O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» oh captain, my captain.
Hoy a las 10:09 am por hypatia.

» Carne nueva.
Hoy a las 2:21 am por rarelyworld

» yes no maybe
Hoy a las 1:06 am por Stark.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 1:02 am por rarelyworld

» être dans la lune.
Ayer a las 8:51 pm por Ongniel

» A Match Made In a University | 1D
Ayer a las 8:21 pm por Stark.

» Instituto Fénix | Fichas
Ayer a las 5:20 pm por Carstairs

» .Look at the flowers.
Ayer a las 4:46 pm por yagmur.

» we're foxes ; m.i.
Ayer a las 4:32 pm por yagmur.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

vínculo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

vínculo

Mensaje por chihiro el Jue 04 Ago 2016, 9:07 pm

segunda etapa; ciencia ficción




A Drew le encantaba lo que sus ojos estaban teniendo el privilegio de observar. Por última vez y una vez más podía deleitarse con el atardecer y el comienzo de las luces de Berlín. Pese a que lo había grabado con su cámara no podía contenerse de ver semejante instante fugaz, sentía como si ella misma no existiera y formara parte del aire que la rodeaba hasta convertirse en la nada. La contraposición de colores parecía digna de un cuadro de Monet, pero más bien le transmitía el mismo dinamismo que Giacomo Balla. Con las luces de un cielo enrarecido por el anochece y el comienzo de las luces de las farolas que reflejaban con sus colores rojos y amarillos creando reflejos sobre los ojos alrededor de la calle. Era una sensación mágica.

No podía evitar dejar que sus ojos se perdieran en lo desconocido y evocar una sonrisa de placer.

― ¡Tierra llamando a Drew, despierta! ―gritó una voz en su oído.

La joven se estremeció ante que la voz le dejara sorda y le estremeciera. Era Frankie, su pequeño amigo que yacía sentado sobre su hombro con mirada aburrida. Ella le miró con mala cara y le sacó la lengua. Lo siento pero si pretendes llegar algún día al aeropuerto te aconsejo que cojas un taxi, ella se resignó ante su indudable razón y fue en busca de su medio de transporte.

Frankie y Drew pueden comunicarse tanto verbal como mentalmente, ninguno de los dos sabe como pero simplemente es algo que ocurre entre ambos desde su uso de razón. Sin embargo no es lo más raro, ya que Frankie es algo especial. Si alguien a parte de Drew fuera capaz de verlo estaría viendo a una figura con aspecto mitológico y demoniaco, conformada por dos brazos, dos piernas, una cola larga sobresaliente, unas pequeñas alas y unos pequeños cuernos sobre su cabeza, además el color de su piel esta entre un negro verdoso y de ojos amarillos. Desde que Drew tiene uso de razón ha estado prácticamente la mitad de su vida acompañada por este extraño ser, el cual le aventajaba en los exámenes pero tenía una grave obsesión por comer dulces y queso. La joven se siente agradecida, en cierto modo cree que así ha sido más sencillo superar la pérdida de su familia.

Los aeropuertos son como un gran mar lleno de peces, como si todos hicieran cola para llegar a su coral. Tampoco es que la joven fuera muy de viajar, pero las varias veces que lo había hecho se había topado con distintos tipos de persona como para saber que es lo que probablemente pueda ver. Por ejemplo siempre estará el típico que quiere colarse falte mucho o poco para su vuelo pero esté cegado por ese deseo, también los que no les cabe el equipaje y a última hora deberán facturar. Ya era su turno así que entregó su resguardo del billete y su identificación, y la recepcionista le dio su debido billete.

― ¿Lleva equipaje de mano? ―le preguntó la castaña de acento alemán, a lo que ella asintió y mostró la pequeña maleta junto con la pequeña maleta a su espalda y esta etiquetó ambas antes de que se marchara― Por cierto, bonito cabello.

― Gracias.

Aquella mujer le había puesto una sonrisa en el rostro por su halagador comentario y al pasar por uno de los espejos después de pasar el control policial se fijó en su reflejo. No era algo que realmente le apasionara, ella simplemente solía mirarse para hacer su rutina facial y peinarse, sin embargo esta vez quiso observarse los rasgos. El cabello de color verde esmeralda que le llegaba un poco más de los hombros seguido por sus ojos oscuros con un leve reflejo violeta, su boca pequeña y sus abundantes mejillas. No era demasiado agraciada, su abuela solía llamarle pequeño monstruo pero aquello nunca le importó un rábano, pues nunca creyó que la belleza tuviera que basarse en la apariencia física si no en algo que uno tiene en su alma.

El megáfono indicó el embarque a su avión, el F456 de air france. Sonrió satisfecha y se dirigió hacia donde debía ir.

― Dime que me has traído algo para que no tenga que aguantar todo ese barullo.

― ¿Qué quieres que haga Frankie? ―le preguntó con una mueca mirándole de reojo― No se como se supone que he de drogar a un ser como tú pero te he traído una bolsa de caramelos de violeta.

Su amigo no tardó en robarle la bolsa y devorar el contenido hasta quedar saciado y deleitarle con un eructo con olor a troll.

Fue una vez dentro del avión mientras pasaba con dificultad debido a su maleta hasta el asiento que le tocaba –el 13F― cuando a penas un par de filas antes de su estacionamiento sintió una extraña punzada seguida por un leve mareo que el hombre de detrás tuvo que sujetarla levemente a lo que ella agradeció avergonzada y siguió para delante. Pero no antes sin fijarse en un joven rubio que permanecía mirándola fijamente hasta que se estabilizó y pudo robarle la mirada a lo que él reaccionó echando su mirada hacia la ventana. Avanzo hasta su lugar dejando la maleta arriba en el departamento y sentándose en su sitio para mirar por la ventana, donde se veía a las personas con peto fosforescente cargando las maletas en los aviones o proporcionando señas.

Una vez dadas las instrucciones y cerrando las compuertas el avión se dedicó a acelerar los motores y seguir su circuito hasta el final de la pista donde se empezó a elevar, y Drew entró en un extraño y placentero sueño que luego cuando su compañera la 13E la despertó no pudo recordarlo.


Sentado en una escalera de incendios se encontraba Devon devorando su tentempié del restaurante asiático de dos calles atrás. Pese a que el hierro parecía clavarse en su trasero no le importaba, ya estaba acostumbrado, además había pasado por sitios peores. Como el orfanato donde se había criado, constituido por sillas de madera y colchones planos como tablas, parecía una institución de los años sesenta y tal vez lo fuera.

Se acomodó de nuevo la capucha y se preparó para saltar a la acera, descendió atléticamente cayendo por sus talones como si de un gato se tratara. Observo a su alrededor para comprobar que no había nadie a parte de un mendigo ya acostado bajo su cartón con un cartel que decía “se acepta caridad de cualquier tipo, el banco me robó mi dinero”. Inseguro caminó hacia delante con las manos en los bolsillos tratando de no parecer demasiado sospechoso y sin dejar que aquél aire helado le congelara los dedos.

La sensación de inseguridad le había impregnado desde que había llegado a Frankfurt. Tal vez era por que a penas en las afueras se encontraba lo que alguna vez había sido si hogar.

Sin embargo era algo peor.

La noche era silenciosa, demasiado y tan oscura como el fondo del océano. Entonces empezó a sentir una presencia detrás de sus sombra, y luego dos más. El joven miraba de reojo sin girar la cabeza o sobre los cristales. Una vez las dos sombras se fusionaron y el espacio quedaba reducido a menos de un metro. Casi podía sentir el humo del cigarro de uno de ellos sobre su espalda.

Un hombre que aparentemente esperaba en la parada de bus le preguntó ¿A dónde te crees que vas pequeño? Pero él le evitó empezando a acelerar el ritmo, todos empezaron a acercarse tratando de acorralarle y él hizo lo que cualquiera; echó a correr. Durante dos calles no perdió el ritmo hasta dejar de ver a sus acosadores detrás de él bajando el ritmo hasta pararse en medio de la calle solitaria. Estaba tratando de recuperar el aliento pero sintió una punzada en la oreja, giró su cabeza para ver de que se trataba pero para entonces ya estaba siendo amordazado y ingresado en el vehículo anónimo.

Hacía a penas un par de minutos que había despertado y no podía ver nada, el viaje en coche había sido movido intentando salir del maletero a cabezazos pero solo consiguió quedarse inconsciente. Seguía con las manos y los pies atados, también sentía sobre su boca el trapo con olor a pies y el de sus ojos que solo le dejaba ver la oscuridad de la fibra de algodón. Se escuchaban a un par de personas susurrar o hablar alguna cosa pero estaban demasiado lejos como para saber de que hablaban, posiblemente en otra sala. También podía escuchar las voces de las ratas que posiblemente se burlaban de él y el sonido de un grifo mal cerrado el cual goteaba cada rango de tres segundos.

Le quitaron la venda de los ojos dejando pasar bruscamente la luz solo para más tarde quitarle la que le impedí hablar y casi respirar. Tosió tratando de deshacerse del mal sabor de boca. Al subir la mirada al horizonte pudo diferenciar dos figuras, una era la de un hombre de pelo canoso y de complexión media seguido por un joven de cabello rojo cobre delgado que miraba a donde se encontraba él fijamente. Los reconoció de inmediato. Menudo instante para hacer una reunión de viejos amigos, pensó.

Cuando vio lo que se le deparaba no pudo evitar pensar en lo que le iba a doler aquello y de alguna manera aquello le hizo gracia de manera sarcástica, al fin y al cabo ya había presenciado aquello demasiadas veces y ahora lo mismo iba a pasarle. Una gran cubeta de metal rellenada con agua helada y cubitos de hielo, perfecta para meter cuerpos y cabezas dentro, aun que por su tamaño parecía más bien lo segundo.

― Esto es muy fácil, acabará rápido si tan solo me dices lo que quiero saber.

Le desafió con una sonrisa torcida sin soltar palabra algúna. El hombre soltó un gruñido parecido al de un animal y dio orden de meter la cabeza  dentro del agua, estuvo así durante un minuto hasta que dio la orden de sacarlo. Su compañero le sujetaba estirándole del pelo hacia atrás para que mirara a su jefe directamente a sus ojos.

― Te lo preguntaré una vez más, ¿Dónde está lo que me robaste bastardo? ―dijo con su tono grave de amenaza, sin embargo el joven le respondió guiñándole un ojo― Es bastante irónico. Estoy seguro que recuerdas aquella vez que cogimos a ese estúpido niño amigo tuyo y le ingresamos en esta misma clase de tortura la cual tú mismo ideaste. Por no hablar de esa hermosa jovencita que rondeaba los alrededores, esa misma que tenía un cuerpo escultural como el de una diosa solo que tenía un defecto ¿verdad? Tenía un dedo de menos en el pie izquierdo. Tenías que haber visto lo mucho que se resistió, pero no hay quien se resista a los encantos de Basil.

Aquellas palabras incendiaron algo dentro de Devon, desde lo más profundo de su corazón las llamaradas e propagaban hacia una sola cosa; El odio. Luchó con todas sus fuerzas por la impotencia de no poder reventar a golpes a aquél viejo el cual se empezó a reír con su tosca voz antes de mandar que volvieran a ahogarle.

Fue así durante tres veces más, pero él seguía sin originar respuesta pese al discurso psicológico que su enemigo estaba utilizando. Intentaba resistirse como podía, incluso dentro del agua luchando por salir fuera y respirar. Cada intervalo duraba unos minutos más. La quinta vez que se inundó no pudo resistir más, sus músculos se relajaron y sus pupilas se volvieron negras mirando a la nada del fondo del cubo hasta que la última gota de aire de dentro de sus pulmones se agotó.

Drew se despertó sumisa en un terrible dolor en el pecho. Se sentía como si hubiera estado viajando por el limbo durante un rato y le hubieran disparado de manera agresiva para que despertara del trance. Se descargó sobre la pared para intentar hacer que su respiración volviera a la normalidad sin embargo esta no parecía parar sino que empezó a acelerarse al mismo tiempo que sus pulmones empezaron a arderle por dentro. Así de repente se había sumido en un dolor infernal que solo quería que acabara. El aire empezó a faltarle y sintió como todo lo de su alrededor daba vueltas, cayó de cara sobre la cama sin poder controlarse. Sentía como la vida se le escapaba por la garganta hasta desaparecer, seguida por un extraño picor en el brazo izquierdo inexplicable, semejante al mismo que se siente al hacerse un tatuaje.

Ese instante en el que todo parecía en blanco, en el que no eran conscientes de qué es lo que ocurría a su alrededor pero no eran capaces de deliberarlo por que en realidad estaban muertos.

El brazo izquierdo se les iluminó, la luz que proyectaba al mismo tiempo era invisible para los ojos humanos. Después de un instante brillando como una estrella aquella luz se instaló en el interior de cada joven circulando por cada perímetro de su cuerpo hasta llegar al corazón. Y entonces… Pum.   Pum,  pum. El corazón de ambos empezó a latir de nuevo.

Aquel momento que para Devon le pareció eterno fue suficiente para que sus enemigos al igual que él mismo le dieran por muerto. Sin embargo después de aquello se encontraba más vivo y con más energía que nunca, como si la energía estuviera fluyendo a través de su cuerpo.
Uno de los reclutas jóvenes se acercó hacia él para tomarle el pulso –inexistente― para luego dejar que el cuerpo cayera por su propio peso sobre el suelo. Tragó saliva puesto que le dolía a si mismo ver como su antiguo compañero yacía sin vida al lado de sus pies, la empatía le llevó a hacer un acto amistoso a cerrarle los ojos. Cuando estaba a penas a unos centímetros del rubio sintió como una mano le agarró de la muñeca torciéndosela seguido por una punzada en el tobillo. Lo que Basil vió después del quejido de su camarada fue a Devon sujetándolo por el cuerpo y amenazando con una cuchilla que sujetaba su cuello.

― Adelante, ¿crees que me importa algo la vida de ese insecto?

Regañadientes dejó caer a su amigo en el suelo y con su pistola disparó un par de disparos al frente para poder buscar algo con lo que refugiarse, como una silla. Mientras recibía un par de disparos del enemigo miró a su alrededor en busca de algo que pudiera facilitarle la fuga, se fue por el truco más viejo y una vez aquellos dos se situaron bajo la única bombilla encendida disparó contra esta para que estallara en mil pedazos cegando su vista. Después salió tan rápido como pudo del lugar por la escotilla del sótano.

Corrió y corrió, hasta que las piernas no pudieron dar más de si y tuvo que arrodillarse para poder sentirlas. Y una vez sentado por el cansancio se miró el brazo izquierdo que seguía escociéndole de manera penetrante, tenía un ligero brillo que formaba un dibujo abstracto con su mano derecha aprovechó para tocarlo y al hacerlo de este se extendió sobre sus venas dejando más claro el dibujo de el cual se distinguían siete formas las cuales cuatro de ellas tenían una pequeña línea encima. Y se apagó dejando de ser visible aparentemente. Siguió mirándolo sin entender nada, aun que en el fondo de sus ser sentía que aquello era lo que le había salvado la vida.

Y no estaba muy equivocado, si no que había algo más. O mejor dicho, alguien más.


Spoiler:

Nombre; vínculo
Palabras en total; 2.605 palabras
Género; fantasía.
Subgénero: fantasía urbana y realismo mágico(?, misterio.

breves disculpas:

bueno simplemente quería dejar este pequeño comentario para decirles que gracias por la paciencia por haber esperado al escrito y haber tenido el detalle de ampliar el plazo para quienes no habíamos podido entregar.
También añadir y recalcar la ayuda que algunas mods me aportaron en cuanto a mis múltiples dudas.
Ha sido un placer participar y he de decir que me ha gustado mucho como se han ido desarollando las rondas, creo que para mi que estaba bastante estancada en la escritura ha sido un buen ejercicio práctico. gracias por todo c:


___________________________________________

" Birds flying high
You know how I feel
Sun in the sky
You know how I feel
Breeze driftin' on by
You know how I feel "
avatar


Ver perfil de usuario http://lachicaimposible.tumblr.com
------
------

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.