O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» new rules ♡ audiciones abiertas
Hoy a las 19:56 por Stark.

» Survivors and killers
Hoy a las 19:45 por blackstairs

» Badlands | Novela Colectiva.
Hoy a las 19:35 por Andy Belmar.

» death path
Hoy a las 19:14 por roman.

» run faster, feel immortal
Hoy a las 16:06 por roman.

» 輪廻転生 . rinne tensei
Hoy a las 14:48 por Litten

» Caught in a lie.-pvt
Hoy a las 13:38 por Karasuno

» Only the strongest can survive.
Hoy a las 13:33 por Jones.

» Happy hunger games! And may the odds be ever in your favor
Hoy a las 13:11 por CNCOwner.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

The honey system {nc

Página 2 de 17. Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Stark. el Dom 17 Ago 2014 - 19:13

Estoy algo ocupada tratando de matar a Ramona (el raton que anda en mi cuarto -.-) así que en cuanto pueda lo termino (me falta muy poquito) y lo edito :D

___________________________________________


☀ No inventes con lo que no conoces—[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Ariel. el Dom 17 Ago 2014 - 19:15

y continuo en la misma silla, esperando
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Legendary. el Dom 17 Ago 2014 - 19:16

omg

___________________________________________

I am coming, for all the monsters that ever touched him, I am coming, for all the ones who twisted his stars into shadows, They turned him into a nightmare, So I’m going to be theirs.
and they’ll never wake up // k.s.
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Ariel. el Dom 17 Ago 2014 - 19:27

y espero
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Stark. el Dom 17 Ago 2014 - 19:31

Basta, no presionen(? estoy tratando de terminar otro capitulo de otra nc (? ya casi acabo xd

___________________________________________


☀ No inventes con lo que no conoces—[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Asclepio. el Dom 17 Ago 2014 - 19:47

Dios
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Ritza. el Dom 17 Ago 2014 - 20:29

 
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/EmsDepper
-----
-----

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Ariel. el Dom 17 Ago 2014 - 20:44

 me has regañado ya no te quiero
avatar


Ver perfil de usuario
---
---

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Asclepio. el Dom 17 Ago 2014 - 23:00

avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Legendary. el Dom 17 Ago 2014 - 23:02

giNA PORQUE TE CAMBIASTE EL NOMBRE SI TODAVÍA NO DAN LOS RESULTADOS DE LAS BETAS ;-;

___________________________________________

I am coming, for all the monsters that ever touched him, I am coming, for all the ones who twisted his stars into shadows, They turned him into a nightmare, So I’m going to be theirs.
and they’ll never wake up // k.s.
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Asclepio. el Dom 17 Ago 2014 - 23:04

NO JOODAS, OH DIOS, ME DOY UN TITIROOO ¿AHORA WUE HAGO? SE ME FUE LA WEA ESA ;-;
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Stark. el Dom 17 Ago 2014 - 23:06

Ay andy D: NO TENIAS QUE CAMBIARTE EL NOMBRE!

___________________________________________


☀ No inventes con lo que no conoces—[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Asclepio. el Dom 17 Ago 2014 - 23:09

matenme, ya me jodi por estupida olvidadiza, genial.
avatar


Ver perfil de usuario
-------
-------

Volver arriba Ir abajo

prologo

Mensaje por Stark. el Dom 17 Ago 2014 - 23:25

Prologo
El sistema honey fue creado hace años cuando cinco familias eligieron a la prestigiosa academia Hoj para sus hijos, denominándolos nueve flores debido a sus apellidos. Pero, como era de esperarse, se negaron a que sus hijos fuesen tratados igual que al resto del alumnado común y corriente de familias ricas o becados.
Las nueve flores fueron entrenadas desde su niñez para prepararse para la futura responsabilidad con el negocio familiar que obtenía ganancias multimillonarias, por lo que su educación debía ser más dura, compleja y especial. Obviamente, no podrían hacerlos solos por ser nueve niños de seis años que apenas y comenzaban a comprender el mundo en su longitud, por ello mismo se creó un honey: una persona que pudiera ayudarlo en lo que requiera durante el año escolar y a cambio le darían una jugosa cantidad de dinero y una educación que le abriría las puertas en el futuro.
Sin embargo, muchos honey's vinieron y se fueron de la vida de estos nueve chicos, pero solo es cuestión hasta que encuentren al honey correcto que les acompañara no solo en lo que queda de la preparatoria, sino por algo más de tiempo.



___________________________________________


☀ No inventes con lo que no conoces—[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Capitulo 1

Mensaje por Stark. el Dom 17 Ago 2014 - 23:27

Capitulo 1
Master: Zayn Uddobain | Honey: Mei Maddox
thanks [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo].



In real life, I’m waking up alone
And it’s one more night
You didn’t make it home
And one more time, you won’t pick up the phone

In real life, you never bring me flowers
When you’re here, it’s only for an hour
I’m getting used to being on my own.


Muevo mi cabeza ligeramente ante la melodía de la canción de Demi Lovato mientras tarareo y voy cubriendo la tostada de mermelada de frambuesa, mi preferida. Es una mañana común y corriente como cualquier otra; mi uniforme esta impecable y mi mochila cargada con todo lo que necesitare para hoy. Mi desayuno es lo que más me gusta tomarme el tiempo y gozar de los manjares que hay arriba de la mesa.
Raven está cantando en susurros a la vez que teclea con rapidez y bastante presión el teclado de la notebook que recientemente se ha comprado. No sé cómo puede levantarse a las tres de la mañana solo porque le llego la inspiración y no haya dormido nada hasta ahora. A veces me preocupa tanto su obsesión por el trabajo que creo que tendré que intervenir para que se relaje, solo que es difícil que Raven este relajada con esa personalidad sarcástica, defensiva y explosivo. Cosas de escritora.
— ¿No se te está haciendo tarde para ir por Zairo? — dice Raven con la mirada aun concentrada en la pantalla.
Termino de masticar y trago antes de contestarle. Limpio las comisuras de mis labios con una servilleta desechable y le echo una mirada al reloj.
— La escuela solo queda a veinte minutos de aquí, así que aún me queda tiempo — contesto mientras me encojo los hombros — Oh, y es Zayn.
— Zairo, Zayn o como se llame. Sigue siendo la misma pesadilla — contesta con indiferencia, pero se bien que le jode mucho mi trabajo.
— No es tan malo — replico suavemente y le regalo una sonrisa.
Raven no me contesta, pero estoy segura que es solamente porque está más concentrada en su trabajo y ya se ha rendido para hacerme entender que Zayn es solo una escoria del mundo de la que ella critica en sus libros. Aun así adoro a mi tía Raven.
Soy honey desde que tengo diez años y mi maestro o amo (como quieran llamarle)  es Zayn Uddobain, el hijo único de uno de los multimillonarios de toda Europa e integrante de las nueve flores. Y si no estoy a tiempo en la entrada para recoger su bolso va a echarme la bronca como yo se la echare a él si se atreve a llegar tarde.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Camino con pasos largos y rápidos hacia la Academia Hoj, una de las más prestigiosas de Londres. A pesar de que queda cerca y aún faltan treinta minutos para la entrada oficial, siempre llego temprano para que Zayn no se moleste por si se le ocurre llegar a horario. Además, hay un tipo de tradición con todos los honey de esperar a sus amos.
En total somos ocho honey's, pero pronto uno más se unirá a nosotros. Por lo que me ha contado Seth, burlándose de su hermana, su padre le está obligando a tener un honey para dar una mejor imagen no solo a su apellido y a su empresa, sino también a las nueve flores; nueve personas con apellidos de flores y diferenciándose por un aro con emblema de flor.
Instintivamente, llevo mi mano hacia mi oreja derecha y toco el arete que hacía ya casi siete años está allí. Es increíble pensar que todo por ese pequeño objeto mi vida se vio sacudida y transformada de la noche a la mañana, pero al pasar los años ahora siento que esto fue toda mi vida. Y claro, la iglesia también lo fue y lo sigue siendo.
Mi celular suena y lo saco de la chaqueta del uniforme. Una vez en mis manos, lo contesto y sigo caminando directo hacia la escuela.
— Hola mamá.
— Hola, cariño. ¿Cómo has estado? ¿Raven te preparo el desayuno? — pregunta mi preocupada madre, pero es común porque desde hacía ya tres años que no vivo con ella y Raven nunca fue santa de su devoción.
— Si, lo hizo — evito decirle lo que no le quedó otra que hacerlo porque prácticamente no pego un ojo en toda la noche. — ¿Cómo has estado tú, papá y Andrew?
— Bien, solo que tu padre se le ocurrió que los mendigos podrían dormir en la iglesia. Espero que cuando llegue esta mañana no este desalojado.
Suspiro sin poder contenerme y le aseguro a mi madre que Dios no permitiría que algo semejante nos pasara, y si así fuera, era porque algo nos quería decir. Si tengo que ser sincera, estoy consciente que mi padre tiene algún tipo de trastorno al estar tan obsesionado con ayudar a las personas con menos que nosotros, pero a veces se pasa de tan bueno que la gente lo crítica demasiado a sus espaldas o suelen tomarle el pelo.
Tranquilizo a mamá y me aseguro de que no eche a patadas a mi padre a la calle si es que robaron en la iglesia. Me despido de ella y mis pasos se vuelven más acelerados hacia la escuela. Gwen me llama tres veces a la semana, los fines de semana, si es que no tengo demasiada tarea o exámenes, las paso en New Paradise, un pequeño pueblo en el que nací y queda solo a una hora en metro y dos horas en automóvil.
— ¡Mei! — una suave y familiar voz se escucha a mis espaldas.
Giro lentamente para buscar con la mirada a quien me ha llamado, me encuentro con Lily saludándome y sonriendo de oreja a oreja. No evito imitarla y le doy un pequeño abrazo cuando ya está enfrente de mí.
— ¡Lily! Que gusto verte — digo una vez que nos separamos y nos mantenemos con las manos unidas.
— A mí también me da gusto, Mei. ¿Qué fue de ti luego del cumpleaños de las gemelas? — pregunta y ambas comenzamos caminar.
— Estuve ayudando a papá con su comedor para los pobres. Siento no haber podido ir a las reuniones.
Lily me sonríe comprensiva y asiente— No te preocupes, suponíamos que estabas ocupada. De todas formas, no fue tan divertido sin ti. No viste cuando Luanne salió con un bate a perseguir a Freddie desnudo por la calle a las tres de la mañana.
Abro mis ojos en grande y Lily se echa a reír ligeramente y se pone a contarme detalle por detalle la "inocente" broma que a Freddie se le ocurrió a hacerle a la temperamental pelirroja. Lily también es honey, solo que a diferencia de mí, ella es honey de una muchacha llamada Elise Cleader, integrante de las nueve flores. Lily es la honey más antigua, ya que prácticamente inició en el sistema con solo siete años. Yo soy la segunda honey más antigua, por lo que siempre nos hemos repartido para ayudar a los nuevos honey's, aunque cuando Luanne inició no era muy amistosa y la castaña prácticamente me rogo que me hiciese cargo de ella. Si, Luanne es temperamental, pero es un amor de persona cuando la conoces.
— ¡¿Que te crees?! ¡No voy a llevar tu cochino bolso, cabeza de arbusto! — grita una voz tan familiar que no es necesario levantar la mirada para ver que, nuevamente, Seth ha hecho cabrear a Luanne, algo que es tan fácil para él.
El castaño con rulos está saliendo de la limosina mientras suelta pequeñas risitas.
— Maldito parasito, debí dejar que te mataran en cuanto te vi.
— No es para tanto, solo te ordene que llevaras mi bolso. — Seth le pasa el bolso, pero Luanne se lo devuelve
— Tienes una manera muy asquerosa para ordenar. Ahora vayamos antes que suene el timbre y me culpen a mí.
La pelirroja toma del brazo a Seth y se lo lleva casi a rastras mientras este le dice algo sobre que quiere pasar a la cafetería antes de entrar, pero creo que es imposible ante el humor de Luanne y sé que no lo dejara ir por castigo.
— Extrañaba verlos pelear — dice Lily burlona y asiento junto con ella.
Divisamos a lo lejos que la limosina de Elise se acerca, así que Lily se despide de mí por el momento para llegar hacia donde está por estacionar y recibir a su ama.
De la limosina de la familia Suisque, sale otra integrante de las nueve flores: Ivonne Suisque, hermana gemela de Seth.
— No me interesa, no quiero a un honey — está hablando por celular a su padre, o eso creo yo. Su rostro esta contraído por la furia que esta por desatar y a la frustración — ¡Que no quiero! No soy una inútil, puedo hacerlo sin ayuda de nadie.
Pasa a mi lado y solo levanta la mano para agitarla con rapidez. Le devuelvo el saludo con una sonrisa y asiento, comprendo que no es nada fácil tampoco tener semejante responsabilidad en la espalda cuando apenas y eres un adolescente, y sé que Ivonne es de esas personas independientes que pueden hacer las cosas por si solas. Pero, como he dicho antes, la reputación de las nueve flores está en riesgo y todo porque ella no desea un honey.
Las gemelas Maxie y Jennie bajan de la limosina y son acompañadas por sus respectivos amos, los gemelos Lyel y Elliot. Me saludan cuando pasan y se adentran hacia la escuela.
— ¡Hola Mei! ¡Nos vemos adentro, Mei! — grita Freddie y pasa corriendo a mi lado. No evito reírme. Pobre, siempre Joy llega antes que él y tiene la mala suerte siempre de llegar más tarde que ella.
Jason Bell y su honey pasan a mi lado, pero estos me ignoran. Jason sigue resentido porque va perdiendo contra mí y Zayn cinco veces en todos los otoños por los juegos Drops. Es el master que todos los años pierde a su honey y el único que no ha tener uno que perdure más de un año.
Espero parada en la vereda del estacionamiento a que mi maestro llegue. El timbre sonó hace algunos momentos atrás, por lo que supongo que los demás amos y sus honey's ya debieron haber entrado. Sin embargo, yo tengo al peor amo que alguna se pueda imaginar, porque aunque Seth sea bastante bromista con Luanne, Elise demasiado mandona, Jason un despistado, los gemelos unos traviesos, Niall un engreído e Ivonne ignore a todos sus honey's que le han puesto, Zayn es el peor de todos: desde ser un vago de primera hasta acostarse con las profesoras siempre que sus notas están por debajo de lo que le exigen. Y no es que sean rumores que he escuchado, es algo que he visto y he tenido que soportar con bastante frecuencia porque Zayn simplemente no hace caso a lo que le digo.
Salgo de mis pensamientos cuando veo una limosina aparcarse enfrente de mí. De allí sale un muchacho moreno con la cabellera oscura, su piel está más bronceado que el año pasado, así que supongo que esta vez fue de vacaciones hacia una playa tropical; esta más alto de lo que recuerdo y sigue teniendo esa expresión de frialdad e indiferencia. A pesar de ello, mi palpitar empieza a marcarse con más rapidez y las mariposas empiezan a revolotear en mi estómago.
— Madison — dice con cierta burla helada mientras cierra la puerta sin girarse.
Revoleo los ojos. Odio que me llame por mi nombre completo.
— ¿Qué son estas horas de llegar a tu primer día de clases, Uddobain? — inquiero tratando de sonar molesta. Cruzo mis brazos para dar más seguridad a mis palabras, pero con solo notar su sonrisa socarrona sé que no ha caído.
— Odio las ceremonias de bienvenida. Son estúpidas y nos ahorramos bastante tiempo.
— Aun así no es bueno que llegues tarde, Zayn. ¿Y que es ese uniforme todo desarreglado?
Me acerco a mi amo para arreglar su uniforme, se ve totalmente impresentable y va a ser mi culpa si entra así. Sus botones están mal abrochados y voy sacándolos a todos para volver a acomodarlos bien, pero en cuanto noto que Zayn no trae nada más puesto a bajo los colores suben hacia mis mejillas y trato de apartarme. Sin embargo, las manos de Zayn sujetan bien las mías que aún están en su camisa. No quiero mirar hacia arriba, pero no evito hacerlo cuando susurra mi nombre. Al ser más alto que yo, lo veo desde arriba mientras él ha bajado la cabeza para que mis ojos se conecten con los suyos. Mi corazón late tan fuerte en estos momentos que creo que me desmayare, pero él se aparta de mí en un movimiento un tanto brusco.
— Puedo hacerlo solo.
No voy a mentir, me siento un poco desilusionada por su reacción y porque no haya pasado nada más. Creí que nuestra relación sería la misma cuando volviésemos después de tres meses sin vernos. Y es que... Zayn y yo nos hemos...
— Mei, no te atrases. — ordena haciéndome sobresaltar.
Noto que ya ha empezado a caminar hacia la escuela y me apresuro para seguirlo. Trato de tomar su bolso, pero lo aleja antes de que pudiese tomarlo.
— No es necesario, ya te lo dije — su voz fría y monótona es carente de cariño, amor o dulzura, sino que la mayoría de las veces es tan indiferente sarcástica y dura. — Dame tu bolso.
No me da oportunidad para decirle que no se tome la molestia, pero él ya me la ha quitado del hombro antes que me diese cuenta. Sonrió sin evitarlo y asiento con la cabeza, dejándolo ganar esta batalla. Si, puede que sea un tipo frío, manipulador y holgazán, pero Zayn siempre tiene esos gestos que me hacen recordar porque estoy tan enamorada de él, y una vez más vuelvo hacia el día que lo conocí.

Pretty coffe es una cafetería que ha estado gran parte de mi vida en New Paradise, he estado aquí muchas con mis padres y mi hermano menor para almorzar algo en fechas especiales o cuando acompañaba a mama en las compras y se le antojaba tomar algo aquí. Es una cafetería sencilla y Donna, una mujer robusta y de piel oscura, es la dueña y una gran amiga de mi madre.
La cafetería tiene un estilo casi idéntico a las que había en los cincuenta y un poco de los ochenta. Todos iban a Pretty Coffe porque era un paso más hacia la adultez, o era así como siempre se nos pintaba.
El asunto era el siguiente: Grace y Clarity habían insistido ambas en ir a Pretty Coffe sin que nuestros padres nos acompañasen, pero solo teníamos diez años para que se nos permitiera ir al centro del pueblo solas, por lo que solo nos dejaron ir porque Gabe, un niño de anteojos grandes y redondos, era dos años mayor que nosotras y prometió cuidarnos y que volvamos  a nuestras casas antes de las cuatro.
Grace, Clarity y Gabe fueron mis amigos desde que era niña y siempre correteábamos de un lugar a otro en la plaza que se ubicaba enfrente de la iglesia, donde nuestros padres nos permitían jugar mientras no cruzáramos la calle inconscientemente y no habláramos con extraños. También formamos parte del grupo de los coros de niños, actuamos en las noches buenas como angelitos y hemos rezado mucho los cuatro cuando había una crisis en general. Ellos eran mis amigos y hasta el día de hoy lo siguen siendo, solo que con esto de haberme mudado y prácticamente estar detrás de Zayn para que haga las cosas es sumamente agotador y me consume tanto tiempo que apenas y puedo estudiar.
Recuerdo que fue un sábado de otoño y yo apenas y cumplía los diez años. No había celebrado mi cumpleaños porque le permití a Víctor que utilizara los fondos para la familia Weber y su hijo pequeño enfrentando la quimioterapia, así que mis amigos propusieron que la mejor tarde la pasaríamos solo en Pretty Coffe. No se equivocaron porque la pase genial, Donna nos invitó panqueques y luego tostados y batidos del gusto que nosotros quisiéramos y todo para agasajarme. Gabe estaba muy contento al igual que las demás, por lo que a mí me ponía muy contenta que ellos disfrutaran de mi cumpleaños. Se me hacía muy egoísta que solo por ser la cumpleañera debían hacer lo que yo quisiera, pero el caso era mejor si todos disfrutábamos.
El timbre de la puerta sonó, indicando que alguien había entrado a la cafetería. De curiosa había mirado hacia la puerta y fue allí donde lo vi: era más alto que yo, su cabello negro estaba hacia un castado, su vestimenta se definía por una remera de los Ramones y unos jeans azul oscuro; sus ojos mieles habían chocado con los míos y quede varios segundos mirando aquel color tan extraño y precioso. No fue hasta que el niño levanto una ceja y me sonrió socarrón, y ahí me di cuenta que estaba haciendo el ridículo. Lo ignore y volví a mis tostados, pero durante casi una hora sentí una mirada penetrante sobre mi nuca. Busque al responsable con mucho disimilación para que mis amigos no lo notasen, pero supongo que estaban tan encerrados en su charla sobre la próxima misa que no me prestaron atención.
Descubrí a mi observador, y no era nada más ni nada menos que el muchacho de ojos atrapantes. Mi cara se puso tan roja que simplemente no pude seguir más allí y me excuse con ir al baño, pero en cuanto me levante y camine con la cabeza hacia abajo, choque contra alguien y su malteada recayó sobre mi nuevo vestido blanco que mamá me había comprado para mi cumpleaños. Mi boca se abrió en grande mientras observaba la mancha roja sobre mi precioso vestido y sentía un nudo en la garganta formarse. Gwen había estado ahorrando para comprármelo, ¿por qué tenía que sucederme a mí?
Levante la cabeza y me encontré con el culpable. Era él y no se veía para nada arrepentido, sino que sonreía con egocentrismo y mantenía una fría y seria mirada en mí.
—Supongo que lo siento — había dicho con burla y yo me contuve para no echarme a llorar como tonta.
— ¿Solo tienes para decir eso? —dije con la voz rota, pero tratando aun así de no llorar.
—Es tu culpa por no mirar— su sonrisa burlesca se borró y solo me fulminaba con la mirada.
—Al menos deberías disculparte de corazón y no echarme la culpa. Fue solo un accidente.
—Si quieres llamarlo accidente…
Abrí la boca en grande una vez más y el niño coloco una mano sobre mi mentón y cerro mi boca, haciéndome sobresaltar en mi lugar.
—Dejaras que las moscas entren. Y tienes aliento feo, lávate los dientes.
Se marchó hacia los baños mientras yo me quede parada en mitad del pasillo siendo observada por todo el mundo. Al final vino Grace a mi rescate y me acompaño al baño para tratar de quitar la mancha, pero fue imposible.
—Podemos irnos a tu casa, Mei. Tu mamá entenderá.
—No, terminemos de disfrutar la tarde e iremos —le sonreí con pocas fuerzas y quite las lágrimas que habían caído sobre mis mejillas.
—Ese chico es muy malo, ¿Cómo pudo hacerte esto apropósito? — Negó con la cabeza repetidas veces y me miró fijamente  — Tienes que decirle a sus padres lo que ha hecho porque de lo contrario no aprenderá.
—No conozco a sus padres, nunca lo he visto.
—Yo tampoco, pero al menos hay que decirle que lo haremos. — insistió y yo decidí hacerle caso. Después de todo, él no tenía por qué tener esos feos modales y su madre podría hablarle y explicarle que estaba mal. No creía realmente que era un pequeño demonio.
Salimos del baño y caminamos hacia la mesa donde estaba el niño sentado solo con leche y unos waffles, pero a mitad del camino Grace solo me deseo suerte y se marchó hacia la mesa con mis demás amigos. Suspire y menee la cabeza. Siempre hacia lo mismo a pesar de que fuese su idea.
Me pare enfrente de la mesa del moreno y este me miro con indiferencia, pero sus ojos se mostraban curiosos. Tome toda mi valentía antes de hablar.
—Siento mucho si hice algo que te molesto — murmure con mis mejillas sonrojadas y mirándolo directamente a los ojos. Él solo frunció el ceño — Pero no creo que tirarme tu malteada sea una buena manera de arreglar las cosas ¿No? Se ve que eres nuevo en la ciudad, nunca te he visto en la iglesia — le brinde una sonrisa sincera, pero el frunció más el ceño — Seamos amigos ¿Si? — extendí mi mano, el niño la miro y luego me rebajo con su mirada para ignorarme. Baje mi brazo y suspire — Bien, solo quería decirte que voy a decirle a tus padres tu comportamiento. Es muy feo que le hagas eso a una niña y…
—Es un tonto vestido. No fastidies — dijo cortante, tratando de acabar la conversación. Cuanto se equivocaba si creía que las cosas quedarían así como así. — Y es feo.
—Mi mama se esforzó mucho en comprármelo — replique con la voz un tanto quebrada. Me había dolido que pensara que mi vestido era feo ¿Cómo podía pensar eso? Gwen lo había elegido con amor para mí — Y no es feo. Tu actitud conmigo si lo es.
—Lárgate. No seas molesta.
Entrecerré mis ojos y conté hasta diez para evitar decirle unas cuantas cosas no muy lindas, pero tampoco quería ofenderlo.
—Deberías agradecerme por estropear ese arrapo. No pasaras más vergüenzas de las que ya pasas — su sonrisa socarrona se ensancho y vi el brillo de la crueldad en sus ojos.
Esta sí que no se la iba a dejar pasar.
—Del poco tiempo que te llevo conociendo me he dado cuenta que eres terriblemente grosero y orgulloso. No sé cómo pude pensar venir a disculparme contigo si tú ni siquiera eres capaz de admitir tus errores. Espero que disfrutes tus waffles y tu malteada. Adiós.
Me marche con mi dignidad intacta, aunque ahora que lo pienso esas palabras no fueron para nada hirientes para alguien como él, pero si fueron bastantes para mí y me sentí terriblemente culpable al decirle tales cosas. Al menos le desee que disfrute su comida.
Volví a sentarme con mis amigos y les sonreí mientras ellos mes preguntaban qué había sucedido. Me negué a hablar y preferí que cambiásemos de tema, por lo que Clarity comenzó a hablar sobre que su madre le estaría preparando su estofado preferido para hoy a la noche y nos preguntaba si nos apetecía ir a cenar a su casa. Pero yo no podía concentrarme en la conversación, nuevamente sentía la mirada sobre mí y al voltearme note que era el niño grosero. Había bajado la cabeza con nerviosismo cuando él se percató de que lo había cachado mirándome, intentando distraerme le di un mordiscón muy grande a mi muffin, apenas había podido masticar y me dolía la mandíbula de solo intentarlo, además de que sería extraño verme hacer muecas solo para tratar de triturar el contenido de mi boca, por lo que solo lo trague sin más. Grave error.
Resulta que el muffin tenía un gran pedazo de maní bastante grande para atorarse en mi garganta. No evite comenzar a toser repetidas veces.
— ¿Estas bien, Maddie? — me pregunto Gabe, levantándose de su asiento y colocándose detrás de mí para sobarme la espalda. Negué con la cabeza mientras comencé a toser con más insistencia.
—Toma un poco de agua — Clarity me pasó un vaso con agua y cuando intente tragar el líquido volví a toser, escupiéndole —sin querer, yo nunca tengo malas intenciones— a la pobre chica que pasaba justo por el pasillo.
La respiración comenzó a fallarme y yo seguía tosiendo sin parar. Donna se acercó hacia a mí a preguntarme si me encontraba bien, pero no solo podía toser y toser, por lo que no dudaron en preocuparse gravemente por mí, ya sentía mi cara pasando por todos los colores. Las personas comenzaron a rodearme observando el espectáculo, pero esto solo hacía que mis nervios se quebraran aun mas y comenzara a llorar de la angustia y la desesperación que tenía. Donna gritaba que alguien me ayudara mientras Gabe estaba nervioso y trataba de entender que era lo que me sucedía. Y ahí fue cuando el moreno entro en escena, me tomo de la mano y tiro de ella para que pudiese incorporarme; lo hice con cierta torpeza, y antes de que me diera cuenta estaba detrás de mí y con sus brazos abrazando mi abdomen y ejerciendo presión. Segundos después, el pedazo de maní salió volando con tanta presión que rompió el vidrio del café de Donna, haciendo un pequeño agujero.
—Gracias por salvarme — le dije una vez que estuvimos a solas en la plaza que estaba enfrente de la iglesia. Había tenido la amabilidad de acompañarme hasta allí para que no fuese sola, pues tuve que rechazar la propuesta de Clarity y los demás si habían aceptado, por lo que debían irse a sus casas a pedir permiso.
—Solo fue un maní atorado — replico con sequedad, pero note las mejillas ligeramente sonrojadas.
Fue ahí cuando comprendí el tipo de persona que era y no evite colocar una sonrisa en mi rostro.
—Quiero darte algo en señal de agradecimiento —murmure con cierto nerviosismo. El niño frunció el ceño y me pregunto que era. Me quite el rosario de plata que estaba debajo de mi vestido y se lo deje en su mano —Espero que Dios te proteja al igual que sus ángeles.
—Gracias — murmuro con cierta incomodidad. —Pero es algo que cualquiera haría.
—No cualquiera, sino tu — insistí e hice mi sonrisa aun más grande — Eres realmente un héroe. Me salvaste la vida.
—Creo que estas exagerando… toma devuelta esto…
— ¡No! — exclame y tome sus manos sobre las mías, impidiéndole soltar el crucifijo y me acerque con rapidez hacia él. Lo sentí tensarse —Realmente me salvaste la vida, no sé qué sería de mi si tu no estuvieses ayudándome. Ahora debes pedirme lo que quieras y te lo daré. Sé que el rosario no es lo bastante para agradecerte tu buena acción y yo haré lo que sea para recompensártelo.
—No necesito…
—Por favor —coloque mi carita de cachorro, de esas que ponía cuando papa no quería que me quedara encerrada con él ayudándole a preparar la misa, pero era lo que más me encantaba hacer.
El niño se vio un poco incómodo y miro hacia los costados repetidas veces.
— ¿Enserio harías cualquier cosa que te pidiera?
—Por supuesto que sí, te he dado mi palabra — asentí con rapidez la cabeza una y otra vez.
Note que algo iba mal cuando esa sonrisa socarrona y el brillo de crueldad pasaron por sus ojos— En ese caso…
Sentí que algo había sido colocado en mi oreja, me aleje del niño y pase mis dedos sobre el objeto, descubriendo que era un aro.
— ¿Qué es esto? — pregunte extrañada. Intente quitármelo y falle. Lo mire sin comprender y él solo se levantó los hombros.
—Dijiste que harías lo que yo quisiera, y necesito una honey ahora que la anterior renuncio.
— ¿Una honey? — murmure sin comprender. ¿Qué era una honey?
—Sí, una honey. Mi honey.
Y así fue como conocí a Zayn Uddobain.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


¿Dónde se supone que esta? No puede ser que siempre cuando toque el timbre para el almuerzo se niegue a comer y se marche con tanta rapidez que me impide seguirle el paso. El edificio es tan grande que uno puede esconderse con la seguridad de que no será encontrado, y Zayn ha jugado con eso en mí contra muchísimas veces, cosa que me cabrea demasiado.
No puedo ir a comer si él no se presenta a hacerlo conmigo. No es que fuese a recibir una reprimenda por ello, pero es que me preocupa que siempre este descuidando su alimentación.
Suspiro y voy hacia la cafetería, esperando con ansiedad verlo allí, aguardando por mí mientras lee una de sus historietas. Pero me decepciono al notar que no ha llegado. Trato de no pensar en lo sucedido hace semanas atrás, lo que sucedió después de que me fui del cumpleaños de las gemelas, sin embargo sus reacciones conmigo me hace pensar que esta esquivándome continuamente. En clases apenas y me dirigió la palabra, y sin mencionar que en ningún momento me miro si quiera cuando yo le hablaba.
Muerdo mi labio inferior y trato de no echarme a llorar. Ya, no tengo seis años como para llorar por todo y correr a los brazos de mamá. No es la primera vez que me hace estas cosas, no es como si fuese tan grave, después de todo; solo que la idea de Zayn alejándose por mí es... dolorosa.
— Mei.
Volteo y finjo una sonrisa a Lily, quien me devuelve el gesto. Elise está a su lado, acompañándola.
— Hey — dice la rubia sonriente y devuelvo el saludo. —¿Buscando a Zayn?
— Si — hago una mueca y asiento mientras Elise revolea los ojos.
— No me puedo creer que sea tan pendejo. Deberías ser más dura con él, Mei, de lo contrario seguirá haciendo lo mismo.
— Lo sé — asiento con la cabeza. Sé que debería ser más dura con Zayn, pero es que me es difícil serlo cuando no poseo un carácter tan fuerte como Luanne, que puede darle pelea a Seth y ganar ciertas batallas.
— No te preocupes, Mei. Debe estar durmiendo en alguna aula vacía — me aseguro Lily, pero eso no me tranquilizaba para nada — Pasando a otro tema, quería decirte que el director requiere tu presencia en su oficina.
—¿Para qué? — inquirí curiosa. ¿Para qué iban a quererme a mí?
— No lo sé, solo sé que necesita que vayas urgente.
— De acuerdo — asentí con la cabeza — Díganle a Zayn que iré con el director, por favor.
— Captado — Elise levanto el pulgar al aire y le regale una última sonrisa antes de despedirme.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


— La señorita Maddox podrá ayudarlo en todo lo que necesite para ser un buen honey, señor Payne. Pueden retirarse.
Ambos nos despedimos del director y salimos de su oficina. Resulta ser que debo ser la mentora del nuevo honey de Ivonne, por lo que se me ha asignado el resto del día ocuparme solamente de enseñarle las instalaciones, mostrarle las reglas y hacerle saber todo aquello necesario para ser un buen honey. El tal llamado Liam no parece ser mal chico; es de estatura promedia (más alto que yo, obviamente), un cuerpo musculoso, pero sin exagerar; unos ojos cafés intensos y el cabello castaño oscuro. Es bastante atractivo y me siento un poco intimidada por esa expresión seria y fría, pero he lidiado con muchas en mi vida y siete años con una en particular, por lo que trato de pensar que solo es como otro chico más.
Le doy un recorrido de aproximadamente treinta minutos por la escuela. No hace preguntas ni tampoco comentarios, por lo que supongo que es un chico que en si es tímido o de pocas palabras. No le exijo nada y sigo mostrándole las instalaciones hasta que finalmente nuestro recorrido termina en la biblioteca.
Le pido a Clare, la bibliotecaria, que me preste el libro de las reglas.
— Hay cosas básicas que debes saber antes de ser honey — digo mientras le muestro la portada — Y son las reglas honey's.
Liam asiente y se sienta en la silla como le he indicado.
— Mira, son muy extensas pero es porque cada artículo es muy complejo y tiene muchas trampas. Deberías leértelos a todos cuando tuvieses tiempo, es muy recomendable por si... bueno, por si tienes inconveniente con tu amo — Liam asiente calladito y le regalo una sonrisa un poco tímida — Pero básicamente, las reglas son las que están al principio, ahí están más resumidas.
Le dejo la página abierta y Liam se encarga de echarle un vistazo. Junto mis manos y las dejo caer por delante mientras espero a que termine de leer. Se nota bastante que no parece estar muy animado por el trabajo, pero ninguno lo estaba cuando llegaron y terminaron por acostumbrarse e incluso pasarla bien. Lily y Elise se llevan muy bien, los gemelos y las gemelas también (quizá demasiado), aunque también hay casos como Joy y Freddie que no se soportan, Luanne queriendo golpear a Seth cada vez que este mete la pata (casi siempre) y Niall y Aurora discutiendo por todo, hasta porque la mantequilla de maní sabe a maní. Oh, y no olvidemos que Zayn está esquivándome porque nosotros... bueno, él... él me be—
—¿Desde cuando eres honey?
Interrumpo mis pensamientos ante la pregunta directa de Liam. Es un poco raro que te pregunten esto, generalmente te preguntan sobre las reglas o si todo el mundo se volvió loco al crear un sistema así, pero es la primera vez que, para ser recién conocernos, preguntarme algo semejante. No es que sea taaan importante, pero si lo siento muy personal.
Vacilo antes de contestar, aunque finalmente me decido responderle con la verdad.
— Desde los diez años — el castaño abre los ojos en grande, sorprendido.
— Ya son casi siete años...
— Casi, en verdad. Octubre se cumplen siete.
— No creo que haya demasiada diferencia.
— Pero si hablamos de exactitud — me encojo los hombros y le brindo una sonrisa simpática. Liam le devuelve la sonrisa, solo que la suya es más corta.
— ¿Esto es todo lo que debo saber?
— Si, y cualquier consultas o problema que tengas, por favor, no dudes en acudir a mí. Soy una de las más antiguas y podría ayudarte mucho, sobre todo con Ivonne...
— No quiere un honey, o eso me ha dicho el director — dice con tranquilidad y yo no me sorprendo, nadie es ignorante del temperamento de Ivonne una vez que la conocen.
— Debes tenerle paciencia — le aconseje y me senté a su lado — Ella es... bueno, es algo especial, pero no es una mala chica. Es muy dulce, sincera y defiende a quienes ama. Tiene un corazón muy bondadoso, te lo aseguro.
Liam asiente un poco quedado y para sacar tema de conversación tomo el libro y le voy explicando regla por regla y lo que puede o debe hacer. Pero entre alguna que otro comentario, ambos terminamos cerrando el libro y hablando sobre cualquier cosa. Él me cuenta del libro que leyó la semana pasada y yo platico sobre la vez que me rompí un diente saltando la soga. No sé qué pensaba cuando lo vi tan serio e intimidante. Bien, es serio y eso, pero también sabe cuándo dejar esa faceta y hablar de temas bastantes interesantes, y de ser intimidante quedo atrás desde el momento en que me sonrió.
—¿Los honey's siempre son tan simpáticos como tú?
Solté una risita con las mejillas enrojecidas— Todos los honey's son muy buenos, Liam. Ciertamente son contrarios a los amos. Están las gemelas Maxie y Jennie, que entre ellas en sí son muy distintas; Maxie es más centrada en sus estudios y más seria mientras Jennie es de las que se preocupan en tener un buen promedio mientras su cabello siga luciendo genial, pero ambas son muy amantes en lo que respecta a las fiestas o los festivales. Siempre se las ingenian para armar un buen festival que deje sorprendidos a todos los que vienen a verlos.
— ¿Enserio? — se cruzó de brazos y me miro divertido, como si no me creyera — ¿Realmente hicieron eso?
— El año anterior compitieron con universitarios en la feria de ciencias. Por supuesto que lo hizo, su mente no tiene comparación.
— ¡Vaya! ¿Es esto con lo que uno se encuentra cuando llega aquí?
— Y eso no es todo, también esta Luanne que jugar en un equipo de Softball y es muy buena. La he ido a ver a torneos y puedo asegurarte que es la mejor. Luego esta Aurora que es una gran persona y...
—Madison.
Me sobresalto al instante al oír esa voz a mis espaldas. Veo a Liam fruncir el ceño para luego fulminar de mala manera con la mirada hacia el moreno que está detrás de mí. Me muerdo el labio inferior y me pregunto porque siento como si me estuvieran atrapando en medio de una infidelidad. Primero que nada, él y yo jamás hemos tenido una relación de ese tamaño, y menos formal. Segundo, Liam es un muchacho que, si bien es bastante atractivo, solo lo conozco hacia menos de un día y tampoco es que tengo intensiones amorosas con él. Entonces ¿por qué me siento de esta manera?
Antes de que vuelva a hablarme, me levanto de la silla y me giro para mirarlo.
— ¿Si, Zayn? — digo con un poco de torpeza. Basta, que deje de mirarme como si lo estuviera traicionando con su peor enemigo.
— ¿Que se supone que haces aquí en vez de estar en clases conmigo? — pregunta con seriedad. Camina unos pasos hasta quedar enfrente de mí y tiemblo al tenerlo tan cerca.
— El director me pidió explicarle a Liam el funcionamiento del sistema honey — contesto con un poco más de seguridad. — Te lo presentare. Liam, él es...
— Su amo — responde brevemente pero firme. Liam ni se inmuta.
— S-sí, y Zayn, él es...
— No me interesa quien sea él — interrumpe con brusquedad y yo lo miro con el ceño fruncido. ¿Qué carajos le pasa? — La próxima vez vienes y me avisas. No tengo porque estar soportando a Elise y sus malditos regaños sobre cómo manejar mi vida. Suficiente tengo contigo.
— Hey, tú no le vas a hablar así. — Liam se levanta de la silla y se enfrenta a Zayn, pero antes de que la cosa llegase más lejos me interpongo entre ambos.
— Ya está bien, muchachos. Vamos a calmarnos — levanto mis manos al aire y coloco cada palma sobre el pecho de ambos y los empujo para atrás con suavidad. — Zayn, espérame afuera, por favor.
— No tengo porque hacerte caso. Eres una simple honey. — suelta con frialdad y quita bruscamente mi mano sobre su pecho. — Has lo que quieras.
Se marcha de la biblioteca y trato de no maldecir porque yo nunca maldigo. Suspiro sonoramente y comienzo a colocarme mi chaqueta y coloco mi bolso alrededor de mi hombro.
—¿Vas a seguirlo después de lo que te dijo? — inquirió Liam sin comprender.
— Lo siento, es que él usualmente no es tan... así — le sonrió con pena y Liam asiente levemente la cabeza — Siento mucho tener que irme así, pero sino lo alcanzo ahora estaré en problemas y...
—No te preocupes. Comienzo a pensar cómo funcionan las cosas aquí — suspira y pasa una mano por su cabello — No puedo creer que estos tipos se hagan rogar por dinero.
—Oh, no; no es eso — niego con la cabeza repetidas veces. Liam frunce el rostro sin entender. Yo sonrió aún más —Cuando conozcas las demás parejas de amos y honey's lo entenderás, incluso podría sucederte con tu propia amo.
— No lo creo.
— Créeme, Liam — coloco una mano sobre su hombro y lo miro divertida sin quitar mi sonrisa — Un honey es más que una niñera, solo que nos cuesta darnos cuenta al principio.
Y sin más, me despido con rapidez de él y corro hacia la dirección donde se fue Zayn antes que se enoje aún más conmigo por no haberlo seguido. A veces simplemente no sé por qué se pone tan molesto cuando me ve con otros chicos, Seth me dice que son celos pero no veo por qué Zayn este celoso. Quizá crea que si inicio una relación externa de él y su ambiente crea que voy a dejar de ser su honey, algo que en mis más remotas ideas se me ha ocurrido alguna vez. No es que vaya a ser su honey para toda la vida, sino que he prometido ser su honey y pienso cumplir mi promesa.

—Era solo una broma. Realmente no consideraba que fueses mi...
— No me importa — le interrumpí al Zayn de diez años. El chico frunció el ceño y me miro con cierta diversión.
— Si eres mi honey ahora entonces debes prometer que lo será para siempre.
— Lo prometo — sonriéndole, le extendí mi meñique, y aunque él refunfuño de que era algo de críos, finalmente unió el suyo con el mío.

Seth está detrás de uno de los contenedores de basura mientras intenta encender un cigarrillo con un encendedor que parece no funcionarle. Me acerco hacia él, si Luanne lo cacha fumando de nuevo va a golpearlo, y no hablar lo que le hará Ivonne.
— Seth — lo llamo y él se sobresalta tanto que el cigarrillo cayo debajo del contenedor.
— ¡Demonios, Mei! ¡No te aparezcas así!
— No digas esas palabras conmigo, Suisque — lo apunte con el índice y édio un paso hacia atrás. De inmediato esa sonrisa divertida apareció en su rostro.
— Uy, me das miedo, Maddox. ¿Acaso vas a acusarme?
Revolee los ojos y no evite sonreír también —No, así que no te preocupes. Solo quiero saber si viste a Zayn.
— Si, lo salude y me mando al diablo — puso mala cara y lo escuche murmurar sobre algo de "es una perra, se hace llamar mi amigo" y trate de no echarme a reír — Debe estar en la cancha de baloncesto, estaba con una pelota entre sus manos.
— Gracias y nos vemos — me despido de él.
— ¡Dile a Zayn que te trate bien o mandare a mi honey que lo golpee!
Reí un poco recordando que una de las pocas que le puede hacer de frente a Uddobain es Luanne y su increíble capacidad de retrucarle sin fin las palabras de Zayn hasta convertirse en una guerra sin fin. Ambos eran tan parecidos en aquellos aspectos que asustaba a quien sea que viera aquellas discusiones, y vaya que me había tocado verlas varias veces.
Corro lo más rápido que puedo hacia la cancha de baloncesto que queda del otro lado de la escuela. Al llegar veo a Zayn sin la chaqueta del uniforme y jugando al baloncesto solo en camisa, lo que me hace pensar miles y un cosas que más tarde estaré pidiéndole disculpas a Dios por pensarlas.
Dejo mi bolso al lado de sus cosas y voy caminando hacia él. Está a punto de anotar, pero le robo la pelota y comienzo a picarla mientras él me fulmina con la mirada.
— Era un juego de a uno, no necesito insectos en la suela de mis zapatos. —dice despectivamente y yo sonrió aún más.
— ¿Es que el gran Zayn Uddobain, alias "bad boy", me tiene miedo?
Parecieran que sus ojos se vuelven llamas rojas debido a la competencia. Si hay algo que enciende a Zayn competir, y sin dudas no tendrá compasión por más que sea mujer, ni siquiera las tuvo cuando me entrenaba en los juegos Drops.
Comenzamos a jugar, él intenta sacarme la pelota pero yo me cubro y sigo picándola hasta que amago ir para un lado para luego ir hacia otro y lanzo la pelota, encestando una. Sonrió socarronamente y Zayn solo revolea los ojos.
Esta vez es él quien tiene la pelota y a mí se me es imposible tratar de sacársela. Encesta fácilmente.
La pelota está en mis manos, pero me la quita a los pocos segundos y yo trato de quitársela. Lo peor de todo es cuando la toma entre sus manos y yo salto intentando tomarla, Zayn se mofa de mí y en un arrebato de enojo le doy un pisotón.  Suelta la pelota y a la vez una maldición y comienza a saltar en un solo pie debido al dolor. Tomo el balón y encesto fácilmente.
— ¡Vamos, Uddobain! ¿Que sucedió con ese espíritu?
— Me las vas a pagar, Maddox — dice molesto. Uy, creo que me pase.
Comienzo a rebotar el balón y él se coloca atrás mío tratando de arrebatarme la pelota, hago un amague hacia un lado para luego tirar sobre el otro, pero Zayn adelanta mis movimientos y me cubre por el mismo lado que estoy por lanzar.
Siendo un poco torpe, no logre coordinar bien mis pies para que no se enreden entre ellos y caigo sobre el suelo. Sin embargo, no siento un gran impacto contra el suelo, sino dos brazos sujetándome con fuerza por la cintura. Giro mi cabeza un tanto adolorida por el golpe, pero al hacerlo me encuentro con aquellos ojos mieles que me atraparon desde la primera vez que lo vi. Siento mis mejillas enrojecer y mi mirada viaja desde sus labios hasta sus ojos. ¿Cómo se sentirá probarlos una vez más? No recuerdo muy bien esa noche, yo también había estado tomando alcohol, y como mi organismo no está acostumbrado, unas simples copas hacen un cambio radical en mí.
Nos quedamos así por unos breves segundos. Todavía no puedo olvidar lo que sucedió este verano, jamás imagine alguna vez que Zayn y yo nos be...
— Se terminó por hoy — hablo con indiferencia y se incorporó, a los segundos estaba ayudándome a mí — ¿Te lastimaste?
— No — menee la cabeza, aun pensando en los latidos fuertes de mi corazón.
— Deberías tener más cuidado.
Levante la cabeza y lo fulmine con la mirada. ¿Y este que se creía? ¡Si fue por su culpa!
— ¡Pero...!
— Sin peros, Mei. — sentencia con firmeza — Debería castigarte.
— ¿Castigarme? — murmuro sorprendida ¿A mí? ¿Castigarme? Realmente no sé qué es eso, nunca me castigaron. — ¿Por qué?
— Porque eres una honey torpe, desobediente, chismosa y tonta. ¿Quieres más argumentos?
—¡Mentira! ¡Yo...!
— No me interesa.
Zayn se da media vuelta y camina hacia donde había dejado sus cosas. No me lo puedo creer, ¿tan infantil puede ser?
— ¡Zayn! ¡Escúchame! ¡No entiendo porque dices que soy desobediente, chismosa y tonta! — exclamo, me siento herida y bastante ofendida por sus palabras. Zayn no me responde — Quizá si un poco torpe pero... Espera ¿Acaso vas a aplicarme la ley del hielo? — y más silencio. Tomo sus  cosas y comenzó a caminar hacia la salida de la cancha. Agarre mi bolso que estaba en el suelo y lo seguí — ¿No vas a responderme? — su paso se volvió más rápido y el mío también— No puedo creer que hagas esto. No tienes derecho a decirme que soy desobediente cuando le he pedido a Lily y Elise que te avisaran, además no me llamo cualquier persona, me llamo el director. Y solo quería contarle a Liam un poco de los demás honey porque considero que se llevarían muy bien y también sería genial integrarlo al grupo. Y yo no soy tonta, yo soy...
— Una tonta honey que no sabe hacer bien su maldito trabajo — expreso mientras giraba con rapidez. Su rostro quedo a centímetros del mío, logrando que las mariposas volvieran al estómago — No me importa si el director es quien te llama o no, soy yo tu amo y es tu deber como honey hacerme caso. Espero que esto quede claro y para la próxima pienses bien antes de actuar, tonta honey.
Me quede parada en donde estaba mientras pensaba en cómo no le di un cachetazo. Si bien, estas palabras habían sido más suaves de lo que acostumbra decirme cuando se enoja conmigo, pero el punto es que a veces, como esta, nunca entiendo porque se enoja tanto. Y lastima mucho, Zayn no es de las personas que cuentan su vida a otros, ni siquiera Seth, que es su mejor amigo de toda la vida, es capaz de contarle cosas tan personales. Siempre se queda callado y a veces debo obligarlo para sacarle unas cuantas palabras.
Las gotas de lluvia comienzan a caer del cielo y yo largo un sonoro suspiro porque no he traído paraguas y voy a mojarme toda. Rindiéndome por hoy, voy caminando hacia la salida y directo para el departamento que comparto con mi tía, o mejor dicho en donde ella deja que me quede a vivir.
Una mano sujeta mi muñeca en cuanto salgo de la escuela y voy por la vereda, no niego que eso me da un susto de muerte, pero me alivio al ver que solamente Zayn. Estoy a punto de gritarle de que es un bobo por asustarme, pero me coloca su chaqueta de cuero sobre mi hombro y redondea mi cintura con su brazo, llevándome hacia la limosina. Entro intentando protestar, pero Zayn me echa una mirada fulminante de que me calle la boca, así que si no quiero que se enoje aun mas conmigo, mejor me callo.
— A la casa de la señorita Maddox — le ordena a su chofer y toca un botón para levantar una pequeña ventana negra que nos da más privacidad.
Toma de un cajón que hay dentro de la limo una toalla y comienza a pasármela por el cabello.
—¿Q-que hace-ces? — balbuceo con las mejillas sonrojadas y él no me responde, sino que sigue con su tarea de quitarme las gotas de mi cabello y mi rostro. Luego tira la toalla hacia un castado— No puedes dejarlo ahí como si nada…
—Otros la recogerán luego.
— Ese no es el punto, sino que debes aprender a ser más organizado y ordenado, no que solo porque haya personas que pueden hacerlo por ti no seas capaz de hacerlo.
— ¿Por qué siempre eres tan molesta? Enserio, eres tan fastidiosa — Zayn coloca los ojos en blanco y mira hacia la ventana, quitando su brazo que redondeaba mi hombro.
Me muerdo el labio con fuerza y pienso en cómo hacerle frente para que me diga el porqué de su lejanía. Quizá se siente arrepentido del verano o tal vez muy avergonzado, pero descarto la última opción porque lo que menos tiene vergüenza. Tomo coraje y aclaro mi garganta, captando de inmediato su atención.
—Zayn, ¿estás enojado conmigo por lo sucedido en…? Bueno, tú sabes.
—No, no lo sé — dice con sequedad y encogiéndose los hombros.
—Oh vamos, tu sabes de lo que te hablo — insisto con el ceño fruncido y Zayn aletea la mano.
—Cállate.
—¡Pero que malo! — inflo mis cachetes conteniendo el aire para no ponerme a gritar cosas que luego me arrepentiré. — Mira, sé que sobre lo que paso…
—Eso fue un error. ¿De acuerdo? — su voz se sintió más fría e irritada que de costumbre, por lo que solo asentí con la cabeza.
—Lo sé— sonreí levemente e intente ocultar toda tristeza que me provoco aquellas palabras— Solo quiero que no te sientas incomodo conmigo. Aparte de ser tu honey, también soy tu mejor amiga ¿Verdad?
—Hn.
Y tomo eso como un sí, por lo que sonrió contenta y dejo apoyar mi cabeza en el hombro de Zayn. Este de inmediato se tensa y me separo para levantar la cabeza y mirarlo.
—Disculpa, ¿te molesta?
—No, has lo que quieras.
Me encojo de hombros y me coloco nuevamente como estaba antes. Respiro profundamente y dulce aroma de mi amo llena mis pulmones, y vuelvo a sonreír.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Finalmente en mi cuarto, dejo caer el bolso en el suelo y me saco con rapidez el uniforme para ponerlo a lavar y también para darme una ducha antes que me resfrié, pero antes que llegue al baño, paso por enfrente de un cuadro colgado en la pared: es una fotografía donde aparecemos Zayn y yo cuando solo teníamos quince años y junto con Billie, mi gato holgazán y callejero. Había estado tan feliz porque había convencido a Raven que me dejase tenerlo en el departamento y Billie siempre me acompaña cada vez que Raven está encerrada en su cuarto o sale con alguno de sus múltiples amoríos fallidos.
Sin evitarlo, paso mis dedos por mis labios y siento mi corazón latir con fuerza, recordando aquella noche en el verano.
—Zayn, espera, ¿qué haces?
Él me miro con aquellos ojos ámbar profundo y acaricio su dedo pulgar mi labio inferior mientras le echaba una pequeña mirada para volver a mis ojos. Me vi envuelta en un mar de emociones y sintiéndome en la punta de lo alto de un edificio, presa del vértigo y de los sentimientos que me embargaban al tenerlo tan cerca. Sabía que estaba mal aprovecharme así, Zayn estaba ebrio, muy ebrio como para comprender que era lo que sucedía, pero en aquellos momentos estaba tan decidido a hacerlo.
—Quiero besarte, Mei. Voy a besarte.
—P-pero…
Sin más, los labios de Zayn se posicionaron en los míos, danzando de una manera dulce y lenta. Yo me quede paralizada sin saber bien que debía hacer, jamás en mi vida había imaginado que algo así podría suceder entre nosotros dos.
Al fin y al cabo, respondí el beso de una manera un tanto torpe, pero cuando finalmente nuestras lenguas se enredaron y el beso fue cada vez más profundo, supe que me sería imposible a partir desde ese día olvidarme de Zayn.

Desgraciadamente, estaba en lo cierto.




Espero que les guste <3<3

___________________________________________


☀ No inventes con lo que no conoces—[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: The honey system {nc

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 17. Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 17  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.