O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 12:20 am por Andy Belmar.

» trust the unknown
Ayer a las 11:22 pm por chihiro

» cokehq cay {muro interactivo.
Ayer a las 11:05 pm por Asclepio.

» She's Like Cold Coffee
Ayer a las 10:32 pm por Kurisu

» ¿Reclusorio o un Instituto? | Instituto Fénix
Ayer a las 10:18 pm por lovesick

» the code; audiciones abiertas
Ayer a las 10:01 pm por wang.

» tropical night.
Ayer a las 9:37 pm por changkyun.

» A house made of cards and us, inside.
Ayer a las 8:17 pm por wang.

» Instituto Fénix | Muro
Ayer a las 8:15 pm por lovesick

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Isolated Key Motel.

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por brillantina. el Lun 25 Ene 2016, 1:27 pm

Primero dejo el comentario para Ally muack
COMO EXPLICARTE LO QUE AMÉ EL CAPITULO. Escribís verdaderamente hermosooooooo y me emociona muchisimo que hayamos empezado, lo narraste tal y como me lo imaginé: muchos amigos corriendo de acá para allá trabajando para hacer que todo quede más lindo, Y EL MURO QUE PINTÓ RO SDJKGBSLGJSB LO AMÉ. Amo la relación de hermanos de Ro y Caleb en especial porque Caleb es Dylan y bueno me lo imagino y me pongo como y lo mejor de todo es que INCLUISTE A CEDRIC AYSH kjsdnvskjgn eso me encantó, amé toda su escena fue muy graciosa JAJAJAJAJJA Él quería ayudar en la concina, nadie dijo que supiera cómo hacerlo(?)
Y me encantó toda la parte de Noah, fue como más profundo(? en un lugar más tranquilo, casi le leí la mente. Fue muy bueno que se haya encontrado a Saga y la manera en la que casi le ordenó que vaya con ellos, mató. SJDNSG Él me va a caer bien, espero. Yo sé que va a cambiar, cuando se enamore jajajajjajaja
AME TU CAPÍTULO POR COMPLETO ALLY ahora tengo que terminar de leer el de Kate, sus capitulos son bien largos, no sé como piensan que están cortos. Y ojalá Ems no suba hasta que pueda dejar mi otro comentario. Las quiero muchoooooooooo y amo esta nc
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por byers. el Lun 25 Ene 2016, 4:50 pm

Oooookay. Lo leí ayer y fue, fue bello  es decir, Willow tiene un corazón roto y a la vez tan fuerte. No me esperaba esa historia detrás de una chica tan dulce, pero, como te dije, vos sos una genia en esas cosas  Ok, entiendo que le haya olido el hecho de escuchar la canción que su novio le había dedicado pERO TIRAR EL iPod. No, mi parte materialista me pudo en esa parte y me siento mal por eso xd
OMGGGGGGGG SAGA. Para empezar, Charlie golpeando a Saga  la escena sería similar a la de una hormiga sobre un elefante  Noah me puede, el maldito me gana. Juro que lo adoro, "súper estrella internacional" en el isolated key jajajajaja, es un coqueto de primera, useah. Que le tiren agua helada. 
Se cambió el nombre  eso no lo esperaba...  Agregaste a Olivia muack  sos un dulce  amo como escribís Kate, definitivamente sí. Mucha suerte en los exámenes  
Espero el cap de Ems, ya lo quiero leer
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Ritza. el Lun 25 Ene 2016, 9:24 pm

Kateeeee, tu capítulo me llenó de feels y eso que segun tú, tu imaginación está descansando en paz

La familia de Willow Tanner era diferente. Pero no en el sentido excéntrico de la rareza. Vamos, que no desayunaban tripas de caimán en honor a Satán. Los Tanner eran diferentes porque lo que le pasaba a uno, le pasaba a todos. Como cuando Willow pasó la varicela a los siete años y se encerraron en su habitación y vieron películas de Disney durante cuatro días enteros. O cuando Joey y el tío Josh hicieron una representación (con disfraces y todo) sobre la Guerra de la Independencia para que su hermana DJ aprobase el examen del día siguiente.

De verdad que amo demasiado como escribes, lo sabes pero no me canso de decírtelo porque es que ES LA VERDAAADD y es demasiado genial  Eso de "tripas de caimán en honor a satán" me dio mucha risa me imaginé a todos sentados en la mesa, con capuchas con cuernos y colas de diablo, bailando shake senora de beetlejuice y dios

Pero ya hablando en serio, la familia de Willow Tanner se me hace demasiado hermosa, de esas que te apoyan todos para todo, así como un equipo más grande de los tres mosqueteros y es tan lindo y también me imaginé como si a uno le hacen bullying, todos se le van encima al bully y lo siento pero me pareció divertido

Pero hay problemas, como la muerte; que no hay película de Disney o representación teatral que ayude a entenderla. No, ésa no tiene explicación, simplemente existe. Vives y, entonces, mueres. Tan simple y primario como eso.

Ahí me tensé porque me puse a pensar en quién murió
¿Su mamá???? ¿Su papaa??? ¿Su abuela, tío, vecino, mejor amigo?

Pensé en todas las opciones menos en quién era en realidad
Y no sé, pero las siguientes descripciones de Willow, bueno, yo siento que ella todavía está en más en la fase de negación que en otra no sé, aun m análisis de personalidad no está completa(?) pero bueno, eso es lo que me dice la intuición

Por eso, había acogido la petición de ayuda de Ro como un milagro. O al menos lo habría denominado así sino fuera porque Willow no creía en los milagros. Lo milagros eran para los ingenuos, para los débiles. Para aquéllos que necesitaban calificar al destino. El caso era, que una semana en el Isolated Key Motel había sido suficiente para darse cuenta que necesitaba alejarse de su familia por un tiempo. Aunque la noticia fuera a romperles el corazón.

Willow fue acuchillada por el mundo y está tratando de lidiar con ello a su manera, es lo único que puedo decir que me suena esto. No sé, me tocó una fibra sensible porque te pone a pensar en cómo son las cosas cuando se te muere alguien importante. Y bueh, ya me puse sensible(?)

Y con eso del antes y ahora, por igual. Cuando vives esas clases de situaciones, por llamarlas así, te pone toda la vida en perspetiva y sientes que quieres devolverte a dar un cambio totalmente radical y no sé, despegarte de todo eso que necesitas alejar de ti y omg, no sé, quiero darle un abrazo a Willow y cantarle canciones de Bryan Adams

―Está echando a perder su futuro, ¡todo por lo que ha luchado estos años! ¿Y por qué? ―exclamó su padre.

«Porque no hay futuro, papá. Sólo tenemos esto; este día, este momento.» Las voces cesaron por un par de segundos.

Odio cuando los padres se ponen en plan de "¡no vas a echar a la mierda todo por lo que has trabajado todo este tiempo!" porque la mayoría de las veces cuando hacen eso (por no decir todas) o:
a) en realidad, ellos han trabajado a través de ti, pobre infeliz.
b) no toman en cuenta tus sentimientos ni condiciones psicológicas para nada.
c) a y b cruelmente juntas.

Y tal vez ellos piensen que es "por el bien", pero bueno, para eso existen los psicólogos. O en todo caso, el tío Josh slash la voz de la razón, porque él sabe que ella necesita tiempo. ¿Quién no necesitaría tiempo? ¡Uno es humano, idiota!

Y después fue su padre quien se echó para atrás, recibiendo la segunda bofetada invisible. Willow lo entendía, agradecía la preocupación. Pero no podía complacer a su padre. De la misma manera que tampoco pudo marcharse a Nueva York en septiembre para empezar su formación artística en Julliard.

Julliard

Oh Dios, se nota como Willow en realidad está rota por dentro, en todo el sentido sentimental de la palabra, y bueno, eso necesita mucho tiempo y con suerte, si llegue a lidiar con ello "sanarse" no sé, no sé, omg, quiero hacerle chocolate caliente y ponerla a ver películas animadas divertidas
te dije, me has llenado de feels y adsfskfakd solo es tu primer cap

Y debe ser difícil para ell así como debe ser difícil para todos verla así y no poder hacer mucho, como en realidad querrían. Y bueno, uno está entre dejarla "sanar" dándole espacio o aperruchandola en el pecho como una tía que te alimenta porque siempre que te ve cree que estás más flaca

Hubo un tiempo, no hace mucho, en el que Willow tenía muy claro cómo quería que fuera su vida. Casi desde la primera nota que su tío Josh, un roquero consagrado, le enseñó a tocar con la guitarra. Willow Tanner quería ser música. Clases en el conservatorio todas las tardes desde los cinco años, recitales, duetos con su tío Josh en los conciertos que éste daba con su grupo. Todo lo que había hecho eran migas de pan que la conducirían hasta Julliard.

Pero entonces conoció a Killian y se enamoró y él se puso enfermo. Entonces se convirtió en la novia del «pobre muchacho moribundo con toda la vida por delante, ¡qué pena!», hasta que Killian falleció en junio de ese mismo año.

Mi corazón hizo crack, ¿lo oyes?     porque lo hizo, lo estoy escuchando ahora mismo    en serio nunca pensé que quién se había muerto había sido su novio con cáncer, pensé todo menos eso y fue un golpe bajo  
El hecho de que Willow ama con su alma la música pero también amaba a Killian y él ya no está y NO SÉ, NO SÉ, YO SOLO SÉ QUE ES MUY TRISTE Y NO ES JUSTO        

((por cierto, leí killian y pensé en dr, estas nc jodiendo con mi cabeza ))

En ese punto de su vida, Willow no tenía ni idea de quién era o qué quería hacer. ¿Y si le daba por hacerse domadora de leones en un circo rumano? ¿Y si descubría que su destino era en una selva estudiando a los gorilas? ¿Y si simplemente acababa siendo camarera en un bar de carretera? Lo único que quería era tiempo. Para sanar, para averiguar cómo se vive tras perder a alguien a quien quieres. Tiempo, sólo tiempo…

Esta sufriendo  y yo no puedo hacer nada            ay dios mío no        Kate qué has hecho        

Joey es la definición de mejor amigo, señoras y señores El peluche de popeye que le dio, yisus, fue tan lindo y me recordó a mis peluches antiguos pero tan sentimentalmente enormes para mí corazón y Joey, te has ganado un premio y me lo imagino como Joey de FRIENDS y me entran más feels

Y luego viene Daniel que, joder, no pudo aguantarse el decirle que cree que esta perdiendo una gran oportunidad y toda la mierda chico, kILLIAN MURIÓ ¿qué acaso no tienes sentido común, sentimientos? se entiende que quieres lo mejor para tu hija pero entiende que acaba de pasar por algo muy traumante y que todavía está en el trauma

―Todo el tiempo que necesites ―murmuró tío Josh en su oído. Sintió que el nudo que le apretaba el pecho de forma constante se aliviaba un poco. Él no iba a presionarla, él iba a darle el tiempo que necesitara.

Si te digo que casi me pongo a llorar, ¿me creerías? porque casi lo hago, en serio. Todo este cap me trajo feels encontrados y tengo un corazón sensiblón, lo sabes

Josh, Josh es el mejor muack no sé, la manera en que apoya tanto a Willow y la entiende y sabe lo mucho que significa la música para ella porque él lo siente igual pero de todos modos lA ENTIENDE, O SEA, no,es muy hermoso todo

Killian Baxter siempre fue un chico enfermo. Pero el cáncer fue piadoso con él, le dio más tiempo que a la mayoría. Como el árbitro benevolente que d tres minutos extra en un partido en el que ya sabe quién será el vencedor. Willow siempre supo que iba a morir. Se había preparado mentalmente para ello. Aprovechó cada momento con él antes de que empezase a delirar por las drogas que le daban para el dolor. Se preparó para decirle adiós.

¿Pero, sabéis? No hay nada que te prepare para perder a la persona que amas.  

Más crack, crack, crack en el corazón de Emily                  

Amaba a Killian como estaba segura de que no amaría a nadie. Pero ya no quería nada suyo. Necesitaba olvidarlo, desligarse de él.  

whyYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY                  
"desligarte" de él en realidad no es desligarte, vas a estar en una etapa de semi-aceptación semi-megación hasta que un día BOOM todo regresa y ahí aprendes a como verdaderamente lidiar con ello      

Saga nunca había pensado encontrarse a Noah Hastings en la sala de espera de un aeropuerto cutre. Mucho menos, esperaba que se fijara en ella y que se ofrecería (o, bueno, ofrecería a su hermana) como guía. Pero claro, tampoco se había imaginado así misma diciéndole a la recepcionista del aeropuerto «Dame un billete para el primer vuelo que salga de Estados Unidos.»

Yo creo que si me hubiese encontrando a alguien como algún Jonas o Ed Sheeran o algún Sprouse...bueno, me derrito en el asiento no sé si Saga estaba diciendo mierda porque lo había visto a él o porque estaba muy MUY lejos de Australia, pero yo me habría derretido, así, pupú emily en el asiento del aeropuerto cutre porque famoso tal estaba sentado cerca de ella

Sin embargo, la hermana de Noah, que no cesaba de mirarla con desconfianza desde el asiento delantero del autobús.

Premio a la hermana sobreprotectora y para nada disimulada: Charlie Hastins        

La estrella internacional que iba sentada a su lado (tomemos un momento para pensarlo, ¿cuántas veces en tu vida podrás decir eso?) miraba nervioso a todas partes, temeroso de que le reconocieran.

Nunca

No pero en serio, Saga tiene demasiado autocontrol, es que no sé, yo me volvería una gelatina andante o algo por el estilo si me encuentro a alguien de esa manera y que me INVITE A IRME CON ELLOS. No, es que no. Y bueno, también estoy super hiper mega curiosa por saber por qué rayos Saga tomó el primer vuelvo a Estados Unidos desde Australia y de quién rayos huye y quién rayos no la debe reconocer.
Muchas preguntas y no veo respuestas.    

Pobre Noah, tener que aguantar el calor de madre solo para que no lo reconozcan, debe ser horrible peor, si al final te reconocen de todos modos

Y SAGA EVANDIENDO Y SIENDO MISTERIOSA Y YO QUIERO SABER QUÉ RAYOS LE PASÓ    
lo siento, me calmo ya u.u  pero en serio, porque lo único que tengo en la cabeza es "acosador, acosador, acosador" y no se me ocurre más nada que no sea eso y no saber, bueh, me pone mal

―Si haces algo, si mañana se publica alguna noticia en Internet sobre el paradero de Noah, te juro que acabaré contigo ―amenazó Charlie, con la mandíbula tensa y señalándola con el dedo.

AJAJAJAJAJA VES LO QUE DIJE DEL PREMIO AJAJAJAJAJAJA aunque es una pequeña fiera, como un chihuahua, ay dios que mala soy


Vaya que si lo sabía, llevaba desde los diecisiete años huyendo de los fantasmas de su pasado. Y ahora, ésos fantasmas se habían hecho realidad y debían de estar buscándola por todo California como locos.

Kate yo quiero saber *voz aguda de niño que va a ponerse a llorar*

Lo primero que sintió Saga fue el aire acondicionado. El Benito, vanagloriado y esencial aire acondicionado. Casi se hubiese puesto a llorar, pero se contuvo.

AJAJAJAJAJA bendito y venerado seas, aire acondicionado y los cerebros que te inventaron Es como cuando llego tarde la universidad, toda sudorosa y con la respiración a mil y entro al curso y el aire es como un masaje de bienvenida al paraíso...hasta que llega el profesor y me deja tarea

Mientras caminaba, se fijó en que la pintura blanca de las paredes estaba desconchada en algunas partes, que las moquetas persas tenían manchas y que los muebles estaban más viejos que su abuela ―con todo el respeto a la vieja pelleja que le tiraba de las orejas cuando era pequeña, claro―.

Es que Isolated Key es único, querida

Mentira. Saga Kahalee no era su verdadero nombre, no al menos el que le pusieron sus padres. Su verdadero nombre era América Gallagher, pero se lo había cambiado a los dieciocho años. Justo el día que se escapó de Las Vegas, sin decirle a nadie adónde se iba. Desde luego, eso no le había impedido a su padre encontrarla y meterla en líos.

que diablos o sea qué pasó aquí, por qué, cómo, por quién, para dónde o sea qué diablos en que líos la mete su papa por qué se cambió el nombre por qué

me hace pensar en estos casos donde las víctimas tienen que cambiarse el nombre por seguridad nacional y eso no me da ninguna buena espina, para nada

O sea, ¿un matón? ¿por qué la persiguen matones? ¿acaso su papa es narcotraficante o una mierda de esas? porque eso sí sería complicado

Se alegraba de verla, en serio, pero… ¿por qué tenía que aparecer en pleno plan de huida? Era casi una broma que se encontrasen en el culo del mundo.

Por algo existe el refrán de "qué pequeño es el mundo"
Ay Dios, amé mucho tu cap y tengo muchas preguntas en mi cabeza y todavía no sé de tus otros pjs y de solo imaginarme como pueden ser las cosas con tus pjs me dan feels porque dios, kate, demasiado genial es todo muack en serio lo ameeee
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Ritza. el Lun 25 Ene 2016, 9:28 pm

Holaaa (lean antes):
Holaaaa Kate, no te odio al final  me inspiré y bueno, aquí está el cap(? No implemento muchas tramas porque solo es el comienzo pero de todos modos espero que les guste y adakdja eso Besoos

Capítulo 03


Marley Stone, Nathaniel Stryde, Edik Hathaway, Vennie Voyles, Kalia Netto, René Agers || Escrito por Torstein || Sigue: rouge.

Edik dirigió a Caleb hasta donde había una camioneta parqueada y en la parte de atrás de esta, un grupo de computadoras apiladas de forma ordenadas y cubiertas con un manto de esos con lo que se cubrían los yates de la gente rica. Caleb sonreía como si le hubiesen dado un premio de la loto y miró de su amigo a la camioneta repetidas veces, sin poder asimilarlo correctamente todavía.

—¿Te quedarás ahí todo el día o las vamos a instalar? —preguntó Edik, después de haberse cansado de las miradas de Caleb.
—¿Cómo lo conseguiste?

Edik lo meditó por unos segundos. Caleb le había pedido (aunque no tuvo mucha confianza de que lo lograría desde el principio) que fuera a la facultad de su antigua universidad a pedir computadoras, que eran necesarias en el Motel. El castaño aceptó —le encantaba ayudar y realmente las necesitaban y no contaban con el dinero para comprarlas. Y al día siguiente, había ido a la facultad sin nada planeado en su cabeza. De todos modos, él era más de los que averiguaban cómo iban a dar el paso siguiente en la mitad del anterior. Y eso le ha resultado en toda su vida.

Miró a Caleb con aquella sonrisa torcida y traviesa.

—Un mago nunca revela sus trucos.

Caleb, que desde que le vio la cara supo que alguna respuesta así obtendría, solo soltó una risotada.

—No importa, el caso es que las traíste —le dio una palmada en la espalda— Coméncemos a instalarlas entonces. Las ponemos todas en la recepción y de ahí las movemos a los demás lugares.

Caleb había comenzando a moverse emocionado hasta la camioneta, pero Edik se quedó estático donde estaba.

—Uh, ¿y mi gracias? —cuestionó con indignación— Esto es todo: te cobraré de ahora en adelante, Caleb Betton.

Caleb soltó una carcajada y se devolvió para agradecerle con un abrazo y despeine del su cabello.

—Gracias, Ed. Te debo una.
—¡Joder! —masculló, peinándose adecuadamente— Debí apostarlo y así me ganaba, no sé, 20 dólares. Y no me debes una, me debes muchas —lo señaló acusadoramente.
—Cállate y ayúdame a llevarlas a la recepción, ¿quieres? —Caleb le sonrió ladinamente.
—Cállate y ayúdame a llevarlas a la recepción —se burló Edik, de todos modos acercándose a la camioneta— Te estás poniendo muy mandón.
—Y tú muy sensible —sonrió.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

René nunca pensó que sería tanto trabajo, esto de remodelar el hotel y prepararlo para los futuros huéspedes. Pero se dijo a sí mismo que debió haberlo suponido. De todos modos, estas clases de edificaciones requerían un gran mantenimiento. Es solo que él era nuevo en todo aquello. O más bien, todos eran nuevos. Sin embargo, no se arrepentía de haberle dicho que sí a Ro cuando fue a buscarlo a Soft Moon Coffee. Verla tan feliz por el trabajo hecho y los resultados conseguidos valía la pena.

Frederick y Hilda habían sido lo suficientemente comprensivos para dejarlo estar ausente mientras estuviera ayudando con el motel. Tenía pensado ir por allá de vez en cuando, de todos modos, aunque no sabría si tendría tiempo de hacerlo.

A pesar de que el Isolated Key se encontraba prácticamente aislado del resto de Southport, René no se sentía para nada solo. Había descubierto con alegría y alivio que Alaska también vendría a ayudar de voluntaria —no se esperaría menos de ella. La divisó alzando una enorme bolsa negra de basura en su hombro, así que sin pensarlo fue a quitársela de encima.

—No tienes que…
—No discutas, Alaska, de todos modos no te voy a dejar cargarla —la interrumpió mientras comenzaba a moverse al bote de basura más cercano.
—Pero yo no te pedí ayuda.
—Sí, eso es algo curioso, ¿sabes? Como tú siempre ayudas sin que nadie te lo pida —René suspiró casualmente.

Alaska, que había comenzando a caminar junto a él, abrió la boca para replicar pero terminó cerrándola y sin decir nada. René la miró de soslayo y una sonrisa se abrió paso por sus labios, hasta mostrarle toda la hilera superior de sus dientes a la pelimarrón.

—René: 1. Alaska: 0 —comentó justo al momento de arrojar la funda al bote de basura— ¿Qué ibas a hacer? ¿Te falta algo más o podemos ir a comer algo? —eso último lo dijo con un tono de súplica.

Las horas limpiando, acomodando muebles, pintando, podando plantas y demás, lo dejaban tan hambriento que podría comerse la mitad de una nevera. Alaska sonrió divertida por su desesperación. La última vez que habían salido a comer, se había comido dos hamburguesas y después quería comprarse dos helados de postre. Y el que lo viera, no diría que comía tanto. René era delgado y tonoficado —no exageradamente, claro.

—Tengo que bajar un par de bolsas más y después nos podemos ir a comer, ¿te parece?
—¡Claro! Solo indique usted dónde están y yo la sigo —sonrió y se irguió como todo un soldado, obteniendo una pequeña risa por parte de Alaska.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Kalia solo tenía ojos para los pinceles y brochas, la pintura y para cuidar que no se manchara el suelo del restaurante o Caleb y Ro iban a colgarla del árbol más cercano como carnada para animales salvajes. Se encontraba pintando la pared de la izquierda del restaurante, con tonos cálidos y acogedores, flores y enredaderas que iban de esquina a esquina. La verdad es que no le molestaba ni un poco el hecho de que tuvo que sacar de su dinero para comprar los materiales. Cuando Caleb le había contado del Motel, no dudó en aceptar. Ella no tenía mucho que hacer en las vacaciones y, le creyeran o no, sonaba como algo que la divertiría mucho.

Tener que pintar, junto con Ro, murales por el hotel no le molestaba en lo absoluto. Era una excusa más para pasarse el día entero haciendo lo que más le gustaba en la vida. No se sentía tan calmada, tan plena o tan “nací para hacer esto” haciendo otra cosa que no fuera dibujar o pintar. Y por eso llevaba de aquí para allá desde tempranas horas del día. El silencio del restaurante era interrumpido por las melodías de música instrumental y sonidos naturalistas que salían de sus bocinas bluetooth. Y estaba relajada y disfrutando de todo, hasta que dos pares de zapatos irrumpieron en el lugar, acabando con su concentración.

La pelimarrón no se asustó, pero de inmediato lanzó una mirada silenciosa de advertencia a Caleb y a Edik, que la miraban con esa actitud traviesa y de “me saldré con la mía lo quieras o no”. Dejó de pintar, pero no bajó la brocha, sino que la dejó en el aire y esperó pacientemente a que uno de ellos hablara. Cuando no lo hicieron, rodó los ojos.

—¿Qué? —se limitó a preguntar.
—¿Desde qué hora estás aquí? —preguntó Caleb.
—Am, no sé, ¿las 8?
—¿De la mañana? —Edik la miró con las cejas alzadas— ¿Por qué te levantas tan temprano, no tienes amor por el sueño?
—No soy vaga —puntualizó.
—¡Ey, corazón, yo tampoco…!
—No comiencen —Caleb los interrumpió con exasperación. Sorprendentemente, le hicieron caso, porque Edik se cruzó de brazos y Kalia continuó con su pintura— ¿Acaso comiste?

Kalia sabía que se dirigía a ella. En todo caso, Edik nunca salía de su casa sin comer o se la pasaba de muy mal humor y más irritante de lo normal hasta que encontraba algo que satisfaciera su estómago.

—Eh…define comer —lo miró de reojo, temiendo su respuesta.

Ella no dejaba de comer porque sí, la verdad. Sino que se quedaba muy enfrascada en la pintura y no quería despegarse ni tomar pausas hasta terminarla. Eso suponía un enorme trabajo, porque pintar una pared completa llevaba mucho tiempo —más si se era tan perfeccionista como Kalia, en lo que a sus obras de arte se trataba.

Cuando Caleb no respondió, Kalia dejó de pintar y se dispuso a prestarle toda la atención, decidida a convencerlo de que por lo menos la dejara terminar la flor que estaba pintando y que luego iría a comer con ellos. Sin embargo, cuando vino a voltear su cara, era demasiado tarde: Edik y Caleb ya se encontraban a poca distancia de ella, la misma expresión de antes y con los brazos estirados. Y más rápido de lo que pudo reaccionar, la tenían carcada como a un mal herido hacia una camilla: Caleb sujetaba la parte superior de su cuerpo mientras que Edik la inferior.

—¡Hey! ¡Bájenme ya! —gritó Kalia, aunque no tuvo ningún efecto en ellos dos.

Ella no solía gritar ni exaltarse mucho, pero Caleb y Edik lograban irritarla mucho más de lo que le gustaba admitir.

—Fuiste advertida —replicó Caleb en tono casual, mientras él y Edik avanzaban hacia la salida del restaurante— Te dije que si ibas a pintar era con la condición de no encerrarte por horas seguidas sin comer y si no…
—Ya ves lo que pasará, cariño —Edik le guiñó un ojo y sonrió.
—Pero puedo caminar perfectamente, ¿saben? —ironizó— No necesito que me arrastren como un cadáver.
—Sabemos que también puedes correr, estuvimos contigo en atletismo, ¿se te olvidó? —Edik sonrió de lado.

Kalia soltó un bufido y trató de darle un puntapié, pero era en vano, Edik la tenía aprisionada con sus brazos. Caleb, detrás de ella, la miraba con una sonrisa de ganador. A veces le irritaba tanto que se preocupara demasiado por las personas. Otras veces le enternecía, aunque no se lo dijera. Al final, tuvo que quedarse quieta y dejar que la llevaran hasta el área verde, dónde había cajas de pizza esperando porque llegaran todos para ser deboradas.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Vennie Rae tenía una reputación de nunca hacer nada sin que hubiera algo a cambio. Cobraba hasta el más mínimo ingrediente de sus postres. No era por ser mezquina, sino porque cuando uno se ponía a contarlo, realmente eran caros los materiales. Y sin dinero, ella no podía comprar para seguir cocinando. Todo era un círculo vicioso, tedioso, pero necesario —algo así como la cadena alimenticia. A nadie le gusta que se lo coman, pero la supervivencia así lo ameritaba. Así que, ¿quién era ella para contradecir a la naturaleza?

Por eso, cuando le comentó a sus padres que pasaría las vacaciones ayudando a la hija de los Betton (que eran amigos de toda la familia), haciendo postres de forma gratis, ninguno de los dos tomó en serio ninguna de sus palabras. Su padre había levantado las cejas hasta el final de su frente y su madre dejó de ver su episodio preciado de Greys Anatomy para miararla como si le hubiese aparecido un cerebro fuera de la cabeza.

—Tú…—su madre hizo una pausa— ¿lo harás gratis?
—¿Estás tomándonos el pelo? —continuó su padre.
—¡Eh, ni que fuera tan mala! —exclamó exasperada.
—Cariño, le cobraste los postres a tu tía abuela Vicky —su padre habló lentamente, como tratando de hacerla entender de dónde venían o de hacerla entrar en razón— ¿Y ahora nos dices que vas a trabajar de gratis, totalmente, sin ningún beneficio?
—Y eras la que le vendía los brownies a los niños de primaria más caros que en el supermercado —agregó su madre, mirándola con los ojos bien abiertos.

A Vennie se le habían puesto rojas la mejillas, tan rojas como su cabello.

—¡Bueno! En mi defensa, mis brownies son mejores que los del super, todo el mundo lo dice —puso los brazos en jarras— Además, la tía abuela Vicky quería como doscientos cupcakes ¡gratis! ¡Eso sería inaudito, un ultraje!

En realidad ella quería decir “como pagarle con mierda a un diseñador de modas” pero se abstuvo, porque en su casa las malaspalabras generaban discusiones que tardaban hasta cuarenta minutos por acabarse. Había tenido que aprender a forzar palabras como “cabrón, mierda, joder, diablos” y todos sus derivados a lo más remoto de su vocabulario, cada vez que estaba en frente de sus padres.

—Y sí, ayudaré a Ro, me iré en un par de días.

Sin embargo, ninguo de los dos le creyeron hasta que vieron las maletas y todos sus utensilios de cocinar apilados contra la puerta de su dormitorio. Ta vez si fuera verdad que todo el mundo tenía el poder de cambiar su actitud en algunos puntos. Ellos, de todos modos, prometieron ayudar financieramente en lo que pudieran, al escuchar lo que pensaban hacer los Betton con el Motel.

Aprovechando la buena voluntad de sus padres, Vennie le mandó por adelantado una lista de materiales básicos a Ro: Harina, azucar, leche, huevos, entre otras, para que las fueran comprando al por mayor (aunque sin excederse) para comenzar de inmediato con los primeros postres y bocadillos que iba a probar primero en los empleados y más tarde en los huéspedes que llegaran.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Cuando llegaron al Motel, Vennie agradeció eternamente el hecho de haber tenido auto para llegar. Recorrer todo el tramo desde la civilización hasta el Motel a pie y con su equipaje no le sentaba para nada bien. Cuando entró a la recepción, suspiró de alivio al ver que el aire acondicionado estaba perfecto y se quedó plasmada admirando por unos momentos el mural que decía Isolated Key, pintado seguramente como solo Ro podía.

—¡V! —chilló Ro al verla y se acercó a darle un abrazo corto, pues estaba medio sudorosa y con numerosas manchas de pintura por los brazos y la ropa.
—¡Te quedó hermoso esto! —dijo Vennie, señalando a lo que antes estaba contemplando— ¿Haz considerado ir a promoverte para pintarle murales a todos? Te pagarían hermosamente bien por ello.

Ro soltó una carcajada.

—¿Alguna vez pensarás en algo que no sea dinero? —preguntó divertida.
—¡Claro! Me tienes aquí, ¿o no? —replicó la pelirroja.
—Buen punto —asintió— Ven, te enseñaré qué hacer en lo que viene lo de la cocina, para que acomodes todo eso a tu gusto más tarde.
—¿A quién enviaste? —preguntó por simple curiosidad, pero después observó un destello de culpabilidad en la cara de Ro y su curiosidad se volvió sospecha.
—Eh…a Jeff —respondió de manera rápida y baja, pero ella lo captó de todos modos.

Vennie la fulminó con la mirada como solo ella sabía. A pesar de ser grandes amigas y de que veía a Ro como la hermana menor que nunca tuvo, tenían discusiones muy a menudo. Cómo la que estaba a punto de iniciar.

—¿Por qué? —preguntó bruscamente.

A Vennie no le agradaba Jeff. Se lo había dicho a Ro y se lo había dicho al mismo Jeff. ¿Qué nadie entendía en español? ¿Tendría que hablarles en alemán, o con dibujitos?

—Porque bueno…¡se ofreció! Y yo no iba a decirle que no —explicó rápidamente— Además, quiero que se lleven bien. Ni siquiera entiendo por qué te cae mal, si es-

Se detuvo abruptamente porque Vennie levantó una mano, en señal de que ya no quería escuchar más.

—¿Él cree que es un chiste cuando le dije que no me agrada, verdad? —preguntó.

Ro asintió y Vennie soltó un resoplido.

—De acuerdo, ¿qué es lo que tengo que hacer?

Ro pareció contenta con haber dejado el tema de lado. Vennie no había dicho que trataría de llevarse bien con él —ella la conocía demasiado bien como para no decirle eso. Pero ya que el chico se había ofrecido a llevarle los materiales, bueno, ¿quién era ella para llamarlo y decirle que no? Sería menos trabajo para ella, de todos modos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La cocina no era ni gigantezca ni diminuta: tenía el espacio suficiente, lo que era macnífico. Había pasado unas cuantas horas ayudando en el jardín y recogiendo los restos de los materiales que utilizaban otros, hasta que Ro le dijo que podía irse a la cocina a ver cómo iba a almacenar todo para que se le hiciera más cómodo. Obviamente, teniendo en cuenta el espacio que ya estaba ocupando el cargamento del resto de la comida.

Un ruido seco y sordo la sacó de sus pensamientos. Se dio la vuelta para encontrarse con nadie más que Jefferson Gale, que había dejado un par de sacos de harina sobre la despensa y que ahora se encontraba sonriéndole amigablemente. Vennie lo meditó por un segundo: ¿Le sonrío o le saco el dedo? Pero no fue con ninguna de las dos.

—Gracias —musitó, obligándose a reconocer que tenía que agradecerle. Sería una mierda tener que cargar eso sola.
—No hay de qué —asintió en su dirección. Cuando se iba a ir y vio que ella empezó a seguirla, se detuvo y alzó un brazo— No, no tienes que ayudar, los demás chicos están ayudando con eso. Tu ocúpate de buscar donde meterlo todo cuando terminemos, ¿bien?

Se fue antes de que ella pudiera darle las gracias de nuevo, lo que le alivió mucho. La verdad es que aún no sabía en concreto por qué le desagradaba tanto Jeff, pero era algo con lo que no iba a luchar. Era como preguntarse por qué a unos les gusta el toping de cereza y a otros el relleno de dulce de leche. Simplemente era. Así como ella no podía hacer nada en el asunto de Ro.

Otro par de pies volvió a entrar a la cocina, pero Vennie no se inmutó. Jeff podría dejarlo y volverse a ir normalmente. Se estaba distrayendo abriendo compartimientos: donde estaban las salsas, los condimentos, los enlatados, los…

—Tanto tiempo sin verte.

El susurro vino por su lado derecho y su reacción instintiva fue soltarle un codazo al acosador que se le había acercado tanto. Sin embargo, Edik fue más rápido y se echó para atrás a tiempo. ¿O sería la práctica?

La chica quiso creer que había estado alucinando porque tenía el día completo sin tomar café y le estaba haciendo falta. Sin embargo, cuando se volteó, comprobó que era la cruel realidad. Edik la observaba con esa sonrisa impertinente y yo-lo-puedo-todo que tenía desde la primera vez que lo conoció.

—¿Qué haces aquí? —preguntó de manera ruda.

En vez de responder, él alargó su dedo índice y dio dos toquecitos en una placa colgando de su camisa blanca. Ella comprendió de inmediato —que también trabajaría en el hotel. Y sintió unas desmedidas ganas de gritar “¡Ro!” de la forma en que Dave gritaba “¡Alvin!” en las películas. Pero logró morderse la lengua a tiempo.

—Yo no firmé para esto —masculló más para ella misma que otra cosa y se alejó de Edik el-grano-en-tu-culo Hathaway para continuar revisando gabinetes y armarios.

Edik soltó una sonora carcajada que habría contagiado a cualquiera, salvo a la chica cara de piedra que trataba de evitarlo a toda costa.

—¿Ese es el saludo que le das a tu mejor amigo? —comentó con una sonrisa indeleble plasmada en su simétrico rostro.
—¿De verdad no tienes nada más que hacer ahora mismo? —replicó asqueada.
—Nop, soy todo tuyo —Edik acentuó las palabras y subió y bajó las cejas repetidas veces.

Vennie golpeó su frente con el gabinete más cercano.

—Edik, vete a joder a otro lado.
—Lamento ser quien te diga esto pero: tú no me mandas —se paseó por la cocina con jactancia.
—¡Ugh! Eres insoportable.
—Y tú antipática.
—¡Vete y ya! —Vennie había tomado un bowl de metal y un cuchillo en sus manos.

En ese momento, Jeff, Cedric y Caleb entraron a la cocina. Cedric, al ver el cuchillo y la posición de ataque de Vennie, soltó las cajas que llevaba y alzó ambos brazos al aire, colocándose en frente de ella.

—¡Wow, paren el carro! ¡No habrá canibalismo aquí!
—Comerse la carne de eso provocaría sida —siseó Vennie, soltando el cuchillo en la mesa más cercana.
—Tan linda —refutó Edik son sarcasmo— Siempre cuidando de los demás, ¿no?

Antes de que Vennie pudiese contraatacar, Caleb se adelantó.

—Vamos, chicos, tratemos de llevarnos bien mientras estemos trabajando, ¿de acuerdo? —intervino, siempre calmando las aguas, siempre siendo un poco más lógico y racional.
—Creo que para eso tendrás que drogarla —chasqueó Edik, ladeando la cabeza— Verás, lo que pasa es que Vennie padece de rabia cró-

No terminó de hablar porque Vennie había llegado al punto de su muy limitada paciencia y le había lanzado el bowl metálico a la cara. Edik se agachó y el bowl chocó sonoramente contra la pared y al final, rebotó en el piso e hizo ruido hasta que Jeff lo recogió. Los tres chicos la miraron como si estuviera loca y Edik solo entre-cerró los ojos.

—Prometo comportarme si lo mantienen alejado de la cocina —dijo con tono casual, como si no acabara de atentar contra la vida del castaño.

Caleb suspiró y se masajeó la sien. Sabía que tener a Edik y a Vennie en un mismo edificio causaba problemas siempre —pero necesitaban la ayuda de ambos. Esperaba que aprendieran a convivir con sus diferencias, por lo menos para ayudar a sacar adelante el Motel, como habían prometido.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nathaniel siempre supo, en el fondo de su enorme corazón, que Marley estaba loca. Y no tenía nada que ver con su acento burdo y cantarín porque era latina y hablaba diferente; mucho menos porque no le importaba bailar al ritmo de Marc Antony a las nueve de la mañana mientras trapeaba la sala de la casa. Nada de eso. Sino por cosas como haber encontrado un anuncio de un motel para nada profesional en una página web y, decidiendo, luego de llamar para verificar que habían habitaciones disponibles, que esa sería su aventura de ese año. Pero tampoco había que malinterpretar a Nathaniel —él no se estaba quejando. Después de todo, la locura de Marley era lo que más le encantaba.

Así que habían preparado sus maletas, llamado a sus respectivos hogares para avisar que se irían de viaje, llenado el tanque de gasolina del auto de Nathaniel y arrancado de madrugada, junto con los últimos rayos descendientes del sol en la mañana. Según google maps, desde Orlando hasta Carolina del Norte, les tomaría ocho horas con 7 minutos llegar. Por eso habían comprado la mitad de la tienda en la estación de gasolina y llevaban el asiento trasero del auto repleto de bocadillos: oreos, jugo de naranja, cerveza, pop tarts, galletas saladas, agua y muchas más.

Las cuatro primeras horas Nathaniel las pasó detrás del volante, haciendo como que no se daba cuenta de las fotos que Marley le tomaba y  contando como llevaban el 60% del tiempo en la carretera escuchando la canción Hotel California de Eagles, solo porque les recordaba el ambiente del motel. Ninguno sabía por qué, porque Californa de hecho se encontraba en la otra costa del país y nada que ver con a dónde se dirigían. Pero así eran ellos. Muchas cosas de las que hacían, no le encontraban el por qué hasta mucho después.

—¿Crees que haya personas de nuestra edad allá? —preguntó Marley cuando acabó la canción y, por fin, puso a Elvis Presley, “Heartbreak Hotel” — ¿O crees que habrán vejetes que están escapando de sus nietos ruidosos y de manos pegajosas?
—No todos los niños tienen las manos pegajosas —replicó el pelinegro, sin despegar su vista de la carretera.
—Todos los que he conocido sí. No sé, ¿es porque sus hormonas aún no se han desarrollado? —hizo una mueca y sacudió la cabeza— Es asqueroso.
—Algún día tendrás hijos, sabes.
—Lo sé —concordó, mientras se estiraba por en medio de los asientos para alcanzar la funda de los palitos de queso— Pero por ahora soy una venteañera con la vida por delante, así que me da asco.
—¿Me das palitos? —preguntó él y a los segundos, Marley se los estaba metiendo en la boca— Gracias, sin ahogarme. ¿No has pensado en que tu tenías las manos pegajosas también?
—¿Qué, tratas de hacerme sentir mal? —no la veía, pero sabía que había rodado los ojos— Cambiemos de tema, Nate. ¿Crees que vayamos al bosque de los alrededores o algo así? ¡Tenemos muuuucho tiempo sin acampar!
—Bueno, si ellos no los dan, podremos ir de todos modos —se encoge de hombro— ¿Quién dice que no? —sonríe levemente y mira a su amiga de reojo, que también sonríe.

Cuando se detienen para hechar gasolina, ir al baño y comprar más porquerías (suerte que han trabajado para gastar como locos en las vacaciones), Marley toma el volante y Nathaniel pone su playlist de Michael Bublé. En el primer semáforo en rojo que encuentran, la morena saca su celular y se toma un selfie con Nathaniel, que a pesar de no sonreír se ve tan perfecto como siempre. Lo pasan increíblemente bien: hablando de todo y nada, de las personas que les caen bien y mal del trabajo, de todos los días libres que dejaron pasar para tener estas vacaciones largas y merecedoras y ya han pasado las doce del medio día cuando por fin ven el letrero de “Southport” en letras blancas con fondo verde.

Que comience otra aventura.


Última edición por Megara. el Lun 25 Ene 2016, 10:02 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por brillantina. el Lun 25 Ene 2016, 9:33 pm

Kaaaaaaaaaaate quiero empezar diciendo que amodoré como escribiste este cap, entero entero, no noté ninguna parte fea. Escribís muy bien wjdbuabd me da curiosidad saber de qué huye Saga (que es un nombre muy original por cierto) y porque no quiere que la vean o a qué matones se refiere(? En tu capitulo descubrí (pueden reírse de mi si quieren) que Southporth esta en Australia y me sentí re tonta. Creo que tengo que cambiar la nacionalidad de algunos de mis personajes. En fin, Saga me cayó especialmente bien, y también la mini relación que ha creado con el espectacular de Noah, como dije, Noah me está cayendo bien(? Ah, y su hermana Charlie también
Lo mejor para el final, Willoooow, ella es genial. Es muy triste su historia, esa confusión que le quedó acerca de qué va a ser de su vida ahora que no tiene a Killian. Sin embargo se ve como una chica fuerte (lo mejor de todo es que probablemente se enamore de Harry, digo Hugo(????) eso me súper entusiasma. Quiero leer más sobre tus otros personajesss. Repito: me encantó por completo el capítulo, lo hiciste bien bien bien. Voy a estar esperando que Ems suba. Luego Día, y Teph y ya me toca a mí, qué nervios. Debería hacer más tramas, antes de que sea tarde. Bueno me despido, besos
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por brillantina. el Lun 25 Ene 2016, 9:35 pm

Sos joda Ems y publiqué el comentario de Kate. Bueno, lo voy a editar para poner el comentario de tu cap, luego de leer.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Kida el Lun 25 Ene 2016, 10:15 pm

Ems, qué te digo, es hermoso, HERMOSO MUJER!! Amo todos tus personajes y las relaciones que tienen con los míos y más que todo amo com lográs representar cada personaje a su propia y genial manera. En serio, me encanta. Te digo que me impresionaron mucho as tramas entre tus propios personajes y que realmente muero por saber como sigue la historia de cada uno y qué ha paso anteriormente entre ellos, en serio, estuvo genial el capítulo y muero por leer el siguiente, sobra decir que estoy demasiado emocionada

___________________________________________

Lost in the light
and I don't know
what night is
avatar


Ver perfil de usuario
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Kurisu el Lun 25 Ene 2016, 11:08 pm

Ya se me acumularon todos los comentarios aquí también

___________________________________________

'Cause tonight I'm feeling like an astronaut, Sending SOS from this tiny box, To the lonely people
that the world forgot, Are you out there?, 'Cause you're all I've got?
avatar


Ver perfil de usuario https://maschxnny.tumblr.com/
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por changkyun. el Mar 26 Ene 2016, 6:26 am

EMS ME E N C A N T O
ahre por que separado, pero bueno vuelvo a como normalmente estoy durante los capítulos.
LOS DIÁLOGOS Y LAS DESCRIPCIONES, TODO EL CAPITULO EN GENERAL ME ENCANTO MUUUUUUUCHO, LE LEERÍA DE NUEVO CUANTAS VECES QUIERA PORQUE TENGO EL DERECHO (¿?) BUENO, LA COSA ES QUE TODOS TUS PERSONAJES ME ENCANTAN, AUNQUE TENGO PREFERENCIA POR V, BC ES TAN... YO AHRE. POSTA, ES GENIAL, LA DECLARO UNO DE MIS PERSONAJES FAVORITOS DE ESTA NOVELA, AUNQUE ME GUSTAN TODOS QUE DECIRLES ;-;
SI MAS, ESPERO EL SIguiente capitulo, esto se suponía que iba con las minúsculas, sorry la emoción.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Ritza. el Mar 26 Ene 2016, 8:31 am

AAHAHAHAHA GRACIAS CHICAAAAS muack en serio, me alegra que les haya gustado omg :waffle:y sabrán qué onda en el paso de la novela

ANGIE morí de la risa con tu comentario
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por byers. el Mar 26 Ene 2016, 2:51 pm

Ems si te llegó la inspiración, tenemos poderes, oh  yeah.
Ok, AMÉ EL CAPÍTULO. Así, lo amé, lo adoré, todo, todo. Amo a Edik, ya te lo había dicho pero lo repito bc, es verdad y el mundo merece saberlo. Vennie  esa colorada lo odia, OIE ZI, ATENTAR CONTRA LA VIDA DE LAS PERSONAS ES MALO. Pero a ella le importa una mierda xd pero no dice malas palabras frente a sus padres (?) guat. Kalia no duerme, no come, y... qué más, esta chica no se deja llevar por las pasiones humanas (?) Marley y Nath  quiero unos amigo así, de verdad los quiero. 
Escribís perfecto, mujer, perfecto. Como Ally dijo, sos una genia plasmando las personalidades de los chicos y las tramas y las descripciones  todo.
Bien, me pongo a escribir y... Eso. Amo esta novela
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por hypatia. el Miér 27 Ene 2016, 12:58 pm

Primero que nada, chicas: muchas gracias por vuestros preciosos comentarios, los he amado mucho. Segundo, Ems y Ally, siento si mis comentarios no son demasiado largos o buenos, pero mi neurona y yo hicimos todos lo que pudimos.

Ally:

Ni el sol y ni el viento de Southport parecían tener alguna consideración por ninguno de ellos [...]

Casi muero de risa con esto, fue como "lo vais a pasar muchachos, lo vais a pasar mal" Y bueno, ya que estamos al principio del capítulo, debe de ser el momento perfecto para decirte que amo cómo son Ro y Caleb, sobre todo la manera en la que se tratan. Y seamos sinceros, están haciendo un gran "sacrifico" al tratar de sacar el motel adelante. A mi hermano y a mí nos dicen eso y no nos queda Madrid para salir corriendo.

Y la pobre Ro toda traumada con lo que se encontró en la piscina. Ya quiero verla yo en un día de mucho calor después de estar trabajando a pleno sol si se va a bañar o no     Ahora ha llegado el momento de alabar la imagen de tu capítulo ES.PRECIOSA. ALLY        Además que me imaginé el mural ahí en la entrada, detrás de la recepción y me encantó.

― Pues ― habló llamando la atención de la muchacha ―el dibujo ya casi está, sólo sería que me ayudaras a recoger los papeles que cubren el piso, excepto los que están abajo del área que aún me falta de pintar y si podrías llamar a Jeff para que se lleve los botes de pintura que sobran.
― Te recojo lo que quieras, pero paso en lo último. No me agrada, ya lo sabes. Hay algo llamado celular, ¿sabes? ― la miró esperanzada apoyando la cabeza en su hombro.
― Cómo quieras, yo le digo, ― la miró divertida ― pero eventualmente Jeff será mi nov…
― No, no lo digas ― interrumpió la castaña ― mientras no lo digas no es real ― completó antes de besar su mejilla y con una risa traviesa comenzar a recoger los papeles que estaban al principio de la pared.

Ro también rió debido a la risa contagiosa de Willow, extrañaba escucharla reía y realmente estaba feliz por darle a su hermana algo con qué distraerse, porque eso era Willow para ella, era su hermana, una por elección, que puede ser incluso un lazo igual de fuerte que el de la sangre.

Bullying eterno a Jeff. Todos le hacen bullying. Kate también le hace bullying. Team Noah foerevah      Me calmo. Bueno a lo que iba al citar esta parte, amé cómo narraste la relación de nuestras chicas. Así tan unidas, tan me da igual decirte lo que pienso porque llevamos tantos años juntas que no vamos a dejar de hablarnos por esto. Además lo que dijo Ro de que consideraba a Willow su hermana. SO BEAUTIFUL... so beautiful

Según Ro, en realidad habían hecho un buen trabajo. Luego de que su hermano le dijo que iba a mandarlos a reparar en lugar de comprar unos nuevos pensó que estaba loco puesto que no le veía salvación a aquella vieja madera, si hubiera sido un problema de pintura y barniz, hubiera entendido, pero la mayoría de la madera estaba corroída por las termitas y la humedad impregnada en el mueble le quitaba el color a la madera y lo hacía ver descuidado.

Y sí, estos chicos tienen mucho trabajo por delante  

― Claro que sí, tenemos muy buenos amigos.
― Amigos que se parten la espalda mientras ustedes bien tranquilos se quedan ahí sin hacer nada ― ambos se volvieron para ver como Edik se acercaba a ellos con una mirada acusadora pero aún con una sonrisa divertida en sus labios.
― ¿Lo conseguiste? ― preguntó Caleb emocionado cuando llegó hasta ellos.
― Hola Edik, encantado de verte de nuevo, ¿algún problema en el viaje? ― burló  Ed mirandolo con una ceja elevada ante el entusiasmo de Caleb. Su hermano sólo rodó los ojos y comenzó a caminar junto con Edik hacia la salida al ver la sonrisa que éste le dio, una sonrisa que decía que sí lo había conseguido.

AMO A EDIK. AMO QUE EXISTA. AMO TODO. Y amé este diálogo.

La última semana había estado de locos, era lo único que podía asegurar. Podía sentir cada hueso de su espalda quejarse ante el trabajo continuo, pero al ver la motivación que le ponían los demás, incluso su hermana, el dolor desaparecía debido a la causa. Si los demás trabajaban, no se podía esperar menos de él.

Mi pobre Caleb, todo molido y fatigado    

― ¿Preparado? ― preguntó Cedric llegando a su lado y golpeando juguetonamente al pelinegro en el brazo.
― No ― respondió con sinceridad ― ¿Tu?
― ¿Tu y yo en una cocina? Ja, por supuesto que no. ― rió, quitándole la poca seguridad que tenía Cal. Cedric tomó al otro del brazo y lo adentró al lugar puesto que sabía que si dependía de Caleb, no se movería de su lugar.
― ¿Quién tuvo la genial idea de ponernos en la cocina? ― inquirió con una ceja elevada.
― Tu hermana.
― Algunas veces siento que esa chica me odia ― Caleb negó con la cabeza y se rascó el cuello, Cedric sólo río.
― Vamos, no puede ser tan difícil.

               Te juro que cada vez que leo esta parte del capítulo me pongo a reír como si se me fuese la vida en ello. Es que me imagino a los dos con gorros de cocina tipo. "Vamos a hacer sopa" "¿Qué le echamos?" "Venga, un poco de esta cosa roja para que le dé sabor *era chile mexicano*"    Y cuando casi queman la cocina y Ro diciendo que lo va a subir a Instagram, son las partes con las que más me he reído.

― De la próxima no te escapas Kida. Puede que no sea hoy, puede que no sea mañana, pero eventualmente, lo sabes. ― le guiñó el ojo, mirando como una pequeña sonrisa se le escapa de los labios ante el apodo, le llamaba así cuando era niña y ella había desarrollado una obsesión con Atlantis, eventualmente había dejado de usarlo, pero desde que se había teñido el pelo, había sido el regreso del apodo.

Ésas amenazas de hermano mayor, de verdad se piensan que dan miedo o algo. Y te te vas con viento fuerte como si nada  

― Ya niña, tenle respeto a los mayores ― ella volteó los ojos y continuó con su diseño en la pared. ― voy por los muebles, cuando regrese, quiero el lugar intacto. ― le gritó para que volteara a verle y cuando lo hizo le lanzó un beso a su hermana ― No me extrañes mucho, sé que es imposible, pero inténtalo ― puede que la mayoría de veces pudiera verse estúpido o infantil, pero si fuera por sacarle una sonrisa a su hermana o a cualquiera de sus amigos, estaba seguro de que valía la pena.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] yo quiero un hermano mayor como él, ¿por qué no puedo tenerlo?

Después mi Noah socializando con Saga para ser un buen samaritano. Y le dijo que la ayudaría y que la guiaría, bueno que su hermana lo haría. Amé esa parte mucho. Porque amo a Noah y tengo una especie de crush con él    En general me ha gustado mucho tu capítulo Ally, estoy deseando leer mucho más de tus personajes
Elizabeth "Ems" Bennet:
Cuando dijiste que subiste justo un día (creo que fue un día) después de que yo lo hiciera pensé: "Ella va a tomar mi relevo en esto de ser la flashie, una ya está vieja"      Nah, mentira hahaha. Pero sí me sorprendió mucho. Ahora, quiero que sepas primero que nada que amé tu capítulo con todo mi heart de mazapán      Es que son hermosos y tan divertidos    

Además que empezaste con mi gran amor de esta novela, que no es otro que el pastelito/papáoso de Edik E iba a citar toda la parte de Edik porque bueno, ¿te dije que lo amo, no? Es que es tan divertido el chico que una no puede con sus filzs

'—Un mago nunca revela sus trucos.' y revélame tus trucos, que yo te los guardo

'—Uh, ¿y mi gracias? —cuestionó con indignación— Esto es todo: te cobraré de ahora en adelante, Caleb Betton.' En serio, como se pusieran a cobrar por lo que hacen, no iba a hacer dinero en el mundo para pagarlos

Amé cómo se tratan Edik y Caleb, son así como dos hermanos y son tan geniales que los amo

René nunca pensó que sería tanto trabajo, esto de remodelar el hotel y prepararlo para los futuros huéspedes. Pero se dijo a sí mismo que debió haberlo suponido. De todos modos, estas clases de edificaciones requerían un gran mantenimiento. Es solo que él era nuevo en todo aquello. O más bien, todos eran nuevos. Sin embargo, no se arrepentía de haberle dicho que sí a Ro cuando fue a buscarlo a Soft Moon Coffee. Verla tan feliz por el trabajo hecho y los resultados conseguidos valía la pena.

René se me hace un chico muy positivo. Está ahí arreglando un motel derruido y el tipo "ah, puedo hacerlo" ¿DÓNDE ESTUVO ESTE CHICO TODA MI VIDA? que venga aquí a poner las pilas en la época de finales (Sí, parece que definitivamente perdí todos los tornillos de la cabeza.)

Cuando menciona a Ro. Kate sabe. Y Kate se cree guay por eso

La parte en la que agradece que Alaska también se encuentre allí y en la que afirma que no se siente solo, me hizo reflexionar. Creo que no importa cómo de apartado esté en un sitio, o cómo sean las condiciones. Eso supongo que no importa cuando estás con un amigo o con alguien a quien quiere o aprecias. Reflexiones de Kate

Y sí, también entiendo a René en la parte de que el trabajo da hambre. Trabajas, llegas a tu casa y el contenido entero de la nevera no basta para saciar tu hambre.

—Tengo que bajar un par de bolsas más y después nos podemos ir a comer, ¿te parece?
—¡Claro! Solo indique usted dónde están y yo la sigo —sonrió y se irguió como todo un soldado, obteniendo una pequeña risa por parte de Alaska.

Reí mucho con esto, en serio.

Tener que pintar, junto con Ro, murales por el hotel no le molestaba en lo absoluto. Era una excusa más para pasarse el día entero haciendo lo que más le gustaba en la vida. No se sentía tan calmada, tan plena o tan “nací para hacer esto” haciendo otra cosa que no fuera dibujar o pintar. Y por eso llevaba de aquí para allá desde tempranas horas del día. El silencio del restaurante era interrumpido por las melodías de música instrumental y sonidos naturalistas que salían de sus bocinas bluetooth. Y estaba relajada y disfrutando de todo, hasta que dos pares de zapatos irrumpieron en el lugar, acabando con su concentración.

Amo a Kalia (amaba a todos). Se me hace una chica de lo más peculiar y eso me gusta mucho de ella. Y la pasión con la que pinta, cómo se concentra en eso y en nada más. Me imaginé esa escena a la perfección. Estoy deseando que llegue mi turno otra vez y empezar la trama que montamos con ella

'—¡Ey, corazón, yo tampoco…!' Edik tiene mi corazón, es tan pero taaaaaan tierno baba baba Y los dos regañándola porque no comió. Aquí me identifico con ella. Es como que me concentro en una cosa y se me olvida la comida y todo.

AY POR FAVOR Y CUANDO LA COGEN LOS DOS A LA SILLITA DE LA REINA Es que no he podido parar de reírme. Secuestro señores, cometieron secuestro con la pobre Kalia

'—Ya ves lo que pasará, cariño —Edik le guiñó un ojo y sonrió.'

Vennie Rae tenía una reputación de nunca hacer nada sin que hubiera algo a cambio. Cobraba hasta el más mínimo ingrediente de sus postres. No era por ser mezquina, sino porque cuando uno se ponía a contarlo, realmente eran caros los materiales. Y sin dinero, ella no podía comprar para seguir cocinando. Todo era un círculo vicioso, tedioso, pero necesario —algo así como la cadena alimenticia. A nadie le gusta que se lo coman, pero la supervivencia así lo ameritaba. Así que, ¿quién era ella para contradecir a la naturaleza?

Casi me muero con Vennie. En serio, te voy a denunciar porque un día de estos muero del ataque de risa que me producen tus capítulos. Y cuando los padres no pueden más que sorprenderse porque va a hacer algo gratis

'Cariño, le cobraste los postres a tu tía abuela Vicky'
'Y eras la que le vendía los brownies a los niños de primaria más caros que en el supermercado'



'—¡Bueno! En mi defensa, mis brownies son mejores que los del super, todo el mundo lo dice —puso los brazos en jarras— Además, la tía abuela Vicky quería como doscientos cupcakes ¡gratis! ¡Eso sería inaudito, un ultraje! '

Buen punto Vennie, buen punto

Y la parte en la que le dice a Ro que odia a Jeff (¿por qué Vennie no es amiga de Willow?) Sin pelos en la lengua la chica y eso me gusta mucho. Como le dije a Ally en su capítulo: Bullying eterno a Jeff *alza la mano triunfante*

VALE, VOY A RESPIRAR HONDO.

mejor no...

¿POR QUÉ VENNIE ODIA A EDIK? ¿POR QUÉ LE TRATA MAL? ¿POR QUÉ DICE CALEB QUE ES DIFÍCIL QUE CONVIVAN?

Exijo respuestas Emiliana, exijo respuestas

Nathaniel siempre supo, en el fondo de su enorme corazón, que Marley estaba loca. Y no tenía nada que ver con su acento burdo y cantarín porque era latina y hablaba diferente; mucho menos porque no le importaba bailar al ritmo de Marc Antony a las nueve de la mañana mientras trapeaba la sala de la casa. Nada de eso. Sino por cosas como haber encontrado un anuncio de un motel para nada profesional en una página web y, decidiendo, luego de llamar para verificar que habían habitaciones disponibles, que esa sería su aventura de ese año. Pero tampoco había que malinterpretar a Nathaniel —él no se estaba quejando. Después de todo, la locura de Marley era lo que más le encantaba.

Amé con todo lo que me queda de corazón esta parte. Nathaniel es un amor y Marley es una chica peculiar y encantadora. O sea, Marc Anthony a las nueva de la mañana

—¿Crees que haya personas de nuestra edad allá? —preguntó Marley cuando acabó la canción y, por fin, puso a Elvis Presley, “Heartbreak Hotel” — ¿O crees que habrán vejetes que están escapando de sus nietos ruidosos y de manos pegajosas?
—No todos los niños tienen las manos pegajosas —replicó el pelinegro, sin despegar su vista de la carretera.
—Todos los que he conocido sí. No sé, ¿es porque sus hormonas aún no se han desarrollado? —hizo una mueca y sacudió la cabeza— Es asqueroso.
—Algún día tendrás hijos, sabes.
—Lo sé —concordó, mientras se estiraba por en medio de los asientos para alcanzar la funda de los palitos de queso— Pero por ahora soy una venteañera con la vida por delante, así que me da asco.
—¿Me das palitos? —preguntó él y a los segundos, Marley se los estaba metiendo en la boca— Gracias, sin ahogarme. ¿No has pensado en que tu tenías las manos pegajosas también?
—¿Qué, tratas de hacerme sentir mal? —no la veía, pero sabía que había rodado los ojos— Cambiemos de tema, Nate. ¿Crees que vayamos al bosque de los alrededores o algo así? ¡Tenemos muuuucho tiempo sin acampar!
—Bueno, si ellos no los dan, podremos ir de todos modos —se encoge de hombro— ¿Quién dice que no? —sonríe levemente y mira a su amiga de reojo, que también sonríe.

No pude reprimirme para citarlo todo. Es que los amo y tus diálogos son tan divertidos que no puedo, no puedo

Bueno Ems, yo intento llegar al nivel de tus comentarios pero es algo como que imposible, así que lo intento con estos. El punto es que espero que te hayas dado cuenta de que amé muchísimo tu capítulo, como todos los que haces. Amo como escribes y tú dices que deberían darme un premio por subir capítulos rápido. Bueno, a ti deberían darte cinco por se la chica que hace los capítulos más divertidos de todo el foro.
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Ritza. el Miér 27 Ene 2016, 5:45 pm

AY DIOS CHICAAAASS MUCHAS GRACIAASS

Dai, tu apoyo virtual funcionó es la magia(?) AHAHAHAHA Vennie es una contradicción, anda de rabiosa por un lado pero en frente de sus padres no dice ni joder Espero tu cap con ansiaaass

Kate amo cuando me dices Elizabeth Benett porque ya sabes es como mi alma en un libro y AY NOOO tu comentario me hizo morir de la risa mujer y casi me pongo a llorar con eso de que hago los caps más divertidos, te pasas tu sigues siendo la flashié, te puse el apodo por algo, deberías presentarte así en todos lados Muchas graaaciaaas, y tus preguntas se responderan a lo largo de la nc
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por ácido. el Dom 31 Ene 2016, 7:41 pm


EMS:
capaz que escribo horrible, hoy me puse uñas postizas y nO SABEN LO DIFICIL QUE ES TIPEAR. bueno en fin.
VENNIE. YA LO DIJE POR MP, PERO AMO A VENNIE. LE AMO, DE VERDAD.
y as edik también, por supuesto, no hay que olvidarse de edik.
perO nathaniel. estoy super enamorada de nathaniel, la forma en la que es. nATHANIEL EN FUCKING GENERAL. BASTA. necesito un novio como nathaniel, por que él es exactamente como quisiera que fuese mi novio, basta
YyyYyY marley es genial. no puedo esperar a que mi rubio le conozca ( ͡° ͜ʖ ͡°)
YYYYN TODO EN EL CAPÍTULO ESTUVO GENIAL, TODO. AMO COMO ESCRIBES. no había leído nada tuyo antes, ems, por que vivo debajo de una roca en la bermudas. no puedo creer que me lo habia perdido hasta ahora porque de verdad vale la pena.
PERDÓN POR EL COMENTARIO VAGO Y MALO PERO DE VERDAD ESCRIBIR ME CUESTA HORRORES. tengo que acostumbrarme.
espero a daiIiI <33
avatar


Ver perfil de usuario http://gameofaliens.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por byers. el Dom 31 Ene 2016, 9:40 pm

leer antes, es una orden (?):
Siento haber demorado  pero las condiciones climáticas no me permitían prender la computadora, -mi viejo es re jodido con eso y lo entiendo, ya quemé un estabilizador una vez  -. Pero aquí está, medio feo, no me convence del todo pero lo publicaba ahora o ahora. Emm, con la que tenga tramas con Carter aún no lo usen, por favor es culpa de Kate ?) 
Espero que les guste, aunque sea pedir demasiado. Las quiero  
pd: no tuve tiempo de revisarlo, si hay incoherencias, perdonen, apenas pueda mañana lo hago


Capítulo 04


Olivia West; Adam McGrath; Scarlet Washington; Carter Aldridge; Connor Matthews; Edzra Hotchner. || Escrito por: rouge. || Sigue: Teph.

Dentro del hotel todo era un caos, personas —las cuales en su gran mayoría no habían tocado una escoba o usado una estufa de cocina en su vida— corriendo, limpiando, moviendo, lustrando y pintando como locos, por lo que tomar un respiro de allí se veía muy tentador. Estaba anocheciendo y la brisa, que se colaba entre las ramas que sostenían las hojas de los árboles en lo alto del cielo, comenzaba a erizarle la piel. El vaivén de las copas verdosas que la envolvían le causaba una tranquilidad que le calaba hasta la médula, si hubiese podido se habría lanzado sobre el césped y tomado una siesta, pero la idea de que una serpiente se acercase mientras entraba en estado Zen le inquietaba. Su vista estaba fija en un punto perdido, de pronto sus manos presionaron fuerte sobre sus brazos, los cuales la abrazaban de manera protectora. Cerró sus ojos e inhaló cuanto pudo para luego dejar que todo el aire que había entrado, saliera.
Olivia no era la clase de chica que llamaba la atención o actuaba de manera dramática frente a desconocidos, tampoco era el partido por el cual los chicos se pelaban, mucho menos era la que todos querían ser… Eso la confundía un poco, pues no estaba segura de lo que las personas creían de ella y, cuando comenzaba a darle vueltas a las posibilidades, todo terminaba con sus pensamientos negativos revoloteando en su cabeza y destruyéndola.  Sus labios se fruncieron en una fina línea, imágenes de lo que ella fue la atormentaron por milésimas de segundo que fueron suficientes como para humedecer sus ojos y provocar la caída de una lágrima por su mejilla. Los abrió de golpe y usó el dorso de su mano para limpiar con cierta brusquedad el rastro que la gota salada había marcado por su rostro.
No podía decir que nunca se equivocaba pero no tenía dudas de que haber aceptado la propuesta de Caleb había sido lo mejor que habría podido hacer. Sabía que a su padre la idea no le agradaba y a su madre mucho menos pero por alguna gracia muy extraña lograron comprenderla, claro que durante una semana completa tuvo que someterse al discurso de “¿Por qué quieres someterte a trabajar sin paga?” “¿A caso no te es suficiente con todo lo que te damos?” “¿Debes irte al otro lado del país para alejarte de nosotros?” Y si bien las respuestas que ella tenía eran lo suficientemente irónicas, sarcásticas y con un toque de burla, no las dejó salir sino hasta que su mente pudo reformarlas de la manera más respetuosa posible. Amaba a sus padres, sí, los amaba y afortunadamente, para ellos, aún podía decir que los quería pero sabía que tanto sus progenitores como ella necesitaban tomar distancia.
Su padre había cometido un error y, luego, pretendido que nada había pasado. Mientras su madre le daba razón en parte, pues para los demás miembros, que habitaban con ella su hogar, su mejor amigo valía una mierda y fue suficiente una rabieta dirigida al jefe de la casa para que este fuera entregado a la policía. No obstante, cuando ella desató su boca y maldijo lo suficiente a su padre por ni siquiera haberle permitido despedirse del cachorro, que había criado y amado durante tres años completos, él se atrevió a golpearle lo suficientemente fuerte como para provocarle un hematoma del tamaño de un melón en un muslo y además tuvo que escuchar los reclamos e insultos que su madre le dirigía por las palabras con las cuales había demostrado su desacuerdo.
De eso, hasta ahora, habían pasado ya dos meses y aún no podía dormir al pensar las cosas por las cuales estaría pasando su pequeño Jacob. El Pointer Inglés se caracterizaba por muchas cosas buenas y entre ellas la lealtad y eso era lo que más amaba del pequeño… Bien, pequeño, la verdad era que cuando se paraba en dos patas lograba llegar a su cuello y si estiraba su hocico tocaba su frente pero ese mismo grandulón, que escalaba paredes y rompía puertas, dormía a su lado en las noches de tormentas para que acariciara su cabeza hasta que ambos conciliaban el sueño. Así que sí, era su pequeño.
Sintió sus ojos llenarse de lágrimas una vez más y luchó por llevarlas de nuevo hacia atrás pero eso fue en vano, ahora no era sólo una la que manchaba su cara y corroía su maquillaje sino que luego de la quinta perdió la cuenta y en ese momento agradeció haber comprado productos a prueba de agua. Inhaló y dejó salir el aire de manera lenta en un pequeño suspiro, sabía que intentar detener el llanto era trabajo duro pero valía la pena. Movió sus pies por el camino lleno de piedras y avanzó entre el bosque de manera tímida; no era conveniente que Caleb la viera en ese estado. No quería que pensara que la situación era mucho para ella, no quería que la viera débil y arruinada como hacía ya un tiempo.
Detuvo su paso cuando vio que las piedras comenzaban a dispersarse más hasta acabar en dos caminos de tierra húmeda y verdosa separados por maleza. Limpió su rostro con cuidado de no arruinarse más, pues era hora de su turno en la recepción y el aspecto de miserable que llevaba no era algo que favorecería a la estancia o a ella.
 
— ¿No crees que es peligroso que te alejes tanto sin avisar a nadie? —Parpadeó numerosa veces y palpó su rostro para que el tono rojizo que este había tomado, producto de su llanto silencioso, se disipara un poco. Giró sobre sus talones y sonrió de manera ladina al encontrar a unos metros de ella la cabellera cobriza de Adam. Sus hombros se elevaron y bajaron al instante.
— No lo pensé. —Musitó. Los ojos azules del chico se entrecerraron bajo sus pobladas cejas y luego elevó una de estas.
— Por tu aspecto parece ser que estuviste pensando mucho, menos en el hecho de que está oscureciendo y no conoces este lugar. —Sus brazos se cruzaron sobre su pecho y su tono de voz era de reclamo. Olivia se sintió un tanto intimidada ante la actitud del chico que apenas unos días atrás había conocido— Si continuabas solo Dios sabe a qué podrías haberte enfrentado, Liv, ¿si caías a un pozo y nadie te oía? O, ¿una serpiente, qué me dices si un sapo o rana  venenosa saltaba sobre ti? —Inevitablemente su ceja se elevó y una sonrisa se dibujó en sus labios por la preocupación que emanaba de cada accionar que Adam realizaba— Además me dijiste que odiabas estar sola, ¿qué hacías aquí? —Tuvo que meditar la respuesta unos segundos, le causaba cierta ternura el interés que él tomaba por su bienestar.
— No lo sé… —Dejó salir para no hacer esperar mucho al castaño por algo sensato— Allí dentro es un caos, Adam, necesitaba estar aquí. Ver dónde viviré por un tiempo ilimitado y… —Su voz quedó en la nada, pues pudo encontrar en el rostro porcelana del castaño que no le creía nada.
— Y llorar. —Completó él, muy seguro de que eso era todo lo que venía a hacer. Olivia bajó su mirada y se aferró más a sí misma, asintió, apenas moviéndose— ¿Por qué? —Los pies Adam se avanzaban de a poco, acortando la distancia entre ambos, ella negó y frunció sus párpados aún sin subir sus ojos hacia los de él.
— Es una historia que no disfruto contar. —Dijo honesta, Darrell debió luchar durante una semana para que ella se lo contará y eso no pasó hasta que él visitó su casa y notó la ausencia de Jacob, además de la tensión en el ambiente hogareño.
— Lo entiendo, —largos brazos la rodearon y ella dejó que lo hicieran— Olivia, lo entiendo. —Su cabeza se escondió en el pecho masculino y dejó que sus párpados se relajaran al sentir el calor que este le otorgaba— Debemos volver, ¿te parece? —Susurró con una suavidad encantadora, Olivia asintió, abrió sus ojos y tomó un poco de distancia aún con el aroma fresco, propio de la colonia de Adam, en sus fosas nasales.
 
Caminaron en silencio, esos silencios que dicen mucho más que las palabras. Adam la rodeaba con su brazo y agradecía la oportunidad de ello, así como también reprimía las ganas inmensas de besarle. Le dolía verla lastimada, y le dolía aún más verla llorar.
Antes de entrar al hotel hizo que se detuvieran, él  tomó su mano con delicadeza e hizo que lo mirase fijo.
 
— Estarás bien. —Más que una pregunta era una orden. Ella asintió y entonces pudo ver que sus ojos estaban menos hinchados, aunque aún tenían un brillo de dolor muy sutil.
— Claro que lo estaré. —Olivia frunció sus labios en una fina línea y luego le dedicó una sonrisa, fue sincera y honesta, entonces él supo que lo que haya provocado las lágrimas de unos minutos atrás eran fantasmas del pasado.
 
Empujaron por la entrada y su cuerpo le agradeció en silencio al aire acondicionado. La humedad y el calor comenzaban a disminuir, pero el vapor se alzaba desde el suelo, sin embargo, todo eso quedaba neutralizado gracias a la tecnología. Miró hacia el mostrador, Caleb rascaba su nuca mientras leía con expresión confusa los papeles que sostenía delante sus ojos. Olivia caminó hacia él y Adam la siguió.
 
— Ey, gracias a Dios estás aquí, —es castaño saltó de su silla y caminó fuera de la estructura que simulaba tener un estilo antiguo cuando la verdad era que todo el edificio tenía la edad de las personas que en ese momento lo llenaban y multiplicado por ocho— tú eres mujer, ¿puedes decirme cómo demonios diferencias estas especias? Debo hacer el encargo mañana y no entiendo nada. —Olivia río y tomó el papel junto con lápices para anotar las descripciones de cada una.
— No entiendo por qué no se lo pediste a quien te dio eso. —El tono burlón en la voz de Adam provocó que Caleb le dedicara una mirada nada amistosa.
— Yo qué sé. —Hizo un ademán, restándole importancia— Sólo tomé el papel, me dijeron que debía buscar esto mañana y controlar que estén en buen estado, con el color correcto y sin insectos. —El castaño rodó sus ojos y soltó un resoplido— ¿Cómo va el tema del bar? —Adam sabía que en algún momento el tema llegaría, pues los hermanos estuvieron muy dudosos cuando él se ofreció para atender la zona de la cantina.
— Todo bien, sólo me queda organizar las bebidas de manera que pueda hacer de ese mi lugar personalizado. —Mordió el interior de su mejilla cuando vio al chico asentir. Caleb caminó hacia un costado e hizo una seña para que se acercara.
— ¿Seguro que podrás manejarlo? Ro está algo preocupada. —Dijo lo último en un susurro. Adam cerró sus ojos con frustración— Entiende que le preocupas, no es que dude de ti…
— Lo sé. —El cobrizo interrumpe de golpe y tragó duro para controlar sus nervios— Sé que lo hace. Tengan por seguro que podré manejarlo todo. —Dejó salir el aire pesadamente, Caleb torció una sonrisa y palmeó su hombro para luego darle un apretón.
— Si necesitas algo sólo dilo y haré lo posible por ayudar. —Eso era algo que Adam ya sabía. Había obtenido la mayor ayuda por parte de los hermanos Betton y eso no tenía precio. Ladeó una sonrisa hacia el castaño y asintió— Bien… Liv, ¿estás? —Preguntó impaciente y la morena le enseñó su dedo medio izquierdo sin dejar de escribir— Qué carácter… —Susurró divertido.
— Y lidiarás con ella sólo. —Musitó con cierta picardía hacia Caleb y luego de palmear su espalda huyó de allí para hacer su trabajo.
 
Entró en el restaurante y vio las mesas ordenadas de manera aleatoria. Debía decir que ese salón era probablemente el más grande del hotel, para suerte suya, ideal para organizar fiestas, celebraciones. La fiesta de bienvenida, o reapertura, o renacimiento. Había numerosos títulos considerando la situación del hotel.
De un salto subió a la barra, la cual se había asegurado de que fuese reforzada, y se acomodó detrás de esta. Miró las cajas que habían allí dentro y leyó algunas al azar: vodka, champagne, vino blanco, vino tinto, espumoso, pulpas frutales, latas de fruta, vinos saborizados… La lista era larga y sabía qué hacer con cada una de esas botellas, las mezclas y recetas ya sacudían su cabeza. Con una mano rascó su nuca y sintió un pequeño temblor en su extremidad. Quitó la vista de las cajas y miró detrás, estantes vidriados vacíos donde se suponía que iban las botellas que estaban dentro de los cubos acartonados. Dejó salir un suspiro inaudible y se dio cuenta de que tenía trabajo por hacer, tenía suerte de que Scarlet haya sido tan buena al acomodar las copas en los suspensores flotantes, brindándole así una ayuda. Pero las bebidas, eso era lago de lo que él debía encargarse pues era él, y sólo él, quien ocuparía ese lugar.
Mentalmente se alentó a comenzar, pues no tenía mucho tiempo y debía hacer unos tragos de prueba antes de venderlos. Se decidió por aprovechar los colores de todos los vinos que le habían proporcionado y creó una gama de colores en cada estante. Se veía bien, bajaba desde el negro hacia el blanco, entonces pensó en un modo de hacer que su duro trabajo resaltara más y pensó en luces blancas detrás de las botellas. Luces de navidad, eso funcionaría, pero dudaba de que hubiese de esas allí y, aunque no perdía nada con buscar en el pueblo, decidió esperar hasta el día siguiente para ocuparse de detalles como esos, ahora sólo ambientaría todo de manera colorida y elegante. Guardó las botellas que quedaban en el refrigerador, cortó y colocó la fruta en pequeños recipientes para comenzar a hacer las pruebas pero antes de eso pensó en hacer un arreglo frutal. Sabía lo idiota que sonaba, considerando que él era un hombre, pero la idea le agradaba y no tenía idea de cómo hacerlo. Mordió el interior de su mejilla, soltó un resoplido y tragó para humedecer su garganta seca. Tomó una botella y la inspeccionó, acarició en lomo de esta, admirando el color turquesa del líquido que llevaba por dentro. Sintió sus labios secos, los relamió. Tomó la tapa, que se cerraba alrededor del pico, y lo giró con las yemas de sus dedos, la acercó a su rostro y pudo sentir el aroma a alcohol con arándanos inundarle los pulmones. Cerró sus ojos, en la boca de su estómago se hizo presente un cosquilleo, seguido de una punzada. Abrió sus ojos de golpe y alejó ambas cosas de él, las colocó sobre el mesón que tenía para preparar los tragos. Dio una bocanada de aire intentando apaciguar su ritmo cardíaco, tragó nueva mente y sintió un dolor tajante, con la mirada buscó las botellas de agua y luego de encontrar una la abrió con torpeza y nerviosismo para luego engullir la mitad de ella.
Vamos, debía poder manejarlo, llevaba más de un año sobrio y su vida había mejorado. Comenzaba a creer que se había equivocado al elegir ese puesto pero su orgullo era demasiado grande como para decirle a Ro que no lo ejercería. Debía admitir que era un desafío para sí mismo el tomar ese puesto, una prueba de que podría mantener el control sobre sí, un modo de demostrarse que era más fuerte que su deseo de embriagarse. Poco a poco fue sintiéndose mejor, con otro movimiento acabó lo que quedaba de agua en la pequeña botella. Parpadeó varias veces y aclaró su garganta mientras se acercaba una vez más a la botella, tomó la tapa y luego de cerrar la botella devolvió todo a su lugar. Comenzaría con algo más simple, pensó en una sangría y se felicitó a sí mismo por ello. Buscó el vino tinto, azúcar, limones y una gran jarra donde verter todo; con esmero cortó los cítricos amarillos y luego de volcar jugo de naranja dentro del recipiente, dejó caer todo el contenido fermentado de la botella, agregó azúcar y probó un poco para sentir el dulzor. Estaba perfecto. Tomó unas copas y las llenó del líquido amoratado-rojizo, con una bandeja sobre su mano caminó hacia la cocina en busca de sus conejillos de indias.
 
— Señoritas. —Dijo al entrar y ver a ambas atando sus delantales, la morena lo recibió con una sonrisa mientras la castaña lo miró confundida— Tengo unos regalos para ustedes, son gratis, —señaló con su mirada clara hacia la bandeja— la casa invita. —Con un guiño extendió las copas hacia las chicas, quienes las recibieron confundidas.
— Adam, sabes que yo no bebo. —Se quejó la más joven.
— Scarlet, es inofensivo. —Dijo con obviedad, Kalia soltó un bufido sonoro y miró curiosa a la copa en su mano.
— Claro, tan inofensivo como  colocar una sábana roja frente a un toro asesino. —El tono sarcástico en la voz de la razón que la castaña les había ofrecido quedó sofocado luego de que dio un desconfiado sorbo al trago en su mano— Pero, es dulce… —Musitó— No me gusta el vino pero esto es delicioso, Adam. —Dio un sorbo más, un poco más profundo. Scarlet llevó la copa hacia su rostro y respiró el aroma.
— ¿Tiene naranja? —Preguntó, a lo que él asintió. La morena levó todo a sus labios y lo cató con precisa delicadeza— Eres muy bueno en esto, ¿sabes?  —Una sonrisa socarrona se plasmó en el rostro de Adam.
— Lo sé. —Dijo y dejó la bandeja sobre la mesa de madera— Entonces, ¿les parece que sea uno de los tragos que ofrezcamos? —Scarlet asintió con entusiasmo.
— Me parece bien, no es muy fuerte pero es dulce y delicioso. Puedes beberlo y disfrutar sin tener que soportar la quemazón por tu garganta. —Él elevó una ceja ante las palabras de Kalia— Lo apruebo.
— ¡Perfecto! —Chilló la morena— Piensa en más cosas y hazme saber así puedo decirle a Caleb y trabajar en un menú provisorio.
 
Con una sonrisa aceptó ponerse a trabajar, adoraba la energía que la chica emanaba. Adoraba pasar tiempo con Scarlet, a pesar de ser aún muy joven resultaba ser madura cuando debía. Adoraba a Scarlet, le daba al hotel la chispa necesaria de alegría y juventud, de felicidad y esperanza.
Scarlet tomó una de las copas que Adam había dejado sobre la mesa y, bajo la mirada confundida de Kalia, prometió volver a ayudarla con el trabajo que quedaba para luego salir con paso apresurado de la cocina. Ella sabía que se estaba arriesgando, probablemente su dignidad quedaría pisoteada y entonces sería obvio lo que sentía por el chico de las flores pero, si  así él la notaba, estaba dispuesta a eso y más.
Se sostuvo en el marco de la puerta del huerto donde él se escondía desde que llegaron a ese lugar desolado, durante las noches, cuando el césped y los arbustos recibían el rocío de las nubes, él estaba allí dentro armando arreglos florales para la entrada y los alrededores del hotel. Era una linda manera de embellecer algo que parecía no tener arreglo, y admiraba al chico rubio que de manera capciosa acariciaba cada pétalo que tenía delante sus ojos.
Con timidez, y sus piernas temblando, carraspeó y movió sus pies dentro de la báscula. El chico apenas giró para verla y volvió a su trabajo de manera inmediata, Scarlet se sintió desanimada apenas sus ojos celestes la ignoraron pero cuando lo escuchó hablar pensó que se había tragado una docena de mariposas.
 
— Hola. —Musitó con dureza— ¿Sucede algo? —Abrió su boca para dejar salir algo, pero entonces fue como si la capacidad de modular una palabras se e hubiese olvidado. Dustin la miró de reojo, intrigado ante su silencio, entonces él la estudió de pies a cabeza y volvió a prestar atención a su trabajo.
— Estamos haciendo algunas pruebas en el menú de bebidas y… —Dio una bocanada de aire inaudible, tragó duro y carraspeó con un poco de confianza— Te traje esto, para que lo pruebes. —Dustin miró la copa que ella extendía en el aire y luego con su vista calculó los veinte metro de distancia que los separaban.
— Claro, déjalo por allí, —murmuró— luego lo probaré. —Le dedicó una sonrisa ladina y Scarlet sintió sus rodillas en el suelo. Ella asintió y obedeció, acortó la distancia y colocó la copa a unos pocos centímetros de su alcance— Muchas gracias. —Finalizó Dustin.
— Por nada. —Sonrió ampliamente y el chico le respondió.
 
Giró sobre sus talones, algo dudosa, quería entablar una charla con él pero debía volver a su trabajo. Se acercaba a la salida e interiormente pedía que él la detuviese y le preguntara su nombre o le dijera algo, lo que sea mientras no la dejara ir. Pero no pasó, ya entraba al pasillo continuo cuando su teléfono vibró y la voz de Adam Levine le provocó algo muy similar a un paro cardíaco, lo cual no había sido muy bueno pues su débil corazón parecía llevar veinte caballos de fuerza. Con torpeza palmeó su bolsillo trasero y miró su iPhone; Mamá. Frunció su ceño y atendió la llamada.
 
— Hola, mami, ¿cómo estas? —No era que le disgustase la llamada, pero sí le extrañaba puesto que ella solía hacerlo más tarde.
Mal, —dijo, Scarlet sintió que sus pies se detuvieron en medio del pasillo y humedeció sus labios secos, ¿pasó algo con su padre? — Stephanie se fue. —Oh, no, sabía cuan duro le era para su madre lidiar con su hermana, si antes de que ella se fue discutieron por lo mismo de siempre. A veces sentía que Stephanie no era una chica de veinticuatro años de edad, sino una adolescente rebelde de dieciséis.
— ¿Cómo que se fue? —Musitó confundida.
¡Se fue, Scarlet! —Chilló su madre histérica— Discutió conmigo y tu padre antes de irnos al trabajo, cuando regresamos su habitación estaba desordenada, no había ropa, ni un rastro de dinero. Nada. —Sintió un balde de agua fría caer sobre ella. Escuchar la voz angustiada y ahogada de su madre no hacía más que preocuparla.
— Mamá, —murmuró para comenzar a hablar, sin saber qué decir realmente— mamá, tranquila. Lo primero que debes hacer es calmarte. —Sabía que eso era imposible, era pedirle demasiado, es decir, su hija había desaparecido— Mamá, ella ya es adulta, sabe lo que hace. No se preocupen, —resopló y pasó una mano por su cabello con frustración— ¿buscaron su teléfono por GPS?
Sí, su última ubicación fue aquí, en casa. Lo apagó antes de irse. —Sus ojos se fruncieron y en ese momento quería arrancar la cabeza de su hermana— No entiendo por qué nos hace esto. —La voz de su madre pendía en un hilo por la otra línea, Scarlet se sentía impotente. Quería correr, tomar un avión y abrazar a su madre, ayudarla, sostenerla, pues ella sabía muy bien el porqué de las acciones de Stephanie— No sé qué le pasó a esa niña que solía decirme mamá, a pesar de que no lo era. —Una lágrima se acumuló en su ojo derecho— Y ella lo sabía, pero no le importaba, porque yo la crié y le di el amor de una madre… A ambas, sin importar lo diferentes que se veían. —Mordió su labio inferior, no quería escuchar a su madre así pero tampoco podía dejarla— Quisiera saber qué la hizo cambiar, qué monstruo transformó a mi princesa en una persona insensible. —Sollozó su progenitora… Y Scarlet lo sabía, sabía todo lo que su madre no— Scarlet… —Murmuró.
— Sí, mami, aquí estoy. —Contestó— Intentaré encontrarla, ¿si? Veré qué puedo hacer. —Aunque ella sabía de desde el medio del bosque no podía hacer nada— Por favor, mamá, no llores, ella volverá. Es adulta, sabe lo que hace. —Alentó, aunque la morena estaba inquieta ante la idea de que su hermana se dejase llevar por los impulsos.
Gracias. —Hiló desde el otro lado de la línea— Si sabes algo, avísanos, mi amor. Con tu padre continuaremos intentando. —Asintió, aunque ella no la podía ver— Te amamos. —Dijo finalmente.
— También los amo. —Moduló audible y colgó.
 
Caminó en modo automático hasta la recepción y luego hacia la cocina, buscó un vaso y lo llenó de agua. Su pulso temblaba, tanto que derramó gran parte en suelo. Entonces Edik, quien se encontraba allí desde que ella llegó, la miró asustado y la vio pálida, eso no era normal. Corrió a su lado y sostuvo el vaso antes de que este se estrellara contra el suelo. En cuanto Scarlet sintió los brazos de su mejor amigo rodearla dejó salir un grito de frustración. Su hermana estaba haciendo todo lo posible por joderla y lo lograba, lograba sacarle de sus casillas. Lograba hacerle desear no haber nacido, lograba hacerle desear ser tantas cosas que ella no quería y sólo porque sabía que para Stephanie eso sería bueno.
Ella también se preguntaba cuándo habían pasado de ser las mejores hermanas a tratarse como completas desconocidas.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 
No negaría que estaba asustado pero tampoco lo admitiría en voz alta, aunque sí estaba más nervioso que asustado. Normalmente no solía hacer lo que estaba haciendo, si salía del país era con su madre y, en su momento, con su padre. Pero definitivamente allí ya no tenía nada, por lo que ya no importaba si viajaba en ese avión, completamente sólo. Después de todo había algo que la vida no le quitaría y eso era su confianza, su optimismo y su gracia para conseguir lo que quería en el momento que lo necesitara. Sus cuentas estaban a su nombre, por lo que el dinero le sobraba, podía hospedarse en el mejor hotel con el mejor servicio y vivir como un rey pero algo lo había llevado a descartar esa idea de inmediato.
Decir que estaba perdido era poco, Washington era grande, demasiado grande para su gusto y no se sentía cómodo allí. Por esas razones era que estaba dirigiéndose hacia Carolina del Norte, ser sociable y tener contactos era beneficioso, pues le habían recomendado un hotel que era perfecto para su propósito de desaparecer un tiempo. Al menos hasta superar la pérdida de su abuela y la estúpida boda de su madre. Sí, estúpida, era lo peor que ella pudo haber hecho. Entendía que su hermano se haya ido, pues ambos estaban decepcionados al saber que su progenitora no tenía la fuerza suficiente para vivir sin un hombre y que, apenas su padre murió, organizó una boda extravagante con el dinero que le quedaba. Pero no contento con eso, el destino le brindó a su abuela paterna un ataque de nervios que la llevó junto a su hijo y fue entonces que su hermano los abandonó para perderse por algún lado del mundo.
Y ahora él se encontraba de la misma forma, viajando sin saber a dónde, sin saber a qué, sólo con la esperanza de mejorar su vida y poder descansar de la sociedad un tiempo.
Por el anuncio que había leído se imaginaba un lugar armonioso y antiguo, eso lo alentaba a seguir su camino. No podía haber nada peor a lo que ya había vivido: una boda, dos funerales y un abandono. Casi parecía el título de una película romántica y cursi.
Tomó sus maletas y caminó fuera del aeropuerto, llamó un taxi con un chiflido y subió en él para que lo levase a algún hotel de paso que encontrara. Ya era de noche y nadie lo llevaría hasta un hotel perdido en un bosque en un pueblo abandonado.
Carter podía aparentar ser un chico malo, desalmado y rebelde, un rompecorazones que sólo daba una noche y una noche nada más, pero lo más triste es que lo era. Él era eso, la vida le había enseñado a ser eso. Sin embargo él no se detendría a sentir pena por sí mismo, nunca lo había hecho y en ese momento, rodeado de paredes asquerosas en un hotel de mala muerte, tampoco lo haría. Mañana compraría un auto y entonces conduciría hacia el Isolated Key Motel. Sonrió, le gustaba el nombre, esperaba mucho de ese lugar y aún más rogaba que no lo decepcionara. Vamos, que él no pedía que lo recibieran con caviar y el mejor champagne, odiaba el caviar y ni hablar de la asquerosidad que le provocaba el champagne. Todo lo que pedía era una buena atención, auque no le costaba obtenerla, a decir verdad.
Se removió en la cama y cerró sus ojos para conciliar sueño pero fue en vano, lo abrió de golpe al visualizar a su padre. Su padre, su ídolo, su todo. Se había ido y luego un idiota había intentado reemplazarlo de manera fallida. Amaba a su madre, más que nada en el mundo, pues era lo único que le quedaba y él la había abandonado… Pero ella lo había orillado a tal cosa, ¿acaso él no era suficiente en su vida como para hacerla sentir protegida y feliz? Se había sentido insultado, había sentido que lo habían tratado de poco hombre y esa clase de cosas son las que él no tolera.
Cerró sus ojos una vez más, ahora sí, pudo caer en un sueños profundo y relajante. Mañana tendría que conducir mucho, mañana iba a comenzar a aventurarse en un nuevo comienzo.
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 
Había estado observando a la chica desde que Adolph lo llevó al hotel, podía decir que ella era una de las razones por la cual no le había metido una patada en las bolas a su caritativo amigo. No lo mal interpreten, él estaba allí como un simple huésped, pero había llegado en medio de las remodelaciones y no podía simplemente sentarse y observar como todo se volvían locos a su alrededor, así que buscó un entretenimiento y eso era observarla a ella.
Su placa plateada tenía grabado en letras negras el nombre Olivia, le gustaba. Era simpática pero algo lo detenía a entablarle una conversación y eso era el jodido cantinero con rostro de muñeco barato. Bueno, también debía admitir que la morena lo esquivaba diario y si su diccionario no se equivocaba eso significaba que no se fiaba mucho de él. Lo entendía.
Pero se había ganado una amiga, una que quería romperle una bandeja en el cráneo cada vez que la molestaba, pero una amiga a final de cuentas y ahora la observaba acomodar por quinta vez las jodidas uvas.
 
— ¿Si sabes que te está quedando horrible, verdad? —Sostenía con una mano bajo su barbilla, la castaña pellizcó su nariz con fuerza y él siseó una maldición.
— Lo sé, pero no es necesario que me lo digas, Connor. —Resopló y tomó un cuchillo en punta, él abrió sus ojos con sorpresa y elevó sus manos.
— Kalia, linda, era broma, no necesitas mutilarme por eso. —Dijo tan rápido que apenas respiraba— Somos amigos, podemos arreglar esto por las buenas. —La castaña rodó sus ojos e hizo un corte sobre la sandía que tenía en frente. Connor dejó salir el aire contenido con pesadez.
— ¿De verdad creíste que lo usaría contigo? —Espetó indignada mientras formaba una flor en medio de la fruta.
— Considerando que cuando te conocí me lanzaste con un martillo por la cabeza, sí. —Contestó sin dudar y ella elevó sus hombros.
— Tienes razón, —tomó una fresa y le dio un mordisco mientras le prestaba atención— pero eso fue tu culpa, te metiste con mi mural y mi pintura. —Él puso los ojos en blanco y soltó un bufido— ¡Firmaste con tu nombre! ¡Con la pintura negra en un fondo claro! —Él elevó una de sus cejas y rió al recordar lo sucedido— No fue gracioso, esa pintura me costó a mí.
— Pero te di dinero. —Contraatacó.
— Pero ya había un trabajo arruinado. —Remarcó la castaña.
— Ya pedí perdón setenta veces siete, Kalia, ¿cuándo lo superarás? —Preguntó cansado, llevó una uva a su boca.
— No lo sé, tal vez cuando me ayudes a hacer esta porquería infernal. —Ella clavó el cuchillo con fuerza sobre la cáscara de la sandía y soltó un resoplido.
 
Él observó la sandía y vio que la pobre no tenía salvación alguna, lo que en un principio parecía ser flor acabó como una roca deforme.
 
— ¿Tienes otra de estas? —Preguntó y ella asintió, caminó hacia el refrigerador  y sacó la gran fruta— Gracias.
 
Hizo el primer corte, sin nada en mente, entonces pensó en un cisne, sí, un cisne hecho de sandía. Era fácil de replicar y no dolería cuando comenzara a ponerse feo. Comenzó con el pecho del animal, tallando cada detalle que dejara en claro la presencia de suaves plumas, siguió con cola y luego el cuello.
Entonces pensó en ella, en la cabellera rubia y el rostro angelical. Se querían mucho, se amaban, se adoraban y se dañaban. Charlie, la pequeña Charlie. Sonrió tontamente al recordar sus besos de niña y su voz chillona, cuando peleaban y discutían ella parecía un chihuahua furioso. Oh, como detestaba que él le dijera chihuahua pero todo era de cariño, todo era porque quería demostrarle que la quería.
 
— Listo. —Dijo, y miró a su lado, Kalia dormía sobre la mesa. Negó levemente y pellizcó en la cintura de la chica quien chilló molesta ante el tacto enfatizado que, seguramente, dejaría una marca en ella— ¿Te gusta? —Los ojos marrones se iluminaron y Connor sintió su ego crecer con ese simple acto.
— Es hermoso, —musitó estupefacta— ¿dónde aprendiste a hacer eso? —Él no contesto y sólo dejó su asiento— Muchas gracias, idiota. —Dijo ella a sus espaldas.
— Por nada, desquiciada.
 
Escuchó la risa de la castaña tras él y sonrió divertido, empujó por las puertas de la cocina y salió del restaurante, ignorando por completo al cantinero que tan mal le caía.
Caminaba por los pasillos de las habitaciones mientras lanzaba al aire las llaves de su auto para luego atraparlas. Estaba aburrido, las cosas estaban casi listas por lo que cada persona en ese lugar lo ignoraba o mandaba al demonio, rogaba que llegasen huéspedes rápido… Es decir, más huéspedes, porque según tenía entendido ya había unos cuantos —tres locos que querían vivir limitados de comodidades en ese pueblucho—.
Connor amaba las aventuras, viajar, conocer, vivir al borde de la locura. Mucho por perder no tenía, así que poco le importaba. Southport no entraba en la lista de lugares que le aceleraban el pulso y tapaban sus oídos, ni siquiera sabía que existía hasta hacía una semana pero debía admitir que admiraba a quienes vivían allí pues no debe ser nada sencillo estar aislado de la sociedad, aunque esta provoque arcadas y ganas de volarte la cabeza de un tiro, aún habían personas allí afuera que estaban dispuestas a cambiar el mundo y hacer de él un lugar del cual todos pudiésemos disfrutar sin necesidad de esconder el teléfono dentro de nuestra ropa interior y el dinero en los zapatos.
Pero, pensándolo bien, mientras eso pasaba disfrutaría del aislamiento que le evitaría ver la carnicería que se llevaba a cabo en la ciudad día tras día.
Oh, divagar te lleva a tantas partes que a penas te das cuenta, incluso a casi dejar a alguien sin un ojo. Logró alcanzar la llave antes de que esta cayera sobre el rostro femenino que, de repente, se había cruzado en su camino, la chica dio un chillido cuando el cuerpo de Connor chocó sobre el suyo y una de las manos fornidas del chico tomó su cintura. Con delicadeza la soltó de a poco y tomó distancia, ella quitó el pelo de su rostro y, cuando Connor pudo distinguirla, sintió su corazón acelerarse. Charlie.
La rubia abrió sus ojos como grandes pelotas celestes, su mandíbula temblaba y miraba hacia los lados buscando a dónde correr y esconderse. No se iría tan fácil como la última vez.
 
— Charlie. —Musitó, aún sorprendido. Ella negó y corrió de nuevo a su cuarto, dando un portazo que puedo haber quebrado la madera amohosada con barniz nuevo.
 
Ella no quería verlo, pero no podrías esconderse por siempre, en algún momento debían ajustar cuentas y eso pasaría cualquier día. Charlotte Hastings había sido su novia, de las más inmaduras y jóvenes que alguna vez él pudo tener. Su relación se basaba en peleas y discusiones por lo que acordaron continuar una simple amistad, la cual mucho no duró, pues la cobarde se fue y escapó.
Connor quería respuestas, nada más que eso. Le había entregado su corazón y cuerpo a esa chica. Ahora, que la veía una vez más, sintió cosquillas en su cuerpo; estaba diferente: más grande, más formada pero aún con esa expresión traviesa que lo había encantado.
Ella en algún momento debía de salir y si eso no pasaba entonces él debía entrar.
 
 
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 
Luego de que el amor de su adolescencia lo había dejado por un jodido chico rico, Edzra decidió largarse de su casa y aventurarse a lo que siempre había soñado: formar una banda. Pero para eso primero necesitaría inspiración, mucha inspiración.
Su padre le consiguió el hotel, pasaje, auto y dinero; agregaba su guitarra y su chaqueta y era todo lo que necesitaba para sobrevivir un tiempo ilimitado lejos de casa. Levaba conduciendo unas horas que parecían interminables, le dolía el trasero y se caía del sueño, sin mencionar que su estómago clamaba por un rico desayuno. Es sol de  Southport era el más caliente que había sentido nuca, por idiota que sonase la frase, era verdad. Aunque no estaba seguro de nada en ese momento, pues el viento frío de la carretera sacudía su cabello rubio, despeinándolo aún más de lo natural.
Edzra se sentía en el paraíso, sentía la libertad correr por sus venas y sus latidos acelerados retumbaban en sus odios. Oh, hermosa, preciosa libertad.
 
Hay una fina línea entre libertad y libertinaje, Hotch.
 
Sí, lo tenía muy claro. Su tío Eddie no había dejado de decirle lo mismo desde que le contó de su viaje y se lo agradecía. 
Sin quitar la vista del frente tanteó en el asiento del acompañante para tomar su teléfono, aprovechando la carretera desolada, desbloqueó el aparato y lo primero que apareció frente a sus ojos fue la última foto que tenía de su madre. Un nudo surcó su garganta y lanzó el aparato de nuevo a su lugar.
Pasó una mano por su rostro, intentando despejarse un poco. Aún le era difícil seguir adelante sin ella, casi tanto como mirarse al espejo y odiarse por no haber estado para ayudarla. Desde entonces es que odia las motocicletas, aunque sabe que las pobres no tenían la culpa, sino los malditos que habían arreglado la de su madre.
Carraspeó con fuerza y movió su cuello, los huesos de la zona crujieron entre ellos. Que bien se sentía. Inhaló con fuerza y ciñó sus manos al volante cuando vio en cartel de bienvenida a Southport.
No les mentiría, cuando entró le dio la sensación de estar en un pueblo fantasma y de que en cualquier momento una manada de zombies hambrientos saltarían sobre la reliquia, que se había encargado personalmente de arreglar, que manejaba. Pero no pasó, lo que lo asustó aún más, porque según los cálculos mentales que había realizado el hotel estaba al final del pueblo y, eso, acababa en un tétrico bosque.
Se armó de valor para entrar allí, al menos había un camino que indicaba que podían ingresar autos pero el miedo de ser tragado por arenas movedizas lo perturbó hasta que vio el cartel de estacionamiento y sobre él el nombre extraño que aún se le hacía difícil de pronunciar. Puso el freno de mano y se quedó sentado un rato en su lugar, al lado había una camioneta y un chico rubio que tenía cara de querer matarse ante las palabras de, quienes él suponía sus padres.
Compadeció en silencio al chico y bajó con sus cosas, caminó hacia el baúl, metió la llave en él y bajó una maleta junto con su bolso deportivo. Colgó su guitarra al hombro y acomodó los lentes de sol negros sobre su cabeza, cerró la cajuela y siguió el camino detrás de la familia Ingalls. A penas entró pudo distinguir el lindo mural, así como también los susurros de los padres del chico dentro.
Inspeccionó el lugar con la mirada y ubicó la recepción de inmediato. Los señores acorralaban a una chica morena, mientras el rubio cubría su rostro con una mano y miraba a sus padres con aburrimiento ante los sermones que le daban, la chica sonreía con gracia y burla. Se acercó a ellos unos cuántos metros y entonces pudo escuchar.
 
— ¡Estoy agotada de tener que limpiar tus desastres, Darrell! —Gritó en un susurro la mujer— ¡Si no quieres elegir una carrera y debes pensarlo pues lo harás aquí! —No podía verla, pues él estaba detrás, pero podía jurar que las cejas de la mujer parecían querer fusionarse en una sola.
— Si estarás haciendo de vago en casa mejor hazlo aquí, lejos de tu porquería tecnológica. —El hombre parecía calmado, pero también hablaba en susurros— Disfruta del bello mundo que te rodea y admira el milagro de la naturaleza.
— ¡Deja de poner los ojos en blanco! —Como lo suponía, la señora se enojaba más por la actitud me-importa-un-carajo-si-me-tiran-aquí  que por otra cosa— Suficiente, —dijo orgullosa, mientras acomodaba su ropa— Olivia, por favor, procura de cuidar que no se mate, ¿está bien? —La chica asiente y mira burlona al rubio que ahora se encuentra traveseando cosas en el escritorio.
— No se preocupe, yo me encargaré. —Dinero, todo lo que dejan, además de un beso forzado al chico, y salen por donde entraron.
 
Edzra continúa observando lo que quedaba de la escena dramática, apoyado en uno de los sillones de la recepción. Escucha un auto desde afuera y entonces decide carraspear para llamar la atención. No pasa mucho cuando la recibe, claro, por parte de la morena porque el rubio pedante soltó un bufido y un mal gesto hacia él. Lo ignoró.
 
— Hola, buenos días, bienvenido al Isolated Key Motel, disculpa lo de hace rato. —Musitó lo último, sonrió y mientras hablaba él se acercó al mostrador con aspecto corroído— Soy Olivia, —dice en una sonrisa— ¿puedo ayudarte en algo? —Edzra se sorprendía por las líneas de la chica, de reojo vio que al chico abandonado también, pues la miraba como si acabara de escupir estupideces en modo automático.
— No sé a él, pero a mí me ayudas si dejas de hablar como un puto androide. —Edzra reprimió su risa, pero no pudo ocultar la diversión en su rostro y enseñó una sonrisa  a la morena que en esos momentos estaba sonrojada— ¡Auch, idiota! —Gruñó el rubio ante la patada sonora que la chica le había propinado por debajo.
— Cállate. —Ordenó y volvió a mirarle— Disculpa.
— No te preocupes, —aclaró— tengo una reservación a nombre de Edzra Hotchner. —Olivia tecleó letras y él la observó curioso mientras repasaba una y otra vez su número de documento en caso de que fuese necesario. Entonces sintió una mirada sobre él, el chico rubio— ¿Qué? —Preguntó con dureza, Durrell, Darley, Donald o como fuere, elevó sus hombros y elevó una ceja.
— ¿Qué clase de nombre es ese? —La morena la propinó un codazo en las costillas y él ahogó una queja— Pregunto con la mejor intención, —se justificó— nunca lo había escuchado antes. —Ella resopla e impide que Edzra pudiese contestar.
— Sí, tienes una reservación. —Confirma, bueno, eso él ya lo sabía— ¿Tienes una fecha fija de ida para entonces calcular en presupuesto? —Él niega con su cabeza.
— Por ahora ilimitado, por favor. —Ella asiente y busca una hoja para luego extenderla ante él.
— Firma al final, por favor, si quieres leerlo antes puedes hacerlo. —Agregó ella, sólo por educación, pero era obvio que le daba igual lo que podía o no hacer allí.  Tomó una pluma y firmó rápido— Bien, —archivó el documento en una carpeta y luego la guardó en un cajón— bienvenido, espero que disfrutes de nuestros mediocres pero esforzado servicio. —Agregó divertida y él tomó la llave que ella tendía ante él.
— Lo haré. —Sonrió ladino, eso le gustaba más que su recibimiento previo.
 
Giró con sus cosas y antes de siquiera poder hacer un paso, un rubio —debía ser broma, ¿acaso habían abierto una jaula de donde salían todos? — empujó al lugar.
 
— Maldito idiota el que edificó un hotel en medio de la jungla y no se le ocurre dejar indicaciones. —Mascullaba el chico mientras acomodaba su cabello. 
— ¿Quién es ese loco? —Susurró, el ahora huérfano, con la misma curiosidad de Edzra — ¿Lo conoces? —Olivia asintió y elevó una ceja ante el comentario que el príncipe recién llegado había dejado salir de su boca.
— Es el jardinero. —Murmuró. El lugar tenía mano de obra salida del manicomio. ¿Dónde carajo había parado? En ese momento esperaba que saliera el hombre araña abrazado a Mickey Mouse.
— Hola, linda, ¿quedan habitaciones? —El jardinero, ¿pedía una habitación? Pero lo que más le sorprendía, ¿el jardinero vestía ropa de pasarela y anteojos de sol?
 
Vamos, ya quería ver a Rambo hacer su gran entrada.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Isolated Key Motel.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.