O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» H A U N T E D
Hoy a las 5:01 pm por Ingrid B.

» Novata en el foro
Hoy a las 4:12 pm por Andy Belmar.

» we're foxes ; m.i.
Hoy a las 3:57 pm por jackson.

» être dans la lune.
Hoy a las 3:53 pm por Ongniel

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 2:30 pm por Cassie

» ↠ goodbye
Hoy a las 1:39 pm por jackson.

» .Look at the flowers.
Hoy a las 1:04 pm por Jones.

» Mafia Jackson {Muro Interactivo}
Hoy a las 10:24 am por blackstairs

» it ; fichas
Hoy a las 10:11 am por rumancek.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Jachy el Sáb 16 Jul 2016, 8:12 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Título: Cortos Gay Made In Chile 
Autor: Jachy Harris (yo)
Adaptación: nu .w.
Género: Comedia, Romance, Homoerótica, etc.
Contenido: Para mayores de 15(?) no sé mientras no se traume esta bien (?)
Advertencias:  contiene escenas entre hombres o entre mujeres, tanto sexuales como también un vocabulario vulgar.


________________________________________________________________________________


CoGaMICh nace de mi excesivo aburrimiento por estar encerrada en mi casa, sin Internet y sin mis historias de homoerótica. Es una recolección de historias sucedidas ficticiamente en Chile, un largo y angosto país al sur de América, captando pequeñas etapas en las vidas de los personajes. 



Hay unas cuantas advertencias antes de comenzar a leer, las cuales son muy importantes.

Dado que las historias están desarrolladas en Chile, se ocupa mucho el mal vocabulario que es usado por sus habitantes y he intentando explicar lo mejor posible la gran mayoría de vocablos.



La segunda es que mezclada con las historias entre hombres hay una historia entre mujeres. Si no te agradan este tipo de lecturas, favor abstenerse de los malos comentarios.
Y por último no autorizo ningún tipo de adaptación o copia a esta historia.


Jachy Harris.


Última edición por Jachy el Mar 19 Jul 2016, 4:14 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario http://its-not-jus-a-dream.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Jachy el Sáb 16 Jul 2016, 8:36 pm

(1.1) Las Aventuras del Felik en el Cumple de la Toña

Llevaba aproximadamente media hora haciendo la prueba asignada para hoy de la clase de Historia.
Odio la historia nacional de mi país, nada más aburrido que memorizar la guerra del Salitre, las putas: causas, desarrollo y consecuencias, de un conflicto limítrofe que solo le dio dinero al país durante una veintena de años para que luego en la II Guerra Mundial, los alemanes inventaran el salitre sintético y dejará casi inviable el poder sacar algo productivo del desierto más árido del mundo.
Cuando finalice la prueba, levanté la mano para que la profesora se acercara.
-¿Ya terminaste?
Yo solo moví la cabeza positivamente, ella tomó el cuadernillo y la hoja de respuestas y se marchó a dejarlas junto a las de mis otros compañeros que habían terminado anteriormente, pero se detuvo a medio camino.
-No completaste los datos de la hoja de respuesta, Foster- Extendió la hoja en mi dirección y la tomé de mala gana.
Creí haber rellenado todos los datos, pero no. Ahí estaba. Todo el contenido que debía tener la hoja estaba incompleto, solo tenía los círculos de las respuestas rápidamente pintados.
Bueno ¿Qué importa? Se me olvidó y punto, tenía que completarlo.
Y comencé con;
Apellidos: Foster Epps
Nombres: Felik James
Si, lo sé. Un nombre demasiado raro para un chileno, pero mi papá es australiano y mamá es estadounidense. Llegaron aquí hace veinte años buscando una vida lejos de mis abuelos que estaban en contra de su relación y blablablá. Su historia de amor es todo un cliché.
Mi R.U.N.
Mi Curso: 3° medio C
La Fecha: Viernes, 20 de marzo de 2015
Sector: Historia, Geografía y Ciencias Sociales.
La Forma...
No, no tenía forma. Hubiera sido el colmo, la prueba estaba demasiado difícil como para que fueran tan conchasdesumadres para ponerle forma.
Terminé de completarla y volví a llamar a la profesora, hizo exactamente lo mismo pero ahora siguió su camino, dejó la hoja junto a las otras y siguió paseándose por entre los puestos de mis otros compañeros que aún estaban en prueba. Tomé mi celular y abrí WhatsApp.

"Ya cabros, que tienen pa' este finde?"

Puse en el grupo que tengo con mis mejores amigos.

"Mañana es el cumple de la Toña, queri ir? Dijo el Hoako.

Ese hueón es terrible flaite, no se para que me junto con él. Ah ya me acordé. Siempre tiene buenos carretes y verde de la buena. Que interesado sonó eso. La verdad es que con este otro nos conocemos desde hace como muchos años, no me acuerdo, pero cuando nos hicimos amigos era normal, ósea no flaite y no marihuastero.

"Dale, me apunto" "Pero quien mierda es la Toña?"

"La Antonieta po ahueonao" "Esa mina que mide como chorrocientosmil metros, va en el G del 1"

"No la cacho, hueón"

"Esa mina con la que te encontraste mientras se comía a tu ex... la Sufí"

"ah piola"

"Yo también me apunto"

Se metió Marcos.

"oye Hoako, no le hablí de la Sufí a este hueón que le baja la depré"

"JA JA JA markito" "Tengo que recordarte a la Jazmín? Esa mina te cago como quiso, al menos a mí no me pusieron el gorro..."

"ya, hueón, no se pongan hueones" "Van a ir o no? Pa Avisarle a esta hueona"

"yo si voy"

Respondió Marcos.

"Yo igual, hueón" "Que tenimos que llevar?"

"Calmao, huacho, calmao. Al tiro les digo" "[20/03/2015 12:35] Toñap: tu raja y un regalo po ahueonao [20/03/2015 12:35] Toñap: que pregunta más ahueona hueón, quien la dijo? El Felik?"

"jajajaja Felik te tienen fichao"

"Callate hueón, y vo Hoako pa que hací copypage? Erí terrible pajero..."

La conversación me comenzó a molestar un poco, así que mejor saque los audífonos y me puse a escuchar música. It's not good de Depeche Mode sonaba a todo el volumen con el que venía configurado el teléfono y aun así pensaba que necesitaba escucharla más fuerte. De repente un hueón metió su mano por detrás de mi cuello, alcanzando el cable de los audífonos y tirándolos justo en el coro.

Don't say you want me
Don't say you need me
Don't say you love me
It's understood

La voz del vocalista se escuchó por toda la sala y justo a todos mis compañeros de curso se les ocurrió quedarse callados en el peor momento.

Don't say you happy
I'll there without me
I know you can't be
Cause it's not good

-La música gay que escuchai, hueón ¿No serai homosexual? -Dijo el Tomás con una expresión entre: burlesca e incitadora, se podría decir.

El Tomás es uno de esos tipicos hueones hincha pelotas que se creen el hoyo del queque por tener el pene grande y haber tirado con incontables minas, de esos cancheros de pelo negro y alocado, altos y musculosos. En fin, de esos que tienen un cartel que dice "MetroHeterosexual" pegado en la frente.

-Deja de decir hueás, ahueonao. -Le quite mis audífonos y me los volví a poner, evitando las miradas de mis compañeros.

Cambie la canción, ya no tenía ganas de escucharla, pero empezó a sonar una canción que de verdad me hizo pensar que tenía música gay. Física o Química de Despistaos.

Ni me escondo ni me atrevo
Ni me escapo ni te espero
Hago todo lo que puedo
Pa' que estemos juntos
Cada vez me importa menos
Los que piensan que no es bueno
Que haga todo lo que puedo
Pa' que estemos juntos

Claramente la letra de una historia homosexual con problemas con la sociedad que no los acepta, sacada de una serie española grabada hace unos cuantos años que vi de principio a fin. Me acuerdo que putié a medio mundo por haber matado al protagonista, Fer. Ese hueón era el gay más afeminado que he visto en la puta vida pero era para cagarse de la risa.

Medicina alternativa
Tú saliva, mi saliva
Es física o química

Empecé a tararear la canción, moviendo al ritmo mi pie derecho y mi cabeza, ligeramente.
Y una mierda, hueón, podía ser muy gay la letra pero era buena y muy, pero muy, pegajosa. Pa' bailarla.
La mitad de lo que hemos vivido
Hace más ruido
Que el ruido de un cañón
Vi un corazón
De hielo herido
Se ha derretido
En su colchón


...


Ese mismo día en la tarde habíamos quedado en juntarnos en la plaza Santa Ana a las cinco del día para irnos todos juntos a la casa de la Toña, porque solo el Hoako sabía cómo llegar. La Antonieta cumplía diecisiete y los papas le habían dejado la casa el fin de semana junto con su primo lejano importado directamente desde España, Ramiro se llama, nos dijeron que se parecían harto y que la única diferencia eran sus ojos, los de la Anto son café caca y los de él son zafiros. Su casa era bastante grande, de dos pisos, un patio con piscina de cemento mediana y una terraza.

No parecía sacada de una revista pero era piola y acogedora. Una lástima, después quedó para la cagada y yo no participe en su destrucción, y sé que el Hoako y el Marcos tampoco tuvieron que ver con eso, estábamos ¿Cómo decirlo? Ocupados.
Después de darle el saludo correspondiente a la cumpleañera y pasarle su regalo, que por cierto le compre un set de manicure, hice lo que siempre hago cuando voy a carretear a una casa: Pregunte donde estaba el baño.

-¿Vení recién llegando y ya queri ir al baño, Felik? -Preguntó extrañada.

-Tranqui, Toña, siempre hace lo mismo,- Empezó a explicarle el Hoako.- así después cuando está arriba de la pelota y le dan ganas de mear no se equivoca de puerta y se evita malos ratos.

-Buena. -Me miro sonriente. -Lo pondré en práctica pa' la otra. Me ha pasado varias veces que me encuentro con hueones tirando. -Dijo la Toña y después se empezó a reír junto con el Hoako y el Marcos, yo solo mostré mis dientes en una mueca, de verdad quería ir al baño. Cachó, parece, mi cara de afligido y paro de reír pero no borro su sonrisa. -Arriba la primera puerta a la izquierda.

-Dale, gracias.

Subí las escaleras prácticamente corriendo y me metí al baño cerrando con pestillo. Me baje el cierre del pantalón y saque mi pene que ya no aguantaba más el pipi. Había entrado tan rápido al baño que ni siquiera me había dado cuenta de que había alguien más dentro de la ducha, no se estaba bañando pero estaba dentro y haciéndose una paja mientras metía dos de sus dedos por su entrada. Cuando lo mire no se veía incomodo, ni siquiera había dejado de masturbarse, se mordía el labio inferior y me miraba con lujuria de arriba abajo deteniéndose severamente en mi entrepierna. Sonrió.

Mierda, es gay y me tiene ganas.

-Eh yo... -No se me ocurría nada lógico para decir. -Sorry hueón pero estaba que me meaba y no estaba cerrado con pestillo.

No respondió, siguió con su tarea con sus zafiros fijos en mí como si me hubiera convertido en su nueva fuente de inspiración para llegar al orgasmo. De repente empezó a jadear sonoramente cerrando los ojos y moviendo sus caderas al mismo ritmo que se encontraba moviendo sus manos desde mucho antes, y entre en razón. Me encontraba parado frente a un culiao que se estaba masturbando, con el pene afuera a media asta mirándolo completamente fuera de mí. Y me dio cuco. El pulso se me acelero, subí mis pantalones y salí caminando tranquilamente por la puerta cerrándola despacio, intentando hacerme la idea de que nada había pasado.

Al llegar al primer piso después de haber bajado las escaleras, seguí instintivamente a las voces de mis amigos que venían desde el patio trasero.

-Ya po, hueón, pongan música. -Dijo el Marcos.

-Si queri música, ven a ponerla vo. -Le respondió la Toña.

Eran más menos las siete de la tarde cuando llegamos y solo habían dos hueones más que no vimos pero la Toña nos dijo que estaban en el patio, ahora la casa estaba llena de gente, me sentí un poco desorientado.

¿Cuánto tiempo había estado metido en el baño viendo al Ramiro pajearse?

-¡Felik! -Me llamó desde lejos el Hoako. -¿Dónde estabai, hueón? ¿Te perdiste? -Se acercó a mí con una sonrisa que desapareció cuando me miro bien. -¿Qué paso? Estai pálido, hueón.

Ella no está enamorá de mí, no, no
Pero le gusta como yo le doy, si, si
Yo la pongo a volar cuando yo le doy besos
Pero no está enamorá de mí

La canción de Pitbull irrumpió en el silencio bullicioso de la casa haciendo eco en mi mente y deje que mi amigo me arrastrara por la puerta delantera hacia el patio.

-¿Y, me vai a decir que hueá te paso pa' que hayai quedao así de pálido?- Me dijo después de un minuto en el que solo me quede mirándolo, sin decir una palabra.

Era en esos momentos en los que agradecía el haberle votado el helado a ese cabro chico en la Brasil cuando tenía ocho, porque ese pendejo se había convertido en mi mejor amigo, de esos que puedes contarle cualquier hueá y no se van a sorprender o te van a criticar, porque ellos han hecho cosas peores, pero te van a aconsejar, te van a pegar un guate, si es necesario, y van a estar ahí para ayudarte a esconder el cuerpo.

-Cuando entre al baño,- Comencé a contarle.- eche la meá sin fijarme si había alguien antes y...

-Te encontraste con el Ramiro.- Completo la frase y no me sorprendí con el hecho de que acertara en la respuesta, era obvio, no había casi nadie en la casa cuando llegamos.

-Si pero eso no fue lo que me dejo así. -Aparte la mirada a unos pájaros que estaban en los cables de la luz.

-Eso es obvio, hueón ¿Qué paso? ¿Te violó? No, no, hubieras hecho el medio escándalo. –Rio, tal vez, imaginándose mi reacción.- ¿Lo intento? No, a ver...

Mientras el Hoako intentaba descubrir que era lo que había pasado dentro del baño, yo lo recordé. Recordé su cuerpo húmedo, no sé si por agua o por sudor, aunque era más probable que por agua, sentado dentro de la tina con las piernas abiertas apoyadas en cada lado de esta masajeando su pene, que por cierto quedaba más de la mitad fuera de su mano cuando bajaba hasta el tope, con la derecha mientras que con la izquierda metía dos dedos por su ano cuidadosamente. Recordé su cara de placer, sus ojos fijos en mí y todo su bien formado cuerpo que se movía continuamente excitado que me contagio en el mismo instante en que lo vi en mis pupilas haciendo que mi cuerpo reaccionara.

-Ya sé. -Dijo el Hoako sacándome de mis pensamientos y me miró, primero a los ojos, notando algo raro que él conocía bien después de nueve años, y después bajo la mirada a mi entre pierna. -naaaa, me estai hueando, tenía la respuesta correcta pero después de verte así de caliente creo que me equivoqué, hueón. –Sonrió intentando aguantar una carcajada. -Solo te puedo recomendar, amigo mío, que te lo tirí. Mi papá me compro condones ayer, yo te presto unos. -Señalo con la mirada hacia abajo. -Porque no creo que lo hayai pillado bañándose no más pa' que se te pare de esa forma.

Tocó po sobre los bolsillos de sus pantalones como buscando algo hasta que lo encontró, tenía seis paquetitos de condones lubricados, me metió la mitad en uno de mis bolsillos y sonrió. Eso es lo que nueve años de amistad hacen, conoces tanto a tu amigo que hasta piensas igual que él. A veces de verdad pienso que lo amo, porque agradezco no tener que decirle todo para que cache y que me diga exactamente lo que quiero hacer.

En eso salió la Toña seguida del Rey de Roma.

-¿Qué están haciendo, cochinos culiaos?- Dijo mirando divertida mi bulto.

-¿Como que culiaos? -Le dije al Hoako, extrañado.

-Sí, hueón, nosotros somos los que culiamos no los culiaos. -Nos largamos a reír los tres mientras el Ramiro no cachaba una.

-Ya, gays culiadores, este...

-Bi, somos Bi, y la boca te quea a donde mismo. -La interrumpió mi amigo haciendo una maniobra afeminada con la mano izquierda en su cintura y la otra moviéndola en el aire.

El Ramiro por fin pareció que entendió algo de toda la mierda que dijimos y una sonrisa coqueta se formó en sus labios mientras me miraba.

-Parece que ahora está de moda ser Bi. -Dijo casi en un susurro, lo que hizo resaltar su acento castellán.

¿Qué mierda quería decir con eso? ¿Se estaba burlando de su prima, mi amigo y de mí, acaso? ¿O es que él también lo es? No creo, se le ve a chorrocientosmilmillones de kilómetros lo gay y pasivo que es.

-Ya cabros, este es mi primo del que les hable, el Ramiro. -Lo miro girando severamente la cabeza en su dirección. –Es gay y pasivo. –Soltó una carcajada y me guiño un ojo, yo le respondí rodando ambos. 

¡Lo sabía! Mi radar homosexual nunca me falla.

-Estos de acá son el Hoako. -Lo apuntó.

-Buena, compadre, nos estábamos acordando de ti. -Dijo mirándome con maldad, el muy conchadesumadre, mientras se daban un saludo de manos.

-Y este semigringo de acá es el Felik. -Dijo la Toña.

El Ramiro de iba a saludar de la misma forma con la que saludo al Hoako pero me negué metiendo mis manos en los bolsillos de mis jeans y saludándole con un severo movimiento de cabeza.

-Hola. –Dije lo más seco que pude, tome a mi amigo del brazo y lo tire hasta adentro.
No quería estar cerca de él. Sabia, porque es el pasivo, que no me haría nada que no pudiera evitar pero lo que no sabía era si yo lo iba a poder parar, después de tenerlo dispuesto a cualquier tipo de roce calentón. No quería volver a meterme con un hueón que se tuviera que ir en unos meses de vuelta a su país porque, conociéndome como me conozco, me iba a gustar y más de lo que me convenía.


Ella siempre me llama
A las tres de la mañana
Dice que soy su pana
Él que le quita las ganas


...


-Típico de ti, ¿no, Foster? –Dijo Marcos acercándose a mí desde la mesa donde estaba el copete, con uno para mí y otro para él. –Cuando un hueón se te acerca más de lo debido salí corriendo.

-Cállate, Valentín.

Acepte el roncola que me estaba ofreciendo y lo invite a sentarse junto a mí. La música que había sonado incansable toda la tarde-noche, fue bajada para dar un ambiente apto para las conversaciones de aquellos que aún estaban lúcidos.

-Con el Andreu fue lo mismo, te tiró los corrios desde el momento en que te vio y tú...

-¡No! -Lo interrumpí un poco exaltado. -No metaí al Andreu en esto Marcos, por favor.

El amorío que tuve con el Andreu, ambos desde el principio sabíamos que, no tenía futuro. Él era un estudiante de intercambio de Italia. Un exquisito, por donde lo miraras, gay italiano. Eso ya paso hace algún tiempo, no vale la pena, pero me gusta recordar nostálgicamente los buenos momentos que tuvimos hace un año y medio, ya.

-Ya, ya. Perdón. -Paso su brazo por detrás de mis hombros, abrazándome. –Pero que no puedo evitar que esta situación me haga tener un Dejavú, po' hueón. Como si la historia se estuviera repitiendo, de nuevo.

-No, hueón, no se volverá a repetir y tú sabes por qué.

-Porque juraste no volver a enamorarte, si, lo sé, huacho. –Me despeinó cariñosamente. –Estuve ahí, con el Alcatraz, todo el mes que lloraste por él, hermano.

-Ya callate, hueón, esta conversación se está poniendo triste, mamona y maricona.

-Ya, pero nadie dice que no podi tener una noche de diversión sin compromiso, po hueón.

Seguido de eso me guiño un ojo y nos largamos a reír sonoramente mientras yo me levantaba a dejar el baso en la mesita de centro. Mi mirada se desvió más allá del roncola y lo vi. El Ramiro estaba sentado en el sillón frente al nuestro pasando por sobre la mesa sus piernas mirándome fijamente. Mi sonrisa sonora paró abruptamente mientras que la del Marcos se fue apagando lentamente hasta que miro por donde estaba mirando yo, con curiosidad. Se acercó disimuladamente a mi oído derecho y dijo:

-¿Creí que haya escuchado algo?

-Es poco probable, pero en caso de que lo haya hecho. –Me di vuelta para quedar a unos centímetros de su cara. –Me deberíai una.

-Ya, ¿y qué queri?

-Comete al Hoako. –Lo reté.

-No.

-Yaa po, así terminamos de una puta vez esa hueá de apuesta que hicimos con las amigas de la Maite de comernos a los amigos. -Bajó la mirada pensándolo. -Con ese hueón ya nos comimos, faltai vo no más.

Subió la mirada entre cerrándola. Abrió severamente los labios como para decir algo pero se retractó y miró al Ramiro para después volver a mirarme sonriente.

Más evidente no podía ser, conocía a este cabro hetero-curioso de aquí como la palma de mi mano. No tenía que decir nada, después de todo, también faltábamos nosotros.

-¡Hoako! –Lo llamé sin mirarlo, sabía que estaba a unos metros a mi derecha hablando con una mina rubia. –Saca el celu y graba, que esta hueá es inédita, hueón, inédita.

Sentí como las miradas de todos se posaban en nosotros.

-Ya, listo.

Lo mire de reojo y ahí estaba, parado en una vista privilegiada con su teléfono celular, listo para capturar en un video todo lo que hiciéramos. Con el Marcos nos miramos, esto era extraño.

-Dale, machote.

Se rió por lo bajo y miró: primero al Hoako guiñandole el ojo y después al Ramiro, teniendo que dar vuelta unos treinta grados la cabeza para mirarlo. Para hacer todo esto más rápido, di vuelta su cabeza tomándolo por la mejilla y lo atraje hacia mí, buscando rápidamente sus labios. Se puso tenso de la sorpresa pero luego puso sus manos en mis caderas, acomodándose mejor uno enfrente del otro. Comenzamos un beso lento, solo un roce de labios, pero con eso no bastaba. No, eso no era comerse, eso era solo un beso y la apuesta era "Comerse a tus amigos". Supe que el Marcos había pensado lo mismo que yo cuando abrió su boca lo suficiente como para darme a entender que podía meter mi lengua.

Cuando Marcos había dicho "Dale, machote", creí que había dicho que él se iba a dejar besar por mí, pero no. Apenas metí mi lengua rozando premeditadamente su labio y dientes inferiores, se puso en acción. Saco una de sus manos de mi cadera, poniéndola detrás de mi cuello para afirmarme profundizando el beso. Escuche una risita por parte del Hoako y desvié mi mirada hasta él.

-Te están dominando, Jimmy. –Dijo en tono burlón.

El beso siguió por aproximadamente un minuto más en una pelea por quien dominaba quien. Nuestros dientes habían chocado en varias ocasiones y nuestros labios ya comenzaban a doler. Nos separamos lentamente mirándonos con los ojos entrecerrados para después al mismo tiempo mirar al Hoako.

-Te toca. -Dije levantándome y quitándole el teléfono para intercambiar puestos.

Pase la mirada por toda la sala. Antes había sentido la mirada de todos los presentes pero hasta ahora solo quedaban unos pocos mirando y riéndose. Uno de esos era la Toña junto con la Maite, con la que nos miramos y susurre, procurando modular bien para que lograra leer mis labios, "Ganamos". A lo que ella respondió mostrándome su dedo medio. Volteé la cabeza justo para ver como el Hoako hacía que Marcos apoyara completamente su espalda en el respaldo del sillón y se sentaba sobre él con las piernas a cada lado de su cadera. Sonreí.

De esta el Marquito no iba a salir bien parado, o bien parado, pero muy parado, o probablemente por como es el Hoako, caminando como un robot y con el poto más adolorido que la chucha.

Sentí unos pasos detrás de mí pero no me di la vuelta para percatarme de quien se trataba, estaba de espaldas a la mesa del copete, habían muchas personas detrás de mí en ese momento.

-Jamás lo hubiera pensado. -Dijo una voz castellana en mi oído.

-¿Jamás hubieraí pensado, qué?

Me di la vuelta para mirarlo a la cara y lo vi sonriendo ladinamente. Me tomó fuertemente de la cintura, pegándome a su cuerpo y me besó. Metió de lleno su lengua en mi boca, comenzando un beso demandante y caliente, muy caliente. Podía sentir su pene erecto chocando con el mío. Moví instintivamente mi pelvis, haciéndolo abrir la boca en un jadeo, aproveche eso, poniendo mi mano derecha en su cuello y la otra en su espalda, para acercarlo a mí y tomar el control del beso que cada vez subía más de tono.

Lo sabía, no iba a poder detenerme si venía y me besaba.

Me deje llevar por la pasión acumulada que tenía desde que termino lo mío con el Andreu.

No es que no haya tenido sexo en un año y medio, solo que no había tenido buen sexo en ese tiempo, al menos para mí, tirar con una mina no es tan satisfactorio como con un hueón con un buen poto, como el del Ramiro.

El beso era tan apasionado y necesitado que terminamos perdiendo el equilibrio, casi nos caemos sobre la mesa del copete pero alcancé a agarrar a Ramiro antes de que se cayera y ambos nos largamos a reír.

-¿Vamos arriba?- Dijo haciéndome una seña hacia la escalera.

-Dale, -Me di la vuelta buscando a mis amigos con la mirada y los vi, prácticamente tirando en el sillón.- pero esperame un poco.

Caminé hasta el sillón y los separe bruscamente con una sonrisa en los labios, en señal de broma. Ellos al sentir que los separaban, iban a comenzar a insultarme hasta que se dieron cuenta que era yo.

-Ah, eri vo ¿qué queri?- Dijo el Hoako volviendo a lo que estaba.

-Oye hueón, ya, no tiren en mi sillón. -Dijo la Toña desde la entrada del patio trasero. -Vayan pa arriba. 

Me largue a reír junto con el Ramiro que se había acercado a mí y me había abrazado desde atrás.

-Si po, hueón. -Dije entre risas. -Y aprovecha de prestarme condones.

-Ya, más rato. -Dijo sin dejar de comerse al Marcos. -Sácalos.

No supe a quien le dijo si a mí o al Marcos, porque los dos movimos nuestras manos para meterlas en los bolsillos traseros de sus jeans. Afortunadamente, estaban en el bolsillo en el que metí yo la mano y los saqué. Habían tres. Los miré extrañado.

-Hueón ya me los habíai pasado. -Llevé instintivamente mi mano a mi bolsillo trasero y ahí estaban. Los que le saque al Alcatraz de los pantalones se los puse en la mano al Sangüesa, apretándosela.

-No amarilli, hueón. -Le sonreí cándidamente. -La sopa que calentái, te la tomái.

-Yo no he calentao na. -Dijo empujando al Alcatraz hasta que estuvo parado, se levantó él también del sofá, metiéndose los condones en el bolsillo de los jeans. -Pero, sera po, me la tendré que tomar. -Sonrió divertidamente tomando la mano del Hoako y dándole piquito para después gritarle a la Toña:

"Yapo ¿a dónde nos vamos?"



FIN.


Última edición por Jachy el Mar 19 Jul 2016, 4:46 pm, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario http://its-not-jus-a-dream.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Jachy el Sáb 16 Jul 2016, 9:01 pm

(2)Triple [Parte 1]


Llevaba dos horas más de lo normal ensayando solo porque el profesor me había reprobado ya que, según él, no hacia el giro tres de la segunda parte bien.

Viejo culiao, no le tocó anoche.

Cuando ya creí que me salía bastante mejor que antes, podría decir que casi perfecto, tome mis cosas y me fui a las duchas. Ya eran pasado las diez de la noche y solo quedaba uno que otro estudiante dentro de la academia. Al entrar en los camerinos vi a dos, uno ya se iba y el otro había terminado de bañarse y salía de la ducha con una toalla en sus caderas y otra en las manos, con la que se secaba rápidamente su pelo color cobre con la mirada pegada al piso. Me acerque a paso lento a mi casillero que está en el mismo pasillo del hueón que quedaba, me quite toda la ropa, tome una de mis toallas y trote a las duchas.

Ya estaba casi terminando cuando escuche como, en un ruido sordo, algo caída y rebotaba en la cerámica. Me volteé y vi al bailarín tirado de cara en el suelo. Corrí rápidamente hasta él, sin detenerme a cerrar el agua o a ponerme una toalla, dándolo vuelta. Solo tenía una camisa blanca media puesta en la parte de arriba y nada de bajo, de su nariz salía un pequeño hilo de sangre, tenía los sus ojos marrones completamente abiertos, dentro de ellos pude ver que había pánico, miedo y temblaba.

-¿Qué te paso? –Le pregunte.

El colorín despego sus labios intentando decir algo pero de su boca solo salieron palabras ilegibles. Me miro directamente a los ojos y movió una de sus manos hasta que encontró la mía, se la llevó a la boca, sacando su lengua para después comenzar a lamer sensualmente cada uno de mis dedos, sin despegar su mirada de la mía.

¿Qué le pasa a este hueón?

Pensé. Quite mi mano de su boca y puse ambas en sus hombros.

-¿Qué te pasa, hueón? –Lo zarandee.

Pareció que con eso entro en razón, porque dijo:

-Perdón, ¿te importaría ayudarme? -Intentó levantarse y lo ayudé.

-Obvio, ¿Qué necesitai?

Vi como tomaba su bolso y sacaba de él una carpeta, la que abrió y saco de ella una hoja tamaño carta con dos párrafos marcados en destacador amarillo.

"Yo el Doctor, Psiquiatra y Sexólogo Juan Manuel Santander Alcaino de Rut 7.000.000-0, certifico que el paciente Josué Cristofer Fernández Sangüesa de Rut 18.000.000-0 sufre de la enfermedad mental catalogada como: Ninfomanía de nivel extremo (Adicción Sexual) con secuelas físicas inmovilizadoras."

"IMPORTANTE: En caso de un ataque en el cual el paciente quede sin movilidad de sus partes inferiores (piernas) se puede dar solución a este haciendo que eyacule por lo menos tres veces."

Levante la mirada sorprendido, con los ojos severamente abiertos, y lo miré. Josué estaba sonrojado hasta las orejas. Lo pensé por un segundo.

¿Lo ayudaría? ¿O no? Pero conchesumare. Adicción sexual. Eyacular como mínimo tres veces. Definitivamente esto era, una de dos: tener mucha cuea o muy poca. Personalmente pienso que tenía una suerte de puta madre, llevo tres semanas sin un trasero en el cual enterrarme que ni siquiera debería estar pensando en el ayudarle, porque también me convenía y mucho.

-Em...

-No es necesariamente lo que estai pensando. -Trago saliva, notoriamente nervioso. -Solo quería saber si podíai ayudarme a llegar a mi departamento que está a unas cuadras de aquí. Una vez ahí podi irte. No es necesario que hagai nada más. –Su mirada se desvió a mi entre pierna y se sonrojo aún más.

Mierda. Solo de pensarlo se me había parado en menos de un segundo y más encima, no podía disimularlo. Aún estaba completamente desnudo y húmedo por la ducha.

Mire a Josué y note como mordía su labio inferior sin despegar la mirada de mi pene semi-erecto.

-Em...Yo... -Josué se atragantó con sus propias palabras y las calló abruptamente para lamerse los labios, respirar profundamente y sacarlas. -Estas erecto. -Pronuncio lenta y correctamente las palabras casi en un susurro. -¿Puedo?

Me quedé helado.

¿Había escuchado bien? ¿Este hueón quería chupármela? ¿Así tan fácil?

Asentí rápidamente y apreté los ojos. La mano de Josué tomo lentamente la mía y me atrajo hasta donde él estaba, haciendo que me parase justo entre sus piernas con mi pene a la altura de su cuello.

-¿Queri que te la chupe o preferí metérmela? -Dijo entrecortadamente.

-¿Cómo querai?- Dije claramente dudando nerviosamente.

¡Por la chucha! Mi pene se había puesto dolorosamente duro de solo pensar en cualquiera de las dos opciones que habían.

-Ya, entonces métemela.

Un escalofrió recorrió mi cuerpo llegando a la punta de mi erección haciéndola, prácticamente, saltar de la emoción.

¡Ay, mi pequeño Nik!

Así llamo a mi pene, por Dominik, mi nombre exportado directamente desde Polonia junto con mi apellido que nunca nadie ha podido pronunciar en este país. Pieczynski.

Tranquilo, ya entraras en su apretando trasero.

Como pudo abrió sus piernas con sus manos y se balanceó hacia atrás para dejar su ano al descubierto. Prácticamente me abalancé sobre él cuando me dio el visto bueno para acercarme. Besé y lamí su cuello mientras Josué soltaba pequeños suspiros. Moví mi pelvis contra la de él y soltó un gemido.

-No necesito preparación, por favor, hazlo ya. -Sonreí.

-Claro, si aún tenemos dos veces más ¿no?

Intente sonar sarcástico pero solo me salió una voz completamente ronca, llena de excitación y deseo a lo que él asintió frenéticamente, tomando mi cara entre sus manos y dándome un beso apasionado, descubriendo con su lengua cada milímetro de mi boca permitiéndome hacer lo mismo, pasando sus piernas por mis caderas acercando nuestros cuerpos. Tomé sus caderas acomodando la cabeza de mi erección en su entrada. Cuando lo notó, dejo de besarme y me miro expectante. Solté una gran carcajada al ver su cara, era como la de un niño pequeño que espera ansiosamente que le entregues el regalo que te pidió para navidad, a lo que el Jóse respondió dándome un golpe amistoso en el brazo.

-Hueón pesa... Ohhh

La metí de un tirón, comenzando el enviste sin avisar y sin mayores problemas, después de todo, yo tampoco podía esperar más. Se notaba que estaba acostumbrado a ser penetrado pero aun así su trasero estaba malditamente apretado. Escuche como soltaba un gran gemido, echando la cabeza hacia atrás.

-Sí, ahí, ahí...

Pareció que se quedó con algunas palabras en la boca pero sin esperar una más me metí más profundo ahí en donde estaba su próstata, haciendo que soltara otro escultural grito y que comenzara a salir liquido pre seminal de su pene, lubricando innecesariamente nuestros estómagos. Me concentre en tocar lo que más podía en esa zona al momento de enterrarme fuertemente en él.

-No sé cómo te llamai. -Dijo controlando lo mejor que pudo su voz.

-Dom. -Dije con mi voz rasposa de la excitación.

-¿Domingo? -Preguntó mirándome a los ojos y poniendo sus brazos por sobre mis hombros, a lo que solté una risa seca.

-No, Dominik.

Logré decir antes de que se me nublara la vista y entrara en un frenesí en busca del orgasmo que tardaría unos minutos más en llegar. Comencé a envestirlo duramente sacando mi pene completamente de su trasero, tomando vuelo y entrando en él hasta lo que más podía haciendo que mis pelotas se apretaran contra su piel. Sin descuidarme, claramente, de no sobrepasarme.

Después de todo aunque sea sexo express, él también merece un poco de respeto y que sea amable. Al menos un poco, ¿no?

Entre los gemidos del Jóse y los míos, se escuchaba claramente el sonido, como de chapoteo, que hacían nuestros cuerpos al unirse y separarse en una danza incansable con un ritmo constante marcado por el entra y sale de mi miembro a punto de llegar al clímax.



...





Efectivamente su departamento estaba a solo unas cuadras de la academia, así que solo tuve que cargar en mi espalda al Jóse un corto tramo un tanto incomodo, ya que, podía sentir su, aun gran, erección chocando contra mi espalda y restregándose cada vez que daba un paso.

Al llegar a una esquina en la que el semáforo estaba en rojo, sentí que se me estaba cayendo y de un empujón lo volví a subir a la posición inicial haciendo que soltara un severo gemido, lo que hizo que me tensara un poco al sentir la mirada de la demás gente, que esperaba la luz roja, sobre nosotros.

-Lo siento. -Susurro en mi oído.

-No importa, ya vamos a llegar, ¿no?

-Sí. -Dijo asintiendo también con la cabeza. -Ese edificio de allá es. -Apunto a uno que estaba en la calle de enfrente.

Cuando pasamos por recepción, el conserje, que parecía tener unos veintiocho años, le pregunto cómo estaba o a cuantas estaba, no escuche bien pero creo que fue la segunda.

-A dos. -Respondió apoyando su cabeza en mi espalda y expulsando en un suspiro el aire de sus pulmones.

-¿No necesitai ayuda? -Preguntó a lo que me di la vuelta para esperar el ascensor y poder mirarlo.

Su mirada nos recorría de arriba abajo expectante a que el Jóse le respondiera afirmativamente y a la vez con una mirada como de "es mío no lo toques" hacia mi persona.

¿Qué hueá este hueón?

Iba a decirle algo cuando el Josué me interrumpió.

-Nop. -Dijo sacando energías de no sé dónde para acercarse a mi mejilla y darme un infantil beso en ella. -Tengo la ayuda que necesito, gracias de todas formas Rubén. -Le dedicó una sonrisa igual de infantil y me instó a que subiéramos al ascensor. -Vamos, Domi, tenemos algo que terminar.

-Claro. -Dije intentando suprimir una risa y entrando al ascensor que nos esperaba con las puertas abiertas. Antes de que estas se cerraran le dedique al conserje una despedida con mi dedo medio.- ¿Un ex?- Lo miré de reojo.

-No, solo un hueón que se aprovecha cada vez que puede cuando no puedo moverme. -Me abrazó suavemente volviendo a poner su cabeza sobre mi espalda. -Sexto piso departamento nueve.

-oh ok.

Apreté el botón que nos dejaría en el sexto piso y el ascensor comenzó a subir lentamente, una vez arriba busque el departamento nueve como me había dicho el Jóse.

Sesentaicinco.

Sesentaiseis.

-eh Jóse. -Lo llamé. -¿Estás seguro que es el nueve?

-Si.- Dijo con voz somnolienta. -El sesentainueve. Y no te rías. -Me cortó antes de que pudiera siquiera mal pensarlo. -Ten. -Me dio sus llaves, volviendo otra vez a su posición anterior.

-Si estás muy cansado podemos dejarlo hasta aquí. -Le sugerí abriendo la puerta, entrando en el departamento y encendiendo las luces.

Su departamento tenía una decoración un tanto rara y al parecer vivía solo. En su living-comedor había una gran mesa de centro y unos cinco pufs desordenados alrededor y frente a estos empotrada en la pared había un plasma LDC de última generación. Junto a este una puerta, que guia a la cocina y a la derecha un pasillo que tenía tres puertas abiertas. La del fondo era el baño, en la segunda había una gran cama de dos plazas y en la primera habían muchas cajas.

-No por favor, quédate. -Me abrazo fuertemente de la espalda.- Aparte de que dormir así es como las hueás, si el Rubén ve que te vai, va a venir y aunque no le abra, va a entrar y no quiero que venga. Por favor.

Lo baje lentamente de mi espalda y antes de que se pudiera caer lo volví a subir a mí con las piernas abiertas. Él colocó sus brazos alrededor de mi cuello y me miró suplicante.

-Tranquilo. -Le sonreí. -Me quedaré el tiempo que sea necesario.

-¿Te quedaríai para siempre? -Preguntó en un susurro bajado la mirada.

-Ese Rubén debe ser un psicópata de mierda, ¿no?- Dije prácticamente riendo.

-No es solo eso.

-¿ah no?

-No, estoy cansado de tener que tener sexo con la primera persona que se me cruce en frente cuando esta hueá pasa, y creeme cuando te digo que tú eri la que mejor me ha tratado. -Me miró a los ojos con los suyos llorosos. -Quédate conmigo, por favor, Dominik.

Enteró su cara en mi cuello y comenzó a llorar.

Mierda. ¿Qué iba a hacer ahora?

Todo mi cuerpo me llamaba a que hiciera que dejase de llorar, que le diera lo que fuera necesario pero que lo hiciera. Nunca he podido soportar que alguien llore.

Subí mi mano derecha hasta su cabeza para acariciala, sin dejar de afirmarlo con la otra.

-Dejame pensarlo, ¿sí?- Hundí también mi cabeza en su cuello. -No lloríporfa. Esto es muy precipitado ¡por la mierda hueón!, pero...

Ahuequé su mejilla con mi mano y lo hice mirarme, sequé como pude sus lágrimas y lo besé. Seguí con el beso dirigiéndome hasta su pieza y sin prender las luces lo deje sobre la cama lentamente. Baje por su cuello dejando pequeños y mojados besos sobre él. Sentí como el Jóse se movía y ponía su mano izquierda sobre mi cabeza y acariciaba mi pelo suavemente. Llegué hasta su camisa, la cual le había puesto rápidamente antes de salir de la academia, y la desabroché dejando otro camino de besos después de cada botón, haciendo que el Josué soltara pequeñas risitas por mi tacto. Cuando llegue a su pantalón se lo quite rápidamente junto con su ropa interior y los lance al suelo. Metí el glande de su pene en mi boca, succionándolo y luego lo saque. Me quite toda la ropa, posando mi mirada en el colorín frente a mí por primera vez desde que entramos a la habitación, y la deje junto a la otra. Me acerqué a él, dándole un pequeño beso en los labios y sonriendo, contagiándolo inmediatamente.

-¿Nos damos una ducha?- Preguntó acariciando mi mejilla.

Asentí lentamente y lo volví a subir a mí para dirigirnos al baño.

¿Qué mierda estoy haciendo con este hueón que acabo de conocer? ¡por la conchesumare! ¡Toy cagao hueón por la rechucha! y lo peor que es me sale de lo más normal, como si llevara años haciendo esta hueá.

Abrí la llave del agua caliente, probándola con la mano para comprobar que no estuviera ni demasiado fría ni muy caliente. Cuando estuve conforme con la temperatura del agua, sin soltarlo, nos metí en la ducha y lo apoyé en la pared. Tomé el jabón que estaba a un lado y comencé a enjabonarlo lentamente a lo que él se mantenía completamente quieto, dejándome hacer lo que quisiera con su cuerpo.

¡Qué sumiso, por dióh!

Agarré su erección, que no había flaqueado en todo este rato, y lo masturbé tan rápido como me lo permitían mis manos, haciendo que el Jóse soltara fuertes gemidos y que expulsara su semen entre nuestros cuerpos después de unos cortos minutos. Levanté mi mirada hasta sus ojos y me lo encontré viéndome fijamente. Intente decir que de esta forma podría ir a dormir más rápido pero ninguna palabra salió de mi boca. Él solo sonrió cálidamente y se acercó a mí para darme un lento beso juntando nuestros cuerpos, si es que se podía más.

¿Así que eso era hablar con los ojos? ¡Ja! Soy seco. Party hard.

Tomó el shampo que estaba en el mismo lugar en donde estaba el jabón y me hecho un poco en la cabeza. Cerré los ojos instintivamente y me deje hacer, agarrándolo fuertemente de la cintura. Cuando terminó de lavar mi pelo, lavó el suyo y luego me bañó.

Todo ese tiempo lo mire fijamente, sin creer lo que estaba viviendo.

¿Qué tan irresistible tiene este hueón?

Me pregunte mientras pasaba lentamente mi mano por su pierna.

Porque tiene la típica belleza de un bailarín. Delgado, de piernas, abdomen y brazos firmes, en fin, buen físico. Una sonrisa de comercial de pasta dental y el pelo castaño. Nada que en la academia no hubiera por montones. ¡Ah ya sé! Sus grises ojos, sus tristes y grises ojos. Esas pupilas que guardan una tristeza que no soporto ver y que quitaré. Costará pero ahí estaré, nunca le he fallado a alguien que me necesita y esta no será la primera vez.

Salimos de la ducha completamente empapados en la misma posición, acerqué al Jóse a su armario y sacó unas toallas con las cuales se encargó de secarme y yo a él después de dejarlo sobre la cama.

-El secador está ahí dentro. -Dijo apuntando a un cajón de la cómoda junto a mí.

Lo saqué y lo enchufé en un enchufe que estaba lo suficientemente cerca como para que el cable llegara de sobra hasta donde estaba el Fernández. Me pare frente a él encendiendo el aparato para secar su castaño cabello y luego de unos minutos sentí que tomaba mi pene en sus lubricadas manos, que supongo que tenían saliva, intentando despertarlo.

-No, Susu, no lo hagas. -Intenté detenerlo.

¿Susu? ¿De dónde saqué esa hueá tan mamona? Espero que no se haya dado cuenta o que al menos no comente nada.

-¿Cómo qué no? No voy a ser el único que...-Paró de repente.- ¿Cómo me dijiste?- Alzó la mirada confuso.

Je.Je. ¡Mierda! Me cachó.

-Em. Susu. -Respondí mirando hacia la ventana avergonzado hasta que escuché como su risa llenaba mis oídos.

-Ya, Domi.-Dijo burlón.-Dame eso pa' secarte el pelo.

Tomo el aparato electrónico con una de sus manos mientras que con la otra removía en una caricia lenta mi pelo para que se secara más rápido y de pronto una idea surcó mi mente sacándome una sonrisa traviesa e involuntaria. Baje mi cabeza hasta la altura de sus piernas y las abrí lentamente mientras posaba mi mirada en sus ojos y pasaba mi lengua por mis labios intentando mojarlos un poco ya que mi boca se había secado de un segundo a otro. Intenté acercarme más para saborear su erección pero me paró jalándome suavemente del cabello.

-Porfa, Susu. -Dije mirándolo a los ojos nuevamente y notando que no quería que hiciera nada que no quisiera hacer por voluntad propia. -Mis labios se resecaron solo por las ansias de saborearte hasta beber la última gota de la leche que me podái dar.

Vi como sus pupilas se dilataban y soltaba un gemido por las palabras tan morbosas que me atreví a decirle. Sonreí por mi triunfo y comencé a bajar para lamer su cabeza en forma de callampita.

Una sabrosa callampita.



...



A la mañana siguiente un estridente ruido interrumpió mi placido sueño junto a mi nuevo hombre. Solté un severo gruñido de molestia para girarme y alargar mi brazo para apagar la alarma, que se me había olvidado apagar, de mi celular. Una vez apagada intente volver a mi posición de cucharita grande junto al Jóse pero no pude. Él se encontraba frete a mí mirándome con una estúpida sonrisa que hacía que sus ojos se achinaran tiernamente.

Puta que es lindo, hueón.

-Hola. -Dije acercándome a sus labios y dejando un mojado y corto beso sobre ellos.

-Hola... -Dijo y supe que se había quedado con algunas palabras en la boca, lo que hizo que frunciera un poco mi seño.

-¿Qué?

-¿Qué de qué?- Me imitó.

-¿Qué querai decir? -Dije poniendo mi brazo bajo mi cabeza.

-ah, nada. -Dijo dedicándome una sonrisa tranquilizadora pero no le creí y entrecerré los ojos retándolo. -No era nada importante.

-No vamos a empezar nuestra relación ocultándonos cosas. -Me giré para mirar el techo.

-¿Relación?

-Sí, ¿No queríai que me quedara para siempre?.- Di vuelta mi cabeza lo suficiente para mirarlo a los ojos. -Porque te aclaro que no me voy a quedar a satisfacer las necesidades sexuales de cualquier persona. -Cerré los ojos unos segundos pensando lo que iba a decir y continué. -Como mínimo deberíai ser mi pololo. Así, como mínimo. Y no te lo estoy pidiendo, te lo exijo si queri seguir con esto. Y aunque ahora no te ame, porque no lo hago solo siento una gran atracción hacia ti, sé que cuando te conozca mejor te amare tanto que no podre ni siquiera pensar el estar sin ti.



-Cariño...- Me hablo cuando termine, mirando al igual que yo, hacia el techo.

-¿Si?

-Gracias.- Dijo al mismo tiempo que entrelazaba nuestras manos.

-no tení por qué decirlo. No lo hago solo por ti, si no también, por mí. -Me di una vuelta sobre la cama para posicionarme a horcadas sobre él y mirarlo a esos ojos grises que cambiaran mi vida, y ya lo hicieron. -Es raro pero... eri todo lo que nunca pensé y jamás quise. Y papá Jas siempre me ha dicho que tuviera definido al tipo de persona que me gustaba porque así, cuando la indicada llegara, lo sabría. ¿Y sabes porque?- Negó con la cabeza pensativo intentando descifrar lo que estaba diciéndole.-Porque no tendría nada de eso...



Continua...


Última edición por Jachy el Mar 19 Jul 2016, 4:50 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario http://its-not-jus-a-dream.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Jachy el Sáb 16 Jul 2016, 9:04 pm

(2)Triple [parte 2]


...Continuación


Una tierna sonrisa, que me hizo contener un poco la respiración, se formó en sus labios mostrándome todos sus dientes contagiándome al instante. Pero de un momento a otro esa sonrisa se desvaneció, haciendo que me paralizara sobre él.
-Que mamón eri, hueón.- Dijo y volvió a sonreír pero esta vez soltando con ella una gran carcajada, volteando las posiciones y dejando cortos besos por toda mi cara, haciéndome sentir una extraña sensación de tranquilidad.

Creo que podría acostumbrarme a esto pero más que a esto, a él. Por qué solo con él, a pesar de lo raro que es el hecho de que esté pensando así con un hueón que recién conocí anoche, he sentido esa calidad que mis padres me solían describir cuando era pequeño. Decían que solo esa persona que era capaz de hacerte sentir prácticamente como en casa era por la que darías todo, incluso tu vida y que con ella pasarías el resto de tu vida. Ellos me contaban que se habían conocido una noche en un bar gay y que nunca más se habían separado. Que apenas sintieron la calidad del corazón del otro sobre el propio lo supieron. Supieron que ellos morirían sin el otro y que tendrían una maravillosa familia juntos. Mi hermana y yo. Ella ahora tiene solo quince años pero en unos años más ella, como yo, podrá encontrar a esa persona especial. Sin importar si sea hombre o mujer, porque eso nunca ha importado. Lo importante es el respeto y el amor, eso más que nada y aunque el respeto viene como una característica del amor a la gente se le olvida que el amor es Respeto, Perdón y Soporte. -¿Qué tal un poco de sexo mañanero? -Eso sería bakan.



...



Luego de un excitante sexo mañanero con el Jóse nos dispusimos a preparar el desayuno pero lastimosamente este ahueonao no tenía ni una hueá en el refri, así que tuvimos que ir a comprar.

-¿Llevái las llaves?- Le pregunté cuando estaba a punto de cerrar la puerta del departamento.

-No, esperame un poquito.- Dijo después de darme un beso y entrar otra vez corriendo.

No quise entrar detrás de él así que me apoye en la pared junto a la puerta a esperarlo y saque el celu para ver los mensajes que tenía en WhatsApp.
275 mensajes sin leer.
Resople.

Por eso no me gusta esta hueá siempre tengo demasiados mensajes de grupos y personas que ni siquiera conozco y se les ocurre la genial idea de hablarme.

Decidí abrir el grupo de mi familia, que se llama: FaMiLy Pieczynski Castro.

Danu: Papaaa‼‼

Papá Jas: ¿Qué?

Papá Phil: ah?

Danu: no me mandaste mi colación: c

Papá Jas: ah yo me voy ese no es mi problema xdd

Papá Phil: gracias cariño yo también te quiero >:[

Danu: ya po... enserio... que voy a comer ahora? No traje plata T.T MORIRE DE HAMBRE‼‼

Yo: estas en el liceo, ya?

Danu: si ps ¬¬ hermanito, creo que estas un poco mal con la hora. Son las 10:30 xdd

Yo: estoy cerca de ahí, yo te paso a dejar la colación.

Danu: ya gracias‼‼ Teamooooooo <3

Papá Phil: Louis >:|

Papá Jas: ¿Dónde mierda pasaste la noche que no nos pudiste avisar?

Yo: em... después les cuento :D

Danu: T.T será que mi hermanito ya creció y encontró el amor??

Yo: Ignacia por dios! No digái hueás

Papá Jas: -.-

Papá Phil: es importante, hijo?
Yo: ya no se pongan a pensar hueás... si después, tal vez mañana, vaya y les cuente. No me molesten. Danuta llego en 30 allá.

Danu: ¬¬ bueno

Papá Jas: MAÑANA?? No dormirás hoy tampoco en la casa??

Yo: em... no :D

Papá Phil: al menos te dignaste a avisarnos :/

Yo: tranquilos papitos estoy quedándome en un depto. cerca del liceo de la Danu... nos vemosss :+

Iba a revisar el grupo de mi curso de la Academia cuando sentí que el ascensor paraba en el piso y abría sus puertas por lo que me voltee a mirar instintivamente hacia esa dirección y para mi sorpresa salió el Rubén, el conserje aprovechador.

-Ah todavía estai aquí.- Dijo petulantemente acercándose hacia mí. -¿Y ya te vai?

-¿Y por qué debería irme?- Dije retadoramente parándome firme frente a él impidiéndole la pasada.- No me han echado y, para ser franco, me invitaron a quedarme, -Me quedé callado por un segundo esperando a que dijera algo y cuando lo iba a hacer lo interrumpí.- y por todo el tiempo que se me dé la puta gana, así que no quiero que te le acerquí más.

Levanté ambas cejas al mismo tiempo en que decía esas palabras para darle un poco más de importancia y me enderece para causarle un poco de miedo. Rubén empalideció de repente e intentado ocultarlo comenzó a reír nerviosamente.

-Sí, claro.- Dijo tragándose su risa bajo la estranguladora mirada que había puesto en ese instante especialmente para él.- Ese hueón gay pa lo único que sirve es pa tirar con el primero que se le pase por delante.

-Ja.- Reí fingida y cortamente.- Si, ok, hagamos que te creo. Eso ya no lo va a hacer más. ¿Me escuchaste, conchetumare? -Dije tomándolo por la camisa y acorralándolo contra la pared.- Así que no quiero que te le acerquí nunca más en tu puta vida, hueón. ¿Te quedó claro ahora sí?

-¿Domi?- Dijo el Jóse de tras de mi por lo que solté a ese hueón y suavicé un poco mi mirada para luego darme vuelta.

-¿Ya las encontraste?- Dije dedicándole una tranquilizadora sonrisa.

-Si.- Respondió un poco dudoso.- ¿Vamos?

-Sí, -Le respondí tomándolo de la mano posesivamente y jalando de él hacia el ascensor.- ah y a mi papá se le olvido mandarle colación a mi hermana, ¿podimos pasar a dejarle algo a su liceo? Es por aquí cerca...

El ascensor cerró sus puertas y nos fundimos en un severo silencio para nada molesto o incómodo.

-Dale, ¿Dónde va? -Preguntó rompiendo el silencio que se había formado justo antes de que se abrieran las puertas.

-En el liceo uno.- Conteste de inmediato, esperando la pregunta.

-Entonces pasamos a comprar al Santa Isabel que está a la vuelta de ahí y le dejamos la colación en...

-Recepción. -Terminé en su lugar y le sonreí cándidamente siendo correspondido de igual forma por él.



...



Después de haber ido a comprar al supermercado con el Jóse, pasamos directamente al liceo de la Danu a dejarle su colación.

Íbamos tomados de la mano y, con las bolsas en la otra, cuando entramos a la recepción la señora que estaba tras el mesón nos miró extrañadas por un segundo, analizándonos, y luego pregunto:

-¿En que los puedo ayudar?

Junto sus manos sobre el mesón y se inclinó hacia adelante, miró las bolsas que llevábamos, expectante, y espero a que le diéramos algún tipo de respuesta. Me tomo unos segundos darme cuenta de que tenía que responderle y solo lo hice por la clara señal de que dio mi Susu al apretarme severamente la mano, a lo que me voltee a mirarlo y volvió a reiterarme la señal con un movimiento de cabeza como diciendo: "Ya po responde". Me avispé y respondí:

-Ah sí, le tengo que dejar la colación a mi hermana chica,- Sonreí en modo de disculpa buscando una innecesaria razón para que me dejara lograr mi misión de buen hermano mayor.- Es que a mi papá se le olvido echársela. -Sonreí, otra vez.

-Bueno. Nombre y curso. -Dijo sin ninguna expresión y tomando el teléfono junto a ella.

-mm... Danuta Pieczynski Castro del segundo...- Mire al José como diciéndole que me dijera la respuesta.

-No me mirí a mi.- Respondió a la defensiva.- Es tu hermana, no la mía.
Hice un puchero y al mismo tiempo la letra del curso de la Danu apareció en mi mente.

-En el hache.- Dije de repente volteándome para mirar a la señora que aún estaba con el teléfono en la oreja con una expresión que solo declaraba su molestia por esperar.- Va en el segundo hache.

Sin añadir ninguna palabra más, concentro su atención en comunicarle a la persona del otro lado del teléfono que llamara a mi hermana, y yo mientras intentaba buscar algo en que matar el tiempo, hasta que llegara mi hermanita, que no incluyera a mi Susu. No quería dar un espectáculo de amor gay en un liceo lleno de minas. En eso me voltee a ver qué era lo que estaba haciendo mi pololo y me lo encontré hecho, evidentemente, un manojo de nervios por lo que no pude evitar soltar una carcajada.

-No te riai, po hueón.- Dijo cruzándose de brazos y arrugando el entrecejo.

-Es que... -No pude continuar y me seguí riendo para, cuando ya me había reído lo suficiente, decir:- No se pa qué te poni así, la Danu no te va a hacer ni una hueá.- Su expresión se relajó un poco.- Solo tal vez te hará muchas preguntas y te exhibirá a sus amigas.

Intente acompañar mi frase con una mueca que no funcionó mucho pero al menos lo hizo reír un poco y al ver su maravillosa sonrisa, me entraron unas tremendas ganas de atraerlo hacia mí y besarlo como si no hubiera un mañana. Y así lo hice o al menos lo intente porque cuando estaba a punto de unir nuestros labios, mi radar indicador de cercanía de hermanas menores se encendió y detectó compañía. Una de sus amigas. Ester, creo que se llamaba. No sé.

-Aww... viste hueón, te dije que mi hermano tenia pololo nuevo.
Mi hermana le dio un codazo un poco raro a su amiga, ya que venían tomadas del brazo y con una sonrisa divertida cada una. Al llegar las chicas donde nosotros, estire mi brazo con la bolsa que tenía su colación frente a su cara, al mismo tiempo que pasaba posesivamente mi otro brazo por el cuello de mi colorín y lo abrazaba como un niño pequeño a su peluche favorito frete a la amenaza de que fuera arrebatado de sus manos.
-Toma.- Dije y enseguida agregue mecánicamente:- Chao. -Me di la vuelta aun medio estrangulando al Jóse.
-Yo también te amo, Niki. -Se despidió en un tono chillón Danuta.
-No estrangules al niño, Niki.- Dijo Ester en su intento de imitar a una madre.
Me di la vuelta para mostrar unas de las expresiones faciales más usadas en mi familia: arrugar la nariz frunciendo el entrecejo y entrecerrando mis ojos al mismo tiempo en que sacas la legua. Mi Susu se removió como pudo de mi infantil abraso y se medió volteo agitando su mano en forma de despedida, aun cuando ni siquiera le había dado la oportunidad de hablar o por lo menos saludar.
-¡Espero que mi estúpido hermano te lleve luego pa la casa!- Respondió la Danu a la despedida del Jóse casi gritando.
Apenas salimos del Liceo mi oji-gris me dijo: "¿Qué hueá?", a lo que yo solo pude responder riéndome y atrayéndolo hacia mí para darle un corto beso en los labios, volver a entrelazar muestras manos y tomar el camino de vuelta a su departamento para tomar, por fin, desayuno.

...

Dos meses después.
-Hola, amor. -Escuché la voz del Jóse al entrar al departamento.
-Hola, Susu -Dije un tanto sorprendido. -¿No fuiste a clases?
Me acerque a él, que estaba echado en uno de los pufs viendo tele, y le di un beso en forma de saludo pero me tiró de la camiseta e hizo que callera sobre sus piernas de costado y me besó salvajemente prácticamente comiéndome.
-No puedo mover mis piernas, cariño. -Susurró seductoramente en mis labios.
-Pero si en la mañana... -Suspire sin terminar la frase.
-Te amo. -Dijo formando una tierna sonrisa en su rostro, soltando mi camiseta para acariciar mi mejilla.
¿Lo dijo como un soborno acaso?
-oh creeme que yo te amo más. -Dije pasando una de mis piernas al otro lado de su cadera. - mucho más. -Le dije sonriendo al mismo tiempo que le daba un piquito. -En la mañana estabai bien, ¿qué hueá paso?
-Cuando iba saliendo, encontré el condón que se nos había perdido el otro día, ¿Te acordái? -Asentí. -Ya po, lo recogí pa dejarlo en la mesa y en ese momento se pasó la imagen de hoy en la mañana por mi mente y... -Me dedico una sonrisa inocente.- me caí.
-¿Y no podíai solucionarlo tú solo? -Dije burlonamente bajando sus pantalones.
-Sabí que no, no seaí pesao. -Me reprochó cruzando los brazos sobre su pecho y haciendo un puchero con el entrecejo fruncido.
-Ya, ya. -Dije bajando mis pantalones también. -Espero que al menos tengái el lubricante a mano.
-Sip, aquí esta.
Me lo pasó y derramé un poco sobre su pene estarciéndolo un poco de arriba abajo, haciendo que el Susu soltara un gran suspiro y se lanzase en busca de mis labios. Metió su lengua de lleno en mi boca haciendo pequeños círculos con su lengua haciendo que un escalofrió subiera desde la punta de mí, antes flácido, pene erectándolo al instante, hasta la punta de cabeza produciendo que un intenso calor saliera por los poros de mi piel dejándome completamente embobado y capaz de solo corresponderle y dejarme llevar. Quitó lento mi polera dejando pequeñas marcas sobre mi torso para después agarrame fuertemente de mis nalgas y acomodarme sobre su erección. Cuando la cabeza de su pene se encajó en mi entrada me senté bruscamente sobre él haciendo que entrara completamente.
-ah Domi.-Dijo en jadeante gemido a la misma vez que yo gemía por el dolor y el placer de sentirlo dentro de mí.
En el momento que me acostumbré a su intromisión en mi trasero. Lo monté lentamente, tanto que era casi una tortura para ambos, brotando su erección con mi próstata mientras soltaba pequeños gemidos y arqueaba mi espalda buscando más de aquella satisfactoria sensación. De esa forma pudimos disfrutar del sabor del otro, descubriéndonos como por primera vez acariciando cada rincón, conociendo cada poro y aprendiendo de memoria cada curva.
Pronto ya no pude aguantar más y aumenté el ritmo de mis caderas produciendo el incesante sonido de chapoteo al comenzar a, prácticamente, saltar sobré mi pololo. De repente su risa me sacó del frenesí en el que había caído, no logrando sentir todas las tiernas caricias que me había regalado y repartido por todo mi cuerpo adentrándome más y más en un placer que solo disfrutaba lleno y dentro de él. Solo con él.
-¿Qué es tan chistoso?- Le reproché
-La forma en la que salta tu pene. -Puso cara de XD arrugando la nariz.

-Ahueonao.



Lo besé suavemente bajando el ritmo de mis movimientos apretando mis cachetes en su erección, como succionándolo, haciendo que inmediatamente se corriera dentro de mí, callando con mi boca su gemido.

-Me encanta que hagai eso. -Dijo sobre mis labios mirándome directamente a los ojos con lujuria.

-¿Si? Entonces lo haré de nuevo pa mi Susu.

Volví a juntar nuestros labios pero esta vez en un beso salvaje y demandante comenzando otra vez un rápido y rítmico movimiento de caderas sobre mi macho pecho lampiño colorín.

-No, cariño, vai a quedar adolorido.-Logró decir apenas.

-No importa, quiero sentir como me llenái hasta saciarte. -Le respondí jadeante.

Sentí como su cuerpo se movía en un escalofrió y volvía a eyacular dentro de mí. Le dedique una de mis mejores y más sugerentes sonrisas.
-oh cariño, la cagaste más todavía.
-Te amo, Susu. -Lo interrumpí.
-Te amo también, Domi.



FIN.


Última edición por Jachy el Mar 19 Jul 2016, 4:53 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario http://its-not-jus-a-dream.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Jachy el Sáb 16 Jul 2016, 9:06 pm

holi
lo tuve que subir en dos partes porque para onlywn era muy largo...pero aqui esta
subi mis dos primeras historias y muy pronto subire la siguiente
espero que les guste
comenten no sean malitas u.u
eso bye...saludos :D
avatar


Ver perfil de usuario http://its-not-jus-a-dream.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cortos Gay Made In Chile (CoGaMiCH)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.