O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» I'm a little dysfunctional, Don't you know?
Hoy a las 2:35 am por roman.

» death path
Hoy a las 12:36 am por roman.

» Half-Cold Half-Hot
Ayer a las 11:46 pm por Asclepio.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Ayer a las 10:42 pm por yagmur.

» this encourages me [sounds baby from jb]
Ayer a las 7:55 pm por mieczyslaw

» ALTER ER LOVE
Ayer a las 5:10 pm por Supertramp.

» Survive. (Audiciones abiertas.)
Ayer a las 1:53 pm por CNCOwner.

» dark wings, dark words.
Ayer a las 1:51 pm por hypatia.

» Get It Right
Ayer a las 1:38 pm por Karasuno

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

Begin Again. {Resultados.

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Sáb 31 Mayo 2014, 9:42 pm

 

Ficha
 
 Titulo: Begin Again.
 Autor: Las chicas que queden. Mills. gravity.
 Adaptación: No.
 Género: Drama, Romance, ficción.
 Advertencias: Vocabulario obsceno, tramas perturbadoras, contenido sexual. 
 Otras páginas: Solo onlywn.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Begin Again


Cada final conlleva un misterio, el por qué de este mismo y su causa terminal. Cada final se ha dejado ser, a vista o no de un protagonista que se encuentra atado a este mismo. Cada final en la vida termina siendo el cerrar de millones de puertas que han dado oportunidades, deseos, sentimientos, que alguien ha propuesto dejarlos atrás, en el final. Estos se desatan solo porque nosotros les damos rienda, porque la cuerda no tira sola, somos nosotros quienes tiramos incansablemente de ella. Porque puedes estar o no de acuerdo, pero si el final de tu vida ha llegado, solo tú eres el responsable de dejarlo entrar, consumirte y acabar, porque un final también tuvo un comienzo y es lo que probablemente quiera deshacer, el comienzo de una situación, e incluso de una vida.


Estas cinco almas corruptas, llenas de odio, rencor, repudio, necesitadas de afecto, cariño y estabilidad, parecen alejarse de la noción del tiempo, de lo conocido, dejándose llevar por una oscuridad que las consume lentamente empujándolas directo al final. Una nueva oportunidad, una meta que alcanzar y un destino por vencer, desafiar a la muerte nunca fue tan fácil y esta historia no será la excepción para estas cinco mujeres, caminos se cruzarán y entrelazarán. Cinco chicos dispuestos a entrometerse en sus vidas, sucumbiendo al amor, a la fuerza de cada una y los secretos que atrapan sus días, crearán distracciones, juegos, emociones y nuevos sentimientos, un mes para remediarlo, para no tentar ni caer, tan solo 30 días para descubrirlo. 
By[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Reglas

1.- Respeto, no queremos que nadie se ataque entre si, para eso esta el mp. Tampoco deseamos enterarnos de chismes, que ni al caso por favor. Si ocurre algo entre alguna de ustedes, quedan fuera de la novela, independientemente si quedan o no.
2.- Responsabilidad, sobre todo, queremos que se comprometan, no tenemos lugar a dejar esto atrás, si entras en la novela te comprometes ante todo lo que se disponga.
3.- Hay 6 días para subir el capítulo, si no se hace, se contará como falta, para que esto no ocurra puedes avisarnos en nuestro futuro tema interactivo o por MP y el turno se pasará al final de la ronda.Todas las que no entregaron en su turno tendrán 2 días al final de la misma para entregar capítulo.
4.- Sean creativas con las historias, nos gusta que explayen todo lo que piensen y nos lo dejen saber en la ficha, preferiblemente en la historia quisiera algo bien especificado.  
5.- Si leíste hasta acá pon un gif de Harry Styles.
6.- Por sobre todo interactuar con las demás, divertirnos.
7.- Solo podrán tener dos personaje (la chica y el chico a elegir) y personajes secundarios que no requerirán de fichas. Kaya Scodelario, Harry Styles, Lily Collins y Liam Payne ya están ocupados no puedes elegirlos como personajes.
8.- No robar ni quitar codes, son de mi autoría y me han costado crearlos, si lo haces serás sancionado.
9.- Obligatoria la ficha que se encuentra en Hide debajo.


Presentación y Aclaraciones

Holii, seguramente no me conozcan mi nombre es Mili (Mills.) y esta idea la pensamos juntas con Abs perra (gravity.) Se nos ocurrió y la comenzamos a extender más y más y para ello nos gustó la idea de formar una colectiva, so aqui estamos   . Las reglas fueron algo duras me sentí muy madre okno. Hay muchas grandes escritoras en este foro asique ¡Me gustaría que compartan sus pensamientos y se unan a esta gran idea! Vamos a necesitar a otras tres escritoras, pero aún no estamos segura si agregaremos una cuarta, todo depende de ustedes chicas :) 
La trama va a girar en torno al ultimo mes de vida de estas cinco o seis chicas, todas ellas han hecho algún daño, a sí mismas o a un tercero, y cada una de ellas termina falleciendo a causa de sus problemas, pero inevitablemente consiguen una segunda oportunidad para rehacer su ultimo mes y tal vez vencer la muerte, y allí se darán todos los hechos entre medio.
Por sobre todo gracias por pasarse y audicionar, esperamos ansiosamente sus fichas ♥

Roles

Roles:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Liam James Payne ~ Emma Annabeth Shay {Lily Collins. - La suicida. (Mills.)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Harry Edward Styles ~ Elizabeth Elliot.{Kaya Scodelario. - La drogadicta (gravity.)
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Libre ~ Libre{Problemas Alimenticios.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Libre ~ Libre{Trastornos Bipolares y Agresividad.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Libre ~ Libre {Alcohólica. 


Ficha Obligatoria
Ficha:




Última edición por Mills. el Dom 08 Jun 2014, 5:08 pm, editado 3 veces
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 7:29 am

Ho-hola que tal? Soy Mar y me gustaría audicionar!! 
Pd: Ahora te mando mi ficha

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 7:35 am

Mar Lestrange escribió:Ho-hola que tal? Soy Mar y me gustaría audicionar!! 
Pd: Ahora te mando mi ficha
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hola maaar :) ahora reviso el tema de la ficha si? 
Edito.
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 7:38 am

Mills. escribió:
Mar Lestrange escribió:Ho-hola que tal? Soy Mar y me gustaría audicionar!! 
Pd: Ahora te mando mi ficha

Hola maaar :) ahora reviso el tema de la ficha si? 
Edito.
Ese tema ya está resuelto, era por no  comentar xd ahora te mando la ficha wii
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 7:43 am

Mar Lestrange escribió:
Mills. escribió:
Mar Lestrange escribió:Ho-hola que tal? Soy Mar y me gustaría audicionar!! 
Pd: Ahora te mando mi ficha
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hola maaar :) ahora reviso el tema de la ficha si? 
Edito.
Ese tema ya está resuelto, era por no  comentar xd ahora te mando la ficha wii
Okiii la espero Mar :)
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por hayes grier. el Dom 01 Jun 2014, 8:25 am

Audicionaré.
*imagina un gif sexy del styles bc mi tumblr esta gay*
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 8:34 am

♡Weinberg♡ escribió:Audicionaré.
*imagina un gif sexy del styles bc mi tumblr esta gay*
Holi :3
No importa es solo para saber si han leido las reglas jaja u know :)
Esperamos tu ficha !
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 12:09 pm




Jessica Alsween

 
 Nombre completo: Jessica Gabrielle Alsween Smith.
 Rol: Trastornos Bipolares & Agresividad.
 Representante: Eleanor Calder. 
 Descripción: Jessica es muy dulce y tierna, divertida y graciosa por un lado, y depresiva, pesimista, aburrida y solitaria por otra. Tiene arranques de agresividad por todo; y cuando está más o menos normal, se enoja por todo. Muy en el fondo es una chica herida, que lo único que quiere es ser normal y ser amada por alguien.
 
 Historia: Jess era una niña dulce y tierna de pequeña, tal como demuestra su imagen, pero todo cambió cuando se empezó a sentir muy feliz por momentos y muy depresiva por otros. Maltrataba a todo el mundo, se lesionaba y a la vez tenía mucha euforia y ansiedad. Sus padres la llevaron a un centro de rehabilitación pero ella escapó. Los golpeó debido a un ataque de agresividad y luego se fue lejos de su alcance. Esta chica está fuera de control, no toma los medicamentos y es peligroso estar cerca de ella…
 Escrito de tu autoría: 

Capítulo 23: “El lado que nadie conoce de mí”.
Narra Emily:
 
       A pesar de estar cerca de Navidad, a los profesores no se les ocurre mejor idea que dar deberes… No es que sea mala alumna, pero… ¿Deberes, en Navidad?
Además de eso, Fred y George se encargan de darles a todos de sus galletas especiales, que hacen a alguien transformar en canario.
Voy hacia el Gran Comedor. Mientras hago el trayecto, provista del abrigo suficiente para no escarcharme, veo como la nieve cae en los terrenos de Hogwarts. Sonrío, realmente es hermoso. Pero mi sonrisa se borra de inmediato al chocar con Seamus, el cual está felizmente, junto con Lavender, que ríe.
-¡Eres muy divertido, Seamuchi!-dice ella riendo.
-Lo siento…-digo, cruzando mirada con Seamus, el me mira sin expresión y yo con pena y decepción. Me abro paso entre ellos y llego al abarrotado comedor.
-Hola Harry, hola Herms, hola Ron…-saludo cuando me siento al lado de mi amiga.
-Hola, Emi-me saluda la castaña-. ¿Cómo has estado?
-Bien…-le digo sonriendo.- ¿Ustedes? Parece que tu no Herms… ¿Qué sucedió?
-Esa Delacour… Siempre diciendo cosas horribles de Hogwarts… Criticándolo, ya sabes…-me aclara.
-¿Qué dijo esta vez?-pregunto curiosa.
-Que la comida era pesada y no le entraría la túnica de gala…-dice Ron.
-¡Pues entonces que coma menos!-repone Herms.
-¡Ella es linda así como está!-defiende Ron-. ¡No necesita cambiar!
-Aish, Ron…-decimos las dos negando con la cabeza. Cuando terminamos de comer, Herms y yo nos levantamos.
-¡Esperen, no se vayan! ¿Con quién vas al baile, Hermione?-no puede evitar preguntar mi colorado amigo.
-No te lo digo…-responde ella-. Te reirías de mí…
-¿Bromeas Weasley?-dice interrumpiéndonos Draco Malfoy-. ¡No me dirás que has conseguido pareja para el baile! ¿La sangre sucia de los dientes largos?
Harry y Ron se dan vuelta bruscamente, pero Hermione saluda a alguien detrás de Malfoy:
— ¡Hola, profesor Moody!
Malfoy palidece y retrocede de un salto, buscándolo con la mirada, pero Moody está todavía sentado a la mesa de los profesores, terminándose el guiso.
—Eres un huroncito nervioso, ¿eh, Malfoy? —dice Her­mione mordazmente, y los cuatro reímos, subiendo la escalera de mármol.
—Hermione —exclama de repente Ron, sorprendido—, tus dientes...
— ¿Qué les pasa?
—Bueno, que son diferentes... Lo acabo de notar.
—Claro que lo son. ¿Esperabas que siguiera con los col­millos que me puso Malfoy?
—No, lo que quiero decir es que son diferentes de cómo eran antes de la maldición de Malfoy. Están rectos y... de ta­maño normal.
Hermione sonríe maliciosamente.
— ¡Herms! ¿Qué hiciste?-le dije preocupada.
—Bueno... cuando fui a que me los encogiera la señora Pomfrey, me puso delante un espejo y me pidió que dijera “ya” cuando hubieran vuelto a su tamaño anterior —expli­ca—, y simplemente la dejé que siguiera un poco. —Sonríe más aún—. A mis padres no les va a gustar. Llevo años in­tentando convencerlos de que me dejaran disminuirlos, pero se empeñaban en que siguiera con el aparato. Ya sa­ben que son dentistas, y piensan que los dientes y la magia no deberían... ¡Miren!, ¡ha vuelto Pigwidgeon!
Nos damos la vuelta, y vemos a la pequeña lechuza de Ronald con un rollito atado a su pata, y gorjea como loco, llamando la atención de los que pasan por allí.
-¡Ay, mira que lechuza más chiquita! ¿A que es preciosa?
-¡Estúpido cretino con plumas! —masculla Ron, co­rriendo por la escalera para atraparlo—. ¡Hay que llevarle las cartas directamente al destinatario, y sin exhibirse por ahí!
Pigwidgeon gorjeó de contento, sacando la cabeza del puño de Ron. Las chicas de tercero parecían asustadas.
-¡Marchaos por ahí! —les espeta Ron, moviendo el puño en el que tiene atrapado a Pigwidgeon, que ulula más feliz que nunca cada vez que Ron lo balancea en el aire—. Ten, Harry —añade Ron en voz baja, desprendiendo de la pata la nota, mientras las chicas de tercero se iban muy escandalizadas.
Harry se la guarda en el bolsillo, y vamos a la Torre de Gryffindor para leerla.
Cuando llegamos, y no hay nadie, Harry lee.
Querido Harry:
Mi enhorabuena por haber superado la prueba del dragón, lo mismo para Stephanie y Emily. ¡El que metió tu nombre en el cáliz, quienquiera que fuera, no debe de estar nada satis­fecho! Yo te iba a sugerir una maldición de conjun­tivitis, ya que el punto más débil de los dragones son los ojos...

—Eso es lo que hizo Krum —susurra Hermione.

... pero lo que hiciste es todavía mejor: estoy impresionado.
Aun así, no te confíes, Harry. Sólo has supera­do una prueba. El que te hizo entrar en el Torneo tiene muchas más posibilidades de hacerte daño, si eso es lo que pretende. Ten los ojos abiertos (espe­cialmente si está cerca ese del que hemos hablado), y procura no meterte en problemas.
Escríbeme. Sigo queriendo que me informes de cualquier cosa extraordinaria que ocurra.
Sirius

—Lo mismo que Moody —comenta Harry en voz baja, volviendo a meterse la carta dentro de la túnica—. « ¡Alerta permanente!» Cualquiera pensaría que camino con los ojos cerrados, pegándome contra las paredes.
—Pero tiene razón, Harry —repone Hermione—: toda­vía les quedan dos pruebas. La verdad es que tendrías que echarle un vistazo a ese huevo y tratar de resolver el enigma que encierra.
— ¡Para eso tiene siglos, Hermione! —Espeta Ron—. ¿Una partida de ajedrez, Harry?
—Sí, vale —contesta Harry, que, al observar nuestra expresión, añade—: Vamos, ¿cómo me iba a concen­trar con todo este ruido? Creo que ni el huevo se oiría.
—Supongo que no —reconoce ella suspirando, y se sienta a ver la partida, mientras que yo tomo un libro (muggle) y leo desde la página que he dejado punto.
 
El día de Navidad, me desperté temprano, como si tuviera una alarma interna diciéndome “¡Emily! ¡Despierta ya!”. 
Sonreí. Hermione, como siempre, estaba despierta. A los pies de su cama, se encontraban los regalos, al igual que en la mía.
- ¡Vaya! ¡Cuántos regalos, Mione! 
Lavender y Parvati también habían despertado hacía unos instantes. Brown se inclinó sobre sus regalos, y tomó el primero, sonriendo con malicia.
- ¡Oh, mira Parvati! ¡Es de Seamus! 
Al oír eso no pude evitar mirar el regalo, pero hice como si nada. Guardé los regalos en mi baúl, ya tendría tiempo para abrirlos luego…
Fui la primera en irme a duchar, luego de cambiarme, me acerqué al espejo. Tomé el cepillo, y comencé a peinarme, con una coleta alta.
-Te espero abajo, Mione –le avisé al salir del baño, ella asintió, mientras entraba.
Abrí mi baúl, saqué el libro que había leído la otra noche, y bajé las escaleras, para sentarme en un sillón escarlata al lado de la chimenea.
Luego de unos quince minutos exactos, bajó Mione, y se sentó a mi lado.
-¿Qué lees, Emi?-me preguntó.
-Oooh, es un libro muggle- le dije sonriendo.- Se titula “El jardín secreto”.
- ¿El jardín secreto? ¿De Frances Hodgson Burnett?
- El mismo…-sonreí- ¿Lo leíste?
 
- ¡Claro que sí! Mejor no te arruino el final…
- Oh, descuida, es mi libro favorito, lo he leído mil veces…-dije riendo.- ¿Cuál es tu parte favorita?
- Cuando Mary Lenox se hace amiga de Dickon…
-¡Igual que la mía! 
- ¿Vamos a desayunar? ¡Tengo hambre! –dijo Ron, apareciendo junto con Harry.
- Ron, tu siempre tienes hambre –repusimos nosotras. Nos levantamos y nos dirigimos fuera de la Común, hacia el Gran Comedor.
Nos sentamos en la mesa de Gryffindor, y pude oír a una chica babosa decirle a un chico del cual estaba decepcionada.
- ¡Seamuchi! ¡Me encantó tu pulsera! ¡Muy linda! –y soltó una risita tonta.
Suspiré, intentando omitir esa parte del desayuno, el cual pasó rápido, y cuando me quise dar cuenta, estaba en la Común de Gryffindor abriendo regalos de Navidad.
Stephanie, mi gemela, me había regalado un cofre para guardar pulseras y esas cosas; Hermione, un libro muggle titulado “El Principito”; Ron, ranas de chocolates, grageas de todos los sabores, etc.; Harry, una pulsera; Minnie, un vestido celeste claro por arriba de la rodilla.
Por la tarde salimos del castillo: la nieve se hallaba tal cual había caído, salvo por los caminos abiertos por los estu­diantes de Durmstrang y Beauxbatons desde sus moradas al castillo. En lugar de participar en la pelea de bolas de nie­ve entre Harry y los Weasley, Hermione y yo preferimos quedarnos mirándoles jugar, mientras hablábamos. A la cinco, las dos anunciamos que nos iríamos a preparar.
—Pero ¿les hacen falta tres horas? —se extrañó Ron, mirándonos sin comprender. Pagó su distracción recibiendo un bolazo de nieve arrojado por George que le pegó con fuerza en un lado de la cabeza—. ¿Con quién vas? —le gritó a Her­mione cuando ya nos íbamos; pero Mione se limitó a hacerle un gesto con la mano, y entramos al castillo.
. . . 
- ¿Estás lista, Mione?- le digo sonriendo a mi amiga, la cual, tiene un hermoso vestido rosa con volados, y un peinado que complementaba el look de una princesa.
En cambio yo, me había puesto un vestido blanco hasta la rodilla, con un lazo rosa en la cintura, la cual tenía una rosa artificial, en mis muñecas, unas dos o tres pulseras rosas y doradas, y unos zapatos blancos, atados con lazos blancos en mis tobillos.
Marqué las ondas de mi cabello y lo dejé suelto. 
- Si, listísima… ¿Tú? ¡Apuesto a que Seamus dirá que estás hermosa!
- Seamus no es más mi novio, Herms, y además, va con Lavender…- Digo mientras  me preparo para irme. 
Cuando estamos todos en el vestíbulo, aparece Anthony.
- Hola, preciosa.-dice él tendiéndome su mano, la cual tomo y vamos hacia el vestíbulo, esperando a que algún profesor nos dirija algo.
 
-Estás muy hermosa, hoy, Emily-me dice Anthony. Antes de responderle o sonrojarme o algo, se escucha la voz de la profesora Minerva McGoganall.
 — ¡Los campeones por aquí, por favor! 
 Sin de­jar de hablar, la multitud se aparta para dejarnos pasar. Minnie, que lleva una túnica de tela esco­cesa roja y se ha puesto una corona de cardos bastante fea alrededor del ala del sombrero, nos pide que esperemos a un lado de la puerta mientras pasan todos los demás: entraríamos en procesión en el Gran Comedor cuando el resto de los alumnos estuviera sentado. Fleur Delacour y Roger Davies se ponen al lado de las puertas: Davies parece tan aturdido por la buena suerte de ser la pareja de Fleur que apenas puede quitarle los ojos de encima. Cedric y Cho están también junto a Harry, quien no los mira para no tener que hablar con ellos. Hermione, realmente hermosa, luce una sonrisa (bastante nerviosa, debo decir) al lado de Krum. Luego, saludo a mi hermana gemela, la cual luce un vestido que, según yo, remarcaba a qué casa pertenecía: Slytherin. Y además, va con Draco Malfoy. Le sonrío a mi gemela, ¿Qué más podía hacer? ¿Decirle en la cara que me disgustaba que esté en otra casa? ¿O decirle quizá que se estaba volviendo una serpiente en lugar de una leona? ¿O echarle en cara que se fue, sin avisarme, a quien sabe donde con quién sabe quién?
No le digo nada, total, es mi hermana ¿No? No se olvida de mí… -¡Rayos, Emily! ¿En qué piensas? -Me digo a mi misma. Que se junte con Parkinson no quiere decir que sea mala hermana…
En el gran comedor, todos se acomodaron, aunque tardaron un rato. Minnie nos dice que entremos detrás de ella, una pareja tras otra. Lo hacemos así, y todos cuantos que están en el Comedor aplauden mientras cruzamos la entrada y nos dirigimos a una amplia mesa redonda situada en un extremo del salón, donde se hallaban sentados los miembros del tribunal. Habían recubierto los muros del Gran Comedor de escarcha con destellos de plata y, cientos de guirnaldas de muérdago y hiedra cruzaban en el techo negro lleno de estrellas. ¿Muérdago? Pienso y rezo para que no esté debajo de alguno de ellos junto con Anthony. En lugar de las habituales mesas de las casas, había un centenar de mesas más pequeñas, alumbradas con farolitos, cada una con capacidad para unas doce personas. Nos vamos acercando a la mesa, en donde noto dos miradas furiosas. La de Ronald Weasley sobre Hermione y Viktor, y la de Seamus Finnigan, sobre Anthony y sobre mí, fijo la vista en él, y mis ojos reflejan decepción, y estoy segura de que se vuelven cafés. ¿Por qué nos mira furioso, si vino con Lavender Brown al Baile, y terminó conmigo? Me pregunto, sabiendo que respuesta no obtendré.
 
 
Dumbledore sonríe contento cuando las seis parejas nos acercamos a la mesa principal. La expresión de Karkarov, en cambio, recordaba más bien a la de Seamus cuando me ve a mí con Anthony. Ludo Bagman, que esta noche lleva una túnica de color púrpura brillante con grandes estrellas amarillas, aplaude con tanto entusiasmo como cualquiera de los alumnos. Y Madame Maxime, que cambió su habitual uniforme de satén negro por un vestido de seda suelto de color azul lavanda, aplaude cortésmente. Pero me doy cuenta de que falta alguien. ¿Por qué el Señor Crouch no asiste y siempre manda a Percy Weasley a cumplir su labor? Esas dudas si me las respondo, sería una cotilla, así que paso, y miro al chico. Hermano de Ron, y pelirrojo igual que él. Veo que retira la silla, haciendo señas a Harry para que se siente al lado de él, éste capta la señal, y se sienta. Yo me propongo sentarme al lado de mi gemela, la cual, además de en sus ojos color cafés, puedo notar rabia, enfado, y celos. ¿Celos? ¿De quién? ¿Será como yo pienso? No creo…
-Me han ascendido- dice Percy Weasley, haciendo que pierda el hilo de mis pensamientos, pero claro, le habla a Harry- Ahora soy el ayudante personal del señor Crouch, y he venido en representación suya.
-¿Está enfermo? –pregunto sin poder evitarlo. Ése es mi problema, me preocupo a veces por personas que ni conozco.
- Si… ¿Emily, cierto? ¿O eres Stephanie? –me pregunta el chico, mirándome con curiosidad, y algo de desdén por haber interrumpido su conversación con Harry.
-Soy Emily-respondo, sonriendo amable como siembre-Ella es Steph-señalo a mi gemela, la cual espera expectante la pregunta.
- Mira… El Señor Crouch no se encuentra bien, para nada bien. Esto va desde los Mundiales. –al mirarnos, agrega.-No os preocupéis, es el exceso de trabajo. No es tan joven como antes, ya saben… Aunque sigue siendo brillante, des­de luego: su mente si que es la misma de siempre. Pero la Copa del Mundo resultó un fiasco para el Ministerio, y ade­más el señor Crouch sufrió un revés personal muy duro a causa del comportamiento indebido de su elfina doméstica, Blinky o como se llame. Como era natural, él la despidió in­mediatamente después del incidente; pero, bueno, aunque se las apaña, como yo digo, la verdad es que necesita que lo cuiden, y me temo que desde que ella no está en la casa su vida es mucho menos cómoda. Y a continuación tuvimos que preparar el Torneo, y luego vinieron las secuelas de los Mundiales, con esa repelente Skeeter dando guerra. Pobre hombre, está pasando unas Navidades tranquilas, bien merecidas. Estoy satisfecho de que supiera que contaba con al­guien de confianza para ocupar su lugar.
Aún no había comida en los brillantes platos de oro; solo unas pequeñas minutas delante de cada uno.
-Tienes que pedirle la comida al plato, preciosa…-me susurra Anthony, yo le miro.-Es lo que hace Dumbledore…-vuelve a susurrar, señalando disimuladamente al profesor, que en éste momento, se pide unas chuletas de cerdo, las cuales aparecen en el plato. Todos los comensales comienzan a pedir a sus platos lo que desean. 
Viktor Krum, un chico aparentemente callado, no paraba de hablar en la mesa, dirigiéndose todo el tiempo a Mione.
—Bueno, «nosotrros» tenemos también un castillo, no tan «grrande» como éste, ni tan «conforrtable», me «parrece» —le dice—. Sólo tiene «cuatrro» pisos, y las chimeneas se «prrenden» únicamente por motivos mágicos. Pero los terrenos del colegio son aún más amplios que los de aquí, aunque en «invierrno» apenas tenemos luz, así que no los «disfrrutamos» mucho. «Perro» en «verrano» volamos a «diarrio», «sobrre» los lagos y las montañas.
— ¡Para, para, Viktor! —Dice Karkarov, con una risa en la que no participan sus fríos ojos—. No sigas dando más pistas, ¡o tu encantadora amiga sabrá exactamente dónde se encuentra el castillo!
Dumbledore sonríe, no solo con la boca, si no también con su mirada.
-Con todo ese secretismo, Igor, se podría pensar que no queréis visitas.
-Bueno, Dumbledore-dice Karkarov, mostrando plenamente sus dientes amarillos-, todos protegemos nuestros dominios privados, ¿verdad? ¿No guardamos todos con celo los centros de saber en que se aprende lo que nos ha sido confiado? ¿No tenemos motivos para estar orgullosos de ser los únicos conocedores de los secretos de nuestro colegio?
No presto demasiada atención a lo que hablan, estoy más ocupada muriendo de celos… Sí, lo reconozco, me dan celos. Celos por ver a MI chico, bueno, no sé si puedo decir eso, pero me da celos ver a la persona que amo, riendo y hablando con otra chica, la cual, me parece una tonta.
Entonces Anthony llama mi atención.
— ¡Emily! —me dice sonriendo—. No le hagas caso al idiota ése… ¡Me he enterado lo que sucedió! No le hagas caso… No sabe apreciar la belleza de una…
— Oh, vamos… Déjalo así… No debes acotar a algo que no sabes…—digo.
— ¿Cómo que no sé? Sí que lo sé… Ese Finnigan te dejó por celos por Weasley… ¡Ja! ¡Qué tonto!
Le miro con mala cara. YO solamente le podía decir tonto a Seamus, aunque claro, me lo callaría. En lo que sigue de la cena, no hago demasiado caso a lo que dice Anthony de Seamus, y miraba para otro lado. Aunque, las palabras de éste y ver a Seamus con Lavender hacía que mis celos subieran. 
Cuando la cena da por terminada, Dumbledore se levanta y nos pide a todos que hagamos lo mismo. Entonces, con un movimiento de su varita, las mesas se retiran y alinean junto a los muros, dejando el suelo despejado, y luego hace aparecer por encantamiento a lo largo del muro derecho un tablado. Sobre él aparece: una batería, varias guitarras, un laúd, un violonchelo y algunas gaitas.
Las Brujas de Macbeth suben al escenario entre los aplausos entusiastas de todo el alumnado. Son todas melenudas, y van vestidas muy modernas, con túnicas negras llenas de desgarrones y aberturas. 
Toman sus instrumentos, y, todos los campeones y sus parejas estamos de pie, excepto Harry.
-¡Vamos! –Le susurró Parvati-, ¡Se supone que tenemos que bailar!
Al levantarse, Harry tropezó con la túnica. Las Brujas de Macbeth empezaron a tocar una melodía lenta, triste. Mi hermana y yo nos colocamos al lado de otra pareja (Cedric & Cho), y puedo notar celos de varias partes del salón. 
Anthony coloca su mano en mi cintura, mientras que yo en su hombro, y la otra mano la tomamos con la otra.
Comenzamos a bailar. Damos vuelta lentamente, mientras nos miran, y se van uniendo las parejas. Ginny con Neville, bailaban muy cerca de Harry, el cual nota que ella hace muecas de dolor cada vez que Neville la pisa. Por suerte, dejamos de ser el centro de atención. Dumbledore baila con Madame Maxime. Es tan pequeño para ella, que apenas llega con la punta de su alargado sombrero a hacerle cosquillas en la barbilla, pero ella se mueve con bastante gracia para el tamaño que tiene. Ojoloco Moody baila muy torpemente con la profesora Sinistra, que parece temer a la pata de palo.
Luego presto atención en algo que me hace enrojecer un poco. Seamus baila con Lavender, y sonriendo… ¡Bueno! ¡Se que quizá no pasa nada entre ellos! ¡Pero soy muy celosa!
Él la toma de la cintura, y le hace dar una vuelta. Allí me doy cuenta de que todas las parejas hacen lo mismo, incluso Anthony conmigo.
- No les prestes atención, preciosa…-dice él susurrando-. No vale la pena…
Luego de un rato, para mi alivio, la música termina. Pienso irme, pero Anthony no me deja.
-¡Vamos! ¡No seas así! ¡Me han dicho que te encantan los bailes!
Lo miro fijamente… ¿Acaso me estuvo averiguando?
-Mejor vamos a sentarnos… No estoy de humor…
- ¡Si es por ese idiota…!
-NO estoy de humor… ¿Podemos ir a sentarnos?
-Bien, vale… No te enfades, preciosa.
Nos vamos a sentar, pero mis celos hacen que yo me sienta enfadada con todos. 
-Oye… Preciosa… ¿Qué te sucede? ¡No me dirás que tienes celos de ese Finnigan!
- Ehh… Eso no importa… -le digo, sin saber que decir.
Seamus se sienta en una mesa cerca, con Lavender, la cual, está más histérica que de costumbre. Desvío la mirada y puedo ver  a un Ron furioso mirando a Herms y Krum bailando. Mientras que su compañera, Padma, fulmina a Ron por no sacarla a bailar. Harry también está en esa mesa, con una Parvati igual que su gemela. Con las piernas y brazos cruzados. Hasta que un chico la saca a bailar.
Mi gemela esta celosa, aunque la veo de lejos. No me animo a acercarme a ella, ya que está con Malfoy.
Herms se acerca a la mesa de Harry, no sin antes saludar y sonreírme.
Pero me doy cuenta de que algo va mal al ver que ella y Ronald se pelean. Miro hacia otro lado, sin saber que dirijo mi mirada hacia “Seamuchi”. 
- ¿Otra vez? –Me molesta Anthony.- ¡Vamos a bailar! 
Yo le vuelvo a mirar como diciendo “¿Puedes parar?”. Pero éste tiene ganas de molestar.
-¡Vamos! No seas así… Yo sólo trato de alegrarte…
- Pues no lo logras… -le digo secamente.
- Pensé que eras la gemela dulce…-dice él.- ¿O acaso sigues esperando a que el idiota vuelva contigo? No lo hará… Fíjate en los chicos que suspiran por ti…-me susurra al oído.
Inspiro hondo, para aguantarme, y no decirle algo hiriente o malo.
Veo a mi gemela y voy hacia ella.
- ¡Twin!
Ella se voltea.
- ¡Ah, Emi!
- ¿Cómo estás? ¿Disfrutando?
- Pues… No me gustan las fiestas… 
- ¡Pero viniste! –le digo sonriendo.
-Si… -dice sonriendo.- ¿Y tú? ¿Cómo la pasas, eh?
-Y… -miro hacia donde se encuentra Seamus.
- ¡Celosaa! –dice Steph riéndose.
- ¿Y qué hay de ti? –se le ensombrece la mirada.
- No estoy celosa…
- ¿Ah, no? ¿Ni de Diggory con Chang? 
- ¡Emi! ¡No me gusta ese egocéntrico!
- Bien, bien…  ¡No te pongas así! ¡Solo digo que…!
- NO me gusta que hables de chicos que no me gustan…
- Bien. –le digo.
Anthony se acerca para venirme a buscar.
- ¡Oh, no! ¡Me ocultaré! –digo escapando, y sentándome en otra mesa.
Sin darme cuenta, que era la mesa de “Seamuchi y el chicle”. Suspiro.
- Lo siento… No quería interrumpir… -Seamus me mira fijo, pero no dejo que se cruce con mis ojos.
- ¡Oh! ¡Te puedes quedar! –Dice el chicle-. ¿O te molesta, Seamuchi? –y besa su mejilla.
Ok. Me levanto rápidamente, y le grito a Seamus.
- ¡Eres un idiota!
- ¡Emily! ¿A qué viene eso?
Entonces alguien me toca el hombro, era Anthony.
- Ven, preciosa… No te enfades…
- ¡No me digas “preciosa”! –Digo con burla-. ¡Y déjame en paz! ¡Y tú! –Señalo a Seamus.- ¡Eres un completo e irreversible idiota! ¿Por qué haces esto?
- Yo…
- ¡Cállate! ¡No quiero oírte!
- ¿Por qué haces este escándalo, McGonagall? Él no es tu novio.
- ¡Tú también cállate, chicle! ¡Eres una desgraciada! 
Me doy cuenta de que algunos se acercan a mí, y oigo una voz conocida.
- Emi… Tranquilízate…
- ¡No me quiero tranquilizar! ¡No te quiero oír!
- Solo son celos tuyos…
- ¡JA! ¡No me vengas a mí con eso! ¡Primero controla TUS celos, y luego me dices algo! ¿Vale? ¡Y yo me voy de aquí, porque no les aguanto! –digo harta, dándome la vuelta.
- ¿Ves? Al final resultó ser una chiquilla histérica… -le dice Lavender a Seamus.
Me doy vuelta furiosa, me acerco a Brown, y la empujo, haciendo que aterrice en las bebidas, y se manche su vestido. Los profesores miran todo atónito… ¿La dulce y callada Emily armando alboroto? Minnie me mira con decepción.
Le sonrío a Brown con malicia.
- Así está mejor… - y dicho esto me voy a la sala común de Gryffindor.
La dama gorda, medio adormilada, me pregunta la contraseña.
- ¡Sólo déjeme entrar! ¡Luces de colores!
Ésta me abre la puerta, mientras yo entro furiosa, me cambio rápido, y me quedo en mi cama, con las cortinas corridas (para que nadie moleste) tratando de conciliar un sueño que nunca llega. Y me doy cuenta, que ése enfado, ésos celos, son el lado que nadie conoce de mí…
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 12:46 pm

mils, abs; me encanto la idea, really. es super fsjdakflas ¿se entiende? ah. en un ratito les dejo mi ficha. leí las reglas; pero ahora estoy con el celu, les dejo el gif junto con la ficha, hermosas. besos x
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 2:06 pm

Mar Lestrange escribió:
Ficha Aceptada:


By[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Jessica Alsween

 
 Nombre completo: Jessica Gabrielle Alsween Smith.
 Rol: Trastornos Bipolares & Agresividad.
 Representante: Eleanor Calder. 
 Descripción: Jessica es muy dulce y tierna, divertida y graciosa por un lado, y depresiva, pesimista, aburrida y solitaria por otra. Tiene arranques de agresividad por todo; y cuando está más o menos normal, se enoja por todo. Muy en el fondo es una chica herida, que lo único que quiere es ser normal y ser amada por alguien.
 
 Historia: Jess era una niña dulce y tierna de pequeña, tal como demuestra su imagen, pero todo cambió cuando se empezó a sentir muy feliz por momentos y muy depresiva por otros. Maltrataba a todo el mundo, se lesionaba y a la vez tenía mucha euforia y ansiedad. Sus padres la llevaron a un centro de rehabilitación pero ella escapó. Los golpeó debido a un ataque de agresividad y luego se fue lejos de su alcance. Esta chica está fuera de control, no toma los medicamentos y es peligroso estar cerca de ella…
 Escrito de tu autoría: 

Capítulo 23: “El lado que nadie conoce de mí”.
Narra Emily:
 
       A pesar de estar cerca de Navidad, a los profesores no se les ocurre mejor idea que dar deberes… No es que sea mala alumna, pero… ¿Deberes, en Navidad?
Además de eso, Fred y George se encargan de darles a todos de sus galletas especiales, que hacen a alguien transformar en canario.
Voy hacia el Gran Comedor. Mientras hago el trayecto, provista del abrigo suficiente para no escarcharme, veo como la nieve cae en los terrenos de Hogwarts. Sonrío, realmente es hermoso. Pero mi sonrisa se borra de inmediato al chocar con Seamus, el cual está felizmente, junto con Lavender, que ríe.
-¡Eres muy divertido, Seamuchi!-dice ella riendo.
-Lo siento…-digo, cruzando mirada con Seamus, el me mira sin expresión y yo con pena y decepción. Me abro paso entre ellos y llego al abarrotado comedor.
-Hola Harry, hola Herms, hola Ron…-saludo cuando me siento al lado de mi amiga.
-Hola, Emi-me saluda la castaña-. ¿Cómo has estado?
-Bien…-le digo sonriendo.- ¿Ustedes? Parece que tu no Herms… ¿Qué sucedió?
-Esa Delacour… Siempre diciendo cosas horribles de Hogwarts… Criticándolo, ya sabes…-me aclara.
-¿Qué dijo esta vez?-pregunto curiosa.
-Que la comida era pesada y no le entraría la túnica de gala…-dice Ron.
-¡Pues entonces que coma menos!-repone Herms.
-¡Ella es linda así como está!-defiende Ron-. ¡No necesita cambiar!
-Aish, Ron…-decimos las dos negando con la cabeza. Cuando terminamos de comer, Herms y yo nos levantamos.
-¡Esperen, no se vayan! ¿Con quién vas al baile, Hermione?-no puede evitar preguntar mi colorado amigo.
-No te lo digo…-responde ella-. Te reirías de mí…
-¿Bromeas Weasley?-dice interrumpiéndonos Draco Malfoy-. ¡No me dirás que has conseguido pareja para el baile! ¿La sangre sucia de los dientes largos?
Harry y Ron se dan vuelta bruscamente, pero Hermione saluda a alguien detrás de Malfoy:
— ¡Hola, profesor Moody!
Malfoy palidece y retrocede de un salto, buscándolo con la mirada, pero Moody está todavía sentado a la mesa de los profesores, terminándose el guiso.
—Eres un huroncito nervioso, ¿eh, Malfoy? —dice Her­mione mordazmente, y los cuatro reímos, subiendo la escalera de mármol.
—Hermione —exclama de repente Ron, sorprendido—, tus dientes...
— ¿Qué les pasa?
—Bueno, que son diferentes... Lo acabo de notar.
—Claro que lo son. ¿Esperabas que siguiera con los col­millos que me puso Malfoy?
—No, lo que quiero decir es que son diferentes de cómo eran antes de la maldición de Malfoy. Están rectos y... de ta­maño normal.
Hermione sonríe maliciosamente.
— ¡Herms! ¿Qué hiciste?-le dije preocupada.
—Bueno... cuando fui a que me los encogiera la señora Pomfrey, me puso delante un espejo y me pidió que dijera “ya” cuando hubieran vuelto a su tamaño anterior —expli­ca—, y simplemente la dejé que siguiera un poco. —Sonríe más aún—. A mis padres no les va a gustar. Llevo años in­tentando convencerlos de que me dejaran disminuirlos, pero se empeñaban en que siguiera con el aparato. Ya sa­ben que son dentistas, y piensan que los dientes y la magia no deberían... ¡Miren!, ¡ha vuelto Pigwidgeon!
Nos damos la vuelta, y vemos a la pequeña lechuza de Ronald con un rollito atado a su pata, y gorjea como loco, llamando la atención de los que pasan por allí.
-¡Ay, mira que lechuza más chiquita! ¿A que es preciosa?
-¡Estúpido cretino con plumas! —masculla Ron, co­rriendo por la escalera para atraparlo—. ¡Hay que llevarle las cartas directamente al destinatario, y sin exhibirse por ahí!
Pigwidgeon gorjeó de contento, sacando la cabeza del puño de Ron. Las chicas de tercero parecían asustadas.
-¡Marchaos por ahí! —les espeta Ron, moviendo el puño en el que tiene atrapado a Pigwidgeon, que ulula más feliz que nunca cada vez que Ron lo balancea en el aire—. Ten, Harry —añade Ron en voz baja, desprendiendo de la pata la nota, mientras las chicas de tercero se iban muy escandalizadas.
Harry se la guarda en el bolsillo, y vamos a la Torre de Gryffindor para leerla.
Cuando llegamos, y no hay nadie, Harry lee.
Querido Harry:
Mi enhorabuena por haber superado la prueba del dragón, lo mismo para Stephanie y Emily. ¡El que metió tu nombre en el cáliz, quienquiera que fuera, no debe de estar nada satis­fecho! Yo te iba a sugerir una maldición de conjun­tivitis, ya que el punto más débil de los dragones son los ojos...

—Eso es lo que hizo Krum —susurra Hermione.

... pero lo que hiciste es todavía mejor: estoy impresionado.
Aun así, no te confíes, Harry. Sólo has supera­do una prueba. El que te hizo entrar en el Torneo tiene muchas más posibilidades de hacerte daño, si eso es lo que pretende. Ten los ojos abiertos (espe­cialmente si está cerca ese del que hemos hablado), y procura no meterte en problemas.
Escríbeme. Sigo queriendo que me informes de cualquier cosa extraordinaria que ocurra.
Sirius

—Lo mismo que Moody —comenta Harry en voz baja, volviendo a meterse la carta dentro de la túnica—. « ¡Alerta permanente!» Cualquiera pensaría que camino con los ojos cerrados, pegándome contra las paredes.
—Pero tiene razón, Harry —repone Hermione—: toda­vía les quedan dos pruebas. La verdad es que tendrías que echarle un vistazo a ese huevo y tratar de resolver el enigma que encierra.
— ¡Para eso tiene siglos, Hermione! —Espeta Ron—. ¿Una partida de ajedrez, Harry?
—Sí, vale —contesta Harry, que, al observar nuestra expresión, añade—: Vamos, ¿cómo me iba a concen­trar con todo este ruido? Creo que ni el huevo se oiría.
—Supongo que no —reconoce ella suspirando, y se sienta a ver la partida, mientras que yo tomo un libro (muggle) y leo desde la página que he dejado punto.
 
El día de Navidad, me desperté temprano, como si tuviera una alarma interna diciéndome “¡Emily! ¡Despierta ya!”. 
Sonreí. Hermione, como siempre, estaba despierta. A los pies de su cama, se encontraban los regalos, al igual que en la mía.
- ¡Vaya! ¡Cuántos regalos, Mione! 
Lavender y Parvati también habían despertado hacía unos instantes. Brown se inclinó sobre sus regalos, y tomó el primero, sonriendo con malicia.
- ¡Oh, mira Parvati! ¡Es de Seamus! 
Al oír eso no pude evitar mirar el regalo, pero hice como si nada. Guardé los regalos en mi baúl, ya tendría tiempo para abrirlos luego…
Fui la primera en irme a duchar, luego de cambiarme, me acerqué al espejo. Tomé el cepillo, y comencé a peinarme, con una coleta alta.
-Te espero abajo, Mione –le avisé al salir del baño, ella asintió, mientras entraba.
Abrí mi baúl, saqué el libro que había leído la otra noche, y bajé las escaleras, para sentarme en un sillón escarlata al lado de la chimenea.
Luego de unos quince minutos exactos, bajó Mione, y se sentó a mi lado.
-¿Qué lees, Emi?-me preguntó.
-Oooh, es un libro muggle- le dije sonriendo.- Se titula “El jardín secreto”.
- ¿El jardín secreto? ¿De Frances Hodgson Burnett?
- El mismo…-sonreí- ¿Lo leíste?
 
- ¡Claro que sí! Mejor no te arruino el final…
- Oh, descuida, es mi libro favorito, lo he leído mil veces…-dije riendo.- ¿Cuál es tu parte favorita?
- Cuando Mary Lenox se hace amiga de Dickon…
-¡Igual que la mía! 
- ¿Vamos a desayunar? ¡Tengo hambre! –dijo Ron, apareciendo junto con Harry.
- Ron, tu siempre tienes hambre –repusimos nosotras. Nos levantamos y nos dirigimos fuera de la Común, hacia el Gran Comedor.
Nos sentamos en la mesa de Gryffindor, y pude oír a una chica babosa decirle a un chico del cual estaba decepcionada.
- ¡Seamuchi! ¡Me encantó tu pulsera! ¡Muy linda! –y soltó una risita tonta.
Suspiré, intentando omitir esa parte del desayuno, el cual pasó rápido, y cuando me quise dar cuenta, estaba en la Común de Gryffindor abriendo regalos de Navidad.
Stephanie, mi gemela, me había regalado un cofre para guardar pulseras y esas cosas; Hermione, un libro muggle titulado “El Principito”; Ron, ranas de chocolates, grageas de todos los sabores, etc.; Harry, una pulsera; Minnie, un vestido celeste claro por arriba de la rodilla.
Por la tarde salimos del castillo: la nieve se hallaba tal cual había caído, salvo por los caminos abiertos por los estu­diantes de Durmstrang y Beauxbatons desde sus moradas al castillo. En lugar de participar en la pelea de bolas de nie­ve entre Harry y los Weasley, Hermione y yo preferimos quedarnos mirándoles jugar, mientras hablábamos. A la cinco, las dos anunciamos que nos iríamos a preparar.
—Pero ¿les hacen falta tres horas? —se extrañó Ron, mirándonos sin comprender. Pagó su distracción recibiendo un bolazo de nieve arrojado por George que le pegó con fuerza en un lado de la cabeza—. ¿Con quién vas? —le gritó a Her­mione cuando ya nos íbamos; pero Mione se limitó a hacerle un gesto con la mano, y entramos al castillo.
. . . 
- ¿Estás lista, Mione?- le digo sonriendo a mi amiga, la cual, tiene un hermoso vestido rosa con volados, y un peinado que complementaba el look de una princesa.
En cambio yo, me había puesto un vestido blanco hasta la rodilla, con un lazo rosa en la cintura, la cual tenía una rosa artificial, en mis muñecas, unas dos o tres pulseras rosas y doradas, y unos zapatos blancos, atados con lazos blancos en mis tobillos.
Marqué las ondas de mi cabello y lo dejé suelto. 
- Si, listísima… ¿Tú? ¡Apuesto a que Seamus dirá que estás hermosa!
- Seamus no es más mi novio, Herms, y además, va con Lavender…- Digo mientras  me preparo para irme. 
Cuando estamos todos en el vestíbulo, aparece Anthony.
- Hola, preciosa.-dice él tendiéndome su mano, la cual tomo y vamos hacia el vestíbulo, esperando a que algún profesor nos dirija algo.
 
-Estás muy hermosa, hoy, Emily-me dice Anthony. Antes de responderle o sonrojarme o algo, se escucha la voz de la profesora Minerva McGoganall.
 — ¡Los campeones por aquí, por favor! 
 Sin de­jar de hablar, la multitud se aparta para dejarnos pasar. Minnie, que lleva una túnica de tela esco­cesa roja y se ha puesto una corona de cardos bastante fea alrededor del ala del sombrero, nos pide que esperemos a un lado de la puerta mientras pasan todos los demás: entraríamos en procesión en el Gran Comedor cuando el resto de los alumnos estuviera sentado. Fleur Delacour y Roger Davies se ponen al lado de las puertas: Davies parece tan aturdido por la buena suerte de ser la pareja de Fleur que apenas puede quitarle los ojos de encima. Cedric y Cho están también junto a Harry, quien no los mira para no tener que hablar con ellos. Hermione, realmente hermosa, luce una sonrisa (bastante nerviosa, debo decir) al lado de Krum. Luego, saludo a mi hermana gemela, la cual luce un vestido que, según yo, remarcaba a qué casa pertenecía: Slytherin. Y además, va con Draco Malfoy. Le sonrío a mi gemela, ¿Qué más podía hacer? ¿Decirle en la cara que me disgustaba que esté en otra casa? ¿O decirle quizá que se estaba volviendo una serpiente en lugar de una leona? ¿O echarle en cara que se fue, sin avisarme, a quien sabe donde con quién sabe quién?
No le digo nada, total, es mi hermana ¿No? No se olvida de mí… -¡Rayos, Emily! ¿En qué piensas? -Me digo a mi misma. Que se junte con Parkinson no quiere decir que sea mala hermana…
En el gran comedor, todos se acomodaron, aunque tardaron un rato. Minnie nos dice que entremos detrás de ella, una pareja tras otra. Lo hacemos así, y todos cuantos que están en el Comedor aplauden mientras cruzamos la entrada y nos dirigimos a una amplia mesa redonda situada en un extremo del salón, donde se hallaban sentados los miembros del tribunal. Habían recubierto los muros del Gran Comedor de escarcha con destellos de plata y, cientos de guirnaldas de muérdago y hiedra cruzaban en el techo negro lleno de estrellas. ¿Muérdago? Pienso y rezo para que no esté debajo de alguno de ellos junto con Anthony. En lugar de las habituales mesas de las casas, había un centenar de mesas más pequeñas, alumbradas con farolitos, cada una con capacidad para unas doce personas. Nos vamos acercando a la mesa, en donde noto dos miradas furiosas. La de Ronald Weasley sobre Hermione y Viktor, y la de Seamus Finnigan, sobre Anthony y sobre mí, fijo la vista en él, y mis ojos reflejan decepción, y estoy segura de que se vuelven cafés. ¿Por qué nos mira furioso, si vino con Lavender Brown al Baile, y terminó conmigo? Me pregunto, sabiendo que respuesta no obtendré.
 
 
Dumbledore sonríe contento cuando las seis parejas nos acercamos a la mesa principal. La expresión de Karkarov, en cambio, recordaba más bien a la de Seamus cuando me ve a mí con Anthony. Ludo Bagman, que esta noche lleva una túnica de color púrpura brillante con grandes estrellas amarillas, aplaude con tanto entusiasmo como cualquiera de los alumnos. Y Madame Maxime, que cambió su habitual uniforme de satén negro por un vestido de seda suelto de color azul lavanda, aplaude cortésmente. Pero me doy cuenta de que falta alguien. ¿Por qué el Señor Crouch no asiste y siempre manda a Percy Weasley a cumplir su labor? Esas dudas si me las respondo, sería una cotilla, así que paso, y miro al chico. Hermano de Ron, y pelirrojo igual que él. Veo que retira la silla, haciendo señas a Harry para que se siente al lado de él, éste capta la señal, y se sienta. Yo me propongo sentarme al lado de mi gemela, la cual, además de en sus ojos color cafés, puedo notar rabia, enfado, y celos. ¿Celos? ¿De quién? ¿Será como yo pienso? No creo…
-Me han ascendido- dice Percy Weasley, haciendo que pierda el hilo de mis pensamientos, pero claro, le habla a Harry- Ahora soy el ayudante personal del señor Crouch, y he venido en representación suya.
-¿Está enfermo? –pregunto sin poder evitarlo. Ése es mi problema, me preocupo a veces por personas que ni conozco.
- Si… ¿Emily, cierto? ¿O eres Stephanie? –me pregunta el chico, mirándome con curiosidad, y algo de desdén por haber interrumpido su conversación con Harry.
-Soy Emily-respondo, sonriendo amable como siembre-Ella es Steph-señalo a mi gemela, la cual espera expectante la pregunta.
- Mira… El Señor Crouch no se encuentra bien, para nada bien. Esto va desde los Mundiales. –al mirarnos, agrega.-No os preocupéis, es el exceso de trabajo. No es tan joven como antes, ya saben… Aunque sigue siendo brillante, des­de luego: su mente si que es la misma de siempre. Pero la Copa del Mundo resultó un fiasco para el Ministerio, y ade­más el señor Crouch sufrió un revés personal muy duro a causa del comportamiento indebido de su elfina doméstica, Blinky o como se llame. Como era natural, él la despidió in­mediatamente después del incidente; pero, bueno, aunque se las apaña, como yo digo, la verdad es que necesita que lo cuiden, y me temo que desde que ella no está en la casa su vida es mucho menos cómoda. Y a continuación tuvimos que preparar el Torneo, y luego vinieron las secuelas de los Mundiales, con esa repelente Skeeter dando guerra. Pobre hombre, está pasando unas Navidades tranquilas, bien merecidas. Estoy satisfecho de que supiera que contaba con al­guien de confianza para ocupar su lugar.
Aún no había comida en los brillantes platos de oro; solo unas pequeñas minutas delante de cada uno.
-Tienes que pedirle la comida al plato, preciosa…-me susurra Anthony, yo le miro.-Es lo que hace Dumbledore…-vuelve a susurrar, señalando disimuladamente al profesor, que en éste momento, se pide unas chuletas de cerdo, las cuales aparecen en el plato. Todos los comensales comienzan a pedir a sus platos lo que desean. 
Viktor Krum, un chico aparentemente callado, no paraba de hablar en la mesa, dirigiéndose todo el tiempo a Mione.
—Bueno, «nosotrros» tenemos también un castillo, no tan «grrande» como éste, ni tan «conforrtable», me «parrece» —le dice—. Sólo tiene «cuatrro» pisos, y las chimeneas se «prrenden» únicamente por motivos mágicos. Pero los terrenos del colegio son aún más amplios que los de aquí, aunque en «invierrno» apenas tenemos luz, así que no los «disfrrutamos» mucho. «Perro» en «verrano» volamos a «diarrio», «sobrre» los lagos y las montañas.
— ¡Para, para, Viktor! —Dice Karkarov, con una risa en la que no participan sus fríos ojos—. No sigas dando más pistas, ¡o tu encantadora amiga sabrá exactamente dónde se encuentra el castillo!
Dumbledore sonríe, no solo con la boca, si no también con su mirada.
-Con todo ese secretismo, Igor, se podría pensar que no queréis visitas.
-Bueno, Dumbledore-dice Karkarov, mostrando plenamente sus dientes amarillos-, todos protegemos nuestros dominios privados, ¿verdad? ¿No guardamos todos con celo los centros de saber en que se aprende lo que nos ha sido confiado? ¿No tenemos motivos para estar orgullosos de ser los únicos conocedores de los secretos de nuestro colegio?
No presto demasiada atención a lo que hablan, estoy más ocupada muriendo de celos… Sí, lo reconozco, me dan celos. Celos por ver a MI chico, bueno, no sé si puedo decir eso, pero me da celos ver a la persona que amo, riendo y hablando con otra chica, la cual, me parece una tonta.
Entonces Anthony llama mi atención.
— ¡Emily! —me dice sonriendo—. No le hagas caso al idiota ése… ¡Me he enterado lo que sucedió! No le hagas caso… No sabe apreciar la belleza de una…
— Oh, vamos… Déjalo así… No debes acotar a algo que no sabes…—digo.
— ¿Cómo que no sé? Sí que lo sé… Ese Finnigan te dejó por celos por Weasley… ¡Ja! ¡Qué tonto!
Le miro con mala cara. YO solamente le podía decir tonto a Seamus, aunque claro, me lo callaría. En lo que sigue de la cena, no hago demasiado caso a lo que dice Anthony de Seamus, y miraba para otro lado. Aunque, las palabras de éste y ver a Seamus con Lavender hacía que mis celos subieran. 
Cuando la cena da por terminada, Dumbledore se levanta y nos pide a todos que hagamos lo mismo. Entonces, con un movimiento de su varita, las mesas se retiran y alinean junto a los muros, dejando el suelo despejado, y luego hace aparecer por encantamiento a lo largo del muro derecho un tablado. Sobre él aparece: una batería, varias guitarras, un laúd, un violonchelo y algunas gaitas.
Las Brujas de Macbeth suben al escenario entre los aplausos entusiastas de todo el alumnado. Son todas melenudas, y van vestidas muy modernas, con túnicas negras llenas de desgarrones y aberturas. 
Toman sus instrumentos, y, todos los campeones y sus parejas estamos de pie, excepto Harry.
-¡Vamos! –Le susurró Parvati-, ¡Se supone que tenemos que bailar!
Al levantarse, Harry tropezó con la túnica. Las Brujas de Macbeth empezaron a tocar una melodía lenta, triste. Mi hermana y yo nos colocamos al lado de otra pareja (Cedric & Cho), y puedo notar celos de varias partes del salón. 
Anthony coloca su mano en mi cintura, mientras que yo en su hombro, y la otra mano la tomamos con la otra.
Comenzamos a bailar. Damos vuelta lentamente, mientras nos miran, y se van uniendo las parejas. Ginny con Neville, bailaban muy cerca de Harry, el cual nota que ella hace muecas de dolor cada vez que Neville la pisa. Por suerte, dejamos de ser el centro de atención. Dumbledore baila con Madame Maxime. Es tan pequeño para ella, que apenas llega con la punta de su alargado sombrero a hacerle cosquillas en la barbilla, pero ella se mueve con bastante gracia para el tamaño que tiene. Ojoloco Moody baila muy torpemente con la profesora Sinistra, que parece temer a la pata de palo.
Luego presto atención en algo que me hace enrojecer un poco. Seamus baila con Lavender, y sonriendo… ¡Bueno! ¡Se que quizá no pasa nada entre ellos! ¡Pero soy muy celosa!
Él la toma de la cintura, y le hace dar una vuelta. Allí me doy cuenta de que todas las parejas hacen lo mismo, incluso Anthony conmigo.
- No les prestes atención, preciosa…-dice él susurrando-. No vale la pena…
Luego de un rato, para mi alivio, la música termina. Pienso irme, pero Anthony no me deja.
-¡Vamos! ¡No seas así! ¡Me han dicho que te encantan los bailes!
Lo miro fijamente… ¿Acaso me estuvo averiguando?
-Mejor vamos a sentarnos… No estoy de humor…
- ¡Si es por ese idiota…!
-NO estoy de humor… ¿Podemos ir a sentarnos?
-Bien, vale… No te enfades, preciosa.
Nos vamos a sentar, pero mis celos hacen que yo me sienta enfadada con todos. 
-Oye… Preciosa… ¿Qué te sucede? ¡No me dirás que tienes celos de ese Finnigan!
- Ehh… Eso no importa… -le digo, sin saber que decir.
Seamus se sienta en una mesa cerca, con Lavender, la cual, está más histérica que de costumbre. Desvío la mirada y puedo ver  a un Ron furioso mirando a Herms y Krum bailando. Mientras que su compañera, Padma, fulmina a Ron por no sacarla a bailar. Harry también está en esa mesa, con una Parvati igual que su gemela. Con las piernas y brazos cruzados. Hasta que un chico la saca a bailar.
Mi gemela esta celosa, aunque la veo de lejos. No me animo a acercarme a ella, ya que está con Malfoy.
Herms se acerca a la mesa de Harry, no sin antes saludar y sonreírme.
Pero me doy cuenta de que algo va mal al ver que ella y Ronald se pelean. Miro hacia otro lado, sin saber que dirijo mi mirada hacia “Seamuchi”. 
- ¿Otra vez? –Me molesta Anthony.- ¡Vamos a bailar! 
Yo le vuelvo a mirar como diciendo “¿Puedes parar?”. Pero éste tiene ganas de molestar.
-¡Vamos! No seas así… Yo sólo trato de alegrarte…
- Pues no lo logras… -le digo secamente.
- Pensé que eras la gemela dulce…-dice él.- ¿O acaso sigues esperando a que el idiota vuelva contigo? No lo hará… Fíjate en los chicos que suspiran por ti…-me susurra al oído.
Inspiro hondo, para aguantarme, y no decirle algo hiriente o malo.
Veo a mi gemela y voy hacia ella.
- ¡Twin!
Ella se voltea.
- ¡Ah, Emi!
- ¿Cómo estás? ¿Disfrutando?
- Pues… No me gustan las fiestas… 
- ¡Pero viniste! –le digo sonriendo.
-Si… -dice sonriendo.- ¿Y tú? ¿Cómo la pasas, eh?
-Y… -miro hacia donde se encuentra Seamus.
- ¡Celosaa! –dice Steph riéndose.
- ¿Y qué hay de ti? –se le ensombrece la mirada.
- No estoy celosa…
- ¿Ah, no? ¿Ni de Diggory con Chang? 
- ¡Emi! ¡No me gusta ese egocéntrico!
- Bien, bien…  ¡No te pongas así! ¡Solo digo que…!
- NO me gusta que hables de chicos que no me gustan…
- Bien. –le digo.
Anthony se acerca para venirme a buscar.
- ¡Oh, no! ¡Me ocultaré! –digo escapando, y sentándome en otra mesa.
Sin darme cuenta, que era la mesa de “Seamuchi y el chicle”. Suspiro.
- Lo siento… No quería interrumpir… -Seamus me mira fijo, pero no dejo que se cruce con mis ojos.
- ¡Oh! ¡Te puedes quedar! –Dice el chicle-. ¿O te molesta, Seamuchi? –y besa su mejilla.
Ok. Me levanto rápidamente, y le grito a Seamus.
- ¡Eres un idiota!
- ¡Emily! ¿A qué viene eso?
Entonces alguien me toca el hombro, era Anthony.
- Ven, preciosa… No te enfades…
- ¡No me digas “preciosa”! –Digo con burla-. ¡Y déjame en paz! ¡Y tú! –Señalo a Seamus.- ¡Eres un completo e irreversible idiota! ¿Por qué haces esto?
- Yo…
- ¡Cállate! ¡No quiero oírte!
- ¿Por qué haces este escándalo, McGonagall? Él no es tu novio.
- ¡Tú también cállate, chicle! ¡Eres una desgraciada! 
Me doy cuenta de que algunos se acercan a mí, y oigo una voz conocida.
- Emi… Tranquilízate…
- ¡No me quiero tranquilizar! ¡No te quiero oír!
- Solo son celos tuyos…
- ¡JA! ¡No me vengas a mí con eso! ¡Primero controla TUS celos, y luego me dices algo! ¿Vale? ¡Y yo me voy de aquí, porque no les aguanto! –digo harta, dándome la vuelta.
- ¿Ves? Al final resultó ser una chiquilla histérica… -le dice Lavender a Seamus.
Me doy vuelta furiosa, me acerco a Brown, y la empujo, haciendo que aterrice en las bebidas, y se manche su vestido. Los profesores miran todo atónito… ¿La dulce y callada Emily armando alboroto? Minnie me mira con decepción.
Le sonrío a Brown con malicia.
- Así está mejor… - y dicho esto me voy a la sala común de Gryffindor.
La dama gorda, medio adormilada, me pregunta la contraseña.
- ¡Sólo déjeme entrar! ¡Luces de colores!
Ésta me abre la puerta, mientras yo entro furiosa, me cambio rápido, y me quedo en mi cama, con las cortinas corridas (para que nadie moleste) tratando de conciliar un sueño que nunca llega. Y me doy cuenta, que ése enfado, ésos celos, son el lado que nadie conoce de mí…
Ficha Aceptada
Me ha gustado tu ficha y esta completa Mar :) Gracias por audicionar linda :3 
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 2:20 pm




Jess Black

Nombre completo: Jessica Hope Black.
Rol: Trastornos bipolares y agresividad.
Representante: Cher Lloyd. 
Descripción: Es una chica bastante cerrada, pero tiende a ser perfeccionista y competitiva, no le gusta que las cosas le salgan mal, por eso suele concentrase en lo que está haciendo para darlo por terminado perfectamente, y a parte no le gusta que la gente le gané en cosas, no importa que sea, cualquier cosa, le molesta. Es amargada en cuanto a la gente bromista, y más que nada a la gente bromista estúpida, ya que esas personas suelen bromear sobre su aspecto, su personalidad, forma de ser y cosas así y eso hace que su humor explote y le diga todo lo que piense sobre el en menos de nada, por eso suele estar muy apartada a ese tipo de personas. Muchos la consideran una chica ruda. Siente cierta atracción por la actuación y las artes, por eso decidió estudiar actuación y música, ser actriz la ha conllevado a ser una chica con muchas caras, puede ser alguien contigo, pero puede ser otra persona completamente diferente con alguien más, y le gusta ser así, porque en realidad nadie nunca logrará conocerla, ni nadie logrará ablandar su duro corazón.
Historia: Toda su vida ha vivido con su padre, el cual le dijo que se separo de la madre cuando ella tenia 3 años; debido a que ella era muy ocupada y su trabajo era difícil. Bob económicamente, esta muy bien. Es un reconocido arquitecto de Georgia, Estados Unidos. Los últimos días, Jessica lo noto extraño pero no hizo caso. La separación y la ''huida'' de su madre de la casa, por así decirlo, hizo más fuerte el lazo padre e hija. La chica convive prácticamente con Cameron, su mejor amigo. Van a casi todas partes juntos. Aunque la relación con su padre sea buena, Jess siente la constate falta de su madre. La necesita. Cuando ella cumplió 16 años se entero de lo que hace poco había pasado con su madre, ella había fallecido tras un accidente automovilístico, en el cual recibió un golpe muy fuerte en la cabeza provocando una muerte inmediata. Unos meses después cuando estaba conduciendo a casa, volviendo de una fiesta a la que había ido con su primo, cuando llego la casa estaba en completo silencio, subió a ver si su padre estaba en su despacho o en la habitación principal. Pero cuando entro al despacho de su padre, se encontró con algo que no había esperado jamas. Su padre se había suicidado, dejándola sola.
Escrito de tu autoría: uno|dos.

r e g l a s:



Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 2:27 pm

sonus. escribió:
mils, abs; me encanto la idea, really. es super fsjdakflas ¿se entiende? ah. en un ratito les dejo mi ficha. leí las reglas; pero ahora estoy con el celu, les dejo el gif junto con la ficha, hermosas. besos x
ajhsjahs Jul :) Hay graciassssss ! yes i know   Si ya vi tu fichaaaa ! Ahora te contesto eso tambien Besoss♥
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 2:31 pm

sonus. escribió:
Ficha Aceptada:


By[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Jess Black

Nombre completo: Jessica Hope Black.
Rol: Trastornos bipolares y agresividad.
Representante: Cher Lloyd. 
Descripción: Es una chica bastante cerrada, pero tiende a ser perfeccionista y competitiva, no le gusta que las cosas le salgan mal, por eso suele concentrase en lo que está haciendo para darlo por terminado perfectamente, y a parte no le gusta que la gente le gané en cosas, no importa que sea, cualquier cosa, le molesta. Es amargada en cuanto a la gente bromista, y más que nada a la gente bromista estúpida, ya que esas personas suelen bromear sobre su aspecto, su personalidad, forma de ser y cosas así y eso hace que su humor explote y le diga todo lo que piense sobre el en menos de nada, por eso suele estar muy apartada a ese tipo de personas. Muchos la consideran una chica ruda. Siente cierta atracción por la actuación y las artes, por eso decidió estudiar actuación y música, ser actriz la ha conllevado a ser una chica con muchas caras, puede ser alguien contigo, pero puede ser otra persona completamente diferente con alguien más, y le gusta ser así, porque en realidad nadie nunca logrará conocerla, ni nadie logrará ablandar su duro corazón.
Historia: Toda su vida ha vivido con su padre, el cual le dijo que se separo de la madre cuando ella tenia 3 años; debido a que ella era muy ocupada y su trabajo era difícil. Bob económicamente, esta muy bien. Es un reconocido arquitecto de Georgia, Estados Unidos. Los últimos días, Jessica lo noto extraño pero no hizo caso. La separación y la ''huida'' de su madre de la casa, por así decirlo, hizo más fuerte el lazo padre e hija. La chica convive prácticamente con Cameron, su mejor amigo. Van a casi todas partes juntos. Aunque la relación con su padre sea buena, Jess siente la constate falta de su madre. La necesita. Cuando ella cumplió 16 años se entero de lo que hace poco había pasado con su madre, ella había fallecido tras un accidente automovilístico, en el cual recibió un golpe muy fuerte en la cabeza provocando una muerte inmediata. Unos meses después cuando estaba conduciendo a casa, volviendo de una fiesta a la que había ido con su primo, cuando llego la casa estaba en completo silencio, subió a ver si su padre estaba en su despacho o en la habitación principal. Pero cuando entro al despacho de su padre, se encontró con algo que no había esperado jamas. Su padre se había suicidado, dejándola sola.
Escrito de tu autoría: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]|[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo].

r e g l a s:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Ficha Aceptada
Todo en orden Jul me encanto la ficha akjskasj Cheeeer y Niall dios que lindos ajaja <3 Graciasss por audicionar y confiar en nosotras ! Besoossss 
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Invitado el Dom 01 Jun 2014, 2:37 pm

Ya te dejo mi ficha

Lei las reglas:



Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Calore. el Dom 01 Jun 2014, 3:07 pm

∞IzzisDestroy∞ escribió:Ya te dejo mi ficha

Lei las reglas:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Okeeey :) La esperamos !
avatar


Ver perfil de usuario
------
------

Volver arriba Ir abajo

Re: Begin Again. {Resultados.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.