O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» être dans la lune.
Hoy a las 4:58 pm por Ongniel

» MY POWER |Celyn|
Hoy a las 2:05 pm por Celyn

» Life’s too short to even care at all
Hoy a las 1:55 pm por Ariel.

» Sun and Moon
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 1:02 pm por Karasuno

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 12:36 pm por AngelMalfoy

» un paso adelante.
Hoy a las 12:07 pm por deutch.

» something strange
Hoy a las 10:41 am por jackson.

» Nada es como se ve xAudicionesx
Hoy a las 8:13 am por wonder.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Reencarnación

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por gringotts. el Dom 29 Mar 2015, 5:45 pm

lol llego tarde pero bueno. ame ambos capítulos, so, espero y suban el siguiente bc yo ya tengo ansias por escribir.  besos xx.
pd: yo tmb odio que traten a zayn como si hubiera muerto, but, sigo aqui a pesar de todo.  ((solo espero que el negro se vaya alejando de naughty bc ese tipo no me da buena pinta ahr.))
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por crybaby. el Vie 10 Abr 2015, 6:46 pm


CAPÍTULO 003.
- Me pareces muy familiar... -

19 de Agosto de 1942.
Con veintiséis años de edad, Leo J. Hamilton III era por mucho el hueso más duro que cualquiera hubiese tratado de roer. Con muchos caprichos que cumplir y un grupo numeroso de personas dispuestas a cumplir todos y cada uno de ellos, no era ninguna novedad que para el hombre alimentar su ego y presumir de este mismo era su actividad preferida, y por ende nadie tenía permitido alguna vez tomarse el lujo de creer que él podría amar a alguien que no fuera él mismo.
O así fue hasta que lo vieron caer con mucha vehemencia en los brazos de Tobias Carter. Al final del día el soldado le consumía el amor que al mismo tiempo le devolvía con creces. 
Nadie se lo imaginó, ni siquiera Leo, porque después de todo Tobías era sólo eso, un soldado. Uno que vivía tratando con mucho fervor de convencer al mundo entero de que su sonrisa era sincera, y aunque Leo era por mucho uno de los hombres con más inteligencia en Estados Unidos —tal vez en toda América —, muy poca cordura poseía cuando el rubio de orbes azules se paseaba en la misma habitación que él.
Esa mañana Leo amaneció dispuesto a confesarle a su padre toda la verdad por la cual no podía casarse con la hermosa dama de buenos modales y buena familia que el hombre con mucho orgullo habia elegido para él: estaba enamorado de un soldado. Esa mañana también recibió la última carta de su amado.
“Leo:
Hoy no puedo entrar en detalles, es una época difícil. Te hecho demasiado de menos, a veces tengo el vago deseo de dejar todo y sólo escapar contigo, para siempre, y no saber nada más de guerras y Nazis. Pero luego recuerdo que hago todo esto por ti, para que tal vez, en un futuro libre de conflictos podamos tener una vida mejor.
Te prometo que aun guardo cada detalle de tu cuerpo en mi mente; tus orbes chocolates y ese cabello de gato arisco que adoraba acariciar cada vez que tenía oportunidad. Por favor espérame, falta  poco para volver a tus brazos. 
Y sé lo que estás pensando, Leonardo J. Hamilton: no soy cursi, estoy enamorado de ti.
Toby.”
Leo sonrió:
—Te ha faltado el III, Soldado.
20 de Agosto de 2015.
Manhattan, Nueva  york.
Will odiaba el sol. Odiaba las mañanas y odiaba a su esposa por sobre todas las cosas. Un año y todavía se seguía cuestionando porque se habían casado.
—¡William Greyson, no te atrevas a dejarme hablando sola! —El aludido sólo pudo rodar los ojos; por qué su esposa no accedía a la fantástica idea de usar un bozal—. ¡Will, respétame, soy tu maldita esposa!
—Tú lo has dicho: Maldita.
—¡William!
Caray, como le dolía la cabeza esa mañana, y los gritos y reclamos de Verónica Greyson si servían de algo, eran para incrementar el dolor, y de paso su mal humor. De repente su espalda trono, ¡Sólo tenía veintiocho años! Como es que podía sentirse como si tuviera cuarenta.
—¡Will, préstame atención cuando te hablo, mierda! —De nuevo su esposa gritó, pero esta vez su chillona voz estuvo acompañada de una cachetada que con sumo placer le planteo a Will en la mejilla izquierda.
Cuenta hasta diez, Willy, cuenta hasta diez.
Suspiró cuando se hubo calmado, y con una sonrisa de labios sellados —totalmente falsa, por supuesto—, preguntó:
—¿Qué quieres?
—Mi tarjeta de crédito ha expirado. Explícame por qué.
—Que mierda quieres que te explique, te la pasas todo el jodido día vaciando las tiendas más caras, ¡Por supuesto que expiro!
Su esposa frunció el ceño, y él simplemente ya no se sentía con fuerzas para mantener esas ridículas conversaciones.
—A mí no me hables así, William. Ten cuidado con tus palabras.
Will sólo se terminó su café de un único sorbo y dijo:
—Tengo trabajo.
 
 
—¡Ya te dije que le comprare el puto iPhone 6, deja de gritarme!
Ese día en definitiva no habia comenzado bien y probablemente tampoco terminaría en buenos términos. Sólo estuvo un par de horas enfrascado en su gran oficina de ejecutivo cuando Verónica llamó para avisarle que su hija Freya quería un iPhone 6 de cumpleaños —varios meses adelantados porque su cumpleaños no era hasta Julio pero ella lo quería enseguida— y para Will era más sencillo mandar a su secretaria a que lo comprara que cuestionarse el por qué una niña de seis años necesitaba un jodido teléfono celular de última generación.  
Esta vez, sin embargo, en lugar de pedirle a Lorena, su secretaria, que se encargara de adquirir el teléfono, decidió ir él mismo a comprarlo. Mientras caminaba por las afueras de las Industrias Greyson, trataba de encontrar una razón coherente a todo esto, pero la conclusión más simple era que se le habia dado la gana de estirar un poco las piernas hasta el C.C más cercano.
Cuando sus pies sintieron el frio piso de mármol de la tienda Apple bajo ellos, Will percibió enseguida que ese no era su lugar, podía ser joven aún pero la tecnología no era lo suyo. Lo suyo era odiar hasta el cansancio y gritarle a personas para que hicieran cosas por él, con la tecnología simplemente chocaba.
—¿Se le ofrece algo, señor?
Lo primero que él hizo fue fruncir el ceño, esa voz se le hizo ridículamente familiar. El chico frente a él era rubio, joven, y Will noto, inconscientemente, la tensión que albergaban sus mejillas por tanto fingir sonrisas constantemente para sus clientes. Noto también el ligero cosquilleo que subió por su espina dorsal cuando sus ojos chocaron con un profundo mar, difícil de descifrar para cualquiera menos para él, que eran los ojos de aquel chico.
Will sintió entender al instante que este chico de cabellos rubios no fingía con el mismo fin que el resto del mundo; lo hacía para esconder y proteger, a sí mismo o a los demás pero todo se resumía en protección.
Sintió algo tan fuerte que no se podía catalogar como Déjà vu. A sí mismo una sensación de curiosidad lo invadió.
—Quiero el IPhone 6 —rasposamente alcanzo a decir.
—De acuerdo. —respondió el muchacho arrastrando las palabras, quien de un momento a otro comenzó a hacer preguntas de aquí a allá, entonces la curiosidad de Will por él paso a segundo plano y sólo deseo que se callara pronto.
—Escuche, sólo necesito el celular, es para mi hija. Pagare con tarjeta de crédito, da igual el precio; Sólo apresúrese que no tengo todo el jodido día. —pero él chico no se apresuró, ni siquiera se movió de su sitio. Lo observaba con ojos fríos fijamente, nada  más.
Él ya se encontraba nervioso. Tenía esa idea rodando por su cabeza de que a ese joven ya lo conocía de algún lugar, y pensar que sólo era paranoia parecía imposible.
—No tiene que ser tan grosero, ¿sabe? No quiero estar aquí más que usted, y de hecho debería estar en mi almuerzo, pero aquí estoy, atendiéndole, y si podría hacerme el favor de respetar el procedimiento que por orden debo hacer a la hora de vender un artículo, se lo agradecería enormemente.
William sonrío levemente.
—SI no te gusta este empleo, ¿Qué haces aquí?
—No todos tenemos tanta suerte.
Le hubiese gustado protestar, pero habia nacido en una cuna de oro. Era la realidad.
—Soy Will —dijo de repente—. Will Greyson.
Y aunque el rubio trato de disimular su sorpresa por el repentino giro que dio la conversación, sonrió un poco también.
—Steph Jones.
Spoiler:
¡Hola! bueno, lo siento si ha quedado corto, de verdad. Pero espero que aún así les guste. Sigue: eighteen.


Última edición por sally. el Vie 10 Abr 2015, 7:08 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Homoprincesa. el Vie 10 Abr 2015, 6:59 pm

bueno te quedó muy bien(?
que lindo, una niña tendrá un iphone6
y esa no seré yo :c (cuando tienes 
dinero de sobra)...

espero el siguiente ahr.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Zarek el Vie 10 Abr 2015, 7:13 pm

Yo de casualidad y tengo un telf inteligente. Osea el Bullyng, WILL SE MI PADRE.

Me gusto mucho el capitulo. Y me gusta Steph.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por hayes grier. el Vie 10 Abr 2015, 11:54 pm

Amo el cap, estuvo relindo. Yo también quiero un Iphone!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por gringotts. el Sáb 11 Abr 2015, 1:41 pm

yo quiero un iphone 6, ahr. con trabajo tengo uno inteligente. (?) me encanto el capitulo, so, no me queda más que decir que me toca a mi; ya mismo me pongo a escribir. ((solo pido un poco de paciencia bc tengo que subir cap en otra nc y aparte, la escuela empieza pasado mañana, lol. but, no me tardare en subir, lo prometo.)) besos xx
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Ragna. el Vie 17 Abr 2015, 5:59 pm

No sé que decirles a todas, es que hacen las cosas más hermosas que eh visto es demasiado para mi heart, los capítulos estuvieron geniales, espero el siguiente, mientras hago el mio durante el tiempo de descanso que tengo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por gringotts. el Sáb 18 Abr 2015, 7:50 pm

lo siento si me e tardado mucho, pero estoy en etapa de exámenes y se me vienen encima los proyectos y trabajos finales, so, estoy algo ausente del foro, pero ya casi termino el capitulo; a más tardar para el lunes estará listo y publicado, no más. lo prometo.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por gringotts. el Lun 20 Abr 2015, 10:50 pm


CAPÍTULO 004
- tu saltas, yo salto. ¿recuerdas? -


10 de Abril de 1912
Southampton, Inglaterra.
7:43 a.m.

—¡Corre Johnny! ¡El barco está a punto de irse sin nosotros!— el rubio miro como su amigo batallaba para correr mientras cargaba su mochila sobre su hombro. Rió mientras abrazaba su pequeña maleta contra su pecho, para no perderlo de vista entre toda la gente, y se echó a correr de nuevo.

Era una mañana algo soleada en el puerto de Southampton. El olor a pescado y sal era evidente en el aire, lo cual tranquilizaba, de una extraña forma, al joven Christopher. Era un día muy importante para el pueblo, todos se habían reunido en el puerto para despedirse del RMS Titanic; el barco transatlántico más grande que se haya construido durante esta época. La gente estaba emocionada, mientras observaban como subían varios pasajeros de primera clase al barco. 

Chris se detuvo en seco mientras un carruaje pasaba frente a él. Johnny, quien seguía corriendo tras él, choco contra la espalda del rubio, empujándolo y haciendo que cayera sobre varias maletas.

—¡Johnathan! ¡Maldito hijo de...!— el grito enojado de Chris fue interrumpido por otro grito, pero un poco más, ¿femenino?

—¡Maldito bastardo! ¿Qué creen que están haciendo? ¡Tiraron todo nuestro equipaje!— Johnny tomo la mano de su amigo, jalándolo para levantarlo del suelo. Ambos dieron un paso hacia atrás al ver que la señora, quien parecía ser parte de la realeza con ese vestido largo y ese ridículo sombrero hecho de plumas exóticas, los fulminaba con la mirada, realmente molesta por el acto de torpeza de ambos chicos.

—Lo sentimos mucho, señora. No fue nuestra intención nada de esto.— hablo calmadamente Chris, acercándose para levantar una de las maletas del suelo y colocarlas en el carruaje de nuevo. Johnny lo imito tomando dos pequeñas maletas redondas y acomodándolas con cuidado.

—Más les vale que no hayan roto nada dentro de esas maletas, porque si encuentro algo roto en cuanto las abra, les juro que...

—¿Madre?— la voz irritante de la señora fue interrumpida por otra más dulce, o eso es lo que pensaba Christopher. Del carruaje bajo una joven, su vestido esmeralda hacia contraste con el color negro de su cabello que estaba acomodado perfectamente en un moño que descansaba en su nuca y sus ojos verdes brillaban con la luz del sol. Simplemente hermosa, pensó Christopher.

—¡Jocelyn! Necesito que vigiles a estos chicos mientras voy con Joshua a registrarnos.— la señora sacó un pequeño abanico y apunto a ambos chicos, quienes seguían acomodando las numerosas y lujosas maletas. Christopher miro por el rabillo de su ojo como la joven Jocelyn intentaba reprimir una carcajada, lo cual se le hizo terriblemente tierno al rubio.

—Está bien, aquí me quedare.— medio sonrió la ojiverde, echándole un vistazo rápido a ambos chicos. En el momento en que su madre desapareció, se acercó a Christopher y tomo con delicadeza la pequeña maleta rosada que sostenía en sus manos y la coloco arriba de una de las más grandes. Ambos voltearon al mismo tiempo, y por un segundo, lograron ver una pequeña sonrisa en el rostro de ambos. —¿Se podría saber, sin sonar grosera ni nada, que fue lo que paso para que mi madre se enojara así?— dijo Jocelyn con un tono juguetón.

—Fue un accidente, señorita. Eso es seguro.— hablo Johnny mientras le pasaba una de las maletas grandes a Chris, sacándolo de su trance. 

—Teníamos apuro por irnos a registrar también, hasta que este idiota de aquí me aventó contra sus maletas.— explico ahora Christopher mientras le daba un codazo a Johnny. Jocelyn rió mientras admiraba el rostro indignado del moreno.

—Espera, ¿según tu a quien le dices idiota, rubio?— Johnny miro a su amigo y cruzo ambos brazos sobre su pecho. Christopher abrió la boca para contestar, hasta que fue interrumpido por el grito de alguien más.

—¡Últimos pasajeros de segunda y tercera clase, favor de registrarse! ¡Últimos minutos para abordar!— Los ojos de ambos chicos se dirigieron a un hombre que pasaba entre la multitud repitiendo la misma frase una y otra vez.

—Esos somos nosotros, Chris.— Johnny tomo su mochila, colocándola sobre su hombro. —Bueno señorita, sentimos mucho el desastre que ocasionamos, pero este idiota y su amigo rubio deben irse. Fue un gusto.— y con un leve saludo de mano, se despidió.

—Por mi parte, también le pido disculpas.— Chris imito las acciones de su amigo, acomodando la última maleta en su lugar y tomando la suya para sujetarla entre sus brazos. Se colocó frente a Jocelyn, le tomo la mano, y como acto de despedida, le beso el dorso de su mano derecha, ocasionando un leve rubor en las mejillas de la joven. —Ojala y nos veamos pronto.

—Pienso lo mismo.— susurro la ojiverde. Christopher le dedico una sonrisa, y, al igual que su amigo, salió corriendo en dirección al gran barco que los esperaba.

—————

14 de Abril de 1912
11:26 p.m.

—¿Vendrás a la habitación de Miguel esta noche?— le pregunto Johnny, mientras terminaba de colocarse sus zapatos.

Hace cuatro días que el RMS Titanic había partido de Southampton, Inglaterra. Y hace cuatro días que Christopher, junto con Jocelyn, se veían todas las noches en la proa del barco sin que nadie supiera; a veces platicando, otras contando historias de su infancia, y cuando el mar estaba tranquilo, simplemente admirando las estrellas en el cielo nocturno. En tan poco tiempo, lograron conocerse mejor, y, hasta Christopher a considerado sentir una atracción hacia Jocelyn, no solo física, pero la forma de ser dulce e inocente de la chica le atraía; la quería.

—Esta vez no, Johnny. No tengo ganas.— negó la oferta de su amigo. 

—No seas amargado, Chris. Sera divertido.— intento animarlo el moreno.

—Simplemente no tengo ganas de emborracharme y fumar hasta perder la conciencia, Johnny, entiéndelo.— las dos últimas veces que ha visitado la habitación de Miguel con Johnny, siempre ha salido medio borracho y con el olor a cigarro sobre él. Quien sabe cómo, un grupo de chicos lograron meter a escondidas del bar de primera clase a las habitaciones de tercera clase botellas de alcohol y varios paquetes de cigarros. 

—Está bien, está bien. No quieres ir, punto.— se rindió el moreno. —Pero, yo si disfrutare un rato. Buenas noches, rubio.— se acercó a Chris y le revolvió el cabello.

—Buenas noches, cuídate.— le sonrió a su amigo, mientras este salía al pasillo del ala norte de las habitaciones de tercera clase.

Cinco minutos después, al ver que su amigo ya no regresaba a la habitación, se levantó de su cama y tomo sus zapatos para empezar a ponérselos. Reviso la hora en su pequeño reloj de bolsillo: las 11:30 p.m., la hora exacta. Tomo su chaqueta y su gorra y salió de la habitación, dirigiéndose a las escaleras que lo llevaban directo al babor del barco. Al salir, sintió la ráfaga de viento helado golpearlo, y procuro cerrar bien su chaqueta para evitar resfriarse. Siguió su camino a la proa, bajo otro par de escaleras, y ahí fue donde la vio. 

De pie en la proa del barco, recargada contra la pequeña barra de metal que rodeaba toda la orilla del mar, estaba ella. Su cabello negro se mecía con el viento, al igual que su vestido blanco, con detalles de encaje plateados, se movía delicadamente. Se acercó a ella y la tomo delicadamente de la cintura, haciendo que ella brincara un poco del asombro, en cuanto vio quien era, le sonrió y lo envolvió en un abrazo corto.

—Viniste.— le sonrió la ojiverde.

—¿Por qué no lo haría?— le correspondió el rubio.

Pasaron los siguientes 20 minutos hablando de cualquier tema, recargados contra la barra de metal, mientras sus ojos se perdían en el oscuro mar del océano Atlántico. Se quedaron en un pequeño silencio, escuchando como las olas golpeaban con fuerza el barco; hasta que Jocelyn decidió hablar.

—Hay algo que nunca te llegue a preguntar.

—¿Si? ¿Qué cosa?— la volteo a ver el rubio con curiosidad.

—¿Qué haces aquí en el Titanic? Quiero decir, ¿por qué decidiste viajar a Estados Unidos?— lo miro a los ojos, esperando una respuesta.

—Como te conté, soy irlandés, y no vengo de una familia con muchos recursos que digamos. Siempre nos ha hecho falta el dinero, pero gracias a mi tío, logramos tener una vivienda decente y algo que comer para mí, mis padres y mis cinco hermanos.— la ojiverde abrió los ojos sorprendida. —Vengo de una familia numerosa como te puedes dar cuenta.— rió con suavidad el rubio. —Y la razón por la que estoy aquí, ahora, es porque escuche que hay más oportunidad para encontrar empleo en los Estados Unidos. Exactamente a qué parte iré, todavía no estoy seguro, pero intentare buscar algo para poderle enviar dinero a mis padres.

—¿Y tus hermanos?

—Cada quien decidió ir a buscar por su parte, ya sabes, para poder pagarle de alguna forma tantos años de esfuerzo a nuestros padres.— sonrió con nostalgia el rubio, no iba a mentir, extrañaba a su familia.

—Que tierno.— la miro confundido y con una sonrisa divertida pintada en los labios. —Quiero decir, que se me hace dulce de su parte ayudar a tus padres de esa forma.— le dedico una sonrisa sincera.

—¿Y tú? ¿Qué haces aquí en el tan famoso Titanic? ¿Qué planes tienes?— la ojiverde suspiro.

—Bueno, mi madre logro enviar una carta de recomendación a una de las mejores universidades en Nueva York. Y, tal parece, que fui aceptada.

—Eso es genial, ¿no? ¿Qué tienes planeado estudiar?— le pregunto con verdadera curiosidad.

—Es una universidad de bellas artes, estudiare para convertirme en bailarina.— el rubio sonrió al imaginársela vestida con un bello traje de baile, moviéndose al ritmo de la música clásica, sus pies moviéndose delicadamente por un gran salón. —Si tú tuvieras la oportunidad de ir a la universidad, ¿qué quisieras estudiar?

—La verdad nunca fui bueno en la escuela. Era muy travieso y desastroso de pequeño.— Jocelyn se imaginó a un pequeño niño de cabellos rubios, gritando y corriendo por todo el salón de clases, visitando todos los días la oficina del director. —Pero, si tuviera la oportunidad, quisiera ser músico. Hasta el momento, lo único que se hacer es tocar la guitarra y cantar un poco.

—Algún día de estos me tendrás que enseñar tus habilidades con la música.— ambos terminaron la conversación riendo, pero fueron interrumpidos por un gran golpe que sacudió a todo el barco, seguido de un grito.

—¡Iceberg a la vista!— ambos chicos voltearon a su izquierda, donde, efectivamente, había un gran iceberg, rasgando el babor del barco. Christopher se acercó a la orilla del barco, y con tan solo estirar un poco la mano, logro sentir el frio del hielo rosando la punta de sus dedos.

—¡Christopher! ¡Cuidado!— miro hacia arriba, y vio un gran pedazo de hielo despegarse del iceberg y caer enseguida de él, golpeando fuerte el suelo de madera. Se alejó, al mismo tiempo que tomaba la mano de Jocelyn y llevándosela junto con él al centro del barco, mientras veían como este daba vuelta intentando alejarse del gran iceberg. 

Después de varios intentos, lograron separarse de él y seguir su recorrido. A los minutos, varios gritos se escucharon y sintieron como el barco empezaba a inclinarse, la proa empezaba a hundirse de a poco en el mar.

—Christopher…

—Vamos, no te detengas.— para entonces, el plano de cirugía del barco estaba lleno de pasajeros desesperados por salvar sus vidas. Varios ya llevaban sus chalecos salvavidas puestos, mientras otros, ante la desesperación, se aventaban al mar abierto.

—¡Mujeres y niños primeros! ¡Solo mujeres y niños!— los botes salvavidas se iban llenando de uno en uno, y cada que se llenaba uno, caía al mar y se alejaba lo más pronto posible del barco que con cada minuto que pasaba, se iba hundiendo cada vez más, la popa empezaba a elevarse en el aire, la luz empezaba a cortarse, y los pasajeros cada vez más salían de sus habitaciones.

—Jocelyn. Jocelyn, escúchame.— Chris tomó el rostro de la ojiverde entre sus manos y la miro a los ojos. Le seco las lágrimas que caían por sus mejillas y le hablo tranquilamente. —Necesito que me hagas un favor. Necesito que te pongas esto y te subas a uno de los botes y… solo sal de aquí, ¿sí?— le entrego un chaleco salvavidas y la acerco a uno de los señores que empezaban a subir gente a los botes.

—¡No! ¡Necesito que te quedes conmigo!— lloró cada vez más.

—¡Solo hazlo! Hazlo por ti, por mí. Necesito que estés a salvo.

—¡Y yo necesito que estés conmigo!— Christopher le beso delicadamente la frente y la acerco a la orilla.

—Súbanla.— le dijo a uno de los señores que subían a las mujeres al bote salvavidas. Jocelyn empezó a patalear y a gritar, sin soltar la mano del rubio. En cuanto logro subir, el pequeño bote empezó a descender, y Christopher se fue de su campo de visión.

El pequeño bote logro alejarse del gran barco, que ahora parecía un gran edificio en medio del mar. A lo lejos, logro ver como los demás botes se llenaban, esta vez con los hombres que se habían quedado en el barco, y el resto, solo seguía saltando al helado océano Atlántico. Con el paso del tiempo, los botes con los hombres se acercaban más a el resto, intento buscar la cabellera rubia de Christopher entre los hombres, pero al único que distinguió fue a Johnny, su amigo.

—¡Johnny!— le grito al moreno hasta que logro llamar su atención. El moreno volteo y vio a la ojiverde en el bote de enseguida. —¿Dónde está Christopher?— el moreno inmediatamente abrió los ojos sorprendido, y empezó a buscar a su amigo. 

La búsqueda desesperada de ambos chicos fue interrumpida al ver como el barco término partiéndose por la mitad, las luces se apagaron y ambas partes cayeron al mar, hasta hundirse por completo. Ahí fue donde Jocelyn se dio cuenta: Christopher no había bajado del barco. Las lágrimas pronto empezaron a caer por sus mejillas y lanzo un grito desesperado al aire, al ver como las últimas piezas del gran Titanic se perdían en el fondo del mar, junto al chico que había logrado llegar en lo más profundo de su corazón.

hi or hey:
bueh, nunca creí que terminaría escribiendo algo tan largo. ((8 paginas de word a.k.a 2,832 palabras(?) )) ojala y les guste que la verdad lo escribí en un momento de poca imaginación. lamento de nuevo la tardanza y espero a la siguiente. <333
sigue: hayes grier. ((creo.))
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Zarek el Mar 21 Abr 2015, 4:05 pm

Hola, amiga. Tu nombre me suena a cocaína pero x.

Me encanto, a mi no me gusta mucho lo del Titanic, pero a ti te quedo genial, para ser algo que escribiste sin imaginación.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Ragna. el Miér 22 Abr 2015, 3:13 pm

Estuvo muy bueno, me encanto. No me gusta mucho ver el titanic por que bueno soy muy llorona con esa peli, pero como lo escribiste, me cautivo. Fue hermoso. Espero a la siguiente c:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Zarek el Miér 06 Mayo 2015, 4:05 pm

Y entonces...



avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por gringotts. el Sáb 09 Mayo 2015, 6:29 pm

gracias a las dos  sigo esperando el siguiente capitulo, so... 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Reencarnación

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.