O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Crazy thoughts of a sinister mind
Hoy a las 12:20 am por Andy Belmar.

» trust the unknown
Ayer a las 11:22 pm por chihiro

» cokehq cay {muro interactivo.
Ayer a las 11:05 pm por Asclepio.

» She's Like Cold Coffee
Ayer a las 10:32 pm por Kurisu

» ¿Reclusorio o un Instituto? | Instituto Fénix
Ayer a las 10:18 pm por lovesick

» the code; audiciones abiertas
Ayer a las 10:01 pm por wang.

» tropical night.
Ayer a las 9:37 pm por changkyun.

» A house made of cards and us, inside.
Ayer a las 8:17 pm por wang.

» Instituto Fénix | Muro
Ayer a las 8:15 pm por lovesick

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Qué opinas de esta colectiva?

0% 0% 
[ 0 ]
0% 0% 
[ 0 ]
17% 17% 
[ 1 ]
17% 17% 
[ 1 ]
66% 66% 
[ 4 ]
 
Votos Totales : 6

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Invitado el Lun 18 Ago 2014, 9:26 pm

tranquila, sin presiones.
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por campbell. el Jue 21 Ago 2014, 5:01 pm

avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/stylinsonandpalik

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Yumiko el Lun 25 Ago 2014, 2:33 am

Capítulo 001
Hogar ¿Dulce Hogar?


Las primeras en abandonar la mansión Hayley fueron Samanta y Harriet, junto con Harry Styles y Louis Tomlinson. Harry, sonrió tiernamente al ver como su nueva sumisa y su hermanita estaban abrazadas. Pero eso no era suficiente como para no separarlas, de momento, pero aún así, no viajarían en el mismo auto.
A diferencia de algunos miembros de la banda los cuales tenían su propia limusina y chófer, Harry prefería conducir su preciado auto. Poseía un lujoso Mercedes-Benz SLR McLaren color plata, hasta el cual arrastró a Samanta.
El viaje fue bastante tranquilo y silencioso, a excepción de los vanos intentos de plática del ruloso, ya que Samanta estaba tan absorta viendo como el paisaje cambiaba a través de la ventanilla, como para seguirle la corriente.
Luego de aproximadamente una hora, Harry y Samanta llegaron a su hogar. Su nuevo hogar. Luego de media hora más, Louis y Harriet llegaron también.
Louis y Harry habían comprado la casa hacía aproximadamente cinco meses, de los cuales hacía ya dos meses atrás que se habían mudado allí. La casa era amplia, lujosa y cómoda. Tenía un camino de piedra de unos varios metros, que llegaba hasta la puerta de la entrada, al rededor de toda la mansión había césped, plantas, árboles y aire puro. La casa contaba con una gran piscina, cuatro inmensas habitaciones, con baño incluido cada una y un balcón, los cuartos junto con una biblioteca y un salón de juegos, se encontraban en la parte superior, dejando en planta baja la amplia cocina, un baño de servicio, el living, otra biblioteca con un cuarto de juegos incluido, tres escritorios, un comedor y un cuarto extra con baño incluido. Pero esa no era toda la casa, en la misma había dos cuartos más equipados con cosas inimaginables. El ático y el sótano, que ya no eran ni ático ni sótano. Esos dos cuartos habían sido remodelados, pintados y arreglados. Ambos contaban con una cama matrimonial, la cual tenía unas esposas de cuero en cada poste, estaban equipadas con látigos, fustas, ganchos para pezones entre otras cosas. Ambos cuartos eran del mismo tamaño y casi idénticos. El ático era de un color hueso juntos con las sábanas de satén de la cama de un color crema, en el había un ropero de tres puertas, con un inmenso espejo en la puerta central, también contaba con dos mesitas de luz, una de cada lado de la cama, una cómoda de roble y un jacuzzi. El sótano era exactamente igual, a diferencia de que estaba pintado de un color tinto, junto con las sábanas de satén de la cama haciendo juego.
Harry y Louis le mostraron amablemente la casa a las chicas, a excepción de los dos cuartos del placer o dolor, depende la situación, eso lo reservarían para otra ocasión, cuando ambas ya estén más adaptadas.
La primera de las cuatros habitaciones le pertenecía a Louis, la contigua a esa fue entregada a Harriet, la cual quedó maravillada al ver su nuevo cuarto, era el cuarto de sus sueños, parecía sacado de un cuento de hadas. La habitación de al lado le pertenecía a Samanta y la última de todas era de Harry.
Samanta entró a lo que sería su nueva habitación, al menos por un largo, largo tiempo. El cuarto era amplio y estaba pintado de un color durazno. En el había una cama matrimonial con un cubrecama color crema y un estampado de flores rosas, junto con sábanas de satén blancas, una gran puerta-ventana dejaba ver el principio de un balcón, en el cual había un par de masetas con flores, sus flores preferidas, los lirios y las rosas. También había un televisor LCD, una mesa de luz de roble, una biblioteca con sus libros preferidos, un par de discos de sus bandas favorita, un DVD, películas clásicas, sus favoritas y un par de cosas más, e incluso arriba de la mesa de luz se encontraba un celular táctil, rosa y demasiado grande para su gusto. Se preguntó para qué le dejarían un teléfono cuando ella ya tenía uno, no le dio importancia.
El baño contaba con azulejos de color rosa y piso negro, una gran bañera con mampara, un gran espejo de cuerpo completo, el cual estaba a unos metros de la puerta, otro espejo más pequeño que se encontraba arriba del lavatorio. Luego contenía todo lo que un baño lujoso debía tener, es por eso que también había un jacuzzi. Samanta se preguntó ¿Qué le ocurría con los jacuzzis? Ya que había observado que en el baño de servicio había uno y supuso que en el resto de los baños también tendrían.
Samanta decidió relajarse un poco con un baño de agua tibia. Preparó la bañera con agua templada y un par de aceites que encontró en el baño. Luego de una media hora aproximadamente decidió salir, se llevó una sorpresa al encontrar ropa y una nota arriba de su cama.
Lentamente se acercó y tomó la nota, leyéndola lentamente. Era de Harry.
Espero que no te moleste la ropa (: es que he entrado y noté que te estabas bañando, iba a entrar a lavarte la espalda, pero me pareció que no era adecuado, no aún. Te he dejado un conjunto sobre la cama, póntelo, es una orden, no importa si te gusta o no.
Cuando estés lista, te esperaré en el estudio, hay un par de cosas que aún debemos discutir. Sería más cortés y simpático, seguramente como Louis será con tu hermanita, pero la verdad es que puedo notar el desprecio en tu mirada, así que ¿Para qué molestarme en ser cortés contigo? Eres suficientemente mayor como para entender la situación y lo suficiente madura como para saber cuáles son nuestros propósitos.
No pido que estés de acuerdo con ello, no lo estarás nunca, pero con el tiempo te acostumbrarás. No te preocupes por Harriet, está en buenas manos.
Te espero en el estudio, no me hagas esperar, no suelo ser muy paciente, no me hagas enojar, así que como buena chica que eres ponte la ropa que te he dejado sobre la cama. No acepto discusiones, si no llegas a hacer lo que te pido, te castigaré, pero eso ya lo sabes.
Atentamente tu sexy amo Harry.
Samanta sintió impotencia al leer la nota, la rompió en pedazos y la tiró al tarro de basura, no pudo evitar que un par de lágrimas cayesen por su rostro. Su mirada se dirigió a la ropa que su señor le había dejado.
Sobre las delicadas sábanas de satén se encontraba un conjunto de ropa interior negra de seda y encaje, sin rechistar se la colocó. Pero su expresión fue diferente al ver el traje que le había dejado Harry. ¿Era broma? Samanta rió con amargura ¿En serio? ¿Un traje de santa? ¿Alas de ángel? Por favor, sin duda Harry era un idiota, pero eso ya lo sabía.
No sabía bien qué es lo que debía colocarse primero, pero supuso que primero debía colocarse la blusa de seda blanca y traslúcida, así que así lo hizo. La suave seda recorrió su cuerpo ágilmente, llegando hasta casi medio muslo, el cuello de la misma le llegaba hasta la mitad del cuello y sus amplias mangas terminaban en pico casi en sus manos. Aunque ella no lo reconociese, esa blusa era linda como un camisón. Luego se colocó la pollera de razo color perlada, la cual llegaba hasta sus rodillas y le contorneaba su trasero y cadera a la perfección. Por último decidió colocarse el corset blanco de una tela desconocida y tiras de razo negro. El corset hizo bien su trabajo, levantando sus pechos, delineando su cintura y dándole vuelo a la parte baja de la blusa de seda, formando una especie de volado traslúcido a la pollera.
Se debatió si usar o no las alas y el collar que le había dejado, pero terminó cediendo, debido a que Harry se enojase. Así que colocó correctamente las alas, las cuales iban enganchadas al corset, y eran de un color blanco brilloso e increíblemente suaves, dando la sensación de ser alas reales. Luego con cuidado colocó la gargantilla de razo negro en el límite, donde terminaba la suave seda blanca y comenzaba su piel descubierta del cuello.  
No se molestó en calzarse, él no le había dejado un calzado específico y dudaba tener uno adecuado al traje. Samanta se sentía incómoda, humillada e irritada. Decidió terminar rápidamente las cosa y se dirigió al estudio. No se molestó en golpear la puerta al estar frente a ella.
Al entrar, Harry la miraba con una expresión que no supo comprender. ¿Deseo? ¿Arrogancia? ¿Crueldad? ¿Superioridad? Toda la valentía que tenía hace minutos atrás se desvaneció ante su intensa mirada.
-Claro puedes pasar- dice el ruloso secamente -¿Acaso no te enseñaron a golpear?- susurra.
-Lo siento, no volverá a pasar- responde tímida, él la hacía sentir una niña. ¡Que ironía! El niño aquí era él.
-Me gusta el traje- dice con aprobación -Te queda perfecto- susurra -Bien, no importa, siéntate- le ordena y ella así lo hace -Bueno comencemos- se aclara la garganta -Supongo que eres lo suficientemente inteligente como para adivinar de que se trata ¿verdad?- pregunta expectante.
-Nos compraron por sexo, lo se- responde ella fríamente -Solo somos su esclavas- agrega mirando el suelo, él ríe sonoramente.
-Bueno, supongo que esa parte te queda clara- suspira -Tuvimos suerte en encontrar a unas chicas sumisas como ustedes- dice serio -Y vírgenes- agrega divertido.
-Idiota- masculla ella.
-Lo siento, no te escuché, ¿Podrías repetirlo más fuerte?- se burla él.
-Claro amo- contesta furiosa -Dije que tú y tus malditos amigos se pueden ir al demonio- dice entre dientes.
-Este no es el comportamiento que esperaba en ti Samanta- responde seriamente -Creí que eras una mujer madura- suspira.
-¿Por qué me elegiste?- pregunta seria -Mi padre le dio un curriculum de vida de todas a cada uno ¿verdad?- él solo asiente -Siendo así y sabiendo cómo eramos ¿Por qué yo?- pregunta nuevamente.
-Me gustan las chicas maduras, en todos los sentidos- sonríe pícaramente.
-¿Estás consiente de que soy tres años mayor que tú? ¿Qué no soy ni la cuarta parte de lo experimentada que tú? ¿Qué somos polos opuestos? ¿Y qué te odio? ¿Te has dado cuenta?- pregunta relajada.
-Lo se- contesta pasivamente -Al igual que se, que no solo eres la mayor y más madura de las cinco, sino también que has tenido una serie de problemas en tu infancia- dice expectante -Si bien, en el curriculum no están detalladamente estos problemas, si, se que tuviste un ataque nervioso a los 4 años, un par de meses antes de la llegada de tu hermana Charlotte- suspira -Luego en tu expediente dice un par de cosas como las enfermedades que sufriste en tu infancia como varicela y otras cosas similares, pero no dice nada más al respecto de tu colapso, por lo que doy por sentado que solo ocurrió una vez y fue porque no estabas feliz con la noticia de la llegada de tu hermana- concluye él.
-No tienes ni idea de cómo SOY o quién SOY, y te agradecería que NO metas MIS asuntos personales, ya que esto solo es un negocio, hemos firmado por someternos sexualmente a ustedes durante un año, luego de eso volveremos a nuestras vidas y todo este asunto será olvidado- dice ella tranquilamente y remarcando algunas de sus palabras en la oración.
-Veo ahora porque eres la más centrada- dice pensativo -De acuerdo, como tú has dicho, no me meteré en TUS asuntos personales, sin embargo es MI deber mantenerte estable y saludable durante el PRÓXIMO año- le contesta al igual que ella lo hizo con él.
-Bien- masculla ella -Aún me siento como una tonta al estar vestida así, ¿Me has dado este traje por algo en particular?- inquiere ella.
-No, no se a lo que te refieres- contesta desorientado.
-No te hagas el desentendido, sabes de lo que te estoy hablando- replica ella, él simplemente levanta los hombros y hace un gesto de indiferencia -Ángel, santa, virgen- dice la última palabra con un leve rubor.
-Oh- exclama divertido -Era eso a lo que te referías, pues no, no me lo había puesto a pensar de esa forma, es que era este traje, el de gatita o el de diablita- dice divertido -Me resultó tentador dejarte el de diablita, se vería sexy en ti y haría juego con tu color de pelo fuego cobrizo- confiesa.
-Igualmente sigue siendo idiota- murmura -Además ¿Cuál es la gracia de llevar una camisa blanca de seda traslúcida si encima debo llevar más ropa- replica ella, pero al instante se arrepiente de haberlo hecho.
-Bueno supongo de que debes estar ansiosa, pero no supuse que ya quisieses estar desnuda frente a mi- se burla él.
-No quise decir eso- se queja intentando controlarse -Me refiero a que es innecesaria la parte de seda blanca- agrega.
-Yo lo veo como algo excitante- susurra él.
-No comparto tus pensamientos pervertidos- dice con brusquedad, lo que le causa gracia a Harry y comienza a reír -Tampoco le veo la gracia- agrega, él solo siguió riendo.
-Bueno, dejemos las trivialidades de lado y vallamos al grano- dice abruptamente dejando de reír, y por un momento Sam quiso que volviese a reír y a ser ese chico juguetón de minutos antes -Ten- le entrega la copia del contrato, su mirada es fría y especuladora, ella traga fuertemente e intenta tranquilizarse, él no le ganaría, no en esta ocasión, no en esta batalla.
-¿Qué quieres que haga con esto? Si me lo vas a ser releer, no es necesario, tengo una gran capacidad de retención, por si lo olvidaste estoy estudiando derecho, cosa que no tengo- tose falsamente ante su último comentario y sigue hablando -De igual forma una de las cosas que más me resultan fascinantes es retener la mayor cantidad de información posible- dice bruscamente.
-Bueno supongo que no lo releerás, con un simple 'me acuerdo, no es necesario que lo vuelva a leer' era suficiente- dice brusco -Además nunca mencionaste que estabas estudiando, ni mucho menos qué era lo que estudiabas- se queja.
-Tienes un expediente de mi vida, si lo has leído, como supongo que lo has hecho, te deberás haber enterado de que no solo estoy estudiando derecho, sino que también tengo excelentes calificaciones- contesta de mala gana.
-Dushe- dice divertido -Bueno el punto es el siguiente, no puedes desobedecerme, pero eso ya lo sabes, debes dirigirte a mi como amo y hacer lo que te ordene, pero también lo sabes, el punto es que...- suspira buscando la forma de continuar -No tolero que me presionen, que me obliguen, me demanden o me cuestionen, e incluso no tolero hablar de mi pasado, esas son mis restricciones- dice notablemente nervioso.
-Tranquilo, no pensaba hacer ninguna de esas cosas de igual manera- dice firmemente -En primer lugar, no está en mi derecho como sumisa presionarte, obligarte, demandarte o cuestionarte, e incluso no está en mi derecho saber sobre ti, ni tampoco me interesa- concluye fríamente -Mientras que mis restricciones son simples- suspira -No desentierres cosas de mi pasado, no te metas en el, mi alimentación la manejo como se me plazca, no te entrometas en mis estudios, ni te atrevas a hurgar más de lo que ya has hecho en mi privacidad, recuerdos o pasado- suspira y lo mira desafiante -En cuanto a las cosas que me gustan o no del sexo, lo siento, mi experiencia es nula, nada, no lo se, no puedo decir algo que no me guste ya que no se si quiera si lo más mínimo me podría llegar a gustar o disgustar, mientras respetes mis restricciones me someteré a ti en toda forma que me sea posible y te mantendré informado de mis disgustos u incomodidades sobre el sexo- concluye firmemente.
-¿Realmente eres sumisa?- le cuestiona Harry.
-Si, pero no tonta, soy madura y centrada, veo lo que otros no- suena convincente, y lo es.
-De acuerdo- suspira -Pero hay una de tus restricciones o mejor dicho dos de ellas, con las que difiero- ambas miradas se analizan mutuamente -La primera, tu pasado si me interesa, al igual que tus cosas personales, pero dado que es una restricción podría llegar a soportarlo, en cuanto a la comida, eso no está en discusión, te mantendré alimentada y saludable- dice firmemente.
-Que me obliguen a comer más de lo normal o que me atosiguen con comida, ya simplemente el hecho de la palabra hambre y comida son restricciones para mi, es por eso que no le estoy pidiendo permiso, sino que le estoy informando que no se meta en mis problemas alimenticios- su voz fue más fuerte y firme de lo que creyó posible, pero sin embargo no cedería tan fácilmente ante aquél chico.
-Aún así, tu alimentación es parte de tu salud y eso ami me interesa, si no estás saludable ¿Cómo piensas satisfacerme?- le cuestiona él.
-Hagamos un trato- propone Sam.
-Ya tenemos uno- ironiza Harry.
-Dejando de lado ese- mofa ella -Te propongo lo siguiente, me dejas tranquila y sin meterte en mi alimentación y me pruebas, si ves que no soy capaz de satisfacerte debido a mi mala alimentación, te cedo el honor de hacerte cargo de ella, pero si yo soy capaz de satisfacerte sin ningún problema, seguimos como estamos y te alejas tranquilamente de mi alimentación a sabiendas de que voy a estar bien y saludable- dice tranquilamente. Harry se lo piensa un momento y asiente.
-De acuerdo, pero si veo que estás débil, mal alimentada o sin energías, no solo que me haré cargo de tu alimentación, te castigaré por intentar denegarme algo tuyo- dice con malicia -Sin embargo, si me demuestras lo contrario me quedaré más tranquilo y no te molestaré ¿Qué opinas?- pregunta el ruloso.
-De acuerdo- suspira ella.
-Bien- susurra él -Igualmente, no entiendo por qué te molesta tanto que cuide de ti- susurra molesto.
-Nunca dijiste que querías cuidar de mi- contesta perpleja -¿Se suponía que debía saberlo?- pregunta atónita.
-Se supone que en una relación de dominación y sumisión, el amo debe cuidar a su sumisa- contesta con sequedad.
-Esta sumisa sabe cuidarse así misma, así que con su permiso amo, me voy a ver a mi pequeña hermanita, para ver cómo está- dice sarcástica y se levanta de la silla.
-Bien, pero no creas que te dejaré pasar esto por alto, será mejor que estés preparada, porque el hecho de que no te castigue momentáneamente no significa que no lo haré- le advierte bruscamente.
Samanta no se molesta en contestar, simplemente sale de la habitación, sintiéndose ridícula. Todo esto era ridículo, su vestimenta, su conducta, la situación, su padre. Suspira resignada y se marcha del estúpido estudio.
Sube lentamente las escaleras y se dirige al cuarto de su hermanita. Al llegar golpea la puerta y no espera a que ella le contestase, solo entra.
-¿Ella?- pregunta suavemente al entrar.
-Demasiado oportuna- dice un sarcástico Louis -Tú y yo seguiremos con nuestro asunto pendiente más tarde- susurra él y se marcha.
-¿Samy?- pregunta en un sollozo la pequeña.
-Harriet ¿Te ha hecho algo Louis? ¿Te ha herido? ¿Te ha golpeado? ¿Maltratado? ¿Abusado?...- la atosiga a preguntas mientras la pequeña se incorpora en la cama.
-Sam, Samy, Samanta tranquila, estoy bien- la tranquiliza la pequeña mientras sorbe la nariz -Es solo que extraño a las demás, extraño nuestra casa y aunque sea patético, extraño a nuestro padre y a nuestra madre- dice llorosa -La cual nunca pude llegar a conocer- susurra como si el simple hecho de decirlo, la llenase de culpa.
-Ella, tranquila, mira el lado positivo, al menos estamos juntas- su hermana se sienta a su lado y la abraza -Se que quieres volver a casa, yo también lo quiero, pero nos acostumbraremos- sonó poco convincente pero la pequeña no lo notó -Tranquilízate ¿Si?- la mira a los ojos y le limpia las lágrimas -¿Llorabas solo por eso?- le pregunta curiosamente.
-Mira- la pequeña estira la mano y alcanza un par de fotos que estaban sobre la mesa de luz.
La primera es de ella cuando simplemente era una bebé, se veía tan tierna y adorable, que te daban ganas abrazarla, besarla y nunca soltarla. Samanta sonrió ante el recuerdo de su pequeña hermana de bebé.
La segunda foto era una de hace un par de años, donde las cinco y su prima estaban vestidas elegantemente y sonriendo forzadamente, ya que su padre y su tío habían organizado un festival, donde a ellas las subastaron por una simple pieza de baile y a las más grandes por una cena también. A pesar de todo, sus sonrisas no eran tan forzadas, mentiría si dijera que no la habían pasado bien, se habían salido con las suyas y hecho un desastre, su padre las castigo severamente por eso. Sam rió ante el recuerdo divertido y amargo a la vez.
La tercer foto era una antigua, de hace varios años, de cuando sus padres se habían casado. Ambos se veían felices y llenos de esperanza, llenos de amor y sueños. Samanta sonrió amargamente, ella quisiera poder terminar así alguna vez, pero dudó que lo lograría. No hasta que tuviese la mayoría de edad, se recordó. Sus padres se habían casado de muy jóvenes. Robert tenía 24 y su madre había cumplido recientemente 20 años. Negó con la cabeza y pasó a la siguiente foto.
La última foto era la imagen perfecta de una familia feliz y llena de amor. En la foto se encontraba su madre sonriendo sentada en una gran lona acuadrillé blanco y rojo, con su panza de unos 7 meses por lo menos y una mano sobre ella, tenía una gran sonrisa y se notaba que era feliz, Robert, su padre se encontraba detrás de ella abrazándola y sonriendo, con su mano sobre la de ella, parecía relajado y feliz, hasta se podría decir que parecía un buen padre. A un par de metros sentada se encontraba su tía riendo y su tío con la cabeza sobre su regazo, sonriendo amorosamente. Realmente los extrañaba, a ellos y a su madre. Sobre el pecho de su tío se encontraba la cabeza de Amanda y su cuerpo acurrucado al costado de su padre, se había quedado dormida, era tan tierna cuando quería, sin embargo otras veces podía llegar a ser tan quisquillosa, rió ante su acotación mental. A un costado de la gran lona se encontraban las mellizas, peleando como de costumbre, o jugando como ellas solían decir, ambas se estaban tironeando sus cachetes, siempre era gracioso verlas discutir, desde siempre fueron muy unidas, siempre hacían todo juntas y aunque siempre peleaban si se separaban se ponían a llorar, luego al crecer lo superaron, pero seguían complotando para asustar juntas a Harriet o jugarle alguna broma a Charlotte. Las mellizas nunca cambiaban, y es por eso que Samanta se alegró al saber que ambas irían a vivir juntas. Suspiró al verse a ella misma apoyada contra el gran árbol de flores rosas, estaba con uno de sus vestidos favoritos de niña, recostada sobre el árbol y sonriendo ampliamente mientras miraba hacia arriba. Recordaba claramente el por qué, su hermana Charlotte había decidido trepar el árbol y se encontraba desde la rama más baja haciéndole morisquetas para que ella riera. Efectivamente Charlotte se encontraba sentada sobre la rama del árbol, con sus pies colgando y mirándola con una gran sonrisa de no he hecho nada malo.
Rió ante el recuerdo del lindo picnic que habían compartido todos juntos, pero esa risa se volvió amarga. Sabía el por qué su hermana estaba llorando, se sentía culpable, culpable por la muerte de su madre, culpable por arrebatarle el amor de su vida a su padre, culpable por destrozar nuestra familia y nuestra felicidad, culpable por ser quien era, se sentía culpable por creer que era el cordero negro de la familia Hayley. Pero no era así, ella no era ningún cordero negro, no iba en contra, sino a favor, siempre hacía lo que le pedían, se esforzaba el doble, tenía las notas más altas, no causaba problemas, los solucionaba, sabía hablar otro idioma con fluidez, tocar instrumentos clásicos ¿Qué más se le puede pedir a una niña de 15 años recientemente cumplidos? Nada, nada de nada, era perfecta tal y como era y su padre lo sabía, sabía que ella era la hija deseada y que no tenía la culpa de la muerte de su madre, pero él siempre la culpó.
Su madre se había enterado al quedar embarazada de Harriet que podría llegar a ser un parto complicado debido a que aún no estaba en condiciones de otro parto más, y que lo mejor era que abortase, pero ella no lo hizo, no quería matar a su pequeñita, sabía a lo que se enfrentaba y lo afrontó a sabiendas que podría morir, y así lo hizo, es por eso que su padre nunca pudo perdonar a Harriet y ella se sentía culpable, míseramente responsable de ello, cuando ella nunca fue responsable de nada más que de ser la hija perfecta.
-Ella- susurra Sam delicadamente -Ten- le devuelve las fotos -Tú no tienes la culpa de nada, nuestra madre sabía lo que podía pasar si te tenía a luz, aún así decidió seguir adelante y gracias a eso estás aquí, tú no tienes la culpa de nada- sonríe dulcemente y la abraza.
Harriet se aferra fuertemente a su hermana dejándola prácticamente sin aire, pero eso no le importaba, con tal de que su pequeñita se sienta mejor haría lo que fuese.
-Tú siempre fuiste como una madre para nosotras y lo sabes, ocupaste su lugar y te encargaste de cuidarnos y brindarnos el amor que nuestro padre nunca fue capaz- dice débilmente la pequeña, provocando que a Samanta se le parta el corazón.
-Ya, ya, ¿Qué te parece si vamos a pasear un rato por el jardín?- pregunta su hermana -Despejémonos un rato, tomemos aire y aprovechemos el sol y brisa veraniega- sonríe.
-Gracias- le devuelve la sonrisa Ella -Eres la mejor- la vuelve a abrazar.
-De nada pequeña- le alborota el pelo -Ahora si me permites quiero sacarme esta ridícula ropa y así podremos ir a pasear por el gran jardín- sonríe.
-No- susurra -Quédate así- dice mirándola a los ojos -Salgamos así, me gusta como te queda el traje, pareces un verdadero ángel- sonríe.
-No me había dado cuenta- ríe Sam -Pero al parecer, a ti también te hicieron disfrazar- Sam ríe levemente -No entiendo su fetiche por los disfraces- suspira y Ella asiente -Bien, tú ganas, vamos- dice levantándose de la cama y dándole la mano a su hermanita, para escabullirse hasta el jardín entre risas y bromas.


Léanme por favor  :
Bueno, antes que nada, quiero disculparme por tardar tanto en subir el capítulo, tenía planeado subirlo antes, pero se me complicó, espero que les haya gustado, y ahora si les puedo decir que la NC acaba de empezar oficialmente xD jeje. Bueno, lo otro que les iba a comentar era lo siguiente, Vics y Micki, como utilizarán sus capítulos ya escritos, les pido por favor que utilicen el code nuevo jeje, bueno, no es nuevo, solo le agregué un pedacito de code más, para que el texto quede lindo  jeje, pueden modificar los colores y el tamaño del code, pero les pido que mantengan en blanco, lo que dice capítulo ??? y lo último que les iba a decir era para Meh y Mel, les pido por favor que se pasen por el muro interactivo, ya que he dejado algo importante para la novela, sep, es largo de leer pero vale la pena (? jeje bueno aquí les dejo el link del muro, [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] y las llevará al mensaje importante del muro xD jeje bueno ahora si Micki, esperamos tu capítulo, agradezco su paciencia, muchos kisses   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Micki Stypayhorlikson el Lun 25 Ago 2014, 8:25 am

Oh dios bueno voy por partes : jodete Styles (si eso resume bastante bien mis emociones para con el),  Sam como cuida a Harriet es tan tierna,  voy a hacer llorar a Louis si es malo con la hermanita menor
En fin me encantó lo largo que fue el capítulo en serio estuvo muy bueno ahora me toca ya subo en breve
avatar


Ver perfil de usuario http://onedirectionytuwebnovel.blogspot.com.ar/

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Micki Stypayhorlikson el Lun 25 Ago 2014, 1:15 pm

Capítulo 002
Inhala, exhala y guarda la calma


Melody subió las escaleras a su habitación junto con Maggie, llevando una máscara impasiblemente tranquila. Una vez que la puerta se cerró, ella se desplomó en el piso abrazando sus rodillas y  soltando un sollozo reprimido hasta el momento. Trató de silenciar sus lamentos y se quedó en una posición estática, moviendo únicamente sus hombros por los temblores del llanto, sentía que explotaría de rabia e ira.
-Ya Mel, tranquila, estaremos bien, te lo prometo- Maggie se había quedado shockeada por la repentina reacción de su melliza, mínimas veces ella se mostraba algo más que tranquila y aun menos tenía ese tipo de estallidos
-es que esto…-su voz se cortó e hizo una mueca de enojo ante eso, carraspeó y volvió a empezar mirando a su hermana a los ojos- es muy injusto, hemos aguantado toda la mierda de Robert por nuestra vida entera, para que ahora nos venda a unos niños mimados que harán quien sabe que con nosotras- no le agradó en lo más mínimo darle ese golpe de realidad a  Maggie, pero ella necesitaba estar preparada para lo que pudiese suceder
Le tomó un par de segundos estabilizar su respiración y volver a la tranquilidad que la caracteriza. No era un momento para ser débil, necesitaba transmitirles calma a sus hermanas
-Listo, ya pasó, lo lamento Mags- le dedicó una media sonrisa a su melliza que aun seguía de rodillas a su lado- ven, necesito un abrazo-agregó antes de enterrarse en los brazos de Maggie
-todo estará bien, mientras estemos juntas, nada nos pasara-prometió con un tono que pareció más para auto convencerse que para calmar a Melody
<< No dejare que te pase nada>> Melody hizo la promesa silenciosa en su mente
-bueno, listo de melodrama, vamos a prepararnos- ya había vuelto a su papel de serenidad e insensibilidad
Guardo los objetos a los que estaba más apegada, como habían dicho, en su mochila de estampado camuflado. Tomó la bolsa que tenía sus telas y bajó luego que Maggie, mordiéndose el labio inferior con un pinchazo de nostalgia. Su otra mitad la esperaba en el descanso de la escalera, le ofreció el meñique de su mano derecha, el cual Melody entrelazó con el propio izquierdo. Este pequeño acto la reconfortó, aunque solo fuese un poco
Ambas bajaron a la sala, donde se encontró con su padre mirándola sin ningún rastro de culpa o arrepentimiento, tratando de averiguar si realmente tenía los ojos rojos del llanto o si se estaría volviendo loco, eso la llenó de rencor, y aun más cuando atinó a abrazarla
-ni siquiera sueñes con tocarme-se hizo un paso atrás mirándolo con un profundo odio
-pero Melody yo..-suplicó con su voz, pero no sabía fingir con la mirada
- pero tu ni mierda, perdiste todo derecho cuando nos vendiste como si fuéramos ganado-dijo la chica cerrando las manos en puños para que no se viera el temblor que tenia, todo miedo a su padre se había desvanecido, si al fin y al cabo ya no era su propiedad- le doy gracias al cielo por qué mamá este muerta y no pueda ver el monstruo en el que te convertiste, eres una bestia sin corazón- a pesar de estar llena de rencor, su voz salía monótona, el único gesto de desafío era su mirada y su mentón levemente subido para hacerle frente
Robert alzó su mano, apunto de amonestar a su hija por su insubordinación con castigo físico, pero Melody le detuvo la mano, si lograba salir de ese contrato, no volvería a su casa, ya no había nada que perder
-no puedes papi, ya no te pertenezco-ladeó levemente la cabeza mirándolo con cinismo-puedes terminar preso por destrucción de la propiedad privada- para cuando soltó la muñeca de su padre, este estaba sonrojado de la ira- adiós, te deseo la peor de las vidas- se dio vuelta sin siquiera mirarlo
Un escalofrío recorrió su espalda cuando vio la escena de despedida de sus hermanas. Requirió de todo su autocontrol retener las lagrimas para que no nublaran su vista, alguien debía ser fuerte y las mejillas de todas sus hermanas se encontraban surcadas por lagrimas mientras se estrechaban en un desesperado abrazo del que segundos más tarde formó parte:
-te lo pido por lo que más quieras, cuida a Ella-le rogó con los ojos cerrados para evitar las lagrimas a Sam al oído en lo que la abrazaba
-no te preocupes por ella, yo la cuidare, mantente fuerte y cuida a Maggie, un año no es tanto tiempo-su hermana mayor le dedico una triste sonrisa que expresó que ni siquiera ella se creía esa afirmación, ella también trataba de conservar su entereza
<< Siempre cuidándonos como si fuera mamá, jamás pudo vivir su niñez >> los ojos azules de la chica tuvieron contacto con los café de su hermana por un segundo y todo lo que había que decir estuvo dicho << trate de alivianar un poco su carga, pero siempre provoco más problemas de los que soluciono >> la miró un segundo más antes de volver a abrazarla con fuerza
Le besó la frente a Ella, pidiéndole una y otra vez que se mantenga fuerte y convenciéndola de que encontraría la forma de ir a visitarla, limpiándole una y otra vez las lagrimas hasta que Louis se la llevó recibiendo un gruñido de su parte.
-Hazme un favor y haz un infierno la vida del idiota que se cree adonis Charlie- le pidió a la única de sus hermanas que tampoco lloraba, pero se notaba el esfuerzo sobre humano que hacía para que las lagrimas no rebalsaran sus ojos- tu eres fuerte, puedes con esto- miró a su hermana sin saber cómo reaccionaría al contacto físico, hasta que Charlotte se lanzó a sus brazos en el abrazo más sentimental que alguna vez habían tenido el par de hermanas
-nos vemos pronto Mel-susurró Charlie a su oído antes de soltarla y tomar aire profundamente para recobrar la compostura

Saliendo de la casa, Maggie temblaba, Melody mordía el interior de la mejilla hasta sentir un leve sabor a sangre, lastimándose por los nervios, cerrando los ojos y ralentizando la respiración  para tratar en vano de tranquilizarse. Era obvio, viviría en casa de dos extraños porque su padre, la persona biológicamente programada para amarlas y protegerlas, las vendió para que ellos abusaran tanto física como psicológicamente de sus hijas. Lo comparó mentalmente con una subasta.... de su virginidad
-¿lista?-Maggie trataba de disimular su nerviosismo con una sonrisa que, notó, era forzada. Probablemente, luego del brote emocional d su hermana, creyó que debería hacer el papel de la fuerte
-no, ¿pero quien estaría alguna vez para estas situaciones?-no tenía sentido mentirle a ella, es la única que la puede leer como a una carta, tal vez por el lazo que las une emocionalmente
-deja de morder tu mejilla, te lastimaras-Niall tomo a la castaña del brazo para guiarla hasta una limusina excesivamente ostentosa, separándola de su hermana en el momento que ambas compartieron una mirada de desesperación 
-ese es tu trabajo ¿no?-le dedico una gélida mirada antes de subirse al automóvil del largo de una locomotora y cerrar la puerta con la esperanza de abollarlo, es lo mínimo que se merecía este estúpido rubio
Puso la mochila apretada a su pecho, una clara posición a la defensiva que su nuevo amo no pasó por alto, había leído su expediente y conocía la mayoría de los aspectos de la chica
-creo que no sabes de lo que hablas-su suave mirada se había endurecido e hizo que Melody apartara la suya hacia sus pies-no me conoces-agregó con un tono que le daba a entender que la acusación lo había herido
<< no puedes herir lo que ya está muerto>> trabó miradas con el en cuanto ese pensamiento pasó por su cabeza
-tu eres el que no lo sabe, si hubieras tenido que pasar por la mitad de las cosas por las que yo pase desde mis 3 años serias igual a mi-la chica levantó la mirada, repentinamente interesada en el techo del vehículo o tal vez muy incómoda como para mirarlo a los ojos -no me interesa conocerte, y tu tampoco sabes nada sobre mí, ese  informe sobre mí no te dirá nada-fue su respuesta al ver abandonado en el asiento más lejano un sobre de papel madera en el que se leía “Melody Mía Hayley”
-puede ser, solo están detalladas tus calificaciones, historial médico, en el perfil de personalidad dice que eres introvertida pero que te encanta la música, los deportes y leer-al parecer Niall había memorizado la información, eso sorprendió a Melody, pero no permitió que él lo notara-te diré solo una cosa: una persona que se interesa por la lectura y la música no puede estar tan escasa de sentimientos como tu aparentas-la atacó por sorpresa, tomándola con delicadeza por el mentón para que ella volviera la vista a él
El rostro de Melody se torno de un rosa rojizo, haciéndola enfurecerse tanto con el muchacho como consigo misma
<< Mantén la compostura idiota>> se sancionó mentalmente
-no creas por un solo segundo que me conoces, ni siquiera mis hermanas me conocen del todo, excepto tal vez Maggie-el subconsciente traiciono a Melody, no esperaba que lo ultimo saliera y eso solo termino de enfadar a la muchacha
-¿en serio es tu melliza? No se parecen-al parecer Niall quería hacer el viaje más soportable con conversación, pero Melody lo malinterpreto pensando que quería sacarle información, respondió cerrándose más
-¿Cuánto falta para llegar?-preguntó la chica en tono seco, Niall estaba comenzando a irritarse ante su negativa  sobre una charla civilizada
-aun faltan un rato, sería mucho más agradable si contestaras a mi pregunta-la fulminó con la mirada y Melody sintió un escalofríos recorrerle la espalda, el vehículo iba a velocidad paseo, seguramente por instrucción del rubio
-no te tengo miedo-mintió ella-luego de las cosas que me han hecho, no le tengo miedo a nada- sus ojos celeste grisáceo le recordaron a Niall el cristal, el frio y duro cristal
-no quiero que me tengas miedo, me considero una persona muy paciente, pero todo hombre tiene sus límites-el trató de sonreír de forma forzosa, pero no funcionó, el tipo era muy lindo, pero los prejuicios y odio que Melody tenía hacia él no le permitía notarlo-y en cuanto a las preguntas, solo quiero conocerte mejor, si quieres tú también puedes preguntar-ella notó que quería hacer eso para que se sintiera más cómoda y decidió darle una oportunidad
-somos de gestación dicigótica-ella explico con simpleza-quiere decir, de bolsas separadas, dos óvulos distintos, dos espermatozoides diferentes, o también se le dice gemelas fraternas-termino de decir con términos más comunes-yo también tengo una pregunta para ti-retorció un mechón de su cabello, notando así que su vestido se había subido, lo cual era mucho decir ya que este era bastante corto, trato de bajarlo disimuladamente pero la mano de Niall la detuvo
-no prestes atención a lo que decía el contrato, es para todos iguales, pregúntame, si quiero responderte lo haré-se encogió de hombros y eso la hizo confiar un poco, aunque Melody mejor que nadie sabía que no hay que guiarse de las apariencias
-¿Por qué?-su tono de voz fue tan bajo que el no estuvo seguro de haberlo oído
-¿Qué?-Niall frunció el ceño, no por enojo, sino porque no sabía lo que había escuchado
-¿Por qué me elegiste a mi? ¿Por qué nosotras? Ustedes son ridículamente famosos, sin mencionar que son muy guapos, podrías señalar a una muchacha y ella se pondría de rodillas frente a ti sin chistar-Melody frunció el ceño mientras movía las manos al hablar
El comentario hirió un poco a Niall, lo que insinuaba sobre él, pero no permitió mostrarlo
-ninguna chica puede darme lo que quiero, además-se acerco al oído de la muchacha, que se tensó por la cercanía-no me gustan las chicas fáciles que se te tiran por solo mirarlas-le dijo en un susurro que erizo la piel de Melody
La chica se quedo mirando al vacio por la ventanilla luego de eso. Su última declaración la había puesto incomoda, sin embargo había aclarado sus dudas, ese era el motivo por el que el rubio la había elegido a ella. No fue por nada especial, sino que su personalidad encajaba perfectamente con lo que él buscaba, como un mueble que va con el estilo de la habitación que se desea remodelar
<< Es obvio ¿Qué pretendías? ¿Qué te eligiera porque eres su alma gemela y te ama? Eres su esclava Mel, la vida no es un cuento de hadas>>se reprendió mentalmente por haber sido tan ingenua, aunque en el exterior solo mantuvo una expresión ausente
Niall observándola pensó que era lo que rondaba por su mente, pero sabiendo que iba a obtener una negativa si preguntaba, o en su defecto una mentira, decidió revisar su mochila, tal vez así tendría una idea más clara de cómo era realmente Melody
-Hey, eso es mío-la castaña soltó algo parecido a un gruñido para diversión de Niall, este todavía no se acostumbraba a reacciones calmadas o como contracara, su mal carácter, era muy obvio que la muchacha no tenía el mismo carácter que su melliza, por no decir que eran polos opuestos 
-Mía- el muchacho utilizó su segundo nombre, sin ser consciente que eso solo la enfurecería aun mas, lo cual no sería poco, ya que algo que sacaba a Melody de quicio era que revisara sus cosas, no porque tuviera nada que esconder, sino porque le parecía una violación a su privacidad, de hecho, había tenido varias discusiones al respecto con su padre, discusiones claro, que terminaban en un castigo o golpe dirigido hacia ella
-no me llames así-le advirtió ella con un tono que dejaba fuera de dudas la opción de que bromeara
-lo lamento, me gusta ese nombre-le sonrió sin arrepentimiento-lo que iba a decirte es que ya nada es tuyo por si no lo recuerdas, tú me perteneces, por lo tanto todas tu cosas pasan a ser, indirectamente, mías-se acerco más de lo prudente a la muchacha que parecía desear asesinarlo- ¿entiendes?-el reciente cinismo del muchacho que, hasta hacia poco, se había mostrado amable y racional, dejó a Melody estupefacta y con un mutismo causado por su sorpresa-nena ¿te comieron la lengua los ratones?-su sonrisa divertida sacó a la chica de su shock
-¿Quién diablos te crees que eres?-alzó su voz  un tono que no le cavia duda que, al menos, el chofer la habría escuchado
-aun no lo entiendes ¿verdad? Yo soy tu amo-sus ojos se endurecieron, dándole un aspecto casi cínico antes de que volviera a revisar la mochila de ella
No tenia gran cosa allí: una sudadera propiedad de su mejor amigo, el libro que tenia a medio leer, una navaja suiza (su amuleto de la suerte, ante el cual Niall alzo las cejas a la vez que negaba con una sonrisa sorprendida), su Ipod, su cuaderno de apuntes del colegio y un cuadro en el que aparecía con su prima y sus hermanas, todas rodeadas a su embarazada madre (la ultima fotografía que se tomaron todas juntas) 
Melody se mordió la lengua para no volver a insultar al muchacho al ver sus estúpidas expresiones en cuanto desenfundaba una y otra vez los tesoros más apreciados y privados que tenia
-esta sudadera es un poco grande para ti-comento él con una sonrisa  divertida al desdoblar la prenda-aunque no dudo que te verías adorable con esto…solo con esto-su sonrisa fui paso a un singular brillo en sus ojos, haciendo que Melody se sonrojara y se olvidara de respirar por unos segundos
Ella aparto la vista fingiendo que los altos edificios que se veían por la ventanilla eran excepcionalmente interesantes
-Leí este libro-siguió el-Augustus muere-agregó para luego volver a poner el libro en su lugar de origen-¿en serio planeabas matarme con esto?- alzo la navaja con acusación dándole a entender que exigía una respuesta
-en realidad, es mi amuleto de la suerte, me la regaló el dueño de la sudadera, mi mejor amigo-la respuesta de ella aunque esclarecedora, fue fría y cortante
<< Como la navaja>>una voz en el interior de Niall comparo antes de que volviera a guardarla junto con el Ipod, a él no le gustaba que revisaran su música y tuvo ese buen gesto, esperando que ella lo apreciara… no lo hizo
-¿Cuál eres tú?-se acerco a ella con la intención de que la señalara
-devuélveme eso-Melody prácticamente se abalanzo sobre el chico que, para su mala suerte, fue más rápido que ella
-supongo que esa es tu madre, embarazada de tu hermana menor ¿no?-señalo correctamente, pero ella no lo admitiría-lo que me cuesta identificar es el resto, se que esa es Sam, la chica que se fue con Harry, pero hasta ahí llego-miro la fotografía que ella trataba desesperadamente de recuperar
Era obvio que él jamás entendería el poderoso valor sentimental que esa imagen representaba. Por eso, sumado al terror que experimentara que él pudiera dañar de algún modo el único recuerdo físico que poseía de su madre y ahora, de la mayoría de sus hermanas, comenzaba a angustiarse.
Sus ojos comenzaron a llenarse de lágrimas, pero ella lo negaría. Comenzó a luchar por ese marco de plata con fiereza, no importaban las consecuencias, lo necesitaba. Terminó sentada a  horcadas sobre Niall, olvidándose inoportunamente que tenía un vestido escandalosamente corto. Para ella seguía siendo una pelea, pero las ideas de Niall cambiaron de rumbo y las concreto besándola de improviso cuando ella aun batallaba por recuperar su porta retratos
Melody se habría separado, de no ser por el shock, la sorpresa y el hecho de que los labios del rubio le agradaban más de lo previsto. Bajo una de sus manos hasta la mejilla del chico, mientras con la otra, la que rodeaba la muñeca de Niall, fue recorriendo su brazo hasta reposar en su hombro.
Niall la acerco más a su cuerpo apretándola de la cintura, mientras trazaba su labio inferior suavemente con la lengua en una petición silenciosa para que abriera la boca, pasando así al próximo nivel. Suponiendo, erróneamente, que era su primer beso, quiso ser tierno al menos por esta vez. Dejo caer el cuadro en el piso del vehículo, que emitió un sonido sordo al golpear la alfombra. Ambas manos del muchacho estaban en la cintura de la chica, trazando patrones irregulares con sus pulgares
El beso se detuvo inesperadamente después, en el punto que comenzaba a subir de nivel, cuando Melody reunió la voluntad suficiente
-No-dijo con la voz ronca, carraspeando para volver a la normalidad-esto está mal-se movió de encima de él para guardar su cuadro, no sin antes bajar su vestido, haciendo caso omiso al gruñido de descontento de Niall
Él la miro, sorprendido, tenia los labios rojos por la fricción y el labial de ella, además de una incómoda erección que tendría que solucionar con una ducha de agua helada. Eso sumado a la gran indiferencia que mostro Melody el resto del viaje, absuelta en sus pensamientos, no dignándose siquiera a mirar a su acompañante, lo había puesto de un pésimo humor, que no mejoró en cuanto llegaron.
Niall trato de disimularlo, pero le costó mucho en cuanto el extendió la mano para ayudarla a bajar pero ella lo rechazo. Soltó un suspiro y la siguió adentro de la lujosa casa con estilo moderno. Melody miró el lugar ocultando su sorpresa, su casa era grande pero ese lugar la rebasaba ampliamente, además casi todo parecía de metal o baldosa, no era un lugar confortable y hogareño, una vez más, se guardó sus pensamientos para si
Finalmente el se adelanto  con el fin de enseñarle la que sería su habitación, además de que no pretendía que Melody se diera vuelta y notara lo que había provocado con un simple, bueno, no tanto, beso
Abriendo una puerta negra con detalles celestes, ingresaron a la habitación de la muchacha. 
<< ¿Es en serio? ¿Me refriega en el rostro que prácticamente soy su esclava sexual y me prepara una habitación de un millón de dólares? Simplemente no entiendo a los hombres>>fue la primera idea que invadió la mente de Melody, agradablemente bienvenida ya que no incluía el desastroso beso que había experimentado con su, ahora, amo
La habitación tenía el tamaño de la sala de su antiguo hogar, lo que quería decir, era enorme. Con una alfombra negra inmaculada, unas paredes blancas y las sabanas celestes que cubrían la gigantesca cama, igual que las cortinas y los detalles de la habitación, el lugar le había gustado de primera mano, eran los colores que adoraba.
Cuando presto más atención al lugar se enamoro más aun de este: dos enormes libreros negros llenos flaqueaban ambos lados de la cama, un cómodo sillón de terciopelo, también negro parecía el lugar perfecto para acurrucarse a investigar uno de ese millón de libros. Una televisión descomunal le llamo la atención, junto con el gigantesco estéreo que había debajo
-las paredes son a prueba de sonido-comentó Niall monótono al notar que observaba el estéreo con un brillo especial en los ojos
Finalmente había dos puertas que se encontraban enfrentadas en las paredes laterales. El primer movimiento de Melody luego de dejar su mochila en la cama fue abrir una de ellas para ver que escondía un baño 
<< No me agrada la idea de un jacuzzi>>pensó con desconfianza al descubrir el baño, para luego transmitirle esa desconfianza a Niall con la mirada
-ese es tuyo, y también tienes un vestidor-Niall señaló con la mirada la otra puerta-creí que necesitarías… intimidad-se empezó a remover incomodo bajo la mirada alerta que Melody le lanzaba, temiendo que en cualquier momento le hiciera algo-bueno, yo me voy para que tu… puedas ponerte cómoda-ella no aparto la mirada ni un segundo, tampoco cambio su gesto ni por un minuto-adiós-se dio media vuelta al no recibir respuesta, cerrando la puerta tras él
En cuanto el enemigo, Niall, abandonó la habitación, Melody soltó el aire que no sabía que contenía 
<< ¿Siempre será así? ¿Siempre con miedo de que haga algo contra mí?>> sentada en la punta de su cama nueva en silencio Melody pudo comenzar a darle nombre a sus temores
Luego de desempacar sus pocas pertenencias se quedo pensando
<< ¿Maggie ya habrá llegado?>> fue una de las primeras cosas que se le pasó por la mente antes de decidir que sería mala idea salir de su bunker, su habitación << Al diablo todo, me daré una ducha, huelo como Niall y no necesito un recordatorio constante de lo que pasó en el auto>> con una mueca, se dirigió al baño, para inspeccionar mejor todo e lugar
En una estantería del baño encontró todo lo que necesitaba y más: reconoció shampoo de manzana, junto con el enjuague, jabón, esponja, cremas hidrantes, cepillo, plancha de cabello, secador, maquillajes, unas hermosas toallas blancas muy afelpadas y algo que, según leyó la etiqueta, era aceite para masajes. Al observar esto último se sonrojó fuertemente para tomar los elementos necesarios para su ducha
Al salir paso por alto todos los elementos de cuidado, no tenía ninguna intención de arreglarse para ese idiota. Paso directo al vestidor, con la toalla ceñida a su cuerpo aun mojado. Cuando entro se quedo con la boca abierta. Allí no había ropa, solo lencería, y muy poco reservada a decir verdad
<< ¿Este bastardo piensa que voy a andar por la casa en sujetador y bragas todo el día?>>pensó con furia cuando vio una nota en el espejo de la habitación
Siéntete libre de ponerte lo que quieras,
Todo aquí es de mi agrado, inclusive lo elegí yo mismo pensando en ti
Ven a mi habitación, quiero verte
Necesitamos discutir términos del contrato
(Es la del final del pasillo a la derecha)
 
Niall xx

-¡Estúpido engreído hijo de la gran puta!-vociferó sabiendo que él no la oiría maldecir, estaba rodeada de lencería de prostituta y el solo la citó a su habitación para regodearse en su burla, no sabía que lo asqueaba mas, si el que Niall la imaginara solo en ropa interior mientras manoseaba toda esa lencería de puta o que hubiese entrado mientras ella se duchaba
No había otra opción, excepto… la sudadera, rubio estúpido, no se saldría con la suya aunque Melody tuviera que usar esa sudadera el resto de los seis meses que dura el contrato. Se puso el conjunto menos provocativo que encontró, aunque ni siquiera usaría eso cuando estuviera sola. Consistía de un corset negro de media copa con dos cintas del mismo color y unas panties, también negras, de estilo colaless. Tristemente eso era lo más recatado que pudo encontrar y como todos los calzados que le habían proporcionado eran botas de cuero, medias con ligas o tacones excesivamente altos, se decidió por ir descalza. Cuando se puso la sudadera notó con alegría que le tapaba bien el trasero, pero no más de eso, tendría que ser cuidadosa al caminar. 
Se recogió el cabello en una coleta y salió a la habitación de Niall, la cual encontró rápidamente, ya que la puerta estaba entreabierta. Termino de abrir la puerta sin hacer ruido y puso sus manos en los bolsillos de la sudadera, mientras lo miraba con un rostro inescrutable
-Me desilusiona ver que no traes la ropa que te compré-dijo él con una mirada muy burlona-aunque esa sudadera cumple todas mis expectativas-agregó repasando las piernas desnudas de la chica con una mirada hambrienta
-¿Qué quieres?-Melody trato de sonar lo más aburrida posible, consiguiendo un buen resultado y teniendo que reprimir una sonrisa al comprobarlo
-tienes apariencia de que recién te levantas de dormir… desnuda-él se puso de pie sin perder detalle de cada rasgo del rostro de ella, puede que tuviera razón, estaba despeinada, desmaquillada y con una cara de odio que parecía que la habían despertado, Melody soltó un suspiro
-repito ¿Qué quieres?-había algo en Niall que decía que le encantaba sacarla de quicio
-vamos a hablar de los términos del contrato, siéntate por favor-le señalo para que entrara a la habitación  y cerró la puerta detrás de ella
<< ¿Dónde me siento? ¿La cama? Nunca en esta vida, ¿el piso? No, se me levantaría la sudadera, ¿el sofá? No, es igual que la cama… mejor me quedo de pie>>
-estoy bien así, gracias-la respuesta de Melody fue cortés, habría pasado por amable si tan solo hubiera movido al menos un musculo de su rostro para demostrar una expresión
-está bien-Niall se encogió de hombros para luego tirarse en el sofá-te hare unas preguntas ¿las responderás?-miro a Melody en busca de aprobación
-¿tengo opción?-pregunto ella casi con sarcasmo
-buen punto, solo, no me mientas-frunció el ceño, esa era su señal de que no jugaba- ¿eres virgen?-la pregunta la sorprendió y molesto al mismo tiempo pero trato de no demostrarlo
-si-su respuesta fue audible aunque carente de vida
-bien, sino habría pagado por publicidad engañosa-casi sonaba como si Melody fuera un auto que no tenía las llantas que decía la promoción- ¿ya has dado tu primer beso?-volvió a preguntar, a lo que Melody contesto alzando una ceja, se burlaba de ella-quiero decir, antes de hoy-aclaró al ver la expresión de la chica
-si- no tenía sentido mentir, no cambiaba nada realmente
-me sorprende-contestó Niall con sinceridad-creí que su padre es muy estricto-la miro buscando respuestas
-mi padre no puede controlarme las 24 horas de cada día, en algún momento se descuidó-la chica sonrió con condescendencia -además cree que le tenemos tanto miedo que jamás le mentiríamos-siguió aclarando mientras Niall la miraba con una sorpresa aun latente
-interesante-se paso una mano por el cabello despeinado ¿había tomado una ducha?- ¿Qué harías si te golpeara?-ante la pregunta, ella alzó la mirada, sin poder ocultar el pánico al ver que él hablaba en serio
-¿Qué?-la voz de Melody tembló, mientras retrocedía, tratando de poner la mayor distancia entre Niall y ella, y si era posible, una pared
-tranquila, solo quería saber que pensabas, me gustan esas cosas pero no voy a forzarte, no soy un monstruo-su voz fue tranquilizadora, y eso la alarmó aun mas, a veces su padre hablaba de esa forma antes de golpearla
Melody no contestó, estaba asustada
-¿todos ustedes hacen eso?-pregunto un par de segundos más tarde, con una sola persona en la mente
<< Harriet>>la mente de Melody gritó alerta como una mamá gallina
-no me siento cómodo hablando de los demás chicos, pero si te preocupa tu hermana menor, estoy seguro que Louis la cuidara bien-Niall casi leyó sus pensamientos diciendo las palabras justas
-¿eso es todo?-ella volvió a adoptar su “cara de póquer”, deseando que el cuestionario se terminara
-tranquila, no voy a hacerte daño-sus cambios bruscos de humor eran extraños, pasaba de cínico a tranquilizador a pervertido en un abrir y cerrar de ojos, era extenuante seguirle el ritmo
-demuéstralo-fue casi un desafío de parte de ella
-déjame demostrártelo-la mirada de Niall sostuvo la de Melody por un par de segundos antes de mirar a la puerta, la cerró un poco mas antes de volver- ¿tienes algunas condiciones tu?-preguntó sentándose en el sofá detrás de ella haciendo que se volviera, incapaz de darle la espalda con la desconfianza que tenia
-un par de cosas-respiró profundamente con un penetrante y fuerte dolor de cabeza-necesito ropa de verdad-hizo contacto visual prologado, sin mover siquiera un solo musculo de su rostro
El no contestó, parecía pensarlo
-si quieres usaré esta mierda abajo pero no puedo andar así todo el día, no soy una maldita stripper, dudo que quieras que asista con tan poca ropa al colegio, es obvio que se darán cuenta que algo está fundamentalmente mal-agregó sin levantar el tono pero demostrando su enojo
-tienes razón, no puedes ir a la escuela así, hay que guardar apariencias-le concedió ante el poderoso argumento de la chica-puedo aceptar eso-asintió finalmente-¿que mas?-agregó seguidamente sin ganas de perder el tiempo
-no te llamaré "amo", tienes nombre y yo también-esto ultimo le provoco escalofríos, no sabía cómo reaccionaría ante eso
-eso puede aplicarse-dijo levantando un dedo antes de que ella volviera a hablar- excepto en la cama, ahí exijo una relación dominante/sumisa-permaneció inescrutable, eso no podría discutirse al parecer
-está bien-asintió finalmente Melody, sin dejar ver lo incomodo que le parecía la simple idea de mencionar que pasaría en la cama
-¿algo más?-se enderezó en el sofá ya cansado de la conversación
-no quiero que me golpees-a pesar de tratar de permanecer tranquila, lo ultimo salió en un susurro, tenia verdadero miedo de la respuesta, se mordió el labio mirando al suelo
-a decir verdad, eso le quita un poco el chiste al asunto- Niall no se concentraba en medir sus palabras o gestos, no necesitaba hacerlo, el estaba al mando
-hubieras elegido una chica que no fuese hija de un padre golpeador- el simple hecho de verse vulnerable la molestó, pero no podía decir otra cosa
Niall la miró detenidamente por un par de segundos
-déjame pensarlo ¿sí?- la observó hasta que la incrédula chica asintió-es todo, te llamare para la cena-dijo finalmente tirándose al sofá con un brazo sobre el rostro, al parecer quería dormir
-adiós-ella cerró la puerta suavemente antes de volver a su habitación, pero vio por una con una puerta blanca, deteniéndose en seco
<< Maggie >> susurraron sus pensamientos, antes de tocar la puerta
-¿Quién es?-la voz de su hermana salió en un susurro
-Mags, soy Mel-le contesto la chica acercándose aun mas a la puerta
No hubo respuesta. Instantes luego la puerta se abrió y su hermana la abrazó con fuerza
-¿estás bien? ¿Te hicieron algo?-Melody examinó a su hermana con los ojos abiertos de preocupación
-tranquila Mel, estoy bien, Liam…él se portó bien conmigo-Maggie entro en su habitación, un alter ego de la de Melody, como sus personalidades, eran tan distintas que se complementaban-¿a ti te hicieron algo? ¿Qué haces así vestida?-presto atención por primera vez a la sudadera de Matt que Melody traía puesta
-me besó-le contó a su hermana, y un silencio se extendió mientras su hermana asimilaba la información- y lo único que había en el vestidor era lencería escandalosamente inapropiada, así que me puse esto-se señalo a sí misma con las manos, dándole a su hermana una mirada triste antes de sonreír con un poco de sarcasmo
-¿Cómo crees que les este yendo a las demás?-Maggie la observó esperando su respuesta
-creo que nos llevamos la mejor parte, ya que estamos juntas-le dio un apretón cariñoso en la mano, ante lo cual Maggie sonrió, apenas-me tranquiliza un poco que Sam cuide a Ella, y Charlie… ella sabe cuidarse-ante esa respuesta a Maggie se le cayeron un par de lagrimas-hey no llores, he hecho un esfuerzo sobrehumano por mantenerme fuerte hoy, no sé si soportaría ver a mi hermana favorita llorar-Maggie se secó las lagrimas con el reverso del brazo mientras que Melody tragaba para desarmar el nudo que se había formado en su garganta
-listo, no mas lagrimas, un año se pasa en un abrir y cerrar de ojos y estoy segura que somos tan insoportables que no nos querrán más tiempo-Maggie fingió una sonrisa para darle ánimos, Melody fingió creerle
-además estamos juntas-le respondió sonando tan optimista como podía-si ese estúpido te hace algo lo matare con mis propias manos-dijo poniendo rostro serio inmediatamente
-y si el rubio te llega a lastimar le arrancare su cosita-Mags siguió sonriendo con su amenaza
-por eso eres mi melliza favorita-la abrazo con fuerza
-y además la única-Maggie se rio sonoramente
-exacto-la respuesta de Mel también incluyo un par de risas
OPEN ME, LITTLE BITCH!:
bueno, como siempre dije, la tercera es la vencida, espero que sea la ultima vez que publique este capitulo y podamos finalmente progresar, a las chicas nuevas, espero que se sientan bienvenidas, a las que ya estan desde antes no pierdan entusiasmo esto va a ser genial.
Las amo!! tu turno melli de mi ♥
[size=45]
[/size]


Última edición por Micki Stypayhorlikson el Lun 25 Ago 2014, 4:25 pm, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario http://onedirectionytuwebnovel.blogspot.com.ar/

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Invitado el Lun 25 Ago 2014, 2:41 pm

oh gosh, dos capítulos? creo que en la noche tengo bastante para leer!
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Micki Stypayhorlikson el Lun 25 Ago 2014, 3:57 pm

Jajaja creo que si melli me entusiasme un poco con el mio y quedo algo largo así que tendrás que leer bastante
avatar


Ver perfil de usuario http://onedirectionytuwebnovel.blogspot.com.ar/

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Invitado el Lun 25 Ago 2014, 6:39 pm

ajshnsyn, revivirme, acabo de leer los dos capítulos y creo que morí
son perfectos y a pesar de que son largos, a mí se me pasaron súper rápido, me encantaron definitivamente además de que amodio a hazza y a nialler, son sexys pero idiotas
espero el siguiente
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por campbell. el Mar 26 Ago 2014, 11:28 am

Por dios, estoy completamente in love por los dos capítulos!!! Encima, fueron re seguidos, imposible no amarlos.
Me encantaron
Estoy ansiosa por el siguiente
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/stylinsonandpalik

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Invitado el Dom 31 Ago 2014, 5:52 pm

Capítulo 003
Nombre del capítulo o una frase


Apenas Robert pidió que todas se pusiesen “elegantes” Maggie supo que había algo raro, solo que no se imaginaba que estaba a punto de subastarla a ella y a sus hermanas por unos cuantos billetes. En principio creyó que podría ser una broma, hasta que recordó que su papá, jamás bromeaba, pero cuando llegaron al punto de firmar el contrato estaba esperando que el despertador sonase y la despertara de ese estúpido sueño, pero no ocurrió.  
 
—Margaret y Melody, siguen ustedes— Habló Robert para luego agregar; —Margaret ve con Liam y Melody con Niall—
Maggie se acercó al castaño con desconfianza, algo tímida a decir verdad pero no quería que él lo notase, por lo cual echó su lengua con desprecio pero él solo rió y le entregó el papel que debía firmar, eso hizo la chica, para luego volver a mostrarle su lengua, él parecía divertido, solo que ella no quería que olvidase lo mal que le caía en ese momento.
La última en firmar fue la pequeña Harriet, luego de eso, Robert les indicó como vivirían, con quien, sí solas, con su amo, o si alguno compartía casa o lo que fuere. Le preocupó saber que su hermana Charlotte estaría sola con el degenerado de su amo, en cambio sintió tranquilidad al saber que Sam estaría con Harriet y aun más, que ella no se separaría de de su melliza.
Rumbo a la salida, Melody se aferró de la mano de su hermana, Maggie la miró preocupada, la conocía tanto que sabía que eso era signo de nervios en ella.
 
— ¿Lista? — Margaret forzó una sonrisa, quería tranquilizar a su melliza pero era inútil.
—No ¿Pero quién estaría alguna vez para estas situaciones? — Respondió la de ojos claros y volteó al sentir la voz de su amo quien la tomó del brazo guiándola a su auto.
—Maldito— Murmuró Maggie con bronca pero nada pudo hacer, quería ir con ella, pero la mano de Liam haciendo lo mismo que Niall con su hermana la detuvo.
 
***
 
Pocos minutos después Maggie se encontraba en el asiento trasero del auto junto con el castaño que no dejaba de observarla.
 
— ¿Hay algo mal conmigo que no dejas de mirarme? — Preguntó viéndolo de reojo.
—Al contrario Maggie, todo está muy bien en ti— La chica bufó, para ella era un niño rico y caprichoso al cual le daban lo que pidiese, hasta una sumisa a su disposición. —Cuéntame algo de ti— Intentó sonar amable.
—No hablo con extraños— Respondió sin más y se recostó en el asiento echando su cabeza hacia atrás. — ¿El viaje es largo? — Preguntó con desgano.
—Unos treinta minutos supongo, depende del tráfico ¿Porqué lo preguntas?
—Para saber cuánto durará mi siesta— La joven cerró sus ojos e intentó olvidarse de donde estaba. “Necesito a Melody” pensó, se cuestionaba como estarían sus demás hermanas, no les habían dado tiempo a nada, la noticia fue muy impactante, y a decir verdad, Maggie, recién se daba cuenta de lo que sucedía.  
—Escúchame Margaret, quiero que nos llevemos bien, pero tu actitud no ayuda para nada— Él apoyó la mano en su pierna y ella abrió los ojos para verle.
—Mejor lleva tu mano a otro lugar si no quieres quedarte sin ella— Liam parecía divertido ante la reacción de la chica pero igual quitó su mano.
— ¿Sabes? No tomaré esto en cuenta pero en cuando estés instalada en la casa, seré más estricto—Ella tan solo moduló burlándose. —Hablo enserio Margaret, cambia tu actitud hacia mi o…
— ¿O qué? ¿Me vas a pegar?— Lo interrumpió.
—No quiero tener que llegar a eso— Él solo quería asustarla, imponer respeto, y sin dudas lo logró. Los ojos de Maggie se abrieron como platos ante la respuesta del castaño ¿Y si le hacía algo malo? ¿Y si los demás dañaban a alguna de sus hermanas? Procesar la información no fue fácil, pero al final, se dio cuenta que esto no era un juego, era un negocio, y en los negocios siempre se benefician los que tienen mayor poder, en su caso, Liam.
 
***
 
El castaño se encargó de guiar a Margaret hacia la cual sería su habitación. Quería evitarlo pero se sentía incomodo, la chica ahora lo veía como a un monstruo y a decir verdad estaba lejos de ser un santo, pero no era una mala persona.
—Margaret, lo que dije en el auto…
—No quiero hablar de eso— Lo interrumpió la chica —Quiero ver donde dormiré, necesito sacarme este vestido de inmediato.
—Puedo ayudarte con eso— Sonrió con picardía y ella rodó los ojos.
—Como diga “mi amo” — Soltó en tono de burla pero él simplemente pasó en alto ese detalle, lo había llamado amo y había cedido a que el fuese el encargado de quitar su vestido, no pensaba arruinar las cosas.
Liam se detuvo frente a una puerta de madera que para el ojo de Maggie era refinada, pero eso daba igual, ella siempre había tenido lujos, eso no la sorprendía, era lo mínimo que esperaba.
—Esta será tu habitación— Indicó él para luego abrirle la puerta y caballerosamente cederle el paso.
—Waao— exclamó ella observando aquel lugar. Era del tamaño de la sala de su casa y la sala de su casa era realmente grande. Nunca había tenido un cuarto para ella sola y era demasiado extraño ver una cama de dos plazas y no unas cuantas de una plaza en el cuarto que compartía con sus hermanas.
—Parece que te gusta y me alegra eso, la idea es que te sientas cómoda— Comentó él quien se paró tras ella y rodeó su fina cintura con sus masculinos brazos. La chica sintió un escalofrío recorrer su cuerpo cuando él besó su cuello con suavidad y deslizó sus manos hacia atrás para desabrochar su vestido. Maggie simplemente se quedó estática, no sabía cómo reaccionar ante eso, a pesar de su edad, nunca había sido tocada de esa manera por nadie, él era intenso y sensual en cada movimiento.
Si había algo de lo que Liam sabía era de mujeres, por lo cual pudo notar la tensión de la chica ante sus acciones y por eso se apartó. Maggie, volteó algo confusa mientras sostenía su vestido para que no cayera al suelo.
—Pensé que tú querías…
—Todo a su tiempo muñeca— Acarició su suave rostro mirando a la chica por unos segundos y luego besó la comisura de su labio. —Dejaré que te pongas cómoda y volveré en un rato ¿Ok? — Margaret asintió con su cabeza sin emitir sonido alguno, el sonrió y se retiró sin más dejándola sola en esa enorme habitación que ahora era suya.
El piso estaba cubierto por una alfombra de color beige casi blanco, que daba la sensación de estar caminando sobre algodón, se quitó los zapatos y comprobó que no estaba equivocada. Se sacó el vestido dejándolo sobre el sofá, probablemente fuera el único uso que le daría a ese bello sofá, dejar la ropa encima. Se sentó sobre la cama y saltó apenas sobre ésta. El colchón era sumamente cómodo, por lo cual se recostó en él para observar el techo. Era blanco, al igual que las paredes, nada fuera de lo común, aunque parecía manchado en algunas partes, le resultó raro pero obvió ese detalle para fijar su atención en la lámpara, la luz salía por entre los pétalos blancos que eran parte de las tantas flores que conformaban el adorno, un detalle sumamente bello ante los ojos de la chica.
No se sentía cómoda estando en ropa interior en una casa a la que acababa de llegar, por lo cual se incorporó y recordó que Liam se había hecho cargo de su maleta, por lo cual no tenía ropa que ponerse. Siguió recorriendo el cuarto con su mirada y chocó con lo que parecía un armario. Abrió aquella puerta corrediza y quedó boquiabierta ante aquel enorme vestidor. Era como otra habitación, solo que ésta estaba repleta de prendas hermosas. Se adentró en él admirando tanta belleza, aquel lugar era como un sueño hecho realidad. Los muebles eran blancos al igual que él tocador que parecía sacado de un camerino de Hollywood. Cajones y cajoncitos con alhajas y maquillaje, brochas de todos los tamaños, brillos, labiales, sombras, rímel, pestañas postizas, realmente había de todo.
Margaret no sabía que escoger entre tanta ropa, aunque toda tenía algo en común; sensualidad. Transparencia, escote, encaje, prendas ajustadas, cosas que Maggie jamás había usado en su vida. En varios cajones había lencería, predominaban el rojo y el negro, pero como en todo lo demás, había mucha variedad. Quiso abrir una puerta del placar pero estaba con llave cosa que le molestó ya que era sumamente curiosa — ¿Qué ocultará? — Se encogió de hombros y siguió investigando. Descubrió un disfraz de cat woman y se dio cuenta que varias prendas tenían que ver con batman, como si Liam tuviese alguna especie de fetiche o algo así.
Sintió que alguien golpeaba la puerta de la habitación, había perdido la noción del tiempo, se colocó lo primero que encontró y le pareció decente; un short blanco de jean rasgado y una simple remera de un amarillo claro que tenía un gatito y decía “meow” algo que volvió a llamar la atención de Maggie, ya que había visto varias prendas con felinos y casualmente eran sus animales favoritos  —será una coincidencia— pensó, y salió rápido del vestidor hacia la puerta.
Al verla, no emitió palabra alguna, solo se abalanzó sobre su hermana dándole un fuerte abrazo, hacía tan solo un rato que no se veían, pero probablemente nunca había tenido tantas ganas de verla como en ese momento.
Melody le contó cómo había sido su encuentro con Niall y que hasta la había besado. Que llevaba puesta una camiseta de su amigo porque no había tenido la suerte de un vestidor como el de su melliza, fue por eso que la invitó a su habitación, dándole el permiso de usar lo que quisiera.
 
—Creo que el rubio me odiará por esto— Rió divertida Maggie quien se sentó mientras su hermana se ponía un short —Niall es un pervertido ¿Cómo no va a dejarte ropa? Eso debería estar en el contrato.
—Liam no es tan pervertido al parecer— Se acercó a la puerta cerrada notando que estaba con llave — ¿Qué hay aquí? — Cuestionó a su hermana.
—No lo sé, supongo que debo preguntarle a Liam en cuanto vuelva— En ese momento Maggie volteó al ver el reflejo en el espejo de Liam y Niall en la puerta del vestidor. — ¿Hace cuánto tiempo exactamente que están escuchando? — Preguntó con cierto temor.
—El suficiente para saber qué piensas de mí— Respondió el castaño mientras el de ojos celestes observaba a Melody y desaprobaba el short que llevaba puesto.


i’m sexy and i know it :
Bueno, aquí el cap.. se me había pasado por completo que debía subir por eso me tardé tanto, ya que el cap lo tenía hecho xd lo siento, tengo mil cosas en la cabeza. Lo cierto es que quería agregarle algo más pero he tenido días complejos así que subo esto antes que nada y espero sea de su agrado aunque ni se compare con los excelentes capítulos de micki y nina♥ well, que siga quien deba seguirla xd 

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Micki Stypayhorlikson el Dom 31 Ago 2014, 6:03 pm

Dios este capítulo es oro puro melli,  el odio de las chicas hacia sus amos es casi tangible y me encantaaa,  adoro como hiciste a Maggie es genial espero que sigan rápido la nove estoy muy emocionada
avatar


Ver perfil de usuario http://onedirectionytuwebnovel.blogspot.com.ar/

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Invitado el Dom 31 Ago 2014, 7:01 pm

hay tu siempre tan tiernis   las mellis mandan ahque xd
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Micki Stypayhorlikson el Dom 31 Ago 2014, 7:24 pm

Vic Stylinson. escribió:hay tu siempre tan tiernis   las mellis mandan ahque xd
twins power!!!!!
avatar


Ver perfil de usuario http://onedirectionytuwebnovel.blogspot.com.ar/

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por campbell. el Mar 02 Sep 2014, 1:49 pm

Me encanto Vic!!! Perdón por no comentar antes
Y dios, no sé que mas decir, quiero seguir leyendo!!!
avatar


Ver perfil de usuario http://www.wattpad.com/user/stylinsonandpalik

Volver arriba Ir abajo

Re: En Sumisión {+18 | Novela Colectiva.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.