O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» − After the rain, a rainbow will come.
Ayer a las 11:57 pm por Asclepio.

» ever since new york {códigos html}
Ayer a las 11:42 pm por sugar.

» flor azul, espinas rojas
Ayer a las 11:35 pm por cute.

» dancing shoes ✖
Ayer a las 11:14 pm por Stark.

» ♡ baby love me cause i'm playing on the radio ♡
Ayer a las 9:31 pm por california.

» Famous in Love -One Direction
Ayer a las 9:29 pm por Keniia Joanna

» Ethereal
Ayer a las 9:01 pm por cute.

» Y el domingo, a la leche de la cena.
Ayer a las 8:59 pm por PARACETAMOL

» not of this world.
Ayer a las 8:47 pm por cute.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Educando a Styles

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Sáb 18 Jun 2016, 10:39 pm

@Romi Directioner escribió:¡Holaa! Nueva y fiel lectora
Me enganchó el nombre de la nove, y me dió curiosidad, LA VOY A LEER
Peero tengo muchas historias por leer y escribir, así que leeré de a poco
Pero buano, me gustó que sea hot (ya que leo de esas) y el prólogo me gusto mucho baba
Ok, nos vemos y cuídate!
Hola, bueno bienvenida :) espero te guste y muchas gracias lo bueno está por empezar ;) hahahahah igual cuídate besos. 

B
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Sáb 18 Jun 2016, 10:42 pm

@Mily Styles. escribió:asdfghjklasdfghjkl........!!!! 
1!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Liam se fue muy mal herido! Rayis esta con el corazón roto, por dios! Se iban a casar rayis ya habia imaginado una vida con Leyum y ahora todo esta destruido!!!!! 

2!!!!!!
Rayis PERVERTIDA!!!
QUEDE RE creepygusta  
Fue a buscar a HARRY para provocarlo! Que bitch! Si que sabe jugar 

3!!!!!!!!!!
LOS DOS NOO PUEDEN SER MAS DULCES!!!!!!!! AWWWW  ya quiero que haiga accion  ............. ......  JAJAJAJA okay no ah   
Mori de amor en la ultima parte del capitulo, los dos estaban cansados de dormir SOLOS!!!!  Tinker Bell 

SIGUELA!!!! Me encantaron estos capitulos!!! 
HOOOLA hahahah me alegran que te hayan gustado los caps    ya casi comienza lo divertido Espero te gusten los demás. Gracias por leer, besos.

B
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Dom 19 Jun 2016, 9:54 am


Amo este gif, Harry se ve tan sexy... ¡Shit!

Capitulo: Hado.
 
Caminábamos por el pueblo intentando matar el tiempo, Gemma se divertía mucho sin mi y Harry lo sabía, ella se encargaría de una boda de mentira y cada vez que pensaba eso quería arrepentirme de haber aceptado venir aquí o haber evitado que Harry le dijera la verdad, sin embargo si eso iba a suceder tendría que ser cuando los padres de Harry volvieran porque habían salido de urgencia al siguiente día, llevaban fuera casi 15 días no sabía si soportaría trabajar lejos de casa otro día más, además mañana sería navidad. 
 
 
Mi celular sonó de repente extrañándome porque las únicas personas que podrían llamarme eran Harry y Liam, me tape la boca y tire mi celular al suelo en cuanto vi quien llamaba. - ¿________? - Pregunto Harry a unos cuantos pasos adelante de mí deteniéndose para esperarme - ¿Estás bien? - Dijo comenzando a caminar hacia mí, me apresure a levantar el celular, ojalá fuera mi abogado.



- Necesito contestar. - Me excuse mientras cruzaba la calle para alejarme de él y Gemma, tal vez para armarme de valor y contestar, sin embargo ninguno de los dos dijo nada hasta que Liam rompió el silencio. - __________- Dijo él y sentí como si detuviera mi mundo otra vez. – Necesitamos hablar y resolver un asunto.

- Liam no puedes... hacer esto. - Dije yo comenzando a sentirme enojada o más bien esperanzada.

- Es sobre la casa que compramos en Florida. Estoy con mi abogado y sugiere que la vendamos y que el dinero recaudado se divida. - Dijo de repente pero en el fondo lo conocía y sabía que también quería hablar sobre otra cosa. 


-Liam no me importa la casa. Sabes a que me refiero. - Lo escuche bufar del otro lado. 
-¡No quiero hablar sobre nada! ¡Necesito que estés aquí o me digas si debo enviarte un cheque por la venta de la casa!- Grito él. 
- ¡No! ¡Quédate con el maldito dinero! ¡No lo quiero! - Grite yo. 
- ¡No quiero tú dinero! - Grito aún con más fuerza, mientras me rompía de nuevo. -  ________, yo no quiero nada de ti... - Y escuche como se rompía su voz. 
.
Alguien me quito el celular de la mano y reviso quién me llamaba para después lanzarlo lejos en la obscuridad del bosque que rodeaba al pueblo. -De nada, _______. -Dijo él molesto, era lo más enojado que podía estar, él tomo de mi mano con fuerza arrastrándome para avanzar pero lo empuje liberándome.
.
Tuve que recurrir a mi autocontrol porque si se acercaba más  le daría un puñetazo.-¿Cómo te atreves? No me toques, no soy tu maldita mascota. Puedes irte a la mierda, Styles. – Dije antes de dar la vuelta y buscar desesperadamente un taxi, Harry choco sus palmas contra el vidrio en cuanto cerré la puerta. -___________, espera, abre la maldita puerta. – Exigió, el chofer me miraba un poco cómplice por haber colocado el seguro. – Avance por favor. - Mi taxi comenzó a moverse y sabía que Harry no tardaría en pisarme los talones.
 
 
Al bajar corrí a la casa de campo de los Styles y mis pies casi querían traicionarme, era como si estuviera huyendo de algo… o alguien. ¿Lo estaba? Estaba muy enojada por el gran impulso de Harry pero en realidad estaba molesta por eso. Tome mis cosas y las comencé a guardar en la maleta. Tome mis cosas del baño como el maquillaje, cepillo de dientes, etc. - ¿Vas a algún lado? – Me detuve pero sin embargo sonreí, sabía que esto sería un juego de nunca acabar a su lado y no podía negarme porque en verdad tenía que buscar que terminara en un divorcio. – Sí, pero no es de tu incumbencia. O qué ¿También vas a tirar el avión que me lleve de regreso a Estados Unidos? – Y  finalmente cerré mi maleta y la tome en mis manos, al girar un Harry obstinado estaba en el umbral de la puerta cruzado de brazos asesinándome con la mirada. 
Sí algo sentí en ese momento fue su semejanza con el invierno, frío y agradable a la vez, entre tanto que decir, varias cosas hay que callar, entre tanto que matar hay cosas que amar.
Así es esto. Y desgraciadamente, era nuestro.
– Déjame salir. – Pedí pero él no se movió ni un poco y creo que era por lo de la primera noche. Ahora yo me cruce de brazos y no me moví de enfrente. – Harry tienes que moverte y dejarme pasar. – Él dio un paso adelante mientras yo di uno hacía atrás. Enarco una ceja y finalmente suspiro, para mover los rulos de su cabeza en una mano. – No puedo dejar que te vayas cuando estamos así. – Dijo él. –No puedes llegar y actuar como alguien comprensible cuando te comportaste como… alguien diferente hace unos minutos, como un completo imbécil y controlador. – Di un paso hacia enfrente, pose mis manos detrás de su cabeza, sabía que aún estábamos rencorosos pues no le brindaba una de mis mejores miradas. Él me tomo de mi cintura de manera posesiva y se inclinó para besarme… un beso muy profundo y salvaje que provoco que mis labios comenzaran a doler un poco, gemí en cuanto me mordió un labio, y después paso su legua sobre eso. Con un pie se acercó a patear la puerta y cerrarla, me recargo contra la pared mientras bajaba hacia mi blusa recorriendo mi cuello con besos, mis manos llegaron a su camisa y con un poco de fuerza abrí los botones dejando su abdomen libre, la quite de su piel y debería ser un delito que este hombre vistiera, era perfecto y sexy estando así para mí. Harry desabrocho mi pantalón mientras me quitaba mi blusa, me dio la vuelta y coloque mis manos sobre la pared, mi ropa interior aún la mantenía cuando sentí que el pegaba mi cuerpo con el suyo. Esto era venganza y no iba a dejar que el llevara la delantera, pero era casi imposible sobre todo cuando yo era una maldita impulsiva puesto que no me podía controlar, metío dos dedos en mi moviendo un poco mi braga, quería hacerlo y me refería al paquete completo. Y apostaba que Harry lo sabía porque acerco sus labios a mi oreja. – No, tienes que pedirlo. – Jamás lo haría, no lo había hecho antes ni siquiera con Liam, no iba a empezar ahora. Esta vez yo lo lleve a la cama y pase mi lengua sobre su abdomen tomándome mi tiempo puesto que también recorría cada uno de sus tatuajes y había descubierto que Harry era impaciente, metí mis manos en sus pantalones y apreté un poco su pene cosa que lo encendió.- Tu tendrás que pedirlo. – Comencé a masajearlo causando que Harry estuviera ardiendo, sentía su piel contra la mía y alguien ya no era tan invierno, iba a levantarme pero el alcanzo a tomarme de las manos y dejarme en la cama. – Está bien, te necesito ahora. – Dijo apresuradamente sonando tan excitado que termine deshaciéndome de mi ropa interior yo misma, Harry se colocó entre mis piernas y cuando sentí que entraba en mi tuve que pegar mi boca a su cuello para ocultar mis gemidos- Mierda.- Hablo Harry luego de besarme para ocultar un jadeo y mis uñas se clavaron en su espalda con cada embestida que daba cada vez más rápido, lo miraba y lucia como si tuviera un hado en ese momento  - ____________.- Dijo de manera entre cortada y supe que no iba a aguantar más hasta que él recargo su frente sobre la mía, llegando a un orgasmo juntos. Se recargo sobre sus hombros  para no dejar todo su peso sobre mí, pronto se quito de encima y cayo a mi lado aún jadeante, yo aún lo sentía conmigo o en mi piel. Nadie dijo nada más se acomodó entre mis brazos y se quedó dormido al cabo de un rato, le di un beso en su frente y me levante, busque mi ropa y me asegure de no hacer ningún ruido antes de salir de la casa. – Este es mi juego, Styles.


Última edición por lovesick el Mar 21 Jun 2016, 9:55 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Lun 20 Jun 2016, 10:31 pm


Capitulo: Zona de guerra
Estaba sentada en el puente de arco en un pequeño parque que para ser un parque público estaba escondido, mis pies salían por el barandal rojo y los movía con el aire fresco, en mis labios sostenían un cigarrillo mientras veía un "algo". - Feliz Navidad a mí. - Susurre. 

Vi de reojo un cuerpo que aún no conocía del todo, pero él y yo eramos todo un caso, se sentó a mi lado y vi que sus pies caían más que los míos e hizo lo mismo que yo los movía de un lado al otro. Exhale el humo que contenía. No iba a poder con todo esto. La mirada de Harry estaba en el río que aún no se congelaba porque la temperatura no era tan baja, aún. Inhale de nuevo el cigarrillo y por un segundo desee que me matara, pero eso jamás pasaría. Mire a Harry y espere a que volteara a verme, por varios minutos estuvimos así, observándonos uno al otro como si intentáramos conocernos o descubrir el secreto más obscuro y tal vez más preciado que teníamos, él poseía unos ojos verdes que te podían controlar pero él no lo sabía, lo interesante es que sí sabía es que suele intimidar a las personas sólo que no sabe la razón.

- Creía que habías huido después ... de lo de anoche. - Dijo sin saber como referirse a nuestro sexo. - No sabía la razón, y lo estuve repasando todo en mi cabeza. - Volví a inhalar el cigarrillo, para después sacar el humo en mi boca.

- Jamás había fumado un cigarrillo, adivina quién ha fumado todo el día. 

- No es tan bueno como crees. - Dijo él y ahora sabía porque lo odiaba un poco además de lo del contrato, únicamente por tener esos labios lejos de los míos y por ser malditamente irresistible. No dejaba de pensar en él, en sus horribles cambios de humor, en su maldita sonrisa que casi era un privilegio ver. - Jode tus pulmones y ...

-Jamás engañe a Liam. - Dije arruinándolo todo o más bien nada ya que lo de él y yo era eso. NADA. - Jamás en estos 5 años, dos de relación pero teníamos algo desde mucho antes. Y eso esta acabando conmigo, es decir salí justo después de lo de anoche y fui caminando al pueblo en busca de un bar a las 3 am para mi suerte uno acababa de abrir aunque es un poco extraño también. Brinde por ti y por él. Ojala se pudra porque ... lo amaba o eso creo, además soy yo la que carga con está resaca y esta metida en eso. 

Harry me escuchaba atentamente.  - Y ahora que lo acepte, que sé que me voy a casar contigo estoy más perdida, es decir... mírame, no quiero hundirme porque sé que haré más daño. - Él me quito en cigarrillo y comenzó a fumar. - ¿Por qué brindaste por mi? 

Eso tenía muchas repuestas pero justo ahora creo que él quería la verdad. - Por que eres insoportable, porque creo que eres mi primera vez en muchas cosas, pero brinde por ti por que te odio por arruinar mi relación, brinde por ti porque eres muchas cosas, Harry Styles. 

Harry apago el cigarrillo sobre la acera. Fijo su mirada a las aves que volaron justo por encima de nosotros. - No lo creo. 

- No me importa lo que creas.

-Estas enamorándote de mi. - Soltó luciendo serio y seguro de lo que había dicho. No lo estaba, pero suponiendo que lo estaba porque se sentía como si algo dentro de mi se rompiera. No respondí a eso porque ni siquiera yo lo sabía. Continué viendo mis pies columpiándose pero Harry tomo de mi mentón y me obligo a volverlo a ver para ver si aprobaba el que me besara, pero no podía besarle en este momento. - ¿Por qué? -  Se levanto del suelo y me tendió una mano para ayudarme, evadí su pregunta pero conteste con otra que no tuve tiempo de pensar. 

- ¿Tú estás enamorado de mi? - Pregunte pero él pareció pensarlo un poco más y finalmente... negó. - No, ______________. No estoy enamorado de ti.- No sabía si su respuesta dolía pero lo que si sabía era que él iba a terminar haciéndolo, porque le iba a dejar en claro a los Styles que los Hamilton nunca debían ser subestimados y olvidados. 

Así que respondí. - Lo estarás. 

Está vez comenzó a caminar hacia atrás mientras me observaba. - Debes responder a mi pregunta, yo respondí a la tuya ahora tú a la mía. 

Metí mis manos a la chamarra. - No te obligue, así como tampoco te obligue a tener sexo conmigo porque no eres mi juguete sexual. Respondiste porque quisiste... porque creí que merecías una respuesta. - Interrumpió. 

- No juegues conmigo, Harry. - Dije sonando incrédula y sintiendo como si me atacara con esto. Así que vertí el juego. - Yo creo que me necesitas más de lo que imaginas, y no únicamente para recordar a tus padres que eres una persona responsable, me necesitas porque soy diferente en algo. 

Detuvo su caminata y sus manos se posaron en mi trasero para estar cerca. - Así como tú me necesitas porque Liam ya no está. Dime ________ ¿Hace cuanto que Liam no hacía que gimieras en la cama? Sí, haces mis días interesantes sobre todo cuando se trata de lo carnal, y yo sé que tú también sientes eso.  Pero tú me quieres porque Liam es un contraste mio es eso porque al igual que yo te sentías igual de sola con su compañía que sin ella. - Deposito un pequeño beso rápido en mis labios solo juntando nuestros labios. - Ahora quieres volver o ¿Vamos a seguir en está zona de guerra? - Sus labios formaron una sonrisa provocadora, le acomode el gorro morado que llevaba y le guiñe el ojo mientras pasaba a su lado. 


...
Al llegar a su casa tuvo que acompañarme hasta la ducha porque aún me sentía afectada por el alcohol que había bebido pues tenía resaca. - No es divertido. - Dije quejándome mientras limpiaba mi boca, luego de su " en las buenas y en las malas" . Me paso una toalla mientras yo comenzaba a desvestirme, él se quedo ahí viendo como me quitaba la ropa quedando en la interior. - No puedes verme. 

- ¿Ahora te avergüenzas? Después de haber aparecido en mi habitación casi desnuda. - Dijo dándose la vuelta. 

- No, pero estoy enfadada que he decidido que no puedes verme desnuda hoy. Y Harry, no tienes porque darte la vuelta para eso hay una puerta. - Dije antes de cerrarla en su cara. 

Una vez en la mesa con los padres de Harry, era más fácil de lo que pensaba después de que marcarán las doce comenzamos a cenar, Harry evitaba todo contacto visual con sus padres pero finalmente llego la hora, después de que Gemma subiera a su habitación porque era muy tarde quedamos los cuatro en la sala de estar, Harry a mi lado y la señora Styles en uno de sus sillones con su esposo en otro. 

- ¿Y bien alguno de ustedes va a decir algo? - Pregunto el señor una vez que escucho el silencio absoluto justo por encima de nuestras cabezas. Yo estaba a punto de decir algo pero Harry me quito la palabra. - No tenían ningún derecho. Acaso ¿No se preguntaron cuanto daño iban a causar? - La mamá de Harry nos miro ambos confundida, tome a Harry de la mano dándole un suave apretón para que lo notara pero solo hice que empeorara. Se llevo las manos a la cara y mis ojos se llenaron de lagrimas. - No puede ser. - Dijo Harry sin levantar la voz porque su hermana mayor estaba arriba, a pesar de eso supuse que Harry siempre se comporto como el mayor. - No puede ser. Arregla tu mierda. - Dijo Harry mientras intentaba controlarse, pero se acerco hacía el pino y pateo uno de los adornos rompiéndolo, limpie las lagrimas que caían sobre mis mejillas y seguí a Harry. La madre de Harry se levanto molesta contra su esposo quién la siguió al parecer ella no sabía de esto y dudo que lo pueda evitar porque ahora que recordaba utilizaban los apellidos en el convenio pero no estaban la firma de la madre de Harry. Es decir no podía intervenir. Era algo legal. - Es hora de irnos, diré a Gemma que se nos cruzo algo, que envié los regalos.  - Dijo tomando su maleta y metiendo todo lo que podía de manera rápida pero torpe porque alguien también estaba herido. - Harry... está bien. - Dije abrazándolo por su espalda, se sentía tenso y giro para sentarse en la cama y abrazarme.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Mar 21 Jun 2016, 4:42 pm

Capitulo: Disculpas y algo más.
Habíamos salido de la casa de sus padres de Harry y ahora según recordaba nos dirigíamos al aeropuerto. Harry no había dicho palabra alguna después de lo sucedido y estaba comenzando a preocuparme.No quería volver a casa. Saque un cigarrillo y bajaba la ventanilla mientras nos llevaban a ambos.

- Debes dejar eso. - Dijo él haciendo costumbre quitarme mis cosas y lanzarlas como vio que tenía toda una caja tomo su agua y fue metiendo cada uno de mis cigarrillos. No dije nada porque sabía que estaba enojado y por única vez me permití perdonarlo. 

Después de dos horas más de viaje me di cuenta que hace mucho  teníamos que estar en un avión, y que estábamos pasando a lado del Big Ben. . - ¿A donde vamos? - Pregunte.

- A mi casa. - Una media hora después habíamos llegado, era una mansión y me preguntaba como podía agradarle estar en una casa gigantesca a él solo, es decir yo no quería estar más en la casa de mis padres, su casa a diferencia de la mía estaba entre toda una maleza o más bien bosque, él bajo primero y después yo. Pago nuestro pasaje y finalmente bajamos nuestras maletas antes de que se fuera. - Vamos. - Dijo él tomándome de la mano mientras cada quién llevaba su maleta. Abrió la puerta y me di cuenta que estaba muy limpia y olía a pino, también había calefacción así que ambos nos quitamos las chamarras, él cerro tras de mí mientras yo observaba cada detalle, habían muchos libros que a diferencia mía tenía cuadros que yo pintaba y compraba porque a eso me dedicaba antes de todo esto. Harry me empujo contra la pared asustándome un poco y poniéndome en guardia, pero él no quería golpearme, sino besarme pero esta vez era diferente, no sabían a Harry y a su esencia sino a dolor o angustia, me preguntaba si él también sentía eso cuando me besaba. Le quite su camisa a Harry y comencé a besarle lentamente memorizando cada parte de él porque merecía eso que lo memorizarán, era hermoso. De algún modo terminamos en el suelo,  yo aprendiéndome  la tinta negra sobre su piel y jugando con mis dedos remarcan dolos, Harry me abrazaba y cerraba los ojos cada vez que me detenía. No habíamos tenido sexo está vez era como una simple conexión que necesitábamos. 

Unos más que otros. 

-Lamento haber arruinado tu navidad. - Dijo él, sonando un poco arrepentido. No era su culpa. - Pensaré en como recompensarte. 

- Oh, no tienes que hacerlo. No arruinaste mi navidad, es decir yo planeaba emborracharme para no sentir la navidad y después volver a saber que no tengo con quién celebrar. - Me recargue en su pecho y el puso sus brazos detras de su cabeza, moviendo su cabeza crespa con rulos que comenzaban a colgar. Le di un beso en su abdomen y me levante. - Tengo que volver, no puedo seguir trabajando lejos de casa, tengo que ser una maquina de guerra. - Me dio una sonrisa aprobatoria. - Toma esa usb de mis llaves, estuve buscando cosas que te pueden ayudar, revisarlas para que pueda ayudarte si tienes alguna duda. -Señalo su llavero  y tome lo que me dijo. Bien él estaba cumpliendo su parte del trato. - Gracias, en verdad. - Respondí. Él también se levanto y busco su camisa. Mire como desaparecía por el corredor que llevaba hacia algún lado, lejos de la sala de estar.

...
Hoy comenzaba todo en mi vida, estaba deshaciéndome de cosas que no ocupaba para recibir con cambios a este año nuevo, para empezar mi nana y su esposo mi mayordomo me dieron su renuncia porque debían dejarme volar. Sin embargo era lo más cercano a mi familia que quedaba y por eso prometí visitarlos en Hawaii muy pronto. La casa de mis padres estaba siendo desamueblada, puesto que no pensaba vivir ahí más necesitaba no perderme en esto y vivir y revivir el accidente no ayudaba. Yo había comprado un departamento en uno de los edificios cerca de central park, puesto que me agradaba la vista que tenía, además sólo sería momentáneo. Y finalmente tenía un celular nuevo. Todo parecía estar en orden. Alguien tocaba a mi puerta y puse mala cara al ver la mala cara de Harry, que le volví a cerrar sin embargo entro como si fuera su casa. - ¿Por qué no me dijiste que te habías mudado? Mínimo planeabas decirme.  - Lo ignore y fui hacia donde guardaba algo de alcohol necesitaba un trago.

- Yo estoy muy bien, me alegra ver tu horrible ceño fruncido. ¿Tú como has estado? ¿Frustrado? ¿Es por qué no hemos tenido sexo desde hace una semana? - Dije molestándolo con una sonrisa falsa, me lanzó una de sus peores miradas. - ¿Acaso te lo tengo que contar todo? 

- Justo a eso venía. - Dijo quitándome mi trago y beber un poco de vino espumoso. - Buen gusto, tienes que decirme sobre esto, es importante, ¿Cómo crees que te encontré? - Pregunto mirando la barra en donde estaba mi celular. - Y sobre esto. 

- Sabes qué no entiendo porque quería preguntarte en como ayudarte, es decir te encargas de todo. - Dije levantando las manos en señal de rendición, se quito su saco negro y se aflojo su camisa del mismo color. - ¿Leíste lo de la usb? - Asentí. - Por supuesto que lo leí, sólo me aclaro la mente. Ya sé todo eso, hablando de necesito una firma tuya. - Camine hacia mi habitación en la parte de arriba y busque los papeles que hablaban sobre el proyecto "Hamilton - Styles".  

Cuando baje, Harry estaba esperándome con girasoles. Me congele, termine de bajar las escaleras, él extendió sus brazos dándome las flores, yo amaba los girasoles y eran mis favoritas. Él se encogió de hombros casi burlándose de mi cara. - Sé que esto es un contrato así que sólo lo hago más fácil para ambos. - Levanto mi mano y coloco en mi dedo anular un hermoso anillo de compromiso. - Pensé que "esto" no tiene porque privarte de todo. - Me quede sin habla, y casi pude sentir como Harry movía algo dentro de mí.- Lamento que hayas tenido que renunciar a Liam porque te amenace, sé que esto no lo puede recompensar pero estoy ... intentando esforzarme también. - Mis ojos se llenaron de lagrimas por todo. Deje las flores en el piso y lo alcance a abrazarlo. - No importa, te lo agradezco. - Susurre entre su cuello, él me devolvió el abrazo y sentía su respiración en mi cabeza. - En verdad lo lamento, ____________. 

Nos quedamos por unos minutos así pero de nuevo tocaron a la puerta, limpie mis lagrimas rápidamente y me palmee las mejillas. Harry levanto las flores y se encargo de buscar un florero mientras yo abría. - ¿Segura que tienes uno? - Se quejo y ni siquiera había buscado. Puse los ojos en blanco y al girar la perilla quería morirme, Liam estaba frente a mi puerta. - Hola, ___________. 


Última edición por lovesick el Mar 21 Jun 2016, 4:49 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por Romi Directioner el Mar 21 Jun 2016, 4:46 pm

YEYYY CAPP!!!

Pero estoy atrasada hací que lo leeré cuando llegue ;-;
avatar


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/NiallPotato069

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Mar 21 Jun 2016, 4:52 pm

@Romi Directioner escribió:YEYYY CAPP!!!

Pero estoy atrasada hací que lo leeré cuando llegue ;-;
HAHAHAH los caps te estarán esperando  creepygusta  .
Ojalá te gusten. 
Besos. B
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Dom 26 Jun 2016, 9:17 pm

Amo a Harry en este gif, luce como vida al igual que todos pero esté es agvsudvid.
Capitulo: Vive el momento (parte 1)



No recordaba que había sucedido, únicamente sabía que me dolía la cabeza más que otras veces y que estaba en el hospital. Ni siquiera sabía que estaba aquí al despertar hace cinco minutos, Harry dormía incómodamente en un sillón y vi a lo lejos unas flores en un bote de basura. - Harry. Harry, despierta. - Lo llame y le lance un papel que estaba a mi lado, abrió los ojos e inmediatamente se acerco a mi. - ¿Cómo te sientes, _______? - No sé que rayos hago aquí. No recuerdo nada. -Dije un poco asustada, odiaba los hospitales y también los evitaba a toda costa. - ¿Por qué estoy en un hospital? ¿Qué hice ahora? 

Harry me dio un leve apretón, está vez no hiciste nada, dijo él, pero yo sí y en verdad lo lamento. Cuando termino me di cuenta que tenía un ojo morado y su labio estaba un poco rojo. - En serio lo lamento, jamás te haría daño. - No entendía a que se refería. - Harry...

Harry me miro con un poco de angustia. Apreté de nuevo su mano, estaba bien o eso creí. - Liam se apareció en tu departamento, comenzaron a discutir y hubo un momento en donde gritaste que no te tocara, salí a verte porque pensé que algo andaba mal y él me vio así que volvieron a discutir. Yo le pedí que se fuera. - Dijo él y sabía que no quería continuar con esto. - Él me golpeo, me defendí y hubo un momento en donde yo seguía golpeando a Liam luego tú lo quitaste y recibiste ... recibiste un golpe mio que te hizo caer por las escaleras. - Termino, se levanto fastidiado y salio de la habitación.

- No puede ser.

Una doctora pronto vino a verme y me dijo que dormí todo un día, no tenía contusiones ni nada grave así que me dio de alta en la tarde. Cuando pase por el basurero levante las flores y había una nota de Liam que guarde en en el fondo de mi monedero: Espero te recuperes pronto. Te amo ahora y siempre. Liam. 




Harry me abrió la puerta del carro y se sentía tan mal con lo que había hecho que intentaba hacer todo por mi. - Basta Harry. - Grite deteniendo sus manos en el aire al intentar vendarme el cuerpo para ejercer un poco de presión en mi cuerpo. - No importa. No importa. No importa. - Levemente baje sus manos con las mías, él se encogió de hombros involuntariamente mientras yo me continuaba vendando. - No lo hiciste apropósito. Pero ese golpe lo di con toda la intención de herir a Liam y te lastime a ti, mira como te deje. - Señalo en el espejo, no tenía que hacerlo, tenía de color verde y morado uno de mis hombros y mi cintura. Se mordió el interior de su mejilla. - Acércate. - Pedí pero se negó a hacerlo, así que yo lo hice. Tome una de sus manos y la lleve a mis labios, cuando no pensaba sucedían cosas como está, la hice pasar por el moretón sin hacer una mueca, por supuesto que dolía pero si algo sabía hacer bien ahora era fingir. - Ésta bien. 

Se molesto e hizo una mueca por mi. -No lo está. 
Me siguió observando desde lejos para ser exactos desde la cama, sentado, con los brazos recargados en sus piernas y las manos juntadas como si estuviera rezando. - Toma todo lo que necesites para unos cuantos días, te espero abajo.  - Dijo él, sin embargo no pelee y me vestí con unos jeans y una camisa algo aguada y mis botas. Subí al auto que rentaba siempre que venía y comenzó a conducir hacia algún lugar.
- ¿Hacia donde vamos? - Pregunte después de unas horas. - A casarnos, lejos de todo N.Y y su mierda. - Respondió él. - ¿Esto no es por lo del accidente verdad? - Pregunte. - Claro que lo es. Necesito que seas mía legalmente. - ¿Qué? No estaba pasando. -Detén el auto. - Pedí sintiéndome molesta, pero él siguió manejando.- Quiero bajar del auto. - Pedí lo más calmada que pude, pero él continuo  - ¡Detén el maldito auto, Harry! - Grite golpeando la puerta, se hizo a un lado de la carretera, me quite el cinturón y tome mi bolso, baje rápidamente del auto y comencé a caminar de regreso.

- ¡_________! ¡________! Maldita sea, vuelve aquí. - Grito Harry bajándose del auto, sin pensarlo comencé a correr pero en un instante me empujo tirándome al suelo y rodamos hacia el campo, mis puños comenzaron a golpearlo en el pecho, los autos pasaban a nuestros lado sin vernos pues era de noche y apenas si se veía el auto por las luces de precaución. 

- ¡Suéltame! ¡_______! ¡Basta! ¡No soy de tu maldita propiedad! - Grite con todas mis fuerzas porque ahora me sentía como una cosa, él se callo repentinamente. - ¡No soy de tu maldita propiedad! Ni de tu familia, ni de la mía que está muerta, ni de mi maldito abogado ni de Liam ni tuya.  - Me levante y él también. - Así que te puedes ir a la mierda tú y todos ellos, porque no te pertenezco Harry Styles.

Quería por unos segundos huir.- No. Tú y yo estamos en esto. ¡Vamos a hacerlo ahora, _______! ¡Mueve tú puto trasero de vuelta al auto sino quieres que vaya por ti y te obligue a hacerlo! - Lo reté porque estaba molesta y no le tenía miedo, él camino hacia a mi y me cargo, él era más fuerte que yo así que no pude resistirme más de lo que no podía. Finalmente viajamos otro día y llegamos a Oregon, a Lincoln City un pueblo en donde siempre estaba lloviendo y los días eran fríos. 

Era hermoso pero no estaba de vacaciones. 

-Sonríe querida, no queremos pasarla mal en nuestra boda. - Dijo Harry muy molesto, le mostré mi hermoso dedo medio gritándole que se pudriera mientras bajaba del auto y caminaba hacia el bosque. Baje del auto y camine en dirección contraria. - No soy un imbécil.- Dijo Harry interponiéndose en mi camino, tomo de mi mano y me arrastro con él.- Si vas a asesinarme, prefiero que sea en un lugar menos hermoso que esté. - Me queje y me quede sin habla hasta que vi lo hermoso de un pequeño quiosco. Había un juez esperándonos. - ¿Qué decías? Continua quejándote. - Dijo él mientras aflojaba su agarre y me tomaba de manera más delicada. - Me quejare en privado por todo un año. 

- Me alegra que hayan llegado a tiempo. - Dijo él juez mientras nos veía. Harry sonrió dándole una buena sonrisa amable. - Lo lamentamos, hubo una complicación. - Respondió. - Bien, colóquense uno frente al otro. - Obedecimos, él juez comenzó a hablar diciendo que está era una decisión para personas valientes puesto que teníamos que cuidar  uno del otro pero también agrego que era necesario un poco de locura para aceptar esto, entonces me di cuenta que lo había dicho por ambos, puesto que lucíamos muy jóvenes para algo así: Harry en esos jeans obscuros y una hermosa camisa azul que hacía resaltar su piel blanca, yo en un vestido azul marino de manga larga con medias. Harry y yo nos miramos, sin poder evitarlo comenzamos a reír porque él también se había dado cuenta de como lucíamos- La pequeña ceremonia continuo y finalmente el juez hablo. - Tienen algo que decir antes de cerrar esto. - Harry iba a decir algo pero le quite su turno, así que sólo lo dije, seguía molesta pero también sabía que esto era necesario para nuestro camino a la libertad de ambos. - Me alegra hacer esto contigo y no con alguien más... porque sería aburrido. - Harry cerro los ojos mientras volvía a reír y entonces supe que ese sería un buen recuerdo de esto que era un caos o una bomba de tiempo. Incluso el juez rió discretamente. - Yo quiero decir que agradezco en verdad que hagas esto... y que eres una pesadilla.

- Oficialmente los declaro marido y mujer. - Dijo el juez, no sabíamos que hacer si besarnos o estrecharnos las manos como si firmáramos un contrato. - Pueden besarse o como quieran. - Termino el juez mientras sacaba unos papeles. Harry se metió las manos al bolsillo y me mostró un anillo más delgado aún que el otro pero este tenía un grabado al interior que decía "vive el momento"  - Te dije que haría lo mejor que pudiera, pero tú no me lo haces nada fácil. - Susurro mientras nos abrazábamos o más bien mientras yo lo abrazaba, no por el anillo sino porque él intentaba todo esto aunque para mi fuera más difícil.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Dom 26 Jun 2016, 11:20 pm


Capitulo: Vive el momento (Parte 2)
Levante mi cerveza en la habitación, era la primera vez que bebía cerveza frente a Harry.  -No puedo creer que estemos casados. - Creo que ya me estaba sintiendo mal, no había bebido tantas según yo pero si comenzaba a sentirme mareada.  Harry también dio un trago chocando su botella con la mía. - Ni yo. - Respondió él.

No quería pensar más en eso. Oregon tenía que tener un buen recuerdo, no podía irme sabiendo que tenia algo que hacer, era como un tipo ritual que escondía desde pequeña en todos los lugares a los que iba debía hacer algo. No importaba qué. -Quiero ir a la playa. - Exprese mientras abría las cortinas, para ver el mar.  - Estás loca. Estamos como a 11 grados y si sientes calor debe ser por esto y por la calefacción. - Hablo y me hice la sorprendida. - Vaya, que listo eres. Pero sabes algo no me importa quiero ir a la playa y voy a ir. - Dije quitándome la ropa, Harry dio otro trago a su cerveza mientras me veía desvestirme, me quite las vendas, eran incomodas y comenzaban a molestarme más.  - No voy a dejar que vayas así. - Aclaró él y ahora yo me sentía más ebria que él, al ver que comenzaba a pensar la razón aclaro. - Eres... ahora eres una persona casada, tenemos que dar buena imagen además son las 11 de la noche debe haber muchos pervertidos en Oregon- Aclaro. - Ven conmigo me diste un anillo... bueno dos y uno de ellos dice "vive el momento" -Lo invite, a veces se comportaba muy en forma y correctamente que sentía que me iba a asfixiar, tenía 22 no 50.

Harry se levanto y ahora él se quitaba la ropa, esta vez yo di un trago. 

Vaya si que era sexy. - ¿Qué no podías esperar a quitarte la ropa allá? - No sería divertido, pensé.



Él abrió la puerta primero asomándose para ver si había alguien. - Dame tu mano. - Ordeno y se la dí. - Corre lo más rápido que puedas. - Dijo mientras me jalaba, alcance a cerrar la puerta tras nosotros y corrí a toda velocidad con él pero se detuvo por que había algo así como un gran escalón grande que dividía el pavimento y la arena, él salto primero temblando un poco de frío y después me sostuvo bajándome pero también quede muy cerca de él y sus labios. - Sigamos. - Dijo él bajándome por completo. - Espero que no nos arresten por correr casi desnudos. - Dijo él. - ¿Cuanto has bebido? - Pregunte deteniéndome antes de tocar el agua fría, comenzaba a arrepentirme. - 5 cervezas te vi decidida a tomar , ¿Quién te iba a cuidar? - Sonreí. Oh, mierda. Y si tienes razón, ¿Qué sucede si me enamoro de ti? - Dime que no tiraste la cerveza fingiendo que tomaba. 

- No las tire. - Dijo ocultando vagamente su sonrisa y mintiendo. - En  mi defensa, no tome tanto, al menos unas dos más que tú. - Solté, sonriendo y admirando la vista, lucía espectacular la playa a estas horas de la noche.- Vamos a hacer... esto. - Asentí. - Bien yo cuento ... 1...2...3...- Salí corriendo sin pensar y me metí lo más que pude dejándome debajo del agua helada, era terrible la experiencia que me bajo incluso lo borracha que estaba, salí a respirar y vi a Harry muriendo de risa en la arena, salí congelándome.- Gracias por compartir esta experiencia de vida conmigo, Harry. - Me abrace a mi misma como si pudiera mantener el calor. - Hazlo o no nos moveremos de aquí. - Amenace a duras penas. - Hazlo o habrás venido por nada. 

-Pero que insistente eres. - Lograba ver su cabello moverse por el aire helado. Grite su nombre insistiendo. - De acuerdo. - Podía ver a través de la obscuridad que él no quería pero era correr al mar o que lo siguiera molestando. Respiro profundo como si sacara un peso de encima y corrió por la playa quejándose de que el agua estaba helada, metió la cabeza de manera rápida y salio con el cabello pegado a la cara. - Quiero irme. Ahora. - Volvimos a correr al hotel e hicimos lo mismo que hace rato, subió primero y después me ayudo a subir. - Creo que alguien viene. Muévete más rápido. 

- Obviamente, no quiero estar en la cárcel. - Casi lo empuje mientras entrabamos a la habitación, yo tenía la ropa interior pegada al cuerpo, tome una toalla y me acerque hacia la calefacción, Harry hizo lo mismo. - Gracias. - Titiritaba un poco, pero no sabía porque me agradecía. - A pesar... de que fue estúpido lo que hicimos. Me divertí. - Se cubrió un poco más con las toalla seca.- Por cierto, no venia nadie, caminas muy lento.- Me había dejado en jaque. - Vaya no siento mis manos. - Parecía estar en la misma situación temblaba al hablar, estuve así unos minutos más pero el frío que sentía comenzaba a hacerse insoportable. - Harry quítate la ropa. - Me di cuenta de lo que había dicho pero no me refería a eso. - Es decir debemos cambiarnos, tal vez por eso... - No me explique más y me vestí con algo seco. - Buena idea. - Dijo él, me coloque una de sus sudaderas porque era lo que tenía a la mano y me acosté, Harry se puso un pants y calcetines y también se acostó. Pero ambos seguíamos moviéndonos, así que sin pensarlo lo abrace, enrede mis piernas entre las suyas hasta que finalmente deje de sentir frió a su lado. - Deja de moverte, ___________. - Dijo medio dormido mientras me giraba para darle la espalda, pero esta vez él paso un brazo sobre mi cintura y así mantenernos pegados. - Hasta dormido eres controlador. - Dije finalmente cerrando los ojos.

Y por cinco minutos no pensé más en Liam o que esto era un contrato, porque en este momento era real.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Lun 27 Jun 2016, 5:02 pm


El cap tiene un asterisco que se refiere a este gif, para que me entiendan. 
Capitulo: ¡Vete a que te den!
No había pasado ni una semana y no podía creer que ya estuviéramos discutiendo de nuevo. Me alegraba que el maldito salón de congresos tuviera una mesa ahora de madera pues la anterior la había roto - ¡No me quiero ir! ¡No había letras pequeñas en el convenio en caso de accidente! - Respondí y Harry cerro la puerta porque íbamos a gritar. - Señorita Hamilton. - Dijo mi secretaria entrando a mi oficina pero Harry la asusto con la mirada. - Ella no te necesita. - Harry hablo de mala gana pues estaba furioso tanto que una de las venas de su cuello se marcaba mientras hablaba y ella decidió salir sin que se lo pidieran. Sí que era intimidante.

Fijando su vista en mi asesinándome, lo mire del mismo modo - No eres imbécil. Alégrate de que puedas manejar la empresa o mejor de que puedas trabajar.  - Esto era el colmo, me cruce de brazos y ame que el día de hoy decidiera usar unos pantalones de vestir, subí los pies a la mesa. - Deja tu actitud machista para otra persona si no quieres que te saque de mi maldita empresa. Además no puedo dejar de trabajar, he dejado mucho por esto que no quería y no voy a dejar que me lo quites de las manos aunque siga sin quererlo. Ni siquiera tendría que explicártelo. - Conteste, saque un cigarrillo de mi bolsa y lo encendí.

Se quejo. - No puedes fumar aquí. - Me quito el cigarro de la boca y lo hundió en su vaso con agua, saqué otro y seguí fumando. - Es mi empresa, puedo hacer lo que se me pegue en gana, además no hay un letrero que me diga lo contrario. - Respondí, sacando el humo con todo mi encanto. -¡Eres desesperante! ¡¿Qué mierda quieres?! - Grito, pero su de pronto dejo de fulminarme porque tocaron la puerta y Harry grito un ¿Qué? en la cara de mi secretaria, por un momento pensé en que se pondría a llorar. - Señorita Hamilton, tiene otra junta. - Harry volvió a cerrarle la puerta en la cara. Tome mi saco y me acomode la camisa ya de pie. - ¿A donde se supone que vas? - Dijo haciendo algo que siempre hacia con su boca.*-  Tengo una junta aburrida, no puedo demorarme más, pero arreglaremos esto. - Pase a su lado y me abrió la puerta. 

La junta fue más aburrida de lo que creí. Al salir Harry llamaba por teléfono. - ¡No! ¡Fue improvisado! ¡No! ¿Escucha? No tengo tu tiempo... sí ... está bien, lo intento. No.  - Dijo mientras me miraba. - No... que no. - Yo apostaba a que era Gemma. - Está bien. Adiós. - Colgó y metió el celular en su bolsillo. - Planeabas un golpe de estado. - Sí y soy buena organizando. ¿Por qué crees que tarde tres horas? 

- ¿Hablamos de esto en el camino? Tengo que irme. - Está vez manejaba yo. Harry miraba por la ventana, así que está vez yo hable. - Pasas más tiempo aquí que en tu casa... o tengo la impresión. No puedo irme. Jamás salí de aquí ... a decir verdad salí únicamente en verano. - Pudiste haber empezado con eso. - Sinceramente tenía un miedo constante, mis padres salieron a divertirse unos días y su accidente en uno de los yates privados termino dejándome huérfana. No quería alejarme más de lo alejada y fuera que ya estaba de sus vidas. Y luego estaba mi miedo sobre Harry, ¿Qué pasaba si el juego se invertía y yo me enamoraba? Más ahora que estábamos "destinados a mudarnos" - Tendrás tu espacio si lo deseas y además tienes ahora una cadena de empresas puedes trabajar en la que quieras o desde casa. - Argumento. - Te estoy ofreciendo una nueva oportunidad. - Únicamente por un año, pensé. - Podrás quedarte todo el tiempo que quieras e ir y venir. 

Agradecí que hubiéramos llegado al aeropuerto, teníamos al menos otros 10 minutos juntos. - Mírame. ¿Lo vas a pensar? - Mi miedo es acostumbrarme a ti. - Seguro. - Respondí, y lo bese con pasión, tanto que esto comenzaba a quemarme. Me quite el cinturón y me subí a horcajadas a él. Abrió los ojos asegurándose de que los vidrios estuvieran arriba y continuo cuando supo que eran polarizados. - Detente, _______. - Dijo mientras mis manos viajaban por su camino feliz, tocándolo y deseándolo. No me detuve, quería sentirlo a él, en mi, dentro de mi y conmigo, me ingenie un modo y logre que mis pantalones y los de él también quedaran abajo, sentí su miembro bajo mi peso, pero estaba tan excitada que lo único que supe era que estaba experimentado algo nuevo, mis piernas quedaban con las suyas puesto que había quedado sentada sobre él mientras se movía dentro y fuera de mi, comencé a gemir de placer y también a jadear, pronto vi que su piloto bajo del avión esperándolo. - Harry... más ... rápido. - Pedí un poco nerviosa porque el piloto dudaba si acercarse o no. Harry chocaba contra mis glúteos mientras me besaba el cuello, me tape la boca porque sentía que iba a gritar. - No... quiero escucharte. - Gruño buscando con sus dedos mi intimidad, solté un grito de placer pues sentía su miembro hinchado y uno de sus dedos. Sentí su frente sobre mi espalda. - Dí que vendrás. - Soltó deteniéndose de pronto. - Que vendrás mañana, pasado o cualquier otro día, no importa pero di que vendrás conmigo. - Sentí su aliento en donde apenas se veía el moretón de mi hombro. - Y seguiré. - Estaba jugando conmigo y me estaba enfadando, ¿Cómo se atrevía? - No iré.  - Me encantaba llevarle la contraria. Entonces él mismo me quito de encima y subió su pantalón. Yo también lo hice, le quite el seguro a la puerta presionándolo para que saliera pues me estaba dejando con las ganas de ... ¿Cómo se atrevía? literalmente. - ¡Vete a que te den! - Dije mientras él bajaba de la camioneta, estaba frustrada, antes de que cerrara la puerta se llevo uno de sus dedos a la boca y me guiño un ojo. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Lun 11 Jul 2016, 7:56 pm


Capitulo: Saco de boxeo (Parte 1)

Había sobrevivido a otro mes.



No podía creerlo.



Era uno de febrero y no sabía si me comenzaba extrañar a Harry o si comenzaba a sentirme sola estando sola. Tal vez era lo mismo, pero solo había pasado una semana. Una semana que cada día a diario teníamos que mandarnos un mensaje no para desearnos los buenos días creo que ambos solo lo hacíamos para saber que el otro estaba vivo.



¿Y si era una maldita necesitada?



No tenía nada que hacer, así que decidí marcar a Harry. – Hola, soy Harry. Posiblemente este… uhm ocupado… deja… ya sabes que hacer. – Corte. Estaba claro, era una necesitada.



Caminé a casa después de otra larga jornada de trabajo después de haber pasado por una taza de café amargo a la cafetería que se encontraba cerca de central park para despejar mi mente, la espalda me dolía como nunca por el estrés, intentaba ver todo para no tener que pensar en nada, sentí como chocaba con algo y caía directamente al suelo.



- ¿_________? – Esa voz, parpadee un par de veces sintiéndome como una completa imbécil. Al mirar hacia arriba estaba Liam con una cara de sorpresa. Yo debía estar igual.  Me dio una mano y me reincorpore mirándolo como tonta.



– Liam… - Su nombre en mis labios aun dolía, mire al suelo y ayude a recoger unos libros antes de que se mojaran con el café derramado. – Lo lamento. – Dije rápidamente.  Sabes que no importa. – Sonrió incómodamente, le tendí esta devuelta y al tomarlos nuestros dedos rozaron.



- Luces tan diferente _________, a pesar de que te vi hace unos días. - Dijo él mientras yo admiraba lo mismo que él, se había dejado la barba y ahora lucía maduro, tenía ojeras y si me preguntan la razón diría que por haber pintado toda la noche cualquier cosa, pero claro ahora no sabía la causa. Tú igual luces diferentes. – Yo… no sé qué decir.



-¿Recibiste mis flores? – Pregunto salvándome como solía hacerlo. – No me sorprendería si no … las recibí y también recibí la nota. – Interrumpí. En el basurero, pero no tienes por qué saberlo ya que si lo supieras también querrías matar a Harry, pensé.



-Bien. – Dijo mirando sus libros. – Yo iba a la biblioteca. He terminado de leer esto. – Se encogió de hombros, vi los libros en sus manos y note que eran los mismos que alguna vez le dije que leyera. – ¿Cómo te encuentras?

Negué. Resistí las ganas de sacar un cigarrillo de la bolsa. Perdí algo y gané una adicción.– No me preguntes como estoy. Suelo estar bien. – A ratos.



-Bien.



-De acuerdo Liam.
 


Se pasó una mano por la cabeza pensando que decir exactamente. -Ahora no sé qué decirte… lo sé, pero no puedo. No es correcto.



Respire profundo, en estos casos comenzaba a sentirme nerviosa y a causa de eso mis ojos se llenaban de lágrimas, aún quería hacerlo, pero estaba recurriendo a todo mi control. No necesitábamos otra escena. - Me merezco lo peor de tí. – Él se acercó a mí, no como antes, pero fue a tal grado que podría besarlo. – Te conozco desde que tenemos 17 y sabes que jamás te daría lo peor de mí. – Sus labios hicieron una mueca y mis manos pasaron a sus mejillas sentí como se tensaba a mi toque, mierda, pero Liam giro su cara y deposito un beso en mi mano.



En este momento todo mundo se podía ir al infierno, pero más Harry Styles, a pesar de todo lo que decía cierto o no de Liam, yo lo extrañaba incluso más que antes cuando lo necesitaba más.





-¿Qué hay de Florida? – Pregunte volviendo a mi zona, él también se alejó unos pasos.



- Ya lo arreglé con tu abogado. Oficialmente está vendida, ya no es nuestra. – Asentí, ahora definitivamente ya no tenía nada de qué hablar con él. - ¿Estás pintando? -Pregunté en cuanto vi una mancha en sus manos. – Lo estoy. ¿Tú lo estás? – Y aquí iba otra vez derramando y perdiendo piezas de una yo que se estaba rompiendo.



-No. Las empresas… me están consumiendo.



-No dejes que lo hagan. – No tengo otra alternativa. Me limite a asentir. - Fue bueno verte, __________.



Te extraño, Liam. – Fue bueno verte, Liam. – No sabía cómo despedirme así que solo lo abrace y él a mí, no quería soltarlo. Eras lo único que tenía, eras lo único que me mantenía fuera del agua. Ahora estoy compitiendo con Harry para ver quien ahoga primero al otro. Me solté de él, cuando di el primer paso para alejarme me tomó de la mano y me jaló para acercar sus labios y los míos una vez más.



Lleve mis manos detrás de su cabeza pegándolo más a mí, sentía su respiración, sentía sus brazos rodeándome tirando los libros de nuevo al suelo, era tan reconfortante besarlo como si todo de pronto comenzara a estar bien estando así, como el agua que calma la sed, como cuando terminas un proyecto, sentí sus labios bajo mi lengua y la suya entrar a mi boca pero al instante supe que estaba haciendo, me aleje de él y esta vez no pude evitar las lágrimas. - Estás cerrando un ciclo. - Señalé y también vi como Liam luchaba para que los ojos no se le cristalizaran. - Te estas despidiendo, Liam.



De todas las cosas que él pudo decir menciono esto. -No puedo vivir en tu recuerdo, ___________. – Respondió haciéndome sentir mal. Golpe uno. – No más, no quiero hacerlo porque siento que esto me afecta más a mí. – Otro golpe.



No sabes nada de mí. – No es verdad.
-No tendré esta discusión de nuevo. No quería dejarte ir, pero ahora voy a hacerlo o me volveré loco. Yo… no puedo _______. La ________ que yo amaba y amo no era una egoísta. – Dijo él, dando el último de sus ganchos al corazón. Así es el amor, egoísta. Yo no tendría como explicártelo.  Me lleve las manos a mi boca en cuanto no salió nada de mí. ¿Así acaban estos cinco años? Esto era definitivo. - Adiós. Que tengas una buena vida.



-Liam. – No se detuvo. - Liam, si te vas no te seguiré. – Y él siguió andando.

 
Volví a mi departamento.



Y de lo único que me di cuenta era que no había llorado, es decir me había guardado todo ese sentimiento a flote, en carne viva, el departamento solo era eso un departamento. 



Tome todo lo que pude y cabía en una de mis maletas, para poder destruir todo lo que tuviera a mi alcance. Las fotos que aun guardaba de él y yo terminaron en el excusado, el sweater que me dio termino en la cocina, todo lo que alguna vez me dio termino en roto, quemado o mojado. Pero no me detuve ahí, también tire a la basura la ropa que Harry guardaba u olvidaba aquí, tire su taza favorita y de paso rompí mis cuadros, la pantalla, tome un cuchillo y lo clave al sofá tome todo lo que pude y lo hice trizas.



Cuando termine y vi mi obra maestra tome la botella de whisky que papá me había regalado en mi cumpleaños 20 y me la lleve a la boca. Bebe esto cuando sea un día especial. – Hoy lo es padre. – Tomé la maleta y salí del departamento.






Había llegado a Inglaterra.



No tenía ni idea de cómo mierda había llegado bien, a decir verdad. Ni siquiera sabía en donde vivía Harry, me resultaba gracioso, había venido una vez y no tenía ni su dirección. Camine en busca de un buen bar para después desaparecer e ir a un hotel. Llamé a Harry de nuevo pero su contestadora me respondió otra vez, como no encontré nada me senté en una de las bancas que estaban en la avenida, hacía más frio que en América, vaya. 



Me acomode en mi saco y mis guantes porque no sentía mis manos. Mi celular comenzó a vibrar en el bolsillo del pantalón. Al abrirlo era un mensaje de Harry, un solo signo de interrogación, así que lo llame. - ¿Qué? – Contestó él y le colgué. No necesitaba su humor de perros, al cabo de cinco segundos volvió a sonar y conteste con un rotundo ¿Qué? -Muy graciosa. ¿Qué necesitas?  - Sonreí, aquí vamos. -¿Por qué crees que necesito algo de ti? -pregunté intentando no moverme mucho. – Porque jamás llamas. – Buen punto, tenía razón. – Estoy oficialmente perdida y no encuentro ningún hotel cerca de donde estoy. – Hable mirando a mi alrededor, tampoco ningún taxi se había dignado a cruzar, del otro lado de la línea escuche como se reía también comenzaba a escuchar ruido como música. – No te muevas, voy por ti. – Hablo él.- Envíame tu ubicación. – Bien pensado, Harry Styles. - ¿Has bebido? – Pregunto él de manera divertida mientras yo enviaba mi ubicación. – Un poco antes de venir. Ven pronto. – Colgué y saqué un cigarrillo mientras lo esperaba.





Unos cuarenta minutos más tarde mire por ambos lados de la avenida, Harry caminaba hacia mi vestido de negro, yo aún fumaba y estaba manteniendo mi calor así que no me moví, exhale el humo por la boca y él se sentó a mi lado. – ¿Por qué siempre que necesito un taxi no hay ninguno libre? -Me ha pasado lo mismo. - ¿Cómo llegaste aquí? – Pregunto y me recargue en el metiendo una de mis manos en sus bolsillos al igual que él. – Me estoy congelando. – Hable y él saco mi mano junto con la suya frotando nuestras manos para calentarnos. -Vámonos o morirás de hipotermia. – Se levantó y paso un brazo por encima de mis hombros y con el otro tomo mi maleta. – Creía que las mujeres con fama traían siempre mucho equipaje. – Molesto. – Eso es porque ya no tengo nada más, literal. Venderé el departamento. – Comente sin sentir algo, saco su licorera tomando un trago, luego me la tendió. – Te gusta ese departamento. – Comento incómodo y creo que era porque pensaba que viviría con él . Un taxi se nos cruzó en el camino, al subir lo bese sin previo aviso, él me devolvió el beso y uno muy profundo, sabía a alcohol y a chocolate me detuve porque estábamos detrás de la cabina de un taxi y gracias al cielo el conductor tenía la calefacción porque ya no sentía mis manos. Llegamos a un hotel, lo único que quería era que tuviera una cama. – Puedo quedarme aquí, gracias por traerme. – Comente.



-¿Lo dices porque no estamos en mi casa? – Negué.



– Ciertamente me da igual. – Conteste encendiendo a calefacción, puso la maleta en la cama y yo me quitaba las botas que traía puestas.



-¿Por qué venderás tu departamento? – Pregunto recostándose en la cama, me quite el saco y los demás suéteres que llevaba encima quedando bra y en jeas. – No viviré contigo si eso es a lo que temes. – Conteste acostándome al igual. Se recargo sobre su mano para mirarme, pero lo estaba ignorando no me gustaba que la gente pensara que soy lo que creen y que también intentaran leerme. No era un libro abierto. – No lo digo por eso. Mírame cuando te hablo, _______.



Me levante de la cama. – Voy a tomar una ducha. – Hable buscando una toalla y ropa interior para caminar a la ducha. Harry seguía mirándome mientras lo hacía, le di la espalda. – Bien. No quieres hablar tomemos… - Se quitó la chamarra – una puta ducha ahora. - Las botas se quitó rápidamente y la playera dejando al desnudo su abdomen lleno de tinta y camino hacia mi tomando una toalla del buro que estaba a su lado. -No, quiero tomar una ducha sola.



-No. Yo también quiero ducharme. -Hablo.



-Entones báñate tu primero, Harry. – Hable, pero no termine se acercó a mi besándome con salvajismo, de una manera tan posesiva que no sabía si me molestaba o me encendía, mi respiración iba a mil por hora y mientras me quitaba de manera brusca el brasier, le desabroche lo jean al igual que los míos, entramos a la ducha que comenzaba a inundarnos de vapor. Nos detuvimos a falta de aire y recargue mi frete en su pecho y el su cabeza sobre la mía.  No es mi hogar, las lágrimas caían en mi mejilla, pero no se notaba porque el agua también lo hacía. También no sabía si decirle sobre el beso y el final definitivo con el amor de mi vida. Volví a besar a Harry antes de salir- ________- Hablo deteniéndome sin embargo salí, él salió después de unos minutos mientras yo fumaba de nuevo. – Bese a Liam. Ayer, hoy lo que sea.




- Vaya cumpleaños, 23. – Hablo él. 

No es mi cumpleaños… hablaba del suyo. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Vie 15 Jul 2016, 10:19 pm


Capitulo: Saco de boxeo (Parte 2)

Harry respiro profundo y contesto de manera calmada como si estuviera fastidiado.-¿Por qué lo hiciste?

-Lamento lo de tú cumpleaños. No lo sabía.

-Contéstame. – Me tomo de la barbilla con mano dura y firma, me hizo girar a verlo. – Contéstame, _________.- Su mirada era penetrante, asfixiaba demasiado pero se detenía antes de dejarte completamente sin aire. 

- ¿Cómo no lo haría? – Conteste sintiéndome apenada y dolida. Harry me soltó y miro al suelo, si creyera en Dios solo él sabría que sucedía por la cabeza de Harry Styles, mi respuesta era suficiente para él.

Se quitó la toalla que lo rodeaba de la cintura y se colocó los boxers, me quito el cigarro de la boca y lo aplasto con la pared.  Este hombre podía ser un perfecto sueño pero en el fondo en realidad era una pesadilla con enseñanza. 

- ¿Por qué estás aquí? – Preguntó ni yo misma lo sabía.


-Porque no quería estar allá. – Soné muy poco convencida. Estaba molesta con todos y más aún con Harry, aunque no encontraba la razón. Mire los anillos de boda y después lo mire de nuevo. 

– Querías que viniera, no quería estar … - Sola. Sola. ¿Necesitada? Tal vez porque desde que conoces a Harry tu vida sexual es más activa y hablamos de que no siempre estas con él. – allá. Mata a dos pájaros de un tiro. – Conteste sintiendo nauseas.

-No soy un puto pájaro _______.

- ¡Harry! Oye te diría que lamento lo que hice, pero no puedo. No voy a arrepentirme de haber visto a Liam, así como no me voy a arrepentir de haberte dicho porque tú quieres eso ¿No es así? – Harry comenzó a reír mientras se colocaba los jeans. – Vístete, no nos quedaremos. – No de nuevo. – Se puso los jeans negros.

- No lo haré. No podemos irnos sin terminar de discutir. – Sonaba más enojada de lo que planeaba. - ¡Yo no quiero pelear! Así que yo ya terminé con esto. – Tomo la playera y yo la tome por el otro extremo. Él la jalo y yo la jale. 

– ¡Suéltala! ¡No! ¡Qué la sueltes! ¡Harry! ¡Maldición! ¡Suéltala,_______! ¡No, Harry! No, ¿Recuerdas cuando me dijiste que no me querías dejar ir así? Bueno yo tampoco quiero dejarte ir así. – Jalo de nuevo la camisa y yo hice lo mismo. – Harry. – Hablé de nuevo, pero no cedió, solté la camisa y me moví a la orilla de la cama cerca de donde estaba Harry toqué su abdomen lleve mis labios hasta su boca, pero giro su rostro evitándolo. – ¿Cómo pretendes que lo arregle si no me dejas? – Pregunté y vi cómo se mordía su labio. 

– No quiero que lo arregles. ¡No soy tu maldito proyecto personal, _________! – Lo era, pero él no lo sabía y ni siquiera sabía cuál era el objetivo de esta estúpida meta.

Me alejé y me senté sobre mis piernas en la cama cruzándome de brazos - ¡Esta bien! ¡Haz lo que quieras! – Hable del mismo modo que él. - ¡No! ¡Tú vienes conmigo está vez! ¡No me obligues a llevarte a rastras _________! - Le mostré mi dedo medio a Harry. – Métete tus putas ordenes de mierda por el culo, Harry Styles. ¡Deja de creer que puedes controlar todo lo que tienes! ¡Deja de controlarme! ¡Deja de controlarme porque ahora soy TODO LO QUE TIENES!– Grite pero eso último no lo había dicho apropósito.

Harry abrió los ojos sorprendido vi como fruncía todo lo que podía fruncir de su rostro y esa mirada verde se volvió mortal se lanzó contra mi acostándonos a ambos en la cama, él encima y yo bajo su cuerpo que se sentía tenso y pesado, me movía con todas mis fuerzas y quién lo diría moví a Harry mientras intentaba ponerme de pie pero antes tomo de mi cintura volviendo a acostarme en la cama con toda la intención de pelear, los golpes y el dolor de ambos  eran daño colateral. Cerré los ojos en cuanto lo escuché gritar a todo pulmón cerca de mi rostro. 

-¡No eres todo lo que tengo! ¡No lo eres! ¡No lo eres! -  Mi mano bajo su agarre dolía, él seguía gritando una y otra vez, me moví incontrolable y con fuerza, pero comience a creer que fue mi adrenalina concentrándome en empujarlo para alejarlo de mí, lo hice con demasiada fuerza que lo logre y aguante las ganas de gritar de miedo, pues Harry estaba muy furioso, me rodé en la cama y caí al suelo, me arrastre rápidamente hacia atrás con los pies hasta chocar con la pared del otro lado de la habitación. 

- ¡No te acerques! – Grite en cuanto se levantó, ninguna pizca de un Harry cuerdo se veía en su rostro, estire mi brazo a la mesita de noche que estaba lado de la puerta para ayudarme a levantar porque mis piernas estaban temblando. – ¡No te acerques! ¡No te acerques! – Grité asustada, sentí algo que no sentía desde hace mucho y no era agradable, respiraba con dificultad y podía decir que sudaba rabia y odio de él. -No te acerques… no te … - Comencé a balbucear y sentir que esto estaba muy mal. Tomé mi ropa que estaba en la silla y me vestí sin dejar de verlo, él me ignoro girándose y se sentó en la orilla de la cama vi como después de varios minutos se relajó y llevo su rostro entre sus manos. Di un paso directo a la puerta tomando lo que podría necesitar, tomé la perilla, pero estaba en shock aún. – Necesito unos minutos. – Hable casi con la pared, Harry parecía no haberme escuchado. Antes de salir su celular sonó, él lo miro y después a mí y otra vez, cuando lo tomo apretó sus labios y contesto. - ¿Qué sucede?... No… No estoy de humor, Gemma. No… sabes que en realidad no quería… - Salí de la habitación y sentí que estaba respirando de nuevo pero me quede ahí estancada como si tuviera una maldita cadena en el tobillo que me impidiera avanzar más lejos de ahí a un radio determinado cerca de Harry. – Maldita sea. – Solté en un susurro.

Estoy bien.

Estoy bien. 

Estoy bien.

Repetí eso una vez y otra como si pudiera ponerle un clavo para no olvidarle.

Me sumergí de nuevo en la habitación, Harry había terminado de hablar con Gemma por el celular, al verme solo soltó un gran suspiro pesado. -Creí que te habías largado. – Comento de forma pesada y brusca que sus palabras se sentían como navajas. – No, Harry. No me he ido ¿Por qué sabes algo? – Me sentí patética aquí íbamos de nuevo. – ¡No tengo a donde ir! – Exclame dejando claro mi punto, en teoría estaba mintiendo era multimillonaria por supuesto que tenía a donde ir es decir podía comprar cualquier cosa que se me viniera encima. ¿Y si comenzaba a ser una masoquista? – Voy a estar aquí jodiendo, necesito estar aquí, para recordarme que después del año nos separaremos y no tendré que verte de nuevo.

Fue lo que dije. 

Y en verdad necesitaba decirlo.

-Tienes un problema con lo que quieres, _________.

¿Yo era la del problema? - ¡Pendejadas, Harry! ¡Vete a la mierda! ¡Déjame en paz!






Al día siguiente Harry no estaba en la cama ni en el suelo, tomé mis cosas y la maleta y salí a pagar la habitación bajando por las escaleras del hotel. – Habitación 203. – Señale devolviendo mi llave, la señora con el ceño fruncido la tomo y saque efectivo. – No, el joven de cabello esponjado ha pagado. – 

Asentí y salí a la acera a esperar haber que ocurría en el 2016.

Harry llego en su coche por mí, subí al auto sin saber que decir, pero no quería esforzarme hoy. Al llegar a su casa había varias personas de blanco limpiando por un desastre que parecía el de su cumpleaños, él apago el auto. – Gemma está aquí. – Soltó antes de bajar y abrir la puerta de atrás para tomar mi maleta, respire e intente alejar toda la mala vibra de mí antes de bajar, ella no tenía que cargar con mi mala cara. Entre a la gran casa y me sentí intimidada de alguna manera, no me imaginaba viviendo aquí.

Escuche la voz de la hermana de Harry por alguno de los pasillos y luego vi un punto rosa moviéndose desde la sala de estar, toque la pared con la mano en busca de apoyo, pero a mi mente llego la imagen de Harry y yo besándonos.

-¡__________! Estoy muy enojada y feliz de verte. – Sonreí mientras la recibía con los brazos abiertos ya que ella corría hacia mí y esperaba no caer de nuevo. - ¿Cómo has estado? Harry no me dijo que vendrías, alto, necesito ver tu mano primero. – Tomo mi mano y vio los dos anillos de nuestra boda o convenio. – Vaya. – Note el brillo en sus ojos, ¿Yo lucia realmente sorprendida? La sonrisa que comparten los Styles el mostro Gemma. – Son realmente hermosos. – Sí que no conoces el otro lado de tu hermano. – Gracias.

-¿Y por qué Harry no tiene el suyo? – Preguntó, mierda.

-Porque lo olvide en América y ________ también lo olvido. – Él evito mi mirada y dejo que Gemma me jalara a la cocina donde la acompañe a comer unos huevos y un café para la resaca.

- ¿Así que te vas a mudar aquí? – Asentí.

– Ese siempre fue el plan ¿No, ______? – Ese era Harry entrando por alguna de las puertas, sabía lo que estaba haciendo, arrinconarme entre algo que no podía evadir.

– Yo iré y vendré siempre que quiera. – Conteste convencida. Mire a Harry tomar un vaso de agua y salir de nuevo. Aparécete cuando quieras Styles.  – Espero que hagas de este lugar un poco más hogareño, suele ser muy frío y no me refiero a la calefacción. – Sabía a qué se refería. – Y ojalá puedas cambiarlo a él. – Susurró con una sonrisa tímida y con confianza en mí.

¿POR QUÉ CONFIABA EN MI? YO ESTABA PERDIENDO LA CONFIANZA EN MI. 

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Miér 27 Jul 2016, 12:51 am

Capitulo: Temor


Harry me llevo a la habitación en la que me quedaría al final del día, subió mi maleta y se empeñó en mantenerse frente a mi mientras caminábamos hacia la habitación, me quite los zapatos durante el camino me dolían los pies y me sentía terriblemente cansada al parecer estar a la defensiva era más cansado de lo que parecía.

-Dormirás aquí. -Abrió la puerta despacio y entro. La habitación era enorme, había libros por dondequiera, la cama tenía mil almohadas de todos los tamaños y estaba cubierta por mantos de color azul marino. Se encamino a cerrar las cortinas dejándonos en completa obscuridad, la luz de afuera había desaparecido.

- Es mi habitación. – Dijo despacio, mientras lo escuchaba buscar la luz. Me quite la camisa y el pantalón para cuando Harry encendió la luz, estaba ahí de pie. – Te prestare ropa. – Fue lo único que dijo caminando ahora al armario para darme una de sus camisetas y unos pants para dormir, comencé a vestirme en la orilla de la cama.
-Por supuesto que puedes. -Señale al ir al baño, él entro tras de mí y cerró la puerta.

-Bien. ¿Quieres hablar de lo que paso ayer? Hablemos de eso.  ¡Tú _____________ Hamilton, sacas lo peor de mí! ¡Vas de pelea en pelea! No entiendo absolutamente nada de ti y que es lo que quieres de mí. – Exclamo demasiado alto para nosotros dos porque estaba en contención por Gemma.

- ¡No quiero nada, absolutamente nada de ti! – Me senté en el lavabo y Harry se acercó a mi haciéndose un espacio personal entre mis piernas y acorralándome entre sus brazos. Mi corazón latió con fuerza y no porque estar así fuera excitante, porque lo era, pero yo aún recordaba la escena de ayer. Sus ojos estaban clavados en los míos profundamente como si quisiera leerme. Se acercó más y más a mi hasta que yo gire mi cara incómodamente hacia un lado lejos de su boca provocativa.

-Harry.

-Como tú quieras, ___________. – Se separó y abrió la llave para lavarse la cara, vi como su cabello caía por su rostro, había crecido, se hecho agua en la cara y cuando cerro la llave se pasó las manos por el cabello.

 – Por supuesto que como yo quiera Harry. -Dije al momento en el que se irguió nuevamente lo tome de cuello de su playera y lo acerque a mi besándolo con fuerza, no solo mi beso era fuerte mi agarre también y creí que la rompería. Lo bese con tanta fuerza que los labios comenzaban a sentirse pesados, mi lengua tocaba la suya a cada segundo, lo mordí de repente y lo escuche gemir en mi boca. Sus manos se posaron en mis mulos apretándolos con fuerza y acercándome a él beso a beso, levanto los brazos mientras le quitaba su playera y él se deshacía de la que yo tenía mientras nos sacaba del baño a la cama, donde yo estaba a punto de necesitar su piel, de necesitar a Harry de una manera carnal, de necesitarlo dentro de mí deseosa de que me hiciera suya … así que me separe, pero me negaba en soltarlo, no quería verlo, no quería hablar con él. Me tomo las muñecas sin delicadeza y con una fuerza normal mientras seguía sujetándolo del cuello, lo solté al cabo de unos minutos y el bajo mis manos antes de levantarse desnudo y tomar algunas cosas de su armario.


Había tenido suficiente de él…. y de mi.
 


A partir de ahí las cosas se habían enfriado entre él y yo. 

Pasaba la mayor parte de los días fuera o evitándome dentro de la casa, y a pesar de que había dicho que sacaría sus cosas de la habitación no lo había hecho, así que yo había acomodado sus cosas en un extremo del armario y las mías del otro. También comencé a trabajar y arreglar mis asuntos que había dejado en América como que fueran a limpiar mi departamento, por ejemplo. Harry comenzó a dejarme libros sobre negocios que tal vez podían ayudar y también algunos papeles o técnicas que explicaban todo lo que yo no sabía y necesitaba saber.

A la mañana siguiente tuve que posponer la salida con Gemma al centro comercial, tenía uno de esos días en los que solo quería desaparecer en especial si era 14 de febrero, Harry había salido mientras Gemma fingía no saber a dónde.

Ellos también se estaban evitando y no sabía por qué. Finalmente, después de tomar una larga ducha y vestirme decidí que tenía que bajar o mi estómago amenazaría con comerse así mismo. Serví un poco de café en la taza y me senté en la sala de estar pensando también en los anticonceptivos que debía inyectarme mientras  ojeaba los libros olvidados de Harry. - ¿Te gusta leer? – Pregunto Gemma entrando, traía el cabello en una coleta y tomo uno de los libros abrazándolo. – Sí, pero hace mucho que no leo.

- A Harry le fascinaba leer, hace mucho que no lo veo tomar un libro y disfrutarlo. – Comento ella mientras me sentaba a escucharla. – Miro con cierta melancolía la portada y lo dejo en donde lo encontró. – No es por hablar basura contra mis padres porque los amo, pero creo que a Harry le está tocando vivir la vida que yo tendría que haber vivido.

Tuvo que ver mi expresión de no haber entendido lo último. – Es decir soy la hija mayor, yo tendría que haber estado en la empresa desde que cumplí 18 al igual que él. Pero en cambio me negué y salí victoriosa, ahora que lo veo creo que fue porque Harry estaba ahí. Lo siento por él, creí que también se negaría e huiría de casa después… olvídalo. – En ese instante supe que Harry en realidad tenia secretos y Gemma lo sabía, se recompuso y contesto. -  El punto es que él puede hacerlo aún, solo es cuestión de convencerlo.

Solté un silbido yo había creído que él simplemente se estaba comportando como hermano mayor. Mire a Gemma y no sabía que era ese sentimiento que nacía de mi estómago, ¿Ella se imagina lo que sus padres son capaces de hacer?  Y si era así Harry no lo sabía. -Podre estar casada con tu hermano, pero es muy difícil de convencer. –Conteste antes de perderme en mis pensamientos había miles de cosas que no sabía de Harry por ejemplo eso en que trabajaba. Gemma me lanzó una mirada curiosa y los hoyuelos de sus mejillas querían aparecer.

La casa se inundó en un sonido que me hizo erizar la piel y ni siquiera me dio tiempo de reaccionar a lo que Gemma había dicho, segundos después la vi saltar del sillón en el que estaba y salió corriendo hacia algún lugar, me levanté persiguiéndola un poco preocupada cuando encontré la puerta abierta. - ¿Gemma? – Al asomarme ella estaba abrazando a un hombre mientras él la levantaba del suelo.

Sonreí, al menos mi secreto con Harry tenía buenos momentos hasta que ellos se besaron sentí un ligero sentimiento de envidia que me hizo girar a otro lado. Un ruido de unas llantas me hizo mirar hacia el camino de piedras, la camioneta de Harry se acercaba y se estaciono en su lugar habitual debajo de un árbol, al salir supe que echaba chispas y al pasar a lado de Gemma solo gruño. – Harry, él es …  Azoto la puerta y los tres nos quedamos absortos.  Gemma y Sean me miraron, si fuera otra persona lo seguiría, pero no quería hablar con él no cuando presentía que iba a explotar.

Escuche como Harry gritaba haciendo una rabieta y mire mi taza de café. – Tuvo un mal día. – Me excuse preparándome para entrar a la casa, escuchaba el sonido que hace el vidrio contra el vidrio y apostaba que había roto algo. – ¿Harry?

-Maldita sea. – Sonreí al escuchar, a veces era divertido escuchar a la gente decir blasfemias. Al encontrarlo estaba en la barra estaba inspeccionando el piso viendo su desastre. Hacía días que no lo veía. Toco un vidrio roto y al instante lo soltó cortándose. -Rompí una estúpida copa. Yo lo limpio. – Ignore sus cejas fruncidas y su mirada asesina en mí, deje el café en la barra y busque una servilleta antes de levantar los pedazos rotos. – Déjame ver. Estiro su mano y sí que se había cortado; una línea horizontal roja estaba a la mitad de su palma.

Harry lucia salvaje estando al borde de la locura y estando apacible. -Te curare… poniéndote venditas. – Casi pude ver los músculos de su espalda relajarse y sonreír de manera juguetona, dejo el vino que había abierto y tomo mi café bebiéndolo. No pude evitar morderme la lengua para preguntar. - ¿Sucedió algo, no es así?

Harry borro esa sonrisa y la cambio por una línea. – Realmente no quiero hablar de eso. – Respondió soltando un aire pesado de su nariz, se estaba conteniendo. Camino detrás de mí al caminar al baño que estaba en la planta baja, Harry cerro dándonos privacidad mientras me decía en donde estaba el botiquín, sentí su mirada sobre mí. – Harry deja de hacer eso. – Lo mire dejando de buscar una pomada y las vendas.

- ¿Hacer qué?

-Mirarme como lo haces, mirarme mientras todo. – Señale tranquilamente, a decir verdad creí que yo iba a estar molesta o que mantener una conversación de un minuto iba a ser difícil después de lo de hace unos días. Podía ver los ojos esmeralda profundos en contención, sus labios permanecían fruncidos y continúe con mi búsqueda, él siguió mirándome. Tome su mano y le limpie la sangre con agua para después poner un poco de desinfectante, pomada y las vendas alrededor de su mano, él la estiró cuando termine como si la estuviera probando.

- ¿Qué solías hacer en día de San Valentín? -Pregunto intentando hacer tema de conversación, pero también tocando uno en particular un poco delicado dado esto. Mire mis manos intentando encontrar algo interesante en ellas para no tener que contestar, pero Harry seguía esperando.

-Curar a otros Harry.

-Ninguno como yo. – Dijo con un guiño de ojo. Le puse mi mano en su cara y la quite cuando … jugo a morderla.
Algo quieres. Ni siquiera debería permitirme pensar en esto. -Hacía poco, pero significaba demasiado.


¿Cómo qué?

-Despertar por las tardes… con Liam y gastar el día pintando, haciendo café amargo y dos de azúcar para él. Salíamos a desayunar por la noche, manejar hasta ver el amanecer en cualquier lugar en el que estuviéramos. – Me atreví a mirar a Harry.

El tono en su voz sonó divertido - Dime algo… ¿Sigues aquí por despecho a Liam? – Que gran cambio de tema.

-No. Y no tienes por qué preguntármelo. ¿A ti qué te interesa?

-Creo que no escuchaste mi pregunta.

- ¿Por qué siempre crees que lo que hago tiene que ver con él o contigo? -Pregunte curiosa, pero Harry elevo el mentón de manera engreída así que tome el pomo de la puerta, pero él evito que saliera.

-Porque sueles ser así. -Respondió inclinándose hacia mi rostro con esa sonrisa que me pedía que caminara sobre vidrios rotos descalza. – Huyes de todo… de él … de mí y de ti. Me he dado cuenta de eso estos días que hemos estado separados. – Sentía su aliento a café amargo sobre mi mejilla pegándome a la pared. - Así que te pregunto de nuevo… ¿Estás aquí por Liam?

No.- Respondí, giré mis labios cerca de los suyo, me estaba culpando y yo lo estaba dejando. -¿Qué mierda quieres, ahora? ¿Quieres que te diga que estoy aquí por ti? No lo estoy, no voy a hablar contigo de esto más, Harry Styles.

Las manos traviesas de Harry me pegaron a él con fuerza prendiendo una pequeña llama en mí. - ¿No? – Se hizo el ofendido para besar mi oreja y después la mordió con una sorprendente delicadeza.

A duras penas, respondí. -No. - El bajo sus labios hasta ese espacio entre mi cuello y mis hombros, cerré los ojos comenzando a incendiarme, no me entendía yo aún estaba confundida con lo de ese día y é debería estarlo más. 
Sus dientes subieron hasta mi mentón y luego a mi boca. – Harry, detente… - Hable con voz ronca, pero me levanto en sus brazos y mis piernas querían rodearlo de sus caderas mientras hundía mis dedos en su pelo crespo. – No hoy. – Dije con mucha fuerza de voluntad, frunció el ceño. Punto para mí. Sin embargo, Harry insistió pegando su boca a mis labios besándome sin ganas, pero besándome. No me moví y no me aleje hasta que se rindió. – ¿Ya acabaste?

-      ¿Ahora tu eres la ofendida?

-      Harry no sé de qué estás hablando ahora.

Pero por supuesto que Harry sabía de qué estaba hablando, iba un paso adelante. - Quiero que te disculpes conmigo por esa noche.

Sin pensarlo dos veces le di una cachetada. ¿Cómo se atrevía? Él me debía una disculpa por todo lo que hizo desde que lo vi el primer día en el salón de mi empresa. Él arruino mi relación, mi carrera, mi vida. Una cachetada tan fuerte que hizo que mi mano ardiera y que él girara su rostro, cuando volvió a verme me encontraba muy molesta por lo que había dicho y él sacaba aire por la nariz de manera pesada. ¿Qué estaba sucediendo con él? Camine fuera del baño escuchando las zancadas que Harry daba en mi dirección. - __________- Hablo él haciéndome sentir indefensa con mi propio nombre, ni siquiera me importo salir en calcetas fuera de la casa. - ____________, regresa.

-¿__________? ¡____________! ¿Qué sucede? - Hablo Gemma saliendo del jardín con Sean pero enseguida los deje atrás estaba caminando muy rápido que ahora no sentía el frio que estaba haciendo aquí afuera. - ¿Harry?
Caminé por el camino apedreado hasta que sentí su mano agarrar la mía. Me gire de él con rabia, no me importo que Gemma estuviera desde lo lejos observando la escena y por un instante desee que ella alcanzara a escuchar, pero ella y Sean entraron a la mansión.  - ¡Tú eres un gran hijo de puta! ¡Mira lo que me has hecho, Harry Styles! ¡Mira lo que me has hecho! -Grite. – Me he perdido a mí. Me he perdido y ahora ya no tengo nada. Debes estar feliz. – Comencé a reír era eso o llorar, pero ya había llorado demasiado. Le seguí dando la espalda y me soltó di un paso más a lo que necesitaba: distancia, pero no la acepte porque tenía algo más que decir, así que me giré y choque con su pecho, levante mi rostro para mirarlo. – Quiero que sepas que … te odio, Harry. 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Sáb 30 Jul 2016, 1:19 am


Capitulo: Más claro que el agua.



Pero si esto aún no comienza.



Eso fue lo último que me dijo Harry antes de sonreír y que los ojos verdes se iluminaran en fuego con esa sonrisa malévola.



Tome un gran respiro mientras intentaba concentrarme en mi café, en su sabor amargo, en la taza caliente siendo rodeada por mis manos, tenía que sobrevivir a esto y estar enojada porque si no era así terminaría llorando y deprimiéndome en esta enorme casa.



-¿_________?- Hablo Gemma del otro lado de la línea. - ¿Crees que puedas venir por mí? Estoy un poco ebria y no puedo manejar…- Guarde silencio. Gemma no estaba bien desde el 14 y no sabía el por qué. – Harry no quiere venir por mí. – Fruncí el ceño, me levante de la cama y coloque una chamarra de Harry y mis botas.



-¿En dónde te encuentras?



- No lo sé…



- ¿Puedes enviarme tu ubicación?



-Eso creo. – Ella lo hizo así que termine la llamada con ella para pedir un taxi con el teléfono que estaba en uno de los cajones de la cocina y espere que Gemma estuviera bien o al menos que no moviera su trasero. – Harry. –Hable al escuchar como el aire frio de febrero entraba a la casa y nadie contesto. Busque la ventana o la puerta para cerrarla y finalmente llego mi taxi a las 12:34 p.m.



En realidad, la vida nocturna de Londres no era como el mágico sueño de un mochilero o artista. Sí, encontraba una pizca de inspiración en todo lo que pasaba frente a mi ventana mientras se empañaba un poco el vidrio por el humo a cigarrillo.



Las casas pasaban rápidamente como apenas una raya de luz, las calles apenas solitarias, como si la vida nocturna fuera un lugar donde estar. Yo no sabía en donde estaba.



En definitiva, los Styles son unos imbéciles.



El taxi paso por unas cuantas calles en algún lugar del puto país, y me encontré en una casa llena de personas que apenas si cabían, la música sonaba y hacía vibrar mis oídos desde aquí. Trague saliva, siempre odie las fiestas.







No me sentía muy bien. Sentía que las luces me hacían girar mientras caminaba hacia la sala o donde yo creía que estaba, Liam no contestaba su celular y sonreí debía estar más borracho que yo de pronto me sentí muy feliz al ver su espalda en esa playera gris que tenía puesta y dejaba ver esos músculos marcados. – Liam. – Él no giro, avance hasta él y me odie por haberlo hecho. Liam estaba besando a una pelirroja.







-¡Gemma! -Grite y apenas si se escuchaba mi voz mientras entraba a la casa después de buscarla afuera entre otra tanta multitud, olía a sudor, sexo, drogas y alcohol. - ¡Gemma! - La gente apenas si volteaba a verme, no entendía cómo es que las mujeres apenas si traían ropa interior puesta en vestidos o faldas diminutas con este frío. Comenzaba a creer que no había sido una buena idea. Saque el celular y la llame, pero no contesto, mi celular comenzó a vibrar avisando que la batería estaba a punto de acabarse.



Puta mierda.



Volví a llamar a Gemma alrededor de unas diez veces, pero no contesto, sumado con la batería baja de mi celular comencé a estresarme porque no sabía cómo iba a volver a casa sin ella o sin transporte.



Llame a Harry, pero me contesto su cálida contestadora: Harry, vine a buscar a Gemma, pero no la encuentro y no tengo como volver a casa. – Alguien me empujo por detrás y termine chocando con la pared mientras observaba como un grupo de idiotas drogados jugaban a empujarse. – Por favor ven. – Termine la llamada y justo ahí mi celular se apagó en mis narices.







Oh genial.
No dije algo, no podía porque no estaba controlando en este momento mi cuerpo por más dolida que pudiera estar en este estado. Así que de algún modo pude empujarlo y al girar lleno de rabia me vio y se detuvo. La pelirroja se limpió la saliva de ambos con la muñeca, en verdad se estaban lavando la garganta con la lengua. La pelirroja intento tomarlo de la mano antes de que yo me interpusiera entre ellos y la empuje hacia atrás lejos de él, de mi novio, de mi persona, de Liam. Unos segundos después mi puño se estrelló con su nariz.







Me levante comenzando a contar en mi mente, eso hacía cuando sentía que las cosas iban a ponerse peor y me quería controlar o necesitaba controlarme, luego mi conteo paso a ser una canción en mi mente, me aleje de los que se estaban lanzando y llegue hasta un tipo con vasos rojos llenos de líquidos. Me miro de pies a cabeza y me dio un trago luego de que le vertió un poco de whisky y un líquido que se veía azul. – ¡Se ve que lo necesitas para entrar en ambiente! - Grito un poco, tome el vaso aunque no pensaba tomarlo. -¡No puedo entrar en ambiente, pero gracias! ¿Has visto a una mujer rubia, de unos 24? A decir verdad, tiene el cabello rosa. – Él comenzó a reír de manera fuerte.



¡¿Es enserio?! ¡Ya viste a las personas aquí! – Tenía razón que estúpida pregunta. Bebí un poco del trago que preparo de manera inconsciente, tenía el vaso en las manos no lo había pensado, sentí como un líquido caliente pasaba por mi garganta, se lo deje después de sentir su sabor acido en mi boca. El chico comenzó a reír. - ¡Espero no le hayas metido porquerías porque te golpeare! - Grité, pero su risa era contagiosa y comencé a sonreír… después de varios días. Le hice un gesto de despedida mientras comenzaba a buscar a Gemma de nuevo, miré el reloj en la pared y marcaba las 2:45 a.m. Había pasado aquí un gran rato y no veía la hora de irme. Volví a ver al chico de las bebidas tomando uno de los vasos rojos, me acerqué y me senté en una silla cerca de su mesa. La música había bajado un poco, ahora podían escucharme sin gritar con todas mis fuerzas al menos. - ¿La encontraste? – Negué. - ¿Qué haces aquí entonces? Se ve que no te estas divirtiendo. - Dijo él, tome uno de los vasos de la mesa y lo bebí, era un vaso demasiado lleno y sabía a fresa, luego tome otro que sabía a limón con demasiado alcohol ambas bebidas lo mire desafiante, sus ojos comenzaron a brillar con las luces de color rojo y verde que no distinguía el tono, tenía unas pestañas pequeñas y varios tatuajes en el brazo, el que más me llamo la atención fue el del juego del gato.



– No sé cómo volver a casa. – Me queje finalmente mire de nuevo otro vaso y él lo empujo.



– Es tu decisión si lo bebes. -Tenía razón. Negué con la cabeza, pero lo bebí. -Además de que los transporte publico dejaban de funcionar en la madrugada hasta las 5 a.m. – Dijo él aumentando mi pesimismo, bebí otro tras otro  y que a Harry le había importado un cacahuate. -Yo te llevo. – Dijo rodeando la mesa y por alguna razón me alegre a pesar de que iría a casa con un desconocido. Mis oídos sintieron alivio al no escuchar ruido alguno, caminamos a una camioneta negra. – Sube. – ¿Qué rayos estoy haciendo? Trague saliva.



– Gracias. – Dije como si nada al subir y me quede anonadada al ver el rostro de este chico, sí que era sexy– Soy _______. – Hable sintiendo que olía a alcohol.



-Louis. Un placer. – Era un hombre, no más alto que yo por unos cinco cm. Y tenía unos ojos (que gracias al alcohol haciendo efecto en mi sistema) eran demasiado azules tirando a gris y verde. Eran realmente hermosos. – Bueno. ¿En dónde vives? – Encendió la camioneta, le dije mi dirección y comenzó a avanzar. Comenzamos a platicar o al menos yo lo hice intentando no pensar en lo malo de subirse con desconocidos sin embargo hablamos sobre música y lo divertido que era viajar en la carretera con la música a todo volumen.



- Es por aquí. – Señale y finalmente llegue a la casa, abrí la puerta y las luces de la camioneta se encendieron. – Muchas gracias por traerme, en verdad te debo una.



- No importa, vivo cerca de aquí. – Dijo él mientras bajaba y cerraba la puerta verificando que estuviera bien.  – Sí que es grande la casa en la que vives. – Dijo él sonriendo.



- ¿_________? – Sentí que los ojos casi se me salían de las cuencas pues al girar vi a Harry… ¡Con el maldito ceño fruncido! - ¿Qué mierda es esto? – Dijo, Louis se movió incomodo a mi lado pero en cambio pregunto: ¿Está todo bien? – Dijo mirando a Harry, quien abrió la boca para decir algo antes de que yo me interrumpiera.



-Muchas gracias, Louis. Me divertí mucho y en verdad te debo una. – Harry gruño levemente en cuanto le di la espalda para despedirme de Louis quien me dio un beso en la mano. – Cuando quieras, bonita. – A Harry solo le dio una mirada tranquila y subio a la camioneta, no me moví hasta que lo perdí de vista.



- ¿Y bien? – Hablo él rompiendo el silencio. – Apestas a … ¿Qué mierda está mal contigo? - Respondí quitándome los zapatos mientras corría a la casa por el suelo frio, fue una mala idea porque terminé resbalándome en el umbral de la puerta.



-¡Maldición! ¿Te encuentras bien? – Asentí pero aun así me levanto de tomándome de los brazos, parpadee un par de veces sí que daba vueltas todo, me llevo hasta la habitación en un abrir y cerrar de ojos.



Señalo - ¿Qué haces llegando a las 3 a.m.? ¿Y quién era él?



Era un gran hijo de puta. – ¡Estaba metida en una fiesta buscando a tu hermana borracha por ti! ¡Ella no estaba! Y yo me quede ahí como una completa idiota buscándola porque tú no querías. – Toque su pecho culpándolo. -  Luego gracias a él volví a casa sino llegaría a las 6 a.m. buscando un maldito taxi.



-¿Te subiste al auto de un desconocido?



- ¡Sí! ¡Si tan preocupado estabas! ¿Por qué no me buscaste? … Ah, claro. ¡Porqué tú no revisaste tus mensajes! – Señale al quitarme la ropa porque apostaba a que el piso no estaba limpio, Harry miraba mi trasero enojado y trago saliva, a pesar de que había bebido dentro de mis limites sentía que se me había subido un poco y que no ayudaba el que él me viera de ese modo porque me hacía querer algo que no debo hacer.



- ¡Eso no es una excusa! ¿Sabes que él era un hombre verdad? Y esperemos a que no sepa quién eres, _______ Hamilton. ¡No solo pusiste tu vida en riesgo como una tonta! ¡Sino a tú reputación! ¡Y a la mía! – Grito él para después decirme más y más mierdas como esas que no me entraban a la cabeza porque estaba fastidiada, así que me quite el bra y las bragas negras.  



Su voz se fue apagando poco a poco hasta que ya no escuche más. Me miro de nuevo y se sentía como si me devorara con la mirada, algo en mi interior se movió.



Se acercó a mi como un cazador intentando atrapar a su presa y me empujó contra la cama recargando su cuerpo con el mío besándome salvajemente, enrede mis piernas en su cuerpo mientras me besaba con lujuria, mordió mis labios en este momento era lo mejor que podía sentir y en lo que me podía concretar. Sin embargo, se levantó un poco respirando con dificultad y desconcertado. -No te puedo seguir besando si estás ebria y si sigo pensando en asesinarte.



Tenía ese fuego en la mirada cuando se detuvo y en sentí que éramos el infierno.



-Hazlo. No voy a repetirlo. - Se quitó la camisa y los jeans mientras pasaba mi lengua por su abdomen, me miraba y me gustaba. Me deshice de su ropa interior y lo toque con mis manos provocando que gimiera de placer, me senté a horcajadas de él y comencé a moverme, lo haría rogar por estar entre mis piernas. Yo lo disfrutaba y él lo disfrutaba, sentía sus caderas con las mías chocar a cada beso, a cada roce de nuestras intimidades, sus labios se hicieron un camino de mi boca a mi cuello y luego a mis pechos, mordiéndolos con fuerza haciéndome gritar de dolor y … ¿Placer?



Conectamos miradas, él buscaba aprobación y yo placer absoluto, así que continuo mordiéndome una y otra vez, estrujo mi trasero con sus manos mientras nos besábamos, le mordí a él un poco más fuerte que siempre y del mismo modo gimió en mis labios, seguí moviéndome encima de su miembro más notorio que antes, pero él me tomo de la cintura y me acostó de nuevo dejándome bajo él, llevando su lengua, mordidas y besos en mi abdomen hasta llegar a mí. Sentía su lengua haciéndome vibrar una y otra vez, mis manos se enredaron en su cabello. – Vamos, ________. Quiero escucharte. – Hablo con voz ronca mientras bajaba de nuevo a mi esta vez sin piedad que no pude controlar mi cuerpo mientras buscaba regocijarse en lo que se sentía como gloria. Pegué mi boca a la cama cuando sentí varios dedos en mi moviéndose dentro y fuera de mi junto con su lengua suave. – Harry… - Se movió más rápido y más fuerte con sus dedos que llegué al éxtasis y aun así él no se detuvo, segundos después sentí como entraba en mí y se movía con fuerza de manera lenta, era dolorosamente placentero. – Voy a hacer que pienses dos veces antes de actuar como una imbécil. – Dijo él a susurros en mi oído haciéndome sentir una corriente eléctrica en mi espina dorsal, no pude evitar que mi cuerpo sediento de sexo se moviera al compás con él encajando dolorosa pero perfectamente bien.



Sentí su corazón latir rápidamente en mi hombro, se movía con embestidas más rápidas como si se le fuera la vida, estábamos sudando y deseosos, sí que sabía lo que hacía hasta que se detuvo dejándome ansiosa iba a decir algo en contra de pero guarde silencio en cuanto lo sentí de nuevo tras de mí, no se cómo mierda terminamos haciendo esto pero sin duda no podía negarme.



No paramos en toda la noche.



Él tenía razón, no había comenzado.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por lovesick el Mar 02 Ago 2016, 8:45 pm


Capitulo: Morir.

Abrí los ojos al sentir los rayos del sol en mi cara, me moví un poco estando aun somnolienta y sentí un ligero dolor en mi cadera además de uno de cabeza, a mi lado Harry dormía profundamente con las piernas enredadas a las cobijas, tenía varios mechones de color caramelo en la cara y los labios rosas delgados permanecían ligeramente separados. 

Había sido la primera última vez que dormíamos juntos en esta casa, en la misma cama, me pregunto si él lo sabía o si tan siquiera lo había notado. Respire profundo como si dejara ir algo pesado dentro de mí, pensé en lo que había sucedido desde que llegue hasta ahora, encontrándome con muchos daños no solo míos, sino que también lo tome en cuenta.

Nada que no fuera nuevo.

Deje de observar su bello rostro, pase los dedos apenas rozando su barba que apenas crecía, después quite su pelo del rostro. -Te extrañe. – Susurre apenas demasiado bajito incluso para mí que si me quedaba pensando creería que jamás lo dije.

Harry volvió a acurrucarse dándome la espalda mientras continuaba durmiendo, me acerque a él mientras sentía lo fresco de su habitación y como calaba mis piernas, pegue mi rostro a su piel pasando mi brazo por debajo del suyo.-Buenos días.

- ¿Lo son? – Pregunto él hablando un poco bajo, apostaba a que tenía los ojos cerrados y la mayor parte de él quería dormir.

- Tú dime.

No contesto en unos minutos. - Parece que sí. Comencé a pensar en su respuesta, en el fondo sabía que estaba hablando enserio, me despegue de él levantándome a tomar un baño, el piso estaba helado bajo mis pies y camine a la ducha. Me mire en el espejo, estaba desnuda admirando mi cuerpo, pero no se sentía así, no se sentía mío, había veces en las que me desconocía y muy en el fondo estaba asustada con ello.  Estaba pálida y apostaba que era por cansancio.

Me hice el cabello hacia atrás y me perdí en una parte de mi piel que se veía morado. --

¿Qué es eso? - Tenía un chupetón por arriba de mi cadera. ¿Era enserio? Me revise rápidamente y no veía alguno más.  

Harry entro de repente y me encontró mirando mi cadera en el espejo. Él tomo su cepillo de dientes y se recargo en el lavabo. – Eres un imbécil.

- ¿Ahora qué hice? - Dijo con una media sonrisa, el imbécil me miro de pies a cabeza y llevo la sonrisa de oreja a oreja. Se encogió de hombros al verme mirarlo como lo hacía.

-Lo hiciste apropósito. – Señale. - ¿Por qué?

-Tú sabes por qué.

Puse los ojos en blancos. – No, obviamente no lo sé.

-Bueno, entonces no lo sabes y ya. – Se enjuago la boca y tomo una toalla encaminándose a la bañera. Yo tome otra toalla y camine a la regadera. Él tenía un problema al creerme suya, lo había hecho por celos… incluso de pensarlo me hacía sentir peor, ¿él celoso por mí? De ninguna manera.  Harry se metió a la bañera con espuma y cerró los ojos.

- Deja de pensar en eso, no sé ve, además tienes uno en tu espalda y otro en tu cuello, lástima que a ese lo cubre tu cabello.

Abrí los ojos sorprendida. - ¡Imbécil! No es un juego de niños. Me marcaste como un perro.

-Tú y tu gran boca. No soy un perro. – Exclamo él.

Me metí en la regadera dejando que el agua caliente limpiara todo. – Yo no soy … un objeto. – Me rendí, también era agotador pelear con él todo el tiempo.

Harry se hundió un poco más dentro del agua mientras yo volvía a la realidad al escucharlo hablar. -Sé que no, _______. Pero estas conmigo por un año y podemos divertirnos como ayer u odiarnos como siempre, sé que te encanta llevarme al borde así que no te asustes si te llevo conmigo.

Me recargue en la pared húmeda. - Apuesto a que lo harás, incluso si es al infierno. – Y lo que has dicho no arregla las cosas.






Al salir de mi gran baño, Harry ya estaba vestido acostado en la cama (que tenía cobijas ya limpias) hojeando un libro sin verse interesado en él; me asome a la ventana que daba vista al frente de la casa y busque el auto de Gemma, pero no estaba, la había olvidado por completo. – Harry, ella aun no llega. – Hable buscando mi ropa interior en uno de los cajones que me había adueñado.

-No lo hará. – Dijo el cambiando de página. – No en un largo tiempo, hablando de ella no la quiero cerca de mi o de ti. ¿Está bien? – Las cosas seguían pasando alrededor de mi sin incluirme.

-¿Por qué?

- Es una maldita hipócrita. – Dijo molesto y lanzo el libro lejos de la cama, acomode mi sujetador y pensé en todas las absurdas cosas que lo solían molestar nunca creí que él estuviera así con ella. -La ha cagado, así que se puede joder, pero no es bienvenida en esta casa.

-¿Tiene algo que ver conmigo por lo de ayer? – Pregunte si esto suponía un problema conmigo tenía que arreglarlo, Gemma me caía en verdad bien y luego de que su hermano y yo nos ignoráramos la mayor parte del tiempo ella me había hecho compañía, ahora si Harry desapareciera de nuevo por ahí, me sentiría más sola que nunca.  Se lo debía.

Se acostó boca abajo ahora en las cobijas grises. – No. – Dijo no muy convencido.

-Harry, vamos.  Quiero saberlo si es que tiene que ver conmigo.

Se pasó una mano por la cabeza como si estuviera analizando la mejor opción en vez de simplemente decírmelo por confianza o sinceridad.

Yo tome unos jeans y una de sus sudaderas. - Está bien, no en teoría. Sí, ella te busco y luego te dejo metida en quien sabe que puto lugar; te puso en riesgo. Además, si yo no la fui a buscar tengo mis razones. – Me senté en el borde de la cama. – Qué se mantenga alejada de ti y de mí.

Me deje caer a su lado. Habíamos dormido toda la mañana y parte de la tarde y aún así me sentía cansada, me dolía el cuerpo, pero no era por el sexo desenfrenado de alguien, intente ignorarlo además tendría que pasar ese dolor de cabeza que parecía querré clavar estacas. 

Su respiración era pesada incluso cuando se le veía relajado. -¿En dónde has dormido todo este tiempo?

Cerro los ojos y se mordió el interior de la mejilla. – Aquí… allá… nunca suelo dormir en la misma cama con alguien hasta que tu apareciste desnuda en ese hotel.

-¿Y se supone que soy yo la que se está enamorando de ti?

Él me dio una media sonrisa. - No estoy enamorado de ti y … espero que no.

Complete. -Porque te romperé el corazón.

Se colocó encima de mí y miro mis labios como solo él podía hacerlo, diciéndome con toda su esencia lo mucho que me deseaba encendiendo mis sentidos al instante. – Tal vez yo rompa el tuyo. – Susurro.

-No puedes romperme más de lo que ya estoy. -Trague saliva acercando mi boca a la suya en un beso intenso, me gustaba sentir nuestras bocas pegadas, me gustaba sentir nuestros labios devorándose de manera tan intensa, nunca alguien me había deseado de esta manera incluso Liam.

Harry estaba trabajando a prueba y error en mi cuerpo, observando que era lo que hacía reaccionar a mi piel, a su tacto.  Era sencillo leerme a pesar de que yo no era un libro abierto. Mi mundo no era tan complicado hasta que estaba con Harry, sentía como mi suelo siempre se movía con él o como siempre estaba en una zona de guerra.  

Tenía que admitirlo ya que estaba perdida en mis pensamientos, Harry me gustaba y no en una manera sentimental, me gustan muchas facetas de él, cuando ríe, cuando maneja con la boca cerrada o cuando gime o habla con esa voz ronca porque está de esta manera tan carnal y salvaje, que me hace querer tener sexo a todas horas porque en verdad mi cuerpo lo necesita.

-_________... ___________... – Escuche la voz de Harry apenas, se escuchaba muy lejos estando tan cerca de mí.  – Lamento aburrirte.

No lo hacía. – Lo siento, últimamente suelo perderme en mis pensamientos. Acomode de nuevo la ropa sobre mí y me levante torpemente de la cama cayendo directo al suelo mareándome.

-Mierda. ________, oye. – Harry se levantó a verme iba a burlarse de mi hasta que me di cuenta de lo mal que me sentía ahora. Harry toco mi frente preocupado, comencé a ver borroso, todo en mi daba vueltas. – Vamos levántate. Ven. – Me rodeo con sus brazos y me ayudo a ponerme de pie soltándome una vez que no me balanceaba.

-Dime ¿Te duele algo? – Preguntó él.

-Únicamente mi cabeza, me levante muy rápido estoy bien. – Toqué mi frente verificando si estaba enferma pero claramente no tenía fiebre, me dejé llevar por las sabanas y la comodidad de la cama. –Estoy bien, Harry. No hizo caso y comenzó a dar vueltas en la habitación estresándome. -¿Por qué no vas por un vaso de agua?

Al levantar un poco la cabeza él ya no estaba en la habitación.

Pensé en todo lo que me pudo haber causado esto. A decir verdad no había comido demasiado estos últimos días, con trabajos había salido de la habitación y pude ponerme al corriente con la empresa y seguir esperando aún más por el proyecto.

¿Y si era estrés?

Subí mis piernas a la cama provocando dolor en mi cadera de nuevo.

Oh, mierda.  

Harry entró a la habitación con mi vaso de agua, la tome de un buen sorbo y lo mire asustada. – Apuesto a que es estrés. – Hable calmándolo porque por sus cejas levantadas y la mano en la barbilla me inquietaban.

Me quito el vaso y se sentó a mi lado. -El estrés no causa mareos o eso creo.

- No eres doctor. – Comente esperando relajarlo, pero no fue así, el silencio inundo la habitación y comencé a jugar con mis manos nerviosamente pensando que hacer, primero debía recordar mi último periodo pero yo era muy irregular así que podía pasar un mes y medio sin tenerlo. Y para decirlo primero necesito saber si yo… - Llévame a una farmacia.

- ¿Para qué? Es una estupidez auto medicarse y sé que tienes algo contra los hospitales, pero … tal vez estoy embarazada. – Lo interrumpí, el vaso cayó al suelo rompiéndose en mil pedazos. Harry miraba a la pared y yo lo miraba a él.

-Harry. – Hable, pero ni siquiera me volteo a ver, creo que estaba en shock, me levante y camine al armario tomando unos tenis deportivos y buscando las llaves de su auto en sus jeans sucios.

– Harry, necesito tus llaves. – Hable acercándome de nuevo a él, intentando traerlo conmigo a esta vida.

Lo tome de su rostro y me coloque frente a él. – Mírame, Harry mírame. – Finalmente él lo hizo, estaba pálido. – Necesito tus llaves.

-No podemos tener un hijo. – Soltó él, tenía razón, pero algo en mí se rompió un poco.

-Ni siquiera sabemos si estoy embarazada. Tus llaves, ahora. – Pedí de nuevo, él tomo de mi mano y me llevo a fuera de la casa directo a su camioneta.

Estaba claro que no podíamos tener un bebé.

Es decir él y yo éramos constantemente una bomba, además no nos amábamos y esto era un convenio en caso de “accidente” si estaba embarazada por supuesto que lo era, un accidente. 

- ¿Cómo fue que ocurrió? – Dijo subiéndose a su asiento con las manos temblorosas, lo mire intentar colocar las llaves, pero fallaba.

-No. No, no. Si lo que pretendes decir es que es mi culpa déjame decirte que no lo es. Nunca usas protección. – Aclare quitándole la llave para colocarla yo.

-Así que ¿es mi culpa? – Dijo levantando la voz nerviosamente mientras salíamos de la gran mansión. – Yo creí que tu usabas, es decir estaba Liam antes de mí.

Me cruce de brazos. – ¡Por supuesto que me protejo! Pero hace días lo olvide y luego estas tú provocándome. Y luego está mierda. – Me queje sobándome la sien y mire como estaba moviendo los pies nerviosa y deje de hacerlo.

-De algún modo termino en tus piernas, ¿No? – Se quejó y pronto piso el freno asustándome por completo antes de pasarse un alto que no había visto. Dio un golpe al volante molesto.

Yo tampoco quiero un bebé. No puedo criar a un niño si apenas puedo cuidarme a mí misma y estar bien para mí. -No podemos tener un bebé. – Volvió a decir.

¡Carajo! Lo sabía pero no era solo yo la que no podía, él tampoco podía con sus cambios de humor radicales, su ceño fruncido todo el tiempo y una constante vida llena de secretos y contratos, de sueños estando separados. No podíamos. Él no podía. Yo no podía.

Condujo hasta la farmacia más cercana y prácticamente corrí hacia el mostrador comprando las muestras de embarazo. Cuando llegue a casa tome la prueba en las manos y entre al baño leyendo todo, absolutamente todo.  Harry movió la manija dándome cero de privacidad, pero no pudo abrir porque coloqué el seguro una vez que entré. Lo escuchaba maldecir del otro lado y dando pasos de un lado a otro.

Hice lo que se tiene que hacer con ella.

Harry tocó la puerta. - ¿Cuánto tienes que esperar para saber el resultado?

Me sequé las manos y dejé el pomo de la puerta. Necesitaba esperarlo sola.  -Cinco minutos. Ve tu reloj. – Conteste recargándome en la puerta del baño, Harry también lo hizo, yo sabía que él estaba del otro lado esperando igual que yo.

Serían los cinco minutos más largos de mi vida.

Deje la prueba boca abajo para no tener que mirar el resultado si aún no estaba preparada.

¡Era una imbécil!

¿Qué pasaría si estaba embrazada? No había pensado en eso.

¿Sería capaz de abortarlo? ¿Darlo en adopción?

¿Harry no lo querría?

¿Yo lo querría?

Pensé en una versión pequeña de mí y en una versión pequeña de Harry.

¿Sería niño o niña?

Tendría los ojos verdes de Harry, sería ligeramente moreno o morena como yo. Tendría el cabello de color castaño obscuro como yo, pero los rizos de Harry o tal vez el cabello ondulado como el mío, la sonrisa de Harry  y seguramente frunciría el ceño como él.

-_____________. – Hablo Harry y espere a que terminara antes de prepararme para hacerlo y saber de una vez por todas si yo estaba embrazada o no. - ¿Quieres a ese bebé? ¿Quieres estar embarazada?

Lo pensé y realmente supe lo que quería. – No. No ahora que estamos con esto, tienes una vida al terminar el año y yo también… ¿Tú quieres un bebé? – Pregunte, aunque ya sabía la respuesta.

-No. – Hablo él llenándome con veneno y frialdad. – No contigo. -Por supuesto. Obviamente no. Sus palabras se clavaron en mi como si fueran navajas y en verdad que dolían.

Pasamos en silencio lo que sobraba del tiempo. – Cinco minutos. –Hablo del otro lado. Tomé la muestra con cuidado y mordí mis labios controlándome.

Me levante del suelo.

Y revise la prueba.  
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Educando a Styles

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.