O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sigmund Freud and Harley Quinn
Hoy a las 12:07 am por Andy Freud-Belmar.

» you’re my one and only roommate
Hoy a las 12:04 am por seokjin.

» reasons. ; audiciones abiertas
Ayer a las 11:24 pm por Andy Freud-Belmar.

» we're all just kids who grew up way too fast.
Ayer a las 11:04 pm por believe.

» ♡ shanghai romance.
Ayer a las 10:00 pm por bwiyomi.

» Hola me presento, no muerdo...
Ayer a las 8:10 pm por Andy Freud-Belmar.

» Y el domingo, a la leche de la cena.
Ayer a las 6:13 pm por Hans

» to the charmingest people;
Ayer a las 5:18 pm por fosfenos.

» esta máquina mata fascistas.
Ayer a las 4:20 pm por Meteora


All too well

Página 14 de 14. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Kida el Mar 19 Ene 2016, 9:06 am

Capítulo 11.


Blaire Fedder; Charlie Fedder; Eddie Tanner; Zack Hampthon; Summer Jones || Ally.


–  Pensé que ibas a Harvard.

Desde su lugar podía ver perfectamente como las ciudades se veían tan diminutas que incluso la inmensidad que conservaba cada una de ellas parecía meramente un mito. No obstante, los pensamientos de Blaire no estaban en el paisaje a sus pies, si no en la conversación que había mantenido con su madre unas semanas antes del viaje.

– Puede que la UBC no tenga tanto prestigio como Harvard, pero tiene un excelente programa de medicina.

Escuchaba las indicaciones de la aeromoza a unos pocos metros suyo, pero ella parecía ajena a su persona, por lo que nada más se colocó el cinturón de seguridad y permaneció con la vista pegada a la ventana, siendo el esfuerzo de voltear a verla mucho mayor que su lucha interna por dejar de analizar su decisión.

– ¿Cambiaste de decisión por él?

Nunca entendió por qué su madre se empeñaba en sacarlo en cada conversación que tenían, peor aún, por qué su opinión respecto a su hija había cambiado. Él no la quebró, fue una mala relación que terminó de una mala manera, no estaba deprimida. Sus prioridades habían cambiado, y probablemente ella también, pero no había sido para mal.

– No, lo hice porque estoy cansada de seguir un plan.

Había organizado su vida desde niña, estaba cansada de hacerlo. Probablemente fuera una perfeccionista y probablemente estuviera acostumbrada a planear cada segundo de su vida, pero algo le había dado a entender que era suficiente. Así que, por primera vez, iba a dejar de caminar por el lado seguro, iba dejar de lado su temor de cometer errores y si se equivocaba y caía, se levantaría, de nuevo.

– Blaire, llegamos – despegó la mirada de la ventana y miró a su hermana. Sonrió hacia ella y besó su mejilla. Al menos no estaría completamente sola.

***********

– Ahora, ¿adónde vamos? – preguntó Charlie, ya con ambas de sus maletas en mano y con la mirada fija en Blaire.
– No lo sé – la rubia se encogió de hombros y su hermana la miró extrañada.
– ¿Cómo que no lo sabes? – levantó una ceja, aún incrédula de que Blaire no tu viera nada preparado para su llegada a un nuevo país.
– Eddie dijo que él nos recogería y se encargaría de todo.
– ¿Eddie? ¿El muchacho que sólo has visto una vez en tu vida y el cuál sólo has hablado por mensaje?
– Ese mismo – Blaire asintió.

Charlie se quedó sin palabras, más que todo porque no sabía que estaba sucediendo. Blaire, la persona más controladora y perfeccionista que había conocido, su hermana, primero había cambiado su solicitud de inscripción de la universidad, luego había escogido un vuelo nocturno para llegar desde Australia a Vancouver el mismo día que entraba a la universidad y luego dejaba su llegada y preparación en manos de un completo extraño. No iba mentir, le gustaba esa parte de su hermana, le parecía extraño que hasta ahora la sacara a relucir, no obstante, le gustaba.

Blaire cambió la vista y se dedicó a buscar al muchacho que se había comprometido llegar a buscarlas, más que todo porque la mirada que le dedicaba su hermana le incomodaba. Sí, no era típico de ella, pero debía admitir que cierta parte de ella se encontraba dolida por el hecho de que su propia hermana se encontrara tan escéptica ante su nuevo comportamiento.

Entre los carteles pudo visualizar su nombre y al subir la mirada se encontró una gran sonrisa y un par de ojos azules que la miraban con alegría. Sabía que el cartel era más de broma y detalle, pero apreció el gesto. Le indicó a Charlie a qué lugar se dirigían y caminó con rapidez hasta el muchacho que la recibió con un gran abrazo.

Sólo había visto a Eddie una vez en su vida, pero esa vez él no se separó de su lado y le ayudó en todo al saber que era extranjera. Se conocieron el día que había viajado a Vancouver por primera vez debido a que tenía que hacer el examen de admisión. Él la llevó a conocer parte de la ciudad y se han mantenido en contacto desde entonces. Así mismo ese día supo que Eddie no sería nada más que un buen amigo, y aunque el área social no se le presentara tan sencillo, el rubio era una persona que se llegaba a querer con facilidad.

– Eddie, ella es mi hermana Charlotte.
– Charlie – corrigió ella, tendiendo su mano hacia el muchacho, quien repentinamente se encontraba más tenso de lo que alguna vez estuvo en presencia de Blaire.
– Un gusto, ¿vienes de visita?
– No, en teoría mis padres no quieren cargar conmigo entonces vengo a estudiar al internado, mientras Blaire estudia en la universidad, así ella puede vigilarme y ellos se libran de mí.
– Charlie – regañó – mamá creyó que estaríamos mejor la una con la otra y el peso de la distancia sería menos para mí.
– Cómo si no pudieras cuidarte sola, por favor Blaire, lo hace para deshacerse de mí. Pero en realidad no me molesta.

Blaire rodó los ojos sabiendo que sería ridículo hacerla cambiar de opinión. Volvió su vista a Eddie, creyendo que estaría incómodo ante la situación. Al hacerlo, pudo notar que su vista estaba fija en Charlotte y por lo que podía deducir él no había prestado atención a absolutamente nada de lo que habían hablado y que probablemente esa pregunta fuera la única que se hubiera encontrado capaz de formular. Le pareció adorable, y exactamente ese era el problema. Amaba a su hermana, pero Charlotte no era una persona sencilla y era, probablemente, el peor interés romántico que alguien pudiera elegir, así al igual que ella.

***********

Desde hace varios minutos que habían tomado camino hacia el internado en el que se quedaría Charlotte, por lo tanto, desde hacía varios minutos que Eddison luchaba por mantener su vista en el camino y no en el espejo retrovisor. Podía escuchar a las hermanas hablando, por lo tanto, cuando de reojo veía que Blaire o Charlie lo miraban atentamente asentía o reía ocasionalmente para no parecer tan estúpido como realmente se sentía. Y, honestamente, no entendía que le sucedía, pero algo en la menor le cautivaba. Podría ser porque se mostraba tan extrovertida con cualquiera cuando él sólo podría serlo con sus amigos, o tan directa como él no lo era, o simplemente porque destellaba un sentimiento de vida, ese que se te contagia y te hace pensar si realmente has vivido o si simplemente has sido más espectador que protagonista. Esa era la palabra, ella era la protagonista de su vida, y eso le atraía a Eddie, que atraía, le encantaba.

Más de una vez intentó hablar, más de una vez intentó hacer cualquier cosa que fuera dejar de asentir, pero su voz simplemente se negaba a salir. Maldijo en su mente, nunca había sido bueno cuando se trataba de temas románticos. Antes de que pudiera darse cuenta, estaba buscando un lugar de parqueo en el instituto y podía asegurar que era capaz de contar las palabras que le había dicho con los dedos de sus manos y aún le sobrarían.

Se estacionó, bajó del auto, y abrió su maletero para sacar las maletas de la muchacha, unas que entregó al botones que esperaba en la entrada. Escuchó como Blaire se despedía de ella, no obstante, puesto que se encontraban a diez minutos de distancia no fue una despedida muy dolorosa.

Luego Charlie se volvió a él, lo despidió con un abrazo, y antes de que pudiera tomar la suficiente valentía para decir algo más, ella se fue. Pero si de algo estaba seguro, era que no sería la última vez que la vería, no quería que lo fuera.

***********

Al momento en el que Eddie parqueó en la universidad, Blaire suspiró, más que todo para liberarse un poco de todas las emociones que la embarcaban, miedo, seguridad, nervios, nostalgia, felicidad. Pero debía decir que más que cualquier otra, se encontraba feliz. Había hecho un cambio en su vida y hasta el momento, todo parecía ir perfecto. Se convenció que por primera vez se daría la oportunidad de experimentar de nuevo, y dejaría los planes por un tiempo.

Hace bastante tiempo que había venido y realmente sus recuerdos no le hacían ninguna justicia a la gran universidad que se encontraba frente a ella. Puede que para muchos fuera incluso pequeña si la llegaban a poner en comparación, no obstante, luego de haber salido de un pequeño pueblo de Australia con apenas un instituto que abarcaba todas las áreas de aprendizaje, para ella eso era enorme, y absolutamente perfecto.

Volvió de nuevo a la realidad al ver que Eddie le había abierto la puerta, aparentemente se había quedado mirando fijamente al edificio. Sin embargo, sabía que Eddie lo hacía por ser caballeroso y no por apresurarla. Bajó del auto y agradeció a Eddie antes de que él se fuera al maletero del auto para, esta vez, sacar las maletas de la rubia.

Caminó a su lado e intentó agarrar una de ambas maletas, no obstante, él no la dejó, simplemente le sonrió y le indicó que comenzara a caminar. Blaire lo miró por unos segundos indecisa, no era normal en ella dejar que otra persona se encargara de sus cosas, pero la mirada decidida de Eddie le impedía hacer algo más. Algo en ella le decía que él no la dejaría tocar ninguna de ambas maletas por más que intentara convencerlo de lo contrario. Ese tipo de mirada que sólo había visto una vez en su vida con sólo una persona. Se negó a llegar ahí. Ella no caería en la autocompasión como todas las personas a su alrededor habían creído que había pasado. Dejó pasar el recuerdo y le devolvió la sonrisa a Eddie, agradeciéndole antes de comenzar a caminar hacia la entrada de la universidad.

– ¿Ya tienes todo listo?
– Sí, la secretaria me mandó todo por correo debido a que tenía que trasladarme desde un continente diferente. Lo único que me queda ahora es presentar mis papeles en la secretaría para confirmar la beca, pero eso lo puedo hacer en la tarde.
– ¿Te dieron la beca? – exclamó sorprendido, asentió. Eddie sonrió aún más y la abrazó de nuevo. – Felicidades Blaire, la beca de la exoneración total no se la dan a cualquiera. Yo por más que intenté no me dan más que un sesenta por ciento. Pero en realidad, felicidades.
– Gracias Eddie – le devolvió el abrazo. Ella sabía que Eddie también era realmente inteligente. Para poder conseguir una beca tan alta, cuidar de su madre y trabajar al mismo tiempo, realmente lo admiraba. Pero no sólo eso, lo que más admiraba de él es que siempre lograba mantener una sonrisa en su rostro.
– Bueno, vamos a dejar todo esto a tu habitación y te llevo por tu primer mal café de universidad. – ambos rieron. Blaire le dijo su número de habitación y ambos continuaron su camino.

Esta vez la charla era amena y Eddie estaba mucho más relajado que cuando estaban en el auto. Había vuelto a ser el mismo muchacho bromeante y chispeante que ella había conocido cuando habían hecho el examen. De pronto, Eddie se detuvo y miró fijo a unos muchachos que se encontraban a unos metros de ellos, más específicamente a uno de rulos que era efusivamente abrasado por otro castaño.

– ¿Lo conoces?
– Sí, es un amigo de infancia, pero había viajado hace  mucho, no sabía que había vuelto.
– Pues ve a saludarlo – aseguró Blaire mientras hacía ademán por tomar las maletas, Eddie no la dejó.
– ¿Qué? ¿Tan rápido te quieres deshacer de mí? – preguntó con una ceja elevada conteniendo la risa. – Vamos Blaire, aún tenemos que ir por ese café ¿no? Lo saludo luego, no te preocupes, la universidad no es tan grande, lo veré luego.

Aclaró dedicándole una sonrisa, de nuevo, y continuando su camino, esta vez logrando sostener ambas maletas y aún así tomarla del brazo para hacer que se moviera. Río ante su creciente emoción e internamente agradeció que el rubio no la dejara sola. Ya que, no podía mentir, era, de cierto modo, intimidante la cantidad de personas que podía ver a su alrededor. Haciéndola sentir de alguna manera una chica de pueblo que por fin se quita la venda y ve realmente lo grande puede llegar a ser el mundo a su alrededor.

***********

– Vamos Summer, déjalo, estás bien – aclaró mientas escuchaba que su novia se cambiaba por tercera vez de atuendo.
– Ni siquiera estás viendo – reclamó ella al salir del armario y ver a Zack acostado en su cama con el brazo encima de sus ojos.
– Te vez bien con cualquier cosa, principalmente con eso – completó al quitar el brazo de sus ojos y ver que se encontraba en ropa interior.
– Idiota – bromeó ella tirándola la almohada que más cerca tenía y volviendo al armario para finalmente escoger un último atuendo.
– Sólo decía – se encogió de hombros y volvió a recostar la cabeza en la suave colcha. El sueño y el cansancio se apoderaron de él rápidamente, pero se negó a dormir, más que todo porque Summer le patearía el trasero si descubría que se había vuelto a dormir – ¿sabes? Podría aún estar dormido, mis clases empezarían hasta mañana y podría haber tenido un último día sin alarma como cualquier persona normal que ya va para su tercer año de universidad.
– Yo voy para mi cuarto año, y no me estoy quejando. – escuchó la voz de Summer desde, seguramente, su armario. Bufó.
– Estamos inscritos en el programa de orientación porque tú nos inscribiste en él, sería irónico si lo estuvieras. – rió mientras sentía que le quitaban el brazo de la cara y besaban sus labios.
– Ya, no seas gruñón. Ahora mueve tu lindo trasero de mi cama y llévalo al auditorio. – bufó y tomó esfuerzo antes de levantarse de la cama.
– Aún tenemos tiempo, y si no quieres que me quede dormido en media ceremonia es obligatorio pasar a la cafetería primero. – la miró suplicante, con un puchero en su rostro mientras se acercaba ella y tomaba sus manos. Su ceño se suavizó y asintió accediendo a los caprichos de Zack.
– Bueno, pero muévete. – habló mientras comenzaba a empujarlo para sacarlo de la habitación.

***********

Las carcajadas de Eddie llenaron la pequeña cafetería al momento en el que Blaire arrugó la cara debido al mal sabor que destilaba el líquido que recién resbalaba por su garganta, y rió aún más al ver el esfuerzo que hacía ella por no botarlo.

– Deja de reírte – pidió intentando parecer seria, lo que fue en vano ya que las risas de su amigo eran contagiosas provocando que pequeñas sonrisas escaparan de sus propios labios.
– Debiste de ver tu cara, es lo único que puedo decir – aclaró ya más calmado pero aún con risas ocasionales.
– Admito que pensé que exagerabas, ¿cómo puedes seguir tomando? – preguntó al ver que terminaba su tercer sorbo.
– Ya estoy acostumbrado, puede que no sea el mejor, pero créeme, comparado con el café de hospital, este es un pequeño sorbo de gloria.

Blaire asintió con una pequeña sonrisa al ver que la de Eddie aún se encontraba en su rostro. Realmente él era único. Se atrevió a tomar una segunda probada luego del comentario de su compañero, ésta vez teniendo en cuenta que no debía esperar mucho del café y esta vez no le supo tan mal. De todas maneras, si dependiera de ella en comprarlo, ciertamente no lo haría. Durante todo el trayecto del vaso a su boca y luego de nuevo a la mesa, Eddie la evaluaba, como si estuviera a punto de votar el café y el no quisiera perderse un segundo de ello.

Ambos rieron luego y Blaire miró detenidamente a Eddie. Agradeció tenerlo ahí, agradeció tener un amigo en quien poder realmente confiar y agradeció también la decisión que tomó, esa decisión que la llevó a aquel momento donde por primera vez en mucho tiempo, se sentía completamente feliz. Eso al menos hasta que se abrió de nuevo la puerta de la cafetería, y en ese exacto momento, donde lo vio entrar, su felicidad cayó y recordó un pequeño detalle, el por qué nunca se había alejado de sus planes.  

Open me:
Perdón por la tardanza, eso primero que todo es que con un viaje de por medio todo se me complicó pero realmente tenía ganas de subir este capítulo porque amo esta nc, entonces espero que disfruten leyendolo tanto como yo disfruté escribiéndolo. Puede que sea un poco aburrido y que no merezca la pena de la espera pero prometo que el próximo será mejor. Besos


Sigue: Mari.

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
We can sail away tonight, on a sea of pure moonlight, we can navigate the stars. We'll be young that's how we'll stay, when we find ourselves in Never Neverland.
Violet & Vladimir. Teenage Dirtbag.

Kida
--------
--------


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por wanheda. el Dom 24 Ene 2016, 6:33 pm

Me encantó el capítulo y comento mejor cuando pueda, pero me gustó mucho y tenía muchas ganas de leer de atw Y sigue [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por wanheda. el Jue 27 Oct 2016, 10:08 am


wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Finnellark. el Jue 27 Oct 2016, 12:31 pm


Finnellark.
-------
-------


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por jean luc. el Vie 28 Oct 2016, 10:54 am


jean luc.


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Tessa el Sáb 29 Oct 2016, 5:22 pm


___________________________________________

"The scar I can't reverse, When the more it heals the worse it hurts, Gave u every piece of me,
no wonder it's missing, Don't know how to be so close to someone so distant..." {M}

Tessa
------
------


http://sasaki-ss.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Swan. el Sáb 29 Oct 2016, 10:05 pm


___________________________________________

do you wonder what I'm up to, without you.

Swan.
------
------


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Finnellark. el Dom 30 Oct 2016, 12:49 am


Finnellark.
-------
-------


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por wanheda. el Dom 30 Oct 2016, 12:32 pm


wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por wanheda. el Mar 01 Nov 2016, 3:10 pm


wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: All too well

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:36 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 14 de 14. Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.