O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Una Profecía | Justin Bieber y tú

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Capítulo 30 | Sed

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 2:26 pm

Mostró una cara de horror y retrocedió lentamente. Intentó correr de nuevo hacia la casa, pero el vampiro la tomó de la cintura cargándola sobre su hombro.
-¡Suéltame! –Gritó mientras intentaba patearlo-, ¡Ayuda!
Pronto recordó que aún conservaba el cuchillo de Justin en el bolsillo de su chaqueta. Lo tomó e hizo un corte en la espalda del vampiro. Él se quejó dejándola caer en el suelo.
-¡Maldita! –Se giró y la sujetó del cuello elevándola del suelo-. Te mataría, pero mi vida depende de que te lleve al Bosque del Sur.
Ella llevó las manos hasta su brazo pidiendo que la soltara.
-Ya no eres tan valiente, ¿verdad? –Sonrió con malicia.
Lo pateó en el estómago dejándolo sin aire. Sus pies volvieron a tocar el suelo. Mientras el chico se quejaba, ella corrió buscando el camino de vuelta a casa, pero cayó cuando él la sujetó del tobillo.
-No te sirve de nada luchar, hermosa. Eres una simple humana.
Sintió un frío tacto en su brazo. Giró su vista hacia él y vio la línea de sangre que se había formado. El vampiro había pasado sus colmillos desgarrando parte de su piel. Gritó de dolor.
-Levántate y camina si no quieres que siga.
Ella así lo hizo, apretando los ojos intentando no pensar en el ardor.
-Muévete –Le ordenó, sujetando su brazo lastimado y jalando para que caminara. Ella se quejaba constantemente.
Pensó en una última oportunidad para escapar. Tomó de nuevo el cuchillo y lo enterró en la espalda del chico, perforando el pulmón. El tosió sangre y cayó al suelo convulsionando. ____ respiró hondo mirando el cadáver.
-¡____! –Gritó Justin a lo lejos.
Apareció al frente de ella y la abrazó con fuerza.
-¿Qué sucedió? –Preguntó mirando el cuerpo del vampiro.
-Era un Vampiro del Sur... -murmuró-, yo... lo maté, Justin -empezó a llorar-, mate a un chico.
-Está bien -la abrazó-, lo hiciste para protegerte. -Se apartó aún sujetando sus manos-, Si no lo hacías él pudo... -detuvo sus palabras y su vista calló en un punto fijo.
Ella sin entender siguió su mirada y se dio cuenta que observaba su brazo herido y parecía estar bañado en sangre. ____ volvió a mirar a Justin, asustada, y vio como sus ojos se tornaban rojos. Él relamió sus colmillos aún mirando la sangre.
-____, corre –susurró.
-Pero…
-Corre –elevó el tono de voz, retrocediendo-, ¡Por favor aléjate de mí!
-Sabes controlarte, ¿lo recuerdas?
-¡Tengo sed! ¡¿No lo entiendes?! ¡CORRE!
Insegura empezó a correr sin tener idea a dónde se dirigía. De vez en cuando se giraba hacia atrás para asegurarse de que él no la estuviera siguiendo.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 31 | Franklin

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 3:51 pm

Después de correr por largos minutos, se detuvo en medio de la nada. Las hojas en lo alto de un árbol empezaron a moverse. Se quedó inmóvil mirando el misterioso movimiento fijamente, esperando que algo la atacara. Una ardilla saltó de una rama a otra y el corazón de ____ volvió a palpitar.
-¿Y ahora cómo volveré a la casa?
Se sentó recostando su espalda en el tronco de un árbol y esperó a que ocurriera un milagro y alguno de los hermanos la encontrara; sin embargo no ocurrió, y su temor porque apareciera alguien o algo que quisiera hacerle algo crecía.
Pasaron las horas y el hambre era aún mayor. Tenía sueño y ya estaba oscureciendo. Lo menos que podía hacer era buscar un sitio para pasar la noche. Se puso en pie, caminando por el laberíntico bosque. Tenía pensado usar una  cueva como refugio, pero temía volver a verse en la cueva llena de estalactitas que casi se derrumba sobre ella días atrás.
Cuando el sol había desaparecido por completo, se declaró totalmente perdida. Se dio por vencida dejándose caer en el suelo. En ese momento, leves sonidos se escuchaban desde lo lejos. No se podían distinguir muy bien. Decidió confiar en su oído y empezó a caminar siguiendo el ruido.
Conforme se acercaba, podía identificar mejor el sonido. Eran tambores marcando un pegadizo ritmo, y se escuchaban joviales gritos. El bosque se podía ver mejor: una luz se colaba entre los árboles.
Caminó unos cuantos metros más y se vio frente a lo que podría ser un campamento de verano integrado por cientos de chicos, aproximadamente de su edad. Todos bailaban alrededor de la fogata saltando de un lado a otro, riendo… Temía acercarse y que todos la rechazaran e incluso intentaran atacarla. Miró a todas direcciones pensando en qué hacer para buscar ayuda.
Miró la entrada del campamento y caminó insegura hacia ésta. Cuando intentó dar un paso para atravesarla, dos manos sujetaron cada uno de sus brazos y jalaron de ellos con brusquedad hacia atrás. Cayó al suelo. Asustada se encogió en su propio cuerpo e intentó cubrirse con sus brazos. Un chico y una chica aparecieron ante ella mirándola mientras cruzaban los brazos sobre el pecho.
-¿Quién eres? –Habló duramente la chica-.
-¿Qué te hizo creer que podrías entrar al Campamento de los Vampiros de Norte? –Intervino él.
Cuando ella iba a responder, un señor casi de cuarenta años apareció entre los dos chicos y se acercó a ella.
-¿Qué sucede? –Preguntó el señor.
-Intentó entrar al campamento como si se tratase de su propia casa –respondió el chico.
-¿Cómo te llamas y cuáles son tus intenciones? –Levantó la barbilla de ____ con tanta fuerza, que ella no dudó en pensar que era un vampiro.
Lo miró directo a los ojos, y sintió haberlo visto antes. Esa mirada fría la hizo perderse en su propio mundo y hasta perdió la noción del tiempo. Su mente quedó en blanco a pesar de que intentara hacer volver sus recuerdos para descubrir en dónde había visto ese rostro.
-Soy _______ VanGlodius.
Él la soltó inmediatamente y retrocedió al igual que los otros dos chicos más jóvenes. Los tres la miraban fijamete.
-¿La humana de la profecía? –Ella la miró incrédula.
-Esa es la misma pregunta que me he hecho durante casi una semana –murmuró.
-Nick –El señor se giró hacia él-, prepara una cabaña para ella. No quiero que le falte nada. ¿Entendido?
Nick asintió a regañadientes y se adentró en el campamento.
-Margaret, organiza al escuadrón de seguridad del campamento. Ni un hada tocará la cabeza de esta chica.
Antes de irse y obedecer sus órdenes, le dirigió una extraña mirada y le dio la espalda para cumplir su orden.
-Mi nombre es Franklin. –Le extendió la mano para ayudarla a ponerse en pie-. Soy el director del Campamento de Los Vampiros del Norte. -____ miró hacia las personas que aún seguían bailando a pocos metros de ellos-. Hacemos una celebración todos los últimos jueves del mes –le explicó, mientras caminaban hacia el interior del campamento.
-¿Jueves? –Preguntó desconcertada- ¿Qué día es hoy?
-Veinte de noviembre.
Había pasado seis días en el bosque. Seis días en los que se dormía temiendo a no abrir los ojos al día siguiente. Cinco noches en los que no había dormido sobre su cómoda cama bajo sus sábanas.
-Veinte de noviembre –susurró-, ¿mañana es mi cumpleaños? –Se preguntó con sorpresa.
Él fingió no oírla, pero era obvio que pudo hacerlo considerando que es un vampiro.
-Tenemos que sanar esa herida -adviritó Franklin-, sígueme, te llevaré a la enfermería.
Caminaron entre las cabañas y las enormes tiendas de campaña. Todos los chicos la volteaban a ver y comentaban entre susurros.
-No esperabamos recibir a la legendaria VanGlodius en el campamento -comentó el hombre caminando delante de ella.
-¿Legendaria? -Frunció el ceño.
-¿Tienes idea cuanto tiempo ha esperado este bosque para acabar con la guerra?
Una vez que su herida fue desinfectada y vendada; Fanklin y ____ salieron de la enfermería.
-Y dime –Franklin empezó la conversación-, ¿qué te hizo caer en este campamento?
-Estaba huyendo
-¿De quién?
-Del chico que supuestamente me protegía.
-Bueno… -se quedó sin palabras-, parece que no estaba haciendo bien su trabajo
-No puedo opinar lo mismo -____ suspiró-, no fue su culpa. –Él la miró indicándole que le explicara-. Es un vampiro. Y pues… cuando vio mi herida –mostró su brazo-, creo que no pudo controlarse.
-¿Te mordió? –Exclamó, sorprendido.
-No. Me obligó a huir antes de que lo hiciera.
-¿Cuál es el nombre del chico?
-Justin –Ella respondió más rápido de lo que esperaba.
-¿Justin Bieber? –Dirigió toda su atención hacia ella.
-Sí. ¿Lo conoce? –Enarcó una ceja.
-Debería –asintió, sonriendo. Era una sonrisa llena de orgullo-. Es mi hijo.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 32 | Flecha

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 3:53 pm

Justin volvió a la pequeña casa con la respiración agitada. Sus ojos aún estaban rojos y los colmillos sobre salían. Jake lo miró e inmediatamente preguntó por ____.
-Un Vampiro del Sur la hirió.
-¿Qué? –Intervino Jack-, ¿le hizo daño? ¿En dónde está?
-No sé –murmuró.
-¡¿CÓMO QUE NO SABES?!  -le gritó.
-Le hizo una herida en el brazo. Yo tenía sed. Si no huía pude haberla lastimado –se defendió.
-¡Está nevando, Justin! ¡Puede estar congelándose justo ahora!
-¡Lo sé! ¡Sé que esto es mi culpa! Pero no pude evitarlo. En verdad no quería hacerle daño.
-¡Eso no importa ya! –Gritó Jake-. Ahora solo debemos concentrarnos en encontrarla.
 
Ella se detuvo al escuchar sus palabras y lo miró intentando asimilar todo.
-¿Usted es el padre de Justin, Jack y Jake?
-El mismo. –Asintió con la cabeza.
-¿Qué hace aquí? ¿Por qué no está con ellos?
-No todos tenemos una familia perfecta, ____ -suspiró y retomaron el camino. A ____ le pareció cómico que tuviera la misma postura de Jack. Las manos en los bolsillos con la cabeza gacha.
-No todos tenemos una familia –respondió, fría.
-Yo conocí a tu madre –cambió de tema-. Me parece extraño no haberte reconocido apenas te vi. Eres idéntica a ella cuando tenía tu edad.
-¿En serio? –Lo miró con una abierta sonrisa.
-¡Claro! La única diferencia son sus ojos –Pasó un largo silencio entre ellos hasta que Franklin continuó-: ¿Cómo están los chicos?
Caminaron por todo el campamento. ____ le contó todo a lo que se habían enfrentado esos últimos cinco días y él escuchaba con atención cada una de esas fantásticas historias. Pronto ella sintió la misma confianza que sintió con Justin el día que se conocieron.
-¿Puedo hacerte una pregunta, Frank? –Dijo tímida, mirando hacia el lago que se extendía frente a ellos.
-Claro
-¿Cree…?
Fue interrumpida por una flecha que  pasó cerca de su cabeza a toda velocidad.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 33 | Los Chicos de las Flechas

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 3:57 pm

-¡Maldición! –Exclamó Franklin.
Pasó su brazo sobre los hombros de ____ y la obligó a agacharse.
-¿Qué sucede? –Preguntó ella.
-Nos están atacando –respondió, mirando atento a todos lados-. Será mejor que te lleve a un lugar seguro. Sígueme; y por lo que más quieras, no levantes la cabeza. Te dejaré en un lugar seguro y te quedarás ahí hasta que te avise, ¿me entendiste? -____ asintió.
Gatearon hasta una cabaña. Entre los dos aseguraron todas las entradas y convirtieron de la construcción de madera un lugar seguro para esconderse. Por un tiempo…
-Volveré pronto –la miró antes de salir por la puerta-, que nadie más entre. ¿Sabes cómo defenderte?
-Lo intentaré. –Franklin asintió con un gesto de cabeza y salió por la puerta corriendo.
Ella se quedó sola en la cabaña escuchando los gritos de todos los chicos dando órdenes para mantener el campamento en pie. No tenía idea de lo que sucedía, pero intentaba no entrar en pánico.
Se mantuvo lejos de las ventanas, como el padre de los chicos le había indicado y sostuvo el cuchillo en su mano esperando cualquier amenaza que intentara atacarla. La ventana estalló en mil pedazos. Un chico entró a la cabaña y la apuntó con su arco directo al corazón.
-No me hagas daño, por favor –suplicó ella retrocediendo. Sus manos estaban temblorosas.
 Él no respondió y tensó el arco más, fijando la mira en su objetivo. Ella buscó la salida más rápida y consideró la puerta. Dirigió una rápida mirada hacia ésta y planeó su estrategia. Tomó el florero que estaba en la mesita de café al frente de ella y se lo arrojó al atacante. Él se distrajo un momento intentando esquivarlo y fue el momento perfecto para su huída. Detrás de ella cerró la puerta generando un estruendo. Miró a todos lados hasta que encontró un arbusto en donde podría esconderse. Entre las ramas buscó a Franklin, pensando que podría ayudarla. Encontró otro arbusto junto a un árbol y, sin llamar mucho la atención, corrió hacia él.
El límite del campamento estaba a unos pocos metros de ella. Estaba dividido por una cerca de madera. Esperaba poder salir de ahí hasta que la pelea se detuviera. Sabía que si no la encontraban  “los chicos de las flecas” se marcharían.
Corrió hasta la cerca y tomó impulso para saltarla. Solo le faltaba pasar el otro pie para salir cuando sintió un agudo dolor en su abdomen. Cayó del otro lado de la cerca haciendo una mueca de dolor. Bajó la mirada para saber de qué se trataba y se encontró con una flecha clavada a un costado del estómago.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 34 | Herida

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 3:58 pm

La respiración empezó a acelerarse y las lágrimas a caer por sus mejillas. Escuchó unas pisadas cada vez más cerca, temía que se tratara de alguien que quisiera acabar de una vez con su vida.
-Creo que vi algo –dijo el chico que se acercaba.
La mirada de ____ estaba algo borrosa y no podía distinguir lo que sucedía a su alrededor. Sintió como el corría hacia ella y se arrodillaba a su lado. Cerró los ojos esperando su fin.
-____... –lo escuchó decir su nombre con preocupación.
-¿J-Jack? –Tartamudeó.
-No hables –ordenó-, ¡Jake! ¡Justin! ¡La encontré! –gritó.
El crujido de las ramas y hojas en el suelo hicieron saber a ____ que ellos se estaban acercando.
-¿____? –Justin recorrió su rostro con los dedos-. Nena, abre los ojos.
Con mucho esfuerzo, abrió lentamente los ojos. Notó cómo Justin le dedicaba una mirada tranquilizadora.
-Alguien tiene que sacar esa flecha –advirtió Jake.
Justin miró con preocupación a ____ y luego a sus hermanos.
-Yo lo haré –Dijo finalmente. ____ lloró aún más sintiendo el dolor en su estómago y la angustia de saber que le iban a sacar la flecha-. No, linda. No llores. Será rápido, te lo prometo. Estarás bien, ¿de acuerdo? –Ella asintió con la cabeza.
Jack le sujetó la mano con fuerza y ella cerró los ojos. Justin miró con nerviosismo la flecha y tragó fuertemente. No quería que ____ sufriera por su culpa. Llevó sus manos temblorosas a la flecha y con un rápido movimiento la sacó. ____ gritó.
-Ya está –susurró acariciándole el cabello-, ya terminó todo.
-Una última cosa y estarás bien –dijo Jack. Llevó la mano de ____ hacia la herida-, ¿recuerdas lo que te enseñé?
Ella cerró los ojos y como lo había hecho las pocas ocasiones anteriores, dejó que su mano hiciera todo el trabajo. Cuando creyó suficiente, abrió los ojos y miró su abdomen, en donde no quedaba ni una marca y la camisa solo estaba rota.
-¿Crees que puedas ponerte en pie? –Le preguntó Jake.
-Creo…
Con ayuda de los chicos, se levantó y se sostuvo de ellos para no caer, ya que se sentía algo débil.
-¡____! –Gritó Franklin corriendo hacia ella-, te dije que no salieras de la cabaña. ¿Estás…? –Miró a los chicos que estaban junto a ellos. Miró a sus tres hijos que no veía hace mucho tiempo.
-Papá… -dijeron los tres al unísono, mirándolo fijamente.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 35 | Amiga

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 3:59 pm

-Chicos –dijo Franklin, anonadado.
Varios segundos de silencio se hicieron presentes. Franklin pensó en lo mucho que habían cambiado desde la última vez que los vio. Ya no parecían adolescentes de dieciséis años.
-Hace tiempo no los veía –dijo el hombre, con dificultad para hablar mientras intentaba entender la situación en la que se encontraba.
Los tres chicos soltaron a ____ y corrieron para abrazar a su padre. Ella miró conmovida la escena. Era la misma imagen que había visto aquel día en la casa de los chicos abrazados a su padre, sólo que esta vez los cuatro rostros estaban iluminados con una sonrisa.
-Vamos –indicó Franklin, al cabo de unos segundos-, no estamos seguros fuera del campamento.
 
Toda la familia se reunió para enterarse todo lo que había sido de sus vidas durante tantos años de no verse. ____ caminaba por todo el campamento sin saber qué hacer exactamente.
Una enorme cabaña llamó su atención. Tenía una chimenea construida con ladrillos rojos que despedía humo. “Comedor”  leyó en el letrero de madera sobre la puerta. Su estómago rugió cuando terminó de leer esa palabra, así que insegura se acercó a la puerta y la abrió provocando un chirrido.
-¿Hola? –Llamó ella.
El salón era enorme con un montón de mesas y bancas de maderas. Estaba iluminado por lámparas en las paredes. Al fondo había una barra en donde servían la comida. Todo el salón estaba completamente vacío. Detrás de la barra había una puerta que seguramente llevaba a la cocina y se escuchaban varios ruidos desde el interior.
Atravesó la puerta y asomó la cabeza. Una chica apareció entre el montón de cosas. Su piel era muy blanca y su cabello negro con ojos verdes bastante llamativos.
-¿_______ VanGloduis? –Preguntó ella. ____ asintió tímidamente con la cabeza-, mi nombre es Caroline
-Mucho gusto ¿Trabajas aquí?
-La mayor parte del tiempo ¿Tienes hambre? No puedo imaginar por lo que has pasado para llegar hasta acá. –Miró con tristeza su ropa rota y sucia
-Sí, tengo hambre
-Hoy hay pollo en el menú –comenzó a servir la comida en un plato.
-¿No se supone que los vampiros se alimentan de sangre?
-Sí la necesitamos, pero también podemos comer otras cosas. -Caroline le pasó el plato a ____ y ella empezó a comer casi desesperada-. Me alegra que Franklin se haya reencontrado con sus hijos –comentó Caroline sentándose en una silla-, es un buen hombre.
Fue bueno para ____ conocer a una chica después de no haberle hablado a una por tantos tiempo. Rápidamente sintió que podía confiar en Caroline.
Hablaron por largas horas. Después de comer Caroline le dio un tour por todo el campamento. Eran alrededor de las siete de la noche (19:00). Después de un tiempo Caroline anunció que tenía que irse a hacer otros deberes. ____ sin saber qué hacer, se sentó sobre un tronco viejo frente a una fogata con una triste llama.
No estaba muy lejos de las fronteras del campamento. A pocos metros de distancia, después de la cerca, se movió bruscamente un arbusto. La curiosidad le ganó a la chica y se levantó caminando hacia el lugar en donde creyó haber visto el movimiento.
Sin saber qué hacía saltó la cerca y caminó lentamente pisando el frío y húmedo césped. Escuchó un gruñido detrás del enorme árbol. Asustada se giró y cruzó los brazos como un reflejo de protección. Con el corazón intentando salirse de su pecho volteó en dirección al campamento y corrió en un intento de estar a salvo. Podía ver la cerca de madera a lo lejos, pero un brazo rodeó su cintura derribándola. Se encontró entre las hojas de un arbusto y no estaba consciente de quién la había empujado. Otra mano cubrió su boca y ahogando los gritos de ayuda.
-Chist… -susurró a su oído-, ____, soy yo –dijo la voz de Jack.
Ella temblando se aferró a su cuerpo. Ambos miraron entre las hojas un lobo que olfateaba buscando su rastro.
-No te muevas –indicó él, en un susurro y salió para enfrentar al gran perro.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 36 | Perseguidos

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:01 pm

Jack tomó forma de lobo y empezó a gruñir en un intento de alejarlo. Su contrincante fue más rápido y se lanzó sobre él. Ambas bestias gruñían y lanzaban rasguños y mordidas. En un momento el otro lobo mordió a Jack en la pata. Éste cayó al suelo aullando. El lobo usó esa distracción para acercarse a ____ y sacarla del arbusto mordiendo su camisa. Ella soltó un grito de pánico y empezó a luchar para que el lobo la soltara. Jack aún no reaccionaba y ella se alejaba cada vez más. El lobo corría llevándola cada vez más lejos del campamento; solo podía pensar que una vez más estaba perdida y desprotegida.
Después de largos minutos, el lobo se detuvo y la soltó haciendo que cayera en el césped cubierto con una fina capa de nieve.
Cuando ella volteó para mirar al lobo, él ya tenía forma humana. Cabello oscuro ligeramente despeinado, un poco más bajo que Justin y ojos verdes demasiados llamativos.
Él se acercó rápidamente y extendió su mano pero ella retrocedió inmediatamente.
-Soy Connor
Ella soltó una risa sarcástica y se levantó del suelo.
-No estoy acostumbrada a ver un secuestrador educado –se cruzó de brazos.
-No soy un secuestrador
-¿Me dejarás volver al campamento?
-No
-Entonces déjame preguntarte algo: ¿Qué entiendes tú por secuestro? –Lo miró burlona
-Escúchame, esto no es algo que yo quiero hacer. Me obligaron, ¿sí?
-¿Adónde me llevas? -Él suspiró mirando sus zapatos. Estaba viviendo una lucha interna-. ¿A la aldea de los lobos? –Insistió ____.
El aullido a lo lejos hizo que los dos se alarmaran.
-No –le respondió él-, sube a mi espalda, te llevaré a un lugar seguro
No sabía si confiar en él, pero ahora era la única esperanza que tenía.
Se subió a su espalada y se transformó en lobo. Corrió sin saber adónde se dirigía exactamente. ____ miró hacia atrás y se encontró con tres lobos a menos de tres metros de distancia.
-¡Connor!
Él aceleró el paso y cambió varias veces de dirección esperando perderlos de vista, pero no funcionó. En un momento, ____ y Connor se encontraron acorralados entre los lobos y el río. Parte del suelo se desprendió y ambos cayeron a la helada agua.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 37 | Chocolate Caliente

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:04 pm

Ninguno de los dos tenía idea de hacia dónde se dirigían. Chocaban contra rocas, se sumergían, giraban descontrolados. Connor sabía que no estaban lejos de caer por una interminable catarata, y se apresuraba en buscar una salida pronto.
Connor se sujetó de una rama a la orilla y con fuerza logró salir del caudaloso río. Una vez afuera, e ignorando el frío que ocasionaba el viento chocar contra su empapado cuerpo.
-¡____!
Ella no estaba muy lejos de caer por la catarata y cada metro que se acercaba aumentaba la desesperación de Connor.
Una ola hundió a ____ y él la perdió de vista. Segundos después se asomó su mano y se sujetó de una roca.
-¡Sujétate, no te sueltes! –le gritó él corriendo para acercarse un poco más a ella.
Se agachó a la orilla del río y extendió su mano esperando a que ella la tomara y sacarla de ahí. Los brazos de ____ empezaban a sufrir los efectos del agua congela y no podía sentirlos. Apenas moverlos.
-¡____! ¡Toma mi mano! ¡Voy a sacarte! -Ella negó con la cabeza lenta y temblorosamente. Sabía que no podía lograrlo y sentía como poco a poco caía en un profundo sueño-. ¡Por favor! ¡Sólo tómala! ¡No te rindas, no ahora!
Hizo un último esfuerzo y sujetó la mano de Connor. Él la jaló con fuerza y la sacó del agua. Pensó en abrazarla para hacerla entrar en calor, pero consideró que ella lo rechazaría al apenas haberlo conocido.
Unas pisadas se escucharon corriendo hacia ellos. Justin se acercó a la chica que estaba en el suelo e ignorando a Connor se lanzó sobre ella abrazándola.
-¡Idiota! –Le gritó el castaño a Connor, muy molesto-, se está muriendo del frío y tú solo atinas a quedártele mirando
____ sujetó la chaqueta de Justin para llamar su atención, una vez que él la miró, dijo:
-Él me salvó –susurró con voz temblorosa y apunto de apagarse.
-Llévala al campamento rápido –ordenó Connor-, yo me aseguraré de que los lobos no les siga el rastro
-Gracias. –Justin la alzó y comenzó a correr hacia el campamento. Esperaba que no fuera muy tarde cuando llegara.
Se enojó tanto cuando vio a ese chico cerca de ____. Pudo hacerle daño estando ella en aquellas condiciones. En primer lugar había intentado secuestrarla, y no permitía que nadie pusiera las manos sobre su chica.
Divisó el campamento a lo lejos y no esperó para gritarle a los chicos que estaban cerca esperando ayuda. Ellos corrieron y todos comenzaron a buscar soluciones. Una chica llegó con una manta y envolvió a ____ en esta. Justin no la soltaba a pesar de que todas las personas estuvieran invadiendo su espacio personal. Pronto ambos estaban en el interior de una cabaña de madera frente al fuego de la chimenea cubiertos con una manta mientras bebían chocolate caliente.
-¿Te hizo daño? –Le preguntó Justin
-No –negó ella suavemente.
-No puedo perderte ni cinco minutos de vista porque ya corres peligro
-No es mi culpa –murmuró, cabizbaja
-Lo sé. Solo temo que te pase algo. –La rodeó con el brazo y empezó a acariciarle suavemente el cabello.
-¿Cómo me encontraste?
-Cuando estaba hablando con mi papá te escuché gritar. Me asusté tanto. –La acercó más a su cuerpo-. Encontré a Jack en el suelo y con dificultad me dijo hacia dónde te había llevado ese maldito lobo. Seguí sus huellas hasta encontrarte.
-Connor no es malo
-No confío en él –gruñó
-Yo sí lo hago. -____ miró como la mandíbula de Justin se tensó, entonces decidió cambiar de tema antes de hacerlo enojar-: ¿De qué hablaste con tu padre?
-De la vida… -suspiró-, de todo lo que nos hemos perdido estos últimos años que no estuvimos juntos.
-Me alegra que hayan vuelto a reencontrarse.
-Gracias a ti –Le dedicó una leve sonrisa y luego tomó otro poco chocolate.
-Frank es una buena persona. Entrega su vida por proteger aquello que le importa. Como este campamento –miró el líquido dentro de su tasa
-Él nos enseñó todo lo que sabemos sobre defensa. Ahora se dedica a enseñarle a los chicos que vienen aquí.
-Me hubiera gustado que mi madre me hubiera enseñado a usar mis poderes.
-¿La extrañas mucho? -Apenas logró asentir con la cabeza, mientras se escuchaba su ahogado gemido en la garganta y una dolorosa lágrima escapar de su ojo. Él dejó su tasa a un lado y la abrazó. Ella escondió la cabeza en su cuello-. No está mal extrañar a las personas, ____. Significa que aún estando lejos las amas. Extrañar es la más fuerte muestra de amor.
-Gracias –dijo entre llanto abrazando con más fuerza a Justin
Después de largos y silenciosos minutos de estar abrazados, surgió una conversación entre ellos que de vez en cuando los hacía reír a ambos. Sintieron primera vez, después de tantas aventuras juntos, que se estaban conociendo. Sin miedo a que un lobo acechara o un vampiro. Cada uno absorbía un pedacito de vida del otro con esas pequeñas historia que compartían. Al cabo de haber bebido dos tasas de chocolate caliente cada uno, cayeron en un profundo sueño. ____ dormía sobre el fuerte pecho de Justin mientras él la rodeaba con su brazo.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 38 | El Orgulloso sin Orgullo

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:05 pm

____ abrió los ojos perezosamente hasta encontrarse con la mirada de Justin, quién esbozaba una tierna sonrisa.
-¿Qué sucede? –Preguntó ella, contagiándose de esa sonrisa.
-Eres hermosa –susurró. ____ agradeció su comentario mientras se sonrojaba. Intentó ocultar su gesto agachando la cabeza.
Alguien tocó la puerta interrumpiendo su momento especial. ____ al notar que aún se encontraba acostada sobre el pecho de Justin se apartó inmediatamente y empezó a peinarse un poco para parecer presentable.
-Adelante –dijo apresurada e insegura.
-¿Interrumpo algo? –Preguntó Jack asomando la cabeza por la puerta.
-No, para nada –intentó parecer indiferente.
Jack entró a la habitación y fue cuando ____ se dio cuenta que tenía el torso desnudo pero una venda blanca rodeaba su hombro y pecho
-¿Cómo siguió tu brazo? –Preguntó Justin.
-Mejor –miró las vendas-, gracias –casi murmuró lo último. ____ se sorprendió al ver que los dos hermanos se dirigieron la palabra sin que la palabra “odio” se hiciera presente en sus miradas-. Vine para avisarles que ya están sirviendo el desayuno en el comedor, ¿vienen?
-Claro. –Ambos se levantaron del suelo y caminaron hasta llegar junto a Jack.
-Tal vez quieras cambiarte –dijo el hombre lobo mirando la ropa de ____, que era un desastre-, hay algunas prendas en aquel armario –señaló el mueble de madera al fondo-, toma lo que quieras, nosotros te esperaremos afuera.
-Gracias –dijo antes de que cerrara la puerta.
Del armario sacó una camisa gris manga larga. Era muy abrigadora y algo grande –cubría hasta casi la mitad de sus muslos-. Un pantalón negro y unas botas marrones. Consideró eso más que suficiente. Se peinó con el cepillo colocado frente al espejo y se hizo una trenza previendo que se despeinara al pasar las horas.
Una vez lista salió de la cabaña encontrándose con los dos chicos charlando. Al escuchar la puerta la voltearon a ver y pasearon su mirada de arriba abajo sonriendo con aprobación.
-Tenemos que preparar las cosas para ponernos en marcha hacia Monte Cascada –anunció Justin, camino al comedor.
-Papá podría enseñarle algunas tácticas de defensa personal –opinó Jack-. Así estaría más segura
-Me parece bien, después de todo creo…
-¿Justin Bieber? –Lo interrumpió una voz femenina a su lado.
El castaño se giró para ver de quién se trataba. ____ vio como una enorme sonrisa iluminó el rostro del chico y se abalanzó sobre la rubia para abrazarla con mucha alegría. Sintió su corazón arder en llamas.
-Jamás creí que te encontraría aquí –le dijo Justin a la chica.
-Yo había escuchado de tu llegada al campamento, pero no había tenido la oportunidad de acercarme.
-No tienes idea de… -interrumpió sus pensamientos al recordar que Jack y ____ seguían ahí-, ¡Oh! Madie, ellos son ____, una amiga -¡Auch!-, y ya conoces a Jack, mi hermano.
-Mucho gusto, ____ –dijo la rubia con una sonrisa-, ¿Van a desayunar? –Se dirigió a Justin-, siéntate conmigo, tenemos mucho de qué hablar.
-Supongo que está bien –dio Justin, algo inseguro.
-¡Genial! –Lo tomó de la muñeca y casi lo arrastró hasta la enorme cabaña.
-¿Quién es ella? –Le preguntó a Jack una vez que ambos estuvieron solos.
-La ex novia de Justin –continuaron caminando.
-Oh… -fue lo único que pudo decir. Sintió que su corazón se hacía cada vez más pequeño.
Jack no pudo evitar notar los celos de ____, la entendía a la perfección.
Se encontraron sentados en una mesa un poco escondida cerca de la ventana. Para su mala suerte tenía una perfecta vista de la cabellera rubia que se agitaba cada vez que Justin la hacía reír. Decidió mirar fijamente la comida antes de que las lágrimas salieran por sus ojos al volver a ver aquella escena.
-¿Estás bien? –le preguntó Jack después de haber pasado largos minutos reuniendo el valor para hacerlo.
-Perfectamente –hizo la sonrisa más falsa jamás vista-, ¿por qué no habría de estarlo?
El silencio continuó inevitablemente. ____ removió la comida con el tenedor, sin apetito. Lo había perdido por completo.
-Casi no hemos comido estos días. No quiero que te desmayes de nuevo, preciosa, come un poco.
-¿Fueron novios mucho tiempo? –Preguntó. No había escuchado las indicaciones de Jack por estar en su mundo.
-Casi cuatro años.
-¿Por qué terminaron? –Continuó con su cuestionario.
-No lo sé. No hablaba mucho con Justin. Solo sabía lo que veía. Lo bueno es que cuando terminaron la relación quedaron como amigos.
-Lo noté… -murmuró volviendo a bajar la mirada hasta su plato de comida-. ¿Jack? –Volvió a mirarlo.
-¿Sí?
-¿Qué día es hoy?
-Jueves trece de noviembre.
Ella se sorprendió. Desde que estaba en el bosque no tenía noción del tiempo. Había sobrevivido en ese bosque siete días. Y lo que más le sorprendió: Casi olvidó por completo su propio cumpleaños.
-¿Qué sucede? –Preguntó al ver la cara sorprendida de ____.
-Nada. Es solo que… recordé que mañana es mi cumpleaños.
-¿En serio? Bueno, creo que apenas cumplamos con la profecía y vuelvas a la ciudad tendremos que celebrarlo –aun que él sabía que eso no iba a ser posible.
-Suena bien –sonrió, agradecida.
Sin darse cuenta, volvió su mirada hacia Justin y vio como la rubia besaba su mejilla.
-Jack… voy a caminar un rato.
-La última vez que saliste a caminar tuve que salvarte de un lobo.
-¿Y si me acompañas? Sólo quiero aire fresco –se levantó de su asiento.
-Está bien –fue detrás de ella.
Salieron del comedor. ____ miraba esa imagen una y otra vez en su cabeza. Se sentía traicionada, pero sabía que no podía quejarse ya que Justin y ella no eran nada.
-Ya te dije que son solo amigos, preciosa –habló Jack.
-No parece –dijo algo seria
-Tú le gustas, a ti te gusta él. No entiendo porque te niegas a aceptarlo.
-Nos conocimos hace una semana.
Jack no hizo más comentarios. Estaba cansado de intentar animarla y que ella se negara. Sólo caminaron juntos dando vueltas por el campamento sin un rumbo en específico.
-Jack… lo siento. No tengo por qué comportarme así contigo.
-No importa. Sé cómo te sientes ahora… -suspiró.
-Eres un gran amigo –lo abrazó por el costado.
-Y tú una gran amiga –correspondió su abrazo.
-Pss… -sonó algo desde un arbusto-, _______.
Los dos chicos se giraron algo sorprendidos. Connor se asomó por el arbusto.
-Connor -____ se acercó a él.
-Sólo quería saber cómo estabas.
-Me siento genial, gracias. ¿Por qué te ocultas?
-No creo que los vampiros se alegren mucho con mi presencia.
-Sal de ahí –dijo con una sonrisa-, me aseguraré de que no te molesten. -Connor salió del arbusto y ____ vio su camisa ensangrentada-. Estás herido –habló con preocupación.
-No es nada –intentó calmarla.
-Vamos. Tienen que desinfectarte eso –lo tomó de la mano.
-¿Qué hace él aquí? –Los interrumpió Justin. El castaño había aparecido con los brazos cruzados un su rostro expresando enojo mientras veía como ____ sujetaba la mano del hombre lobo. Ella al notarlo la soltó lentamente.
-Connor necesita ayuda
-No creo que sea muy bienvenido entre los vampiros.
-Está herido. Además él me salvó la vida ayer.
Justin suspiró. ____ no sabía si ese suspiro era resignación o enfado.
-¿Jack, podrías enviarlo a la enfermería, por favor?
Jack asintió con la cabeza y guió a Connor hacia la enfermería.
-¿Te divertiste con la rubia? –Preguntó ____, esperando no haber sonado muy enfadada.
-Madie –corrigió-, y sí, me divertí. Hacía años no la veía.
-Es…
-¡Aquí estás, Justin! –Otra vez la interrumpió aquella exasperante voz.
“Se le está haciendo una pésima costumbre”, pensó ____.
-¿Qué sucede? –Le preguntó Justin.
-Unos chicos me invitaron a patinar en el lago congelado ¿Quieres venir conmigo?
-¿____ puede venir?
-Es que… -examinó a ____ con la mirada-, no creo que hayan suficientes patines
-Entonces…
-No importa –se adelantó la chica-, diviértanse ustedes. Yo… iré a ver cómo está Connor. –Se giró cabizbaja y empezó a caminar sin saber exactamente en dónde estaba la enfermería.
-____ -la llamó Justin a sus espaldas, pero ella fingió no haberlo escuchado y siguió su camino.
-¿Cómo estás, Connor? –Preguntó, entrando a la enfermería. Él ahora tenía una camisa blanca.
-Genial. Me siento mucho mejor.
-Me alegro. ¿Qué fue lo que te pasó? ¿Cómo te lastimaste?
-Cuando el vampiro te llevó al campamento intenté persuadir a los lobos para que se alejaran, pero en un momento me alcanzaron y me mordieron un costado. Pero descuida, dicen que no es nada grave.
-Gracias por salvarme ayer.
-Creí que era lo correcto. Sólo que ahora no creo que me dejen regresar a la tierra de los lobos por un largo tiempo.
-Lo siento…
-No hay problema. Cuando se cumpla la profecía todos los reinados van a estar en paz.
-¿Qué harás ahora?
-Tendré que ocultarme por un tiempo hasta que todo termine.
____ sintió lastima por él. Tenía que cuidarse solo hasta que ella cumpliera su deber. No le parecía justo.
-Quédate aquí en el campamento hasta que todo termine.
-Estás loca –se rió.
-No, lo digo en serio. Apuesto a que Franklin está de acuerdo con eso. Jack también es un hombre lobo y es su hijo. Por favor, aquí estarás seguro.
-Creo que… está bien –suspiró-, pero solo por un tiempo.
-Fantástico –sonrió.
____ había regresado a la cabaña en donde tomó un eterno baño, se puso rompa limpia, se cepillo los dientes. Se sentía como nueva.
-¿En dónde está Justin? –Le preguntó Jake a ____. Él, Jack, Connor y ____ estaba en la cabaña.
-Se fue con la rubia a patinar al lago.
-¿La rubia?
-Madie –aclaró Jack.
-¿Su ex novia? –Dijo sorprendido. Jack asintió con la cabeza.
-____ no está muy contenta con esa idea –le susurró a Jake.
Ella se sentó con ellos. Todos estaban en un sillón individual diferente separados por una mesa de café en medio.
-Tenemos que continuar nuestro camino hacia Monte Cascada –anunció ____.
-Has corrido mucho peligro estos días –Dijo Jack-, Tenemos que idear un plan para que estés segura por lo menos más de una hora sin que alguno tenga que rescatarte.
-¿Cuánto nos falta para llegar?
-Varios kilómetros. El mayor riesgo es pasar por el territorio de Los Vampiros del Sur.
-¿No hay otra ruta? ¿O simplemente rodearlos?
-No lo creo. Rodearlos llevaría días. Es una población grande.
-El Clan de los Lobos por lo menos no tiene la intención de matarme, pero los Vampiros del Sur sí.
-Lo sé, es peligroso, pero sé que Justin y Jack cuidarán bien de ti.
-¿Y tú no? –Rió levemente creyendo haber dicho algo gracioso.
-Yo no voy a ir
Ella lo miró sorprendida algunos segundos. Creyó haber oído mal lo que acababa de decir.
-¿Qué? –Preguntó, incrédula.
-No puedo, ____. Papá me necesita.
-Te necesito -admitió.
-Vas a estar bien, ____. Jack y Justin cuidarán bien de ti.
-¿Nos volveremos a ver, cierto? –Preguntó, sonriente.
“¡Dentro de algunos días llegaremos a Monte Cascada, la profecía se cumplirá y una vez que todo esto acabe...! Ella morirá”, él recordó las palabras de su hermano.
Jake ahora veía a esa tierna chica como su hermana. Tenían una grandiosa amistad y le dolía hasta el alma pensar que no estaría más para protegerla.
-¿Jake? –Lo sacó de sus pensamientos. Esta vez ella ya no estaba sonriente. Ahora su rostro cambió a uno de preocupación-, ¿nos volveremos a ver?
-Claro –mintió, mostrando una amarga sonrisa-. Ven aquí-, se lanzó a sus brazos escondiéndola en su chaqueta.
-Te voy a extrañar –confesó, en un ahogado sollozo.
-No tienes idea de lo que te extrañaré yo a ti. –La abrazó aún con más fuerza.
Jack miró como ____ lloraba en el pecho de su hermano y se le partió el corazón en mil pedazos. Ver a la chica que le gustaba llorar no era una escena que le gustara ver, y menos si no podía hacer nada a al respecto. Connor bajó la cabeza evitando intervenir en el momento.
Al cabo de algunos minutos el llanto cesó y todos volvieron a sus asientos. Se pusieron a charlar de temas sin importancia esperando olvidar el triste momento.
-¡Justin! –Lo saludó el chico de piel oscura-, ¡pero mira qué viejo estás!
-Habla el que es mayor por DOS años –resaltó el número.
-Así que caíste en este campamento y con compañía, ¿quién es tu sexy chica? –Preguntó el rubio con una pícara sonrisa.
-Es su amiga –intervino Madie.
-¿Amiga? –Preguntó agrandando la sonrisa-, así que tengo oportunidad.
-No. –Negó Justin, firme.
-¡Vamos! Al menos quiero divertirme un momento. No será nada serio. Ya sabes, como los viejos tiempos.
-No. –Volvió a decir.
-Dame una buena razón y la dejaré en paz. ¿No se supone que son sólo amigos?
-Te digo que no te acercarás ni a tres metros de ella –le advirtió sujetándolo de la chaqueta y mostrando sus rojizos ojos.
-A mí no me ponen un dedo encima. –Los colmillos del rubio salieron a relucir y empujó a Justin lejos de él.
Ambos se atacaron con golpes, pero los de Justin llevaban más fuerza. Solo tenía algo en mente. A su chica. Era suya y ningún idiota podía hacerle daño.
-¡Bieber, basta! ¡Suéltalo! –Ordenó el otro el chico moreno mientras los separaba.
-Idiota –gruñó-, ella no una chica con la que puedas “divertirte”. Es demasiado para ti.
-¿Y tú crees ser suficiente para ella?
-No… nadie lo es. –Esa pequeña frase hizo que Justin se diera cuenta de que había perdido su mayor característica por ____. Perdió hasta la última gota de su orgullo solo por ella.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 39 | Inesperado

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:07 pm

-Como sea, me voy de aquí. –Se volteó molesto y caminó a grandes zancadas de vuelta al campamento.
-Justin, no te vayas –le suplicó Madie. Ella corrió hasta pararse en frente de él e impedirle el paso.
-Madie, lo siento, pero debes entender que lo que pasó entre nosotros fue lindo, pero es pasado –suspiró y frotó su rostro-. Me gusta ____.
Ella lo miró incrédula mientras Justin se alejaba caminando al rencuentro con sus hermanos y ____. Se sentía impotente por no poder haberle dado su merecido al idiota que pensó acercarse ella. Sólo quería tenerla frente a sus ojos para así poder abrazarla y sentir que estaba segura.
Llegó la cabaña y entró sin tocar la puerta. Se encontró a ____ hablando con Connor –situación que no le agradó mucho- y a Jack charlando con Jake.
-¿Qué sucede? –Preguntó Justin al no entender la conversación de sus hermanos.
-No voy a seguir con ustedes –anunció Jake.
-¿Qué? ¿Por qué? –Continuó, sorprendido.
-Papá me necesita.
-¿Es en serio? –El ligero enojo en su tono de voz hizo que Jake se diera cuenta que responderle no era lo más inteligente que podría hacer. Guardó silencio.
-Sé que Jack y tú cuidarán bien de _______ -habló, casi inaudible para que ella no lo escuchara.
Justin no supo qué responder ante su declaración. Sabía que tenía razón, pero aún lo desconcertaba pensar que su hermano ya no los acompañaría más en la aventura. Su ayuda había sido muy útil durante esos días.
-¿Por qué no estás en el lago, Justin? –Preguntó ____-, ¿Qué sucedió?
-Patinar no es lo mío –mintió girándose hacia ella.
Justin posó su mirada sobre Connor, quién se sentía intimidado e incómodo. Miró desesperado en diferentes direcciones esperando distraerse un poco.
-¿Cuánto tiempo piensas quedarte aquí? –Le preguntó finalmente, frío.
-Yo le pedí que se quedara hasta que se cumpliera la profecía –intervino ____.
-No creo que los vampiros estén de acuerdo con esa idea.
-Tendrán que estarlo si quieren que todo este infierno termine –amenazó.
Él gruñó y se resignó. No quería discutir con ella.
-Deberías hablar al respecto con Franklin.
-Está bien. -Se levantó de su silla-, iré a buscarlo.
-Voy contigo –se apresuró a decir Justin.
Una vez afuera y unos pocos metros lejos de la cabaña, ____ dijo: -¿Por qué tratas así a Connor?
-No me agrada –se negó a verla
-Ni siquiera lo conoces, Justin –le reprimió.
-Y no quiero hacerlo
-¿Justin Bieber, estás celoso? –Soltó una risa burlona.
-No estoy celoso –murmuró.
-Claro que sí. –Se paró frente a él-, admítelo. Estás celoso, estás celoso –cantó.
-Pareces una niña –la regañó sonriente mientras la alzó con un rápido movimiento.
-¿Y eso te da el derecho de cargarme como a una?
Ambos soltaron carcajadas mientras ella aún seguía en el aire. El sector en donde se encontraban estaba desierto. Los vampiros se veían a lo lejos en el centro del campamento.
-Sí –habló Justin, de la nada. Poco a poco la bajó hasta que sus pies
-¿Qué? –Preguntó, sin entender.
-Sí estoy celoso. Cada vez que lo veo tan cerca de ti me dan ganas de desfigurarle el rostro –acarició el suave cabello de ____. Ella cerró ligeramente los ojos como si fuera un gato bajo la hipnotización de sus caricias-. Me gustas tanto, ____.
-Justin – susurró ella, alejándose del tacto volviendo a la realidad.
-Es la verdad
-No sigas. –Sintió su corazón estrujarse.
-¿Por qué no quieres aceptarlo, _______? Ya te he dicho lo que siento por ti, pero te sigues negando.
-¡Justin, entiéndeme! Estamos cerca del Monte Cascada. En menos de cuarenta y ocho horas ambos seguiremos con nuestras vidas. No nos volveremos a ver… nunca. –El castaño notó como sus ojos se tornaban llorosos.
-No intentes alejarme de ti –Colocó sus manos sobre las mejillas de ____-. No es la solución.
-¿Ah, no? ¿Tienes una mejor idea? –Él guardó silencio-. Exacto.
Le dio la espalada y caminó alejándose de él, pero Justin la tomó de la muñeca girándola hacia él. Sus pechos chocaron. Sin poder aguantarlo un segundo más, la besó…
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 40 | Despedida

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:08 pm

Ella se apartó lentamente aún manteniendo los ojos cerrados. Justin la abrazó creyendo que ella podría alejarse.
-Te quiero. No importa lo que pase. Eso no cambia lo que siento por ti ahora –le susurró al oído.
-Yo también te quiero, Justin –confesó ella.
-¿Por qué te sonrojas? –Le preguntó con una divertida risita.
-Porque… ese fue mi primer beso. –Bajó la cabeza, avergonzada.
-¿Qu…? Estás bromeando. ¿En serio crees que me voy a tragar la idea de una chica tan hermosa como tú nunca había sido besada?
-¿Por qué inventaría algo así?
-Lo siento –se disculpó acariciándole le aún sonrojada mejilla-. No debí haberlo hecho sin tu consentimiento.
-Está bien. Me agrada la idea de que hayas sido el primero.
Justin sonrió aún más ampliamente y posó una mano sobre su espalda.
-Vamos. Tenemos que buscar a papá.
Llegaron hasta la oficina de Trevor: una cabaña cerca de la entrada principal del campamento.
-¿Papá? –Preguntó Justin desde la puerta.
-¿Qué sucede, chicos? –Despegó la vista de los papeles que sostenía.
-Quería pedirte un favor –Respondió ____, tímidamente-. Creí que… tal vez… dejarías que Connor se quedara en el campamento. Sólo hasta que la profecía se cumpla.
-¿Connor? –Preguntó, sin entender.
-Es un hombre lobo. Ayer él me salvó.
-¿Hombre lobo, eh? –Pensó su respuesta-. Está bien. Creo que los vampiros ya se estaban acostumbrando a Jack. Otro hombre lobo no hará diferencia.
-¡Gracias! –Lo abrazó alegre y luego volvió Junto a Justin.
-No hay de qué. ¿Cuándo continuarán su camino hacia el Monte Cascada?
-Mañana –respondió Justin.
-¿Están listos?
-No del todo. Acabo de enterarme que Jake no vendrá con nosotros. Y necesitaremos algunas cosas para el camino.
-Yo les daré lo necesario, de eso no se preocupen. Ahora: ¿Jake está convencido de que se quedará aquí en el campamento?
-Eso parece -se encogió de hombros y asintió.
-Ya veo –se hundió en sus pensamientos-, ¿creen que puedan estar a salvo los tres juntos?
-Lo único que importa es que ____ esté a salvo.
-Cuídense ustedes también, ¿de acuerdo?
-Está bien. Iremos a preparar todo lo que necesitamos.
 Franklin asintió y los dos chicos salieron de la oficina.
-Me alegra que Connor pueda quedarse –comentó ____.
-A mí no me gusta la idea, pero si te hace feliz… -Entrelazaron sus dedos.
Entraron a la cabaña en donde encontraron las cosas de Jake listas a un lado de la puerta. Él se acercó a ambos. Estaba totalmente listo para partir.
-Debo ir a casa por algunas cosas –dijo, con una pizca de amargura-. Creo que para cuando vuelva ustedes ya no estarán aquí.
-Te voy a extrañar. -____ lo abrazó escondiéndose en su chaqueta.
-Yo más –susurró-, lamento no poder estar para tu cumpleaños. Y lamento no tener un regalo para ti.
-Me has protegido durante una semana. ¿Qué regalo hay mejor que ese? –Jake sonrió aunque ella no pudiera verlo-. Cuídate mucho, ¿sí?
-Lo haré. –Se apartó-. Hablaré con mis hermanos antes de irme.
Ella asintió. Los tres hermanos salieron de la cabaña quedando ____ y Connor en la pequeña sala.
-Franklin está de acuerdo con que te quedes.
-¿En serio? –preguntó, sorprendido.
-Así es. Aquí estarás mucho más seguro.
-Gracias, ____.
-No fue nada, Connor. Es lo menos que puedo hacer después de lo que hiciste tú por mí.
____ se asomó por la ventana llena de curiosidad por saber de qué hablaban los tres chicos. Apenas alcanzó a ver como Jake abrazaba a Justin y después a Jack (escena que no sólo la sorprendió, sino que también la conmovió) cuando notó que se giraron para regresar a la cabaña, se apartó de la ventana fingiendo que no había visto nada.
-Bien. Creo que es momento de que me vaya –anunció Jake sujetando la mochila sobre su hombro.
-Adiós, Jake –dijo por última vez, ____.
-Adiós, chicos –cerró la puerta detrás de él.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 41 | Guardaespaldas

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:10 pm

-No va a ser lo mismo sin él –comentó la nostálgica ____, mirando fijamente la puerta por la que acababa de salir Jake.
-Con uno menos tendré que cuidarte el doble. –Justin la abrazó por la espalada y depositó un beso en su mejilla-. Muero de hambre.
-¡Acabamos de desayunar! –Se burló ella.
-Ya han pasado cuatro horas. Es la una de la tarde y mi estómago me lo exige –se defendió.
-Bien… vamos por algo de comer… ¿Vienen chicos? –Le preguntó ____ a Connor y Jack.
-No, vayan ustedes.
Salieron de la cabaña y se dirigieron hacia la cafetería.
-¿Y…? No me dijiste por qué dejaste a la rubia plantada en el lago.
-¿A Madie?
-Esa –respondió, sin interés.
-¿Ahora quién es la celosa? –Bromeó.
-Sólo por eso no dejaré que vuelvas a besarme.
Se sintió un poco estúpida después de haber dicho eso. No era una experta cuando se trataba de chicos y mencionar el beso que se habían dado hace veinte minutos la hacía sentir un poco avergonzada.
-No serías tan cruel para hacerme eso. –Se llevó una mano al pecho fingiendo que le dolió su comentario. Ambos carcajearon-. Entonces… estábamos en el asunto de tus celos.
-Bueno sí… estaba celosa. Ahora que lo admití, ¿me vas a decir qué te hizo regresar a la cabaña?
-Nosotros tuvimos una relación hace mucho tiempo. Y sí, era muy hermosa, yo la amaba -____ bajó la cabeza al escuchar esas palabras-, pero es pasado. Ahora hay otra chica en mi vida –Justin sonreía mientras decía esto último.
-¿Por qué eres tan dulce conmigo? -____ le agradeció con un abrazo.
-Porque me gustas. Ya te lo he dicho, linda.
-¿Pero qué tengo yo de especial? No soy más linda que Madie. Soy una inexperta cuando se trata de novios…
-¿Qué tienes de especial? No lo sé. Sólo sé que hay algo en ti que nunca he visto en otras.
Llegaron a la cafetería. Tuvieron que entrar por el área de cocina porque las puertas del comedor aún no estaban abiertas. Aún no era hora de la comida.
-¿Por qué no hacemos un día de campo? –Propuso Justin.
-¿Acaso eso es una cita? –Preguntó ____, con una coqueta mirada.
-Si lo quieres ver de ese modo –se encogió de hombros.
Tomaron varias cosas del almacén, un mantel y salieron en busca de un lugar lindo para comer. Cuando por fin lo encontraron, pusieron todas las cosas y se dedicaron a prepara sándwiches. Pasaron la mayor parte del tiempo riendo y jugando con la comida. Parecían niños.
-Voy a dejar el mantel a la cocina –avisó Justin.
-Está bien.
____ se quedó sentada en el césped mirando el paisaje. El suelo aún estaba frío por la nevada.
-¿Tú eres _______ VanGlodius? –Le preguntó un chico acercándose a ella.
-Sí –asintió.
-Un placer conocerte. –Tomó su mano y le besó los nudillos-. Todo mundo está hablando de ti. –Se sentó junto a ella.
-¿Ah, sí? –Preguntó, sorprendida.
-¡Claro! La hermosa chica que salvará los tres reinos -____ se sonrojó.
-Entonces… espero cumplir la profecía para no decepcionarlos.
-Y también me enteré de que conoces a Bieber…
-Sí… soy su… ¿amiga?
-“¿Amiga?” No pareces muy segura.
-Es algo complicado.
-No veo por qué tiene que serlo -____ notó como él se acercaba-. Él no tendría que jugar así con la mente de una mujer como tú. –Colocó la mano sobre su rodilla.
-Sí… bueno… es algo que el tiempo lo decidirá. –Intentó apartar la mano, pero el parecía muy persistente-. Fue un placer conocerte, como te llames… pero ya tengo que irme –se levantó-, ya sabes… tengo que planear el camino, la profecía… todo eso.
-Vamos –exigió, tomándola de la mano-, solo quédate unos minutos más.
Él se puso de pie. Sus cuerpos estaban muy cerca, hasta el punto en que sus respiraciones se mezclaban.
-Aléjate –exigió ella. El extraño la seguía sujetando de las muñecas con fuerza, y cada vez aumentaba su agarre.
-¿Qué pasa, corazón? Si no tienes novio, no veo qué tiene de malo esto –besó su cuello. Ella corría la cabeza para evitar que la besara. Cuando se dio cuenta, la presión ya no estaba sobre sus muñecas.
Justin estaba sobre él golpeándolo en el rostro con una fuerza brutal.
-¡Justin! –Gritó-, ¡Basta! Vas a matarlo
-Te advertí que no te acercarías ni a tres metros de ella –le decía mientras lo golpeaba con brutalidad-. Tal vez así aprendas a no abusar de una dama nunca más –Depositó un último golpe y se giró hacia ____-, ¿Te tocó? –No respondió-, ¡Maldición, _______! Dime algo. –Colocó las manos sobre sus hombros.
-N-no…
-Ese bastardo –gruñó, mirando al inconsciente chico.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 42 | Cumpleaños

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:12 pm

-¡¿Se puede saber en qué estabas pensando, Justin?! –Regañó su padre apenas él y ____ entraron a la oficina.
-Fue mi culpa, Franklin –respondió ____-, yo fui la que habló con él en primer lugar cuando ustedes siempre me advierten que no confíe en nadie.
-Claro que no fue culpa de _______. Ese imbécil intentó propasarse con ella –defendió Justin.
-Eso no te da el derecho de hacer lo que hiciste. ¡Casi lo matas!
-Se lo merecía… -gruñó entre dientes.
-No, claro que nadie se merece eso. Estoy comenzando a pensar que no eres el hombre apto para guiar a ____ hacia Monte Cascada. Tal vez podría elegir a alguien más entre mis mejores chicos para que lo haga.
-¡¿QUÉ?! –Gritó, furioso-, no. No voy a dejar que un extraño se encargue de “mantenerla a salvo”.
-No me dejas opción. Lo siento hijo; mañana ____ saldrá del campamento con alguien más.
-Franklin… -habló ____-, lo siento, pero no creo que sea una buena idea. Sí, Justin puede ser incontrolable, pero eso ha hecho que después de una semana yo siga con vida.
-Está bien… -cedió finalmente-, pero Justin, así no te educamos tu madre y yo. Sólo piensa qué diría ella sobre esto.
Salieron de la oficina de Franklin y caminaron un momento en silencio.
-¿Tu madre está muerta? –Le preguntó ____.
-Murió cuando yo tenía 15 años.
-¿Qué sucedió? No tienes que decirme si hablar sobre esto te pone mal…
-Descuida. –Miró el suelo antes de explicar-: ¿Recuerdas la noche en la que te salvé?
-Cómo olvidarla.
-Algunos integrantes del Clan de los Lobos nos encontraron en ese viejo depósito.
-Sí –indicó que prosiguiera.
-El hombre lobo que te estaba buscando: Brad. Él fue el que mató a mi madre.
-Justin... eso es terrible. –Sorprendida, cubrió su boca con una mano-. Lo siento tanto. –Lo abrazó.
-Está bien… -Correspondió su abrazo.
 
El día ya estaba oscureciendo, y ____ sabía que mañana partirían apenas saliera el sol. El campamento fue como unas mini vacaciones después de todo lo que habían vivido durante la semana anterior.
____, Justin, Jack y Connor estaban listos para dormir acostados en camas individuales. Las luces estaban apagadas y no podían ver nada. Únicamente se escuchaban los grillos.
-¿Cómo crees que sea todo cuando regrese a la ciudad? –Susurró ____.
A Justin se le destrozó el corazón al escuchar eso. Ella no iba a regresar.
-No lo sé.
-Es obvio que no hablaré de todo esto a menos que quiera morir en un manicomio –bromeó-. ¿Crees que mis amigas me estén buscando?
-Seguro.
-Me gustaría que vinieras a la ciudad conmigo
-No lo soportaría. Detesto a los humanos.
-Gracias –dijo, con ironía.
-Estoy bromeando. Es solo que jamás encajaría. He vivido toda mi vida en este bosque.
-Claro, lo entiendo.
-Descansa. Necesitamos energía.
-Buenas noches, Justin.
-Buenas noches, hermosa.
 
Hoy es mi cumpleaños, pensó inmediatamente abrió los ojos. Apenas podía ver. El sol aún no había salido. ____ aún no entendía cómo podía sentirse descansada después de pasar días sin dormir bien. Sin poder conciliar el sueño nuevamente, se levantó y se envolvió en una manta. Caminó hacia la puerta y se sentó en el pórtico de la cabaña a respirar el frío aire de la mañana.
Escuchó la puerta abrirse, pero no giró la mirada. Dos brazos la envolvieron por la espalda y sintió cómo besaban dulcemente su mejilla.
-Feliz cumpleaños –susurró Justin, a su oído.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 43 | Regalo

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:14 pm

-¿Cómo supiste? –Le preguntó, con una sonrisa.
-Jake nos lo mencionó antes de marcharse. Sígueme, tengo un regalo para ti –tomó su mano.
-No es necesario, Justin.
-Vamos –insistió-, sé que te va gustar.
-Está bien. –Se levantó y caminó siguiendo a Justin.
Entraron al bosque, pero que aún era parte del campamento. Justin sacó de su chaqueta una cajita de madera y se la tendió a ____. Abrió la caja y dentro de esta había una pulsera. Era una cadena de oro con una pequeño dije azul. A la chica le pareció muy hermosa.
-Papá conocía a tu madre. Ella sabía que iba a morir, y antes de fallecer, le regaló esta pulsera a él para que la recordara –tomó la cadena entre sus dedos e hizo un gesto pidiéndole que acercara su mano. Amarró la pulsera alrededor de su muñeca.
____ tenía lágrimas en los ojos, se sentía demasiado conmovida y lo único que atinó a hacer fue lanzarse sobre él depositando un dulce beso en sus labios. Justin la abrazó con fuerza disfrutando de ese beso.
-Gracias, Justin –pronunció contra su pecho.
-No hay de qué, hermosa. Ah, hay algo más. Al parecer la pulsera tiene poderes mágicos.
-¿Cuáles? –Lo miró, fascinada.
-Eso tendrás que averiguarlo por tu cuenta.
 
Regresaron a la cabaña minutos después, alistándose para continuar la misión. Una vez que Justin, ____y Jack estaban listos, salieron para tomar el desayuno antes de marcharse.
-¿Qué sucede? –Le preguntó Jack a ____ al notar que no articulaba ninguna palabra.
-Nada… solo estoy un poco asustada por continuar la misión.
-Sabes que los dos estamos para protegerte. No tienes por qué temer.
-Pero temo por sus vidas también.
-____.... –intervino Justin-, tal vez suene mal, pero si tenemos que morir para que se cumpla la profecía, lo haremos.
-Eso no me levanta mucho el ánimo –Removió el pedazo de tocino con su tenedor.
-Todo saldrá bien, princesa –Jack intentó remendar la inquietud que había provocado Justin en la mesa-, no te preocupes.
 
-Tomen esto –Franklin les extendió un bolso-, hay un poco de comida, ropa, sábanas, agua, y algunas armas. Espero que sea útil.
-Muchas gracias, Frank. Por todo. –Tomó el bolso. Éste estaba más pesado de lo que esperaba, así que la gravedad lo atrajo hasta casi chocar con el suelo.
-Yo me encargo de esto –dijo Jack, colocándolo en su hombro.
-Por cierto. Feliz cumpleaños, ____.
-Gracias –lo abrazó. Mientras lo hacía, vio como el chico que intentó propasarse con ella la fulminaba con la mirada entre un grupo de chicos. Su ojo aún estaba morado, pero había cicatrizado bastante rápido.
-Bien, ya es hora –anunció Jack.
-Cuídense, chicos –se despidió Franklin.
Los tres hicieron un gesto de mano en forma de despedida y salieron por la entrada principal del campamento dirigiéndose de nuevo a su sobrenatural y peligrosa aventura.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 44 | Loca

Mensaje por Mariana Güell el Miér 28 Ene 2015, 4:15 pm

Caminaron por un par de horas por el bosque y hasta el momento no habían visto ninguna amenaza. ____ no podía sacarse de la cabeza la imagen del chico mirándola con odio. Juraba haber visto que sus ojos se prendían en fuego. Temía comentárselo a los chicos y que entraran en un ataque de impotencia.
Mientras avanzaban, creyó haber visto un movimiento en los árboles. Se detuvo inmediatamente y miró la dirección en la que provino el sonido. Ahí estaba ese chico, mirándola con los ojos prendidos en llamas.
-¡Justin! –Gritó, girando hacia él, pero cuando devolvió su vista al árbol, no había absolutamente nada. Ni el movimiento de las hojas.
-¿Qué sucede? –Se acercó a ella, alarmado.
-Na-nada… lo siento. Fue sólo… -sobre el hombro de chico vio la cabeza de aquel chico. Tenía una sonrisa cínica en su rostro. Ahora sí juraba que no estaba loca. Sus pupilas eran negras como si estuvieran huecas y en su interior las llamas se agitaban con furia.
Los Vampiros del Sur ganarán esta batalla, lo escuchó decir. Pero no lo vio mover los labios. ¿Lo había escuchado en su cabeza?
-¿____, qué sucede?
-Detrás de ti... –balbuceó.
Justin se giró e inmediatamente el tipo desapareció.
-____, me estás preocupando. Dime qué te pasa –colocó las manos sobre sus hombros.
-Chicos –llamó Jack, quién estaba un poco más adelante-, ¿todo está bien?
-Sí –respondió ella-, lo siento. Debe ser el cansancio. –Continuó su rumbo.
-¿Quieres que paremos?
-Sólo cinco minutos.
-Está bien.
Se sentaron junto a un gran árbol y sacaron tres manzanas.
-Calculo que llegaremos al territorio de los Vampiros del Sur después de la puesta del sol. Será una noche larga.
Correrá sangre, escuchó nuevamente la voz en su cabeza.
Miró asustada a su alrededor, pero no encontró nada.
-____, en serio me estás preocupando –habló Justin.
-Chi… chicos, ¿en verdad es necesario que atravesar su territorio? Es demasiado arriesgado -Preguntó, cambiando de tema.
-Estaremos bien, princesa –respondió Jack.
Una macabra risa retumbó en su cabeza y se estremeció al escucharla.
-Tengo que ir al baño –murmuró.
Se levantó y caminó un poco más a la profundidad del bosque. Respiró hondo una y otra vez. Quería alejarse de ese chico que solo llevaba algunos minutos torturándola.
¿Qué pasa, corazón? ¿Acaso no disfrutas de mi presencia?
-¿Qué es lo que quieres?
Sólo quiero divertirme un rato.
-Vete, sólo vete. Deja de fastidiarme.
Morirán apenas pongan un pie en ese territorio. Colgaré la cabeza de tu novio en mi pared.
-¡Basta! ¡Ya déjame en paz! –Cubrió sus oídos esperando no volverlo a escuchar. Su cabeza dolía y el mundo le daba vueltas. No sabía qué le sucedía, era como si ese sujeto estuviera jugando con su mente, confundiéndola.
Sabes que tengo razón. Nos veremos pronto, corazón.
Su cabeza daba vueltas. No sabía qué rumbo tomar. Giró una y otra vez hasta que no lo soportó más y cayó al suelo volviéndose negro todo a su alrededor.
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/MariGuell

Volver arriba Ir abajo

Re: Una Profecía | Justin Bieber y tú

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.