O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Me, myself and I.
Hoy a las 9:23 am por CNCOwner.

» I write sins not tragedies
Hoy a las 9:20 am por Andy Belmar.

» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 8:56 am por Andy Belmar.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 8:53 am por Andy Belmar.

» Distant stars come in black or red | PVT
Hoy a las 8:48 am por blackstairs

» Revolution.{Codes]
Hoy a las 8:41 am por CNCOwner.

» Pixelated World │ Html & stuff
Hoy a las 8:39 am por CNCOwner.

» bitter battlefield.{muro interactivo.
Hoy a las 7:32 am por Andy Belmar.

» fallen angels [muro]
Hoy a las 4:48 am por Andy Belmar.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Where You Stand

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Jue 01 Ene 2015, 1:22 pm

Becca :3:
grant. escribió:
¡AH! ¡AHH! ¡AHHH! ¡AHHHH! ¡AHHHHH! (?)

Y... y el Skandar... y Sarah... y las cuestiones del amor... y el celular... y las fotos... y el momento... y... y... y los feelings (?) Mejor me mato, esto está re intenso (?) okno.

Nah! Me caso con este cap  ahque.

Espero el siguiente con ansias; ¡Ah! De paso, feliz navidad y próspero año nuevo; paz, Edd


¡Lo sé!, ¡lo sé!, ¡lo sé! Yo también me emocioné cuando terminé de releerlo. No sé por qué, pero ambos me parecen adorables
Jajajajajaja, okay aceptó el matrimonio :3
Estoy escribiendo el siguiente capítulo, voy más o menos a la mitad. ¡Espero terminarlo muy pronto para poder escribir el siguiente! Porque, porque.... ¡Ya casi vuelvo al colegio! sad

¡Igualmente, Becca! Espero que hayas pasado una muy feliz navidad y deseo que tengas un súper año ¡Te mando un abrazo!

P.D. Chicas, en mi anterior post, he dejado una especie de fichas sobre Sarah & Skandar (Keyrown♥) porque, como pienso hacer una novela corta no habrá mucho espacio para explicar sus perfiles y todo eso (culpen a la escuela ) Y también me disculpo por no haber subido tantos capítulos como me hubiera gustado... pero realmente necesitaba un descanso luego de un semestre tan pesado.
Ya saben que las amo y, ¡espero que todas sus metas se vuelvan realidad!!!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Lun 19 Ene 2015, 9:32 pm

.



Capítulo 03
Por -look-


Mi teléfono hizo su trabajo al hacer sonar la alarma justo a las seis cuarenta y cinco. Yo hice lo de siempre, apagarlo y seguir dormitando por quince minutos más hasta que la segunda alarma hiciera su aparición a las siete en punto. Entonces me puse de pie e inmediatamente me dirigí al baño, observé mi reflejo en el espejo, mi cabello estaba hecho un nido de pájaros y tenía ojeras pero fuera de ello todo estaba bien, salvo lo diminutas que lucían mis pupilas sobre los iris color miel, los encargados de siempre delatar su tamaño y por ende, mi estado de ánimo. Eran la guía de Max y Gaspard… pupilas pequeñas era sinónimo de “Sarah está triste o enfadada”
Recogí los mechones que estaban fuera de la coleta de caballo y me cepille los dientes. Posteriormente, me dirigí a abrir las cortinas de la gran ventana que estaba situada en el centro de mi habitación, me recosté en el asiento de ésta y me concentré en ver como el cielo se teñía ligeramente de anaranjado… amaba ver los amaneceres, un hermoso fenómeno que se podía apreciar en todos los lugares, ya fuera en Francia o en Inglaterra, eso nunca cambiaría. Cuando el espectáculo terminó volví al baño, lista para una relajante ducha caliente.
Envuelta en una larga toalla blanca me dirigí al armario, el cual había terminado de ordenar hace dos días. Regresando la vista al enorme cristal por el que se lograba apreciar un cálido sol, elegí un sencillo vestido blanco que estaba recubierto de encaje, me llegaba justo hasta las rodillas; decidí combinarlo con un ligero sweater beige que opté por no abotonar y coloqué un delgado cinturón de piel para darle un toque aún más informal. Para finalizar el atuendo, seleccione unos flats del mismo color que el sweater, dejándome el cabello suelto, salí para desayunar sola, no quería  que Zelfa y Randal me observaran durante todo el almuerzo.
Una vez en la cocina, buscaba las cajas de cereal cuando me vi interrumpida por el ama de llaves de la residencia Keynes.
-¿Se le ofrece algo, señorita Brown? –me preguntó.
-Buenos días –la saludé antes que nada- solo quería saber dónde están los cereales.
-Buenos días –respondió avergonzada por haber olvidado el saludo, tenía la ligera impresión de que le molestó verme “en sus terrenos”- están en la alacena.
-Gracias –sonreí, cortés.
-¡Sarah! –la voz de Skandar pronunció mi nombre en tono elevado.
-¡Keynes! –me voltee para verlo.
Su cabello estaba alborotado, únicamente llevaba el pantalón de pijama puesto y pisaba el suelo de madera con naturalidad evidente.
-Veo que has madrugado –comentó mientras se dirigía a la barra.
-Quise ver el amanecer, el primer amanecer inglés desde que llegué.
-Yo también lo vi. Al menos desperté a tiempo para ver la mitad –rio.
-Buen día, joven Skandar, ¿prefiere que prepare su desayuno ya? –interfirió el ama de llaves.
-Sí, Gina. Imagino que Sarah también desayunará conmigo así que cocina para dos, por favor.
-No gracias. Estaba buscando el cereal de chocolate, así que…
-Entonces no hagas nada, Gin. Yo apoyo la idea de Sarah –El joven Skandar me interrumpió- ¿sabes? Tómate la mañana libre, seguramente todos despertarán tarde y lo más seguro es que a mi hermana se le ocurra salir a desayunar con todos.
-Gracias, joven –la mujer de cabellos rubios se retiró, dejándonos solos.
-Es muy… protectora de lo suyo –comenté- siento que no le agrado.
-¿Por qué? –cuestionó el chico mientras se adentraba en la búsqueda de  leche en el refrigerador.
-Porque me habla en un tono distinto a ti. Y ni los buenos días me dio –contesté, colocando dos tazones sobre la barra.
-Descuida, Gina es… educada y estricta. Quizá le diste la impresión de chica malcriada, aunque es peor con Lilian –explicó vaciando equitativas porciones de cereal sobre los tazones.
-Eleanor, mi ama de llaves, me acostumbró a mimos y gentilezas –no pude evitar contarle.
-Entonces, si eres una mimada –bromeó.
-Me conoce desde que me mude a Francia y su carácter no es tan rígido como el de la señora Gina –me encargué de vaciar la leche sobre los cereales.
-Bueno, con el tiempo te conocerá y te ganarás su aprecio. A mí también me consiente e incluso me ha aconsejado en algunas ocasiones, me conoce desde que nací. Además ha sido testigo de tus anteriores actitudes para conmigo, soy como un hijo para ella… y ella para mí es como una segunda mamá.
-¿Y por qué te llama “joven Skandar”?
-Porque estás tú, prefiere los formalismos cuando hay intrusos.
-¡Ves! ¡Piensa que soy una intrusa! –me indigné ligeramente.
-Supéralo, luego de un tiempo le agradarás.
Terminamos nuestro desayuno comentando temas triviales, incluso tocamos el clima cuando hubo un silencio intermedio.
-Son las ocho treinta –anunció cuando revisó la hora en su teléfono- iré a darme una ducha, cuando den las diez iré a casa de Lilian y prometo volver para las doce en punto, aunque lo más probable es que regrese antes.
-Claro. Hasta dentro de unas horas.
-Oye –se volvió cuando había dejado la cocina atrás- ¿qué harás mientras no esté?
-Iría a platicar con Max pero seguramente debe estar dormido. Sou me habló sobre la biblioteca, tal vez la visite.
-Está a dos habitaciones de la sala de música, los mejores libros están en el estante que dice mi nombre. Los separé antes de que Soumaya los revolviera, ya que nunca lleva un orden y siempre desorganiza todo –explicó.
-¿Dónde puedo encontrar algo relacionado con medicina?
-Lo más reciente en medicina lo encuentras en el estante que está al lado, los separé yo mismo. De hecho hay uno que menciona a tu padre –sonrió con amabilidad.
-Estoy hasta la coronilla de Sebastian Brown –dije sin pensar.
-¿Cómo?
-¿Te parece si lo hablamos de rato? –a él se le hacía tarde y yo estaba por tocar un tema delicado.
-De acuerdo –accedió y se giró, mostrándome su pálida y vasta espalda.
Ilógicamente, Skandar había logrado entender mi estatus sentimental, incluso hasta sus opiniones me resultaron acertadas. Tengo que dejar el pasado a un lado, después de todo es como si todo lo que viví estuviera roto, mis padres se divorcian, he perdido el contacto con muchos de los que creí mis amigos, Gaspard es feliz con alguien más. Creo que es tiempo de empezar a construir un nuevo presente y dejar los recuerdos atrás. Estoy madurado, nada es igual a hace un año… Me he graduado del instituto y en pocos meses ingresaré a Oxford, lista para empezar a recolectar los pinceles con los que podré trazar mi sueño.
Al paso de media hora me encontraba caminando por los tranquilos pasillos de la residencia Keynes, encontré la sala de música y antes de contar las puertas para dirigirme a la biblioteca, decidí entrar. Había un hermoso piano en la esquina de la estancia, también había un par de guitarras acústicas y tres eléctricas, un delicado estuche protegía a una flauta dulce… corrí de inmediato apenas noté la batería eléctrica en un ángulo opuesto al piano, pero me emocioné como una completa loca cuando encontré dos violines, uno de ellos estaba hecho de cristal y en palabras simples, era hermoso. Tomé el que estaba hecho de madera, como acto reflejo comencé a acariciarlo… sentí un cosquilleo de emoción recorriendo las palmas de mis manos.

Me gustaba tocar el violín, era uno de mis pasatiempos favoritos. Vino a mi memoria la canción de Viva la Vida, no dejaba de tocarla el verano pasado, me emocionaba escuchar el elegante sonido que producía el instrumento… mismo que deje de tocar cuando comenzaron los problemas entre mis padres, prometiéndoles que jamás lo volvería a tocar si ellos se separaban; sin más, me alejé de los instrumentos decidida a salir de ahí.

La biblioteca era un recinto monumentalmente magnifico, llena de enormes estantes repletos de libros, incluso contaba con una escalera hecha de roble en forma de caracol al centro, que conducía hacia más libros. Anonadada, mi vista encontró una papeleta que anunciaba el nombre de Skandar sobre dos estanterías. Me acerqué y encontré volúmenes de medicina que abarcaban temas sobre cirugía, anatomía, fisiología… incluso había uno que se titulaba como el descubrimiento de mi padre, otro más que tenía el recopilatorio de los impactos en la medicina del siglo XXI donde seguramente también estaría Sebastian Brown incluido, por último había un par de revistas esquinadas, una era Forbes (al parecer mi padre se había vuelto una persona influyente) y otra era un ranking sobre médicos donde, ¿adivina quién ocupaba el primer sitio? ¡El señor Brown!


-Sí, los vi. Terminé mareada de tanto leer el nombre de mi papá –le revelé a Skandar cuando me preguntó si encontré los libros que mencionaban a mi progenitor.
-¿Qué ocurre con él? –probó el primer bocado. Sucedió que para las doce treinta, ambos estábamos hambrientos y nuestra primera parada fue un restaurante- estás rara y despectiva para con él.
-Lo amo con todo mi corazón, pero no me gustó para nada lo que pasó. Gracias a que él se enamoró de cierta zorra maldita, se divorciará de mi mamá. Y no es cierto que ella empezó a sentir todo monótono y que por eso aceptó divorciarse, por si lo lees cuando se haga completamente público –aclaré- es que ella prefiere evitarse la vergüenza, no quiere ser vista como una mujer abandonada por otra más joven.
-Eso suena duro –comentó.
-Lo es. ¡Y si conocieras a la ramera esa! –No pude evitar ofenderla- es una enfermerilla resbalosa, nada más. Te juro que no puedo entender por qué mi padre se fijó en ella.
-Sarah, querida, creo que tienes una obsesión con saber “que le ven los hombres a sus parejas” –rio.
-¡Es que es horrenda y sin clase! –Exclamé desesperada- no hay punto de comparación entre la hermosa Carolina Havard con esa… como sea que se llame.
 -Sonaste arrogante y clasista –se sinceró- pero supongo que puedo entenderte, yo estaría peor si algo parecido hubiera ocurrido entre mis padres.
-Realmente duele mucho, Skandar. Y también se siente una rabia terrible que te carcome, es un sentimiento negativo que te domina, he sido muy grosera gracias a eso. Lo más maduro que se me ocurrió fue dejar que mis padres tomaran sus propias decisiones, porque solo estaba haciendo que la tensión aumentara con mis groserías. Entonces vine a Londres, cuando llegué tenía la esperanza de que todo mejorará pero… no ha sido así. Mi madre ha solicitado que el divorcio sea lo más rápido posible y a petición mía, no quiero ver a mi padre, no quiero que comparta mi custodia ya que soy menor de edad y todo eso… entiendes que hay acuerdos que establecen sobre los hijos. Mi mamá está de acuerdo, no quiere que yo me vea obligada a algo con lo que estoy en discrepancia. Pero mi papá está haciendo que todo sea más largo… no entiendo por qué lo hace si en medio año es mi cumpleaños número dieciocho.
-En verdad lo siento. Ante todo esto, solo me queda decir que cuentas conmigo para lo que necesites. Yo seré tu nuevo apoyo si es que así lo quieres –su expresión demostraba severidad.
-Gracias –aunque sus palabras fueron breves, sabía que lo decía muy en serio y eso me hizo sentir un poco mejor- pero bueno, dejemos eso de lado, ¿cómo te fue con Lilian? –no me costó nada darme cuenta que para Skandar, había dejado de ser “Lily”
-Hizo un drama y también lloró. Se le corrió el maquillaje, me abrazó muy fuerte… dijo que me amaba y su cortísimo pijama no le sirvió de nada cuando intentó usarlo como armamento. Olía a brandy, lo que significa que fue a la fiesta. Estuvo muy sobreactuada con su voz chillona –hizo un gesto de desagrado.
-Ugh, lo imagino todo, un espectáculo en todo su esplendor –por primera vez, probé el jugo de naranja en todo el tiempo que llevábamos ahí.
-Sí. Era lo mínimo que esperaba, cumplió con las expectativas. Pero finalmente soy libre –levantó su taza de café en sinónimo de brindis.
-Felicidades entonces –colisioné ligeramente mi vaso de cristal contenido en jugo- ¿sabes una cosa? –Discretamente me limpié los labios con la servilleta después de sorber mi bebida- me gusta hablar contigo –se lo dije sin pensarlo demasiado.
-A mí también –sonrió- me gusta que seamos amigos.

Posteriormente salimos a caminar al centro comercial que estaba cerca del restaurant. Entré a la tienda de GAP cuando Skandar atendió una llamada de Zelfa, solo quería saber que estábamos bien, compré un vestido y una sudadera. Posteriormente ambos realizamos más compras, Skandar llevó dos pares de lentes oscuros de Ray-Ban mientras que yo solo lleve unos, también compró zapatos deportivos y yo adquirí tres modelos de zapatillas Vans. Decidimos dejar de comprar cuando nuestras manos estaban viéndose sugestionadas de bolsas.
-¡Mira eso! –señalé una tienda de gorras.
-¿Sabes? Casi no suelo usar…
-¡Esa le encantará a Max! –me aventuré, emocionada decidí comprar la gorra de los Yankees de Nueva York.
Una vez que me entregaron la gorra en color azul marino en la medida de Max, salí a encontrarme con Skandar que aguardaba afuera.
-Vaya, tú le has comprado algo a tu hermano y yo ni siquiera recordaba que Soumaya existía –bromeó- quisiera llevarle algo, pero no sé su talla así que no puede ser nada relacionado con ropa.
-La joyería nunca falla –lo aconsejé- unos lindos pendientes o un brillante brazalete será perfecto.
Inmediatamente tomamos rumbo hacia la joyería, estábamos observando en las vitrinas cuando una chica rubia gritó escandalosamente el nombre de mi acompañante.
 -¡Que sorpresa encontrarte por aquí! Yo estaba eligiendo mi anillo de compromiso –era alta y se movía con sutil elegancia- ¿no piensas presentarme? –me pareció que le sonrió con hipocresía.
-¡Oh, pero por supuesto que sí! –Skandar amplió su sonrisa- Sarah, ella es Tiana. Tiana, ella es Sarah.
-Mucho gusto, soy Tiana Simmons –se presentó con orgullo, extendiendo su mano.
-Sarah Brown, encantada de conocerte –estreché su mano con la misma hipocresía que ella me miraba.
-¿Y qué hacen aquí? –dijo la chica, en realidad era linda y mucho más fina que Lilian.
-Buscamos un obsequio –respondí yo- un brazalete en específico.
Sentí su mirada de rayos equis examinándome de los pies a la cabeza, había perdido varios puntos de elegancia haciendo eso.
-El que traes es muy lindo, ¿es de fantasía? –centró su vista en mi muñeca izquierda.
-¡Por favor, Tiana! –Intervino Skandar- ¡no seas absurda! –Al parecer, su envidia le causo risa- ¡cómo crees que una chica como Sarah usaría imitaciones! Es un zafiro auténtico, claro está.
-Por lo que veo, te has esmerado mucho más con los detalles –dijo con mordacidad- todavía tengo los que me regalaste a mí.
-Te conozco de alguna parte –me atravesó con su afilada mirada.
-¿En serio? ¿Y de dónde? –mantuve mi postura firme. En ese instante, Skan se retiró a atender una nueva llamada.
-¡Claro, ya te recuerdo! –Chasqueó los dedos- eres la muchachita esa, la hijita del doctor del que Skandar es fanático. Te vi en una revista, acompañaste a tus padres a una gala. Por fin te conozco en persona –levantó una ceja altiva- ahora que estamos a solas, déjame decirte que creí que Skan mejoraría sus estándares en relaciones, pero… viéndote a ti –rio- no lo creo.
-Eres peor de lo que imaginé –pensé en voz alta.
-¿Disculpa?
-Sarah, tengo una reunión con el director de Narnia. ¿Vienes conmigo? –llegó Skandar, interrumpiendo el momento.
-Sí, claro –accedí.
-¡Skandar! ¿Crees que…?
-Hasta luego, Tiana –el castaño se despidió de la rubia.
-Hasta luego, Tiana –yo también lo hice, aunque con una sonrisita altiva. Posteriormente salimos de la tienda caminando juntos.
-Es una chica terrible –comenté.
-Aunque fue tarde, me di cuenta de ello.
-No se aguantó las ganas de intentar hacerme sentir inferior a ella, creo que piensa que estamos juntos –continué.
-También conoció a Lilian hace unos meses, cuando coincidimos en una fiesta, y las dos se lanzaban comentarios molestos. Llegaron a tal grado que Tiana abofeteó a Lilian –reseñó.
-¿Se pelearon por ti? –reí.
-No, Lilian ni siquiera sabía quién era ella. Fue más bien por vanidad –me explicó.
-A decir verdad, Tiana Simmons tiene notable refinamiento en todos sus ademanes, debo reconocer. Supongo que eso enceló a Lily.
-Fue lo mismo que Tiana sintió al verte a ti. Porque, bueno, hoy es uno de esos días en los que estás resplandeciente. No quiero decir que nunca lo estés  o que…
-Entiendo –lo interrumpí, riendo.
-Te ves muy bien hoy –declaró mientras caminábamos por el estacionamiento- pareces una princesa –finalizó.
-Gracias –no coincidimos miradas. Yo porque me sentí ligeramente apenada, ya que no estoy totalmente acostumbrada a recibir cumplidos. Y él porque no está totalmente acostumbrado a darlos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por ~Lizzye Styles~ el Sáb 24 Ene 2015, 10:26 pm

Owww!!! 
Que hermoso capitulo me ha encantado
Eddie debes de seguirla definitibamente 
Esa Tiana aggg es tan nose pero me cayo mal que le pasa
Y la bruja de la Lily ufff ni se diga pero bueeee, eso de que Skan cortara con ella me encanto
Debes de seguirla
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Invitado el Vie 06 Feb 2015, 7:06 am


Y bueno, resultó que la refinada Tiana Simmons es una perfecta descarada vanidosa... ¿y cómo no? Celosa, por supuesto

Skandar & Sarah... debajo de un árbol... B E S Á N D O S E

El final, ¡por Dios! El final fue lo mejor:

-Te ves muy bien hoy –declaró mientras caminábamos por el estacionamiento- pareces una princesa –finalizó.

-Gracias –no coincidimos miradas. Yo porque me sentí ligeramente apenada, ya que no estoy totalmente acostumbrada a recibir cumplidos. Y él porque no está totalmente acostumbrado a darlos.


Sin palabras, literalmente hablando (?)

Actualiza pronto y gracias por los buenos deseos

P.D. ya leí los perfiles de los personajes; muy buena idea
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Invitado el Vie 13 Feb 2015, 6:50 pm


Yo sé que quieres actualizar.

Yo sé que quieres subir un nuevo capítulo.

Yo quiero que subas un nuevo capítulo.

Yo quiero leer un nuevo capítulo.

¿Por qué no subes un nuevo capítulo? (?) Okno, sin presiones.

Tómate todo el tiempo del mundo.


P.S. sé que lo digo tarde, pero Chris Martin en The Scientist al inicio del capítulo Magnifique.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Dom 15 Feb 2015, 8:52 am

mccartney. escribió:

Yo sé que quieres actualizar.

Yo sé que quieres subir un nuevo capítulo.

Yo quiero que subas un nuevo capítulo.

Yo quiero leer un nuevo capítulo.

¿Por qué no subes un nuevo capítulo? (?) Okno, sin presiones.

Tómate todo el tiempo del mundo.


P.S. sé que lo digo tarde, pero Chris Martin en The Scientist al inicio del capítulo Magnifique.

¡Por supuesto que quiero actualizar!
Es solo que no he podido porque en primeros términos, el colegio y sus tareas no me dejan libertad. Y hablo muy en serio, porque después de una ajetreada semana de exámenes, ya están con "y entonces me van a traer 973987597984987542656'78765975498 proyectos para este mes" Really, mi agenda ya tiene que los trabajos me han encargado hasta ahora y si son largos .-. Y aun faltan más 
En segundos términos, porque estuve anotando el desarrollo de las ideas que tengo para el transcurso de la novela, digamos que me adelanté unos tantos capítulos, pero era para no olvidarlas :)


Pero ya estoy escribiendo el siguiente :3


Sí, Chris y las canciones que escribe son tan  baba y algunas tan 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por ~Lizzye Styles~ el Vie 20 Feb 2015, 12:57 pm

Eddie, actualiza pronto, por faaa
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Invitado el Lun 09 Mar 2015, 6:57 pm


Eddie:
@Eddie escribió:¡Por supuesto que quiero actualizar!
Es solo que no he podido porque en primeros términos, el colegio y sus tareas no me dejan libertad. Y hablo muy en serio, porque después de una ajetreada semana de exámenes, ya están con "y entonces me van a traer 973987597984987542656'78765975498 proyectos para este mes" Really, mi agenda ya tiene que los trabajos me han encargado hasta ahora y si son largos .-. Y aun faltan más 
En segundos términos, porque estuve anotando el desarrollo de las ideas que tengo para el transcurso de la novela, digamos que me adelanté unos tantos capítulos, pero era para no olvidarlas :)


Pero ya estoy escribiendo el siguiente :3


Sí, Chris y las canciones que escribe son tan  baba y algunas tan 

Te entiendo.
Yo estoy igual o peor con las actividades en este momento

Aquí me tendrás esperando un nuevo capítulo

¡Hasta entonces, Edd! Saludos.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Dom 15 Mar 2015, 7:22 pm



Capítulo 04
Por -look-



Nunca olvidaré aquél día.

Desperté sintiéndome desorientada entre paredes rosadas desteñidas, la pintura se caía a causa de la humedad y el paso del tiempo. No había mucha luz, apenas una bombilla de unos cuantos watts aluzaba la habitación con debilidad, iluminándola de un tenue y molesto color amarillo.
Yo me encontraba recostada sobre una cama sorprendente blanda, recubierta por sábanas de cuadros evidentemente gastadas al igual que la débil y caída almohada que a duras penas podía sostener mi cabeza.
—Despertó.
Oí un susurro infantil.
—¡Papá, despertó!
Está vez la voz aniñada dio un escandaloso grito en el que se percibía un gran alivio.
No me moví. Ciertamente, la situación tan incómoda e inhabitual que estaba viviendo, comenzaba a asustarme.
Entonces, llegó un hombre de cabellera plateada que poseía unos pequeños ojos celestes a cada lado de su gruesa nariz, sobre sus regordetas mejillas que enmarcaban sus delgados labios rosados. Vestía una vieja camisa de vestir con unos pantalones de mezclilla que no desencajaban para nada con el lugar al que el tiempo se había comido.
—Señorita —se acercó a mí.
Rápidamente intenté reincorporarme pero fue inútil, me sentía falta de fuerzas. Como si tratara de reconocerme a mí misma, rogando encontrar algo que hiciese sentido, me miré las manos... Las tenía cubiertas por unas mugrientas vendas que me alebrestaron aún más.
—Tranquila, está usted a salvo -dijo hombre cabello de luna.
—¿Qué... qu... quién es usted? —me fue difícil preguntar. En primer lugar por el miedo y en segundo porque el paso de mi voz por la tráquea me raspó terriblemente la garganta.
—Soy Aaron. Y ahora que estamos con esto de las presentaciones, ¿sería usted tan amable de decirme su nombre.
—Soy... Yo soy...—enmudecí al no saber que responder- no sé quién soy -finalicé, derrotada por el miedo.
Ni la niña de melena rubia cobriza que compartía el azul de las pupilas con el hombre con el que hablaba, ni el propio Aaron dijeron una sola palabra.
—¿Qué me ocurrió? —interrogue sin voz, sintiendo como cálidas gotas acuosas brotaban de mis ojos.
-Sufrió un accidente, hace unas semanas. Stephanie y mi hijo Zac la encontraron en la carretera, su cabeza se estrelló contra el parabrisas y la mitad de su cuerpo reposaba sobre el cofre de auto. Llamamos a la ambulancia, fue sometida a una operación pero no pudimos pagar los gastos que implicaría su estancia allí. Tuvimos que vender el brazalete que llevaba puesto para costear la cirugía y tres semanas en ese carísimo hospital. Fue un milagro que usted haya logrado respirar por sí sola a partir de la primera semana.
—¿Un brazalete logró...?
—Era un zafiro incrustado en oro, señorita.
—¿Y... mi familia?
—Hemos intentado contactarla, pero usted no llevaba ninguna identificación y su teléfono celular quedó destruido. ¿No recuerda nada, verdad? —interrogó Aaron, haciendo evidente su natural preocupación.
Negué moviendo mi cabeza de un lado a otro, mientras lloraba silenciosamente.
—¿Qué va a ser de mí? —mascullé, sintiéndome desesperada en medio de un oscuro laberinto sin salida.
—Nosotros te ayudaremos en todo lo que necesites —la niña de azulados iris, se acercó, acariciándome el brazo cuidadosamente.
—Stephanie tiene razón. Nosotros haremos todo lo que podamos para ayudarla —intervino el hombre de melena encanecida.
—¡¿Despertó?! —Un chico de grandes ojos azules verdosos se internó en la habitación. Vestía unos jeans gastados con una sudadera más gris que azul naval. Llevaba su cabello rubio cobrizo impecablemente peinado y su tono de voz era reacio.
—¡Zac! Aun no me has dicho por qué… —una mujer de la misma edad de Aaron se adentró en la estancia, persiguiendo al chico. Guardó silencio apenas me vio, seguramente le causé lástima en cuanto notó mi llanto.
Esa noche, en la que conocí a mis salvadores, la familia Miller, no fui capaz de conciliar el sueño. Zac, el muchacho —al que la mujer de nombre Camille seguía angustiada— me describió el estado en el que me encontró. Según él, conducía un auto de lujo color blanco, pero tal como me dijo Aaron, mi cabeza había roto el parabrisas… La bolsa de aire me hirió el rostro ya que no llevaba puesto el cinturón de seguridad, estaba lloviendo y la teoría de los Miller es que un tráiler se impactó contra el pequeño automóvil destruyendo la parte trasera, transformándolo en algo similar a un acordeón y gracias a esa fuerza fue que salí media despavorida a impactarme contra el cofre, literalmente.
Pasada la media noche, decidí salir al baño en puntitas, tratando de no despertar a Stephanie —pues la habitación en la que me encontraba era de ella, la dulce niña había accedido a compartirla con la miserable chica que no recordaba ni su nombre— lo primero que hice fue buscar un espejo. Si la fémina reflejada era yo, lucía horrible. El cabello castaño claro con reflejos dorados, tenía aspecto seco y descuidado. Los ojos que me miraban eran de color ámbar, estaban vacíos, contemplando las pequeñas marcas que había debajo de ellos, hasta que se detuvieron en la gran cicatriz que subía desde la esquina de la ceja izquierda hasta la raíz del cabello. Mis labios estaban llenos de pellejos y no tenían color, se parecían a las paredes rosadas que encontré en cuanto desperté. Decidí deshacerme de las vendas que me envolvían las manos, cubrían más cicatrices…
—Apuesto a que piensas que eras mucho más hermosa sin esos harapos ni todas esas marcas que tienes en el cuerpo, y que darías lo que fuera por desaparecer la cicatriz que tienes el rostro —la voz de Zac emanando desde el marco de la puerta del baño, me sobresaltó repentinamente. — Así son las de tu tipo.
Miré la ropa que me envolvía, intentando descubrir los “harapos” que el chico mencionó. Una larga camisa gris de manga larga en la que se podía leer el logotipo “ny” me llegaba hasta las rodillas, mientras que unos holgados pantaloncillos de tela demostraban que no eran mi talla.
—No entiendo —le respondí.
—¿Ya viste tu hombro derecho? —interrogó, antes de continuar.
Hice a un lado el cuello redondo de la camiseta, descubriendo cuidadosamente el hombro diestro pues comenzaba a sentir punzadas de dolor. Hubiera deseado no haberlo hecho. Los restos de lo que parecía ser una herida de gran magnitud me sobresaltaron al instante, la marca se extendía por toda la clavícula naciendo desde cerca la mitad de mi pecho.
—Sufriste fracturas, niña. No deberías estar de pie —sentenció al notar que mi asombro se hubo tranquilizado.
—No siento dolor —revelé.
—Seguramente el golpe en la cabeza de afectó más de lo debido.
—No comprendo nada de lo que dijiste anteriormente —solicité una explicación a sus palabras.
—¿De verdad no entiendes? Conducías un BMW del año y llevabas zafiros en tu muñeca izquierda y en cada oído. Además, vestías ropa de diseñador, ropa carísima. Claro, la arruinaste tiñéndola de sangre y mi madre no pudo hacer mucho para salvar las prendas de la distinguida señorita. —no me agradaba el tono el que me hablaba.
—No entiendo de que me hablas. —contesté desesperada.
—En resumen, cariño, vienes de una familia rica. Y apuesto a que estás lamentándote el haber caído en esta horrible casa con personas como nosotros.


Última edición por Eddie el Dom 15 Mar 2015, 7:39 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Dom 15 Mar 2015, 7:27 pm

¡Hola chicas!

Primero que nada, les ofrezco una enorme disculpa, ya que me tardé millones de años en actualizar y también porque sé que soy algo... "desconsiderada" por subir un capítulo tan corto y tan confuso.
Pero, díganme quien no termino convulsionándose de la emoción al tratar de armar el rompecabezas e imaginar la razón por la que sucedió lo que narra el capítulo 4.
Finalicé mi segunda semana de exámenes y puedo clamar victoria. Realicé un ensayo del señorito Keynes que me ayudó a hidratar el cerebro falto de inspiración para escribir el cuarto chapter.
¡Espero mañana poder subir lo que sigue!

¡Un abrazote! ¡Y otro más por la paciencia! Se los agradezco mucho, con amor: Edith♥
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Invitado el Jue 19 Mar 2015, 7:29 am


Supongo que la escena del capítulo cuatro es un flashback; un recuerdo. El capítulo empezó con un Nunca olvidaré aquel día, así que supuse que era eso

—Apuesto a que piensas que eras mucho más hermosa sin esos harapos ni todas esas marcas que tienes en el cuerpo, y que darías lo que fuera por desaparecer la cicatriz que tienes el rostro —la voz de Zac emanando desde el marco de la puerta del baño, me sobresaltó repentinamente. — Así son las de tu tipo.

Y yo estaba como:
#NO WAY:

Y luego:

—En resumen, cariño, vienes de una familia rica. Y apuesto a que estás lamentándote el haber caído en esta horrible casa con personas como nosotros.

# HEIL ZAC:

Zac es del pueblo no soy nazi, eh (?)
El capítulo fue interesante; me fascina la intriga y me gustó el toque que le dio a la historia. Espero el siguiente pronto.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Lun 06 Abr 2015, 6:17 pm

Becca:
[quote="mccartney."]

Supongo que la escena del capítulo cuatro es un flashback; un recuerdo. El capítulo empezó con un Nunca olvidaré aquel día, así que supuse que era eso

—Apuesto a que piensas que eras mucho más hermosa sin esos harapos ni todas esas marcas que tienes en el cuerpo, y que darías lo que fuera por desaparecer la cicatriz que tienes el rostro —la voz de Zac emanando desde el marco de la puerta del baño, me sobresaltó repentinamente. — Así son las de tu tipo.

Y yo estaba como:
#NO WAY:

Y luego:

—En resumen, cariño, vienes de una familia rica. Y apuesto a que estás lamentándote el haber caído en esta horrible casa con personas como nosotros.

# HEIL ZAC:

Zac es del pueblo no soy nazi, eh (?)
El capítulo fue interesante; me fascina la intriga y me gustó el toque que le dio a la historia. Espero el siguiente pronto.
[/quote

Exactly, is a flashback
¡Lo sé! Zac se comportó tan malvado. Está viendo que la pobre ni su nombre recuerda y va a perseguirla con comentarios hirientes tan insensiblemente (?
Bueno, yo prometo que haré todo para salir del bloqueo literario en el que me encuentro y poder terminar el próximo capítulo para sacarte de la intriga ;)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Invitado el Miér 20 Mayo 2015, 8:32 am


Comento sólo para hacer acto de presencia (?) ahque
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Mar 26 Mayo 2015, 5:31 pm



Capítulo 05
Por -look-


Hace medio año, no tenía ni la más mínima idea de quien era yo, no sabía nada a excepción de tres cosas:
l. Había sufrido un grave accidente que me dejó con cicatrices, tanto físicas como psicológicas.
ll. Seguramente, provenía de una familia acaudalada.
lll. Acababa de despertarme en el hogar de la mejor familia del mundo que me me había rescatado. La mejor familia estaba dispuesta a integrarme como el quinto miembro si yo lo deseaba… Y ciertamente, era lo que más anhelaba.

Era lo único real al despertar en un lugar desconocido, medio moribunda y desmemoriada.

Pero ahora, ahora creo que sé quién soy:
1. Nombre: Me llamo Alice.
2. Nombre completo: Mariam Alice Miller Gaecci.
3. Edad: Quise tener diecisiete años.
4. Color de ojos: Dorado.
5. Cabello Lacio, castaño claro con longitud hasta los hombros.
6. Tez: Similar a un rosa exageradamente pálido.
7. Estatura: Según la máquina 1.70
8. Señas particulares: Dos notorias cicatrices, una ubicada por arriba de la ceja izquierda y la segunda en la clavícula derecha.

Y así fue como formé mi identidad:
1. Me llamo Alice porque así se llama la protagonista de Alice in Wonderland. Porque yo estaba igual o más confundida que ella.
2. Me llamo Mariam Alice Miller Gaecci porque ahora formo parte de esa familia. Mi padre es Aaron Miller, mi mamá es Camille Gaecci y tengo dos hermanos, Zachary y Stephanie.
3. Tengo diecisiete porque todos concluyeron que mi edad está entre diecisiete o dieciocho, y preferí ser más joven.
4. Mis ojos son ámbar dorado, pero no son tan vacíos ni opacos como la primera vez que los vi en el espejo del baño de los Miller. Ahora parecen tener un brillo normal.
5. Mi cabello ha dejado de lucir como un torbellino quebradizo y seco. Lo corté a la altura de mis hombros y con un buen tratamiento de shampoo y acondicionador, se ve más brillante siendo además completamente lacio.
6. Mi piel ya no es pálida enfermiza, ha tomado el color rosado, tan normal como el de un humano y no el amarillo de un zombi.
7. Mido 1.70 centímetros, eso es lo que dicen las básculas electrónicas.
8. Y conservó las cicatrices del accidente, forman parte de mi identidad ahora.
Ayudo a mi madre en las labores del hogar. Ayudo a mis hermanos, a Stephanie le leo todas las noches e intento esforzarme para auxiliarle en sus tareas; hablo todo el tiempo con Zac, quien es mi mayor confidente.
Los Miller tuvieron que inventar una historia para justificar a su quinto miembro, que básicamente es así:
Hace diecisiete años, Aaron y Camille se hubieron separado. Aaron conoció a una mujer y esa mujer supuestamente es mi madre y supuestamente falleció… Fue entonces que yo quedé completamente sola, busqué a mi padre y finalmente me mudé con los Miller, siendo integrada en totalidad.







Skandar



Siete. Siete es el número de meses en el que absolutamente nadie ha sabido de Sarah.
Desapareció en una noche de noviembre, dos días después, agentes de la policía hallaron su automóvil hecho pedazos en un barranco cerca de la carretera que Sarah había tomado para llegar a Liverpool. Nunca llegó.
Se inició una búsqueda intensiva pues, quedaron su auto, su equipaje, los restos de su teléfono celular y una descomunal cantidad de sangre seca en el lugar de los hechos, a excepción de Sarah. Y sí, los agentes confirmaron que la sangre le pertenecía a ella…
Los Brown siguen buscándola intensivamente día tras día.
Y yo siento que muero a cada minuto que pasa.
Max no se encuentra mejor.
Mi familia tampoco.
Ni hablar de Sebastian y Carolina.
Paso las noches en vela preguntándome en cómo estará ella, porque yo sé que Sarah vive, a pesar de que la policía concuerde cada vez menos con las esperanzas que todos tenemos de encontrarla.
Max tiene la teoría de que alguien la ayudó. Pero no logramos explicar la segunda parte… la parte del por qué seguimos sin saber nada de ella.
—¡Maximilian! —Un chico de acento afrancesado interrumpe el silencio, se adentra en la sala de mi casa y mira atentamente al chico de ojos plateados.
—Me llamo Max, no…
El francés saca apresuradamente algo del bolsillo delantero de sus jeans y se lo muestra a mi acompañante, quien de inmediato se pone de pie, abre la boca exageradamente al igual que sus ojos y se lo arrebata al mismísimo Gaspard Ulliel.
—¿Esto es…?
—Es lo que estás pensando que es. —Afirma el chico.
Inquieto, me colocó al lado de Max y con la mirada le indico que me muestre lo que sostiene tan defensivamente.
Es un brazalete de oro blanco con un zafiro al centro con un par de pendientes de la misma piedra preciosa, idénticas a las únicas joyas favoritas de mi Sarah.
—Son de Sarah. —Me confirma el parisino.
—¿Pero cómo…? —El chico Brown intenta formular una pregunta que se queda en el aire.
Gaspard toma los pendientes, los voltea y muestra que en el oro blanco en el cual  está insertado el zafiro hay una inscripción: SB.
—Sarah Brown —anuncia— no puedo creer que aun los llevara con ella. —Dice, sonriente— El brazalete también tiene su nombre, Max —con la mirada le indica que revise.
Max se queda inmóvil. Yo me decido a actuar, tomo el brazalete y lo giro, esperando encontrar algo detrás del zafiro pero no hay nada. Gaspard lo sujeta y sobre el broche, en letras pequeñas se puede distinguir “Sarah B.”
No pude haberme sentido más imbécil.
Gaspard conocía al derecho y al revés las joyas que prácticamente eran el sello personal de la chica que yo juro amar con toda mi alma. Gaspard era odiosamente perfecto. Odiosa e insoportablemente perfecto para Sarah.
Sucedieron un sinnúmero de cosas  en el último año.
Los Brown llegaron a Londres en el mayo del 2008.
Sarah desapareció en noviembre 2009.
Y lo último fue culpa mía.


Última edición por Eddie el Miér 27 Mayo 2015, 1:58 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Eddie el Mar 26 Mayo 2015, 5:41 pm

Becca:
mccartney. escribió:

Comento sólo para hacer acto de presencia (?) ahque

Bonjour!
Bueno, he actualizado un capítulo por tu causa :3
Corto, pero al menos da razones de lo que se cuenta en el anterior.
Prometo que enfocaré en escribir el siguiente apenas salga del bloqueo que tengo con A Tiempo :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Where You Stand

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.