O W N
¡Conéctate y ven a divertirte con nosotr@s! :)
Si no estás registrado, hazlo y forma parte de nuestra gran comunidad.
¡La administración ha modificado otra vez el foro, y los Invitados ya pueden ver todas las secciones! Aún así, para comentar y crear temas debes tener una cuenta.

Cualquier duda, queja o sugerencia que quieras darle al staff, éste es nuestro facebook: https://www.facebook.com/onlywebnovels

¡IMPORTANTE!, los Mensajes Privados de los Invitados no serán respondidos por la administración. Te esperamos en nuestro facebook (:

Atte: Staff OnlyWns.
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» «Go back to Uk» [Harry S.]
Hoy a las 9:11 pm por Keniia Joanna

» Half-Cold Half-Hot
Hoy a las 8:46 pm por Kurisu

» − After the rain, a rainbow will come.
Hoy a las 8:33 pm por Asclepio.

» cockamamie dreamer ~
Hoy a las 8:29 pm por Asclepio.

» Me, myself and I.
Hoy a las 5:27 pm por CNCOwner.

» Heroes. (Muro Interactivo)
Hoy a las 4:51 pm por Jones.

» The Selection
Hoy a las 4:47 pm por Kurisu

» Just, I´m Crazy {Pvt
Hoy a las 12:01 pm por Rebel

» ¿Es posible el amor? Draco y tú
Hoy a las 9:47 am por Butterfly199225

novedades

00 . 01 Anuncios del mes febrero.
00 . 02 Actualización del PROTOCOLO, nueva medida obligatoria de avatares.
00 . 03 Remodelación del foro febrero del 2017.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
administradora
Rumplestiltskin. ϟ Jenn.
miembros del staff
Beta readers
ϟ hypatia.
aka Kate.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ dépayser
aka Lea.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ youngjae
aka .
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Stark.
aka Cande.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Baneo
ϟ Ariel.
aka Dani.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ ceonella.
aka Cami.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Ayuda
ϟ Ritza.
aka Ems.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Charlie.
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Limpieza
ϟ Legendary.
aka Steph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ chihiro
aka Zoe.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Kurisu
aka Teph.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Calore
aka idk.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Eventos
ϟ ego.
aka Kalgh/Charlie.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Asclepio.
aka Gina.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ mieczyslaw
aka Alec.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Tutoriales
ϟ Kida.
aka Ally.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ Spencer.
aka Angy.
MP ϟ Ver perfil.
Equipo de Diseño
ϟ insxne.
aka Mile.
MP ϟ Ver perfil.
ϟ yoongi.
aka Valu.
MP ϟ Ver perfil.
créditos.
Skin hecho por Hardrock de Captain Knows Best. Personalización del skin por Insxne.

Gráficos por y codes hechos por Kaffei e Insxne.

After Midnight | n.c | a.c Resultados

Página 9 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Jue 22 Mayo 2014, 2:15 pm

taemin. escribió:estaba por subir mi ficha toda hermozzzza cuando me apareció que aún no puedo poner imágenes fuera del foro, y, y, y, y, y, y, shoro  :lloro: 
Descarga las imágenes a tu laptop y luego cargarlas por aquí, así sí se puede.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Jue 22 Mayo 2014, 2:31 pm

 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por crybaby. el Vie 23 Mayo 2014, 12:22 pm

amm, chicas, soy Adry {stonem}, elimine mi otra cuenta. Les aviso por si algo, bue.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Vie 23 Mayo 2014, 2:05 pm

santorski. escribió:amm, chicas, soy Adry {stonem}, elimine mi otra cuenta. Les aviso por si algo, bue.
No hay problema
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por Invitado el Sáb 24 Mayo 2014, 7:22 am

Jay & Lake & Day
Nombre de jong: Jason Douglas
Nombre de key: Lake Millague
Representantes: Kim Jonhyun | Kim Kibum
Rol: La El parapsicólogao | El incrédulo
Escrito:
bienvenido a salem:
headphone actor:
Otro día igual de aburrido que ayer, y el día anterior, y el día anterior a ese. No tenía otra cosa para hacer más que escuchar la radio desde mi viejo celular mientras me recostaba contra mi librero, sin ganas siquiera de levantarme.
El día estaba despejado, con unas pocas nubes desparramadas a lo largo del cielo azul de cada día. Sonreí, pensando en todo lo que podría hacer hoy con el clima increíble, antes de darme cuenta de cómo no haría nada de eso y, en cambio, me quedaría jugando videojuegos el resto de la tarde.
De la nada, unas palabras resonaron en mis audífonos. “Es muy desafortunado lo que tengo que decir pero, hoy será el fin del mundo”. El presidente de algún país dijo eso entre lágrimas, justo antes de que una gran conmoción se hiciera afuera, y lo sabía por la perfecta vista que tenía a través de la ventana. Al mismo tiempo, una bandada de pájaros cubrió la luna creciente que se asomaba en el cielo, con un rumbo desconocido.
Me exalté y mis cosas se cayeron, desparramándose en el piso, y con suerte sin que nada me cayera encima, salvo por unas pocas novelas y alguna revista que golpearon mi cabeza y tiraron mis audífonos. Los libros en mi estantería quedaron esparcidos por todos lados, mientras que el mundo parecía caerse a pedazos en el exterior.
Sin darme cuenta, había comenzado a temblar. Odiaba eso, me hacía parecer débil, y yo no era débil.
Un juego a medio terminar sin guardar, un libro que apenas había hojeado sobre el escritorio, pero no podía hacer nada de lo que haría un día cualquiera. ¿Quién podría? Por supuesto que nadie, y por eso mismo busqué lo único que podría calmarme en un momento así. Busqué mis audífonos entre la pila de libros, y volví a ponérmelos. No es que fuera mejor, pero habían sido un regalo de una persona muy especial, y pensaba..., no, sabía, que solo él podría calmarme en un momento así. Pero ahroa sólo tenía mis audífonos.
Un artista oscuro cantando una canción de nombre desconocido, eso era lo que resonaba en la radio, como si quisieran acompañar el ambiente apocalíptico con un montón de desesperanza sonora. Pero de la nada, la canción se cortó. Como si un disco se hubiera rayado de repente, y todo hubiera quedado en silencio.
“¿Quieres sobrevivir, verdad?”.
De repente, una voz conocida llegó a mis oídos.
Una voz de la que me cansé de escuchar.
Sin embargo, una voz que alguien amaba.
Mi voz.
“Tienes que cruzar la colina dentro de 20 segundos. Tú sabrás lo que te quiero decir, para bien o mal. No debes dudar, sólo escucha. Tienes 20 segundos”.
Dudé. Quién no dudaría.
La voz volvió a hablar.
"Tienes alguien especial, ¿no?".
Escuché con atención.

En el cruce había mucha gente, por supuesto. Hombres, mujeres, niños, no importa. Yo estaba siendo enterrada por los gritos de la gente y el llanto de los bebés. Todo era un gran escándalo, pero no podía oír nada por la tranquila voz que salía de mis audífonos, indicando el camino a la tan aclamada colina.
La voz en los audífonos insistió: “12 minutos para terminar”.
Si todo se iba a ir, a desvanecerse, entonces yo no tenía otra opción. Tenía mis dudas, pero no importa quién lo hizo. No había ninguna canción sobre el fin de la humanidad.

Las piernas me dolían y sentía mi pecho quemándose. Por mi enfermedad, estaba siempre malhumorada, y no podía hacer esfuerzo físico por el riesgo de tener un ataque. Pero ahora todo era diferente, y corría como nunca antes lo hice.
Pensaba en él y cómo estaría feliz cuando llegue a la colina. Con su tranquila voz, sonreiría y me preguntaría como estaba, no sin antes saludarme como siempre hacía. Tal vez era sólo una ilusión, pero ese dulce sueño me saba fuerzas.
“Corre, sólo queda un minuto”.
Ya no podía entender lo que me decía la voz, la colina estaba en frente de mí.
No sé cómo es posible, pero agoté mis últimas fuerzas y aumenté mi ritmo. Mi respiración se entre cortaba y podía sentir que en cualquier momento me desmayaría, pero todo se calmo al ver una gran pared proyectando el amplio cielo de color carmesí. Detrás de la pared, se podían ver a un montón de hombres con batas blancas aplaudiendo. “Magnífico” dijo uno de ellos, y me tomó por la mano, obligándome a entrar.
Observaba la ciudad desde algún tipo de instalación experimental, donde se veía perfectamente la ciudad llena de desesperación por el probablemente falso anuncio del fin del mundo. Me volví a los aparentes científicos que no dejaban de anotar cosas, y uno de ellos me tomó del hombro antes de explicar que toda mi vida había vivido en un pequeño mundo dentro de una caja. No entendía nada, sólo pensaba en él, si de verdad era una ilusión después de todo.
Abrí mi boca para preguntar, pero las palabras no salían. Uno de los hombres sonrió y se acercó a una caja no muy lejos de nosotros. La abrió y sacó algo de ella, y gracias a los tantos juegos de acción que jugué a lo largo de mi vida, pude reconocer que eso era claramente el control de una bomba. Me estremecí por completo.
“Ya no es necesario” dijo, y tranquilamente explotó la bomba en el centro de la ciudad.
En un segundo, la ciudad en la que había vivido toda mi vida se convirtió en un agujero de cenizas y restos de quién sabe qué. Miré, atónita, como todo lo que alguna vez conocí se esfumaba en un instante.
Y entonces, desde los audífonos en mis oídos, oí un leve: “Lo siento”.
vanilla ice cream:
Caspar era un simple chico que vivía en la no tan tranquila Paris, ya saben, la ciudad del amor, aunque eso no es siempre cierto. Su madre, quién había conseguido que la reasignaran, había hecho un escándalo acerca de si Caspar iba con ella o se quedaba con su padre en Paris. Su padre, quien había sugerido el divorcio, quería que Caspar se quedara con él y con su amante, la causante del divorcio, para que Caspar "reiniciara su vida" sin su madre biológica. Pero Caspar no era idiota, y aunque esa chica 10 años más joven que su padre, a pesar de ser amable y dulce con él, y amar verdaderamente a su padre, nunca reemplazaría su histérica e intranquila madre. Con una sonrisa tranquila, un niño de tan sólo 10 años calmó a la señora Lee con un simple "Iré contigo, madre", una sonrisa tranquila y un leve movimiento de manos.
Cuando llegó a Londres, lugar de la reasignación de su madre, no fue aceptado inmediatamente por los chicos de su barrio. Su acento era raro, y muchas veces terminaba hablando francés al no saber qué palabras utilizar en inglés. Sus vecinos no eran del todo pacientes y por eso prefirieron no hablar con él, al menos hasta que pudiera hablar inglés decentemente.
El hecho de que nadie en su cuadra quería hablar con él lo volvió un poco antisocial, por lo que le fue difícil relacionarse con otras personas cuando comenzó la escuela. A veces se llenaba de valor y le dirigía la palabra a alguno de sus compañeros, pero este sólo le ignoraba. Nadie tenía la mínima intención de relacionarse con el extranjero. Un tiempo después, Caspar aceptó la realidad y también dejó de intentar hablar con otros.
Su capacidad de ser antisocial logró que Caspar desarrollara gustos algo extraños. Lo único que él hacía era dormir todo el día y estar en la computadora de madrugada. También, su actitud al hablar con alguien no era la mejor, por lo que prefería mostrarse indiferente, aún cuando le estuvieran hablando. Ya que ni su madre soportaba su horrible personalidad, le dio todos los lujos que él quiso, con tal de permanecer alejado de ella lo mayormente posible. Uno pensaría dos veces al regalarle la taza con el logo de "Mi madre es la #1" el día de las madres, pero a Caspar ya le daba igual eso, él tenía todo lo que quería y necesitaba.
Aún siendo una persona antisocial, mal educada y caprichosa, él seguía siendo Caspar, un chico de 13 años que quería vivir como un adolescente normal, con amigos, risas y diversión. Por eso, una solución para el problema de su incapacidad para socializar, fue internet.
Él tenía miles de amigos en línea, muchos de ellos medianamente famosos en sus ciudades por razones que nunca le dijeron a Caspar, pero a pesar del misterio ellos eran la solución perfecta para la vida horrible y desastrosa en la que Caspar vivía. Pero, aún si eran la solución, sólo eran una fantasía con la que hablar en la noche y en los recesos de la escuela. Caspar no podía escapar de su realidad siendo una persona solitaria.
Un día, uno de sus amigos, el más cercano a Caspar, le aconsejó que pusiera un poco de su parte cuando hablara con otros.
“Si tú te sigues manteniendo indiferente nadie va a querer hablarte, y en parte es por eso que nadie te habla y te muestras indiferente. Como un círculo vicioso”.
Caspar se mantuvo pensando en ello toda la noche y parte de la madrugada. Y tenía razón. Nunca lograría nada mostrándose así.
Ese mismo día, Caspar amaneció con una gran sonrisa en el rostro, para luego volver a dormir como hacía normalmente.

Hasta ahora no había tenido oportunidad de poner en práctica lo que había decidido hacer hace unas semanas. Nadie le había hablado más que su madre, y no había tenido oportunidad de entablar una conversación con ella, aunque no es como si quisiera. Pero había intentado, sin logro alguno.
Estaba por darse por vencido. Era como si él no existiera, y nadie hablaría con un fantasma, ¿no? No, nadie lo haría. Eso estaba claro para él.
Ahora mismo se encontraba en el banco de una plaza que daba hacia la calle. Hacía calor y él se encontraba comiendo un cono de helado mientras revisaba su celular. No había nadie en línea, por lo que lo guardó y siguió comiendo su cono. Se imaginó a sí mismo en esa situación, pero a los ojos de otra persona, y era simplemente patético. Entendía el por qué nadie le hablaba.
Volvió a revisar su celular. Nadie en línea.
Había un silencio extraño en el lugar. Cada tanto pasaban uno o dos autos por esa calle, y lo único que podía escucharse era el cantar de algunas pocas aves, algo extraño para la ajetreaba ciudad en la que se encontraba. Tanto silencio lo estaba desesperando, pero tenía un helado que comer y él era muy estricto con la comida. A pesar de estar delgado, comía mucho y nunca dejaba una comida a medio comer. Más ahora, con el calor que hacía solo un helado podía refrescarte.
Escuchó unos pasos extraños a lo lejos que iban acercándose y miró de dónde provenían. Un chico venía corriendo por la vereda, pero Caspar simplemente lo ignoró. Estaba lamiendo la punta de su helado de vainilla cuando escuchó un ruido sordo proviniendo de enfrente de él. El chico se había caído, y parecía que se había lastimado.
Caspar reaccionó al instante. Dejó su helado a un lado y se paró para ayudarlo, sin importarle que el cono se había volteado y ahora estaba desparramado por toda la banca.
—¿Estás bien? —dijo, arrodillándose a su lado. Probablemente este fuera el acto más heroico y significativo que hizo en toda su vida, pero poco importaba ahora, el chico parecía haberse doblado el tobillo, y su muñeca estaba raspada—. Estás herido.
—Sí —el chico de nombre desconocido tenía el ceño fruncido y miraba con dolor su pierna mientras masajeaba su tobillo.
—Espera —Caspar sacó la servilleta que venía con el helado que había guardado en uno de los bolsillos de su pantalón y se lo ofreció a la chico—. Toma.
Al principio el chico miró el pañuelo improvisado sin entender, hasta que su muñeca ardió sorpresivamente y se dio cuenta de que sangraba.
Un poco ruborizado, aceptó la servilleta pronunciando un leve “Gracias” y comenzó a limpiar su herida, para luego presionar sobre ella intentando parar el leve sangrado que tenía. El chico levantó la cabeza para mirar a quien le había ayudado, y se encontró con el rostro de un chico manchado en la zona de la barbilla con lo que parecía helado. No pudo evitar soltar una pequeña risa.
—Perdón —volvió a mirar al chico confundido—, pero te hubieras guardado la servilleta —comentó con una sonrisa.
Caspar frunció el ceño mientras el extraño señalaba su boca. Él la tocó para encontrar helado derretido en sus dedos y se sonrojó fuertemente por la vergüenza.
El muchacho quitó el papel de su herida y, al ver que no sangraba más, abrió la servilleta y limpió la comida de la cara del chico con delicadeza mientras éste se sonrojaba.
—¿Vainilla? —había preguntado, mientras Caspar se sonrojaba aún más fuerte y el chico sólo reía. Cuando se aseguró de que ya no estaba manchado volvió a doblar la servilleta y se paró, ofreciendo su mano para que el chico también se levantara. Caspar, aún sonrojado, la aceptó y pronto ambos estuvieron frente a frente sin decir ni una palabra.
—Eh… —Caspar quiso decir algo, pero las palabras simplemente no salían.
—Gracias por ayudarme —dijo él, al ver que Caspar no diría nada— y perdón por molestarte mientras estabas comiendo; algún día te pagaré ese helado.
—Oh no, no es necesario —negó rápidamente.
—Lo haré —sonrió, y Caspar no pudo negarse al ver esos ojos que demostraban que en serio quería pagar por molestarlo, aunque en realidad no había sido ninguna molestia.
—E-está bien…, si tú lo dices.
—Bueno, lamento mucho lo que pasó, pero debo irme. Adiós.
Sin decir una palabra más, él le dio una última sonrisa y luego se alejó caminando hacia donde se dirigía, intentando no forzar su pierna. Caspar lo miró alejarse hasta que lo perdió de vista.
¿Qué rayos había pasado?

Esa noche, Caspar no dejó de pensar en el encuentro con el chico. Su cuerpo había actuado por si solo, y se sentía tremendamente avergonzado. Aunque sea un desconocido, lo habían visto en las condiciones en las que se encontraba. Tal y como él se había imaginado: patético. Si pudiera, desearía que ese chico nunca se hubiera caído, y él nunca le hubiera ayudado. Pero no podía, lo único que podía hacer era pretender que nunca pasó, pero sería inútil si él no hacía lo mismo.
Ahogando su cara en la almohada, sacó su teléfono y se conectó. Había alguien en línea, y era el mismo que le había dado el consejo de ser social. Ahora que lo pensaba, tal vez ayudó al chico porque su subconsciente quería hacerle caso a su contacto y ser más social, pero miren lo que pasó.
Caspar comenzó a hablarle, lo regañó y le contó todo lo que había pasado, con una extraña sonrisa en el rostro. Y también se lo imaginaba a él con una sonrisa, leyendo las incoherencias de Caspar y cómo él le contaba su terrible vergüenza, sin guardar nada.
A eso de las dos de la mañana, ellos se despidieron, no sin antes el chico decirle a Caspar que estaría unos días en Londres, y que tenía un nuevo sabor de helado preferido.
la diva metida, plz:

Nombre del chico: Day (si es que quedo, el apellido me gustaría decidirlo con la chica que tenga a la hermana)
Representante: Choi Minho
Rol: El Indeciso
| Él es un conocido cercano del mejor amigo de los Halminton. No es que fueran muy unidos, pero se tenían una gran confianza, por lo que terminó acompañando a su amigo a las vacaciones en Salem como un invitado del invitado.
Pero al ver los raros sucesos que ocurren en el pueblo, comienza a creer que fueron obras paranormales, sobre todo al ver los argumentos del parapsicólogo que concurrió al pueblo sólo para investigar la casa donde se hospedarían. Aunque su amigo insiste en que no hay ningún fantasma ni nada por el estilo, y duda en quién creer.

Invitado



Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Sáb 24 Mayo 2014, 9:51 am

taemin. escribió:
Jay & Lake & Day
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre de jong: Jason Douglas
Nombre de key: Lake Millague
Representantes: Kim Jonhyun | Kim Kibum
Rol: La El parapsicólogao | El incrédulo
Escrito:
bienvenido a salem:
headphone actor:
Otro día igual de aburrido que ayer, y el día anterior, y el día anterior a ese. No tenía otra cosa para hacer más que escuchar la radio desde mi viejo celular mientras me recostaba contra mi librero, sin ganas siquiera de levantarme.
El día estaba despejado, con unas pocas nubes desparramadas a lo largo del cielo azul de cada día. Sonreí, pensando en todo lo que podría hacer hoy con el clima increíble, antes de darme cuenta de cómo no haría nada de eso y, en cambio, me quedaría jugando videojuegos el resto de la tarde.
De la nada, unas palabras resonaron en mis audífonos. “Es muy desafortunado lo que tengo que decir pero, hoy será el fin del mundo”. El presidente de algún país dijo eso entre lágrimas, justo antes de que una gran conmoción se hiciera afuera, y lo sabía por la perfecta vista que tenía a través de la ventana. Al mismo tiempo, una bandada de pájaros cubrió la luna creciente que se asomaba en el cielo, con un rumbo desconocido.
Me exalté y mis cosas se cayeron, desparramándose en el piso, y con suerte sin que nada me cayera encima, salvo por unas pocas novelas y alguna revista que golpearon mi cabeza y tiraron mis audífonos. Los libros en mi estantería quedaron esparcidos por todos lados, mientras que el mundo parecía caerse a pedazos en el exterior.
Sin darme cuenta, había comenzado a temblar. Odiaba eso, me hacía parecer débil, y yo no era débil.
Un juego a medio terminar sin guardar, un libro que apenas había hojeado sobre el escritorio, pero no podía hacer nada de lo que haría un día cualquiera. ¿Quién podría? Por supuesto que nadie, y por eso mismo busqué lo único que podría calmarme en un momento así. Busqué mis audífonos entre la pila de libros, y volví a ponérmelos. No es que fuera mejor, pero habían sido un regalo de una persona muy especial, y pensaba..., no, sabía, que solo él podría calmarme en un momento así. Pero ahroa sólo tenía mis audífonos.
Un artista oscuro cantando una canción de nombre desconocido, eso era lo que resonaba en la radio, como si quisieran acompañar el ambiente apocalíptico con un montón de desesperanza sonora. Pero de la nada, la canción se cortó. Como si un disco se hubiera rayado de repente, y todo hubiera quedado en silencio.
“¿Quieres sobrevivir, verdad?”.
De repente, una voz conocida llegó a mis oídos.
Una voz de la que me cansé de escuchar.
Sin embargo, una voz que alguien amaba.
Mi voz.
“Tienes que cruzar la colina dentro de 20 segundos. Tú sabrás lo que te quiero decir, para bien o mal. No debes dudar, sólo escucha. Tienes 20 segundos”.
Dudé. Quién no dudaría.
La voz volvió a hablar.
"Tienes alguien especial, ¿no?".
Escuché con atención.

En el cruce había mucha gente, por supuesto. Hombres, mujeres, niños, no importa. Yo estaba siendo enterrada por los gritos de la gente y el llanto de los bebés. Todo era un gran escándalo, pero no podía oír nada por la tranquila voz que salía de mis audífonos, indicando el camino a la tan aclamada colina.
La voz en los audífonos insistió: “12 minutos para terminar”.
Si todo se iba a ir, a desvanecerse, entonces yo no tenía otra opción. Tenía mis dudas, pero no importa quién lo hizo. No había ninguna canción sobre el fin de la humanidad.

Las piernas me dolían y sentía mi pecho quemándose. Por mi enfermedad, estaba siempre malhumorada, y no podía hacer esfuerzo físico por el riesgo de tener un ataque. Pero ahora todo era diferente, y corría como nunca antes lo hice.
Pensaba en él y cómo estaría feliz cuando llegue a la colina. Con su tranquila voz, sonreiría y me preguntaría como estaba, no sin antes saludarme como siempre hacía. Tal vez era sólo una ilusión, pero ese dulce sueño me saba fuerzas.
“Corre, sólo queda un minuto”.
Ya no podía entender lo que me decía la voz, la colina estaba en frente de mí.
No sé cómo es posible, pero agoté mis últimas fuerzas y aumenté mi ritmo. Mi respiración se entre cortaba y podía sentir que en cualquier momento me desmayaría, pero todo se calmo al ver una gran pared proyectando el amplio cielo de color carmesí. Detrás de la pared, se podían ver a un montón de hombres con batas blancas aplaudiendo. “Magnífico” dijo uno de ellos, y me tomó por la mano, obligándome a entrar.
Observaba la ciudad desde algún tipo de instalación experimental, donde se veía perfectamente la ciudad llena de desesperación por el probablemente falso anuncio del fin del mundo. Me volví a los aparentes científicos que no dejaban de anotar cosas, y uno de ellos me tomó del hombro antes de explicar que toda mi vida había vivido en un pequeño mundo dentro de una caja. No entendía nada, sólo pensaba en él, si de verdad era una ilusión después de todo.
Abrí mi boca para preguntar, pero las palabras no salían. Uno de los hombres sonrió y se acercó a una caja no muy lejos de nosotros. La abrió y sacó algo de ella, y gracias a los tantos juegos de acción que jugué a lo largo de mi vida, pude reconocer que eso era claramente el control de una bomba. Me estremecí por completo.
“Ya no es necesario” dijo, y tranquilamente explotó la bomba en el centro de la ciudad.
En un segundo, la ciudad en la que había vivido toda mi vida se convirtió en un agujero de cenizas y restos de quién sabe qué. Miré, atónita, como todo lo que alguna vez conocí se esfumaba en un instante.
Y entonces, desde los audífonos en mis oídos, oí un leve: “Lo siento”.
vanilla ice cream:
Caspar era un simple chico que vivía en la no tan tranquila Paris, ya saben, la ciudad del amor, aunque eso no es siempre cierto. Su madre, quién había conseguido que la reasignaran, había hecho un escándalo acerca de si Caspar iba con ella o se quedaba con su padre en Paris. Su padre, quien había sugerido el divorcio, quería que Caspar se quedara con él y con su amante, la causante del divorcio, para que Caspar "reiniciara su vida" sin su madre biológica. Pero Caspar no era idiota, y aunque esa chica 10 años más joven que su padre, a pesar de ser amable y dulce con él, y amar verdaderamente a su padre, nunca reemplazaría su histérica e intranquila madre. Con una sonrisa tranquila, un niño de tan sólo 10 años calmó a la señora Lee con un simple "Iré contigo, madre", una sonrisa tranquila y un leve movimiento de manos.
Cuando llegó a Londres, lugar de la reasignación de su madre, no fue aceptado inmediatamente por los chicos de su barrio. Su acento era raro, y muchas veces terminaba hablando francés al no saber qué palabras utilizar en inglés. Sus vecinos no eran del todo pacientes y por eso prefirieron no hablar con él, al menos hasta que pudiera hablar inglés decentemente.
El hecho de que nadie en su cuadra quería hablar con él lo volvió un poco antisocial, por lo que le fue difícil relacionarse con otras personas cuando comenzó la escuela. A veces se llenaba de valor y le dirigía la palabra a alguno de sus compañeros, pero este sólo le ignoraba. Nadie tenía la mínima intención de relacionarse con el extranjero. Un tiempo después, Caspar aceptó la realidad y también dejó de intentar hablar con otros.
Su capacidad de ser antisocial logró que Caspar desarrollara gustos algo extraños. Lo único que él hacía era dormir todo el día y estar en la computadora de madrugada. También, su actitud al hablar con alguien no era la mejor, por lo que prefería mostrarse indiferente, aún cuando le estuvieran hablando. Ya que ni su madre soportaba su horrible personalidad, le dio todos los lujos que él quiso, con tal de permanecer alejado de ella lo mayormente posible. Uno pensaría dos veces al regalarle la taza con el logo de "Mi madre es la #1" el día de las madres, pero a Caspar ya le daba igual eso, él tenía todo lo que quería y necesitaba.
Aún siendo una persona antisocial, mal educada y caprichosa, él seguía siendo Caspar, un chico de 13 años que quería vivir como un adolescente normal, con amigos, risas y diversión. Por eso, una solución para el problema de su incapacidad para socializar, fue internet.
Él tenía miles de amigos en línea, muchos de ellos medianamente famosos en sus ciudades por razones que nunca le dijeron a Caspar, pero a pesar del misterio ellos eran la solución perfecta para la vida horrible y desastrosa en la que Caspar vivía. Pero, aún si eran la solución, sólo eran una fantasía con la que hablar en la noche y en los recesos de la escuela. Caspar no podía escapar de su realidad siendo una persona solitaria.
Un día, uno de sus amigos, el más cercano a Caspar, le aconsejó que pusiera un poco de su parte cuando hablara con otros.
“Si tú te sigues manteniendo indiferente nadie va a querer hablarte, y en parte es por eso que nadie te habla y te muestras indiferente. Como un círculo vicioso”.
Caspar se mantuvo pensando en ello toda la noche y parte de la madrugada. Y tenía razón. Nunca lograría nada mostrándose así.
Ese mismo día, Caspar amaneció con una gran sonrisa en el rostro, para luego volver a dormir como hacía normalmente.

Hasta ahora no había tenido oportunidad de poner en práctica lo que había decidido hacer hace unas semanas. Nadie le había hablado más que su madre, y no había tenido oportunidad de entablar una conversación con ella, aunque no es como si quisiera. Pero había intentado, sin logro alguno.
Estaba por darse por vencido. Era como si él no existiera, y nadie hablaría con un fantasma, ¿no? No, nadie lo haría. Eso estaba claro para él.
Ahora mismo se encontraba en el banco de una plaza que daba hacia la calle. Hacía calor y él se encontraba comiendo un cono de helado mientras revisaba su celular. No había nadie en línea, por lo que lo guardó y siguió comiendo su cono. Se imaginó a sí mismo en esa situación, pero a los ojos de otra persona, y era simplemente patético. Entendía el por qué nadie le hablaba.
Volvió a revisar su celular. Nadie en línea.
Había un silencio extraño en el lugar. Cada tanto pasaban uno o dos autos por esa calle, y lo único que podía escucharse era el cantar de algunas pocas aves, algo extraño para la ajetreaba ciudad en la que se encontraba. Tanto silencio lo estaba desesperando, pero tenía un helado que comer y él era muy estricto con la comida. A pesar de estar delgado, comía mucho y nunca dejaba una comida a medio comer. Más ahora, con el calor que hacía solo un helado podía refrescarte.
Escuchó unos pasos extraños a lo lejos que iban acercándose y miró de dónde provenían. Un chico venía corriendo por la vereda, pero Caspar simplemente lo ignoró. Estaba lamiendo la punta de su helado de vainilla cuando escuchó un ruido sordo proviniendo de enfrente de él. El chico se había caído, y parecía que se había lastimado.
Caspar reaccionó al instante. Dejó su helado a un lado y se paró para ayudarlo, sin importarle que el cono se había volteado y ahora estaba desparramado por toda la banca.
—¿Estás bien? —dijo, arrodillándose a su lado. Probablemente este fuera el acto más heroico y significativo que hizo en toda su vida, pero poco importaba ahora, el chico parecía haberse doblado el tobillo, y su muñeca estaba raspada—. Estás herido.
—Sí —el chico de nombre desconocido tenía el ceño fruncido y miraba con dolor su pierna mientras masajeaba su tobillo.
—Espera —Caspar sacó la servilleta que venía con el helado que había guardado en uno de los bolsillos de su pantalón y se lo ofreció a la chico—. Toma.
Al principio el chico miró el pañuelo improvisado sin entender, hasta que su muñeca ardió sorpresivamente y se dio cuenta de que sangraba.
Un poco ruborizado, aceptó la servilleta pronunciando un leve “Gracias” y comenzó a limpiar su herida, para luego presionar sobre ella intentando parar el leve sangrado que tenía. El chico levantó la cabeza para mirar a quien le había ayudado, y se encontró con el rostro de un chico manchado en la zona de la barbilla con lo que parecía helado. No pudo evitar soltar una pequeña risa.
—Perdón —volvió a mirar al chico confundido—, pero te hubieras guardado la servilleta —comentó con una sonrisa.
Caspar frunció el ceño mientras el extraño señalaba su boca. Él la tocó para encontrar helado derretido en sus dedos y se sonrojó fuertemente por la vergüenza.
El muchacho quitó el papel de su herida y, al ver que no sangraba más, abrió la servilleta y limpió la comida de la cara del chico con delicadeza mientras éste se sonrojaba.
—¿Vainilla? —había preguntado, mientras Caspar se sonrojaba aún más fuerte y el chico sólo reía. Cuando se aseguró de que ya no estaba manchado volvió a doblar la servilleta y se paró, ofreciendo su mano para que el chico también se levantara. Caspar, aún sonrojado, la aceptó y pronto ambos estuvieron frente a frente sin decir ni una palabra.
—Eh… —Caspar quiso decir algo, pero las palabras simplemente no salían.
—Gracias por ayudarme —dijo él, al ver que Caspar no diría nada— y perdón por molestarte mientras estabas comiendo; algún día te pagaré ese helado.
—Oh no, no es necesario —negó rápidamente.
—Lo haré —sonrió, y Caspar no pudo negarse al ver esos ojos que demostraban que en serio quería pagar por molestarlo, aunque en realidad no había sido ninguna molestia.
—E-está bien…, si tú lo dices.
—Bueno, lamento mucho lo que pasó, pero debo irme. Adiós.
Sin decir una palabra más, él le dio una última sonrisa y luego se alejó caminando hacia donde se dirigía, intentando no forzar su pierna. Caspar lo miró alejarse hasta que lo perdió de vista.
¿Qué rayos había pasado?

Esa noche, Caspar no dejó de pensar en el encuentro con el chico. Su cuerpo había actuado por si solo, y se sentía tremendamente avergonzado. Aunque sea un desconocido, lo habían visto en las condiciones en las que se encontraba. Tal y como él se había imaginado: patético. Si pudiera, desearía que ese chico nunca se hubiera caído, y él nunca le hubiera ayudado. Pero no podía, lo único que podía hacer era pretender que nunca pasó, pero sería inútil si él no hacía lo mismo.
Ahogando su cara en la almohada, sacó su teléfono y se conectó. Había alguien en línea, y era el mismo que le había dado el consejo de ser social. Ahora que lo pensaba, tal vez ayudó al chico porque su subconsciente quería hacerle caso a su contacto y ser más social, pero miren lo que pasó.
Caspar comenzó a hablarle, lo regañó y le contó todo lo que había pasado, con una extraña sonrisa en el rostro. Y también se lo imaginaba a él con una sonrisa, leyendo las incoherencias de Caspar y cómo él le contaba su terrible vergüenza, sin guardar nada.
A eso de las dos de la mañana, ellos se despidieron, no sin antes el chico decirle a Caspar que estaría unos días en Londres, y que tenía un nuevo sabor de helado preferido.
la diva metida, plz:
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen][Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Nombre del chico: Day (si es que quedo, el apellido me gustaría decidirlo con la chica que tenga a la hermana)
Representante: Choi Minho
Rol: El Indeciso
| Él es un conocido cercano del mejor amigo de los Halminton. No es que fueran muy unidos, pero se tenían una gran confianza, por lo que terminó acompañando a su amigo a las vacaciones en Salem como un invitado del invitado.
Pero al ver los raros sucesos que ocurren en el pueblo, comienza a creer que fueron obras paranormales, sobre todo al ver los argumentos del parapsicólogo que concurrió al pueblo sólo para investigar la casa donde se hospedarían. Aunque su amigo insiste en que no hay ningún fantasma ni nada por el estilo, y duda en quién creer.

¡Ficha Aceptada!

¿Qué te puedo decir? Te puedo hasta halagar por tu escritura: no vi casi nada de errores (los pocos que encontré son de aseguro por escribir rápido:eso es normal, tranquila). En fin, ame tu escritura y la diva metida me encanto, enserio, tu ficha es hermosa.
Bueno, pues ya estas participando, espero que recibamos por lo mínimo 5 fichas más y así poder cerrar audiciones.


Última edición por ▲ Westlife ▲ el Sáb 24 Mayo 2014, 10:00 am, editado 1 vez
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por crybaby. el Sáb 24 Mayo 2014, 9:55 am

¿5 fichas? aUDICIONEN NOJODA   
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Sáb 24 Mayo 2014, 10:01 am

santorski. escribió:¿5 fichas? aUDICIONEN NOJODA   
Se que se siente. :c 
Yo también ya quiero cerrar audiciones, pero casi no tenemos fichas.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Dom 25 Mayo 2014, 10:32 am

¿Nadie más?
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por nina. el Dom 25 Mayo 2014, 12:31 pm

ya sube los resultados Mujer! 
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Dom 25 Mayo 2014, 5:34 pm

Háganme un enorme favor, y AUDICIONEN, mujere
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Lun 26 Mayo 2014, 3:18 pm

En estos días, cierro las audiciones.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por spitfire. el Lun 26 Mayo 2014, 3:24 pm

¿cuándo darás los resultados? ah
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por midway. el Lun 26 Mayo 2014, 3:29 pm

No se, todavía debemos de ponernos de acuerdo. 
Pero pronto, eso seguro, no pasa de esta semana.
avatar


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por hypatia. el Lun 26 Mayo 2014, 3:40 pm

    
avatar


Ver perfil de usuario
----
----

Volver arriba Ir abajo

Re: After Midnight | n.c | a.c Resultados

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado



Volver arriba Ir abajo

Página 9 de 11. Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.