O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sigmund Freud and Harley Quinn
Hoy a las 12:07 am por Andy Freud-Belmar.

» you’re my one and only roommate
Hoy a las 12:04 am por seokjin.

» reasons. ; audiciones abiertas
Ayer a las 11:24 pm por Andy Freud-Belmar.

» we're all just kids who grew up way too fast.
Ayer a las 11:04 pm por believe.

» ♡ shanghai romance.
Ayer a las 10:00 pm por bwiyomi.

» Hola me presento, no muerdo...
Ayer a las 8:10 pm por Andy Freud-Belmar.

» Y el domingo, a la leche de la cena.
Ayer a las 6:13 pm por Hans

» to the charmingest people;
Ayer a las 5:18 pm por fosfenos.

» esta máquina mata fascistas.
Ayer a las 4:20 pm por Meteora


Primordials.

Página 5 de 14. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9 ... 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Megara. el Miér 21 Ene 2015, 7:24 am

ZOE TU COMENTARIO LO AMÉ
y me llamaste chica dulce de johnny depp

Espero tu cap

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por bowieonmars el Vie 23 Ene 2015, 7:36 pm

Capítulo 004

JULES LAUREN. || hathaway



lalala después de años luz llegué:

bueno principalmente pedir disculpas por el retraso, la vida me odia y los profesores también(?)  sad
en fin espero que les guste. aclaro que como emmet es humano decidí no agregarlo todavía, así que hasta que no escapen no escirbiré por su parte supongo.

otros (referencias);
equipo suicida (suicide squad - dc comics)


Una peculiaridad de las sombras es que siempre permanecen. Se esconden entre la oscuridad y la luz como termino medio, acechando entre los rincones más recónditos. Ellas son mis ojos y mis oídos, siempre observando a escondidas. Soy capaz de manipularlo a mi voluntad y conocer los secretos.

Sin embargo, hay días en los que me siento más débil. Todo a mi alrededor es gris y no distingo en cierto punto los colores. Era uno de esos. Hacía cuatro días que apenas comía, aparte del hecho de que la comida daba asco y en ocasiones le recordaba que estaba vendida, no poder escapar de ese zullo ni para ir a un restaurante de comida rápida. Quería que todo eso desapareciera, y si no podía hacer algo como escaparse se dedicaría a hacer algo tan simple como morir.

Hace un par de días, mientras me encontraba en la sala de estar leyendo mi libro favorito escuchaba como Alaska, Marysa y Calíope hacían como que buscaban un libro escondidas entre las estanterías. Discutían sobre algo que no lograba escuchar, e incluso en uno de esos forcejeos a la rubia se le cayó un libro. Intenté mantener mi mirada en el libro pese a que el sonido de sus voces era elevado, la curiosidad me carcomía. Centré mi mente en una de sus sombras, creo que era de la de la más baja y la alargué, subiendo hasta la estantería de enfrente, las palabras se mezclaban con otros sonidos. Apenas había practicado esa parte, había demasiado ruido por parte de el sistema eléctrico y otros sonidos. Apenas pude oír un par de palabras: hazlo, ya es hora y díselo, eran el par de palabras que había logrado captar antes de que mi cabeza me indicara que parara o me acabaría explotando.

Y justo ayer sucedió. Las mismas tres nos convocaron tratarnos de convencernos con un plan suicida y a la vez el único capaz de concedernos el estimulo que necesitamos; la libertad. Era difícil de admitir que el plan fuera a funcionar, en cierto modo faltaban por calcular un par de detalles y además no existía un aclamado "plan B". Eramos un grupo obligado a estar en esta maldita cárcel en medio de la nada por ser especiales, nunca lo pedimos pero es lo que obtuvimos. Sin embargo después de cientos de años encerrados nos había unido frente a nuestras diferencias pese a que fuera difícil de admitir, el anhelo de vivir una vida haciéndonos capaz de cualquier cosa, eramos el equipo suicida.

Los trazos de mi dibujo parecían ser duros y firmes, mi ceño era fruncido. Los ojos de la chica habían pasado de ser normales a quedar en blanco mientras el rojo cubría gran parte de su cuerpo, cada vez el color se volvía más oscuro y el papel se deshacía, finalmente se formó un agujero. Lancé el cuaderno al otro lado de la habitación y apoyé mis manos sobre mi cara. ¿Por que no podía cerrar los ojos y desaparecer?

La puerta se abrió un un hombre robusto entro profanando mi sagrado palacio.

— Acompáñame.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Era todo tan oscuro apenas podía ver nada. Sabía que me encontraba atada y sentada en una silla. Se empiezan a encender las luces pero sin embargo no se enciendan todas dejando la habitación medianamente a oscuras. Allí mismo uno de los alfas frente a mi con la cara tan dura como la del cemento y algunos de sus queridos betas sumergidos en sus ordenes. En la parte derecha de la sala se puede ver una gran y amplia mesa con distinto instrumental (no musical) preparado para la acción. Tragué saliva y no le aparté la mirada.

— Señorita Lauren, ¿sería tan amable de responder a la pregunta que le llevamos haciendo durante varios meses? —empezó él su discurso, e hizo una pausa— ¿O me va a obligar a jugar con mis nuevos amigos?
— No recuerdo ninguna pregunta señor, tal vez la terapia de electro shock haya borrado esa cuestión de mi mente —le respondí seriamente con cierto sarcasmo en mis palabras.
— No juegues niña.
— Que yo sepa tendrás unos treinta y pico o cuarenta, te duplico la edad. Por lo que no soy ninguna niña —le contradije orgullosa y el rió.
— Tantos años y sigues con el mismo carácter infantil, me parece que no has aprendido nada.

Uno de los betas se acercó a mi, él hizo una seña con la cabeza y procedió a golpearme el abdomen seguido de un puñetazo en la cara.

— ¿Puede especificar ya la eficacia de su don innato o todavía sigue indecisa? —preguntó enrollando su puño en una tela blanca y agarrando al mismo tiempo una de sus herramientas. Sonreí en mi interior y pensé: Mejor te lo muestro.

Una de las sombras de abajo ascendió captando a uno de sus secuaces y obligando a ir a por él, tuve que contenerme para no reírme en su cara pero entonces algo pasó. Una luz cegadora parecía venir del techo dejándome completamente en blanco y perdiendo el control sobre su cuerpo, no podía ver nada, estaba totalmente a ciegas. Solo supe que un dolor me corría por el cuerpo y empecé a ver sangre, sangre como en mi dibujo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Ya era la hora de la cena, y por primera vez en días tenía hambre. Quería despedazar a quien fuera que hiciera falta pero quería comer. Un chico, el nuevo, Kayden creo que se llamaba me saludó pero yo simplemente pasé de su cara evitando su compromiso de tratar de ser amistoso. El comedor era espacioso, pese a eso parecía estar bastante libre, aun que tal vez era por que faltaba media hora para que cerraran y apenas quedaba gente.

Cogí una bandeja y observé que había para comer, indecisa decidí colocar un filete de ternera con patatas y una natilla como postre. Liam se situó a mi lado.

— Hey te he estado buscando por todas partes,  ¿donde te metes Juls? —me dijo con tono amistoso.
— Estaba ocupada —le respondí seca mirando la bandeja de color verde. El me agarró del brazo para que no avanzara y entonces vió el rostro y los brazos.
— Que mierdas te ha pasado —preguntó, pero no era una pregunta más bien lo afirmó como si supiera lo evidente.
— Nada, estoy perfectamente.
— Oh entonces te has levantado y tenías un moratón que te cubre el ojo, varios hematomas en la cara sobre las mejillas, los labios rojos por haber estado ensangrentados y al parecer cortes en los brazos. Claro eso es muy normal.
— Para que preguntas si sabes la respuesta —le espeté y el abrió la boca, conocía su pregunta— Me conoces, no diría una mierda sobre nada.
— Si, pero esos hijos de puta no tienen por que maltratarte hasta matarte —dijo y yo me paré para mirarle.
— Liam, vete a la mierda —le grité y cogí mi bandeja para sentarme y comer.

No tenía por que haberlo pagado con él pero ya estaba suficientemente quemada. Sabía más que de sobra que el maltrato que nos ofrecían a todos en las sesiones de tortura o interrogatorio no era el más  cómodo, lo sabía de primera mano. Pero también al acabar y ver el cuerpo de aquél beta en el suelo sabía que infierno tenía encerrado en mi interior, había muerto por que yo le había utilizado como a un juguete. Como el alfa con su cuchillo sobre mi piel. Pero pese a esa escena, no dudaría en volver a presenciarla una así o peor con tal de salir de esta cárcel. Y obviamente si en mi camino se topaba dicho alfa le haría tragarse tan al fondo su propia sombra que no sería capaz de volver a ver la luz en su vida.

La carne estaba deliciosa, algo seca, pero eso era probablemente por mi retraso. El ketchup con patatas y el filete derritiéndose en mi boca como si fuera un manjar. A saber que mierdas le ponían a la comida, tal vez tranquilizantes o algún compuesto químico para relajarnos o dejarnos como idiotas. Levanté mi vista y vi al trío de las supernenas en la mesa de enfrente. Me limpié con la servilleta y acudí hacia ellas para sentarme en su mesa. Ellas me miraron anonadadas por mi presencia, y seguramente mi aspecto. Mi pelo estaba estuferado y un tanto más rizado de lo normal, vestía de negro y una chaqueta vaquera, más los restos a mano del Alfa.

— Me apunto.
— ¿A que? —me preguntó Calíope.
— A que mierdas va a ser, vuestra idea.
— Eso lo suponiamos desde ayer —contestó Alaska.
— Cuando digo "me apunto" me refiero a que me apunto a cualquier cosa, que os ofrezco mi ayuda desinteresada y si puedo patear algún que otro trasero quiero ser la primera —le dije seria y algo entusiasta logrando hacer reír medianamente a Marysa.
Sigue: ¿ harold o dylan ?

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
el uso o distribución de la siguiente firma queda prohbido debajo de mi sobrenombre @strongerdiamonds

bowieonmars
------
------


http://lachicaimposible.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por bowieonmars el Vie 23 Ene 2015, 7:37 pm

que corto y mierdoso jo

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
el uso o distribución de la siguiente firma queda prohbido debajo de mi sobrenombre @strongerdiamonds

bowieonmars
------
------


http://lachicaimposible.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por wanheda. el Sáb 24 Ene 2015, 5:36 am

CAAAAAP más tarde comento.

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Megara. el Sáb 24 Ene 2015, 11:36 am

AYYYYY ME ENCANTO MUCHISIMO MUJER JULES ES UNA BADASS, asesinando al asqueroso de esa manera, hehehe
Comento dignamente luego c:

Megara.
-----
-----


http://www.wattpad.com/user/EmsDepper

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Grey Lady. el Vie 30 Ene 2015, 3:34 pm

ohh esta noche comento y supongo que seguiré yo otra vez porque Harold no ha aparecido

Grey Lady.
------
------


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por bowieonmars el Vie 30 Ene 2015, 3:45 pm

okey

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
el uso o distribución de la siguiente firma queda prohbido debajo de mi sobrenombre @strongerdiamonds

bowieonmars
------
------


http://lachicaimposible.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por wanheda. el Vie 30 Ene 2015, 4:21 pm

zoe:
Perdona por la tardanza, pero he estado con los exámenes y no he podido comentar hasta ahora Zoe.

hathaway. escribió:Una peculiaridad de las sombras es que siempre permanecen. Se esconden entre la oscuridad y la luz como termino medio, acechando entre los rincones más recónditos. Ellas son mis ojos y mis oídos, siempre observando a escondidas. Soy capaz de manipularlo a mi voluntad y conocer los secretos.


Me ha encantado este comienzo, creo que resume muy bien cómo es Jules (y eso que no la conozco mucho). Su poder me encanta, porque nunca lo había oído y parece ser de lo más interesante.

hathaway. escribió:[...]Sin embargo después de cientos de años encerrados nos había unido frente a nuestras diferencias pese a que fuera difícil de admitir, el anhelo de vivir una vida haciéndonos capaz de cualquier cosa, eramos el equipo suicida.

Lo del equipo suicida me ha hecho mucha gracia, aunque no fuese gracioso, me ha gustado el nombre que les has puesto. Y Jules es genial, si ya me gustó en las fichas, ahora que he leído un capítulo suyo, aún más    ¡Qué malditos!, tenemos que sacar a los Primordials de aquel lugar cuanto antes,  lo que les hacen es ilegal, ¡ilegal!

hathaway. escribió:— No juegues niña.
— Que yo sepa tendrás unos treinta y pico o cuarenta, te duplico la edad. Por lo que no soy ninguna niña —le contradije orgullosa y el rió.

Repito y corroboro que me encanta Jules, creo que es muy valiente. Aún así cuando la están torturando no se deja amedrentar, y le calla la boca al hijo de perra ese. Lo de la sangre me dejó con la boca abierta. Dios y cuando se encuentra con Liam y él dice todo lo que tiene el cuerpo de Jules, qué cabrones, qué cabrones... Y ella va y manda a Liam a la mierda, pero la entiendo perfectamente, porque yo creo que hubiera actuado igual. Esta chica es genial y sé que se convertirá en uno de mis personajes favoritos, y para terminar, sobre todo quiero que escapen porque estoy deseando que aparezca Emmet  creepygusta

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Grey Lady. el Vie 30 Ene 2015, 9:05 pm


zowi:


Una peculiaridad de las sombras es que siempre permanecen. Se esconden entre la oscuridad y la luz como termino medio, acechando entre los rincones más recónditos. Ellas son mis ojos y mis oídos, siempre observando a escondidas. Soy capaz de manipularlo a mi voluntad y conocer los secretos. 
QUE COMIENZO MUJER, DIOS MÍO ESTO ME DEJÓ MUERTA CON LA BOCA ABIERTA ¿? Esta habilidad es la que más me llama la atención y una de las más complejas, desde el principio estaba deseando que alguien escoja umbrakinesis y que lo hayas echo tu zowi  

Me gustó mucho la personalidad de Jules, la veo misteriosa sobre todo y me gusta que esté al margen pero siempre enterada de todo y con una sombra acechando (?) 
Centré mi mente en una de sus sombras, creo que era de la de la más baja y la alargué, subiendo hasta la estantería de enfrente, las palabras se mezclaban con otros sonidos. Apenas había practicado esa parte, había demasiado ruido por parte de el sistema eléctrico y otros sonidos. Apenas pude oír un par de palabras: hazlo, ya es hora y díselo, eran el par de palabras que había logrado captar antes de que mi cabeza me indicara que parara o me acabaría explotando.
THIS IS WHAT I MEAN   no enserio, voy a disfrutar mucho de Jules porque su habilidad me encanta y combinada con tu escritura kajsklajskaj basta. Me gustó mucho como describiste todo el proceso de la sombra y como la usaba a su favor para espiar, porque de esa manera nos vamos dando cuenta de cómo pueden organizarse para escapar. 

— ¿Puede especificar ya la eficacia de su don innato o todavía sigue indecisa? —preguntó enrollando su puño en una tela blanca y agarrando al mismo tiempo una de sus herramientas. Sonreí en mi interior y pensé: Mejor te lo muestro.

Una de las sombras de abajo ascendió captando a uno de sus secuaces y obligando a ir a por él, tuve que contenerme para no reírme en su cara pero entonces algo pasó. Una luz cegadora parecía venir del techo dejándome completamente en blanco y perdiendo el control sobre su cuerpo, no podía ver nada, estaba totalmente a ciegas. Solo supe que un dolor me corría por el cuerpo y empecé a ver sangre, sangre como en mi dibujo.
Me encanta Jules y como ha dicho Kate es muy valiente y no se deja llevar por el temor de unos tipos que tno tienen ni la mitad del poder que tiene ella y que a pesar de todas las torturas ella lo toma a pecho con valentía y coraje. 

— Si, pero esos hijos de puta no tienen por que maltratarte hasta matarte —dijo y yo me paré para mirarle.
— Liam, vete a la mierda —le grité y cogí mi bandeja para sentarme y comer. 

Liam metiche, con la personalidad de Jules era muy obvio que lo mandaría a la mierda. Entiendo todo muy bien, creo que adentraste la personalidad de Jules tan bien que hasta yo la entiendo   
hathaway. escribió:— Cuando digo "me apunto" me refiero a que me apunto a cualquier cosa, que os ofrezco mi ayuda desinteresada y si puedo patear algún que otro trasero quiero ser la primera —le dije seria y algo entusiasta logrando hacer reír medianamente a Marysa.
Esta parte me dejó como muy conmocionada, te juro que desde el principio había pensado que Jules se interpondría entre el plan y todo porque la veía muy racional. Pero entiendo que también, como todos, añora libertad y que haría cualquier cosa para escapar a pesar de que sus vidas estén en peligro.

QUIERO QUE ESCAPEN YA YA YA ASIQUE HASTA YO ME APURARE (?) PORQUE QUIERO QUE APAREZCA EMMET PORQUE NO SE QUIERO QUE APAREZCA ¿? 
ME ENCANTO el cap por si no te habias dado cuenta ahq akjslkaja esperen el mio coming soon.   

Grey Lady.
------
------


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por bowieonmars el Lun 02 Feb 2015, 2:57 am

awwwwww MUCHISIMAS GRACIAS POR SUS LINDOS COMENTARIOS
yo también quiero que salgan y salga Emmet
#primordialsforthefreedom 

___________________________________________

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
el uso o distribución de la siguiente firma queda prohbido debajo de mi sobrenombre @strongerdiamonds

bowieonmars
------
------


http://lachicaimposible.tumblr.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Grey Lady. el Lun 09 Feb 2015, 11:35 am

Capítulo 005

Jareth Winter | Calíope Alette || dylan.



Mi nombre a veces era un simple susurro, acarreaba expresiones faciales desconcertantes y miedo, terror. Mi nombre era el segundo en la larga lista de estadía en esta asquerosa base. Mi nombre era lo poco que se conocía de mí, lo único que dejaba ver.

Podría decirse que nunca abandonaba mi dormitorio, allí lo tenía todo y con la ayuda de Rita lo convertí en el único lugar en el que me sentía a salvo. En la base era uno de los más reconocidos, pocos me habían visto y los que si, no querrían volver a hacerlo desde ese día. No salía. No quería ver su rostro, o el de los demás. No quería recordar quién era y dónde estaba gracias a ella. Los rechazaba, me rechazaba. 

Las paredes azules eran lo poco que me atraía del dormitorio. Una única litera, que se me fue proporcionada especialmente porque había extorsionado a los guardias con que haría explotar sus sesos si me otorgaban un compañero; aceptaron de inmediato. Una tv, un par de películas que Rita me había obligado a ver y mi libro.
 
Estaba consciente de que un día de estos mi ansiedad provocaría la revolución de mis sentidos, que mis habilidades llegarían al extremo y yo a la locura parcial. El hecho de ser claustrofóbico y encerrarse en una habitación las veinticuatro horas del día, no era muy recomendable. No observaba la luz del sol desde hacía dos años - un terrible error - y como todo ser dentro de la base, estaba cansado de sufrir la agonizante humedad del bosque y no poder sentir la hierba bajo mis pies, ni la luz del sol iluminar mi piel. 

La posible ventaja de mantenerse enfocado en uno mismo podría ser el desarrollo de mis habilidades. Sabía muy bien que casi nadie tenía tanto control en sí mismo como yo. Y eso me agradaba, más de lo usual. 

El toque casi desesperado en la puerta me sobresaltó. Estaba seguro que Rita no sería, su turno había terminado y ya se había despedido. Y las posibilidades de una reunión por la madrugada eran extremadamente escasas, me atrevía a decir nulas.

Con toda la fuerza de voluntad en esos momentos, me preparé para abrir la puerta. La única razón era que si era uno de los oficiales no quería ganar la golpiza de mi vida. 

- Jareth, necesito por favor que...

- Ni lo sueñes, vete de aquí - La observé a los ojos con rabia mientras cerraba la puerta con brutalidad - ¡Ahora! 

Al momento de girar la perilla, mi vida cayó como una gota de agua desde el cielo al suelo. Insignificante y de inmediato. Sus ojos chocolate suplicando me inspeccionaban, no la quería ver. 

- ¡Tu idiota! Ábreme la puerta o la tiraré a golpes. 

Hice caso omiso a las amenazas cuando supe que Alaska había llegado de refuerzo. Sabía que me temía, que detrás de la puerta su mente memorizaba cada palabra y acción de cada confrontación. Y yo no quería recordar, verla me hacía recordar.

- ¡No necesitan nada de mí y yo nada de ustedes! - Bramé con fuerza -, vuelvan por donde vinieron o... 

- ¡¿Estas considerando amenazarme?! Te juro que si te llego a ver... 

- Ya, Alaska vamos. 

 Escuchar su voz me devolvió a la realidad. Creaba una coraza resistente alrededor de mi ser, simplemente porque el miedo me colapsaba y dominaba con sencillez. Le temía a los demás, a lo inseguro y al misterio. No cargaba con su mirada esperanzadora y su firmeza a la hora de actuar. Pero al ser exactamente lo que éramos, también le temía a ella. Era lo que yo. Lo que más odiaba en el mundo. 

- Nada de irse Cali, Jareth saldrá de una buena vez y pondrá su trasero en la sala como un buen recluso y ya verás cuando... 

- Ya, que quieres - Dirigí mis ojos únicamente hacia la rubia, no necesitaba ahondar más aquella herida que aún sangraba - Y solo hablas tú, a ella no quiero escucharla. 

Sentí como su mirada bajaba mientras me recargaba en el marco de la puerta. La mía quiso revelarse y observarla, pero segundos fueron lo que tomó para domar mis sentimientos nuevamente. 

- La biblioteca estará habilitada dentro de media hora, necesitamos hablar contigo y es importante Jareth, no faltes - La mirada de advertencia y el tono leve que usó combinado con la velocidad de sus palabras me aturdieron. 

- ¿Y por qué se supone que yo asistiría? ¿Me ves feliz de ver sus rostros? - Sonreí con sorna observando su ceño y labios fruncidos. 

De repente la mirada de Caliope se elevó. Calando fuerte en mi interior, sintiendo como el fuego quemaba mis entrañas con tan solo sus ojos fijos en mí. Su tono de voz grave, audaz e imponente. 

- Si quieres sobrevivir más te vale hacerlo. 

▽ ▽ ▽

No estaba seguro del por qué me encontraba allí, siguiendo justamente las ordenes de Alaska a aquellas horas en la madrugada. De lo que si alcanzaba a estar seguro era de que todo aquello contemplaba algo serio. Sino ni modo pedirían mi ayuda. 

Tanteé entre las mesas de la biblioteca, supe entonces que el lugar había sido escogido porque las cámaras de seguridad eran escasas y desde ciertos ángulos no podrían observarnos. Me acerqué tranquilo controlando la respiración, los cambios bruscos de situaciones me alteraban demasiado, se podría decir que no tenía una paciencia de oro. 

De repente un par de sombras llamaron mi atención, me centré en estas rápidamente encontrando a sus dueñas. Parecían debatir sobre algún tema importante; la rubia movía su pie constantemente y rodaba los ojos una y otra vez, tal parecía que la estaba sacando de quicio. Inmediatamente Alaska me divisó y con un leve movimiento de cabeza me indicó uno de los sectores entre dos de las principales estanterías, sin chistar segundos después ya estaba en mi lugar. 

- Jareth, no daré más vueltas como con los demás. Tu bien sabes que estamos cada vez más cerca de ser sus mascotas y por mi parte, no volveré a aguantar sus actos violentos nuevamente. Estamos puliendo los últimos detalles de un plan para escapar y te necesitamos. 

Me encontraba incrédulo, sabía que algo así sucedería eventualmente. No obstante, no lo creí tan revolucionario, solo sentí que luego de tener un plan que nos llevaría a la ruina sabrían que no podríamos arriesgarnos. Pero comunicármelo especialmente a mí, suponía que el plan en sus mentes no tendría falla alguna. 

- ¿Y me tomaron en cuenta a mí para escapar? Que consideradas - Sonreí con empatía fingida mientras que ponía mis ojos en blanco y cruzaba los brazos sobre mi pecho. 

Era estúpido, un suicidio masivo. Una tortura eterna. Pero algo dentro de mí me decía que necesitaba del riesgo en mi vida, algo de adrenalina. Inevitablemente pedía a gritos por una  pizca de esperanza, tanto real como tan solo una vil fantasía. 

- Mira Jareth - Su voz me estremeció como siempre -, no me importa si al escapar te mudas a la china o abres un circo, me da igual. Lo que sí, me importa cómo saldremos de aquí y para ello te necesitamos, luego haces tu vida y nosotros la nuestra. Es tu decisión. Te quedas y soportas todos los maltratos que tendrás siendo el único aquí, o te atreves a ser libre finalmente. 

Sentí que su mirada dominante clavada en mí decía la verdad. Aparté el mínimo de dolor en sus palabras y la observé. Tan cálida como siempre, su uniforme impecable, sus ojos inquietos analizándolo todo, el cabello travieso algunas veces ocultando su rostro. Regresé mi mirada a Alaska como había estado todo este tiempo, no le respondería. 

- Me apunto. 

Y así fue como todo comenzó.

Minutos después que gastaron en explicarme el plan, yo ya estaba convencido de que cavaría mi propia tumba al intentar huir. Aquella noche soñé con ella, su cuerpo a mi lado en la habitación, frío, dolor, recuerdos, gritos, agonía, oscuridad. 

▽ ▽ ▽

Cinco horas, exactamente cinco horas había conciliado el sueño cuando por la madrugada desperté sin consuelo. Me removí en vano entre las colchas tratando de mantener el calor en mi cuerpo, pero era imposible. Me levanté desganado y sin fuerzas, después de todo era algo débil, las secuelas de la guerra eran mi debilidad. Froté las palmas de las manos en mi rostro tratando de despejarme, la noche había sido dura, usualmente no recordaba, y si lo hacía no lo era tan vívidamente como aquella noche. Los gritos, los disparos, las explosiones, el miedo latente y yo, un niño en medio de la guerra.

Me duché aprovechando que tenía tiempo de sobra y como todas las madrugadas, me dirigí al comedor donde Rita me esperaba en una de las mesas con su café negro entre sus manos. 

Ella era la enfermera en la base, por ello tenía un contacto mayor con cada uno de nosotros, y ninguno tenía la leve duda de que estaba de nuestra parte. Para mí era como familia, ella me había cuidado cuando nadie más lo hizo y eso que no estuvo desde el comienzo. 

- Mi Jay tan madrugador - Bromeó al pasar a un lado. 

Sonreí y corrí a tomar mi bandeja del desayuno, el exprimido de naranja y la fruta estaba como siempre, cien años desayunando lo mismo... Tenían razón necesitábamos huir. 

- Buenos días Rita, ¿Como has dormido? 

- Seguro mejor que tú, cargas unas ojeras tremendas, ¿Te encuentras bien? Tal vez tengas alguna alergia ya sabes estamos en otoño y el polen se filtra por... 

- Estoy bien no te preocupes, no he podido descansar solo estuve leyendo - No mentía realmente siempre que cargaba insomnio lo despejaba con la lectura.  

- Vale niño pero si sucede algo ya sabes donde encontrarme - Sacudió su cabeza negando mientras tomaba un sorbo de su café. 

El cabello oscuro a pesar de su edad, le caía hasta debajo de los hombros, pero ella siempre lo llevaba en una coleta por su trabajo. Era delgada y extremadamente alta, por lo menos más que el promedio. Siempre tan impecable con su traje claro que la caracterizaba. 

De pronto el aparato de registro de Rita sonó perturbando el silencio. Todos los integrantes de la fuerza de la base lo tenían, se contactaban allí por cualquier inconveniente. 

- Muchacho debo irme, al parecer alguien ha golpeado a Bob nuevamente - Rodó sus ojos risueña. 

- No hay problema, nos vemos. 

La observé alejarse quedándome completamente solo. Cerré los ojos recargando los codos sobre la mesa. Me encontraba más cansado que lo normal, sabía que se debía al uso de mi habilidad constantemente, debía reservar energías si quería ayudar. 

Sin aviso, una sombra me atrajo llenando todos mis sentidos y percepción. Me adentré en la misma a conciencia de que dejaba en vano la vida física. Vivía en las sombras. 

Un dolor me atravesó tanto emocional como físicamente, regresé en sí sin posibilidades de escapar. Me tenían acorralado, atrapado contra mi voluntad. La descarga de electricidad en mi cuello se expandía rápidamente mientras yo luchaba sin remedio. Las sombras me alcanzaron. 

▽ ▽ ▽
 

Alemania - 16 de septiembre 1916.

Estaba solo, como toda mi vida lo había estado. Me habían olvidado sin remordimiento, dejándome a la deriva de un destino incierto. El olor a químicos se impregnaba en el ambiente, tosí repetidamente sintiendo la garganta ardiendo y mi cuerpo tan débil que al apoyar los brazos comenzaba a temblar. Me arrastré como pude bajo el manto de oscuridad que me apresaba. Deducí que estaba en una pequeña habitación. El pánico me fundió inmediatamente, el espacio me ahogaba y la circunstancia no lo hacía mejor. Entonces, sentí una respiración pesada a un lado. Me arrastré como pude llegando hasta un cuerpo que se encontraba en el mismo estado deplorable. La luz de la luna se colaba tenuemente en la habitación, el costado derecho de su rostro estaba iluminado. La reconocí de inmediato sintiendo la desesperación cada vez más tenaz. 


- Despierta... - Susurré, mi voz más grave de lo normal y un dolor profundizándose a un lado de mi rostro - Cali, despierta...



Desperté de repente a la mitad de la noche, con el corazón tamborileando fuertemente y la sensación de opresión en el pecho. Mi respiración estaba agitada y yo ya no podía mantener mi mirada en un solo lugar, estaba más que exaltada. Traté de calmarme y concentrarme en lo que había ocurrido segundos atrás, el sueño, su voz, el color del recuerdo, el aroma del dueño. 

Quité la sabanas que cubrían mi cuerpo y suspiré. Estaba segura que era él, lo reconocería esté donde esté en cualquier circunstancia. El temor me sucumbió por segunda vez, si él estaba recordando significaba que de alguna manera estaba sufriendo. Su recuerdo estaba ligado al dolor, irremediablemente allí todos lo estábamos.  

Me vestí rápidamente sin reparar en mi aspecto o en tomar una ducha, ya tendría momento. Salí a toda prisa por los corredores. Las luces en el techo me dieron la bienvenida cegándome de a momentos; traté de respirar más tranquila pero él estaba en peligro y no lo dejaría a pesar de todo. Comencé a caminar lentamente distrayendo a los guardias, no tenían que centrarse en mí. Necesitaba huir. Correr. 

Dirigiéndome a la habitación de Alaska, choqué con Rita por andar distraída entre los pensamientos que me aturdían. 

- Cali, ¿Qué sucede? Tu rostro te delata. 

Frunció el ceño con preocupación inspeccionándome de arriba hacia abajo mientras me tomaba por los hombros.  

- ¿Has estado con Jareth?

Pregunté sin más preámbulos, el miedo había pasado a primer plano junto a sus ojos mieles observando todo con inseguridad, la mirada de un niño perdido. 

- Acabo de salir del comedor y estaba allí, ¿Algún problema? - Respondió rápidamente, estaba ahondando en el tema porque ya veía la preocupación instalada en el ambiente - ¿Han vuelto a sus confrontaciones? 

- No Rita, Jareth está en peligro y ninguno de los dos hemos sido los culpables esta vez. 

- Pero, ¿Cómo? Él estaba en el comedor tomando su desayuno, yo solo salí saludé a Paul y... ¡Paul! ¿Cómo no me di cuenta? 

- No es tiempo de lamentos Rita vamos. 

Tomé su brazo con fuerza y la conduje a través del pasillo de los dormitorios, la base estaba dividida en dos plantas, los dormitorios y el comedor y luego la planta superior que estaba restringida para la sala Alfa y otras que estaban clausuradas o restringidas. Las habitaciones estaban divididas según los géneros, los hombres hacia la derecha y las mujeres a la izquierda, también estaba prohibido circular por las noches por la que no era tu área. Tanteando entre las puertas fuimos rápidamente hasta encontrar el numero 00021. 

- ¡Alaska! ¡Ábrenos es una emergencia!

Toqué rápidamente la puerta de la habitación esperando sus respuestas. Segundos después esta se abrió dejándonos ver a una somnolienta Alaska fulminándonos con la mirada. 

- ¿Qué quieren? 

- Necesitamos tu ayuda, cámbiate de inmediato. 

Le hablé tan brusco que sus cejas se elevaron de incredulidad,no tenía tiempo para ser cortés, la necesitaba ya. Nerviosa observé todo a mi alrededor con atención, entonces, reparé en la puerta número 00024 y recordé que Marysa podría sernos de gran ayuda para lo que nos proponíamos. Corrí hasta la puerta y toqué desesperada sin esperar una respuesta desde dentro, le indiqué a Rita que le explicase lo sucedido, yo debía organizar mis ideas y sentidos. 

A estas alturas, se me hacía difícil saber cómo había conectado mi habilidad de cronokinesis a Jareth. Él estaba recordando algo, llamándome desde su subconsciente; pero también sabía que quería que yo también lo viese, que lo ayudase. Como los recuerdos estaban ligados a sentimientos, también había una fina línea que se pulía con el paso del tiempo, el olor y la pertenencia. Ese recuerdo, también estaba arraigado a mi vida, pensé que por esa razón fue que a pesar de la distancia entre ambos pude adentrarme en él. 

Jareth era el único Primordial en la base que sabía mi secreto, también quien conocía sobre mis habilidades. Yo, para ese momento, ya había asumido que él era mi debilidad. 

- Estamos listas, Cali ahora cuéntanos que sucedió con detalle - Pidió Marysa bostezando.
 
En esos momentos tomé en cuenta de que podría ser tan solo un sueño, una pesadilla que se había colado haciéndose pasar por un vano llamado de auxilio. Consideré dejar mis preocupaciones de lado, tal vez él solo estaba recordando, ¿Por qué pediría mi ayuda entre todos los demás? Pero algo dentro mío, un presentimiento se tomaba fuertemente de mis sentimientos gritando a pulmón que tenía que salvarlo, que algo estaba ocurriendo. 

- Solo síganme y no hagan preguntas, Jareth está en peligro y las necesito a ambas. 

- Me hubieses avisado que se trataba de él, seguramente habría dormido una hora más... - Susurró aquello último para sí misma pero todas la escuchamos. 

Hice caso omiso a su comentario, porque si estuviese en su lugar pensaría exactamente igual. Él me odiaba, ¿Para qué querría mi ayuda? Otra vez me apresaban las dudas. 

Corrí por los pasillos siendo envuelta del color grisáceo una vez más, reflejada bajo las luces de los fluorescentes. Mi cabello se alborotaba, algunos bucles se interponían en mi visión y otros volaban sin impedimentos por mi espalda. Yo ya no veía hacia atrás, no me importaba si me seguían o no, debía llegar. 

Tomamos las escaleras de emergencia para evadir las cámaras de seguridad y a la mayoría de los guardias. Las náuseas se hacían cada vez más presentes, si nos encontraban por allí no había vuelta atrás. 

- Cali espera - El brazo de Rita se enrolló en el mío. 

La fulminé con la mirada sintiendo el calor recorriendo mi cuerpo rápidamente, me tranquilicé o podría lastimarla. ¿Por qué me detenía? Estábamos tan cerca. 

- Están a su merced, déjenme guiarlas yo se dónde lo deben haber apresado - Me miró impaciente a los ojos esperando mi respuesta.  

Detrás de ella, Alaska y Marysa asentían a la par respirando pesadamente por la carrera. En mi mente, la revolución se hacía cada vez más intensa con el acercamiento, Jareth seguía soñando y recordando. Y todo lo que él sentía consumiéndose de dolor físico y emocional me apuñalaba a mí que lo recibía tratando de descifrar cuán cerca nos encontrábamos, estaba destrozándome poco a poco. 

Rita se posicionó frente a mí llevando la delantera. Con sigilo nos conducimos hacia la otra parte de la planta, la sala Alfa estaba lejos aunque si hacía un leve esfuerzo sabría como llegar a ella, pero esta vez era la primera que no me dirigía hacia allí. El dolor se intensificaba con los pasos que dábamos, me sentía mareada y la cabeza parecía explotarme. Lo que menos me preocupaba era la seguridad, los guardias eran ágilmente sorteados. 

Una puerta sólida de acero al final del pasillo me atrajo como si de un imán se tratase. Los gritos se intensificaban cada vez más y sabía que era la única que los escuchaba. Los disparos, las explosiones, el miedo latente y él, un niño en medio de la guerra. Sentía lo que Jareth sentía, recordaba lo que Jareth recordaba, nos estaban destrozando tanto a él como a mí. Corrí con las últimas fuerzas, mis rodillas temblaban y la respiración me fallaba, ese era el lugar, él estaba ahí. 

Mi mano rozó casi imperceptiblemente la puerta. Traté de recomponerme pero ya no podría ser de ayuda. Sombras, gritos, golpes, oscuridad. 

▽ ▽ ▽

No sé con exactitud cuánto tiempo transcurrió en el que me encontré inconsciente, la cabeza me latía y mi cuerpo estaba tan derrocado y abatido que no lo reconocí. Me sentía flotar a pesar del dolor, estaba desorientada pero en esos momentos una imagen vino a mi mente. Jareth. 

Me recompuse de golpe tosiendo con fuerza sintiendo cada vez más fuerte aquél agonizante dolor en la nuca y el frío sudor recorrer mi espalda. Una mano se posó en mi cintura sosteniéndome para no caer. Abrí los ojos. 

Rita me analizaba con una sonrisa tranquila que llevaba a los ojos ese brillo tan característico de ella. 

- Mejorarás Cali, no te preocupes - Me ayudó a recomponer sobre la camilla. 

La luz como siempre me cegó. El estómago me rugió con violencia pero no me importó, el dolor era mucho peor. Había llegado al límite de mis habilidades, podría haberme causado un gran problema físico, pero al parecer todo se encontraba en buen estado. Algunas veces, cuando forzábamos nuestras mentes al extremo, podíamos tener secuelas, una de ellas era la muerte y las más leve la pérdida del conocimiento. 

- Jareth se está recuperando, él bueno... Estuvo a punto de morir. 

Mis oídos pitaron con un sonido ensordecedor, el dolor no se apaciguaba. Era peor cada vez y mucho más constante. Caí inevitablemente entre las sombras, pero esta vez, estaba cayendo en su sombra nuevamente. 

Sigue: lovely rita. (Kate)


I'm back ♥:
Holaaaaaa a todas :3 me he pasado varios días de cuando debía haber subido pero sufrí un bloqueo que me dejó seca. Pero ahora conocen a Jareth (?) y bueno, drama, drama, drama. Espero que les haya gustado y eso chaaaaauu.

Grey Lady.
------
------


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por wanheda. el Lun 09 Feb 2015, 1:03 pm

se me ha juntado otro turno en las colectivas
empiezo a enter e Ems.
Cuando lea comento boluda

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por khaleesi. el Mar 10 Feb 2015, 3:05 pm

OMGGGGGGGGG. Ya me pongo a leer, oh y quiero tramas, so les hablaré por el muro y les comunicaré lo que armamos con zoe(?)

khaleesi.
---
---


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Harold el Miér 11 Feb 2015, 7:44 am

[Bueno primero que nada... Perdón, ya le escribí un mp a Miluchi pero creo que les debo una disculpa a todas por desasparecerme. Pensé que le había avisado a Mills que me iba del foro por un tiempo pero no, sé que andaba a las vueltas, yendo y viniendo pero ya no pude entrar más por varias razones. No les voy a dar más excusas pero si les voy a dejar mi opinion con respecto a todos los capis porque se los debo. No sé aún si Miluchi me va a dejar volver a la novela pero no importa, de todas formas voy a leerlas porque si, es una idea increible. 

Miluchis:
Prologo.
Te quedo hermoso, sin palabras, perfecto. No sé si ya te lo habia dicho pero  sos super talentosa en esto, me haces meter de lleno en el capitulo y sentir todo lo que los personajes van sintiendo.
Con respecto a Caliope... me parece un personaje muy completo e interezante, con una personalidad muy linda y fuerte.  ¡Estoy indignada y furiosa con ese militar! Jajaja

Capitulo

.

"Nos convertimos en un susurro para terminar en la boca del viento que todo lo lleva"

Me encanta esa frase, bueno, los dos primeros capitulos son muy WOOOOW. Kaydeeeeen, mi hermoso Kayden aparece en el  capitulo <3 Quiero citar un monton de cosas pero pajaaaaaaaaaaa, pero tenes que saber que ame todo el capitulo.

Lovely Rita:
Me encanta como escribis, como Milu me hace meter de lleno en el capitulo e ir sientienod todo lo que alaska va sintiendo.

"Lo ya vivido, era lo que no permitía concentrarme en el futuro"

Me gusta que esten buscando la forma de escapar y quieran llenarse de esperanza con ello.
Colette aparece en el capi, yay. Jajaj Parece que cada vez que veo a un personaje mio en el capi voy a morir.


―Podemos estar dándoles falsas esperanzas.

―Eso es exactamente lo que necesitan, esperanza, del tipo que sea.


Ems:
Las odioooooo!! Todas escriben super perfecto y adhadasda, celos.  Me declaro fan de Marysa jajaja, hasta el momento es el personaje que mas me llego, su personalidad es lo más!  Ahora soy la fundadora de su club de fans y se llama, Maryselas (? Que idiota. Dael, que nombre más hermoso. Ya no sé mas que decirte, solo que me encanto.  Todo estuvo perfecto.
"Si se quiere ganar el juego, hay que saber jugar"

Grandes ultimas palabras.

Zoe:
Ya sabes lo que pienso sobre como escribis. Es perfecto y este capitulo no fue la exepcion. Me encanta Jules, es bastante malota jajaja Creo que si sigo escribiendo van a chocar bastante con Colette :) El final estuvo espectacular. Jules patea culos.

Harold


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Grey Lady. el Miér 11 Feb 2015, 10:59 am

Clari :) me alegra que te hayas podido pasar y dejar esos lindo comentarios, a pesar de que ya no quedes en la novela (lo cual siento mucho) me gusta muchisimo que te pases por acá ♥ besoss

Grey Lady.
------
------


Volver arriba Ir abajo

Re: Primordials.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 4:32 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 14. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9 ... 14  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.