O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» to the charmingest people;
Hoy a las 2:40 pm por fosfenos.

» So ephemeral and weak
Hoy a las 1:49 pm por Waffle

» 404 error - not found {audiciones abiertas.
Hoy a las 12:20 pm por shaoi.

» All too well.
Hoy a las 11:12 am por Finnellark.

» the fire's in our hearts'
Hoy a las 9:14 am por Megara.

» Sigmund Freud and Harley Quinn
Hoy a las 8:40 am por Andy Freud-Belmar.

» Revival.
Hoy a las 8:27 am por rosé.

» Que estás escuchando ....
Hoy a las 8:03 am por Andy Freud-Belmar.

» ABC de Artistas (2)
Hoy a las 7:59 am por Andy Freud-Belmar.


Bad Blood {A.A - N.C

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Sáb 30 Ene 2016, 12:43 pm



Nadie sabe que existimos, creen que solo somos absurdas leyendas e imaginaciones de sus ancestros, nos dan risa, nosotros somos mucha mas que leyendas, somos mucho mas que una imagen mental, vivimos entre ustedes, socializamos con ustedes, nos parecemos a ustedes, nos alimentamos de ustedes y lo que es mejor, es que ustedes no lo saben, somos el punto punto mas alto de la cadena alimenticia, algunos de nosotros provenimos de las entrañas del infierno, otros del cielo, otros de raza, nunca sospechan de nosotros, somos seres inmortales con ganas de más poder... Más, mucho más.

¡Humanos estúpidos!, ¿¡Creen que solo somos seres imaginarios!?, ¿¡Creen que su Dios va a salvarlos tras nuestra matanza!? el solo los ve, admira nuestro trabajo, eliminándolos lentamente, para crear una utopía reinada por seres infernales, celestiales e inmortales.

Esas historias que les cuentan son falsas, no ''dormimos'' en fosas, ni ataúdes, no caímos del cielo tras cortarnos las alas, no fuimos enviados por Lucifer para llenar este mundo de maldad, todo es mentira. Caminamos entre ustedes, ¿Te darías cuenta de que somos si nos ves?


Reglas.
{☾} Esta es una novela colectiva, correcto? Escritoras, no personajes.
{☾} Respect. No estamos en un ring.
{☾} Son audiciones, no inscripciones.
{☾} Aclaraciones, en el muro.
{☾} Acepto parejas homosexuales
{☾} Christian Collins, Chloe Moretz, Jordan Witzigreuter y Taylor Momsen son míos.
{☾} Como minimo 2 maximo 6.
{☾} Uno o dos escritos en spoiler o Link.
{☾} Ficha en spoiler.
{☾} Si leíste las reglas coloca un gif de tu serie favorita y uno de Devil May Cry

Demonios.
{☾} El Humano || La Vampira || La Demonio (8° Clase) || El Demonio (4° Clase) Míos
{☾} El Ángel (Tercera Jerarquía)|| El Vampiro
{☾} El Caza-Demonios || La Humana
{☾} El Demonio (3° Clase) || La Bruja
{☾} El Humano || La Arcángel (Tercera Jerarquía)
{☾} El Brujo || La Caza-Demonios
{☾} El Caza Vampiros || La Demonio (2° Clase)
{☾} El Serafín (Primera Jerarquía) || La Vampira
{☾} El Humano || La Potestades (Segunda Jerarquía)


Aclaración:
En la ficha solo colocar:
-Nombres
-Representantes
-Rol
-Escrito

Y ya n.n si tienes dudas sobre su rol vayan a este Link →→[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]←←


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Sáb 30 Ene 2016, 4:59 pm

¿Nadie? :(

Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Dom 31 Ene 2016, 2:27 pm

Tinker Bell Tinker Bell

Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Val x. el Dom 31 Ene 2016, 6:16 pm

Hola! YOOOOOO *O* 
amo lo sobrenatural mujer ajkds
de hecho veo casi todo lo sobrenatural , coomo Supernatural, Teen Wolf, The Vampires Diaries adjss ay yisus:3 
Ya, en un ratito te dejo la ficha, mmh creo que ire con la arcángel e.e
sjds ya vuelvo jeje

Val x.


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Dom 31 Ene 2016, 6:35 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Hola! YOOOOOO *O* 
amo lo sobrenatural mujer ajkds
de hecho veo casi todo lo sobrenatural , coomo Supernatural, Teen Wolf, The Vampires Diaries adjss ay yisus:3 
Ya, en un ratito te dejo la ficha, mmh creo que ire con la arcángel e.e
sjds ya vuelvo jeje
Jejeje holi n.n
Vale espero tu ficha n.n

Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Val x. el Dom 31 Ene 2016, 7:01 pm

Ps ya volvi jeeje:3
No sabía que escritos poner ashjd pero puse esos nomás, cualquier cosa dime:3


Ficha:3:

Nombres: Bess MacCabe y Donovan Tenegan.
Representantes: Alona Tal y Matt Lanter.
Rol: El Humano y la arcángel.
Escrito: 

Escrito 1:


Escapar. Huir. Fugarse.
Puedes llamarlo como quieras pero todo apunta al mismo significado, detrás de ellos existe el mismo deseo de que las cosas cambien y el único modo es tomar otro camino, uno que aparenta ser fácil pero no lo es. Así que piensa bien que es lo que harás, porque no habrán segundas oportunidades.
Sarah”

Todos se ponen de pie al toque de timbre, sonriendo, ansiosos de cruzar la puerta y poner en marcha sus planes. Mis ojos se mueven por los grupos que se van formando, por la gente que comienza a charlar con los que están adelante, como la profesora sale con el libro de clases sin despedirse y finalmente miro a mi alrededor solo para encontrarme una vez más que estoy sola, que no soy parte de ningún lado, que soy como la sombra que nadie toma en cuenta.

Me apresuro a echar mis cosas en mi mochila y salir de aquí. Pongo las correas en mis hombros y me dirijo fuera evitando cualquier contacto visual, pero eso no quita que las miradas se posen en mi. Siento el impulso de correr pero consigo seguir avanzando al mismo ritmo, sin embargo las cosas no salen como quiero, las burlas comienzan, los murmullos, las palabras despectivas con las que se refieren a mi hace que sea imposible quedarme más tiempo aquí, así que salgo corriendo, huyendo antes de que pierda la cabeza en sus voces.

Intentando callar el sonido de sus risas, apenas me concentro hacia donde voy sino que dejo que mis pies me guíen a casa, no sé como consigo llegar, vengo a estar consciente de donde estoy solo cuando me encuentro frente a la puerta. Con manos temblorosas, saco las llaves de mi bolso y abro la puerta, rápidamente entro para luego cerrarla con fuerza, lanzo mis cosas sobre el sofá y subo a mi cuarto. Allí me echo sobre la cama, cierro los ojos esperando que las lágrimas llegan pero no lo hacen. Esta situación se ha vuelto una parte de mi vida diaria, tan constante que el llorar ya no sirve para exteriorizar los demonios que me aterrorizan, así que solo me quedo tendida, sintiéndome atrapada en un castillo de cristal, siendo dominada por el lío de emociones que acechan mi cabeza, queriendo llevarme al lado oscuro de mi mente, un lugar donde la linea entre lo correcto e incorrecto desaparece, donde todo pierde sentido...

No.

Abro los ojos, pensando y analizando cuales son las opciones que tengo pero no encuentro nada, solo llego a la conclusión de que estoy a la deriva, es entonces cuando algo llama mi atención, una pequeña fisura en el guardapolvos que pareciera contener algo pero no tengo tiempo de averiguarlo, pues siento la puerta de la casa abrirse.


—¡Isla! ¡Ya llegue!— escucho la voz de mi madre y con las pocas fuerzas que me quedan me pongo de pie para ir a verla, pretendiendo que todo esta bien, que no me siento como una extraña en mi propia vida.

—Hola, mamá— digo mientras bajo las escaleras, una vez que estoy a su lado deposito un beso en su mejilla.

—¿Como te fue hoy día?— pregunta de buen humor. Esta vez estoy tentada a decirle como van las cosas realmente, confesarle lo que estoy sintiendo pero no puedo ser egoísta. Contarle la verdad a mi madre va a destruirla, se cuestionará que hizo mal para que yo quisiera tomar esa decisión, y no quiero eso. No para ella.

—Como siempre, todo bien— digo en su lugar. La sonrisa deslumbrante que me ofrece me deja tranquila y calla los remordimientos de mentirle.

—Me alegro por ti, hija— Mamá besa mi frente y va a la cocina— ¿Que quieres comer?— pregunta.

—Nada. Yo... no tengo hambre— respondo. Decido volver a mi cuarto, pero para cuando estoy al pie de las escaleras, escucho a mi madre salir y detenerme.

—Isla, ¿pasa algo?— su voz jovial ahora esta teñida por la preocupación. En mi mente, cuento hasta tres y finjo una sonrisa.

—No, es solo que estoy cansada— digo como si todo estuviera perfectamente bien, cuando esta todo mal. A pesar de que mamá siempre esta ahí, me siento sola, atrapada entre lo que realmente me ocurre y lo que ella quiere escuchar. Al final siempre termino diciendo lo que es bueno para mamá y acabo mintiéndome.

—Esta bien— Mamá suspira aliviada y los demonios de mi cabeza se lanzan sobre mi diciendo que soy una mentirosa, una farsante, todo esto acompañado de la culpa por no ser lo que ella necesita.

Comienzo a subir a mi cuarto pero entonces recuerdo lo que había visto en mi cuarto y la pregunta sale de mis labios sin pensar

—Mamá, ¿tú sabes quienes vivían antes aquí?—

—No, no lo sé. Esa información esta en los papeles que tu padre tiene— destellos de dolor aparecen en su ojos— ¿Por qué?—.

—No, por nada. Solo curiosidad— digo, cerrando el tema con ella, pues prefiero evitar reabrir mis propias heridas con el recuerdo de papá. Con eso en mente vuelvo a mi cuarto, con la extraña sensación de estar perdiéndome algo, y con la duda que no parará de atormentarme hasta que encuentre la respuesta. Pero eso no será hoy.

Con todos los deberes que tengo pendientes, el tiempo se pasa rápido, tanto que pronto el anochecer cae. Mi estómago pide por comida así que me veo obligada por a bajar a la cocina. El lugar esta en completo silencio y me pregunto donde esta mamá, pero encuentro la respuesta en una que dejó sobre la mesa

Viaje de última hora. La cena esta lista, solo debes recalentarla. Deje dinero extra en mi mesita de noche. Vuelvo en unos días.

Te ama.
Mamá”

Como agente de bienes raíces, debería estar acostumbrada a esto pero aún no lo hago. Más que Mamá se marche, lo que duele es que haya sido incapaz de decirme adiós a la cara, de haberse ido sin despedirse con un beso en mi mejilla y un “Cuídate” o un “Adiós, Isla”, no con una nota.

Suspiro resignada y saco un plato para servirme algo de pasta al pesto que dejó Mamá. Como sin ganas mirando a mi alrededor, sintiendo la noche fría y solitaria envolviéndome. Incapaz de seguir así, lo que me quedaba de comida lo tiro a la basura y dejo todo limpio, de ese modo puedo huir a mi cuarto y encerrarme con mi única amiga, una que me hiere, pero que siempre esta ahí, la que no me deja en ningún momento. La soledad.

Me siento en mi escritorio y me pongo hacer el resto de tareas que me faltan por terminar, pero a pesar de eso, la astilla en el pecho que queda tras la partida se mantiene fresca y punzante. Solo entonces me detengo y me pregunto, ¿cuando será que las cosas cambien? ¿cuando podré ser parte de algo?, ese algo que va más allá de tener muchos amigos, sino que se relaciona con los lazos eternos de amor y confianza.

Sacudo la cabeza y vuelvo con mis quehaceres. No se puede esperar por lo que nunca se tuvo, pero si se puede desear como las falsas promesas de los cuentos de hadas.

***
En algún momento de la noche, me quede dormida sobre mis libros por lo que me sobresalto al escuchar la alarma.

Con un bostezo, me pongo en pie y apago el aparato. Tras ello, me apresuro a tomar una ducha y alistarme para ir a clases. Una vez lista, en la cocina me sirvo un vaso de leche y un sandwich, luego limpio los restos y salgo de la casa. Aún quedan 30 minutos antes de que comience mi primera clase y el instituto esta a sólo 20 minutos, aprovecho ese tiempo libre para observar lo que me rodea, los árboles se alzan sobre mí, por las vías de tránsito, pasan pocos autos, el lugar hoy esta tranquilo.

Tranquilidad.

Una palabra que hace tiempo desapareció de mi vida, dejándome sumergida en un caos en mi fuero interno, un caos que aún no consigo arreglar, del que no he logrado escapar.

Desde hace un tiempo me he preguntado cómo sería la vida si me dejo ir, si desaparezco. ¿Conseguiría la paz que tanto anhelo?. Estoy segura que para muchos sería un hecho que pasaría inadvertida, para otros algo sin importancia y quizás unos pocos se sientan culpable pero luego seguirán adelante. ¿Como una decisión tan mala puede tener tantas ventajas?

Mi vista se queda fija en el ir y venir de los autos, el rastro que dejan y antes de darme cuenta estoy caminando en esa dirección, un pie tras otro, hasta que llego a la calzada. Estoy a punto de dar el paso que podría sellar mi destino, pero entonces veo al otro lado de la calle una chica vestida de blanco que pareciera tener mi edad, sus ojos transmiten una calma reconfortante, de repente sacude sacude la cabeza en una clara señal de estar en desacuerdo conmigo. No sé cómo, pero ese simple gesto hace que me detenga y que no de ese paso que me llevaría frente a los vehículos que pasan a gran velocidad. De un momento a otro, dos focos se dirigen a mí, dos luces que parece que no se detendrá y estoy segura que es mi fin pero no hago nada por apartarme. Contra todo pronostico, el auto frena de golpe, el conductor me mira con enfado, con su mano me señala que me quite de en medio y por alguna extraña razón me muevo. El vehículo se pone en marcha de nuevo y yo miro hacia donde estaba la chica, pero para cuando lo hago ella ha desaparecido.

—¿Qué demonios fue eso?— susurro un poco asustada.

A salvo de todo peligro, miro el reloj de mi muñeca, el incidente que se sintió como un minuto en realidad fueron diez, así que tratando de olvidar ese extraño, me pongo en marcha en dirección al instituto.
Escrito 2:

¿Te has sentido usada? ¿Has pensado que los chicos sólo te quieren por tu apariencia? ¿para añadir una más a su lista? ¿Qué sólo por susurrarte cosas bonitas das por sentado que no romperán tu pequeño corazón?

Nosotras sí, duros golpes a nuestro autoestima y nuestro orgullo nos han enseñado que no se puede tener una confianza ciega en los hombres, menos aún en los "chicos tóxicos". Ellos, jóvenes con un cuerpo y una cara atractiva, con una falsa caballerosidad son los que te atrapan, pretenden quererte para algo más que una buena cita, un par de besos y más allá, para que cuando menos te lo esperes, den su golpe maestro, dejándote con las lagrimas inundando tus ojos pero negándote a derramarlas porque recién entonces te das de cuenta de como son realmente.

¿Te preguntas quienes somos?

Somos chicas como tú, chicas que no quieren volver a sufrir y que han decidido tomar venganza, darles un poco de su propia medicina a esos chicos tóxicos que hoy andan en los pasillos del instituto paseando como si no han dejado un corazón roto la noche anterior.

No somos las únicas, hay otros grupos que se han puesto nuestro mismo objetivo, pero sólo uno podrá consagrarse el lugar de quien elimino a los chicos tóxicos o jugadores, como ellas les llaman.

¿Quienes ganarán?

Nosotras

¿Quienes perderán?

Ellos.

Nuestros blancos están en la mira. Chicos tóxicos, prepárense para caer.

Gif's:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Val x.


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Lun 01 Feb 2016, 6:59 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Ps ya volvi jeeje:3
No sabía que escritos poner ashjd pero puse esos nomás, cualquier cosa dime:3


Ficha:

Nombres: Bess MacCabe y Donovan Tenegan.
Representantes: Alona Tal y Matt Lanter.
Rol: El Humano y la arcángel.
Escrito: 

Escrito 1:


Escapar. Huir. Fugarse.
Puedes llamarlo como quieras pero todo apunta al mismo significado, detrás de ellos existe el mismo deseo de que las cosas cambien y el único modo es tomar otro camino, uno que aparenta ser fácil pero no lo es. Así que piensa bien que es lo que harás, porque no habrán segundas oportunidades.
Sarah”

Todos se ponen de pie al toque de timbre, sonriendo, ansiosos de cruzar la puerta y poner en marcha sus planes. Mis ojos se mueven por los grupos que se van formando, por la gente que comienza a charlar con los que están adelante, como la profesora sale con el libro de clases sin despedirse y finalmente miro a mi alrededor solo para encontrarme una vez más que estoy sola, que no soy parte de ningún lado, que soy como la sombra que nadie toma en cuenta.

Me apresuro a echar mis cosas en mi mochila y salir de aquí. Pongo las correas en mis hombros y me dirijo fuera evitando cualquier contacto visual, pero eso no quita que las miradas se posen en mi. Siento el impulso de correr pero consigo seguir avanzando al mismo ritmo, sin embargo las cosas no salen como quiero, las burlas comienzan, los murmullos, las palabras despectivas con las que se refieren a mi hace que sea imposible quedarme más tiempo aquí, así que salgo corriendo, huyendo antes de que pierda la cabeza en sus voces.

Intentando callar el sonido de sus risas, apenas me concentro hacia donde voy sino que dejo que mis pies me guíen a casa, no sé como consigo llegar, vengo a estar consciente de donde estoy solo cuando me encuentro frente a la puerta. Con manos temblorosas, saco las llaves de mi bolso y abro la puerta, rápidamente entro para luego cerrarla con fuerza, lanzo mis cosas sobre el sofá y subo a mi cuarto. Allí me echo sobre la cama, cierro los ojos esperando que las lágrimas llegan pero no lo hacen. Esta situación se ha vuelto una parte de mi vida diaria, tan constante que el llorar ya no sirve para exteriorizar los demonios que me aterrorizan, así que solo me quedo tendida, sintiéndome atrapada en un castillo de cristal, siendo dominada por el lío de emociones que acechan mi cabeza, queriendo llevarme al lado oscuro de mi mente, un lugar donde la linea entre lo correcto e incorrecto desaparece, donde todo pierde sentido...

No.

Abro los ojos, pensando y analizando cuales son las opciones que tengo pero no encuentro nada, solo llego a la conclusión de que estoy a la deriva, es entonces cuando algo llama mi atención, una pequeña fisura en el guardapolvos que pareciera contener algo pero no tengo tiempo de averiguarlo, pues siento la puerta de la casa abrirse.


—¡Isla! ¡Ya llegue!— escucho la voz de mi madre y con las pocas fuerzas que me quedan me pongo de pie para ir a verla, pretendiendo que todo esta bien, que no me siento como una extraña en mi propia vida.

—Hola, mamá— digo mientras bajo las escaleras, una vez que estoy a su lado deposito un beso en su mejilla.

—¿Como te fue hoy día?— pregunta de buen humor. Esta vez estoy tentada a decirle como van las cosas realmente, confesarle lo que estoy sintiendo pero no puedo ser egoísta. Contarle la verdad a mi madre va a destruirla, se cuestionará que hizo mal para que yo quisiera tomar esa decisión, y no quiero eso. No para ella.

—Como siempre, todo bien— digo en su lugar. La sonrisa deslumbrante que me ofrece me deja tranquila y calla los remordimientos de mentirle.

—Me alegro por ti, hija— Mamá besa mi frente y va a la cocina— ¿Que quieres comer?— pregunta.

—Nada. Yo... no tengo hambre— respondo. Decido volver a mi cuarto, pero para cuando estoy al pie de las escaleras, escucho a mi madre salir y detenerme.

—Isla, ¿pasa algo?— su voz jovial ahora esta teñida por la preocupación. En mi mente, cuento hasta tres y finjo una sonrisa.

—No, es solo que estoy cansada— digo como si todo estuviera perfectamente bien, cuando esta todo mal. A pesar de que mamá siempre esta ahí, me siento sola, atrapada entre lo que realmente me ocurre y lo que ella quiere escuchar. Al final siempre termino diciendo lo que es bueno para mamá y acabo mintiéndome.

—Esta bien— Mamá suspira aliviada y los demonios de mi cabeza se lanzan sobre mi diciendo que soy una mentirosa, una farsante, todo esto acompañado de la culpa por no ser lo que ella necesita.

Comienzo a subir a mi cuarto pero entonces recuerdo lo que había visto en mi cuarto y la pregunta sale de mis labios sin pensar

—Mamá, ¿tú sabes quienes vivían antes aquí?—

—No, no lo sé. Esa información esta en los papeles que tu padre tiene— destellos de dolor aparecen en su ojos— ¿Por qué?—.

—No, por nada. Solo curiosidad— digo, cerrando el tema con ella, pues prefiero evitar reabrir mis propias heridas con el recuerdo de papá. Con eso en mente vuelvo a mi cuarto, con la extraña sensación de estar perdiéndome algo, y con la duda que no parará de atormentarme hasta que encuentre la respuesta. Pero eso no será hoy.

Con todos los deberes que tengo pendientes, el tiempo se pasa rápido, tanto que pronto el anochecer cae. Mi estómago pide por comida así que me veo obligada por a bajar a la cocina. El lugar esta en completo silencio y me pregunto donde esta mamá, pero encuentro la respuesta en una que dejó sobre la mesa

Viaje de última hora. La cena esta lista, solo debes recalentarla. Deje dinero extra en mi mesita de noche. Vuelvo en unos días.

Te ama.
Mamá”

Como agente de bienes raíces, debería estar acostumbrada a esto pero aún no lo hago. Más que Mamá se marche, lo que duele es que haya sido incapaz de decirme adiós a la cara, de haberse ido sin despedirse con un beso en mi mejilla y un “Cuídate” o un “Adiós, Isla”, no con una nota.

Suspiro resignada y saco un plato para servirme algo de pasta al pesto que dejó Mamá. Como sin ganas mirando a mi alrededor, sintiendo la noche fría y solitaria envolviéndome. Incapaz de seguir así, lo que me quedaba de comida lo tiro a la basura y dejo todo limpio, de ese modo puedo huir a mi cuarto y encerrarme con mi única amiga, una que me hiere, pero que siempre esta ahí, la que no me deja en ningún momento. La soledad.

Me siento en mi escritorio y me pongo hacer el resto de tareas que me faltan por terminar, pero a pesar de eso, la astilla en el pecho que queda tras la partida se mantiene fresca y punzante. Solo entonces me detengo y me pregunto, ¿cuando será que las cosas cambien? ¿cuando podré ser parte de algo?, ese algo que va más allá de tener muchos amigos, sino que se relaciona con los lazos eternos de amor y confianza.

Sacudo la cabeza y vuelvo con mis quehaceres. No se puede esperar por lo que nunca se tuvo, pero si se puede desear como las falsas promesas de los cuentos de hadas.

***
En algún momento de la noche, me quede dormida sobre mis libros por lo que me sobresalto al escuchar la alarma.

Con un bostezo, me pongo en pie y apago el aparato. Tras ello, me apresuro a tomar una ducha y alistarme para ir a clases. Una vez lista, en la cocina me sirvo un vaso de leche y un sandwich, luego limpio los restos y salgo de la casa. Aún quedan 30 minutos antes de que comience mi primera clase y el instituto esta a sólo 20 minutos, aprovecho ese tiempo libre para observar lo que me rodea, los árboles se alzan sobre mí, por las vías de tránsito, pasan pocos autos, el lugar hoy esta tranquilo.

Tranquilidad.

Una palabra que hace tiempo desapareció de mi vida, dejándome sumergida en un caos en mi fuero interno, un caos que aún no consigo arreglar, del que no he logrado escapar.

Desde hace un tiempo me he preguntado cómo sería la vida si me dejo ir, si desaparezco. ¿Conseguiría la paz que tanto anhelo?. Estoy segura que para muchos sería un hecho que pasaría inadvertida, para otros algo sin importancia y quizás unos pocos se sientan culpable pero luego seguirán adelante. ¿Como una decisión tan mala puede tener tantas ventajas?

Mi vista se queda fija en el ir y venir de los autos, el rastro que dejan y antes de darme cuenta estoy caminando en esa dirección, un pie tras otro, hasta que llego a la calzada. Estoy a punto de dar el paso que podría sellar mi destino, pero entonces veo al otro lado de la calle una chica vestida de blanco que pareciera tener mi edad, sus ojos transmiten una calma reconfortante, de repente sacude sacude la cabeza en una clara señal de estar en desacuerdo conmigo. No sé cómo, pero ese simple gesto hace que me detenga y que no de ese paso que me llevaría frente a los vehículos que pasan a gran velocidad. De un momento a otro, dos focos se dirigen a mí, dos luces que parece que no se detendrá y estoy segura que es mi fin pero no hago nada por apartarme. Contra todo pronostico, el auto frena de golpe, el conductor me mira con enfado, con su mano me señala que me quite de en medio y por alguna extraña razón me muevo. El vehículo se pone en marcha de nuevo y yo miro hacia donde estaba la chica, pero para cuando lo hago ella ha desaparecido.

—¿Qué demonios fue eso?— susurro un poco asustada.

A salvo de todo peligro, miro el reloj de mi muñeca, el incidente que se sintió como un minuto en realidad fueron diez, así que tratando de olvidar ese extraño, me pongo en marcha en dirección al instituto.
Escrito 2:

¿Te has sentido usada? ¿Has pensado que los chicos sólo te quieren por tu apariencia? ¿para añadir una más a su lista? ¿Qué sólo por susurrarte cosas bonitas das por sentado que no romperán tu pequeño corazón?

Nosotras sí, duros golpes a nuestro autoestima y nuestro orgullo nos han enseñado que no se puede tener una confianza ciega en los hombres, menos aún en los "chicos tóxicos". Ellos, jóvenes con un cuerpo y una cara atractiva, con una falsa caballerosidad son los que te atrapan, pretenden quererte para algo más que una buena cita, un par de besos y más allá, para que cuando menos te lo esperes, den su golpe maestro, dejándote con las lagrimas inundando tus ojos pero negándote a derramarlas porque recién entonces te das de cuenta de como son realmente.

¿Te preguntas quienes somos?

Somos chicas como tú, chicas que no quieren volver a sufrir y que han decidido tomar venganza, darles un poco de su propia medicina a esos chicos tóxicos que hoy andan en los pasillos del instituto paseando como si no han dejado un corazón roto la noche anterior.

No somos las únicas, hay otros grupos que se han puesto nuestro mismo objetivo, pero sólo uno podrá consagrarse el lugar de quien elimino a los chicos tóxicos o jugadores, como ellas les llaman.

¿Quienes ganarán?

Nosotras

¿Quienes perderán?

Ellos.

Nuestros blancos están en la mira. Chicos tóxicos, prepárense para caer.

Gif's:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha Aceptada.


Osheee, me encanto tu ficha, tus escritos están geniales... Me gustaron muchísimo *-*

Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Death el Lun 01 Feb 2016, 7:06 am

Nadie mas?

Death


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Val x. el Lun 01 Feb 2016, 11:56 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:Ps ya volvi jeeje:3
No sabía que escritos poner ashjd pero puse esos nomás, cualquier cosa dime:3


Ficha:

Nombres: Bess MacCabe y Donovan Tenegan.
Representantes: Alona Tal y Matt Lanter.
Rol: El Humano y la arcángel.
Escrito: 

Escrito 1:


Escapar. Huir. Fugarse.
Puedes llamarlo como quieras pero todo apunta al mismo significado, detrás de ellos existe el mismo deseo de que las cosas cambien y el único modo es tomar otro camino, uno que aparenta ser fácil pero no lo es. Así que piensa bien que es lo que harás, porque no habrán segundas oportunidades.
Sarah”

Todos se ponen de pie al toque de timbre, sonriendo, ansiosos de cruzar la puerta y poner en marcha sus planes. Mis ojos se mueven por los grupos que se van formando, por la gente que comienza a charlar con los que están adelante, como la profesora sale con el libro de clases sin despedirse y finalmente miro a mi alrededor solo para encontrarme una vez más que estoy sola, que no soy parte de ningún lado, que soy como la sombra que nadie toma en cuenta.

Me apresuro a echar mis cosas en mi mochila y salir de aquí. Pongo las correas en mis hombros y me dirijo fuera evitando cualquier contacto visual, pero eso no quita que las miradas se posen en mi. Siento el impulso de correr pero consigo seguir avanzando al mismo ritmo, sin embargo las cosas no salen como quiero, las burlas comienzan, los murmullos, las palabras despectivas con las que se refieren a mi hace que sea imposible quedarme más tiempo aquí, así que salgo corriendo, huyendo antes de que pierda la cabeza en sus voces.

Intentando callar el sonido de sus risas, apenas me concentro hacia donde voy sino que dejo que mis pies me guíen a casa, no sé como consigo llegar, vengo a estar consciente de donde estoy solo cuando me encuentro frente a la puerta. Con manos temblorosas, saco las llaves de mi bolso y abro la puerta, rápidamente entro para luego cerrarla con fuerza, lanzo mis cosas sobre el sofá y subo a mi cuarto. Allí me echo sobre la cama, cierro los ojos esperando que las lágrimas llegan pero no lo hacen. Esta situación se ha vuelto una parte de mi vida diaria, tan constante que el llorar ya no sirve para exteriorizar los demonios que me aterrorizan, así que solo me quedo tendida, sintiéndome atrapada en un castillo de cristal, siendo dominada por el lío de emociones que acechan mi cabeza, queriendo llevarme al lado oscuro de mi mente, un lugar donde la linea entre lo correcto e incorrecto desaparece, donde todo pierde sentido...

No.

Abro los ojos, pensando y analizando cuales son las opciones que tengo pero no encuentro nada, solo llego a la conclusión de que estoy a la deriva, es entonces cuando algo llama mi atención, una pequeña fisura en el guardapolvos que pareciera contener algo pero no tengo tiempo de averiguarlo, pues siento la puerta de la casa abrirse.


—¡Isla! ¡Ya llegue!— escucho la voz de mi madre y con las pocas fuerzas que me quedan me pongo de pie para ir a verla, pretendiendo que todo esta bien, que no me siento como una extraña en mi propia vida.

—Hola, mamá— digo mientras bajo las escaleras, una vez que estoy a su lado deposito un beso en su mejilla.

—¿Como te fue hoy día?— pregunta de buen humor. Esta vez estoy tentada a decirle como van las cosas realmente, confesarle lo que estoy sintiendo pero no puedo ser egoísta. Contarle la verdad a mi madre va a destruirla, se cuestionará que hizo mal para que yo quisiera tomar esa decisión, y no quiero eso. No para ella.

—Como siempre, todo bien— digo en su lugar. La sonrisa deslumbrante que me ofrece me deja tranquila y calla los remordimientos de mentirle.

—Me alegro por ti, hija— Mamá besa mi frente y va a la cocina— ¿Que quieres comer?— pregunta.

—Nada. Yo... no tengo hambre— respondo. Decido volver a mi cuarto, pero para cuando estoy al pie de las escaleras, escucho a mi madre salir y detenerme.

—Isla, ¿pasa algo?— su voz jovial ahora esta teñida por la preocupación. En mi mente, cuento hasta tres y finjo una sonrisa.

—No, es solo que estoy cansada— digo como si todo estuviera perfectamente bien, cuando esta todo mal. A pesar de que mamá siempre esta ahí, me siento sola, atrapada entre lo que realmente me ocurre y lo que ella quiere escuchar. Al final siempre termino diciendo lo que es bueno para mamá y acabo mintiéndome.

—Esta bien— Mamá suspira aliviada y los demonios de mi cabeza se lanzan sobre mi diciendo que soy una mentirosa, una farsante, todo esto acompañado de la culpa por no ser lo que ella necesita.

Comienzo a subir a mi cuarto pero entonces recuerdo lo que había visto en mi cuarto y la pregunta sale de mis labios sin pensar

—Mamá, ¿tú sabes quienes vivían antes aquí?—

—No, no lo sé. Esa información esta en los papeles que tu padre tiene— destellos de dolor aparecen en su ojos— ¿Por qué?—.

—No, por nada. Solo curiosidad— digo, cerrando el tema con ella, pues prefiero evitar reabrir mis propias heridas con el recuerdo de papá. Con eso en mente vuelvo a mi cuarto, con la extraña sensación de estar perdiéndome algo, y con la duda que no parará de atormentarme hasta que encuentre la respuesta. Pero eso no será hoy.

Con todos los deberes que tengo pendientes, el tiempo se pasa rápido, tanto que pronto el anochecer cae. Mi estómago pide por comida así que me veo obligada por a bajar a la cocina. El lugar esta en completo silencio y me pregunto donde esta mamá, pero encuentro la respuesta en una que dejó sobre la mesa

Viaje de última hora. La cena esta lista, solo debes recalentarla. Deje dinero extra en mi mesita de noche. Vuelvo en unos días.

Te ama.
Mamá”

Como agente de bienes raíces, debería estar acostumbrada a esto pero aún no lo hago. Más que Mamá se marche, lo que duele es que haya sido incapaz de decirme adiós a la cara, de haberse ido sin despedirse con un beso en mi mejilla y un “Cuídate” o un “Adiós, Isla”, no con una nota.

Suspiro resignada y saco un plato para servirme algo de pasta al pesto que dejó Mamá. Como sin ganas mirando a mi alrededor, sintiendo la noche fría y solitaria envolviéndome. Incapaz de seguir así, lo que me quedaba de comida lo tiro a la basura y dejo todo limpio, de ese modo puedo huir a mi cuarto y encerrarme con mi única amiga, una que me hiere, pero que siempre esta ahí, la que no me deja en ningún momento. La soledad.

Me siento en mi escritorio y me pongo hacer el resto de tareas que me faltan por terminar, pero a pesar de eso, la astilla en el pecho que queda tras la partida se mantiene fresca y punzante. Solo entonces me detengo y me pregunto, ¿cuando será que las cosas cambien? ¿cuando podré ser parte de algo?, ese algo que va más allá de tener muchos amigos, sino que se relaciona con los lazos eternos de amor y confianza.

Sacudo la cabeza y vuelvo con mis quehaceres. No se puede esperar por lo que nunca se tuvo, pero si se puede desear como las falsas promesas de los cuentos de hadas.

***
En algún momento de la noche, me quede dormida sobre mis libros por lo que me sobresalto al escuchar la alarma.

Con un bostezo, me pongo en pie y apago el aparato. Tras ello, me apresuro a tomar una ducha y alistarme para ir a clases. Una vez lista, en la cocina me sirvo un vaso de leche y un sandwich, luego limpio los restos y salgo de la casa. Aún quedan 30 minutos antes de que comience mi primera clase y el instituto esta a sólo 20 minutos, aprovecho ese tiempo libre para observar lo que me rodea, los árboles se alzan sobre mí, por las vías de tránsito, pasan pocos autos, el lugar hoy esta tranquilo.

Tranquilidad.

Una palabra que hace tiempo desapareció de mi vida, dejándome sumergida en un caos en mi fuero interno, un caos que aún no consigo arreglar, del que no he logrado escapar.

Desde hace un tiempo me he preguntado cómo sería la vida si me dejo ir, si desaparezco. ¿Conseguiría la paz que tanto anhelo?. Estoy segura que para muchos sería un hecho que pasaría inadvertida, para otros algo sin importancia y quizás unos pocos se sientan culpable pero luego seguirán adelante. ¿Como una decisión tan mala puede tener tantas ventajas?

Mi vista se queda fija en el ir y venir de los autos, el rastro que dejan y antes de darme cuenta estoy caminando en esa dirección, un pie tras otro, hasta que llego a la calzada. Estoy a punto de dar el paso que podría sellar mi destino, pero entonces veo al otro lado de la calle una chica vestida de blanco que pareciera tener mi edad, sus ojos transmiten una calma reconfortante, de repente sacude sacude la cabeza en una clara señal de estar en desacuerdo conmigo. No sé cómo, pero ese simple gesto hace que me detenga y que no de ese paso que me llevaría frente a los vehículos que pasan a gran velocidad. De un momento a otro, dos focos se dirigen a mí, dos luces que parece que no se detendrá y estoy segura que es mi fin pero no hago nada por apartarme. Contra todo pronostico, el auto frena de golpe, el conductor me mira con enfado, con su mano me señala que me quite de en medio y por alguna extraña razón me muevo. El vehículo se pone en marcha de nuevo y yo miro hacia donde estaba la chica, pero para cuando lo hago ella ha desaparecido.

—¿Qué demonios fue eso?— susurro un poco asustada.

A salvo de todo peligro, miro el reloj de mi muñeca, el incidente que se sintió como un minuto en realidad fueron diez, así que tratando de olvidar ese extraño, me pongo en marcha en dirección al instituto.
Escrito 2:

¿Te has sentido usada? ¿Has pensado que los chicos sólo te quieren por tu apariencia? ¿para añadir una más a su lista? ¿Qué sólo por susurrarte cosas bonitas das por sentado que no romperán tu pequeño corazón?

Nosotras sí, duros golpes a nuestro autoestima y nuestro orgullo nos han enseñado que no se puede tener una confianza ciega en los hombres, menos aún en los "chicos tóxicos". Ellos, jóvenes con un cuerpo y una cara atractiva, con una falsa caballerosidad son los que te atrapan, pretenden quererte para algo más que una buena cita, un par de besos y más allá, para que cuando menos te lo esperes, den su golpe maestro, dejándote con las lagrimas inundando tus ojos pero negándote a derramarlas porque recién entonces te das de cuenta de como son realmente.

¿Te preguntas quienes somos?

Somos chicas como tú, chicas que no quieren volver a sufrir y que han decidido tomar venganza, darles un poco de su propia medicina a esos chicos tóxicos que hoy andan en los pasillos del instituto paseando como si no han dejado un corazón roto la noche anterior.

No somos las únicas, hay otros grupos que se han puesto nuestro mismo objetivo, pero sólo uno podrá consagrarse el lugar de quien elimino a los chicos tóxicos o jugadores, como ellas les llaman.

¿Quienes ganarán?

Nosotras

¿Quienes perderán?

Ellos.

Nuestros blancos están en la mira. Chicos tóxicos, prepárense para caer.

Gif's:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha Aceptada.


Osheee, me encanto tu ficha, tus escritos están geniales... Me gustaron muchísimo *-*
Ay que bueno:3, estuve mucho rato decidiendo cual sjdfsk jeje espero que más gente audicione, la idea es re awesome  

Val x.


Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Andy Freud-Belmar. el Lun 15 Feb 2016, 2:48 pm

me encanto esta idea!!!!! pero no tengo decidido el rol, son tan buenos que es muy difícil decidir cual es el que me acomoda, creo que en 3 días te dejo mi ficha :)

Andy Freud-Belmar.


https://www.wattpad.com/user/AndyFreud-Belmar

Volver arriba Ir abajo

Re: Bad Blood {A.A - N.C

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 2:45 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.