O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Guerra de Sexos; muro.
Hoy a las 3:18 am por roman.

» .Look at the flowers.
Ayer a las 11:11 pm por Jules

» Just, I´m Crazy {Pvt
Ayer a las 10:25 pm por Jules

» sleepless rainy night.
Ayer a las 8:38 pm por Ongniel

» BABY, NO.
Ayer a las 6:27 pm por jackson.

» Sun and Moon
Ayer a las 6:02 pm por Karasuno

» Caught in a lie.-pvt
Ayer a las 6:01 pm por Karasuno

» Mover y Borrar Temas |11|
Ayer a las 4:44 pm por jackson.

» wall of the kings
Ayer a las 4:32 pm por jackson.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

EDUCANDO A STYLES

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Sáb 24 Jun 2017, 10:40 pm


Capitulo: Al pasar el tiempo
-Soy una broma para Harry. - Dije molesta, Zayn me dio una taza de té.

-No eres una broma para él. - Dijo él acercándose a la ventana para poder fumar. - Está en coma, y sonará estúpido pero no puedes sólo tomar una decisión ahora. 

Los papeles estaban en la mesa y le había contado todo, incluso mi sexo con Dereck. - Ni siquiera confió en mí cuando volví a su casa. Imagínate como se va a poner cuando sepa que no tiene sólo un bebé sino tres. - Exclame. - Nos divorciaremos y tendré ... tres hermosos bebés. 

Zayn se pasó la mano por la cara. - En cuanto despierte yo quiero ser la primera en darle una patada. - Dijo él molesto, comencé a reír apostaba a que Louis diría lo mismo. - Mataría por un trago. - Dije yo y él soltó el humo por su nariz. 

-Ni me lo digas. - Dijo él. -Para ser honestos son muy complicados. No te conozco del todo, ____________. Pero si pudiste salir adelante de toda esa mierda, debes estar tranquila, esto es insignificante. - Dijo él. - Además... antes no nos tenías a nosotros y ahora tienes a más personas en tu vida. 

- ¿Alguien se está encariñando demasiado conmigo?

-Aun sigo creyendo que eres una niña estúpida pero ...también lo último. - Comento. - Tengo un regalo para ti y los trillizos. - Dijo él. - Vamos. - Camine con él hasta una habitación en donde había una carreola para tres. Y también una pañalera que tenía ropa igual. 

-No tenías que hacerlo, Zayn. - Lo abrace aunque no era de muchos abrazos. 

No me vengas con eso. ¿Sabes lo difícil que es armar una carreola? Quería hacerlo, ya que Don no tiene hijos y yo tampoco. - Sonrió. Además será divertido verlos correr en unos años. - Reí. - Seré el tío favorito que les dará dulces cuando tu no veas. 

- ¿Y que harás? - Pregunto él. 

- Esperar que despierte y arruinar su vida. Soy buena en eso. - Sonreí. 

-A puesto a que sí. 

- Me iré a Oregón. Es un hermoso lugar y ya están haciendo una casa, en a cuál son bienvenidos de ir y quedarse. Tú, Don, Lou. - Zayn soltó un silbido. 

-Debe ser una gran casa. - Asentí. - Tres bebés son suficientes si llego a embarazarme después posiblemente me de un infarto. - Dije yo. El timbre de la casa de Zayn sonó y fue a abrir mientras yo esperaba. 

-¡No puedo creer que me haya perdido tu reacción! - Dijo Don entrando a la habitación abrazandome. - Zayn me ha contado todo, en tu lugar haría lo mismo. - Dijo ella. 

-Y yo patearía otro trasero. - Dijo Zayn cargando una caja cargando. 

-No podía dejar que él te diera un regalo. Así que yo también te traje uno. - La abrace. - ¡Ame ir de compras! ¡Siempre espere a que mis amigas tuvieran bebés! - Dijo emocionada.  Zayn puso la caja en el piso y yo la comencé a abrir. 

-Dime que no asaltaste un centro comercial. - Dije yo viendo que esta caja tenía ropa, zapatitos, pañales y juguetes para bebé. Don grito un ¡Sí! 

- Y tendrán ropa igual. Esta muy pequeñita. - Dijo ella, mientras yo la observaba tenía razón. Tenía que pelear por mi esquina para poder tener a estos tres bebés. - Me tomé la molestia de llamar a tu mejor amigo. Quién ya llego. - Dijo Don mirando a Zayn para que abriera y yo sonreí en cuanto vi a Zayn salir. - ¿Te gusta Louis? -Pregunté y nego rapida pero nerviosa. 

-Maldición. Si te gusta. - Dije yo emocionada. Ya que con Louisa las cosas no habían funcionado me alegraba de que ellos se cayeran bien. 

-Creí que te molestarías, es decir tienen más historia juntos y eso. - Negué.

- Es mi mejor amigo, no nos gustamos ni nada antes de conocernos, sólo nos dimos cuenta de que nos divertíamos mucho juntos y fuera de eso somos hermanos. -Dije yo. - Así que me alegro de que mi hermana esté saliendo con él hombre que es mi hermano de otra madre. - Louis entro a la habitación y me ayudo a levantarme para abrazarlo. 

- ¿Cómo estás? -Él había sido la segunda persona en enterarse por mí y sólo me encogí de hombros. - Eso significa que estás molesta. Espera también te traje un regalo. - Dijo él caminando a la sala y luego volviendo acá con otra caja. -Sonreí. 

- Tampoco tenías que hacerlo.- Dije abrazándolo otra vez. - Gracias. También lo abrí y me había dado más pañales, biberones y cosas que los trillizos necesitarían. Pasamos una velada increíble y cuando llego la noche finalmente me tuve que despedir de Louis y Don, me quedaría con Zayn quien vivia más cerca del aeropouerto. - En cuanto te vayas, me mandas un mensaje. - Dijo Lou. - Para visitarte también tengo cosas por hacer en EUA y tal vez puedas acompañarme. - Dijo él y asentí. 

-Seguro. - Mi celular comenzó a sonar y tuve que contestar mientras veía a Louis y Don irse. - ¿Hola? 

-Pasemos el rato. - Dijo Dereck.

-No gracias, ya tuve suficiente de un Dallas. - Dije yo a punto de colgar. 

- Vamos, __________. No quiero cogerte pero me dejaste intrigado. - Dijo él tan directo que me mordí los labios. Dime en donde estás. 

- Bien. Te enviare la dirección. - Dije yo. Colgando. Y lo hice porque no tenía nada que perder  más que la poca dignidad que me quedaba y no era como que me importará. Entré a la casa donde no veía a Zayn por ningún lado, camine a mi habitación y me coloque unos jeans y una blusa que disimulará mi panza. Al tomar mi bolso un hombre con mascara entro a mi habitación y lo único que pude hacer fue lanzarle mi bolso mientras gritaba asustada. 
-¡Qué mierda te sucede! ¡Soy yo! - Dijo él encendiendo la luz. 

-¡Mierda! ¡Casi me matas de un susto,  Zayn! - Se quito la mascara y vi que era porque estaba pintando. - ¿Qué pintas? - Él enarco una ceja. -No creí que supieras que es esto.  Una pared con un poco de graffiti. ¿A donde vas? 

- Dereck. Saldremos.

-No creo que sea buena idea que tú y él salgan. - Dijo él mostrándome la pared. Yo no podía cerrar la boca, me gustaba este arte callejero que Zayn tenía. Debes enseñarme a usar esto. - Dije yo. - No creí que fueras artista, de hecho no creí que te gustará esto.

-No creí que tu supieras que es street art. - Dijo él cruzándose de brazos.
-Debemos hacer algo juntos, una colaboración. - Dije yo. - Acuarela, carboncillos, pastel, óleo y acrílico. - Dije yo. Escuche como mi celular sonaba de pronto. . Tengo que irme, no te preocupes, sé lo que hago. Ya no soy la misma, ________.

- Sólo te recuerdo que estás embarazada. - Dijo él colocándose la mascara  mientras salia. Dereck estaba recargado en su auto negro, un Audi. - Se ve que no te gusta llamar la atención. - Dije yo. Dereck me abrio a puerta para que pudiera salir. 

-En realidad me gusta. Soy muy bien parecido, rico, bueno en la cama ...

-Un egocéntrico e inteligente. ¿Por qué me invitaste a salir? - Pregunté. 

- Quiero conocerte, ahora que ya sé porque le gustas a Harry. - Dijo él.

-¿por qué? ¿Cuál es esa razón? - Me tome el ácido que tenía que tomar diario por los bebes. 

- Porque no te mides. Lo haces y punto. Cualquier cosa. 

-No soy una impulsiva. - Me defendí. Y eso era una muestra clara de que si lo era. 

- Yo no dije eso. Sólo dije que no tienes límites y eso atrae. - Dijo él. - ¿Por qué le vas a decir a Harry que lo hicimos? Aparte de la respuesta obvia. 

-Para ahorrarnos una gran plática. - Dije yo. -Sólo le ayudo a que no se eche para atrás. ¿A quién te recuerdo? 

-A una mujer de la que estuve enamorado. - Contesto. - ¿Por qué quieres saber?

- Su nombre. - Dije yo mientras nos deteníamos en un semáforo. 

-Esa no es una respuesta. - Dijo él. 

-Soy muy curiosa. Y por la misma razón por la que Harry y yo hemos llegado hasta acá. Le recuerdo a alguien. - Dije yo. - Porque les atraigo a personas que tienen un pasado y secretos. 

- No te diré. - Dijo él. Y como el semáforo seguía en rojo abrí la puerta y me baje del auto, comenzando a caminar a cualquier lugar. 

- ____________, sube al auto. - Dijo Dereck avanzando a mi lado a baja velocidad. Hasta que se detuvo y me alcanzo minutos después. 

-¿Qué le debes a Harry? - Pregunté en cuanto estuvo a mi lado. 

- Una respuesta. - Dijo él. - Una respuesta que le cambiará la vida. ¿Subirás al auto? - Preguntó. 
 
-No en realidad. - Dije yo caminando al Big Ben. Él giro un poco para colocarle seguro al auto. - ¿Quien eras antes de Harry? - Preguntó y esa era muy buena pregunta. 

- Una artista, romántica a la antigua y nada alcohólica ni drogadicta. Con una vida menos dolorosa que esta. - Dije yo. - ¿Tu quién eras antes de que te preguntará lo mismo? 

- Millonario, con una vida sexual muy activa y sin una conocida embarazada. - Dijo él haciéndome reír. - ¿Qué es lo que más odias? 

- Los secretos... en especial la de los Styles que me hacen mentir y tener secretos. - Dije yo. Habíamos llegado al Big Ben y vaya que era hermoso. 

-¿Cuándo piensas irte? - Preguntó Dereck. 

-No lo sé, dentro de unos días. - Dije yo. - ¿Qué harás después de que le digas a Harry su verdad? 

-No lo sé. Me sentiré peor pero me lo merezco. - Dijo él. - ¿Qué harás tu? 

-Criaré a los trillizos, lejos de todos. - Conteste. 

-¿Sabes que para un millonario nada le impedirá ir a donde estás? Tal vez esa no sea buena idea. 

- Y justo por esa razón nadie sabrá en donde estoy. - Dije yo. - ¿Conociste a Samantha no? ¿Cómo era ella? - Pregunté mientras caminaba hacia donde quería. 

-No me corresponde. 

-Bien. ¿Entonces Harry era feliz o seguía siendo el mismo hombre jodido? - Pregunté. 
- Era feliz. - Dijo él sin más. - ¿Has considerado que Harry tal vez no quiera divorciarse ya? Y qué tal vez por eso lo guardo. 

-¿Quieres salvar mi matrimonio? - Pregunté comprando un chocolate caliente en la café en el que habíamos entrado. 

-Tal vez sea mi acción del día. No sé... Harry no está dormido, ________. Está en coma. Imagina que será despertar hoy, mañana, dentro de tres meses, 10 años o jamás. Dale la oportunidad. - De pronto Dereck se volvió un buen familiar. Y recuerdo la pelea que Harry y yo tuvimos sobre él. 

- ¿Por que Harry no quería que confiará en tI? No te niego lo apuesto que eres, pero ya me dijiste lo del divorcio que más me escondes. - Pregunté mientras sacaba dinero para pagar mi chocolate, pero él se apresuro y lo pago. 

- Todos tenemos algo que nos hace malos ante los ojos de alguien. - Bebí un sorbo. 

- No me vas a decir. - Aclaré.

- Pero sin embargo, decidí volverme tu ángel guardián con el que puedes coger de vez en cuando. - Dijo él sonriendo pervertidamente. 

- No es lo que diría un ángel guardián. - Dije yo. 

-Te ofrecí mi ayuda, ___________. Al menos hasta que Harry despierte. 

-Estoy bien, gracias. - Dije yo. 

-Mis tíos van a esperar hasta que mis únicos sobrinos nazcan y luego vendrá la tormenta. ¿Ya pensaste en eso? - Pregunto, lo había hecho y no tenía aun ni un plan, pero las cosas habían cambiado.-  Te ayudaré a pensar en algo en cuánto decidas que hacer con tu matrimonio. Te estoy dando la oportunidad. 

- Ni siquiera sé si el hecho de que me lo digas lo hace bueno o no. No entiendo que es lo que quieres: mi divorcio o mi matrimonio. 

- No gano nada, pero no me gustaría que después te arrepintieras de una decisión. No es lindo, te lo digo por experiencia. - Él me dio su abrigo colocándole en mis hombros. - Estás congelándote y no sé si eso es normal, no hace tanto frío. ¿Cómo es que eres hermana de Zayn? No se parecen. 

-Lo dice quién no sé parece en nada a su madre ni a los Styles más que ... en los ojos... 

-Azules. 

-Medios hermanos por nuestro padre. 

-Lo dices como si te molestará. - Dijo él. 

-No. Estoy más que feliz de no ser una huérfana. Me gusta tener hermanos, una familia. Antes de Harry sólo tenía a mi ex novio y a mi ama de llaves (nana) y mi jardinero. - Dije yo. Él sonrió.  Habíamos llegado a su carro, me abrió la puerta y de nuevo subí por mi cuenta. 

Una vez adentro nuestras manos se tocaron al intentar poner música y luego nuestros labios en un buen beso. Sus labios a diferencia de los de Harry eran sumamente gruesos y me mordió haciendo que soltará un gemido. 

- Si no estuviéramos en una via pública te cogería en este lugar. - Dijo él haciéndome mojar, el embarazo me hacía incendiarme en un segundo como si fuera insaciable.  

- Vamos a un lugar a calmar las cosas. - Dije yo. Él me llevo a su casa en un penthouse. - Qué discreto. - Dije yo en cuanto él me dio una nalgada antes de entrar. 

Me tomó de la cintura y me cargo en sus brazos mientras nos dirigíamos a la barra. Pasaba su lengua en mi cuello antes de quitar mi playera, dejándome en un bra negro. Le quite su camisa y pase mi lengua sobre sus abdominales.  Me desabrocho los jeans y se deshizo de ellos para después desabrocharse los suyos y entrar en mi rápidamente. - Me gustas... - Dijo él viéndome. 

- ¿A sí? - Dije yo, pasando mis manos detrás de su cuello, llevando mi lengua a su boca.

-Demasiado. Jamás me cuesto con la misma chica dos veces. - Dijo él besándome porque estaba llegando a mi orgasmo y no podía cerrar la boca, sentí mi cuerpo temblar ante el suyo como si me quemará la piel. Pronto él también llego y salio de mi. Me paso mis bragas y mis jeans.  

- No entiendo porque él idiota de Harry te engañaría. - Reí. 


-Porque yo lo engañe primero. Y ahora estando en coma. - Dije yo bajándome de la barra mientras el andaba sin camisa. 


-Vaya, no lo esperaba. Pero no te culpo por lo último, soy irresistible. - Dijo él.


-Muérete. Estoy embarazada tengo las hormonas al cien. - Respondí. 


-Y los pezones brotando. Usa bra cuando estes en la calle o provocaras muchas miradas indiscretas. - Dijo él mirándome. -Incluso sobre tu bra pude sentirlos. 


-Cada vez eres más pervertido. - Dije yo y él tomo su trago. 


-En fin. Tu __________ Hamilton puedes provocarme. Mal momento para mi primo, porque él no está disfrutando de lo que yo sí. Y vaya que lo disfruto. - Dijo él. -¿Segunda ronda? 


Querido Harry, feliz día 95. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Jue 20 Jul 2017, 8:51 pm


Capitulo: Será divertido. 
 
- Vaya... creí que llagarías... no sé... - Dijo Zayn, la última vez no llegue aquí en tres días: Dereck, las empresas de Harry y respuestas,  que Zayn insistió en que si no volvía llamaría a la policía, su excusa fue él no me da buena espina.  entrando a la cocina donde me encontraba tomando un asqueroso té porque alguien no le gustaba el café y además no podía ya darme ese lujo.
 
Habían pasado al menos 10 días y mi vida volvía a correr.
 
 
- De nada. - Dije yo molestándolo, después de todo le había preparado el desayuno. Dereck y yo habíamos compartido la noche. Y hoy en la mañana me había dejado. - Te has levantado tarde, ¿estas bien? - Pregunté yo. Eran casi las 2 p.m. Zayn se sentó frente a mi. 
 
 
- Sí, sólo tengo resaca. - Dijo él, sonriéndome un poco. 
 
 
- Ah, eso explica tu mala cara. - Dije yo, riéndome. Comenzó a contarme como después de ir a comprar a una tienda de autoserviocio frituras se encontró a una joven que tuvo chispa con él y bueno, terminaron en una fiesta que lo llevo a otra cosa evidentemente y finalmente volvió a casa.  
 
 
Comencé a pensar en lo poco que había vivido mi vida de esa manera, es decir si me volvi alcohólica pero en general nunca había bebido sin control por diversión. Bebía vino para degustar, cerveza para matar la sed y el calor. - Mierda. Seré mamá de tres bebes y no habré hecho demasiado. - A Zayn le causo gracia y me pidió la miel maple para sus hot cakes. -Bueno, siempre que quieras Don puede cuidarlos. O una niñera. Así podríamos salir todos de fiesta. - Reí con él. 
 
 
-Será divertido. - Dije yo rindiendome con el papeleo de Harry. - Zayn me los quito de la mano y comenzó a leerlos mientras yo me recargaba mis codos en la mesa. Después de unos minutos Zayn soltó: Tal vez no sepas que le sucedió a sus cosas de Harry, pero claramente si compró una casa, no hace mucho apenas hace unos 9 meses.
 
 
Comencé a toser. - ¿Para qué Harry querría una casa? ¿En donde la compro?- Pregunté yo. 
 
 
- Aquí en Inglaterra.- Me miro. -  No conozco esté lugar pero definitivamente no es en los alrededores. - También se puso pensativo. - Supongo que es para que ustedes vivieran ahí. ¿Quieres ir a verla? - Asentí, la curiosidad me mataba y también a él. – Bie 
 
 
Una vez ya en el coche después de que Zayn se bañara, salimos con el GPS. Sería un viaje largo. - Tal vez ahí fue a donde llevo sus cosas. Las de la antigüa casa, pero sí es así no entiendo porque no me lo dijo. Mi celular sonó y era Dereck quién me llamaba. Es Dereck. 
 
 
-Dereck me da un mal presentimiento. - El celular dejo de sonar unos segundos. 
 
 
-Hola. - Contesté mirando la ventana.  
 
 
-Tengo que ir a una estúpida reunión. ¿Quieres ir? - Me preguntó. - En realidad no puedo, estoy en un asunto familiar. 
 
 
-¿Tiene que ver con Harry? - Me preguntó y fruncí mi ceño.
 
 
-¿Por qué? 
 
 
-Porque sí es así es de mi incumbencia. - Dijo él en un tono nada sútil. 
 
 
-No. No es asunto tuyo y Harry tampoco lo es.- Dije colgando molesta. Zayn me miro de reojo. - El primo sexual te hizo enojar ¿no es así? 
 
 
Me mordí el interior de mi mejilla tan fuerte que sentí como comenzaba a sangrar. - Mi vida no es de los demás. - Comenté pensando en algo en lo que no quería pensar la mayor parte del tiempo porque sabía que en cualquier momento me convencería de tomar esa decisión. - Que opinarías si desapareciera del mapa. - Dije yo, Zayn giro momentáneamente.
 
 
Preguntó. -¿Ya tomaste la decisión? - Me encogí de hombros. Derek volvio a llamar. 
 
 
Conteste. -Dereck, te estas volviendo molesto. ¿Qué quieres? 
 
 
- Dime en donde estás. - Ordeno. 
 
 
-El hecho de que tú y yo hayamos cogido no significa que tienes un derecho sobre mi. Y si quieres pelear, te paso a mi hermano mayor, imbécil. Es un asunto Hamilton-Malik. 
 
 
-Púdrete. - Le grito Zayn divertido causándome una sonrisa. - Dicho eso colgué. - Y respondiendo a tu pregunta, no lo sé. ¿Por qué desaparecerías del mapa?
 
 
-Porque estoy cansada de estar así. Además suena tentadora la idea. Es decir trabajo porque es el legado familiar que no pedí, no me considero afortunada porque yo tenía un plan que no pude seguir después de meterme en esto. Conocí a Harry sí, pero fuera de eso... no pido que me entiendas. 
 
 
- Bueno, suponiendo que desapareces. ¿Qué con la cadena? ¿Qué con los Styles? ¿Qué sucedería con Harry? - Preguntó él. 
 
 
-Te encargarías de la cadena, claro si quieres. No te obligaría a hacerlo pero de negarte vendería las acciones, cambiaría todas mis tarjetas de crédito y mis propiedades a otro nombre, yo que sé. Y pasaría de desapercibida. 
 
 
-Eso se te da perfectamente. - Dijo él. - Bueno si desapareces, creo que podría manejarlo. - Sonrió. Sabía que si mi padre tenía tres hijos nos dejo a tres por igual pero me preguntaba que era lo que poseían él y Don. -Apuesto a que si Harry despierta no estará de acuerdo con esto de desaparecer. 
 
 
-Lo sé, pero podría convencerlo, él también tiene cosas por las cuales huir. - Contesté. - Y si no despierta ... ni siquiera puedo imaginarlo. - Dije de pronto con los ojos llorosos. Decidimos cambiar de tema cuando Zayn actualizo el mapa. 
 
 
- Estamos cerca. - Siguió manejando y yo comencé a concentrarme más en el entorno. Estábamos en la nada en la carreta rodeada de hermosos pinos con un toque otoñal que me recordaba un poco a los paisajes italianos que solía pintar. - Ok. Según esto es detrás de... ahí. - Señalo una entrada que literalmente estaba a un costado de la carretera.
 
 
Nos miramos escépticos creo que no sabíamos si esto era en serio. Zayn dirigió el auto hacia allá y pronto llegamos hasta una barda que separaba a la propiedad donde aun continuaba con el camino al bosque. -Quédate en el auto. – Zayn apagó el auto y bajo, lo seguí vi su figura esbelta saltar al otro lado de la barda y puesto que después no podría hacer esto, hice exactamente lo que él. – No me voy a quedar y perderme de toda la diversión, además mi estómago pronto crecerá y no podré hacer nada. – Me excuse caminando a su lado.
 
 
Ninguno de los dos pudo morderse la lengua. – Vaya. – Exclamo Zayn. Era una increíble casa color blanco, tenía dos torres enfrente que estaban fuera. Camine a asomarme y en efecto había cajas adentro pero no rebasaban más de cinco. Y no veía algún otro mueble. Estaba vacía. – Te quejas de las mentiras, pero tal parece que tu __________ Hamilton eres una mentirosa.
 
 
-¿Qué mierda haces aquí? – Preguntamos al unísono mi hermano y yo, Dereck está de lo más relajado cruzándose de brazos al igual que nosotros. – Lo mismo que tú. – Replico él.
 
 
-¿Y eso que significa? – Camine hacia él y lo empuje con las manos en su pecho. - ¿Por qué nos venias siguiendo?
 
 
-Porque te lo pregunte, _________. Los asuntos de Harry son mis asuntos. – Yo ya me había acercado a él empujándolo con mis manos hechas puños en su pecho. -  Quieras o no. -  Zayn me alejó de él mirándome de mal modo queriéndome decir “Te lo dije, mala espina”.
 
 
-Bueno, entonces contesta, ¿Por qué Harry tiene una casa? – Señale lo evidente. Derek metió las manos a sus bolsillos y me mostró un manojo de llaves antes de lanzármelas.
 
 
-¿No es obvio? – Señalo él, las tome y Zayn lo empujo un poco lanzando un “Aléjate” mientras yo buscaba la llave de la puerta principal. Al abrirlo y poner un pie en el suelo de madera me di cuenta de que Harry había prestado demasiada atención a esta casa.  Me acerqué a las cajas pude ver que tres de ellas estaban abiertas conteniendo los libros de Harry. Algo de lo que no te puedes deshacer.
 
 
-¿Qué tienes las otras dos? – Derek se encogió de hombros y se giró a otro lado antes de que pudiera ver su expresión.
 
 
-En realidad no lo sé. – Zayn levantó una ceja ante esa contestación, yo también lo hacía. – Pues lo averiguaré. – La punta de las llaves la clavé en la caja y comencé a utilizarla a modo de navaja entre el cartón y la cinta.
 
 
Todos la mirábamos como si lo que pudiera contener fuera el mismo infierno o un cofre del tesoro. Las fotos brotaron de la nada. Eran demasiadas y todas ellas… no me pertenecían.
 
 
Se sentía como un vínculo en el que yo era una tercera pieza que sobraba. Era Samanta. – Bueno. Al menos sé que no compró esta casa para mí. -Mire al techo evitando no sentirme de algún modo miserable frente a esto. De pronto solté una carcajada que tapé mi boca sorprendida, pero no pude evitarlo comencé a reírme tan fuerte que me tuve que arrodillar frente a los recuerdos, frente a un pasado que me perseguía.
 
 
Harry siempre me hería, siempre me haría llorar.
 
 
-¿_____________? – Habló Zayn. No le hice caso y abrí la otra caja que tenía unos cuantos cuadros y las notas pegadas de la pared. Me limpié la cara. – Hay que irnos. – Zayn me dio una mano y cuando estuve de pie, Derek se disculpó por asumir que la casa era para mí y él.
 
 
-_________, espera. – Derek nos seguía. Me tomo del brazo y me hizo detenerme.
 

-¡Escúchame!, no sé quién te crees que eres y me da igual, no eres nadie para mí así que aléjate. ¡Déjame en paz! ¡Ya basta! ¡Deja de crearme problemas! – Grite muy molesta.   Crucé la barda y me subí al auto de mi hermano. Donde mientras estaba sola solo pude gritar. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Vie 28 Jul 2017, 12:38 am

Capitulo:La verdad. 
-No quiere salir. - Dijo Zayn a alguien, conociéndolo podría estar hablando con cualquiera; Lou, Don incluso con Dereck aunque lo dudaba mucho. - Lleva como dos días encerrada.

No estaba mal, al menos no como podría estarlo. Me miré al espejo y me di cuenta de que la Dra. Cee tenía razón y que estaba a punto de perderme una ecografía por estar aquí; era una flacucha. Los trillizos estaban acabando conmigo físicamente y Harry con mi salud mental. 

No queria llorar por lo que habia pasado únicamente quería estar sola y el baño me lo permitía, Zayn era exagerado, no llevaba dos días en el baño eso había sido en la habitación. Quería aclarar mis ideas. No era algo difícil de entender. Mi mente repetía todas las escenas vividas con Harry y no sabía por donde comenzar. 

No quería aceptar lo que otros decían pero era cierto, lo mío con Harry es un desastre. 

- ¿______?- Mi hermana toco la puerta de manera delicada, su dulce voz entro a mi cabeza sacándome de mis pensamientos y susurraba con Zayn. - Escucha: Sé que quieres espacio y te entendemos, Harry la caga incluso estando en coma pero... Nos estamos preocupando no queremos que sea como... Tú sabes... - Ni siquiera la deje terminar porque abrí la puerta y me acerqué en busca de un abrazo. Finalmente lo supe. 

Le pedí las llaves pero ella ya estaba haciendo una cara de angustia. - No creo que debas, ____. Vamos descansa, por los trillizos. - Insistió y me gire a ver a Zayn. - Te lo pido. Prestame tus llaves. - Se pasó la mano por el cabello, mientras me observaba a detalle. Metió las manos a los jeans y me lanzo las llaves. - No hagas una estupidez.

Así fue como salí de la casa con mi bolso y a toda prisa, en busca de mis respuestas.
Afrontemos todos nuestros problemas, los veré en la casa de campo. Escribí y pulse enviar.

Y esa era Gemma Styles.
Manejé por las calles de Inglaterra y aunque creí que seria difícil por el cambio del volante al lado derecho me sorprendí de lo fácil que resultaba. Así fue como unas 8 horas después llegue a la casa de campo de los Styles en la noche, algunas luces estaban encendidas y yo respiraba con pesadez.

Comencé a contar. 2. 22, 32, 42 Toqué la puerta y vi una sobra acercarse a través del cristal.  Gemma se quedo muda, lo único que hizo fue mirarme de pies a cabeza. - _____________. - Carraspeo un poco. 

Habían pasado dos años desde que estuve aquí.-Hola, Gemma. - Malos recuerdos.

Ella no pudo evitar una cara de sorpresa, no sabe que son tres y eso lo tengo a favor. Me permitió pasar y aparte de nosotras no escuchaba a alguien más. -¿Cómo has estado? Es decir... Mírate.

-Me siento mejor de lo que me veo. -Aclare. 

-________, si quiera podrías permitirme disculparme yo...- Ella intentó abrazarme o algo pero me alejé. -No vine a causar más escándalos, por primera vez estoy aquí porque quiero estar aquí incluso si eso significa no cazar al venado.  - Me mordí la lengua pero finalmente solté. - No hace falta, he escuchado eso una y otra vez pero ustedes los Styles... Son otra cosa. - Dije yo. - Samantha, ella... Necesito saber más. - Gemma no se movió como si de un monstruo se tratará, sólo me veía con cierto cuidado. - Escucha Gemma, ella no me deja dormir ni respirar.

Negó. -________, acaso... Ay no. - Dijo sentándose en la silla del comedor. -Harry no te dijo nada.

- Era de esperarse. -Dije yo, mordiéndome los labios. En verdad quería llorar pero no me derrumbaría aquí. - Esto es un cuento de nunca acabar y por eso estoy aquí, Gemma. Si quieres que te perdone sólo no me mientas.  

Ella pareció pensarlo, hacía meses que no nos veíamos pero ya no sabía que más hacer y como antes mencione tengo que defender mi esquina. Por supuesto que lo haría.- Samantha era una maldita víbora manipuladora. -Gemma no lucia bien hablando de ella. - Era eso y más. Y lo siento si digo cosas así de una chica muerta pero sólo digo mi experiencia. - Se excuso y pude entenderla pero yo quería que ella me entendiera a mi.

Harry y yo no teníamos futuro. No a costa de ella.

- Sé perfectamente que ella es el pasado de tu hermano, lo sé, perfectamente. Sé que jamás podrá olvidar del todo lo que ella hizo y yo no pretendo borrarla, es sólo que no la comprendo. Así de simple.  Y si yo no puedo comprenderla no comprendo a Harry. Sólo mírame.  Soy un caos. 

Gemma estaba por primera vez siendo honesta, lo sabía. Lo podía ver en sus ojos. - Yo no creo que sea...

El timbre sonó. Y me puse en alerta. - ¿Esperas a alguien? - Pregunté y ella negó, se levantó para abrir la puerta. Vi la figura tonificada de Derek caminar pos los pasillos. 

Ni él ni yo dijimos palabra alguna. Gemma se sobaba los brazos entrando en calor y yo me quite el saco que llevaba dejándolo en la silla. Finalmente Dallas tomo asiento frente a mí, no sé si sospechaba de que trataba todo esto pero de aquí no me iba a mover. 

Gemma se llevo las manos a la cara, como si se pudiera quitar las preocupaciones que llevaba consigo y me miro a mi siendo transparente. - ¿Podrías ayudarme con el té? - Asentí y camine con ella a la cocina. 

- Ni siquiera sé porque te empeñas en mentirme, __________. En verdad quiero ayudarte, estoy preocupada por ti. - Saco tasas y yo servía el agua en una cafetera. - Pero dime algo... ¿Ya te acostaste con Dereck? - La mire y supo la respuesta. Así de sencillo se leen los sentimientos. - ¿Por qué lo hiciste?

- Porque ... no tengo excusa. No la tengo. - No iba a defenderme, extrañaba a Harry y mi coraje pudo conmigo. Le había fallado. Del mismo modo en el que le habían fallado a mi madre, del mismo modo en el que me habían fallado a mí. Ella se recargo en la pared. 

-__________... déjame decirte que eres una hija de puta, igual que nosotros. - Se aguanto las lagrimas. - Bienvenida a la familia. - Lo sabía, incluso Derek me lo había dicho. Casi pude ver a Harry diciendome que me detuviera, que no me iba a gustar lo que iba a escuchar. 

Servimos el té y volvimos a la mesa. Derek ya estaba fumando cerca de la ventana, tan pronto nos vio lo apagó con el tacón de su zapato. Gemma se sentó en una esquina de la mesa. - Samantha se acostó con mi padre. - Dijo ella de la nada, que no me dio tiempo de tomar la tasa de té antes de que se cayera y se rompiera. Derek lucia igual de sorprendido que yo, ambos miramos a Gemma. - Yo los descubrí... pero no podía decirle a Harry ni a mi madre. - Ella tomo de su té. - Cuando tus padres murieron sentí que le debía algo a Harry y es por eso que yo sabía lo de la llamada, fue mi idea decirle a nuestro padre porque después yo tendría el valor de decirle a mamá que nuestro padre es un maldito infiel... 

-Por eso nada hacía sentido. Tu madre no sabía nada hace dos años y sigue sin saberlo. Y por eso tu padre reacciono así, él no quería delatarte y mantuvo la culpa de que fue su idea. - Dije yo. 

- Sólo quería que cuando llegará el momento, Harry no sufriera más por ella porque estaría preocupado por ti. Tendría la mente en otra cosa. - Soltó ella. 

-Samantha. ¿Qué alguien me diga de una puta vez como murió? - Exigí y Dereck habló.

-Ella se suicido y Harry la encontró en su cama muerta. - Cerré los ojos, casi podía ver la escena. - La sostuvo en sus brazos y la llevo al auto incluso cuando ya no quedaba nada más por hacer. No sabíamos porque no se detenía y la dejaba estar pero luego nos lo dijo: ella estaba embarazada. - Dijo él.  - Jamás se lo perdono. Él desapareció. - Derek no podía verme y yo me moría de arrepentimiento por haberme acostado con él. 

-Sólo Harry sabe la razón por la que se suicido. - Dijo Gemma y Derek negó para sí, luciendo abatido por esta conversación. - Ella no era buena persona, ________. No lo era. Harry era vivaz antes de ella y de su muerte. Pero luego fue apagándose. Derek y yo estábamos ahí cuando la encontró. Mis padres jamás creyeron que esto llegaría tan lejos... tal vez no creían que ustedes se enamorarían. 
Lloré aun más. - Pues noticias de última hora, llevo dos años con él. ¿Cómo podría no enamorarme de él?  Me embarace de él. Yo no quería tener a mi bebé, pero  nada pasa como uno quiere. No entiendo qué más quieren de mí. ¿¡Qué más quieren de mí!? - Grite levantándome de la mesa mirando por encima de los hombros de Gemma. 

Puesto que los Styles estaban allí. 
Y esto apenas empezaba. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Sáb 29 Jul 2017, 6:36 pm

Parte 2
Ellos me veían de la misma manera que Gemma. Anne se dejo caer en el suelo desconsolada por mentiras y más mentiras.  Gemma no podía creer lo que acababa de hacer. - ¡¿Por qué?!- grito sin poder controlarse.

-Porque te dije que iba de cacería, pero tú no eras mi ciervo. Él lo era. - Señale a Styles quién ya avanzaba a mi pero Dereck se interpuso. Styles  miro y dejó a su mujer en el suelo puesto que ella estaba destrozada.- Vaya modo de obtener la verdad, _______. Para ti somos un juego ¿No? ¿Qué te dijo Harry? ¿Juega conmigo? - Insistió él tocando mis puntos débiles. Gemma lo miraba con odio, lo podía ver.

Daño colateral, verdad.-  Gemma jamás lo sabría pero yo también había pasado por infidelidades en mi vida hasta la muerte de mis padres. Así que habían elegido a una mala contrincante. 

-Escucha, ________. Yo en verdad lo sentía cuando te vi destruida antes de que ganarás los premios. No quería que pasarás por lo mismo que paso Harry y por supuesto no quería que él pasará otra vez por eso. - Aclaró Styles tocando el borde de la mesa con la yema de los dedos, su impenetrable mirada daba mucho de que hablar. 

- Debe sentirse muy orgulloso, ¿Verdad? Usted me volvió un monstruo.

-Tal vez siempre fuiste uno. - Contesto. Derek seguía ahí sin decir palabra alguna. - En fin. No tenías derecho a meterte en asuntos que no son tuyos. 

- Lo dice quién me hizo casarme con su hijo. - Sonreí. - También se lo advertí, Styles. Nunca juegue con el diablo porque puede jugar que mejor que usted. - Me senté y me lamente un poco por Anne que veía a su esposo con recelo. 

- Quería saber la verdad porque todos siempre me mienten... tanto que tuve que mentir. Y fue el único modo en el que yo supe quién era Samantha. Lamento lo que paso con ella, pero no soy ella. Así que lo siento. - Mire a Gemma. - No quería esto. Lo juro. Yo no quería que sucediera de este modo. 

Gemma me dio su mano. -Te creo. - Me siento avergonzada con ella puesto que en teoría yo quería que sus padres estuvieran aquí y prácticamente se delato frente a su madre. - Pero tienes que irte, ___________. Porque este problema es de los Styles. Sé que eres una pero sabes a que me refiero. - Se limpio las mejillas. Tome mi saco lista para salir de aquí. - Poco a poco. - Susurro ella antes de que desapareciera detrás de la puerta. 

Escuche como una puerta se abría detrás de mi. Era Derek saliendo también de la casa, sus ojos lo delataban al igual que jugar con sus manos. - Así que... poco a poco. - Abrí la puerta del auto de Zayn y antes de subirme le respondí. 

- No te metas en mi camino, Dereck Dallas. 


...


Salí del consultorio de la Dra. Cee y camine directo a la habitación de Harry sin pensar en algo. Definitivamente no podía pensar en algo. Cuando encontré a Harry haciendo lo usual (estar en coma) me sente en el espacio libre en sus pies. Mirándolo. 

-¿Cómo es la vida? - Le pregunte. -No creas que estoy aquí por ti, la verdad es que no quiero verte pero estas conmigo en esto. Un día estamos peleando por separarnos y al otro estamos luchando por seguir juntos, o  un día discutimos sobre que no queremos bebés y al otro tenemos trillizos. ¿Pues adivina que Harry? Son tres niños, me lo acaba de decir. - Lo miré y se lo dije. - Zayn y Louis me ayudan... a salir del mapa. Conseguir la libertad que siempre quise, Harry. Y tú también, si lo deseas. Si es que despiertas. 

Yo... no puedo pedirtelo, Harry. Ya no puedo pedirte que regreses por mi o por los trillizos aunque creo que somos una buena razón para que lo hagas, pero si decides que no, está bien. - Los ojos se me aguaron y sentí comoen la garganta se comenzaban a acumular todas las cosas que siempre quise decirle y nuca pude. - Porque te entiendo: no soy el amor de tu vida y jamás lo seré, ella se murió de un modo terrible y yo debí arreglar tu corazón roto con el mío, pero en cambio sólo me preocupe por mi, lo cuál fue muy egoísta porque tu me quisiste primero y yo... no podía perdonarte a pesar de que yo sabía que te amaba más que a nada. Más que al arte, más que a mi libertad, más que a mi propia vida.

Me limpié las mejillas. - Oh, querido Harry te amo más que a mí maldita vida. - Le bese en los labios antes de irme. Al salir de la habitación pasando de desapercibida mientras atravesaba los pasillos pude ver a mi pequeña yo sentada en uno de los sillones de la sala de espera.  Ella movía los pies aburrida, dí un paso hacia atrás intentando alejarme de ella. Me pregunto de pronto algo que decidí ignorar, ya estando tras de mí. Intente no contestarle, y seguir caminando de vuelta a donde estaba Harry. - ___________. -Habló rompiéndome el corazón, fue lo último que vi antes de desmayarme. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Vie 04 Ago 2017, 11:47 am


Capitulo: Yo.
Me mordí el interior de mi mejilla y mis ojos no se despejaban del suero que tenía en mi muñeca izquierda. No me darían de alta el día de hoy, o en un buen tiempo. Me había desmayado y no por nada, uno de los trillizos me había dislocado una costilla hace unos días volviendo mi embarazo un poco peligroso, además de estar en observación no tenía el peso promedio que debería tener para este momento. Así que todo apestaba. 

Estaba un poco asustada, sobretodo porque no había visto a mi pequeña yo quién sólo aparece siempre que voy a entrar a una zona de guerra. Me levante un poco, cerré el libro porque no me estaba concentrando y mire mi estómago. Los trillizos se estaban moviendo, coloqué la mano de Harry sobre mi. - Espero puedas sentirlos, son muy inquietos cuando hacen esto. - Le hablé a Harry, tenía un poco de barba de unos dos días pero se veía igual de apuesto. Sentí como uno de ellos se movia muy cerca de mi costilla por lo que tuve que apretar lo primero que fuera o comenzaría a llorar del dolor. - Y esto es tu culpa, Harry Edward Styles. - Cuando todo paso, me reincorporé en el sillón.

-¿Cómo se llamarán? - Preguntó _________, tomándome desprevenida. Se veía regordeta, tendría unos 8 años.

-No lo sé. - Respondí. Camino hacia a Harry y mi primer instinto fue protegerlo de ella... protegerlo de mi, la cosa no resultó como debería, mi costilla no me permitía moverme muy rápido y menos mis pies hinchados. Ella lo vio aprovechando ello, se acerco al otro lado de la cama. 

- ¿Te doy miedo? - Me preguntó, entonces la vi mejor: era mucho más alta desde la última vez y también tenía el cabello corto. Era mi yo de unos 12 años, eso explicaba también su manera de hablar más fuerte pero también más dañina. 

- Sí, siempre apareces cuando las cosas están por ponerse peor. - Su pequeña mano estaba apunto de tocar el cabello caramelo de Harry, ella lo colocó tras de su oreja.

-¿Temes que le haga daño? - Asentí, supe que una pizca de curiosidad se había plantado en su interior con mi respuesta. - Creí que tú eras yo, creí que me conocías mejor. 

- Yo... me intente suicidar. - Solté con un poco de miedo. - Mamá con sus llantos y estúpidos intentos fallidos de dejar a papá. Me quería morir, ________. ¿Como no tenerme miedo? 

Ella tenía la mirada más triste de todo el mundo en un parpadeo, en un segundo. - Jamás intenté dañar a nadie, tú lo sabes. Sólo ya no quería intentar ser otra vez una familia, papá estaba acabando con todo. Así mamá podría dejarlo. Yo ya no quería sentir dolor, siempre estaba triste además con eso ¡Le haríamos un favor! - Grito ella por unos instantes deje que sus palabras entraran en mi cabeza, ella  miraba a Harry de una manera peculiar ... con un poco de envidia, acerco sus labios su mejilla. 

No podía observar eso, ni siquiera pensarlo. La idea de herir a Harry de pronto me pareció abrumadora. - ¿Podrías alejarte de él? - Ella no me hizo caso y tocó el rostro de Harry. -Maldición. - Susurre. - ¡Aléjate de Harry!
La puerta de la habitación se abrió y entonces vi a Louis entrar a la habitación mirándome extrañado. - ¿Estás bien? - Me preguntó levantado su ceja y acercándose a mi. Gire a verla de nuevo pero ya no estaba. 
- Sí. - A Lou pareció bastarle y no hizo más preguntas, se lo agradecía y esperaba con todo el corazón que mi yo de 12 años no volviera más. Louis me distrajo con su plática divertida y relajada hasta que llego el momento de irse, conseguí que a Harry y a mi nos llevaran a una habitación gracias a las enfermeras que nos veían tipo "Romeo y Julieta". No podía dormir con él porque tenía que pasar la noche pegada a otra medicina y a una mascarilla, sólo para ayudarme a respirar por la cuestión de las costillas, si uno de los trillizos se movía más de lo que debería posiblemente aplastaría uno de mis pulmones. 

...


Louis entró a la habitación con una sonrisa y con cierto aura que de pronto inundo la habitación, con un sobre en su mano color amarillo, cerró la puerta tras de él. - Los tengo. Hablé con tu hermano, en efecto ya los he utilizado. - Me dio el sobre, los tomé y mi corazón se detuvo, el sobre tenía unos pasaportes falsos e identificaciones del mismo modo, dinero y tarjetas bancarias para Harry y para mí con suficiente dinero para vivir toda nuestra puta vida sin mover dedo alguno. Zayn y él habían hecho esto por mi y se los debía. - Jamás podre agradecerte todo lo que has hecho. 


- Sólo con la condición de que sea en un caso de emergencia, sólo como  un ultimo recurso. - Ese era el plan. Ambos nos quedamos viendo a Harry yacer en paz. Louis me tomo de las manos y yo sólo aprete nuestro agarre. - No tienes que preocuparte. - Me abrazo con delicadeza, tanta que temía que me fuera a romper en cualquier momento cuando no era así, yo sabía que en el fondo era más fuerte de lo que aparentaba, yo podía ser fuerte, yo era fuerte. Tenía que serlo, debía sobrevivir.

- No sé como agradecerte todo lo que has hecho por mi. Desde el momento en el que te conocí. - Aclaré. - Sólo somos unos problemas con problemas y supongo que eso es lo que nos mantiene unidos. - Señale a Harry. - Eres mi mejor amigo y me alegro que lo seas. - Louis beso nuestro agarre. 

-No digas nada, preciosa. Eres mi familia y eso es lo que se hace: Estar en las buenas y en las malas. - Dijo él. - Además estoy interesado en tu hermana quien viene corriendo con una playera de aguacate. - Dijo él señalando a Don yo reí, ella entro corriendo a abrazar a Lou. 

-Yo soy la que va  a tener trillizos. - Dije molestándola, Zayn entro a la habitación también unos minutos después. - No entiendo a los norteamericanos, sólo queremos un estacionamiento es mucho pedir. - Se quejo mientras me abrazaba. - ¿Cómo están los cinco? - Pregunto mirando a Harry con cierto ¿Cariño?

- Nada que decir. - Dije yo riéndome. - Un día de estos los trillizos me asfixiaran... literalmente. Don hizo una arruga con su nariz.- Tranquila hermanita, estoy ansiosa porque nazcan. - Dijo ella, mientras se sentaba en las piernas de Louis. 

-En realidad ni siquiera quiero pensar en ese día. - Comenté. - No lo digo en un mal modo, amo a mis hijos pero sufriré por tres al dar a luz. Ni siquiera los tengo y ya estoy sufriendo. - Señale, mientras Zayn me ayudaba a acomodar la almohada tras mi espalda, todos rieron. -¿Ya pensaste en los nombres de los bébes? - Pregunto Don. Negué. - ¡Yo te quiero ayudar!

Zayn se cruzo de brazos. - Ayudarías más sabiendo que este es un hospital. - Louis le dio un codazo jugueton y por un segundo me pregunte si al despertar Harry y yo podríamos tener eso. - ¿Qué tal Rodolph? - Menciono Zayn.

-Mierda, fingiré que no dijiste eso. - Señalo Don.

-Sé que __________ nos sorprendera con su buen gusto. Confiemos en ella. - Todos miramos hacia la puerta en donde Dereck venia con jeans, una playera y unos converse. Vi como mi hermano mayor se levantaba listo para sacarlo de aquí, Don encontro un lugar en donde sentarse a mi lado un poco preocupada y la entendía prácticamente estaba a punto de ver discutir a mis dos hermanos con el hombre con el que me acoste. 

-¿Podemos hablar? - Me pregunto. No quería que entrará a la habitación. No lo veía desde que ocurrió aquello con los Styles. Miré a Harry y a pesar de que yo sabía que debía decir no mi curiosidad me mataba. 

- Sí quieres hablar tendrá que ser frente a Harry y mis hermanos. - Él los miro y se rasco la cabeza pensativo, no era fácil tener unos ojos miel y otros completamente azules sobre ti. - Sólo quería decirte que yo  me ofrecí a declarar con mucho gusto. - Dijo Dereck. Ni siquiera pude decirle algo porque al instante llegaron dos personas que jamás había visto en mi vida, eran algo así como servicio social y aquí estaban acompañados de Dereck. Y la cereza del pastel era James. 

Don logró distraer a los de servicio social mientras Louis se metía el folder debajo de la playera. Ellos salieron y Zayn me miraba a mi. - Si quieres que me quede lo haré. Soy tu abogado. -Asentí. ¿Por que Dereck venia con ellos? .- ____________ Hamilton, somos servicio social, queremos hacerle unas preguntas. Presentes están aquí tu abogado, el abogado de la contraparte y un testigo nulo. 

- Podemos deducir que es tu esposo, ¿no es así? - Me hablo y asentí. - ¿Por que están aquí y no en su casa? Me atrevo a preguntar. - Porque tuve un accidente y fue en el hospital donde ocurrío. No me han dado de alta. Ellos tenían mi diagnostico y le hablaron a la Dra. encargada de mi caso, que era la Dra, Cee y ya veía a donde iba todo esto. Ella estaba obligada a decir mi situación, eso incluía mi falta de peso a mi embarazo y los trillizos. No me gustaba mentir sobre mis bebes pero las mentiras nunca llegan tan lejos. - Lo siento, ________. - Dijo la Dra. Cee.

-No importa. - Respondí, le pidieron salir y ya veía esto empeorar. 

-Me dice el abogado de los Styles que sus clientes no estaban enterados de que su embarazo era múltiple. -Comento la Sra. que tenía aspecto de directora. - Zayn intercedio diciendo que yo no tengo que rendir cuentas ni a los padres de mi esposo en coma cuando ellos no vienen ni a visitar a su propio hijo. - No dijeron nada más. -Dereck solo se mordía los dedos. 

Finalmente mi momento de tortura termino cuando vi que levantaban su portafolios para irse, James me miro un poco iracundo con el asunto, sé que fui una caprichosa pero el no fue un buen abogado para mi, lo supe en sus ojos cuando mire a Dereck. -¿Sr. Dallas podría decirnos cual es la relación que lleva con la familia Hamilton-Styles? - Mire a Dereck, si él decía algo que no concordaba me iría al carajo. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Vie 25 Ago 2017, 8:07 pm


Capitulo: Las naranjas de mi vida.
 
Mamá estaba embarazada cuando yo tenía unos 8 años. Recuerdo a una señora caminar junto a ella mientras cargaban entre las dos un costal de naranjas puesto que los empleados de servicio no la habían escuchado.

 
-________, _________, no dejes de mirarme. – La Dra. Cee me ayudaba a sentar, mi cuerpo temblaba de un modo incontrolable.

 
El bebé murió. Ni siquiera nació. Y ese es el único recuerdo que tengo de cuando mi mamá estaba embarazada… supongo que esa señora es la madre de Harry y el niño que iba a su lado, ese que le tomaba de su vestido color ciruela era Harry. Su pequeño yo de Harry.

 
Mis manos fueron a mi garganta, no podía respirar. Me quería quitar la mascarilla de mi cara, no me estaba ayudando.

 
No recordaba a Harry. Ni el verde de sus ojos, supongo que nos conocíamos desde entonces, pero recordarlo a él era como recordar el embarazo de mi madre y supongo que tenía bloqueado eso.

 
Había varios doctores a mi lado, hablándome, pero yo no entendía lo que decían, veía en sus caras la preocupación que emanaban, no podía entenderlos. Sólo me faltaba el aire. -_________. ________. Respira. – Señalo y sentí como luche para que mis pulmones se llenarán de aire.
 
 
El dolor invadía mi cuerpo hundiéndome en la cama. - __________, escúchame. Tendrás a tus bebés. – Dijo la Dra. Cee, no había sentido tanta reocupación desde que Harry había caído en coma, aún faltaban 2 meses.
 
 
-¿Por qué? – Pregunte a duras penas pero ya sabía la respuesta.
 
 
-Uno de los trillizos, aplastaba tu pulmón.  Te va a asfixiar en cualquier momento, además creo que han roto tu fuente. No te preocupes. – Dijo ella mientras sacaban la camilla de la habitación del hospital. – No podemos anestesiarte, no eres candidata…  así que tendrás a tus bebés naturalmente. - Sus palabras entraban a mi cabeza del mismo modo en el que yo veía como me alejaban de Harry. – Le avisaremos a tus hermanos. - Es el mismo riesgo y no voy a perder a ninguno de los cuatro.  Vi como una doctora corría a la habitación tras de mí y pronto pedían un carro rojo.
 


-¡Harry! – Grite, pero uno de los trillizos se movió haciéndome faltar el aire.- ¡Mierda! ¡Ha...
 


La Dra. Cee giro igual a ver a Harry y arrugo su nariz preocupada. – Creo que … ha sufrido un paro. – Yo era la que iba a sufrir un paro después de esto. - ¡Harry! – Grite como si esperara a que él saliera de la habitación.



Pero él no hizo eso.

 
Entre varios doctores cargaron mi camilla a otro lugar, no había tiempo para que me cambiaran por algo más apropiado. Tomé una cuerda que colgaba del techo y sentí la necesidad de pujar. -¡Maldición! – Lloré.
 
 
La Dra. Cee y varias enfermeras que habían cuidado a Harry estaban aquí en la sala, esto era terrible y sudaba demasiado, sentía que el aire me faltaba y definitivamente los trillizos estaban acabando conmigo. En este momento no me importo que me dolían mi costado por mi costilla dislocada, me dolían otras cosas. - ¡___________! ¡Puja! – Veía a la doctora en cámara lenta.

 
Otro recuerdo…

Papá golpeado a mamá.
Papá gritándole a mamá.
Papá pidiéndole disculpas.
Papá engañándola por segunda vez.

 
Papá gritándole a mamá.
Papá pidiéndole disculpas.
Papá engañándola por tercera vez.

 
-Ha nacido el primero.

 
Papá gritándole a mamá.
Papá pidiéndole disculpas.
Papá engañándola por cuarta vez.
 


Papá gritándole a mamá.
Papá pidiéndole disculpas.
Papá engañándola por quinta vez.
 


-Ha nacido el segundo trillizo.

 
Papá gritándole a mamá que el bebé que murió era un bastardo.
Mamá enterándose que él la engaño por sexta vez, una mujer llorando en la sala.



Una familia rota y tóxica.

 
-Bienvenido al mundo, querido. – Solté la cuerda, de la que me sostenía. – Es él último.  Veía a mis bebés por primera vez, eran hermosos, eran perfectos, eran más de lo que alguna vez había pedido.

 
Las naranjas de mi vida dolían demasiado.

 
Miré como los limpiaban lejos de mí, quería tenerlos en mis brazos por primera vez. -Dra. Cee. – Hablé mientras lloraba. Ni siquiera podía verlos bien, me estoy mareando demasiado y no sé si voy a estar bien. – Creo … me estoy muriendo. – Señale acostándome en la cama mientras los seguía viendo. Los acostaban en una incubadora a los tres. Eran demasiado pequeños.
 
 
Cerré los ojos.

 
Sí era la última primera vez que vería a mis bebés, ellos estarían bien.
Pensé en que Harry estaría bien.
Pensé en mis hermanos.
Y pensé en mí.
Por primera vez en mi vida había hecho algo bien.
Y eso me daba paz.
 
 
Pero no morí ese día.
Si apenas el juego comenzaba.
 





 




Zayn entro a la habitación con una cara pálida. Y yo casi ninguna vez lo había visto de este modo. – Tenemos que dejar de vernos en estas condiciones.  – Dijo él abrazándome de manera delicada.  Me dolía el cuerpo completamente, se acomodó en un sillón frente a mí y me tendió su mano. – Han arreglado mi costilla. – Dije yo levantando las manos a modo de celebración. Sabía que Zayn me miraría mal por ello. – Ojalá sea la última vez que te arreglen algo. – Dijo él.
 
 
Alguien tocó a mi puerta, era la Dra. Cee quién había demasiado por agradecer, me había salvado dos veces de morir y eso jamás se lo podría pagar.
 


Traía a los trillizos en un mismo contenedor, no pude evitar llorar al verlos, eran tan pequeñitos y frágiles. Tenían un tubo pegado a su nariz y varios cables conectados. – Es sólo mientras pasen estas 24 horas. Después de eso, estarán bien. Son muy fuertes. – Dijo ella, los dejaré solos un momento. – Ella salió sin antes darle una mirada a mi hermano, quien no pudo evitar verla más de lo normal y no me refiero como a una mujer sino como un cómplice.  No dije nada porque estaba  ocupada levantándome para poder tocarlos dentro de su contenedor.
 


Cada uno en su piecito los tres tenían una pulsera que decía bebe: Hamilton-Styles. Sentía que los rompería en cualquier momento y no quería echarlo a perder. -Creo que ya sé sus nombres. – Susurré. – Él será  Allen. - Señale al mayor de los tres. Luego toqué a mi otro bebé. – Tú nombre será Evan y el menor de los tres se llamará Rowan … deben ser lo suficientemente fuertes para vivir, por favor. – Los toqué una vez más mientras se lo llevaba la Dra. Cee con pena. – Estarán bien _______. – Tras ella una enfermera entró y se los llevo.
 
 
Zayn me ayudó a sentarme de nuevo en la camilla mientras mis bebés se iban. - ¿Cómo te sientes? – Me preguntó y yo sólo la miraba a ella.
 
 
Le sonreí. -Me siento mejor de lo que veo. Sólo quiero … poder salir de aquí. – Estaba a punto de preguntarle otra cosa, pero él me comenzó a ver muy serio. - ¿Qué sucede? – Pregunté a ambos.
 
 
La Dra. Cee se acercó más a mí, me daba muy mala espina. -Necesito que me escuches, ________. Te vas a controlar. ¿Está bien? – ¿Sera Don? ¿Lou? ¿Algo les sucedió?
 
 
-¿Zayn? Me estas asustando… ¿Qué sucede? – Les pregunté, por primera vez vi a Zayn demasiado preocupado y ansioso. En ese instante lo supe. Se trataba de Harry y sólo una cosa me pasaba por la mente.
 
Harry no va a despertar. - ¿Es Harry, no es así? – Asintió. - ¿Murió?
 
 
Negó y sentí un alivio en mi pecho. – Harry… él despertó.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Mar 29 Ago 2017, 4:08 pm


Capitulo: Las naranjas de mi vida (Parte 2) 
Harry estaba frente a mí. 

Los ojos verdes que tanto extrañaba.

Los labios rosados se movían ligeramente para acompañar a esa terrible costumbre que hace con su boca. 

Lleve mis manos a su rostro, incluso sus mejillas se veían más rosadas, busque su mano y cuando la tome lo supe. 

Tanto que tengo que pedir que me saquen de la habitación a gritos porque mi vida no me recuerda. Me siento entumecida en cuanto el aire cálido choca contra mi cuerpo. Grito sacando las fuerzas de cualquier lugar, grito porque jamás había sufrido tanto como ahora. 

Harry no me recuerda. Zayn me toma del cuerpo antes de que caiga sobre mis rodillas, mis manos sostienen lo que queda de mi en estos últimos dos años y no puedo ver nada más allá que todo lo que he vivido con él; el hotel, la playa en Oregón, los girasoles, las huidas, los te odio y la primera vez que hicimos el amor. 

Harry no me recuerda.


Y soy la persona más triste del mundo. 






...



De nuevo soy caos, Zayn se dedica a dar vueltas en mi habitación mientras yo me siento mejor (físicamente). Es el único modo en el que me puedo sentir. Louis y Don entran en la habitación, lo primero que hago es correr a los brazos de Louis y volver a llorar en su hombro.

-¿Pueden dejarnos solos? - Pregunta él mientras yo no me quiero mover más. Escucho como Don y Zayn se van un momento. - No me imagino como te has de sentir...

- Ni siquiera puedo decirle que lo amo porque no me conoce. - Mis ojos ya estaban hinchados de tanto llorar. - Harry no me recuerda y duele demasiado. - Louis trago saliva por qué sabía por todo lo que habíamos pasado. 

-Te recordará...

- No lo creo. - Me limpié la cara con la manga de mi sudadera ligera. - No me veía a mí. Esperaba a Samantha. - Tocaron a la puerta, me alejé de Louis mientras iba a abrir. 

Gemma entro y camino con los brazos abiertos camino a abrazarme tan fuerte porque lo necesitaba. - Lo lamento tanto. - Dijo pronto llorando y limpiándome las lagrimas. - Jamás llegue a pensar que sucedería esto, pero querida verás que él entenderá muchas cosas pronto. Sólo dale tiempo al tiempo. 

No dije nada, tenía la cabeza llena de mis propios pensamientos pues me habían dado de alta hoy en la mañana justo antes de ver a Harry dos días después de que tuviera a los trillizos. -Tengo que ir a hablar con él. - Digo en cuanto sé que puedo controlar mi llanto.

-Seguro. Te acompaño, sirve que veo a los trillizos. - Sonríe y le tomo de la mano. -Te pido, por favor, por lo que más quieras en el mundo... No le digas a Harry que hemos tenido bebés. No puede saberlo, por favor. No se lo digan ni tu ni tus padres. 

-¿Por qué? ¿Acaso crecerán sin su padre? __________, Harry ha despertado.

- ¡Y él no me ama! - Grité. - No puedes decirle de los bebés. Creerá que lo hice para poder separarme de él y esa no es la impresión que quiero que tenga de ellos. Bebés por necesidad. Te lo suplico. - Lloré. 


- ________.

-Nos lo debes. - Dije terminando la plática. Salimos juntas de la habitación, y mis tres hermanos están sentados platicando; les señalo que iré a ver a Harry y que después podremos irnos, sin embargo ellos se levantan y caminan con nosotras hasta llegar a la habitación donde los padres de Harry están con él, al verme salen gracias a la Dra. Cee que sabe que quiero hacer esto. Mis hermanos me dejan sola para ir con los trillizos llevándose a Gemma. 

Toco la habitación de Harry quién está sentado al borde de la cama. -Adelante. 

Me cruzo de brazos y respiro antes de pasar. -Veo que has visto a tus padres. - Asiente y me mira los brazos. -¿Tienes tatuajes? - Me pregunta y niego. - No recuerdo haberme hecho demasiados. - Eso me tranquiliza un poco. - La Dra. Cee me ha dicho que vendrías a hablar sobre todo, y me gustaría porque nadie me ha dicho palabra alguna y se lo ha recalcado demasiado a mi familia. 

Asiento. - Lo lamento mucho. - Suelto con mi voz casi ronca y me siento en el sillón que está  frente a él un poco lento. - No sé por donde comenzar. 

-El accidente...

-Fuiste por mi a mi trabajo, comenzamos a discutir por una estupidez como la mayor parte del tiempo; yo no había podido dormir y tome pastillas, únicamente te preocupabas por mi, pero estábamos en un semáforo esperando nuestro turno para ir a casa. - Le mostré con mis manos como íbamos simulando los carros. - Desperté primero y te vi inconsciente, estábamos de cabeza y no podía quitarme el cinturón de seguridad. Pedí ayuda a gritos y otro auto nos golpeo. - Lucía pálido como si tratará de recordar, bajo la cabeza.

- Eso explica las cicatrices. - Asentí. - ¿Cuándo despertaste tú? 

Me encogí de hombros. - Una semana después de que me operaran, un metal atravesó mi cuerpo y hasta ahora he muerto dos veces. Luego antes de que despertarás tu corazón fallo y te reanimaron. -Harry ni siquiera podía verme, creo que tenía demasiado con toda la información que le estaba soltando. 

-¿Qué más hay que saber? - Me preguntó duro. Supongo que no recordar nada también dolía. -Además de que estamos casados por un contrato. 

-Que... - Me mordí los labios para mantener mi autocontrol. Tenemos tres hermosos bebés y me amas demasiado, sólo que no lo recuerdas. - Tus padres me han demandado porque no quería ceder tu custodia.

-¿Así que pelaron por mí? Vaya. No me cabe en la cabeza que eso haya pasado. - Lo dice un poco molesto. -¿Por qué no solo se las diste? 

-Porque tú no lo hubieras querido, pero ya estas despierto. - Cambio de tema. Harry no me recuerda y si no me ama como podría amar a nuestros bebés. - Nos han dado de alta. Si quieres puedes venir conmigo, si no dime que hacer para ayudarte. - Pido. 

-Supongo que iré a mi casa. 

-Ya no hay mansión, Harry. Has llevado tus libros, tus notas y todo de lo que no te puedes deshacer a una casa, en Inglaterra. - Hablo y él luce sorprendido por lo que acabo de decir. Me quiero arrepentir pero no puedo. 

Hace una mueca no muy seguro de qué más preguntar. - ¿Qué sabes tú de las notas? - Casi sé que si tuviera más fuerza me arrinconaría a la pared, para cuestionarme. Lo que he dicho lo ha puesto a la defensiva.

-Más de lo que es "sano". - Me levanto pensando en todo. -Quiero ayudarte. - Abrí las persianas de su habitación. Sus padres estaban fuera hablando con la Dra. Cee. - Puedes venir conmigo. - Anne me miro y no sabía si era lastima o remordimiento. - Te daré un momento para que lo pienses. Zayn te ha traído ropa, ese cajón. 

Salí y cerré la puerta tras de mí, la Dra. Cee paso a mi lado tocando mi hombro dejándonos solos. - Saldrá y decidirá que hacer. - Señale. Ambos me miraban, Anne tenía los ojos demasiado rojos tanto o igual que yo.

-Oh, querida. -Habló ella, no nos habíamos visto desde que fui a su casa hace unos meses. - He visto a los bebés, son bellisímos, tan pequeños... Harry no sabe que tenemos bebés. - Hable y ella calló. - Y no lo sabrá hasta su debido momento. 

-¿Qué? ¿Esperaras hasta que él te recuerde si es que lo hace? - Dijo su padre.

-No, pero esté Harry sabe que es gracias a un contrato. No sabe ni siquiera los términos del mismo y yo no quiero que vea a los tres como un acto con consecuencia. - Hablé. - Me demandaron y luego se enteraron que estaba embarazada, gané y llamaron a servicio social cuando me vieron mal y no fue por él. Ni siquiera la jueza considero necesaria la investigación que había pedido. ¿Por qué? Porque no estoy loca. Ustedes se meten conmigo y yo le devuelvo el favor. 

¿Creen que no sé a donde iban con eso? - Les pregunte muy molesta. Zayn estaba atrás escuchando todo con Don, Louis y Gemma. 

-__________, hemos recapacitado... - Dijo Anne tomando las manos de su esposo.- Querido no digas más, deja de alejar a todos de nosotros. -Le dijo a su esposo. - Sólo cállate. - El Sr. Styles supo que ya no podía decir nada. 

Harry salio vestido en unos jeans negros, sus converse y una playera de KISS recordandome como cuando fue a visitarme al departamento de Louis borracho. Se veía increíblemente bien, incluso con las ojeras bajo sus ojos verdes que tanto amaba, incluso con la cara paliducha, incluso con el cabello rizado largo. - Nos miro a todos como si intentara que quedaramos grabados en su memoria a partir de ahora. 

-Cariño... ¿Estás listo? - Habló su madre mirándolo pero Harry está vez me veía a mi. 

-He decidido ir con, _________. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Miér 30 Ago 2017, 2:16 pm


Capitulo: Inesperado. 
Harry era una estrella perdida, lo veía en su mirar.

Sus ojos eran una de las cosas que más me gustaban, en ellos siempre encontraba algo que no esperaba encontrar. 

Supongo que siempre había sido todo un misterio. 

- Lamento decepcionarte. No creo que encuentres mucho en este lugar. - Dije al verlo detenerse en balcón de la sala. -Le había preparado un té. No podíamos hacer demasiado. Esta última semana Harry había medido sus palabras, sabía que no confiaba en mí y aún no entendía por qué no había ido con sus padres. Él dormía en una habitación aparte y yo en la nuestra. - Tal vez deberías... 

-¿Cuándo fue que nos mudamos aquí? ¿Por qué? - Preguntó,  intrigándose de buen modo. Me acerqué lo suficiente para darle su té. Únicamente lo tomo, oliéndolo volviendo a su misión de mirar el mar a través del mar.

Me senté un momento en el sofá, admirándolo. - No hace mucho. - Podría hacer esto todo el día.- Yo llegué primero, tu llegaste al menos un mes después. Yo quería "probarme". Supongo que no fue buena idea. -Espera ¿Qué? - No te pude echar. - Solté, él giro su cuerpo ligeramente hacia mi dirección. 


El verde de su mirada... casi puedo jurar por mis bebés que algo en su mirada cambio. - Tal vez deberías recostarte un momento.- Asentí, levantándome de un modo lento y me asegure de guardar mi dolor. Harry seguía observándome. Camine hacia la habitación, me recosté en la cama y pronto escuché como dejaba su taza para caminar hacia donde estaba. 

Miró todo desde el tocador con los diferentes perfumes hasta los muebles en donde no pudo evitar morderse el interior de la mejilla y fruncir su ceño. Me había olvidado por completo de la foto que yacía pegada en la pared después de que la rompiera. Él la despego con delicadeza y se recostó a mi lado mirándola. - ¿Te amaba? 

Cerré los ojos, en otro momento me pediría que lo mirará. - No creo que deba responder esa pregunta, Harry. 

- Sólo responde. - Al abrirlos me encontré con esos ojos suplicantes. Lleve mis dedos a su rostro de nuevo como si quisiera grabarme al Harry que tenía frente a mí, los ojos esmeralda intentaban recordarme, lo sabía y sentía que una parte de él lo deseaba. Acerqué mis labios a los de Harry besándolo de manera lenta, saboreando sus labios pero pronto deje que mi lengua entrará a la suya, dudoso comenzó a besarme también de manera torpe pero dulce, finalmente me detuve pase mi lengua una vez más sobre sus labios olvidándome de pronto de los 7 meses que pase sin él. 

Me acerqué aún más a él simplemente lo necesitaba conmigo, sus manos vagaron por mis caderas hasta mi cintura mientras me colocaba a horcajadas sobre él. No decíamos nada, sólo era cuestión de prueba y error. Le tome de sus labios una vez más, está vez en un beso más pasional que pronto me iba a dejar sin aliento. Me quito la blusa y sus ojos me devoraban el cuerpo, paso sus manos sobre las cicatriz que tenía a mi costado y las pequeñas marcas que quedaban en mis brazos.  Me recostó para después pasar su lengua sobre mí cuerpo. Mi respiración se iba entrecortando más y más. 

Qué lío. Se estaba acostando con una completa desconocida y yo con el amor de mi vida. 

Me encargué de quitarle la estúpida camiseta, y pasar mi dedo sobre todos los tatuajes, yo debía haberlo pintado y hacerlo inmortal en alguna de mis lienzos. Sé merecía estar en cada pincel, en cada esquina, en mi vida. Desabroche sus pantalones y yo me quite los míos junto con mis bragas. Harry se acomodo, pude notar el bulto en su boxer mientras me deshacía de ellos y me abría de piernas para él, sintiendo como entraba por mi intimidad y yo ahogaba un gemido mientras enterraba mis uñas en su espalda. Gruño en mi oido y por primera vez veía su sonrisa después de mucho tiempo, su maravillosa y detestable sonrisa, lo bese, su lengua y la mía todo el tiempo, cuanto más entraba y salía de mi con prisa yo gemía de placer, saboreando  todo él. - _________, sigue así, así. - Dijo apretando mi cintura con su mano, me movía hacia arriba y hacia abajo rápidamente como jamás en la vida. - Lo tenía a mi merced, gimiendo por mi, muriendo por mi. Tomo de mi cuerpo acostadonos, yo por debajo mientras él recargaba una de sus manos a la pared y con su boca mordía mi pezon y pasaba su lengua en circulos.  Los pechos me dolían por la leche que tenía y que los trillizos no tomaban. Harry soló chupaba mis pechos, como si pudiera comerselos, mis piernas amenzaban con cerrarse alrededor de su cadera y apretaba demasiado hasta que solté un grito desesperada. Quería tener un orgasmo y lo sentía tan cerca. - Oh... Harry... Harry. - Lo bese cuando sentí una corriente electrica atravesando mi espina dorsal. Su boca se pego a mi cuello mientras decía mi nombre una y otra vez, tocándome el trasero con fuerza mientras sentía como me llenaba por dentro. Cuando salío de mi ahogue un gemida y el beso mi vientre.

...

Harry se había levantado en la madrugada, lo descubrí sentado a mi lado mirando la foto aún. Eran las 4 a.m. y mis ojos luchaban por mantenerse abiertos pero era inútil me quede dormida al instante. Cuando mi alarma sonó las persianas estaban cerradas manteniendo la habitación obscura. Harry dormía plácidamente a mi lado, nuestra foto estaba pegada en la pared justo arriba de nuestras cabezas. 

Tomé una ducha rápida y me vestí dejando una nota. 

He pensado últimamente en ti estos últimos siete meses. 
Fue un buen momento para hacerlo ya que si tu boca esta pegada a la mía, no puedo pensar. 
Me amabas y me pertenecías. 
Así como yo te amo y te pertenezco.
Incluso después de la muerte y peor aún de la vida... seré tuya. 

P.D. Quédate en mi cama, solecito. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Jue 31 Ago 2017, 9:46 pm


Capitulo: Free
En el hospital había terminado la hora de visita.  Recogí mis cosas y me despedí de mis bebés, esperaba que pronto los pudiera tener conmigo afuera donde todo un mundo les esperaba. 

Al abrir la puerta del departamento de nuevo me encontré al hombre fugaz en el balcón, tenía las manos apoyadas en el borde del mismo. No se había percatado de mi presencia. Camine hacia él notando que tenía los ojos cerrados y respiraba pesadamente. 

Mirarlo así era hermosamente triste. - Sé que estás ahí. 

Me muevo incómodamente y me quedo callada. No sé que decirle. Oye lo siento. No. El verde de sus ojos me invade por completo y siento como me atraviesan mi agujas al cuerpo, duele y es porque no me conoce y ni siquiera sé si quiere hacerlo. 

Se acerca un poco a mí cortando distancia. - Vi tu nota. - Dice sin mostrar expresión alguna. -¿A donde vas todas las mañanas? - Me pregunta.

Mierda.- A hacer ejercicio. - Suelto y sé qué hará algunas más porque ha sido una pésima idea. - Pero he dejado las cosas en el casillero. - No dice nada pero apuesto a que no me cree. 

-¿Por qué solecito? - Me pregunta divertido, le sonrió pero no puedo evitar que se borre al instante en cuanto me doy cuenta de que apesta a cigarro, me guardo el comentario. 

- Porque eres un engreído. - Lo alejo un poco recuperando mi espacio y él se muerde el labio inferior. - Y yo suelo decirte que no eres el sol. 

- Tal vez si lo soy.  ¿Así que tienes un premio? 

-Acaso ¿Me investigaste? - Le pregunto sorprendida. - podrías preguntarme.

Se cruza de brazos. - Y si te preguntará me responderías como lo del ejercicio. 

Levanto las manos. - De acuerdo. Bien. No fui a hacer ejercicio, he ido al hospital. Tengo que ir todos los días hasta que me den completamente de alta. - Otra mentira que es más creíble e intento cambiar de tema pero me quita las palabras de la boca. 

-Me gustaría que no me mintieras, ___________. En especial en nuestra situación. -Pongo los ojos en blanco y él niega con la cabeza.

-Te he mentido porque no tiene caso que lo sepas. Sólo te preocupas cuando tienes miles de cosas por las cuales hacerlo. - Respondo caminando a mi habitación donde me quito los jeans y tomo unos shorts para seguir hablando con Harry quién ya está sentado, con su ceño fruncido y su cabello hecho un chongo asesinándome con la mirada. 

-Dime de qué cosas me tengo que preocupar. - Suelta y yo camino a la cocina a servirme un trago de agua. 

-Harry, por favor. 

-No, vamos. Suéltalo. - Señala, girando su cuerpo para ver todo lo que hago. - ¿De qué mierda me tengo que preocupar? 

- Harry.

-¡Dime de una puta vez!- Grita llenando de un terrible sonido el departamento. 

Los trillizos, tu pasado, tu ahora, tu memoria, mi demanda, la visita de James al hospital, la casa de Samantha, los mentirosos de nuestros padres, nuestra casa de Oregón, mi huida, las firmas, tu y yo, el divorcio... nuestro futuro. 



Me limito a dejar mi baso en la barra de nuestra cocina y paso a nuestra habitación azotando la puerta. Odiaba morderme la lengua pero no iba a inundar a Harry. Esta vez yo no lo ahogaría. 


...

Una vez menos enojada, salí de mi habitación, no había nadie ni en la sala ni el balcón y por unos segundos me alivie de que Harry no estuviera por ahi pero al instante me sentí mal. Creo que nuestro dolor es diferente pero sin embargo el dolor es dolor. - Mierda. - Quería que Harry me recordará pero si lo hacía implicaría esta vez la decisión final. 

¿Se quedaría conmigo? ¿Huiría conmigo?  Fui directo a su habitación, tocando la puerta un par de veces. - ¿Sí? 

- Te espero en cinco. - Dije caminando hacia mi habitación, donde me coloque los converse negros y tome mi bolso antes de salir. Harry estaba en la puerta esperandome en unos shorts de mezclilla que le daban a la cadera, colocandose una playera blanca que apenas si tapaba la tinta de su piel. Él muy indiscreto me miro de pies a cabeza evaluando mi atuendo. Se mordio la mejilla interna y eso casi me hacia querer bailar de felicidad porque al menos sabía que le atraía. 

-¿A donde vamos? - Preguntó caminando a mi lado mientras bajábamos del elevador. Cuando las puertas se cerraron lo tome por sorpresa arrinconandolo a la pared y me acerque demasiado a sus labios que casi podía besarlos. 

-A arreglar nuestras diferencias de una vez por todas. - La puerta estaba a punto de abrirse así que toque su lengua con la mía antes de sonreír y no besarle. - Sígueme. - Lo lleve a una de mis playas favoritas donde la vida parecía eterna, las personas bailaban en las calles con música de todo tipo, había espectáculo, había restaurantes, había fiesta. Él no parecía entender mucho o la razón y todo era muy simple. 

- Después de casarnos bebimos y no sabíamos que hacer, así que te con copas de más quise ir a esa playa helada de noche y estar en ella al menos unos segundos.  -Le expliqué. - Siempre me ha gustado viajar y en cualquier lugar al que vaya hacer algo que me haga recordarlo y no quiero hacerlo con nuestro accidente. Así que quiero que me acompañes a cierto lugar. - Dije señalandole el bungie que estaba enfrente. 

- ¿Acaso me quieres matar? - Negué. 

-Con trabajos te recuperé, pero pensé hace rato que tal vez si yo me enfrentaba a mi miedo de caer por lo menos una vez en mi vida, tendría menos miedo de...

-¿De? - Preguntó él caminando conmigo. 

-De perderte. - Solté. - Tal vez recuerdes muy pronto todo o tal vez no... pero me levanto pensando en qué me preguntarás hoy o que recordarás hoy.- Suelto y trago saliva. - Tienes razones para amarme pero también para odiarme. 

Harry se detuvo y se quedo ahí mirando sus pies. - La única razón por la que te odiaría sería ... Cerré los ojos. No otra vez. - ¿Tiene algo que ver con Samantha no es así? 

-No es la única razón. - Harry tomo de mi mano de manera brusca y me jalo con él hacia la fila donde ninguno dijo algo más. Cuando fue nuestro turno me di cuenta de que estábamos de nuevo enojados y que esto estaba saliendo demasiado mal. Y yo ya no me sentía con agallas.  Nos amarraron juntos pero las combinaciones de si te lazanban acostado o parado eran al azar. 

Harry pulsó el botón anunciando nuestro lanzamiento, me sentí morir en cuanto lo vi en la pantalla y creí que me daría un ataque de pánico enfrente de estas personas pero no fue así, nos hicieron subir a la gran plataforma que me estaba sacando el corazón por la boca. Nos colocaron el equipo y nos dijeron que nos teníamos que abrzar, sus manos se posaron en mi espalda sintiendo sus dedos rozar mi trasero y las mias su cuello. - ¿Así que estás que ardes pero me tocas el trasero? Puedes tener amnesia Harry, pero eres un imbécil. 

- Yo que tú cierro la boca, incluso en la calle me desnudas con la mirada. - Dijo él guiñándome un ojo. - ¿Es muy tarde para arrepentirnos? - Le pregunto al chico de que nos ayudaba y esté rio.-Bien hecho, ni siquiera sé porqué me convenciste. 


- Yo soy la que va a morir de un paro. 


-Querida ... - ¿Cómo me ha llamado? - no morirás y en caso de que eso sucediera tu cuerpo quedaría colgando y arruinaría la popularidad de este juego. - Dijo él. No me di cuenta de que estaban contando para dejarnos caer y apostaba a que Harry tampoco ya que yo estaba perdida en la palabra "Querida" como el solía decirme después de que discutíamos. - ¿Qué? - Preguntó él. 

Lo bese rápidamente sin importarme que él hablará antes. - ¡Maldición! - Dije justo antes de que nos lanzarán por el aire. 

Justo cuando podíamos probar una pequeña porción de libertad. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Vie 01 Sep 2017, 4:45 pm

Capitulo: Las rubias.
Cuando bajamos Harry tuvo que sostener mi cintura porque las piernas me temblaban. -¿Ella está bien? - Pregunto el encargado del juego, me dolía la garganta de tanto gritar. 

-Lo estará. - Dijo Harry, me cargo lejos de ahí y de algún modo pudo lograr que me colocará en su espalda a modo de caballito. Mis piernas no funcionaban. - Creo que después de eso no te querras hacer algo así de nuevo. 

Mi cara se pego a su espalda disfrutando de su aroma a limpio. - Creo que he sobrepasado mis límites. 

- Creo que es lo más valiente que has hecho. - Dijo él y tenía razón, así que comencé a reírme. 

-Mierda. - Me queje entre risas y le pedí que me bajará para sentarme. En general odiaba los juegos mecánicos y cualquier cosa que de algún modo me hiciera sentir viva por la adrenalina. Harry guardo sus manos en los bolsillos de su short mientras me observaba. - No puedo creer que yo lo hicera. - Sonreí divertida. Me quité la blusa y él soltó un "Oye espera, ¿Qué rayos haces?" - Me divierto, Styles. - Pues había quedado en un top negro dejando al descubierto mi abdomen. -¿Te molesta? - Le pregunté. 

-No. 

-Entonces ¿vamos a la playa? - Señale mis manos desabrochando mi short y quitándome más o menos los converse. Harry nego de nuevo mordiéndose los labios. 

-No... a menos que quieras que te coja en un lugar público. - Mis manos taparon su boca con una risa.

-Eres un cabrón, qué tal si alguien te ha escuchado. - Me queje avergonzada. El comenzó a hablar aun con mis manos en su boca. 

-Ha sido tu culpa, te comenzaste a desvestir enfrente de mí. - Dijo él, me tomo de la cintura y me pego más en mi vientre sentí como se moría por mi. - Pero no sabes que mal me pusiste cuando te empezaste a quejar... ¿Entonces qué? ¿En la cama o en la playa? - Preguntó, sus labios se movían tentadores en mi cara convirtiéndose en una gran sonrisa. 

- Tu dime.

-¿Así que hoy estamos de valientes? - Dijo él. Besándome. Cargándome de nuevo ahí mismo, pegando mi vientre en su abdomen y mis piernas al rededor de su cadera. - Bien. Sígueme, no he probado alcohol desde que volvi a la vida. - No puede ser. 



Había un bar restaurante en la playa, me había quitado los shorts quedando en traje de baño y él se había quitado su playera, mostrando sus tatuajes. Era inevitable que las mujeres no vieran a mi hombre y me moría de celos cada vez que alguna se giraba. Harry pidio dos para volverse loco. Cuando nos lo trajeron, tomo el suyo y me dio uno. - Hasta el fondo. - Dijo él. 

No me iba a tomar eso. 

No podía tomar leche. Había permanecido sobria y no iba a empezar ahora. 

No podía, si los trillizos salían no produciría leche.

Harry cerro los ojos tomándolo y yo aproveche para tirarlo rápidamente y actuar como si lo hubiera probado.  Pidio un tequila más y caminamos hacía la playa, dejamos nuestras cosas ahí y avanzamos hasta el fondo.  Unas rubias nos estaban mirando desde la playa y yo estaba a nada de golpearlas sin importarme que causáramos una escena. Harry nadaba frente a mi dándole la espalda a esas chicas. - ¿Peleábamos mucho? - Preguntó. 

- La mayor parte del tiempo. - Solté. - Soy muy curiosa y tu demasiado misterioso. 

-¿Teníamos sexo? - Le lancé agua en la cara y riendo me preguntó. -¿Qué? 

- Eres un idiota, me preguntas por la cosa menos importante. 

-Me moriría sin sexo. - Señalo él e interrumpí de inmediato. - No te moriste en los 7 meses. 

-Pudiste haberme ayudado. - Simulo una mamada moviendo su legua para empujar la pared de su mejilla. Yo sólo seguí riéndo. Me daba cuenta de que me divertía demasiado con Harry. 

-Sólo para responder tu pregunta, sí. Teníamos sexo. - Me acerqué a él buscando que me mirará. - Fuiste a mi casa para decidir supongo que todo, pero te molestaste porque no le había dicho a Liam que nos ibamos a casar. Y saliste de mi casa causando un drama. - Roce mi uña por su cuello subiendo hasta su boca. Le susurre. - Fui a buscarte a tu hotel... estabas hablando por teléfono y al verme desnuda colgaste la llamada. - Harry arrugo sus ojos mientras sonreía victorioso. - Pero te deje a medias. 

Abrió los ojos como platos sorprendido. -Ahora creo que te odio. Es particularmente extraño... 

-Supongo que sí. Estás aquí y no me conoces. 

- Y lamento eso. Me gustaría recordarte. - Dijo él continuando a susurros, tome su mano y la lleve a la parte baja de mi traje de baño, tomando uno de sus dedos moviendo mi ropa para introducirlo a mi mientras nos seguíamos viendo.

- Me conoces... pero también quiero que hagas nuevos recuerdos y al menos quiero que tengas uno mío. - Metió otros dos  dedos y entonces comenzó a moverse. Sentí como mi interior comenzaba a palpitar pidiendo a Harry a gritos. Las rubias seguían en la playa bebiendo y observándonos. -¿Sabes? 

-Dime. 

- Hagamos esto. - Tome su traje de bajo comenzando a desabrochar y tomarlo en mis manos al igual que el mio para después abrazarlo con mis piernas a su alrededor permitiendo que entrará a mi. Gemí casi en su oido. -Harry. - Comenzó a moverse con mi ayuda, entrando y saliendo mientras lo besaba. Mis manos se dirigieron a su espalda donde comence a enterrar mis uñas en ella. Harry soltó un gemido. Mis labios quedaban a la par de su frente, me agache recargando mi cara con lo suya mientras sentía como su miembro rozaba mi vientre y entraba. Bese a Harry.  - Soy tuya... incluso si jamás me recuerdas. - Harry enterro sus manos en mi cintura y su cara se endurecio, continuo más lento esta vez. Cuando senti que iba a llegar a mi orgasmo me recargue en su hombro y mis piernas se aferraron con más fuerza. - Oh, Harry... - Mis manos buscaron su cabello y enrede mis dedos. Seguí moviendome mientras sentía como me invadia el cielo y el infierno en el cuerpo. Harry mordio la piel de mi cuello en ese momento y se escondio en mi cuello respirando con dificultad. - ________, __________... mierda, __________. - Sonreí. Nos quedamos así unos momentos más escuchando nuestro corazón latir con fuera mil veces. Cuando salio de mi volvi a enterrar mis uñas en su piel, le devolví su traje mientras me colocaba el mío. Nos dimos un beso más y salimos del agua. - ¿Puedes hacerme un favor? - Dije mientras tomaba mi bolsa y el veía mi trasero. 

-Seguro. 

Levante la mirada y lo tome de la mano. - ¿Puedes saludar a esas rubias? Nos han visto tener sexo. - Le guiñe un ojo. 

Cuando pasamos a su lado, solo movió las manos saludandolas. Deslumbrandolas como solo Harry Styles sabía. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Sáb 02 Sep 2017, 11:10 pm

Capitulo: Poco a poco. 
-He llegado. - Dije en voz alta pero no recibí respuesta alguna lo que se me hizo raro porque Harry era muy ruidoso. Entre al departamento dejando mis zapatos de lado y mi bolsa. - ¿Harry? - Pregunté. Y lo encontré hablando por teléfono ahora que tenía uno. 

- Lo sé.  Está bien. -Dijo. - Supongo que iré pronto, a descubrir que hice con las cosas y demás. Bien. - Colgó la llamada.  Harry estaba en la habitación extra donde estaban las cajas con ropa y las cosas de los trillizos mientras no estaban aquí y preparaba a Harry para decirle, él sólo las observaba. 

-Hey. 

-Hola.- Señalo las cajas. -¿Qué es esto 

-Son mis cosas. Yo solía pintar y ... bueno es lo que ha quedado. Mi estudio y algunas que otras cosas de ls cuales no me puedo deshacer. - Digo, en cierto modo no es mentira lo que estoy diciendo, hay verdad en mis palabras  pero pronto le preguntó. -¿Con quién hablabas? 

-Dereck. Me ha escrito y me he puesto al día con él. ¿Le he dicho que venga? ¿Está bien? - Me pregunto tomándome por sorpresa, tuve que recuperar mi compostura y actuar como si nada sucediera. 

-Seguro. - Respondí comenzando a platicar con él pero no podía concentrarme. El resto del día paso y oficialmente pasamos a la semana 3 desde que Harry y los trillizos habían llegado a mí vida. 

...

- ¿Así que estarán en observación aún pero el peligro ha pasado? - Pregunté antes de subirme al auto mientras hablaba con la Dra. Cee quién me acompaño hasta el estacionamiento. Asintió y no pude dejar de sonreír. - Es una buena noticia no es así. 

- Sí. Se quedan en observación otro rato más pero podrán ir a casa al menos en quince días, únicamente es rutina a partir de ahora. - El pequeño Allen, Evan y Rowan irían a casa. Quería verlos, vestirles y bañarlos más de lo que unos cristales me permitían. 

-Se lo agradezco demasiado y apuesto a que sí Harry recordará... lo haría sin dudar. 

-¿Cómo lo ha manejado? No le he visto por aquí. - Negué.

-Aún no se lo he dicho. - Quería salir de esta conversación que se ponía incomoda, miré mi reloj y fingí tener prisa. - Rayos, se me ha hecho tarde. ¿Cree que podamos dejarlo para después? - Pregunté.

-Por su puesto, ve con cuidado ________. No quiero verte al menos hasta mañana en visita. - Dijo ella, subí al auto aliviada y maneje al departamento. 

Abrí la puerta e hice lo mismo de siempre, encontrándome a Harry en la cocina con su celular dentro de una bolsa de plástico. - He hecho las compras. Por un segundo creí que me perdería. - Dijo él con una sonrisa nerviosa. Tenía un bowl en la mano y con la otra batía algo. 

-¿Qué haces? - Pregunté mirando. 

Él me miro no sé si molesto pero mejor decidí no molestar. - De acuerdo, qué encanto él tuyo. - Dije yo antes de escapar a la habitación y tomar una ducha larga antes de ponerme un vestido que era demasiado corto, no segundos después escuche a Harry tararear una canción.

Era inevitable que no me contagiara su humor. Me volví a acercar sentándome en las sillas de la barra de la cocina blanca. No recordaba la última vez que Harry cocino. - Vaya, amor. Huele delicioso. - Señale teniendo apetito de pronto. Él soltó una risa extraña como no lo había escuchado antes. 

-Me has llamado amor. - Dijo él sin mirarme, lo agradecía porque me sentía apenada. Tenía que controlar mis sentimientos. 

-No me he percatado. - Me disculpe, pensando en lo incómodo que él debería estarse sintiendo. 

-No... no me molesta. - Dijo girando después de dejar cosas en el fuego. - Has sido ... 

- Dime.

- Comprensiva. - Soltó y eso fue como sentir una patada en mi trasero, ¿Qué se suponía que significaba eso? Camine a buscar un poco de jugo de arándanos intentando olvidar la mayor tontería que Harry pudo haber dicho. Cuando cerré el refrigerador Harry me quIto el juego de la mano levantándolo, de inmediato lo pelee pero puesto que era más alto que yo no lo alcanzaba, incluso de puntas. 

Me cruce de brazos y me enoje. - ¿Ahora qué ...- Me empujo contra la pared y me beso, incendiandome de pronto haciéndome olvidar poco a poco solo como él podía. Sus manos buscaron mi trasero debajo de mi vestido antes de cargarme y llevarme a la barra para seguir besándonos. Enredé mis dedos en su cabello color caramelo y sonreí en su boca. 

Amaba a Harry y cuando me besaba así era imposible no sentirme feliz. 


-Ha sido patético lo que dije. - Soltó él pero yo seguí besándolo. 

Decía una palabra y lo besaba. -Shhh, Nunca. Dices. Lo. Correcto. - Dije yo molestándolo un poco, me apreto la piel y me hizo gemir en su boca, me mordió un poco y lo mordí de vuelta. Su boca fue besando mi cara hasta llegar a mi cuello y mis clavículas mientras yo lo enredaba en mis piernas. Abrí los ojos un poco dándome cuenta de que seguía cocinando. - Se quemará la comida. - Señale y me dejo rápidamente antes de retirar las ollas del fuego, me acomode el vestido y él me pasó mi jugo en un vaso. -Gracias.

- Sexy. - Soltó. - Sonaste demasiado sexy. - Se hizo espacio entre mis piernas y rodee su cuerpo con mis brazos, luego de quitarle su camiseta. 

-Demasiado tarde, Harry. - Sonreí mordiendo su labio estirándolo un poco con mis dientes antes de besarlo de nuevo. Quería tenerlo, así que busque sus jeans y baje de la barra. El giro mi cuerpo dejando mis pechos pegados a la piedra, bajo mis bragas, subío mi vestido y sentí como rozaba su pene en mi piel. - Harry... hazlo... 

-Oh, no lo haré ... o mejor si... si me lo pides. - Dijo él, haciendo ese movimiento que me dejaba sin respiración. 

-Sí, maldición. Jodeme. Pero ya hazlo. - Lo necesitaba tan mal, él me dio una nalgada antes de entrar a mi despacio. Mis manos querían casi arrancar la piedra de la barra mientras Harry me follaba, sus embestidas me hacían moverme sobre la barra hacia adelante y hacia atrás. Su cuerpo se recostó sobre el mio y continuo así. Follandome, hasta que continuo más rápido, sentía sus caderas chocar con mi trasero y eso me exitaba. Me mordí los labios demasiado para no gritar. - No, ________. Quiero escucharte. - Dijo él antes de bajar una de sus manos a mi intimidad y mover unos dedos también. - Harry. - Comencé a jadear y cuando supo que estaba a punto de llegar giramos para vernos, Harry tenía los ojos verdes demasiados intensos como no lo había visto. Lo bese, sintiendo su lengua con la mía y así fue como él grito mi nombre mientras yo rasguñaba su espalda para llegar juntos. Harry me subio a la barra de nuevo, recargando su cara entre mis pechos mientras respiraba profundamente al igual que yo. 

-Vaya, __________. Te amo. Sé que te amo, en verdad... - Respiro otro poco más. - Sé que lo hago. - Levanto su rostro, lucía como si acabará de despertar. Embelesado por todo, incluso lucía despeinado. Lo abrace y besé su hombro antes de bajar de la barra para acomodarme mis bragas y mi vestido, por unos segundos me dio la espalda. 

-Mierda, Harry. - Dije tocando su espalda, pegue mi frente a su piel desnuda. - Te he arañado.

Se intento ver, haciendo una mueca divertida. - Eso significa que lo hice bien. ¿no? - Se llevo sus dedos a la boca mientras me guiñaba un ojo. Estaba a punto de lanzarme a el cuando la puerta sonó. Abrace a Harry por la espalda. - No. No abras.

Él rio en voz baja. - Si tocan tres veces abriré. - Señalo ninguno hizo ruido alguno. Uno... dos... tres... 

- Quién toca debe odiarme - Me queje. Harry comenzó a reírse a carcajadas a mi lado de manera burlona. 

-¡No estamos! - Grite mientras Harry iba a abrir.

- Eso sólo prueba que lo estamos. 

 - ¿Quién será? No creo que sean mis hermanos. - Dije yo.

-Sé quién es. - Dijo él, asome mi cabeza por el pasillo justo cuando abrió la puerta.



Dereck estaba en el umbral. 


- ¿Interrumpo algo? 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Mar 05 Sep 2017, 4:31 pm

Capitulo: La misma canción. 
-Por supuesto, que no. - Dijo Harry brindándole una sonrisa. Se paso la mano por la nariz antes de cerrar la puerta. Le lancé su playera. 

-Supongo que ya conoces a _________. -  Harry paso a mi lado y yo solo le tendí la mano a Dereck, quién con una sonrisa estúpida me saludo, sin embargo su mirada decía "Tenemos una historia" 

Mi mirada era un "¿Qué carajos haces aquí? - Me alegra verte de nuevo, ________. - Dijo él. - Luces... - Abrí los ojos, tanto que creí que si lo seguía mirándo de este modo se me saldrían de las cuencas-  diferente. - Sonreí. Si hubiera estado sola le habría dado un puñetazo. Harry entro a la cocina en unos cuantos pasos quedandome atrás con Dereck. - Te lo pido, no digas nada del embarazo. - Dije yo rápidamente porque seguía Harry.

- Olvide decirte que mi  primo vendría, me contó sobre la casa de la que hablamos y que fuiste a visitarlo hace meses a Inglaterra. 

Asentí, y tuve sexo con el amor, lo lamento. - Sólo fui a poner un poco de orden.  ¿Es por eso que has hecho la comida no es así? - Saque platos y comencé a servir para intentar ordenar mis ideas, sintiendo la mirada de Dereck sobre mí en cada movimiento como si fuera policía. 

Comenzamos a comer la lasagna que Harry había preparado y lo envidie por ser bueno cocinando, anteriormente no cocinaba mucho,  Harry le preguntaba cosas a Dereck como si quisiera ponerse al día. - Me he olvidado... hice un pastel de zanahoria. Quería presumir de mis talentos en la cocina al menos una vez en mi vida. - Reí un poco. Harry comía a mi lado y Dereck comía frente a nosotros del otro lado de la barra. -¿Te sirvo un poco? - Me preguntó pestañeando más de lo normal, aún tenía el cabello despeinado, asentí. 

- No voy a hacerte un desaire. - Comente mientras se iba muy animado de la barra donde hacía un momento  habíamos tenido sexo. Tome rápidamente el cuchillo y le lancé una mirada rápida a Harry. - ¿Por qué no le has dicho? - Preguntó Dereck mientras seguía comiendo. 

-Porque no me recuerda. - Solté. - No sabe que tuve a los trillizos y tienes que irte, lo que sea que quieras, olvidalo ... - Harry colocó el pastel en la mesa, era demasidado grande y esponjoso. Le enterré el cuchillo que tenía en la mano.
-Vaya, que puntería. - Señalo él verdaderamente sorprendido. -¿Dereck? - Pregunté yo. En verdad esperaba que se fuera. 

-En realidad, no. Pero gracias.- Dijo él mientras yo sí probaba el pastel que por cierto era delicioso. Odiaba a Harry era la primera vez que se usaba este horno en la casa. - Yo... tal vez deberías sentarte. - Dijo él y eso me hizo toser un poco. Dereck no se atrevía a verme. - Harry... en tu ausencia. En tu ausencia... hace mucho decidí que tenía que decirte algo. 

-¿Qué es? - Preguntó Harry frunciendo el ceño y haciendo presión en su mandíbula, recordándome al Harry que yo solía conocer. Esto le daba mala espina y a mi también. - Dereck. 

- La verdad. - Señalo Dereck y esto apenas era la tormenta. Recordé que Dereck me dijo cuando lo conocí que le debía algo a Harry, entonces lo supé. Este era el momento,  - Yo ... en verdad, lo siento. - Dijo él, tenía los ojos llorosos de pronto, tomé a Harry de la mano, asustada sintiendome en zona de juego de nuevo y él apretó nuestro agarre, ambos nos miramos y lucíamos tan confundidos o perdidos en lo que iba a ser una verdad, no podía irme aunque quisiera, Harry no recordaba parte de lo que había sucedido en estos últimos dos años así que si lo que estaban a punto de decirle había ocurrido durante ese lapso de tiempo debía estar ahí. 

Por su bien. Y por el mío. 

- Conocí a Samantha en una fiesta. - Iba a vomitar.



-Lo sé, Dereck. 



-No, Harry.  Estaba tan borracho que ni siquiera podía hablar bien. Arrastraba las palabras en los labios, ella y yo nos acostamos. - Harry estaba pálido y yo tenía el corazón en la boca. - Y seguimos teniendo sexo incluso cuando tu tenías una relación con ella, yo no sabía que la tenían hasta que tu me mostraste tus fotos fue entonces cuando decidí dejarla y no creo que haya sido la mejor decisión de mi vida... porque ella estaba embarazada y no era de ti. - En un abrir y cerrar de ojos Harry se lanzó contra Dereck, empujándolo de la silla y cayendo sobre él. 

Todo pasó muy lento, era como si fuera mi única velocidad. Harry estaba encima de Dereck golpeandolo, Dereck se defendió pero dejo de hacerlo, como si sintiera que se lo merecía. - ¡Harry! - Grité, levantándome tras de él, jalándolo de un brazo. - ¡No, Harry!  ¡Detente! 

Dereck pronto tuvo la nariz sangrando bajo los nudillos de Harry. 

Dereck lo empujo intentando detenerlo y Harry lo golpeo contra la pared haciendo que su primo tropezará y rompiera una de las mesas de vidrio.  Harry camino hasta él pero me interpuse tomándolo de su cintura jalándolo, sin embargo él era mucho más fuerte que yo, así que me empujo contra el sillón mientras de nuevo se golpeaban, Harry le dio un golpe bajo en su estómago. - ¡Detente! - Grite una vez más, él lo tomo de su cuello. - ¡Dilo! ¡Dilo maldita sea! - Gruño y Dereck lo alejó de él justo en el momento perfecto para interponerme entre él y Dereck. 

Harry tenía los ojos esmeralda muertos, tan profundos. Mis manos buscaron su rostro. - Harry, por favor. - Mi cuerpo hacía contrafuerza con él. - Harry, detente. 

- Ella te dejo creer que ... era tuyo. - Harry estaba que ardía, eso se sintió como una patada hasta para mí, recordándome una verdad que no quería recordar.
-¡Ella murió! ¡Y me dejaste cargar su cuerpo sin vida! - Le grito él mientras yo asimilaba todo. Ya habíamos pasado esto en la casa Styles y estaba sucediendo en mi departamento.- ¡Intente, salvarlo! - Lloró Harry mientras se caía en sus rodillas al suelo. - ¡Lo intente! ¡¿Sabes lo mucho que he pasado desde eso?! - Dereck se limpio la boca con su camisa la cuál estaba manchada de sangre y su rostro igual.  - ¡Eres un gran hijo de puta!¡Eres una mierda! ¡Debiste ayudarme! ¡Debiste ayudarla! ¡Te necesitaba! 

Dereck se levantó. - Se que ella era mi problema... pero no sabía qué hacer. - Ambos nos vimos. 

-Eres un desgraciado. - Soltó Harry. - Ella acabo consigo misma y lo hizo conmigo, mientras tu huías a USA. - Harry estaba soltando todo. ¿Dereck había huido? - Yo te necesitaba. ¡Por eso es que estoy metido en esto! ¡Estoy aquí por tu puta culpa! - Grito con todas las fuerzas Harry haciendo un ruido horrible y un eco aun peor en las cuatro paredes. Me sentí polvo otra vez. 

Dereck se percato del modo en el que había reaccionado. Sólo sentí como intentaba relajar mis manos que estaban hechas puños y mordía mis labios fuertemente. Quería dar un paso hacia a mi, sabiendo que también me había afectado, también me había mentido, incluso después de todo. -Dereck, tienes que irte. - Solté y recordando sus palabras. "Tengo que cuidarte", "Se lo debo".  

Pase a su lado mientras lo dirigía a la puerta. - Dereck. - Lo llame atrayendo su atención, dejo de mirar a Harry y me siguió. Cuando abrí la puerta la cruzó pero rápidamente soltó.

- Parte de tu agonía fue gracias a mi. - No podía decir nada, mi cerebro sólo pensaba en el hombre que estaba dentro de mi casa. - Lamento todo lo que hice. - Me cruce de brazos.- Yo no planeaba herirte. No quería mentirte a ti en la casa de campo porque ...

- No...  Harry tenía razón. - Susurré. - No debí confiar en ti. - Tome su rostro y limpié la sangre de su labio que busco mis dedos. 

-____________.


- Adiós, Dereck Dallas. 

Y volvía a sonar la misma canción.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Sáb 09 Sep 2017, 9:30 am


Capitulo: ¿Un te amo más? 
Harry bajó su maleta del taxi mientras yo esperaba debajo de la entrada puesto que estaba lloviendo. Corrió con su maleta hasta mí, tenía el ojo derecho demasiado morado para mi gusto y los nudillos envueltos con una venda para ejercer presión. 

Me tendió su brazo y caminos juntos a la sala 14 B donde él tomaría un vuelo a Inglaterra. Lo había decidido ayer, necesitaba ver todo por su cuenta y él suponía que yo tenía razón. Tenía mucha más mierda de la cuál preocuparse. -¿Podrías cambiar tu vuelo para mañana? - Le pregunté preocupada mientras miraba por la ventana.

-____________. 

- Deberías hacerme caso. - Señale, sentandome de neuvo en los sillones y subí mis pies sobre las piernas de Harry mientras el jugaba con su celular.

-No, tu debiste hacerme caso. Deberías venir conmigo, no me gusta mucho la idea de que estés sola... de nuevo. - Dijo él bajando su celular. -Mirame cuando te hablo. - Dijo él y lo hice. - Aún  podemos comprar otro boleto y así estaría más tranquilo.

-¿Acaso lo que escucho es preocupación? - Pregunté yo molestándolo un poco para ocultar mis nervios, no me agradaba la idea de que Harry viajará cuando el día estaba pésimo. Me dio una mala cara. -Estaré bien. - Respondí recargándome en su hombro. Harry quería viajar en un vuelo comercial porque no quería que nadie de su familia se enterará que iba para no recibir visitas inesperadas. Tan agradable como siempre. 

Una niña pasó corriendo frente a nosotros, tenía un vestido color verde manzana y los cabellos negros alborotándose mientras corría, pego sus manitas frente a la ventana y sonrió mientras observaba por el cristal. Otro niño un poco más grande llego del mismo modo, tenía el cabello incluso más negro e hizo exactamente lo mismo. Del mismo modo en el que yo los miraba Harry hacia lo mismo. - ¡ve ese avión!- Grito. - ¡Va a despegar! - Dijo el pequeño, la niña lo tomó de su mano. 

Segundos más tarde, la madre de los pequeños apareció, era como una muñeca; la piel tan blanca y era demasiado delgada, con el cabello del mismo color,  se coloco detrás de ellos. - ¿Los han visto? - Les preguntó y ellos asintieron felices. Cargo a la niña y tomo al niño de la mano. Cuando volvieron a pasar frente a nosotros la niña movió su manita. - Adiós, caramelo. - Harry movió su mano, también. 

Cuando estuvimos solos de nuevo, Harry soltó un profundo suspiro. - ¿Hemos pensado en tener hijos? - No sé si contestarle con la verdad o mentirle. - No, no me respondas. Aun no. Yo... creo que después de ... ella, me hice a la idea de no poder tener algo feliz, pero creo que ...

Iba a decir algo pero el anuncio de su vuelo dio aviso en los altavoces. - Esto es extraño. - Dijo él cambiando por completo de tema, retire mis pies de sus piernas pero permanecimos sentados del mismo modo y me di cuenta de que me sentía triste porque Harry se iba. - Tengo el presentimiento de que te voy a extrañar. - Soltó recargando su mejilla sobre mi cabeza. - Es como si tu me hicieras sentir a salvo, y es enfermo porque eres la persona a la que menos recuerdo. - 

Lo abrace. -  Tan sutil como siempre. - Me burle. 

- Tú y tu boca. - Me empujo juguetonamente con su hombro. Sabía que Harry recordaba poco a poco, cosas como las frases que solía decir como estas pero se lo guardaba, le molestaba el hecho de no recordar se sentía incompleto.  - Me tengo que ir. - Susurro. Me reincorpore y me quedé observándolo unos segundos. -¿Qué?

- Nada, solecito. - Respondí. - Veo lo hermoso que eres. 

- Ven conmigo. Así puedes ver lo hermoso y caliente que soy.  - Me guiño un ojo y se paso la lengua por los labios. 

- Y lo egocéntrico. - Moleste acercándome a sus labios para besarlos, él sonrió mientras lo besaba. - Nos levantamos, tomó su maleta y caminamos a la entrada donde aún había fila. 

-Ven. - Dijo él por última vez. 

- He pasado 7 meses sin ti. Voy a estar bien. - Bajo su mirada ante eso e hizo esa estúpida mueca que me vuelve loca con su boca. Cuando dio su boleto a la azafata me quede atrás, pensando en que tal vez no volvería. Él giro su cuerpo antes de entrar al tunel y movio su mano. -  Adios, amor. - Susurré, di la vuelta y comencé a caminar de vuelta a casa, sentí como mis pies se elevaban y mi cuerpo giraba, una presión en mi boca, dulce y con sabor a té de limón emanaba en mi lengua. 

Sonreí esta vez. Harry se alejo de mi y de nuevo tomó su maleta. - Mi alter ego me decía que era un idiota por dejarte ir así. 

-¿Por qué no me lo presentas? - Pregunté yo besándolo una vez más porque tenía que tomar ese avión. Me dio una mirada rápida e intensa antes de correr. - ¡Harry! - Grite y él giro. - ¡Te amo! 

-¡Te amo, querida! ¡Sé que lo hago! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Sáb 09 Sep 2017, 7:02 pm


Capitulo: Las paces. 
Había pasado una semana desde que Harry se había ido de mi departamento, cada vez que llegaba se sentía sola, este no era mi lugar si no estaba Harry aquí. 

Así que para mantenerme ocupada había optado por volver al trabajo, pues los trillizos aun seguían en el hospital. Miré mi celular una vez más. - Harry no te ha mandado mensaje. - dijo Aaron luego de recibir la peor de mis miradas. - ¿Qué? Has mirado el celular como 30 veces. 

-No me acostumbro a estar otra vez sin él. O mejor dicho sin nadie. Ni siquiera mis hijos están conmigo. - Señale recargándome en mi escritorio. -Al menos me gustaría saber qué pasa con mi esposo del otro lado del mundo. - Hable molesta. 

-Podrías ir con él. Cuando salgan tus bebés. Allá también puedes trabajar. - Dijo Aaron pero negue. Y continué firmando y haciendo lo mío. La noche llego tan pronto que ni cuenta me di. Aaron me paso los pendientes del día y decidí llevármelo a casa. 

Justo cuando llegué mi celular sonó asustándome por completo haciendo que tirará los papeles, me deje caer al suelo y conteste. -¿Quién mierda eres y por qué llamas a estás horas? - Eran como las 2 a.m. 

- ¡Qué humor el tuyo! - Contestó Harry. -¿Por qué te escuchas con un humor de perros?

-¿Harry? ¡Me has asustado! - Comente poniendolo en altavoz para levantar mis cosas. 

- ¿Qué estabas haciendo? - Preguntó extrañado. 

-Son las 2 a.m. acabo de llegar al depa. - Solté. 

- Oh, lo siento. He olvidado los horarios. ¿Por qué estás llegando a estás horas? ¿Estás bien? - Comenzó a atacarme con preguntas. 

-Tranquilo, sí lo estoy. He regresado a trabajar y bueno. Me asustaste. - Reí nerviosamente. - La casa es demasiado silenciosa. ¿Por qué has llamado?

-¿No querías que lo hiciera? - Preguntó asombrado. 

- Sabes la respuesta, solecito. - Contesté levantándome y deshaciéndome de mis zapatillas. 

-Yo... creo que te extraño. - Dijo él. -Al principio creí que estaría haciéndolo mejor, pero en realidad te extraño más de lo que debería. - Soltó. Me quité el vestido al entrar a mi habitación y pronto me quedé en ropa interior. 

- Apuesto a que sólo extrañas el sexo. - Contesté y él río. 

- O verte desnuda. Es de las cosas que más me agradan de estar casados. - Dijo orgullosos y no pudé evitar bufar. -¿Qué? 

-Educate Styles. - Respondí, escuche como aplaudía y el corazón se me hacía pequeño mientras él se moría de la risa. Así reía el hombre del que me enamoré. 

-También volví a mi oficina. Mi padre ha insistido.- Contestó él. 

-Está bien si tú quieres hacerlo. 

- Sí. Aquí me siento más cómodo, tengo fotos tuyas. Pero me gustaría tener una de nuestra boda. - Dijo él. - Creo que esa foto es hermosa, y no porque salgas tú... deberías dormir. 

- No creo que pueda. - Conteste imaginándomelo vestido con traje como solía hacerlo y no tan relajado como aquí. - Dormía cuando estabas en mi cama, era mucho mejor.

- Te ayudaré, espera. - Dijo él y escuche un "¿Pueden retirarse y cerrar la puerta?" - Bien, querida. Apuesto a que ya no estas vestida, imagina que estoy allá, observándote como lo hago siempre. Abre tus piernas que esto será divertido y hagas lo que hagas no cuelgues. - Ordeno, lo hice. - Chupa tus dedos, todos ellos y con la otra pellizca tus pezones hasta que te duelan. - Lo hice e inevitablemente me fui deslizando en la cama y comencé a gemir. - Ahora mete tres dedos en ti pero sigue pellizcándote. 

- Ahg... Harry. - Movi mis caderas hacia mis dedos, sentía cuan mojada estaba y lo muco que odiaba  a Harry por no estar aquí. 

- Bien... mmm, extraño escuchare gemir en mi oido o en mi cuello. - Dijo él siendo un pervertido. - Volteate, deja tus pechos pegados a la cama. - Cuando me acomode continuo. - Sigue tocandote así. Quitate el bra y quédate unicamente en bragas, _____.  Chupa todos tus dedos, como te gustaría que te los chuparan.

Lo hice, saboreandome incluso. Los volví a meter en mi intimidad y a sacar para probarme otra vez. - Ahora sólo mete tu mano a ti, no muevas tus manos. Con la otra tocate  las nalgas. - Dijo él. - Y lo demás. 

Gemí, el hecho de tocarme hacia que me moviera sin querer y que me quisiera follar mi mano dentro de mi. -Oh... mierda. - Solté cuando me toqué. Recordando que Harry y yo habías tenido sexo anal alguna vez. Estaba tan exitada que dolía. - Oh, Harry... maldito seas. - Gemí otra vez. - A la mierda ... quiero llegar. - Dije yo acomodándome para masturbarme. 

Mis dedos bajaron hasta mi y entraron y salieron como me gustaba, imaginándome que Harry veía como yo me trabajaba aún con las bragas negras puestas. - A la mierda, cariño. - Dijo él suciamente haciéndome temblar y enterrar mis manos a la cama, cuando llegue a mi orgasmo me quede quieta llenándome de placer y Harry respiraba profundamente del otro lado de la linea. - Cierra los ojos, __________. Descansa. - Dijo colgando. Lo cuál agradecí porque me quede dormida. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por lovesick el Miér 13 Sep 2017, 9:07 pm


Capitulo: ¿Nosotros dos?
Fruncí mi ceño y arrugué mi cara en cuanto subí al auto. - Espero no equivocarme. - Le señale a Aaron mientras bajábamos del jet. Había sido invitada a una "fiesta" por unos socios de socios que querían hacer trato con nosotros, así que había aceptado. Tenía que volver completamente a los negocios. 

-________, es importante para relaciones públicas después de todo lo que has pasado. Además me algero que quisieras salir. - Dijo él subiendo al auto cerrando la puerta.

-Preferiría quedarme en casa para ver al día siguiente a mis tres hijos. - Solté mientras admiraba la ciudad que pasaba a mi lado de la ventana. Estábamos en Washington D.C. la ciudad era hermosa y muy fria por las noches. 

- Es por el bien de la compañía, así que gracias por invitarme. 

-No hay de qué. Eres la cabeza detrás de la mía. - Solté yo. 

- Además quería que la pasarás bien, por eso no te rechacé. - Reímos ambos. -  Lamento ser un amigo y empleado que se preocupa. - Dijo él y no pude evitar sonrojarme, y soltar un "Awww" Llevaba puesto un vestido verde, sin escote de enfrente con piedras azules en el corte de sirena, la espalda era lo único descubierto. - No me gusta pensar que sin Harry aquí o antes te quedarás sola. 

- Fue justo lo que dijo él. Disfruto mi soledad- - Señale, él bebió lo de su copa. Finalmente el auto llego y bajamos en la gran propiedad de quién sabe quién. Aaron llegó a abrirme la puerta para entrar juntos donde más alcohol también también nos acompañaba. 

El evento se iba a realizar en el jardín de esta "humilde" casa de al menos 3 hectáreas, era la casa más grande que había visto en mi vida. Muchas caras conocidas me saludaban al pasar e intentaba sonreír y no sentirme cohibida por tanta atención. Aaron se separo de mi para atender más negocios y yo camine a la barra en busca de algo sin alcohol. 

Una mujer de servicio se acercó a mi y me dio una copa de champaña. - Se lo envía el señor. Permiso. - Dijo ella y yo miré hacia donde señalo. Era Dereck Dallas vestido con una camisa azul marino y unos pantalones negros a juego. Deje la champaña y camine hacia la dirección opuesta entrando a la mansión donde la fiesta continuaba. Me escondí en uno de los pasillos porque sabía que él me seguía cosa que era cierta. Lo jalé del brazo en cuanto pasó a mi lado. - ¿Acaso estás loco? - Me miro asombrado por lo que acaba de hacer. - ¿Quién mierda te crees? - Grite en susurro vigilando que nadie nos viera. 

- Necesito que me escuches. - Dijo él, tomando mis manos. - Porque no se como decírtelo y la he cagado... - Soltó de pronto, sus manos tomaron las mías de manera dulce y también miró a los lados. No podíamos dar una escena. 

- Dereck, no. - Lo solté. - Sólo deja de seguirme. ¿Estamos? -Advertí con voz más fuerte y sería. 

-Lo siento. - Soltó y tomó mi mentón con sus dedos para obligarme a mirarlo. - Lo siento, mucho. 

- Dereck. - Alguien pasó y Dereck me hizo girar de manera agíl para dar la espalda mientras yo reía falsamente, en cuanto se fue volvimos a nuestros cabales. - ¿Qué mierda hiciste? 

- Harry fue a buscarme en cuanto se fue a Inglaterra. - Comenzó a explicarme mientras bebía su trago de un sorbo y apretaba sus manos en puños.

-¡¿Qué mierda hacías en Inglaterra?! - Lo empuje a la primera puerta que vimos que resultaba ser un baño, coloque seguro y encendí la luz, Dereck camino directo al lavamanos. -Contéstame, mierda. 

- Me llamó, atendí a su llamada. - Dijo él. - Le entregué las llaves de la casa blanca y me hizo contarle sobre ti, y más preguntas. También a Gemma. -Me lleve las manos a la boca mientras sentía como mi corazón iba palpitando cada vez más rápido, lo miré con rabia y sabía que era capaz de matarlo enojada. -¿Y?

-Porque no... podía decirte esto por teléfono. Le he contado sobre el divorcio. - Di un paso en falso y caí al suelo. Dereck se acercó a mi de manera rápida intentando tomar mi cintura. - ¿Por qué has hecho eso? - Pregunté molesta y avergonzada. 

- No ha sido apropósito. - Me levanté de manera rápida y lo empuje en el pecho. 

- ¿Por qué lo hiciste, Dereck? ¡Eres un maldito hijo de puta! ¡Eres un gran hijo de puta! - Dereck choco la gran espalda contra la pared beige mientras yo ya comenzaba a ver todo de otro modo por una tontería que había cometido. Dereck me tomo de las muñecas y evito que me dejará caer en el suelo de nuevo. -¿Por qué? Te lo pedí, Dereck. Debiste dejarlo así, es un asunto que ni siquiera te concierne. - Me cargo entre sus brazos y me sentó en el lavamanos antes de darme un poco de papel.

- No fue...

-¿Tu intención? Eres un mentiroso, me dijiste que no me harías daño y es lo que más has hecho. Daño. Te pregunté que era lo que querías y me dijiste que eras "mi nuevo ángel guardián" te lo pregunté, maldición. Ni siquiera sabes de mí o sobre ese puto divorcio, lo que conlleva. No sabes nada de mí. - Señale. 

-¡Entiende! ¡Se lo debo! - Grito de vuelta y vi arrepentimiento, sabía que no me mentía lo sabía. Colocó sus manos en el filo de la barra, cada una a un lado de mi.- Tú tenías razón, los secretos acaban contigo. - Soltó él. - No tienes ni idea de lo que sentí al decirle, así como no tienes ni idea de lo que sentí cuando tu estabas ahí, ______. Mi intención no era esa, te lo dije. No quería lastimarte y menos a ti ________. Y mucho menos a tus hijos. Lo juro. - Me baje del lavamanos y respire profundamente para  volver a ser ________ Hamilton, madre de trillizos y empresaria multimillonaria codiciada. 

- No vuelvas a acercarte a mi Dereck Dallas, porque te voy a volver un cero a la izquierda. 

-________, déjame enfrentarme a Harry contigo. 

- Los trillizos Dereck, ese era el contrato Hamilton Styles, un bebé que evitará que las firmas se separan. Eso era lo que me separaba de mi libertad y aún cuando me lo diste no lo firme. Porque amo a Harry... pero esté Harry no me ama a mí. Imagina que me lo da, mi matrimonio puede colgar de un hilo ahora y él ni siquiera sabe que es padre de tres hermosos bebés. Así que no Dereck, ya has hecho suficiente. - Di media vuelta y salí del baño sin importar quien mierda estuviera alrededor. 

Aaron me encontró casi de inmediato cuando conseguí salir de la enorme casa, me dio su brazo y me jalo con él a una mesa donde nos atendieron rápidamente con comida y más bebida, sin dudarlo tomé mi vaso de whisky de un sorbo mientras me servían otro. -¿Así que ya tomas?

- Un mal día para atacarlo con un trago. - Respondí yo. La subasta comenzó animadamente,  con un cuadro pintado en óleo. Era hermoso pero no era mi estilo. Se vendió en un 2x3. Más y más arte. Luego prosiguió con propiedades, renta y venta. Cuando llego una en especial, que era la venta de una mansión que tenía más de 8 cuartos, 13 baños, una cocina equipada, y la vista a un hermoso bosque. 

Esa era la mansión de Harry. La mansión era hermosa por supuesto pro ni en un millón de años me imaginé que Harry vendiera la mansión. Mi mirada lo buscó a él por los alrededores, las personas levantaban su paleta señalando las grandes cifras que estaban dispuesta a comprarla. 

-¿Qué haces? - Dijo Aaron. En cuanto me di cuenta yo estaba de pie con la paleta en mi mano y todo mundo aplaudía por mi. 

- La mansión para la Sra. Hamilton Styles. - Señalo el hombre quién dirigía la compraventa. Harry se levanto entre las miles de personas y pude distinguirlo, llevaba el cabello corto que sólo marcaba más sus facciones y hacía que los ojos verdes distrajeran a cualquiera. 

Harry aplaudía pero yo sabía que lo hacía de mala manera. La subasta continuo y camine fuera del espacio donde estaban las mesas. Necesitaba aire fresco. 

-Vaya modo de atraer mi atención. - Harry estaba tras de mí cruzado de brazos en ese traje negro, una de sus cejas se levantaba y hacía esa mueca con su boca.- ¿Por qué la compraste? 

- Porque a puesto a que ni siquiera me quieres ver en este momento, era el único momento. Ni siquiera quieres hablar de la mansión. - Solté. -¿Por qué estás aquí?

- Fui invitado. - Harry se llevo la mano por el cabello caramelo corto, se mordió el labio inferior y después paso su lengua por el mismo. - Y me deshice de la mansión demasiado pronto. - Metió las manos en los bolsillos para señalar después: Te enviaré los papeles. Por cierto luces hermosa en ese vestido. 

-Harry. - Pedí caminando detrás de él. No me importaba si está vez yo iba por el chico. Era mío. 

-¡Me mentiste, _______! ¡En mi puta cara! ¡¿Por qué no me dijiste que existía un divorcio?! - Grito de pronto girando para encararme, haciendo que las venas de su cuello se marcarán cada vez que pronunciaba una palabra. - Lo firmé, _____ y ni siquiera sé la puta razón. 

Me limpié los ojos llorosos, lloraba porque no podía controlarlo. - Yo tampoco lo sé. Esa es una de las razones por la cuál no te lo había dicho. Cuando estabas postrado en la cama, fue cuando fui a visitar tu oficina, Dereck se apareció como siempre en el momento más oportuno y sabía que me estaba mintiendo. Así que bueno, encontré eso casi a nada de que por fin estábamos bien. - Camine a uno de los bancos que adornaban el hermoso lugar y me senté. - O eso creí. 

Harry tomó asiento a mi lado sin decir palabra alguna. - Yo... lo siento. Lamento no haberte dicho que existía un divorcio, Dereck dice que lo conseguiste después de que se lo pidieras a tu padre luego de que yo estuve en mi "momento negro". No quería que pasarás por lo mismo. 

- Supongo que hablaste con él. ¿por qué confías en ese hijo de puta? - Preguntó en un tono duro y herido al mismo tiempo. 

-Porque ese hijo de puta... era el único que parecía ayudarme. Tu me dijiste que no confiará en él cuando lo conocí, yo supongo que era por eso. - Se toco el puente de la nariz mientras cerraba los ojos y respiraba intentando calmarse. Supuse que él querría espacio así que cuando estaba dispuesta a levantarme, me tomo de la mano deteniéndome. 

Y se fue acercando poco a poco a mis labios hasta que me beso en algo tan profundo... tan necesitado, tan mío... tan Harry. Cuando se detuvo sus manos tomaban mi rostro, rozó su nariz con mi frente para después besarlo. - _______, ¿Qué estás haciendo conmigo?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EDUCANDO A STYLES

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.