O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

The Lonely Hearts Club.

Página 4 de 40. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 22 ... 40  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por wanheda. el Vie 13 Jun 2014, 12:38 pm

Chicas estoy.con la selectividad, la semana que viene vuelvo.

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 5:08 pm

No sigo yo, sigue Diana. Lo dice ahí ;-;
Me falta comentar los caps

Sunrise.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por crybaby. el Vie 13 Jun 2014, 5:16 pm

Diana dijo que no la podía seguir.

crybaby.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 5:17 pm

¿Y por qué no me dijeron antes?

Sunrise.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por crybaby. el Vie 13 Jun 2014, 5:18 pm

eche ella lo puso aqui, pensé que ya lo habías leído.

crybaby.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 5:25 pm

No leí ;-;
Ya estoy escribiendo ;-;

Sunrise.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 6:38 pm

Capítulo 03


Summer Jackson || Mía.

Rompiendo con su profundo sueño, Summer abrió los ojos. La luz del sol golpeó su rostro, haciendo que su mano se levantara cómo un reflejo. Largó un bufido cómo si de un toro se tratara y de hecho, Theo siempre la había comparado con un toro. Un cuerpo se removió a su lado y sintió la cabeza de su hermano en su hombro. Le dolía el trasero, la espalda la mataba y el calor la sofocaba. Estaba cansada, algo irónico, ya que había dormido por unas tres largas horas.

—Ya sal —se quejó empujando a Theodoro hacia el otro lado. El cuerpo del moreno se balanceo un poco y cayo otra vez encima de Summer. Definitivamente, no era su día. Se acomodó en su lugar, sin moverse mucho y logró una postura más patética que la interior, pero por lo menos estaba cómoda.

—Pareces una trapecista —se burló Megan, observándola desde el asiento de adelante.

—No deberías estar aquí atrás, es completamente injusto para nosotros dos —musitó la castaña señalándose a ella misma y a su hermano.

—Lo soy, pero cómo Theo y tú pelearon por el lugar, Mason me lo dio a mí —dijo con una fría sonrisa.

—Tu cabello es un asco —afirmó la castaña, Megan se rió con amargura y Summer imitó su gesto.

—Cállense —murmuró Theo con los ojos cerrados. Summer revoleó los ojos y se dispuso a observar el bosque que rodeaba la ruta. El color verde la hacía sentir, en cierta forma, fresca. La hacía sentir bien, sin duda. Y era extraño, ya que muy pocas cosas la hacía sentir bien consigo misma. Cómo por ejemplo, el olor a café en las mañanas mientras lee algún libro o escribe en su cuaderno. Los incontables colores que logra crear en su paleta mientras pinta. Las tardes de lluvia y el chocolate caliente que le prepara su abuela a la luz de la fogata. Summer no tenía de que quejarse, hasta ahora había tenido lo que siempre deseó. A pesar de ser la persona más terca que alguien pueda conocer en el mundo y qué siempre protestaba por todo, sabía muy bien que a sus cortos diecisiete años tenía una buena vida, era afortunada. Pero también sabía, que siempre le había faltado algo. Padres. No es que los haya perdido, no en cierta forma. Más bien, ellos casi nunca estaban en casa. Siempre que ve a las niñas caminar con sus mamás por las calles, tomadas de la mano, no deja de pensar en cómo se sentiría. En cómo se sentiría ir de compras con ella, tomar un helado, contarse cosas que sólo compartirían con ellas mismas y nadie más. Sin duda, le hubiera gustado tener una madre en su infancia.

En cambio, le había tocado su desastrosa, pero aún así agradable familia. Su hermano mayor que era un excéntrico de aquellos, su hermana Megan que sólo la molesta todo el día, un padre que se pasa de avión en avión, una madre que apenas tiene tiempo para llevarla a la escuela y sus dos empalagosos abuelos que viven del otro de la ciudad. Y por último ella, cómo siempre. Summer era la del medio, la marginal. De esas personas que no hablan mucho, que sólo observan y hacen todo lo posible para no llamar la atención. Su carácter frío, cómo una noche de invierno, pero una sonrisa calida, cómo un atardecer de otoño.
No se dio cuenta cuándo de pronto llegaron a la ciudad. Mason, mejor amigo de Theo y muy cercano a Summer, amablemente los había llevado de campamento a las afueras de Manhattan. Habían llegado a los bosques el jueves y apenas era sábado al medio día cuándo ninguno de los tres amigos soportaban los gritos chillones de Megan. «No soporto este calor, los mosquitos van a comerme, ¡quiero ir a casa!», era lo único que Megan repetía. Una y otra vez, haciendo que la diversión de los demás terminara.
«Esperar a que la vida te trate bien porque eres una buena persona es cómo esperar que un toro no te ataque porqué eres vegetariano», se recordó largando un bufido.

Al llegar a casa, lo único que Summer sintió fue un inmenso vació. Toda la casa era silencio; ninguna risa, ningún llanto, nada. Era cómo si nadie viviera allí, pero cuándo Megan piso el piso encerado, gritó de frustración al llamar a sus amigas y comenzó a quejarse, cómo siempre. «Gran idiota», pensó su hermana.

Cuándo puso todo en su lugar, lo primero que hizo fue correr hacia su habitación y escribir en su cuaderno. Muy pocos lo sabían, en realidad, nadie lo sabía, pero a Summer le encantaba escribir. Cómo las personas enamoradas o tristes, ella era una escritora.


{...}


Lunes, querido lunes. Lo de querido estaba de más ya que Summer odiaba los lunes y este no era la excepción. Las faldas ajustadas de las animadoras, el color negro de los emos,  las rastas de los chicos ecológicos y las falsas sonrisas de los populares inundaban el ambiente del instituto.

—Si tuviera el poder de quitarles los ojos y hacerlos sangran por la nariz con un sólo movimiento de la mano a todos, juro que no dudaría ningún momento en hacerlo —confesó Summer con rabia, observando a todos sus compañeros.

—A veces no logro descifrar si eres un genio o simplemente eres una completa maniática —dijo Tyler, mirándola directamente a los ojos. Summer sonrió de lado y se encogió de hombros.

—Quizás las dos —murmuró, haciendo que su amigo riera. Levantó su brazo derecho y cubrió sus hombros mientras caminaban por los pasillos. Summer apegó sus libros a su pecho y el moreno le dio un corto beso en la sien. Varias personas se apartaron al ver caminar a la hermana de Summer con sus amigas. Las dos se regalaron miradas despectivas y sonrieron con falsedad.

—¿Algún día podrán ustedes dos tratarse cómo hermanas? —inquirió curioso y con un deje de reproche.

—Neh —Summer hizo un gesto con la mano, restándole importancia. El timbre sonó y los dos amigos abrieron los ojos cómo platos.

—Matemáticas, mierda —espetaron los dos al unísono y corrieron hasta su salón.

Después de un largo y aburrido día en la preparatoria, los libros de Summer cayeron cuándo un jugador de fútbol la empujó. No supo si fue a propósito o un accidente, pero el muy bastardo ni siquiera pidió disculpas.

—Te ayudo —avisó una voz femenina y Summer no pudo creerlo. Megan era la chica que se había tirado en el asqueroso suelo del instituto – cómo ella misma solía llamarlo – y había ayudado a su hermana. Pero no era la única, Lana, una de las mejores amigas de Megan, levantó unas hojas que se habían esparcido por el pasillo.

—Gracias, Megan.

—Eres mi hermana, idiota —dijo con una media sonrisa. Lana le entregó las hojas y también sonrió. A Summer se le hizo difícil devolverles el gesto, pero logró espetar una sonrisa que ni siquiera se le podía llamar sonrisa.

Al tirar las puertas hacia a fuera, el aire fresco inundó los pulmones de Summer. Caminaba con Tyler hacia el estacionamiento mientras éste aún trataba de deshacerse de la gran mancha que había en su camiseta después de que la morena, accidentalmente, derramara jugo de uva en ella.

—En serio lo siento —dijo por enésima vez.

—Sé que lo sientes, Summ —le regaló una sonrisa calida para tranquilizarla, cosa que logró —. Dime, ¿qué harás esta tarde?

—Supongo que saldré a correr, ¿tú? —indagó al subirse al automóvil de su mejor amigo.

—Pensaba en echarle una lavada a esta chatarra —comentó al comenzar a conducir.

—Después de la siete estoy dispuesta a ayudarte.

—Bien, pero no traigas a Sam esta vez. Esa perra vuelve loca a mi hermana —mencionó revoleando los ojos.

—Kylie es un amor, cierra la boca —opinó.

—Lo que digas —articuló, negando con la cabeza.

Por más que Tyler le había dicho que no llevara a Samantha, Summer hizo caso omiso y la llevó con ella a correr. Cuándo sus piernas estuvieron lo suficientemente cansadas cómo para no poder dar ni un paso más, Summer se sentó en una banca para recuperar el aire. Escuchó los ladridos de su perra a lo lejos y se preguntó porqué no estaba a su lado. Se levantó y buscó con la mirada al animal, pero no había rastros de ella.

—¿Sam? —elevó la voz, esperando una respuesta.

—Disculpa, ¿es tuyo? —preguntó una voz masculina. La morena giró en sí y se encontró con Samantha mordiendo el gran zapato de un payaso de ojos azules.


Última edición por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 6:40 pm, editado 1 vez

Sunrise.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Sunrise. el Vie 13 Jun 2014, 6:40 pm

Esto me salió, es kk, pero esto me salió y cómo no sabía que tenía que subir quise hacerlo lo más rápido posible ;-;
Perdón ;-;

Sunrise.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por crybaby. el Vie 13 Jun 2014, 7:37 pm

a mi me gusto, para haberlo hecho tan rápido quedo muy bien. alex, alex, alex   ahr o es el o es el. me gusta como es summer, es una genia, bue. ahora me toca a mi, ya subo mi cap luego, solo lo perfecciono y eso.

crybaby.


Volver arriba Ir abajo

Capitulo 04.

Mensaje por crybaby. el Vie 13 Jun 2014, 8:08 pm

Capítulo 04.


Charlotte Montgomery || Adry.
Posiblemente Charlotte podría considerar como una rutina el tener que quedarse en detención después de la escuela, hasta podría acostumbrarse y es que la pasaba bien, los chicos castigados regularmente no eran tan malos como parecían y siempre era divertido sacarle una que otra cana verde al profesor encargado de cuidarlos. Pero esta vez simplemente no estaba de ánimos, porque tener un reencuentro con tu ex después de que se burló de ti solo unos días atrás, no era para nada divertido.
Nunca imagino que un corazón roto doliera tanto, hasta el punto de sentir en el alma como si le estuviesen taladrando justo ahí y simplemente su organismo se negara a respirar. Todo volvió a su mente, haciendo que sus ojos verdes se comenzaran a aguar, pero lo último que ella quería era que la vieran llorar, así que bruscamente se limpió una escurridiza lágrima traicionera al instante que sintió como alguien tomaba lugar a su lado.
— Vete, Parker.                                                                                                
— Te lo advertí.
— Deja eso. No estoy de ánimos.
— Sabias que tenía razón y aun así decidiste ignorarme. Por eso ha pasado esto. —La chica suspiro.
No, no lo sabía. No era su culpa tener el corazón roto en esos momentos, eso no era lo que pretendía obtener cuando comenzó a creer que el amor podría ser algo que una persona como ella podría experimentar. Después de todo, cualquiera cambiar de parecer si le juran amor eterno y puro ¿no? Y eso fue justamente lo que Scott Lebranc le prometió a ella. Probablemente fue algo ingenua al pensar que el chico popular y más solicitado por todas se había enamorado de ella, pero no la podían juzgar y ni si quiera las advertencias del bruto de Parker la hicieron poder bajar de su nube. ¿Por qué lo escucharía? Si todo lo que él hacía era lo contrario a ayudarla y hacer su vida mejor y mucho menos le creería con la forma tan animal y fría con la que le “advirtió”.
“Hey, fea, el orangután jugador de futbol solo está jugando contigo. Piénsalo, ¿una plebeya con un príncipe? Eso solo pasa en cuentos de hadas, y este no es uno, pendeja”.
— Joder, sí. Tenías razón. Ahora deja déjame en paz ¿me quieres ver llorar? —Desvió la mirada— pues no lo harás. —el chico quien antes tenía una sonrisa de superioridad, ahora se mostraba totalmente serio
— No se trata de eso, yo..
— Cállate, hombre ¿No entiendes que no quiero oírte? Déjame en paz. —el pelinegro asintió levantándose. Le dirigió una mirada a la colorada.
— Solo quería ayudarte, pendeja. —Charlie bufo.
«Como lo odio. Imbécil mal nacido»
Sonaron las cuatro en punto y por fin pudo respirar en paz, porque no volvería a ese lugar por dos días, que no era mucho pero si algo. Saco un cigarro, lo prendió y con ansiedad lo llevo a sus labios, de repente sintió como unos brazos la rodearon.
— ¡Puta madre! —soltó pegándole un golpe al desconocido e hizo una mueca al ver de quien se trataba—. Joder, Nicolas. Ya te he dicho que no hagas eso, me asustaste.
— Lo siento. —murmuro el chico, sobándose el estómago donde había recibido el golpe.
— ¿Qué haces aquí? ¿No deberías estar jugando monopolio con tu familia? —pregunto. Nicolas sonrió.
—Solo quería ver que salieras bien. —respondió haciendo que Charlie mostrara una sonrisa de labios cerrados. Su mejor amigo Nicolas Lawson era la persona más adorable y buena que hubiese pisado la tierra. Posiblemente ella estuviese perdida sin él.
— Charlie, ¿recuerdas cuando me prometiste que ibas a dejar de fumar? —Ella le miro— ¿o que lo ibas a hacer menos?
— ¿Ah? —musito. Nicolas rio ante la cara de confusión de su amiga— no inventes, yo nunca te he prometido nada.
— Si lo hiciste. En una de las muchas fiestas que hizo Scott cuando salía contigo. Estabas ebria y…
— Pero estaba ebria. Así no vale. —Dijo y su amigo le quito el cigarrillo— ¡oye!
— Por una vez en tu vida, Charlotte, escucha a tu mejor amigo.
Charlie revoloteo los ojos, pero asintió. Debía agradecerle a Nicolas, ya que era lo más cercano que tenia de un padre y mejor amigo.
***
Su hogar no era el más cómodo ni pintoresco del sur de Brooklyn. Vivía en unos complejos de apartamentos sin enchapar y totalmente deteriorados, era lo que podían pagar con el sueldo de su madre, pero Charlie siempre decía que podía ser peor. Subieron por la escalera de incendios y entraron por la ventana de uno de los apartamentos, porque era más fácil que tener que verles las caras a los indeseables vecinos.
— Charlie, cielo ¿eres tú?
— Aja.
— Ven aquí, nena. —Charlotte revoloteo los ojos, odiaba que su madre la llamara así, era ridículo. Fue hacia ella arrastrando los pies.
— Charlotte, no arrastres los pies, es molesto. —por tercera vez en la noche, la chica puso los ojos en blanco.
— ¿Qué paso?
— Hay unos nuevos vecinos en el edificio ¿podrías llevarles esto? —Pregunto la mujer dándole un plato grande con lasaña—, es que ya debo irme a trabajar.
— No quiero. —su madre puso una de esas caras que inevitablemente, daban miedo.
— Lo harás o te castigo por un mes. —Charlie la miro incrédula y suspiro resignándose.
— Como sea. —soltó para luego dirigirse a su habitación, cerrando la puerta de un portazo.
Se encontró con Nicolas ojeando un libro viejo y polvoriento. Este sonrió al notar su presencia, era una de esas sonrisas que aunque fuera el peor momento, Charlie no podía evitar corresponder. No fue hasta que escucho como se rompía un frasco de perfume, que noto la presencia de su hermano menor en su habitación, estaba ojeando era su diario.
— ¡Billy! —Le arrebato el diario de sus manos—. Sabes que tienes prohibido entrar a mi habitación. Vete.
— ¡Perra! ¡Le voy a decir a mama!
«Malparido niño malcriado, hijo de…»
— Charlie —Nicolas la saco de su pensamientos— ¿Qué paso? ¿Está todo bien?
— Si. —Musito sentándose en la cama—. Nico, ¿me acompañas a llevarles un plato de lasaña a los nuevos vecinos? —su amigo asintió levantándose y dejando el libro viejo en su lugar para seguir a la chica hasta la sala, encontrándose ahí con Billy tratando de alcanzar un frasco de galletas.
— Billy ¿y mamá?
— Ya se fue. —respondió el niño poniéndose de puntillas. Nicolas se acercó, tomo el frasco y se lo dio.
— Hombre, ¿para qué le das galletas? Sabes cómo se pone cuando come azúcar. —articulo la pelirroja. El chico se encogió de hombros— Billy, vamos a ver a los nuevos vecinos. —el niño asintió y como si se lo hubiesen ordenado, tomo la mano de su hermana mayor quien le hizo un gesto a su amigo para que tomara el plato de lasaña. 
Solo unos pasos al salir al pasillo y llegaron al departamento de sus nuevos “queridísimos” vecinos. Charlie toco la puerta dos veces y pego el grito en el cielo cuando observo a quien sería su nuevo vecino.
«Tiene que ser una broma de muy mal gusto»
— Hola, pendeja.
Abre:
Hola, pues aqui esta mi muy aburrido y poco interesante capitulo. ya se que falta lo de como entro al club y eso, pero eso lo pondré despues ya que hasta ahora no se me ha dado una idea original. eso, sigue alice.


Última edición por lana. el Lun 16 Jun 2014, 7:25 pm, editado 2 veces

crybaby.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por glacier. el Sáb 14 Jun 2014, 11:05 pm

muy buenos lo capítulos, los de ambas, luego daré mi completa opinión al respecto, por ahora, afirmo que me encantaron completamente<3.
y no podré subir hasta el miércoles o jueves, tengo algunos asuntos familiares pendientes importantes en los próximos días, así que tampoco me conectaré en el foro, no salten mi turno, por favor queridas mías  .

glacier.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Supertramp. el Lun 16 Jun 2014, 7:18 pm

comento mañana*w*

Supertramp.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Invitado el Mar 17 Jun 2014, 12:48 pm

edito :3

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por the1975. el Vie 20 Jun 2014, 11:08 am

Los capítulos fueron increíbles, de verdad. Desearía poder escribirles las palabras que se merecen pero estoy sin nada en la cabeza. Perdón, de verdad perdón, después veré qué hago con mi mente.
Besitos y espero el próximo :).

the1975.


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por wanheda. el Mar 24 Jun 2014, 5:57 pm

ah, qué bien sienta volver. me alegra comprobar que la nove no se ha quedado estancada. mañana leo los capítulos y os escribo un comentario a cada una como dios manda.

wanheda.
----
----


Volver arriba Ir abajo

Re: The Lonely Hearts Club.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 5:36 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 40. Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 22 ... 40  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.