O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» être dans la lune.
Hoy a las 4:48 pm por Ongniel

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 2:05 pm por Celyn

» Life’s too short to even care at all
Hoy a las 1:55 pm por Ariel.

» Sun and Moon
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 12:36 pm por AngelMalfoy

» un paso adelante.
Hoy a las 12:07 pm por deutch.

» something strange
Hoy a las 10:41 am por jackson.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 8:13 am por wonder.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

let's not fall in love {resultados.

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por changkyun. el Lun 04 Ene 2016, 5:46 pm

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por Invitado el Lun 04 Ene 2016, 5:49 pm

¿Acaso no piensan audicionar? ¡A ver chicas o chicos venid de inmediato! 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por wang. el Lun 04 Ene 2016, 8:08 pm

avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por wang. el Lun 04 Ene 2016, 8:15 pm

Densbooks escribió:¿Acaso no piensan audicionar? ¡A ver chicas o chicos venid de inmediato! 


Decile al chico de tu avy que me deje de mirarme así. Lo odio a este Jungkook, me hace la vida imposible.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por baekhyun. el Mar 05 Ene 2016, 11:01 am

¡Te dije que vendría y aquí estoy Pris! Que conste que cumplo mi promesas y esta idea me encanta mucho así que, aunque casi no dormí pensando en el rol, aquí estoy u.u
avatar


Ver perfil de usuario http://life-really-sucks-a-lot.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por Invitado el Mar 05 Ene 2016, 12:36 pm

blackbird. escribió:
Densbooks escribió:¿Acaso no piensan audicionar? ¡A ver chicas o chicos venid de inmediato! 


Decile al chico de tu avy que me deje de mirarme así. Lo odio a este Jungkook, me hace la vida imposible.
 Como te atreves a decirle eso a mi niño     Tu misma te haces la vida imposible mujer     y dile a Jackson que deje de sonreír que me da un paro 

Ah, aprovecho para decir que... ¡VENGAN YA MUJERES! 
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por baekhyun. el Mar 05 Ene 2016, 7:13 pm

let's not fall in love

Escritos: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
escrito dos.:
Anabelle lightwood.
Sus ojos empezaban a llenarse de lágrimas mientras el hermoso rubio que tanto había amado salía por la puerta principal de su casa. Se tiró en el sofá y llevó ambas manos a su rostro mientras se maldecía una y otra vez por la vida que le había tocado. ¿Qué había hecho tan mal que tenía que pagar tan caro? Desde los ocho años su vida se había vuelto un infierno y no tenía idea de por qué.
Lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas al mismo tiempo que un sollozo salía de sus labios. El único chico por el que alguna vez había sentido algo se fue, la dejó sola, le devolvió todo el peso que alguna vez había prometido llevar por ella. No se puede confiar en nadie hoy en día, pensó, sólo están para darte la espalda cuando los necesitas.
Se secó las lágrimas con brusquedad y se levantó del sofá para ir en busca de un poco de paz en su habitación, sin embargo, su trayecto fue interrumpido por el sonido del timbre. Su corazón dio un vuelco con la esperanza de que fuera Justin para decirle que había cambiado de opinión y se arrepentía de todas las cosas que le había dicho, pero, al abrir la puerta no era la persona esperada.
Era un hombre, sí, pero un hombre que creía que había desaparecido de la faz de tierra por el largo tiempo que tenía sin verlo. Sus ojos se abrieron de golpe cuando este la rodeó con sus fuertes brazos.
—¿Qué haces aquí? —Fue lo único que logró decir, sentía cómo un nudo se formaba en su garganta.
—Necesitaba verte, necesitaba darte la noticia en persona—. Se alejó de él con brusquedad y lo observó con el ceño fruncido.
—¿De qué estás hablando, papá? — Una gran sonrisa se hizo presente en su rostro y la tomó del brazo llevándola hacia adentro, había olvidado completamente invitarlo a pasar.
—Prepara tus cosas, nos vamos a Londres—. Los ojos de Anabelle se abrieron tan grandes que creía que se les iban a salir del rostro. ¿A Londres? ¿Acaso se estaba volviendo loco? Pensó, abrió la boca para decirle lo que pensaba, pero, fue interrumpida —Princesa, me fui a Londres cuando cumpliste los doce porque no podía verte sufrir, necesitaba con urgencias buscar una manera de hacerte sentir mejor…
—Quedarte quizás era la solución— Interrumpió, cruzándose de brazos.
—Lo sé, quizás estuvo mal que me fuese sin avisar, pero, Londres es una de las ciudades con las mejores tecnologías de la salud en el mundo. Tenía la esperanza de que podía encontrar la manera de curarte y de…—Su voz se quebró, ella sabía que, al igual que a todos, a su padre le afectaba el que algún día iba a dejar de existir, no iba a ser más que un recuerdo para todos los que ahora la rodeaban.
Sintió como su corazón se encogía, su padre no se había ido porque la odiara o porque no quería tener una hija enferma, se había ido porque necesitaba buscar una manera de salvarla, algo que su madre, a pesar de vivir con ella, nunca había hecho.
Su madre solamente se preocupaba porque llevara bien los tratamientos y fuese a las citas con el doctor cuando las tenía, nunca se preocupó por mirar más allá, por intentar buscar una alternativa que pudiese hacer que se quedara junto a todos, en la tierra. Sin pensarlo dos veces, pasó sus brazos por la cintura de su padre y le dio un abrazo, sintiendo una vez más las lágrimas en sus ojos.
—¿Estás de acuerdo? ¿Quieres ir conmigo a Londres? — La voz de su padre sonaba entrecortaba y sus brazos la sostenían con fuerzas. Asintió en su pecho y acurrucó más allí, necesitaba un abrazo así desde hace mucho tiempo, pero nadie nunca se lo dio.
Bradley wayland.
Las voces de sus hermanos resoban en sus oídos, tenía el deseo de tomar una silla y golpearlos a todos hasta que decidieran callarse, o mejor, murieran. El hecho de que cuatro hombres vivan en una misma casa con sólo una mujer, su madre, hacía que su vida fuese de lo más desorganizada y escandalosa.
Sintió una almohada en la parte posterior de la cabeza. Este es el colmo, pensó, no puedo siquiera hacer mi tarea en este lugar. Levantó la mirada de su cuaderno de matemáticas y se volteó lentamente, pareciendo el exorcista mismo, dirigió una dura mirada a su hermano mayor y sus dos hermanos menores.
—¿Podrían chillar menos? Estoy intentando hacer la tarea—. Peter, el menor de todos, rió fuertemente y le tiró otra almohada. Ni siquiera entendía qué hacían allí, era su habitación.
—Deja de ser tan aguafiestas, hermanito— dijo Jackson, su hermano mayor. Brad, lo fulminó con la mirada y le dio la risa más sarcástica que pudiera existir.
—¿Quieren largarse de mi habitación? — Sus tres hermanos negaron con la cabeza mientras él suspiraba y volvía su atención a los cosenos y secantes que se encontraban en su cuaderno de matemáticas. Era imposible llegar a un acuerdo con esos tres.
Treinta minutos después, a pesar del escándalo de sus hermanos, había terminado las operaciones que tenía que hacer. Se levantó y estiró ambos brazos para después salir del lugar.
—¿A dónde vas? — Cuestionó Jason.
—¿Ahora te crees mamá? — Bromeó —No necesito decirte a donde voy, Jace—. Se dio la vuelta y salió sin prestar atención a lo que gritaban sus hermanos. Tomó las llaves de la mesa de la entrada y salió de la casa. Necesitaba un respiro.
Llegó al parque con Ed Sheeran en sus auriculares. Dejándose llevar por sus letras, tomó asiento en la misma banca que solía utilizar junto a sus hermanos cuando su padre los llevaba allí. Cómo lo extrañaba, cómo necesitaba esa figura paterna que le diera palmadas en la espalda cuando se sintiera mal y le festejara el que tuviera novia, que le diera un consejo cuando lo necesitaba.
Su madre pasaba el día completo en el trabajo, su hermano mayor en la universidad y los menores en la escuela, en diferentes clases y cursos a los de él. A penas y los veía en el día. Necesitaba a alguien a quien amar y que lo amara a él, había tenido novias, sí, pero nunca estuvo totalmente enamorado de ellas, sólo estaban para llenar un poco el vacío en que se había convertido su vida. Necesitaba a alguien que lo necesitara tanto como él a ella.
Anabelle Lightwood.
Su madre estaba sentada en el sillón frente al sofá, con sus manos sobre su regazo y una mirada dura en el rostro, su padre, por otro lado, se encontraba junto a ella y sostenía su mano. Se sentía bien tenerlo cerca, de todos, siempre se llevó mejor con él que con su madre.
—No dejaré que te la lleves— Sentenció la mujer, su labio estaba fruncido en una delgada línea.
—No es tu decisión, es la de ella y ella ya eligió irse— Respondió su padre, con voz calmada.
—Sigue siendo menor, así que está bajo mi tutela. No. Dejaré. Que. Te. La lleves—. Odiaba cuando su madre hablaba en ese tono, solo significaba una cosa, discusión.
—También es mi hija, tengo todo el derecho de llevármela— A pesar de que la mujer de cabellos rubios que se encontraba frente a él estaba por perder los estribos y empezar a gritar, él se encontraba bastante sereno.
—Perdiste ese derecho en cuanto te fuiste hace cinco años—. Anabelle suspiró pesadamente. Era obvio que no iban a llegar a ningún acuerdo.
—Mamá— Comenzó a decir. —Quiero irme con papá y no vas a detenerme— Los ojos de su madre se abrieron como platos.
—Anabelle, ¿Te das cuenta de que es al otro lado del mundo? ¿Qué demonios buscarás allá? Tu lugar está aquí, al igual que tus doctores y tus medicamentos.
—No me importa, allá también hay doctores y medicamentes.
—No, no te irás y es mi decisión final—. Aquello colmó su paciencia, ¿Cómo se atrevía a tomar decisiones importantes por ella cuando lo único que hacía era recordarle que no estaría allí para siempre?
—¡No puedo creer que seas así de egoísta! ¡Mi padre tuvo la delicadeza de irse y tratar de buscar una manera de salvarme y tú quieres que me quede aquí y muera! — Gritó, poniéndose de pie. —No tienes ningún derecho a decirme que me quede cuando nunca te preocupaste siquiera un poco por lo que estaba pasando, ¡Nunca te importó que un día estos estarás malditamente sola! ¡Sin nadie! — Aquello la hizo sentir, en parte, bien. Siempre había querido decirle todas esas cosas a su madre, pero, nunca encontró el momento indicado para hacerlo. Todo el tiempo era la misma conversación: Tratamientos y medicamentos.
—Anabelle…— Comenzó a decir su madre, pero ella la interrumpió.
—Anabelle, nada. No quiero que vengas con excusas. El único que hizo algo por salvarme fue mi padre. Y pensar que todo este tiempo lo odié por dejarme sola. —Aquellas palabras hicieron que su padre agachara la mirada. Quizás se retractaba por irse sin explicaciones, pensó.
Lanzó un fuerte gruñido y salió de la sala. No podía estar más allí, terminaría golpeando a su madre. No podía creer que la mujer que, supuestamente, debía preocuparse por ella fuese tan egoísta. Esa era la oportunidad de su vida y era, quizás, la única oportunidad que tenía de vivir. Además, toda su vida había soñado con ir a Londres, visitar los parques en navidad, asistir a esos colegios y universidades tan prestigiosas, ir a los pubs, que así llamaban  a los clubes, todos los viernes y, lo más importante, tener un amor inglés.
Todas las obras inglesas que había leído durante su vida le hacían soñar con el amor el verdadero, con un chico inglés que se enamorara de ella, sin embargo, aquel día se había destruido aquel sueño, pues, amaba con todo su corazón a una persona, pero, él no sentía lo mismo. ¿Y si se le ocurría lo mismo allá? ¿Y si los chicos no se le acercaban porque estaba enferma y no querían salir heridos?
Ella era como Hazel Grace, quien por algo era su personaje preferido, ella era una grada, una bomba de tiempo, alguien que terminaría hiriendo a todo el que se acercara a ella; nadie nunca se enamoraría de ella por el simple hecho de que no viviría mucho. Justin era la prueba.
Sus pensamientos y lágrimas fueron interrumpidos por el pequeño chirrido que emanaba la puerta de su habitación. Su padre asomó la cabeza y ella asintió para que pasara, secándose las lágrimas. No quería que viera lo frágil que era, no podía ser débil física y mentalmente.
 —Prepara tus maletas, nos vamos a Londres.
rol uno:
I'm perfectly fine:
Él es un chico de buena familia, sincero, tierno y amante de ayudar a las demás personas. De padres amables, responsables y que siempre están allí para sus hijos, de buena posición económica; el menor de tres hermanos. Un chico con metas, que siempre soñó con ser doctor, razón por la cual aplicó para ir a Harvard a estudiar medicina. Siempre atento, ayudaba a su mejor amiga en todo lo que podía, siempre siendo su sostén y único consuelo.
rol dos:
Life is not what it seems:
Ella siempre fue una chica tranquila, llena de inseguridades y miedos; víctima de un hogar disparejo, con un padre infiel y una madre adicta a las drogas. Su hermana menor está enferma y ella es quien tiene que trabajar el doble para poder pagar su tratamiento. 
Cuando su mejor mejor amigo y el único chico al que una vez amó decide irse a estudiar a la universidad su mundo completo se derrumba; su hermanita muere a causa de una crisis. Sola en el mundo decide irse de casa, se refugia en un pequeño club de mala muerte donde trabaja como bailarina exótica a cambio de un techo y un par de monedas. Se ahoga cada noche entre tragos de alcohol y cortes que recorren su piel; la vida ya no tiene sentido. Y, lo que más lamenta, es nunca haberle dicho a ese chico lo que sentía o peor, el haberlo sentido.
nombre y usuario: Dani; bugg.
avatar


Ver perfil de usuario http://life-really-sucks-a-lot.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por changkyun. el Miér 06 Ene 2016, 6:19 am

bugg. escribió:
let's not fall in love

Escritos: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
escrito dos.:
Anabelle lightwood.
Sus ojos empezaban a llenarse de lágrimas mientras el hermoso rubio que tanto había amado salía por la puerta principal de su casa. Se tiró en el sofá y llevó ambas manos a su rostro mientras se maldecía una y otra vez por la vida que le había tocado. ¿Qué había hecho tan mal que tenía que pagar tan caro? Desde los ocho años su vida se había vuelto un infierno y no tenía idea de por qué.
Lágrimas comenzaron a rodar por sus mejillas al mismo tiempo que un sollozo salía de sus labios. El único chico por el que alguna vez había sentido algo se fue, la dejó sola, le devolvió todo el peso que alguna vez había prometido llevar por ella. No se puede confiar en nadie hoy en día, pensó, sólo están para darte la espalda cuando los necesitas.
Se secó las lágrimas con brusquedad y se levantó del sofá para ir en busca de un poco de paz en su habitación, sin embargo, su trayecto fue interrumpido por el sonido del timbre. Su corazón dio un vuelco con la esperanza de que fuera Justin para decirle que había cambiado de opinión y se arrepentía de todas las cosas que le había dicho, pero, al abrir la puerta no era la persona esperada.
Era un hombre, sí, pero un hombre que creía que había desaparecido de la faz de tierra por el largo tiempo que tenía sin verlo. Sus ojos se abrieron de golpe cuando este la rodeó con sus fuertes brazos.
—¿Qué haces aquí? —Fue lo único que logró decir, sentía cómo un nudo se formaba en su garganta.
—Necesitaba verte, necesitaba darte la noticia en persona—. Se alejó de él con brusquedad y lo observó con el ceño fruncido.
—¿De qué estás hablando, papá? — Una gran sonrisa se hizo presente en su rostro y la tomó del brazo llevándola hacia adentro, había olvidado completamente invitarlo a pasar.
—Prepara tus cosas, nos vamos a Londres—. Los ojos de Anabelle se abrieron tan grandes que creía que se les iban a salir del rostro. ¿A Londres? ¿Acaso se estaba volviendo loco? Pensó, abrió la boca para decirle lo que pensaba, pero, fue interrumpida —Princesa, me fui a Londres cuando cumpliste los doce porque no podía verte sufrir, necesitaba con urgencias buscar una manera de hacerte sentir mejor…
—Quedarte quizás era la solución— Interrumpió, cruzándose de brazos.
—Lo sé, quizás estuvo mal que me fuese sin avisar, pero, Londres es una de las ciudades con las mejores tecnologías de la salud en el mundo. Tenía la esperanza de que podía encontrar la manera de curarte y de…—Su voz se quebró, ella sabía que, al igual que a todos, a su padre le afectaba el que algún día iba a dejar de existir, no iba a ser más que un recuerdo para todos los que ahora la rodeaban.
Sintió como su corazón se encogía, su padre no se había ido porque la odiara o porque no quería tener una hija enferma, se había ido porque necesitaba buscar una manera de salvarla, algo que su madre, a pesar de vivir con ella, nunca había hecho.
Su madre solamente se preocupaba porque llevara bien los tratamientos y fuese a las citas con el doctor cuando las tenía, nunca se preocupó por mirar más allá, por intentar buscar una alternativa que pudiese hacer que se quedara junto a todos, en la tierra. Sin pensarlo dos veces, pasó sus brazos por la cintura de su padre y le dio un abrazo, sintiendo una vez más las lágrimas en sus ojos.
—¿Estás de acuerdo? ¿Quieres ir conmigo a Londres? — La voz de su padre sonaba entrecortaba y sus brazos la sostenían con fuerzas. Asintió en su pecho y acurrucó más allí, necesitaba un abrazo así desde hace mucho tiempo, pero nadie nunca se lo dio.
Bradley wayland.
Las voces de sus hermanos resoban en sus oídos, tenía el deseo de tomar una silla y golpearlos a todos hasta que decidieran callarse, o mejor, murieran. El hecho de que cuatro hombres vivan en una misma casa con sólo una mujer, su madre, hacía que su vida fuese de lo más desorganizada y escandalosa.
Sintió una almohada en la parte posterior de la cabeza. Este es el colmo, pensó, no puedo siquiera hacer mi tarea en este lugar. Levantó la mirada de su cuaderno de matemáticas y se volteó lentamente, pareciendo el exorcista mismo, dirigió una dura mirada a su hermano mayor y sus dos hermanos menores.
—¿Podrían chillar menos? Estoy intentando hacer la tarea—. Peter, el menor de todos, rió fuertemente y le tiró otra almohada. Ni siquiera entendía qué hacían allí, era su habitación.
—Deja de ser tan aguafiestas, hermanito— dijo Jackson, su hermano mayor. Brad, lo fulminó con la mirada y le dio la risa más sarcástica que pudiera existir.
—¿Quieren largarse de mi habitación? — Sus tres hermanos negaron con la cabeza mientras él suspiraba y volvía su atención a los cosenos y secantes que se encontraban en su cuaderno de matemáticas. Era imposible llegar a un acuerdo con esos tres.
Treinta minutos después, a pesar del escándalo de sus hermanos, había terminado las operaciones que tenía que hacer. Se levantó y estiró ambos brazos para después salir del lugar.
—¿A dónde vas? — Cuestionó Jason.
—¿Ahora te crees mamá? — Bromeó —No necesito decirte a donde voy, Jace—. Se dio la vuelta y salió sin prestar atención a lo que gritaban sus hermanos. Tomó las llaves de la mesa de la entrada y salió de la casa. Necesitaba un respiro.
Llegó al parque con Ed Sheeran en sus auriculares. Dejándose llevar por sus letras, tomó asiento en la misma banca que solía utilizar junto a sus hermanos cuando su padre los llevaba allí. Cómo lo extrañaba, cómo necesitaba esa figura paterna que le diera palmadas en la espalda cuando se sintiera mal y le festejara el que tuviera novia, que le diera un consejo cuando lo necesitaba.
Su madre pasaba el día completo en el trabajo, su hermano mayor en la universidad y los menores en la escuela, en diferentes clases y cursos a los de él. A penas y los veía en el día. Necesitaba a alguien a quien amar y que lo amara a él, había tenido novias, sí, pero nunca estuvo totalmente enamorado de ellas, sólo estaban para llenar un poco el vacío en que se había convertido su vida. Necesitaba a alguien que lo necesitara tanto como él a ella.
Anabelle Lightwood.
Su madre estaba sentada en el sillón frente al sofá, con sus manos sobre su regazo y una mirada dura en el rostro, su padre, por otro lado, se encontraba junto a ella y sostenía su mano. Se sentía bien tenerlo cerca, de todos, siempre se llevó mejor con él que con su madre.
—No dejaré que te la lleves— Sentenció la mujer, su labio estaba fruncido en una delgada línea.
—No es tu decisión, es la de ella y ella ya eligió irse— Respondió su padre, con voz calmada.
—Sigue siendo menor, así que está bajo mi tutela. No. Dejaré. Que. Te. La lleves—. Odiaba cuando su madre hablaba en ese tono, solo significaba una cosa, discusión.
—También es mi hija, tengo todo el derecho de llevármela— A pesar de que la mujer de cabellos rubios que se encontraba frente a él estaba por perder los estribos y empezar a gritar, él se encontraba bastante sereno.
—Perdiste ese derecho en cuanto te fuiste hace cinco años—. Anabelle suspiró pesadamente. Era obvio que no iban a llegar a ningún acuerdo.
—Mamá— Comenzó a decir. —Quiero irme con papá y no vas a detenerme— Los ojos de su madre se abrieron como platos.
—Anabelle, ¿Te das cuenta de que es al otro lado del mundo? ¿Qué demonios buscarás allá? Tu lugar está aquí, al igual que tus doctores y tus medicamentos.
—No me importa, allá también hay doctores y medicamentes.
—No, no te irás y es mi decisión final—. Aquello colmó su paciencia, ¿Cómo se atrevía a tomar decisiones importantes por ella cuando lo único que hacía era recordarle que no estaría allí para siempre?
—¡No puedo creer que seas así de egoísta! ¡Mi padre tuvo la delicadeza de irse y tratar de buscar una manera de salvarme y tú quieres que me quede aquí y muera! — Gritó, poniéndose de pie. —No tienes ningún derecho a decirme que me quede cuando nunca te preocupaste siquiera un poco por lo que estaba pasando, ¡Nunca te importó que un día estos estarás malditamente sola! ¡Sin nadie! — Aquello la hizo sentir, en parte, bien. Siempre había querido decirle todas esas cosas a su madre, pero, nunca encontró el momento indicado para hacerlo. Todo el tiempo era la misma conversación: Tratamientos y medicamentos.
—Anabelle…— Comenzó a decir su madre, pero ella la interrumpió.
—Anabelle, nada. No quiero que vengas con excusas. El único que hizo algo por salvarme fue mi padre. Y pensar que todo este tiempo lo odié por dejarme sola. —Aquellas palabras hicieron que su padre agachara la mirada. Quizás se retractaba por irse sin explicaciones, pensó.
Lanzó un fuerte gruñido y salió de la sala. No podía estar más allí, terminaría golpeando a su madre. No podía creer que la mujer que, supuestamente, debía preocuparse por ella fuese tan egoísta. Esa era la oportunidad de su vida y era, quizás, la única oportunidad que tenía de vivir. Además, toda su vida había soñado con ir a Londres, visitar los parques en navidad, asistir a esos colegios y universidades tan prestigiosas, ir a los pubs, que así llamaban  a los clubes, todos los viernes y, lo más importante, tener un amor inglés.
Todas las obras inglesas que había leído durante su vida le hacían soñar con el amor el verdadero, con un chico inglés que se enamorara de ella, sin embargo, aquel día se había destruido aquel sueño, pues, amaba con todo su corazón a una persona, pero, él no sentía lo mismo. ¿Y si se le ocurría lo mismo allá? ¿Y si los chicos no se le acercaban porque estaba enferma y no querían salir heridos?
Ella era como Hazel Grace, quien por algo era su personaje preferido, ella era una grada, una bomba de tiempo, alguien que terminaría hiriendo a todo el que se acercara a ella; nadie nunca se enamoraría de ella por el simple hecho de que no viviría mucho. Justin era la prueba.
Sus pensamientos y lágrimas fueron interrumpidos por el pequeño chirrido que emanaba la puerta de su habitación. Su padre asomó la cabeza y ella asintió para que pasara, secándose las lágrimas. No quería que viera lo frágil que era, no podía ser débil física y mentalmente.
 —Prepara tus maletas, nos vamos a Londres.
rol uno:
I'm perfectly fine:
Él es un chico de buena familia, sincero, tierno y amante de ayudar a las demás personas. De padres amables, responsables y que siempre están allí para sus hijos, de buena posición económica; el menor de tres hermanos. Un chico con metas, que siempre soñó con ser doctor, razón por la cual aplicó para ir a Harvard a estudiar medicina. Siempre atento, ayudaba a su mejor amiga en todo lo que podía, siempre siendo su sostén y único consuelo.
rol dos:
Life is not what it seems:
Ella siempre fue una chica tranquila, llena de inseguridades y miedos; víctima de un hogar disparejo, con un padre infiel y una madre adicta a las drogas. Su hermana menor está enferma y ella es quien tiene que trabajar el doble para poder pagar su tratamiento. 
Cuando su mejor mejor amigo y el único chico al que una vez amó decide irse a estudiar a la universidad su mundo completo se derrumba; su hermanita muere a causa de una crisis. Sola en el mundo decide irse de casa, se refugia en un pequeño club de mala muerte donde trabaja como bailarina exótica a cambio de un techo y un par de monedas. Se ahoga cada noche entre tragos de alcohol y cortes que recorren su piel; la vida ya no tiene sentido. Y, lo que más lamenta, es nunca haberle dicho a ese chico lo que sentía o peor, el haberlo sentido.
nombre y usuario: Dani; bugg.
WE HAVE TO RUN TOGETHER

FICHA ACEPTADA, GRACIAS POR AUDICIONAR.


Todos tienen algo con i need u, bangtan hace las cosas bien ah.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por baekhyun. el Miér 06 Ene 2016, 9:09 am

Gracias por aceptar mi ficha  ¡vivan ellos xd! es que, idk, el video me llega al kokoro 
avatar


Ver perfil de usuario http://life-really-sucks-a-lot.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por bomb. el Miér 06 Ene 2016, 5:10 pm

Angie, dejo mi ficha dentro de poco he estado un poco seca en estos días :(

PD: Te odio porque ahora no puedo sacarme ninguna de las tres canciones de la cabeza, y ya no tengo espacio en mi iPod como para agregar más, y quiero más canciones T-T
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por changkyun. el Jue 07 Ene 2016, 9:38 am

Las tres canciones son la gloria, creo que los CD's completos de las canciones son la gloria (Made; the most beautiful moment in life pt1 y pt2.)
No te preocupes, esperamos tu ficha, aun no cerramos audiciones.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por changkyun. el Vie 08 Ene 2016, 6:56 am

Rolling Eyes Rolling Eyes
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por wang. el Vie 08 Ene 2016, 3:22 pm

Densbooks escribió:
 Como te atreves a decirle eso a mi niño     Tu misma te haces la vida imposible mujer     y dile a Jackson que deje de sonreír que me da un paro 

Ah, aprovecho para decir que... ¡VENGAN YA MUJERES! 


Ese nene atrevido me puede en mi maneras y destruye mi lista de bias. La sonrisa de Jackson es baja tanga que decir.
¡AUDICIONEN QUE ES GRATIS! ahre.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por bomb. el Vie 08 Ene 2016, 6:58 pm

let's not fall in love

Escritos:
The pursuit of happiness:

Hopeless Dawson. {Primavera.
«Domingo, 01/02/2015.
Querido Diario:

    Hola, soy yo otra vez, ¿quién más sino?... No puedo dormir, hace mucho que no logro constater una noche de sueño tranquila. Al cerrar los ojos todo lo que veo en rojo y azul, como aquella noche, en aquel fatídico día, y las escenas se repiten en mi cabeza, tan vívidas, se burlan de mí, de lo que he vivido, de lo que ha pasado hasta ahora y amenaza con matarme porque duele, duele tanto, tanto, tanto...

  Es como si estuviese ahí de nuevo, viendolos morir, sintiéndolos morir, es realmente aterrador y empeora porque los puedo ver, y puedo oir sus voces, en mi cabeza, gritando aclamando por piedad, chillando... ¡Están tan fuertes! no puedo soportarlas, ya no sé que hacer, me desesperan y me encuentro periódicamente consumiendo más y más, y no quiero, ahora soy adicta, supongo que siempre lo he sido, pero está peor. No estoy segura de si pueda seguir con esto, de si puedo seguir soportándolo.

  Tengo miedo, estoy tan asustada, ya ni siquiera las pastillas me ayudan a dormir, cada vez son más fuertes y en noches como estas, oscuras y frías, quiero huir y dejarlo todo atrás, sé que algún día lo haré, algún día, y quizás para siempre, dejaré de luchar, me derrotaran o me rendiré, lo que pase primero y entonces, solo entonces creo, estaré en paz.



Hopeless.»



   El sol se asomaba por el horizonte y sus rayos irrumpían arrogantes en la habitación de la muchacha, dejándole saber que había pasado otra noche en vela. Hopeless miró a su alrededor como si de pronto estuviese buscando algo o alguien pero no pereció encontrarlo por lo que volvió su vista nuevamente a la ventana, abrzando sus piernas llevó nuevamente el cigarrillo a sus labios y dio una profunda calada, sintiendo como el humo quemaba sus vías respiratoria, más de una vez su doctor le había dicho que fumar solo empeoraba su estado pues destruía su sistema, pero ella no lo veía así y a estas alturas, luego de casi setenta y dos horas en vela, ella no conseguía paz sino hasta después del cuarto cigarrillo fumado.

  Se levantó de su cómodo asiento luego de que su cajetilla de cigarrillos se acabase, tendría que comprar otra nueva, y miró el reloj en la pared de su destrozada habitación, iban a dar las siete y cuarto de la mañana, aún tendría cerca de hora y media antes de tener que presentarse en la universidad, una hora y media para arregarse y poner su mejor cara, una hora y media para seguir siendo el desastre que era y no la chica perfecta que todo el mundo conocía. Se quejó mentalmente en el instante en que sus pies tocaron el frío piso de madera y a paso lento y peresozo caminó hasta su baño, despojandose de sus ropas en el trayecto, abrió el agua de la ducha y sin esperar a que esta se calentara del todo se metió bajo la lluvia artificial que acaricó su maltratado cuerpo. Salió de la ducha envuelta en una bata de baño lila, y con una toalla un poco más pequeña, secó su largo cabello rubio, caminando hasta el lavabo para lavar sus dientes y empezar a cubrir aquellos horrorosos cardenales con maquillaje, una vez hubo terminado salió del baño en ropa interior llegando hasta su closet, lo abrió y sacó de él un par de jeans claros de diseñador, una franelilla negra y un cardigan pesado de lana tejido color beige, y sus típicas botas de taco medio que llegaban hasta un par de centímetros más abajo de sus rodillas. Recogió su cabello ya seco en una coleta de caballo alto desprolijo y pintó sus labios de un rojo carmesí, dandole así un toque de vida a su rostro, tomó su backpack de cuero marrón y su teléfono de encima de la cómoda, y bajó hasta la cocina.

   Llegando a la sala logró escuchar la voz de su padre provenir de la cocina, así que cambió de rumbo y sin desayunar se encaminó hacia la puerta tomando uno de los tantos juegos de llaves en la vitrina al lado de la puerta que daba al garaje subterraneo donde su padre guardaba todos sus autos de colección y tomó uno al azar y básicamenté trotó escaleras abajo, activando la alarma para poder saber que auto había escogido y terminó por subirse en el Vugatti Beyond Tunnig negro de su padre. Arrancó el coche y salió de aquella enorme mansión donde vivía la gran familia Dawson, una de las familias más importantes de toda Alemania, el ejemplo de lo que es una familia ideal, con un matrimonio amoroso y una hija educada y refinada.

▬«¡Basura!»▬ Pensó ella sacudiendo su cabeza con molestia y concentrandoce en la carretera. Llegó a la universidad, y se apeó del coche, caminó por los pasillos con la cabeza en alto y su mejor sonrisa, como siempre había hecho, saludando a todo aquel que la saludase, y trato de ignorar las voces que amenazaban con enloquecerla, dejándolas en un segundo plano, y sonrió a un par de chicos que le piropearón mientras caminaba por los pasillos hasta que llegó a su aula, agradeció mentalmente a que este aún estuviese vacío, y tomó asiento en el mismo lugar de siempre y cerró sus ojos por un segundo, un instante oscuro y aterrador. Los abrió casi de inmediato, y parpadeó un par de veces saliendo de su aturdimiento.

***

   Su jornada de clases ya había acabado y ella se sentía diez veces más cansada que de costumbre, abrió la puerta del coche y metió un pie en él, cuando una voz conocida la llamó, ella giró su cabeza y vio a su único y mejor amigo trotar hacia a ella, le dio una pequeña sonrisa.

▬ ¡Hope! ▬ exclamó él con alegría al estar al lado de la muchacha, y la abrazó.

▬ ¿Qué hay Aaron? ▬ saludó ella, y él se encogió de hombros.

▬ No mucho, ¿qué hay de ti? ▬ preguntó y algo en su mirada le advirtió que el morocho tenía un plan. ▬ ¿Qué vas a hacer hoy? ▬ inquirió y una sonrisa traviesa se dibujó en su rostro, ella negó.

▬ No. ▬ dijo sin siquiera darle oportunidad de explicarle lo que tenía en mente.

▬ ¡Pero si ni siquiera te he dicho! ▬ se quejó el chico, y ella volvió a negar con la cabeza.

▬ No estoy de ánimos Aaron, en verdad. ▬ dijo ella con una mueca que a él se le contagió. ▬ Estoy cansada. ▬ suspiró rascandose una ceja, un acto nervioso que hacía cuando estaba incómoda.

▬ ¿Una mala noche? ▬ curioseó aunque ya sabía la respuesta, él era quizás la única persona en este planeta tierra que sabía de ella tanto como ella misma lo hacía. ▬ ¡Con mayor razón! ▬ exclamó nuevamente alegre. ▬ ¡Te conviene venir conmigo! ▬ insitió y puso sus mejores ojos de cachorro, a esos a los que sabía que la rubia no se podía negar. Ella resopló.

▬ ¿Qué tienes en mente Aaron? Estás insoportable. ▬ se quejó ella resoplando y cerrando la puerta del coche, recostandose a este para estar un poco más cómoda, lo vio sonreír y rodó los ojos.

▬ ¡Tienes que escuchar a la banda! Y no me digas que no, el mes pasado me arrastraste contigo a una de esas extrañas exposiciones de artes tuyas. ▬ se quejó el muchacho y ella bufó.

▬ Si te digo que sí, ¿dejarás la insistencia? ▬ preguntó ella realmente cansada de tener que hacerse la dura, aaron sonrió tan coqueto como solo él podía y asintió con efusión.  Ella adoraba a Aaron y su banda, ellos eran muy buenos a su parecer, entonces sopesó un poco mejor la idea, y unos segundos después se encontraba nuevamente en su coche siguiendo a Aaron hasta el lugar donde Black Shouldered ensayaba.
18:
«▬ ¡Jules, diles! ▬ chilló ella desde la entrada. ▬ ¡Por favor! ▬ suplicó mientras aquellos dos enormes hombres la tomaban de sus brazos y la arrastraban fuera del lugar, sus ojos verdes llenos de lágrimas, sus mejillas estaban rojas y su mirar inspiraba el más profundo de los dolores que alguna vez alguien pudo haber sentido.
▬ Jules... ▬ musitó ella, su voz una mezcla de decepción y dolor, no pude soportarlo, no podía verla y mantener la calma, verla y fingir que no sentía nada. ▬ Jules, ¡te amo! ▬ gritó y tuve que verla, sintiendo como mi corazón se hinchaba y se rompia en mil pedazos al mismo tiempo. Su dolor era el mío, y su angustia solo empeoraba todo.

▬ Por favor no me hagas esto... ▬  susurró. Me atreví a mirar a mis padres y atodos los demás presentes que obserban la escena como huitres acechando a su presa. Mi familia, sus creencias, su estúpida mente cerrada y todas mis inseguridades me llevaron a cometer el peor error de toda mi vida.

▬ Yo no siento lo mismo por ti. ▬ mentí con la voz en un hilo. ▬ Estás loca si creiste en algún momento que yo estaba interesada de esa manera en ti. ▬ sus lagrimas al fin inundaron sus mejillas y sus ojos triste fue lo último que logre ver de ella...»

Desperté con la respiraión agitada, las sábanas se pegaban a mi sudoroso cuerpo y los recuerdos aún se reproducían en mi cabeza como si de una película se tratasen. Me incorporé hasta quedar sentada sobre el colchón, frotando mi rostro con mis manos, sentía mis ojos escocer y el dolor en mi pecho ya me era normal después de casi veinte años refujiado en mi corazón, pero supongo que me lo merecía, a decir verdad, todo aquello era mi culpa. Quizás si no hubiese sido tan estúpida, si no le hubiese hecho caso a mis padres ni a nadie, si hubiese seguido mi corazón entonces quizás, solo quizás mi presente sería diferente.

Miré a mi esposo dormido a mi lado, incluso dormido era ridículamente guapo y es que nada tenía sentido, por lo menos para mí. Mi vida parecía sacada de un comercial, viviendo en una gran casa, con el esposo perfecto, un trabajo fructífero y un par de hijos hermosos, cualquier otra mujer podría ser feliz; cualquier otra desearía poder estar en mi lugar, sin pedir nada más pero yo... yo lo daría todo por algo completamente diferente, más sencillo y con ella a mi lado, pero no podía, había perdido mi oportunidad y ahora no podía hacer más que seguir fingiendo ser la mujer más feliz en todo el planeta tierra porque tenía mi vida de ensueño.

Cerré mis ojos con fuerza y me dejé caer nuevamente sobre el colchón, dandole la espalda a "mi amor" y sintiendo como algunas de mis lágrimas resbalaban por mis mejillas, traté de dormir de nuevo, porque era mejor estar dormida que soportar esa horrible realidad que me consumía y me hacia tan malditamente infeliz, aun cuando mis sueños solo me llevasen a ella.
rol uno:
Dreams come true:
Ella es una chica talentosa e inteligente. Independiente y de apariencia fría. Tiene unos cuantos tatuajes y sin duda alguna ni su estilo ni su actitud ruda y despreocupada demuestran su amor por el baile. Sin embargo, es la mejor de su academía y esto se demuestra cuando es absorbida por el Ballet Real. sin pensarlo dos veces y sin nada que realmente la ate a su "hogar" (el cual ni siquiera existe, con una madre que la abandonó a los ocho años y un padre completamente absorto por el trabajo), su única preocupación es aquel solitario y taciturno que conoció una noche en un club, no obstante él no le pone obstáculo alguno, en lugar de eso la apoya y le ayuda a empacar sus cosas. Sin nada que perder y con mucho para ganar y ofrecer. Ella toma todas sus cosas y se embarca en esa aventura desquiciante que es ser una artista de la danza.
rol dos:
I'll be fine:
Solitario, callado y misterioso, es como lo definirían todos los que le conocen. Siendo el chico que atiende la barra de un bar de mala muerte por las noches, por el día trabaja como un artista del tatuaje en un pequeño local, cuyo dueño era su amigo. Abandonado a su suerte desde los nueve años. Su padre se desapareció del mapa cerca de los siete años, dejándolo en manos de una madre abusiva, con problemas de ira, alcoholismo y drogas. Una prostituta de mala muerte que pasaba sus días y noches enredada en las sabanas con un hombre diferente cada dos o tres horas, o si no esta drogada o bebida. Pero era mejor a que estuviese sobria, porque cuando estaba lúcida se mostraba tan cariñosa con él. Le demostraba demasiado amor, tanto que lo perturbaba y prefería que estuviese drogada, enojada o mordiendo una almohada a que le pusiese atención. A los doce años las demostraciones de afecto de su madre llegaron a un extremo inimaginable, él gritó tanto que los vecinos llamaron a la policía. Fue enviado a una casa hogar después de eso, estaba a cargo de una trabajadora social. Ella debía estar pendiente de él. Pasó por numerosas familias, en todas fue tratado como un estorbo. Resignado a ser la escoria para todos lo que le rodeaban se escapó de su nueva "hogar" a los quince años, se cambió de ciudad y su actual trabajo.  Fue una noche en el bar en el que la conoció a ella. Una niña mimada a su parecer, ella lo ayudó a salir del limbo en el que estaba. Le dio sentido a su vida y al fin había encontrado algo por lo que valiese la pena vivir... Pero dicen que nada dura para siempre, y que todo lo bueno siempre tiene un fin, el de ella llegó en forma de un contrato para el Ballet Real. Él no era nadie para trucarle sus sueños, así que se quiso hacer el fuerte y la dejó ir. Y junto con ella se fue su alma y su corazón, ahora ha vuelto a ese estado vegetativo en el que actúa solo por inercia. Su padre reapareció, con una nueva y perfecta familia, pretendiendo que él se les uniera. Una madrastra que lo odia, una hermanastra que lo acosa, y el fantasma de su madre que le persigue a toda hora, la vida ya no tenía sentido. No valía la pena seguir respirando.  
nombre y usuario: Diana|bomb.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por changkyun. el Vie 08 Ene 2016, 7:54 pm

bomb. escribió:
let's not fall in love

Escritos:
The pursuit of happiness:

Hopeless Dawson. {Primavera.
«Domingo, 01/02/2015.
Querido Diario:

    Hola, soy yo otra vez, ¿quién más sino?... No puedo dormir, hace mucho que no logro constater una noche de sueño tranquila. Al cerrar los ojos todo lo que veo en rojo y azul, como aquella noche, en aquel fatídico día, y las escenas se repiten en mi cabeza, tan vívidas, se burlan de mí, de lo que he vivido, de lo que ha pasado hasta ahora y amenaza con matarme porque duele, duele tanto, tanto, tanto...

  Es como si estuviese ahí de nuevo, viendolos morir, sintiéndolos morir, es realmente aterrador y empeora porque los puedo ver, y puedo oir sus voces, en mi cabeza, gritando aclamando por piedad, chillando... ¡Están tan fuertes! no puedo soportarlas, ya no sé que hacer, me desesperan y me encuentro periódicamente consumiendo más y más, y no quiero, ahora soy adicta, supongo que siempre lo he sido, pero está peor. No estoy segura de si pueda seguir con esto, de si puedo seguir soportándolo.

  Tengo miedo, estoy tan asustada, ya ni siquiera las pastillas me ayudan a dormir, cada vez son más fuertes y en noches como estas, oscuras y frías, quiero huir y dejarlo todo atrás, sé que algún día lo haré, algún día, y quizás para siempre, dejaré de luchar, me derrotaran o me rendiré, lo que pase primero y entonces, solo entonces creo, estaré en paz.



Hopeless.»



   El sol se asomaba por el horizonte y sus rayos irrumpían arrogantes en la habitación de la muchacha, dejándole saber que había pasado otra noche en vela. Hopeless miró a su alrededor como si de pronto estuviese buscando algo o alguien pero no pereció encontrarlo por lo que volvió su vista nuevamente a la ventana, abrzando sus piernas llevó nuevamente el cigarrillo a sus labios y dio una profunda calada, sintiendo como el humo quemaba sus vías respiratoria, más de una vez su doctor le había dicho que fumar solo empeoraba su estado pues destruía su sistema, pero ella no lo veía así y a estas alturas, luego de casi setenta y dos horas en vela, ella no conseguía paz sino hasta después del cuarto cigarrillo fumado.

  Se levantó de su cómodo asiento luego de que su cajetilla de cigarrillos se acabase, tendría que comprar otra nueva, y miró el reloj en la pared de su destrozada habitación, iban a dar las siete y cuarto de la mañana, aún tendría cerca de hora y media antes de tener que presentarse en la universidad, una hora y media para arregarse y poner su mejor cara, una hora y media para seguir siendo el desastre que era y no la chica perfecta que todo el mundo conocía. Se quejó mentalmente en el instante en que sus pies tocaron el frío piso de madera y a paso lento y peresozo caminó hasta su baño, despojandose de sus ropas en el trayecto, abrió el agua de la ducha y sin esperar a que esta se calentara del todo se metió bajo la lluvia artificial que acaricó su maltratado cuerpo. Salió de la ducha envuelta en una bata de baño lila, y con una toalla un poco más pequeña, secó su largo cabello rubio, caminando hasta el lavabo para lavar sus dientes y empezar a cubrir aquellos horrorosos cardenales con maquillaje, una vez hubo terminado salió del baño en ropa interior llegando hasta su closet, lo abrió y sacó de él un par de jeans claros de diseñador, una franelilla negra y un cardigan pesado de lana tejido color beige, y sus típicas botas de taco medio que llegaban hasta un par de centímetros más abajo de sus rodillas. Recogió su cabello ya seco en una coleta de caballo alto desprolijo y pintó sus labios de un rojo carmesí, dandole así un toque de vida a su rostro, tomó su backpack de cuero marrón y su teléfono de encima de la cómoda, y bajó hasta la cocina.

   Llegando a la sala logró escuchar la voz de su padre provenir de la cocina, así que cambió de rumbo y sin desayunar se encaminó hacia la puerta tomando uno de los tantos juegos de llaves en la vitrina al lado de la puerta que daba al garaje subterraneo donde su padre guardaba todos sus autos de colección y tomó uno al azar y básicamenté trotó escaleras abajo, activando la alarma para poder saber que auto había escogido y terminó por subirse en el Vugatti Beyond Tunnig negro de su padre. Arrancó el coche y salió de aquella enorme mansión donde vivía la gran familia Dawson, una de las familias más importantes de toda Alemania, el ejemplo de lo que es una familia ideal, con un matrimonio amoroso y una hija educada y refinada.

▬«¡Basura!»▬ Pensó ella sacudiendo su cabeza con molestia y concentrandoce en la carretera. Llegó a la universidad, y se apeó del coche, caminó por los pasillos con la cabeza en alto y su mejor sonrisa, como siempre había hecho, saludando a todo aquel que la saludase, y trato de ignorar las voces que amenazaban con enloquecerla, dejándolas en un segundo plano, y sonrió a un par de chicos que le piropearón mientras caminaba por los pasillos hasta que llegó a su aula, agradeció mentalmente a que este aún estuviese vacío, y tomó asiento en el mismo lugar de siempre y cerró sus ojos por un segundo, un instante oscuro y aterrador. Los abrió casi de inmediato, y parpadeó un par de veces saliendo de su aturdimiento.

***

   Su jornada de clases ya había acabado y ella se sentía diez veces más cansada que de costumbre, abrió la puerta del coche y metió un pie en él, cuando una voz conocida la llamó, ella giró su cabeza y vio a su único y mejor amigo trotar hacia a ella, le dio una pequeña sonrisa.

▬ ¡Hope! ▬ exclamó él con alegría al estar al lado de la muchacha, y la abrazó.

▬ ¿Qué hay Aaron? ▬ saludó ella, y él se encogió de hombros.

▬ No mucho, ¿qué hay de ti? ▬ preguntó y algo en su mirada le advirtió que el morocho tenía un plan. ▬ ¿Qué vas a hacer hoy? ▬ inquirió y una sonrisa traviesa se dibujó en su rostro, ella negó.

▬ No. ▬ dijo sin siquiera darle oportunidad de explicarle lo que tenía en mente.

▬ ¡Pero si ni siquiera te he dicho! ▬ se quejó el chico, y ella volvió a negar con la cabeza.

▬ No estoy de ánimos Aaron, en verdad. ▬ dijo ella con una mueca que a él se le contagió. ▬ Estoy cansada. ▬ suspiró rascandose una ceja, un acto nervioso que hacía cuando estaba incómoda.

▬ ¿Una mala noche? ▬ curioseó aunque ya sabía la respuesta, él era quizás la única persona en este planeta tierra que sabía de ella tanto como ella misma lo hacía. ▬ ¡Con mayor razón! ▬ exclamó nuevamente alegre. ▬ ¡Te conviene venir conmigo! ▬ insitió y puso sus mejores ojos de cachorro, a esos a los que sabía que la rubia no se podía negar. Ella resopló.

▬ ¿Qué tienes en mente Aaron? Estás insoportable. ▬ se quejó ella resoplando y cerrando la puerta del coche, recostandose a este para estar un poco más cómoda, lo vio sonreír y rodó los ojos.

▬ ¡Tienes que escuchar a la banda! Y no me digas que no, el mes pasado me arrastraste contigo a una de esas extrañas exposiciones de artes tuyas. ▬ se quejó el muchacho y ella bufó.

▬ Si te digo que sí, ¿dejarás la insistencia? ▬ preguntó ella realmente cansada de tener que hacerse la dura, aaron sonrió tan coqueto como solo él podía y asintió con efusión.  Ella adoraba a Aaron y su banda, ellos eran muy buenos a su parecer, entonces sopesó un poco mejor la idea, y unos segundos después se encontraba nuevamente en su coche siguiendo a Aaron hasta el lugar donde Black Shouldered ensayaba.
18:
«▬ ¡Jules, diles! ▬ chilló ella desde la entrada. ▬ ¡Por favor! ▬ suplicó mientras aquellos dos enormes hombres la tomaban de sus brazos y la arrastraban fuera del lugar, sus ojos verdes llenos de lágrimas, sus mejillas estaban rojas y su mirar inspiraba el más profundo de los dolores que alguna vez alguien pudo haber sentido.
▬ Jules... ▬ musitó ella, su voz una mezcla de decepción y dolor, no pude soportarlo, no podía verla y mantener la calma, verla y fingir que no sentía nada. ▬ Jules, ¡te amo! ▬ gritó y tuve que verla, sintiendo como mi corazón se hinchaba y se rompia en mil pedazos al mismo tiempo. Su dolor era el mío, y su angustia solo empeoraba todo.

▬ Por favor no me hagas esto... ▬  susurró. Me atreví a mirar a mis padres y atodos los demás presentes que obserban la escena como huitres acechando a su presa. Mi familia, sus creencias, su estúpida mente cerrada y todas mis inseguridades me llevaron a cometer el peor error de toda mi vida.

▬ Yo no siento lo mismo por ti. ▬ mentí con la voz en un hilo. ▬ Estás loca si creiste en algún momento que yo estaba interesada de esa manera en ti. ▬ sus lagrimas al fin inundaron sus mejillas y sus ojos triste fue lo último que logre ver de ella...»

Desperté con la respiraión agitada, las sábanas se pegaban a mi sudoroso cuerpo y los recuerdos aún se reproducían en mi cabeza como si de una película se tratasen. Me incorporé hasta quedar sentada sobre el colchón, frotando mi rostro con mis manos, sentía mis ojos escocer y el dolor en mi pecho ya me era normal después de casi veinte años refujiado en mi corazón, pero supongo que me lo merecía, a decir verdad, todo aquello era mi culpa. Quizás si no hubiese sido tan estúpida, si no le hubiese hecho caso a mis padres ni a nadie, si hubiese seguido mi corazón entonces quizás, solo quizás mi presente sería diferente.

Miré a mi esposo dormido a mi lado, incluso dormido era ridículamente guapo y es que nada tenía sentido, por lo menos para mí. Mi vida parecía sacada de un comercial, viviendo en una gran casa, con el esposo perfecto, un trabajo fructífero y un par de hijos hermosos, cualquier otra mujer podría ser feliz; cualquier otra desearía poder estar en mi lugar, sin pedir nada más pero yo... yo lo daría todo por algo completamente diferente, más sencillo y con ella a mi lado, pero no podía, había perdido mi oportunidad y ahora no podía hacer más que seguir fingiendo ser la mujer más feliz en todo el planeta tierra porque tenía mi vida de ensueño.

Cerré mis ojos con fuerza y me dejé caer nuevamente sobre el colchón, dandole la espalda a "mi amor" y sintiendo como algunas de mis lágrimas resbalaban por mis mejillas, traté de dormir de nuevo, porque era mejor estar dormida que soportar esa horrible realidad que me consumía y me hacia tan malditamente infeliz, aun cuando mis sueños solo me llevasen a ella.
rol uno:
Dreams come true:
Ella es una chica talentosa e inteligente. Independiente y de apariencia fría. Tiene unos cuantos tatuajes y sin duda alguna ni su estilo ni su actitud ruda y despreocupada demuestran su amor por el baile. Sin embargo, es la mejor de su academía y esto se demuestra cuando es absorbida por el Ballet Real. sin pensarlo dos veces y sin nada que realmente la ate a su "hogar" (el cual ni siquiera existe, con una madre que la abandonó a los ocho años y un padre completamente absorto por el trabajo), su única preocupación es aquel solitario y taciturno que conoció una noche en un club, no obstante él no le pone obstáculo alguno, en lugar de eso la apoya y le ayuda a empacar sus cosas. Sin nada que perder y con mucho para ganar y ofrecer. Ella toma todas sus cosas y se embarca en esa aventura desquiciante que es ser una artista de la danza.
rol dos:
I'll be fine:
Solitario, callado y misterioso, es como lo definirían todos los que le conocen. Siendo el chico que atiende la barra de un bar de mala muerte por las noches, por el día trabaja como un artista del tatuaje en un pequeño local, cuyo dueño era su amigo. Abandonado a su suerte desde los nueve años. Su padre se desapareció del mapa cerca de los siete años, dejándolo en manos de una madre abusiva, con problemas de ira, alcoholismo y drogas. Una prostituta de mala muerte que pasaba sus días y noches enredada en las sabanas con un hombre diferente cada dos o tres horas, o si no esta drogada o bebida. Pero era mejor a que estuviese sobria, porque cuando estaba lúcida se mostraba tan cariñosa con él. Le demostraba demasiado amor, tanto que lo perturbaba y prefería que estuviese drogada, enojada o mordiendo una almohada a que le pusiese atención. A los doce años las demostraciones de afecto de su madre llegaron a un extremo inimaginable, él gritó tanto que los vecinos llamaron a la policía. Fue enviado a una casa hogar después de eso, estaba a cargo de una trabajadora social. Ella debía estar pendiente de él. Pasó por numerosas familias, en todas fue tratado como un estorbo. Resignado a ser la escoria para todos lo que le rodeaban se escapó de su nueva "hogar" a los quince años, se cambió de ciudad y su actual trabajo.  Fue una noche en el bar en el que la conoció a ella. Una niña mimada a su parecer, ella lo ayudó a salir del limbo en el que estaba. Le dio sentido a su vida y al fin había encontrado algo por lo que valiese la pena vivir... Pero dicen que nada dura para siempre, y que todo lo bueno siempre tiene un fin, el de ella llegó en forma de un contrato para el Ballet Real. Él no era nadie para trucarle sus sueños, así que se quiso hacer el fuerte y la dejó ir. Y junto con ella se fue su alma y su corazón, ahora ha vuelto a ese estado vegetativo en el que actúa solo por inercia. Su padre reapareció, con una nueva y perfecta familia, pretendiendo que él se les uniera. Una madrastra que lo odia, una hermanastra que lo acosa, y el fantasma de su madre que le persigue a toda hora, la vida ya no tenía sentido. No valía la pena seguir respirando.  
nombre y usuario: Diana|bomb.
WE HAVE TO RUN TOGETHER

FICHA ACEPTADA, GRACIAS POR AUDICIONAR.

Te obligo a que veas i need u, seguido del prologo y después run. Podes sacar tus propias conclusiones y explotar tu cabeza.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: let's not fall in love {resultados.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.