O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» They failed in heaven
Hoy a las 5:43 pm por jackson.

» The Selection
Hoy a las 5:36 pm por Supertramp.

» the selection
Hoy a las 4:47 pm por hypatia.

» All you need is love.
Hoy a las 4:36 pm por Ritza.

» Valley of wolves.
Hoy a las 4:36 pm por Ritza.

» El Círculo {One Direction} |NC|
Hoy a las 4:34 pm por Ritza.

» A Match Made In a University | 1D
Hoy a las 4:34 pm por Ritza.

» Once Upon a Time | NC| One Direction
Hoy a las 4:34 pm por Ritza.

» Coven of salem
Hoy a las 4:33 pm por Ritza.

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

what might happen. | audiciones abiertas.

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Invitado el Lun 26 Mayo 2014, 2:35 pm

OMEGÉ. estoy en tantas colectivas... pero vale la pena audicionar, ¿no? o: Bueno, audiciono XD ya dejo mi ficha<3 Soy Connie y Conny ya me conoce o: y ya sé porqué rol iré (?)
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por spitfire. el Lun 26 Mayo 2014, 3:20 pm

Últimamente la gente fab abre demasiadas audiciones fabs y yo no sé que hacer con mi vida que también es fab ahque, tendréis mi ficha. Tenía ganas de hacer becstin en alguna parte, but ya están ocupados BECSTIN RULZ.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por michael. el Lun 26 Mayo 2014, 3:47 pm

mañana respondo comentarios bc, here es muy tarde y mañana tengo clases.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por Stonenobrien el Lun 26 Mayo 2014, 6:56 pm

Ficha:



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 

Representantes: Kaya Scodelario y Andrew Garfield.

Nombre de tus Pjs: Anebel Becker y Sebastian Bach.

Rol: Amigos con derechos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Canción:
Capitulo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 «Vulnerable. Que palabra tan patética, horrorosa e inadecuada –pensó –. Más bien describía cada segundo de cada día y cada noche, independientemente de que estuviera dormida o sentada junto a aquel árbol esperando el momento. » Miro a su alrededor. Tenía la espalda rígida. Le dolía la cabeza.


Ridículo. Hasta ahí llegaba. Pero no sabía que otra cosa hacer. Las noches las pasaba en vela pensando en cómo sería su fin y eso le aterraba. No quería morir, no en ese lugar, sola y sin nada más que la noche.
Pero...¿Qué es lo que le había pasado? ¿Cómo había llegado ahí? Bueno todo empezó como una simple broma, una iniciación por la cual todas debían pasar si querían entran en la fraternidad.
«No hay nada peor –Pensó– que el estruendo que causa el silencio. » Hace un par de días su vida estaba perfectamente, todo en su lugar, no le faltaba nada, salvo una cosa, la popularidad, todas querían tenerla y para hacerlo tendrían que entrar la Casa Beta, un lugar donde las palabras aburrimiento y soledad no existían. 
Se había propuesto estar dentro de ella sobre todas las cosas, claro, no lo haría sola, con ella estaba Julie, su mejor amiga desde que tenía memoria, habían estado juntas desde el vientre, sus madres habían pertenecido a la misma fraternidad y se volverían casi tan inseparables como lo son Julie y ella ahora. Julie, de tan solo pensar en ella sus ojos se humedecieron, su abuela siempre le decía »nunca sabes cuando las personas se van, por eso siempre tienes que decirle lo importante que son para ti.« Si tan solo pudiera decirle lo mucho que la quería y la necesitaba en este momento. 
»Lo que pasa es que yo no la vería porque ya estaría muerta. « Las letras de una canción se le filtraron en la memoria: «No reason to get excited, the thief he kindly spoke. There are many here among us who feel that life is but a joke. »
Oía el riff de la guitarra como si lo estuvieran tocando a lo  lejos. Oía la voz áspera. Tenía sentido. No había motivo para emocionarse.
Suspiro profundamente, pero aquella exhalación estuvo a punto de convertirse en un grito cuando oyó un ruido repentino cerca del otro árbol. Al comienzo se tambaleo a un lado, como si pudiera esconderse. Pensó que  estaba profiriendo unos gritos incomprensibles, pero luego se dio cuenta de que todos aquellos ruidos solo existían en su cabeza.
Dos mañanas antes, se encontraba en su cuarto escuchando viejas canciones, era viernes, nada malo podía pasar, se había duchado y estaba lista para empezar sus labores hasta que un mensaje en su correo la distrajo. »Has sido elegida para morir« Profirió un agudo grito »¿Quién sería tan estúpido como para jugarle una broma de ese tamaño –pensó–« Eso tenía que ser, no encontraba razón alguna para que alguien la odiase, estuvo a punto de hablar con sus padres sobre eso cuando otro mensaje le fue enviado. Su reacción fue de retirarse, como todos lo hubieran hecho por el miedo. 
Esa tarde durmió o eso es lo que ella quería haber hecho pues no dejaba de pensar en el mensaje »No puedes vivir con ese temor, se valiente y abre el mensaje, a lo mejor no es lo que crees –se dijo a si misma–« Se levantó de la cama dispuesta a abrir el mensaje, se armó de valor y pico el botón de leer. »Es una pequeña broma, novatas –suspiro al leer aquello- la verdad solo queríamos decirles que nuestro ritual de iniciación empieza mañana a partir de las ocho horas, solo que Kiley ha pensado que sería más divertido si les enviábamos aquel mensaje primero. Sin más por decir, las esperamos mañana si de verdad quieren entrar estarán puntuales. xx Den«


Última edición por Stonenobrien el Mar 27 Mayo 2014, 4:03 pm, editado 2 veces
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por ×Salvatore×. el Lun 26 Mayo 2014, 8:00 pm

Raz, raz, raz, llegue ah (?) xd Me ha gustado mucho la idea, linda, no sé, pero lo siento muy original, eh <3 Así que vengo a arruinarles la vida (?) okno. ¡Participo! :D
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por ×Salvatore×. el Lun 26 Mayo 2014, 8:26 pm

Abigail & Alexander

»reservados: Niall Horan & Selena Gomez
»nombres de tus pj's: Abigail Natasha Ivashkov & Alexander Elliot Wells
»rol: Amigos con derecho
»escrito de tu autoría:
Hot Cakes & Songs:


Capítulo 004
Los mejores amigos son los que están a tu lado y te apoyan.♡

Desperté después de que alguien me empujara cayéndome en el piso. Abrí mis ojos lentamente y vi a mi hermana, Jessie; Mientras que yo me levantaba, ella se reía de mi.
— ¡Qué buena mañana he tenido! — exclamé sarcástica
— Lo siento mucho, pero tu tienes la culpa por no despertarte, te ando llamando desde hace 20 minutos y tú nada — habló caminando hacia la salida de mi habitación
— ¿Qué haremos hoy? — pregunté antes de que saliera
— No lo sé, de repente a la bruja se le viene algo a la cabeza, no lo sé — encogió los hombros en seña de ''no sé''. Ella se refería a nuestra madrastra Ruth, desde que se casó con mi difundo padre, se ha creído la dueña de todo, pero en cierta parte es la verdad.
°°°°°
Ya vestida, bajé las escaleras dirigiéndome hacia la cocina dónde se encontraban mis hermanas. Saludé a todas con un ''Buenos Días'', Ruth no había respondido mi dicho, siempre era así, fría con todas.
— Quiero que vayan a limpiar el patio, lavar el auto y cocinar la cena — habló Ruth mirándonos seria
— ¿Vendrá alguien? — preguntó Luce mientras daba un mordisco a la manzana que comía
— Sí, vendrán unos empresarios y quiero que salgan de casa después de la cena, ¿entendido? — nos miró amenazante, nosotras asentimos — De acuerdo, ahora vayan a hacer lo que les dije — habló.
°°°°°
Salimos al patio y al ver todo ésto, mi cara cambió de expresión, feliz a enojada. Ayer, Ruth había hecho una fiesta para festejar de que nuestro restaurante estaba avanzando. Odiaba ésto, ella nos manejaba a su gusto, desde aquel día que murió...mi padre, ella se ha vuelto la REINA de todo.
— Ésto es realmente injusto — hablé enojada
— La verdad, sí, pero no podemos hacer nada, esa bruja nos tiene atada como empleadas — me apoyó Frannie
— Empecemos, no quiero que ésa bruja nos ponga castigo, por no terminar sus mandados — dijo Lizzie.
Empezamos limpiando y juntando las hojas; Después recogimos los vasos de plásticos, botellas de champaña y alcohol. Descansamos un rato, ya habíamos recogido todo, nos faltaba lavar el auto.
— Ya...mucho descanso, vamos a lavar el auto — dije buscando los útiles para lavar un auto. Al encontrar todos los útiles las repartí hacia mis hermanas.
— No quiero hacerlo...Quiero descansar de nuevo — reprochó Luce agarrando los útiles débilmente.
— Deja de quejarte, Luce, camina — dijo Anette — Camina rápido — la empujaba, pero Luce paraba. Ésto es infantil, pero da risa.
Estábamos lavando el auto cuando oímos voces hablando o riéndose. Volteamos a ver y eran 6 chicos, admito que eran guapos. Ellos se dieron cuenta de que los veíamos y sonrieron, haciéndonos sonrojar.
— Hola, me llamo Finn Thompson, un gusto — habló uno de los 6, pero miraba a Frannie. ¿Amor?
— Ya...Hola bellezas, me llamo Niall Thompson, un gusto — habló uno rubio, pero me miraba a mi. Lo rojo se me había subido bastante, haciéndome bajar la cabeza.
— Mi turno, me llamo Harry Thompson, encantado de conocerlas — sonrió un chico con rulos, ¿Acaso todos tienen a una chica elegida?
— Me llamo Zayn Thompson, encantado igual — dijo ésta vez un chico moreno sonriéndonos, pero sentía la mirada de aquel rubio mirándome.
— Hola...Me llamo Justin Thompson — dijo un chico cuya voz era super seria. — Él es Eddie Thompson — señaló aquel chico, que iba a hablar, pero Justin se le adelantó.
Nos presentamos y ellos nos ofrecieron a ayudarnos, dudamos unos segundos, pero al final acabamos aceptando, ya que nos invitaron a almorzar en su casa. Ellos nos decían que eran nuevos acá, y que acababan de llegar; También, nos dijeron que tenían en mente en hacer un restaurante.
— ¿Están de paseo por acá o para siempre? — les pregunté mirándolos.
— Creo que para siempre, pero no está confirmado — me respondió Niall con una sonrisa.
— Me alegro por ustedes...¿Vendrán al mismo Instituto que nosotras? — pregunró Frannie
— Supongo, no nos han dicho todavía — dijo Finn.
Después de terminar de lavar el auto, nosotras nos cambiamos y fuimos hacia la casa de ellos que sólo quedaban unas 4 casas más a lado de nosotras. Al llegar, nos recibió una señora que parecía de 30 o 35 años; Era la madre de ellos o eso creo.
— Hola chicas, espero que mis hijos no le hayan hecho nada malo, eh — dijo la señora mirándolos seriamente
— Por supuesto que no, en cambio fueron cariñosos — dijo Lizzie con una sonrisa.
— Eso espero...¿Se quedarán a almorzar? — preguntó con una sonrisa.
— Sus hijos nos invitaron, creo que estamos aquí por eso — contestó Luce.
— ¿Sus padres no se estarán preguntando dónde estarán ustedes? — preguntó otra vez. Al mencionar ''padres'' nos callamos y bajamos la cabeza. — Oh, no...No sabía que les iba a afectar tanto. Lo siento mucho, chicas — dijo con la voz preocupada.
— No se preocupé, nuestro padre murió y tenemos una madrastra, ella nos dio permiso — mentí con una falsa sonrisa. Sé que mentir es malo, pero recibiremos un castigo, ya estábamos acostumbradas a eso.
— Oh, bueno, chicas...¿Me ayudan? — preguntó, nosotras asentimos.
La ayudamos con la cocina y colocamos la comida en la mesa; Los chicos trajeron los vasos y el agua, mientras que nosotras servíamos.


Canción, ah :3:


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por wylan el Mar 27 Mayo 2014, 9:53 am

Me encanto la idea, es increible, so, tengo que audicionar
Mas trade dejo todo c:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por holiscrayolis el Mar 27 Mayo 2014, 1:02 pm

Hola izzy, conny<33. Audicionaré por la idea tan maravillosa que es, aunque no sé por cuál rol ir. Luego dejo todo. Saludos.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por wylan el Mar 27 Mayo 2014, 11:28 pm

Gia & Colt
 
»reservados: Elizabeth Olsen, Dane DeHaan & Logan Lerman
»nombres de tus pj's: Gia Livier Knapp & Colt Jackson "Jax" Rohan
»rol: Triángulo amoroso
»escrito de tu autoría:
Escrito:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Desde el principio de los tiempos ha existido una ley, la ley de la vida: Nacer, crecer, reproducirse y morir. Pero nadie le mencionó a la joven Emma Darlow que esa ley se podía quebrar, ¿Cómo? Sucedió de la siguiente manera: Emma tenía siete años, cinco meses, tres días y veinte minutos cuando por accidente se dio cuenta de su extraño don; devolver la vida a los muertos.

{×××}

Emma jugaba con su prima en una vieja casa abandonada, el perfecto lugar para jugar cuanto y como quisieran sin ser reprendidas por sus padres. Ambas niñas conocían el lugar perfectamente, sus colores, olores e incluso el nombre de uno que otro vagabundo en busca de refugio.

Su prima fue la primera en notar ese peculiar nuevo aroma, por lo que decidió buscar de donde provenía tan extraña pestilencia y tan difícil de ignorar. Emma se unió a la búsqueda por dos razones: la primera fue porque no quería jugar por su cuenta y la segunda porque si su prima encontraba algo interesante sabía que no querría compartirlo con ella. Para ella el hedor pasaba a segundo término ya se había acostumbrado a los raros olores de aquella casa.

Emma se encontraba "buscando" por las habitaciones, más que buscar Emma lo tomaba como cualquier otro juego.

—¡Emma, ven rápido! —exclamó su prima desde el también descuidado jardín de la casa.

Emma corrió tan veloz como le permitía el dañado terreno, imaginando que pudo haber encontrado su prima. Fuera lo que fuera ella quería jugar con eso. Sin embargo, por más que la joven Emma tratará de imaginar cual interesante objeto podría ser el encontrado por su prima, su inocente mente jamás habría estado preparada para presenciar semejante descubrimiento.

—Hay un señor justo ahí —señalo su prima el enorme agujero detrás de ella. Emma se sintió cual aventurera tal y como en las historias que le contaba su madre.

Ignorando la temerosa mirada reflejada en los ojos azules de prima, Emma se acercó. El  hombre dentro del hueco lucía terriblemente golpeado, despedía un hedor insoportable, tenía manchas de sangre por todo su rasgado traje.
Era una escena bastante trágica, a decir verdad.

—No me siento muy segura de esto, Em, deberíamos llamar a alguien —decía su prima alejándose lenta y cuidadosamente, con las manos a sus costados ligeramente elevadas, como si se preparaba para sostenerse de algo a sus espaldas.

—Creo que está dormido —supuso Emma, pero esa era una suposición incorrecta; el hombre yacía muerto desde las últimas catorce horas.  

Emma estaba fascinada con el cadáver frente a ella. Increíble misterio la mente de aquella niña de siete años.

La joven Emma no solo tomó la osadía de observar aquel cadáver como si se tratase de algún espectáculo circense, sino también lo tocó y al hacerlo un cosquilleo viajo desde sus pies hasta la punta de su dedo índice; retornando la vida a aquel sujeto, éste abrió sus ojos y se levantó de golpe, Emma no daba crédito lo que sus ojos veían.    

Las tres confundidas personas en ese descuidado jardín no podían descifrar que acaba de suceder permanecieron en silencio; un silencio pausado y sosegado, sin embargo, el tiempo no estaba del lado de ninguno de ellos. Pero así como Emma le devolvió la vida al malherido hombre se la quitó a su prima, ésta se desplomo cayendo en uno de los muchos hoyos en ese solar, el hombre reacciono ante la situación  corriendo hasta la pequeña haciendo todo lo posible en él para reanimarla. Todo fue en vano. Emma ni bien digería la anterior escena —ver a otra persona ensangrentada e inconsciente— ahora se enfrentaba con la muerte de su prima.

Solo si Emma hubiese tenido el conocimiento de su misteriosa habilidad habría bastado un solo toque para revivir a su prima.



Aún esta incompleto pues lo empece a escribir entre ayer y hoy, no me aguantaba las ganas de audicionar cx
Canción:
aquí<33
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por holiscrayolis el Miér 28 Mayo 2014, 11:33 am

Alaska & Jeffrey
 
»reservados: Madisson Beer; Keaton Stromberg.
»nombres de tus pj's: Alaska Sheffield; Jeffrey Crawford.
»rol: ¿Posible embarazo?
»escrito de tu autoría:
Capítulo nc:
Hoy no había sido un buen día, de hecho, ni se acercaba a bueno.
Empezando por el despertador, olvidé programarlo y por ende este no sonó, quedándome dormida y llegando tarde a mi primer empleo estable.
Mi suerte fue empeorando cuando me desperté y me di cuenta de la hora, rápido me deshice de las sábanas y traté de descender de la cama pero estas se enredaron en mis pies haciéndome caer de bruces al suelo.  
Adolorida me levanté y me dirigí al baño para darme una ducha. Las gotas repiqueteaban en mi cuerpo, dándome una tenue sensación relajante, destensando mis músculos. Por desgracia, al meterme olvidé ponerme sandalias —ya que el suelo se ponía muy resbaloso por el agua que se acumulaba—, no creí que fuera muy necesario por lo que ignoré eso, sólo me importaba hacer las cosas rápido.
Y como el piso me quería mucho me atrajo hacia él,  fue inevitable caer cuando estaba a punto de salir, se me entumió mi trasero. Un fallido intento de levantarme pero volví a dar contra el suelo.
En ese momento deseé haberme puesto el calzado pero ya era demasiado tarde. Otra vez yacía tirada en el piso.
Esperé a que el dolor se calmara, finalmente pude ponerme de pie continuando con mi labor asegurándome de no pisar más charcos de agua y enrollando a su paso, una toalla alrededor de mi cuerpo.
Llegué a mi armario y me di cuenta que no tenía limpia la ropa que me tenía que colocar para el trabajo, bufé pateando todo lo que estaba cerca dándome con una pata de la cama en el dedo pequeño de mi pie derecho.
Entonces me di cuenta de que podría haber llamado y dar una explicación del por qué de mi ausencia. Busqué el celular y lo encontré en mi escritorio. Llamé al número de la empresa pero no respondían, revisé el teléfono y me di cuenta que no tenía servicio.
Frustrada me dirigí al computador para enviar un e-mail, mis dedos se movían febrilmente sobre el teclado, en cuanto finalicé intenté enviarlo, me marcó error, tampoco tenía internet.
Vociferé algunos insultos sólo para desahogarme.
El universo estaba en mi contra.
Las lágrimas se comenzaron a acumular nublando mi vista, parpadeé reiteradamente para alejarlas y ver claramente otra vez.
Tenía que presentarme forzosamente para dar una concreta explanación de lo acontecido. Ya me habían advertido lo que tenía que hacer si es que alguna vez llegaba tarde o no asistía a la empresa, claro, el dirigente de esta no debía de darse cuenta porque si no me despediría. Así era él, le gustaba que nadie rompiera las reglas, si lo hacían, tendrían que constatar las consecuencias de sus actos. Y eso era bueno, ya que te ayudaba a ser más responsable pero por ahora eso ya no me concernía. Sólo deseaba que no se enterara.
Examiné mi armario y solté un suspiro de alivio al encontrar en un rincón un conjunto presentable para el trabajo. Me coloqué las prendas y me arreglé buscando la mejor manera de verme decente, atando mi cabello en una coleta prolija y maquillándome sutilmente. Me encontraba más serena porque parecía que las cosas ya iban a empezar a salir mejor.
Tomé las llaves y cerrando la puerta tras de mí salí al porche para ir por mi automóvil. Entré a este, inserté la llave y el motor rugió como si fuera un Ferrari, aunque en realidad sólo era un viejo pero resistente volkswagen azul que, a decir verdad, estaba muy cuidado: la pintura seguía intacta y brillosa, se debía a que de vez en cuando le proporcionaba una lavada; los asientos de piel estaban relucientes, sin ninguna rasgadura, aunque a veces los odiaba porque en tiempo de calor quemaban; el motor, sin duda alguna, estaba en perfectas condiciones, aún se escuchaba como si estuviera recién comprado.
Estaba muy nerviosa, esperaba no toparme con ese señor gruñón que dirige la empresa.
El edificio conspicuo se hizo distinguir, era muy grande, una construcción conservadora pero a la vez moderna estaba completamente en mi visión. Intimidaba, estaba consciente de que el inmueble era inmenso.
Busqué un lugar para aparcar que no se encontrara muy retirado de la instalación. Bajé quedamente del coche admirando mi alrededor, no era la primera vez que me encontraba aquí sin embargo no había estado en el lugar muchas veces y eso no impedía que me maravillara por lo que veía.
Una gélida brisa se hizo presente, meneando mi cabellera castaña a todas direcciones. Pasé una mano por mi cabello y removí todo aquel que se interpusiera en mi vista o que se encontrase en mi rostro.
Caminando pesadamente me dirigí a la entrada. Avanzaba muy pausado buscando una manera de atrasar todo. Demasiado tarde, no lo hice lo suficientemente calmoso, ya había llegado.
«Ya no hay vuelta atrás.» Me dije a mi misma cuando me dispuse a ingresar al establecimiento de la empresa.
Todas las extremidades de mi cuerpo temblaban, estaba muy nerviosa.
Ojalá no se encuentre.
Ojalá lo haya arrollado un camión.
Ojalá que se haya ido por un tubo.
Especulaba diferentes formas que provocaran la ausencia del jefe mientras me aproximaba a la oficina para aclarar todo. Por más crueles y sádicas se oyeran, aun así lo deseaba, prefería mil veces salvar mi pellejo a que el patrón llegara en buenas condiciones.
Generalmente se encontraba su secretaria en su oficina, esperaba que esta vez así sucediera.
Reduje mi caminar, más de lo que ya iba, y me detuve justo en frente del lugar donde se dictaría mi destino. ¿Seguiré trabajando o ya no? Ese era el dilema que surcaba en mi mente.
Palpé la puerta antes de dar unos sonoros manotazos a esta para que me concedieran el permiso de ingresar al salón.
— Adelante. — Una voz grave e imponente llegó a mis oídos dejándome petrificada.
Oh. Por. Dios.
Sentí que mi corazón se detuvo por un momento, la bilis subió por mi garganta regalándome un mal sabor de boca.
¿Por qué justo hoy tenía que ser el día en que a este señor se le ocurría venir?
Giré la perilla para adentrarme al lugar. Ahora sólo quedaba esperar que estuviera de buen humor para que no me fuera tan dañina la decisión que tomara. Posiblemente esté enamorado de mí y me perdone todo. Bueno, eso es claramente quimérico. Cerré la puerta tras de mí, esta rechinó un poco dándole un aspecto tétrico a mi situación.
— Tome asiento, señorita Fellow. — Hizo un ademán apuntando una de las sillas que estaba posicionada en frente de su escritorio.
Acercándome lentamente tomé asiento, todos mis movimientos eran metódicos y calculadores para evitar que notara mi nerviosismo. Mi respiración era cortante y mis piernas temblaban pero trataba de hacer lo posible para que no fuera evidente.
— Me han informado que usted no se presentó a tiempo en su primer día de trabajo. — Soltó con voz neutra al ver que yo no hablaría.
Wao, que rápido corrían los chismes. Aquí tampoco me salvé de las personas quisquillosas.
Bajé mi mirada avergonzada y no dije nada. Como dicen, “El que calla otorga”.
— Lamento informarle que no puedo permitir tener personas irresponsables en mi empresa.
Volví a mirarlo con los ojos muy abiertos. ¿Había escuchado bien? ¿Me había despedido?
— Le prometo que no volverá a pasar. Esta fue la primera y última vez. — Le insté, mi voz sonaba temblorosa y mis ojos comenzaron a aguarse mientras esperaba su respuesta.
— Lo siento, señorita. Fui bastante claro con las reglas que estipulé al principio. — Chistó totalmente serio. Cruzó sus brazos y continuó: —Esperaba más de usted. —Negó con la cabeza. Por un momento noté una pisca de decepción en su mirada pero la apartó en cuanto se dio cuenta de ello, queriendo mantener su semblante duro. —Que tenga un buen día.
Y así, sin más, me retiré del lugar acongojada. Mis pasos se volvieron mucho más pesados, iba arrastrando los pies. Pasé al lado de algunos empleados que me miraban con lástima, otros simplemente me ignoraban.
Me equivoqué totalmente cuando pensé que las cosas ya iban a salir mejor. Todo salió peor de lo que esperaba.

{…}

Después de una mañana terrible me encuentro en el living de mi hogar, vestida con el pijama que tenía puesto y con un chongo desprolijo, en mis pies tengo mis pantuflas de conejito porque son muy cómodas. En cuanto llegué a mi casa me tiré a mi cama a echarme una siesta y por eso me encuentro así.
Ya es de noche y no tengo ganas de hacer nada por lo que me arrimo un tazón lleno de palomitas de mantequilla, un litro de té de limón —mi bebida favorita— y un paquete de gomitas, preparándome para ver mi película preferida “500 días con ella”.
A pesar de no ser exactamente una película de amor me encanta. Es una de esas películas en las que te pasan un final inesperado que por una parte te gusta pero por otra desearías que hubiera terminado de otra manera.
Le pongo play para que inicie la película. En algunas partes suelto unos suspiros al ver lo que él hacer por ella; y en otras bufo por lo estúpida que es Summer, no puedo creer que le haya hecho algo así a Tom, siendo que él la trató desde el principio bien lindo. Si a mí me tocara conocerlo estaría segura de que yo no le haría nada así.
Cuando la película está a punto de concluir mi teléfono suena. Se me hace extraño porque en la mañana no funcionaba. Me dirijo a mi habitación que es donde lo dejé la última vez que lo usé —que fue esta mañana—.
Lo tomo y sin revisar quién contesto: — ¿Hola?
— ¡Bree! — exclama Juliette, logrando aturdirme. Alejo un poco el móvil para evitar quedarme sorda.
Mi mejor amiga, como siempre de buen humor.
— Julie. — Digo con voz apagada.
— Brigette Fellow, ¿qué es lo que tienes? —Pregunta con voz seria. Está preocupada, lo sé porque cambió el sonido de su voz y me nombró por mi nombre completo.
— Nada más te digo que necesito un nuevo empleo. — Explico, tratando de que con esas palabras sepa cómo me encuentro, aunque no sea tan necesario porque ella me conoce muy bien.
— Bree, no sabes cuánto lo siento. — Dice con voz tranquila. — Me imagino que ahora estás con aspecto de vagabundo viendo una película. — Se burla y no la corrijo porque es cierto. En la forma que lo dice hace que suelte una pequeña risa.
— Pues entonces la noticia que tengo te agradará. — Menciona luego de un rato de silencio.
— ¿Cuál es?
— El padre de un amigo necesita una asistente, pensaba tomar ese puesto pero ahora veo que tú lo necesitas más que yo.
— ¿En serio harías eso por mí? —Exclamo emocionada, es la mejor noticia que he tenido en el día.
— Claro que sí, luego yo buscaré otro.
— Vaya, eres la mejor amiga que siempre deseé.
Estoy muy feliz por lo que ha hecho por mí.
Se ríe y yo también lo hago.
— Bueno, te enviaré la dirección y mañana te presentas diciendo que buscas el empleo. Hasta luego. —Se despide mandándome un beso y cuelga.
Unos segundos después me llega el mensaje con las indicaciones de lo que tengo que hacer y una sonrisa se forma en mi rostro.
Al parecer no fue mi peor día, todo se arregló a último momento.
Espero que mañana todo salga bien.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por michael. el Miér 28 Mayo 2014, 12:10 pm

voy primero a aceptar fichas, bc poco tiempo(? luego si puedo respondo comentarios c:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por Invitado el Jue 29 Mayo 2014, 1:24 pm

Izzy, Conny, ¡Hola! me ha encantado tanto la idea, que audicionaré cualquier rol está tan perfecto, que ni si quiera sé cuál escoger, en fin. Ahorita dejo mi ficha c:
Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por michael. el Vie 30 Mayo 2014, 11:13 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Ficha:



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 

Representantes: Kaya Scodelario y Andrew Garfield.

Nombre de tus Pjs: Anebel Becker y Sebastian Bach.

Rol: Amigos con derechos.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Canción:
Capitulo:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
 «Vulnerable. Que palabra tan patética, horrorosa e inadecuada –pensó –. Más bien describía cada segundo de cada día y cada noche, independientemente de que estuviera dormida o sentada junto a aquel árbol esperando el momento. » Miro a su alrededor. Tenía la espalda rígida. Le dolía la cabeza.


Ridículo. Hasta ahí llegaba. Pero no sabía que otra cosa hacer. Las noches las pasaba en vela pensando en cómo sería su fin y eso le aterraba. No quería morir, no en ese lugar, sola y sin nada más que la noche.
Pero...¿Qué es lo que le había pasado? ¿Cómo había llegado ahí? Bueno todo empezó como una simple broma, una iniciación por la cual todas debían pasar si querían entran en la fraternidad.
«No hay nada peor –Pensó– que el estruendo que causa el silencio. » Hace un par de días su vida estaba perfectamente, todo en su lugar, no le faltaba nada, salvo una cosa, la popularidad, todas querían tenerla y para hacerlo tendrían que entrar la Casa Beta, un lugar donde las palabras aburrimiento y soledad no existían. 
Se había propuesto estar dentro de ella sobre todas las cosas, claro, no lo haría sola, con ella estaba Julie, su mejor amiga desde que tenía memoria, habían estado juntas desde el vientre, sus madres habían pertenecido a la misma fraternidad y se volverían casi tan inseparables como lo son Julie y ella ahora. Julie, de tan solo pensar en ella sus ojos se humedecieron, su abuela siempre le decía »nunca sabes cuando las personas se van, por eso siempre tienes que decirle lo importante que son para ti.« Si tan solo pudiera decirle lo mucho que la quería y la necesitaba en este momento. 
»Lo que pasa es que yo no la vería porque ya estaría muerta. « Las letras de una canción se le filtraron en la memoria: «No reason to get excited, the thief he kindly spoke. There are many here among us who feel that life is but a joke. »
Oía el riff de la guitarra como si lo estuvieran tocando a lo  lejos. Oía la voz áspera. Tenía sentido. No había motivo para emocionarse.
Suspiro profundamente, pero aquella exhalación estuvo a punto de convertirse en un grito cuando oyó un ruido repentino cerca del otro árbol. Al comienzo se tambaleo a un lado, como si pudiera esconderse. Pensó que  estaba profiriendo unos gritos incomprensibles, pero luego se dio cuenta de que todos aquellos ruidos solo existían en su cabeza.
Dos mañanas antes, se encontraba en su cuarto escuchando viejas canciones, era viernes, nada malo podía pasar, se había duchado y estaba lista para empezar sus labores hasta que un mensaje en su correo la distrajo. »Has sido elegida para morir« Profirió un agudo grito »¿Quién sería tan estúpido como para jugarle una broma de ese tamaño –pensó–« Eso tenía que ser, no encontraba razón alguna para que alguien la odiase, estuvo a punto de hablar con sus padres sobre eso cuando otro mensaje le fue enviado. Su reacción fue de retirarse, como todos lo hubieran hecho por el miedo. 
Esa tarde durmió o eso es lo que ella quería haber hecho pues no dejaba de pensar en el mensaje »No puedes vivir con ese temor, se valiente y abre el mensaje, a lo mejor no es lo que crees –se dijo a si misma–« Se levantó de la cama dispuesta a abrir el mensaje, se armó de valor y pico el botón de leer. »Es una pequeña broma, novatas –suspiro al leer aquello- la verdad solo queríamos decirles que nuestro ritual de iniciación empieza mañana a partir de las ocho horas, solo que Kiley ha pensado que sería más divertido si les enviábamos aquel mensaje primero. Sin más por decir, las esperamos mañana si de verdad quieren entrar estarán puntuales. xx Den«

ficha aceptada.

¡suerte!
pd: no te preocupes por lo de la ficha bc recibí tu mp c:
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por michael. el Vie 30 Mayo 2014, 11:16 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] escribió:
Abigail & Alexander
 
»reservados: Niall Horan & Selena Gomez
»nombres de tus pj's: Abigail Natasha Ivashkov & Alexander Elliot Wells
»rol: Amigos con derecho
»escrito de tu autoría:
Hot Cakes & Songs:


Capítulo 004
Los mejores amigos son los que están a tu lado y te apoyan.♡

Desperté después de que alguien me empujara cayéndome en el piso. Abrí mis ojos lentamente y vi a mi hermana, Jessie; Mientras que yo me levantaba, ella se reía de mi.
— ¡Qué buena mañana he tenido! — exclamé sarcástica
— Lo siento mucho, pero tu tienes la culpa por no despertarte, te ando llamando desde hace 20 minutos y tú nada — habló caminando hacia la salida de mi habitación
— ¿Qué haremos hoy? — pregunté antes de que saliera
— No lo sé, de repente a la bruja se le viene algo a la cabeza, no lo sé — encogió los hombros en seña de ''no sé''. Ella se refería a nuestra madrastra Ruth, desde que se casó con mi difundo padre, se ha creído la dueña de todo, pero en cierta parte es la verdad.
°°°°°
Ya vestida, bajé las escaleras dirigiéndome hacia la cocina dónde se encontraban mis hermanas. Saludé a todas con un ''Buenos Días'', Ruth no había respondido mi dicho, siempre era así, fría con todas.
— Quiero que vayan a limpiar el patio, lavar el auto y cocinar la cena — habló Ruth mirándonos seria
— ¿Vendrá alguien? — preguntó Luce mientras daba un mordisco a la manzana que comía
— Sí, vendrán unos empresarios y quiero que salgan de casa después de la cena, ¿entendido? — nos miró amenazante, nosotras asentimos — De acuerdo, ahora vayan a hacer lo que les dije — habló.
°°°°°
Salimos al patio y al ver todo ésto, mi cara cambió de expresión, feliz a enojada. Ayer, Ruth había hecho una fiesta para festejar de que nuestro restaurante estaba avanzando. Odiaba ésto, ella nos manejaba a su gusto, desde aquel día que murió...mi padre, ella se ha vuelto la REINA de todo.
— Ésto es realmente injusto — hablé enojada
— La verdad, sí, pero no podemos hacer nada, esa bruja nos tiene atada como empleadas — me apoyó Frannie
— Empecemos, no quiero que ésa bruja nos ponga castigo, por no terminar sus mandados — dijo Lizzie.
Empezamos limpiando y juntando las hojas; Después recogimos los vasos de plásticos, botellas de champaña y alcohol. Descansamos un rato, ya habíamos recogido todo, nos faltaba lavar el auto.
— Ya...mucho descanso, vamos a lavar el auto — dije buscando los útiles para lavar un auto. Al encontrar todos los útiles las repartí hacia mis hermanas.
— No quiero hacerlo...Quiero descansar de nuevo — reprochó Luce agarrando los útiles débilmente.
— Deja de quejarte, Luce, camina — dijo Anette — Camina rápido — la empujaba, pero Luce paraba. Ésto es infantil, pero da risa.
Estábamos lavando el auto cuando oímos voces hablando o riéndose. Volteamos a ver y eran 6 chicos, admito que eran guapos. Ellos se dieron cuenta de que los veíamos y sonrieron, haciéndonos sonrojar.
— Hola, me llamo Finn Thompson, un gusto — habló uno de los 6, pero miraba a Frannie. ¿Amor?
— Ya...Hola bellezas, me llamo Niall Thompson, un gusto — habló uno rubio, pero me miraba a mi. Lo rojo se me había subido bastante, haciéndome bajar la cabeza.
— Mi turno, me llamo Harry Thompson, encantado de conocerlas — sonrió un chico con rulos, ¿Acaso todos tienen a una chica elegida?
— Me llamo Zayn Thompson, encantado igual — dijo ésta vez un chico moreno sonriéndonos, pero sentía la mirada de aquel rubio mirándome.
— Hola...Me llamo Justin Thompson — dijo un chico cuya voz era super seria. — Él es Eddie Thompson — señaló aquel chico, que iba a hablar, pero Justin se le adelantó.
Nos presentamos y ellos nos ofrecieron a ayudarnos, dudamos unos segundos, pero al final acabamos aceptando, ya que nos invitaron a almorzar en su casa. Ellos nos decían que eran nuevos acá, y que acababan de llegar; También, nos dijeron que tenían en mente en hacer un restaurante.
— ¿Están de paseo por acá o para siempre? — les pregunté mirándolos.
— Creo que para siempre, pero no está confirmado — me respondió Niall con una sonrisa.
— Me alegro por ustedes...¿Vendrán al mismo Instituto que nosotras? — pregunró Frannie
— Supongo, no nos han dicho todavía — dijo Finn.
Después de terminar de lavar el auto, nosotras nos cambiamos y fuimos hacia la casa de ellos que sólo quedaban unas 4 casas más a lado de nosotras. Al llegar, nos recibió una señora que parecía de 30 o 35 años; Era la madre de ellos o eso creo.
— Hola chicas, espero que mis hijos no le hayan hecho nada malo, eh — dijo la señora mirándolos seriamente
— Por supuesto que no, en cambio fueron cariñosos — dijo Lizzie con una sonrisa.
— Eso espero...¿Se quedarán a almorzar? — preguntó con una sonrisa.
— Sus hijos nos invitaron, creo que estamos aquí por eso — contestó Luce.
— ¿Sus padres no se estarán preguntando dónde estarán ustedes? — preguntó otra vez. Al mencionar ''padres'' nos callamos y bajamos la cabeza. — Oh, no...No sabía que les iba a afectar tanto. Lo siento mucho, chicas — dijo con la voz preocupada.
— No se preocupé, nuestro padre murió y tenemos una madrastra, ella nos dio permiso — mentí con una falsa sonrisa. Sé que mentir es malo, pero recibiremos un castigo, ya estábamos acostumbradas a eso.
— Oh, bueno, chicas...¿Me ayudan? — preguntó, nosotras asentimos.
La ayudamos con la cocina y colocamos la comida en la mesa; Los chicos trajeron los vasos y el agua, mientras que nosotras servíamos.


Canción, ah :


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

ficha aceptada.

¡suerte!
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por michael. el Vie 30 Mayo 2014, 11:18 am

targaryen escribió:
Gia & Colt
 
»reservados: Elizabeth Olsen, Dane DeHaan & Logan Lerman
»nombres de tus pj's: Gia Livier Knapp & Colt Jackson "Jax" Rohan
»rol: Triángulo amoroso
»escrito de tu autoría:
Escrito:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Desde el principio de los tiempos ha existido una ley, la ley de la vida: Nacer, crecer, reproducirse y morir. Pero nadie le mencionó a la joven Emma Darlow que esa ley se podía quebrar, ¿Cómo? Sucedió de la siguiente manera: Emma tenía siete años, cinco meses, tres días y veinte minutos cuando por accidente se dio cuenta de su extraño don; devolver la vida a los muertos.

{×××}

Emma jugaba con su prima en una vieja casa abandonada, el perfecto lugar para jugar cuanto y como quisieran sin ser reprendidas por sus padres. Ambas niñas conocían el lugar perfectamente, sus colores, olores e incluso el nombre de uno que otro vagabundo en busca de refugio.

Su prima fue la primera en notar ese peculiar nuevo aroma, por lo que decidió buscar de donde provenía tan extraña pestilencia y tan difícil de ignorar. Emma se unió a la búsqueda por dos razones: la primera fue porque no quería jugar por su cuenta y la segunda porque si su prima encontraba algo interesante sabía que no querría compartirlo con ella. Para ella el hedor pasaba a segundo término ya se había acostumbrado a los raros olores de aquella casa.

Emma se encontraba "buscando" por las habitaciones, más que buscar Emma lo tomaba como cualquier otro juego.

—¡Emma, ven rápido! —exclamó su prima desde el también descuidado jardín de la casa.

Emma corrió tan veloz como le permitía el dañado terreno, imaginando que pudo haber encontrado su prima. Fuera lo que fuera ella quería jugar con eso. Sin embargo, por más que la joven Emma tratará de imaginar cual interesante objeto podría ser el encontrado por su prima, su inocente mente jamás habría estado preparada para presenciar semejante descubrimiento.

—Hay un señor justo ahí —señalo su prima el enorme agujero detrás de ella. Emma se sintió cual aventurera tal y como en las historias que le contaba su madre.

Ignorando la temerosa mirada reflejada en los ojos azules de prima, Emma se acercó. El  hombre dentro del hueco lucía terriblemente golpeado, despedía un hedor insoportable, tenía manchas de sangre por todo su rasgado traje.
Era una escena bastante trágica, a decir verdad.

—No me siento muy segura de esto, Em, deberíamos llamar a alguien —decía su prima alejándose lenta y cuidadosamente, con las manos a sus costados ligeramente elevadas, como si se preparaba para sostenerse de algo a sus espaldas.

—Creo que está dormido —supuso Emma, pero esa era una suposición incorrecta; el hombre yacía muerto desde las últimas catorce horas.  

Emma estaba fascinada con el cadáver frente a ella. Increíble misterio la mente de aquella niña de siete años.

La joven Emma no solo tomó la osadía de observar aquel cadáver como si se tratase de algún espectáculo circense, sino también lo tocó y al hacerlo un cosquilleo viajo desde sus pies hasta la punta de su dedo índice; retornando la vida a aquel sujeto, éste abrió sus ojos y se levantó de golpe, Emma no daba crédito lo que sus ojos veían.    

Las tres confundidas personas en ese descuidado jardín no podían descifrar que acaba de suceder permanecieron en silencio; un silencio pausado y sosegado, sin embargo, el tiempo no estaba del lado de ninguno de ellos. Pero así como Emma le devolvió la vida al malherido hombre se la quitó a su prima, ésta se desplomo cayendo en uno de los muchos hoyos en ese solar, el hombre reacciono ante la situación  corriendo hasta la pequeña haciendo todo lo posible en él para reanimarla. Todo fue en vano. Emma ni bien digería la anterior escena —ver a otra persona ensangrentada e inconsciente— ahora se enfrentaba con la muerte de su prima.

Solo si Emma hubiese tenido el conocimiento de su misteriosa habilidad habría bastado un solo toque para revivir a su prima.



Aún esta incompleto pues lo empece a escribir entre ayer y hoy, no me aguantaba las ganas de audicionar cx
Canción:
aquí<33

ficha aceptada.

¡suerte!
pd: ay. mis feels<33 audicionaste por dane<33 lo amo c':
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: what might happen. | audiciones abiertas.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.