O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» I'm a little dysfunctional, Don't you know?
Hoy a las 2:35 am por roman.

» death path
Hoy a las 12:36 am por roman.

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 11:46 pm por Asclepio.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 10:42 pm por yagmur.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Ayer a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Ayer a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Ayer a las 1:38 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Disconnected.

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por jackson. el Mar 18 Nov 2014, 6:39 am

Me perdí dos capítulos o mas (?) ya me pongo a leerlos y a comentar lo perfecto que son como siempre
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por chanyeol. el Mar 18 Nov 2014, 2:20 pm

o mai ga, me perdí dos caps...  
edito este no comment.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por tango. el Miér 19 Nov 2014, 5:27 pm

Victoria de mi vida! Sabes que amo cómo escribis c:  perdón por no comentar, pero de verdad no pude hasta hoy que tengo tiempo libre mañana rindo inglés, se nota mi despreocupación 
Ethan, te amo, sos jodidamente insoportable  Lara es muy graciosa xd pobre
Sigue Solitude, pero ¿sigue viva? Por las dudas me pongo a escribir
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por Invitado el Miér 19 Nov 2014, 5:52 pm

Weed. escribió:Victoria de mi vida! Sabes que amo cómo escribis c:  perdón por no comentar, pero de verdad no pude hasta hoy que tengo tiempo libre mañana rindo inglés, se nota mi despreocupación 
Ethan, te amo, sos jodidamente insoportable  Lara es muy graciosa xd pobre
Sigue Solitude, pero ¿sigue viva? Por las dudas me pongo a escribir
Gracias bby por tu lindo coment, me alegra que te haya gustado y me halaga qe ames como escribo *se sonroja* Todas amemos a Ethan♥
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por Robin. el Lun 24 Nov 2014, 9:34 pm

Perdón por no haber estado muy activa, mi computadora tiene virus así que estoy desde mi celular. Leeré los el cap. donde me quede y editó.
Pd:Me reporto
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por tango. el Jue 04 Dic 2014, 12:14 am


Capítulo 006
 Sábado. Al fin un día libre de estudios y de trabajo. O al menos así debería de ser por hoy...
Me removí en el suave colchón sin soltar a Lio, mi pequeño bebé, y disfruté del delicioso aire fresco que me proporcionaba el aparato blanco y rectangular que se encontraba en una esquina de la habitación. Bendito el que creó los aires acondicionados. Las vibraciones de Lio recorrían mi brazo y se extendían hasta el resto de mi cuerpo alterando mi sistema nervioso al no poder contestar todas las notificaciones juntas, tenía 1564 mensajes de What's App, 15 interacciones de Twitter —mi inicio explotaba—, solicitudes de los amigos de mi hermano en Facebook y en Instagram mejor ni hablar... esto era demasiado para mí, o no. Las redes sociales se habían vuelto en el sostén de mi vida, apenas había dormido tres horas y media debido a los incómodos ruidos que Lio provocaba sobre mi mesita de noche y como no tenía el corazón para apagarlo decidí posponer mi sueño. No era sano, lo sabía, mi vista estaba la mayor parte del tiempo cansada y muy pesada; pero por otro lado mi capacidad de concentración había aumentado de manera notable.
Escuché ruidos de pisadas en el pasillo de mi habitación y todo mi cuerpo entró en alerta, bloqueé a Lio y lo escondí bajo mi almohada, cerré mis ojos e intenté mostrar una respiración tranquila, digna de una persona que se encuentra sumida en su sueño. La puerta de la habitación se abrió, unos pasos se acercaron a la parte derecha de esta y corrieron las cortinas color vino que vestían a las ventanas, los fuertes rayos provenientes del cielo penetraron violentamente en mi cómodo y fresco lecho, no los veía pero podía sentirlos quemar mis párpados.
— Francia, levántate. —La voz de mi madre se filtró por mis oídos, permanecí quieta como si no hubiera escuchado palabra alguna— Francia, debes vestirte y preparar tus cosas para irnos.
Me acomode lentamente haciendo sonidos guturales que le dejaron muy en claro a mamá mi disgusto frente a su accionar.
— Despierta a Amanda, enseguida voy. —Mi voz, rasposa y grave, quemó mi garganta. Coloqué mi rostro contra la almohada y dejé caer mi cuerpo aún más contra el colchón, estaba adolorida por completo, mi espalda ardía y mis piernas reclamaban un estiramiento urgente.
— Ella está casi lista al igual que Jaden, solo faltan tú y tu papá, como siempre.
El tono de reprocha de mi querida progenitora no era nuevo. Sentí un golpe en el trasero que me sacudió de sobremanera y el ardor se hizo presente casi de inmediato. Sorpresa, esos golpes normalmente siempre iban dirigidos a mis mejillas.
— Auch, —me quejé con justa razón— eso no era necesario.
— Siempre lo es, vamos, en diez minutos te quiero abajo.
Mi madre era casi perfecta, de las típicas señoras nacidas y criadas en el siglo XX que siempre tuvieron un plan para su familia y una estructura, por así decirlo. Mamá se había quedado algo estancada en el tiempo, pero a pesar de eso sabía manejarse en medio de toda esta revolución tecnológica con bastante fluidez. Sin embargo, su manera de ser podía resultar hostigante, cansadora e irritable, muchas veces; éramos como el agua y el vinagre... sí, vinagre, al menos eso decía mi padre.
Salté de mi cama lo más rápido que mi cuerpo pudo, no disfrutaba la sensación de no tener el suave algodón rodeándome. Ya después de haber lavado cada parte necesaria de mi cuerpo para empezar el día me dispuse a bucear en el armario necesitado de una renovación. Después de tanto buscar y pensar sobre la comodidad que necesitaría, me decidí por un short de nylon negro con estampados aztecas de colores brillantes con un bordado color beige de dos centímetro por la bocamanga, tomé una blusa holgada color blanco y mis Vans grises. Cómodo y fresco. Respecto a mi pelo sólo lo dejé suelto, y en caso de que fuera necesario llevé un moño color blanco para atarlo. Me puse polvo de base, rimel negro, delineador y brillo de labios; maquillarme probablemente me había tomado diez minutos, mamá me mataría.
— ¡Francia, baja de una buena vez!
Puse los ojos en blanco, irritada por el grito bruto de Jaden, mi hermano. Bajé a la cocina de manera apresurada, no quería ser el motivo que arruinara el día familiar, visualicé a mis hermanos sumidos en la transmisión que el gran rectángulo de 42 pulgadas estaba sintonizando. Papá leía el diario de deportes y acompañaba a mamá con su desayuno en la isla de mármol que se encontraba en medio de la habitación. Caminé hasta ellos, le di un beso a papá en la mejilla y otro a mamá. Tomé asiento al lado de mi progenitora para ingerir mi primer alimento del día: leche chocolatada fría con tostadas; ligero y rápido.
— ¿Quiénes irán? —Mamá me miró y se hundió de hombros, papá -a quién había formulado mi pregunta- me ignoró completamente y siguió enfocado en sus asuntos— Papá. —Llamé al hombre de cuarenta y tres años.
— Hija. —Respondió, demasiado tranquilo para mi gusto. Sin embargo su atención era captada por el, ahora, pequeño juego alienígena de su teléfono.
Resignada terminé mi desayuno, lavé lo usado y me senté junto a mi pequeña hermana en la sala, esperando la llamada de nuestra madre.
— Francia, empaca también tu traje de baño.
Demonios. Tenía claro que eso era una orden. Con gran pesadez me levanté del sofá y caminé hacia las escaleras. Otra vez a vivir el infierno de todos los años.
— ¡Yo también! —Expresó emocionada la pequeña Amanda y se atravesó en mi camino.
Amanda no era muy pequeña, tenía doce años de edad, aunque para mí seguí teniendo siete. En fin, subimos las escaleras, cada una a su habitación. Indagué entre mis cajones, rogando no encontrar ni siquiera una malla. Tanta suerte es la mía que encontré cuatro trajes de baño y una malla. Odiaba las piscinas públicas, odiaba tener que cambiarme luego de meterme a la piscina. Odiaba las piscinas públicas en lugares públicos.
— ¡Francia! —Amanda entro apresurada en mi habitación y con cara de desesperación. — Necesito tu ayuda. —Alargó la A de manera innecesaria. Elevé mis cejas dándole paso a finalizar su pedido—. Mis trajes son horribles y no quiero ser la fea del lugar, ¿me das uno de los tuyos?
Afortunadamente para Amanda uno de los trajes que había encontrado y no me quedaba debido a mi posterior desarrollo. Tomé en traje verde agua y se lo lancé por el aire. La morena lo atrapó y salió contenta de la habitación. Por mi parte tome uno color azul petróleo y mis cross fucsias. Toalla, perfume, cepillo y listo.
 
◖♋◗
 
— ¿Está todo listo? —Preguntó mi padre por vigésima octava vez.
— Sí, papá, todo listo para el despegue. —Jaden subió a la camioneta cansado de contestar siempre lo mismo—. Vamos, tontas, ¿qué esperan? ¿Tarjeta de invitación? Llegaremos tarde.
— Cállate, gordo deforme. —Amanda subió a la Duster, dispuesta a demostrarle a Jaden que si era cinto azul en karate no era por nada.
— Descerebrada, tú no estás tan delgada.
— Estos son músculos, idiota.
Giré sobre mis talones dejando a los dos adolescentes discutiendo. Mamá atravesaba el marco de la puerta con millones de cosas encima para la jornada en medio de la nada, corrí a ayudarla y tomé todo lo que pude para dejarlo dentro de la cajuela. Algo se me estaba olvidando, pero qué era...: tengo mi bolso con todo completo, bloqueador solar, auriculares; toqué mi bolsillo lateral derecho: nada. El otro: nada. Lio no estaba, mi bebé no estaba. ¡¿Qué diablos pasaba conmigo?!
Corrí hacia mamá, la cual se encaminaba hacia la camioneta.
— Olvido mi teléfono. —La miré alarmada. Ella puso los ojos en blanco y suspiró.
— Ten —tomé las llaves y corrí al interior de la casa.
Malditas escaleras. Mi estado físico era lamentable. Agitada llegué a mi habitación y me lancé sobre mi cama, tiré del cable, al cual Lio se encontraba conectado, y corrí nuevamente escaleras abajo mientras me imaginaba una violenta caída por la misma. Típico. Cerré la puerta con llave y continué con mi maratón hasta la camioneta, vamos, a esta altura debía de haber bajado una talla, había algo positivo.
— Listo. —Dije, papá encendió la Duster verde militar y emprendimos hacia donde sea que estuviéramos yendo.
Mi pecho subía y bajaba en un intento por normalizar mi respiración, ¡podía sentir y ver mi pulso! Repito: pésimo estado físico.
— ¿Acaso corriste un kilómetro de ida y vuelta?
Lancé dagas a mi hermana con la mirada y le di un pequeño golpe en la cabeza.
No todos hacíamos nueve horas de deporte semanales al igual que ella. Mucho menos yo.
— ¿Y decías que yo soy el gordo? —Jaden habló. Cada vez que el quinceañero habla termina con un nuevo golpe— Mira a esta orca que tenemos de hermana.
Amanda comenzó a reírse, luego mamá y obviamente Jaden. Me impulsé con las piernas y estiré mi brazo lo suficiente, tomé la nariz del castaño entre mis dedos y luego la solté. Esta había quedado completamente roja e hinchada.
— Orca seré, pero tu querida Ashley parece haber comido dos ballenas blancas y encallado en tu colegio. —Su rostro se torno rojo enseguida al escuchar la carcajada de mamá, Amanda y la de papá.
— Estúpida.
— Idiota, me dejaste los dedos grasosos.
— Jódete.
— ¡Jaden, suficiente! —Gritó mamá desde el asiento del acompañante.
Reí ante la expresión odiosa que me dedicó el chico. Me coloqué mis auriculares y la voz de Ryan Meet, seguida por las voces de sus hermanos, comenzaron a armonizar mi sentido auditivo de manera casi instantánea. Ahora venía la tarea difícil pero divertida: contestar notificaciones y mensajes.
 
◖♋◗
 
— Vamos, Francia, ¡es la piscina! Y eres la única que no entró aún, anda, solo un poco.
Elevé una ceja ante el tono suplicante de Kevin. Miré desde abajo al chico, se veía malditamente perfecto aún con este calor insoportable; sus cabellos de un tono rubio oscuro resplandecían frente a los rayos solares manteniéndose intacto y peinado, la musculatura que el chico de dieciocho años poseía no pasaba desapercibida y mucho menos para las tipas llenas de hormonas-necesitadas-de-atención. Bien, me ponía de mal humor que se esté exhibiendo ante el mundo como si nada, pero qué iba a hacer ¿decirle que probablemente me guste? No, ni drogada. Sus ojos color miel canela se fijaron en los míos y me quede anonadada ante tal situación, mantuve la mirada fija en ellos lo más que pude.
— ¿Por qué la insistencia en que me meta en esa cosa llena de gente? No tengo ganas de mostrar mi necesidad de dieta y ejercicio, hoy no. —Volví mi vista a Lio que se encontraba mostrándome el chat grupal que tengo con mis amigas, estaban locas esas chicas.
— ¡Oh, Francia, por favor! No me jodas con que estás gorda. —Kevin se sentó a mi lado y me quitó a Lio de las manos.
— ¡¿Qué haces?! —Entré en pánico. Nadie tenía el permiso de tocar a mi bebé. Me lancé sobre él peleando por conseguir a Lio de vuelta.
— Tranquila, solo quiero que nos tomemos una selfie y la subamos a Instagram, ¿qué dices? —Me senté de nuevo en mi lugar, miré con los ojos entrecerrados al chico y asentí— Bien, gracias.
Nos tomamos cerca de 15 fotos haciendo caras de todo tipo, incluso simulamos  en una estar a punto de besarnos. Debía admitir que la confianza que había tomado con Kevin a lo largo de este año y medio era mucha, me sorprendía que aún no me haya visto en ropa interior y realmente dudaba de que eso esté en mis planes. La manera en la cual nos conocimos gracias al trabajo… y a mi padrino. Lo odiaba, bien, no lo odiaba pero cada vez que lo veía me provocaba ganas de golpearlo por ser un niño mimado; nunca le había dirigido la palabra y eso fue suficiente para no soportarlo. Hasta que mi padrino nos presentó formalmente cuado llegó y me vio casi dormida en la recepción del gimnasio. Poco a poco fui afianzando tratos con Kevin, entonces llegamos a esto: su infiltración a viajes familiares.
— ¿Qué sucede? —Pestañee varias veces, dirigí mi vista hacia otro lado que no sea Kevin.
— Nada, nada, estaba… ¿pensando? Sí, eso, pensando. —Contesté con evidente nerviosismo, últimamente al tenerlo cerca mis sentidos estaban mucho más alerte y mi capacidad de pensar, disminuía, como es evidente.
— Ten cuidado, no vayas a modificar las leyes de la naturaleza por hacer semejante esfuerzo. —Abrí mi boca ofendida ante su burla y lo golpee en el estómago,  él solo se quejó y continuó riendo— Ya, es juego.
Me senté, otra vez, en mi lugar e incliné mi cabeza hacia delante dejando mi cabello colgando hacia la misma dirección, tomé el moño de mi mano izquierda y me hice una coleta alta, nunca me hago de estas así que el calor era demasiado potente como para obligarme a hacerme una. Luego todo pasó muy rápido, sentí unas manos tomar mis rodillas por debajo y mi cintura; todo lo que veía era una espalda desnuda con lunares en toda la musculatura. Me ahogué con un intento de grito, debido a la saliva que subió derepente por mi garganta, todo estaba de cabeza, o mejor dicho: yo estaba de cabeza, colgada de un chico  malditamente sensual. Seguro así se sentían las que volvían de despedidas de solteras y se aventuraban con stripers. Bien, tal vez exageraba. Me resigné y dejé que el muchachote yo-mando-aquí me llevara a donde él se le antojara.
Pies descalzos que dejaban huellas en el piso, salvavidas de todo tipo, color y formas, toallas, niños gritando, corriendo,  saltando y mojando. Mientras avanzábamos podía distinguir las cuatro piscinas que se abrían en medio de la estructura, demonios, ¡cuatro! Y de diferentes tamaños y profundidades. ¿Cómo rayos encontraría a mis hermanos aquí?
— Te agradecería mucho si me bajaras, —dije con la poca conciencia que la sangre acumulada en mi cerebro me dejaba tener— ¡Kevin! —Pellizqué su nalga derecha con la punta de mis uñas y escuché el grito del chico. ¡Ja! Y decían que dedicarle tanto tiempo a mis uñitas no me serviría de nada. — ¡Auch, hijo de tu buena madre!
— ¡Ey! Nada de malas palabras.
— Y una mierda, ¡me mordiste! —Comencé a mover mis piernas en un vano intento de escapatoria.
— ¡Tú me pellizcaste la mercancía! —Oh, por favor, no puedo haber dicho eso.
— ¿Mercancía? —Le di otro golpe en la nalga marcada por mis uñas— ¡Tú mordiste la mía!
— Bien, estamos a mano. Francia, quédate quieta porque te caerás.
— ¡No tendría por qué caer si estuviera en el piso!
— Eres una reina del drama.
— Y tú un princeso lleno de gel para el cabello.
— ¡Eso pasó una sola vez y fue hace décadas!
— Mentiroso, fue hace dos semanas…
— ¡Mami! —El chico se dirigió a, según mis suposiciones, donde se encontraba mí madre— Sostén esta cosa. —Luego me acomodó entre sus brazos, evitando que yo pudiera escapar de su agarre, alguien me quitó las cross y sentí pánico.
Kevin comenzó a caminar rápido, muy rápido conmigo en brazos, escuché a lo lejos a mi familia gritar y reír, después un gutural “cuidado” de Kevin se coló por mis oídos y el agua nos cubrió. Mi nariz ardió al sentir un poco de agua llena de cloro y solo  Dios sabe qué otras cosas, entraron abriéndose paso a mis pulmones nada entrenados en aguantar la respiración. Moví mis brazos en busca de la superficie y en cuanto la encontré me dirigí a algún lugar lejos de Kevin Fox, escupí medio litro de agua de los dos que había tragado por gritar cuando Kevin nos lanzó a ambos al agua. Salí de ese pozo lleno de gente con el orgullo pisoteado y el maquillaje corrido. Nota mental: comprar maquillaje a prueba de agua.
— Te odio.
Dije lentamente al chico que se reía de mí aún desde la piscina. Me di la vuelta y me senté sobre el pasto al lado de mi madre, quien aún se reía de lo sucedido.
— No te enojes, fue solo una broma. —Miré a mi padrino incrédula.
— Sus bromas cada vez se exceden más, pude haberme ahogado. La próxima broma será tirarme una pesa de veinte kilos sobre la cabeza y ver mi reacción y el proceso de muerte cerebral que tendré.
— No te preocupes, Francia, ese proceso lo estoy estudiando desde que te conocí. —Le lancé al chorreante Kevin una patada que no lo movió ni medio milímetro. Genial, estaba perdiendo fuerzas.
— Mamá, ¿me pasas a Lio, por favor? —Supliqué.
— No, ve a divertirte, Kevin está aquí y no puedes quejarte.
— Oh, vamos, mamá, por favor, solo un ratito. Actualizo y ya, te lo devuelvo. —Me puse de rodillas, literalmente, frente a mi dulce progenitora.
— Claro, siempre dices lo mismo.
— Hazle caso a tu mamá, Francia, o te confiscaré tú teléfono, no como tu padrino sino como tu jefe.
— No serías cap…
La mirada que el hombre de treinta y dos años me dedicó me dejó muy en claro que no estaba jugando y que no le costaría nada cumplir su palabra. Kevin me dedicó una mirada burlona, por lo que me puse en pie enfurecida por las actitudes de mis seres “queridos”. Me quité la blusa mojada y el short  que traía, la furia me cegó a tal punto que olvidé por completo que mi cuerpo ya no es el de una niña y que tiene sus cosas para llamar la atención de muchos, sin prestar atención a mi alarma sensorial quedé en mi traje de baño de dos piezas y caminé hasta la piscina de la cual había salido antes. Las manos de Kevin rodearon mi cintura y me empujaron al interior del agua. Perfecto, ahora solo me quedaba esperar a mañana para tener mi teléfono de vuelta.
 
◖♋◗
 
Empujé la puerta de vidrio que me daba acceso al gimnasio Fitness Care  con el mismo entusiasmo que tenía Hitler al encontrarse con judíos. Bien, exageración, como siempre, pero mi cansancio era tan grande como el durazno de Jimmy e insoportable como las tías de este.
— Hola, Joe. —Saludé al castaño universitario que se encontraba en la silla tras el mostrador, lugar que ocuparía yo ahora.
— ¿Qué tal, Francia? —Joe tomó una mochila negra y las llaves de su Honda, negra también.
— Cansadísima, ¿y tú?
— Con el trasero así —hizo un ademán con las manos—, de cerca de desaparecer. —Reí, el tipo tenía un buen trasero por lo cual me era imposible creerle. Sacó una botella con agua de debajo de la mesa color verde manzana y gris.
— Es comprensible, ahora lo perderé yo, que de por sí no tengo nada de trasero. —Rodeé la gran mesa y tiré mi bolso en algún lugar debajo de esta. Joe negó con la cabeza y frunció el ceño luego de darle un gran sorbo a su botella.
— No es cierto, —se inclinó levemente y yo le di un golpe en  los abdominales— tienes un buen trasero que ni las horas que pasas sentada aquí por día te lo arruinarían, además de buen trasero también tienes otras cosas… muy buenas también. —El gigan-tonto dio un salto hacia fuera esquivando mis golpes.
— ¡Eres un pedófilo! —Reí y le lancé una regla que encontré en el escritorio.
— Espera, tienes diecisiete años y yo veinticuatro, no eres tan pequeña. —Elevó su poblada ceja izquierda y rió— Además, en todo caso, no soy el único que piensa así mis amigos dicen la mismo.
— Tus amigos no son fuentes de confianza, además de que se follan todo lo que tenga dos piernas con un agujero en medio y un par de tetas.  —Me senté en la silla que antes ocupaba Joe y saqué un paquete de galletas de mi bolso.
— Lindo vocabulario, señorita White. —No giré, solo para no comenzar mal mi jornada de trabajo.
— Ahí tienes a uno de mis amigos que comparte mis pensamientos acerca de tu trasero, Francia. Nos vemos mañana, ¡no se maten! —Joe salió entre risas del lugar, dejándome sola con el mismo demonio en persona.
— ¿Que yo qué? ¿Tu trasero? ¿Qué le paso? Ya sé, ¿tienes problemas de tiroides? —Miré al descerebrado chico lindo que tenía en frente, puse los ojos en blanco y encendí la computadora.
— Cállate, Stone, antes te clave unas tijeras en el pescuezo. —Llevé una galleta a mi boca y me centré en mi cuenta de Twitter.
— Oh, querida Francia, si sigues comiendo de esas, —señaló el paquete azul que yacía sobre la mesa— terminarás como la madre Dumbo multiplicada por todas las otras elefantas que la rodeaban.
Mi grado de ofensa había subido a tal nivel que tomé un lápiz y  lo cavé, no en su pescuezo, sino en su mano. Maximilian gritó y sacudió su mano intentando calmar el dolor. Oh vamos, ni siquiera lo atravesé con el lápiz, solo lo había raspado.
Maximilian Stone se había vuelto en mi Caballo de Troya en cuanto pisé este lugar, por lo que sólo me tomaré dos cortos minutos para contarles quién era este chico tan despreciable. Con tan solo 19 años de edad, estoy muy segura, había follado mucho más de veinticinco chic… zorras, ¿razón? El muy hijo de su buena madre era la perfección en persona: Pelo castaño con sus rizos todos alborotados, ojos verdes del color de las lagunas y una piel aceitunada con lunares muy pequeños. Físicamente, en lo que se refiere a físicamente estaba para atarlo en una cama y abusar de él como esclavo sexual, de más estás decir que el trabajo que ocupaba en el gimnasio era de entrenador personal. Se encargaba de mantener en forma, de manera privada, a todas las chicas ricas que pasaban por allí, vaya trabajo. Pero, siempre hay peros, toda la perfección que representaba Maximilian se esfumaba en cuanto abría su boca. La arrogancia que desbordaba el castaño era sumamente… tgh. Sí, tgh. Un desperdicio de persona y un uso innecesario de oxígeno.
— ¡¿Estás loca, mujer?! —Gritó como niña. No, como niña no, estaría insultando a las niñas si las comparara con él. Gritó como…, Maximilian.
— Sí, muy loca, como tu abuela. —Llevé mi botella con agua a la boca y tragué, o mejor dicho intenté tragar ya que la reina de Broadway me quitó la botella de las manos mojándome la blusa color verde-turquesa—. ¡Estúpido, cuidado!
— ¿Qué yo tenga cuidado? ¿De verdad me lo estás diciendo? —Maximilian se encontraba mucho más calmado, pero lo conocía demasiado bien como para no saber que seguiría allí haciendo su escena sólo para molestarme.
— Sí, sí, de verdad. —Me puse de pie y le arrebaté mi botella de las manos para luego dar un gran trago de ella.
— ¿Qué son todos eso gritos? —Mi padrino, o mejor dicho mi jefe, entró por la puerta vidriada con el ceño fruncido y cara de confusión.
— Francia casi me deja manco, señor. —Formé una O con mi boca y le di un golpe en el hombro a Maximilian.
— No es cierto, ¡no tuve tanta suerte! —Tomé el lápiz con que había rasguñado a Maximilian en la mano— Fue con un lápiz, ¡y sin punta!
— Por eso dije casi, niña genio. —Le dediqué una mirada asesina al señorito ojos verdes y miré a mi padri… jefe con inocencia.
Mi padrino metió la mano en su bolso de deportes y sacó a Lio de uno de sus bolsillos…, Lio. Un día entero sin él, al fin lo tendría a mi lado, de solo pensar en que ya no estaría aburrida toda esta tarde sentía mariposas en el estómago. Mi padrino me puso a Lio frente a mis ojos, lo movió de lado a lado y cuando mis manos intentaron tomarlo lo quitó de allí lo metió tras su espalda.
— Te lo confiscaré por una semana. Sin teléfono.
Mi mandíbula, estoy segura, tocaba el suelo, mi padrino nunca me había hecho algo así, ¡nunca! Y ahora por culpa del niño Broadway estaría una semana entera sin Lio, esta era mi muerte. Miré a Maximilian con mucho odio, este sonreía con tanta fuerza que parecía el gato de Alicia en el país de… aish, de esa cosa. El punto era que mi odio había incrementado de manera exuberante y todo lo que tendría ahora era la computadora. Mi padrino se abrió paso entre ambos y caminó hasta su oficina.
— Max, —mi padrino se frenó antes de entrar a la oficina y se volvió— ven conmigo, necesito que me ayudes con algunas rutinas.
— Claro, jefe, —Maximilian me miró, sonrió y caminó hasta mí padrino— Dígame qué es lo que tiene.
— Mira, ayer tuvimos una salida familiar y, ya sabes, los niños siempre quieren jugar y… —se desviaron por el pasillo de pesas mientras charlaban.
Una semana, ¡una semana! Demonios, Maximilian me las pagaría muy, muy caro. Por su culpa me quitaron a mi bebé. Debía recuperar a Lio cueste lo que cueste.
Spoiler:
Después de cuatro días, al fin, puedo subir. Me conformó y me enganché mucho escribiendo, bien, no sé, esto está medio muy abandonado. Espero que la idea siga, o algo... Ojalá les guste y si no, bueno, lo siento
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por Invitado el Jue 04 Dic 2014, 7:12 pm

Aun no puedo leerlo.. Pero no qiero qe piensen que abandone el tema asi que hago acto de presencia, cuando lo le comento como es debido. Besos!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por tango. el Sáb 06 Dic 2014, 3:28 am

... :)
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por baekhyun. el Dom 07 Dic 2014, 9:21 am

moriiiiii gordo deforme xD me agrada Amanda... Dai, como simpre perfecta *o* lo ame
avatar


Ver perfil de usuario http://life-really-sucks-a-lot.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por Invitado el Dom 07 Dic 2014, 6:51 pm

Dai, perdon por no comentar antes, el cap estuvo genial, me encanta como escribes, amo los caps largos y ame a max xd me encanta esa loca relacion qe tienen. disculpa el comentario d porqeria, pero estoy meditando la idea de dejar esta nc   es que lamentablemente no avanza y como estoy ajustada de tiempo creo que dejare las qe vea que no tienen mucho futuro, me apena creer que esta es una de ellas, vere que sucede...
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por jackson. el Mar 30 Dic 2014, 11:46 am

¡Dai! Me encanto tu capítulo (apenas pude leerlo), me acabo de enamorar de Francia ¿Tiene nombre su teléfono? Creo que tendré que ponerle al mío uno xD Joe estuvo a punto de perder su trasero, no paro de imaginarlo.
Stone, es un chico muy odioso -.- las galletas no hacen que parezcas a la madre de dumbo o tal vez si
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por jackson. el Vie 02 Ene 2015, 2:06 pm


Capítulo 007
Cuando los fines de semana llegaban a su fin, tenía que volver a mi vida diaria y no me gustaba realmente ya que tenía que asistir a la escuela, luego al trabajo y finalmente a mi casa. Casi no había tiempo para estar en mis redes sociales y eso me desesperaba.

Mire el reloj de la cocina cuando entre para servirme el desayuno, 6:15 am era demasiado temprano pero tenía que llegar puntual a la escuela o tendría que quedarme a reponer horas y no me agradaba demasiado la idea.

—¿Qué haces despierta tan temprano?—hablo mi madre mientras entraba tallándose los ojos.
—Tengo que llegar temprano—metí una cucharada de yogurt a mi boca mientras revisaba Twitter.
—Vamos, deja eso por unos minutos

Suspire y deje mi teléfono a un lado, mi madre a veces se enojaba conmigo por prestar más atención a mi teléfono que a ella. Termine mi desayuno y me fui a lavar los dientes, solo tenía diez minutos para llegar a la escuela. Baje corriendo las escaleras y me fui en mi bicicleta por que era la única forma de no tardar más.

»No quiero llegar tarde, no hoy.

Cuando llegue coloque mi bicicleta en su lugar y corrí hacia el salón, el timbre sonó justo cuando iba a abrir la puerta.

—Señorita Walker, que lastima que llego después del timbre
—Señor… Beak… solo esta vez—mi respiración estaba agitada por correr demasiado
El profesor me miro sonriente y asintió, sentí un gran alivio dentro de mí.

×××

Las clases habían terminado y tenía que dirigirme a trabajar, busque mi bicicleta entre las demás pero no podía encontrarla, me acerque y había una nota en su lugar.

»Quizás no sea buena idea que dejes tu bicicleta sin cadena ->

La flecha apuntaba hacia el árbol enorme que tenía… un momento esa, ¿es mi bicicleta? Estaba colgada de una rama del árbol, esto tenía que ser una jodida broma no podía bajar mi bici yo sola. Se me ocurrió que tenía que subir al árbol y bajarla yo misma, escale el árbol hasta llegar a la rama, esto me daba un poco de miedo e intente estirarme hasta tocar el nudo.

—Bonito detalle, ¿no?—escuche la voz de alguien pero no me atrevía a mirar hacia abajo—Creo que no piensas mirarme pero te entiendo mejor te dejo sola para que te las arregles.
—¡Espera!... ayúdame—suspire resignada mientras recargaba mi cabeza en el árbol
—OK, baja de ahí que yo lo haré

Hice lo que el chico me había pedido y en menos de dos segundos mi bici yacía en el suelo, mire al chico agradecida pero no podía quedarme a platicar o llegaría tarde al trabajo.

×××

Elena estaba en la puerta mirando su reloj, tenía una cara de pocos amigos y creo que era por mí.

—Lo siento muchísimo pero tuve un pequeño problema—ella solo asintió y me dio las llaves del local.

Mi trabajo era de lo más fácil, trabajar en una biblioteca era lo más apropiado para mí ya que me gustaba el silencio. No siempre había gente y hoy era uno de esos días, así que me dispuse a sentarme y disfrutar de mis redes sociales.
La gente entraba y salía, era un día de tranquilidad así que decidí cerrar temprano para irme a casa y disfrutar del resto del día.

:
Fue corto y aburrido pero no me salio nada divertido de mi cabeza, espero que les guste.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por baekhyun. el Vie 02 Ene 2015, 2:50 pm

me encantó, y no lo digo para hacerte sentir bien c: ¿cómo demonios subieron su bici a un árbol? xD fue épico, espero lo encuentre y le haga pagar por eso :c
avatar


Ver perfil de usuario http://life-really-sucks-a-lot.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por jackson. el Vie 02 Ene 2015, 2:53 pm

Cobain escribió:me encantó, y no lo digo para hacerte sentir bien c: ¿cómo demonios subieron su bici a un árbol? xD fue épico, espero lo encuentre y le haga pagar por eso :c
Gracias dani su venganza tendrá que ser memorable xD
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por campbell. el Mar 13 Ene 2015, 2:29 pm

gad, me encanto! siendo sincera, fue corto y quise seguir leyendo un poco mas, pero me gusto muchísimo!!!
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/stylinsonandpalik

Volver arriba Ir abajo

Re: Disconnected.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.