O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ bxmbshell.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Mar 20 Mayo 2014, 3:16 pm

[img]El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] 148nm9g[/img]

Título: El chico de la plaza

Autora: Emily Rawson

Adaptación: No

Género: Romance

Advertencia: Contenido homosexual

Otras páginas: Wattpad (User: /EmilyRawson)



Lo saludé simpáticamente. Pero él sólo me miró de mala gana...Cómo todos lo hacían.

Era obvio que iban a verme siempre así, después de todo soy y seré "El chico de la plaza"
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Mar 20 Mayo 2014, 3:25 pm

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]
Mis ojos se abrieron por plena luz del día. Odiaba despertarme así, con el sol en mi cara y el aire fresco pegándome cómo si fuera una cachetada. Pero era como despertaba todos los días, así que sólo...Tenía que seguir acostumbrándome.
Estiré los brazos con pereza y me acomodé hasta quedar sentado en la banca. Cómo siempre. Era otra parte más de mi rutina.
Miré hacia mis al rededores, dándome cuenta que seguramente eran las 8 de la mañana con unos minutos. Era demasiado temprano para levantarme, ni siquiera estaba el carrito de café.
Me dispuse a esperar que el tiempo pasara mientras veía cómo el viento sacaba, de a poco, las amarillas y naranjas hojas que quedaban en los árboles. Acababa de empezar el otoño y tenía que admitir que era mi estación favorita, porque en invierno hace mucho frío, en verano, mucho calor y en primavera mi alergia por el polen se hacía notar demasiado. El otoño era la estación perfecta, era fresca, pero no helada, era tibia, pero no calurosa. Estaba en el intermedio de las otras tres, pero para mí era la más tranquila. Mi favorita.
Mientras las hojas caían, la gente comenzaba a "fluir". Señores y señoras que pasaban por aquella plaza para llegar a su trabajo. Mujeres y hombres que caminaban o corrían para hacer su rutina deportiva. Y el del carrito de café.
Me levanté del asiento y me acerqué hasta el señor. Busqué en mis bolsillos algo de dinero, hasta que saqué un dólar.
— ¿Un café? —Me miró, amargo, cómo siempre atendía
—Sí, caliente y con azúcar, por favor —Le pedí, cómo era costumbre de todos los lunes
El señor me dio el vaso con la bebida, y lo agradecí. Luego, caminé unos metros hasta llegar, nuevamente, a la banca sur, de la esquina derecha de la plaza.
El café calentó mis labios que, por poco, se ponían violetas. El frío no solía afectarme así, pero ya me acostumbraría a eso.
Más gente se acercaba a la plaza, pero sólo de pasada. Este horario, era el peor. Las baldosas y veredas se desgastaban por tanto paso de zapatos nuevos, viejos y suelas sucias. El chillido de las mochilas a ruedas de los más pequeños, me aturdían. Pero era un día normal.
Bebí más del café hasta vaciar el vaso de telgopor y lo tiré en el basurín de al lado. 
Respiré profundamente el aire otoñal y largué un suspiro. Se supone que acababa de despertarme, pero el sueño estaba volviendo. A veces me costaba recordar cómo se vivía en una cama, con colchón, almohada y sábanas. La última vez que estuve en una fue hace...cuando tenía 10, y ahora tengo 17. 7 años sin dormir cómodamente. Igual, mis huesos ya se habían acostumbrado a la madera de la banca. 
Me estiré un poco más en el lugar, la misma posición de sentado a veces me cansaba. 
Una pareja de novios, que iban tomados de la mano, se acercaron hacia mí, en realidad, fueron hasta el basurín y tiraron un paquete de chicles sin abrir. Raro, pero lo hicieron. Los miré cómo si nada y les dediqué una sonrisa, la cual obviamente no correspondieron. 
El chico tomó con más fuerza a su novia y, rápidamente, se fueron para otro lado de la plaza. Seguramente les daba miedo. No soy un monstruo, pero el hecho de vivir en una plaza, dormir todos los días en la misma banca, no tener vida social, vestir de vagabundo, y tomar café, me hacia uno. 
Muchas veces me pregunté a mi mismo ¿Por qué esta era la vida que me tenía que tocar? Pero de a poco entendí que tenía que liar con esto. Acostumbrarme y ya. Desde los 10 años vivo solo, por escaparme de mi casa. Tonta idea la mía...Salí de mi hogar por un simple capricho de niño, cuando quise volver no había nadie, estaba perdido o...me habían abandonado. En ese entonces, si quería vivir, me las tenía que arreglar solo. 
Bueno, me las arregle solo.
Hubo un tiempo que viví con una anciana en un callejón. La mujer estaba medio loca...Pero al menos me alimentaba. Luego de su muerte, quise meterme en un orfanato... (Auto-meterme en un orfanato, ilógico, pero necesitaba que me cuidaran), pero no me aceptaron. A los 12 ya estaba en la escuela de nuevo. Pero al ser el último año de primaria no tuve más que volver a quedarme solo a los 13...Fue en ese momento que encontré la plaza. La plaza más grande de la ciudad. La plaza central. Era una plaza típica, es una plaza típica. Pero totalmente natural...Consta con más de 15 bancos de madera, 14 libres, en uno "vivo", yo. Tiene juegos infantiles. Está llena de árboles. Y es de forma cuadrada. En una esquina del centro, están los juegos, y en la parte central, hay una cancha, básicamente, un lugar muy espacioso, en dónde se puede correr, patinar, jugar al fútbol...Lo que uno quiera. Hay mucho espacio verde también, siempre hay más de una pareja con un picnic allí. 
El punto es que descubrí que había trabajos cerca de la plaza, una escuela, tiendas, y un montón de cosas. Intenté lograr algo con eso, pero no, lo único que gané fue una banca, en la cual duermo hace 5 años. Conseguí dinero gracias a la fuente que olvide mencionar...Las personas viven tirando monedas allí. Pero eso no quiere decir que sea un ladrón, claro que no...Las personas son las que dejan su dinero allí. Después de todo, ellas mismas me dan de comer. Me ayudan algo.
Siempre quise socializar, no me considero una persona tímida, al contrario, soy de saludar bastante. Pero ni el del carrito de café es capaz de responder mi saludo. Los únicos antisociales aquí, son los demás.
El tiempo se había pasado rápido, según mi reloj de muñeca ya eran las 11. El horario semi calmado...
Semi porque ya no hay tantas personas que pasen corriendo para llevar a sus hijos a la escuela o por una tardanza en el trabajo. Y calmado...Bueno, es calmado hasta que se hagan las 11:30.
Los 30 minutos pasaron volando, en otoño todo parecía ser más rápido de lo normal.
Las ruedas de los llamados "skate", o simplemente "patineta" inundaron mis oídos de chirridos. Eran peor que las rueditas de las mochilas infantiles. Los saltos y rebotes de las ruedas de las bicicletas hacían que me pusiera nervioso. Odiaba las 11:30. Odiaba cuando los "skaters" y "bykers" ocupaban el centro de la plaza para hacer sus "piruetas". Para eso que vayan al circo.
Su ropa suelta, sus gorros, tatuajes, pircings, o lo que se pusieran, no los hacia ver más rudos, o al menos "mejores que los demás". Me molestaba que se presumieran tanto.
No eran personas punks, pero si se veían creídos. Muy creídos. Siempre se escapaban de sus escuelas que estaban a sólo unas cuadras de la plaza y venían aquí con las chicas colegiales y sus ropas raras. 
Se supone que, ahora, a las muchachas, les gustaba ese estilo atrevido y...rarito que los chicos ocupaban. Pero yo, por parte, lo detestaba. 
Me giré para ver otro de los espectáculos de los "stakers"... ¿Cómo hacían para no estamparse la cara en el suelo?
Las "niñas" de 15, 16, por ahí, con falda y corbata roja, se sentaban en el pasto a ver a los más grandes con sus piruetas y vueltas. Babeaban. Ellas babeaban. ¿Se les caía la baba por eso? Qué asco.
Los skaters, se subían a los bancos y saltaban. Iban por las escalinatas y saltaban. Salían del centro e iban por las veredas y saltaban.
Que un chico con pircings, tatuajes, o de mayor edad que ellas no las tenía porque hacer babear. Puaj. Me daba tanta repugnación.
Los canguros se seguían expandiendo. Parecían una epidemia. Unos estaban a la derecha, otros a la izquierda, se llevaban a gente puesta y ni les importaba. Yo, permanecí en mi lugar, no podía andar con tantas ruedas cerca mío.
Seguí observando lo que hacían y alcance a ver cómo uno de ellos salía, de un salto, de su patineta y se acercaba a las muchachas, a las cuales les decía un secreto y me señalaba con "disimulo". 
El chico con el tatuaje de un ciervo enorme y grandes brazos volvió a su patineta y siguió andando...Hasta llegar al lugar señalado. Ósea, yo. 
Quise correrme, pero era demasiado tarde, el chico subió con sus cuatro ruedas al respaldo de "mi" banca y los dos terminamos en el piso.
Solté un gruñido al encontrarme con su pesado cuerpo sobre el mío. Eso le pasaba por hacerse el genio y querer saltar a una persona sentada. 
Iba a insultarlo, a gritarle, pero sus ojos me decían algo. Sus ojos azules me llamaron demasiado la atención...
Este no era cualquier skater.
Los dos nos quedamos inmóviles. Por un momento pensé que el mundo se había parado. Ya ni siquiera sentía el frío del viento. Creo que ni siquiera estaba corriendo viento. Todo se había frenado. Es como si alguien hubiera pausado el presente. Y me gustaría darle un replay a la escena...Pero la realidad era cruel y alguien le dio play.
Con la patineta en el pliegue de sus rodillas, y sus brazos alrededor de mi cabeza, trató salirse de encima. Hizo fuerza y lo logró. Ahora el viento había vuelto. Ya todo estaba cómo antes...solamente que yo seguía en el suelo.
Traté de imitar la acción del ojiazul, con dificultad, terminé de pararme. El chico seguía allí, con su "skate" en manos. Él me miraba serio, con sus ojos azules penetrándome en cada segundo. 
Creo que un metro, exacto, teníamos de distancia, no era tanto pero tampoco era poca separación. Era raro que alguien como él siguiera parado en su lugar, sin decir palabra, y mirándome.
Sacudí mi saco que tenía más que una hoja amarilla sobre él y bastante tierra. 
Iba a decirle algo, al menos insultarlo cómo antes había pensado, pero cuando levanté la vista ya no estaba.
Se había ido.
Giré hacia la pista, y pude ver cómo las muchachas se reían por lo que el chico acababa de hacer. Un truco mal hecho, nada más. Pero seguramente para él era el fin de su reputación.
Me senté en mi banca, dispuesto a no observar más y dejar pasar ese momento cómo una simple equivocación. Pero no pude, al lado de mi asiento pasaron las chicas, tentadas y coloradas por la risa. Y detrás de ellas, algunos muchachos, diferentes al de ojos azules, pero también con tatuajes, musculosas y sus skate's. 
Al final del grupo, iba de cabeza agachada el ojiazul. Era el único que no llevaba pircings ni algún color raro en su cabeza. Sólo tenía algunos tatuajes, incluyendo el del ciervo enorme. 
Mientras caminaba, levantó la vista y me miró.
Otra vez sus ojos.
—La próxima no te cruces por mi camino —Me advirtió y siguió caminando
Iba a contestarle. Ahora sí lo iba a insultar. "No te cruces por mi camino" ¿Quién se creía? 
Pero no hice nada de lo que pensaba. Sólo me quedé sentado, viendo cómo toda su banda se iba con las patinetas en mano. 
Tontos. Eran unos tontos. Y yo también era un tonto. Por creer que sus hermosos y perfectos ojos azules lo hacían diferente a los demás. Todos ellos eran iguales.
 
*
 
Séptimo día del otoño. Hacía más calor que ayer, pero había más viento. 
Miré mi reloj. 9 de la mañana. Me había despertado tarde, ya había bastante gente en la plaza y el del carrito de café estaba con 2 clientes.
Me estiré en la silla y largué un bostezo. Realmente hoy no tenía ganas de sentir el típico gusto amargo del café matutino. Pero si no tomaba eso, me quedaba sin desayuno. 
De un salto, salí de la banca y me acerqué al señor. Esperé que las dos personas que estaban delante mío compraran y luego pagué mi vaso. Giré para volver a sentarme, pero me encontré con la banca ocupada.
Arqueé una ceja y volví a mi lugar, sentándome al lado del muchacho que se había sentado en mi lugar. Esperé que el chico dejara de lado el libro que leía y volteara a verme, pero eso no pasó, se quedó quieto, cambiando de hoja de vez en cuando para seguir leyendo.
Hice una toz falsa, para recordarle de quién era este lugar. Habían 10 bancas más desocupadas ¿Por qué se sentaba aquí?
El chico, de pelos castaños, siguió con su lectura. Decidí dejarle en claro que tenía que irse...
—Disculpa, pero este lugar es mío  — Le dije indirectamente para que saliera de allí.
El castaño volteó a verme (al fin) y descubrí que era el de los ojos azules. El maldito skater. Pero no parecía él, estaba tan...cambiado. No llevaba ni una patineta, ni su musculosa azul...Al contrario, vestía con un sweater que iba desde el color beige hasta terminar en un naranja. También tenía un pantalón marrón oscuro, una bufanda, y hasta un abrigo.
—Por lo que yo sé esta plaza es pública —Dijo mirándome de pies a cabeza
—Sí, la plaza sí, pero no esta banca —Me crucé de brazos esperando que se fuera
—Sí, aquí puede sentarse quien quiera  —Siguió con su libro
—...Es propiedad privada —Seguí insistiendo
—No me sacarás de aquí, lo siento  —Cambió de página 
Bufé ante la rebeldía del chico. Ayer me sacaba de la banca, ahora se sentaba en la banca ¿Qué quería?
—Creo que me debes unas disculpas más... —Comenté jugando con mis dedos
—¿Ah? — Volvió a mirarme con una ceja arqueada
—Me refiero a que me merezco un 'lo siento' más — Continué
—¿Por qué? —Me miró raramente
—Ayer casi me matas ¿Recuerdas? —Me crucé de brazos 
Cerró el libro, dejando un pedazo de papel en la última hoja que leyó, y dirigió sus ojos azules hacia el frente. 
—¿Qué dices?  —Me miró nuevamente
—Ayer casi me matas —Repetí 
—¿Casi te mato? —Soltó un bufido
—Sí —Asentí con mi cabeza
—Que exagerado —Ondeó una mano 
—No exagero. Hablo en serio, no sé qué querías lograr con tus trucos sin sentido —Bufé, esta vez, yo
Un minuto de silencio. Al parecer se quedó reflexionando. Tal vez su disculpa estaría por venir...
—Tú deberías disculparte.
—¿Yo? —Me auto-señalé
—Sí. Arruinaste mi reputación—Me miró indignado
Solté una carcajada. Pero me tapé la boca con mi mano, sus ojos azules me miraban amenazantemente.
—No te rías—realmente sus ojos decían todo. Hablaban más que sus palabras.
—¿Arruiné tu reputación de skater? —Le pregunté intentando contener la risa
—Sí —volvió a afirmar 
—¿Por qué? No entiendo —Toda esta conversación estaba siendo rara, pero era la primera vez que alguien me hablaba...
—La cosa era pasar por el respaldo del banco, saltar, dar un giro y-
—Volver a saltar. Ya lo he visto varias veces —o interrumpí—¿Tú trataste de hacer ese truco pero con una persona sentada en la banca? —Asintió con su cabeza— ¿Y cómo no te salió ese 'truquito' ya no eres un skater 'profesional'? —Asintió nuevamente, algo dudoso— ¿Por qué dices que ya no eres un skater? ¿Por qué te equivocaste una vez?"
—Sigo siendo skater. Eso no me lo va a impedir nadie. Yo voy a patinar igual y-
—¿Y por qué ahora no lo estás haciendo? —Volví a interrumpirlo
—¿Hacer qué? 
—Patinando...Lo hacías todos los días con...Los otros —Respondí
—Se me burlaron en cara. Ya no puedo estar con ellos si me comporto así —Su mirada fría y amenazante había desaparecido. Ahora parecía estar triste...decepcionado. 
—¿Se te burlaron por un error? —Pregunté, curioso
—No es la primera vez que lo hacen...Hace años íbamos a otra plaza, y me caí al suelo, estampándome con el piso...Me doblé la nariz —Contó— Cómo estábamos en competencia con otro grupo de chicos, y mi grupo perdió por mi culpa, vinimos a esta plaza...Y justo ayer, te pusiste en mi camino, las chicas me vieron y me sacaron del grupo" Fue rápido para contar el final
Otra vez quería insultarlo y gritarle cómo tenía planeado...Pero no hice nada. Su historia, por más tonta que sonara, me daba pena. Lo habían excluido sin razón alguna. 
—Y... ¿Qué pasó con tu nariz? —Presté atención al otro tema
—Por suerte no fue nada grabe —Se encogió de hombros
—Ah... —Rasqué mi nuca— Honestamente creo que tus amigos son unos-
—No eran mis amigos —Me corrigió
—¿Qué eran entonces? 
—Compañeros —Dijo secamente
—Pensé que todos eran amigos que compartían-
—No. Pensaste mal —Ya ni me dejaba terminar una frase
—Entonces ¿Qué hacían? —Últimamente no entendía nada sobre este tema
—Nos juntábamos todos los que patinábamos...Buscábamos a algunas chicas y veníamos a la plaza a patinar —Respondió sin mucho interés
—¿Para qué? Molestan muchísimo a la gente con sus cuatro o dos ruedas —Bufé apoyando mis codos en mi regazo.
—Es lo mejor patinar —Frunció el ceño— A mí me molesta que vivas sentado en una banca y no te he dicho nada
Mis venas comenzaron a arder. No había ni tomado un sorbo de café. Todo iba para mal en este día. 
¿Quién se creía que era para decir eso? ¿Qué le molesta de que yo esté aquí?
—Es mi vida, no tiene por qué molestarte —Largué
—Bueno, patinar es mi vida. Y no tiene por qué molestarte a ti y a nadie
—¿Tú crees que a mí me gusta estar aquí?
—¿Tú crees que a mí me gusta que me excluyan así?
—Eso te pasa por ser orgulloso y juntarte con ellos —Acusé
—¿Tú qué sabes de mí? —Dijo entre dientes
—¿Y tú qué sabes de mí? —Seguí
—Lo suficiente para alejarme de ti —Se paró y cómo quise antes, se fue...
Observé con el ceño fruncido cómo se iba, a paso rápido, lo que pude distinguir como "paso estoy enojado con el chico que acabo de conocer". 
Una mezcla de furia y melancolía invadió mi cuerpo. Era la primera persona que me hablaba en años y...la desperdicié así cómo así. Bien Harry Styles, al parecer tú eres el único que hace que las personas no te hablen, después no te quejes.
Hice mal en pensar que era un skater diferente. Todos parecen ser iguales, viven en su mundo de cuatro ruedas y chicas. Mujeriegos, orgullosos, y sin sentimientos. 
Tiré al basurín el café, ya frío, y me abracé a mí mismo para producir un poco de calor, había empezado a soplar el viento y no era algo agradable. 
El ruido de las hojas y la tierra que llenaba las casas era mucho más tranquilo que los saltos de esos adolescentes. 
Prefería mil veces tener esta vida, antes de vivir en un pedazo de madera.
Miré hacia los costados y encontré el libro que estaba leyendo el ojiazul. Era un tonto, había estado todo este tiempo con el libro en manos y ahora se lo olvidaba. Patético. Lo tomé y hojee un poco el libro...No veía nada interesante, letras, letras, palabras, y más letras. Aún no entendía cómo una persona como él leía...Era tan raro. Pero interesante a la vez. Empecé a meterme en el libro, parecía que hablaba de una gran historia...
El tiempo y el enojo se fueron volando, porque ya iba por la mitad del libro, hasta que llegue a la hoja marcada. Hasta la hoja que el de ojos claros había leído. Me dieron ganas de seguir, continuar leyendo... Pero había algo que me lo impedía. La hora y el clima. La luz del sol ya no estaba y la plaza se encontraba completamente vacía. El viento soplaba con más fuerza y, al parecer, se acercaba una tormenta. Odiaba estos días. La lluvia, el frío, los truenos...Cerré el libro y me senté más cómodamente, tratando de que no me congelara. 
Más viento. Realmente se venía una gran tormenta. Al menos los árboles me iban a resfugiar...Creo.
El viento crecía aún más, dejé el libro a mí lado y me enrollé en mis propios brazos.
¿Hacía falta aclarar que el viento era cada vez más fuerte? 
De un tirón, el libro voló. Me paré, rápidamente, para buscarlo...Pero alguien lo agarro antes de que la lluvia llegara.
Y aquí estaba el rarito que perdió el libro. Otra vez.
Sus ojos azules parecían una luz, estaban iluminando todo.
Estaban calmando la tormenta.
Creo que el haber leído ese libro me estaba afectando un poco...
Agarro el libro en sus manos, lo observó varias veces hasta que me dirigió su mirada...Oh, su mirada.
Tragué con dificultad. No sé porque, me sentía extraño...Ahí estábamos de nuevo, a un metro de distancia, mirándonos sin decir palabra...Con una tormenta demasiado cerca.
Creí que se iba a dar vuelta y chau de nuevo...Pero no, se acercó más a mí. Su flequillo parecía que iba a salir volando por la fuerza que impactaba el viento en él. Sus ojos brillaban aún más...Era tan lindo... ¿Qué me pasaba? Hace menos de 24 horas estaba enojado con él por su rebeldía, pero ahora, se veía tan tranquilo, sereno...Con su hermoso libro en manos.
En serio todo me estaba afectando hoy día. Ni siquiera conocía al ojiazul ¿Qué diablos me estaba pasando?
Oh, sus ojos.
¡Hey! ¡Harry! ¡Tierra llamando a Harry! Porque tengas a un chico con unos maravillosos ojos azules no significa que tu mente debe irse a las nubes. Uno, no lo conoces. Dos, está apunto de llover, es mejor que no te vayas a las nubes. Tres, ¿Qué pasó con el "es igual a los demás skaters"? Tienes que recordar eso. Cuatro, hace más de cinco horas se alejó de ti. Cinco, cálmate, seguramente venía por su libro. Seis, que el leer no te lleve a la luna. Siete... ¿Por qué estoy pensando en tercera persona?
Esto me estaba desesperando, interiormente.
Intenté calmarme para no parecer un tonto delante de él. No sé porque volvían los nervios hacia mí.
—Escucha... —Habló, al fin— Venía a-
—Buscar tu libro, esta bien, llévatelo. —Terminé de decir su frase
—En realidad no —¿Ah? ¿Qué hacia aquí, ahora, acercándose hacia mí para hablar?— Solamente quería pedirte disculpas...
¿Disculpas? Mis ojos se abrieron grandemente, después de todo, no era tan orgulloso como creí.
—Perdón si te ofendí, no fue mi intención ser tan "rudo" contigo
—Tranquilo que no me ofendiste —Lo interrumpí sentándome nuevamente en mi banca— La gente suele quererme lejos
Se acercó más y terminó sentado, de nuevo, a mi lado.
—Mal por ellos, digo, por esa gente que quiere tenerte lejos...
—Estas entre ellos —Le recordé
—Estaba... —Se corrigió
—Ni siquiera me conoces —Reí, por qué me iba a querer cerca, si ni sabía mi nombre.
—Bueno, pero...puedo conocerte ahora —Él era raro. Yo era raro. Todo era absolutamente extraño. No, extraño no, raro
—Por lo que me dijiste más temprano, ya me conoces —Dije cómo si nada...Ahora que me daba cuenta, él sabía algo de mí para que me hubiera dicho que estaba en la banca...y todo eso.
—No te conozco, sólo sé quién eres —Indicó con su dedo índice
—Haber ¿Quién soy? —Me crucé de brazos esperando su respuesta
—El chico de la plaza —Respondió, rápidamente
¿El chico de la plaza? Después de todo no era tan invisible cómo creí
—Tengo nombre —Solté un bufido
—Yo también, pero de seguro no lo sabes —Me puso a prueba
—Eres el chico de la patineta —Le hice burla
—Bueno, seré el chico de la patineta-
—Y el del tatuaje grande —Lo interrumpí
— ¿Tatuaje grande? —Arqueó una ceja
—Sí, ese que llevas en el brazo, con cuernos o algo así —Señalé su brazo izquierdo
—Está aquí —Llevó mi mano hasta su brazo derecho. Por más que tuviera más de dos abrigos su músculo era más que notable. 
—Ah... —Dije sacando mi mano de allí antes de que empezara a ruborizarme— ¿Y que se supone que es esa cosa con cuernos? 
—Un ciervo, con un corazón entre medio 
—Ah... —Repetí
Un segundo de silencio, sin contar los ruidos que provocaba el viento
—Entonces... ¿Me dirás tu nombre? —Me preguntó
—Harry —Le respondí, recibiendo a cambio una sonrisa de su parte....Ay sí que era bonito— ¿Y el tuyo?
—Deberás adivinarlo —Propuso...O me obligó
—Ni ganas —Dije vagamente
—Vamos, no es tan díficil —Me animó
—Bueno... —Acepté seguir su juego de "adivina el nombre del chico de la patineta"— Pero necesito pistas
—Uhm...Comienza con "L"
¿L?
¿Liam?
¿Lautaro?
¿Leo?
¿Leonel?
¿León?
— ¿Con qué letra sigue?
—No, eso no —Se negó a responderme
—Bueno, dame otra pista 
—Tiene...cinco letras
¿Cinco letras? 
Realmente yo no era bueno con los nombres
— ¿Otra pista? —Le pedí
—La última...Termina en "s"
Empieza con L, termina en S, y tiene 5 letras...Esto se ponía complicado... ¿L---S? ¿Lamas? Ese nombre no existía ¿Loros? No se podía llamar así ¿Louis? ¿Ese era un nombre?
—Louis —Respondí dudoso
— ¡Bien! Adivinaste —Sonrió de nuevo
¿Había adivinado? ¿Se llama Louis? ¿Louis? ¿Él era Louis? ¿Y ahora me estaba sonriendo? 
Solté un suspiro, y le devolví la sonrisa. Pero la mía estaba más emocionada, dejaba mostrar mis dientes y hasta mis hoyuelos. No sé por qué pero me sentía emocionado, feliz, una sensación extraña me invadía.
Louis, se me acercó y miró divertido mi cara ¿A caso tenía un bicho en ella?
—Ow, tienes pocitos —Rio tocando con su dedo mis hoyuelos
—No son pozos
—Bueno, hoyuelos, cómo se diga...Son adorables —Siguió riendo
Mientras reía y tocaba los "agujeros" o "pozos" de mi cara, me di cuenta de que él también tenía algo particular que aparecía sólo cuando mostraba sus dientes.
—Tú tienes líneas —Señalé sus ojos
—No son líneas —Aún sonreía, parecía la perfección en vida— También tienen nombre —Dijo sacando sus manos de mi cara
—No me hagas adivinar cómo se llama eso, por favor —Le supliqué. Mi cabeza no pensaba rápidamente.
—No, tranquilo, basta de juegos —Dijo
—... ¿No me dirás cómo se llaman? —Le pregunté
—Ah, sí, son patas de gallo
¿Patas de gallo? ¿A caso una gallina macho había picoteado a Louis y le había dejado esa marca'
— ¿Qué? —Pregunté sin entenderle
—Se llaman patas de gallo
— ¿Por qué se llaman así?
—No lo sé, así se llaman —Volvió a reír
Otro minuto de silencio
—Bien, Harry —Dijo parándose de la banca— Creo que ya debo irme
—Bueno —Comenté, angustiado. Sinceramente no quería que se fuera, habíamos charlado muy poco y aún quería conocerlo.
—Espero que volvamos a vernos —Me dijo llevando el libro en sus manos
—Yo también —Fui sincero. Realmente quería que nos reencontráramos. Me haría tan feliz volver a verlo. Eso que recién lo conozco...O algo así.
Un chirrido de la madre naturaleza indicó que los truenos y relámpagos estaban haciendo su espectáculo para darle la bienvenida a la lluvia. Bien, ahora debería encontrar el árbol más fuerte y con más hojas para cubrirme...Cierto que los árboles están pelados. Ahora el otoño dejaría de ser mi estación favorita.
El ojiazul se puso la capucha que tenía su campera y en vez de irse, volvió hacia mí.
— ¿Qué vas a hacer? —Me preguntó
— ¿Qué haré con qué? —Dije sin entender
—Se viene una tormenta, ¿Tienes lugar para dormir?
—Sí, la banca —Señalé el banco de madera
Louis sonrió sin mostrar los dientes. Me parecía hermoso igual.
—Te vas a mojar —Me dijo
—Bueno —Dije sin importancia—Chau —Lo volví a saludar
—Chau nada, te vienes conmigo
¿Ah? ¿Qué quería hacer? ¿Secuestrarme? ¿Robarme?
Arqueé una ceja y él pudo comprender que, claramente, no entendía su punto.
—Vamos, en mi casa hay lugar suficiente para uno más
¿En su casa?
Volví a arquear una ceja.
—Harry, no te voy a dejar con una tormenta acá afuera. Al menos acompáñame.
— ¿A tú casa?
—Sí bobito —Oh, me dijo bobito— Por una noche. O las noches que sean necesarias
¿Ah? ¿Qué estaba pasando?
—No entiendo —Le dije parándome de la banca para quedar frente a él
—Te estoy invitando a que te quedes en mi casa para que no te enfermes ni sufras un tormentón
—Que bien...Pero no puedo
—Vivo solo, no tienes por qué preocuparte si-
—Es que no puedo dejar la plaza, soy el chico de la plaza ¿Lo recuerdas?
—No, tú eres Harry —Me tomó de la muñeca— Y te iras conmigo, quieras o no

Otra sonrisa sin mostrar dientes. Sus ojos azules. Ay ¿Cómo me iba a resistir a eso?
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Mar 20 Mayo 2014, 3:37 pm

 
Louis era bipolar, algo así. En todo sentido. Antes yo era el chico de la plaza, ahora soy Harry. Antes tenía frío, ahora andaba por su casa descalza y con pantalones de pijama. 
Para mí seguía siendo raro, pero raro en el sentido que cada vez me daban más ganas de entenderlo, de descubrirlo...
Creo que es una persona completa, tenía de todo un poco en él. Otra de las razones para considerarlo raro.
—Ten —Me ofreció una taza
—No es café —Le dije al olerlo
—Ya sé —Acercó la taza con líquido caliente hacia mí— Es chocolate
—Que yo recuerde el chocolate no era tan líquido —Miré el contenido en ella
—Es chocolatada —Se sentó en el sillón, junto a mí
— ¿Ah? —Arqueé una ceja mientras me cubría más en frazadas y sábanas sueltas
—No me digas que nunca has probado una chocolatada —Bufó 
—No te lo digo...Te lo comento —Agarré la taza
—Es lo mismo —Me dijo— Si no lo pruebas, te arrepentirás
Volví a mirar la taza con asco. Parecía un café pero mucho más claro, como si fuera falso.
Louis tomó de la mesita de en frente otra taza igual a la mía y bebió un poco de la "chocolatada"
—Tienes "bigotitos" —Reí al ver su cara manchada de chocolate
Relamió sus labios para limpiarse y me sonrió.
Que ojitos lindos que tenía, Dios.
Sí no me derretía porque me estaba quemando con la taza en manos, me iba a derretir por su mirada.
— ¿No vas a tomar nada? —Se refirió a "mi" chocolatada
—No tengo mucho apetito... 
—Mientes, de seguro no has comido nada en todo el día y tu panza pide a rugidos algo caliente — ¿Cómo se daba cuenta? ¿Ahora era adivino o qué?
—Bueno, pero me da cosa beber esto...
—No le tengas miedo a lo desconocido —Insistió— Vamos, es riquísimo, bébelo 
Me di por vencido y le di un sorbo a la chocolatada.
Era un gusto demasiado dulce, a comparación del café. Mientras bebía de eso recordé ese sabor, yo tomaba chocolate caliente en la escuela. No sé porque no me acordaba de eso. Pero este chocolate sabía mucho mejor que el café, o las donas que vendían a mitad de precio en la plaza. 
Me relamí por el gusto, era delicioso, así que bebí más. 
Louis disfrutaba de verme tomar así...cómo si el chocolate estuviera envenenado o algo así...
— ¿Te gustó, cierto? 
Asentí con mi cabeza
—Te dije —Presumió su razón— Wow...sí que te gustó —Dijo al ver que mi taza ya estaba vacía— ¿Quieres más? —Volví a asentir
Louis se paró de puntitas de pies, a pesar de tener medias el piso debía estar frío. Llevó hasta la cocina las dos tazas y sirvió más chocolate en ellas, pero esta vez, venían con algo más.
— ¿Qué es eso? —Le pregunté mientras volvía a mi lado
—Malvaviscos...Parece que vives en un frasco —Rió y me dio la taza con chocolatada y dos "mini almohadones" blancos que flotaban ahí— También son ricos —Aclaró
Bebí sin miedo y sí, otra vez Louis tenía la razón.
— ¿Hace cuánto vives aquí? —Le pregunté dejando de lado la comida
— Cuatro años —Me respondió rascando su barbilla
—Vives solo desde... ¿Los 18? —Saqué la cuenta
—Sip 
— ¿Por qué tan...rápido?
— ¿Qué cosa?
—Me refiero a... ¿Qué has hecho cuatro años solo?
—Vivir —Se encogió de hombros—Estudiar...lo típico
— ¿Estudias? —Lo miré extrañado
—Sí, estoy en el tercer año de derecho
Si no fuera porque Louis me penetraba con sus ojos, hubiera escupido todo el chocolate, con malvavisco incluido...
¿Derecho? ¿Qué hacía estudiando derecho?
— ¿Qué? —Tuve que aclarar mi cabeza, se me hacía imposible que un skater estuviera estudiando...Y derecho
—Derecho. Hace tres años, desde los 19 estoy en la universidad —Ahora resulta ser que era universitario, genial. Era un mutante según lo que tenía agendado de él.
—Nunca me imaginé que...estudiarás, y mucho menos derecho —Largué
— ¿Por qué? —Se sorprendió
—Los skaters no estudian, pasan los días en sus ruedas y nada más
—No lo creas así... —Dejó su chocolatada en la mesita— Yo amo patinar, y tengo muchas razones para hacerlo...es lo que más me gusta. Estudio para mantenerme, no puedo dejar que mi madre se encargue de todo. Además es bueno estudiar...Te recuerdo que él que no estudia aquí, eres tú
Crack...No fue que se me calló la taza al piso, no, la taza seguía calentándome las manos. Ese crack fue el de mi mente, corazón, no sé. Pero fue un golpe bajo.
—Yo también tengo razones para no estudiar...No puedo. No me dejan entrar así cómo así. Me ignoran, me dejan tirado...Soy el chico de la plaza —Le hice un poco de burla— No el de la escuela
Se quedó helado, no sé si fue por el frío o porque me mandé algo.
— ¿Cómo que te dejan tirado? 
—A nadie le importa lo que esté haciendo un "vagabundo", vivo en la plaza y ese es mi único hogar. Pero no creas que nunca estudié, estuve en la escuela, estuve en casas, hogares y eso...Hasta que terminé en la plaza a los 13 —Le conté
— ¿¡A los 13!? —Casi grita. Asentí con mi cabeza.
—Desde los 10 estoy solo... —Recordé mi escapatoria a casa y mi soledad— Conocí y estuve con gente, pero esas personas se fueron perdiendo...Hasta que aprendí a quedarme en la plaza, observando como ustedes saltaban, como los enamorados se besaban, como los mayores se sentaban, como los adultos corrían a su trabajo y como los niños afortunados iban al colegio...
Louis se quedó en silencio. Yo también me quedé así.
Esperaba que me dijera algo, pero no, se quedó callado.
— ¿Por qué desde los 10? —Dijo, al fin
—Me escapé de casa —Sus ojitos se abrieron más...no sabría decir si eso es para asustarme o me causaba ternura
— ¿Por qué?
—Un capricho de niño...estoy tan arrepentido 
—Eres demasiado fuerte —Me dijo
— ¿Por qué? —Le pregunté
—Mira por todo lo que has pasado y yo criticando cosas así como así...Soy un estúpido —Frotó sus sienes
—No, no lo eres... —Negué con mi cabeza y mi dedo índice— Yo no llamaría estúpido a un skater que en vez de golpearme me está abrigando en su propia casa
Rio un poco y dejó que aparecieran sus "patas de gallo"
— ¿Por qué tratas a los "skaters" tan en general? —Volvió a tomar su taza
—Siempre supuse que todos son iguales, o se parecen...Se escapan de clases, buscan a niñas menores, se divierten, se presumen...
— ¿Tú crees que yo soy así? —Me interrumpió. Ahora él que se tenía que apurar en contestar era yo
La verdad era que no. O sí. No sé. Aún no estaba seguro, pero todo esto que estaba haciendo era muy importante para mí.
—Ehm... —Dudé antes de responder— No del todo...
— ¿Podrías describirme? —De seguro quería una mejor respuesta...porque sonrió de manera extraña. Ay.
 Realmente no existían palabras para describirlo, como dije antes, era de todo un poco.
—Eres como un remix...como un licuado, algo así —Traté de explicar, mi mente no era muy específica
Louis soltó una carcajada. Una larga carcajada. Era una risa, en realidad.
Yo me quedé seco, admirando todos los movimientos y todas las caras que hacía para tan solo reírse.
— ¿Un licuado? ¿A caso soy muy...fresco? —Intentó relacionar, calmándose un poco
—Me refería a que tienes de todo un poco...a que eres de todo un poco —Traté de corregirme, Louis me miraba con rareza. No me entendía aún —Eres, eres...un poco rebelde, pero a la vez solidario, no te burlas, pero tienes tus opiniones y críticas acidas, y veo que no eres malintencionado...También eres sincero, por parte. Y aunque tengas un ciervo enorme en el brazo y patas de gallo, eres hermoso
Error. Peep. Alarma roja. Error. Harry. Error. El único estúpido aquí, soy yo. Realmente. Se me fue de más lo del final. Tengo que empezar a ahorrar palabras. 
Me puse rojo al decir esto último...Louis solo sonreía sin mostrar los dientes, pareciera que apreciaba que yo me pusiera así, por él.
Intenté esconderme en las mantas, o que el sillón me tragara, pero no podía, sus ojos azules me llamaban a gritos, literalmente.
— Tú también eres un licuado, entonces —Me dijo— Nunca pensé que una persona, así, cómo la sociedad muestra y todo...fuera tan así
Él también estaba haciendo lío de palabras, pero yo lograba entenderlo
— Tan real, tan simple, con una mente igual...Y si tengo que admitir algo, tu pelo me mata —Se mordió el labio inferior. Gr, sexy ¡Harry! ¡Parale a tus pensamientos! Ojala dejarás de pensar "mente igual"
¿Mi pelo asesino? ¿Mi pelo lo mataba?
— A mí tus ojos —Largué, esta vez no sonó en mí la "alarma roja"
— Los tuyos también son muy lindos —Sonrió con timidez —Oh, y tus hoyuelos
Así nos quedamos más de una hora...O más, no sé. Riéndonos cómo tortolos (que no éramos) diciendo cosas que nos sorprendían del otro...O que nos gustaban.
Nunca pensé que a alguien le gustara algo de mí...Aunque Louis describía cada una de mis partes como tesoros, no sé porque lo hacía, pero gracias a eso mi corazón aceleraba. Y eso que ni siquiera nos conocíamos lo suficiente, según mi cabeza.
Ahora que lo pensaba, había sido muy egoísta con él. Lo prejuzgue demasiado, sin siquiera saber su nombre o su vida. Jamás me imaginé que Louis estudiara derecho, que mantuviera una casa, o que se burlaran de él por tantas cosas que yo veía maravillosas. Me arrepiento tanto de haberlo criticado así cómo así...
—Louis —Dije, más seco que antes, esperando que él dejará de reír por mi comentario de que "tenía culo grande"
— ¿Qué? —Se sacó las lágrimas de risa de su cara — ¿Por qué tan serio, tabla de surf? —Evidentemente su risa era interminable
—Que no me hayan crecido las nalgas no significa que sea una tabla de surf, eh ¿A caso yo puedo decirte manzanita o algo así? —Louis se rió más fuerte. Recordé que tenía algo que decir así que quise cambiar de tema— Perdón 
 — ¿Ah? ¿De qué te estás disculpando? —Limpió, de nuevo, su cara— No es nada malo que me hayas visto el lado trasero, nótese que yo también lo hice...Pero no vi nada —Siguió riendo...Iba a tardar hacerlo caer a la tierra.
—Me disculpo por haber sido tan ignorante contigo —Dejé de darle importancia a su cálida risa y al tema de su parte trasera 
— ¿Ignorante? —Ahora sí, se calmó un poco
—Sí, te prejuzgue demasiado...Lo siento —Me disculpé
—Discúlpame a mí, yo también te critiqué mucho sin conocerte como ahora...
—Estamos a mano, entonces —Me encogí de hombros, sacando una pequeña sonrisa
—Eso creo —Me ofreció su mano para estrecharla. La tomé, y en ese instante se cortó la luz.
No le había prestado atención a la tormenta que probablemente estaba demoliendo la plaza. Auch. 
La sala en la que estábamos quedó a oscuras, pero aún sentía la mano de Louis apretando la mía.  
No veía absolutamente nada, el fuego de la chimenea también se había apagado...esto comenzaba a asustarme.
Las gotas golpeaban cada vez más fuerte la ventana, y la mano de Louis seguía apretando la mía. 
En ese mismo instante empecé a sentir cómo el ojiazul se removía en su lugar, empezando a correrse. Su mano aún seguía con la mía, por lo que sentí que se estaba acercando.
En menos de un segundo su respiración estaba cerca, muy cerca...
No hace falta aclarar en donde estaban sus labios, pues, ya me estaba besando.
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Mar 20 Mayo 2014, 3:42 pm

 
Caminábamos de la mano, felizmente, era otro día del verano y faltaba poco para que llegara el invierno. Aun así, el clima era cálido y la plaza estaba llena de niños disfrutando de su fin de semana.
Adoraba ver el lugar así, repleto, alegre, feliz. Me acuerdo que hace tres años era todo lo contrario. La plaza la tenía solo para quedarme en un lugar estable, para buscar monedas en la fuente y para tomar café o criticar a los "skaters". Ahora la plaza era otra cosa...era más colorida, más feliz, y seguía siendo un hogar para mí, pero me gustaba más vivir en casa.
Hace cuatro años atrás, cuando me "mudé", habían remodelado todo...fuente nuevamente pintada, panadería en frente, otra escuela, más flores, un espacio con más rampas, y bancas nuevas...Ahora eran de un color blanco y ya no eran de madera, si no, de mármol. Todas eran iguales, excepto una...mi banca.
Seguimos caminando hasta detenernos en la fuente, Louis se sentó en el borde de ella y me indicó que me sentara a su lado, cosa que hice de inmediato. Me acomodé para apoyar mi cabeza en su hombro, mientras me acariciaba la cara. 
—Extrañaba esto... —Suspiré
— ¿Qué cosa? —Uy, siempre tan volado. Creo que vive en las nubes más que conmigo. Aun así lo amo.
—La plaza, este clima... 
—Yo también...Es muy raro volver y ver todo así ¿cierto?
— ¿Así cómo? —Ahora el volado, era yo
—Tan alegre, que yo recuerde cuando venía a patinar no estaba igual
—Sí, en verano lo único que había era calor y helados derretidos —Bufé
—Es cierto, por eso venía aquí en el otoño, básicamente
—Ow, el otoño —Ronroneé a su lado
—Bobito, se te cayó el gorro —Rio, me quedaría apreciando su risita, pero mi gorro de lana color oliva estaba en el agua. Fue una mala idea sentarse a orillas de la fuente. 
—Ay no —Quise agarrarlo, pero cada vez se hundía más. 
Louis sólo seguía riendo...
—Podrías ayudarme —Bufé
—Uh, Harry, mete la manito al agua y sacas el gorrito —Tenía algo especial para ocupar tantos diminutivos
—No quiero —Me crucé de brazos— Búscalo tú
—Está ahí —Lo señaló
—Lou, tú me lo regalaste, no quiero que se estropee —Le supliqué con un puchero
—Tú cuando vivías aquí me dijiste que siempre metías la mano en el agua para sacar monedas, no te cuesta nada meterla para sacar el gorro —Insistió, que vago que era
— ¡Sh! —Me quejé— Nadie podía saber lo de las monedas
—Nadie nos está escuchando, Harry —Oh, que era jodido. No le costaba nada dejar de quejarse y sacar mi gorro.
—Bueno, entonces, con más razón, si yo siempre metía la mano al agua es tu turno de hacerlo...
Soltó un bufido. Que quejón que era. 
— ¿A quién se le ocurre traer un gorro de lana en verano? —Preguntó mientras hundía su brazo y sacaba el, empapado, gorro
—A mí —Sonreí
—Agradece que el agua estaba limpia —Me dio el gorro, pero lo rechacé, estaba chorreando agua por todos lados
Louis giró los ojos y estrujó el gorro...Aun así, seguía mojado.
Iba a quejarme, pero el ojiazul me puso el gorrito en la cabeza...
— ¡Ay Louis! —Me quejé mientras las gotas de agua me empapaban
—Es verano, tenías que refrescarte —Se rio de mí
Ya no tenía tiempo para quejarme, lo empujé a la fuente
— ¡Harry! —Gritó una vez que estaba mojado al cien por cien. Se lo merecía. 
—"Es verano, tenías que refrescarte" —Lo imité y empecé a reír
—Ven acá —Tiró de mi mano y terminamos los dos en el agua. 
Uh, no podía. Me hacía enojar...no, mentira, yo lo amaba igual. 
La fuente era muy chica, tenía el agua que corría, las millones de monedas que seguramente estaban tocando el culo de Lou, la estatua que tiraba el agua y, además, era de forma redonda...Por lo cual, el apretujamiento era lo que nos sobraba.
Louis rió junto a mí, ya no había más que hacer. Volvíamos a quedar a mano. 
Acarició mi nuca y me robó un beso, que, claramente, correspondí. 
Todo iba bien, hasta que llego un guardia municipal...Me había olvidado de comentar eso, desde ahora, la plaza tiene guardias. Hubiera deseado que antes fuera así. 
El señor tocó un silbato, cómo si tuviéramos la orden de pasar un semáforo en verde.
—La fuente no es para bañarse. Ya, salgan los dos de ahí —Nos ordenó
Traté de salir de encima de Louis, sin pegarme con la estatua o algo por estilo. Cosa que costó, pero lo logré. Una vez que me paré, ayudé a mi novio a levantarse y salimos del agua.
—Tendrán una multa —Dijo antes de que nos fuéramos
— ¿Qué? No —Bufé de brazos cruzados
El señor de bigotes grises me miró de mala cara mientras escribía algo en un anotador.
— ¿Nombres? —Pidió
— ¿Por qué una multa? Solamente nos caímos en la fuente, ya estamos afuera —Dijo Louis, secándose con sus manos la cara
—Pero estaban los dos ahí, cariñosos —Levantó las cejas y siguió escribiendo
—Sólo le di un beso —Le dijo
—Eso entra en los rangos de cariño —Prosiguió 
¿A caso ahora en la plaza estaba prohibido amarse? ¿Qué onda? Habían más de cuatro parejas de la mano y nadie les decía nada.
— ¿Está mal ser cariñoso? —Preguntó Louis
—Dentro de la fuente, sí
Uh, que denso. No quería seguir con esta ridiculez...provocada por mi culpa, pero bueno. Tomé a Louis de la muñeca y sin prestar más atención, me giré y salí de allí. El guardia empezó a decirnos cosas...Estábamos dejando un camino de agua por donde íbamos caminando, más disimulación, imposible. Llevé a Louis hasta su auto, y esperé a que él lo abriera o hiciera algo al respecto. 
— ¿Qué? —Arqueó una ceja al ver mi expresión impaciente
—Vamos —Lo apuré para que abriera la puerta
—No quiero mojarlo, es nuevo —Se refirió al auto. Lo tenía hace dos años, no se puede quejar
—El gorrito también es nuevo y se mojó, dale, abrí el auto —Insistí 
—Pero el auto importa más... —Hizo un puchero. A veces cambiábamos los roles de cada uno en nuestra relación. Él no siempre era el quejón y yo el tierno. 
— ¿Estás diciendo que tu regalo, no importa? —Me crucé de brazos
Volvió a girar los ojos y al darse cuenta de que el guardia venía hacia nosotros con un papel en mano, abrió la puerta, me dejó subirme al lado del acompañante y rodeó el auto para conducir.
Una vez que los dos entramos, arrancó. 
— ¿A dónde vamos, ahora? —Sonreí olvidando todo lo ocurrido en nuestra primera tarde en la plaza, después de haber estado de vacaciones en Brasil
—A casa —Contestó en seco
—Oh, Lou, no te enojes —Le pellizque una mejilla al notar su seriedad— Fue divertido —Lo animé
—Tú lavarás el auto —Paró al ver el semáforo en rojo
¿Yo? ¿Lavar? No.
— ¿Para qué lavarlo? Nosotros lo estamos mojando y todo, ya está limpio —Dije viendo mi asiento empapado
—Bueno, falta el jabón, así que más vale que seques, limpies, arregles, cómo sea, esto —Seguía serio...Realmente no me gustaba que se pusiera así
— ¿A caso quieres verme haciendo de Carly Jepsen como en "Call me maybe"? —Le pregunté
—No sería mala idea —Se adelantó y dobló en una esquina
Ahora estaba un poco mejor, podía ver una chispa en sus ojos.
—Necesitaría hacerme unas trencitas... —Recordé el video de la canción
Louis largó una carcajada. 
—Quiero verte haciendo eso —Soltó entre risas
—Demasiado ridículo para mí, ¿Cierto? 
—Sí —Afirmó— Pero sería muy divertido...no logró imaginarte de rosa, con trenzas y cantando
—I threw a wish in the well, don't ask me I'll never tell, I looked at you as it fell and now you're in my way —Traté de recordar la letra— I trade my soul for a wish, pennies and dimes for a kiss I wasn't looking for this but now you're in my way —Quise imitar la voz de Carly, pero no, los tonos femeninos para cantar no eran lo mío
Louis estaba llorando de la risa, y eso que nos faltaban como diez cuadras para llegar a nuestra casa.
Your stare was holding ripped jeans skin was showing, Hot night wind was blowing—Seguí cantando
Where you think you're going baby?—Se unió a lo que era mi intento de imitar a Carly Rae Jepsen
Hey I just met you —Cantamos— And this is crazy but here's my number, So call me maybe. It's hard to look right at you baby, but here's my number, So call me maybe
Estuvimos con toda la canción hasta llegar a casa y bajar del auto. Era tan divertido vivir con Louis. Parecía que todo empezaba mal, pero siempre teníamos una especie de final feliz con malvaviscos.
Después de que cada uno tuviera su turno en el baño y se cambiara nos recostamos en el sillón, había abierto un poco las ventanas, por lo cual se lograba ver como el sol estaba desapareciendo. El día se me había pasado rápido.
—Algún día podríamos probar...jugo con malvaviscos, sería más refrescante —Comenté comiendo el "pequeño almohadón"
—Eso suena asqueroso —Sacó la lengua en muestra de repugnación
—No le temas a lo desconocido, Lou-Lou —Le recordé
Me sonrió y depositó un beso en mi frente. Aw, era tan dulce. 
—Gracias —Me dijo mientras me abrazaba por la espalda
— ¿Por? 
—Por cambiarme la vida. Soy tan feliz a tu lado, Harry. Nunca imaginé que me encontraría con una persona como tú en este mundo —Suspiró en mi cuello
—Yo tampoco...gracias a ti. No sé qué hubiera sido de mí si seguía en esa plaza...
—No tienes que agradecerme, cariño —Me dio otro besito, aw.
 
*
 
Segundo día en la plaza luego de las vacaciones de Brasil, las cuales habían sido definitivamente las mejores. El año pasado habíamos pasado las fiestas en el norte de Inglaterra, con la familia de Louis. Pero este año nos esforzamos para pasar todo el verano juntos. Y lo logramos, nos fuimos a Brasil con nuestros ahorros colectivos, los míos de panadería y los de Louis de su trabajo de defensor de derechos humanos. 
Todo era tan perfecto así. 
Hoy día no habíamos ido a la tarde, si no, de noche. Sabíamos que si íbamos a la tarde, ese guardia volvería a estar por allí, así que estábamos de paseo nocturno en la plaza. Íbamos en silencio, nuevamente tomados de la mano, se podía apreciar el cielo nocturno lleno de estrellas y algunos grillos haciendo ruidos que, ahora, no me parecían irritantes, si no, tranquilizantes.
Todo era tan pacífico.
Estábamos en silencio, pasamos por la fuente que dejaba de dar agua a estas horas y llegamos a la pista. Según mi memoria, estaba más ancha y grande que el año pasado este espacio...o tal vez lo veía así porque no había ningún skater allí. Ahora este lugar era cómo "específico" para los que patinaban, porque habían puesto rampas y todo, aunque también habían arcos para los que querían jugar fútbol. Eso sí, cuando llegaba el invierno corrían todo y armaban una pista de patinaje sobre hielo.
Louis soltó mi mano y dejó la patineta que había llevado en el suelo. Me miró con picardía y emoción. Hacía mucho que no hacía esto. Me quedé en el medio de la pista y observé como mi novio tomaba carrera y se deslizaba en una tabla de madera con cuatro ruedas. Daba saltos, pasaba por las rampas, me rodeaba...
Todo parecía un deja-vú, todo parecía cómo antes.
Amaba verlo tan feliz. Al poco tiempo de cuando lo conocí, me pude dar cuenta del patinaje. No sé porque me vivía quejando y amargando por los "skaters", cuando en realidad lo único que hacían era tener su estilo propio y disfrutar de un "deporte" cómo cualquier otro.
Louis se subía a algunas bancas, ahora que eran de mármol parecía ser más fácil treparlas. También seguía subiendo y bajando por las rampas. Daba saltos y giraba. Tomaba más carrera y seguía andando. Recuerdo cuando tan sólo tenía 22 y se cayó sobre mí. Ahora tenía 25 y yo 20 años...todo había pasado muy rápido.
También me acuerdo cuando iba descubriendo las facetas de Louis, el Louis "lector", el Louis "rebelde", el Louis "solidario", el Louis "hermoso", el Louis "enojón", y millones de Louis que no alcanzaría a nombrarlos.
Todo había cambiado tanto ¿Qué hubiera pasado si no me iba esa noche de tormenta a la casa de Louis? De seguro iba a seguir aquí, en mi banca de madera, comprando café y criticando mi al rededor. 
Todo ahora era tan, pero tan diferente. Desde que dormí por primera vez en la casa de Louis, no recuerdo haber salido más de allí. Me instalé cómo si nada y Louis me enseñaba cosas de la vida. Hasta que un día realmente nos quedamos a vivir allí, nos pusimos de novios, y ahora estamos casados. Parece un milagro.
Louis paró en seco cuando llegó hasta el medio de la cancha, o sea, en donde yo estaba. Tomó con sus manos mi rostro, ya que ahora estaba más alto que yo, en su patineta. Lo miré, me miró y nos besamos. Típico momento cursi inesperado que salía de nosotros como si nada. Después de eso me sonreí y le devolví la sonrisa.
—Estoy tan feliz de tenerte conmigo —Me abrazó
—Yo también —Le correspondí
— ¿Estás listo? —Preguntó, soltándome y tomando en sus manos su patineta.
Estaba nervioso, pero sí, asentí con mi cabeza, nos tomamos de las manos y caminamos hacia en frente.
Miré banca por banca hasta encontrar a la diferente. A la que no era blanca, ni de mármol. A mi banca. Todas estaban vacías, no había gente a esa hora, claro. Hasta que encontré el banco viejo y de madera...pero venía con una sorpresa.
Le dirigí la mirada a Louis, que estaba tan sorprendido cómo yo. 
Me acerqué más a la banca hasta quedar en frente de la criatura que dormía en ella.
—Es muy pequeño —Dijo Louis al verlo acostado— Me recuerda a ti
No dije nada y seguí mirando al niño de pocos abrigos, que se acurrucaba a sí mismo.
No hacía frío, pero estar en esa posición, acostado, y en la banca de madera, daba un ambiente refrescante.
El pequeño abrió los ojos, sorpresivamente, me alejé un poco para no asustarlo. El chico no hizo nada más que quedarse sentado y bostezar. Louis sonrió al ver su reacción...era como un mini-yo.
— ¿Quiénes son? —Preguntó con una voz infantil, era adorable
—Yo soy Louis —Respondió con anticipación, se veía feliz, y no sé por qué. 
—Y yo Harry —Respondí, también
—Yo soy Thomas —Sonrió 
— ¿Qué haces solo, y aquí? —Se adelantó a preguntar
—Vivo aquí
— ¿Hace mucho? —Louis estaba de preguntón
—No sé cuánto tiempo ha pasado, solamente tengo así —Contestó mostrando cuatro dedos de la mano
Era muy inteligente para hablar con tanta seguridad cómo lo hacia
— ¿Tú mamá? ¿Dónde está tu papá? —Siguió cuestionando
—Ellos se fueron allá arriba —Señaló al cielo
Louis se agachó para quedar a la altura del menor y dejó su patineta.
Estos dos me iban a hacer llorar.
Imité a Louis para ver mejor a Thomas.
— ¿Y tus hermanos? 
—No tengo...Desde que papi y mami se fueron, la tía me estaba cuidando, pero hace mucho me dijo que me quedara aquí, que yo iba a encontrar amigos y ser feliz
Lo observé cuidadosamente. El pobrecito estaba solo. Se quedó sin padres y ahora la tía lo abandonaba, en una plaza.
Ahora si deberían estar los guardias...el pobre niño no tenía ni hogar.
Louis me miró tratando de decirme algo, que no pude comprender.
— ¿Cuál es tu apellido? —Continuó
—A mi papi los del trabajo le decían "robsen"
— ¿Te llamas Thomas Robsen? —El niño asintió con la cabeza
— ¿Y cuál es su apellido? —Dijo con curiosidad
—El mío es Tomlinson —Le respondió— Y él es mi marido —Me dio la mano— Su apellido es Styles, pero puedes llamarlo Tomlinson también
El pequeño de cabellos oscuros y ojos miel sonrió. Le faltaba uno de los dientes de abajo, lo que lo hacía ver más adorable.
— ¿Te gusta vivir aquí? —Me atreví a preguntarle
—No...Mi tía antes me había llevado a una guardería, o algo así, pero me dijeron que no podía entrar porque no podía...
Era pequeño, era obvio que no sabía todo. Pero sí se veía seguro de que este lugar no le gustaba como su casa.
— ¿En dónde te gustaría vivir? —Pregunté
—En una casita de chocolate 
Louis sonrió
— ¿Y en una casa que no sea de chocolate, pero te den chocolatada, te gustaría vivir? —Abrí los ojos como platos cuando Louis preguntó eso
— ¡Sí! Con malvaviscos y frutitas
El ojiazul me miró...amaba lo que acababa de pensar...Ahora se venía una etapa más de nuestras vidas, supongo
 
*
Padres, esposos, novios... ¿Qué más podía pedir de parte de Louis?
Era maravilloso. Teníamos y tenemos una familia maravillosa. 
Tuvimos que hacer más de dos papeles para conseguir la custodia de Thomas...pero lo logramos. Fue difícil, pero no imposible.
Y ahora estoy más que feliz por eso, nunca me imaginé siendo padre.
Nunca me imaginé siendo novio de alguien.
Nunca me imaginé tan feliz como lo soy ahora.
Nunca me lo imaginé, pero ahora estaba viviendo y sintiendo todo eso. Y era demasiado increíble.
¿Quién dijo que una única persona podía hacerte la vida entera?
De una banca pasé a una casa.
De estar solo a una compañía eterna.
Del café pasé al chocolate.
De estar de novio pasé a casarme.
 
De ser "el chico de la plaza" pasé a ser el "chico de Louis Tomlinson"
 

 
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por krishnaSG1D<3 el Lun 26 Mayo 2014, 7:04 pm

omg!! skjbdkjashjdsjqsje muero lentamente babe*-* que os tan hermoso*-* es que snmakdsnamnsm los dos se conocieron y como que se "odiaron" (já, no me engañan, sé que se amaron desde siempre*-* ansakasna Larry Forever!) y luego awww que hermoso *-* y adoptaron a un niñito*-* que hermosos son los dos! ehjkjaskjdksdsn lloro de alegría, emoción, de amor! te quedó perfecto honey! besos y abrazos para ti<3 bye!
krishnaSG1D<3


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Spencer el Jue 29 Mayo 2014, 3:45 pm

¡El chico de la plaza ha llegado a OWN, damas y caballeros! *inserte voz de locutor ah no jaja*


¿Admito una cosita? Es el primer OS de Larry que leí. No acostumbro a leer One shots por esto de que acaban muy rápido, pero ya sabes, siempre hay excepciones  :P 


No sé qué otra cosa decir que no esté en Wattpad además de eso y bueno, repetir que esto es DEMASIADO CUCHIII/CUTEEE/TIERNOOO  :aah: 


Es que sólo no podía saber que esto estaba aquí y no dejar un comentario por repetitivo/corto que fuera Ya sabes perfectamente que me encantó,  :bye: 
Spencer


Ver perfil de usuario https://www.wattpad.com/user/AngieBrightside
--------
--------

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por potatita hor@n el Jue 29 Mayo 2014, 5:34 pm

me fasino
estubo padrisimo
casi me hace llorar de lo hermoso q estaba
potatita hor@n


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Lun 16 Jun 2014, 7:39 am

@krishnaSG1D<3 escribió:omg!! skjbdkjashjdsjqsje muero lentamente babe*-* que os tan hermoso*-* es que snmakdsnamnsm los dos se conocieron y como que se "odiaron" (já, no me engañan, sé que se amaron desde siempre*-* ansakasna Larry Forever!) y luego awww que hermoso *-* y adoptaron a un niñito*-* que hermosos son los dos! ehjkjaskjdksdsn lloro de alegría, emoción, de amor! te quedó perfecto honey! besos y abrazos para ti<3 bye!
Te gustó? En serio?
Aw gracias cariño!
Besos y abrazos también para ti x3
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Lun 16 Jun 2014, 7:46 am

Angelacpm escribió:¡El chico de la plaza ha llegado a OWN, damas y caballeros! *inserte voz de locutor ah no jaja*


¿Admito una cosita? Es el primer OS de Larry que leí. No acostumbro a leer One shots por esto de que acaban muy rápido, pero ya sabes, siempre hay excepciones  :P 


No sé qué otra cosa decir que no esté en Wattpad además de eso y bueno, repetir que esto es DEMASIADO CUCHIII/CUTEEE/TIERNOOO  :aah: 


Es que sólo no podía saber que esto estaba aquí y no dejar un comentario por repetitivo/corto que fuera Ya sabes perfectamente que me encantó,  :bye: 

Gracias por la bienvenida :')

Yo tampoco leo muchos OS, habré leído dos, cuatro, no sé. Pero no más que eso jajaa. Pero como sabes, se me había perdido dos veces en wp, así que me canse´y decidí escribirlo bien de una vez por todas!

Gracias Angy por tanto! LOVE YOUUUUUU!

Bay cosita!
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Emily Rawson el Lun 16 Jun 2014, 7:49 am

@potatita hor@n escribió:me fasino
estubo padrisimo
casi me hace llorar de lo hermoso q estaba

En serio?

Me alegro tanto que te haya gustado! :D Gracias por leer!
Emily Rawson


Ver perfil de usuario http://milittlebutterfly.tumblr.com/

Volver arriba Ir abajo

El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot] Empty Re: El chico de la plaza [Larry Stylinson-One shoot]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.