O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Life’s too short to even care at all
Hoy a las 12:03 am por Ariel.

» flor azul, espinas rojas
Ayer a las 11:52 pm por cute.

» Va a despejar, mi amor
Ayer a las 11:33 pm por hobaby

» not of this world.
Ayer a las 10:08 pm por cute.

» Planet Survival
Ayer a las 9:00 pm por Ritza.

» will of fire
Ayer a las 8:46 pm por Ritza.

» Coven of salem
Ayer a las 8:44 pm por Ariel.

» Tell your story |nc|
Ayer a las 8:34 pm por Ariel.

» Guerra de Sexos; N.C.
Ayer a las 7:58 pm por Cornamenta.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

EL NERD | HS |

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Jue 10 Nov 2016, 2:41 pm

Hoa chicas, gracias, jajaja, de verdad me encanta que sean ustedes las que la lean. Y no te preocupes cathasdfg, yo tambien estoy ocupadisima con los examenes.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Dom 13 Nov 2016, 6:32 pm







Capitulo diecisiete.

 



Era todo tan extraño para mí. Siempre había visto a Ángel haciendo esto con Louis, pero de mi parte…Nunca me lo imagine, nunca correspondí al beso, nunca deje de llorar, nunca hice algo, ni siquiera me moví, tampoco cerré los ojos. Yo no sabía qué hacer, eso me enojo tanto. Como si una bombilla se encendiera en mi cabeza, con fuerza me separe de Harry. Sí, me encantaba lo seco que era, pero yo no permitiría que estuviera con alguien que no valiera la pena, y en pocas palabras, yo soy lo inapropiado.

El me miraba mal, pero no al estilo de “te odio”, si no confundido, el no sabía porque había hecho eso. ¡Oh vamos! Estas cosas son más fáciles para Ángel, lleva años con Louis, y yo soy tan idiota que este fue, en sí, mi primer beso.

Me acaricio una vez más la mejilla, notaba sus intenciones. Con dificultad me aleje, y salí corriendo. Estaba llorando otra vez. Pensaba, eran tantas cosas, algunas ridículas y tontas, y otras reales. Pero me arrepentí al encontrarme sentada, con la espalda reposando en un árbol del patio deportivo.

Ciertamente, soy un desastre en estas cosas.

—____—ni siquiera alce la cabeza, solo logre escuchar mi nombre, sabía que era de parte suya.

—Lo siento, soy un desastre, lo siento tanto…Soy una estúpida—sentí como se sentaba a mi lado.

— ¿Qué te paso? —me desenvolví, colocándome en una posición más cómoda y relajante. Normal.

—No lo sé—me miro con un aire preocupado.

— ¿Dayana te hizo eso verdad?

Y no entendía como él podía actuar tan normal, como si no hubiese hecho nada hace unos minutos. Yo solo me dispuse a asentir, un poco atemorizada por la situación. La campana sonó, y casi al momento él se levanto, estaba enojado, bien lo sabía yo.

— ¿Qué vas a hacer? —y como si no me escuchara salió hecho una furia hacia un lugar especifico. Y yo lo seguí.

 Encontrándome frente a frente, él estaba seguro de que le harían caso. Se coloco frente a los amigos de Dayana y obviamente de ella también.

—Acaso se te ofrece algo—me miro—Rarita, me encanta tu nuevo look, te van bien esos moretones—Y eso me dolió, de verdad me afecto, brutalmente.

—Escúchame—le hablo tan firme que todos encajaron su vista en él—si le vuelves a tocar un pelo, te juro que sufrirás las consecuencias.

— ¿Y quién me habla?

—Que te importa.

Me tomo de la mano y a rastras me saco de ahí.

Las clases una vez más terminaron, y yo tenía pensado volver a mi rutina común, pero vista la situación no iba a suceder. Harry, había tomado la iniciativa y soltó unas palabras, yo solo pensaba en el beso ¿Ya era hora de contarle las cosas a Ángel? Porque la vez que me prometí hacerlo, acabo siendo una tragedia, por tardar mucho.

—No entiendo como soportas que te haga eso—dijo, pero yo seguí jugando con mis pies. Estábamos caminando, quizá a la mansión, quizá a su casa, no lo sé.

—Yo tampoco—y todos los recuerdos pasaron por mi mente. Ángel me había dicho lo mismo, y yo le había respondido como lo hice ahora—Es algo a lo que, raramente, con miedo me acostumbré. Si no lo hacía, iba a ser peor.

—Tienes algo, estoy seguro de que algo te pasa—como por arte de magia, lo mire a los ojos, hace tres meses no veía los ojos de alguien.

—Y estas en lo correcto…Caí en algo que no me gusta repetir, y es difícil salirme de allí. Pero para serte más clara, estoy enferma.

Se imagino lo peor, y dio en el blanco, lo note, lo supe al instante en que su cara tomo el sentido de la preocupación, como siempre pasaba. Me tomo de la mano nerviosamente, y la apretó. Yo quería que me besara, pero no me permitirá que tuviera una relación con una persona que no vale ni siquiera un dólar.

—Iremos a mi casa, puede que suene egoísta, pero los niños de verdad te extrañan—sonreí un poco.

—Está bien.

—Ey, no permitiré que te hagan daño…palabra sagrada.

Y Así paso, jugué con los niños, casi ni hable con Harry, y el día se paso volando, yo regrese a la mansión y me adentre en ella.

—Se supone que no debería de tardar—logre escuchar desde la cocina.

—No me interesa, Ángel…Ya te lo he dicho, ella no es nada significativo para mí—me di cuenta de que eran, Jack y Ángel quienes hablaban, me escondí a un ladito del marco de la cocina.

— ¡Jackson! No tengo ni idea de porque la tratas así, pero ella no tiene la culpa de que te volvieras un estúpido, la has tratado como una basura desde el accidente, y ella solo te ayudo, nunca se mereció esto—y sin razón alguna supe que hablaban de mi.

—Porque eso es lo que es, y eso es lo que soy, fue demasiado lo bien que le trate, parecía un idiota a su lado, ya no tengo que ver con esa enana.

—No sé lo que te sucedió Jackson, pero no quiero que la llames así, ni que digas eso…Aunque no lo creas, la chica feliz que era antes, se volvió alguien que ni si quiera le encuentra el sentido a la vida ahora. Y no sé tú, pero yo no quiero que siga en lo mismo.

—No es culpa mía que no le encuentre sentido a la vida, tal vez el destino quiso darle una lección por ingenua, porque siempre creyó cosas que no eran.

Y sollocé, inconscientemente me escucharon, yo estaba llorando nuevamente como desgraciada, y no me podía creer que era mi mejor amigo el qué hablaba así de mí ¿Hace cuanto habíamos cambiado? ¿Era esto una mentira?

—Quizá Jackson tenga razón—nadie decía nada, al final todos se reunieron, y tenía en cuenta que no era el momento para hablar, pero aun así lo hice—Estoy enferma de Depresión, acaso no es la mejor noticia para ti Jack…Solo quiero que no me hagan caso si cambio de humor constantemente, solamente es uno de los síntomas. Buenas noches.

Quise abrazarlos, porque absolutamente todos estaban sorprendidos, y Ángel y Arlette lloraban desconsoladamente, mientras que los chicos (Contando a Jack) se deprimieron de tal manera, que fue inexplicable, sus rostros demostraban lo mal que se sentían. Y yo repetía palabras porque me había olvidado de todo, y no conocía más nada. Lloraba y lloraba tanto, que me canse, y al final me dormí, otra vez en el cuarto de invitados.

¿Acaso a esto se le podía llamar vida?

O incluso ¿Felicidad?
No…la respuesta es No.

 


*~*~*~*~*~*~*~*~*



Siento la demora, y lo aburrido que fue el capitulo, estos dias no he tenido ni un poquito de inspiracion. Nunca me gusto a ser las cosas doble cara o doble tiempo, pero es que no las queria hacer esperar.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por Cathsdfg el Sáb 26 Nov 2016, 10:16 am

Por fin salí de clases y estoy en vacaciones!!!
Tú fic me hace sentir muchas emociones a la vez JDKSKSS
Ahora estaré 24/7 pegada para ver si subes algún capítulo!!

Psdt: Perdón lo poco y feo el comentario, estoy desde el celular); y tengo que salir):
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Dom 27 Nov 2016, 1:05 pm








Capitulo Dieciocho

 

¿Acaso no entendían que necesitaba dormir plácidamente? Mañana tenía una prueba importante y de lo cansada que estaba casi que me volvía amnésica. Me había puesto amarga apenas siendo las dos de la madrugada. Alguien tocaba mi puerta tan fuertemente que no me sorprendería que estuvieran todos despiertos.

Estaba a escasos segundos de abrir la puerta y gritar eufóricamente al causante de tanto ruido, quizá llego a ser la culpa de parte  mía por siempre cerrar la puerta con pestillo. Tocaban y tocaban, hasta que a unos cuantos instantes no aguante más y me levante enojada. No me importo tener la camiseta descolocada.

Abrí la puerta y Harry me miraba burlón, en otro momento me emocionaría tener un poco de su compañía, pero ahora…

— ¿Qué se te place?

— Nada, solo quiero hablar contigo—abrí  los ojos descolocada.

— ¿A qué persona se le ocurre visitar a alguien a las dos de la mañana sin tener algún motivo?

No me podía creer el descaro de su parte, la sequedad aun heredaba su cara, aunque se le notaba nervioso. Suspire poniéndome firme, me estaba estrujando los ojos por el sueño tan grande que tenía.

— ¿Cómo entraste a la mansión?

— Dejaron la puerta del jardín abierta, entre y la cerré, de nada por cierto.

— ¡¿De nada?! ¡Necesitaba dormir y tú llegaste en el justo momento que mi cuerpo descansaba en paz! Logre deshacerme de todos los pensamientos agobiantes y…—me calle—Lo siento, estoy cansada y me—bufe, me costaba hablar—No estoy coherente en estos momentos.

—No importa, así igual estaré aquí. Me aburría en casa, arregle las cosas con Dilan y ahora está durmiendo allá.

—Que bien—Me dirigí a la cama y me acosté nuevamente en ella, Harry me había seguido y se sentó a mi lado.

—Sé que no te importó ni lo más mínimo—me miro, sentía que él quería hacer algo pero tenía miedo.

—Claro que me importó, no estoy alegre por tu ya sabes que, incluyendo que me despertaste a esta hora—se rió un poco.

—Lo siento.

—Harry—lo llame— ¿Te pasa algo? —note su indiferencia por un pequeño instante, hasta que me miro frunciendo las cejas.

— ¿Cómo estás? —Le vi con aire confundido.

—Estoy bien—sentí como se me apretaba el pecho—Mañana tengo prueba de Geografía y de Historia, así que con un poco de descanso para el cerebro, estaría más coherente.

—Lo siento—me comenzaban a pesar los ojos— ¿Alguna vez te sentiste nerviosa por algo? —me miro atemorizado—Sabiendo que quizá afecte tu personalidad…

Suspire.

—Soy alguien que está nervioso todo el tiempo, Harry. Por un momento me gustaría estar tranquila. Sé que te pasa algo, así que dímelo.

— Me siento mal, _____—un escalofrió recorrió mi cuerpo. Yo poco a poco salía del agujero gracias a él, me tocaba ayudarlo.

—Ven—me hice a un lado, y palmee la cama dos veces. Él se acostó con cuidado—Te advertí sobre que nunca debiste correr bajo la tormenta—sonrió. El miércoles había estado lloviendo, y él una vez más corrió bajo la lluvia.

— ¿Por qué estuviste llorando? —Su pregunta me sorprendió— Tu piel es muy pálida así que se hace notorio que estuviste soltando lágrimas.

—Son problemas Harry, nadie los entendería—me miro—Jackson ha cambiado…mucho y—bufe— eso me afecta. Pero no importa o sea, Jackson tenía que cambiar, no de esa manera pero debía—paso su brazo por debajo de mi cabeza, como almohada.

—Está bien, ya no digas más. Vamos duérmete, te hace falta—y sin necesidad de decirlo ya me encontraba dándole la espalda, acurrucándome a mí misma, una tela gruesa cubrió mi cuerpo, y los brazos de Harry rodearon mi cintura apegándome a él. Pude sentir por primera vez en la vida seguridad—Buenas noches,  Despistada— reí.

—Eso ni siquiera es un apodo—dije entre susurros, depositó un beso en mi hombro.

—Ahora sí.

En ese preciso segundo me dormí, perdí la razón y con gusto ni soñé ni tuve una pesadilla.

Pasaron las horas. La alarma del celular sonaba bajo la almohada. Harry se removió tapándose todo el cuerpo con la sabana. Y gruñó.

—Apágala—negué con la cabeza. Con intenciones de levantarme luego de apagar la alarma, Harry me jalo del brazo—No—se quejó.

—Ya deja de quejarte…Necesito mi brazo—me solté de su agarre. Del armario saque ropa para los dos, unos tenis y mis zapatillas toreritas, la de él se la coloque sobre un sillón.

Saque mi ropa interior de un cajón y me adentre al baño.

Me cepille los dientes y me di una ducha corta, al terminar me enrolle una toalla en el cabello, y me seque con otra el cuerpo. Me vestí, salí de las cuatro paredes y me encontré a Harry durmiendo.

— Harry—le jale por las piernas—Harry, levántate—le golpee— Harry, no te voy a insistir así que me voy sin ti—ahí fue cuando refunfuño, se levantó y se colocó frente a mí.

—No se vale.

—Ay, a mí no vengas con esas, ve a bañarte, apestas—me abrazo para fastidiarme.

—Ahora tú también los estas.

—Existe el perfume, además de que yo ya me bañe.

Paso alrededor de unos siete minutos y yo ya me había hecho lo necesario, me quite la cinta de la oreja ya que me hacía cosquillas. Harry salió del baño vestido y con el cabello desordenado, aparte de que se lo desacomodo más.

—Listo— Me acerque a él y le acomode la camiseta.

—Ahora sí.

Bajamos las escaleras, la casa no podía estar más sola porque no era posible, ni los empleados estaban. Desayunamos y luego dejamos la casa.

— ¿Los chicos se fueron primero que nosotros?

—No, al contrario…Siempre se despiertan a las seis treinta—miro su reloj.

—Son las seis y veinte.

Comenzamos a caminar, el viento se sentía a pesar de estar con todo lo necesario para cubrirse del. Me estruje las manos y sople aire caliente contra ellas. Harry paro de caminar, y no entendí.

—Ven, sígueme—así lo hice, llegamos a la parada de un autobús. Me coloque frente a él a esperar uno. Al llegar intentado subir casi me tropezaba, pero me tomó de la cintura y me ayudo. Se acercó a mi oído poniéndome de los nervios—A veces es bueno cambiar de rutina— la piel se me erizo. Me acomode, y por su parte lanzó una carcajada.

Me vi sentada en el último de los asiento con la mirada fija en la ventana, y con los brazos cruzados.

—Oh, vamos. Solo era una broma _____.

—Pues esta mañana no tienen ni una pisca de gracia tus “Bromas” —solté. Note como una chica miraba a Harry coqueta ¡Es enserio! ¿Cuántas chicas más harán eso? Se levantó de su asiento. ¡Genial!

—Hola ¿Estas ocupado mañana? Hare una fiesta en mi casa y será divertido y fabuloso encontrarnos allí, ya sabes, podríamos…

—No gracias, estaré ocupado con mi novia—me abrazo por los hombros. Yo la mire. Valla sí que era bonita.

—Con…Ella.

Me sentí tan inferior en ese momento. ¿Por qué no llegábamos al instituto? Muchas veces el camino se hacía corto, incluso caminando. Este iba a ser la excepción. Me di cuenta de que los ojos me comenzaban a picar, y el dolor de cabeza se convirtió en pálpitos fuertes.

—Sí, al menos “Ella” no usa ese tipo de ropa para llamar mi atención, y tampoco tiene que venir por su cuenta pidiendo algo que no se debería—aun diciendo esas palabras no cambiaron la inferioridad en mí ha comparación con las demás. La chica pidió al conductor que la dejara en la parada siguiente, y así fue. En todo el camino no emití ni un sonido—Si les haces caso te estarías mintiendo—Bufo—Nunca te compares con las demás, ellas no valen la pena en cambio tu sí.

Nos bajamos del autobús, y nos adentramos en el instituto. En la primea hora teníamos clases diferentes, pero los salones estaban frente a frente, iba a entrar cuando…Harry me tomo de la cintura y me dijo en el oído «Suerte»

Luego de eso depositó un beso en mis labios
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Miér 30 Nov 2016, 10:39 am

.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por Cathsdfg el Vie 02 Dic 2016, 11:37 am

JDKDKDK <3
SÍGUELA POR FIS):
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Miér 07 Dic 2016, 5:07 am









Capítulo Diecinueve.




Me confundí ¿Por qué le dejo que me bese? ¡No! Tengo que alejarme del, le haré daño, me hará daño. De una vez me adentre en la clase. Había pasado todo el día intentando resolver la última pregunta de la prueba de sociología.

¿Qué sucedería si un chico y una chica se enamoran?

Raramente tenía tres opciones, no sabía si estaba permitido hacerse este tipo de pregunta.

·         Pasan a tener una relación amorosa.

·         Pasan a odiarse mutuamente.

·         La chica o chico se niega rotundamente a estar en una relación con este.

No me parecía correcto que colocaran eso. Pero me sentí identificada con la última, acaso debería colocar el asterisco en esa o lo debería colocar en la primera. Me quede sola en el salón solo por una pregunta.

—Señorita ¿Necesita ayuda? —con la vista nublada asentí, quería llorar. Terminare como la mismísima llorona si sigo actuando así— ¿Cuál?

— ¿Cuál qué?

— ¿Cuál es la pregunta? —me ruborice.

—La…la última—note como abría los ojos de par en par sorprendido.

—Pensé que sería la más fácil para ustedes…Solo debes colocar el asterisco en la correcta.

—Discúlpeme pero, no me está ayudando—suspire— ¿Podría decirle algo?

—Claro. Adelante.

—Le tengo miedo a las relaciones…Mis mejores amigas ya tienen novio y, presiento que si yo estoy en alguna relación arruinare todo. Es algo tonto—coloque el asterisco en la primera, tome la hoja y me dirigí al escritorio del profesor—Siento que si no hago algo al respecto cuando algún chico se me acerca y me besa, terminare en peor desastre psicológico. No creo que hago las cosas correctas, pienso que todo lo hago mal—le entregue la hoja. Pensé que la pondría junto al montón, pero no fue así, él reviso la prueba y me la entrego con una sonrisa.

—Señorita, debería confiar más en sus amigos, en varias ocasiones esa es la mejor opción, y si tanto le teme a las relaciones no las evite, se volvería peor el caso. Solo afronte sus miedos con las personas que ama—volteo la hoja en mi mano, y un diez estaba escrito en una esquina. Su mirada se posó en la puerta, y yo hice lo mismo. Los chicos me esperaban afuera, incluso el desconsiderado de Jackson.

—Gracias, Señor…lo siento pero a pesar de que lo trate de hacer—cerré los ojos fuertemente—No se me hará posible, perdón por gastar algunos minutos importantes de su vida.

Doble el examen y lo guarde, salí del aula y me los encontré  allí, a todos.

—Si me permites un segundo—dijo Jack.

—Y me concedes otro a mí—dijo Zack

—Y si me regalas otro a mí—dijo Louis.

—Nos harías un gran favor—terminaron en unísono. Visualice a Harry caminando de espaldas.

—No.

Vaya, las cosas podían empeorar o mejorar en cuestión de segundos, con pocas palabras y ya. No tomaba en cuenta lo importante que yo era para ellos, algo que no me dejaba ver lo terca que soy. Quería abrazarlos, sentir que podía confiar en ellos, pero ¿Era lo correcto?

No hablaría con los tres, con Harry si, al menos por ahora. El día transcurrió terriblemente. Los parpados se me cerraban mucho a cada rato, era algo irritante, obviamente comprendí que tenía sueño.

Salí del edificio estudiantil y camine sola hasta la parada de autobuses. Necesitaba hablar con Harry seriamente, no tiene derecho a estar besándome sin ni siquiera ser algo, aunque es culpa mía ese punto tan importante.

Esperaba impaciente pero nada, nada, nada, nada.  El pie me dolía ya que se llegó a flexionar mi tobillo al evitar al trio. Una bocina me ensordeció, un auto negro, ni idea de que marca, se estacionó frente a una casa blanca. Me senté en una banca que estaba detrás de mí y me a recosté.

— ¿Ya moriste? —la voz ronca del ojiverde no me inmuto, por tal razón no me moví, aparte de que su pregunta me causo gracia. El momento de tranquilidad le dejo espacio de protagonismo a la tensión.

—Ojala, pero no.

—Suéltalo, y hazte a un lado, me quiero sentar—flexione mis piernas.

—Los trato como porquerías, no sé porque lo hago, solo que cuando los veo me convierto en alguien indiferente y, una parte de mí me dice que peor fue como me trataron ellos, así que no debo sentirme culpable, pero en realidad eso no ayuda… ¿Algo para decir?

—Nada de nada.

—Bueno—resople—Quizá debería ir caminando a casa.

Note como me miró, su rostro estaba serio, siempre, eso alguna vez me molesto. No quería que algo pasara entre los dos, bueno, si lo quería pero si es0 pasaba estaba afirmado que uno de los dos no salga en buen estado. Se removió incomodo, llegaron a ser minutos volando cuando lo observaba.

—Debes dejar de prestarme atención Harry, ya no puedes seguir haciendo cosas que no se deberían.

No dijo nada. Al tiempo se levantó del banco y me dio la espalda, dispuesto a largarse. Le tome del brazo, necesito dejar de meter la pata.

—Has dicho que no te prestara atención.

—Idiota…—le solté con nerviosismo. Le hacía una prueba ¿Se ira o se quedara luchando con mis defectos?

—Sí, tienes razón—el autobús se estaciono frente a mi, ya que Harry se alejaba de a poco—Soy un idiota—y desapareció de mi vista. Suspire, no debo echarme a llorar porque a las malas yo sabía que no era una persona autosuficiente, alejando personas que me iban a ayudar en el pasado.

Me subí al transporte móvil. De tantos hombres que conté, me asusté mucho.

— ¿A qué lugar específico va?

—veinte cuadras desde aquí, calle 84 “Lincoln”

—Oh, lo siento—hice una mueca—estoy equivocada, gracias—el hombre asintió, me baje del bus y salí corriendo a la casa. Solo son veinte cuadras nada más.

Al llegar me adentre en la mansión. El trio me miraba desorientado. Bufe. Cada uno cargaba una caja en sus manos.

—Aun no es el veinticuatro ni el treinta y uno. Denle esos regalos a sus novias, ellas si valen la pena.

—Que terca eres—susurraron.

—Dos minutos en total—vi a Jackson—No escucharé a Jack.

—Es algo egoísta de tu parte, él te compro el mejor regalo de la historia.

—Y no lo quiero. ¿Piensan que con solo eso les perdonare? Han decepcionado a grandes personas solo por tonterías. Mi respuesta es que no me importa si me encantaría su regalo o no. Y no es porque le tenga rencor, sinceramente no se lo tengo, pero a mí no me compraran, guárdense el dinero para algo más adecuado, es ridículo que lo defiendan a pesar de todo lo que ha causado en esta casa. Y ahora ninguno tiene los estúpidos segundos que creí que se merecían—me encontré llorando—Solo disculpen mi actitud de estos meses, es que ya no sé qué hacer con mi vida.

Subí las escaleras sollozando en un tono difícil de escuchar.

—Todos deberían de odiarme—susurre.

¿Por qué todo terminaba mal todo el tiempo?

“—Pronto todo volverá a ser como antes”
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por AngelMalfoy el Dom 11 Dic 2016, 9:05 am

Siguelaa
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Lun 12 Dic 2016, 9:54 am










Capítulo Veinte.
 
—____—la voz de Ángel me despertó. Había logrado conciliar el sueño al parecer hace unas horas.
Me levante, ya le fui una gran carga enojándome con ella sin tener razones obvias, quizá no quería hablarle para no tratarla mal o qué sé yo. Abrí la puerta, sostenía una bandeja donde había un tazón con cereal y leche y una maltada de chocolate.
—Al parecer quieres que me altere—dije.
—Oh, no, claro que no solo…—bufo—Sabes que no soy buena con esto, solo te traje la cena porque se nota que no estuviste ni en el almuerzo—puso los ojos en blanco.
—Puede que tengas la razón—tome la bandeja y la deje en una mesa de la recamara—Gracias—abrió los ojos de par en par—Oye, quería disculparme contigo, no he sido una buena persona con ustedes estos meses y no creo que merecen que yo les trate así. Es que ya sabes, con lo de Jackson, lo de Harry y los de mis padres, me…—Sin evitarlo la abrace colocando mi cabeza en su hombro, ella al poco tiempo me correspondió. Los tacones que llevaba la hacían un poquito más alta—No sé qué haría sin ti, perdóname te quiero mucho. He sido una completa estúpida contigo, lo siento. Prometo no volver a hacerlo, es que en parte no fue mi culpa, no logre controlarme.
—Lo sé, tranquila—Me aleje un poco y ella me arreglo el mechón de cabello que me molestaba.
—Eres como una hermana para mí, Ángel.
—Tú también, cariño. Bueno dejemos el tema… Me he enojado con Louis.
— ¿Qué? —me seque las lágrimas.
—Sí, pero es una prueba nada más, se ha comportado un tanto extraño y como no me gusta verlo así, actúo como si estuviera molesta.
—Una verdadera bruja—dijo Arlette detrás de nosotras dos, fui y la abrace pidiéndole perdón—Descuida, entiendo, es Ángel la que andaba como loca muriendo en saber que te pasaba—La diva la fulmino con la mirada.
—Y no era la única por cierto, tú también estabas como yo, solo para recordártelo.
—Ya entendí gracias—me apresure.
Al final llevamos mis cosas –incluyendo la comida- a la habitación de Ángel. Hablamos de temas triviales mientras que la diva se quejaba de que ya no vendían buena ropa en esta ciudad y que no se podía convivir de esa forma.
—Sí, Ángel, es una verdadera pena que ya no te puedas vestir bien—Arlette la examinó de arriba abajo. Como las extrañaba.
—Tengo que decirles algo—me ruborice, pero al segundo se me cristalizaron los ojos.
— ¿Qué sucede? —preguntaron en unísono.
—Bueno, es que—resople—No soy buena con estas cosas…Bueno—me quite el fleco de la cara— Yo…
—Te queremos, pero me estas desesperando, habla de una vez—dijo Ángel. Fruncí el ceño riendo.
—Estos meses he hablado con Harry—Ellas se acercaron a mi sosteniendo una almohada—, Creo que—me reí—Creo que me gusta—quede aturdida por el grito que, Ángel llego a soltar.
— ¡Dios! ¡Genial! ¡Lo sabía! —me sacudió con emoción. Se detuvo y carraspeo su garganta—Lo sé, cállense. Me he emocionado un poco—puse los ojos en blanco.
—Está bien, ya me he puesto como una obsesionada.
—En dos días será el baile de invierno ¿Con quién irán? ¿Ya saben lo que se pondrán? —Arlette, parpadeo con aburrimiento.
—Es obvio que yo iré con Zack, y no sé qué me pondré porque tú siempre eliges por nosotras. Es obvio que tu iras con Louis y con respecto a la enamorada, no tengo ni idea—sonreí nerviosa.
—Sí, creo que Harry está enojado conmigo—Reí mientras jugaba con mis manos. Me veían como desquiciada y sacudieron sus cabezas como si fue un error lo que dije.
—Pequeña, deberías dejar de meter la pata—asentí.
 
(…)
 
Salí del auto. Los chicos no habían dicho nada en el camino. Ángel actuaba tan bien que hasta yo podía creérmelo. No era de mi gusto enojarme tanto, cuando mis padres me hacían reír de pequeña me olvidaba completamente de todo eso que me afectaba. Creo que por eso soy así o, era así. Estaba más que claro que aún no me había recuperado totalmente, se me notaba.
La noche anterior decidí en volver a estudiar porque de todas formas me comenzó a gustar hacerlo, era como perder el tiempo en algo que me convenía y me edificaba. Me aleje de ellos otra vez al entrar en el edificio. No significa que los odio, pero es que ellos son un tanto populares.
—Lindas curvas—escuche a un chico decirle a la diva un cumplido sucio.
—Hermosas piernas. Linda, tendré una fiesta hoy en mi casa, ¿Quieres venir? —Me aleje un poquito pero seguía ahí, quería ver que era lo que ella haría.
—Ni en tus sueños—dijo Louis, colocándose frente a ella, mientras que lo miraba sorprendida, esta vez no actuaba, no se lo esperaba. —Ella ya está ocupada hoy, lo siento—el chico le sonrió.
—Entonces mañana.
—Mañana también—se apresuró a decir—Estará ocupada todo los días, ahora fuera—note como hacia una seña con sus manos. Ángel soltó una risa y lo abrazo por la espalda. Él se volteó y la besó.
Baje la mirada y me encamine a mi clase.
 
Harry.
 
Me adentre en literatura. Me la encontré sentada de segunda en la fila principal. La silla que está a su lado está disponible y me quedo parado unos segundos preguntándome si sentarme o no allí. Veo que un chico se dirige a ella y casi salgo corriendo para sentarme junto a ella.
Estúpidos celos.
Me entretuve golpeando la mesa con los dedos. Esto si era incomodo. Haría todo porque este solo para mí, aunque este molesto.
Ya me puse cursi.
La notaba diferente. Se había recogido el cabello en una coleta alta y se había vestido con una blusa blanca, unos pantalones que en la parte de las rodillas está rasgada la tela y unos tenis celestes. Por la culpa de Emma se sobre ropa. Sonreí, valla que es gracioso que a tan poca edad sepa demasiado sobre el tema.
—En esta clase quiero que se dediquen a escribir sobre el amor—todos los hombres del salón bufamos, pero las chicas al contrario se pusieron a  saltar. La enana solo se rió, como generalmente lo hacía. Me contente, al fin escuchaba una de su parte.
Manos a la obra. Comencé.
“El amor…Para mí es un sentimiento que se tiene a una persona que nos importa.  Muchos tienen la suerte de ser correspondidos cuando se trata de amor de pareja, porque existen otros tipos de amor, como el de madre-hijo, que es completamente diferente al amor de padre-hijo. También existe el amor de hermanos o de amigos, pero eso lo decidimos nosotros. Muchos no conocen del tema, incluso, puede que vivan en completa soledad sin conocer lo que es el amor hasta el día de su muerte. Otros, saben más del que lo pueden explicar sin siquiera haberlo vivido. Para mí el amor de pareja es algo muy extraño, nunca me he enamorado, pero creo que lo sabré cuando esa chica me haga reír al contarme un chiste que me parezca pésimo, que no quiera soltarla al dormir juntos y admirarla al mismo tiempo, que cuando no pueda dormir me acuerde de ella y solamente de ella, que mis únicas preocupaciones sean si está bien o no, que correría a pesar de que este lloviendo fuertemente solo para verla, que piense en ella todos los días, que sea la única con la que me pueda desahogar, cuando note que me soporta y me quiere a pesar de ser muy duro, que, cuando sienta que la comienzo a amar, saber que no puedo hacerle daño porque yo mismo me acuso y me meto a la cárcel. Cuando vea que todo eso nombrado suceda, es cuando sabré que estoy enamorado. Siendo sincero no he conocido otro tipo de amor que no sea el de madre-hijo, el de hermanos y el de amigos. Hay una chica que me importa y no pienso perderla, es mi más fiel amiga y la quiero, gracias a ella he conocido más personas para no sentirme tan solo, se preocupa por mí como nadie y por ello estaré agradecido con ella infinitamente. Quiero a esa chica y no dejaría que le hicieran daño.”
Mire a la enana escribiendo una palabra más y soltar el lápiz. Tenía buenas calificaciones y lo mantendré así por mucho tiempo, en unos meses entraremos a una universidad cada uno de los que cursan este año. La campana sonó y note como Brooks se aturdía mientras se tocaba la cabeza. Ella guardaba sus cosas y yo la imite. Tan rápido habían pasado las dos horas. Debí de haberme concentrado escribiendo.
Salimos del salón y nos encaminamos a ciencias. Nos tocaban clases compartidas en la primera hora. Nos adentramos. Se veía hermosa hoy, sus ojos mieles brillaban como nunca.
Me había quedado mirándola y no me di cuenta de que el profesor iba caminando a su clase, me senté una vez más junto a la pequeña, decidí llamarla así por el simple hecho de que me pareció ofensivo el apodo de enana y el de despistada. Pequeña sonaba mejor, sonreí orgulloso.
—Bueno clase, no tengo mucho tiempo en explicarles porque perderíamos tiempo.
Si usted lo dice. Pensé.
—Harán un trabajo en pareja o solos, como ustedes quieran.
Explicó lo que debíamos hacer y luego el tema del trabajo, el título y lo que contenía. El trimestre está a punto de acabar para darle paso al cuarto que sería ya el último. Luego comenzó con los procedimientos de la clase. Seguí los pasos tal y como índico y termine, al mismo tiempo que ella lo hacía. Mejoro, genial.
Me pase la mano por mi cabellera rulosa y resoplo.
Las dos horas se acaban y nos permiten salir. Todos nos dirigimos a la cafetería. Me siento alejado de todos al tener mi comida en manos. Dilan se me acerca y se sienta a mi lado, su novia lo acompañaba. Nunca se había sentado conmigo.
—Hola hermano—asentí en forma de saludo a los dos, bebiendo un poco de agua. —Volvimos.
—Ya me lo dijiste—se le veía tan enamorado que me dio hasta risa.
—Lo siento…Algún día sabrás lo que se siente.
—Como tú lo has dicho, algún día.
Ni yo me comprendí, bese a ____, y ahora no sé ni cómo se siente.
— ¿Que tal con la chica? —me encogí de hombros.
—Nada nuevo. Sig…—me calle. No, no le contaría lo que pasa con ella si esta su novia en frente.
Me di cuenta de que ella asomaba una sonrisa tierna mientras comía. Agudice la mirada. Al parecer comía ensalada de frutas. Se rió y yo solo me quede viéndola.
—Bueno, ya no queremos molestarte. —no sentí ni cuando me golpeo el hombro.
Me tomé la botella de agua y me comí la manzana que me dieron. Ella me miro y yo desvié la vista hacia mi bandeja, como si fuera lo más interesante. Al pasar la hora nos adentramos a nuestras clases. Me tocaba historia. Me senté de segundo. El profesor James se sentó en su silla de escritorio pero al segundo se levantó.
—1597, William Shakespeare ¿Qué sucedió? —agito su bolígrafo.
 — ¿Murió?
— ¿Se casó?
Que graciosas fueron las respuestas de los dos que tenía adelante.
—Styles ¿Qué sucedió?
—Se estrenó su libro Romeo y Julieta.
—Romeo y Julieta ¿Qué pasó con ellos?
—Se enamoraron perdidamente. Sus reinos se odiaban y no quisieron aceptar que debían separarse.
— ¿Qué hicieron?
—Se casaron clandestinamente sin hacer caso a la rivalidad de sus reino, y se escaparon—hice una pausa— se envenenaron. No quisieron separarse a pesar de que ese era su deber, no lo hicieron. Buscaron la forma de estar juntos y la encontraron al envenenarse y morir. —sonrió.
—Gracias, Styles.
La clase se termina y me dirijo a mi siguiente clase pero la voz del supervisor nos avisa que nos debemos quedar.
—Buenos días alumnos. Debido a que necesitamos a sus profesores para una reunión tienen las horas libres—unos chicos gritaron—Pero es importante que estén presentes, así que no podrán ir a sus casas aun.
Me aislé y me encamino al patio, toda la zona es verde y hay unos cuantos árboles, a pocos metros se encuentra el lugar donde los del equipo del futbol americano entrenan y tienen sus partidos.
Veo a la pequeña caminando cerca de donde estoy y se da cuenta de mi presencia. Me sonríe y se acerca, de alguna forma me alegro de verla frente a mí.
—Hola—se sienta a mi lado.
—Hola… ¿Estas bien?
—Sí, para serte sincera he mejorado, ya no me siento tan mal…Gracias.
—No hay de que—ladea su cabeza y me ve por unos segundos.
— ¿Te sientes bien? —me contraje.
—Claro que sí.
Mentira.
—Cliri qui si—me burló. —estas mintiendo Harry, sé cuándo lo haces.
—No quiero deprimirte con mis historias aburridas, no cuando a penas y sales de aquella enfermedad—le guiño un ojo para mantener lo divertido y que el ambiente no se tense.
—Que tonto. Nunca me aburrirás, me importas.
—Solo estoy cansado, ayer no obtuve el sueño suficiente como para dormir.
— ¿Ah sí? ¿Por qué? —me la quede viendo.
—Ni idea, pero una parte fue porque decidí en disculparme contigo por irme de esa forma ayer.
—La que se debe disculpar soy yo, no tengo el derecho de haberte dicho eso.
—No, si lo tienes—me golpeo el hombro.
—Ya no importa—como si recordó algo abre su mochila—Por cierto…Quería devolvértelo, ya lo termine, es muy hermosa y diferente su historia—me entrega el libro que se llevó “prestado” hace unos meses. Lo tome entre mis manos y los guarde en mi mochila.
—Genial. Qué bien que te haya gustado. Dicen que ya está en librerías la segunda parte. —me tomo por los hombros sentándose en frente de mí. Me separó del árbol en el que tenía mi espalda descansando.
—Lo quiero—me reí.
—Lo sé… Oye ¿Cuándo cumples años? —me detuve a preguntar. He querido hacerlo desde hace unas semanas y no lo hacía por conveniencia.
—El 19 de diciembre.
—Eso es en una semana.
—Sí.
— ¿Qué quisieras?
—No llegue a darme el tiempo de pensar en eso, pero ahora creo que quisiera una cena tranquila, una reunión con ustedes y la noche de películas que siempre hacemos. No pido mucho.
Supe que le regalare en ese momento. Pero obvio que uniría una cosita más.
—Pues tenlo por hecho—nos vemos a los ojos.
—Espero que mis padres regresen pronto y estén presente—le bese la frente.
—Lo harán. —el brillo de sus ojos se intensifico, me encanta mirarla.
—Te ves muy hermosa—se ruboriza pero no baja la cabeza ni me deja de mirar.
—Me he vestido como  siempre.
—No—la observo fijamente y me doy cuenta de la diferencia. —Ya, te has recogido el fleco con esa diadema.
—Oh ¿Verdad?—como reflejo se llevó la mano hasta su cabeza.
—Sí.
Volviendo a la realidad me apoyo en el árbol. Cierro los ojos pero los abro al instante, quiero verla otra vez.
—No me voy a ir, Harry, tranquilo. —sonrió.
—Quédate así, me gusta cuando te sientes bien, me gusta cuando sonríes y adoro tu risa—me regala una risa.
—Está bien, solo fue una etapa.
—Igual. Espero que esa etapa no vuelva nunca.
Se coloca a mi lado y saca su celular, conecta sus audífonos y se mete en su lista de canciones, le da a “Reproducir” y cierra sus ojos dejándose llevar. Es hermosa, ¿cómo no me di cuenta antes? Debo admirarla más seguido. Al rato me aburro y le arrebato uno de los audífonos, poniéndolo en mi oído para escuchar Thinking out loud de Ed Sheran.
— ¡Oye! —se queja pero hago como si no la escucho moviendo mi cabeza gozando de la canción.
—Me gusta—abro un solo ojo y la veo, y lo vuelvo a cerrar— Tienes buen gusto con la música.
—Gracias, no me esperaba tantos halagos en un solo día de Harry Styles.
—Solo guarda silencio—me reí. —no sabes lo que dices.

Por fin nada nos impedía estar bien. Por fin.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Lun 19 Dic 2016, 4:37 pm







Capítulo Veintiuno. Parte Uno.

 

 

-Dos días después. 19 de diciembre. Cumple años de _____. 06:00 a.m.

 

Lunes, día libre de escuela. A 12°.-

 

Si me preguntaban cómo me siento, respondería muy bien, de maravilla, excelente…sí, estoy demasiado contenta y emocionada por ser mi cumple años. Día en el que cumplo un año más aquí con mis amigos, con mi familia…y con ¡Harry!

Estoy súper contenta de que hayamos pasado estos dos días juntos, y que ninguna discusión

Nos afectara. Un poco raro lo sé, pero genial.

No puedo conciliar el sueño, todos están dormidos y es obvio al ser las seis de la mañana, un día libre de clases.

Harry estaba aquí conmigo. Estaba durmiendo en la cama, pero sí se lo preguntan, no, no estoy en mi habitación temporal. El caso es que como hemos pasados estos días completamente unidos, lo invité a la mansión para poder convivir mejor los dos. Y se está hospedando en otra de las habitaciones.

 Me siento ansiosa a que pasen las horas y él despierte, quiero hacer un montón de cosas hoy, y ya que los chicos planearon todo, y por ello necesitan terminar unas cosas, pienso ir a la casa de Harry para saludar a los niños…que, por cierto, los extraño.

 

     ¿Qué haces despierta? —Su voz ronca y grave me sacó de mis pensamientos. Lo miré y me acerqué a la cama para sentarme en el borde. Le sonreí y le di un beso en la mejilla.

 

—Buenos días Harry, ¿cómo dormiste? —pregunté sarcástica. Se rio.

 

—Quiero seguir durmiendo, pero bien gracias, ¿y tú, hermosa? —me sonroje, estúpido me las pagaras.

 

—Muy bien. Y respondiendo a tú pregunta, no pude dormir más, no me siento cansada, todo lo contrario.

 

     ¿Y eso por qué? —entrecerré mis ojos, ¿Qué dijo? Él…él no puede preguntarme eso, él debe saberlo, seguro es por el sueño, seguro que sí.

 

     Ah, bueno, yo…Creo que se te olvida algo ¿no?

 

     No, y si es así no debe ser nada importante. —suspiré, completamente ofendida.

 

 

Juro como escuché a mi corazón romperse, ¿saben el sonido de un plato al caerse? Bueno así. Mi cara enrojeció y él me miró expectante, por serte las luces estaban apagadas y no podía ver las lágrimas que se acumulaban en mis ojos. No, no, no me voy a permitir llorar en mi cumple, no por su culpa.

 

—¿Tu sabes? —sorbí mi nariz. Estúpido, tan bien que estábamos y vienes a arruinar todo.

 

—No. —respondí cortante.

 

Dejé la habitación y me fui a la cocina. Cuando se hicieron la ocho, y todos estaban digamos que despiertos, los salude a todos. Y ninguno me felicitó, ¿saben cómo me sentí? Pues mal, mis propios amigos no se acuerdan que hoy es un día muy especial para mí, no puedo creerlo, esto es una trampa.

 

—_____ ¿Qué tienes? —preguntó Ángel después de haber tragado un trozo de su panqueque. Negué con mi cabeza. — ¿Segura? —asentí. Me encogí de hombros y me largué de la presencia de todos a mi habitación, con mi comida.

 

Me quité las pantuflas y me senté en mí cama con las piernas cruzadas. Encendí el televisor y puse una película en Netflix. Sí me encierro y los dejé tranquilos talvez lo recuerden y me feliciten, no será lo mismo, pero algo es algo. Tocaron la puerta.

 

—Pase—grité y abrieron y cerraron la puerta. La cama se hundió y la presión de unos labios en mi mejilla me hizo girar. Me sonrió, estaba muy sonriente hoy. Volví a mi película, fingiendo no prestarle atención a él.

 

—¿Qué ves?

 

—¿Importa? —Puede que me esté comportando infantil, pero es realmente molesto que las personas más importantes de tu vida no se acuerden de una fecha significativa para ti.

 

—No sé, dime tú. —me metí un bocado de mi emparedado en la boca, y me la llené, para tener el pretexto de no hablar con la boca llena, que educada soy. —Te noto rara, ¿estas enojada conmigo? —tragué duro.

 

—No ¿por qué estarlo? No me has hecho nada malo. —No claro que no, fue algo pésimo, la peor broma de mi corta vida.

 

—¿Segura? —le lance un cojín. —ya entendí, ¿necesitas algo?

 

— ¿Por qué tan servicial Styles? ¿Acaso ocultas algo? —me miró confundido, en cambio yo, lo mire con una pisca de esperanza en mis ojos. Hoy estaban sus ojos más verdes que nunca, y brillaban.

 

—Nada de nada. No veo porque ocultarte algo. No tengo razones para hacerlo. —Bufé y seguí con Fragmentado. Una chica rubia se estaba quitando la camisa, y Patricia se la llevó.

 

 Harry me tocó la mano y colocando su mano en mi mentón me obligo a mirarlo. Mi respiración se aceleró junto con mi corazón. Me acercó a él y de un momento a otro sus ojos se detuvieron en mis labios, y luego regresaron a mí. Nuestras respiraciones se mezclaban y no hubo segundo en el que el nerviosismo me dejara tranquila. Se acercó más y quito un mechó rebelde de mi cara. Mis manos comenzaron a sudar frío y ya no escuchaba las voces de las chicas de la televisión. Y como si nada, estampó sus labios con los míos y como si se tratará de una muñeca frágil, los movía lentamente. Su pecho subía y bajaba y mis ojos se cerraron al momento de corresponderle. Recordé la primera vez que nos besamos, luego la vez que me dijo que le gustaba que estuviera feliz, y sin evitarlo mis manos subieron por su nuca hasta juguetear con sus rizos. Esto era lo más bonito que sentí en la vida. Un cosquilleó en el estómago me hizo sentir de alguna u otra forma feliz y relajada. Sus manos bajaron hasta mi cintura y me atrajo más hacia él. Si alguna vez escuché decir a Ángel, que besar a una persona te quita la respiración, es verdad. De poco a poco fue separando sus labios de los míos y un suspiro se me escapó. Les prometo que el sentir esto me confunde.

 

No quiero abrir los ojos, no quiero ver como se reirá en mi cara, no quiero. Muero de la vergüenza en este preciso instante. Solté una bocanada de aire y jadeante abrí mis ojos, con las mejillas más rojas que nunca.

 

Para mí sorpresa él me observaba atónito y activo. Agité mis manos ya que las sentía adormecidas. Así es como se sentía entonces, el primer beso que en realidad no fue primer beso, pero así lo sentí. ¿Qué pasa si…?

 

Se relamió los labios, que estaban rojos y me dio un corto beso para salir de la habitación, dejándome emocionada, confundida y sorprendida. Se me hizo una sonrisa, no, ¿qué si se arrepintió? Pero no podría ser ¿verdad?

 

Terminé de comer y bajé, con un poco de miedo a la primera planta, sigilosa fui a la cocina y me encontré un regalo envuelto en un papel peculiar y de color rosa con unicornios azul con blanco. Este tenía una nota y un plato con brownies y galletas y una torta de helado.

 

Fui corriendo ahí y me senté en un taburete. Agarré la notita y la leí.

 

“Para la niña más bonita y tierna. De tu querida Karla”

 

Sonreí y comencé a devorar el postre que me dejó. Hoy se había ido a viajar a Nueva York para estar con su familia unos días hasta las fiestas. Abrí el regalo y al sacar los papeles sedosos, tomé entre mis manos una cámara de fotos instantánea, tipo Tumblr, era de color blanco. La sonrisa se me expandió.

 

Estoy más feliz que una perdiz.

 

— ¡Es que no sé porque esta rara! —el gritó de Ángel y la voz de Louis me hicieron encubrir las cosas—Si sabes me di…—paró de hablar al verme. Louis me miró con gracia y me guiño un ojo, yéndose y dejándonos a solas.

 

— ¿Qué pasa? —bufó.

 

—Linda te voy a ser sincera, no sé porque te noto rara, como si estuvieras molesta conmigo, ¿me dices?

 

—No estoy enojada—respondí. Con una risa le di la espalda y me encaminé a Jackson, quien estaba de espaldas a mí.

 

¿Saben qué? Puede que él me trate como una basura, pero yo no me voy rendir, no voy a permitir que nuestra amistad siga en mal estado, lo voy a recuperar pase lo que pase y cueste lo que cueste. Voy a descubrir porque se comporta como un idiota. Inhale hondo, y a paso rápido me abalance sobre él y lo abrace. Mi cuerpo temblaba del miedo, pero valía la pena arriesgarme…el que no arriesga, no gana. Cerré mis ojos con fuerza y con el corazón en un puño.

 

—Antes de que hables, de que me insultes…de que te mientas a ti mismo sobre nuestra valiosa amistad, quiero que me escuches Jackson Queen. Tu eres, el primer niño que me cayó bien, el primer chico con él que confíe. Me aceptabas tal y como era, tonta, ridícula, estúpida e infantil. Me querías y a pesar de que ya no, yo te quiero a ti, porque para mí seguimos siendo mejores amigos. No sé qué te paso, no sé qué te hice, pero si fue algo malo te pido disculpas, y si no lo hice yo también. No quiero que esta amistad se la lleve el retrete…eres mi mejor amigo, ¿lo recuerdas? Aunque se te presente una chica, y yo te apoye y te de consejos para conquistarla y sean novios y se casen y tengas hijos, siempre, siempre seremos mejores amigos, y no nos separaremos a pesar de que la persona que nos guste sea fantástica. —su cuerpo tembló y por un segundo pensé que estaba llorando.

 

—Tú lo dijiste, te quería. —se volteó. Y nos miramos fijamente a los ojos. Le apreté más y reí. Voy a ser la más insistente del mundo mundial.

 

—No es necesario recordarme que me amas—lo solté y me volteé para caminar en dirección contraria. —Soy tu mejor amiga es obvio.

 

—Ya no.

 

—Ya no puedes amarme como mejor amiga sino como hermana. Lo sé, lo sé. —Se interpuso en mí camino. como los agentes secretos miró a ambos lados y apago su teléfono.

 

—Lo siento. Te explicó después porque me comporto así, perdóname en serio, pero has como si yo te estuviera insultando—asombrada y todo, solté un sollozo y salí corriendo, alejándome de él, todo falso. No entendí, pero dejémoslo así por ahora.

 

Feliz de la vida, salté por toda la casa, fui a guardar la cámara en la habitación. Mi teléfono vibro y desbloqueando la pantalla, conteste sin mirar el nombre de la persona.

 

— ¿Hola? —la voz de mi tío me inquieto.

 

— ¡Hola tío! ¿Cómo está?

 

—Demasiado bien para mis treinta años, ¿y tú? ¿Qué hace la sobrina más linda? Feliz cumple años, ¿Dónde está el novio? ¿Cuándo me lo presentas?

 

—Me encuentro muy feliz, estoy viendo que me pongo, gracias. Amm, no tengo novio—solté una carcajada.

 

—Típico de ti, cuando lo tengas ya sabes que me tienes que decir.

 

—Lo sé.

 

Se me pasó la hora conversando con mis tíos y mis primos por el teléfono.

 

—Bueno gracias por acordarse. —colgaron. Suspire y me gire sobre mis talones para meterme en el baño y ducharme, al salir me vestí y me cepillé el cabello. Me coloqué una pulsera.

 

Salí de las cuatro paredes y choqué con algo, o, mejor dicho, con alguien. Alce la cabeza y sus ojos verdes me pusieron de buen humor.

 

—Hola. Te ves hermosa.

 

—Hola…gracias. —me dio un beso corto. Si esto se nos hacia costumbre, encantada estaría yo. —Quiero ir a tu casa—me regaló una sonrisa.

 

— ¿Puedo saber por qué? —me alce de hombros. Su tono pícaro me hizo el día.

 

—Para saludar a los niños, ¿Qué no puedo? —me acerqué a su rostro y rozando narices me aparté para salir de la casa, pisándome los talones caminamos por las calles para ir a su morada.

 

— ¿Cuál es el motivo de tu sonrisa? —me preguntó agarrándome de la mano. Mi corazón se detuvo.

 

Tu.

 

—El día permanece muy bonito, y yo quiero hacerlo también.

 

 

—Lo haces, te ves hermosa. —tantos halagos de Harry Styles me sorprende.

 

—¿Por qué tantos piropos mi querido Hazza? ¿Me puedes decir?

 

—Por ahora, te dejaré con la duda.

 

 

Mis padres aun no llamaban y me tenía alerta eso. Cuando se encuentran lejos, me llaman muy seguido.

 

— ¿En qué piesas?

 

—En sí me ¡Podrás alcanzar! —como pude corrí como loca por la acera, y con Harry atrás me divertía. Esquivaba tanto personas, como postes, como animales, mesas y una motocicleta.

 

Sin darme cuenta, choqué con alguien, y al parecer tiré todas sus bolsas de ropa. Abrí mis ojos a tope, esto es peor que comprar lencería con las chicas.

 

—Lo siento mucho—me dediqué a recoger las bolsas junto a la persona, y cuando cruzamos miradas, una linda chica me regalo una sonrisa, haciéndose unos hoyuelos, uno más notable que el otro. Le entregue las bolsas—Lo siento, de verdad, no quise.

 

—Descuida, fue un accidente. Soy Cath—extendí mi mano y ella igual y las entrelazamos.

 

—Mucho gusto, yo soy____... Me gusta tu nombre, es poco común.

 

Esta chica era alta, como 1, 72 o 1, 71, por ahí. Tiene pecas en la nariz y al lado de ella. Sus ojos son marrones y es de cabello castaño. Su cuerpo es muy bonito y desarrollado, por lo cual creo que le viene de maravilla.

 

Se ve agradable y simpática.

 

—Disculpa lo rápido que puede ser esto Cath, pero ¿me das tu número?

 

—Claro—se rio. Intercambiamos números de teléfono. Nos despedimos y ella se fue junto a un chico rubio.

 

—No te pierdas de esa manera—dijo Harry. Caminamos hasta su casa. Al pasar los niños me abrazaron al verme, hablamos tanto que se me secó la garganta.

 

 

****

 

Ya qué voy a dividir este cap por la edición, les prometo actualizar pronto. Gracias por leer.


Última edición por TecnoPanda2419 el Vie 19 Mayo 2017, 6:15 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Miér 04 Ene 2017, 7:31 pm

Aviso IMPORTANTE:




Hey chicas. Bueno...queria daros un mini aviso:



La novela estará pausada por razones  que afectan un poco el tema.



-Estoy viendo menos interes hacia ella y, no es muy bueno para que la inspiración este a tope.

-He estado demás de ocupada con otros proyectos, y pronto comenzare otra vez con los estudios.

- Pienso que el capitulo reciente esta fatal, y pues como la aparicion de Cath no fue muy linda quiero mejorarla cuando vuelva a la coherencia de la novela.

-Mis emociones se estan volviendo un poco agobiantes, esquizofrenicas y otro que no quiero nombrar.



Es obvio que yo seguire editando y ne se va a notar cuando, aun así no públique, tengan en cuenta que estoy al pendiente de la novela y de los personajes. EEstaré mejorandolos y completando las cosas. Sus actitudes, estudiare las fichas que me mandaron y les hare a sus personajes como ustedes querian. Le pondré mucho más interes, y espero que ustedes igual.

Bueno, disculpenme y espero que comprendan. Esta es la primera novela que publico en el foro y pues, desanima un poco saber que no esta  a la altura de las demás.

Volvere, eso sí.

Hasta luego.





__Li__

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por AngelMalfoy el Vie 17 Mar 2017, 10:10 am

Ojala vuelvas pronto :)
Estare pendiente si subes cap o si editas :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Vie 19 Mayo 2017, 3:02 pm

@AngelMalfoy escribió:Ojala vuelvas pronto :)
Estare pendiente si subes cap o si editas :)
Hola Ángel, ¿como estas? puede que lo que te vaya a comentar sea de tu interés, en unos días, no específicos volveré con la novela, ya estoy editando el ultimo capitulo donde sale Cat, y para aprovechar, intentaré hacer sus personajes, como explicaron en las fichas. Espero sigas leyendo y cualquier cosa me avisas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por TecnoPanda2419 el Dom 21 Mayo 2017, 5:50 pm







Capítulo Veintiuno. Parte Dos.




Me hallaba hablando con la encantadora y angelical hermana de mi…de Harry. Según ella yo sería una muy buena novia…y pues, pensé en Harry repentinamente.

 

—Entonces Toni me dijo que yo le gustaba a Eduardo—lloró en mi hombro. La abrace, me felicitó por mi cumple años hace un buen rato, no puedo creerlo.

 

—Linda, esas son cosas que pasan a menudo—le acaricie la cabeza. —Cuando a una persona le gusta alguien, esa persona se siente perturbada, dolida, enojada, emocionada, y la mayoría de las veces no elegimos quien nos gusta. Si le gustas a él, pues está bien, seguirán siendo amigos, pero es normal que haya niños a los cuales les gustes ¿Quieres saber por qué? —sus pupilas estaban dilatadas. Asintió. —Porque eres muy hermosa, muy cariñosa, encantadora…y te vuelves importante para quien te conozca, te conocí y te quiero mucho. —me abrazó más fuerte. Le sequé las lágrimas.

 

—Gracias. A Harry le gusta una chica—carcajeó. Me congele.

 

— ¿Ah sí? ¿Y quién es?

 

—Bueno, Emma, ve a jugar con Toni—Interrumpió a mi pequeña confidente. Ella me dio un besito y se fue al jardín. — Y tú, no deberías preguntarle eso a una niña de seis. —reí.

 

—Solo quería saber quién te gustaba—me crucé de brazos, en el intento fallido de abrigarme. Soplé aire caliente contra mis manos y mis dientes chocaban entre sí. Hacía mucho frío, y tenía sus razones, a cinco días para navidad es entendible.

 

—Pues deberías preguntármelo directamente a mí…—me abrazo por la cintura. Proporcionándome calor corporal, pero no el suficiente como para no morir hecha cubito. Dejando de lado el hecho de que no sepa que es mi cumple años, lo quiero mucho. —Ven—me tomó del brazo y me llevó hasta la cocina. Subió a su habitación al comprobar que estuviera sentada sin tomarme el chocolate caliente. Al bajar me entregó, un abrigo rojo que apuesto a que me quedará gigante, y unos guantes. La bufanda y el gorrito ya me los había puesto.

—Tu nariz esta roja—comentó.

 

—Es lo que hace el invierno—añadí. Me puse lo que me dio. Al darle un sorbo al chocolate, Harry me pasó una cajita muy peculiar. Será que…

 

—Quiero felicitarte por—sonreí ampliamente prestándole toda mi atención—Por sacar buenas notas—mi boca quedo abierta, deshaciendo mi muestra de alegría. Levante mis cejas y agarré la caja.

 

—Oh, gracias…no me lo esperaba. —a punto de destaparla él lo evito.

 

—Aún no. A las seis de la tarde. —me restregué las manos y me removí incómoda en el taburete.

 

—Como quieras. A ver, ya que interrumpiste mi charla con mi pequeña confidente, quiero que me digas quien te gusta—cruzando los dedos imaginariamente, me sonrió de lado.

 

—Una chica—rodé los ojos, siendo las once de la mañana, quiero dormir un poco—Muy hermosa, no te lo puedes imaginar…su mirada risueña, su manera de expresarse…su carisma, su precioso carácter raro y sus bromas sin sentido—suspiró—su sedoso cabello que vuela finamente con el viento. Sus pasiones enganchadoras, sus sueños y deseos…su forma de tratar a las personas y su risa pegajosa, toda ella es un arte. Sus labios suaves dan ganas de besarlos todo el tiempo, dan ganas de seducirla, pero al no ser una de las fáciles, se complica, lo que me gusta más. —no sé qué siento…decepción, malestar, ganas de golpearme al pensar que sería yo…A penas unos besos y ya creo que nosotros, bueno…Me odio.

 

Ni siquiera se acuerda de que cumplo años hoy, ¿Cómo le iba a gustar? Reprimí las lágrimas y las ahogué. Le sonreí.

 

—Muy afortunado, en ese caso.

 

—Mucho—sorbí mi nariz. Me prometí no estar triste el día de hoy. — ¿Te pasa algo? —sacudí la cabeza.

 

—Nop, nada. Estoy contenta por ti. —Apartó la mirada.

 

—Eres tan inocente…enojona, risueña. —pronunció cada palabra con doble sentido, pero no logré comprender lo que trataba de decime. —Eres preciosa.

 

—Ya Harry, déjalo así, no me mientas—lo interrumpí. Dejé la tasa en la cerámica y me levanté.

 

— ¿A dónde vas? —preguntó con un tono entre divertido y extrañado.

 

—Al baño, quería ser discreta, pero contigo no puedo. —me encamine al baño, pero sus dedos rodearon mi muñeca, jalándome y atrayéndome hacia su pecho. Nuestros labios se juntaron, y un escalofrío recorrió mi espalda. Nuestro alrededor desapareció entre las palabras vacías, el ambiente, las cosas…mis sentimientos se volvieron agua y humo…y felicidad.  Nuestros labios se movían al compás, como si se tratará de un baile, un hermoso baile que ambos protagonizábamos. Mis manos subieron temblorosas hasta su nuca, y sus manos se aferraron a mi cintura. Yo no tenía ni idea de cómo besar a alguien.

 

Como si las luces se apagaran, nunca me di cuenta de que tenía los ojos cerrados. Si esto era un sueño, no me despierten por favor. Un sentimiento en mi estómago se volvieron cosquillas, las más agradables que he sentido. Mis manos bajaron hasta su pecho, y allí quedaron sujetas, sus suaves labios me transmitían un sabor dulce, dulce como este beso, el que él empezó.

 

Lo abracé y no nos separamos en ningún momento. Mis mejillas se tiñeron de carmesí al escuchar un gruñido de su parte, para luego sostenerme más fuerte, como queriendo que no me fuera. Mis pensamientos se esfumaron, el haberme molestado porque a él le gustara otra chica, me parecía fatal, pero yo era la que estaba con él ahora, era yo. Estábamos completamente solos, y yo sorprendida por esto, aun siendo algo que se hizo muy seguido hoy. Cogí el cuello de su camisa para profundizar el beso y al mezclarse nuestras respiraciones me… me llené de felicidad.

 

Terminando con un beso más corto, me dejó libre por decirlo así, me sostuvo por la cintura, se encontraba sentado y yo de pie.

 

— ¿Ahora quieres ir al baño? —abrí los ojos. ¿Y si está jugando conmigo? Asentí, y el bufó.

 

—No me iba al baño para llorar, Harry, no me lo voy a permitir, solo quería lavar mis manos con el agua caliente, tengo mucho frío—lo último se lo dije al oído. Me cogió de ambas manos y las entrelazó con las suyas.

 

—No te vayas—juntó nuestras frentes. Suspiré, y la muestra de complicidad se mostró en su rostro, como si él hubiera ganado algo.

 

Corté el lindo momento, ya tenía dos horas aquí, y ya había saludado a los niños. Mi teléfono sonó y yo lo saqué de mi bolsillo. Contesté.

 

— ¿Sí?

 

—Linda, nos acompañaras a comprar ropa, vente para acá. —observé el nombre y sonreí.

 

—Okay Ángel.

 

—Y muévete, no tenemos todo el día, mis tiendas favoritas cierran temprano. Y lleva a Harry, que se quede con los chicos.

 

—Pero…

 

—Son jóvenes, pueden dejar eso…—la interrumpí.

 

—Si Ángel, ya vamos, chao te quiero—colgué—Vamos con los chicos. —tocaron el timbre. Fui a abrir yo y él chico rubio, que estaba con Cath obró acto de presencia ante mí. Poseía unos bonitos ojos de color azul, me encanta el color azul.

 

—Hola, yo…

 

—Hola, soy ____, ¿buscas a alguien? —hablé rápido.

 

—Sí, ¿tú eres la novia de Harold? —me tensé, ¿novia? ¿Harry tiene novia? Solo sonreí.

 

—Pasa.

 

—Vengo a cuidar a los Picapiedra, y, por cierto, me llamo Luke Hemmigs. —asentí. Busqué a Harry, le avisé que me iba, y me siguió. —¡Cuídense…en serio, cuídense!

 

Genial, primero Ángel y luego el amigo de Harry. Al llegar a la mansión, los chicos se encerraron en una habitación. Angelica, Arlette y yo.

 

—Si tardaron—puse los ojos en blanco y le enseñé mi lengua. —Que grosera—se burló. Me cruce de brazos. Esperé a que se terminaran de cambiar y maquillar, y las tres nos enfilamos para las tiendas.

 

Compramos tanto vestidos como lencería (actual). Y llegamos a la sección de zapatos. Yo me aparté unos diez pares, y ninguno era de tacón. Me compré unas blusas, camisas, vestidos, medias, pantalones, gorros, suéteres, chaquetas, y algunas diademas. Y otras cosas.

 

—Esta te quedaría preciosa, y te verías sexy. —Ángel me enseñó una ropa interior de encaje azul marino, ya me había agarrado otras seis, por ejemplo, tenía una de color blanco, otra negra, una roja, otra fucsia, otra morada y otra gris. —Para…

 

—Sí, sí. Ya sé a lo que se refieren, ¿no se acuerdan de algo? —se quedaron calladas, haciendo una mueca.

 

— ¿Qué? —preguntaron.

 

—Nada, no importa.

 

—Bueno, me gusta esta para mí, espero que sea original.

 

El resto de la tarde cuando regresamos a la mansión, no me despegue ni un minuto de mi teléfono, hasta él me felicito. Esperaba la llamada de mis padres, y los chicos se dispersaban por la casa y se iban y volvían. Estaba viendo una serie para despistarme, se llamaba The Walking Dead, me encantaba Carl, y Judith, pero Daryl me tenía por las nubes, él y su ballesta, y su manera de hablar con Carol, aunque me tenía mal que se gustaran. Ya eran las cuatro y media de la tarde.

 

—Bueno, ustedes vayan—Olía al perfume de Harry en la sala. Ángel me llamó, y no mantuvimos en su recamara unos minutos, me dijo que íbamos a salir así que nos debíamos vestir hermosas. Así fue. Ángel llevaba un hermoso vestido sedoso, con un short de tela suave debajo, era de color rojo, y llevaba unos tacones de punta del mismo color y su pelo estaba suelto, y caía en ondas por su espalda, y tenía un abrigo rojo vino, Arlette vestía unos shorts de jeans estilo los años 80, junto a una blusa suelta de color beige, por si acaso le daba frío llevaba un abrigo grueso del mismo color de la blusa, de calado llevaba unas botas hasta la rodilla, con tacón y de color negras. Yo vestía un top negro, un pantalón celeste, un suéter y una bufanda rosa, un sombrero negro, y unas vans blancas. De colores, lo sé. Nos echamos perfume, The París Hilton.

 

Ellas se maquillaron y luego me maquillaron a mí, simple. Entre halagos de parte de las tres, luego de tirarnos una foto y subirla a Instagram, salimos de la recamara y de la casa. Nos subimos al auto de Arlette, y partimos a algún lugar.

 

— ¿A dónde vamos? —se me ocurrió preguntar.

—A China, no mentira. A Ángel se le paso por la mente, ir a una fiesta—abrí mis ojos.

—Me rehusó, devuélvanme, déjenme, abandónenme, tírenme al mar, pero no me lleven a una fiesta, donde hay alcohol, drogas, personas comiéndose y ebrios. —lloriquee.

—No exageres. Mañana iremos a patinar, como recompensa.

—Con razón se vistieron así.

—Y tu parecieras que no fueras a una fiesta. —me alce de hombros.

—Porque no lo estaré. Haya ustedes. —fije mi atención hacia la ventana, y a la media hora después nos detuvimos en una casa donde abundaba el silencio. —¿Temprano? ¿Tarde? ¿A qué hora era esto?

—Ahora, solo que la gente no ha llegado…miren, los chicos están aquí. —nos bajamos. El viento sopló mi cara y yo reí al notar a los chicos parados en fila frente a la puerta de entrada. Pero no visualizaba a Harry por ningún lado, no puede ser.

Una canción de Ariana Grande, la de navidad comenzó a sonar. Me acerqué a ellos.

— ¿Por qué están vestidos así? —o sea, estaban normal, lo que pasa es que tenían orejas de gato. —Ya están ebrios ¿verdad? ¿Y Harry? —Zack se acomodó a un lado junto con Louis y Jackson al otro lado, me sonrió apenado y bajó la cabeza. En la puerta estaba Harry, con un traje y unas orejas de conejo, sostenía un ramo de flores en sus manos, junto a una caja de regalo envuelto en un papel. Yo me había traído conmigo la cámara, y en la mano tenía la cajita que me había dado. Di unos pasos hasta estar frente a frente, nunca despegué mis ojos de los suyos. Con la cámara instantánea, le tome una foto, la foto salió y la tome, la vi y la guarde en una carterita que me traje.

 

Sus ojos estaban abiertos sorpresivamente.

 

—Te ves preciosa—sonreí y mis mejillas se tiñeron de rojo.

— ¿Por qué todo esto? ¿Me explicas? —di un paso y se me acercó más de lo debido. Depositó un beso en mi cabeza. Me extendió las flores y yo gustosa las tome entre mis manos. Me colocó una venda en los ojos y me guío a el interior de la casa. La música subió a un volumen más alto y al segundo bajo. Sentí abrazos, besos y alguna que otra lágrima y susurro. Me quitaron la venda, y mi familia y los chicos acapararon mi campo de visión. Jadee en busca de aire. Cada uno sostenía un regalo. Mis padres se me acercaron, toqué mi pecho, mi corazón latía acelerado, de mis ojos descendieron gotas saladas.

—Pensé que se les había olvidado—murmuré y me abalance sobre los dos para abrazarlos—Los extrañe tanto—lloré.

—Feliz cumple años—dijeron todos al unísono. Nos soltamos y saludé a toda mi familia, una mesa grande se llenó de regalos, Cath junto a Luke me saludaron, los fui a abrazar. Los niños también, y casi que lloraba de nuevo.

No dejaba de charlar con mis padres y mis tíos, y de vez en cuando entablaba una conversación con mis primos. Mi familia era gigante. Hablé con mis abuelos, que feliz soy. Les tiré una foto.


—Amm, linda…—no sé porque, pero voltee. Sus ojos color esmeralda brillaban. Me levanté y nos apartamos a una esquina.

—¿Sí? —me enseñó la hora y eran las 5:59. A unos segundos para que abriera la cajita, me dio el otro.

—Abre este primero. —le quité la tapa al desatar el lazó, y saqué unas orejas de conejo junto a una libreta decorada. Observé la primera página y había como una historia, me coloque las orejas. Abrí la cajita dudosa, y entre mis dedos colgó una cadena, me ayudo a ponérmela y metí el regalo en mi cartera. Le di un beso en la mejilla.

 

—____ Brooks, ¿quieres tener una cita conmigo?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por AngelMalfoy el Dom 21 Mayo 2017, 10:23 pm

Aiiiii mas lindo caappp
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL NERD | HS |

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.