O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Terciopelo azul

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Terciopelo azul

Mensaje por pearlharbor el Mar 23 Dic 2014, 10:05 am

Nombre: Terciopelo azul
Autor: Pearl Harbor
Adaptación: No
Género: Fantasía, aventuras
Advertencias: Con que leas, me basta
Otras páginas: No

Cierra los ojos e imagínate el agua del río, ondeando como si fueras su pez. Ama aquello que te hace respirar.

Joven e ignorante, así solía describirme frente a mi cuaderno que me conocía mejor que ningún ser humano en 50 kilómetros a la redonda. Él era prácticamente todo para mi, pues no tenía a nadie más a mi vera para escucharme o mejor, para que yo consumiera mi timidez y me dejara escuchar. No. Sé que cuando un humano te conoce o te escucha tiene la capacidad de saber dónde esta tu debilidad y usarla a su antojo, tiene la capacidad de romperte el corazón. Yo estaba vacía, o eso creía, por eso hablo en pasado de vez en cuando. Cada minuto del reloj me siento más vieja, y no puedo remediarlo ni remediarme. Siempre me pregunto qué puedo hacer, si sólo sé escribir, y expresarme en soledad.
Vengo al río y hablo sóla, en mi mísera soledad, pero el agua es tan bella, me recuerda al cristal, pero con la fuerza de devorar el mundo entero con temblar, temo el agua y a la vez lo amo con todo mi corazón, por llamarlo de alguna manera.
Vivo en las afueras y mis palabras huelen a libro viejo. Ahora voy andando hacia mi hogar, secándome el pelo con delicadeza, cuando hago dos cosas a la vez se me olvidan algunas otras, y bueno, me hace sentir tranquila. Lo llamo mi hogar quizá porque sea el único lugar del que no nos hemos mudado en casi una década, y ya lo siento como mío sin saber si es del todo cierto. Puede que me equivoque y sólo sea un lugar pasajero, como yo. Tiene escaleras para subir hasta la puerta principal, que tiemblan por su vejez, es blanca como un lienzo y esta rodeada de naturaleza, de silencio y, como no, soledad. Durante todo el día no escucho a nadie hablar, ni a niños gritar o jugar en jardines colindantes, aquí no hay vida porque la vida esta en la ciudad, en el gentío, en sus calles donde tropiezas con cualquiera, y en el humo de las fábricas. Aquí parece que no hay mundo, que no hay vida, pero existo. Y con el paso del tiempo he aprendido a amar mi hogar, y sobretodo el silencio.
Cuando llego del río suelo tomarme una taza de café en el porche, en una vieja silla donde leo, ¿habéis olido alguna vez el buen café? Aquel que invade toda la casa y por dentro me llena de melancolía. Mi café, mi vieja taza y mi vieja silla, cualquiera diría que no estais hechos para mi.
Ah, se me olvidaba, mi casa siempre esta vacía. Por razones que algún día contaré sin duda, pero aún es pronto. Vivo sola, puede decirse que sí. No es del todo cierto, me estaba diciendo Jack arañándome con cariño, es el nombre de mi perro que parece un lobo blanco y precioso, por el cual siento lo más cercano al amor. Siempre se tumba a mi vera, cuando leo o cuando tomo café, siempre me espera y sobretodo es fiel. Fiel a mi y nuestro amor perruno. También estoy en compañía de un gato azul, el gato más vago que he conocido en mi vida, pero no por ello deja de ser cariñoso de vez en cuando, cuando le apetece, su nombre es Pearl y su lugar favorito es la ventana, desde afuera de la casa. Le encanta tumbarse ahí y no hacer nada, supongo que así es feliz.
Este es mi prólogo rutinario, o más bien hoy es domingo. Hace un día exquisito a pesar de que se esta acabando el otoño, juraría que es verano pero simplemente el tiempo esta loco. En cuanto a mi, me dejo llevar.
Días como este no suelo ser muy productiva, por lo que necesitaba hacer una pregunta a mi libro de notas y con pluma en mano, escribí:
Tu qué preferirías, ¿una novela como la vida o con una pizca de fantasía? 
Él me dijo “con fantasía”. Hoy estaba de buen humor, y ¿cómo no iba a estarlo? Con la soledad uno no se lleva un mal rato.
Desde que llega el viernes vivo en un domingo rutinario, aquí nada me sorprende o por lo menos no llega al grado de darme un vuelco al corazón. Eso sí, siempre ansío los lunes e ir a la Universidad.



¿Te cuento un secreto? Si quieres seguir leyendo olvida la vida tal y como la concibes, soy humana pero este mundo no es como el tuyo, aunque... hay un hueco para ti.


Harburn, aquí me hallo. Una ciudad costera donde cada año llegan personas de todo el mundo que desean aprender o al menos, intentarlo. La Universidad es espectacular, una maravilla de la creación humana a base de esfuerzo, dedicación y amor. Sin duda esta hecho con lo último, su arte gótico deja a su paso autores de libros cuya rareza es abrumadora. Todas las historias con o sin verdad se encuentran en la biblioteca, mi estancia predilecta.
No obstante lo que más valoro es su interés por la persona en vez de el conocimiento en sí. Cualquiera puede sacar un diez si memoriza todo un temario, pero pocos saben usarlo o explicarlo o mejor aún, comprenderlo. Esa es la clave del éxito y admisión en esta Universidad, es inútil que te sepas todos los libros si no tienes la capacidad de sacar lo mejor de ellos. Creéme, te será útil.
Hay algo que todos los aprendices sabemos y es que la magia se decanta. Al igual que las personas puede ser para bien o para mal, puede salvarte de un asesinato o hacerte asesino. Utilizo la palabra magia para que pueda resultar más fácil su entendimiento, pero la odiamos.


El ladrido de Jack me sacó de mi silencio pensante. Sonaban las sirenas, me pregunto qué ocurriría esta vez.  




Última edición por pearlharbor el Vie 30 Ene 2015, 1:08 pm, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Terciopelo azul

Mensaje por wylan el Dom 25 Ene 2015, 10:57 pm

Te informo que tu novela carece de la ficha reglamentaria. Pasa por las reglas y edita el primer mensaje o correrás el riesgo de que borremos tu historia sin aviso previo. Posees un plazo de 48 horas para cambiar lo requerido. Cualquier duda, queja, o sugerencia, contáctame por mp.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Terciopelo azul

Mensaje por pearlharbor el Vie 30 Ene 2015, 1:10 pm

 Resulta sobrecogedor. Las sirenas te avisan del terror, de temer lo que se acerca por el mar. Yo era tan valiente que no temía nada, o quizá es nunca nadie me había enseñado a temer. A los ojos de cualquier adulto era una cría, a mis ojos, ellos no eran.
La gente solía huir y cerrar bien las puertas, con la estupidez de husmear por la ventana, la ironía de “no hay nadie en casa”. Otros, como yo, se acercaban al peligro y cataban su olor. ¿Sabéis a que olía? A mar y sangre.
Tenía un largo recorrido por delante si quería llegar lo antes posible al pueblo, por lo que me apreté bien los cordones y eché a correr. Cual pájaro terráqueo, qué palabra más sobria. En diez minutos llegaría a mi destino, bueno, “destino” más bien.
Las piedras saltaban a mi paso, el viento enredaba mi pelo y yo ni tan siquiera me preocupaba del aire de mis pulmones. Dudo que me asfixiara, aunque tal vez para la próxima, debería tenerlo más en cuenta.
Ya había llegado, todo el mundo estaba en silencio por la llegada de un nuevo barco. La civilización parecía pausada en el tiempo, nadie movía un músculo y mi corazón parecía la banda sonora de la situación, retumbaba en las cerezas, en los puestos de camisas blancas y en los ojos de la mujer que vendía flores. Mi corazón estaba allí, y no era el único.
Intentaré explicar la historia de nuestra bahía. El mundo esta tuerto y vacío de cordura. Los llamamos marineros porque van con la mar, pero realmente son seres de mala fama.
Hace años, hombres y mujeres decidieron navegar, hasta ahí suena incluso bello. Pero pese a la ignorancia ya sabemos que no todos los hombres son buenos. Éstos, no tienen corazón o eso dicen. Saquean pueblos enteros, asesinan a inocentes, secuestran y una serie de barbaridades que la justicia les consiente. Así nos va la vida, entre temores y llantos. ¿Qué nos ocurre? ¿por qué a sabiendas de lo que se avecina no actuamos? Ego, yo, pienso que vale la pena luchar.
Cesaron las sirenas, comenzaba el desembarco. Me encontraba en medio de la plaza, a la vista de cualquier, llamémoslo pirata. Decidí echarme a un lado, con calma y serenidad, como el que sabe que va a morir. Al igual que una completa idiota.
Ellos cantaban, miraban desde la borda y clavaban sus ojos en nuestro pecho, nosotros mirábamos sus botas, oíamos sus pasos y algunos rezaban al cielo.

  • Buenos días, mis amadas gentes. Cuán maravilloso es vuestro recibimiento, me abruma. – dijo una voz. El mundo se asustó, otros se echaban las manos a la cabeza, ¿se puede saber qué estaba ocurriendo en ese mismo instante? Permanecí en silencio.
  • Es él, es Anníbal, el hombre que se comió en bandeja de plata su propio corazón. - Miré a la voz asustadiza que osó emplear esa absurda descripción. Me pregunté ¿por qué?
  • Hasta las bestias marinas huyen cuando silba al viento la canción del marinero errante. - Dijo otra voz, que no logré definir entre la multitud.
  • Cuanto silencio percibo. ¿Acaso nadie osaría hablar por encima de mi voz? Cantad marinero errante, vamos, ¿a qué esperáis? Os he dado mi consentimiento. Con mi mano izquierda puedo cortar vuestras gargantas, ahora que podéis, ¡hacedlo! - Y empezaron a cantar.

Esa canción era capaz de romperte el alma y fulminar las esperanzas. Sólo su entonación principal, ya estremecía al más audaz. Volvería a oirla una y otra vez, hasta la saciedad. O mejor aún, cuando tuviera que recoger los pedazos de mi ser, ahí, sería capaz de detenerla. Annibal dió tres pasos, el polvo se alzó en el viento, y una niña abrazaba su muñeca de trapo. La preguntó:


  • ¿Por qué no cantas, pequeña? - Su voz parecía dulce, acogedora.
  • Yo...
  • ¿Tú quieres morir? ¡Silencio todos aquellos que alzáis la voz! Quiero oírla cantar a ella, sólo a ella. Adelante.
  • Lo siento señor, no la sé. - Acertó a decir trémula. Yo tenía las mandíbulas prietas, pacientes.
  • Oh. Es una lástima. - Desenvainó su espada y puso la punta debajo de la barbilla de la criatura.
  • Canta para mi. - Sus lágrimas besaban las mejillas, ella cerró los ojos y se acurrucó en su muñeca de trapo. No sabía nada acerca de la vida, ¿cómo iba a saberlo de la muerte? Así todo, tenía claro que probablemente, iba a morir. Y lloraba. Él sonrió, como lo hace un hombre sin pieda. Nadie se atrevió a hacer nada, y procedió a contar hasta tres. Cuando finaliazaría la cuenta, la niña pasaría a ser como su muñeca. Alejó la espada para coger impulso y que ésta destrozara su cuello de marfil. Yo, por mi parte:
  • ¡BASTA!   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Terciopelo azul

Mensaje por Gaby@2000 el Mar 10 Mar 2015, 11:55 am

Nueva Lectora XD me encanta tu forma de expresarte diguelaaa por fisss :*
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Terciopelo azul

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.