, exactamente desde las cuatro hasta las siete, Uriel le había enseñado todas sus tácticas y trucos que utilizaba en los partidos para un mejor rendimiento y un mayor porcentaje de anotar un gol.
Lucas, por su parte, había estado realmente muy apegado al pelinegro. Se había vuelto indispensable en su vida en cuestión de semanas, algo realmente preocupante.
—¿Lucas? — preguntó Uriel, pasando su mano enfrente del rostro del castaño.
El muchacho sacudió levemente la cabeza y sonrió, intentando disimular los notorios nervios de tener al chico tan cerca suyo.
—¿Qué?
—El entrenamiento ya terminó. Voy a las regaderas, ¿vienes? — sonrió.
 El castaño asintió y juntos se dirigieron a las duchas.

Al llegar Uriel se quitó los pantalones que usaba para entrenar junto a los bóxers para luego colocarse bajo la lluvia artificial.
 —Uhmmm... — murmuró incómodo Lucas al notar que todas las regaderas estaban ocupadas.
Eran en total 14 duchas, separadas por muros que cubrían solo la parte de la cintura hacia abajo con una puerta de cristal.
Uriel se dio la vuelta, observando que el castaño se quedó parado y entonces fue cuando notó que no había más lugar para ducharse.
—Lucas — llamó — Ven, puedes bañarte conmigo.
El chico se sonrojó y apartó la mirada, debatiéndose en si ir o no. Si se quedaba hasta que alguien desocupara una de las duchas se le haría tarde para llegar a casa y el próximo bondique saldría hacía la Mate de Luna lo haría en media hora. Se sonrojó aún más y, rindiéndose, se quitó la playera junto con los pantalones de chándal y los bóxers.
Se acercó a paso tímido hasta dónde Uriel se bañaba y, abriendo con vergüenza la puerta de cristal, se paró al lado del pelinegro que lo observaba con una sonrisa burlona.
Comenzó a asearse, sintiendo a cada segundo como su piel rozaba en algunas ocaciones con la de Uriel.
—¿Podrías pasarme el shampoo, por favor? — preguntó sin mirarlo.
El pelinegro asintió y agarró la botella de shampoo, observó al castaño y ladeando la cabeza dijo: —Voltéate.
Lucas abrió los ojos a su mayor capacidad, estaba sorprendido.
—¿Eh?
—Voltéate — repitió.
Uriel al ver que el chico no tenía la mayor intensión de obedecerle, lo agarró por los hombros y lo volteó dejándolo de espaldas a él. Puso un poco del líquido espeso del shampoo en su mano y lo pasó por el cabello del castaño, dando suaves masajes en su cabeza.
Lucas se sonrojó aún más, sintiendo las caricias que Uriel le brindaba, sus ojos se cerraron inconscientemente disfrutando de aquél momento. Podía sentir como los muslos del azabache rozaban los suyos, causándole escalofríos. Enjuagó el cabello del castaño y pasó a ponerle acondicionador y seguir con los masajes, Lucas sin poder evitarlo echó la cabeza hacia atrás, sentía que en cualquier momento podría dormirse.
Abrió los ojos de repente cuando dejó de sentir los dedos de Uriel entre sus mechones, se dio media vuelta, observando aquellos hermosos ojos verdes. Lucas quitó la botella de shampoo de las manos del azabache, sonrojándose a más no poder.
—Déjame hacerlo a mí — pidió.
Uriel se encogió de hombros y le sonrió.
Lucas procedió a echar la sustancia espesa en sus manos y esparcirla por el cabello negro de su compañero, brindándole los mismos masajes que Uriel le había dado.
Estaba parado de puntas, con el pecho pegado al del pelinegro y el rostro sonrojado. Sintiendo como sus pezones eran apretados en el fuerte pecho del azabache.
No había notado cuando ya todos se habían ido y solo ellos dos se habían quedado allí. Quizá se encontraba tan embobado con esos preciosos ojos verdes, que se desconectó del mundo por un momento.
De repente su piel ardía, podía sentir los largos dedos de Uriel aferrarse a su cintura desnuda, lo observaba con las pupilas dilatadas, sin decir nada.
Y, la distancia poco a poco se acortaba, mientras ambos se quedaban embobados el uno con el otro. Sintiendo los escalofríos de sus pieles al rozar y su corazón golpear su caja toracica.
Ambos podían sentir la respiración del otro a pocos milímetros de distancia, sus narices rozaban y finalmente, sus labios se unieron en uno solo, en un beso lento; lleno de ternura y dulzura.
Los brazos del castaño se aferraron al cuello del otro, sintiendo que en cualquier momento podría caerse. Ambas bocas se movían en un pausado movimiento, disfrutando del sabor del otro.

Se separaron luego de unos minutos, observándose fijamente sin comentar nada.
Terminaron de asearse, para luego vestirse y salir tomados de la mano hasta la parada delbondi.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Al llegar a la parada, ambos se bajaron del autobús. Uriel notó la timidez con la que Lucas lo observaba, como si quisiera decirle algo pero no tenía el valor para hacerlo.
—Entonces nos vemos mañana — le dijo el pelinegro, manteniendo una expresión seria.

—Si... — susurró.
Lucas se acercó de repente, dejando un casto beso en la comisura de los labios de el azabache. Se dio media vuelta y entró a su hogar, sintiendo como su corazón palpitaba acelerado.
Por su parte Uriel chasqueó la lengua y se dio media vuelta, caminando unas cuantas cuadras más hasta Mota Botello.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

—La fiesta ya comenzó, ¿vienes o qué?
El castaño escuchaba la voz del pelinegro a través del celular, podía alcanzar a oír una estrepitosa canción de Dubstep de fondo, acompañada de gritos por parte de los que se encontraban en la fiesta.
Hacía ya media hora que se encontraba echado boca abajo sobre la cama, no podía dormir, eran alrededor de las once de la noche cuando Uriel lo llamó para preguntarle si iría a la fiesta. Y para ser sincero, no estaba en sus planes salir aquella noche, tenía pensado quedarse viendo alguna serie hasta tarde como Arrow, Friends o The Big Bang Theory quizá. O incluso ver alguna película romántica o de comedia.
Pero Uriel había sido tan insistente que, luego de quejarse un largo rato, acepto finalmente ir por una hora o quizá menos si no se aburría antes de lo esperado. Generalmente se cansaba de tomar Coca-Cola y estar sentado en algún rincón sin hacer nada, y optaba por irse hacia su casa.
Se coloco unos chupines negros, junto con un buzo bordo y unas zapatillas. Y, asegurándose de que traía el teléfono en el bolsillo trasero de su pantalón, salió por la ventana, agradeciendo que su habitación esté en el primer piso.
Saltó la reja baja que rodeaba la propiedad de los Ponce y salió rumbo a la casa de Sebastián dónde se llevaba a cabo la fiesta.
La calle Vicario Segura era larguísima a tal punto que el otro extremo se perdía de vista, además de encontrarse completamente solitaria. El frío comenzaba a sentirse cada vez más, la noche se encontraba realmente fresca y las ráfagas de viento no ayudaban mucho en ese momento. 
Luego de caminar unos cuantos minutos, a mitad de cuadra cruzó hacia la senda derecha para poder doblar hacia la calle Chacabuco, dónde a lo lejos podía ver la casa de Sebastián; llena de personas en el jardín que se encontraba a un costado de la casa, la calle estaba repleta de autos y una larga fila de motos estacionadas al lado del cordón de la vereda.
Suspiró y comenzó a caminar, adentrándose a la propiedad de los Luna.
Pudo notar a los miembros del equipo de handball todos reunidos en un grande grupo al lado de la piscina, entre ellos notó a Uriel el cuál le hacía señas con su mano, indicándole que se acercara.
  —¡Al fin llegaste! — exclamó una vez que estuvo a su lado.
Uriel le sonrió y pasó su brazo por encima de sus hombros. Podía alcanzar a percibir el olor a alcohol que su aliento desprendía, llevaba un vaso de vidrio en la mano, con una sustancia oscura llena de burbujas.
  —¡Juguemos a la botella! — chilló Lucía, una chica bajita; de piel morena y cabello castaño. 
El pelinegro agarró la muñeca de Lucas arrastrándolo hasta el círculo que habían formado los demás en el jardín. Se sentaron uno al lado de otro, Lucía fue la primera en girar la botella, la cuál apunto hacia un chico blanco, de gafas y el cabello negro.
El juego siguió tomando su curso; hasta que llegó el turno de Uriel y el chico giró la botella.
Lucas observaba con impaciencia; jamás había deseado tanto que le tocará a él ser el elegido en ese absurdo juego. El corazón le palpitaba ferozmente, agitado, completamente ilusionado.
Y finalmente, luego de unos cuantos giros más, la botella se detuvo, apuntando con su pico a una sola persona. Y fue cuando su corazón se detuvo, oprimiéndose en un lamento dónde las esperanzas del rechazo se hicieron presentes.
Sebastián se sonrojó a más no poder, pues la botella se detuvo apuntándolo.
Uriel, encogiéndose de hombros, se puso de pie; tambaleándose, completamente ebrio. Se dispuso a acercarse al ruborizado rubio que se encontraba temblando de los nervios, hasta que sintió una pequeña mano aferrarse a su pantalón. Con los ojos desorbitados, bajo la cabeza encontrándose con el pequeño castaño quién lo observaba con una mirada esperanzada y llena de súplica.
Sin poder evitarlo, Lucas negó varias veces observándolo intensamente; casi pidiéndole a gritos que no lo haga. Que no lo besara.
Uriel, ignorándolo por completo, siguió caminando y forzando al pequeño castaño a soltarlo. Llegó al lado de Sebastián y le sonrió para luego agacharse y plantar sus labios en los del rubio, sintiendo el sabor a alcohol de la boca del otro.
Lucas sintió como su corazón nuevamente se oprimía y su labio inferior temblaba levemente, sus ojos celestes se cristalizaron, sintiendo las lágrimas picar en ellos. Todos a su alrededor se quedaron mudos, pasando de observar a la pareja que ahora se besaba a ver a Lucas que derramaba lágrimas sin detenerse.
Sebastián paso los brazos por el cuello de Uriel quién agarraba la cintura del rubio firmemente, siguiendo con aquél lascivo beso.
 —¿Lucas? — preguntó Lucía — ¿Estas bien?
Y eso fue suficiente para que el castaño dejara salir un sollozo desgarrador y saliera corriendo de allí.

La calle parecía infinita a medida que caminaba con pasos apresurados, las lágrimas le nublaban la vista y hacía el mayor intento para no sollozar. Soltaba jadeos que intentaba retener, tapándose la boca con la manga del buzo, las piernas le temblaban y se maldijo una y otra vez por ser tan estúpido.
Sentía su pecho doler, las mariposas que había sentido en su estómago aquél día en las duchas cuando Uriel lo había besado con tanto amor, morían una por una; pulvorizandose. Su corazón dolía como nunca antes lo había hecho, pues finalmente se había dado cuenta... estaba perdidamente enamorado de aquél chico, le había entregado su corazón, y él se había encargado de romperlo en miles de pedazos.


FICHA ACEPTADA
Hola Mateo! (me gusta tu nombre) Me alegra que te gusté la idea y déjame decirte que tu escrito esta increíble, me encanta la forma en que redactas *-*
Y como estas son inscripciones déjame decirte: BIENVENIDO A LA N.C

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Miluh. el Vie 23 Sep 2016, 8:23 pm

holi:
Holaaa, me llamo Milagros y la idea me encanto! Acá te dejo mi ficha.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombres: Emily Johnson || James Lynn
representantes: Nina Dobrev || Jensen Ackles
edades: 16 || 18
escrito: Wattpad 1 || Wattpad 2 || Wattpad 3 || Wattpad 4

Miluh.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Vie 23 Sep 2016, 10:27 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[size=39]
holi:
Holaaa, me llamo Milagros y la idea me encanto! Acá te dejo mi ficha.
[/size]


[size=39][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[/size]
[size=39]
nombres: Emily Johnson || James Lynn[/size]
[size=39]representantes: Nina Dobrev || Jensen Ackles[/size]
[size=39]edades: 16 || 18[/size]
[size=39]escrito: Wattpad 1 || Wattpad 2 || Wattpad 3 || Wattpad 4[/size]
[size=39]
[/size]


FICHA ACEPTADA
Hola Miluh!! Lei todos tus escritos y son geniales, me gustan mucho, ahora tengo novelas que leer, excepto por la de Draco, esa ya la habia leido antes ^-^
Y como estas son inscripciones déjame decirte: BIENVENIDA A LA N.C

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Andy Freud-Belmar. el Sáb 24 Sep 2016, 7:22 am

Alme me encanto la idea!!!! En cuanto pueda te subire mi ficha :)

Besos

Andy Freud-Belmar.


https://www.wattpad.com/user/AndyFreud-Belmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Invitado el Sáb 24 Sep 2016, 7:54 am


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Sáb 24 Sep 2016, 8:29 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Alme me encanto la idea!!!! En cuanto pueda te subire mi ficha :)

Besos
Estaré esperando tu ficha Andy :)

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Sáb 24 Sep 2016, 3:17 pm


bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por lexie. el Sáb 24 Sep 2016, 4:39 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombres: ginger carter y jules powell
representantes: margot robbie y evan peters
edades: 17 y 18
escrito:  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


bueno, eh, hola. aquí te dejo mi ficha. me gusto mucho la idea, besos.

lexie.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Sáb 24 Sep 2016, 4:52 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
nombres: ginger carter y jules powell
representantes: margot robbie y evan peters
edades: 17 y 18
escrito:  [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo][Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


bueno, eh, hola. aquí te dejo mi ficha. me gusto mucho la idea, besos.

FICHA ACEPTADA
Hola!! leí tus escritos y son fantásticos, sinceramente amé tus escritos. 
Y como estas son inscripciones déjame decirte: BIENVENIDA A LA N.C

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Invitado el Dom 25 Sep 2016, 7:01 pm

@bálor. escribió:
FICHA ACEPTADA
Hola Mateo! (me gusta tu nombre) Me alegra que te gusté la idea y déjame decirte que tu escrito esta increíble, me encanta la forma en que redactas *-*
Y como estas son inscripciones déjame decirte: BIENVENIDO A LA N.C
Gracias, haha.   . Estoy muy emocionado para comenzar con esto, ojala podamos llegar hasta el final   . Estaré al pendiente de todo, saludos!   

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Mess. el Dom 25 Sep 2016, 7:46 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nombres: Venus Gylen || Nathaniel Grigori.
Representantes: Cara Delevingne || Andy Biersack.
Edades: 18 años || 19 Años.
Escrito: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Presentación.:
¡Holaa! aquí te dejo mi audición si es que aún se puede audicionar :) Me encantó la idea jiji sobre todo por el hecho de que soy estudiante de osbtetricia, así que siento que estoy en mi área :D

Mess.


http://s-k-i-n--and--b-o-n-e-s.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Dom 25 Sep 2016, 8:01 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][size=39][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[/size]

Nombres: Venus Gylen || Nathaniel Grigori.
Representantes: Cara Delevingne || Andy Biersack.
Edades: 18 años || 19 Años.
Escrito: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] || [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Presentación.:
¡Holaa! aquí te dejo mi audición si es que aún se puede audicionar :) Me encantó la idea jiji sobre todo por el hecho de que soy estudiante de osbtetricia, así que siento que estoy en mi área :D

FICHA ACEPTADA
Hola!! Dos cosas: primero llegaste justo a las inscripciones, y segundo porque escribes tan genial D: ajaja me encanta coml escribes, eres genial.
Y como estas son inscripciones déjame decirte: BIENVENIDA A LA N.C

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por bálor. el Dom 25 Sep 2016, 8:03 pm

AVISO
Holaaa!! Les quiero decir que todos ustedes ya son parte de la n.c junto a mi y otras dos chicas. Esperare la ficha de Andy para luego hacer el muro y de ahí empezar con esta n.c
y gracias a todos ustedes por participar :)

bálor.


Volver arriba Ir abajo

Re: Sixteen and Pregnant | N.C | Inscripciones Semi-Cerradas|

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:47 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.