O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

The Selection.

Página 4 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por wanheda. el Jue 08 Oct 2015, 12:57 pm

Lau entre mañana y el sábado dejo el comentario de tu capítulo

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por wanheda. el Dom 11 Oct 2015, 11:11 am

Lau, la drogodependiente de personajes:
Lo primero y más notable de la parte de Gretchen es que no le gustan las flores y es jardinera, me gusta eso porque es una contradicción en sí misma y es como      Y no quiero citar mucho porque al final me dedico a citar y no hago mucho caso al contenido del cap, pero tengo que hace referencia a esto: "las flores que más odiaba eran las rosas, porque era las que más cicatrices le habían producido en las manos". No es una metáfora, pero yo lo vi así. Son de las flores más bonitas y es verdad en que son las que más daño hacen. Me encantó esto.

Después que se ofrezca a participar sólo para que sus padres no tengan que partirse el lomo por ella, que sea tan analítica en cierta manera: averiguando por los gestos del rey y la reina (odio eterno a Rhina ) cómo son, cómo se comportan. La manera en la que se da cuenta de cómo se siente Moon y cómo trata de ocultarlo. También que no le interese ninguno de los herederos. Y esos sentimientos encontrados de alivio al ver que no estaba en la lista de Dylan, pero deseando estar en ella para ayudar a sus padres.

Definitivo, Gretchen se va directa al saco de mis personajes preferidos (aunque nadie supera a mi Sylvan todavía).

Su madre la soltó finalmente y comenzó a soltar palabras que no tenían ningún sentido para ella, solo observaba como los labios de su madre se movían de manera casi invisible. Ella intentaba sonreír mientras enviaba un mecho de cabello detrás de su oído, y luego despidiéndose, corrió a su habitación, pensando la situación, todo sería complicado de ahora en adelante. Todo.

Quise citar este párrafo porque hiciste que me sintiera como si yo fuese Gret, y no un personaje que estaba leyendo. Me imaginaba la escena en mi cabeza, con la respiración entrecortada, escuchando las palabras de la madre como un zumbido molesto en mis oídos y esa sensación de que te estás cayendo de un precipicio pero sin caerte      

Y los gilipollas que la regañan porque maltrató sus manos      ven tú a cortar rosas, imbécil (Estoy en modo agresivo). Kay es un trozo de pan que me recuerda a Marlee, estoy segura de que será una gran amiga de Gretch  Me pareció divertido también cuando le dicen que le harán un cambio de imagen y tuvo ganas de saltar por la ventana más próxima xd. Pero incluso ahí das pinceladas de Gretch, odia los cambios y le gusta la rutina. Que le quitaran el color negro del pelo no sé, yo no me hubiese dejado. Debió de sentir que estaba mirando a una extraña.

Buenoooooo, puede, aunque sólo puede que Chris destrone a Sylvan de su puesto. Es que el principio, joe, es como si un hilo me hubiera unido a este personaje. Que se machaque a correr para poder sentir algo pero que no logre otra cosa que no sea dolor      Quiero meterme en el capítulo y abrazarlo

Sentí tantas cosas, que es que estoy hasta confusa y no te miento. Chris es rebelde y por ser rebelde, no puede ser nada más. Perdió a dos personas que quería y desde entonces se esfuerza más por ser rebelde. Pero matando a gente está traicionando los fundamentos de los Sureños *toma aire*. Y vale, puede que yo en esto vaya a delirar, pero mi conclusión fue: Matar es su forma de rebelarse (irónicamente) contra lo que es.

¿Sabes? No puedo evitar recordar a Hayden a medida que voy leyendo sobre Chris, porque son como dos versiones distintas de una persona. Que después de todo, han pasado por lo mismo. Por su "culpa" mueren personas, pero la madre de Chris no lo culpa y es amable con él. Con la de Hayden pasa la contrario. Es no sé, que nada que ver mi personaje con el capítulo, pero me gustó esto muchísimo. Tenemos que idear algo con ellos, en serio

Volviendo al capítulo, me sorprendió mucho que Kay esté relacionada con Chris. Y me gustó la parte en la que dicen que no pudieron soportar seguir siendo amigos porque Rose ya no estaba. Fue muy real, porque por desgracia así son las cosas: cuando pierdes a alguien o te unes a las personas que lo conocían contra ese dolor,o te alejas como si nunca los hubieras conocido porque te recuerdan demasiado a esa persona. Vamos, que me gustó mucho Lau.

Porque según tenía entendido Christopher, la futura Reina era una persona que no podía ni pensar por ella misma, aunque, verdaderamente, nunca en su vida la había visto. Y aduras penas conocía su apellido.

Diste en el clavo Chris, diste en el clavo

¿Ves lo que te digo? Chris decide por pie propio no ir a más misiones pero a Hayden no le dejan. Chris no quiere ir, pero Hayden está deseoso de probar que no es ningún "asesino", ni ningún torpe *para de hiperventilar y se va a su rincón*.

— ¡No puede! ¡Tú no lo entiendes! ¡No fuiste tú la que perdió a su prometida! ¡Me iba a casar con ella!

Estoy leyendo el capítulo otra vez para hacer el comentario. Entonces te digo, la primera vez que leí esto se me paró literalmente el corazón y resultó muy impactante. Porque era la novia, ¡pero también la prometida! qué pena me dio. A lo que voy, es que he vuelto a sentir lo mismo, a pesar de saber lo que iba a ocurrir. Y después las palabras de Morgana Le puso en su sitio

Me emocionó mucho descubrir que los abuelos de Chris desertaron de su puesto de rebeldes, que decidieron vivir bajo las reglas del Gobierno. Nos muestras una cara muy distinta de cómo pueden ser las cosas, que no todas las personas están de acuerdo con la rebeldía, con dar la vida por una causa, que simplemente quieren una vida tranquila. Lo que me lleva a Owen, me gusta Owen, además que Chris lleva su segundo nombre por él y

No puedo decir nada de cuando va al cementerio, sólo que lloré. Chau, la vida es injusta

Empecemos diciendo que Ant y Mondie van a ser las mejores mejores amigas de Las Selección (después de Sun y Arty xd). Es que amo esta trama porque ellas se conocen de antes y será como vale, una va para ayudar a su hermano y la otra para ayudar a su padre, pero van juntas y saben qu se tienen la una a la otra, ¿entiendes? baba *otra visita al rincón, piensa en llevarse un libro*.

Me gusta como Ante relaciona tocar el piano con su madre, es una sensación agridulce, pero es bonito

— Antoniette, querida, ya puede parar, dentro de poco comenzará el report, créeme que nadie querrá escuchar el piano mientras lo ve, sería una molestia.

GI-LI-PO-LLAS Es a ti a quieren escuchar.

Amo a Ant, la veo tan elegante en cierta manera. Con esos pensamientos que tiene, con esa contención, teniendo que soportar tantos desplantes por el número de casta que tiene. Me dan ganas de meter el brazo entre las letras y sacarla de esa vida. Haz caso a Monday, Sylvan es un ser encantador, Sylvan es bidah, Sylvan es todo. Tengo un serio problema con este personaje y como digo, lo mejor de todo es que todavía no leí nada sobre él xd.

Me hizo gracia por cómo se refiere Ant a Arty xd. Como impactante y ella en su coche estaría tipo: ¿Dónde me he metido? Y la imbécil esta que me mira por encima del hombro. No te tropieces al salir del coche Artyca hahaha. Y la situación con Sun, cómo Ant advierte que aunque parece distrída en realidad está analizando toda la conversación como buena rebelde entregada a la causa que es.

Qué decirte Lau, amé tanto el capítulo. Creo que no hay una mejor manera de presentar a estos personajes, porque dejas claro cómo serán, cuáles serán sus problemas y sus intenciones y deseo conocer al resto. Lo he amado, mucho mucho mucho

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Sáb 24 Oct 2015, 10:31 pm

seguiré pronto, amores míos
QUE NO SE QUEDE ABANDONADA

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por wanheda. el Mar 27 Oct 2015, 9:49 am

Cuando puedas
No hay abandono, esto no puede morir.

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por jean luc. el Jue 29 Oct 2015, 6:47 pm

No por favor, esto tiene que seguir, lo imploro de rodillas 
En cuanto me desocupe de exámenes y todo el lío que traigo en la escuela leo el capítulo de Lau, <3

jean luc.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Supertramp. el Dom 01 Nov 2015, 10:23 am

POR FAVOR NO ABANDONO PLZ):
Chicas, perdón mi desaparecida tan repentina, es que ya me quedan dos semanas y poco menos creo, de clase, y ya esta semana siguiente son exámenes finales y todo acaba, entonces tengo que estar muy pendiente de todo porque, bueno, solo me queda un año para graduarme así que o-o
después de eso, estaré muy pendiente de todas las nc's):

Supertramp.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Supertramp. el Dom 08 Nov 2015, 10:31 am




Supertramp.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Dom 08 Nov 2015, 12:03 pm

lo siento, esta semana que paso fue de parciales y por eso no he podido terminar el cap

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por anakin. el Dom 08 Nov 2015, 12:39 pm

te entiendo, ems. 

anakin.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Jue 12 Nov 2015, 5:41 pm



subo entre hoy y mañana, chicas :3

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por wanheda. el Jue 12 Nov 2015, 5:51 pm


wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Jue 12 Nov 2015, 6:34 pm

kateee:
Tu capitulo, mujer, TU CAPITULO


La pérfida sonrisa del rey perduró en sus heridas abiertas hasta que se durmió aquella noche. Hendida a ellas junto con el dolor y el odio. Ese odio perenne e ineludible que acompañaba a Noah desde el principio de su existencia. No recordaba un día sin golpes ni vilipendios. En cambio, recordaba en todos ellos la falta de cariño.

Cuando leí eso recordé la trilogía y recordé a Maxon y recordé al Rey y el dolor y el odio y ugh muack ahora ese dolor y odio lo siento aquí, pero mucho peor, y es que pobre Noah
VEINTE LATIGAZOS.
Es que, alguien que me explique, ¿cuál es la jodida razón lógica por la que el rey hace eso? es un demonio y deberían mandarlo a la hoguera, por mal nacido no sé como no lo han envenedado, como mataron a Napoleón
Y solo porque no quiso acceder a hacer la puta Selección hijo de beep ojalá lo torturen

Kate, estás sacando mi lado hulk, esto es malo para mi salud

Rip y Sylvan se pusieron manos a la obra enseguida. Lo ladearon como pudieron hasta que quedó de cara a ellos y subieron su cuerpo hacia la cabecera imperial de la cama unos centímetros, no sin que unos cuantos alaridos expiraran de los labios de Noah. Sin el colchón bajo su pecho, los temblores se acentuaron.

―¡Hijo de perra! ―siseó Rip, con la vista fijada en su espalda maltratada.

Yo esperaré aquí pacientemente a que los hijos del Rey de Illéa se junten y hagan un atentado o una destitusión contra el muy hijo de puta en serio, a penas es el primer pedazo del primer capítulo y ya siento que quiero echarlo a un golfo lleno de tiburones

Los líderes mundiales tenían la absurda esperanza de que un puñado de adolescentes monárquicos bastaran para contentar a la mayor parte del mundo. Como si el amor (uno falso y amañado, dicho sea de paso) fuera capaz de terminar con centenares de años de injusticia.

Perfectamente dicho (o escrito, como sea) La verdad es que es lo más estúpido que se les ha ocurrido, de hecho Rolling Eyes

¿Sería capaz de aguantar con la farsa tanto tiempo? ¿Estaba dispuesto a cualquier cosa, a acatar cualquier orden por su ansiada libertad? Y sobre todas las cosas, ¿eran fieles las palabras de su padre?

Mi primera reacción al escuchar lo que el rey quería decirles fue: "¡BLASFEMIA!" y también me imaginé la voz de Genio en el fondo diciendo "ding, ding, ding, ¡tenemos un ganador!" por el premio a más mentiroso y todo lo malo que hay. Pero...la oferta es demasiado buena tengo miedo de que a última hora el rey vaya a ponerles algo que los va a hacer retractarse y al final no se vayan nada y él gane, como está muy acostumbrado a hacer

La reina gastó unos segundos en observarlo, ocultando el dolor bajo una sonrisa brillante. Noah no la había visto desde el día que recibió los latigazos. Georgiana nunca los visitaba cuando las heridas de sus hijos eran muy recientes. Noah sabía que no era capaz de soportarlo, porque era su marido (el hombre al que extrañamente había llegado a amar) quien los dejaba en un estado tan lamentable.
Noah se alegró de ver a su madre. Era la persona a quien más quería en el mundo.

Yo que ella y enveneno al rey sin que nadie se de cuenta es que, joder, el hijo de puta se lo merece maltrata a sus hijos demasiado y es un tirano y alguien que merece pagar por sus crímenes

Noah no creía encontrar la forma de salir vivo de aquella farsa. Todavía trataba de averiguar cómo iba a fingir ser un chico encantador durante tres meses, teniendo citas con nueve chicas distintas. «Encontrarás la manera, porque es tu última oportunidad».

Oh Noah, mi querido Noah ya verás la gran sorpresa que vas a llevarte

Noah asintió. Una idea comenzó a tomar forma en su cabeza. Era una idea descabellada, con muchas probabilidades de no poder llevarse a cabo. Pero si lo conseguía…

―Si lograra colocar una cámara en dentro de esa estancia, ¿serías capaz de captar su frecuencia?

Silver pareció desconcertado por la pregunta, o tal vez porque Noah tuviera una base sobre tecnología punta.

―¿Por qué quieres saberlo? ―dijo, frunciendo el ceño.

―Tú responde a la pregunta.

―Supongo que sí, pero si el rey se diera cuenta…

Silver ya me cae bien su nombre suena sensual, no sé, además me gusta su actitud, además el va a verlo TODO ay Dios, me estoy emocionando y ya quiero que comience la acción y todo guay y las ideas que llegan a mi cabeza, yisus estoy mal u.u
pero, me estoy yendo del tema, el tema siendo lo de Noah, PORQUE NOAH, ESTÁS BUSCANDO LA MUERTE cuando propuso la idea de poner una cámara en aquella estancia fue como que joder tío, ¿quieres cavar tu tumba? porque si el rey se entera, te van a degollar

pero meh, podría resultar como todo lo contrario y al que degollarían sería a otra persona y eso sí me gusta

No quiero decirlo pero Noah, estás echando a lucir las cualidades de "persuasivo" que sacaste de tu padre

Hayden se echó a andar por el laberinto de cruces. Aunque alguien encontrara la trampilla, no sería capaz de salir del sistema de alcantarillado antes de morirse de hambre. Lo primero que aprendía un rebelde sureño, era la distribución de pasillos de las alcantarillas. Que memorizaban de un mapa dibujado por sus padres. Una vez lo hacían, el mapa se quemaba, para no correr riesgos.

Sabes algo, amé esta parte. La parte de Hayden corriendo y después yendo hacia la base. Me parece todo tan misteriosamente genial,no sé. Lo de las alcantarillas me recordó a la Huésped (no sé si lo hayas leído) y bueno, asdhfkahdkajd solo amé esos detalles y amo como escribes y dios

A ninguno de ellos se les ocurriría meterse a las alcantarillas para buscar a la base de los rebeldes

Y me llamó demasiado la atención eso de que a Hayden lo odiaban...

(...)por último, Gavril Fadaye; que vivía infiltrado en el palacio de Illéa como maestro de ceremonias.

yo no recordaba haberlo visto en el tema de datos, así que cuando leí eso fue como que "OH POR DIOS GAVRIL, PERO QUÉ GENIO, QUE HOMBRE" porque es el maestro de ceremonias y al mismo tiempo rebelde y wowowowowow

no sé, admiro al hombre

En parte, el incidente por el que habían colgado, había sido culpa de la obsesión de su madre por mantenerlo al margen.

Y aquí estoy yo como que "de qué hablan????? "

―Cuando mastiquéis uno, éste emitirá una frecuencia propia que interferirá en las de las cámaras y los micrófonos. ―Hayden y Sun debían de presentar un aspecto de estupor. Porque el general Greek se apresuró a añadir―: No os preocupéis, no son dañinos, son chicles normales. Es importante que sepáis, que sólo debéis utilizarlos en caso de emergencia, porque si no resultaría sospechoso que las cámaras fallaran cada poco tiempo. Desde el momento en que lo mastiquéis, dispondréis de una franja de una hora hasta que la frecuencia se apague. ¿Alguna pregunta?

Hayden aguardó a que Sun hiciese las preguntas importantes. Porque a él no se le ocurría ninguna.

―¿Cómo vamos a reconocer a las otras dos rebeldes? Y, cuando encontremos los documentos, ¿cómo nos pondremos en contacto con vosotros?

Todo esto me parece un super plan de misión super ultra mega hiper secreta y cuando los jefazos están repartiendo trabajos peligrosos a los reclutas y ay

Se lo debía a Damián… y las trece personas que junto con él, mató ocho años atrás.

¿13??????!!!! ¡¡¡¿¿¿TRECE????!!!! ¡¡¡¡¡TRECE!!!!
Trece personas qué diablos
cómo que TRECE PERSONAS??!!!

Necesito explicaciones, Kate, LAS NECESITO

Moonlight Huton-Blather nunca fue una niña normal. La primera prueba de ello era que no sabía vestirse sola. Precisaba de la ayuda de sus tres doncellas para ello. Tampoco sabía preparar un baño, ni peinarse. Por no saber, ni siquiera sabía acostarse en la cama. Tenían que azuzarle los doce almohadones, perfumar sus sábanas con el aroma de flores de Loto y meter una bolsa caliente de agua a exactamente 21 º para poder dormir. Probablemente, Moon moriría si tuviera que vivir sola.

Moon es...
bueno

Nadie esperaría que una persona como ella tuviese el talante necesario para gobernar un país. Pero por contraproducente que resultara; Moon podía manejar un país la mar de bien.

Y luego vino eso y fue como que

Y después llegué a la conclusión de que Moon es de esas personas que no sabe caminar y masticar chicle al mismo tiempo. Pero, en su caso, lo que no sabe hacer es mucho más que solo caminar...o tomar agua.

Pero fuera de que no sepa hacer nada de lo que un ser humano promedio sabe hacer...creo que es buena persona; sí. Además, eso de que siempre está haciendo sacrificios me dieron ganas de llevarla a un parque de diversiones y montarla en un carrusel.

No se sentía con fuerzas para desprenderse de Archivald Rothschild.

ROMANCE PROHIBIDO, oh señor, estoy emocionándome cada vez más con esta jodida nc, que apenas empieza

―Podemos hacerlo, no será tan difícil. Llegaré a un acuerdo con mi padre…, ―se acercó a él y le agarró del brazo. Archie apartó la mirada, pero al menos no hizo amagos por soltarse― haré mi Selección pero no me casaré con nadie. Sólo serán… serán unos menos y después… después…

―No ―espetó Archie, arrancándose las lágrimas de los ojos con el dorso de la mano―. Necesito que entiendas que no puedo quedarme sentado mientras veo como una panda de cazafortunas intenta conquistarte. Además, ¿y si cambias de opinión? ¿Y si te enamoras de alguien durante el concurso?, alguien que se acerque más a lo que…

―¡Tú te acercas a todo lo que siempre he querido! ―chilló Moon, herida porque Archie pensara que había alguien mejor que él.

―Eso no lo sabes, nunca has estado con nadie más.

―¡Porque no quiero!

Esta discusión, Dios se nota que se quieren mucho, demasiado


―¿Y no ser rey es más importante que yo?

Archie negó con la cabeza, como si ella fuese rematadamente tonta.

―Podría hacerte la misma pregunta. También podría pedirte que dejaras tu vida para estar conmigo. Pero yo no soy tan egoísta.

sé que podrá sonar malo e insensible de mi parte pero...
BURN BITCH, BURRRRRNNN

lo siento pero no pude evitarlo tenía que

PERO FUE HORRIBLE EH. POBRE MOON. POBRE ARCHIE. ARCHIE QUE VA A COCINAR LLENADO LA HARINA DE SUS LÁGRIMAS DE CORAZÓN ROTO. MOON QUE VA A TENER QUE PONERSE MAQUILLAJE QUE NO SE CORRA Y ENMASCARAR SU TRISTEZA. QUE VAN A TENER QUE ACTUAR COMO. SI. NADA.

Esto es injusto

―¿Cuánto crees que durará la comida que ha traído el abuelo de la base? ―le preguntó, señalando los paquetes apilados en armonía sobre la encimera.

―Yo…, no me importa… ―mintió Athena, frotándose el vientre.

―Debería importarte, porque mis actuaciones no son suficientes para cubrir los gastos. Dentro de cuatro meses tendrás un bebé y no vamos a ser capaces de mantenerlo. ―Boger le lanzó una mirada de advertencia desde el otro lado de la mesa. «Estás siendo muy dura», decía. No le hizo caso―. El abuelo no puede trabajar. Tú no podrás hacerlo porque tendrás que cuidar del bebé. ¿No quieres que todo esto termine? ¿No quieres vivir en un mundo en el que se te trate por quién eres y no por la casta que te asignaron?

Athena frunció los labios, casi a punto de romper a llorar.

―Artyca, no quiero perderte a ti también ―sollozó.

Y volvemos al drama-peligro de la misión super hiper mega ultra peligrosa de infiltración. Es duro que tengan que pasar por malos tiempos solo porque pertenecen a tal casta.

Gregory Illéa, me caes mal y espero que estés pudriéndote en el infierno

Artyca con todao y su valor, se me hace alguien genial y su abue también me agrada mucho y Athena, que está al borde de volverse loca por todo lo que le está pasando y al mismo tiempo tiene que controlarse por el bebé y son muchas cosas

Artyca ansiaba poder seguir con la misión de sus padres, completar aquello por lo que ellos perdieron la vida. Pero sobre todo, quería venganza. Al precio que fuera, haría pagar al rey la miseria que se habían visto obligados a enfrentar desde ése fatídico día.

Artyca me agrada cada vez más te apoyo niña, te apoyo

Artyca tenía un serio problema para mantenerse callada. No lo hacía a propósito, pero simplemente las palabras se le escapaban por la lengua antes de repetirlas en su mente. Era otro de los hábitos que tendría que suprimir durante la misión. Ya se imaginaba diciéndole al rey que era un tirano insufrible.

Si eso pasa me voy a reír mucho aunque después de seguro el rey la manda a comer rayos o algo por el estilo, pero ver su expresión valdría la pena

―… y sin más dilación, ¡aquí están las candidatas! ―exclamó Gavril.

Gavril me recuerda a Caesar Flickerman

―Me siento como una propiedad.

―Es lo que el rey pretende que seas.

Se vio sacudida por la cólera. No veía la hora de poder ir a palacio para cumplir su venganza.

ARRIBA LA VENDETTA

―Por el momento. ―Gavril se incorporó de su asiento. Se dio la vuelta, pero se detuvo en la puerta. Y con voz solemne, le dijo―: Artyca, cuando estés en el palacio recuerda que la violencia nunca es el camino hacia la paz.

Y tras sus palabras, la dejó sola en la cocina.

Bueno Gavril, es que con un tirano como el rey hay que tomar medidas especiales para tal escoria. Joder, en serio ese hombre me hace enojar

PERO TU CAPÍTULO LO AMÉ, no sé, es que todos los detalles y todo lo que narraste fue demasiado hermoso y me hizo meterme a la historia de tal manera y Kate, en serio escribes increíble hermoso

Esto me está emocionando demasiado porque ver el lado de los rebeldes sureños con más profundidad y todos sus motivos (con razón de ser) me hacen querer meterme en el palacio y andar buscando los dichosos diarios y unirme a la revolución (?

Lo amé, muchísimo

lauuuu:
LAUUUU, amé tu capítulo, mujer muack

Gretchen Fine era quizá, para muchos, eso, una jardinera que detestaba las flores, pero ella era mucho más que eso, una cantidad de cosas infinitas, una manada de sentimientos profundos y algunos, lamentables, ella era mucho, o era poco, pero era de todas formas.

¿Te he dicho que amo como escribes, Lau? porque si no, pues te lo dijo, AMO COMO ESCRIBES
Amé eso, amé como comenzaste el capitulo y cómo describiste a Gretchen

Detestaba tener que ver como sus padres se partían la espalda para poder alimentarla a ella medianamente bien, para poder vestirse y pagar cosas y gastos. Era una lucha total cuando ella estaba escondida dentro de los pasillos de la casa de una sola planta escuchando a sus padres por la noche, preocupándose por dinero.

Lo frustrante que es tener que sentarte y en contra de tu voluntad, hacer nada más de lo que estás obligado a hacer, cuando puedes hacer más por tu familia, solo por el estúpido e inservible número

Finalmente, lo único que tenía en su cabeza eran las palabras de aquel hombre diciendo que por cada semana dentro del palacio, daban dinero a sus padres, eso significaba todo. Ellos necesitaban eso, y ella lucharía hasta el momento en que no pudiese hacerlo más, incluso si no quisiese nada con el príncipe Lancelot, no le importaba las reglas realmente, ella diría que no incluso si le habían sugerido que tenía que aceptar cualquier cosa que dictaminara el príncipe, no le importaba.

La fuerza de voluntad de Gretchen es hermosa ella solo quiere ir para ayudar a sus padres y mejorar su calidad de vida y

— Soy una siete —aclaró, despejando el rostro confuso de Kay y trayendo a este uno de comprensión —, no quiero estar acá, siento que debería estarlo.
— Comprendo.

Kay se me hace una dulce personita y eso de "soy una siete" y eso aclarándolo todo, de verdad me enoja definir a las personas por castas, joder, es lo peor que han podido hacerle al mundo

En dicha sala la trataron como si se tratase de algún juguete, la llenaron de crema y exfoliantes de olor que, gracias al cielo, le dejaron escoger, porque eran rosas a las que iba a oler si no escogía, en cambio escogió un olor tan magnifico que no pudo recordar su nombre siquiera.

Esto me recordó a Katniss en THG estoy teniendo muchos flashbacks de THG, creo que es porque mockingjay se acerca

Me imaginé a Gretchen partida entre decirles "dejen de llamarme Lady que suena ridículo" y por otro lado estando pensando que iba a quedar como una muñeca de porcelana por todas las atenciones que le estaban dando xd

Y sí, el cabello rojo oscuro le queda precioso

Él había dado tantas cosas y a cambio perdió muchas más. Muertes, era lo que le habían dado. Nunca entendió que debía dejar de una vez por todas los rebeldes, pero después de lo ocurrido con Rose y Leopold, fue cuando más entrenó, cuando más se esforzó y cuando más mató; nunca le tembló la mano disparar un arma de fuego, nunca el disgusto agarrar una navaja y darle un uso propio de un rebelde.

Esto me asusta y me emociona al mismo tiempo porque Christopher se me hace que va a traer mucho drama a esto y el drama siempre me emociona pero pero la violencia ciega nunca es la solución a todo y eso lo puede consumir y volverlo alguien malo

Nada le falló, después de tres años de las dolorosas muertes de su padre y de su prometida, nada le falló.

Aunque bueno, hay que tener demasiado control de sí mismo y de las irracionables e incontrolables emociones para no volverse malo cuando a uno le pasa eso

Ella nunca lo culpó, siempre repitió que eran cosas que pasaban, que ellos eran guerreros, preparados para el día en el que alguien de los suyos, alguien que amaban, cayera, de manera inmediata y de manera conclusiva.

¿Culpó? ¿Culpó????? ¿Qué culpa, de qué, de las muertes?
Necesito detalles, los detalles

Porque había dejado de hablar con Kay, la mejor amiga de su novia, puesto que ambos salieron tan afectados por la muerte de Rose que ninguno podía hablarse de manera tranquila(...)

Kay también es rebelde no sabía eso

Y tenía, de repente, una nueva responsabilidad, una grande: una infiltración, eso no era cosa de la noche a la mañana, eso llevaba preparación, y hasta debía actuar un poco para lucir convincente, aunque eso era lo que hacía usualmente, actuar tranquilo, divertido y amable, pero dentro suyo ardía la chispa interminable de desconfianza, como una fuente de agua, como un ciclo, dentro suyo había una guerra interna pero el culpaba la guerra externa, la guerra real era suya y de nadie más, pero él no podía evitar pensar que todo era culpa de las guerras independientes a la suya.

Mujer eres increíble, en serio AMO COMO NARRAS

Y cuando discutieron los dos claro que su madre sufrió tanto (o tal vez más) que él esto no me gusta, esto de las muertes y lo feo y ugh

— Espero que Morgana sea tú nombre, sino, estaré muy decepcionado.

Aceptable, si tienes 26 años creyendo que su madre es hija única y que sus padres están quién sabe donde. No que eran treses y que tenía un tío Doctor que se llamaba Owen y así no entiendo por qué rayos se lo ocultó, es decir no tiene lógica

— Eres leal.
— ¿A quiénes?
— A los rebeldes. Eres leal, igual que mi hermana, toda la vida, dando la suya por ello, defendiéndolos, salvándolos, una guerrera, yo nunca salí de las paredes del hospital porque tenía miedo, era el único lugar donde me sentía seguro. Cuando tú madre se fue, me quise ir con ella, ¿qué puedo decir? Los rebeldes pueden requerir un médico. Sé que eres leal, y sé que no aprenderás que perderás a los tuyos, a los que quieres, y tendrás la desdicha de verlo, pero también la satisfacción de ver a tus enemigos morir.
— Hablas como si supieras lo que es pertenecer a los rebeldes. No lo sabes.

Este momento de interacción tío-sobrino fue muy linda se me hace que Chris necesitaba una charla así desde hace mucho, porque ya con su padre fallecido, no tenía con quien hablar de esa manera. Aunque mamá es mamá, pero me entiendes

Y ni siquiera voy a entrar en detalles de cuando fue al cementerio porque se me partió el corazón es que verlo yendo allí después de negarse a ir porque le aterraba y luego cuando pensó en decirle todo eso y lo de la selección y que no estaba enamorado de nadie más mis feels, Lau, MIS FEELS

POR QUÉ TIENEN QUE SUFRIR ESTOS BEBÉS QUE SOLO QUIEREN LO MEJOR PARA LA VIDA

Ese día especialmente estaba todo radiante y lleno, seguramente porque era un día importante, el día en el que anunciaban a las ganadoras de la selección, pero ella y Monday tenían que estar encerradas como idiotas en el restaurante atendiendo, con la ansiedad de ver la cara de cualquier de las dos en las listas de los príncipes de Illéa(...)

Esto me dio risa porque me las imagino todas impacientes mientras trabajaban xd a Monday sirviendo las mesas a 1000 por hora y Antonietta concentrándose en la música para ver si el tiempo así pasaba más rápido xd

Pero cuando uno quiere que pasen las cosas más rápido, sucede todo lo contrario La historia de cuando su madre murió y ella dejó de tocar el piano por un tiempo a causa de eso me rompió el corazón estos nenes con sus pasados duros me dan ganas de comprarles helado y brownies

Antonietta era distinguida por ser una cinco porque tocaba el piano, eso era lo que la definía, pero no molesto, ni humillante, le gustaba ser definida por algo que amaba, algo que llevaba haciendo durante mucho tiempo, y algo que alguien que amaba realmente le había enseñado. Pero no le gustaba que por esa definición fuera de inmediato una cinco.


Bien dicho chica porque hay una GRAN diferencia entre ser definido por tus verdaderos y, por el otro lado, ser clasificado sin segundas revisiones sobre tu posición social sin ver en qué eres bueno y como puedes contribuir al mundo.

Inservibles e indeseables castas

Cuando Antonietta piso tierra después del viaje en avión, se sorprendió al ver imágenes suyas en algunos carteles, imágenes de Monday también, de otras pelirrojas, de morenas y más castañas, una impactante castaña de ojos azules compitiendo para Noah, era todo demasiado para ella. Gente que ni siquiera la conocía la estaba apoyando. Ella no pudo evitar simplemente hablar con las personas y agradecerles por todo, y decir que todo estaría bien, y era demasiado bueno, sentía calma al estar allí.

La reacción de la gente con las seleccionadas es simplemente increíble porque de un día a otro se vuelven super famosas y además, la mayoría de la población se siente identificadas con ellas. Por ese lado, la selección es un buen mecanismo de engaño para el pueblo, pero no todo dura para siempre, menos cuando se trata de las castas mas bajas y la constante injusticia bajo la que viven u.u

— Es prodigioso, me siento bien.
— ¿Y qué tal si nos hablas sobre las otras chicas, alguna te intranquiliza?
— No las veo como alguien para competir —afirmó aunque después le vio todo el sentido a sus palabras —, quiero decir, todas podemos llevarnos realmente bien si queremos, esto no es ninguna competencia desde mi punto de vista, todas son hermosas y tienen sus capacidades únicas.
— Que buena opinión. Muchas gracias por todo, Antoniette.

El momento en que la estaban arreglando me ocasionó ternura es que Ant toda maravillada por todo lo que le estaban haciendo, las cremas y las uñas y el vestido y waaaa

Y luego viene la entrevistadora a querer hacerle decir algo para que quede mal los reporteros siempre queriendo manipular lo que sale de la boca de la gente

— ¿Todo bien, Ant?
— Si, aunque creo que Sunshine me odia.
— ¡Que va! —profirió, tranquilamente —, es una competencia para muchas, sabes. Además te adoran, bueno a todas nos adoran de alguna u otra manera, es cuestión de que te acostumbres y todo irá bien.

Sí, eso de "el amor se expresa de diferentes maneras", y una de ellas suele ser celos y odio pero nada de qué preocuparse, jo Pero uuuuuyyss, ya comenzó todo oficialmente ya quiero ver como va todo, yisus

Amé tu cap mucho, Lau, en serio

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Jue 12 Nov 2015, 7:45 pm

LEAN ANTES PLS:

Antes que nada, PERDÓNENME LA VIDA
Lamento tardar tanto, de verdad. Se me juntaron nc's y luego vinieron mis parciales y bueno, eso pero lo siento mucho, de verdad, no podía terminarlo nunca y las puse a esperar Espero que nunca vuelva a pasarme.
Y pasando al cap espero que les guste Leí la trilogía y todo, pero si hay algo mal o lo que sea, me dicen, soy olvidadiza(? No he puesto a todos mis pjs ni las tramas porque, ya saben, esto a penas comienza
Yyyyy eso es todo, ¡besos!

Sigue: Mari

Capítulo 003

Escrito por: Torstein. || Personajes: Jeanne Aldridge, Leah Bauer, Simon Lassoga | Ross Di Lorenzo, Lettie Marchi, Elizabetta Fallani




Jeanne se encontraba en el ala oeste de los enormes jardines que poseía el palacio. A lo lejos se podía escuchar el agua de la hermosa fuente de mármol, los pájaros volando de aquí para allá y ocasionalmente cantando; así como el simple y pacífico ambiente de la narutaleza. Pero ella no se sentía para nada en paz. Estaba practicando arquería —aunque más bien, debería llamarle desahogando su ira con cada flecha que lanzaba.

Desde hace un tiempo, semanas, estaba con el humor por los suelos. No era muy raro que la princesa estuviera con el temperamento a mil, después de todo. Sin embargo, esta vez las razones eran totalmente diferente a lo que se acostumbraba: No era por algún capricho no cumplido o alguna discusión ‘irrelevante’ con sus padres. Frunció el ceño al recordar cuando empezó todo.

—Nuestros padres quieren hablar con nosotos —había anunciado su hermana menor, Skyler, al entrar a su habitación.

Jeanne se limitó a soltar un suspiro, sin moverse. Había planeado no pararse de la cama en todo el día. No le gustaba hacer nada los domingos, era como si una fuerza magnética la sujetara a la cama y a la vagancia por las 24 horas.

—No te preocupes, creo que será algo bueno —trató de animarla— se ven de buen humor hoy.
—Creo que tienes que considerar, Sky —comenzó a decir mientras se incorporaba— que lo que ellos consideran ‘bueno’, nunca lo es para nosotros.

Y no pudo haber acertado más. Para lo que sus padres era un plan excelente, maestro, sin fallo alguno…era algo que el resto de la población consideraría como lo más absurdo que habrían escuchado en la vida. La pelimarrón estaba de pie, mirando a sus padres con la boca algo abierta y con el respeto que les tenía pisoteado y esfumándose.

—¿Acaso están dementes? —rugió.
—Hija, tienes que entender…—comenzó su madre.
—¡Esa es la forma más pendeja de resolver el problema que he escuchado! —chilló. Jeanne nunca conoció la definición de suprimirse— Por lo menos, si yo fuera rebelde, no me lo tragaría.

Quería seguir gritando barbaridades pero Nilam la tomó por el brazo y la jaló hacia detrás. La chica no se había dado cuenta de que estaba avanzando hacia sus padres. Le dedicó una mirada fugaz a su rubio hermano, que ya sabía que no la iba a soltar. Suspiró y se cruzó de brazos.

—¡¿Y qué sugieres, eh?! —bramó su padre, de quien indudablemente había sacado la personalidad— Porque créeme, estamos abiertos a propuestas. No es tan fácil como parece, lidiar con todo esto. Y algún día lo entenderán —miró a todos sus hijos antes de retirarse de la habitación.


Volviendo en sí, lanzó la otra flecha, que dio justo en el medio. Ella, por su parte, no quería ser reina. Si le dieran la opción, tampoco elegiría seguir siendo una princesa. Era todo demasiado sofocante. Quería un pequeño santuario en un país extranjero y solitario donde su rostro solo fuese el de un civil más.

Había tenido que hacer videos, juntos con sus hermanos, promosionándose como si fuera un evento de primera clase del reino. Diciendo sobre lo “ilusionada” que estaba de poder encontrar a su futuro príncipe por medios de la Selección. Además de que Agnes, la maestra de ceremonias, le parecía un grano en el culo. Era demasiado fanfarrona y repulsiva.

Preparó otra flecha y la lanzó. Lo que más le frustraba de todo es que no podía hacer más nada que seguir con el ‘juego’. El estúpido juego. La estúpida Selección.

En esos momentos, escuchó los pasos de alguien acercándose por su derecha. Era Rudnt, uno de los pocos guardias que ella no había mandado al diablo. Tal vez porque le recordaba a su tío Sam.

—Necesita ir a alistarse para el evento de la Selección, princesa —anunció con calma.

Jeanne, por otro lado, no reaccionó con calma para nada. Giró su cuello tan rápido que le dolió y miró a Rudnt con los ojos bien abiertos. ¿Ya era el día de la Selección?

—¿Qué?
—El Reporte, donde anunciarán a los Seleccionados —le aclaró al ver que la chica casi entra en pánico.
—Oh —suspiró con alivio— ¿Cuánto tiempo tengo?
—Un par de horas, princesa.
—Bien. Y Rudnt, por favor deja de llamarme así.

Jeanne quería seguir con su arco y flechas. Pero tenía que irse o no sería Rudnt que vendría a buscarla, sino su padre junto con un sermón de esos que le irritaban más que la mayoría de las cosas —y a Jeanne le irritaban muchísimas cosas. Solo esperaba que todo este desastre de la Selección terminara pronto.

—Si me permite decirle —comentó Rudnt, mientras la acompañaba hacia el castillo— Trate de enfocarse en el hecho de que no es solo usted la única que va a tener que lidiar con 9 prospectos para candidato marital. Después de todo, la Selección se va a celebrar en todo el mundo.

Jeanne dejó de caminar y una sonrisa se asomó por su rostro.

—Me caes tan bien, Rudnt.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Leah no podía creer que Darrell la había hecho mandar la solicitud. Bueno, si podía creerlo, porque Darrell era el único capaz de convencerla de muchas cosas. Tal vez era porque la conocía mejor que todos. O porque el chico sabía como dar un buen discurso. Fuese lo que fuese, ahora ella se encontraba teniendo segundos pensamientos acerca de haber enviado su formulario para La Selección.

Pero al final, la mirada esperanzada de su madre también la había empujado a hacerlo.

Lo bueno era que tal vez no la elegirían. Habían demasiadas chicas, un solo heredero varón, pues los Reyes tenían dos hijas y un hijo. Pero estaba segura de que a Darrell lo elegirían. Si de algo influiría el echo de que fuese de una casta baja, su físico definitivamente atraería a alguna de las princesas. Y luego el podría ayudar a su familia más desde allá.

Se encontraba atendiendo el jardín de lirios de la señora Hiashi. Sin duda alguna, estar entre la naturaleza era lo que más le gustaba. A pesar de que le encantaría poder hacer algo más para aportar más en su casa, amaba las flores. Amaba hablarles y verlas crecer. Amaba observar como en primavera estaban en su más bello esplendor, bendiciendo a todos con sus radiantes colores.

Tarareaba una de sus canciones preferidas mientras regaba todo el jardín, con paciencia y cuidado. Estaba tratando de calmar sus ansiosos pensamientos. Hoy anunciarían a los seleccionados en el reporte. No quería admitir que estaba nerviosa, tampoco quería admitir que una pequeña parte de ella esperaba que la seleccionaran.

Porque eso estaba contra sus ideales, ¿no?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

—Mira el lado bueno de la situación —le dijo Skyler mientras se ajustaba el cabello— Tendremos 9 chicos a nuestra total disposición.
—¿Estás bromeando, cierto? —la miró inexpresivamente.
—Ah, olvidé que eres una gruñona solitaria…

La risa de Skyler resonó en la habitación, mientras que la mirada de Jeanne pasó de inexpresiva a fastidiada.

—Trata de ser menos gruñona en estos tiempos, ¿podrías?

Jeanne parpadeó en su dirección. Estaba preguntándose si de verdad Skyler le estaba pidiendo eso. Parecía que no la conocía…

—Tu hermana tiene razón —su madre entró a la habitación, radiante como siempre.

Su vestido era color coral, que quedaba hermoso con su piel bronceada, justo como la de Jeanne. Llegaba hasta el suelo, de mangas cortas y espalda descubierta con un abierto en forma de diamante. Los Dioses la había bendecido con ese look de madre juvenil, que parece no envejecer aunque pasen los años. Sin embargo, hacía algún tiempo, cosas comenzaron a aparecer. Signos de estrés, cansancio, tristeza. Tensión entre los guardias, más de lo normal. No importaba cuanto quisieran ocultarlo, una parte de sus hijos sabía que había algo más sobre los rebeldes que no estaban compartiendo.

Y eso solo la frustraba más.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Simon se encontraba llevando órdenes desde las 3 de la tarde. Muchas veces prefería el turno nocturno, porque a pesar de que era más agotador, llegaba con más dinero de propinas a la casa. Sin embargo, ese día, no aguantaba a que fuera la hora de irse. Se perdería el reporte y con eso, no podría ver si había sido escogido o no. Al escucharse por toda la ciudad que Rottingham celebraría aquella ‘tradición’, no dudó en mandar su solicitud.

Tuvo y aún tenía muchas dudas, claro. No estaba seguro de que sería elegido porque era un 6. Y si estaban buscando candidatos para posibles reyes, lo más seguro es que todos aquellos de la corona pensaran en que los dignos de eso eran treses y doses. No obstante, Simon se consideraba una persona con muchas mejores cualidades que la de los treses y doses que conocía. La mayoría eran arrogantes, egoístas, ignorantes de todo lo que sufría el resto de la población. Solo porque tenían dinero y privilegios, se creían más que los demás.

Eso, en parte, fue lo que también le motivó a enviar su solicitud. Quería probar que él era tan apto —o más— que aquellos de castas más altas que él. La discriminación y clasificación de las personas por el número y no por su personalidad lo perseguía desde antes de nacer.

Su desánimo porque no podría ver el reporte desde su casa, se vio transformado en alivio y un poco de nervios al ver cómo las pantallas del restaurante eran cambiadas de canal. ¿Cómo no se le ocurrió? Era obvio que en los locales iban a pasar el programa. Así que continuó llevando y trayendo órdenes, abriendo puertas, indicando cuáles eran los mejores platos del menú y etc, hasta que llegara la hora del anuncio de los seleccionados.

Sentados junto a Agnes Reus, la conductora del programa, se encontraban el Rey y la Reina, ambos con expresiones de enorme regocijo. Por igual, se encontraban allí las princesas y el príncipe. Este último tenía una expresión calmada en su rostro, como casi siempre que lo veía y según Simon, era el que más se parecía a su padre. A su izquierda se encontraba Skyler, que sonreía con una emoción más pícara que alegre. Era muy conocida por hacer bromas en fiestas reales, según le había contado uno de sus primos, que trabajaba en el palacio. A la derecha de Nilam se encontraba Jeanne. Era la única que no traía consigo un rastro de satisfacción. Parecía, más bien, que tenía un tenedor atascado en la garganta. No ocultaba el hecho de que quería largarse de allí lo más pronto posible.

A Simon le llamaba la atención aquello. El hecho de que parecía esconderse de las multitudes cada vez que podía. Y que parecía estar cómoda en cualquier lugar, excepto con un vestido de encaje y vuelos y una corona en la cabeza. Por eso había mandando su solicitud a la Selección de ella.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

—Solo por si se te ocurre querer intentar algo —le dijo su padre, cuando el reporte hubo terminado— Ni se te ocurra eliminar a la mitad de los chicos en una semana. Se supone que esto debe durar tres meses, ¿está claro?
—¿Por qué no mejor participas tú, eh? —fue su respuesta.
—Jeanne, no le faltes el respeto a tu padre.
—Ustedes me están obligando a hacer este estúpido reality. ¿También tengo que ser la imitación de Nilam? ¿Eso esperan? Porque no lo haré —se cruzó de brazos y los miró retante.
—¿Estás diciendo que es malo ser como yo? —intervino su hermano, llevándose una mano al corazón y fingiendo estar ofendido.

La verdad es que el ambiente estaba demasiado tenso para bromas. Pero no podía evitarlo. Si dejaba que su hermana siguiera contestándole así a su padre, no sabía cómo la castigaría esa vez. Sin embargo, no importaba todas las veces que intentara decirle que así no resolvería nada, no era escuchado.

—Para variar, serías mucho mejor si fueras más como él —escupió el Rey, antes de darse la vuelta y salir de la habitación.

Su madre se fue un tiempo después de reproches más gentiles, pero iguales de duros y de desearles las buenas noches. Jeanne quería explotar y lanzar más flechas. No sabía cómo iba a aguantar los meses que tendría por delante.

—¿Viste a quiénes pusieron en tu Selección, al menos? —Skyler enganchó su brazo con el de ella— Todos son lindos, casi no me decido cuál es más que los otros—suspiró teatralmente.

Jeanne solo la miró.

—Oye, a mi tampoco me gusta esto —espetó— Pero actuando como tú no voy a llegar a ningún lado, eso lo sabes.
—Y, ¿podrías ser menos brusca con nuestro padre? —Nilam engacho su brazo con el que tenía libre— Creo que vas a ocasionar que le de una úlsera o algo igual de horrible —hizo una mueca y tembló al imaginarse aquello.

La pelimarrón no pudo evitarlo. Sonrió y luego soltó una carcajada. Al menos, tendría a sus hermanos con ella todo el tiempo. La ayudarían a no matar a alguien por la frustración.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Italia era un país muy diferente a los demás, sin duda alguna. Todo empezando por la corona. Era más acogedor, familiar, incluso fiestero. Eso era todos lo que decían los que vivían allí y los que visitaban de vez en cuando. Solo se tornaba super serio cuando la situación lo ameritaba. Como en los momentos de enterarse sobre el descontento que comenzaba a tornarse masivo en las castas más bajas. Los reyes Di Lorenzo ya tenían aquello previsto —era cuestión de tiempo que alguien comenzara a quejarse. Después de todo, era la naturaleza humana. Y por ocasiones, tenía considerado comenzar con un plan para ayudar a mejorar esa situación. Pero esa clase de cosas no sucedían de la noche a la mañana, no importa cuanto se deseara. Mientras tanto, los rebeldes se hacían más, tornándose cada vez una amenaza peor.

Por lo que, como una medida para ayudar con la situación, los reyes aceptaron la propuesta de celebrar la selección en todo el mundo y para sus tres hijos. Aunque de ahí a que ellos se lo tomaran con ojos buenos, era otro asunto.

—Lo que no entiendo es —comenzó a discutir Blake— si no es algo que se celebre aquí, particularmente, ¿por qué rayos tenemos que hacerlo? ¿Por qué ahora? —preguntó— ¡Y no me quiero casar aún!
—No puedo creer que vaya a decir esto —le siguió Elena— pero estoy de acuerdo con mi hermano.

Ross solo observaba. Él tampoco estaba muy contento con la situación —pero eso ya sus padres lo sabían. Los conocían demasiado bien. Lo único que le restaba saber era el por qué —razón que ya suponía haber adivinado.

—Han comenzado a ocurrir quejas masivas en Italia también —explicó su madre— Y se ha decidido hacer esto junto con Illéa y los demás países, como una forma distracción y tal vez apaciguamiento de la población. En lo que se resuelve el asunto.
—Entonces, ¿eso significa que sí harán la alianza con Illéa? —preguntó Elena.
—No —respondió su padre— Todavía no estamos de acuerdo con la forma en que ellos manejan las cosas. Pero en esta ocasión, tenemos un enemigo en común.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

—Creo que vomitaré —musitó Elizabetta, llevando una de sus manos a su boca.
—No comiences, Bet, por favor —suspiró Lettie.
—No comiences tú a decirme eso, Lettie —replicó la pequeña chica— Es que no entiendo como pueden ser tan asquerosos hijos de-
—Oye, ellos nos pagan —la morena rodó los ojos— Así que, ¿podrías mantener una actitud neutral hasta que salgamos de aquí? —le pidió.
—Siempre lo hago —refunfuñó— Es solo que no los aguanto.
—Por lo menos tienen buen gusto musical —Lettie se encogió de hombros.
—Eres tan buena —Elizabetta sacudió la cabeza, mirando a su amiga con ‘decepción’— A veces tengo miedo de que la gente vaya aprovecharse de ti.
—Buena no quiere decir pendeja.
—¡Uh, touché! Me caes bien, ¿te lo he dicho?

Lettie soltó una risita, seguida por una sonrisa de Elizabetta. Ambas se prepararon para ir a escena, para lo cual solo faltaban unos pocos minutos. Varias veces al mes eran contratadas para los restaurantes más caros de la ciudad de Lettie. Quedaba lejos para Elizabetta, pero la paga lo valía. Además, era su oportunidad para quedarse a dormir en la casa de su amiga con ese pretexto. Lettie y ella eran totalmente opuestas, pero eso no las alejaba de la otra —todo lo contrario.

Los clientes del restaurante eran nada más que treses y doces, todos con su actitud de ‘nariz fina y soy-mejor-que-Zeus-y-Afrodita’ —palabras textuales de Elizabetta—, que pedían exclusivamente la mejor música clásica para sus cenas. En varias ocasiones Elizabetta tuvo el impulso de tocarle alguna de sus sonatas de violin rock, pero Lettie lo notaba y la detenía a tiempo. A ella tampoco le agradaban las actitudes de los pertenecientes a aquellas castas. Prefería mil veces el restaurante de clase media de su ciudad y el de la ciudad de Elizabetta. Allí la gente era más espontánea y no pedían música en específico, sino que las dejaban tocar a su gusto —y se paraban a bailar al ritmo de la música.

—¿Ya están listas, verdad? —preguntó la Gerente del Restaurante, mirándolas despectivamente.

Elizabetta se felicitó a si misma cuando solo atinó a responder positivamente y no a decirle lo que en realidad cruzaba por su mente. Por eso dejaba que Lettie lidiara con cosas como esas —las de hablar con la gente cuando las contrababa y eran unos despreciables ricachones.

Ambas tomaron sus puestos en el escenario, una junto a la otra. Lettie sujetaba su chello, sentada y a pesar de que había una silla a su lado para su compañera, casi nunca la usaba. Elizabetta estaba tan llena de energía que prefería quedarse de pie todo el tiempo que tocaran, aunque terminara quejándose todo el regreso a casa.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El rumor que luego se convirtió en realidad sobre la estúpida competencia llamada ‘La Selección’ que sería celebrada en todo el mundo, realmente no le agradó ni a Elizabetta ni a Lettie. Sin embargo, Lettie vio eso como una oportunidad para conseguir beneficios para su familia. Además, Ross no se era un mal príncipe. Lo había observado muchas veces y parecía realmente interesado en lo que pasaba con su pueblo. Según su punto de vista, era alguien respetuoso, humilde, que ayudaba a los demás cada vez que podía. Sería un buen Rey.

Incluso, Elizabetta le había mostrado su apoyo cuando le dijo acerca de lo que pensaba hacer.

—Tu sí tienes que paricipar, Lettie —le palmeó el hombro— Ya te ves como una reina, solo te falta el castillo.
—¿Y cómo gobernaré?
—Solo toca el chelo y ya está: todos a tus pies —se encogió de hombros— O puedes hacerme tu consejera real y ya verás como los hago hacerte caso —frotó sus manos y sonrió perturbadoramente.

Ahora, Elizabetta no pensaba siquiera en hablar del tema con nadie más. Para ella, La Selección era el invento más estúpido que se había creado. ¿Una competencia para que el príncipe elija a su princesa? ¿Quién rayos se enamoraba de esa manera? Y a ella nunca le gustó mucho el tema del amor de por sí…

Así que su reacción fue todo menos positiva cuando su madre le propuso que mandara su solicitud.

—Disculpa, ¿te volviste loca?
—¡Elizabetta! No toleraré que me respondas de esa manera —le advirtió su madre.
—Es que tienes que estarlo si crees que voy a ir a ese lugar.
—Pero todas las chicas de mi clase de música estaban volviéndose loca, hablando de como desearían tener la edad suficiente para poder participar porque el Príncipe Ross y Brett son-
—No me interesa, Salvatore —levantó una de sus manos, señal para que su hermano hiciera silencio.
—¿Por qué no quieres ir? —preguntó André, sentando en el sofá y mirándola con diversión.
—Tu sabes bien por qué, idiota.
—Bien, ¿qué tal si apostamos? —inquirió— El que dure más sin tocar música fuera del trabajo, gana. Si gano, envías tu solicitud. Si ganas, ya sabes, eres libre.
—No van a apostar, ustedes dos, eso lo más-
—Trato hecho —Elizabetta interrumpió a su madre.

Los hermanos sellaron el pacto estrechándose de las manos. Sussan, su madre, se dio una palmada en la frente, ya sabía que todo estaba perdido. Desde que eran pequeños, sus hijos solían apostar para hacer toda clase de cosas. Tareas del hogar, tareas de la escuela, lavar los trastes. Y aunque por un lado, los motivaba a hacer las cosas mejores, en ocasiones como esta no le gustaba en lo absoluto.

—Amo venir a esta casa, en serio —una voz temblorosa pero llena de vida interrumpió la escena.

Todos las personas en la habitación se giraron hacia la puerta, para encontrar allí a Antoine, junto con su madre.

—¡Abuela! —exclamaron en unísono.
—¡Mamá ha llegado! —chilló la señora, cuyas arrugas y ocasional quejas de su espalda era lo único que dejaba ver que era vieja. Pues, su espíritu era igual de jovial siempre.

Los saludó a todos con abrazos, besos y unos cuantos pellizcones de cachetes —muy a pesar de las protestas de sus nietos. Luego de que Antoine llevara las maletas a la habitación y regresara a la sala, la abuela preguntó.

—Ahora díganme, ¿qué es eso de la apuesta, eh?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

—Si pierdes, entras a la Selección. Esa fue la apuesta. No puedes negarte —le recriminó Salvatore.
Ella misma se había cabado la tumba. ¿No tocar en su casa? Ella, que no necesitaba tener un trabajo para estar haciendo música. Que para ella era mucho más que solo su habilidad para poner dinero en la mesa. No pudo. Extactamente dos días y 5 horas después de haber hecho la apuesta, había comenzado a tocar la guitarra distraídamente. Y Salvatore había salido saltando de su closet —no quiso preguntarle qué exactamente hacía allí—, señalándole con su dedo y gritando “¡perdiste, Lizzie, perdiste!”.

—¡Pero eso significa irme a doblegar contra las reglas del sistema! ¡Y yo no quiero!
—¿Cuáles reglas?
—Las de usar vestido, por ejemplo —la chica rodó los ojos— ¡No estamos en la Edad Media!

Y ahora estaban en la sala, luego de que ella lo persiguiera por toda la segunda planta tratando de taclearlo, con la esperanza de que el golpe le borrara la memoria hasta antes de escucharla tocar.

—Sí, bueno, ustedes se ven mejor en vestidos de todos modos —su hermano se encogió de hombros, no le veía el problema al asunto.
—¿Y qué te parece mi zapato en tu boca? —amenazó.
—Lizzie —advirtió su padre.
—¿Qué?
—Espero que no hables así en el palacio —intervino su abuela.
—¿Y tú como sabes que me van a elegir? —inqurió la chica. Los ojos grises de la abuela brillaron con un destello de diversión— Abuela, si haces una de tus brujerías, no te lo voy a perdonar.
—¿Qué tiene de malo que quiera ver a mi nieta preferida siendo la posible reina?! —exclamó llena de felicidad.
—¡Pues todo! —respondió Elizabetta— Me voy a cambiar de sexo.

Y eso fue todo. A la abuela casi se le salió la dentadura de la tos, su padre se atragantó con las galletas y su madre dejó caer el café.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ross se encontraba sentado en el comedor menos utilizado en el Palacio. No era más feo ni pequeño que los demás, ni mucho menos. Solo que aquella mesa de caoba era más utilizada en épocas de Pascua. Él realmente no sabpia ni entendía por qué —pero no estaba quejándose.

Después de que sus hermanos argumentaran y contra-argumentaran contra sus padres, sin éxito, acerca de lo mal que estaba La Selección, les hablaron sobre el Report y que ellos no serían quiénes elegirían a los civiles. Sino que sería un sorteo supervisado por los Reyes y el Consejo. Al escuchar eso, se tensó ligeramente. Estaba un poco tranquilo por lo de los Reyes, porque sus padres conocían su carácter demasiado bien como para ver quién exactamente le llamaría la atención. Por otro lado, eso de los Consejeros, no le agradaba mucho. Porque sabía que, aunque no lo dijeran, manipularían el sorteo a su conveniencia.

Había vivido 23 años bajo el Consejo que siempre pretendía que nada se saliera fuera de “su clase”. Había discutido con todos ellos innumerables veces, solo por el hecho de salir solo a visitar orfanatos, o por conversar con la señora del mercado, o por hablar casualmente con las cocineras mientras esperaba su postre favorito. Era irritante.

—¡Te dije que estaría aquí! —la voz de su hermana lo interrumpió, que entraba junto con Brett a la habitación— Me debes un paquete de brownies, Brett.
—Yo nunca dije que-
—¡Sí, lo hiciste! —lo interrumpió.
—Lo que digas —murmuró y rodó los ojos— ¿Qué haces, ocultándote de los Consejeros? —le sonrió a Ross.
—Si ya sabes, ¿para qué preguntas?
—Tranquilo, tranquilo —alzó ambos brazos— Que vengo en son de paz.
—¿Te molesta si nos quedamos aquí, igual? —habló Helena, mientras dejaba en la mesa un paquete de hojas— Intenté meterme a la sala de mando para ver qué onda con los seleccionados y toda la cosa, ¡pero me echaron! ¿Puedes creerlo?
—Sí —se rió Blake.
—No estaba hablando contigo, burro —lo fulminó con la mirada— ¿Crees que tenga que aguantar un montón de idiotas superficiales, Ross?
—Espero que no —musitó— Pero si sé que vendrán todo tipo de chicos, ¿no? Pero trata de tranquilizarte, mamá también estará en el sorteo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Elizabetta había mandando su formulario. Bueno, realmente había llenado las respuestas y su hermano lo había enviado en lo que su foto era tomada. Tuvo varios problemas llenando preguntas cómo: Habilidades especiales. Tenía ganas de plasmar una respuesta cuyo sarcasmo se notara a pesar de que era escrito y no podrían verle la cara. ¿Habilidades especiales? Soy un 5, ¿qué creen? ¿Que ordeño vacas?
No sabía si en la foto había salido bien, porque estaba durmiéndose cuando su madre la levantó bruscamente y no le dio tiempo para mucho. Realmente no le importaba.

Después de varios días de tranquilizarse con el mantra de que “en Italia hay muchísimas chicas, no me van a elegir a mí”, la abuela comenzó a cantar en latín y a regar incienso por toda la casa. Era su forma de traerle buenos augurios para el sorteo de la Selección.

La familia Fallani había invitado a los Marchi a ver el reporte en su casa y pasarla allí hasta el siguiente día. No era la casa más espaciosa, pero con el tiempo le habían construído más habitaciones, donde podrían estar cómodamente sin molestar a nadie. Además de que, después de que Elizabetta y Lettie se habían conocido, ya estaban lo suficientemente cómodos con el otro.

El día coincidía con un festival de música que hacían en la ciudad de los Fallani, así que aprovecharon la oportunidad para invitarlos a participar a todos. Mientras más, mejor.

El conductor del programa, Dante Belloni, un carismático hombre con un acento raro, comenzó el report a las 8 de la noche. Sus padres llegarían a eso de las 8:40, probablemente ya habrían anunciado a la mitad de los Seleccionados para eso. Giancarlo y Salvatore, que eran de la misma edad, se encontraban sentados en el sillón junto con André, que había llegado temprano a la casa solo para la ocasión. Lettie y Elizabetta compartían el piso en frente de la televisón. Ambas estaban nerviosas; sin embargo, la primera lo sabía manejar de una manera calmada, mientras que la segunda estaba mordiendo sus labios y apretando un cojín como si quisiera sacarle todo el algodón que tenía dentro.

Observó a sus reyes, tan hermosos y elegantes como siempre. No es que le cayeran mal, ni sus hijos. Pero no quería ir a participar en ese estúpido concurso. Dante comenzó entonces, con las seleccionadas de Ross, el mayor. Y de tercera, apareció el rostro sonriente de Lettie. La morena abrió los ojos, sin créerselo. Un chillido brotó de los labios de Elizabetta, ocasionando que todos se encogieran y se cubrieran las orejas.

—¡FELICIDADES! ¡Sabía que-! ¡Debí apostarlo, joder! —se le lanzó encima— ¡Oh Dios!
—¡Gracias! —le correspondió el abrazo, riendo— Y felicidades a ti también.

Lo que pasó a continuación fue extraño. Elizabetta soltó a su amiga y la miró, sin decir nada, con una expresión de confusión y blanquedad. Entonces, giró su cabeza hacia la pantalla de la televisón nuevamente. Y allí estaba, su rostro sonriente y con las ondas despeinadas, mirándola junto a otras 8 caras. La pelimarrón parpadeó. Y de nuevo. Pero no dijo nada.

—Eli, tu también estás dentro.

Otro parpadeo. Y después…

—¡Abuela! ¡Esto es tu culpa! —la acusada miró a su nieta desde donde estaba sentada— ¡Tú y tu diabólico budú! ¿Por qué no usas eso para que nos encontremos un tesoro, eh?
—Cálmate, Lizzie —le dijo André.
—No soy Lizzie. Soy Eduardo. Y Salvatore, usaré tu ropa de ahora en adelante.
—Eres demasiado niña para ser un chico —su hermano rodó los ojos.

La reacción de la muchacha fue demasiado rápido para que él pudiese escapar ileso. En un momento estaba junto a Lettie, en otro estaba detrás de él con sus rizos marrones entre sus dedos y su zapato en su cara.

—¡Mentira! ¡Me retracto! ¡Eres el demonio en persona! —chilló su hermano, luchando por escaparse de su agarre.
—Creo que si soy buena me van a sacar en la primera semana —murmuró para sí misma.

El reporte volvió a presentar los rostros de todos y entonces se percató de por quién estaba participando. Y que Lettie estaba participando por él también. Entonces, su ‘calma’ momentánea volvió a extinguirse.

—¡Mandaron mi solicitud por Ross! ¡POR ROSS! ¡Lettie la mandó por Ross! —chilló, exaltando a todos en la sala.
André le daba gracias a Dios por el hecho de que sus padres y los de Lettie se encontraban en el festival.
—Oh Dios. Esto no está bien —comenzó a caminar de un lado a otro— Voy a entrar en pánico.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Lettie aún no podía creerlo. Se sentía tan surreal, a pesar de que veía constantemente guardias y personas del palacio entrando y saliendo por su puerta principal. Debido a que estaba dentro, tuvo que regresar a su casa cuanto antes, pues las visitas llegarían pronto, para prepararla para el viaje hacia la capital. Sus padres estaban estáticos.

Mientras le hacían exámenes y demás, se permitió admitir que otra parte por la que sentía que todo era surreal —o por la que querría que lo fuese—, era el hecho de que Bet viajaría con ella. Porque ahora estaban “compitiendo” por el mismo Príncipe. Claro está, Bet seguiría diendo Bet, y ningún príncipe cambiaría eso. Y ella no quería estar en la Selección. Pero ahora que sí lo estaba, compitiendo por el mismo que ella, le ocasionaba este savor agridulce en la boca del estómago. Era una enorme contradicción.

Era un alivio que ambas fueran a viajar. Ella nunca había estado fuera de su casa, en un lugar desconocido, por tanto tiempo. Y se sentía un poco más relajada al saber que estarían juntas. Solo esperaba que su amiga no hiciera de las suyas —el palacio no era lo mismo que el resto de Italia.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Después de que la familia de Lettie se fue de su casa, Elizabetta había comenzado a pelear de nuevo. No importaba con quién, la verdad. Estaba buscando cómo desahogarse porque la suerte no había estado de su lado. Y luego llegaron todas las personas del palacio a hablarle de las reglas, hacerle preguntas extrañas y un examen médico. Sufrió dolor físico al aguantarse todas las réplicas con sarcasmo que quería soltarle al hombre que había ido a supervisarlo todo.

Oh, claro, se volvió visiblemente más tolerante después de que le informaran sobre la suma de dinero que recibiría su familia a cambio de su estancia en el palacio. Aquello encendió una bombilla en su cerebro, una idea pequeña de que en caso de que sí pudiera quedarse por más de una semana, a su familia le vendría demasiado bien.

Los días habían pasado demasiado rápido para su gusto. Estaba comenzando a creerse que si lo pensaba en voz alta y creía en ello como creía antes en las hadas, no tendría que ir a ninguna Selección. Todo sería un horrendo y realista sueño.

No obstante, se resignó cuando llego el día de ir al aeropuerto para viajar hacia la capital. Le harían una despedida a lo grande, cosa que realmente fue rara pero de todos modos fue divertido ver a sus colegas allí. Y después fue el turno de despedirse de sus padres.

“No actúen todos tristes porque me voy después de que me hicieron mandar el formulario para esta cosa”, era lo que Elizabetta quería decir, mientras observaba a su mama sacudirse la nariz con un pañuelo. Su padre la estaba mirando como si se fuera a otro continente y con un marido —así como había mirado a su hermana mayor. Salvatore y André tenían expresiones de disgusto —probablemente extrañarían hacerla chillar del enojo.

Ella llegó unos minutos después de Lettie al aeropuerto. En realidad quería irse con ella, pero al vivir en diferentes ciudades, no sería posible. Cuando llegó se sentó a su lado y comenzó a mover el pie nerviosamente hasta que les avisaran que podía abordar. Nunca había viajado en avión y le emocionaba —pensaba en ello como una montaña rusa o un glogo aerostático. Elizabetta siempre había querido practicar deportes extremos.

Lettie, por su parte, se encontraba mirando a los chicos y chicas que llegaban al mismo lugar que ellas. En un intento por sentirse más “preparada”, se había aprendido los rostros, nombres y castas de todos los seleccionados. Estaba segura de que si se lo decía a su amiga, la llamaría obsesionada. Pero no había podido evitarlo. Ella y Lettie eran las únicas 5. Luego estaban doses, cuatros y treses. Había una 6, que reconoció de inmediato porque le había parecido muy linda. Su nombre era Mackenzie Roseclaw.

—Hola —les sonrió— Soy Mackenzie-
—Roseclaw, tu apellido es cool —Lettie estrechó su mano— Soy Lettie, un gusto. Y esta es-
—¿Sabes, Lettie? Los chicos de la Selección de la princesa son muy lindos —musitó Elizabetta, sin percatarse de la presencia de la ojiazul— ¿Crees que…? —en ese momento giró la cabeza y vio a la rubia mirándola con diversión— Oh. ¡Hola! Soy Lizzie. Ignora todo lo que acabo de decir.

Mackenzie rió.

—Espero que no te escuchen hablando así las demás, se supone que está prohibido fraternizar sentimental o románticamente con ellos —señaló Lettie.

Lizzie la miró como queriéndole decir que le importaba un comino porque ella no quería ganar casarse con Ross y volverse reina. Presentía que ese viaje iba a traerle mucho más que simples memorias de vestidos lindos y demasiados fancy para ella, chicas competitivas y tratar de no romper algo en el Palacio. Lettie solo esperaba no volverse loca.

—Ella tiene razón, ¿sabes? —habló Mackenzie, luego de volverse a presentar.
—Yo solo decía —Lizzie se encogió de hombros— No es como si vaya a hacer algo. En cambio ella…

Las otras dos chicas dirigieron la mirada hacia el punto al que observaba Lizzie. A unos cuantos metros de ellas, donde habían estado reunidos los chicos, se encontraba otra de las seleccionadas. Lettie la reconoció como Geannia, una dos y modelo que había visto en revistas anteriormente, por igual. Se encontraba charlando con ellos abiertamente, sonriendo y soltando risas, además de mirando coquetamente de vez en cuando. Lettie llegó a pensar que quizá ella lo hacía de manera inconsciente. Era probable, porque estaba acostumbrada a ser así desde la cuna.

—¿Por qué no van y le dicen las reglas, por si acaso? —sonrió Lizzie, subiendo y bajando las cejas.
—Mejor no busquemos problemas —Mackenzie negó con la cabeza.
—Uh, ese es el kit de la cuestión. Los problemas suelen encontrarme a mí.

Lettie se dio una palmada en la frente con resignación.

—Por favor, Bet, prometiste que ibas a-
—Epa, que no he hecho nada —alzó sus brazos al aire— Soy estoy molestando, Lettie. Seré buena.
—No te voy a creer hasta que lo demuestres.

Lizzie no le puso atención. En cambio, su mirada oscura se percató de que la chica de piernas largas ahora se acercaba hacia ellas. Se notaba que era una modelo. Y sí, era bonita. Pero también exudaba esa actitud de yo-soy-mejor-que-tú por los poros. Se le notaba en la expresión facial.

¿Acaso todos los doses y treses tenían ese diseño genético de fábrica? ¿Hijos de papi y mami por siempre, eh?

Si habían más como ella, bueno, no sabía qué iba a hacer. Lettie era la paciente y autocontrolada de las dos.

—Hola, soy Emmeline —otra chica se acercó al grupo por la derecha, sonriendo amablemente.
—Geannia, aunque de seguro ya deben saberlo —sonrió la chica modelo. Sonrió como si fuera a deslumbrar a todos con la hilera de dientes.
—Uh, sí-
—¿Y por qué deberíamos? —Lizzie no pudo evitarlo.

Antes de responder, Geannia la miró de pies a cabeza, clasificándola de inmediato. Sin embargo, a pesar de ser mucho más baja de estatura, Lizzie no se intimidaba. Lettie también se encontraba mirándola con mala cara.

—Bueno, si son de bajas castas, lo más probable es que no. No tienen todos los recursos para ver lo que está pasando en el mundo exterior, ¿no? —volvió a sonreír hipócritamente— Se la habrán de pasar trabajando.
—Sí, bueno, y trabajamos con habilidades que aprendemos y con talentos especiales. Tú, ¿qué haces, caminar y sonreír a la cámara? ¿Acaso tienes neuronas, o tu cerebro es tan de lujo como tus prendas?

La expresión de Geannia se torció en un gesto ofendido, incrédulo y enojado. Lizzie sonrió, Lettie sonrió, las otras dos estaban divididas entre sonreír a lo grande o mantenerse neutrales.

—¿Disculpa? —escupió la chica.
—Disculpa aceptada.
—¿Quién te crees que eres? —volvió a decir, aun medio estupefacta. Al parecer nadie nunca le había hablado así.
—Elizabetta Fallani —estrechó su mano aunque no se la ofreció— Mejor amiga de la futura reina. Y no me caes bien —su sonrisa se ensanchó.

Lettie soltó un suspiro. Este sería un largo viaje.

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por wanheda. el Vie 13 Nov 2015, 4:36 pm

Ems es preciosooooo me moría por leer el capítulo y gracias por tu comentario, como siempre

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Megara. el Vie 13 Nov 2015, 9:55 pm

Graciaaaas y es que tu cap me mato

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: The Selection.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:36 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 17. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.