O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Extrañas criaturas [Resultados
Ayer a las 7:34 pm por WantToWrite11

» Extrañas criaturas - Arco 1. Los renacidos, capítulo 2
Ayer a las 7:33 pm por WantToWrite11

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 7:18 pm por shaoi.

» trust the unknown
Ayer a las 6:18 pm por chihiro

» Valley of wolves.
Ayer a las 6:01 pm por hypatia.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

» MY POWER |Celyn|
Ayer a las 4:13 pm por peraulata

» Guerra de Sexos; muro.
Ayer a las 3:03 pm por roman.

» EL NERD | HS |
Ayer a las 1:52 pm por TecnoPanda2419

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

You, my little mouse.—escritos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

You, my little mouse.—escritos.

Mensaje por Dena Vega el Sáb 03 Sep 2016, 6:04 am


You, my little mouse.
Parque natural+Nayeon (ratón)
Los rayos del sol aún eran apreciados en aquel día, y el gran cálido sol se había dispuesto a calentar más de la cuenta, el calor para la joven Lee era un tanto despreciable en esos momentos, razón por la cual había decidido salir de la compañía y tomar un descanso–descanso el cual solo ella sabía que tomaba–por los alrededores de aquella ciudad tan maravillosa. Las personas paseaban a su alrededor sin reconocerla, algo que agradece, sumemos eso y su vestimenta, había decidido tomar una chaqueta de algún staff prestada junto a una gorra, su nuevo look rubio-el cual decidió volver a utilizar-aún no era mostrado a sus fans  por lo que era difícil reconocerla; decidió colocarse unas gafas que había tomado del bolso de Yura, y podríamos decir que era el mejor traje anti fans que había utilizado en su vida.

Suspiro mientras miraba con cansancio a algunas parejas, ya bastante tenía con Mina para recordarle lo soltera que está. Decidió ponerse los auriculares y escuchar algo de música; su humor mejoraba al escuchar algo de música y qué mejor manera de comenzar la tarde escuchando algo de techno, una canción que no sacaba de su cabeza a pesar de que esta no tiene letra, animals de  Martin Garrix  era lo que invadía sus oídos en esos momentos, cerró los ojos dejándose llevar por la rítmica canción y sonrió por inercia, sus manos comenzaron a moverse de acuerdo a los cambios de ritmo y no pudo evitar reír ante las extrañas miradas que recibía de algunas personas. 


Un chillido se escapó de sus labios al ver que sus pies la habían llevado al parque natural; se encogió de hombros sin importarle las miradas de confusión por parte de algunos, sin poder evitarlo sus pies comenzaron a correr mientras se dejaba llevar por la energética canción de una de sus bandas favoritas, growl de Exo había comenzado a llenar  su espacio en aquel momento, sin poderlo evitar comenzó a cantar con energía de más e incluso comenzó a correr en círculos sin poder evitarlo; aquella canción la motivaba a cometer locuras como esas. Se dejó caer en el pasto y comenzó “rapear” junto con lo que ella llama su amor platónico, cualquiera que la ve en esos momentos pensaría que es una cría que no sabe lo que es respetar el espacio ajeno, y la verdad estaba acostumbrada a que la vean de esa manera, disfrutaba de actuar como una niña, porque sólo así puede apreciar más su vida. Se levantó con delicadeza, con aquella que su mamá le había inculcado, y comenzó su camino mientras repetía la canción sin importarle volver a cantar, esta vez en un tono más bajo, casi parecido a un murmullo. Le pareció ver una figura conocida, aquel cabello oscuro y esa manera de vestir solo significan una cosa, la ratoncita estaba ahí sonrió al recordar cómo había conocido a aquella chica. 

Había sido invitada para el programa Seventeen en donde se había perdido en las instalaciones, ahí se encontró con la menor, no dudó en conocerla y interesarse en ella en cuanto escucho que ella era participante en el programa; había sentido esa especie de cariño hacia alguien, ese cariño de amistad que sientes cuando alguien llega a tu vida. Sin dudarlo se le acercó a la menor y no pudo evitar sonreír con emosión al estar detrás de ella, tocó su hombro y espero el tiempo necesario para hablar.—¿Podría decirme donde se encuentra el baño?—gustaba de mencionar aquellas palabras que habían comenzado lo que ahora se le llama, una hermosa amistad. 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Looking for one.—Escito 01. Working.*

Mensaje por Dena Vega el Sáb 03 Sep 2016, 11:38 am


En busca de uno.
Corea del sur; Seol +Suga.
El sol salía y permitía a la luna tomar un descanso, los rayos no tardaron ni un segundo en tomar posición en aquel nuevo día, la pequeña joven de veintiún años aún no quería abrir los ojos y admirar aquella hermosa vista que la mañana le regalaba. Hyeri pudo sentir como su cama se hundía, quizás fue su imaginación que su almohada se movía y se quejaba, el dolor de cabeza apareció segundos después de abrir sus ojos, una excusa ante sus quejidos, por supuesto, escondió su cara entre su almohada, la cual resultaba algo dura para recostarse en ella.—¿Qué mierda?—su almohada había vibrado en el momento exacto que esta hablo, la joven de cabellos rubios levanto su cabeza, extrañada de que un objeto tomara vida y hablara con tal vocabulario; “¿Desde cuándo mi almohada puede hablar?” Sus pensamientos no tardaron en llegar.—¿Quién coño eres?—aquella voz gruesa y ronca volvió a aparecer, sus sentidos aún estaban dormidos como para darse cuenta que aquella no era su casa, ni esa su almohada; sus ojos viajaron por todo el lugar mientras se levanta con cuidado, aquellas punzadas en su cabeza comenzaron a aumentar de dolor, al momento de ver aquella imagen enorme de siete chicos se dio cuenta que aquel no era su cuarto, sus ojos se abrieron de tope y su vista se dirigió a su cuerpo, el cual se encontraba con una camisa puesta y por la manera en la que está resaltaba su pecho, se dio cuenta que su sostén no se encontraba. Todo en ella se alarmó. 

Joder, ¿acaso eres muda o sorda? Mierda—el joven Min había despertado de mal humor gracias a su intolerante dolor de cabeza, el ver a una chica a su lado era habitual cuando se trataba de despertar en un motel, aquella era la primera vez que despertaba acompañado en su habitación y aquello le irritaba, no sabe que locura cometió en aquella fiesta organizada por su compañía. Se sorprendió que la chica no le estuviera viendo ni prestado atención a él ni un solo instante, como si ella no supiera con quien estaba ni donde estaba y aquello sería ilógico si era un de esas mujerzuelas que se acostaban con él por su fama y dinero, en el momento exacto en el que ella muestra su rostro con ojos llorosos, todo en el se paraliza, y sabía que había cometido un enorme error al ver de quién se trataba.—Mierda, dime de favor que recuerdas lo que ha pasado anoche—dijo levantándose de la cama de un brinco, suspiro aliviado al ver que obtenía su ropa interior puesta, aquello le resultó más extraño aun.—N–no recuerdo nada, ¡Por los cielos, no recuerdo absulatamente nada!—su mirada reparo en ella, observó sus fracciones con cuidado, y no pudo evitar sentir un escalofrío subir por su espina dorsal al ver algunas lágrimas bajar por sus mejillas; Min Yoongi, has caído a un pozo, y esta vez muy profundo.

++++++++++

La joven de cabellos rubios observaba con timidez y miedo la figura del chico caminar de un lado a otro, quien trataba de encontrar una respuesta a todo lo que ocurría y ocurrió en aquel día y la noche pasada. El menor de los presentes los  miraba curioso, se preguntaba.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[/i]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Replay—Ex Capítulo, o primero (?)

Mensaje por Dena Vega el Lun 24 Oct 2016, 8:40 pm

Quien sea que lea esto :
Este era el primer capítulo de la novela que haré; pero como es la primera vez que escribo en primera persona, y siento que se me fue del asco ¿Alguien Lee eso? De ser así sientase libre de hablarme por mp y decirme si lo hice bien. PD: no mato.

Replay.
Corea del sur; Seol +Sang Choi


Oscuridad, es lo único que mis ojos pueden apreciar al abrirlos, sé que debería levantar mi cuerpo y encender la luz, pero pensar que tendré un examen en dos horas es una razón para quedarme en cama y fingir un resfriado, tal vez así pueda tomar una larga siesta y pasar del examen; pero… Si vuelvo a reprobar, estoy completamente segura que mis padres me quitarán el apellido, además, toda la noche estuve estudiando para él, y con ese simple pensamiento, levanté mi vago trasero de la cama y encendí las luces, lo siguiente que mis lindos ojos llenos de lagañas captaron fue producto de mi gran desastre mental y la poca atención que le pongo a mi habitación, una pocilga quizás.

Mi compañera de habitación se llama Ahn Su Ji, pero por alguna extraña situación de la vida, prefiere que le llamen Suzy una copia barata para la hermosa cantante de miss a, que por cierto, soy una gran admiradora, recuerdo haber vendido postres hechos por mí por el vecindario con el fin de poder ganar algo de dinero para asistir a uno de sus conciertos, para mi lamentar, mi suerte es como la de un maní, una vez que te lo comes ya no queda nada, y eso es justamente lo que me sucedió, no pude comprar la boleta gracias a la tormenta anunciada, ¡Por los cielos! Solo quiero ser una joven más como los demás, pero al parecer el ser todo poderoso no admira mis buenas obras y decide ver las malas; ya no habrán tratos para portarme bien y menos me dedicaré a ser una buena niña.

No recuerdo haber mencionado algo de mí, y me gustaría dejarlo de esa manera, solo deben saben mi nombre, Jung Sang Choi, me hubiera gustado pertenecer al clan Park, pero como ya he mencionado, el ser todo poderoso tiene algo en mi contra y me ha dado esta familia de la cual solo me enorgullece decir que soy hermana de un doctor y que nuestros padres son dueños del equipo Sang Jin, es una gran compañía dueña de varios hospitales situados en algunas provincias de Corea del Sur. Si se preguntan si soy una niña mimada, se podría decir que sí, solo que en mi caso, decidí apartarme de la medicina y centrarme en la psicología, algo extraño, pero van un poquito de la mano, desde mi punto de vista me gusta pensar de esa manera.

Dejando a un lado mis pensamientos, llegó el momento en el que debería alistarme para llegar a tiempo a la universidad, mi armario estaba lleno de ropa, y aún así me atrevía a preguntarle a Suzy que podría ponerme para asistir a clases. “—Ropa, solo no vayas desnuda.—sabias palabras de parte de aquel intento fallido de rubia, mis ojos solo rodaron por sus palabras, y viendo que la rubia teñida no me daría algún consejo, opté por unos jeans largos y rasgados, y aquella blusa negra con gris estilo militar, no me preocupaba mi cabello, por lo que una simple coleta estaba bien. Recoger lo necesario era mi pan de cada día, y nuevamente mi rutina diaria comenzaba en día soleado como el de hoy, muchos llegaban a odiar el lunes, de mi parte este lunes tenía cierto toque distinto, al parecer las cosas cambiarían.


∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆



La universidad, lugar infestado de adolescentes y jóvenes con hormonas, ni modo, al menos que estén llenos de queso todo eso cambiaría mi vida y sería mejor, lo sé, mi cabeza podría estar llena de cosas insignificantes. Como les decía, en todo lugar educativo siempre está lo cliché, el grupo de los populares, el de los nerds, el de los antisociales, el de los revolucionarios, aquellos que se cortan las venas, y los que no pierden su tiempo intentando ser personas civilizadas y prefieren hacer el tonto tan temprano por la mañana. Gracias a los cielos, no pertenezco a ningún grupo en particular, solo soy normal, o como mis compañeros gustan llamarme, señorita toda cero apodo del cual me burlo de solo escucharlo ¿Acaso vieron ese drama llamado 'Pinoccio’? Seguro todos esos ingendros se obsesionaron con la serie y no encontraron a nadie más para dicho apodo, ¡Vamos, que Kim Jun Ki se lo merecía más que mi persona! Rayos, que por lo menos en algunos parciales suelo obtener una buena nota digna de mostrar.

Mi casillero era tan poco creativo que solo estaba decorado de libros y cuadernos, dichos objetos estaban dentro de este, lo único a destacar era una simple fotografía de mi hermano con mi sobrina, una hermosa foto tomada por mí, y claro que me enorgullezco de decir aquello; lo único que hago bien en toda mi vida es fotografiar y leer, según Suzy, podría sobrevivir haciendo tortas en todo lo que me falta de vida, estudiar para mí era tan difícil como entender al novio de mi compañera de habitación, era alguien misterioso, aveces dudo que hable, si señoras y señores, ese chico lo único que hace es besuquiarla y sabrá Dios que otra cosa hacen cuando no estoy.

La profesora Hwang entró, con su cabellera bien peinada y vestida como una abogada lo haría en su día libre, con unos pantalones anchos y una camisa de su esposo puesta con la excusa de que así se siente cómoda; si en Estados Unidos piensan que solo sus profesores hacen el ridículo, les invito a venir a la universidad Jonsei, les prometo que verán cabras y elefantes ir y venir por ahí pensando que son tiernos y lindos como los koalas. La profesora Hwang era una mujer en sus cuarenta años, cabello corto y de un hermoso color negro azabache, sus rasgados ojos habían tenido una cirugía para así tener el doble párpado, sin olvidar su piel blanca y hermosa sonrisa, suele ser una mujer cálida y ser de aquellos que están en contra de la dictadura a ciegas que vive el país, su léxico era envidiable, pero su forma de vestir llegaba a asustar hasta a los muertos. Uno de mis anhelos en estos momentos es que el examen sea cancelado, por lo menos así puedo pasar las demás materias durmiendo de manera tranquila, eso si el señor Kang no me manda a la biblioteca a hacer un reporte de mis pensamientos hacia  la conducta humana.


El bendito examen (ya que si lo maldigo todo me sale peor) fue entregado, y por supuesto, mis expectativas fueron una muestra de mis oraciones, no, no lo cancelaron, pero si salió todo lo que había estudiado, o así me gustaría pensar. Todo iba bien, hasta que los dos últimos temas han hecho de mi día un infierno,   tenía que explicar con mis propias palabras sobre mi opinión hacia aquellas personas con actitud sanguínea, eso es fácil de dar a entender, pero el segundo me hizo reflexionar: explicar el porqué las personas aman. A.la.mier.da, ¡Yo que sabré sobre amor! Lo único que les puedo asegurar es que amo con toda mi alma el chocolate, pero no sé si aquello sea un amor sano.

—Señorita Jung, podría decirme porque no llena su examen. Al parecer es más importante admirar el techo.—la voz calmada de la señora Hwang fue como un balde de agua fría; no es mi culpa que el último tema sea difícil de explicar con mis palabras. Las risas de mis compañeros comenzaron a molestarme, quizás fueron aquellos murmullos que expresaban y aclamaban el apodo poco original de su parte, o lo cansada que estaba, o el ya no querer pasar como una idiota más, aquellas pequeñas cosas hicieron que me levantara de un tiro y tomara mi examen, claro que sabía lo que hacía, hasta que mis manos comenzaron a temblar y mi boca quedó semi abierta; se me olvidó expresar que soy la persona más vergonzosa y tímida que se pueda ver.

—¡Cielos! Señorita toda cero por fin hace acto de presencia, todos hagan silencio, hay que deleitarnos con su voz. Recuerden que solo pasa una vez al siglo.—Quian Xia; mejor conocida como la chica más sociable y hermosa del departamento de psicología, para mí, es la chica más horrible y con pocos sentimientos que he conocido. Le encanta molestarme solo porque sus padres están a un paso de los míos, desgraciados chinos, deberían volver a su país y dejar éste con menos plagas. Y no, no odio a los chinos, solo a la familia Quian por robar nuestras ideas y hacerme la vida imposible.

—Profesora Hwang, m–me gustaría dejar la última pregunta vacía.—tartamudear era de las pocas cosas que me llegan a pasar, y hablar en público era  como una maldición para mí, siempre decía lo que no estaba en mi mente. El silencio reinó nuevamente la sala, las miradas en mí solo provocaban que mis nervios aumentarán, ¡Por favor Sang Choi no es una exposición!

—Ow, la niña de papi y mami no sabe lo que es amar al otro.

Claro, eso fue lo más infantil y fuera de contexto que he podido apreciar en toda mi vida, y saber que los demás ríen por aquellas palabras tan poco coherentes solo hace que mi ceño se frunsa, la profesora simplemente me mira con intriga y ladea la cabeza, bien, ese acto hace que todos callen y pestañeen, incluyéndome. De la nada la señora Hwang comienza a recoger los exámenes, y como era la última de los estudiantes, soy la última en ser prenciada por su acto de vandalismo hacia nuestros exámenes no terminados.

Ella comienza a leer todos los exámenes, en silencio, y como una tonta me quedo de pié, nadie dice nada, todos permanecen en silencio y admiran aquel acto que para mí lamentar, fue una llave a todo lo que venga luego, y lo deduje por la sonrisa ladeada de la señora cuarentona y por su mirada emocionada, aquel brillo en su mirada quedará grabado en mis neuronas de por vida.

—La última pregunta será su examen final. Así que jóvenes, espero ver en mi escritorio muchos trabajos hechos a mano y a lápiz sobre el porqué las personas aman.

Sí, estaba en lo cierto, aquella mirada llena de emoción fue la llave al desastre en mi vida.


∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆∆



—¡Puedes creerlo, gracias a mí han dejado un jodido trabajo! Por los cielos Sang Hong ahora todos me odian por ser la culpable a nuestras vacaciones sin descanso. Estoy segura que cuando regresemos de las vacaciones todos me entrarán en el basurero, hicieron lo mismo con la pobre Jun Ki solo por recordarle al viejo barrigón de Kang que había dejado tarea.—exaltada, con miedo, y no pueden faltar mis extraños movimientos de mano intentando darle más sazón a mis palabras. Lo primero que hice después de salir de clases fue dirigirme al hospital e ir al consultorio de mi hermano, quién me miraba divertido mientras bebía de su yogur con sabor a fresa, este hombre de treinta años aún tiene mente de niño.

—Entonces, ¿De verdad le dijiste que dejarías el último tema vacío?—lo que me faltaba, que el gran idiota de Jung Sang Hong solo prestó atención al acontecimiento menos indicado.—¡Jankis* que si! ¿Acaso no pretaste atención a lo demás? ¡Es posible que tu hermana menor muera de la manera más humillante!—a estas alturas mi humor era peor que el de un perro cuando quiere atención, la gran carcajada de mi hermano fue lo siguiente que pude escuchar, lo mato, y después venderé sus órganos y me haré millonaria.

—Mira el lado positivo.

—¿Que lado positivo? Prefiero un examen a tener que hacer un ensayo del porqué las personas aman. Prefiero quedar como la señorita todo cero a ser la odiada por todos. No hay nada positivo en ello.

—Tienes razón hermanita, no te preocupes, haré de tu funeral el más emocionante. Te quiero mucho.—dicho aquello sale de su consultorio, dejándome con asombro ante tan crueles palabras, ¡Será pendejo! Gracias a su poco apoyo tendré que escapar de Seoul e irme a algún campo y vivir de tortas. Sí, aquello no suena tan mal.

La vaga idea de quedarme encerrada en mi habitación y no hacer nada fue lo primero en venir a mi mente, vaya, mi madre no se equivocó en todos sus insultos hacia mí, de verdad que soy una completa buena para nada. Un fuerte suspiro dejé escapar de mis labios, saber que moriré en unos meses ha ocasionado que mi cuerpo esté en alerta, nunca se sabe cuando una mosca se pose en tu cabeza, hay que estar al tanto hasta del mismo cielo. Lunes 24 de octubre del 2016, faltando siete días para su cumpleaños comete el peor error de su vida, no me culpen, de los errores se aprende; en mi caso, de los errores se vive.


El pasillo del hospital estaba repleto de médicos ir y venir, personas que van por alguna consulta, otros para visitar a sus familiares y amigos, otros como yo, simplemente se pasean con la mirada perdida buscando alguna razón del porqué vive, y no, no estoy pensando en suicidarme por un estúpido cometido de mi parte, solo es una pregunta retórica que suelo hacerme cada vez que meto la pata. Decido agachar mi cabeza en el momento en que mis padres, vestidos con aquellas batas blancas y papeles en manos deciden caminar por el área de neurología, seguro irán a la reunión anual que suelen realizar cuando los del departamento de neurología tienen más pacientes internados que pacientes sanos, pobre de mi hermano, me tuvo que aguantar y ahora recibirá una queja de parte de los superiores.


Con suerte logré pasar como una persona más del montón, mi mano derecha despeino mi cabello más de la cuenta, deshaciendo la coleta que se había encargado de mantener mis cabellos en orden, sacudí mi cabeza y en un abrir y cerrar de ojos ya me encontraba en el suelo; esta escena sería la típica cliché en donde la chica conoce chico guapo y se enamoran de no ser que la persona causante de mi caída sea una joven de mejillas regordetas y ojos más rasgados que los de la señora Hwang, ¿Podrá ella ver con ojos tan diminutos? Seguro por eso ha chocado conmigo.

—¡Lo siento mucho! ¿Te encuentras bien?

Misma disculpa, misma pregunta de siempre. Asentí con mi cabeza y me levanté con su ayuda, y sin importarme utilizar los modales enseñados por las nanas, seguí con mi camino, no tenía tiempo, necesitaba salir de ahí y llegar al apartamento antes de que Suzy invite a su novio y me quiten el sillón. Como la persona más suertuda del mundo que soy–el sarcasmo se nota hasta en el aire– volví a caer, esta vez por culpa de otra chica que corría como si el león más feroz corriera detrás de ella, esta a diferencia de la otra terminó encima mío y sus carcajadas fueron el timbre para que todos vean la escena más vergonzosa de mi vida.

—¡Oh Dios! Yo...de... verdad...l–lo s–siento.—por lo menos conocí a alguien con risa de cerdo, hace tiempo que no escuchaba dicha carcajada más extraña que la de mi abuela Goo.

Me levanto con cuidado y ayudo a la chica cerdo  hacer lo mismo,  inclino mi cabeza y esta vez miro a todos lados para no volver a caer, gracias al cielo logré salir ilesa del hospital. El camino a mi apartamento nunca antes fue tan largo, no como este, había cierta persona que me seguía, como lo pendeja que soy y lo miedosa que llego a ser, sentía que si miraba hacia atrás el violador podría raptarme y hacer conmigo lo que quisiera. Son esos momentos en donde no sabes que hacer. Al llegar a la parada de autobuses, miraba con desesperación cada persona que se encontraba ahí, aquella sensación de tener a alguien detrás volvió, mis piernas comenzaron a temblar, mis manos se cerraron en puños, no, no era buena golpeando, pero intentaría por salvar mi vida.

Hasta que ocurrió, el leve toque en mi hombro izquierdo fue el botón para que mi cuerpo de un brinco e instantáneamente cubriera mi rostro con ambas manos, por si el violador era feo, cerré mis ojos con fuerza, repito, no era miedo, era para no ver al ogro frente a mí.

—Por favor no me haga nada y déjeme vivir en paz, mire que soy virgen y joven como para merecer esto.—suplique, por mi vida, por mi futuro como tortera, por mi querida sobrina, y por que prefiero morir de la manera más humillante a ser violada.

—E claro… como sea, solo vine a devolverte tu bolso.

¿Que? ¿Mi bolso?

Abrí mis ojos y inspeccioné mi cuerpo en busca de mi bolso, y tal como aquella persona me lo dijo, había olvidado mi bolso. Tomé la valentía y miré a la persona que tenía mi prenda más preciada, era la chica de mejillas regordetas, detrás de ella la chica con risa de cerdo estaba revolcándose en el suelo, el ardor en mis mejillas no tardó en subir. Sang Choi ¿No podrías ser más idiota? 

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: You, my little mouse.—escritos.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.